Você está na página 1de 16

UNIVERSIDAD CENTROCCIDENTAL

“LISANDRO ALVARADO”
DECANATO DE CIENCIAS Y TECNOLOGÍA
DIRECCIÓN PROGRAMA INGENIERÍA DE PRODUCCIÓN
DEPARTAMENTO DE MANUFACTURA Y PRODUCCION

Análisis
Diferentes tipos de accidentes laborales
LOPCYMAT

Bachiller
Páez Mendoza María Teresa
C.I. 23811322

Prof.: Mailen Camacaro


Legislación y Asesoría Laboral

Barquisimeto, Diciembre 2018


INTRODUCCIÓN

Toda Empresa bien sea del sector público o privado, debe tener como elemento de
primer orden la seguridad y salud de trabajadores y trabajadoras, no solo por el hecho del
mantenimiento de la productividad, sino además por el cumplimiento de los deberes
establecidos en la LOPCYMAT, y cuyas infracciones acarrean multas estimadas en unidades
tributarias las cuales en muchos casos resultan onerosas para cualquier empresa, por lo cual
los empleadores o empleadoras deben prestar mucha atención e importancia al contenido
profiláctico que contiene la LOPCYMAT y la razón más importante es el hecho de que un
trabajador o trabajadora que labore por una cantidad determinada de tiempo no tiene por
qué al finalizar su vida útil de trabajo estar plagado o plagada de dolencias de origen
profesional producto y secuelas de accidentes y enfermedades ocupacionales que bien
pudieron evitarse, de tal manera, que el papel de la LOPCYMAT es ubicar al trabajador o
trabajadora como el objetivo fundamental de la labor productiva, por lo que conjuntamente
con el INPSASEL garantiza en gran medida el trabajo seguro disminuyendo el riesgo de
ocurrencia de accidentes y así mismo el índice de enfermedades ocupacionales; es como a
través de un órgano normativo y regulatorio tal como la LOPCYMAT y otro órgano para su
implementación tal como el INPSASEL. El estado garantiza a los trabajadores y trabajadoras
una forma efectiva de trabajo seguro y por tanto una dramática reducción de accidentes de
trabajo y enfermedades ocupacionales.

Este trabajo está dirigido al estudio de la LOPCYMAT a través de diferentes casos de


estudios reales e ingeniados de manera tal que su contenido sea entendible por cualquier
persona y permita consolidar, crecer, fortalecer y alcanzar nuevos aprendizajes en esta área.
Diferentes tipos de accidentes laborales - LOPCYMAT

CASO 1.

SCS/TSJ N° 224 de fecha 03.04.17 (caso: LENYS DEL VALLE MELO RAMÍREZ Vs. AVON
COSMETICS DE VENEZUELA, C.A.)

Este caso trata de la ciudadana LENYS DEL VALLE MELO RAMÍREZ que solicita cobro
de indemnización por enfermedad ocupacional (Discopatía Cervical: Hernia Discal C3-C4) y
daño moral contra la entidad de trabajo AVON COSMETICS DE VENEZUELA, C.A. Esta tuvo un
primer juicio en la que el juez responsable dictó sentencia el 8 de diciembre de 2015,
mediante la cual declaró, con lugar el recurso de apelación incoado por la accionante, con
lugar la demanda, en consecuencia, “modificó” la decisión del 15 de octubre de 2015,
dictada por el Juzgado Cuarto de Primera Instancia de Juicio del Trabajo de la misma
Circunscripción Judicial, que declaró parcialmente con lugar la pretensión. Contra la decisión
emitida por la alzada, la parte demandada anunció recurso de casación, el cual fue
formalizado oportunamente. Hubo impugnación y el caso se va a otro juicio.

Avon Cosmetics denuncia la infracción por falsa aplicación del artículo 130 numeral
3 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo. Sostiene la
accionada que la sentencia impugnada incurre en el vicio delatado, “como consecuencia de
la suposición falsa”, al estimar procedente la indemnización prevista en dicha norma, a
favor de la demandante, estableciendo la existencia del hecho ilícito sin estar este probado.

Por su parte, Lenis Melo señala que la entidad de trabajo no la doto con los equipos
de protección personal, en concordancia con las condiciones de trabajo que desempeñaba
la misma, que está contenida en el artículo 56 de la Ley Orgánica de Prevención,
Condiciones y Medio Ambiente en el Trabajo pues no aseguró las condiciones de salud,
higiene y seguridad laboral adoptadas en un programa de salud y seguridad laboral que
previera el agravamiento la enfermedad padecida por la actora, por lo que se establece que
el empleador no procuró el diseño de políticas o la implementación de planes de seguridad
e higiene industrial, para alcanzar la optimización del medio ambiente de trabajo.

