Você está na página 1de 2

La dirección por Itay Talgam

La dirección no solamente se lleva de los músicos al director, si no como dice Itay


Talgam, ¿la ovación?, ¿los aplausos para quien son?, entonces desde una
perspectiva de conjunto la dirección viene desde el principio mismo de la
construcción de un escenario, el trabajo y la dedicación de cada integrante de la
orquesta en conjunto, como también el trabajo que se realiza en el salón de
ensayo.

Entonces la supremacía del trabajo en conjunto es contar las historias


individuales, y el cuerpo de que mantiene en movimiento estas historias es la
orquesta, y la comunidad que escucha o la sociedad receptiva es el público, contar
las historias que no se ven son también importantes, la sala de teatro los
instrumentos, como antes dicho son importantes en su conjunto y camaradería en
conjunto para que el cuerpo de la orquesta exprese, esta es la verdadera
experiencia de vida en la orquesta expresar estas historias.

Ricardo Muti tiene una dirección más clara que no cabe en otras interpretaciones,
sino que es en su dirección lo representa claro.

Richard Strauss a la edad de 30 años escribió los diez mandamientos para los
directores dos de ellos, en una manera satírica, dice: si sudas al final del concierto
es porque has hecho algo mal, y el cuarto nunca mires a los trombones esto
siempre los anima.

Herbert Von Karajan a ojos cerrados dirige la orquesta pero los movimientos de
las manos es más fluido, en este caso en particular delimita la dirección a los
concertinos y encargados de sección, esto hace que todos en la orquesta se
escuchen, dando una dirección no tan clara pero escuchándose entre sí, mientras
que en su conjunto se exprese esas historias. En el particular caso del director,
toma una postura no tan clara, pero no mal entiendan esto no está mal, esto lo
hace para beneficio del oyente, en palabras textuales dice: que la peor cosa que
podría darle a mi orquesta es darles una dirección clara porque esto impediría la
unión, escucharse unos a otros, lo cual se necesita en una orquesta.

Carlos Kleiber el lenguaje corporal mayormente importante que una cuenta de


compases simplista, la expresión y dirección llevada de la mano con la expresión
corporal derrochando así una capa extra de expresión a la orquesta, pero la
autoridad no está peleada con este tipo de dirección, ya que si tiene que corregir
un segmento no concreto está allí la autoridad que corrige rápida y efectivamente.

En el momento en que todos estos procesos se consolidan, llega como figura de


director un narrador contado y expresando esa historia.
Con solo la gesticulación de la cara se puede dirigir, e allí el verdadero sentido de
la dirección, y el verdadero ser de un director, que en su afán de trasmitir, de
narrar lo que es el universo, lo contiene en si para expresarlo conjunto a la
orquesta en una íntima sala de conciertos, solo figurando el narrador, el cuerpo y
la comunidad.

Escrito por: Roberto Ibarra Macedo.

Interesses relacionados