Você está na página 1de 53

LA BIBLIA EN 100 PÁGINAS

Viendo el Panorama General en La Gran Historia de Dios

PHIL MOORE

Phil lidera la Iglesia Everyday en Londres.


También se desempeña como maestro de la Biblia
y evangelista dentro de la familia de iglesias de Newfrontiers.
Es el autor de la serie de comentarios devocionales
"Directo al corazón".

Phil está casado con Ruth y tienen tres hijos pequeños.


Juntos, les encanta comer comida extraña y exótica,
ver películas con muchas palomitas de maíz
y leer libros de Roald Dahl.
Oxford, UK & Grand Rapids, Michigan, USA

Text copyright © 2014 Phil Moore


This edition copyright © 2014 Lion Hudson

The right of Phil Moore to be identified as the author of this work has been asserted by him in
accordance with the Copyright, Designs and Patents Act 1988.

All rights reserved. No part of this publication may be reproduced or transmitted in any form or by
any means, electronic or mechanical, including photocopy, recording, or any information storage
and retrieval system, without permission in writing from the publisher.

Published by Monarch Books


an imprint of
Lion Hudson plc
Wilkinson House, Jordan Hill Road,
Oxford OX2 8DR, England
Email: monarch@lionhudson.com

www.lionhudson.com/monarch

ISBN 978 0 85721 551 2


e-ISBN 978 0 85721 552 9

Acknowledgments
Scripture quotations taken from the Holy Bible, New International Version, copyright © 1973, 1978,
1984, 2011 International Bible Society. Used by permission of Hodder & Stoughton, a member of
the Hodder Headline Group. All rights reserved. ‘NIV’ is a trademark of International Bible Society.
UK trademark number 1448790.

A catalogue record for this book is available from the British Library

Cover image: Lion Hudson


"Me gusta leer los libros de Phil Moore. Escribe sobre Jesús y la vida cristiana con percepción, sabiduría e
ingenio”.

Nicky Gumbel, fundador del Curso Alpha y vicario de Holy Trinity Brompton

“La Biblia es un libro asombroso y maravilloso, pero ¿dónde empiezas a leer un libro tan grande? Melvin
Bragg dice que la Biblia es "el libro más influyente que haya habido en la historia del lenguaje".

“Permita que Phil lo lleve a la historia y le muestre de qué se trata. No te arrepentirás”.

Terry Virgo, fundador de la red de la iglesia Newfrontiers

“Phil Moore ha delineado muy bien la esencia de las Escrituras. Si quieres dominar la Biblia, este es un buen
lugar para comenzar”.

R.T. Kendall, teólogo y autor de Sermon on the Mount.

“Atrevida, fresca, dinámica, relevante y, a menudo, controvertida, La Biblia en 100 páginas le brinda lo mejor
de Phil Moore y lo mejor de la Biblia. Un excelente recurso para todos aquellos que quieran ver la historia
bíblica”.

Andrew Wilson, autor de Si Dios, ¿entonces qué?

"Phil proporciona una clave fascinante y útil para abrir lo que aún es por muy buenas razones el libro más
vendido en el mundo, pero para algunos el más desalentador... lo recomiendo".

Sandy Millar, cofundadora de Alpha Course y ex vicaria de Holy Trinity Brompton

“Para la mayoría de las personas, la Biblia es un bosque oscuro de fábulas ficticias en las que se puede perder.
¡Piense otra vez! Aquí hay una guía confiable, un mapa y una brújula, para que no se pierda en la madera de
los árboles, sino que emerja para ver el mundo entero de manera muy diferente”.

Greg Haslam - Pastor Principal, Capilla de Westminster, Londres, Reino Unido.


CONTENIDO

INTRODUCCIÓN: Ver La Gran Imagen PARTE 8: TERRENO EXTERIOR


PARTE 1: CRIATURAS Daniel y Esther
Génesis 1–11 605 aC a 473 Ac
Creación a 2200 aC
PARTE 9: DESPOJAMIENTO
PARTE 2: FAMILIA Esdras, Nehemías, Hageo, Zacarías y
Génesis 12–50 y Job Malaquías
2200 aC a 1805 aC 538 aC a 432 aC

PARTE 3: DIFERENTE PARTE 10: REAL


Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio Mateo, Marcos, Lucas y Juan
1805 aC a 1406 aC 6 aC a 30 dC

PARTE 11: CRUZADAS


PARTE 4: TIERRA Mateo, Marcos, Lucas y Juan
Josué, Jueces y Ruth Abril 30 d.
1406 aC a 1100 aC
PARTE 12: NUEVA VIDA
Hechos 1–9
PARTE 5: CRECER 30 dC a 37 dC
1 y 2 Samuel, 1 Crónicas y Salmos.
1120 aC a 970 aC
PARTE 13: SIN LÍMITES
Hechos 10-28
PARTE 6: SEGUIR 37 dC a 62 dC
1 y 2 Reyes, 2 Crónicas, Proverbios,
Eclesiastés, El Cantar de los Cantares
970 aC a 586 aC PARTE 14: TÚ Y YO
Romanos, 1 y 2 Corintios, Gálatas, Efesios,
Filipenses, Colosenses, 1 y 2 Tesalonicenses,
PARTE 7: SIRENAS 1 y 2 Timoteo, Tito, Filemón, Hebreos,
Isaías, Jeremías, Lamentaciones, Ezequiel, Santiago, 1 y 2 Pedro, 1, 2 y 3 Juan y Judas
Oseas, Joel, Amós, Abdías, Jonás, Miqueas, 48 dC a 95 dC
Nahúm, Habacuc y Sofonías.
760 aC a 571 aC PARTE 15: FIN DE LA HISTORIA
Revelación
100 dC a la segunda venida de Jesús