Más adelante, la parte demandada demuestra que sí cumplió con sus obligaciones
de prevención, advirtiendo a la trabajadora sobre los riesgos laborales a los que estaba
expuesta en el sitio de trabajo. no existiendo pruebas del hecho ilícito y ni relación de
causalidad, entre la enfermedad y falta, no resulta aplicable la indemnización prevista en el
numeral 3 del artículo 130 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones y Medio Ambiente
de Trabajo.
DECISIÓN DEL CASO

Finalmente, a través de diversas pruebas realizadas por INPSASEL se descubre que la


demandante ya sufría de la Hernia Discal C3-C4 cuando comenzó a trabajar como operadora
en AVON empaquetando diversos productos pero poco a poco en ese trabajo se le fue
agravando esa lesión. Es por ello que en mérito de las precedentes consideraciones, el
Tribunal Supremo de Justicia en Sala de Casación Social, administrando justicia en nombre
de la República Bolivariana de Venezuela y por autoridad de la ley, declara: PRIMERO: CON
LUGAR el recurso de casación anunciado y formalizado por la parte demandada entidad de
trabajo AVON COSMETICS DE VENEZUELA, C.A., contra la sentencia proferida por el Tribunal
Superior Segundo del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Estado Bolivariano de
Miranda, el 8 de diciembre de 2015. SEGUNDO: ANULA la decisión
impugnada. TERCERO: PARCIALMENTE CON LUGAR la acción intentada por la
ciudadana LENYS DEL VALLE MELO RAMÍREZ contra la sociedad mercantil Avon Cosmetics
de Venezuela, C.A.

ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 56.
- Artículo 168.
- Artículo 130 (Numeral 3).

Caso 2

SCS/TSJ N° 292 de fecha 21.04.17 (caso: JOSÉ MIGUEL PALACIOS VAAMONDE Vs.
MANAPLAS, S.A):

JOSÉ MIGUEL PALACIOS VAAMONDE exige cobro de indemnizaciones derivadas de


accidente de trabajo efectuado en la sociedad mercantil MANAPLAS, S.A. La parte actora
comenzó a prestar sus servicios para la sociedad mercantil MANAPLAS, S.A., desde el 14 de
febrero de 1991, desempeñando el cargo de Técnico de Inyección, y que en la actualidad es
personal activo de dicha empresa, con limitaciones para actividades que ameritan uso fino
de mano derecha, agarre digito palmar y manipulación de cargas con mano derecha; que
ejecuta las actividades en las máquinas de inyección, que son hidráulicas; que antes del
accidente realizaba el trabajo de montador de molde. Asimismo indicó, que la
sintomatología que presenta constituye un accidente de trabajo que le ocasionó:

1) Amputación Traumática del 3°, 4° y 5° dedo de la mano derecha, 2) Artrodesis F1


dedo índice mano derecha, que le produce al trabajador una incapacidad parcial
permanente, de acuerdo a lo establecido en el artículo 33, numeral 3 de la Ley Orgánica de
Prevención Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo, que padece limitaciones para
realizar actividades que ameriten el uso de la mano derecha y agarre digito palmar, así
como manipular cargas con la mano derecha.

Afirmó que se realizó un informe de investigación del accidente donde se constató lo


siguiente: i) Que la máquina donde el trabajador sufrió el accidente ya no existe en la
empresa; ii) que la actividad de montar moldes se sigue realizando, aunque en otras
condiciones; iii) que en el expediente laboral del trabajador se pudo constatar la existencia
de notificaciones de riesgos, análisis seguro de trabajo y descripción de cargos firmados por
el trabajador con fecha del año 2009, que sin embargo, para el año de la ocurrencia del
accidente no existía en la empresa gestión en materia de seguridad y salud laboral.

Por otra parte, aseveró que existía falta de formación e información al trabajador en
materia de seguridad y salud en el trabajo; que para la fecha del accidente la empresa no
tenía organizada la gestión en materia de seguridad y salud en el trabajo; que en la
actualidad desarrolla dicha gestión. Adicionalmente, alegó que el Instituto Venezolano de
los Seguros Sociales (I.V.S.S.) decretó incapacidad residual de un 29%, fue expuesto a la
trágica dejándole una Discapacidad Parcial Permanente para el Trabajo Habitual con
limitaciones para realizar tareas que requieren precisión, rapidez y exactitud en la mano
derecha, manipulación, levantamiento y traslado de cargas, según los artículos 69, 78 y 80
de la LOPCYMAT, que ameritó tratamiento médico-quirúrgico y de rehabilitación, situación
que afecta su vida física, sentimental y psicológica.

