Você está na página 1de 10

Trabajos en curvadora

1. INTRODUCCIÓN

En este capítulo vamos a centrarnos en los aspectos relevantes de la


máquina, así como de los diferentes tipos de trabajo que se pueden llevar a
efecto.

2. MOVIMIENTO DE LOS RODILLOS

En general las curvadoras suelen disponer de tres o cuatro rodillos,


situándose normalmente uno en la parte superior y los otros en la parte
inferior.

2.1. Rodillo superior

Dependiendo del tipo de máquina de la que dispongamos, se traslada


de forma vertical y puede ser controlado hidráulicamente por dos cilindros;
mantiene el paralelismo con los rodillos inferiores o puede inclinarse
ligeramente para corregir el defecto cónico (of workmanship); mientras se
mueve hacia abajo dobla la chapa al diámetro requerido, accionado por
motores hidráulicos.

2.2. Rodillos inferiores

Se trasladan horizontalmente, independientemente uno del otro, aunque


en algunas máquinas su desplazamiento es vertical inclinado y no tienen
porque tenerlo los dos. También se pueden inclinar longitudinalmente para
hacer conos. Están accionados por motores hidráulicos acoplados
directamente al eje del rodillo. Las máquinas pueden tener diferentes
velocidades:

- Velocidad variable sin escalones dependiendo de la fuerza ejercida en la


consola; más empuje equivale a mayor velocidad.
Dos velocidades (o más) seleccionables mediante un interruptor en la
consola.

En algunas máquinas un dispositivo convierte automáticamente la


velocidad rápida a lenta si la carga que necesita la chapa aumenta durante
el curvado.

JIES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

3. PREPARACIÓN DE LA CHAPA

La calidad de la chapa es crucial para el resultado del curvado. Las


características que influyen en el resultado final del curvado son:

Consistencia.
Resistencia mecánica.
Espesor.
Planitud y nivelado.
Orientación de las fibras de corte (paralelas o cruzadas).
Tensión residual.
Escuadrado.

El empleo de chapas con diferentes características mecánicas, físicas


y/o químicas provocará diferencias en los diámetros de curvado y empeorará
las tolerancias de curvado, la calidad y el resultado final. Cuanto mayor sea la
calidad y consistencia de las chapas entre ellas, mejores serán los resultados
de curvado, de mejor calidad y más similares en diámetro. Casi siempre
sucede que, incluso situando los rodillos de curvado en la misma idéntica
posición, el diámetro final de curvado es mucha probabilidad, diferente en cada
virola, lo que hace que el operario pueda comprobar que las diferencias que
hacen distintos los diámetros finales están en las chapas.

Es necesaria una cuidadosa preparación de la chapa, no solo para


mejorar el resultado de curvado, sino para proteger la superficie de los rodillos
y evitar arañazos. Antes de introducirla en la máquina, se debe limpiar la chapa
y prepararla de la siguiente manera:

Eliminar todas las rebabas de los bordes provocadas por el corte,


especialmente si se ha realizado con soplete, ya que el material residual
se habrá endurecido por calor. Se recomienda utilizar la amoladora.
Limpiar toda la superficie de la chapa, eliminando las posibles escorias
de soldadura, óxidos, cascarilla de laminación, pinturas o cualquier otro
resalte que pudiera causar daños a la superficie de los rodillos, En
algunos casos se chorrea con arena.
La chapa deberá estar perfectamente plana y recta, carente de
ondulaciones o deformaciones y asimismo estar sujeta durante todo el
proceso de curvado.

---~

!IES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

En el caso de curvar una chapa corta, situarla siempre en el centro de


los rodillos, con el objeto de obtener un mejor resultado final y una mejor
distribución de las cargas. No exceder nunca la presión máxima de los rodillos ,
pues una presión demasiado elevada podría provocar un plegado permanente
en los rodillos (en el caso de máquinas curvadoras a mano, esto no ocurre). Se
señalan a continuación unos valores orientativos de la máxima presión
permitida en función de la anchura de la chapa:

ANCHURA DE LA MAXIMA PRESION


CHAPA PERMITIDA
100% 100%
80% 85%
60% 75%
50% 70%
40% 65%
30% 60%
20% o menos 55%

4. BOMBEO DE LOS RODILLOS

Algunos rodillos se suministran con un bombeo para compensar


parcialmente la deflexión debida a la carga cuando se curvan chapas, es decir,
los rodillos presentan un segmento central cilíndrico y las partes laterales están
formadas por dos, cuatro o más segmentos cónicos, de acuerdo con el tamaño
de la máquina y las aplicaciones de curvado. Esta forma especial del rodillo se
hace para evitar uno de los defectos más comunes de las chapas tras ser
curvadas: el llamado defecto BARRIL de los extremos.

