Você está na página 1de 8

REVISTA PSIQUE Y SOCIEDAD

ISSN 2011-8511
Revista Electrónica del Campo Psi y Social

La construcción de caso como vía para formalizar la investigación en psicoanálisis

Susana Carolina Guzmán Rosas

Resumen
La construcción de caso es una elaboración cuyo objetivo es dar cuenta, a través de la escritura de
un caso clínico, de la singularidad que se juega en el ser del paciente a partir de una explicación y
una argumentación teórica. Ello permite al analista formalizar una investigación realizada, con
anterioridad, en el espacio de su práctica clínica. Se trata de una vía posible para formalizar la
investigación en psicoanálisis, lo que quiere decir que la construcción de caso ocurre en el
tiempo que sucede a la cura. La construcción de caso habrá de estar enmarcada por las directrices
que señalan la teoría y la práctica psicoanalítica, atendiendo con rigurosidad y precisión a las
pautas y señalamientos que viabilicen y fundamenten su consecuente elaboración.

Palabras clave: construcción de caso, escritura de caso, presentación de caso, investigación en


psicoanálisis.

Introducción
La posibilidad de realizar la escritura de un caso clínico se inscribe diferenciándose
temporalmente del momento de la intervención terapéutica. En este sentido, la elaboración de un
caso, su reconstrucción y argumentación, no operan de igual forma que la dirección de la cura
aunque los vínculos con ella resulten ineludibles. A este respecto Freud plantea, en el documento
Consejos al médico (1912), que la coincidencia de la investigación con el tratamiento es, por
supuesto, uno de los títulos de mayor gloria para la labor psicoanalítica, pero que “la técnica que
sirve al segundo se contrapone hasta cierto punto a la de la primera” (p. 114), luego entonces,
según precisa Freud, elaborar un caso, componer su edificio, reconstruir su estructura y pretender
colegir su marcha, no es lo mismo que dirigir la cura. Sin embargo, dicho autor deja claro que los
vínculos y alternancias entre ambas posiciones se tornan inevitables ya que la una resulta
imposible sin la otra. Esta aseveración freudiana es retomada posteriormente por Lacan (1974)
cuando expresa que es imprescindible que el analista sea al menos dos, el analista que tiene
efectos y el analista que posteriormente teoriza dichos efectos. A partir de lo anterior, Rubinstein
(1997) formula que la noción de investigación coincide para Freud y, en términos generales, para
el psicoanálisis, con el empleo del método analítico; añadiendo que, a Sigmund Freud “en
diversas oportunidades se le hace necesario diferenciar el momento mismo del trabajo analítico
(intervención terapéutica) del momento de la elaboración de saber sobre ella (investigación
teórica), tal como lo hace en El porvenir de una ilusión de 1927” (p. 7-8).
I. Los fundamentos de la construcción de caso
La construcción de caso es una elaboración cuyo objetivo es dar cuenta, a través de la
escritura de un caso clínico, de la singularidad que se juega en el ser del paciente a partir de una
explicación y una argumentación teórica. Ello permite al analista formalizar una investigación
realizada, con anterioridad, en el espacio de su práctica clínica. Se trata de una vía posible para
formalizar la investigación en psicoanálisis, lo que quiere decir que la construcción de caso
ocurre en el tiempo que sucede a la cura. No obstante lo anterior, la construcción de caso
encuentra sus fundamentos en la disciplina psicoanalítica, puesto que la metodología
implementada para la construcción de caso únicamente cobra sentido a partir de los lineamientos
teórico-prácticos, que constituyen el andamiaje conceptual psicoanalítico, desde los cuales
emanan las pautas precisas que permiten sustentar una producción clínica basada en un abordaje
que opera sobre la subjetividad.
Luego entonces, el concepto construcción aparece como una de las técnicas con las que
opera la cura psicoanalítica, en el documento Más allá del principio de placer (1920[1919])
Freud señala que tras veinticinco años de práctica analítica se había transitado por tres tiempos
secuenciales a través de los cuales la intervención se centró en diferentes técnicas, en primer
término aparece la primacía de la interpretación, aunque hoy sabemos que antes de llegar a este
punto Freud anduvo por otros caminos que tienen su origen en el “llamado procedimiento
catártico acerca del cual informó Freud en 1895, en los Estudios Sobre la Histeria, escritos en
colaboración con Josef Breuer” (Freud, 1904 [1903], p. 237), el cual basaba su eficacia en la
abreacción y que posteriormente Freud abandona renunciando a la sugestión y a la hipnosis,
abriendo el camino a la asociación libre. En un segundo término del citado documento Freud
puntúa la técnica de “instar al enfermo a corroborar la construcción mediante su propio recuerdo”
(Freud, 1920[1919], p. 18) y en un tercer término centra la atención en la dinámica de la
transferencia.
