Você está na página 1de 6

GU ILL ERMO L ERA

Consideraciones sobre el cuento La señorita


Cora, de Julio Cortázar
Publicado por GU ILL ERMO L ERA el 3 D ICIEM BRE, 2013

El cuento relata la historia de un adolescente


que es internado por su madre —una mujer sobreprotectora— en un lujoso
hospital por varios días con el fin de ser intervenido quirúrgicamente a causa de
una apendicitis. El adolescente (Pablo) es atendido por una enfermera (Cora)
durante su estadía en el hospital, de quien resulta enamorándose. Entorno a estos
tres personajes gira el argumento del cuento que en este momento es objeto de
análisis y consideración.
La relación entre los personajes del cuento se entreteje gracias a la técnica
narrativa de los monólogos interiores. No existe un narrador único que lo sepa
todo y que conozca hasta lo más íntimo de los personajes, cada quien cuenta su
propia historia cuando recrean lo vivido en sus pensamientos; se hacen presentes
por medio de lo que piensan y sienten y es de esa forma como se cristaliza la
estructura del cuento. Y es que ese es el gran mérito de la La señorita Cora, que
nos encontremos ante un relato donde la mayoría de los personajes son
narradores y sus monólogos, que se complementan entre sí, reflejan la
experiencia que bulle desde sus adentros. Se ha aplaudido este cuento como una
gran obra experimental por romper el paradigma de las historias contadas desde
la perspectiva de un solo narrador.
Los monólogos interiores le ofrecen al lector un acercamiento íntimo y más
consistente con los personajes que, en escala, son un reflejo de lo mismo que él
es. Gracias a esta técnica narrativa es entendible el devenir de los personajes en
el relato como fieles representantes de la realidad vivida entre una mezcla de
emociones y sensaciones que determinan la existencia, no solo del autor, sino
además del lector. El monologo interior pretende acercarse más a la realidad
humana, individual y social, tomando en cuenta los aspectos profundos de la
emotividad y el psiquismo. Los personajes de La señorita Cora nos dan cuenta
de su estado anímico —que en gran medida es también el del lector— gracias a
esa “floración de la conciencia”.
Los protagonistas de la historia son Pablo y Cora y entre ellos se enlazan los
impulsos amorosos que le dan vida a esta historia; la madre es uno de los
personajes secundarios y es ella quien alimenta el conflicto del argumento al
sobreproteger al chico e imponerse ante las atenciones de la enfermera. Como ya
se hace notorio, el tema del cuento gira entorno al romance juvenil. El padre del
protagonista es el gran ausente de la historia (no se escucha su voz, se habla de él
pero no realiza ninguna actividad). Es un personaje borroso y difuso frente a
otros que están muy bien dibujados y representados. Marcial, por otra parte, es el
anestesista y novio de Cora, que de vez en cuando aparece en el relato
cumpliendo una función paternalista calmando los malos humores y enfados de
su novia provocados por la inmadurez de Pablo; y finalmente, los doctores De
Luisi y Suarez, cuyo papel se limita al de heraldos y presagiadores de la
inminente muerte de Pablo, dan el motivo que genera el marco propicio para que
el enamoramiento del protagonista y la atracción de la enfermera se desarrolle.
El lector es partícipe de la historia dramática de un adolescente, un ser infatuado
y pretencioso que divide su vida, en ese momento, entre dos realidades: la adulta
y la infantil. El joven protagonista, en los últimos momentos de su existencia,
libra una lucha campal en su interior por ser admitido en una de las dos
realidades a causa del amor que siente por su enfermera.
La señorita Cora es un cuento conmovedor por la relación de amor o pasión
silenciosa que carcome el interior de los personajes principales, donde la carga
afectiva es más en uno que en otro. Al mismo tiempo Cortázar crea un mundo sin
Dios donde predomina la angustia y donde los personajes son forjadores de su
propio destino y la sentencia inexorable de este: la muerte (el trágico final de un
adolescente de 15 años). No es de extrañar que este sea uno de los temas que
hacen que la obra tenga un cuerpo, dado que el contexto social e histórico en la
que fue concebida es el consecuente al de la Segunda Guerra Mundial donde
corrientes como el existencialismo de Sartre toma auge y cuya premisa filosófica
es que el hombre es un ente con la capacidad de elegir su propio destino a luz u
oscuridad del libre albedrío. Al fin y al cabo, citando a Marx, el hombre es
producto de su entorno social y de su tiempo; y este relato es reflejo del cúmulo
de emociones y sentimiento de amor y soledad mesclados con el de abandono por
el sabor que dejó la destrucción causada por los enfrentamientos bélicos de mitad
del siglo XX.
Cortázar es considerado, para muchos, un maestro de la literatura universal por
su capacidad de transmitir a través de su obra las emociones y el psiquismo que
yace en lo más profundo del ser humano, temas que son de este tiempo y de
todos los tiempos. Entre tanto, como las criaturas cortazarianas, el hombre está
condenado a desmarcar espacios, a aceptar la existencia y darle forma.
La señorita Cora
Ir a la navegaciónIr a la búsqueda

