Você está na página 1de 15

ÁGIL MENTE

APRENDE COMO FUNCIONA TU CEREBRO PARA POTENCIAR TU CREATIVIDAD


Y VIVIR MEJOR.

NEUROCIENCIA
La neurociencia es un campo de la ciencia que estudia el sistema nervioso, así
como el cerebro y las bases biológicas de la conducta humana.
tu cerebro puede seguir aprendiendo y cambiando hasta el momento en que
morís, propiedad conocida como “neuro plasticidad”.

CREATIVIDAD
Es la capacidad de generar nuevas ideas o conceptos, de nuevas asociaciones
entre ideas y conceptos conocidos, que habitualmente producen soluciones
originales. La creatividad es sinónimo del "pensamiento original”. Es la
capacidad de un cerebro para llegar a conclusiones nuevas.
La creatividad es la actividad mental a través de la cual en algún momento una
revelación o insight ocurre dentro del cerebro y trae como resultado una idea
o acción nueva que tiene valor. Es romper con nuestros patrones habituales
de pensamiento.
Hoy es fácil de demostrar mediante tecnología avanzada que hasta nuestro
último día de vida podemos seguir aprendiendo y ser más creativos.
Más creatividad en nuestras vidas significa no sólo la capacidad de resolver
problemas, destrabar conflictos o lucirse en el trabajo, sino de tener una vida
mejor y más disfrutable.
Vivimos en una sociedad globalizada, donde productos y servicios son cada vez
más parecidos y a menudo se vuelve difícil diferenciarlos entre sí.
Empresas, gobiernos y organizaciones requieren de la creatividad de su gente
para sobresalir del resto.
En nuestro sistema educativo, desde sus inicios y hasta el tiempo presente, ha
primado la importancia en la enseñanza y el desarrollo del análisis lógico y el
razonamiento deductivo —que dominó el siglo XX— y no de nuestra capacidad
empática y creativa —necesaria para conquistar el siglo XXI—. Desarrollar tu
creatividad es asunto tuyo, seas quien seas y trabajes donde trabajes. Las
personas que demuestran curiosidad y coraje se vuelven indispensables en
cualquier organización. Son promovidos y recompensados. Aquellos que
puedan imaginar otras alternativas a los problemas grandes o pequeños que
enfrentamos en la sociedad serán los que causen un verdadero impacto.
Si nos referimos a las ideas que van a cambiar paradigmas o memes dentro de
una tradición, cultura o disciplina de trabajo, la decisión de que sea nueva y
tenga valor provendrá de la aprobación de la gente que conozca el medio o la
disciplina donde esa idea o acción se esté tratando de implementar.
De esta manera, cuando la gente lo apruebe y acepte, habrá pasado por una
especie de evaluación social que dirá: “Esto realmente es creativo”.
Por lo tanto, la creatividad no sucede sólo en la cabeza de las personas sino
también en la interacción de los pensamientos con su contexto sociocultural.
Resulta un fenómeno sistémico más que un fenómeno individual.

LAS IDEAS PUEDEN APARECER EN CUALQUIER MOMENTO, PERO


FUNDAMENTALMENTE SE MANIFIESTAN MÁS SEGUIDO CUANDO MÁS
RELAJADOS ESTAMOS.