Sin embargo, es en 1937, en el documento Construcciones en el análisis, donde Freud indica
que los síntomas e inhibiciones del paciente son las consecuencias de las represiones de su
desarrollo temprano, es decir, son el sustituto de eso que ha olvidado. A partir de lo anterior,
Freud define que la construcción “es la reconquista de los recuerdos perdidos” (p. 260), de ello se
desprende que “el camino que parte de la construcción del analista debía culminar en el recuerdo
del analizado” (p. 267). En dicho texto se enfatiza la importancia que revisten las construcciones
en el análisis, señalando la distancia temporal que separa a la interpretación de la construcción y
la condición que esta última representa para que acaezca la primera, asunto que ya Freud
señalaba, desde 1913, cuando decía que es preciso abstenerse de realizar interpretaciones, es
decir abstenerse de revelar el significado oculto de las ocurrencias del paciente, “hasta que se
haya establecido en el paciente una transferencia operativa” (Freud, 1913, p. 140).
Resulta comprensible, entonces, como para Freud la construcción convoca a la función del
analista, a diferencia de lo que ocurre con la noción lacaniana, en donde la construcción remite al
acto discursivo del analizante. Así lo precisan Álvarez y Canedo:
No sólo la del caso sino la construcción que tenía lugar en el análisis, estaba a cargo del analista
se trataba de restituir al analizante aquella parte que no alcanzaba a decir y que constituía el
núcleo de la represión originaria, sin embargo, para Lacan, la construcción está siempre del lado
del analizante, que debe elaborar ese núcleo, o más bien ese agujero, para poder ir más allá de la
repetición. Y alcanza su forma más acabada, más formalizada, más matematizada en la
experiencia del pase (2005, p. 5).
Bajo esta lógica diríamos entonces, que se trata de que el analizante pueda, en su elaboración, ir
más allá del trauma, en tanto que lo se repite, desde la intelección psicoanalítica, es el trauma. Al
respecto, Novoa (1988) asume la perspectiva freudiana, señalando que la construcción es un
requisito indispensable para el trabajo analítico y puntúa:
Es llenar las lagunas del paciente. Que el analista llene las lagunas que el analizante ofrece como
vacío, y sacarlo del camuflaje de las imágenes en que se oculta. Es poner en discurso la
historicidad, de la cual el sujeto se encuentra excluido. La inclusión se efectúa sobre los puntos
silenciosos de su propia novela, (p.83).
Por otro lado, es preciso señalar que la elaboración de una construcción de caso difiere de la
fábrica de caso, puesto que en esta última quien la efectúa es una tercera persona (Cancina,
2005), es decir la fábrica de caso se realiza a partir del trabajo clínico que realizó otro analista o
bien, ésta se puede desarrollar sobre una producción o suceso perteneciente a un orden de
conocimiento ajeno, en primera instancia, al ámbito clínico. En cambio, la construcción de caso
demanda que sea el analista, que ha dirigido la cura, quien ponga en discurso, en otro tiempo, la
historicidad del paciente. Se parte entonces, del haber llevado un caso clínico, bajo la idea de que
Un caso es un caso si testimonia, y se lo hace de la incidencia lógica de un decir en el dispositivo
de la cura, y de su orientación hacia el tratamiento de un problema real, de un problema libidinal,
de un problema de goce. Si observamos esta gravitación de la lógica significante en el campo del
goce entonces podremos hablar del caso (Laurent, 2000, p. 3).
En la construcción del caso, el analista expone el trabajo realizado, en la situación analítica, “bajo
transferencia, mostrando la elaboración de saber que ha tocado su goce. La construcción parte del
decir del analizante, pero es el analista quien construye a partir de los significantes que han
representado al sujeto en el lugar del Otro” (Álvarez y Canedo, 2005, p. 5). Lo anterior desde la
idea de que el término caso,
Apunta a la aprehensión en singular de la experiencia, entendida como una singular inscripción
de saber. Sin discurso no hay experiencia. Todos los casos del psicoanálisis son grandes casos.
