Você está na página 1de 7

La Terapia Ocupacional parte de dos premisas fundamentales:

 La ocupación es parte de la condición humana, los seres humanos poseen una naturaleza
ocupacional.
 La ocupación es necesaria para la sociedad y la cultura, es un elemento crucial de
integridad y salud humana.

La ocupación es la actividad principal del ser humano a través de la cual la persona controla y
equilibra su vida. La ocupación se define, valora, organiza y adquiere significado individualmente
dependiendo de las aspiraciones, de las necesidades y entornos de dicha persona.

En resumen la ocupación:

 Da respuesta a las necesidades de supervivencia y de automantenimiento.


 Proporciona un sentimiento de utilidad, de aportar al crecimiento y evolución general de
la comunidad.
 Permite satisfacer la necesidad de explorar, descubrir, experimentar placer y desconexión.
 Aporta un sentido de vida, una identidad por la que luchar y trabajar.
 Una identidad psicológica y una identidad espiritual.
 Proporciona un papel, un sentimiento de pertenencia a un grupo o cultura. Una identidad
social (roles).

En Terapia Ocupacional se conocen generalmente tres áreas de ocupación:

1. Área ocupacional de automantenimiento:

- Actividades de la vida diaria básicas (A.V.D.b): actividades de autocuidado (vestirse,


alimentarse, asearse,...)
- Actividades de la vida diaria instrumentales (A.V.D.i): son actividades más complejas que
las anteriores e indicarían la capacidad del individuo para vivir de forma autosuficiente en
su entorno habitual (control de la medicación, de los asuntos económicos, de las
cuestiones administrativas, de la dieta, de la tecnología existente a nuestro alrededor,...)
- Actividades de la vida diaria avanzadas (A.V.D. a): no son indispensables para el
mantenimiento de la independencia y están en relación con el estilo de vida del sujeto.
Son actividades que permiten al individuo desarrollar sus papeles: ocio, participación en
grupos, contactos sociales, viajes, deportes,...

Estas A.V.D.: actividades básicas (imprescindibles para sobrevivir), actividades instrumentales


(necesarias para vivir de manera independiente), actividades avanzadas (necesarias para una vida
socialmente satisfactoria) poseen una estructura jerárquica. Su complejidad va aumentando
conforme aumentamos de nivel y, en la mayoría de los casos, poder realizar las de un nivel,
supone poder realizar las de los niveles inferiores.
2. Área ocupacional productiva: Actividades remuneradas o no, que proporcionan un
servicio a la comunidad. Estas actividades están relacionadas con el cuidado del hogar
(trabajos domésticos, jardinería, mantenimiento de la propiedad y del coche,...), con el
cuidado de la familia (preparación de la comida, cuidado de los miembros de la familia,
compras, atención a los animales de compañía,...) y con el trabajo (remunerado, no
remunerado, estudios,...). De acuerdo con esta definición esta actividad productiva no
está limitada a los adultos y se extiende a los niños y a los ancianos. Estas actividades
proporcionan sentimiento de utilidad, de confianza personal e identidad social.

3. Área ocupacional de ocio: Conjunto de ocupaciones (actividades, tareas o roles) a las que
el individuo puede dedicarse de manera libre y voluntaria cuando se ha librado de sus
obligaciones profesionales o sociales, sea para descansar o para divertirse, sea para
desarrollar su información o su formación desinteresada, su voluntaria participación social
o su libre capacidad creadora.

En la actualidad se cree que para mantener la salud, las ocupaciones de los individuos deben
mantener un equilibrio entre la habilidad de cuidar de ellos mismos (actividades de
automantenimiento), su contribución al entorno social y económico (actividades productivas) y la
satisfacción y disfrute de la vida (actividades de ocio).

Cada ocupación pone en juego una serie de habilidades o destrezas humanas fundamentales que,
en una diversidad de grados y en diferentes combinaciones, se requieren para una participación
satisfactoria en las distintas áreas de desempeño, llamados componentes del desempeño
funcional.

COMPONENTES DEL DESEMPEÑO FUNCIONAL

MOTOR INTEGRACIÓN COGNITIVO PSICOLÓGICO - SOCIAL -


SENSORIAL
Fuerza Esquema Comprensión, Estados Interacción
muscular - corporal - - emocionales - en diada y
Tono Postura - Comunicación Comportamientos grupal
muscular - Integración verbal y para afrontar
Utilización corporal - escrita - problemas -
funcional - Relaciones Solución de Autoidentidad -
Destrezas visuoespaciales problemas - Autoconcepto
motoras finas - Integración Manejo del
y gruesas sensoriomotora tiempo -
- Reflejos - Conceptuación
Sensibilidad - Integración
del
aprendizaje
* ¿QUÉ ES LA TERAPIA OCUPACIONAL?