ENTROPÍA
Función termodinámica que es una medida de la parte no utilizable de la
energía contenida en un sistema o materia. Sirve para medir el grado de
desorden dentro de un proceso y permite distinguir la energía útil, que es la
que se convierte en su totalidad en trabajo, de la inútil, que se pierde en el
medio ambiente.
Conservar nuestra energía. Esto ocurre fundamentalmente cuando no
tenemos demandas externas. Allí, la entropía juega un rol preponderante en
el control de nuestro cuerpo y mente. Esta gran necesidad de conservación de
la energía es tan poderosa que cuando tenemos tiempo libre lo relacionamos
de inmediato con el descanso.
Poner piloto automático. No gastar energía. Es como si los humanos, entonces,
estuviésemos tironeados por dos instrucciones programadas opuestas del
cerebro: por un lado, el menor esfuerzo imperativo (entropía) y, por el otro, la
exploración y búsqueda de lo nuevo (creatividad).
Recordemos que, por la fuerza de entropía, el cerebro es un gran conservador
de energía. Para nuestra supervivencia siempre fue y es positivo guardar un
poco de aquélla por las dudas de que suceda algo imprevisto y debamos
escapar o pelear. Esto produce que, ante un desafío intelectual, primero
busquemos información en lo ya conocido.
Vivimos de experiencias, entonces siempre encontraremos información allí.
Pero si queremos buscar nuevas formas o ideas, si queremos inspirarnos, tener
una revelación para construir algo creativo, deberemos hacer un esfuerzo para
encender y conectar otras neuronas. Esfuerzo significa gasto de energía.

TÉCNICAS DE EDWUARD BONO


Pensar de manera creativa requiere la habilidad de generar asociaciones y
conexiones entre dos o más temas totalmente diferentes. De esta manera se
pueden crear nuevas categorías y nuevos conceptos, pero no nos enseñan a
procesar la información así.
ACTIVIDAD 1
Elegí cuatro palabras aleatorias.
Basándote en algún criterio, quédate con tres de ellas. Ejemplo: perro, nube,
agua y puerta.
Criterio 1: El perro, el agua y la puerta entran en la misma casa, pero las
nubes no.
Criterio 2: Las palabras perro, nube y puerta llevan letra “e” y agua no.
ACTIVIDAD 2
Escribí de manera aleatoria dos listas (A y B) de cuatro palabras cada una.
Elegí algún criterio para asociar una palabra de la lista A con otra de la B.

ACTIVIDAD 3
Escribí una lista de cinco palabras aleatorias.
Elegí una de esas cinco palabras y busca criterios para asociarla con cada una
de las otras cuatro.
ACTIVIDAD 4
Elegí dos palabras aleatorias.
Combínalas de manera tal que puedas crear un negocio con ellas.
Agrega una tercera palabra aleatoria.
Piensa cómo esa nueva tercera palabra podría hacer que se obtengan aún
más beneficios en el negocio.
Agrega una cuarta palabra aleatoria.
Ahora piensa cómo esa nueva cuarta palabra podría hacer que el negocio sea
sustentable y amigable con el medio ambiente.
ACTIVIDAD 5
Elegí cinco palabras aleatorias.
Decidí con algún criterio cuál es la más cara, cuál es la más útil, cuál es la más
peligrosa, cuál es la más atractiva, cuál es la más duradera, cuál es la más
barata, etcétera.
ACTIVIDAD 6
Elegí cinco palabras aleatorias.
Selecciona dos que serán los extremos de un puente.
Empieza relacionar las palabras de tal forma que cada una esté asociada con
algún criterio con la palabra de la derecha.
ACTIVIDAD 7
Elegí dos palabras aleatorias.
Crea con esas dos palabras el escenario de un asesinato.
Agrega tres palabras aleatorias. Cada una de esas palabras tiene que ser una
pista de ese asesinato. Con esas pistas construí una hipótesis de cómo tuvo
lugar ese asesinato, incluso quién lo pudo haber cometido.

PATRONES DOMINANTES DE PENSAMIENTO


Enfrentamos nuevos problemas fijados en algo que ya nos ha ocurrido o que
ya hemos trabajado con anterioridad.
Entonces, el cerebro selecciona de manera analítica el enfoque más
prometedor basado en experiencias pasadas y así excluye otro tipo de
tratamiento.
Trabaja de manera clara y definida en dirección a una solución del problema
utilizando enfoques pasados. No somos conscientes de que hacemos esto. Es
lo que llamamos “patrones dominantes de pensamiento”.
Es importante reconocer que estos patrones simplifican muchas veces las
complejidades de la vida. Poder hacer nuestro trabajo, manejar un auto o
subirnos a una bicicleta sin caernos, todo es gracias a estos patrones mentales
que simplifican la asimilación de datos complejos.

