Você está na página 1de 3

Leasing Financiero

Muchas veces, las empresas necesitan adquirir un bien, pero no disponen del
dinero necesario para comprar dicho bien o bien desean minimizar los riesgos de
la compra directa de dicho bien.

El Leasing, también llamado Arrendamiento Financiero, consiste en un contrato


mediante el cual una parte cede el derecho de utilizar un bien durante un período
de tiempo, y la otra parte se compromete a pagar un monto de dinero
periódicamente. Al finalizar ese período de tiempo, la segunda parte tendrá la
opción de adquirir el bien en cuestión abonando un precio residual pre acordado, o
bien devolver el bien a la primer parte.

Características del Leasing


 El arrendatario paga un monto periódico.

 El arrendador cede los derechos de uso de un bien.

 Incluye la opción de compra al finalizar el contrato.

 El arrendador generalmente no cede la propiedad del bien al momento de


celebrarse el contrato, sino sólo cuando se ejecuta la opción de compra.

 Pueden ser bienes muebles o inmuebles. Ejemplos de bienes muebles:


maquinaria, vehículos. Ejemplos de bienes inmuebles: galpones,
estacionamientos, depósitos.

 El mantenimiento del bien y la contratación del seguro están a cargo del


arrendatario.

 La duración del contrato suele ser de dos años en el caso de bienes


muebles.

 Al finalizar el período, además de optar por devolver el bien o hacer efectiva


la opción de compra, el arrendatario puede optar por prorrogar el contrato.

Negociación de venta en consignación


Si nos imaginamos el otro lado, es decir, en el papel del proveedor, también es
fácil ver las ventajas. A pesar de depender de la cualificación de quien va a
vender para lucrar con el acuerdo, tu producto tendrá una mayor exposición en
el mercado.
Existe también la venta en consignación B2C (business to consumer, o negocio
para consumidor), en la que el cliente final compra el producto y devuelve, sin
costos, lo que no consume al proveedor.

Sea cual sea el caso, generalmente el acuerdo se formaliza a través de


un contrato entre las dos partes. Una vez acordada la negociación, se
registran en el papel la cantidad de artículos, fecha de entrega, devolución,
comisión y otros detalles sobre la venta y el pago.

Los términos varían según el caso, de acuerdo con lo que sea mejor para
ambas partes. Generalmente, el proveedor determina un precio y el
comerciante o el vendedor fijan para sus clientes el precio que considera más
conveniente. Lo más común es que los productos sean cedidos por un mes,
aunque ese plazo puede variar. Todo va a depender de la negociación.

Anticipos de clientes

El anticipo de clientes es la cantidad que la empresa cobra por adelantado y


que es parte del precio de la operación de venta.

Por ejemplo: me dedico a la venta de trajes hechos a medida y cuando un


cliente me hace un encargo tiene que entregar una cantidad a cuenta para que
empiece su confección.

Esta cantidad inicial que recibo es un “anticipo de clientes” y cuando el cliente


me pague el traje se descontará esta cantidad entregada a cuenta.

Anticipos a proveedores

El anticipo a proveedores es la cantidad que la empresa paga por adelantado y


que es parte del precio de la operación de compra.

Por ejemplo: continuando en el usado anteriormente, para confeccionar el traje


vendido la empresa tiene que comprar unos tejidos con unas características tan
específicas que sólo se fabrican por encargo.

Por ese motivo, el proveedor le solicita la entrega de una cantidad por


adelantado.
Esta entrega a cuenta es, para la empresa, un “anticipo a proveedores” y será
descontado del precio final del tejido.