La Terapia Ocupacional es la utilización terapéutica de las actividades de la vida diaria, productivas


y de ocio en personas que se encuentran limitadas (por un trauma físico, psíquico ó enfermedad,
disfunción psicosocial, incapacidades del desarrollo o del aprendizaje, pobreza y diferencias
culturales o por el proceso de envejecimiento), con los fines de maximizar la independencia,
prevenir la discapacidad, mejorar el desarrollo y mantener la salud. Se incluye la adaptación de
tareas y/o la intervención sobre el ambiente para lograr la máxima independencia y mejorar la
calidad de vida. (Basada en la definición de la ASOCIACIÓN AMERICANA DE TERAPIA
OCUPACIONAL, 1986)

El principal objetivo de la Terapia Ocupacional es capacitar a la persona para alcanzar un equilibrio


en las ocupaciones, con el fin de que su vida sea satisfactoria y significativa.

Los objetivos para estas personas, que presentan cualquier disfunción ocupacional o riesgo de la
misma, serán:

1. Favorecer la motivación y los intereses de las personas después de la pérdida ocupacional.


2. Favorecer la búsqueda de su identidad psicológica, perdida o fragmentada por distintos
acontecimientos o procesos (enfermedad, pobreza, maltratos, marginación...).
3. Ayudar a la persona a elaborar una rutina ocupacional adaptada y significativa que apoye
su participación en roles activos y relevantes.
4. Minimizar o eliminar las conductas que interfieran en el desempeño ocupacional.
5. Adquirir, mejorar y potenciar las capacidades y destrezas necesarias para un desempeño
ocupacional lo más satisfactorio y funcional posible.
6. Favorecer el desarrollo de habilidades sociales y habilidades emocionales
(autoconocimiento, autocontrol, automotivación, empatía) que permitan a la persona
asumir un rol activo en la relación con los demás.
7. Habilitar en el uso de las ayudas técnicas necesarias.
8. Favorecer el acceso al mundo laboral y su mantenimiento.
9. Cubrir las necesidades de disfrute, placer, de exploración, y de participación social,
favoreciendo el acceso a los entornos de ocio.

La intervención en el entorno de estas personas se centrará en:

1. Modificar y adaptar entornos, accesibles y saludables.


2. Eliminar y/o minimizar barreras físicas, psicológicas y sociales.
3. Escuchar, informar y asesorar a la familia del estado general del familiar, de pautas de
manejo ante determinadas circunstancias y de las ayudas técnicas y de las adaptaciones
necesarias, haciéndoles partícipes del proceso de tratamiento.
La Terapia Ocupacional contempla la ocupación como un fin en sí, y como un medio de
tratamiento, a través del cual se pretende asistir al individuo en sus necesidades funcionales. Pero
este instrumento requiere un análisis y un método de actuación adecuados, para que la capacidad
de respuesta al problema del individuo se ajuste al máximo a sus necesidades.

Evaluación Comportamiento ocupacional Interacción con su entorno

Plan de intervención Método de actuación

Relación terapéutica

Así pues, el terapeuta ocupacional realizará una evaluación multifactorial de la persona


(motivaciones, roles, hábitos y capacidades) y su entorno (ambiente humano: individuos y grupos
comprendiendo los aspectos sociales y culturales; y ambiente no humano: condiciones físicas,
objetos e ideas de una persona) Una vez realizada la evaluación, la actuación del terapeuta
ocupacional se centrará en el comportamiento ocupacional de la persona, entendiendo éste como
resultado de la interacción de dicha persona con su entorno.

A partir de la información recogida se elaborará un plan de intervención individualizado con la


persona, valorando los posibles efectos de esta intervención tanto en la identidad ocupacional del
individuo como en su entorno, estableciendo unos objetivos y seleccionando unas actividades en
función de las necesidades y características de éste.

El sentido de la actividad es que ésta tenga un propósito y sea significativa para la persona,
coherente con sus intereses, valores, roles, destrezas y con su entorno, capaz de incrementar la
función y satisfacción del individuo. Si no es así, la actividad a menudo pierde su sentido.

