Você está na página 1de 4

NOMBRE DE LA MATERIA: DERECHO PROCESAL PENAL

NOMBRE DE LA LICENCIATURA: DERECHO


NOMBRE DEL ALUMNO: GUADALUPE ARZATE DÁVILA
MATRÍCULA: 516221669
NOMBRE DE LA TAREA O ACTIVIDAD: RESUMEN: AUDIENCIA INICIAL
UNIDAD 3: EL TÉRMINO CONSTITUCIONAL DE 72 HORAS.
NOMBRE DEL PROFESOR: GERARDO EMMANUEL SEPÚLVEDA
ROJAS.
FECHA: 22 DE NOVIEMBRE DE 2018.
AUDIENCIA INICIAL

DETENCIÓN DEL INDICIADO

De acuerdo con el artículo 16 párrafo tercero constitucional, la aprehensión de una


persona solamente procederá cuando exista una orden judicial motivada por denuncia o
querella sobre un hecho contemplado como delito en la legislación vigente, mismo que
sea sancionado con pena privativa de libertad, obren datos que establezcan que el delito
efectivamente se cometió, y que exista la probabilidad de que la persona señalada lo
cometió o participó en su comisión.
La Constitución en su artículo 16, párrafo cuarto, señala que la autoridad que ejecute la
orden judicial de aprehensión debe poner a la persona detenida a disposición del juez sin
dilación y bajo su más estricta responsabilidad.
La probabilidad de que la persona señalada haya cometido el ilícito, o participado en su
comisión, debe sustentarse en la evidencia que se desprenda de la investigación
desarrollada por el Ministerio Público a partir de la denuncia o querella de los hechos, y
conforme al principio de razonabilidad, de tal modo que no recaiga en presunciones,
aunque la certeza definitiva sobre los hechos corresponda al momento de la sentencia.
Al momento de la aprehensión deberá haber suficientes elementos para poder vincular a
proceso a la persona señalada.
En lo que respecta a la detención en flagrancia, el artículo 16 constitucional reconoce dos
formas de detención, la primera consiste en que cualquier persona puede detener al
indiciado en el momento en que esté cometiendo un delito, y la otra es hacer la detención
inmediatamente después de haberlo cometido, poniéndolo sin demora a disposición de
la autoridad más cercana.
La detención en caso urgente es un acto de autoridad ordenado por el Ministerio Público,
al cual el artículo 16 constitucional alude de la siguiente manera:
“Sólo en casos urgentes, cuando se trate de delito grave así calificado por la ley y ante el
riesgo fundado de que el indiciado pueda sustraerse a la acción de la justicia, siempre y
cuando no se pueda ocurrir ante la autoridad judicial por razón de la hora, lugar o
circunstancia, el Ministerio Público podrá, bajo su responsabilidad, ordenar su detención,
fundado y expresando los indicios que motiven su proceder (…)”.
De esta manera la detención ministerial en caso urgente pretende solucionar los casos
en los que existe riesgo de evasión de la justicia y no es posible acudir ante la autoridad
judicial para solicitar una orden de búsqueda y captura.

PUESTA A DISPOSICIÓN ANTE EL MINISTERIO PÚBLICO

El imputado, detenido en flagrancia o caso urgente, será puesto a disposición del Juez
de Control, en área distinta a la que está destinada para el cumplimiento de la prisión
preventiva o de sanciones privativas de la libertad. También se le deberá informar al juez
sobre la fecha, hora y lugar de la detención y se le deberá entregar al imputado, copia de
dicha información.

FORMULACIÓN DE IMPUTACIÓN

El Ministerio Público deberá formular la imputación, misma que de acuerdo con el artículo
309 se entiende como la comunicación que el Ministerio Público efectúa al imputado, en
presencia del juez de control, de que desarrolla una investigación en su contra respecto
de uno o más hechos que la ley señala como delito. Dicha formulación deberá contener
el hecho que se le atribuye, la calificación jurídica preliminar, la fecha, lugar y modo de
su comisión, la forma de intervención que haya tenido en el mismo, así como el nombre
de su acusador, a menos que el Juez de control estime necesario que se reserve la
identidad por los supuestos autorizados por la Constitución.
Después de la formulación de la imputación, el Juez de Control concederá el uso de la
palabra al defensor para que pueda solicitar aclaraciones o precisiones al respecto.

