Você está na página 1de 3

Correcciones

 y/o  adiciones    a  la  traducción  de  Juan  Berlin  –  (México  1977)    del  ciclo  
dado  por  
 Rudolf  Steiner:  “El  hombre,  sinfonía  de  la  palabra  creadora”.  (GA  230),  
hechas  por  Norma  Priemer  (marzo  2017)  sobre  la  Primera  Parte  del  ciclo  y  basándose  en  la  numeración  
de  las  páginas  en  la  edición  de  editorial  Antroposófica  de  enero  2013.  
 

Primera  conferencia  

pág.  17:    (2º  párrafo)        Difícilmente  habrá  algo  que  se  nos  antoje  tan  misterioso  como  la  
particular  mirada  del  león,  mirada  que  mucho  lanza  hacia  afuera,  algo  que  es  testimonio  de  
dominación  interna  de  principios  antagónicos.  La  mirada  del  león  es  testimonio  exteriorizado  
de  cómo  su  latido  es  dominado  por  el  ritmo  respiratorio,  de  manera  casi  perfecta.  
 
pasaje  de  pág  20  a  21  :    …  la  metamorfosis  del  ave  en  la  cabeza  humana,  la  metamorfosis  de  
león  en  el  pecho  humano,  la  metamorfosis  de  la  vaca  en  el  aparato  digestivo  y  extremidades  
del  hombre.        
 
pág.  21:  (2º  párrafo-­‐final)    …y  toda  la  fauna  que  tiene  su  elemento  primordial  en  las  fuerzas  de  
gravedad,  de  pesantez:  el  hombre  resulta  ser  la  síntesis  de  águila,  león,  toro  o  vaca.  
 
 
pág.  25:  :  (2º  párrafo  al  medio)    ….las  fuerzas  de  la  luz  solar  utilizan  la  sustancia  de  la  cal  para  
(¿telescopiar?)aproximar  (o  juntar)  todo  el  proceso  que  hemos  visto  desplegado  en  la  
secuencia  de  huevo,  oruga,  cocón.  
 
pág.  26:  (4º  reglón  desde  abajo):  …¡  salen  los  recuerdos  !  
 
Segunda    conferencia:  
 
pág.  31:  (2º  párrafo,  mitad)      El  animal  tiene,  pudiéramos  decir,  su  esencia  en  lo  exterior,    lo  que  el  
mundo  externo  hace  con  él  se  hace  cuerpo    en  su  plumaje.  
 
pág.  34:  (3er  renglón  desde  arriba)        dinámica    (dinamismo)  
 
pág.39:  (final  1er  párrafo)    ….se  recurre  a  la  balanza,    la  regla  graduada  (el  metro)    y  la  cifra.  
 
pág.  42:  (1er  renglón)  .  ,  se  vería  uncido  a  ese  ciclo  anual,…  
 
pág.  44  (en  el  3er  párrafo):    ….Así,  en  vez  de  lo  que  propiamente  es  águila,  utiliza  una  compañera  
fiera,  la  hiena,  que  se  alimenta  de  lo  muerto,  es  decir  de  aquello  muerto  (los  pensamientos)    que  
es  generado  en      nuestra  cabeza  y  que  constantemente    en  cada  instante  está  suministrando  
fragmentos  atomísticos  a  nuestro  morir.  …………………..  Esta  es  una  fábula  nacida  de  la  cultura  
de  la  raza  negra,  que…..  
 
pág.  46:  (al  final  2º  párrafo)    aclaración  por  el  término    elegido  por  J.  Berlín  “forcejear”.  Rudolf  
Steiner  creó  para  el    alemán  un  neologismo:  el  verbo    “kraften”,  que  proviene  de  Kraft  =  
fuerza/fortaleza.    Y  que    por  ende  en  castellano  tampoco  tiene  un  equivalente.  Lo  que  más  se  
le  aproximaría  podría  ser    en  cierta  manera  “pujar”.  Habría  que  inventar  un  término:  por  
ejemplo      ”fuercear”      o  “  fortalear”.      

