Você está na página 1de 4

Factor de necrosis tumoral e interleucina-1

El TNF e IL-1 son las dos citocinas principales que median la inflamación. La secreción de
ambas puede estimularse por endotoxinas y otros productos microbianos,
inmunocomplejos, agresión física y varios estímulos inflamatorios. En el endotelio inducen
un espectro de cambios como síntesis de moléculas de adhesión endotelial y mediadores
químicos, producción de enzimas asociadas con la remodelación de la matriz y aumento en
la trombogenicidad superficial del endotelio.

La IL-1, IL-6 y el TNF inducen respuestas agudas sistémicas que incluyen fiebre, pérdida
del apetito, sueño de ondas lentas, liberación de neutrófilos a circulación, liberación de
corticotropina. TNF induce efectos hemodinámicas del shock séptico, regula la masa
corporal favoreciendo la movilización de lípidos y suprime el apetito; por tanto su
producción mantenida induce caquexia.

Quimiocinas

Las quimiocinas son proteínas que actúan como quimioatrayentes para tipos específicos de
leucocitos; se clasifican en cuatro grupos de acuerdo a la disposición de cisteína en
proteínas maduras:
 Quimiocinas C-X-C- que actúan primariamente sobre los neutrófilos, siendo la IL-8
típica del grupo; se segrega por los macrófagos activados o células endoteliales y
causan activación y quimiotaxis en los neutrófilos.
 Quimiocinas C-C-, que incluyen MCP-1, eotaxina, proteína-1-alfa inflamatoria de
los macrófagos MIP-A y RANTES; atraen a todos los leucocitos excepto los
neutrófilos; la eotaxina recluta selectivamente a los eosinófilos.
 Quimiocinas C, que son específicas para linfocitos.
 Quimiocinas CX3C, donde destaca la fractalcina, que existe en una forma ligada a
la superficie de la célula que puede ser inducida en células endoteliales por citocinas
inflamatorias; y en una forma soluble derivada de proteólisis de proteínas ligadas a
la membrana, con efectos quimioatrayentes para las mismas células.

Las quimiocinas estimulan el reclutamiento de leucocitos en la inflamación y controlan la


migración normal de células a través de varios tejidos. Pueden mostrarse en
concentraciones elevadas unidas a proteoglucanos de la superficie de células endoteliales y
en la matriz extracelular.

Óxido nítrico ON

El ON es un mediadior pleiotrópico de la inflamación producido en las células endoteliales.


Actúa de una manera paracrina sobre células diana a través de la inducción de GMP que a
su vez, inicia una serie de reacciones intracelulares que dan lugar a una respuesta como la
relajación de las células del músculo liso vascular; su semivida es de unos pocos segundos.
El ON es un vasodilatador potente en virtud de sus acciones sobre el músculo liso vascular,
resude la agregación y adhesión de plaquetas, inhibe características de inflamación
inducidas por mastocitos. El bloqueo de su producción induce la rodadura y adhesión de
leucocitos. La producción de ON es un mecanismo compensatorio endógeno que reduce las
respuestas inflamatorias. El ON y sus derivados son microbicidas, y también es un
mediador de la defensa del huésped contra la infección.

Constituyentes lisosomales de los leucocitos

Los monocitos y neutrófilos contienen gránulos lisosomales que al liberarse contribuyen a


la respuesta inflamatoria. Los gránulos pequeños o específicos contienen lisozima,
colagenasa, gelatinasa, lactoferrina, activador de plasminógeno, histaminasa y fosfatasa
alcalina. Los gránulos grandes azurófilos contienen mieloperoxidasa, factores bactericidas,
hidrolasas ácidas y proteasas neutras. Estos gránulos pueden vaciarse dentro de las
vesículas fagocíticas. Los gránulos específicos se secretan extracelularmente con facilidad
y los gránulos azurófilos liberan su contenido en el fagosoma y son potencialmente
destructivos.

Las proteasas ácidas degradan la bacteria y residuos dentro de los fagolisosomas, donde hay
un pH ácido. Las proteasas neutras degradan varios componentes extracelulares, dando
lugar a la destrucción de tejidos que acompaña a los procesos inflamatorios. La elastasa de
los neutrófilos degrada los factores de virulencia de las bacterias.

A causa de los efectos destructivos de las enzimas lisosomales, cuando la infiltración


leucocitaria inicial no se controla puede potenciar los aumentos de la permeabilidad
vascular y daño tisular. Las proteasas dañinas se encuentran bajo control de un sistema de
antiproteasas del suero.