Esto no impide que cada uno se vea causado por uno, o por el otro, y disponga hablar de ese. Pero
cuando se elije un caso ya deviene mi trabajo, mi caso, queda del lado del sujeto que toma la
palabra (Zuberman, 2002, p. 3).
Así advertimos que la construcción del caso “transmite la particularidad de cada experiencia de
transferencia, desde el deseo de quien la expone, es decir el deseo del analista. El analista está
entonces en un primer plano y la construcción que hace testimonia de su posición” (Álvarez y
Canedo, 2005, p. 5). Sin embargo, la construcción de caso
No consiste ni en interpretar, ni en dar sentido. Está a medio camino entre la interpretación y la
teoría, ya que debe a la vez dar cuenta del acto del analista y de la teoría, anudando diferentes
elementos entre sí. Tiene que servir para transmitir lo que el analista ha aprendido del caso: su
singularidad, su particularidad en relación al saber constituido (Álvarez y Canedo, 2005, p. 5).
A este respecto Miller señala, en 1994, en el documento Marginalia de la construcción en el
análisis (Citado en Briole, 2002), que efectivamente, en análisis, es preciso este binomio
interpretación-construcción, puesto que mientras la interpretación abre un espacio, haciendo
resonar, la construcción cierra tal espacio, anudando diferentes elementos entre sí.
Posteriormente, sobre lo que en el análisis es una construcción de saber, Miller señala:
En relación a la interpretación, los fragmentos –es así como Freud lo presenta-, los destellos de
verdad, son elevados a saber, se hace una construcción por parte del analista. Freud piensa que
esta construcción debe comunicarse al paciente cuando convenga. En eso se distingue de Lacan,
en el acto. Por parte del analizante el término construcción también se impone. Se habla de
construcción del fantasma fundamental. Ello indica que el fantasma fundamental es una
construcción. No se trata de saber en lo real. Si el fantasma fundamental es una construcción,
como Lacan siempre dijo desde que introdujo el término, ¿qué tiene de sorprendente que el pase,
en tanto que atravesamiento del fantasma fundamental, sea también una construcción? Es una
construcción de saber a partir de efectos de verdad, una construcción ordenada por un efecto
escogido como mayor o que se impone (Miller, 2001, p. 19).
II. Sobre las motivaciones para escribir un caso
¿Qué lleva a escribir un caso?, en primer término se diría que una especie de llamado que
apela al deseo de quien fungió, en un primer tiempo, como analista. Se trata de dar cuenta de un
punto en el que arriba la sorpresa, del cual emerge, a posteriori, una construcción de saber. Punto
en el que, quien escribe además de dar cuenta de la construcción del mito del paciente, da cuenta
de un eje que incumbe a su ser. Aunado a lo anterior, la escritura de un caso resulta posible a
partir del deseo de plantear una interrogante que se dirige a la teoría psicoanalítica, “en el estado
de desarrollo en que se encuentra en ese analista y en ese momento, y en función de la incidencia
de que esa teoría no puede ser totalizada jamás” (Ruiz, 2000, p. 6).
III. Funciones y generalidades de un caso
La escritura de un caso, según señala García (2002), cumple con dos funciones diferentes. En
primer término explica un caso, es decir, explica la particularidad de un sujeto, la singularidad de
sus actos. En segundo término explica una teoría, desde esta función ya no se explica un caso, por
el contrario, lo que se dice del caso es utilizado únicamente con el objetivo de sustentar una
teoría.
Además de lo anterior, añade García (2002), la escritura de un caso clínico obedece a ciertas
generalidades que le permiten diferenciarse de una producción hecha desde otro ámbito de saber.
Así pues, la construcción de caso en primer lugar, responde a un para qué, es decir, su escritura
tiene una justificación que permite dar cuenta de la relevancia que asume el mostrar la
reconstrucción de un saber sobre una particularidad. En segundo lugar, la construcción de caso
habrá de estar sustentada en una vertiente de la disciplina psicoanalítica, así podrá seguir la teoría
que se propone y estar bajo el cobijo de los fundamentos conceptuales del campo de saber en qué
se inscribe. En tercer lugar, el caso habrá de ser titulado, quedando entonces bajo la
representación de su nombre, la cual aludirá a una cadena significante.