CONCLUSIÓN: QUEMAR DESPUÉS DE LEER


INTRODUCCIÓN: VER LA GRAN IMAGEN
La vida es corta y la vida está ocupada. Es muy fácil perder el panorama. Algunas personas pasan toda
su vida subiendo una escalera, solo para descubrir demasiado tarde que la escalera se ha apoyado
contra la pared equivocada.
Nadie pretende descuidar las cosas que realmente importan. Nos atrapan los faros de un mundo
ocupado, como un conejo en una carretera concurrida, y nos congelamos. Permitimos que otras
personas dicten qué debe llenar nuestro tiempo de reflexión. Un estudio realizado por la Universidad
del Sur de California en 2011 sugiere que estamos bombardeados con suficiente información todos
los días para llenar las páginas de 174 periódicos. No es de extrañar que cerremos nuestros sentidos e
ignoremos muchos de los mensajes que reclaman nuestra atención.
La mayoría de la gente quiere descubrir el mensaje de la Biblia. El problema es simplemente que están
demasiado ocupados. Ellos ven la Biblia de la misma manera que yo veo la Guerra y la Paz de León
Tolstoi: sé que debo leerla pero, francamente, parece demasiado larga. Es por eso que he escrito este
libro para ayudarlo, ya sea que usted fuera un creyente o un no creyente que simplemente tenga
curiosidad por el libro que ha dado forma a gran parte de lo que es bueno en la cultura occidental.
Como Richard Dawkins, quien ciertamente no es un amante de la religión, le dijo a King James Bible
Trust en febrero de 2010: “Somos una cultura cristiana. Venimos de una cultura cristiana, y no
conocer lo que es la Biblia King James, es de alguna manera, bárbaro".
La Biblia es única entre los escritos del mundo. Fue escrito a lo largo de 2.000 años por al menos 44
autores diferentes en 3 idiomas en 9 países en 3 continentes.1 Habla con las voces variadas de reyes
y nómadas y pastores y generales y reinas y madres y poetas y pensadores y pescadores, pero También
habla con una voz consistente de principio a fin. La razón por la que nos confundimos cuando leemos
la Biblia es que nos perdemos el panorama general de esta historia de principio a fin. Somos como la
persona que entra en una habitación a mitad de una película y luego comienza a quejarse de que la
trama es difícil de seguir. Es por eso que he resumido el mensaje general de los 66 libros, 1.189
capítulos y 31.102 versículos de la Biblia en solo 100 páginas para usted. Quiero ayudarte a ver el
panorama general de la mejor historia del mundo para que puedas descubrir tu propio lugar en la
historia también.
Así que prepárese para un viaje acelerado a través del libro que ha vendido más copias, creado más
líderes, inspirado más poesía, configurado más leyes y cambiado más vidas que cualquier otro libro
en la historia. Prepárese para ser desafiado, animado, ilustrado y provocado por el panorama general
de su mensaje. El monje y erudito bíblico alemán Martin Luther afirmó que “la Biblia está viva, me
habla; tiene pies, corre tras de mí; tiene manos, me sostiene”. Mi oración es que, al leer este libro, el
mensaje vivo de la Biblia también cautivará su propio corazón.
Phil Moore
Londres, abril 2014
1 El Antiguo Testamento fue escrito en hebreo, con la excepción de algunos capítulos en Daniel y Esdras y un versículo en Jeremías, que
están todos en arameo. El Nuevo Testamento fue escrito enteramente en griego.
PARTE
1

