Você está na página 1de 6

EL SUELO

¿QUÉ ES?
Se conoce como suelo la parte superficial de la corteza terrestre. El suelo está compuesto
por minerales, materia orgánica (diminutos organismos vegetales y animales), aire y agua.
Es una capa delgada que se ha formado muy lentamente, a través de los siglos, con la
desintegración de las rocas superficiales por la acción del agua, los cambios de
temperatura y el viento. Las plantas y animales que crecen y mueren dentro y sobre el
suelo son descompuestos por los microorganismos, transformados en materia orgánica y
mezclados con el suelo.
 Los minerales provienen de la roca madre, que se deshace lentamente. También
pueden ser aportados por el viento y el agua, que los arrastran desde otras zonas
erosionadas.
 La materia orgánica es el producto de la descomposición de vegetales y animales
muertos. Puede almacenar gran cantidad de agua y es rica en minerales.
 Los microorganismos o pequeños organismos son de dos tipos: los que
despedazan la materia orgánica (insectos y lombrices) y los que la descomponen
liberando los nutrientes (hongos, bacterias). Viven dentro del suelo y, además de
intervenir para que la materia orgánica sea nuevamente utilizada por las plantas,
ayudan a pulverizar las rocas. Lombrices e insectos forman poros que permiten la
aireación, el almacenaje del agua y el crecimiento de las raíces.
 Agua y aire ocupan los poros, espacios entre las partículas de suelo que se
producen por las irregularidades de su forma y tamaño. La distribución y tamaño de
los poros es importante. Una excesiva cantidad de poros pequeños origina suelos
compactos, pesados, húmedos y un pobre crecimiento de las raíces. Demasiados
poros grandes forman suelos sueltos que se secan rápidamente. Cuando más
pequeño es el poro, más difícil es para la planta absorber agua de él.
Un buen suelo contiene, aproximadamente, 45% de materia inorgánica, 5% de materia
orgánica, 25% de agua y 25% de aire.
¿CÓMO SE FORMA?

La formación del suelo es un proceso muy lento: se precisan cientos de años para que el
suelo alcance el espesor mínimo necesario para la mayoría de los cultivos.

 Al principio, los cambios de temperatura y el agua comienzan a romper las rocas:


el calor del sol las agrieta, el agua se filtra entre las grietas y con el frío de la noche
se congela. Sabemos que el hielo ocupa más lugar que el agua, y esto hace que
las rocas reciban más presión y se quiebren. Poco a poco se pulverizan y son
arrastradas por las lluvias y el viento. Cuando la superficie es en pendiente, este
sedimento se deposita en las zonas bajas.
 Luego aparecen las pequeñas plantas y musgos que crecen metiendo sus raíces
entre las grietas. Cuando mueren y se pudren incorporan al suelo materia orgánica
que es algo ácida y ayuda a corroer las piedras.
 Se multiplican los pequeños organismos (lombrices, insectos, hongos, bacterias)
que despedazan y transforman la vegetación y los animales que mueren,
recuperando minerales que enriquecen el suelo. Este suelo, así enriquecido, tiene
mejor estructura y mayor porosidad. Permite que crezcan plantas más grandes, que
producen sombra y dan protección y alimento a una variedad mayor aún de plantas
y animales.

HORIZONTES
Se llaman horizontes del suelo a una serie de niveles horizontales que se desarrollan en el
interior del mismo y que presentan diferentes caracteres de composición, textura,
adherencia, etc. El perfil del suelo es la organización vertical de todos estos horizontes.
Clásicamente, se distingue en los suelos completos o evolucionados tres horizontes
fundamentales que desde la superficie hacia abajo son:
 Horizonte O, "Capa superficial del horizonte A"
 Horizonte A o zona de lavado vertical: Es el más superficial y en él enraíza la
vegetación herbácea. Su color es generalmente oscuro por la abundancia de
materia orgánica descompuesta o humus elaborado, determinando el paso del agua
arrastrándola hacia abajo, de fragmentos de tamaño fino y de compuestos solubles.
 Horizonte B o zona de precipitado: Carece prácticamente de humus, por lo que
su color es más claro (pardo o rojo), en él se depositan los materiales arrastrados
desde arriba, principalmente, materiales arcillosos, óxidos e hidróxidos metálicos,
etc., situándose en este nivel los encostramientos calcáreos áridos y las corazas
lateríticas tropicales.
 Horizonte C o subsuelo: Está constituido por la parte más alta del material
rocoso in situ, sobre el que se apoya el suelo, más o menos fragmentado por la
alteración mecánica y la química (la alteración química es casi inexistente ya que
en las primeras etapas de formación de un suelo no suele existir colonización
orgánica), pero en él aún puede reconocerse las características originales del
mismo.
 Horizonte D o horizonte R (roca madre o material rocoso): es el material rocoso
subyacente que no ha sufrido ninguna alteración química o física significativa.
Algunos distinguen entre D, cuando el suelo es autóctono y el horizonte representa
a la roca madre, y R, cuando el suelo es alóctono y la roca representa sólo una
base física sin una relación especial con la composición mineral del suelo que tiene
encima.