Dicho defecto consiste en tener la virola correctamente cerrada en los


extremos y ligeramente abierta en el centro, tal y como se aprecia en el dibujo,
debido a la deflexión de los rodillos, que no pinzan la chapa en el centro.

l!ES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

El bombeo excesivo de los rodillos podría generar, por otro lado, un


defecto opuesto: el llamado defecto CARRETE, que consiste en tener la virola
correctamente centrada en el centro y ligeramente abierta en ambos extremos.
Sucede porque el bombeo de los rodillos hace que no se pince bien la chapa
por los extremos. Este defecto empeora al reducirse el espesor (chapas finas).

El cálculo de la forma se hace normalmente para una aplicación media


de la capacidad de la máquina, entre "barril" (en chapas gruesas) y "carrete"
(en chapas finas). Estos defectos son mucho más evidentes en el primer
precurvado que en el segundo. Los operarios son conscientes de los diferentes
métodos de corrección para limitar estos defectos. A continuación se relacionan
los más comunes:

A) Arrastre corto. Hacer el primer y segundo precurvados lo más cortos


posible. Deben ser suficientemente largos para curvar la chapa en toda
su longitud; cuanto más se arrastre el borde en esta fase, más se
incrementarán los defectos. El defecto "barril" aparece cuando las
cargas sobre los rodillos son mayores de lo esperado. La mejor forma de
anularlo o limitarlo es moviendo el rodillo inferior (que está cerca del
centro de la máquina en la fase de precurvado), hacia el exterior,
permitiendo así un borde recto inicial más largo.

UES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

El defecto "carrete" aparece cuando las cargas sobre los rodillos son menores
de lo esperado y para corregirlo se debe hacer lo contrario a lo señalado
anteriormente, es decir, llevar los rodillos inferiores más cerca del centro de la
máquina, reduciendo así la longitud del extremo plano inicial.

B) Calce. Si con estas operaciones no ha sido suficiente y todavía se


mantiene el defecto "barril" o "carrete", otra solución sería "calzar" la
virola con algún calce ligero y corto como se hace normalmente en las
prensas plegadoras. Este calce debe colocarse como se muestra en la
figura A para compensar el "barril" y como en Bel "carrete".

~~
- - - -- - -
'_[

C) Defecto cónico. A veces puede suceder que una virola no haya


quedado cilíndrica, sino ligeramente cónica; los diámetros de ambos
extremos son diferentes, más cerrados en un lado y más abiertos en el
otro. Este defecto puede estar causado por:

Falta de paralelismo entre los rodillos.


Chapa con un lado más duro o variación en el espesor

La forma de corregirlo sería inclinar ligeramente el rodillo superior para


que esté más cerca de los rodillos inferiores en el lado donde la virola está más
abierta, o bien inclinando los rodillos laterales, llevándolos hacía el centro de la
máquina en el extremo donde la virola está más abierta.

llES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

O) Falta de redondez (ovalización). Se suele dar el caso que una virola


no se curve a diámetro constante, quedando de forma oval. Para hacer
el radio uniforme que conseguir que la virola quede lo más redonda
posible, se debe proceder al recurvado de la misma.

La virola debe ser extraída de la máquina y soldada completamente,


limpiando con cuidado la soldadura y eliminando dentro y fuera todas las
superficies o protuberancias que sobresalgan de la chapa, dejándola
completamente lisa. Posteriormente se vuelve a introducir la virola en la
máquina y se colocará el diámetro más cerrado de la virola en la posición
más baja, justo debajo del rodillo superior, colocando los rodillos superiores
en una posición simétrica. Accionando la rotación de los rodillos, la virola
empezará a girar sobre la máquina. Después de cada giro completo de la
virola, levantar un poquito el rodillo superior y continuar dando un nuevo giro
completo siempre en la misma dirección. Al final del proceso la ovalización
deberá haberse reducido en gran medida o suprimido.

llES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

E) Desalineamiento. Este defecto se produce cuando los extremos de la


chapa no cierran tangentes, sino que uno lo hace por encima del otro.
Puede ser debido a:

Un corte incorrecto de la chapa (bordes desescuadrados).


Incorrecto posicionamiento de la chapa en la máquina (chapa mal
escuadrada al ponerla entre los rodillos).
Defectuoso paralelismo de los rodillos (produce un arrastre más elevado
donde los rodillos están más cercanos).

Este defecto no se puede corregir si la chapa está mal cortada. En los otros
casos reintroducir la chapa en la máquina inclinando los rodillos inferiores en
dirección opuesta o bien abrir un poco la virola en la zona más cerrada
volviendo a curvarla con valores de presión más pequeños.