Por su parte, la demandada dio contestación a la demanda en los términos siguientes:


Opuso como punto previo, la defensa de prescripción de la acción incoada, puesto que el
artículo 62 de la Ley Orgánica del Trabajo, vigente para el momento del accidente, preveía
que todas las acciones provenientes de infortunios de trabajo prescribirán a los dos (2) años
de la ocurrencia del mismo; que en este caso es un hecho indiscutible que el accidente
ocurrió el 8 de octubre de 1998, por lo que el actor tenía hasta el 8 de octubre de 2000, para
efectuar cualquiera de las acciones descritas en el artículo 64 de la Ley Orgánica del Trabajo.

Afirma, que la norma aplicable era la Ley Orgánica de Prevención Condiciones y


Medio Ambiente de Trabajo de 1986, que no contenía previsión alguna sobre la prescripción
de las acciones y, que por lo tanto, el lapso aplicable era el previsto en el artículo 62 de la
Ley Orgánica del Trabajo de 1997 y las acciones susceptibles de interrumpir la prescripción
eran las contenidas en el artículo 64; que han transcurrido 11 años entre la fecha en que
ocurrió el accidente y el primer acto de, por lo que es evidente que la acción de autos se
encuentra prescrita y solicita que se declare con lugar la defensa de prescripción opuesta
por haber transcurrido en exceso el lapso al que se refiere el artículo 62 de la Ley Orgánica
del Trabajo. Admite, que el ciudadano José Miguel Palacios Vaamonde, es trabajador
dependiente de MANAPLAS C.A., que comenzó su prestación de servicios para la empresa
en fecha 14 de febrero de 1991, y que ejerce actualmente el cargo de Técnico en Inyección
Mecánica. Por otra parte, negó, rechazó y contradijo la procedencia de las indemnizaciones
reclamadas por considerar que es falso que la empresa tenga algún tipo de responsabilidad
en la ocurrencia del accidente.

DECISIÓN DEL CASO

Por las razones precedentemente expuestas, este Tribunal Supremo de Justicia, en


Sala de Casación Social, administrando justicia en nombre de la República Bolivariana de
Venezuela y por autoridad de la ley, declara: PRIMERO: CON LUGAR el recurso de casación
interpuesto por la parte demandada contra la decisión de fecha 21 de abril de 2015,
emanada del Juzgado Tercero Superior del Trabajo de la Circunscripción Judicial del Área
Metropolitana de Caracas; SEGUNDO: SE ANULA el mencionado fallo; TERCERO: CON
LUGAR la defensa de prescripción opuesta por la parte demandada y CUARTO: SIN LUGAR la
demanda.
ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 33 (numeral 3).


- Artículo 69.
- Artículo 78.
- Artículo 80.

Caso 3

SCS/TSJ N° 0148 de fecha 09.03.2017 (RAFAEL ANTONIO AGÜERO ROJAS Vs


SUPERMERCADOS UNICASA, C.A.):

En el proceso por cobro de indemnizaciones derivadas de accidente de trabajo, sigue