IV. Operatividad y rasgos del caso
La escritura de un caso debe atender a tiempos lógicos y no a tiempos cronológicos, (Ruiz,
2000), es decir, un caso debe escribirse de acuerdo a una ilación que permita dar cuenta de una
construcción lógica sobre el ser del paciente. Bajo este argumento, Ruiz (2000) señala que los
rasgos que un caso debe contemplar son:
1. Economía del relato, puesto que no habrá de escribirse más que aquello que tenga
pertinencia para explicar una construcción particular.
2. Complejidad y obstáculos planteados a la teoría. En este sentido, un caso cobra relevancia
en la medida en que permita interrogar o volver a interrogar un aspecto teórico que ante
determinada singularidad se torna complejo, por lo menos a primera instancia.
3. Está inscrito en la simbólica del don, en el don de la falta, pues su escritura se dirige a otros
semejantes a los cuales se pretende transmitir la construcción de un saber a partir de una práctica
regulada en la supervisión.
4. Ordenamiento temporal formalizado desde la transferencia y afectado por los tiempos de la
estructura. Es decir, un caso no se escribe atendiendo a una secuencia biográfica, si no a la lógica
de la situación analítica.
5. Está sometido a la reescritura por hallarse bajo el intento de no ceder en el deseo, se trata de
una renuncia de la novedad y al mismo tiempo de una manifestación del necesario retorno a lo
aún no escrito, en tanto que el caso es solo una conclusión temporal, más no es una totalidad
acabada.
6. Es una búsqueda de lo real de la letra, un trabajo de renuncia a contar la historia y, al
mismo tiempo, es una ruptura de la apariencia y de lo bello en la pretensión de ir más allá. No se
trata de escribir una novela, en sentido literario, cuando mucho se trata de reescribir la
elaboración de un mito personal, de un paciente, lo que no implica belleza alguna, pues dicho
mito remite a un trauma psíquico ajeno por demás a la belleza.
7. Poner en acto la ficción de olvidar que su acto es ser causa de este proceso de escritura
justamente para poder escribirlo e intentar, nuevamente, el encuentro con lo real del caso. Es una
ilusión en la que quien escribe, parece dejar de lado que, está en primer plano de la escritura.
8. Hay una doble renuncia a escribir todo el caso y el caso como un todo, ya que éste se halla
limitado en dos vertientes: lo irrealizable de la tarea y lo inadmisible socialmente. Se alude
entonces a la imposibilidad del sujeto que escribe para asir una totalidad y además a las
consecuencias no éticas de que un tercero reconozca al sujeto del cual se ha escrito. Luego
entonces, en la escritura de un caso se atiende a la ética profesional, a la confidencialidad de la
información y se cuida que el sujeto de quien se escribe no sea identificado ni identificable.
Luego entonces, en la construcción de caso, la escritura del mismo, “es más bien un ejercicio de
abstinencia y despojamiento en el que opera la ficción: poner a trabajar la ficción de que la
escritura del caso es posible y la fixión, como fijación, insistencia en que esa escritura tenga
consecuencias” (Ruiz, 2000, p. 7).
V. Articulación del Caso
El ordenamiento de un caso, según Bassols, “enseña cómo se articulan tres vertientes que
nunca coinciden” (2002, p. 2). Por su parte Ruíz (2000) señala que, dichas vertientes se
denominan planos temporales. A partir de la lectura de ambos planteamientos se puede argüir que
la construcción de un caso obedece a las siguientes temporalidades:
1. El tiempo de la oralidad, que sería el tiempo de la experiencia clínica.
2. El tiempo de la narración, en el que se construye el caso como tal, que además es un tiempo
en el que ya ha finalizado el análisis y que por tanto implica que la escritura del caso es una
reescritura.
3. El tiempo narrado, que es el tiempo de la exposición y de la presentación del caso.
En lo concerniente al ejercicio de articulación del caso, Ruiz expresa lo siguiente:
La escritura del caso ya no es un ejercicio especular donde el analista cuenta una historia con
afectada ingenuidad, para enseguida mostrar la carta que guardaba desde el principio bajo la
manga: se trata de una apuesta. Riesgo de escribir sin saber hacia adonde eso conduce: que el
tiempo de la narración sea posterior al tiempo del tratamiento implica que la escritura del caso es
ya una rescritura (2000, p. 4-5).
VI. Sobre la presentación de casos
La lógica que fundamenta la escritura de un caso clínico, en la modalidad de construcción de
caso, es la misma que habrá de estar presente en la línea discursiva que se siga durante la
presentación o exposición de dicho caso. Así, en el documento El relato de casos, García (2002)
señala que la presentación que se haga al respecto de un caso clínico, habrá de estar enmarcada
por los siguientes puntos:
1. Realizarse dentro de una dialéctica de interpolaciones y extrapolaciones, así pues, la
presentación de un caso se sitúa en las particularidades del mismo y, en un segundo tiempo,
permite realizar o bien analizar una serie de generalidades.
