Você está na página 1de 16

Resumen

Desafíos a la epidemiología
(pasos para una epidemiología Se sostiene que uno de los grandes desafíos
que enfrenta la Epidemiología contem-
“Miltoniana”) poránea está situado en el campo teórico, y
consiste esencialmente en la exigencia de
revisar la conceptualización del objeto de la
epidemiología dominante que reduce la
Challenges to epidemiology (steps salud de las poblaciones al comportamiento

to a “Miltonian” epidemiology) de los riesgos concebidos con abstracción


de los vínculos particulares que los sujetos
guardan con sus corporeidades geográficas
y medioambientales. El artículo pretende
reintroducir la perspectiva dialéctica que deja
de lado la visión sustancialista de la realidad
de las poblaciones de un lado y del medio
A la memoria de Milton Santos
ambiente, del otro lado, para proponer una
Dedicated to the memory of Milton Santos
visión estructural, funcional e histórica de
ambos conceptos, desarrollando, en este
sentido el espíritu de la obra del Gran
Geógrafo Brasileiro.

Palabras claves: Ambiente. Epidemiología


crítica. Epidemiología y globalización.

Juan Samaja
Universidad Nacional de Buenos Aires
Calle Gral. Güemes 729
(CP. 1641) Acassuso, Buenos Aires, Argentina
jsamaja@sinectis.com.ar

105 Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
Abstract Introducción

This paper argues that one of the major chal- Voy a intentar un modesto aporte al de-
lenges that contemporary Epidemiology has bate sobre el tema: “Los desafíos que las
to face is at the level of theory. In essence, it transformaciones globales contemporáneas
is necessary to revise the abstract concep- le plantean a la Epidemiología”. Le daré, en
tualization of the dominant Epidemiology esta ocasión, al término “Epidemiología” una
object, which has reduced the health of the acepción más amplia que la usual, como
population to behavioral risks, without sinónimo de “Ciencia de la Salud del Ser So-
taking into account the link that people have cial”.
to their geographical and environmental Antes de presentar las ideas particulares
corporities. This article then seeks to reinsert que quisiera defender haré una somera
the dialectical perspective that leaves aside alusión a los presupuestos más generales
the substantialist view of population reality, implicados en el tema: es decir, a los
on one side, and that of the environment, on “cambios globales en la sociedad y en el
the other, in order to propose a structural, ambiente” empleando los escritos de intelec-
functional and historical perspective of both tuales de reconocida autoridad. En particu-
concepts, developing, in this way, the spirit lar, haré uso amplio de los escritos de uno
of the Great Brazilian Geographer’s work. de los más grandes intelectuales de todos los
tiempos: me refiero a ese inmenso geógrafo
Key Words: Environment. Critical epidemi- brasileiro llamado Milton Santos, al mismo
ology. Epidemiology and globalization. tiempo que hago propicia esta oportunidad
para rendir honor a su obra y a su espíritu.
No puede resultar extraño que yo haya
encontrado en los libros de Milton el mode-
lo más adecuado para pensar mi intervención
en este tema, dado que casi todos los libros
de Milton estuvieron destinados a una tarea
como ésta, a saber: examinar y responder a
los desafíos que las transformaciones
sociales de la humanidad contemporánea le
fueron planteando al conocimiento en ge-
neral y a la Geografía, en particular.
He tomado, pues, de las ideas centrales
de sus libro como un modelo para organi-
zar mi pensamiento y formular los desafíos
que yo creo que debemos afrontar en tanto
epidemiólogos.
Una constante en el trabajo intelectual
de Milton consistió en la permanente
reflexión que va del examen de la actualidad
social al papel que debe desempeñar el
conocimiento para hacer de esa actualidad
un presente menos doloroso y más promi-
sorio para los hombres concretos. Por ello,
es relativamente fácil encontrar en muchos
capítulos de su obra el examen de estos dos
asuntos o temas que coinciden exactamente
con el tema que tenemos planteado:
• por un lado, el examen de esa masa de

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
106 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
acontecimientos que llamamos genérica- total: es decir, como subjetividad corpori-
mente “globalización”; y ficada/espacializada en todos los niveles de
• por otro lado, sus interrogantes y sus sus acciones y de sus objetividades. Para
respuestas a las funciones y las tareas que Milton el espacio no es sólo sistemas de ob-
tiene planteadas el conocimiento cientí- jetos, sino en tanto resultantes y deter-
fico. minantes de sistemas de acciones. Si en cierta
Pareciera que el único punto en que las forma se puede decir que el gran imperativo
tareas de Milton se diferencia de la nuestra cognitivo de Milton fue reintroducir los
tiene que ver con las respectivas disciplinas: sujeto en el “espacio y en los objetos de la
Milton se refiere de manera especial a la Geografía”, para nosotros, que levantamos
Geografía; nosotros en cambio, deberemos el pensamiento de Milton como bandera de
referirnos a la Epidemiología. Sin embargo, lucha científica, la gran tarea será reintro-
el examen que haremos (pese a su brevedad) ducir los objetos y los espacios en el “sujeto
nos llevará a concluir que esa “diferencia” es de las Ciencias de la Salud humana”. ¿Por
en gran parte aparente, ya que tanto la qué? Porque el gran riesgo de la Epide-
Geografía como la Epidemiología, cuando miología consiste en concebirse como una
son examinadas con espíritu miltoniano (es ciencia monodisciplinar que dice preocu-
decir, con espíritu dialéctico) muestran que parse por el bienestar subjetivo de los
tienen un único objeto y un único proyecto: hombres, pero se desinteresa del papel que
el hombre concebido en su incesante los espacios y los objetos concretos cumplen
proceso de totalización, y cuyo fin supremo en ese bienestar.
es la realización de su ser social y de su ser En ambos casos, el imperativo es el
libre, en tanto soberano de su destino. El mismo: bregar por la unidad esencial e his-
hombre corporificado: como cuerpo orgá- tórica del ser humano con sus pre-requisi-
nico y como cuerpo inorgánico (es decir, tos materiales de trabajo, es decir, con los
enlazado a la tierra, a las cuencas hídricas, a prerequisitos objetivos de la existencia hu-
las máquinas, a los medios de comuni- mana, en tanto humana.
cación…). Regresemos al punto de partida. ¿Cómo
Una de las razones de esa convergencia caracteriza Milton al proceso de globa-
en el objeto del conocimiento es de orden lización? Y, ¿en qué medida este proceso ha
metodológico, y consiste en el imperativo exacerbado la alienación de los seres huma-
de interdisciplinariedad o de transdiscipli- nos, llevando a la inmensa mayoría de la
nariedad que rige de manera especial para humanidad a la pérdida total de su dimensión
las ciencias sociales. Al respecto escribió: objetiva, de su corporeidad (orgánica e
inorgánica)?
Nunca é demais insistir no risco represen-
tado por uma ciência social monodiscipli- Las transformaciones globales de
nar, desinteressada das relações globais la humanidad contemporánea
entre os diferentes vetores de que a socie-
dade é constituída como um todo1. (p. 19). El panorama general que presentan en la
actualidad las sociedades contemporáneas,
Pero, la otra razón de la convergencia pese a su enorme variedad o diversidad
entre Geografía y Epidemiología es de orden locales, está atravesada por un mismo patrón
sustantivo: como trataré de mostrar en el ecuménico: la unificación de las economías
final de mi exposición, el objeto de la nacionales de todos los países, a los dictados
Geografía miltoniana y de la Epidemiología de los mercados de capital y a los centros del
que quisiéramos promover coinciden ple- poder financiero mundial.
namente. En ambos casos está en juego el Ciertamente, como muy bien lo señala
esfuerzo por pensar de manera histórica, Milton Santo, esta actual mundialización de
concreta y dinámica la existencia humana las historias “económicas” de las naciones

Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
107 Rev. Bras. Epidemiol.
Vol. 6, Nº 2, 2003
del orbe no es un hecho enteramente nuevo. lización de las relaciones económicas,
El nacimiento de este proceso de mundia- sociales y políticas –como lo resalta Milton-
lización fue agudamente descripto por Marx. no es de ahora: comienza con la extensión
Vale la pena recordar algunos de las muestras de las fronteras del comercio al principio del
de su prosa: siglo XVI, avanza por saltos a través de los
siglos de expansión capitalista para finalmen-
“Espoleada por la necesidad de dar cada te ganar cuerpo en momento en que una
vez mayor salida a sus productos, la bur- nueva revolución científica y técnica se
guesía recorre el mundo entero. Necesita impone y en que las formas de vida en el
anidar en todas partes, establecerse en to- Planeta sufren una repentina transfor-
das partes, crear vínculos en todas partes. mación: las relaciones del Hombre con la
“Mediante la explotación del mercado mun- Naturaleza pasan por una fase turbulenta,
dial, la burguesía dio un carácter cosmopo- gracias a los formidables medios colocados
lita a la producción y al consumo de todos a disposición del hombre. Por eso, según
los países. Con gran sentimiento de los Milton Santos, recién ahora es posible hablar
reaccionarios, ha quitado a la industria su de mundialización de la economía. Anteri-
base nacional. Las antiguas industrias na- ormente sólo cabe hablar de internacio-
cionales han sido destruidas y están nalización1. (p. 12)
destruyéndose continuamente. Son su- Los rasgos con los que Milton caracteri-
plantadas por nuevas industrias, cuya za al proceso que llamamos “globalización”
introducción se convierte en cuestión vital son los rasgos resultantes de una especie de
para todas las naciones civilizadas, por “fundamentalismo de la economía liberal”
industrias que ya no emplean materias pri- que se expresa como universalización de la
mas indígenas, sino materias primas producción, incluyendo la producción agrí-
venidas de las más lejanas regiones del cola, la producción industrial y el marketing;
mundo, y cuyos productos no sólo se consu- se expresa como universalización de los
men en el propio país, sino en todas las par- intercambios; universalización del capital y
tes del globo. En lugar de las antiguas de sus mercados, universalización de las
necesidades, satisfechas con productos mercaderías, de los precios y del dinero
nacionales, surgen necesidades nuevas, como mercadería patrón; universalización
que reclaman para su satisfacción pro- de las finanzas y de las deudas; universa-
ductos de los países más apartados y de los lización de los modelos de utilización de los
climas más diversos, en lugar del antiguo recursos por medio de una universalización
aislamiento de las regiones y naciones que relacional de las técnicas; universalización
se bastaban a sí mismas, se establece un del trabajo, esto es, del mercado del trabajo,
intercambio universal, una interdepen- y el trabajo improductivo; universalización
dencia universal de las naciones. Y esto se del ambiente de las empresas y de las
refiere tanto a la producción material, como economías; universalización de los gustos y
a la producción intelectual, La producción del consumo de vestidos y alimentos;
intelectual de una nación se convierte en universalización de la cultura y de los mode-
patrimonio común de todas.”2 (T.I, p. 25) (La los de vida social, universalización de una
cursiva ha sido agregada. JS.) racionalidad al servicio del capital erigida en
moralidad igualmente universalizada; uni-
Es importante destacar la gran sensibi- versalidad de una ideología mercantil con-
lidad con la que Marx y Engels previeron el cebida desde el exterior; universalización del
papel particularísimo y descollante que espacio; universalización de la sociedad
jugaría la ciencia en el desarrollo de la mundializada y del hombre, pero, como dice
tecnología, y por ende, en los procesos de Milton, del hombre amenazado por una
valoración y de la reproducción del capital. alienación total, lo que simplemente quiere
Es decir, que el proyecto de mundia- decir, de “un hombre que ha perdido toda

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
108 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
soberanía sobre las condiciones objetivas de De esa manera se ha instaurado una
su existencia1. (p. 14) tendencia notable: una porción enorme de
En síntesis, la maduración completa de las investigaciones, en todo el mundo está
aquel proceso cuyo nacimiento describieron orientada a crear nuevas técnicas, según
Marx y Engels se ha plasmado en un mundo criterios de rentabilidad, y no a resolver
en que, según Milton Santos, la ley del valor genuinos problemas de conocimiento. Los
mundializada dirige la producción total por científicos son evaluados según el número
medio de las técnicas dominantes, las que de patentes y no según las leyes o explica-
utilizan los desarrollos científicos o intelec- ciones descubiertas. Pareciera que la llamada
tuales, tal como lo previeron los fundadores investigación científica contemporánea:
del Materialismo Histórico.
… Apunta, además, no a resolver problemas
Vivemos num mundo em que a lei do valor específicamente científicos, sino a utilizar
mundializado comanda a produção total, los conocimientos, los métodos, el savoir
por meio das produções e das técnicas do- faire científicos para crear nuevos procedi-
minantes, aquelas que utilizam esse traba- mientos industriales, poner a disposición de
lho científico universal previsto por Marx2. la economía nuevos medios, fabricar nuevos
(p. 14) ingenios militares o contribuir a realiza-
ciones encaminadas al desarrollo de una
Según esto, un rasgo descollante de las región o de un país. En una palabra, la
transformaciones globales contemporáneas investigación se ha convertido en un factor
y que son peculiares del siglo XX es la llamada de poder, tanto en el ámbito económico
“revolución científico técnica”. Los rasgos como en el directamente político3. (p. 23)
particulares con que las llamadas ciencias
positivas ingresaron a la cultura dominada Pero, como lo resalta Milton , citando a
anteriormente por el estilo metafísico o Heilbroner, “las máquinas no hacen historia”
especulativo de conocimiento, fueron mos- ni tampoco se puede hablar de “un deter-
trando cada vez más su carácter operatorio minismo tecnológico”. De allí que sea im-
y su particular afinidad con las necesidades portante hacer ver con toda la fuerza
de las innovaciones en los procedimientos deconstructiva del método dialéctico, que el
industriales. El paso de los años sólo puso de término “revolución científico-técnica” es
relieve de manera completa esta particular una manera alienada de hacer referencia a
dependencia del “estilo científico de cono- la trama de relaciones sociales que la
cimiento” con la sociedad capitalista que le humanidad ha venido “tejiendo” en los últi-
dio origen. Pero el siglo XX mostró de manera mos siglos y en las últimas décadas y que,
extrema hasta qué punto podía la ciencia pese a todas las apariencias, sigue siendo su
pasar a formar parte de un único sistema de propia historia. Una historia que tiene un
desarrollo con la innovación tecnológica. sentido social, aunque quede oculto detrás
de la forma fetichizada con que se nos
Trata-se agora de um verdadeira interde- muestra en el mundo de las realizaciones
pendência entre a ciencia e a técnica, contra- técnico-científicas.
riamente ao que acontecia outrora. De fato, Esa apariencia de historia de cosas que
como observou R. Richta, hoje á ciencia pre- presenta la globalización bajo el nombre de
cede a técnica´, embora sua realização lhe “revolución científico-técnica”, es parte
seja cada vez mais subordinada. A tecnología misma ¡y muy importante! del desafío que
daí resultante é utilizada em escala mundi- tenemos planteado como representantes del
al, e nada mais conta a não ser uma busca conocimiento y la Epidemiología. Las
desenfrenada do lucro, onde quer que as transformaciones globales se presentan
condições o permitam. Este é um dado fun- como si fueran un destino fijado por la Ciencia
damental da situação atual. (Op.cit., p. 17) (reificada como una especie de “un saber sin

Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
109 Rev. Bras. Epidemiol.
Vol. 6, Nº 2, 2003
sujeto”) y las Técnicas (también fetichizadas Un saber comprometido con interesses e
como un “hacer sin sujeto”). La pseudo- instintucionalizado em função de conheci-
cateogoría de “revolución científico-técni- mentos estritamente delimitados acaba por
ca” sin duda contribuye a justificar, cuando sofrer uma fragmentação cujo resultado é,
no logra ocultar, la contracara o reverso de não autonomia desejábel das disciplinas ci-
esa mundialización o universalización: a sa- entíficas, mas a sua separação. A evolução
ber, la creciente particularización de la ri- econômica agrava essa distância e nos afas-
queza, de los espacios; la particularización ta cada vez mais de um enfoque global e da
del poder político, del poder financiero, mi- visão crítica que ele permite. Então, o traba-
litar, etc., que acompaña permanentemente lho do cientista se vê despojado de seu con-
a la globalización. teúdo teleológico e debe ser feito segundo
La construcción de un mundo de cosas uma óptica puramente pragmática para
universalizado contrasta con la creciente atender aos que pedem as pesquisas ou di-
construcción de un mundo de relaciones rigem as instituções de ensino. (Op.cit., p. 18)
sociales dramáticamente particularizados en
dos partes que se alejan cada vez más una de El conocimiento es una función esencial
otra: hombres pobres y ricos; naciones po- a la autoregulación de la vida en todas sus
bres y ricas; territorios pobres y ricos… formas. La percepción; las creencias religio-
sas; los sistemas metafísicos o filosóficos y
las llamadas ciencias positivas son formas
Los desafíos al conocimiento en diversas de conocimiento que hunden sus
general y a la Epidemiología en raíces en las variadas formas de vida que ha
particular ido construyendo la historia humana.
Ciertamente no son formas aisladas sino que
Más allá de que queramos o no involu- han ido enfrentándose, motivándose y
crarnos o implicarnos en la Globalización (es sintetizándose las unas con las otras. Es
decir, en las transformaciones globales de la indudable que estas formas de conoci-
sociedad y el medio), ESTAMOS INVO- miento, en tanto históricas, presentan una
LUCRADOS; ESTAMOS IMPLICADOS. La presencia que en el tiempo es sucesiva:
globalización se ha construido también con el primero aparecieron todas las formas de la
protagonismo de los intelectulales, de los ci- inteligencia sensorio motora; luego la
entíficos y no sólo de los empresarios. Por inteligencia representacional, lingüistizada
acción o por omisión, estamos siendo con la vasta gama de saberes de las culturas
responsables de lo que viene ocurriendo. La ágrafas; es decir, las sociedades preestatales.
ciencia esta siendo cooptada por una tecno- Y posteriormente, con la emergencia de las
logía dirigida por la ley dek valor (por la luchas de clase y de las complejas media-
finalidad de la renta del capital) y no del ciones estatales, advino el vasto mundo de
bienestar humano. En esas condiciones, la las civilizaciones: la escritura, las Matemáti-
ciencia se pone al servicio de los intereses de cas, la Filosofía y el nacimiento del concepto;
las empresas transnacionales y no de los de la Idea Lógica.
pueblos. Sirve al capital (es decir, al hombre Necesito hacer esta referencia al naci-
enajenado) y no a los pueblos (individuos, co- miento de la Idea Lógica, tal como la alumbró
munidades, naciones, es decir, a los hombres la cultura grecolatina, porque allí se forjaron
histórico-concretos). Se fragmenta, por los horizontes más generales de la noción de
imposición del criterio instrumental que lo di- Ciencia como saber de la verdad. Es cierto
rige, de modo que “las técnicas substituyen al que esa ciencia no es exactamente la Ciencia
método”; la eficacia substituye a la verdad. Positiva tal como quedará orientada por el
Acá tenemos planteado el enorme siglo de Isaac Newton, pero no hay duda que
desafío que Milton Santos vino proclaman- su horizonte como saber racional, con
do desde hace décadas: vocación teórica, es decir, con la pretensión

