Você está na página 1de 8

Universidad Abierta Para Adultos

UAPA

Asignatura:
Mercadotecnia II

Tema:
Tarea: 4

Facilitadora/o:
Jorge Mena, M.A.

Participante:
Guillermo Alba

Matricula:
12-3764

Santiago, República Dominicana

Noviembre 2018
Introducción

El precio es el que más historia tiene en el mercado y en la economía de un país.


Este incluye directamente en la oferta y la demanda de los bienes y servicios. El
precio de los productos afecta los salarios, la renta, el interés, las ganancias, etc.
Este componente puede ser determinante en el éxito o fracaso de un producto,
afectando directamente a la empresa en el mercado, así como las utilidades de
la compañía.

Las estrategias sobre el precio brindan varios beneficios en una organización.


Se puede establecer que el precio es una parte sumamente importante en el
marketing mix ya que el capacitado en marketing determinará una estructura de
precios adecuados para toda una variedad de productos que lanza la empresa,
siendo estos precios previamente estudiados y analizados por diferentes
factores.
1-Presentación de un documento de Word a manera de portafolio que
incluya:

a) Importancia del precio en la mezcla de mercadotecnia.

A lo largo de la historia, los precios se han fijado a través de un proceso de


negociación entre los compradores y vendedores, de hecho en algunos lugares
más pobres o de menores ingresos, el regateo sigue siendo una distracción. El
precio es una expresión de valor que tiene un producto o servicio, manifestado
en general en términos monetarios, que el comprador debe pagar al vendedor
para lograr el conjunto de beneficios que resultan de tener o usar el producto o
servicio, es uno de los elementos más importantes que condiciona la cuota de
mercado de la empresa y su rentabilidad.

El precio es el único elemento de la mezcla de mercadotecnia que provee


ingreso porque el resto de las variables solo crean gastos , sin embargo la
fijación de precios y la competencia fue clasificada como los problemas más
significativos con los que se tropiezan los ejecutivos del marketing unos de los
errores más usuales que pueden tener son que nos los examinan diariamente
para saber los cambios que hay dentro del mercado, que no varía lo bastante
para los distintos productos y segmentos del mercado o que no consideran que
es un elemento clave en la estrategia del posicionamiento del mercado, las
decisiones sobre el precio contienen el diseño y la puesta en prácticas de
políticas de costos, márgenes y descuentos asimismo como para establecer los
precios tanto para un producto como para una línea de productos.

b) Elegir un método para fijar precio y ejemplificar con un producto.

El precio objetivo es el precio que estima un analista profesional, es decir, lo que


en su opinión debería valer la acción de una empresa, la forma de interpretar
este dato es la siguiente: si está muy por encima del precio real significará que
tendremos una recomendación de compra y que la acción es barata y en el caso
contrario, de que el precio objetivo se encuentre muy por debajo del precio real,
sería una recomendación de venta, por lo tanto la acción sería cara.
Los medios de comunicación que informan sobre Bolsa dan mucha publicidad a
los precios objetivo, pero hay que tener cuidado ya que no son algo
absolutamente fiables.

Lo que un inversor puede considerar en estos análisis profundos es que son una
buena representación de la situación actual de una empresa y sus perspectivas
en el futuro, así como factores que pueden afectar a la empresa en un intervalo
de tiempo. Aun así, los analistas no son gurús, ni predicen el futuro, ellos al fin y
al cabo solo dan su opinión, por lo tanto no se puede esperar que vayan a acertar
siempre. Su análisis resulta más una orientación de la empresa.

Precio Objetivo de una acción

Vamos a ver cómo funciona el precio objetivo de una acción de forma más
práctica:

Normalmente el precio objetivo de una acción suele ser mayor que el de la


cotización de la empresa actualmente. El precio objetivo se podría interpretar
como el “precio justiciero” de esa acción. Imaginaros que una empresa, por
ejemplo Coca-Cola, cotiza a 20 pesos y los analistas previere que su precio
objetivo es 25 pesos. La forma de interpretación es que esta acción debería
cotizar a 25 Pesos y si cotiza por debajo de este precio, es un precio barato.

También es frecuente que los analistas vayan moviendo el precio objetivo


dependiendo de la evolución de la cotización en Bolsa, los precios objetivos
suben más cuando la Bolsa sube y bajan más cuando la Bolsa baja. Esto es una
forma de cubrirse la espalda y mantener el precio objetivo no muy lejano del
precio de cotización en el que se encuentre la empresa en ese momento.

El precio objetivo es un dato a tener en cuenta, pero no hay que darle toda la
importancia, yo recomiendo que el inversor observe el análisis de la empresa,
con su situación actual y perspectiva de futuro y así poder tomar una decisión
basándonos en nuestra propia opinión.
c) El Análisis crítico del Caso: Quién obtiene precios ventajosos en
Internet? (Pág. 357 del texto básico, Stanton, William (2007). Fundamentos
de Marketing. México. Editora Mc Graw Hill.)