5. PRINCIPALES APLICACIONES DEL CURVADO

5.1. Precurvar y curvar

En esta operación es muy importante un escuadrado correcto de la


chapa y que la chapa esté sujeta para evitar movimientos indeseados, ya sea
con puente grúa o mesa de alimentación, para sostener la chapa. Se debe
bajar lentamente el rodillo superior hasta alcanzar la posición de curvado al
diámetro requerido. Dicha posición será estimada por el operario y verificando
con una plantilla de radio.

T \-
U V - - - --=G
llES Johan Carballeira. Bueu
Trabajos en curvadora

Seguidamente se arrastra la chapa hacia delante, con lo cual ya


tenemos la primera cabeza iniciada. El siguiente paso será desplazar el rodillo
superior hacia el otro rodillo inferior para realizar el segundo precurvado y
operar de la misma forma que en el primer precurvado. Con los precurvados
ya realizados, situar el eje de simetría de la chapa perpendicular al rodillo
superior y equidistante de los inferiores. Bajar el rodillo superior de forma lenta
y gradual y empezar a desplazar la virola en ambos sentidos hasta conformar
finalmente la virola

5.2. Curvado cónico

Sin duda es la aplicación más difícil en una máquina de curvar, es un


trabajo irregular, que requiere una gran experiencia, gran cuidado, mucho
tiempo para realizarlo y no siempre se obtienen buenos resultados. Por eso
suele decirse que el curvado cónico depende casi exclusivamente de las
aptitudes y experiencia del operario y a veces muy poco de la máquina.
La chapa debe pasar entre los rodillos con un desarrollo variable: más
corto en la parte frontal y más largo en la trasera (debido a los diferentes
diámetros del cono). Quizá, uno de los mayores problemas en este tipo de
trabajos sea el deslizamiento de la chapa sobre los rodillos adoptando una
posición errónea y por lo tanto fallando en el desarrollo.
Es muy importante realizar unas operaciones preliminares antes de
proceder al curvado cónico:

1. Trazar el desarrollo cónico sobre la chapa.


2. Cortar.
3. Pulir los bordes de la chapa para eliminar todas las rebabas y
posible escoria hasta que queden perfectamente lisas.
4. Limpiar la superficie.
5. Trazar sobre la chapa todas las generatrices del cono con un
paso constante con objeto de poder controlar la correcta posición
de la chapa durante el curvado.
6. Lógicamente, dependiendo del espesor preparar algunas
plantillas a los diámetros finales requeridos.

1 f'.

1,
1

1 • i
1 :
: . !

L - - - ....::_: -=-----~......i:= - - ----- - - -

llES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

En algunas máquinas es necesario un dispositivo especial que permita


diferentes velocidades en las cabezas de la virola cónica, dicho dispositivo es
la llamada "guía de contraste". Es un elemento contra el que debe resbalar el
desarrollo corto del cono a medida que avanza la chapa, con ello se ralentiza el
movimiento longitudinal, frenando el movimiento del desarrollo corto y
permitiendo una mayor velocidad en el largo, obteniendo así un correcto
asentamiento del cono en la máquina. Dependiendo del modelo y tamaño de la
máquina hay diferentes tipos de guías contraste: bloques deslizantes o rodillos.

El curvado cónico no permite el precurvado ya que no es posible amarrar


el extremo de la chapa cuando se curvan conos y por lo tanto no se pueden
obtener extremos planos tan pequeños como se puede conseguir en el curvado
cilíndrico.

co o

/IES Johan Carballeira. Bueu


Trabajos en curvadora

5.3. Curvado de perfiles

En una curvadora para chapa se puede realizar el curvado de perfiles,


aunque la precisión suele ser generalmente baja. El mejor resultado y la menor
deformación se obtienen con perfiles simétricos, como T, pletina de canto,
cuadrados, perfiles en U y vigas en general (estos dos últimos con matrices o
anillos especiales colocados en los rodillos, tal y como se aprecia en los
siguientes dibujos.

El curvado de perfiles debe hacerse siempre sin precurvado; los dos


rodillos laterales deben situarse en la misma posición, es decir, simétricos con
respecto al rodillo superior. Durante la rotación se detendrá el arrastre antes de
superar el extremo curvado previamente; sobrepasarlo provocaría un aumento
de carga elevado que podría dañar permanentemente el eje de los rodillos,
Por otro lado elevar demasiado el rodillo lateral en un paso, provocaría
un curvado excesivo del perfil, haciendo difícil (sino imposible) la rotación de
los cilindros.
Para limitar los extremos planos de anillo final se recomienda cortarlos
después de curvar.

!IES Johan Carballeira. Bueu