Igualmente el ambiente debe ser seguro, de apoyo y facilitador, es decir, validante, que facilite la
exploración y el ensayo de las diferentes habilidades funcionales, de tal manera que permita el
desarrollo de comportamientos ocupacionales competentes y satisfactorios para la persona.

Además de la actividad y el método de actuación, la Terapia Ocupacional considera como un


elemento fundamental la relación terapéutica a través de la cual el individuo puede entender,
asumir y colaborar en la ayuda que se le presta. La persona ha de participar activamente, dentro
de sus posibilidades, en el planteamiento de los objetivos de la intervención y en la posterior
consecución de éstos.

Para que se establezca una buena relación terapéutica, el profesional de la terapia ocupacional no
sólo debe tener una actitud basada en la empatía, respeto, objetividad, información, seguridad y
confidencialidad, sino que además debe detectar y manejar los mecanismos de defensa del
paciente frente a su enfermedad, involucrándolo en la actividad y proporcionándole un apoyo
incondicional, de modo que se cumplan los objetivos terapéuticos establecidos.

La ocupación por sí sola no es suficiente para dar respuesta terapéutica a los problemas de los
individuos.

¿Cuando es necesaria la Terapia Ocupacional?


La Terapia Ocupacional es el vínculo entre discapacidad y una vida cotidiana activa.
Frente a lesiones o enfermedades, la terapia ocupacional hace posible poder volver al trabajo o a la escuela o a
un quehacer diario parecido al que se tenía antes. La Terapia Ocupacional puede también ser preventiva.
Cuando niños nacen con disfunciones la Terapia Ocupacional hace posible desarrollar habilidades tanto
motoras como cognitivas.
La Terapia Ocupacional puede también atenuar aquellas dificultades que a veces acompañan el
envejecimiento. Costumbres previas e intereses son consideradas y el individuo es desafiado a entrenar
habilidades previas vividas como significativas. Incluso puede ser necesario desarrollar nuevas formas de
llevar a cabo el diario vivir.
Mientras más temprano se incorpore la Terapia Ocupacional en un proceso de rehabilitación, más rápido
podrá la persona retomar una vida activa.

Áreas de trabajo

Las principales son:

1) Incapacidades físicas y psíquicas (tabla 1):

2) Geriatría: se trata tanto al anciano sano como enfermo. En el anciano sano, con sus limitaciones y pérdidas
progresivas y acumulativas propias de la senectud, la terapia deberá ser preventiva (prevención de accidentes
y promoción de la ocupación), manteniendo un nivel de actividad y comunicación óptimos.

En el anciano discapacitado se ejercerá una terapia rehabilitadora integral para favorecer la reinserción en su
ámbito sociofamiliar con la mejor calidad de vida posible (accidente cerebrovascular [ACV], enfermedad de
Parkinson, depresión, demencias, etc.).

3) Pediatría: se busca potenciar la autonomía personal del niño en todos los ámbitos de su vida y apoyarle en
su desarrollo evolutivo (tabla 2).

4) TO domiciliaria: el terapeuta ocupacional utiliza actividades terapéuticas de cuidado personal, de cuidado


del hogar y recreativas para facilitar o aumentar al máximo el nivel de función del paciente. Se evalúan tanto
los aspectos psicosociales como los aspectos físicos del estado del paciente en función del contexto total del
tratamiento.

5) Educación: la TO capacita a los niños para participar más activamente en el proceso educativo.
La situación actual en este país de la TO queda reflejada en áreas dedicadas a esta actividad adscritas por lo
general a los servicios hospitalarios de rehabilitación y asociaciones de discapacitados; escasamente están
presentes en los de geriatría, psiquiatría, colegios, instituciones penitenciarias, etc.

Para derivar a aquellos pacientes que pudieran beneficiarse de la TO habría que indicar el diagnóstico y el
déficit que presentan, con los objetivos que se desean conseguir, contemplando de antemano las posibles
secuelas, con la finalidad de que el terapeuta pueda elaborar un programa de tratamiento eficaz e
individualizado para conseguir el máximo de independencia y adaptación al entorno familiar, social y laboral.

Sería útil que el equipo de Atención Primaria visitara en la medida de lo posible el domicilio del paciente
discapacitado, especialmente si es un anciano sano o enfermo y vive solo, para prevenirle de los posibles
accidentes (caídas, quemaduras, etc.) y valorar posibles cambios en la situación laboral y familiar y el grado de
dependencia que la nueva situación pueda crear, aportando recomendaciones, técnicas y sugiriendo ayudas a
los pacientes.