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
110 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
de ir más allá de las meras apariencias, y lo- estar siguiendo el ejemplo de Milton, quien
grar la iluminación de cada uno de los hechos dedica un extenso primer capítulo, en una
desde una Visión del Todo se forjó en la de sus últimas obras, a “uma ontología do
Grecia Antigua. Milton, precisamente, espaço, es decir a reexaminar sus “noçoes
sostiene que es esta dimensión teórica de la fundadoras”.
ciencia la que está siendo severamente De manera semejante a cómo él ataca el
menoscabada por la servidumbre de la desafío a la Geografía poniendo su mira en
investigación científica a los planes de las categorías centrales de su disciplina
inversiones rentables. El esfuerzo por la (aquellas que contribuyen de manera prin-
teoría, por la visión totalizadora de la realidad, cipal a determinar el objeto de la Geografía,
es precisamente, el blanco favorito de los esto es el “espacio”), análogamente creo que
ataques al conocimiento. Es frecuente ob- mi aporte podría consistir en sumarme a
servar cómo se desalientan los esfuerzos te- aquellos que buscan promover una renova-
óricos en nombre del valor de la práctica da reflexión sobre las nociones primordiales
utilitaria. Pero, como escribió Jean Ladrière: que configuran el objeto de la Epidemio-
logía*, empezando por la categoría de
La teoría no es una vana mirada sobre un “población” o de “colectivo” como sujeto
mundo que estuviera completamente a la primordial.
vista, que no fuera sino un centelleo que se Pero, ¿por qué revisar categorías tan útiles
ofrece a la contemplación, ni un ejercicio y obvias como las de “población” o
insignificante que dejase a las cosas tal como “colectivo”? ¿Por qué hacer filosofía (más
están, y que no hiciera más que agregar a la particularmente, ontología) sobre estas
desdicha de la vida la copia inútil de un palabras cuando lo que se necesita es
reflejo estéril; la teoría es el esfuerzo subli- solamente hacerlas funcionar para describir
me del «logos» en el hombre para elevar una los hechos que están padeciendo los
vida contingente, aparentemente abando- miembros de esas poblaciones o esos
nada a la fatalidad y entregada al aniquila- colectivos?
miento, hasta la sublime condición de una Acá es donde el modelo de Milton nos
vida soberana…3. (p. 27) alienta a desafiar este rechazo de la teoría.
De manera semejante a como Milton
Max Weber también advirtió con claridad cuestiona la categoría ontológica de
de qué manera la cultura del capitalismo “espacio” concebido como sistemas de ob-
empujaba a la Ciencia hacia el abandono de jetos con abstracción de las acciones huma-
los grandes ideales de la Ciencia, tal como lo nas que le dan ser, así la Epidemiología críti-
habían delineado los filosófos griegos4. ca debiera cuestionar la categoría de
“población” concebida como agrupamientos
Hacia una revisión de las individuales con abstracción de los sistemas
categorías fundamentales de la de objetos implicados en sus acciones.
Epidemiología
Las respuestas de una “epidemiología
Por todo lo dicho, quisiera detenerme miltoniana” a los desafìos de la ciencia
en esta ocasión de manera exclusiva en las en tiempos de la globalización
exigencias teóricas centrales que la Epide-
miología sigue arrastrando desde su misma Para una epidemiología forjada en el
fundación y que hoy más que nunca está espíritu de Milton Santos, estas “cuestiones”
conminada a resolver. Nuevamente acá creo ontológicas dejan de ser mero “pasatiempo”

* Entre los autores que han producido importantes obras reflexivas sobre estos temas, es preciso nombrar en un lugar
destacado a Neomar Almeida Filho, Celilia Minayo, a Ricardo Ayres, Luis Castiel ..., pero también muchos otros que sería largo
enunciar.

Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
111 Rev. Bras. Epidemiol.
Vol. 6, Nº 2, 2003
intelectual para transformarse en un instru- plinaria de la comunidad de los epide-
mento necesaria para enfrentar la amenaza miólogos, es por sobre todo el conjunto de
de alienación total del hombre contempo- categorías con las que ellos buscan encon-
ráneo. Para una “epidemiología miltoniana” trar la unidad de los hechos diversos que
estas cuestiones se transforman, para decirlo están en juego en la determinación de los
con palabras de Ladrière, en “una sublime procesos que afectan la salud-enfermedad-
condición de la vida soberana”. atención de los individuos, de los colectivos,
A esta amenaza de alienación total, el de las poblaciones.
espíritu miltoniano nos incita a contestar con Como lo dije anteriormente, uno de los
una audaz revisión de las pseudo-categorías rasgos dominantes del estilo que fue impri-
del cientificismo, del positivismo, y median- miendo las ciencias positivas (post-
te la elaboración y el aprestamiento opera- newtonianas) a los investigadores, fue un
torio de nuevas categorías que reflejen con creciente desinterés por el examen de sus
mayor sensibilidad e integralidad el mundo categorías, reemplazando el esfuerzo crítico
de la praxis humana, en tanto humana. que habían inaugurado los filósofos anterio-
res, por una especie de metafísica del sentido
El puesto de las “categorías” en el común del empresario capitalista. El nomi-
conocimiento nalismo, el convencionalismo, el relativismo,
el empirismo, etc., desalojaron al trabajo del
Pero, ¿qué son las categorías? Desde Kant concepto que habían inaugurado los grandes
sabemos que son formas de llevar a la unidad espíritus de la Ciencia Antigua: Sócrates,
del pensamiento la diversidad y pluralidad Platón, Aristóteles y prolongaron sus homó-
de las experiencias. Ahora bien, esas formas logos en la ciencia moderna y contemporánea:
no surgen de la nada o por generación Vico, Leibniz, Kant, Hegel, Marx, Habermas,
espontánea: son posibilitadas e introducidas Piaget, Teilhar de Chardin, von Bertalanfy, D.
en el mundo del lenguaje y del pensamiento Bohm, Morin, Capra, etc.
por la praxis misma. Ellas traducen al La Epidemiología, como ciencia positi-
lenguaje las maneras recurrentes con las que va, nace en esa cultura científica newtoniana
los hombres unifican, sintetizan los pro- y sus categorías obvias son los “individuos” y
ductos de sus acciones. De modo, que las sus “residencias”, concebidas como lugares
categorías, en un sentido más profundo, son separados y homogéneos al interior de un
formas de actuar del hombre en tanto ser espacio absoluto, vinculados entre sí por re-
integral, es decir, no sólo viviente indivi- laciones causales de naturaleza externa, es
dual , sino también, comunal
comunal, político y decir, mecánicas.
societal) (Sobre la diferencia entre estos úl- Sin duda, estos desarrollos del conoci-
timos conceptos me referiré más adelante). miento fueron recibidos como notables
Esto implica que si la praxis de una clase está progresos, por dos razones íntimamente vin-
empujada por sus propios intereses a sepa- culadas entre sí:
rar a ciertos sujetos de ciertos objetos, a tor- • por su gran facilidad para ser llevadas a
nar invisibles ciertos nexos que obstaculizan una práctica de carácter ingenieril; y
la consecución de sus fines particulares, etc., • por ser sumamente afines al “sentido
entonces, su actividad teórica tenderá a cons- común” de una sociedad crecientemente
truir pseudo categorías, es decir, meras dominada por la economía de mercado.
palabras que parecieran estar destinadas a El modelo dominante en el mundo feu-
llevar las experiencias a la unidad de su dal fue el de la mística religiosa y la metafísica
pensamiento verdadero, cuando lo cierto es platónica; un modelo que, a falta de un tér-
que está permanentemente ocultando esa mino universalmente aceptado, podemos
unidad, y realzando y consagrando la llamar “comunalista”, consistente en inter-
separación, la división, la abstracción. pretar las cosas como dimensiones insepa-
La Epidemiología, en tanto matriz disci- rables de una totalidad ideal, pero sólo