CRIATURAS
GÉNESIS 1–11 Desde La Creación Hasta El 2200 AC

La Biblia comienza con Dios. Es muy sencillo. No trata de convencernos de que Dios existe. No siente
que tenga que hacerlo. Simplemente nos informa que "en el principio Dios...”
Estas primeras cuatro palabras de la Biblia se lanzan a un capítulo que celebra la grandeza
incomparable del Dios Creador. Génesis 1 nos dice diez veces que "Dios dijo", y nos informa que
como resultado "así fue". Dios no suda ni lucha para crear el mundo. Aunque los cosmólogos nos
dicen que hay al menos 170 mil millones de galaxias en el universo, Génesis 1:16 solo usa dos palabras
hebreas cuando nos dice que "Él también hizo las estrellas". La Biblia comienza con una declaración
poderosa de que Dios es Dios y nosotros no estamos Dios es el Creador y nosotros somos sus criaturas.
Ese es el panorama general.
Los humanos solo se suben al escenario de la historia mundial cuando Dios está dando los toques
finales a su trabajo de creación. Él crea a Adán y Eva a su propia imagen, pero lo que realmente nos
impresiona es lo diferentes que son de su Creador. El Señor nunca se cansa ni se cansa (Isaías 40:28),
pero los humanos sí.
Este fue el problema al que se dirigió el Diablo cuando se disfrazó de serpiente y tentó a Adán y Eva
en Génesis 3. Deberían haber sabido que no debían confiar en una serpiente que habla, pero el mensaje
del Diablo era algo que a la gente siempre le gusta escuchar. . Les animó a jugar a ser dios.
El diablo animó a Adán y Eva a dudar de la Palabra de Dios, y les preguntó: "¿Dijo realmente Dios:
'No debes comer de ningún árbol en el jardín'?". Él los animó a desconfiar del carácter de Dios,
difamando sus motivos al sugerir que "Dios sabe que cuando comas de él, tus ojos se abrirán, y serás
como Dios”. Finalmente, él negó de plano la Palabra de Dios:" No morirás”. Cuando Adán y Eva
comieron el fruto prohibido, cayeron bajo la maldición de pecado. El sabor amargo de la comida del
Diablo fue la muerte, la enfermedad, el estrés, el dolor y el trabajo, lo opuesto a relajarse en el mundo
perfecto que Dios había creado.
Esto establece la escena para el resto de Génesis 1-11. La población humana crece y la gente decide
si descanse en el hecho de que son criaturas dependientes de Dios o luchar contra él para convertirse
en pequeños dioses. Podemos decir que todavía estamos atrapados en la lucha por la forma en que
reaccionamos cuando leemos las palabras "criaturas dependientes". Nos ofendemos por la sugerencia
de que dependemos de alguien, pero ese es precisamente el punto. No podríamos sobrevivir una hora
sin el aliento o el latido del corazón que Dios nos da. Incluso cuando jugamos a ser pequeños dioses,
solo podemos hacerlo porque el Dios Creador nos sostiene en su amor paciente.
Adán y Eva intentan cubrir su pecado haciendo ropa con hojas de higuera, pero no pueden salvarse
más que crearse ellos mismos. El Adán completamente vestido confiesa a Dios que "tenía miedo
porque estaba desnudo". Ellos solo encuentran el perdón cuando el Dios Creador revela que él
también es el Dios Salvador. Mata a un animal inocente, la primera muerte en el Jardín del Edén, y
cubre su desnudez con ropa hecha de la piel del primer sacrificio de sangre del mundo.
Adán y Eva enseñan a sus hijos que así es como el pecado siempre debe ser perdonado. Cuando su
hijo mayor, Caín, trata de impresionar a Dios con la obra de sus propias manos, Dios señala el
sacrificio de un cordero inocente por su hermano menor Abel y le pregunta: “¿Por qué está abatido
su rostro? Si haces lo correcto, ¿no serás aceptado?” 1 Caín se enfrenta a una elección: ¿Aceptará
que Dios es Dios y que no lo es? Prefiere ser un asesino autoafirmante que una criatura dependiente.
Mata a su hermano y funda una dinastía de rebeldes que tratan de actuar como pequeños dioses
humanos.
La dinastía de Caín es conocida como "los hijos de los hombres". Culmina con la jactancia egocéntrica
de Lamech: "He matado a un hombre por lastimarme, a un joven por lastimarme". Su furia contra
Dios se convierte en rabia contra cualquiera que les recuerde que el universo no gira alrededor de ellos
en todos.
Pero Adán y Eva tienen otro hijo llamado Seth. Su dinastía es conocida como "los hijos de Dios"
porque "comenzaron a invocar el nombre del Señor". Se nos dice que Enoc "caminó fielmente con
Dios" y que Noé "era un hombre justo, sin culpa entre la gente de su tiempo, y él caminó fielmente
con Dios”. Estos eventos sucedieron hace muchos miles de años, pero son tan relevantes hoy en día.
La familia de Seth fueron los primeros creyentes, los primeros en confesar con alegría que Dios es
Dios y que no lo somos. Dios valoró tanto su adoración que les dio un papel protagónico en la Parte
1 de la historia de la Biblia.
Luego, en Génesis 6, sucede algo terrible: "Los hijos de Dios vieron que las hijas de los hombres eran
hermosas, y se casaron con cualquiera de ellas que eligieron". La familia de Seth dejó de adorar a
Dios como criaturas dependientes y se casó con la familia autoafirmante de Caín.
"Voy a poner fin a todas las personas, porque la tierra está llena de violencia por causa de ellos", le
dijo Dios a Noah. “Hazte un arca”. Parecía una orden ridícula, una orden imposible, pero Noah creyó
a Dios y obedeció. En contraste con la autoafirmación violenta, el egocentrismo y la adoración propia
de sus vecinos, se nos dice dos veces que "Noah hizo todo justo como Dios le ordenó". Una vez que
Noah construyó su enorme barco, Dios salvó a toda su familia al asegurándose de que flotara. Génesis
7:16 nos recuerda que él es el Dios salvador al decirnos que "el Señor lo encerró".
Hoy en día muchas personas se ríen de la historia de Noé y su arca, pero al hacerlo se ignora el hecho
de que una versión de esta historia aparece en los escritos antiguos de todas las grandes culturas del
mundo, desde las epopeyas mesopotámicas de Atrahasis y Gilgamesh y la antigua historia griega de
Deucalion, tan al oeste como los aztecas de América Central, y tan al este como los aborígenes de
Australia. Es un evento histórico que nos enseña tres lecciones vitales al comienzo de la Biblia.
Primero, nos muestra que Dios se lo toma muy en serio cuando pecamos pretendiendo ser pequeños
dioses. Segundo, nos advierte que Dios ha establecido un día de juicio por el pecado. En 2 Pedro 3 se
nos advierte que “en los últimos días vendrán burladores, burlándose y siguiendo sus propios deseos
malvados. Ellos dirán: "¿Dónde está esta la "venida" que Jesús prometió? Desde que nuestros
antepasados murieron, todo continúa como lo ha hecho desde el principio de la creación’. Pero ellos
olvidan deliberadamente que hace mucho tiempo la Palabra de Dios... el mundo de ese tiempo fue
inundado y destruido. Por la misma palabra, los cielos y la tierra actuales están reservados para el
fuego, y se guardan para el día del juicio y la destrucción de los impíos". Tercero, nos asegura que
Dios ha abierto un camino para que las personas pecaminosas sean perdonadas. Los hombres y
mujeres que intentan ser como Dios serán destruidos, pero Dios se convirtió en un carpintero como
Noé para que quienquiera que confíe en la sangre de Jesús pueda ser salvado.
Si alguien hubiera estado tentado a sentirse estresado y demasiado ocupado, entonces qué sería de
Noé cuando sacó a su familia del arca después del Diluvio. Toda la civilización humana había sido
destruida y él estaba a cargo de su reconstrucción. Él tenía la madre de todas las listas de tareas
pendientes. Sin embargo, lo primero que hizo cuando salió del arca fue absolutamente nada. Resolvió
vivir como Dios siempre había querido que los humanos vivieran. Dejó su martillo y su hacha y
levantó sus manos vacías a Dios en adoración.
Necesitamos desesperadamente el mensaje de Génesis 1-11. Pertenecemos a una de las generaciones
más estresadas y egocéntricas en la historia de la humanidad. Al comienzo de la Biblia, Dios nos
invita a elegir entre las hojas de higuera de Adán y el sacrificio de sangre de Dios, entre la ardua labor
de Caín y la fe de Abel, y entre el orgullo de Lamech y la obediencia de Noé.
¿Actuaremos como pequeños dioses o aceptaremos que somos criaturas cuya felicidad está
relacionada con el hecho de que Dios es Dios y nosotros no lo somos?