el ciudadano RAFAEL ANTONIO AGÜERO ROJAS contra la sociedad
mercantil SUPERMERCADOS UNICASA, C.A. El demandante alega que comenzó a prestar
servicios desempeñando el cargo de cajero, para la sociedad mercantil Supermercados
Unicasa, C.A., el 8 de noviembre de 2006, devengando un salario diario integral, en un
horario de trabajo que culminaba a altas horas de la noche”. Indica que en fecha 1° de
febrero de 2008, al salir de su sitio de trabajo con destino a su casa –recorrido habitual–, a
menos de 100 metros de distancia de la entidad de trabajo fue víctima de un impacto
producido por un vehículo que lo arrolló en la Avenida Octavio Camejo, específicamente en
la bomba de gasolina PDV, como consecuencia de la ausencia de unidad de transporte
colectiva suministrada por la empresa para el personal que labora en “turno nocturno” y
que lo obligaba a trasladarse a altas horas de la noche por sus propios medios, hasta su
vivienda.
En ese orden de argumentos, expone que a consecuencia del incumplimiento por
parte de la empresa de las normas de Higiene y Seguridad Industrial, establecidas en la
LOPCYMAT, fue certificado por el INPSASEL, la ocurrencia de un accidente in itinere¸ que le
produjo una Discapacidad Parcial Permanente para el Trabajo habitual puesto que producto
del descrito arrollamiento sufrió un trauma cráneo-encefálico severo complicado con
hematoma epidural agudo (tratado quirúrgicamente), traumatismo cráneo facial, fractura
de pared lateral inferior de órbita derecha, ptosis palpebral, enoftalmo y atrofia óptica
derecha secuela, que le ocasionó: i) dependencia a una placa de titanio de siete tornillos;
con secuelas de atrapamiento de recto inferior, ii) pérdida de la visión del ojo derecho;
y iii) cicatriz en cuero cabelludo con alopecia. Afirma que como resultado de la discapacidad
diagnosticada no puede efectuar ninguna actividad física que requiera el uso de la visión, lo
que ha provocado la desmejora de su puesto de trabajo, puesto que comenzó a laborar para
la empresa como cajero y en la actualidad producto de su limitación visual desempeña el
cargo de estantero, Además indica, que carece de entereza y estabilidad emocional por lo
que solicita por concepto de daño moral y psicológico la cantidad de Bs. 500.000,00.

En cuanto a la responsabilidad subjetiva, conforme a lo previsto en el artículo 129 de


la LOPCYMAT, aduce que del informe de investigación de accidente de trabajo elaborado
por el INPSASEL, se desprende como causa básica e inmediata del accidente de trabajo la no
disponibilidad de un transporte colectivo, así como la falta de supervisión, capacitación y
notificación por parte de la accionada, de medidas preventivas que permitieran a sus
trabajadores evitar este tipo de infortunio.

Por tal motivo, afirma que el accidente sufrido le ocasionó una Discapacidad Parcial
Permanente para el trabajo habitual, y por ello debe la sociedad mercantil Supermercados
Unicasa, C.A., responder subjetivamente, según dispone el numeral 4 del artículo 130 de la
LOPCYMAT. Adicionalmente, indica que conforme a lo previsto en el artículo 1.185 del
Código Civil, concatenado con el artículo 129 de la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones
y Medio Ambiente de Trabajo, el accionante como consecuencia de todos los hechos
narrados y la pérdida de la capacidad alegada, es merecedor de la responsabilidad civil
extracontractual, específicamente por lucro cesante, desde la fecha de ocurrencia del
infortunio, donde el ciudadano Rafael Antonio Agüero Rojas contaba con 20 años de edad
hasta el cumplimiento de la expectativa de vida que es de 60 años, lo que equivale a 40 años
de salario, y se traduce en 14.048 días de salario, equivalentes a la cantidad de Bs.
4.242.761,10. Por último, solicita que la entidad de trabajo demandada sea condenada a las
costas, costos del proceso, así como a la cancelación de los honorarios de abogados.
Por su parte, la representación judicial de la empresa demandada Supermercados
Unicasa, C.A., aduce en su escrito de contestación, la excepción de ilegalidad del acto
administrativo por haber sido dictado por autoridades manifiestamente incompetentes, ya
que la ciudadana Celia Amarista, se identificó como Médico-, y por ende “no tiene el
carácter de Director Estadal de Salud”¸ y en consecuencia, no podía legalmente certificar la
existencia del accidente de trabajo, siendo absolutamente nula tal
certificación. Adicionalmente, delata que otro elemento que convierte en nula la
mencionada certificación, es la transgresión de lo dispuesto en los artículos 18, numeral 5 y
76 de la LOPCYMAT, al haber sido dictada con prescindencia total y absoluta del
procedimiento legalmente establecido, puesto que la actuación ilegal e inconstitucional de
la médico Celia Amarista permite solicitar que se anule tal certificación a los fines de
garantizar el “derecho a la justicia” de Supermercados Unicasa, C.A. Por último, solicita que
se declare procedente la excepción invocada, y en consecuencia, sin lugar la demanda, ante
la ausencia de una certificación de accidente de trabajo válida.

