Você está na página 1de 5

Ancho de Equilibrio

La estabilidad de un cauce aluvial es un concepto casi sinónimo del equilibrio de un cauce.


Entendemos que un cauce está en equilibrio o es estable [9] cuando el perfil del fondo del río,
permanece invariable a largo plazo, sin ascenso (acreción) ni descenso (erosión). Al mismo
tiempo, hablamos de cauce estable cuando su sección transversal (anchura y profundidad)
permanece invariable a largo plazo y, finalmente, también cuando el recorrido del cauce en
planta no cambia con el tiempo. Al hablar de estabilidad, estamos implícitamente considerando
procesos lentos de cambio de un río, que se manifiestan a largo plazo. Por ello, tiene sentido
relacionar la estabilidad con el llamado caudal dominante o formativo del cauce. Este caudal
puede definirse como el que determina la forma y dimensiones del cauce principal, por donde
circulan permanentemente las aguas, limitado por unas orillas. Para calcularlo, puede usarse
bien un criterio hidrológico que lo relaciona con ciertos periodos de retorno, bien un criterio
hidráulico que consiste en identificarlo con el caudal que cabe en el cauce principal realmente
existente (o “caudal de cauce lleno”), bien un criterio de transporte sólido en el sentido de
obtener un caudal equivalente que transportaría en régimen permanente el mismo volumen
sólido que transporta el río, de caudal variable, en la realidad.
ESTABILIDAD DE UN CAUCE

Se entiende por estabilidad del cauce de una corriente, a la permanencia en el tiempo de las
características geométricas de este. En condiciones normales todos los tramos de todos los ríos han
alcanzado un cierto grado de equilibrio, esto quiere decir que, si en forma artificial no se modifican
uno o varios de los parámetros que intervienen en la condición de estabilidad, el agua y los
sedimentos continuaran escurriendo en la forma como lo vienen haciendo. Si se modifica en forma
natural o artificial alguno de los parámetros, con el tiempo y lentamente el tramo de río cambiara a
una nueva condición de equilibrio.

GEOMETRÍA HIDRÁULICA DE RÍOS

La geometría hidráulica de un tramo de río (Figura 1) habitualmente se expresa a través de un


conjunto de ecuaciones que describen de manera global la forma y tamaño del cauce
(representados a través del ancho B y profundidad H de la sección transversal y la pendiente
longitudinal S, asumidas como variables dependientes) en función del caudal dominante Q. Es
decir: B, H, S = fB, H, S(Q). Estas tres funciones habitualmente se presentan en forma potencial:

B 0 = a* Q

H 0 = b*Q

S 0 = c*Q

donde ai, bi, ci son coeficientes y exponentes (i=1,2) inicialmente obtenidos de forma empírica
pero luego validados a través de criterios analíticos. A pesar de la gran complejidad implícita en
los procesos morfológicos que determinan las dimensiones de régimen, los exponentes de las
relaciones anteriores varían entre rangos relativamente estrechos para el caso de cauces de
llanura (0.46<a1<0.53; 0.3<b1<0.4; -0.25<c1<-0.15, aprox.).

Geometría hidráulica.

Este parámetro se refiere comúnmente a la sección transversal del cauce y su estudio se basa
en las relaciones existentes entre el caudal y la anchura del cauce, la profundidad, la velocidad
del agua y la carga de sedimentos entre otros.
Cuando estudiamos la carga hidráulica aparecen dos tipos de relaciones, las que se refieren a
una misma sección del cauce, según varía el nivel de las aguas con el caudal, y las que se refieren
a las distintas secciones hacia aguas abajo, en este caso relativas a un determinado caudal
generalmente dominante o también llamado “Bankfull”.

Estudiando la relación entre la forma de la sección transversal y los caudales circulantes, Leopold
y Maddock (1953), propusieron las siguientes relaciones entre la anchura w, la profundidad d,
velocidad media u, caudal Q y carga de sedimentos Qs para una misma sección:

W = Ca Qa

D = Cb Qb

U = Cc Qc

Qs = Cs Qd

Donde Ca, Cb, Cc y Cc son constantes numéricas distintas en cada río y sección. Teniendo en
cuenta que el caudal Q es igual a la velocidad u por la sección, (w * d), se ha de cumplir entre
dichas constantes y los exponentes correspondientes la relación:

Ca* Cb* Cc = 1 y a + b + c = 1

En la figura se representan las relaciones expuestas, de modo que el valor de los exponentes
indica la pendiente de las rectas resultantes en papel logarítmico. Se observa pues que dentro
de cada sección, la profundidad es la variable que presenta mayor variación con los caudales
mientras que la anchura permanece relativamente constante y la velocidad se incrementa más
despacio.
La variación de la geometría hidráulica aguas abajo se analiza también por Leopold y Maddock
(1953), y en la gráfica se representan las relaciones entre esas variables y el caudal medio anual,
indicando una mayor pendiente en este caso para la anchura.
Ming (1983), resume los valores de los exponentes a, b, c en relación a distintos caudales
característicos: constante, medio anual o de nivel de bankfull. Los valores observados no
presentan rangos de variación siguientes:

a = 0,39 – 0,60

b = 0,29 – 0,40

c = 0,09 – 0,28

En este caso se observa una mayor variación de la anchura del cauce según se incrementa el
caudal aguas abajo junto con una menor variación de la profundidad y más pequeña o casi nula
variación de velocidad del agua. Respecto a la velocidad, ello puede explicarse atendiendo a las
variables relacionadas con ella como son el calado, que aumenta ligeramente aguas abajo,
rugosidad, que disminuye y la pendiente, que lo hace en mayor medida.