1  
 
pág.  46:    (último  párrafo)      Es  decir,  hemos  de  aprender    no  (-­‐)  la  pesantez  de  la  Tierra,  no  tan  sólo  
pesar,  contar  y  medir,  no  tan  sólo  lo  que  está  implícito  en  la  organización  física  de  la  vaca,  sino  
lo  que  se  ha  corporalizado  en  ella.    Hemos  de  aprender    a  apartar  la  mirada  de  la  organización  
vacuna    y  dirigirla  reverentemente  hacia  lo  que  en  ella  se  hace  cuerpo;  elevar    la  mirada  a  las  
alturas:  entonces  se  espiritualizará  lo  que  de  lo  contrario  se  convertiría  en  civilización  
mecanicista  de  la  Tierra.  

pág.  47-­‐49:    Así,  el  hombre  contrapone  su  propia  terna  a  las  llamadas  unilaterales,  pues  el  
sentido  de  esta  tera  puede  llevar  a  la  compensación  armoniosa  de  las  unilateralidades.  Ha  de  
aprender  a  mirar  a  la  vaca,  y  luego,  después  de  haberse  dejado  impresionar  intensamente  por  
ella,  elevar  la  mirada  a  lo  que  le  revela  el  lenguaje  de  las  estrellas.  Ha  de  aprender    a  dirigir  su  
vista  hacia  la  altura  del  águila  y  luego,  después  de  haber  sentido  íntima  e  intensamente  la  
naturaleza  aguileña    y  con  lo  que  le  ha  dado  la  naturaleza  del  águila,  bajar  la  mirada  hacia  lo  
que  germina  y  brota  en  la  Tierra  y  lo  que  también  obra    en  el  hombre  ascendiendo  desde  abajo  
dentro  de  su  organización.  Y  ha  de  aprender,  finalmente,  a  contemplar  el  león  de  tal  manera,  
que  por  el  león  se  le  manifieste  lo  que  lo  rodea  soplando  en  el  viento,  lo  que  le  relampaguea  
en  l  rayo,  lo  que  le  retumba  en  el  trueno,  lo  que  provocan  el  viento  y  el  tiempo  en  el  ciclo  
anual    en  toda    la  vida  de  la  Tierra  en  la  que  el  hombre  se  halla  inserto.  
   O  sea  que    en  tres  direcciones  ha  de  orientar  pues  el  hombre  su  mirada:  la  física  hacia  arriba  
con  la  espiritual  hacia  abajo;      la  física  hacia  abajo  con  la  espiritual  hacia  arriba;  la  física  
horizontalmente  hacia  Oriente  con  la  espiritual  en  dirección  opuesta,  horizontalmente  hacia  
Occidente.    Si  el  hombre  es  capaz  de  lograr    que  mutuamente  se  compenetren  arriba  y  abajo  y  
adelante  y  atrás  su  mirada  espiritual  y  su  mirada  física,  entonces    será  capaz  de  percibir  las  
genuinas  llamadas,  las  que  fortalecen  y  no  debilitan,  del  águila  desde  las  alturas,  del  león  
desde  la  periferia,  el  entorno,    de  la  vaca  desde  el  interior  de  la  Tierra.    

   He  aquí  lo  que  el  hombre  ha  de  aprender  sobre  su  relación  con  el  universo,  para  que  sea  más  
y  más  acertada  su  actuación  por  la  civilización  terrenal,  y  sirva,  no  a  la  declinación,    sino  al  
ascenso.  

¡Aprende  a  conocer  mi  esencia!                  Así  habla  el  águila                                                  Lerne mein Wesen kennen!
Yo  te  doy  la  fortaleza,                                                                                    Ich gebe dir die Kraft,
En  la  propia  cabeza       Occidente                                          Im eignen Haupte  
De  crear  un  universo                                                                            Ein Weltenall zu schaffen.