Es un principio general que todo ser humano tiende a adquirir los bienes y
servicios que demanda donde le sean más baratos. Y es lógico, porque la acción
humana tiende a buscar mejorías en las condiciones de vida constantemente o
por lo menos trata de eliminar las inconformidades. En este sentido, muchos
residentes en la República Dominicana han encontrado un escape legítimo al
alto costo de la vida al adquirir, cada vez más, bienes y servicios por internet.
Parecería que las razones principales de comprar por internet son, en primer
orden, menores precios de bienes y servicios; de seguro, la diversidad de
productos juega un papel importante, aún sea secundario.

En la República Dominicana, las compras por internet por debajo de US$200


están exentas de impuestos, según el acuerdo comercial DR-CAFTA (por sus
siglas en inglés). Sin embargo, diferentes asociaciones empresariales y
empresarios particulares han sugerido que se imponga impuestos a esas
transacciones por internet. Argumentan que esto representa una forma de
reactivar las actividades económicas, creando más empleo en la economía
dominicana. Sin embargo, en economía existen efectos secundarios de las
políticas públicas que no se observan fácilmente; en la mayoría de los casos los
efectos no son los deseados y se hacen evidente sólo a través del tiempo.

Al margen de los argumentos legales de un tratado internacional, en este artículo


analizamos los efectos económicos de imponer impuestos a las compras por
internet por debajo de US$200. Además, analizamos los factores que implican
mayores precios de bienes y servicios en la economía dominicana. Finalmente,
hacemos recomendaciones de políticas públicas, en sintonía con el mandato
estatutario de CREES como centro de pensamiento e investigación económica.

Los análisis económicos deben tomar en cuenta efectos secundarios de políticas


públicas en lo inmediato y en el futuro más lejano; algunos que son más obvios
que otros. Qué sucedería si se establecen impuestos a las compras por internet?
En primera instancia, las personas y empresas que compran por internet tendrían
que pagar mayores precios por los bienes y servicios que demandan. Los
ahorros que obtienen en la actualidad por realizar sus compras por internet
desaparecerían.

Los argumentos que se utilizan para imponer impuestos a las compras por
internet por debajo de los US$200 no contemplan el impacto en la calidad de
vida de los residentes en la República Dominicana que utilizan ese medio para
adquirir bienes y servicios. Al tener que destinar más recursos por mayores
precios creados por nuevos impuestos, los ingresos reales de las personas que
compran por internet disminuyen. Los gravámenes que tendrían que pagarse si
se imponen impuestos a las compras por internet son: aranceles que aplican a
los productos importados más ITBIS. Es muy fácil determinar el perdedor si se
impone el tributo, que son los consumidores que compran por internet. Pero este
podría representar sólo el efecto más visible e inmediato.

Al comprar por internet, se obtienen importantes ahorros por el diferencial de


precios entre la economía dominicana y otras donde se compran por internet,
principalmente EEUU. Parte de los ahorros que logran los consumidores al
comprar por internet tienden a demandar bienes y servicios en el mercado local.
Otra parte estaría aportando al ahorro privado, que se traduce en fondos
prestables para proyectos de inversión, entre otros.

Si se instauran los impuestos a las compras por internet, uno de los efectos más
importantes es que los ahorros que citamos ya no se destinarían a demandar
bienes y servicios en la economía dominicana ni al ahorro que se traduce a
inversión. Así, se demandarían menos bienes y servicios internamente y habría
menos recursos disponibles para la inversión. Esto tendría un impacto negativo
sobre la actividad económica, el empleo y la generación de riquezas. Estos
efectos secundarios no son tan obvios y más bien son efectos que sólo se hacen
evidentes en el tiempo.

Aun cobrando impuestos a transacciones por internet debajo de US$200, es muy


probable que se mantenga un diferencial de precios con el comercio local debido
a que los costos de operar de un courier son menores que los costos de una
tienda o cadena comercial en plazas moderna o mall, más toda la estructura de
inventario y la distribución interna. En consecuencia, se mantendría el incentivo
de comprar por internet, principalmente considerando la diversidad de productos
a que se tiene acceso. De esta forma, la imposición de tributos a la compra por
internet no provocaría el cambio de patrón de consumo del internet al comercio
local.

En caso de gravar las compras por internet por debajo de doscientos dólares, los
recursos que antes ahorraban los consumidores se estarían destinando a la
adquisición de una canasta con menores bienes y servicios. El comercio local
no tiene garantía alguna que los consumidores dejarían de comprar por internet,
aun gravando esas transacciones. De ser así, tanto los consumidores como el
comercio local se estarían perjudicando. Además, habría menos fondos
disponibles para la inversión que genera mayor producción, empleos y riquezas.
Quiere decir que no se estaría aprovechando al máximo recursos escasos que
tendrían usos alternativos más productivos que comprar productos a mayores
precios; por consiguiente, se asumiría un alto costo de oportunidad en la
economía dominicana en su conjunto. Esto se traduce en mantener altos niveles
de pobreza, estimada en 40% por el Banco Mundial.
Conclusión
Las empresas tienden a comercializar amplias gamas de productos, por ello, es
normal encontrar que un mismo producto tenga diferente precio en función del
público objetivo al que se dirige, del lugar donde se compra o de diferentes
situaciones que hacen variar el precio.

La empresa ha de establecer una estructura de precios para toda una variedad


de productos. Una estructura que ha de ser flexible para que puedan ser
modificados los precios en el caso de que cambien los objetivos o la situación
competitiva de la empresa.