Você está na página 1de 7

Sermón 1

08 de Diciembre de 2013

La Familia: El Diseño de Dios

Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y hembra los
creó (Génesis 1. 27).

Introducción.

Hace un tiempo platicaba con una persona acerca de la raíz del problema de nuestro país;
dígase falta de empleos, pobreza, delincuencia, etc. Llegando a una conclusión de que el
problema de raíz procede de las familias disfuncionales (nosotros sabemos que es el
pecado obviamente). Pero, viéndolo secularmente, me pareció interesante. Pues, sí una
familia carece de lazos, de buena educación, moralidad y unidad, seguramente los
pequeños crecerán en un ambiente que los arroje al vandalismo y la delincuencia. Sí a los
niños que se les da una educación y se las da herramientas que necesitan, regularmente
tienen rebeldía, imagínense con aquellos que no se les atiende. Y sí de pequeños se les
dejó desviar, de grandes serán potenciales delincuentes (aunque no todos, sí la mayoría).

Alguna vez leí sobre un estudio que se les hizo a 100 familias en EEUU. A la mitad de ellos
con una familia que les ofreciera educación, tanto moral como escolar. A la otra mitad una
familia que no les ofreció estudios. En la primera mitad se encontró que 47 de ellos, lograron
terminar una profesión y ejercerla; en tanto que la segunda mitad, 46 terminaron en el
vandalismo y delincuencia. Se descubrió cuán importante es la familia que les ofrezca una
educación.

Bíblicamente no debería sorprendernos estos resultados, pues cuando la Palabra de Dios


es transgredida, las consecuencias siempre son trágicas. ¿Quién inventó la familia
(matrimonio)? ¿A quién se le ocurrió? La biblia deja en claro, que Dios instituyó la familia
como tal. Y si la familia ha olvidado el consejo de Dios (disciplinar a los hijos, enseñarles,
educarles, etc.), ¿Cuáles serán los resultados? Los que se han descubierto en estos
estudios.

El pecado ha distorsionado el propósito de la familia (el matrimonio), así como cada don
de Dios y cada mandato. Estos resultados trágicos, demuestran que el mal habita en el
hombre, como Pablo lo enseña en romanos 7; y sí no hay límites a los hijos, se van a desviar
tanto como puedan.

Romanos 7. 18Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el
querer el bien está en mí, pero no el hacerlo.

Como iglesia estamos en un tiempo emocionante, dónde muchos de nosotros


comenzamos a involucrarnos más y más en algún ministerio; y queremos hacer cosas
hermosas para Dios, queremos ser usados por Él. Hay muchos planes para cada ministerio,
y yo creo que vamos a crecer. Y es por eso, que de parte de Dios vi necesario enseñar
sobre “La Familia”. Pues si no hay solidez en las familias, no lo hay en la iglesia. Siempre
he preguntado, ¿De qué le sirve a una familia ‘ministrar’ en la iglesia, sí en su casa no se

Una familia llena del Espíritu | La familia: El Diseño de Dios.


pueden ver? ¿De qué le sirve a un pequeño o adolescente obedecer órdenes del pastor o
líderes si en su casa no hace caso? ¿De qué le sirve al esposo aquí ser un varón de Dios,
sí en su casa no es un buen padre? ¿De qué le sirve a la esposa estar todo el día en la
iglesia, si no atiende a sus hijos y marido?

No sirve de mucho o quizá de nada. No sé de dónde hemos sacado y adoptado posturas


distintas, que más bien podemos llamar ‘hipocresía’ (aunque suene fuerte). La palabra
hipocresía viene de una raíz que significa “actor de teatro”, que implicaba tener mascarás
y actuar de acuerdo a esa máscara. Y lamentablemente hemos ‘aprendido’ (insisto, no sé
de dónde), que en la iglesia debemos ser diferentes. ¿Eso es malo? (podrás preguntar), no
lo es, mientras sea una actitud sin doblez; es decir, que tu comportamiento sea el mismo,
aquí o allá. Porque tenemos una ‘máscara’ para la Iglesia (Nivel 1: la de un santo); después,
tenemos la de la casa (Nivel 2: intermedio), y finalmente otra para el mundo (Nivel 3: liviano).
¿Me explico? Todos, a menor o mayor medida hemos pasado por eso. Y déjenme darles la
mala noticia, de que eso no está nada bien. Es hipocresía. La meta es llegar a ser el mismo
en cualquier parte.