2. Se cuenta un caso clínico y los ejes en el que se le delimitan, pero esto no se hace como si
se contara una narrativa literaria de aire novelístico.
3. Atender a la retroactividad, tal como el sueño, que es una doble inversión tanto temporal
como espacial. Es decir, hay dos tiempos, el tiempo durante el que acontece el caso, y el tiempo
posterior en el que este se le enuncia como caso y cada una de estas voces habrá de quedar
diferenciada de la otra al momento de presentar un caso, se diverge lo que se dijo en la situación
analítica de lo que se enuncia con respecto a ella.
4. Contempla límites e historización, puesto que de la misma forma que en su construcción, un
caso no puede revelar todo acerca del goce de un sujeto, pues no se debe apuntar a su
reconocimiento por parte de un tercero.
5. Se ofrece una exhaustiva comprensión del caso del paciente, sin que ello implique que se
divague en pormenores sin importancia. Esta es la forma del modelo Jasperiano que Lacan
retoma y aplica en su construcción del caso Aimée (1932), mismo que es reconocido como la
única construcción de caso que Lacan realiza a lo largo de su obra.
6. Debe atender a un horizonte de expectativa, en el que la línea argumentativa no se pierda,
puesto que en algunas ocasiones se pierde la voz de quien presenta y sólo se escucha, a través de
éste, la voz de un teórico que por supuesto no sustituye la voz del decir del analista y mucho
menos la voz del decir del analizante. Así pues, se debe cuidar el hecho de que ser un entendido
en Freud, Lacan o cualquier otro, no significa ser un entendido en la particularidad.
Conclusión
La situación analítica permite, a posteriori, una serie de reflexiones y construcciones en torno
a lo que ocurre en la experiencia de la cura, dentro de ello se enmarca la posibilidad de realizar
una construcción de caso que permita dar cuenta de un saber emanado tras una práctica clínica.
Sin embrago, tal como señalan Varela y Zalazar (2007), es sólo en ciertas ocasiones que un
analista logra advertir en dicho encuentro la singularidad del sujeto.
Por otro lado, no hay ni habrá un modelo fijo o una fórmula estricta que deba seguirse para la
construcción de caso, pues de lo que se trata aquí, es precisamente que tanto la situación analítica
y el saber que de ella emane atiendan rigurosamente a la particularidad, a la singularidad del
sujeto y a la subjetividad en la que se inscribe su ser. No obstante, lo anterior no implica que
pueda incurrirse en una falta de precisión y rigurosidad, pues la construcción de caso habrá de
estar enmarcada por las directrices que señalan la teoría y la práctica psicoanalítica; mismas que a
su vez se ubican en relación a una posición especifica con respecto a la ética del deseo del
analista. Por tal motivo, la construcción de caso no es un asunto que pueda concluirse en el
sentido de una totalidad a la que acaece su fin, sin embargo, si es posible atender a ciertas pautas
y precisiones que viabilicen y fundamenten dicha elaboración, este ha sido el objetivo del
presente documento. Se finaliza esta argumentación aludiendo a la precisión lacaniana de que
El progreso de Freud, su descubrimiento, está en su manera de estudiar un caso en su
singularidad. ¿Qué quiere decir estudiarlo en su singularidad? Quiere decir que esencialmente,
para él, el interés, la esencia, el fundamento, la dimensión propia del análisis, es la reintegración
por parte del sujeto de su historia hasta sus últimos límites sensibles, es decir hasta una dimensión
que supera ampliamente los límites individuales. Lo que hemos hecho juntos, durante estos
últimos años, es fundar, deducir, demostrar esto en mil puntos textuales de Freud (Citado en
Gallo, 2005, p.4).
Es por ello, que según Gallo, el estudio de caso, y se arguye aquí, su construcción, “es desde
Freud la vía que utiliza el psicoanálisis para constituirse y resignificarse como una disciplina”
(2005, p. 5), aseveración que dicho autor fundamenta en la enunciación lacaniana al respecto de
que el psicoanálisis es una práctica subordinada, desde sus más profundos argumentos, a lo más
particular del sujeto, en tanto que Freud centra en ello la disciplina, hasta el punto mismo de decir
que la ciencia analítica precisa “volver a ponerse en tela de juicio en el análisis de cada caso”
(Citado en Gallo, 2005, p.5).