EL PENSAMIENTO CREATIVO
El pensamiento creativo es pensar productivamente. Al enfrentarnos con un
dilema, preguntarnos primero cuántas formas distintas hay de mirar ese
problema, cuántas formas de repensarlo, de resolverlo, en lugar de
preguntarnos qué hemos aprendido para solucionarlo. La idea es tratar de
llegar a diferentes respuestas, muchas de las cuales quizá sean muy poco
convencionales y algunas, posiblemente, únicas.
Además, el pensamiento reproductivo, que nos caracteriza, fomenta un
pensamiento muy rígido. Debido a esto, muchas veces fallamos al intentar
resolver un problema. En general, las respuestas que encontramos son muy
similares o al menos superficialmente similares a experiencias pasadas. El
pensamiento reproductivo nos conduce a ideas típicas y poco originales. Si vos
siempre piensas de la manera en que siempre pensaste, vos siempre vas a
obtener las mismas viejas ideas que siempre obtuviste.

ACTIVIDAD 8
¿Cuál es la esencia de tu desafío creativo? ¿Podes escribirlo y describirlo en
una frase con sólo seis palabras? “Hacer lo que es imposible hacer.” “Clientes
felices de consumir mi producto.” “No me llevo ninguna materia a marzo.”
“Suerte que todavía no me casé”, etcétera.
Reducir un problema complejo en una frase simple de seis palabras estimula
tu imaginación.

EL HECHO DE ESCRIBIR CUÁL ES TU DESAFÍO CREATIVO PUEDE DISPARAR EN


TU MENTE IDEAS CREATIVAS. HAY QUE ESCRIBIR.

CONCEPTUAL BLENDING
Para poder generar, creativamente, distintas asociaciones y conexiones entre
temas diferentes se necesita mezclar conceptos. Esto es una de las formas de
pensamiento creativo. Como veremos a continuación, para lograr la mezcla de
conceptos (conceptual blending) hay que desinhibir los pensamientos y dar
lugar a diferentes posibilidades.
Los niños son expertos en conceptual blending. Cuando somos pequeños,
nuestros pensamientos son como un vaso de agua: inclusivos, fluidos y claros.
Todo se mezcla con todo y todo se puede combinar, realizando un montón de
conexiones y asociaciones posibles. Por eso, los chicos son creativamente
espontáneos. Pero en la escuela nos enseñan a definir, segmentar, segregar y
etiquetar en categorías separadas. Estas categorías permanecen divididas toda
nuestra vida y no se tocan entre ellas. Es como si ese pensamiento líquido de
los chicos se congelase dentro de cubiteras. Cada cubito representa una
categoría; dicho de otra forma, nuestros pensamientos se congelan.
Además de la mezcla de conceptos, otra forma de liberarse de estos patrones
para obtener ideas creativas es pensar en términos de esencia y principios.
Uno se deshace de las palabras, categorías, etiquetas de los objetos y las cosas
que nos rodean, tal cual lo vivían nuestros primos lejanos africanos.
Si me enfrento con el desafío de “ideas para mejorar los depósitos de un
banco”, la técnica sería pensar cuál es la esencia de un depósito. Digamos que
su esencia podría ser: “guardar el dinero de la gente de manera segura para su
futuro”.
Pensemos qué otras cosas, objetos, animales, etcétera, guardan algo de
manera segura: las ardillas guardan su alimento para el invierno; los
muchachos del valet parking, los autos para que la gente vaya a cenar; en el
puerto los contenedores, diferentes mercaderías; los hangares, aviones;
etcétera. Ahora empiezo a asociar y relacionar todos estos objetos, animales y
cómo hacen para guardar sus cosas para ver si de allí surgen ideas nuevas para
mejorar los depósitos. Por ejemplo, en invierno (asociando con la ardilla) la
tasa que pague el banco puede ser más alta para estimular así a la gente a
depositar su dinero cuando hace más frío.
Otra técnica similar es la de convertirse en parte del problema. Si seguimos
con el mismo ejemplo de los depósitos, imaginemos ahora que somos un
depósito bancario. Eres el lugar donde se guarda la plata. ¿Qué le dirías al
banquero? ¿Qué le dirías al cliente?
¿Cómo te gustaría estar? ¿Cómo te gustaría ser? ¿Te gustaría estar adentro,
afuera, ser grande, chiquito, de colores? A medida que uno va respondiendo,
imaginándose en este caso ser un depósito bancario, pueden surgir nuevas y
creativas ideas.
Leonardo da Vinci fue el primero en escribir sobre la importancia de introducir
variaciones en el azar para poder crear patrones diferentes de pensamiento
de aquellos establecidos por nuestra educación y experiencia. Da Vinci
encontraba ideas maravillosas inspirándose en objetos sin conexión o al azar.
Su desafío era mezclarlos conceptualmente con sus problemáticas. Podía
llegar a mirar las manchas en una pared o las cenizas que quedaban luego de
un fuego, la forma de las nubes o los patrones en el barro. Uno de los aspectos
más interesantes en relación con estas técnicas es que cuando nos
concentramos en dos objetos, conceptos o ideas diferentes por completo o al
parecer no conectadas, no importa cuán lejanos sean, el cerebro va a lograr
una conexión. Las metáforas son una explicación de este fenómeno. Si
decimos: “ojos que no ven, corazón que no siente”, de inmediato todo el
mundo entiende de qué se trata. Sin embargo, no existe una relación directa
entre los ojos ciegos y el corazón. No hay una forma de conexión lógica en esta
frase, pero la entendemos. Lo que hace nuestra mente es tomar dos conceptos
diferentes, no relacionados, y mezclarlos conceptualmente: Si no vemos o
conocemos a la persona, no podemos sentir algo por ella.