La señorita Cora

de Julio Cortázar

Género Cuento

Idioma Español

Publicado en Todos los fuegos el fuego

País Argentina

Fecha de publicación 1966

Todos los fuegos el fuego

Reunión La señorita Cora

[editar datos en Wikidata]

Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación


acreditada.
Este aviso fue puesto el 13 de enero de 2012.

La Señorita Cora es un cuento del libro Todos los fuegos el fuego de Julio Cortázar que
relata el transcurso de varios días en un hospital, desde el ingreso de un adolescente para
una operación de apéndice, enfocándose en la relación entre el joven y la enfermera. Una
de las peculiaridades del relato de Cortázar reside en el cambio del narrador de la historia
de forma abrupta, en un mismo párrafo o incluso una misma frase, de manera que la
historia evoluciona contada alternadamente por diferentes personajes que toman parte de
los acontecimientos: el niño (Pablo), su madre, una de las enfermeras (Cora), el cirujano
(Suárez) y el anestesiólogo amante de la enfermera (Marcial). 1
En este cuento, como en la mayoría encontrados en Todos los fuegos el fuego, se estimula
una participación activa del lector.2 Un lector despistado -como en toda la obra de
Cortázar- podría perderse fácilmente en el relato y ser incapaz de hilar las narraciones
alternas.
A su vez, este cuento reafirma la capacidad inventiva y narrativa del autor, a base de un
estilo original y bien definido.3

Índice
 1Personajes

 2Resumen

 3Referencias

 4Véase también

Personajes[editar]
Pablo
Adolescente de 15 años que es demasiado mimado por sus padres (más por la
madre que por el padre, quien no tiene una presencia muy notoria en la historia).
Pablo tiene que ser internado por padecer apendicitis. Él quiere que los padres
dejen de tratarlo como a un niño y de humillarlo ante otras personas. Le gusta leer
fotonovelas. Es muy tímido, ya que cada vez que le hablaba o le pedía algo la
enfermera Cora, se ponía colorado o le daban ganas de llorar, en parte porque se
sentía atraído por ella. Cree que su madre es muy exagerada ya que no entiende
que una operación de apéndice es una tontería a su edad. Según Cora es muy
guapo. En la primera operación hay algo que descubre el cirujano más grave de lo
que parecía que podía ser una operación simple de apendicitis que obliga a
operarlo en una segunda ocasión.
Padre
No aparece mucho en la historia pero, por lo que piensan la madre y el niño, se
intuye que siente una atracción sexual por la enfermera Cora.
Dr. De Luisi
Era el doctor que atendía a Pablo.
Enfermera/señorita Cora
Es una mujer joven, muy bonita, de aproximadamente 19 años, se estima que
recientemente se recibió de enfermera. No se aguanta a la madre de Pablo. Él le
da lástima. Ella dice que se nota que Pablo tiene miedo por la operación. Al final
del relato, al advertir que Pablo va a morir, podemos ver a una Cora asustada,
sensible, y (en esta parte se podría decir que también esta casi "enamorada de
Pablo"), en parte, arrepentida de su actitud durante el tiempo que ha estado
cuidando a Pablo. Cora abre su corazón a Pablo, pero éste está tan enfermo que
apenas sabe lo que está pasando. Se puede observar el esfuerzo por parte de la
enfermera para que el chico reaccione.4
La enfermera de la hora de la cena
Es amable y estaba vestida de azul.
La enfermera de la mañana
también le llaman la "galleguita". Es chiquita, arrugada y muy amable. Ella es quien
le dice a Pablo cómo se llama la enfermera de la tarde: Cora.
Marcial
Anestesista. Novio de la enfermera Cora.
Dr. Suárez
médico quien opera a Pablo
Madre
Preocupada por todos los aspectos del cuidado de Pablo, es molesta, cree que
solo ella tiene la razón. Siente un rechazo a la actitud de la señorita cora

