Você está na página 1de 8

ITER CRIMINIS

INTRODUCCIÓN
En el estudio de la Teoría del Delito, uno de los temas más interesantes sin duda
alguna, lo constituye el llamado Iter Criminis. Siendo éste uno de los puntos álgidos en
la disertación de dicha Teoría. Ahora bien, en ese camino del Delito, en el lugar
intermedio entre su inicio y su consumación, se encuentra un paraje de reversa, que le
permite al sujeto que ha emprendido una acción con intención criminal, retrotraer
suplan y volcarse de nuevo a la legalidad
ITER CRIMINIS

1.- CONCEPTO
La expresión latina iter criminis significa “camino del delito”, vida del delito y
alude a las distintas etapas por las que atraviesa el delito desde que la idea de
delinquir germina en la mente del autor hasta que el delito alcanza su pleno
perfeccionamiento, es decir, hasta su consumación.
La expresión
Iter criminis
Significa camino o curso del delito, y alude a los diversos momentos por los que pasa la
conducta hasta la total consumación del delito .Las descripciones típicas que contiene
la ley penal se refieren, normalmente, a delitos consumados, es decir, delitos en los
que el sujeto activo ha realizado completamente toda la conducta y se ha producido el
resultado (si es que éste forma parte de la descripción). Sin embargo, es posible que el
delito no llegue a su etapa de perfeccionamiento, que se quede en el camino
2: FASESE DE INTER CRIMINIS

Existen tres tipos de fases de iter criminis, las cuales son:

2.1 Fase interna:


Se desarrolla en la psique del sujeto, y está compuesta por todos aquellos
procesos intelectuales que preceden la exteriorización de la voluntad
criminal: ideación, deliberación y resolución. En la medida en que
estos procesos no se manifiestan externamente son absolutamente
impunes. No podrían ser objeto de sanción porque todavía no hay
conducta, requisito indispensable para establecer una pena

- ideación: Es el momento en que surge en el espíritu y mente del sujeto


la idea o propósito de delinquir. Es el instante en que surge en el
delincuente la idea de cometer delito, momento en que en su mente
surge la intención de realizarlo. Idea que puede ser rechazada o no. La
idea de delinquir es lo que los escolásticos llamaron (tentación) y es la que
primero aflora en el camino del delito.
Ejemplo: Pedro quiere matar a Julio.

-deliberación:es el proceso siguiente a la ideación. Consiste en la


mediatización sobre la idea criminosa, donde se examinan los “pro “
y “contrae” ;periodo de lucha interna donde hay contraposición
entre aquellas ideas criminosas y las deber o del temor al castigo .
Es el momento de estudio y apreciación de los motivos para realizar
el delito .Es la elaboración y desarrollo del plan, apreciando los
detalles y forma en que se va a realizar.
Son aquellos actos mediante los cuales el agente piensa en
perpetrar un delito determinado, concibe la idea de perpetrarlo,
tiene la intención de perpetrar un delito determinado.
Los actos deliberativos son impunes. Ya hemos dicho que las
intenciones, los deseos y los pensamientos criminales, mientras
permanezcan en el fuero interno del sujeto activo, mientras no se
exterioricen no constituyen delitos; y, en consecuencia, no dan lugar
a ninguna clase de responsabilidad penal.
Al examinar los caracteres del Derecho Penal, indicamos que éste
es un regulador externo de la conducta humana, o un regulador de
la conducta humana exterior; por ello mientras las intenciones,
deseos y pensamientos crimina-les, por vehementes que sean, no
se exterioricen, no constituyen delitos; y, en consecuencia no dan
lugar a responsabilidad penal alguna ("Nadie puede ser castigado
por sus pensamientos").
-resolución: llamada también etapa de la intención o voluntad, de
delinquir, es el momento Cumbre, en que, como producto de la
deliberación el agente decide, llevar adelante su propósito criminal; etapa
con la que queda agotado el proceso interno del iter criminis.
Bramont Arias, nos dice que, “los hechos constitutivos de la fase interna,
escapan al Derecho Penal, porque, siendo el Derecho relación entre
personas, los pensamientos íntimos no son, objeto de su consideración;
porque castigarlos significaría invadir el campo de la conciencia; porque,
aun cuando se les suponga conocidos, no causan daños ni violan precepto
penal alguno".
“ROMAGNOSI, en los momentos en que el Derecho Penal se afinca, recoge
las frases de BURLAMAQUI: “Los actos puramente internos, los simples
pensamientos, que no se manifiesten con ningún acto exterior nocivo a la
sociedad, por ejemplo la idea agradable que alguno se forma de una acción
malvada, el deseo de cometerla, el designio que alguno concibe sin llevarlo
a la práctica, etcétera, todo esto no está sometido a penas humanas,
aunque después ocurra por casualidad que los hombres tengan
conocimiento de ello”.
Más tarde PELLEGRINO ROSSI sostuvo retóricamente: “El pensamiento es
libre y resiste a la acción material del hombre; puede ser criminal y no
podría ser aprisionado. Sólo que la amenaza del castigo haría más rara su
manifestación, disminuir el número de imprudentes por aumentar para
acrecentar el de los malhechores. Esto es cubrir las chispas, para tener el
placer de asistir al incendio”.
“Para nosotros el ITER CRIMINIS se inicia como un proceso psíquico que acá
tarde se ha de transformar en acción, pero queda perfectamente
esclarecido, que la ilicitud sólo se refiere a los hechos, ya que la violación
subjetiva de la norma penal es insuficiente para fundar una pena. Este
principio de “exterioridad” reviste visas constitucionales en el caso
peruano, cuando el numeral 59 de nuestra Carta fundamental prescribe
que nadie podrá ser perseguido por razón de sus ideas, lo cual representa
una conquista fundamental de la cultura contemporánea, A pesar de los
antecedentes expuestos, hay autores que sustentan parecer opuesto
alrededor del problema de la punibilidad de las ideas”.
La Resolución o determinación. Es el momento de decisión para realizar el
delito sobre la base de uno de los motivos de la fase anterior. El sujeto
decide poner en práctica el plan. Se resuelve en el fuero interno, el
ejecutar la infracción penal.
Impunibilidad de los actos de la fase interna.-
Los actos descritos permanecen en el fuero interno del individuo. Por lo tanto, los
actos de la fase interna, no son punibles. Por las siguientes razones:

 Por respeto al Principio ― (cogitationen poenam Nemo patitur), pues debe


tenerse presente que el delito es, antes que nada, acción.
 Si está en el fuero interno aún no hay acción, y para que haya acción, no bastan
los actos internos (elemento psíquico de la acción), sino que se requiere también
la exteriorización (elemento físico de la acción).
 Porque lo anterior está apoyado por la Constitución que establece: las acciones
que no ofendan y no estén prohibidas no son sancionables.

2.2 FASE INTERMEDIA:


Actos intermedios que no causan daño objetivo y que se expresan en la
determinación de cometer un delito o resolución manifestada. La
resolución manifestada se expresa en forma de: conspiración, instigación,
amenazas, delito putativo
“Queda dicho que entre la fase interna STRICTO SENSU del ITER CRIMINIS,
y la fase externa o proceso propiamente ejecutivo del delito, existe una
fase intermedia, la resolución manifestada, que es castigada solamente en
ciertos casos previstos por la ley.
De modo general, producida en la fase interna la resolución criminal, ella
puede manifestarse hacia el mundo exterior de dos maneras: o a través de
un actuar del sujeto dirigido hacia la producción del hecho criminoso, o,
tal resolución se proyecta fuera de la monte humana por acto de mera
comunicación voluntaria a terceros. El segundo supuesto ni lógica ni
jurídicamente puede entenderse como una acción que da inicio al hecho
delictuoso, y ni siquiera como acto preparatorio del hecho criminal,
tratándose solamente de una resolución delictual manifestada que castiga
la ley en determinados casos.
BRAMONT ARIAS nos dice que el límite para la punibilidad de las ideas “es
la resolución manifestada do cometer un delito, en la cual la ley castiga,
no propiamente la idea resolutiva, sino su expresión, lo que ya constituye
un acto externo aunque no materializado; en otros términos, la idea
criminosa aflora al exterior, surge ya en el mundo de la relación, pero
simplemente como idea o como pensamiento exteriorizado, antes
existente sólo en la mente del sujeto. La manifestación no es incriminarle;
y por excepción, existen figuras de delitos cuyo tipo se agota con la
manifestación ideológica.