PABLO PICASSO DECÍA QUE TODO NIÑO ES UN ARTISTA, Y EL PROBLEMA ES


CÓMO PERMANECEMOS O CÓMO CONTINUAMOS SIENDO ARTISTAS UNA
VEZ QUE CRECEMOS.

ACTIVIDAD 9
TÉCNICA: UNO MÁS UNO IGUAL A UNO
Cuando a una gota de agua se le agrega otra, forman una sola gota de agua y
no dos. Cuando a un concepto se le agrega otro, se convierte en un concepto
nuevo y no en dos conceptos separados. Uno más uno es uno.
Para estimular tu imaginación:
Escribí diez nombres de las personas que más quieres en el mundo, luego fíjate
con qué letra empieza cada nombre. Por ejemplo, si es María la “M”, si es
Alejandro la “A”, etcétera.
Por cada una de esas letras escribí rápido algún objeto que se te ocurra; por
ejemplo, “M” mono y “A” avión.
Combina de a pares esos dos objetos para crear algo nuevo. Por ejemplo,
“mono” más “avión”, un avión en forma de banana.
ACTIVIDAD 10
TÉCNICA: SOY EL DESAFÍO
Imagínate que eres el problema —o parte de él— de tu desafío creativo.
Mira la situación desde esa perspectiva: ¿Cómo me sentiría si tal cosa? ¿Qué
me diría eso, si fuese yo? ¿Qué sentiría si yo fuese esa idea que estoy
desarrollando? ¿Qué recomendación me haría a mí mismo?