Sí no comenzamos por el principio, insisto, no sirve de mucho tenerte aquí de tiempo


completo; sí tu familia es un desastre. Yo prefiero un buen padre, que tener un predicador;
un buen hijo, que un músico; una buena madre, que una maestra. Y tengo que decirlo, los
cristianos solemos fallar en esto y mucho. Tantas familias cristianas son un desastre, ¿Por
qué? ¿Faltó Dios a sus promesas?

Hemos olvidado los principios y el propósito de Dios para la familia. Y de pronto


preguntamos ¿Qué hice mal para que mis hijos me ‘hayan’ salido así? Y yo sin pensarlo,
digo, te faltó disciplina. ¿Qué no dice la escritura?:

Proverbios 22. 6
Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se
apartará de él.

Faltó instrucción. No le estorbaste a su pecado. Entendamos hermanos, el mal habita en


nosotros; y sí no hay límites / Disciplina, tu hijo se desviará tanto como pueda; y tu
habrás fallado como padre que ama a su hijo.

Proverbios 13.24 El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama,
desde temprano lo corrige.

Nadie dijo que es fácil ser una familia llena de DIOS. Ni que ser padre es sencillo. Además,
hay tantas tentaciones del mundo para los hijos, que es un peligro constante. Y es hora de
que aprendamos que quiere Dios, y cuál es el diseño para la familia; cual es la clave para
llegar a ser una familia llena del Espíritu.

Datos interesantes: Durante una conferencia (panamericana realizada en Caracas), informó


que el SIDA ha dejado de diez a veinte millones de huérfanos. Cada día son mayores los
índices de matrimonios que derivan en divorcio o en separaciones de hecho. Por otra
parte, ¿cuántas mujeres denunciaron que sus maridos las golpean? Cuanto padrastros o
familiares abusan sexualmente de los niños, marcándolos para siempre, incluso en sus
preferencias sexuales. Y no debemos asustarnos, todo esto tiene su origen en el pecado.

Una familia llena del Espíritu | La familia: El Diseño de Dios.


Miren hasta dónde puede llegar un ‘pecado del adulterio’. Un hombre o una mujer puede
destruir un matrimonio, y esto facilita que se desvíen los hijos que no tienen una familia en
armonía. Después la madre se vuelve a ‘juntar’, y se da el caso en que el hombre abusa de
los pequeños, sexualmente, o físicamente. ¿Y todo porque?

Por la insensatez de un hombre casado, que cedió ante las tentaciones de una mujer que
tampoco aprendió esos principios en su familia; y que en nombre del amor, no le importó
lo que pudo ocasionar en una familia genuina. Y así sigue la lista interminable, de un pecado
que lleva a otro, y que afecta a varias generaciones: Alcoholismo, drogadicción, adulterio,
pueden destruir una familia, y esos pequeños crecerán con tantas deficiencias, y sus hijos
de sus hijos con todo eso cargando, hasta llegar a una extrema pobreza, adicciones,
inmoralidad sexual y delincuencia.

¿Y porque empezó? Destruyendo el mandato de Dios acerca del propósito de la familia. Con
decirles, que hasta el exceso de trabajo (algo que no es pecado en sí mismo), ocasiona que
familias no alcancen plenitud y madurez.

Y después vemos en las calles indigentes, drogadictos, niños de la calle; y somos buenos
para juzgar, y pensar, ¿Cómo pueden vivir así? Pero, ¿Te has puesto a pensar el camino de
ese hombre/mujer o niño? ¿Qué tuvo que pasar desde su nacimiento, para que hoy este
convertido en un indigente, alcohólico, drogadicto, delincuente?

