Você está na página 1de 2

LA FELICIDAD, EN ARISTÓTELES

En cierta clase un padre nos puso a pensar sobre la idea aristotélico tomista y nos
decía que estas ideas no solamente fueron de aquel tiempo, sino que siguen vigentes hasta
nuestros días y es por eso que me di a la tarea de hacer este ensayo sobre la felicidad
tomando el pensamiento aristotélico, con el objetivo de retomar estas ideas y aclarar a los
lectores su forma de ver la felicidad.

Primeramente, me gustaría definir que es la felicidad hoy en día, e indagando con


varios compañeros y amistades me responden: es tener una vida en plenitud, estar bien
consigo mismo, cumplir una meta, o algo extremo, sentirse completo en un aspecto social,
estando feliz con todo lo que rodea como familia, amigos, trabajo, sin importar las
adversidades, estar en paz y estar bien espiritualmente. Éstas y muchas respuestas más
podemos dar a modo personal, pero, la que me sorprendió y que es muy palpable es que
ven la felicidad en lo material, o quien tiene mejor cuerpo o más amigos, etc. y ¿realmente
será esta la felicidad?.

La felicidad esta relacionada con el bienestar y el placer, por lo cual W. D. Ross en


su libro llamado Aristóteles dice: “que algunos piensan que el bienestar es la virtud;
nosotros decimos que es aquella especie de acción hacia la cual tiende la virtud (230)”;
actualmente entendemos por bienestar como un sentimiento, ya sea de satisfacción o de
tranquilidad, pero nos aclara la idea mostrándonos un tema muy importante como lo es, la
virtud, es decir que el bienestar debe de estar enfocado meramente a las virtudes; el bien se
esta enfocado primeramente a una armonía que Aristóteles toma como la definición de
felicidad y a la vez lo relaciona con el placer y lo muestra de esta manera: “¿Cuál es el bien
supremo realizable por el hombre? […], perfecta armonía con la concepción típicamente
helénica del arete. (Reale,1992:100)” Aristóteles nos muestra una idea muy clara que
concuerda con lo ya antes mencionado, que es la virtud, en este caso él la toma como el
arete, el cual nos permite llegar a la felicidad.

La felicidad esta en los hombres pero, el bien está en “la obra que él y solo él sabe
desarrollar (Reale,1992:100)”, es decir todo tiene un para que, en realidad es como el fin
del hombre a lo que también se pregunta ¿Cuál es la obra del hombre? Y se contesta con
una simple y sencilla palabra que podemos desarrollar, ésta es, “la razón” ya que ésta es
algo común de todos los hombres y por medio de ésta es la virtud del hombre, con la cual
se llega a la felicidad

Según nos lo muestra Aristóteles en la Ética Nicomáquea, “se debe seguir el


tratamiento del placer, porque el placer parece estar relacionado a la naturaleza humana
(Aristóteles,2016:211)”, para esto hay que tener muy en cuenta la naturaleza humana por lo
tanto como seres humanos, por naturaleza, tenemos la facultad de razonar y esta razón a la
vez nos distingue como seres humanos, de un ser vivo, por lo tanto, tenemos la capacidad
de: tomar decisiones, de saber lo que esta bien y lo que está mal; así mismo el hombre es
educado mediante el placer y el dolor, ya que todos preferimos sentir cosas placenteras.
También nos dice Ross que algunos dicen que la felicidad es “el placer; nosotros decimos
que está acompañada necesariamente del placer (230)”, pero el placer no es algo malo, sino
que los seres humanos estamos siendo esclavos del placer, no estamos siendo razonables y
cuando esto pasa, desacredita la verdad.

Aristóteles toma la felicidad como el bien supremo, el cual se