Resumen[editar]
Pablo, un adolescente de 15 años, es internado en
una clínica por padecer apendicitis. La madre quiso
atenderlo personalmente y quedarse con él, pero no
se lo permitieron. Así que, como es una madre
sobreprotectora, le explicó a una de las enfermeras
que iban a atender a Pablo de cómo debía cuidarlo,
pero se lo explicó de una manera por la cual la
enfermera se sintió rebajada. Pablo estaba muy
avergonzado por culpa de su madre y supone que la
enfermera le va a tener bronca por culpa de las
acusaciones de su madre.
A Pablo le pareció que la enfermera era simpática,
joven y linda, podríamos decir que empezó a sentirse
atraído por ella. Pablo siguió pensando que la
enfermera lo trataba de forma indiferente y como a un
chiquilín por culpa de su madre. El se portaba
tímidamente con la enfermera ya que cada vez que lo
miraba, le hablaba o le pedía algo, él se ponía
colorado o le daban ganas de llorar. Pablo deseaba
saber el nombre de la enfermera, que luego gracias a
la enfermera de la mañana se enteró que era Cora.
Pablo pensaba que su madre era exagerada ya que
no entendía que una operación de apéndice es una
tontería a su edad, y él estaba seguro que iba a salir
todo bien, aunque Cora lo notaba medio asustado. La
enfermera Cora se burló de Pablo tratándolo como a
un chiquilín y no le permitía llamarla por su nombre
sino que debía llamarla señorita Cora, y esto a Pablo
le dolía porque pensaba que todo era producto del
problema que habían tenido su mamá y la enfermera.
La operación de apéndice de Pablo duró mucho
tiempo y eso significó que hubo alguna complicación
y Marcial, el anestesista y novio de Cora, descubre
que hay algún problema con Pablo ya que le costó
salir de la anestesia. Luego de salir de la anestesia,
Pablo durmió la mayor parte del tiempo y empezó a
sentir que la enfermera Cora ya no le tenía rencor ya
que mientras él estaba en shock, cuidaba de que no
se saque el vendaje, le pasaba un hielo por la boca y
le ponía colonia en el cabello y la frente. Pero Pablo
sigue deseando que la enfermera le pida perdón y lo
deje llamarla solo Cora. Cora ve a Pablo como un
chiquilín y un tonto, y siente que no tiene buena
suerte ya que prefiere estar con un adulto antes de
estar con un chico como él considerando que Pablo
se iba a quedar más tiempo de lo previsto internado,
a pesar de que el se sentía mejor. Una noche cuando
Cora va a tomarle la temperatura, ve que Pablo tenía
fiebre muy alta y a raíz de esto lo operaron de nuevo.
Luego de la operación, el Dr. Suárez, médico cirujano
que operó a Pablo, le propuso a Cora ser relevada
por otra enfermera, pero ella no quiso porque quería
seguir cuidándolo. Pablo continuó desmejorado y
cada tanto seguía vomitando. En una de estas
ocasiones mientras Cora lo atiende le pide que la
llame Cora (el deseo de Pablo) y que sean amigos,
pero Pablo le responde “señorita Cora” de forma
ofendida. Al rato, Pablo no le contesta más y, por lo
que se da a entender en la historia, fallece.