ACTIVIDAD 11
TÉCNICA: LA ESENCIA DEL DESAFÍO
Si tu desafío creativo es querer llevar una vida más tranquila, más relajada,
pregúntate: ¿Qué cosas son tranquilas? ¿Qué cosas son relajadas? ¿Quiénes
van despacio? ¿Las tortugas? Bueno, ¿cómo son las tortugas? Y de ahí empezar
a asociar y sacar ideas para tu desafío.
Pensar en términos de principio y esencia, lo que hace es liberar la imaginación
de los impedimentos o las trabas que pueden poner a veces las palabras, las
categorías o etiquetas.
ACTIVIDAD 12
TÉCNICA: EL PRINCIPIO DEL DESAFÍO
Si mi desafío creativo es mejorar el lavado de autos hace una lista de todas las
otras cosas que se lavan (el pelo, la ropa, las calles, las uñas, los perros,
etcétera). El principio del problema es el “lavado”, “lavar”, “limpiar”.
Genera conexiones, relaciones y asociaciones que puedas adaptar para tu
lavadero de autos.
ACTIVIDAD 13
TÉCNICA DE LEONARDO DA VINCI
Leonardo decía que hasta que algo no era percibido por lo menos desde tres o
cuatro perspectivas distintas, uno no podía comprenderlo realmente. Un
conocimiento completo y real sólo proviene de sintetizar todas esas
perspectivas en una.
Por ejemplo, cuando él diseñó la primera bicicleta, pensó su desafío desde el
lado del transporte (cuál sería el mejor diseño como inventor), desde el de los
inversores (quiénes podrían financiar los prototipos y la producción de estas
bicicletas), desde el del consumidor final (quién usaría esas bicicletas) y desde
el de las ciudades (donde esas bicicletas serían usadas). Luego sintetizó todas
esas perspectivas en el diseño final de la bicicleta.
Existen ya estudios de psicólogos educacionales que demuestran cómo la
multiplicidad de perspectivas genera un desarrollo de la creatividad y también
de la conciencia de cómo son realmente las cosas.

CONOCER LO MÁS POSIBLE SOBRE EL ESTADO DE TU AUTO ANTES DE SALIR


DE VACACIONES TE ASEGURA UN VIAJE MÁS SEGURO; ENTONCES,
CONOZCAMOS NUESTRO RECURSO MÁS PRECIADO, EL CEREBRO, Y
PREPARÉMOSLO PARA EL VIAJE MÁS IMPORTANTE…
NUESTRA VIDA.

HEMISFERIO IZQUIERDO Y DERECHO


Numerosos estudios han argumentado que hay una actividad
significativamente mayor en el hemisferio derecho del cerebro cuando
estamos siendo creativos.
El hemisferio izquierdo del cerebro trata con una cosa por vez y procesa la
información de manera lineal; además, es responsable de que podamos
escribir, analizar, abstraer, categorizar, usar nuestra lógica y nuestro
razonamiento, juicio y memoria verbal, utilizar símbolos y comprender la
matemática. El derecho puede integrar muchos inputs al mismo tiempo, nos
brinda una percepción holística y logra encontrar similitudes. Allí se basa
nuestra intuición y aparecen los insights o revelaciones. Además, experto en
sintetizar, visualizar, reconocer patrones y relacionar las cosas con el tiempo
presente, es también el mayor responsable de nuestras sensaciones. Por
ejemplo, acordarse del nombre de una persona es función del hemisferio
izquierdo mientras que recordar la cara pertenece al derecho. Leer un libro
que te explique cómo jugar al tenis es función del hemisferio izquierdo, pero
sentir cómo la pelota tiene que impactar en la raqueta, del hemisferio derecho.

EJERCICIOS PARA ACTIVAR MÁS MI HEMISFERIO DERECHO


Leer una historia o un cuento de ciencia ficción o algo imaginativo. Los
estudios demuestran científicamente que cuando leemos un cuento, que
requiere explorar distintos significados y el uso de nuestra imaginación,
estamos también ejercitando el hemisferio derecho del cerebro.
Hacer silencio. Al participar de actividades en las que no hablamos se suprime
mucha de la actividad del hemisferio izquierdo. Esto hace reducir la activación
de patrones de pensamiento de las redes neuronales dominantes. Es como
bajar el volumen de nuestra mente consciente.
Cualquier actividad o juego que ejercite nuestra imaginación. Rompecabezas,
juegos de mesa, palabras cruzadas, improvisar teatro o música, bailar sin
coreografía y un montón de otras actividades relacionadas con todas éstas. No
sólo nos ejercitan nuestra habilidad para generar múltiples perspectivas e
ideas, sino que también nos permiten cultivar una actitud divertida sobre el
proceso creativo.
El profesor John Kounios dice que, si estás trabado en algún problema difícil,
pongas tu despertador unos minutos antes que de costumbre para que te
dediques un tiempo semidormido acostado en la cama. Es allí donde tenemos
nuestros mejores pensamientos. No te olvides de anotar lo que se te ocurra.
LA DIFERENCIA ESENCIAL ENTRE LA EMOCIÓN Y LA RAZÓN ES QUE LA
EMOCIÓN TE LLEVA A LA ACCIÓN Y LA RAZÓN A LAS CONCLUSIONES.
DONALD CALNE