1 Este cordero sacrificial señaló la muerte de Jesús en la cruz. Es por eso que Jesús en Lucas 11:50–51 llama a
Abel el primer profeta, a pesar del hecho de que Abel no habla una sola palabra en la Biblia.
PARTE
2

FAMILIA

GÉNESIS 12–50 y JOB Desde 2200 aC a 1805 aC

Las cosas se desmoronan. Lo hicieron en la familia de Noé, de todos modos. Poco después de
abandonar el arca, comenzaron a actuar como la familia de Caín. Génesis 1-11 termina con una
resurgente raza humana que se jacta en el lugar de construcción de la Torre de Babel: "Construyamos
una ciudad, con una torre que llegue a los cielos, para que podamos hacer un nombre para nosotros
mismos". Dios frustra sus planes al dividirlos en las diferentes naciones del mundo, y luego comienza
a buscar una nueva familia para suceder a la de Seth y Noah.
La elección de Dios es muy sorprendente, pero también tiene mucho sentido. No busca un fundador
impresionante para su nueva familia. Él elige un don nadie completo porque a los ceros les resulta
más fácil que los héroes admitir que Dios es Dios y no lo somos. Este es un principio particularmente
importante si está leyendo este libro como un no cristiano. No se desanime por las fallas de muchos
cristianos. Eso pierde el punto. ¡Los cristianos son un grupo de nadie que están siguiendo a un gran
Alguien! No vayas al extremo opuesto y asumas que nunca podrías volverte a Dios porque tu estilo
de vida no es tan virtuoso como algunos de los estilos de vida de tus amigos cristianos. Eso también
pierde el punto. Dios elige a nadie y él asume la responsabilidad de convertirlos en las personas que
él creó.
Abraham es un completo don nadie. Él es un idólatra. Josué 24: 2 recuerda que “Hace mucho tiempo
que tus ancestros, incluido Terah, el padre de Abraham y Nahor, vivían más allá del río Éufrates y
adoraban a otros dioses”. Abraham adora a las criaturas en lugar de a su Creador. Además, es
heredero de los constructores de Babel. Vive en Ur de los Caldeos, la ciudad más grande del mundo,
famosa por su torre de zigurat y por el hecho de que sus gobernantes afirmaron que eran dioses. Está
tan inmerso en la cultura de Babel que se casa con su hermana y cree que esto también le da derecho
a tener relaciones sexuales con su esclava. Abraham es vergonzoso. No lo querrías en tu vecindario.
Sin embargo, el Señor lo elige para ser el fundador de la Familia de Dios.
Si entiendes un poco sobre la cultura antigua, entonces comprenderás las deficiencias de Abraham
aún más. Como soy un occidental del siglo veintiuno, amo a mis cuatro hijos por igual, a mi hija tanto
como a mis tres hijos. Pero el mundo antiguo era un lugar muy diferente. El hijo primogénito lo era
todo. Los otros hijos e hijas de un padre también fueron apreciados. Abraham era unos sesenta años
más joven que su hermano mayor. Era una idea de último momento, un error, 1un completo error.
Para empeorar las cosas, era infértil. Cualquier otra cosa que Dios estuviera buscando en el fundador
de su nueva familia, la capacidad de tener hijos era esencial. Abraham no tenía hijos a la edad de
setenta y cinco. Hebreos 11:12 no tira sus golpes cuando nos dice que él estaba "tan bueno como
muerto".
Ese es el panorama general de la Parte 2 de la Biblia. Dios no está buscando seguidores que sean
brillantes. Él está buscando personas que admiten que no son nadie y que creen que Dios es el gran
Alguien. Él está buscando personas que estén dispuestas a apostar todo por el hecho de que Dios es
Dios y no lo son.
Lo que a Abraham le falta en credenciales, lo compensa con fe. Él tira sus ídolos. Se despide de la
ciudad más civilizada del mundo y se convierte en un nómada, lanzando su tienda entre los habitantes
hostiles de Canaán. Cuando Dios le dice que cambie su nombre de Abram a Abraham, no le está
pidiendo simplemente que agregue dos letras adicionales a su nombre. Abraham significa Padre de
muchos, así que Dios le está pidiendo al infértil de noventa y nueve años que declare a sus vecinos
que confía en las promesas de Dios a pesar de su risa y toda la evidencia de lo contrario.
Génesis 15:6 nos dice que "Abram creyó al Señor, y él lo reconoció como justicia". Apostó todo por
la fidelidad de Dios y cosechó la recompensa. Cuando tenía 100 años, el Señor le dio un hijo y lo
convirtió en el fundador de la Familia de Dios. La vida de Abraham nos recuerda que la clase de fe
que marca a los miembros de la Familia de Dios siempre se deletrea R-I-S-K.
El hijo de Abraham, Isaac, es un absoluto error también. Él no es el primogénito, ya que Abraham ha
concebido pecaminosamente a otro niño al tener relaciones sexuales con la esclava de su esposa. Isaac
es un mal marido, y le permite al rey de los filisteos llevar a su esposa a su harén en lugar de arriesgar
su propio cuello para defender su honor. Es un mal padre, provocando la ira de su hijo menor al dejar
en claro que ama mucho más a su hijo mayor.