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
112 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
presupuesta místicamente y no examinada la unidad y la pluralidad. Pero, como tal
críticamente ni comprobada empíricamente. síntesis no es una mera yuxtaposición de sen-
Un modelo en donde todo depende de tidos sino el nuevo sentido que incluye como
todo no deja lugar para la acción del ingeniero momento principal la escisión en muchas
y en consecuencia peca de puramente subunidades o partes, el conflicto entre tales
especulativo. El nuevo modelo que pro- partes y el paso a nuevos niveles de inte-
movió la naciente sociedad burguesa se puso gración, en totalidades más compleja, más
en las antípodas del platonismo comunizante desarrollada. Éstas totalidades constituyen
y totalizante: fue y sigue siendo un modelo así nuevas realidades, irreductibles a las an-
atomista y contractualista. Para este modelo teriores. Tales nuevas realidades, a su turno,
todo existe como entidad separada, inde- también entrarán en crisis o en fases de
pendiente de las restantes entidades, y que escisión y deberán poder encontrar nuevas
de manera convencional entablan relacio- formas de totalización…, o estarán conde-
nes externas, constituyendo agregados nadas a desaparecer. De allí la necesidad de
provisorios. Su analogía fundante es la má- evitar que la noción de Totalidad se confun-
quina mecánica. da sin más con la mera unidad o con el mero
La dialéctica, a cuyo linaje pertenece el conjunto. Milton propone al respecto seguir
pensamiento de Milton Santos, constituye un a Sartre, quien introdujo el término “tota-
intento de recuperar las ideas parcialmente lización” para expresar la categoría más rica
correctas que contienen los dos modelos que incluye la nota esencial de proceso
opuestos anteriores (comunalismo y con- productivo, reproductivo y transformativo:
tractualismo), pero mediante una revisión
radical del método para pensar sus respecti- …Não vemos nessa totalidades – escribió L.
vos contenidos. Admite la unidad suprema Goldmann- alguna coisa de já existente e de
del universo, pero, al mismo tiempo dado, mas somente um fim a ser atingido
reconoce la constante proliferación y pela acão, única coisa capaz de criar a comu-
emergencia de partes en conflictos; la nidade humana, o nós, e o conjunto do uni-
separación, la división en fragmentos o ele- verso, o cosmos5. (p. 94)
mentos, la crisis y el paso a nuevas formas
de reunificación; a la formación de nuevas Pasos para una revisión de la categoría
unidades, con reconfiguración de sus de población: de la población abstracta
propios componentes. Para esta concepción, a los niveles de integración del ser social
la noción fundamental, es la noción de
TOTALIDAD. Luego de este largo rodeo recién me
encuentro en condiciones de hacer algunas
A noção de totalidade é uma das mais fecun- propuestas más precisas acerca de cómo
das que a filosofia clássica nos legou, cons- avanzar en los desafíos que la Epidemiología
tituindo em elemento fundamental para o debería afrontar en el terreno teórico.
conhecimento e análise da realidade. Se- Sabemos que los problemas de la salud
gundo essa idéia, todas as coisas presente son los de las crisis que afectan a la repro-
no Universo formam uma unidade. Cada ducción de la vida humana en todas sus for-
coisa nada mais é que parte da unidade, do mas. Pero, ¿cuáles son esas formas primor-
todo, mas a totalidade não é uma simples diales en las que existe la vida humana?
soma de partes. As partes que formam a ¿Cómo se desarrollan las totalidades huma-
Totalidade não bastam para explicá-la. Ao nas; cómo se interfieren; cómo se trans-
contrário, é a Totalidade que explica as par- forman; como se totalizan incesante y
tes1. (p. 93) dramáticamente?
Sobre estas cuestiones, pese a que hay
La categoría de “totalidad” es en sí misma mucho escrito, la inmensa mayoría de los
la expresión de una síntesis: la síntesis entre trabajadores de la salud no tenemos todavía

Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
113 Rev. Bras. Epidemiol.
Vol. 6, Nº 2, 2003
suficientes escenarios de debate o de familiar de animales); entre una población
enseñanzas, ni tampoco suficientes libros de familias y una organización comunal hu-
que nos ayuden a pensarlos. Se nos ha mana o tribal; entre una población de tribus
entrenado para ubicar conjuntos poblacio- o linajes y una organización estatal nacional,
nales en los espacios; para identificar y pon- y entre una población de naciones y la
derar factores operantes en esos espacios; organizción de la sociedad civil globalizada.
para contar los casos como subconjuntos La diferencia que va de una mera
de esas poblaciones y obtener tasas, como población a un organismo o a una totalidad
medidas de riesgos de la salud, etc. Pero no organizada, es la misma diferencia que los
tenemos ni motivación ni habilidades sufici- antiguos veían entre el cuerpo y el alma: el
entes para revisar los supuestos ontológicos cuerpo sin alma era para el pensamiento tra-
que están operando en las nociones de “con- dicionalista (neoplatónico), un puro agrega-
junto poblacional”, de “factor”, de “caso”, do de huesos y músculos. Análogamente, una
de “riesgo”, etc. Las implicancias semánticas “población” cuyo principio organizativo no
e ideológicas de estas nociones fundadoras sea indicado explícitamente, es sólo eso: un
de la epidemiología (“población”, “medio rejuntado de entidades sin “alma”, sin
ambiente”, “factor”, “tasa”, “riesgo”, etc.) esencia, sin entidad propia. Una Epidemio-
siguen estando en el cómodo y confortable logía que no se pronuncie expresamente so-
mundo del sentido común burgués (es decir, bre la índole total de su objeto corre el riesgo
en el modelo del mercado). Las ciencias de de estar perdiendo el alma misma o el sujeto
la salud (y con ellas la Epidemiología) se mismo de su tarea científica.
construyeron en la cultura moderna en tor- Cada uno de estos niveles de integración
no a la idea de sujeto individual y en torno a organísmica (organismo viviente, bio-
la idea complementaria que la población es comunidad, comunidad cultural, estado
sólo eso: una asociación de sujetos indivi- nación; sociedad civil globalizada) compor-
duales que constituyen meros mero conjun- ta un salto de totalidad y un proceso cons-
tos. Y debemos reconocer que ésa es una tante de totalización mediante el cual se
idea tan elemental, tan de “sentido común” puede mantener como tal sujeto histórico-
que tendemos a admitirla sin ninguna concreto .
reflexión como la base natural del pensa- El sentido común está bien dispuestos a
miento práctico y teórico. Sin embargo, lo aceptar que hay una infinita diferencia entre
cierto es que antes que llegara a ser posible una colonia de millones de vivientes uni-
el individuo real (es decir, ese sujeto que tiene celulares y un individuo multicelular. La dife-
potestad sobre su cuerpo, su pensamiento, rencia no estriba en la naturaleza de los
y sus posesiones como para entrar en relaci- constituyentes de una colonia de bacterias y
ones contractuales ) debieron suceder una lombriz: tanto los protozoarios de la
muchísimas cosas, a lo largo de una prolon- colonia como las células que integran el
gada y compleja construcción histórica: cuerpo de la lombriz son vivientes uni-
como evolución natural y como prehistoria celulares. La diferencia estriba en que en un
e historia social. caso sólo son un “agregado” de individuos
La noción abstracta de “población”, tal que mantienen intacta su autonomía, y ape-
como es empleada en la literatura estadística, nas dan lugar a un conjunto que carece en sí
(esa sombra inseparable de la Epidemiología) mismo de toda capacidad para dirigirse con
no tiene ninguna capacidad para hacer cierta autonomía, y, en cambio en el otro caso,
comprensible la profunda diferencia que hay son partes de un todo, y este todo existe y
entre una población de moléculas y un or- estabiliza patrones propios de acción medi-
ganismo unicelular; entre una población de ante el doble mecanismos de conservar a sus
células y un organismo metazoario; entre componentes, pero a condición de suprimir
una poblacion de metazoarios y un organis- su autonomía, en aras de nuevos patrones
mo biocomunal (es decir, una organización normativos que crean una nueva totalidad.

