Você está na página 1de 29

FAU-UNSA-2012-II

Cuarta Unidad

Arq. Roxana Pacheco Chambi


 17. Estado del aire: Causas de la
contaminación: biológicas, meteorológicas y artificiales.
 18. El viento: Efectos sobre el hombre y la
influencia de la edificación sobre el flujo del aire.
 19. La ventilación natural: razones para ventilar.
 20. Clasificación de las técnicas: natural, pura, forzada natura, inducida,
actuaciones de enfriamiento. Ventilación artificial.
 Las casas tradicionales de los climas cálidos y húmedos se construyen
elevadas sobre el suelo para facilitar la captación de brisas. Las
paredes, cuando existen, están constituidas por enrejados de bambú
o juncos separados para dejar circular el aire libremente.
 La casa tradicional japonesa
posee paredes corredizas,
incluso las que separan del
exterior, con lo que la
ventilación está asegurada.
Además disponen de
persianas de bambú que
protegen la intimidad y
dejan circular el aire. Este
excelente sistema de
ventilación se complementa
con rejillas decoradas
situadas encima de las
paredes corredizas y que
pueden ser abiertas o
cerradas a voluntad.
 En los climas cálidos y secos se utiliza con frecuencia la
ventilación a través de conductos subterráneos para
refrescar el aire. Este sistema era empleado en las Kivas
rituales de Mesa Verde (Colorado), algunas datan del
siglo XIII.

KIVA. Mesa Verde (Colorado)


 En Oriente Medio se aprovecha la
tendencia a ascender del aire
caliente para succionar aire a través
de conductos subterráneos y de
este modo refrescar las casas. Para
evitar el calentamiento por
soleamiento, las ventanas y algunas
paredes exteriores están hechas
con celosías de madera o piedra
tallada para permitir la ventilación
e impedir el paso de la radiación
solar.
 También se aprovecha la captación
de brisas frescas a través de
chimeneas captadoras que dirigen
el viento hacia el interior. Se han
encontrado chimeneas de
ventilación en Perú que datan del
siglo VII. En Afganistán y Pakistán
ya se empleaban en el siglo XVI.
 En Sudán occidental se construyen viviendas subterráneas que
aprovechan la masa térmica del terreno para disfrutar de una
temperatura agradable y se ventilan por convección natural.