Sin dudarlo, es el pecado. Pero, no te asustes; sigue siendo pecado, y aunque la sociedad
suele categorizar los pecados (niveles). Pues, el adulterio no lo encuentran tan pecaminoso
como lo es el drogarse o robar. La gente suele ser despectiva con esa gente pobre. ¿Y los
políticos que tanto han robado a la sociedad, los tienen en alta estima? Eso es una doble
moral horrible. Y es triste, que dentro de la iglesia se vea esa distinción de pecado. Es decir,
el mentiroso no es tan mal visto como el adultero; el adultero, no es tan mal visto como el
homosexual; el que no provee para su casa, no es tan mal visto como el adolescente que
batalla con la música mundana. Todos alguna vez hemos batallado con algún pecado, y sin
embargo, nos sentimos mejor que otros (porque hay niveles, según nosotros).

Concluyendo esta idea, sí se dan cuenta, Satanás no ha descansado todos estos años. Él
se ha mantenido ocupado en ver como distorsiona y aleja a la humanidad del propósito de
Dios. Y parte del plan maravilloso de Dios, tiene como uno de sus cimientos, la familia.
Hasta los libros de Educación Cívica, dice que la familia es ‘la base y núcleo de la sociedad’.
Y como estamos viendo, es una verdad.

¿Qué es “La Familia”?

►I. El diseño de Dios.

Génesis 1. 27Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y
hembra los creó.

No se dejen engañar hermanos, este es el diseño de Dios: “varón y hembra”, en estas


palabras quedó plasmada la idea de la “familia”. A veces hay mucha confusión aun en los
cristianos en entender la voluntad de Dios, sus propósitos y su plan. Una clave es entender

Una familia llena del Espíritu | La familia: El Diseño de Dios.


los primeros tres capítulos de la Biblia; pues allí Dios plasma cómo creo cada cosa perfecta,
y cuáles fueron las consecuencias del pecado.

Eclesiastes 7. 29He aquí, solamente esto he hallado: que Dios hizo al hombre recto,
pero ellos buscaron muchas perversiones.

Y de repente nos encontramos, que en el mundo hay guerras, enfermedad, pestes,


delincuencia, abusos, etc. ¿Y qué es lo primero que la gente piensa? Que es culpa de Dios;
que sí fuera bueno, no habría maldad, ni enfermedad, ni permitiría la hambruna y un largo
etcétera de reproches. No logran entender, que lo que ahora vemos en el mundo es
producto del rechazo de las Palabras de Dios; desde Adán hasta nuestros días. La muerte
no existía, y por tanto no había enfermedad. El hombre viviría eternamente, no iba a
envejecer; la creación era perfecta, y después del pecado fue sujeta a corrupción.

Romanos 8. 21porque también la creación misma será libertada de la esclavitud de


corrupción, a la libertad gloriosa de los hijos de Dios.

No logran distinguir entre consecuencias y el diseño de Dios. Lo que ha pasado fuera del
Edén, desde el primer asesinato, hasta la crucifixión de Jesús, todo eso ha sido que el
hombre se ha ido alejando del propósito inicial de Dios. Y así como en todo, así ha sucedido
en la familia. Hoy el concepto matrimonio está siendo rechazado. Que es un problema
casarse, y que hay adulterio, y que hay violencia intrafamiliar, y que hay abandono, escases,
¿Cuál ha sido la “solución” de este mundo? Unión libre, fornicación, alternativas sexuales.
¿Se dan cuenta? ¿Realmente esa será la solución? Ese ha sido el trabajo de satanás, dar
alternativas ‘mejoradas y baratas’, recordemos su frase célebre: “¿Con que Dios ha dicho?”

“¿Con que Dios ha dicho?”


Que el hombre sólo se puede casar con una mujer.
Que el hombre debe serle fiel y tratar a su mujer como vaso débil.
No, no siempre es como Dios ha dicho, ¿Qué tiene de malo si hay amor que se unan
varón y varón? ¿Qué tiene de malo sí hay amor, tengan relaciones antes del matrimonio?
¿Qué tiene de malo?

Y resulta que satanás es el tolerante y Dios un intolerante exagerado. Y el mundo está


como está, por no escuchar el manual de usuario. ¿Cómo funciona el hombre? Sería
bueno ir al manual de quien diseñó al hombre, para encontrar su propósito.