El paciente se debería revisar frecuentemente por el médico que realice la derivación. Éste evaluará si se han
conseguido los objetivos previstos y realizará los cambios necesarios. Advertirá al paciente de que la
automatización de ciertos movimientos sólo la conseguirá si es constante y realiza la terapia una vez aprendida
en su domicilio.

Para concluir decir que para la mayoría de los tratamientos sólo es necesaria la actividad/creatividad del
terapeuta, una dotación poco costosa. Sería beneficioso, factible y deseable la integración de los terapeutas
ocupacionales en los centros de salud; asimismo no habría tanta demanda en las consultas, ya que la mayoría
de los pacientes buscan ocupar su «tiempo libre» o encontrar quien los escuche un momento, para ello nada
mejor que ir al médico aunque sólo sea para que le tome la tensión o le recete algo para el dolor de cabeza, etc.,
mientras esperan el turno hablan y comparten con los demás. También el gasto de medicamentos disminuirá.

BREVE HISTORIA

El uso terapéutico de la actividad y del movimiento ha sido aprendido desde los inicios de las
civilizaciones.

En el 2600 a.C., los chinos pensaban que la enfermedad era generada por la inactividad orgánica y
utilizaban el entrenamiento físico, mediante ejercicios gimnásticos, para promover la salud e
incluso, según sus creencias, para asegurar la inmortalidad.
 alrededor del 2000 a.C., los egipcios alzaron templos donde los melancólicos acudían en
gran númeropara aliviar su enfermedad y en los cuales, el uso del juego y actividades
recreativas era la notacaracterística.
 En la Grecia clásica, allá por el 600 aC., Escupalio, funda el hospital de la ciudad de
Pérgamo, dondealiviaba el delirium con el empleo de canciones, música, literatura, y
farsas.
 Entre el 600 a.C. y el 200 d.C., Pitágoras, Tales de Mileto y Orfeo, utilizaron la música,
comoremedio para distintos males.
 Hipócrates recomendaba la lucha libre, la lectura y el trabajo para mantener el estado de
salud.
 Cornelio Celso, (14−37 d.C.), recomendaba la música, la conversación, la lectura, y
ejercicios hasta el punto de llegar a la fatiga, para mejorar las mentes trastornadas. Para
problemas de estómago, recomendó las lecturas en voz alta. Es curioso que recomendara
las ocupaciones que estuvieran ajustadas al temperamento de cada persona.
 Séneca (55 a.C.−39 d.C.), recomendaba el trabajo para cualquier tipo de agitación
mental. Galeno (129−199) defendía el tratamiento mediante la ocupación, señalando que
el empleo es la mejor medicina natural y es esencial para la felicidad humana
 Durante la Edad Media, apenas se desarrolla la idea de la ocupación, con fines
terapéuticos. Hasta el Renacimiento, no resurge. Entre 1250 y el 1700, el interés
científico, se dirigió al análisis del movimiento y autores como Leonardo, Descartes, y
Bacon, prestaban atención al ritmo, la postura, y el gasto de energía.
 Ramazzini resalta la importancia de la prevención, frente al tratamiento, y la importancia
de observar al paciente en su lugar de trabajo.
 Sanctorius (médico), señaló cómo los ejercicios ocupacionales y la recreación, podían
incrementar lavitalidad.
 Durante los siglos XVIII y XIX tuvo lugar, un rápido desarrollo de la psicología, la
anatomía, y lafisiología, lo que contribuyó a que fueran apareciendo los patrones de la
fisioterapia y de la terapiaocupacional.
 En 1780, Tissot clasificó el ejercicio ocupacional en activo, pasivo y mixto, recomendó
tocar elviolín, coser, martillear, tocar la campana...
 En 1789, Pinel introdujo el tratamiento por el trabajo en el Hospital Asilo de Bicetre, para
enfermosmentales prescribiendo ejercicios físicos y ocupaciones manuales en la creencia
de que la laborhumana ejecutada rigurosamente, era el mejor método de asegurar una
buena moral y disciplina

La Primera Guerra Mundial introdujo la fisioterapia, pero fue la Segunda Guerra Mundial cuando se
reconoció la TO oficialmente. Sin embargo el uso terapéutico de la actividad y del movimiento ha
sido aprendido desde los inicios de las civilizaciones.

La historia nos sugiere que la profesión de TO emerge, a finales del siglo XIX, como parte del
descubrimiento del valor de las ocupaciones como tratamiento.