TRES CEREBROS
La vida comenzó en la Tierra hace unos 3,5 mil millones de años. Las primeras
criaturas pluricelulares aparecieron unos 650 millones de años atrás. A medida
que los animales evolucionaron, también lo hicieron, por supuesto, sus células
y tejidos neuronales, que desarrollaron su “casa matriz” en la estructura que
conocemos como cerebro. Tenemos tres cerebros conviviendo dentro de
nosotros.
Si estudiamos la evolución de los animales, podremos decir de manera en
extremo simplificada que antes que primates y humanos fuimos simples
mamíferos y antes que eso, reptiles. Guardamos un cerebro lagartija-ardilla-
mono en la cabeza, que da forma a nuestras reacciones. Esto se conoce como
el “cerebro triuno” y es uno de los diferentes modelos que usan los científicos
para describir la organización jerárquica de las estructuras cerebrales. Es como
pensar en la construcción de una casa: los cimientos van primero (reptil), luego
las paredes (ardilla) y al final el techo (mono), pero todas estas estructuras son
parte de la misma construcción.
La parte más antigua del cerebro, la lagartija o cerebro reptiliano, tiene unos
quinientos millones de años y regula principalmente todo lo que tiene que ver
con nuestros controles centrales: respiración, sueño, despertar, ritmo
cardíaco, etcétera.
La ardilla o cerebro límbico tiene unos doscientos millones de años y se
responsabiliza de todo lo que tiene que ver con nuestra supervivencia animal
más que con nuestro potencial humano: correr o pelear en ciertas
circunstancias extremas, alimentarse, reproducirse. Aquí se encuentra una
parte central de nuestras emociones: la amígdala —que nada tiene que ver
con las de la garganta—, que nos permite sentir enojo, miedo, placer y que
responde al estrés. Es responsable de la creación de las emociones y de los
recuerdos que ellas generan. Además, en este cerebro están el hipocampo,
que convierte la memoria a corto plazo en largo plazo, y el tálamo, que
funciona como una torre de control de los sentidos.
Estos dos cerebros son los más antiguos y regulan nuestro comportamiento
como personas.
Por encima de estos dos cerebros, como si fuera una catedral, está el cerebro
más humano, el córtex, que apareció unos cien mil años atrás. Observen la
diferencia en edades de estas estructuras, es como haber vivido en una casa
sin techo durante millones de años. El córtex está altamente especializado en
la visión, el habla, la memoria y todas las funciones ejecutivas. También está
dividido en dos hemisferios, derecho e izquierdo, conectados por el cuerpo
calloso.
A medida que evolucionamos, el hemisferio izquierdo se enfocó en el
procesamiento lingüístico y secuencial, mientras que el hemisferio derecho, en
el procesamiento holístico y visual. De todos modos, las dos mitades del
cerebro trabajan juntas.
Durante muchos años creímos ser “seres racionales (córtex) con sentimientos
(límbico)”. Hoy, los científicos acuerdan que el interruptor central del cerebro
es nuestra parte emocional.
Somos seres emocionales que aprendimos a pensar, y no máquinas pensantes
que sentimos. Esto tiene lógica si pensamos que el límbico lleva más de
doscientos millones de años sobre la Tierra y el córtex apenas cien mil años. La
emoción tiene más dominio sobre nuestra razón. Por esto, muchísimas de las
decisiones que tomamos en la vida son no conscientes; la gran mayoría de ellas
está dominada por ráfagas de emociones (algunas liberadas de nuestra
memoria, otras por emociones nuevas).
Durante nuestra evolución —como ya vimos— logramos quedarnos en el
planeta porque nos volvimos más inteligentes. Esto fue gracias al córtex. Más