Referencias
Álvarez y Canedo. (2005). Presentación del seminario de casos clínicos. Sobre la construcción
de un caso y su transmisión. Recuperado el 18 de agosto de 2007 de http://www.scb-
icf.net/nodus/128PresentacionSemCasos.htm
Bassols, M. (2002). La presentación de casos, hoy. Recuperado el 02 de mayo de 2008 de
http://www.scb-icf.net/nodus/129PresentacioCasos.htm
Briole, G. (2002). Breves observaciones sobre la presentación de casos. Recuperado el 02 de
mayo de 2008 de http://www.scb-icf.net/nodus/060PresentacioCasos.htm
Cancina, P. (2005). Fábrica de Casos. Reportaje a Pura H. Cancina. Recuperado el 20 de abril de
2008 de http://www.acheronta.org/reportajes/cancina3.htm
Gallo, A. (2005). El psicoanálisis como un método de investigación de la subjetividad.
Recuperado el 04 de junio de 2007 de http://www.psiconet.com/foros/investigacion/jairo.htm.
García, G. (2002). El Psicoanálisis y los debates culturales. Buenos aires: Paidós, 2005.
Freud, S. (1904 [1903]). El Método Psicoanalítico de Freud. En Obras completas, Vol. VII
Buenos aires: Amorrortu, 1998.
Freud, S. (1913). Sobre la iniciación del tratamiento (Nuevos consejos sobre la técnica del
psicoanálisis, I). En Obras completas, Vol. XII Buenos aires: Amorrortu, 1998.
Freud, S. (1937). Construcciones en el análisis. En Obras completas, Vol. XXIII Buenos aires:
Amorrortu, 1998.
Lacan, J. (1932). De la psicosis paranoica en su relación con la personalidad. México: Siglo
XXI, 2000 [7ª edición]
Lacan, J. (1974). En el Seminario, Libro 20 “Aún”. Buenos Aires: Paidós, 1995.
Laurent, E. (2002). El caso: del malestar a la mentira. Recuperado el 20 de agosto de 2007 de
http://psicoanalisislacaniano.blogspot.com/2007/05/el-caso-del-malestar-la-mentira-eric.html
Miller, J. (2001). Psicoanálisis puro, psicoanálisis aplicado y psicoterapia. En La Cause
Freudienne nº 48. Recuperado de http://www.cdcelp.org/freudiana/J.A_Miller_1.PDF
Novoa, V. (1988). Construcciones en el análisis: una a puesta sobre el saber. En Constancia del
psicoanálisis. Vol. a cargo de Nestor Braunstein. México: Siglo XXI, 1996.
Rubinstein, A. (1997). Freud y la Investigación. Recuperado el 04 de junio de 2007 de
http://psicomundo.com/foros/investigación/rubinstein.htm
Ruiz, A. (2000). La escritura del caso. Recuperado el 04 de junio de 2007 de
http://psicomundo.com/ foros/ investigación/rubinstein.htm
Zuberman, J. (2002). Los grandes casos del psicoanálisis. Jornadas del grupo de psicoanálisis de
Tucumán. Recuperado de http://www.efba.org/efbaonline/zuberman-13.htm
Varela y Zalazar. (2007). Hacer caso de cada caso en psicoanálisis. Recuperado el 05 de
septiembre de 2007 de http://www.ecole-lacanienne.net/documents/actualite/varela %20y
%20Salazar.doc
Nota acerca del autor:
El presente artículo se escribe bajo la autoría de Susana Carolina Guzmán Rosas, quien es
psicóloga, tesista de Maestría en Psicología en la línea de Estudios Psicoanalíticos, estudiante de
Maestría en Antropología Cultural e investigadora en materia de género y violencia.
San Luis Potosí, S. L. P.,
México.
A 02 de junio de 2008
La correspondencia relacionada con este artículo debe enviarse a alalalalalooo@hotmail.com
REVISTA PSIQUE Y SOCIEDAD
ISSN 2011-8511
Revista Electrónica del Campo Psi y Social
"En línea desde 2007 - Aparece una vez al semestre"
Suscripción gratuita
Copyright: Todos los artículos
y recursos de este sitio tienen sus
respectivos derechos reservados
(prohibida su reproducción sin la
autorización de Psique y Sociedad)

comiteeditorial@psiqueysociedad.org