El pastor Chuy Olivares en su serie: “Fundamentando la Familia”, que recomiendo que la


escuchen, o vuelvan a escuchar (nos servirá, ahora que estamos hablando de estos
temas); mencionó una interesante anécdota, que dice más o menos así:

“Por eso de los años 1900, cuando tenía poco de inventarse el automóvil, había una persona
que iba manejando su vehículo, de repente le falló, y le dejó en la calle; era un FORD modelo
T (los primeros de la FORD), y no había muchos mecánicos por aquellos tiempos. De
repente iba pasando una persona que amablemente se acercó a ayudarle. Preguntó, ¿Qué
le había sucedido al vehículo? Abrió el cofre, y le dio el diagnóstico y las indicaciones. La
persona un poco incrédula, siguió las indicaciones, y ‘Oh sorpresa’, el auto encendió. Antes

Una familia llena del Espíritu | La familia: El Diseño de Dios.


de que se retirara la amable persona que la ayudó, esta pregunto, ¿Cómo supo de inmediato
cual era la solución? ¿Quién es usted?
El respondió, yo soy Henry Ford, y yo inventé este automóvil”.

Me dejó una buena enseñanza esta anécdota. Realmente, ¿Quién sino él podría haber
detectado de inmediato el problema? ¿Quién sino el creador de algo, sabe el propósito de
su creación? Sin embargo, el mundo quiere encontrar la solución a sus problemas en la
psicología, en los horóscopos, en la política, en libros de superación personal, etc. En todos
lados, menos dónde debería ir a buscarla. Suena tan lógico, Dios creó al hombre, ¿A quién
debe ir el hombre para solucionar su problema? A su creador, Dios sabe cuál es el problema
del hombre. Y su problema desde el principio ha sido que se ha alejado de Dios, y ha
desechado su palabra, escuchando cualquier cosa.
Leyendo un libro para preparar este tema, se llama “La familia llena del Espíritu”, de
Hayford; en su primer capítulo menciona una anécdota del como aprendió cual es el
fundamento de una familia.

Menciona que una boda el pastor comenzó el sermón diciendo: «El matrimonio no se basa
en el amor», empezó.
¡Me quedé estupefacta! ¡Cómo puede hacerme esto a mí! ¡Qué poco romántico es lo que
dice! Pero a medida que continuaba, me daba cuenta de que estaba recibiendo mi primera
lección en el curso de Matrimonio 101. «El matrimonio no se basa en el amor, se basa
en la voluntad de Dios». Como novia, esas palabras significaron poco para mí, aun cuando
comprendí su intención.
Ahora, como esposa durante casi veinte años, sé exactamente lo que el pastor Ron quiso
decir cuando pronunció esas palabras: el cimiento del matrimonio (y por tanto de la
familia) tiene que colocarse en algo más que una emoción pasajera; debe edificarse
sobre el Señor.

Me pareció impactante esta frase, y con mucha verdad. El amor no debe ponerse como
base de un matrimonio; pues sabemos que el amor humano es, imperfecto, se desgasta,
exagera, sobreprotege, se descuida, y de más. Entonces, se debe fundamentar en algo más
que una emoción terrenal. Debe edificarse sobre Dios, sobre su verdad. No quiere decir,
que debes casarte sin amor, no. Lo que quiere decir, es que es un su verdad y no en tu
amor, en el que debes basar tu matrimonio. Y es allí donde todo comienza a desviarse, pues
lo primero que se hace, es desechar las palabras de Dios, su diseño y propósito inicial para
la familia. Y cuando nos hagamos las preguntas, ¿Por qué hay en enfermedades
degenerativas como el SIDA? Debemos responder sin temor, que por causa de la
inmoralidad sexual, desechando las palabras del creador. No debe atribuirse a Dios la
desarmonía agrícola, zoológica, geológica y meteorológica a la cual fue sujetada la creación.
La perfecta voluntad de Dios, como fundador y Rey de la creación, no se manifiesta en la
presencia de la muerte, la enfermedad, la discordia y los desastres o el pecado humano.