inteligencia significó un córtex cada vez más grande o, al menos, con mayor
cantidad de conexiones. Es decir, el córtex empezó a crecer durante nuestra
evolución, convirtiéndonos en personas más inteligentes. Incluso las cabezas
crecieron para poder llevarlo; recordemos que, si no se hubiese plegado hacia
adentro, el córtex tendría hoy el tamaño de una mantita de bebé. Imagínense
el tamaño de una cabeza respondiendo a esas dimensiones, hubiese
necesitado caderas anchísimas de mujeres para poder atravesar el canal de
parto con éxito. Sin pensar siquiera en que mujeres con esas caderas jamás
hubieran podido correr para escapar de los peligros de aquella época africana.
Por lo tanto, la sabia selección natural encontró un compromiso anatómico
para resolver este problema. La solución de ese compromiso evolutivo:
cabezas más chicas para que pasen a través del canal con cerebros más
grandes pero plegados hacia adentro. Tal como es el cerebro que tenemos y
conocemos hoy.
CORTÉX PREFRONTAL
Durante esta época de extrema vulnerabilidad, además, los bebés están listos
para aprender lo que sea, pero sin poder hacer mucho. No sólo se crea el
concepto de aprendizaje sino también el de maestro. Es de nuestro interés
como especie enseñar lo mejor posible, ya que nuestra supervivencia depende
de qué tan bien vayamos a educar y proteger a nuestros pequeños. Pero de
nada sirve criar chicos si nosotros, los adultos, somos devorados rápidamente
por nuestros vecinos los leopardos. En este momento evolutivo se desarrolla
la última parte del córtex, el córtex prefrontal (ubicado debajo de la frente).
Esta región nos permitió movimientos finos de las manos para crear lanzas
puntiagudas más eficientes y sociabilizar con los miembros del clan para
entender que no hace falta doblar la masa muscular para vencer a un mamut
o un leopardo, sino que podemos obtener el mismo resultado al trabajar en
grupo.
Aprendemos a cooperar, lo que significa compartir objetivos comunes que
tengan en cuenta nuestros intereses y los de nuestros aliados.
Para esto debemos entender qué motiva a los otros, incluyendo sus sistemas
de recompensa y castigo.
Gracias al córtex prefrontal, mejoramos como cazadores y hoy seguimos aquí.
Esta zona nueva del cerebro hoy produce sumo interés porque es la que más
usamos en nuestro trabajo diario. Se trata del lugar central del cerebro que
nos permite “pensar” las cosas, donde se conectan todas las interacciones
conscientes que tenemos con el mundo. Lo usamos cada vez que generamos
pensamientos, algunos lo llaman la memoria de trabajo ( working memory).
Esta región es una de las que más consume energía, ya que se ocupa de
comprender, decidir, memorizar, recordar e inhibir ciertos pensamientos para
poder trabajar o realizar algo que requiere de nuestra atención y conciencia
en un ciento por ciento.
Algunos científicos afirman que, al tratarse de una parte muy nueva de nuestro
cerebro, el córtex prefrontal no tuvo aún la evolución y el desarrollo necesarios
para ser energéticamente eficiente. Debemos entender que, si realizamos
actividades en las que deba intervenir el córtex prefrontal luego de algunas
horas de trabajo, vamos a sentirnos exhaustos y no vamos a poder pensar con
la misma claridad y eficiencia.
El cableado del cerebro femenino evoluciona entonces como lo que se conoce
por multitasking, con una conexión entre los hemisferios derecho e izquierdo
más importante que en los típicos cerebros de los hombres. Esto les permite
hacer malabares entre las emociones, la lógica y las muy diferentes tareas
diarias, con más facilidad. En su día, las mujeres tienen muchas “misiones
críticas”.