Por otra parte, niega, rechaza y contradice por meno rizadamente todas y cada una
de las pretensiones demandadas, por considerar que carecen de fundamento legal, y ser la
acción temeraria, al pretender el pago de la cantidad de Bs. 4.917.491,94, por un supuesto
accidente laboral que le provocó una Discapacidad Parcial Permanente para el trabajo
habitual. Arguye que el lamentable accidente sufrido por el trabajador ocurrió luego de
finalizada su jornada de trabajo, cuando éste de manera imprudente, cruzó una calle por un
sitio distinto al demarcado para hacerlo, siendo arrollado por un vehículo, Señala que la
empresa no está obligada a suministrar un transporte colectivo a sus trabajadores, en
consecuencia, niega la existencia del accidente de trabajo , y advierte que en el supuesto de
que se declare su procedencia, rechaza rotundamente que haya sido causado por la
violación por parte de la empresa de la normativa legal en materia de seguridad y salud en
el trabajo, puesto que la entidad de trabajo si le notificó de los riegos laborales, sí le otorgó
el entrenamiento adecuado para el desempeño de sus funciones y sí cumplió con la
normativa de seguridad en el ambiente de trabajo.

DECISIÓN DEL CASO

El Tribunal declara PRIMERO: CON LUGAR el recurso de casación interpuesto por la


parte demandada contra la sentencia dictada por el Juzgado Primero Superior del Trabajo
de la Circunscripción Judicial del Edo Anzoátegui; SEGUNDO: ANULA el fallo recurrido;
y TERCERO: PARCIALMENTE CON LUGAR LA DEMANDA por accidente de trabajo,
interpuesta por el ciudadano Rafael Agüero. No hay condenatoria en costas, dada la
naturaleza del presente fallo.

ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 129.
- Artículo 130 (numeral 4).
- Artículos 18 (numeral 5 y 76).
Caso 4.

YOLVIK CHACÓN VÍCTIMA DE ACOSO LABORAL EN EL FONDO CULTURAL DEL ALBA

El caso es de Yolvik Chacón, una funcionaria activa del Fondo Cultural del Alba,
empresa gran Nacional creada para la promoción y distribución de bienes y servicios a favor
de la cultura de América Latina y el Caribe, quien denunció que experimenta una situación
de "acoso laboral" y lo atribuye, entre otras razones, a que es lesbiana. Desde el 30 de
marzo de 2015 trabaja como Comunicadora Social con un contrato por tiempo
indeterminado y está adscrita a la Gerencia General de la institución, ubicada en Caracas.
Manifiesta que su relación laboral cambió luego de la designación de un nuevo jefe, Lenin
Antonio Bandres Herrera, quien sustituyó a Alí Ramón Rojas Olaya e inició un proceso de
reestructuración interna. El 18 de marzo, cuatro días después de su llegada, envió un primer
correo como manifestación de reclamo "porque le solicitaron la renuncia" y ella no aceptó.

De manera progresiva, la relación laboral fue deteriorándose con un


desmejoramiento del ambiente de trabajo, según cuenta Yolvik. Cuatro meses después de
aquel correo, en julio, le informaron sobre nuevas asignaciones que debería reportar
directamente a la coordinación de Recursos Humanos, además, sería movilizada de su
espacio físico manteniendo las mismas condiciones laborales de acuerdo al memo que le
hicieron llegar. Hasta ese momento solo esperaba "nuevas tareas" y llegaron. Sin embargo,
la funcionaria alega que hubo momentos en que quedó sin módulo, sin las herramientas
para trabajar, sin conexión a internet, sin silla y, sobretodo, con una presión latente de que
algo puede ocurrir.

"Por suerte no me molestan, voy sólo a cumplir horario, y a leer, me siento en una
mesa llena de polvo y escombros, ya que están remodelando la oficina, evito comunicarme
con los compañeros de trabajo para que no los vayan a marcar a ellos y luego quieran
obligarlos a que renuncien también (…) Aguanté bastante, me vi afectada emocionalmente
por siempre estar a la expectativa sobre qué acciones iban a tomar, fue una presión
constante y diaria".
Comenta que asistió a la Defensoría del Pueblo; al Inpsasel; Fiscalía y a la Inspectoría
del Trabajo para exponer su caso, siempre con el mismo resultado: fue atendida pero su
denuncia era difícil de ser probada y señala que fueron muy cuidadosos en no mencionar la
palabra "acoso laboral", "víctima" y "lesbiana" en algún documento probatorio. Ahora,
también, busca apoyo en organizaciones no gubernamentales y activistas que defienden los
derechos LGBTI. Aún sique buscando ayuda ante diferentes entes gubernamentales pero
son escasas las respuestas que le han dado, Lo que busca al hacer pública la denuncia es que
se le reconozcan sus derechos. El abogado Carlos Alberto Henríquez, durante una ponencia
que toca el tema y es reseñada en la página de Venacham, señala que los términos acoso
laboral, acoso moral, psicoterror laboral, acoso psicológico, mobbing laboral o mobbing,
definen la misma conducta abusiva contra el trabajador, que modifica sus condiciones
laborales y atentan contra su integridad psíquica o física.