¡Aprende  a  conocer  mi  esencia!                    Así  habla  el  león                                                      Lerne mein Wesen kennen!    
Yo  te  doy  la  fortaleza,                 Ich gebe dir die Kraft,
En  la  luz  (el  brillo)  de  la  atmósfera                                Centro              Im Schein des Luftkreises
De  encarnar  el  universo                    Das Weltenall zu verkörpern.

¡Aprende  a  conocer  mi  esencia!                  Así  habla  la  vaca                                                      Lerne mein Wesen kennen!
Yo  te  doy  la  fortaleza,                  Ich gebe dir die Kraft,
A  Balanza,  metro  y  cifra                                                                Oriente                                                                  Waage, Messlatte und Zahl
Arrancar    (quitar)  del    universo                                                                      Dem Weltenall zu entreissen.

 
Yo  tengo  que  aprender                                      Ich muss lernen

Oh,  vaca:  tu  fortaleza                                    O Kuh: deine Kraft


A  partir  del  lenguaje  (habla),                                        Aus der Sprache,
Que  las  estrellas  manifiestan  (revelan)  en  mí    -­‐                                                    Die die Sterne in mir offenbaren –

2  
 
Oh,  león:    tu  fortaleza                                                                                                                        O Löwe: deine Kraft
A  partir  del  lenguaje  (habla),                              Aus
der Sprache,
Que  en  año  y  día                          Die in Jahr und Tag
El  entorno  (La  periferia)  produce  (efectúa)  en  mí    -­‐                      Der Umkreis in mir wirket –

Oh,  águila:  tu  fortaleza                                                          O Adler: deine Kraft


A  partir  del  lenguaje  (habla),                                                                      Aus der Sprache,
Que  lo  brotado  de  la  Tierra  crea  en  mí                        Die das Erd-Entsprossene in mir erschafft.        

         

Tercera  conferencia  

pág.  51:  En  el  9º  renglón,  está  el  término  “late”  dentro  de  la  oración:  “en  todo  ello  late  la  
materia  física  de  la  Tierra”.  También  aquí  Rudolf  Steiner  aplicó  un  neologismo  verbal  suyo  –  
intraducible:  “wesen”  que  es  la  derivada  verbal  del  sustantivo  “das  Wesen”:  la  esencia,    el  ser,  
la  naturaleza,  la  entidad.      Podríamos  crear  otro  neologismo  en  español:    esenciar.  
Y  entonces  la  oración  quedaría:  “en  todo  ello  esencia  la  materia  física  de  la  Tierra”.  
 
pág.  52:  (9º  renglón  desde  arriba):    En  efecto,    si  consideramos  lo  que  lleva  al  movimiento  al  hombre  ,  
esto  es,  lo  que  son  las  extremidades  en  él    y    lo  que  después  desde  ellas  se  continúa  hacia  
adentro  como  función  metabólica,  entonces    es  incorrecto  referirnos  en  primer  término  a  
sustancia  física:  
       
                       :  (8º  renglón  desde  abajo)  De  modo  que,  si  ascendemos  hacia  la  cabeza  ,  dibujaremos  al  
hombre  (se  hace  el  dibujo)  haciendo  pasar  paulatinamente  la  sustancia  espiritual  hacia  la  
sustancia  física,  que  está  en  máxima  presencia  en  la  cabeza.  En  cambio…………..  
Efectivamente  ,  lo  esencial  en  un  cierto  sentido    es,    que  la  sustancia  espiritual  llena  esas  
extremidades  donde  la  sustancia  física  tan  sólo  parece  flotar  en  la  espiritual,  en  tanto  que    la  
cabeza  es  una  hechura  compacta  de  sustancia  física.  
 
Pág.  63:  (7º  renglón)    Y  no  se  tendría  certidumbre  en  cuanto  a  la  conexión    vital  entre  hombre  y  
Tierra,  si  no  emergiera  el  mundo  circundante  y…….  

* * *

3  
 

Interesses relacionados