LA CONSPIRACION es
el ponerse de acuerdo tres o más personas para cometer los delitos de
sedición (CP, 123) o rebelión. (CP, 123, 126) La conspiración (CP, 126) es
punible como delito especial , y únicamente la resolución manifestada del
director y promotor. Consiste en el acuerdo o concierto de dos o más
personas para la ejecución del delito (art. 8º CP). Implica algo más que el
mero conversar sobre la posibilidad de un delito o desear cometerlo,
requiere una decisión sería de cometer un delito determinado y un
acuerdo sobre el modo de ejecutarlo. También es sancionada en los
delitos contra la seguridad del Estado .Además, nuestra ley ha elevado a la
categoría de delito autónomo una forma más completa de concierto para
delinquir: las asociaciones ilícitas (arts. 292 y ss. CP. Art. 16 Ley Nº 20.000
sobre tráfico ilícito de estupefacientes). En estos casos se requiere,
además, que exista una organización con cierta estructura jerárquica y con
carácter permanente. Tanto en el caso de la proposición como de la
conspiración, el desistimiento exime de pena, siempre que el o los
delincuentes se denuncien y den a conocer el plan a la autoridad, antes de
que se haya iniciado procedimiento judicial en su contra.
INSTIGACION
Es el acto de determinar a otra persona a cometer un hecho punible, del cual
será considerado autor plenamente responsable. Que significa determinar,
persuadir o mover a una persona para que cometa un delito,
Es instigador quien intencionalmente determina a otro a cometer un delito. La
proposición es simplemente invitar, la provocación es proponer pero sin
convencer

DELITO PUTATIVO

El delito putativo.
Delito putativo o delito Imaginario. Acto en el cual el autor cree, por
error, que está cometiendo un hecho punible y delictivo, pero en
realidad no lo es.
“Situación que constituye un límite entre los hechos externos y los
internos que dan la formación del delito. En esta figura si bien es cierto,
existen actos extremos que requieren el mismo proceso de la formación
de un delito, estar fuera del derecho penal, por no estar tipificado en la
Ley; lo que realmente existe es una confusión en el agente, al creer que
efectuando una conducta determinada estar cometiendo un delito;
cuando en realidad lo que existe es una situación carente de tipo y por
ende hay error en el agente y aquí cabe el principio de nuestro Código
Penal, prescrito en su artículo primero que dice:
“Nullun crimen nulla poena sine previa lege”
llamado también el principio de legalidad; pero no faltan autores que
confundan esta situación jurídica, con el delito imposible; porque la
conducta del individuo a pesar de que éste tenga el pleno convencimiento
de que está actuando dolosamente, no puede ser sancionado por un
delito no tipificado.
Por su parte Frías Caballero nos dice:
“El delito imposible no puede nunca ser confundido con el delito putativo,
pues el verdadero delito putativo, es el llamado error al revés, sea cuando
el agente está plenamente convencido de haber delinquido y su conducta
no está prevista en el cuerpo legal como delito”.
En apoyo de esta tesis se puede enunciar el principio harto conocido y
vigente en la doctrina Penal, que en Derecho Represivo, todo lo que no
está prohibido, es permitido.
Se discute también si esa actitud dolosa del agente, no prevista por la Ley,
debería ser sancionada; principio fundamentado en la intención de la
doctrina subjetivista y que también analizaremos más adelante.
Muchas legislaciones fundamentadas en esta doctrina, castigan el agente,
debido a su intención, y no al resultado, por lo que se discute, como
repito, si se podría sancionar -por medio de la analogía, sea ampliando el
hecho realizado -no punible al tipo similar previsto en la Ley Penal para no
dejar impune a individuos que se proponían cometer un delito que no era
delito.
También esta posibilidad de aplicación analógica, está descartada de
nuestra Ley, y es un principio legal que se consagra en el artículo dos de
nuestro cuerpo punitivo, que prohíbe la aplicación analógica.
La tesis de la prohibición analógica de nuestro cuerpo Legal está también
apoyada en el mismo principio expuesto por Francesco Carrara, cuando
dice: “Sí el hombre está sometido a la ley penal, en cuanto es ente que
puede dirigir. Esta subordinación suya, tiene causa en su inteligencia y en
su voluntad, pero a nadie puede atribuírsele voluntad de violar una ley
que no existe, o que no conoce, por tanto no puede ser delito una acción
sí no ha sido expedida y promulgada la ley que la prohíbe”.
Todos los momentos o fases aquí enumeradas están fuera de la acción del
Derecho Penal. Claro está, con las excepciones y situaciones apuntadas,
según los diferentes puntos doctrinarios y con base en la Ley. Pero es
evidente que la formación del delito no termina en la enumeración hecha
hasta el momento sino que arribamos a la segunda etapa, constituida por
tres fases: los actos preparatorios, los actos de ejecución y los actos de
consumación, o llamada por otro nombre, la fase material, en donde el
delito o la situación jurídica delictiva, es importante por adquirir plena
autonomía y donde más se nota la intervención del Derecho Penal,
llamadas por Carrara y Antolisei, la fuerza física del delito”

Apología del delito


Apoyo público a la comisión de un delito o a una persona condenada