Nuestro mundo presente no refleja el orden del reino que originalmente deseaba Dios para
el disfrute del ser humano en la tierra, así como tampoco refleja el reino de Dios como
finalmente se experimentará. Al entender esto, deberíamos tener cuidado de no atribuirle

Una familia llena del Espíritu | La familia: El Diseño de Dios.


b)laEn«voluntad
a su vocación.
de Dios» aquellas características de nuestro mundo que tienen su origen en
la ruinareciben
Ambos del orden original de
el mandato deDios, a raízlade
señorear la caída
tierra, de la Dios
a ambos humanidad.
les confía la tarea de la
mayordomía de la creación, a ambos Dios les encarga la reproducción y el cuidado de los
hijos. En su vocación, hombre y mujer se necesitan.
Leamos de nuevo:

Génesis
Su diferencia 1. 26Entonces
puede dijo
apreciarse Dios:todo
sobre Hagamos al hombre a
en su sexualidad y nuestra imagen, conforme a
en su complementariedad.
nuestra semejanza; y señoree en los peces del mar, en las aves de los cielos, en las
bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra. 27Y creó
a) Hombre
Diosyalmujer
hombresonacreados seresa sexuales
su imagen, imagen de«varón y hembra».
Dios lo creó; varón y hembra los creó.
Esta diferencia no radica únicamente en su constitución física, sino también en su forma
de ser, de percibir el mundo, de reaccionar, de relacionarse, etc. Esta «diferencia» les
permite acercarse
Este pasaje es muymutuamente
importante, y relacionarse
leamos a un nivel en donde ambos aprecian el ser
con atención:
distintos y, a su vez, comprenden la razón de ser de la sexualidad misma.

Entonces dijo Dios [singular]: “Hagamos” al hombre a “nuestra” imagen, conforme a


“nuestra” semejanza [plural]. Todos los expertos cristianos concuerdan que aquí se nos
b) Laen
deja diferencia sexual dade
claro el concepto lugar a como
Dios la diferencia funcional, conocida
una comunidad, entendida en términos
como de Esa
“Trinidad”.
complementariedad y no de competencia: el uno tiene lo que el otro carece y viceversa.
imagen y semejanza a la que fuimos creada, está en Dios [El Padre, el Hijo y el Espíritu
Santo].
Una vez creados, hombre y mujer son vistos por Dios como «buenos en gran manera» (Gn.
1:31). En ambos encuentra complacencia. Nótese que el texto bíblico intencionalmente
atribuyeLaestas
comunidad divina
diferencias misma
a la se proyecta
Creación, es decir,enalesta comunidad
diseño de Dios, humana, la como
y no las ve bi-
unidad por
estructuradas 4 hombre-mujer.
la cultura. Si la imago Dei es la proyección de la comunidad divina en
la comunidad humana, entonces podemos apreciar el hecho de que varón y
hembra son iguales y al mismo tiempo diferentes. Esta igualdad y a la vez
31 diferencia
Y vio Dios todo loesque
la que leshecho,
había permite al hombre
y he aquí quey era
a labueno
mujer en
una relación
gran sin fusión,
manera. Y fue la tarde
intimidad sin pérdida
y la mañana el día sexto. de identidad, acercamiento pero a su vez derecho al espacio
social y espiritual necesario para crecer.

Veremos la siguiente semana, la ruptura del Diseño de Dios y las consecuencias y cómo
podemos restaurarlas en Dios.
Aquí puedo hacer un paréntesis para explicar que confundimos lo que sucedió después del
Edén [consecuencias], a lo que era antes del pecado. Una vez una persona me dijo que
Pablo era misógino, machista, por cómo se dirige a las mujeres. Y que la biblia denigra a la
mujer, y que los judíos la hacen menos. Pero no debemos confundir, que el hombre es el
que ha dejado a la mujer denigrada, y no Dios. Al principio vemos esta igualdad, tal como
hay en la trinidad, distinción e igualdad.

¿Cómo se explica esta igualdad y esta diferencia? Reflexionemos. La igualdad es percibida


en el texto de Génesis al menos en dos aspectos:

a) En su condición.
Ambos son hechos a «imagen y semejanza», en ambos Dios deja su distintivo. Esto los
iguala a un nivel muy profundo que, en último término, les permite relacionarse. Si el uno
no ve en el otro la imago Dei, entonces la posibilidad de relacionarse y, en consecuencia,
de comunicarse desaparece, pues ya no se ven como iguales. En su condición de iguales,
hombre y mujer se respetan.

4
James Olthuis, I Pledge You my Troth, Harper & Row, Nueva York, 1976, p. 4.

Una familia llena del Espíritu | La familia: El Diseño de Dios.

Interesses relacionados