Você está na página 1de 3

Método valor presente neto

El Valor Presente Neto (VPN) o Valor Actual Neto (VAN) es el método más
conocido para evaluar proyectos de inversión a largo plazo, ya que permite
determinar si una inversión cumple con el objetivo básico financiero: Maximizar la
inversión.

El Valor Presente Neto (VPN), también conocido como Valor Actual neto (VAN) o
Valor Neto Actual (VNA), es un criterio de inversión que consiste en actualizar los
cobros y pagos de un proyecto o inversión para conocer cuánto se va a ganar o
perder con la misma.

El VPN es, por tanto, una medida del beneficio que rinde un proyecto de inversión
a través de toda su vida útil.

Supone el equivalente en unidades monetarias actuales de todos los ingresos y


egresos, presentes y futuros que constituyen un proyecto.

El Valor Presente Neto es una herramienta central en el descuento de flujos de


caja, empleado en el análisis fundamental para la valoración de empresas
cotizadas en bolsa.

La fórmula del Valor Presente Neto o VAN depende, por tanto, de las
siguientes variables:

 Inversión inicial previa (Io): Es el monto o valor del desembolso que la


empresa hará en el momento inicial de efectuar la inversión.
 Flujos netos de efectivo (Ft): Representan la diferencia entre los ingresos y
gastos que podrán obtenerse por la ejecución de un proyecto de inversión
durante su vida útil.
 Tasa de descuento (k): También conocida como costo o tasa de oportunidad.
es la tasa de retorno requerida sobre una inversión. Refleja la oportunidad
perdida de gastar o invertir en el presente.
 Inversiones durante la operación.
 Número de periodos que dure el proyecto (n).
El Valor Presente Neto sirva para generar dos tipos de decisiones: ver si las
inversiones son efectuables y ver qué inversión es mejor que otra en términos
absolutos. Los criterios de decisión se basan en lo siguiente:

 VAN > 0: La tasa de descuento elegida generará beneficios.


 VAN = 0: El proyecto de inversión no generará beneficios ni pérdidas, por lo
que su realización resultará indiferente.
 VAN < 0: El proyecto de inversión generará pérdidas, por lo que deberá ser
rechazado.

Mínimo cuadro

es una técnica de análisis numérico enmarcada dentro de la optimización


matemática, en la que, dados un conjunto de pares ordenados variable
independiente, variable dependiente y una familia de funciones, se intenta
encontrar la función continua, dentro de dicha familia, que mejor se aproxime a los
datos un ( mejor ajuste), de acuerdo con el criterio de mínimo error cuadrático.

En su forma más simple, intenta minimizar la suma de cuadrados de las


diferencias en las ordenadas (llamadas residuos) entre los puntos generados por
la función elegida y los correspondientes valores en los datos. Específicamente, se
llama mínimos cuadrados promedio (LMS) cuando el número de datos medidos es
1 y se usa el método de descenso por gradiente para minimizar el residuo
cuadrado. Se puede demostrar que LMS minimiza el residuo cuadrado esperado,
con el mínimo de operaciones (por iteración), pero requiere un gran número de
iteraciones para converger.

Desde un punto de vista estadístico, un requisito implícito para que funcione el


método de mínimos cuadrados es que los errores de cada medida estén
distribuidos de forma aleatoria. El teorema de Gauss-Márkov prueba que los
estimadores mínimos cuadráticos carecen de sesgo y que el muestreo de datos no
tiene que ajustarse, por ejemplo, a una distribución normal. También es importante
que los datos a procesar estén bien escogidos, para que permitan visibilidad en
las variables que han de ser resueltas (para dar más peso a un dato en particular,
véase mínimos cuadrados ponderados).

La técnica de mínimos cuadrados se usa comúnmente en el ajuste de curvas.


Muchos otros problemas de optimización pueden expresarse también en forma de
mínimos cuadrados, minimizando la energía o maximizando la entropía.

Tasa interna de retorno

Es la media geométrica de los rendimientos futuros esperados de dicha inversión,


y que implica por cierto el supuesto de una oportunidad para "reinvertir". En
términos simples, diversos autores la conceptualizan como la tasa de descuento
con la que el valor actual neto o valor presente neto (VAN o VPN) es igual a cero.

La TIR puede utilizarse como indicador de la rentabilidad de un proyecto: a mayor


TIR, mayor rentabilidad; así, se utiliza como uno de los criterios para decidir sobre
la aceptación o rechazo de un proyecto de inversión. Para ello, la TIR se compara
con una tasa mínima o tasa de corte, el coste de oportunidad de la inversión (si la
inversión no tiene riesgo, el coste de oportunidad utilizado para comparar la TIR
será la tasa de rentabilidad libre de riesgo). Si la tasa de rendimiento del proyecto
expresada por la TIR supera la tasa de corte, se acepta la inversión; en caso
contrario, se rechaza.

La tasa interna de retorno o tasa interna de rentabilidad de una inversión es la


media geométrica de los rendimientos futuros esperados de dicha inversión, y que
implica por cierto el supuesto de una oportunidad para "reinvertir".