Você está na página 1de 1

Apego se define como una vinculación afectiva intensa, duradera, que se desarrolla y

consolida entre dos personas por medio de su interacción recíproca, cuyo objetivo más
inmediato es la búsqueda y mantenimiento de proximidad en momentos de amenaza ya
que esto proporciona seguridad, consuelo y protección.
La codependencia es una condición psicológica en la cual alguien manifiesta una excesiva
y a veces inapropiada preocupación por las dificultades de
alguien más o por un grupo de personas.
Es importante conocer de la diferencia que existe entre estos dos conceptos, porque en
ocasiones se da por hecho que son sinónimos
El apego es fácilmente observable y cuantificable, la conducta de apego tiene como función
hacer sentir a las personas seguras, protegidas, completas, tranquilas y felices.
Por ejemplo los hijos generan Apego como un vínculo afectivo que se establece con la
madre, con el padre y que se puede entablar incluso con otras figuras que cumplan las
funciones parentales, llámense, abuelos, tíos, familiares o personas que queden al cuidado
del niño.
La vinculación afectiva comienza muy poco tiempo después del nacimiento y perdura más
allá de los dos años. Teniendo su máximo apogeo alrededor de los seis u ocho meses de
edad
La persona, con la que el niño establece la conducta de apego, suele tener una notable
influencia en el comportamiento futuro del niño por el lazo afectivo que existe entre ambos,
esta persona va a ser la más observada, la más imitada por el niño., el apego es importante
porque va a favorecer la supervivencia, porque va a mantener en contacto al niño con sus
progenitores o quienes hagan esa función.
Por lo que el apego es una situación normal, cuando se trata de un apego seguro.
Por otro lado La codependencia, tiene que ver con la necesidad por tener el cariño y la
atención total de la pareja.
Por lo regular cuando una persona está dentro de la codependencia suele olvidarse de sí
misma para centrarse en los problemas del otro (su pareja, un familiar, un amigo, etc.), es
por eso que es muy común que se relacione con gente “problemática”, porque de esa
manera siente que tiene el poder de rescatarla y crear de esta manera un lazo que los una.
Generalmente este tipo de relaciones terminan convirtiéndose en relaciones enfermizas y
obsesivas con la familia, con las amistades, con la pareja, esto va a generar una emoción
destructiva y de frustración en cada uno.