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
114 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
Es así como se inauguran en el universo innumerables oscuridades y contradicciones,
nuevas regiones de entidades. De tal modo, ya que desde su mismo punto de partida nos
cuando se formaron los metazoarios, la enfrenta a la paradoja de admitir relaciones
composición “ontológica” de la Tierra dio sin términos.
un salto para adelante: se enriqueció con No es posible en este espacio desarrollar
nuevos tipos de seres o entidades. Y lo mismo un análisis de los límites de estas categorías,
podemos decir de la aparición de las pero alcanza con recordar la solución que
biocomunidades (por ejemplo, las colmenas, Kant aportó al mostrar que ambas categorías
las jaurías, las bandadas…). Es indudable que (sustancia/relación) sólo realizan su
tales biocomunidades son nuevas entidades, contenido cuando se reúnen en la categoría
son nuevos sujetos compuestos por meta- de “comunidad” o “causalidad recíproca”:
zoarios que han conservado mucho de su
ser anterior, pero a condición de haber
tenido que suprimir su autonomía, para
someterse a las normas del nuevo ser (del
organismo) emergente. Precisamente este
nuevo tipo de ente es lo que denominamos
“organismo biocomunal” o “familia”.
Ahora bien, ¿son las biocomunidades
(enjambres, jaurías, bandadas…) genuinos
sujetos?” Es decir, ¿son substancias en sí La propuesta kantiana fue luminosa por-
mismas o son meras accidentes o propie- que vino a sostener que las entidades reales
dades de las únicas sustancias genuinas, a no deben ser concebidas como cosas ni
saber los individuos que las integran?” Esta tampoco como puras relaciones entre co-
cuestión es central para poder repensar de sas, sino como comunidades organizadas.
manera dialéctica la relación entre Sociedad Es decir, como las relaciones entre las rela-
y medio ambiente. ciones, es decir, las funciones que construyen
Mi respuesta es que los metazoarios, las totalidades.
comunidades, los estados nacionales y la Kant, con esta manera de sintetizar las
mismísma sociedad civil “son sujetos igual- categorías antitéticas de “sustancia” y
mente genuinos”; “son substancias igual- “causalidad”, puso las bases para concebir los
mente genuinas”. No aceptar este trata- hechos reales no como cosas ni como meras
miento igualitario importa crear un proble- redes interminables de relaciones, sino como
ma insoluble, a saber: ¿cuál es el individuo totalidades complejas integradas por partes
que tiene el exclusivo privilegio de ser consi- recíprocamente interdependientes y por
derado “genuino sujeto”, “genuina sustancia”: ende, como funciones de una organización.
¿los metazoarios?; ¿los protozoarios?; ¿las Dicho más simplemente: como totalidades
moléculas?; los átomos; las partículas organizadas o “sistemas cerrados en cuanto
subatómicas, y cuáles o en qué nivel nos a ciclos y abiertos en cuanto al medio”.
detendremos finalmente? Según esta poderosa idea, todo lo que
Frente a esta aporía que crea la pregunta puede ser considerado una “entidad subs-
por LA SUSTANCIA GENUINA, surge la tancial”, es decir, como una entidad que sub-
antítesis relativista que levanta como siste a través de sucesivas alteraciones o
bandera el antisubstancialismo, es decir, el cambios, debe ser concebido como una
puro relativismo: no hay sustancias, sólo hay totalidad de partes, de relaciones entre par-
relaciones o interacciones entre (pseudo) tes, y de procesos en las que esas relaciones
términos relativos. En la realidad no hay se reproducen como totalidad organizada.
autonomías: sólo hay mutuas dependencias. Estas totalidades procesuales, a su tur-
No sería difícil mostrar cómo el anti- no, pueden pasar a formar parte de totalida-
substancialismo también se pierde en des mayores, lo que supone que sus deter-

Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
115 Rev. Bras. Epidemiol.
Vol. 6, Nº 2, 2003
minaciones propias son susceptibles de El paso que hemos dado con estas
dirección o sobredeterminación, y lo que proposiciones nos ofrece un panorama de
implica la supresión de su autonomía con la realidad radicalmente diferente al cienti-
conservación de su propio fundamento ficista newtoniano: para éste la realidad se
entitativo. Un gran discípulo de Kant, Hegel, presenta como un mundo plano constituidos
denominó este complejo proceso por el cual por entes primitivos, un espacio abstracto
una sustancia pasa a formar parte de otra de interacción y los sujetos, como con-
sustancia “Aufhebung”, término alemán que ciencias agazapadas fuera del mundo. To-
en castellano se traduce, precisamente, dos ellos con cierta potestad para ingresar a
como: supresión, conservación, superación. diversas asociaciones puramente externas:
Entre las entidades sustanciales del uni- facilitadas o interferidas por la presencia de
verso no hay, entonces, ni completa factores favorables o antagónicos. Para la
inherencia ni completa dependencia. Hay versión dialéctica de la ontología, en cam-
comunicación , porque el universo está bio, la realidad se presenta como un mundo
compuesto de acciones comunicacionales, de procesos, cuya historia formativa los ha
es decir, de sustancias, de relaciones entre organizado en numerosos estratos conec-
las sustancias, y de relaciones entre las rela- tados entre sí, con su incesantes esfuerzos
ciones, es decir, de funciones o valores reproductivos o de totalización, a veces
significantes. Las totalidades organizadas exitosos y otras veces fallidos: siempre dra-
contienen el germen y el desarrollo de la máticos. Como un mundo de procesos en
categoría de subjetividad, como la instancia donde se va realizando la función cognos-
de conocimiento, en tanto función necesaria citiva de acuerdo con las diversas grados de
a la autoregulación. En este sentido, todas desarrollo de la vida misma, de modo que la
las sustancias son también sujetos de subjetividad deja de ser concebida como una
conocimiento aunque de distintos niveles de instancia externa al mundo, para trans-
integración: el individuo (en tanto meta- formarse en un rasgo esencial, inherente a
zoario) es un tipo de sujeto sensorial y toda complejidad organizada6. (p. 364)
perceptual; la biocomunidad o comunidad
animal es un sujeto mimético; la comunidad Pasos para una revisión dialéctica
humana o cultural es sujeto de la eticidad y de la categoría de Medio
de tradiciones narrativas; el Estado es sujeto Ambiente
del conocimiento reflexivo o espistémico; la
Sociedad Civil es sujeto de la ciencia y del En la ontología newtoniana (positivista)
saber tecnológico... Todo esto, sin embargo, el medio ambiente se identifica con el espacio
no obsta para aceptar que cuando estamos vacío que es “medio” (es decir, “mediador”)
hablando de individuos no podamos decir sólo porque es ocasión de que los elementos
que cada Comunidad (por ejemplo, cada entren en relaciones entre sí, pero, en todo
familia) es un atributo de cada uno de ellos caso se mantiene externo a los entes mismos
(es decir, un medio externo o un entorno); que intermedia. En la ontología dialéctica,
cuando dirigimos nuestra atención a las Co- que es estratigráfica y dinámica al mismo
munidades (= familias), no podamos decir tiempo, la categoría de “medio ambiente”
que los individuos, por un lado, y las totali- adquiere diferentes modalidades, según sean
dades sociales, por otro lado) son atributos los niveles de integración en los que fijemos
de ellas (componentes y entornos, respecti- nuestra atención y según sea la dirección del
vamente), etc., etc. análisis. Observemos el siguiente diagrama:

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
116 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
(Para una mejor comprensión de las categorías incluidas en este diagrama, cfr. Samaja 20007)
(In order to better understand the categories included in this diagram, refer to Samaja 20007)

Cada estrato presenta un nivel de des; que las comunidades regulan la vida de
procesos organísmicos entre los cuales se sus grupos familiares; las familias regulan la
han dado y se siguen dando procesos de vida de sus miembros; los organismos
supresión, conservación y superación. Como multicelulares regulan la vida de sus tejidos
se puede apreciar en una lectura ascenden- y células, etc. Ciertamente, esta regulación
te, cada estrato anterior oficia de no es absoluta y no alcanza a la totalidad de
“substratum” del posterior, el cual se erige a los estratos “inferiores” sino sólo a aquellos
partir de él, aunque reorganizándolo según que se transformaron en sus elementos
las leyes emergentes de su propio nivel. Cada constitutivos.
uno de ellos (excepto el último) aparece, al Pues bien, si ahora intentamos definir el
menos en una cierta parte de su totalidad, lugar de lo que llamamos “medio ambiente”
“atrapado” por el nivel superior: es decir, comprobaremos que la respuesta ya no
suprimidos, conservados y superados por un puede ser lineal. Fijemos nuestra atención
nuevo nivel de totalización. en los dos siguientes niveles: i) el nivel de los
De la simple descripción se desprende, individuos (como organismos multi-
metafóricamente hablando, que en una celulares) y ii) las células.
dirección “ascendente”, el vínculo que hay El mundo de los viviente unicelulares se
entre los estratos es de constitución. En cam- divide en dos grupos: 1. el grupo de los que
bio, en una dirección descendente, el víncu- están fuera de los organismos multicelulares
lo debe describirse como regulación. (los protozoarios, en sentido estricto, que
Decimos que las biocomunidades están prosiguen siendo relativamente autónomos)
constituidas o integradas por metazoarios; y el de los que están suprimidos, conserva-
las comunidades humanas están consti- dos y superados como constituyentes del
tuidas por biocomunidades (o núcleos fa- organismo de un metazoario.
miliares); los estados o naciones están Ahora bien, si tomamos como punto de
constituidas por diversas comunidades referencia al organismo multicelular (es
culturales, etc. En la dirección “descenden- decir, al individuo metazoario), podemos
te”, en cambio, decimos que los estados decir que las células que habitan fuera del
nacionales regulan la vida de sus comunida- organismo (por ejemplo, el vasto mundo de

Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
117 Rev. Bras. Epidemiol.
Vol. 6, Nº 2, 2003
las poblaciones bacterianas con sus respec- familiar, pero una parte importante perma-
tivos habitats) integran lo que habitualmen- nece exterior a él. Para decirlo mediante un
te llamamos el medio externo del organis- ejemplo, los padres existen tanto como pa-
mo, a diferencia de las células constitutivas dres internalizados (representados o
(es decir, las que habitan dentro del organis- semióticos), pero también subsisten como
mo), que son consideradas medio interno. padres externos (reales y, por ende, con
Es fácil admitir que tanto el medio externo capacidad de realizar acciones causales so-
como el medio interno ponen condiciones a bre los hijos).
la existencia del organismo total. Ambos son
lados complementarios de lo que podemos Algunas precisiones sobre estas
llamar “su medio condicionante”, en la tesis (a desarrollar)
medida en que las células (externas, como
las bacterias; internas, como los leucocitos) Las dos tesis principales de esta última
ponen condiciones a los procesos del orga- parte se sintetizan de la siguiente manera:
nismo total, pero no lo determinan, en el • La díada totalidad-sujeto / medio ambi-
sentido en que no producen ni motivan las ente es relativa al objeto que se escoge
acciones o fines específicos del organismo. como plano focal: si el objeto focalizado
Si ahora tomamos como punto de son las comunidades de cierta nación, el
referencia al organismo, pero no en relación concepto abstracto de “medio ambien-
con el nivel celular, sino con su nivel superi- te” se concreta o especifica así:
or, es decir, con las biocomunidades (por
ejemplo, la colmena, o la misma familia hu- Medio ambiente determinante: Con-
mana), debemos reconocer que también texto socio-político (Estado Nación)
constituye un medio ambiente para el orga- Totalidad-sujeto (plano focal): Comunidad
nismo, y que en cierta forma puede desig- Medio ambiente condicionante: Con-
narse como “externo”. Pero salta a la vista texto físico-químico-biótico
que no es un medio condicionante, sino
medio determinante. No sólo pone condi- Si, por el contrario, se toma como plano
ciones, sino que regula y es fuente de focal a una Nación particular, entonces,
determinaciones esenciales para el organis- las comunidades pasan a integrar el con-
mo. En este sentido vale la afirmación de texto condicionante, ocupando el lugar
Milton Santos cuando escribe: “é a Totalida- del contexto determinante la sociedad
de que explica as partes”. supranacional:
El organismo individual depende del
medio ambiente familiar para realizarse Medio ambiente determinante: Con-
como miembro familiar. El medio familiar texto internacional (Sociedad Civil
es determinante de los comportamientos de globalizada)
los miembros de una familia, de manera Totalidad-sujeto (plano focal): Nación
semejante a como el medio organísmico in- Medio ambiente condicionante: Con-
dividual es medio determinante de su texto físico-químico-biótico-comunal
población leucocitaria.
Ahora bien, en un sentido semejante al • La totalidad sujeto se relaciona con sus
que empleamos al hablar del medio condi- medio-ambientes (condicionantes y
cionante, podemos decir que también en el determinantes) de dos maneras, ya que
medio determinante pueden discriminarse la historia en la que se ha formado ,
elementos internos y elementos externos, en implicó procesos de mediación que lo
el sentido en que una parte crucial de las “entretejen” actualmente con sus
acciones y componentes del medio familiar interfaces jerárquicas inferiores y supe-
se interiorizan (introyectan) y pasan a cons- riores de dos maneras: a. de manera in-
tituir parte del aparato psíquico del miembro terna, ya que ella misma está constituída