Sin embargo, Isaac es el tipo de persona que Dios puede usar. A pesar de sus muchos defectos, él cree
a Dios y arriesga todo para seguirlo. Tendemos a enfocarnos en el hecho de que Isaac es engañado
para bendecir al hijo equivocado con todas las promesas que Dios le hizo a Abraham, pero Hebreos
11:20 se enfoca en el hecho de que él bendijo a sus hijos con esas promesas: “Por la fe, Isaac bendijo
Jacob y Esaú con respecto a su futuro. "Isaac tenía muchas fallas, pero su corazón estaba lleno de fe
para ver el cumplimiento de lo que Dios había hablado sobre su familia.
Cuando leemos Génesis 22, tendemos a centrarnos en la fe de Abraham al ofrecer a Isaac como un
sacrificio a Dios, pero el historiador judío Josefo 2 nos dice que este evento tuvo lugar cuando Isaac
tenía 25 años y su padre tenía 125 años, las antiguas luchas con un joven de 125 años, solo puede
haber un resultado, por lo que Génesis 22 tiene tanto que ver con la fe de Isaac como con la de su
padre. Al subir al monte Moriah, la colina que tiene un famoso afloramiento conocido como el
Calvario, le pregunta a su padre: “¿Dónde está el cordero para el holocausto?” Se acuesta
voluntariamente sobre el altar porque confía en su padre cuando responde: Dios mismo proveerá al
cordero para el holocausto, hijo mío”. Dios interviene al proporcionar una oveja para morir en el lugar
de Isaac, porque Jesús moriría en nuestro lugar en esa misma montaña 2,000 años después.
No te pierdas el panorama general de la historia. Dios está buscando a nadie que ponga su fe en el
Evangelio y se arriesgue todo para seguirlo.
El hijo de Isaac, Jacob, es el más grande de todos. Él no es el hijo primogénito y es un intrigante
deshonesto. En el primer libro escrito de la Biblia, Dios alaba a un contemporáneo no hebreo de Jacob
preguntando: “¿Has considerado a mi siervo Job? No hay nadie en la tierra como él; él es
irreprensible y recto, un hombre que teme a Dios y elude el mal” (Job 1:8). Jacob de hecho no es nada
como él. Se aprovecha de su padre ciego, cruza dos veces a su hermano mayor y trata de hacer que
Dios se someta a la sumisión en lugar de inclinarse ante él.
Pero Jacob cree en Dios y arriesga todo para seguirlo. Mientras Esaú se impone sobre la creación con
su arco y flechas, Jacob medita sobre las promesas que el Dios creador le hizo a su padre. El Nuevo
Testamento es asombrosamente generoso con Jacob. Nos dice que sus maquinaciones y sus luchas
fueron actos de fe defectuosa pero fervorosa. Él cosecha años de dolor y tristeza porque trata de seguir
a Dios de la manera incorrecta, pero termina su vida tan gloriosamente como Abraham e Isaac.
Hebreos 11:21 nos dice que "por la fe, cuando Jacob estaba muriendo, bendijo a cada uno de los
hijos de José y lo adoró". Dios no espera que seas impresionante; él simplemente espera que usted
responda a sus promesas con una fe cruda.
El hijo de Jacob, José, tampoco es nadie. Él no es el primogénito; ¡Él es el undécimo nacido! Es tan
indiferente hacia sus hermanos mayores cuando se jacta de sus sueños que fingen su muerte y lo
venden a los traficantes de esclavos que se dirigen a Egipto. Sin embargo, José cree en Dios y arriesga
todo para seguirlo. Cuando la esposa de su maestro intenta seducirlo, él le pregunta: "¿Cómo... podría
hacer algo tan malvado y pecar contra Dios?" Cuando ella se siente ofendida y lo arroja a un
calabozo, él no se resiente ante Dios. Cuando el mayordomo y el panadero de Faraón tienen sueños
turbulentos, no dice: "No me hables de sueños; ¡Tuve sueños una vez y miren dónde me aterrizaron!
“En cambio, él confía en Dios, incluso perdonando a sus hermanos al preguntarles:" ¿Estoy en lugar
de Dios? Intentaste hacerme daño, pero Dios lo hizo para bien, para lograr lo que ahora se está
haciendo, salvar muchas vidas”. Debido a que confía en Dios en la adversidad, José se convierte en
el primer ministro egipcio y salva tanto a su familia como a la nación más poderosa en el mundo.
La Parte 2 de la Biblia, por lo tanto, termina invitando a sus lectores a formar parte de la Familia de
Dios. José engaña a sus hermanos para que admitan que no son nadie que necesitan creer en el
sacrificio de sangre de Dios y arriesgan todo para seguirlo.3 Al final de Génesis, José los llama a
abandonar sus hogares y venir a Egipto, representando el mismo llamado que Dios entregó a su
bisabuelo en Ur de los Caldeos. Si te consideras cristiano o no cristiano, en última instancia, no
importa. Lo que importa es si crees lo suficiente en Dios para apostar todo en seguirlo. Eso es lo que
siempre ha marcado a la Familia de Dios. Todavía hoy marca la familia de Dios.

1 Taré se convirtió en padre de Harán a la edad de 70 años y padre de Abraham a la edad de 130 (Génesis 11:26,
32; 12:4). Es por eso que Harán murió mucho antes que Abraham y por qué Abraham trató a su sobrino, Lot,
más como a un hermano (13:8).