Radicales libres derivados de oxígeno

Los radicales libres derivados de oxígeno se liberan extracelularmente de los leucocitos tras
su exposición a microbios o inmunocomplejos. Su producción depende de activación del
sistema oxidativo NADPH. O2, H2O2 y OH son los principales componentes producidos
intracelularmente; su liberación extracelular en niveles bajos aumenta la expresión de
quimiocinas, citocinas y moléculas de adhesión leucocitaria, pero su liberación en altas
cantidades genera un daño en el huésped como:
 Daño de la célula endotelial, aumentando la permeabilidad vascular.
 Inactivación de antiproteasas, con destrucción aumentada de la MEC.
 Agresión a otros tipos celulares.

La influencia de radicales libres derivados de oxígeno en cualquier reacción inflamatoria


determinada depende del equilibrio entre la producción y la inactivación de estos
metabolitos por células y tejidos.

Neuropéptidos y otros mediadores


Los neuropéptidos desempeñan un papel en la inflamación y propagación de la respuesta
inflamatoria. La sustancia P tiene muchas funciones biológicas como transmisión de
señales del dolor, regulación de la presión sanguínea, estimulación de la secreción por
células endoteliales y el aumento de la permeabilidad vascular. Las neuronas sensoriales
producen moléculas proinflamatorias que se relacionan con la percepción de un estímulo
peligroso con el desarrollo de respuestas protectoras del huésped.

La hipoxia es un inductor de la respuesta inflamatoria, mediada por una proteína


denominada factor 1 alfa inducido por hipoxia, que se produce por células privadas de
oxígeno y activa genes implicados en la inflamación.

Los cristales de ácido úrico estimulan la inflamación y la respuesta inmunitaria


subsiguiente, y es la base de la enfermedad gotosa que produce grandes cantidades de éste y
se depositan en articulaciones y tejidos.

Resultados de la inflamación aguda

La inflamación aguda puede tener uno de los siguientes resultados:


 Resolución completa. Se termina con la restauración del sitio de la inflamación
aguda que es resultado final cuando la agresión está limitada o es de vida corta. La
resolución implica neutralización y eliminación espontánea de mediadores químicos
y la regresión a la permeabilidad vascular normal, cese de infiltrado leucocitario,
muerte de neutrófilos y eliminación de edema y residuos. Las vías linfáticas
desempeñan un papel preponderante aquí.
 Fibrosis. Ocurre tras la destrucción tisular, cuando la inflamación involucra tejidos
incapaces de regeneración y cuando existe una exudación abundante de fibrina.
Cuando el exudado fibrinoso no se elimina de cavidades serosas, crece y se
convierte en tejido fibroso, hay una infiltración de neutrófilos y ulterior formación
de pus. El tejido destruido se reabsorbe y es reemplazado por fibrosis.
 Progresión a una inflamación crónica. La transición de aguda a crónica ocurre
cuando la respuesta inflamatoria aguda no puede resolverse, debido a la persistencia
de un agente nocivo o alguna interferencia con el proceso normal.

Patrones morfológicos de la inflamación aguda

Inflamación serosa

La inflamación serosa está marcada por el vertido al exterior de un derrame que deriva del
plasma o de secreciones de células mesoteliales. La vesícula cutánea resultante de una
quemadura o infección vírica representa una gran acumulación de líquido seroso dentro o
por debajo de la epidermis.

Inflamación fibrinosa
Con la mayor permeabilidad de moléculas de fibrinógeno ocurre este tipo de inflamación.
Se desarrolla un exudado fibrinoso, que puede eliminarse por fibrinólisis o eliminación de
otros residuos de macrófagos, pero cuando no se elimina la fibrina, puede estimular el
crecimiento local de fibroblastos y vasos sanguíneos dando lugar a la cicatrización. Ocurre
regularmente en el revestimiento de las cavidades corporales.

Inflamación supurativa o purulenta

La inflamación supurativa o purulenta se caracteriza por la producción de grandes cantidad


de exudado purulento que consiste en neutrófilos, células necróticas y líquido edematoso.
Los abscesos son colecciones localizadas de tejido inflamatorio purulento, producido por
diseminación profunda de bacterias piógenas dentro de un tejido.

Úlceras

Una úlcera es una excavación de la superficie de un órgano o tejido que está producido por
desprendimiento de tejido necrótico inflamatorio. Puede ocurrir cuando la necrosis tisular y
la inflamación resultante existen sobre o cerca de la superficie. Durante el estado agudo
existe una infiltración polimorfonuclear intensa y dilatación vascular en los bordes del
defecto. En la cronicidad los bordes y la base de la úlcera desarrollan proliferación
fibroblástica, cicatrización y acumulación de linfocitos, macrófagos y células plasmáticas.