 En los asentamientos trogloditas de Capadocia estaban talladas en


la roca chimeneas de ventilación que atravesaban varias plantas y
ventilaban las sucesivas estancias.
 Hace siglos, cerca de la ciudad italiana de Vizenza se
construyeron viviendas situadas sobre cuevas naturales. El aire
fresco se enfría al atravesar las cuevas y accede a las viviendas a
través de unas celosías de mármol situadas en el suelo. Este
sistema inspiró a Palladio en 1.556 para diseñar la
ventilación de la Villa Rotonda. El aire se enfría en el sótano y
accede a la vivienda a través de celosías dispuestas en el centro
del edificio. El aire caliente sube hacia arriba y sale a través de
unas aberturas de la cúpula
 Ventilación y salud
 La ventilación en el interior de la vivienda constituye un
factor determinante en la salud, confort y bienestar de sus
ocupantes. Tiene un efecto fisiológico directo al incidir
sobre el cuerpo humano y al propiciar la purificación del
aire. Tiene un efecto indirecto a través de su influencia en
la temperatura y humedad del aire y de las superficies
interiores del local.
 La ventilación interior está en dependencia del aire
exterior, especialmente en lo referido a su calidad (pureza,
contaminantes químicos, olores, etc.), temperatura,
velocidad y dirección, así como al ángulo de incidencia
sobre las paredes exteriores de la vivienda donde estén
ubicadas las ventanas.
 Mantener la calidad del aire en el interior del edificio por
encima de determinados niveles. Los requisitos higiénico-
sanitarios determinan la cantidad de aire que es necesario
renovar dentro de un local para eliminar los contaminantes
y purificar el aire. Este tipo de ventilación (ventilación por
higiene) debe ser garantizada en cualquier condición
climática, a cualquier hora y en cualquier época del año.
 Contribuir al confort térmico de los ocupantes
incrementando las pérdidas de calor del cuerpo y
eliminando el disconfort debido a la humedad de la piel
(ventilación por confort térmico).
 Enfriar las superficies interiores del local cuando la
temperatura interior es mayor que la exterior (ventilación
para enfriamiento estructural)
 La ventilación por higiene debe proporcionar la
cantidad necesaria de oxígeno para la respiración de
las personas y la cocción de los alimentos, además
debe eliminar los olores desagradables y mantener el
dióxido y el monóxido de carbono dentro de los
parámetros permisibles.
 El aire exterior contiene como promedio un 21% de
oxígeno, 0,03-0,04 % de dióxido de carbono, 78 % de
nitrógeno, 1% de gases inertes (principalmente argón)
y entre 5 y 25 gramos de vapor de agua por m3 de aire
 La ventilación por higiene debe proporcionar
la cantidad necesaria de oxígeno para la
respiración de las personas y la cocción de
los alimentos, además debe eliminar los
olores desagradables y mantener el dióxido y
el monóxido de carbono dentro de los
parámetros permisibles.
 El aire exterior contiene como promedio un
21% de oxígeno, 0,03-0,04 % de dióxido de
carbono, 78 % de nitrógeno, 1% de gases
inertes (principalmente argón) y entre 5 y 25
gramos de vapor de agua por m3 de aire.
 La actividad de los ocupantes afecta la
composición y calidad del aire interior en los
edificios. El dióxido de carbono y el vapor de
agua son exhalados por los pulmones y las
bacterias son expulsadas con la respiración,
la tos y los estornudos. El cuerpo produce
sustancias orgánicas que producen olores en
dependencia de la higiene personal y la
dieta. El fumar contamina el aire tanto desde
el punto de vista de salud como por los
olores que produce.
 El aire exhalado contiene alrededor de un
16,3% de oxígeno, 4% de dióxido de carbono,
79,7% de nitrógeno y otros gases expulsados
por el organismo (fundamentalmente
amoniaco) y cerca de 45 g de vapor de agua
por m3 de aire. La combustión de 1 m3 de gas
utilizado en la cocción de alimentos produce
alrededor de 0,6 m3 de CO2.
 Givoni propone un nivel máximo permisible
de 0,2% de dióxido de carbono para la
ventilación de edificios residenciales.
 En relación con los olores debe hacerse una
diferenciación entre su aspecto cuantitativo
(intensidad) y su aspecto cualitativo
(ofensivo). La percepción de la intensidad de
los olores varía según la Ley de Weber-
Feshner de las reacciones fisiológicas, según la
cual son proporcionales al logaritmo de los
estímulos. En general los valores varían en
dependencia del tiempo de exposición y de la
temperatura del aire dentro del local. La
cantidad de aire fresco necesaria para remover
esos olores varía de acuerdo al número de
ocupantes, su grado de aceptabilidad, sus
hábitos de higiene y en especial el de fumar
 En una situación de régimen estacionario de producción de
contaminantes y una tasa fija de ventilación, y cuando el aire exterior
contiene alguno de los gases que deben ser limitados, como es el caso del
monóxido de carbono por ejemplo, puede calcularse la intensidad de
ventilación requerida por la fórmula siguiente: (según Givoni)

En actividades sedentarias y ligeras una persona emite aproximadamente 15 l/h de CO2 .(0.015 m3/h)
 Por ejemplo, si tenemos una habitación dormitorio con un volumen de
30 m3, ocupada por dos personas, asumiendo una concentración máxima
permisible interior del 0,2 % y si la concentración exterior es de 0,05 %,
la tasa de ventilación requerida será:

En la práctica la ventilación producida por infiltración del aire a través de las ventanas
resulta suficiente para satisfacer los requisitos de la ventilación por higiene en una
vivienda. Se estima que un metro lineal de rendija proporciona 1,7 m3 /h de aire, aún en
ausencia de viento.
 La cantidad de aire para ventilación requerido para
evacuar la carga térmica dentro de un local está dada
por la expresión
 En función del tipo de clima deberá
diseñarse la ventilación para alcanzar el
bienestar y preservar la salud del hombre.
Por ejemplo, en un clima frío resulta
fundamental evitar la infiltración del aire
exterior y las pérdidas del aire caliente
interior. En este caso el movimiento del
aire debe controlarse dentro de los
niveles mínimos para garantizar los
cambios de aire por requisitos higiénicos.
Por el contrario, en un clima cálido
húmedo la ventilación debe propiciar que
el flujo de aire pase directamente por la
zona habitable, con la velocidad que
permita la disipación del calor por
convección y evaporación (velocidad
recomendada hasta 2 m/s). En este caso
las necesidades de ventilación por
requisitos higiénicos van a ser siempre
inferiores a la requerida por confort
 En un clima cálido seco se
recomienda reducir la
ventilación durante el día al
mínimo necesario para
eliminar los olores generados
dentro de la vivienda,
evitando la entrada excesiva
del aire caliente exterior.
Durante la noche se puede
permitir la entrada del aire
exterior, ya que usualmente es
más fresco y, con velocidades
hasta 1 m/s, puede reducir la
temperatura del aire interior y
refrescar las superficies
interiores del local
 En zonas templadas, donde existe
un período frío y uno caluroso la
ventilación debe diseñarse de
forma tal que satisfaga en verano
los requisitos térmicos y en
invierno los requisitos higiénicos
para lo cual la disposición, tamaño
y forma de abrir las ventanas debe
permitir satisfacer los requisitos de
cada periodo. Por ejemplo, en
invierno la abertura debe permitir
el paso del aire a través de la zona
superior A, para evitar el efecto
directo sobre las personas,
mientras que en el verano el flujo
de aire debe ocupar todo el espacio
del local zonas A y B, de manera de
permitir el contacto directo del aire
con la piel de las personas y
propiciar el enfriamiento por
convección y evaporación.
 El diseño de la ventilación en la vivienda
es uno de los factores que en mayor
medida puede contribuir a la salud y el
bienestar de sus ocupantes,
especialmente de las personas que
permanecen durante la mayor parte del
tiempo en ella, como son los niños
pequeños y los ancianos.
 La función higiénico-sanitaria de la
ventilación, tiene como objetivo
fundamental eliminar los contaminantes
y purificar el aire, es decir, garantizar la
cantidad de oxígeno necesaria para la
respiración de las personas, así como
para la cocción de los alimentos; eliminar
los olores desagradables y mantener el
dióxido y el monóxido de carbono dentro
de los límites permisibles.
 La eliminación de olores desagradables no
constituye, en el sentido estricto de la
palabra, un factor de salud, sin embargo,
por su contribución al bienestar y confort
de las personas se le incluye dentro de los
aspectos higiénicos. Estos olores pueden
ser los producidos por el propio cuerpo, los
olores de la cocina o el humo del cigarro.
 Está fehacientemente comprobado el
efecto altamente dañino que produce el
cigarro en la salud de las personas, tanto
en los fumadores activos como en los
fumadores pasivos. Paralelamente a ello el
humo del cigarro resulta muy difícil de
eliminar porque se impregna en todas las
superficies dentro del local, incluso en las
propias personas. Esta situación se
complica más aún en locales que deben
permanecer cerrados total o parcialmente
debido a las bajas temperaturas exteriores
o por estar dotados de climatización
artificial.
 En general la ventilación necesaria para la
eliminación de olores desagradables es
superior a la necesaria para renovar el
oxígeno y disminuir el contenido de dióxido
de carbono, excepto en las viviendas en que
se utilicen cocinas de petróleo o carbón para
la cocción de los alimentos. En estos casos es
siempre recomendable instalar una campana
y conducto de extracción para la evacuación
directa de los gases que se generan.
 El clima del lugar donde se encuentra
emplazada la vivienda influye de forma
decisiva en al diseño de la ventilación. En
climas fríos el movimiento del aire debe
mantenerse dentro de los niveles mínimos y
fuera de la zona donde se encuentran las
personas; predomina la ventilación por
higiene. En climas cálido-húmedos la
ventilación debe incidir directamente sobre
el cuerpo de las personas para propiciar las
pérdidas de calor; predomina la ventilación
por confort térmico
 GLOSARIO
1. Ventilación: Renovación del aire en un local. Se produce por medios naturales o
artificiales.
2. Cambios de aire: Forma de expresar la cantidad de aire extraído o introducido a
un local en términos de volúmenes del local intercambiados o renovados. Se
halla dividiendo el flujo del aire a renovar entre el volumen del local.
3. Calor específico: Cantidad de calor requerido para producir un cambio de unidad
de temperatura por unidad de masa. Es una constante para cada material.
4. Infiltración del aire: Penetración del aire exterior que se produce a través de las
juntas e intersticios de las puertas y ventanas del edificio, independientemente
de la voluntad del ocupante. La cantidad de aire que penetra o sale del espacio
interior depende de:
La longitud total de las juntas.
La imperfección de los contactos entre las partes móviles y las fijas de las
aberturas.
La diferencia de presiones entre el interior y el exterior debido a temperaturas
desiguales y a la acción mecánica del viento
1. ¿Cuáles son las funciones de la ventilación?
2. Identifique los objetivos específicos de la ventilación
por higiene.
3. Señale cuáles son los contaminantes más importantes
dentro de una vivienda.
4. ¿Cómo influye el clima en el diseño de la ventilación?
 Alemany, A. et al: Climatología, Iluminación y Acústica. ISPJAE,
C: Habana, 1986.
 Evans, B.H.: Research Report 59 Texas Engineering Station 1957.
College Station, Texas.
 Givoni B.: Man, Climate & Architecture, Van Nostrand, New
York, 1981.
 Henriquez, V. B.: Ventilación Natural, Micons, C. Habana, 1988.
 Koenisberger, Ott.: Szokolay, S.: Manual of Tropical Housing and
Building. Longman, London, 1974.
 Puppo, E. Puppo G.: Acondicionamiento natural y Arquitectura.
Boixareu Ed., Barcelona, 1979.
 Rivero, R.: Arquitectura y Clima, UNAM, México, 1988.
 World Meteorological Organization.: Climate, Urbanization and
Man. WMO, 1985