2 Flavio Josefo en su Antigüedades de los Judíos (1.13.2–4).

3 Ver Génesis 41:16; 42:21–22, 28; 44:16,32–33. Judá fue el antepasado de Jesús, por lo que su disposición a
sacrificar su propia vida por la de Benjamín apunta hacia la muerte de Jesús en la cruz por nosotros.
PARTE
3

DIFERENTE

ÉXODO, LEVITICO, NÚMEROS y DEUTERONOMIO 1805 aC a 1406 aC

A los descendientes de Abraham no les fue fácil vivir en Egipto. Se sentían tan fuera de lugar como
un fan de Justin Bieber en un concierto de Metallica. A los egipcios no les gustaban, se negaban a
comer con ellos y finalmente los esclavizaban.
Durante los cuatrocientos años que transcurren entre la muerte de José y el Éxodo, la familia de
creyentes de Dios se convierte en una nación de esclavos hebreos.1 Los israelitas descubren que el
llamamiento de Dios los hace tan diferentes de sus vecinos como su Dios es diferente de sus vecinos
ídolos.
Para el observador casual, los egipcios parecen más fuertes que nunca al comienzo del libro de Éxodo.
Alrededor de 1566 aC, un nuevo faraón termina siglos de luchas internas al establecerse como el
primer gobernante de la Dinastía Dieciocho y del Nuevo Reino. Esclaviza a los hebreos y los usa
como la fuerza laboral para una ola masiva de construcción cívica. Egipto se convierte en una
superpotencia con el imperio más grande del mundo y los dioses de Egipto parecen ser los gobernantes
y moldeadores de la historia mundial. Pero el observador casual se pierde completamente el panorama
general. Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio son el registro histórico de los primeros años de
la nación hebrea desde la perspectiva de Dios. Estos cuatro libros declaran en cada página que el Dios
de Israel es diferente de los ídolos de las naciones, y que aquellos que lo siguen también deben ser
muy diferentes.
En los primeros capítulos de Éxodo, Dios demuestra que él es mucho más inteligente que cualquiera
de sus rivales. Cuando el Faraón oprime y esclaviza a los hebreos, Dios lo usa para dispersarlos y
multiplicarlos en todo Egipto. Cuando el Faraón comete genocidio contra ellos, Dios lo usa para
infiltrarse en un bebé hebreo en el corazón de la familia real egipcia. Moisés se convierte en el líder
de los hebreos y el autor del Pentateuco, 2 pero antes de que Dios pueda usarlo, tiene que aprender la
misma lección que sus antepasados. Cuando su orgullo lo convence de que puede rescatar a la familia
de Dios de la esclavitud por sí mismo, ingresa a los cuarenta años de exilio en el desierto, donde
aprende la verdadera humildad y la fe. Para cuando Dios se le aparece en la zarza ardiente en Éxodo
3 y se revela a sí mismo como Yahvé, o el Señor, Moisés es plenamente consciente de que no es nadie
que necesita creer en su Creador y arriesgarlo todo para seguirlo.
Esta conciencia permite a Moisés organizar la historia de escape más grande de la historia mundial.
Hace el largo viaje de regreso a casa y entra en la sala del trono de Faraón para ordenarle que dejen ir
a sus esclavos hebreos. Cuando el Faraón se niega, Moisés desata una serie de milagros que
demuestran cuán diferente es el Dios de Israel de los ídolos de Egipto. Las plagas se enfrentan, entre
otras, a la diosa serpiente Wadjet, al dios del Nilo Hapy, a la diosa rana Heket, a la diosa vaca Hathor
y al dios del sol Amun-Ra.3 Finalmente, Dios enfrenta el ídolo más grande de ellos todos: la esperanza
que el mundo antiguo depositaba en sus hijos primogénitos. El Faraón comienza la competencia
preguntando en Éxodo 5:2: “¿Quién es el Señor, para que le obedezca y deje que Israel se vaya?”.
Termina la competencia como un cadáver que flota boca abajo en el Mar Rojo junto con el resto de
su poderoso ejército de carros.
Los rescatistas no siempre quieren vivir con los que rescatan. Cuando rescato arañas de mi bañera, les
muestro inmediatamente la puerta o las arrojo por la ventana. Pero Dios es diferente. Está tan decidido
a convertir a esta nación de hebreos en su familia que les dice en Éxodo 19:4 que "ustedes mismos
han visto lo que hice en Egipto, y cómo los cargué con alas de águila y los traje a mí mismo". Él es
más que su Libertador; Él también es su destino. Conduce a los hebreos al Monte Sinaí y desciende a
la tierra para establecer un hogar en el corazón de la nación israelita. Él le dice a Moisés en Éxodo 29:
45–46 que su gran meta para salvarlos es "morar entre los israelitas y ser su Dios... Yo soy el Señor,