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
118 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
por y regula a las formaciones anterio- Tercera conclusión:
res, y constituye a y es regulada por las Finalmente, el método dialéctico permi-
formas superiores; y b. de manera exter- te una más rica interpretación de los proble-
na, ya que la totalidad sujeto encierra sólo mas ambientales al permitir una
una pequeña porción del estrato inferior jerarquización y una valoración particular
(ver los desbordes laterales del diagra- de las diversas contradicciones, identifican-
ma), y es superado por los estratos supe- do aquella contradicción en donde se acu-
riores (ver el desborde vertical del dia- mula el sentido de tragedia de la vida de cada
grama). pueblo y de cada época.
En la medida en que la realidad existe en
Finalmente, ¿qué conclusiones se concreto como procesos de totalización en
pueden derivar de esta revisión dialéctica de diferentes niveles de integración, entre ellos
las categorías de Sociedad y Ambiente? Creo están sucediendo constantemente procesos
que al menos se pueden desprender tres de tensión, de conflictos, de rupturas y de
conclusiones generales: resoluciones transformadoras: destructivas
o constructivas de nuevas formaciones his-
Primera conclusión: tóricas.
La conclusión más importante y la que Cuando se busca comprender los
comporta consecuencias más trascendentes procesos reales de manera concreta, la
para las investigaciones sociales en general y noción de “medio ambiente” se transforma
epidemiológicas en particular, es que lo que necesariamente en la noción de “situación”,
se llama “medio ambiente” no es de ninguna en la medida en que este concepto evoca de
un mero “entorno” de la totalidad-sujeto, manera más expresiva, el vínculo histórico y
sino un componente de su historia y una semiótico que entraman a la totalidad-sujeto
inherencia de su complejidad organizada. con sus mediaciones históricas.
Dicho de otra manera: lo que llamamos Todo el contenido dramático de la
“el medio” no es el mero negativo de… o lo identidad narrativa del universo y del
externo a… una totalidad-sujeto dada (sea hombre se remite a estas tensiones en las
un organismo individual, una comunidad o interfaces jerárquicas en las que se configu-
un estado); tampoco es otro ser meramente ra el misterio y la pasión de la subjetividad
yuxtapuesto. El medio ambiente es uno de como función cognosctiva. La subjetividad,
los términos de la relación de los varios mo- como inherencia de toda totalidad-organi-
mentos que va construyendo la historia zada es siempre eso: una encrucijada y to-
formativa de la realidad. Estos términos son dos los grandes períodos de la historia han
resultado de las transformaciones padecido de alguna de ellas de manera
epigenéticas (de una génesis estratificante y paradigmática.
reconfigurante). Ahora bien, en todo conjunto de contra-
Totalidad-sujeto y medio ambiente sólo dicciones siempre es posible (y necesario)
pueden ser entendidos como lados de una identificar alguna contradicción como “la
morfogénesis en paralelo de todas y cada contradicción principal”, que cifra, por así
una de las interfaces jerárquicas. decirlo, la tarea primordial del momento his-
tórico, o el sentido de la situación planteada.
Segunda conclusión: Por ejemplo, podríamos decir que la encru-
Analizado de modo dialéctico, el medio cijada de la Grecia clásica estuvo dada por
adquiere un contenido y una forma, según las tensiones entre el orden de los linajes
los cuales se comporta como condicionante tribales y la polis naciente (tal como lo
o determinante y opera mediante una parti- expresa, por ejemplo, la tragedia de Sófocles,
cular dialéctica entre una parte externa Antígona). La encrucijada del Renacimiento
(medio externo) y una parte interna (medio europeo consistió en los enfrentamientos
interno) entre los clanes de la Sociedad Feudal y el

Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.
119 Rev. Bras. Epidemiol.
Vol. 6, Nº 2, 2003
nacimiento del estado burgués con su subdesarrollados o (neo) coloniales. La
apoteosis del individuo de la naciente tragedia contemporánea consistiría, según
sociedad contractualista, tal como lo encon- esto, en la caída o desarticulación de las nacio-
tramos dramatizado, por ejemplo, en nalidades dominadas. Para nuestras naciones
Romeo y Julieta de Shakespeare. La tragedia latinoamericanas, por caso, su situación estaría
de la sociedad burguesa en plena revolución dada por este “medio ambiente determinante”
industrial pareciera haberse expresado de constituido por la globalización (el capital in-
manera paradigmática en la tensión dramá- ternacional planetarizado) y la expropiación
tica entre las familias del orden comunitario, de todas las condiciones de existencia de los
de un lado, y las demandas de la fuerza de estados nacionales, de sus comunidades y de
trabajo, como ingrediente esencial de la sus individuos.
sociedad civil o del desarrollo capitalista de En definitiva, creo que los desafíos más
otro lado, tal como lo plasmaron autores apremiantes que afrontan las ciencias
como Víctor Hugo o Máximo Gorki, etc. sociales, y en particular la Epidemiología
En esta misma tesitura es posible sostener tienen que ver la necesidad de repensar al
que la encrucijada contemporánea la estamos medio ambiente y a las poblaciones desde
atravesando en medio de las tensiones una perspectiva “miltoniana”, esto es, como
convulsivas entre la Sociedad Civil (=sociedad situación histórica y como proyecto de
capitalista) globalizada y los Estados Nacionales liberación.

Referencias

1. Santos M. Metamorfoses do espaço habitado. São 6. Teilhar de Chardin P. El fenómeno humano. Madrid:
Paulo: Ed. Hucitec; 1997. Editorial Taurus; 1967.

2. Marx K, Engels F. La Ideología Alemana. Montevideo: 7. Samaja, J. Aportes de la Metodología a la reflexión


Editorial Pueblos Unidos; 1955. epistemológica. En Esther Díaz (editora): La
Posciencia. El conocimiento científico en las
3. Ladrière J. El Reto de la Racionalidad. Salamanca: postrimerías de la modernidad. Editorial Biblos.
Editorial Sígueme/Unesco; 1977. Buenos Aires. 2000. p. 151-80.

4. Weber M. El Político y el Científico. Madrid: Editorial Recebido em: 24/07/2002


Alianza; 1980. Aprovação em: 23/11/2002

5. Santos M. A Natureza Do Espaço. São Paulo: Ed.


Hucitec; 1996.

Rev. Bras. Epidemiol.


Vol. 6, Nº 2, 2003
120 Desafíos a la epidemiología
Samaja, J.