La legislación venezolana contempla en la Ley Orgánica de Trabajo, Trabajadores y


Trabajadoras (Lottt), en su artículo 79 y 164 y en la Ley Orgánica de Prevención, Condiciones
y Medio Ambiente de Trabajo (Lopcymat), en su artículo 56. De igual forma, la Sala de
Casación Social del Tribunal Supremo de Justicia también lo define; la Ley Orgánica sobre el
Derecho de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia señala la violencia laboral y la
novísima Ley para la Promoción y Protección del Derecho a la Igualdad de las Personas con
VIH o SIDA y sus Familiares toca el tema.

ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 56 (Condiciones de trabajo y Acoso laboral).


Caso 5.

Muere soldador en accidente laboral


Argenis José Córdova Gómez, de 22 años y soldador en Técnica Industrial C.A.
(Teinca), falleció al sufrir un accidente laboral mientras trabajaba dentro de una mezcladora
industrial de Carburo del Caroní, en la zona industrial Cañaveral, de Puerto Ordaz. Sus
familiares denunciaron que el supervisor del joven lo dejó solo mientras soldaba dentro de
una mezcladora industrial y que el equipo se activó inesperadamente y lo aplastó.

Argenis José Córdova tenía que poner unos puntos de soldadura a una lámina
dentro de una mezcladora industrial y el supervisor lo dejó solo, aunque los equipos estaban
desconectados, se le activó el sistema digital y lo aplastaron unas compuertas. Varios
trabajadores picaron la máquina y lo trasladaron a la Clínica Unare, pero los médicos les
indicaron que el joven había muerto durante el traslado.
ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 120: Sanciones penales por muerte o lesión del trabajador o de la


trabajadora.
- Artículo 130 y 131 Título VIII Capítulo IV: “Las Responsabilidades e Indemnizaciones
por accidentes de trabajo y enfermedad ocupacional”.
- Artículo 40.
- Artículo 71.
- Artículo 59 (Numeral 6).

Caso 6.

Murió trabajador que resultó quemado al incendiarse fábrica de bebidas en Ocumare


(10/01/2015 5:10 am)
Este hecho ocurrió en horas de la tarde del pasado miércoles, en uno de los
galpones de la fábrica de bebidas alcohólicas donde laboraba, ubicada en la carretera
nacional Ocumare (Santa Bárbara).
Jordano Jesús González Romero de 26 años de edad, murió a las 2 de la madrugada
en el hospital Domingo Luciani de El Llanito en Petare, tras las quemaduras de segundo y
tercer grado que sufrió, durante el incendio de uno de los galpones de la fábrica de bebidas
alcohólicas donde laboraba, ubicada en la carretera nacional Ocumare-Santa Bárbara,
adyacente a la escuela nacional Lilia de Piñero en el municipio Tomás Lander.
Este hecho ocurrió en horas de la tarde del pasado miércoles. En un primer momento el
herido fue llevado por los Bomberos de Miranda a la sala de emergencias del hospital
general de los Valles del Tuy, pero debido a la gravedad de su estado, lo refirieron al centro
de salud del municipio Sucre, donde los médicos hicieron intentos por salvarle la vida, pero
resultaron inútiles.

Las llamas se propagaron al área de los galpones de la empresa Industrias Galad,


causando el estallido de uno de los nueve contenedores que estaban en el lugar con alcohol
etílico, alcanzado al joven trabajador. Los dueños de la empresa serán condenados a
indemnizar económicamente a los familiares. Pero cabe acotar, que debido a la gravedad
del hecho según los artículos citados pueden ser privados de libertad.

ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 130,131 de la LOPCYMAT, Título VIII Capítulo IV referente a “Las


Responsabilidades e Indemnizaciones por accidentes de trabajo y enfermedad
ocupacional”.
Caso 7.
Pierde la vida por caída en un taladro (08/01/2015 02:40 pm - Fuente Noticia: Redacción
La Verdad de Monagas)
Fallece en Campo Morichal el joven Lucas Salas (23), quien sufrió politraumatismo
craneoencefálico a causa de una caída mientras trabajaba. Salas vivía en Morichal Largo y su
cuerpo fue trasladado a la morgue de Maturín por el Cuerpo de Investigaciones Científicas,
Penales y Criminalísticas de Templador.
Es así como Perdió la vida luego de haber caído, presuntamente, desde un taladro
dentro de una instalación petrolera, se cree que la causa de la caída fue porque los
instrumentos que usaba para mantenerse en las alturas estaban un poco antiguos y
desgastados. Al sitio acudió una comisión del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales
y Criminalísticas (Cicpc) para realizar las labores de rigor, informando que murió a
consecuencia de politraumatismo craneoencefálico severo.
ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS
- Artículo 59: Condiciones y Ambiente en que Debe Desarrollarse el Trabajo.
- Artículo 130
- Artículo 131