TIPOS DE SUELO
El tipo de roca mediante la cual el suelo se originó, las características topográficas del área,
el clima, el tiempo y la actividad humana son los cinco factores principales que determinan
los tipos de suelos.
Existen dos clasificaciones para los tipos de suelo, una según su estructura y otra de
acuerdo a sus formas físicas
 Por su estructura:

Suelos arenosos: son aquellos que están


formados principalmente por arena. Este tipo de
suelo no retiene el agua y, al poseer poca
materia orgánica, no es apto para la agricultura.
Está formado por el 75% de arena, tienen una
buena absorción de agua mas no tienen la
capacidad de retenerla por lo tanto tampoco
conserva los nutrientes que necesitan las
plantas la cual son arrastrado hacia el subsuelo,
tiene grandes concentraciones en sales como
calcio potasio, magnesio y sodio.
Mayormente presenta colores claros eso indica presencia de cuarzo, yeso y coalin, este
tipo de suelo tienen una contextura áspera; con facilidad podemos saber que es arenoso
porque al tomar un poco de el en nuestras manos se nos escapa con facilidad y no se
puede formar una bola, por mucho que se manipule el seguirá suelto sin poder
comportarse.
En este tipo de suelo solo se puede plantar plantas adaptadas a la sequedad como por
ejemplo plantas silvestres, aromáticas y mediterráneas los tipos de plantas son los
siguientes: salvia, romero, lavanda, hinojo, etc. Su parte positiva es que le da buena
aeración a las raíces por la porosidad que tiene este tipo de suelo.
Suelos calizos: son aquellos que poseen
abundantes sales calcáreas. Este tipo de suelo es
de color blanco, seco y árido, por ende no es
apto para la agricultura.
Se conoce como ‘suelos calizos’ a aquellos
terrenos compuestos, en su mayoría, por cal o
sales calcáreas. La caliza es un tipo de roca natural
pequeña, de color blanca. Está compuesta por
carbonato de calcio, carbonatos de magnesio y
otros minerales, como son el cuarzo, la arcilla y la
hematita. Un suelo compuesto por ella se caracteriza por ser muy árido y seco. Además,
este suelo en parte también contiene carbonato de calcio. Esto es lo que genera el
resecamiento tan rápido y lo que impide que los nutrientes de la tierra puedan ser
absorbidos por las plantas. Por esta razón es que no se recomienda el cultivo en los suelos
calizos. Este carece de nutrientes y agua, no tiene mucho que brindarle a la planta y está
en consecuencia termina muriendo con facilidad. Aun así existen mejoras que se pueden
realizar al terreno y plantas especiales para cultivar en este tipo de tierras. Son suelos
alcalinos, buenos para abetos, limoneros, naranjos, melocotoneros, robles, acantos,
hortensias, azucenas, gardenias

Suelos humíferos (también llamados tierra


negra): son aquellos que poseen gran cantidad
de materia orgánica en descomposición. Este
tipo de suelo es de color oscuro, retiene el agua
y es excelente para la agricultura.
Son aquellos que contienen abundancia de
materia orgánica en descomposición o ya
descompuesta. Humifero quiere decir que es
rico en humus la sustancia que contiene
materiales orgánicos descompuestos), en este
tipo de suelo se encuentra anélidos que son lombrices las cuales hacen hoyos permiten
que el suelo absorba el agua y los minerales.
La tierra de este suelo es de color negro eso significa la materia orgánica que el mismo
contiene mientras más negra más minerales posee el suelo y así le aporta un buen
desarrollo a la planta.
Suelos mixtos: son aquellos suelos que tienen
características intermedias entre los suelos arenosos
y los suelos arcillosos, es decir, de los dos tipos.
Suelos arcillosos: son aquellos que están
formados principalmente por arcilla, es decir por
silicato de aluminio hidratado (AL2O3 - 2SiO2 -
H2O) de granos muy finos color amarillento. Este
tipo de suelo retiene el agua formando charcos,
y si se mezcla con humus puede ser apto para la
agricultura. Algunas plantas adecuadas para
suelos arcillosos son la menta, el sauce, el nogal,
el ginko, etc.