su Dios, quien los sacó de Egipto para que pueda morar entre ellos". "Esta es una visión tan
importante del carácter de Dios que Moisés ora en Éxodo 33:15–16,"Si su presencia no va con
nosotros, no nos envíe desde aquí... ¿Qué más nos diferenciará a usted y a su gente de todos los
demás? ¿Otras personas en la faz de la tierra?”. Por lo tanto, Dios ordena a los israelitas que
construyan una tienda especial llamada Tabernáculo antes de que salgan del Monte Sinaí, para que su
presencia pueda viajar con ellos hasta la Tierra Prometida.
Si la primera mitad de Éxodo contiene algunos de los capítulos más interesantes de la Biblia, entonces
la segunda mitad de Éxodo y la totalidad de Levítico contienen algunos de los más aburridos. El drama
da paso a los detalles sobre la ley judía, y la aventura da paso a la arquitectura del Tabernáculo.
Muchos lectores responden leyendo estos capítulos o renunciando a leer el Pentateuco por completo.
Pero esto echa de menos el panorama general. Estos capítulos no son una digresión o un anticlímax.
Enfatizan que Dios es diferente de los ídolos paganos y que cuando él se muda al vecindario, todo
debe cambiar. El grito de estos capítulos se encuentra en Levítico 11:45, donde Dios le dice a los
hebreos: “Yo soy el Señor, quien te sacó de Egipto para ser tu Dios; por tanto, sé santo, porque yo
soy santo”. Santo significa diferente. Dios viene a morar en el Tabernáculo y luego enseña a su pueblo
a ser tan diferentes de sus vecinos como lo es de los ídolos de sus vecinos.
Estos cuatro libros están llenos de sacrificios de sangre. Contienen más matanzas que las obras
completas de Quentin Tarantino. Encontramos esto repulsivo porque nos gusta que nuestra carne
venga del supermercado en paquetes limpios, pero Dios cataloga esta masacre sacrificial con
minucioso detalle porque quiere que comprendamos que "sin derramamiento de sangre no hay
perdón" (Hebreos 9:22). El pecado es repulsivo, por lo que Dios no quiere que nos engañemos a
nosotros mismos de que las buenas obras de los musulmanes, budistas y occidentales sinceros pueden
salvarlos. Desde el momento en que ordena a los hebreos matar a un cordero pascual y manchar su
sangre en los marcos de las puertas de madera vertical y horizontal de sus casas, Dios les enseña que
el pecado solo puede ser perdonado a través de la futura muerte de su Hijo en una cruz de madera.
Cada vez que los israelitas mataban a un animal en el altar frente a su Tabernáculo, expresaban la
misma fe primitiva que Abel e Isaac en "el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo" (Juan
1:29).
Estos cuatro libros están llenos de reglas. Cuando Dios viene a vivir con las personas, afecta lo que
pueden comer, lo que pueden beber, lo que pueden usar, lo que pueden decir y con quién pueden
dormir, cada aspecto de sus vidas. Algunas personas entienden mal el propósito de estas reglas, como
si Dios nos estuviera diciendo que nos levantemos los calcetines y tratemos de impresionarlo, pero
Romanos 3:20 nos dice que esto está mal. El propósito de estas reglas es mostrarnos cuán santo es
Dios y cuán pecaminosos somos. Mostraron a los israelitas que no eran cuerpos que necesitaban gritar
al Dios que los rescató de la esclavitud al Faraón y le pidió que los rescatara también de la esclavitud
al pecado. Dios responde seis veces en Levítico 20–22 con la misma promesa asombrosa: "Yo soy el
Señor, quien te hace santo". Dios no solo ordena la santidad; Él proporciona la santidad a cualquiera
que cree.
Es por eso que estos cuatro libros están llenos de la gracia y la misericordia de Dios. El Señor hace
que el sábado sea uno de los Diez Mandamientos, invitando a los israelitas a descansar en el hecho de
que él es Dios y que no lo son, tal como lo hicieron Adán y Eva al principio. Él les proporciona comida
y bebida milagrosa en el desierto, y cuando comienzan a adorar a un becerro de oro, les proporciona
perdón y un futuro. Cuando se niegan a mostrar que confían en él arriesgándolo todo para entrar en la
Tierra Prometida, él los protege durante cuarenta años en el desierto hasta que sus hijos tengan la edad
suficiente para heredar sus promesas y demostrar que confían en él. En el libro de Deuteronomio, Dios
renueva su pacto con esta nueva generación de israelitas.4 Cualquier otro dios habría renunciado a los
rebeldes descendientes de Abraham muchas veces a lo largo de la historia. Pero Dios es diferente y
promete hacernos diferentes también. Ese es el panorama general de la Parte 3 de la Biblia.