Caso 8
Las vigas de acero fabricadas en una Industria debido a su peso son transportadas
de un lado a otro a través de grúas. Un obrero que circulaba por la línea de producción sin el
casco de seguridad se encontraba cerca de la máquina y de un momento a otro este fallo y
la viga cayó encima del trabajador. Fue llevado inmediatamente al centro de salud más
cercano y sometido a una cirugía.
Gracias a la intervención y rapidez quirúrgica fue salvado pero debido a una fuerte
fractura en la columna vertebral quedó paralitico y por consiguiente quedo incapacitado de
seguir laborando en dicho trabajo. Cabe destacar que la empresa si cuenta con los equipos
seguridad y de protección pero no realizan supervisiones seguidas a los obreros de la
industria.

ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 54 Deberes de los Trabajadores y las Trabajadoras (Numeral 3).


- Articulo 55 Capítulo II Derechos de los Empleadores y Empleadoras
- Artículo 62 De las Políticas de Reconocimiento, Evaluación y Control de las
Condiciones Peligrosas de Trabajo (Numeral 3).
- Artículo 130 y 131 Título VIII Capítulo IV referente a “Las Responsabilidades e
Indemnizaciones por accidentes de trabajo y enfermedad ocupacional”.

Caso 9
Quemaduras graves en ambos ojos por salpicaduras de restos de una disolución de
hidróxido sódico (sosa cáustica), utilizada en tareas de limpieza.
La actividad de la empresa consiste en la manipulación y venta de agrios. El
accidente se produjo en la nave dedicada a la manipulación y empaquetado de agrios,
concretamente en la zona de jugos y esencias, zona en la que el trabajador realiza
habitualmente su trabajo. El accidentado, peón de mantenimiento, es el encargado de
resolver atascos, realizar diariamente la limpieza de la maquinaria, así como controlar el
perfecto funcionamiento de las máquinas. Los trabajos de limpieza lo realizan utilizando
siempre una disolución de sosa cáustica, tarea que viene realizando el trabajador desde
hace dos años. El día del accidente, al necesitar el trabajador preparar una nueva disolución,
vertió en el suelo los restos de sosa que habían quedado en el cubo que habitualmente
utilizan para realizar la disolución de este producto con agua, cerca de los depósitos de
zumo y de los bidones de aceite de limón. Esta acción provocó la proyección de la sustancia
desde el suelo hacia los ojos del trabajador, provocándole quemaduras graves en ambos
ojos, al carecer el accidentado de gafas o pantalla facial de seguridad.
Cabe destacar que:
1- La nave no dispone de una zona específica para realizar la disolución de sosa,
aprovechando zonas próximas a la maquinaria para realizar dicha disolución. E
2- El suelo, en general de la nave, presentaba una humedad considerable.
3- Ausencia de lavaojos y duchas cerca de la zona donde se manipula la sosa. Existen
en la nave dos piletas con un grifo, situadas ambas, aproximadamente, a 20 metros
de distancia de la zona donde se produjeron los hechos.
4- En un armario, dentro de la nave donde ocurrió el accidente, hay una única pantalla
facial al parecer del encargado de la nave, según manifestaciones del mismo. Los
trabajadores realizan la limpieza de envases con mangueras sin utilizar guantes,
botas o ropa impermeable tendentes a protegerlos de la humedad que conlleva la
realización de dicha actividad.
5- Se aprecia un alto ruido producido por la maquinaria de la zona y los trabajadores
no utilizan protección auditiva.
6- No existen procedimientos de trabajo e instrucciones específicas por escrito a seguir
por el trabajador para la realización de su trabajo, tales como, utilización de la sosa,
limpieza de los cubos con restos de dicha sustancia, proporción de la concentración,
etc. La empresa no disponía de la ficha de datos de seguridad del fabricante.

ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 65: Del Registro y Manejo de Sustancias Peligrosas.