DESARROLLO DE LA AUDIENCIA INICIAL

Posterior a la puesta a disposición del imputado, el Juez deberá verificar las reglas
generales de inicio de audiencia, así como también, que todas las partes estén presentes
en la audiencia. Acto seguido el Juez de Control solicitará las generales al imputado para
verificar que haya sido informado de sus derechos, pues si no es así, éste deberá darle
a conocer dichos derechos y cerciorarse de que el imputado los comprendió.
Luego entonces, el Ministerio Público, a solicitud del Juez de Control, deberá justificar las
razones de la detención del imputado, para que posteriormente, el Juez conceda el uso
de la palabra a su defensor y exponga sus argumentos respecto a la detención.
El Juez de Control deberá calificar la detención y examinar el cumplimiento del plazo
constitucional de retención así como los requisitos de procedibilidad. Si el Juez califica y
ratifica como legal la detención, deberá de dar el uso de la palabra al MP para que éste
solicite la formulación de la imputación y, por el contrario si el Juez no califica de legal la
detención, deberá decretar la libertad del imputado. Posterior al decreto de libertad del
imputado, el MP podrá solicitar al Juez de Control una orden de aprehensión o bien, que
cite al imputado para formular la imputación.
En caso de que el imputado haya sido citado para audiencia y no compareció, será
aprehendido o presentado ante el Juez de Control para que le sea formulada la
imputación.
Una vez que el imputado esté presente en la audiencia inicial, el Juez de Control lo deberá
exhortar para que ponga atención y posteriormente ceda el uso de la voz al Ministerio
Público.
Posteriormente a la formulación de la imputación, el Juez de Control deberá conceder el
uso de la palabra al defensor para que pueda solicitar aclaraciones al respecto. En caso
de que la defensa no haya solicitado aclaraciones, el Juez procederá a verificar si el
imputado entiende la imputación; en caso de que no la entienda, el Juez deberá
asegurarse de que el MP aclare todas sus dudas. Una vez aclarado todo, el Juez de
Control preguntará al imputado si desea rendir su declaración e informar las
consecuencias. En caso de que así lo desee, el Juez de Control le deberá hacer saber
sus derechos procesales, además de informarle que dicha declaración puede ser usada
en su contra. Después de que haya rendido su declaración, el Juez de Control
cuestionará al imputado si desea que se resuelva su vinculación a proceso en ese
momento. En caso de que el imputado decida que su vinculación a proceso se resuelva
en otra audiencia, ésta se celebrará en un plazo de 72 horas si es que no solicita
ampliación. Ante esto el Juez de Control señalará la fecha para la continuación de la
audiencia inicial y citará a los intervinientes.
El MP podrá solicitar la imposición de medidas cautelares, justificando la necesidad de
cautela. Finalmente, el Juez de Control resolverá sobre dicha solicitud.
En el caso de que el Juez de Control resuelva no vincular a proceso al imputado, deberá
de emitir un auto de no vinculación y dará por finalizada la audiencia.
Si el Juez vincula al imputado a proceso, posteriormente deberá abrir el debate sobre
otras peticiones de las partes.

Referencias:

Jurídicas UNAM, (2015), “LA DETENCIÓN EN FLAGRANCIA Y POR CASO URGENTE


EN EL CÓDIGO NACIONAL DE PROCEDIMIENTOS PENALES”, recuperado de:
https://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/9/4032/17.pdf el 21 de noviembre de
2018.

Insyde.org, (2016), “Protocolo de Control de Detenciones”, recuperado de:


http://insyde.org.mx/wp-content/uploads/Protocolo-Detenciones.pdf el 21 de noviembre
de 2018.

Gob.mx, (2014), “Audiencia Inicial”, recuperado de:


https://www.gob.mx/cms/uploads/attachment/file/241985/AudienciaInicial_Microflujo.pdf
el 21 de noviembre de 2018.