Suelos pedregosos: son aquellos formados por


rocas y piedras de todos los tamaños. Este tipo
de suelo no retiene el agua, por ende no son
buenos para la agricultura.
Se llama ‘suelos rocosos’ a aquellos terrenos que
están compuesto, en su mayoría, por piedras y
rocas. Estas son obtenidas de la partición de la
corteza terrestre por causas naturales o
artificiales. También se los conoce con el nombre de ‘suelos pedregosos’ y por la gavilla
que poseen suelen ser terrenos que son difíciles de humectar, siendo que este componente
forma una capa difícil de atravesar por el agua. La resequedad del terreno es lo que
provoca la pérdida de nutrientes. Este es el motivo por el cual este tipo de suelos es
considerado infértil e improductivo para el cultivo, sumado a que es un terreno muy pobre
en minerales. Las pocas especies de plantas que pueden cultivarse y crecer en este terreno
son las de tipo aromática y medicinal, como por ejemplo la albahaca.
Suelos limosos: Se llama ‘suelos limosos’ a
aquellos terrenos que están compuestos, en su
mayoría, por limo. El limo es un material natural.
Sus partículas tienen una medida de entre 0,002 y
0,05 mm de diámetro. Estos, al ser tan pequeño,
son arrastrados por la corriente del agua y vientos.
Además del limo, este suelo está compuesto por
otras partículas, como arena y arcilla. Todas ellas
son muy pequeñas y esto le da una textura suave,
en comparación al suelo compuesto en su mayor parte por arena. Por lo general también
contiene vegetales y restos de plantas, todo esto sumado a que es un terreno que se
encuentra próximo al agua, es muy fértil. Este tipo de suelo se caracteriza, entre otras
cosas, por ser rico en nutrientes y fácil de mantener humectado, y ser de un color marrón
claro. Este tipo de suelo es utilizado para el cultivo de verduras y hortalizas.

Suelos pantanosos: son aquellos que se


forman en zonas generalmente cubiertas por
aguas. Son suelos que rodeas los lagos o
pantanos. Tiene muy poca riqueza mineral y
una acidez muy elevada. Su color es negro.
Sauces, fresnos, juncos, papiros, lirios,
 Por características físicas

 Litosoles: Se considera un tipo de suelo que aparece en escarpas y afloramientos


rocosos, su espesor es menor a 10 cm y sostiene una vegetación baja, se conoce
también como leptosoles que viene del griego leptos que significa delgado.
 Cambisoles: Son suelos jóvenes con proceso inicial de acumulación de arcilla. Se
divide en vértigos, gleycos, eutrícos y crómicos.
 Luvisoles: Presentan un horizonte de acumulación de arcilla con saturación superior al
50%.
 Acrisoles: Presentan un marcado horizonte de acumulación de arcilla y bajo saturación
de bases al 50%.
 Gleysoles: Presentan agua en forma permanente o semipermanente con fluctuaciones
de nivel freático en los primeros 50 cm.
 Fluvisoles: Son suelos jóvenes formados por depósitos fluviales, la mayoría son ricos
en calcio.
 Rendzina: Presenta un horizonte de aproximadamente 50 cm de profundidad. Es un
suelo rico en materia orgánica sobre roca caliza.
 Vertisoles: Son suelos arcillosos de color negro, presentan procesos de contracción y
expansión, se localizan en superficies de poca pendiente y cercanos escurrimientos
superficiales.

LA METEORIZACIÓN Y LA EROSIÓN DE LOS SUELOS:


- La meteorización: es el proceso de desintegración
física y química de las rocas, que permiten la formación
de los suelos. Este proceso ocurre debido a la acción
de agentes atmosféricos, como los vientos, las lluvias,
las variaciones de presión y temperatura; biológica
como la acción de algunas plantas y animales; y
químicos, como reacciones químicas con el agua u otra
sustancias.
- La erosión: es el proceso de transporte y arrastre de
los materiales que forman el suelo , de un lugar a otro,
por acción a la gravedad, el agua, el viento, los animales
y los seres humanos. Este proceso ocurre
principalmente en suelos que no poseen cobertura
vegetal. La erosión del suelo reduce su fertilidad porque
provoca la pérdida de minerales y materia orgánica.

IMPORTANCIA DEL SUELO


El suelo tiene gran importancia porque interviene en el ciclo del agua y los ciclos de los
elementos y en él tienen lugar gran parte de las transformaciones de la energía y de la
materia de todos los ecosistemas.
Además, como su regeneración es muy lenta, el suelo debe considerarse como un recurso
no renovable y cada vez más escaso, debido a que está sometido a constantes procesos
de degradación y destrucción de origen natural o antropológico.