- Artículo 67 Obligaciones de los y las Fabricantes, Importadores y Proveedores.
- Artículo 58 Capacitación de los Trabajadores y Trabajadoras.
- Artículo 119 De las Infracciones Graves (Numeral 14).
Caso 10
Durante la limpieza de la tolva de la pesadora el dedo índice de la mano derecha del
trabajador resultó atrapado por el “sinfín” de la misma
La empresa se dedica a la fabricación de pan y otros productos frescos de panadería y
pastelería. El accidente se produjo en el obrador de la misma, más en concreto éste tuvo
lugar en una pesadora (divisora) fabricada y puesta en servicio con anterioridad al 1 de
enero de 1995. Durante la visita se pudo comprobar que el referido equipo dispone de:
1. Parada de emergencia.
2. Órganos de accionamiento identificados con colores normalizados.
3. Rejilla de protección con dispositivo de enclavamiento en la parte superior de la
tolva
4. Señalización de riesgo de atrapamiento.
De la investigación de accidente realizada por la empresa y la evaluación de riesgos se
desprende que dicha protección, así como la señalización de riesgo de atrapamiento, fueron
colocadas con posterioridad al accidente. El trabajador accidentado es repartidor y de forma
ocasional realiza tareas como ayudante de panadería. Tiene una antigüedad en la empresa
de unos 3 años.
El trabajador accidentado se hallaba limpiando el interior de la tolva de la pesadora con
un trapo impregnado en aceite estando el equipo en funcionamiento. En un momento dado
su dedo índice de la mano derecha resultó atrapado por el “sinfín” de la misma.

ARTICULOS DE LA LOPCYMAT RELACIONADOS

- Artículo 54 Deberes de los Trabajadores y las Trabajadoras


- Artículo 58 Capacitación de los Trabajadores y Trabajadoras.
CONCLUSIÓN

Al cumplir con la LOPCYMAT el trabajador tiene menos posibilidades de enfermarse


o accidentarse. Un individuo que se enferma y pide reposo, pierde su mayor recurso de
interrelación con la sociedad: el trabajo. Resulta difícil pensar en alguna persona que jamás
haya trabajado o que no necesite trabajar. Desde el inicio de los tiempos, el ser humano
trabaja para formar parte de la sociedad. De manera que al cumplir toda la normativa
garantizamos la posibilidad de que el trabajador se mantenga sano y activo que aporta a la
sociedad.

Asimismo, una persona que se haya enfermado o lesionado en un centro de trabajo,


probablemente reciba una indemnización producto de la responsabilidad del patrono. No
obstante, difícilmente podrá conseguir empleo en otro centro de trabajo luego de
discapacidad. De manera que pierde su posibilidad más importante de interrelacionarse en
la sociedad: la posibilidad de seguir trabajando.

Es por ello que, es de suma importancia que los trabajadores sean conocedores de
sus deberes y derechos, estos pueden rehusarse a trabajar o alejarse de una situación de
peligro o a interrumpir una tarea o actividad de trabajo cuando tengan motivos razonables
para creer que existe un peligro inminente para su salud o para su vida, sin tener
repercusiones monetarias en su beneficio económico.

En definitiva, toda empresa u organización donde se ejecute la prestación laboral


tiene que plantear diversas alternativas de solución para disminuir los factores de riesgo
presente, tomando en cuenta las necesidades de la organización y priorizando los
elementos que exponen en mayor porcentaje a los trabajadores a sufrir un accidente laboral
y aquellos factores que a mediano o a largo plazo puedan ocasionarle una enfermedad
ocupacional.
BIBLIOGRAFIA

- Ley Orgánica De Prevención, Condiciones y Medio Ambiente de Trabajo. Gaceta


oficial Nº 38.236. Caracas Venezuela, 26 de Julio del 2005.
- http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scs/abril/197423-0224-3417-2017-16-
112.HTML
- http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scs/abril/197766-0292-21417-2017-15-
614.HTML
- http://historico.tsj.gob.ve/decisiones/scs/marzo/196711-0148-9317-2017-15-
1327.HTML
- https://www.aporrea.org/ddhh/n296425.html

- http://avepae.org.ve/accidentes-laborales-alerta-mueren-3-trabajadores-los-
accidentes-si-son-evitables-avepae-ac-ong/
- http://stp.insht.es:86/stp/binvac/quemaduras-graves-en-ambos-ojos-por-
salpicaduras-de-restos-de-una-disoluci%C3%B3n-de-hidr%C3%B3xido
- http://stp.insht.es:86/stp/binvac/053-durante-la-limpieza-de-la-tolva-de-la-
pesadora-el-dedo-%C3%ADndice-de-la-mano-derecha-del-trab