1 Éxodo es la palabra griega para salir. Levítico es griego para las cosas relacionadas con los levitas. Números
lleva el nombre de los dos grandes censos de Israel en los capítulos 1 y 26.

2 Los cinco libros de Moisés: Génesis, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio, se conocen colectivamente
como el Pentateuco. Esta es simplemente la palabra griega para una historia en cinco volúmenes.

3 Éxodo 12:12 nos dice que el Señor usó estas diez plagas para demostrar su vasta superioridad sobre cualquiera
de los dioses falsos en el mundo. Números 33:4 nos dice que "el Señor había juzgado a sus dioses".

4 Deuteronomio proviene de una palabra griega que significa Repetición de la Ley. La infidelidad de los
israelitas no anuló la fidelidad de Dios. ¡Si no podemos ganar nuestra salvación, entonces tampoco podemos
desenterrarla!
PARTE
4
TIERRA

JOSUÉ, JUECES y RUTH Desde 1406 aC a 1100 aC

Apenas pasa un día sin una noticia sobre un parche de tierra que solo mide 8,000 millas cuadradas.
No es más grande que Gales o Nueva Jersey, pero el estado de Israel domina las noticias porque su
tierra es muy importante para mucha gente. Esto nos puede impedir ver el panorama completo cuando
leemos la Parte 4 de la Biblia.
Algunas personas luchan con el mensaje de Josué, Jueces y Rut porque no están impresionados con
las acciones del estado moderno de Israel. Se oponen a la manera en que Josué expulsa a los grupos
indígenas de Canaán para resolverlo con los hebreos. Olvidan que estos eventos tuvieron lugar hace
casi 3,500 años, antes de que los griegos pusieran sitio a Troy y antes de que los antiguos británicos
construyeran Stonehenge. Juzgar estos eventos según las prioridades del siglo veintiuno es esperar
que la historia mundial gire en torno al pensamiento de nuestra propia generación.
La Edad de Bronce tardía fue el momento en la historia mundial cuando la población humana creció
tanto que diferentes grupos étnicos se vieron obligados a luchar por los pocos parches de tierra bien
regada para mantenerse con vida. Los hebreos habían sido esclavizados por los egipcios y atacados
repetidamente por las otras naciones de la región, pero Dios le había prometido a Abraham que crearía
un refugio seguro para ellos en la Tierra Prometida. Estos tres libros de la Biblia registran cómo,
contra todo pronóstico, Dios hizo lo que prometió.
Otras personas luchan por captar el mensaje de Josué, Jueces y Rut porque están obsesionados con el
estado de Israel. El argumento secundario de estos libros es que Dios le dio 8,000 millas cuadradas de
territorio a los hebreos, razón por la cual las Naciones Unidas tuvieron razón en 1949 al reconocer
que los judíos tienen el derecho histórico de vivir allí y que el estado-nación de Israel tiene el Derecho
a defender sus fronteras. Pero si nos especializamos en la trama secundaria de estos libros, entonces
corremos el peligro de perder el panorama general.
El Nuevo Testamento explica qué significan realmente los libros del Antiguo Testamento. Jesús
afirmó la importancia de la tierra de Israel al pasar la mayor parte de su vida terrenal dentro de sus
fronteras, pero deliberadamente socavó la importancia de esas 8,000 millas cuadradas. Tomó la
antigua promesa de Dios a los judíos en el Salmo 37:11, “los mansos heredarán la tierra”, y la
actualizaron en Mateo 5:5 para que diga: “Bienaventurados los mansos, porque ellos heredarán la
tierra”. El rabino judío Paul mejoró las promesas de Dios a Abraham de manera similar en Romanos
4:13. Nos dice que "Abraham y su descendencia recibieron la promesa de que sería el heredero del
mundo". Estos tres libros son más de 8,000 millas cuadradas de bienes raíces del Medio Oriente. La
Tierra Prometida representa todo lo que Dios nos ha prometido a través del Evangelio.
La generación del Éxodo se perdió la Tierra Prometida. Diez de los doce espías que enviaron a
explorar Canaán los persuadieron a actuar por miedo en lugar de por fe. "La tierra que exploramos
devora a los que viven en ella", mintieron en Números 13:32, incluso mientras comían su enorme
fruto. Se quejaron de que la tierra estaba llena de gigantes masivos. Hebreos 3–4 nos advierte que
también podemos perdernos la Tierra Prometida: "[Sus] cuerpos cayeron en el desierto... no pudieron
entrar, debido a su incredulidad... el mensaje que escucharon no tuvo ningún valor para ellos, porque
los que escucharon no lo combinaron con la fe... Por lo tanto, hagamos todo lo posible para entrar
en ese descanso, para que nadie caiga al seguir su ejemplo de desobediencia”.
Joshua y Caleb fueron los dos espías que animaron a los israelitas a creer en Dios y arriesgar todo
para entrar en la Tierra Prometida, así que solo sobreviven para ver el inicio de la Parte 4 de la Biblia.
Josué ayuda a una nueva generación de israelitas a conquistar la tierra de Canaán desde 1406 aC a
1390 aC El libro de Josué está lleno de imágenes que nos dicen que Dios le ha prometido a su pueblo
algo mucho más grande que 8,000 millas cuadradas de tierra.
Josué y Jesús son el mismo nombre en hebreo y en griego. Las Biblias en inglés las traducen de manera
diferente para evitar la confusión, pero Dios quiere que veamos las acciones de Joshua como una
profecía acerca de un mejor Joshua por venir. Josué trae la victoria a los israelitas; Jesús trae la victoria
al mundo entero. Josué derrama la sangre de los israelitas a través de la circuncisión para que puedan
entrar en la Tierra Prometida; Jesús derrama su propia sangre para que cualquiera pueda entrar al
Reino de Dios. Joshua derriba la fortaleza de Jericó ordenando a los sacerdotes que toquen las
trompetas hechas de cuernos de carnero; Jesús derriba cada fortaleza que se opone a nosotros porque
es el Cordero cuya muerte nos otorga la victoria completa.
Josué salva la vida de Rahab, una mujer que personifica todo lo que está mal acerca de los pecadores
cananeos. Ella es una mentirosa y una prostituta. Ella dirige un burdel en las paredes de Jericó. Pero
ella cree en las promesas de Dios y arriesga todo para seguirlo, por lo que ella y su familia son
aceptadas en el Pueblo de Dios. Ella se convierte en la antepasada de Jesús y en una promesa profética
de que llegará un día en que Jesús le dará a la obra de Josué una gran mejora. Apocalipsis 5: 9 adora
a Jesús porque "usted fue asesinado y con su sangre compró para Dios personas de todas las tribus,
lenguas, personas y naciones".
Josué no es Jesús. Su victoria no dura para siempre. Muere en 1380 aC e Israel es gobernado por
catorce jueces. En Jueces 2:10–12 se nos dice que “Después de que toda la generación se había
reunido con sus antepasados, creció otra generación que no sabía ni al Señor ni lo que había hecho
por Israel. Entonces los israelitas hicieron lo malo ante los ojos del Señor y sirvieron a los baales.
Abandonaron al Señor, el Dios de sus antepasados, que los había sacado de Egipto. Ellos siguieron
y adoraron a varios dioses de los pueblos que los rodeaban. Despertaron la ira del Señor..." Los
israelitas comenzaron a adorar a Baal y a los otros ídolos de los cananeos a quienes Josué expulsó de
la tierra. Olvidaron su vocación de ser diferentes de sus vecinos como la Familia de Dios. Como
resultado, sus vecinos vinieron y volvieron a ocupar la tierra.
La Parte 4 de la Biblia nos pide que hagamos nuestra propia respuesta al mensaje de la Biblia hasta
ahora. Dios nos promete perdón y libertad del pecado pero, como el juez Sansón, podemos estar ciegos
ante lo mucho que lo necesitamos. Sansón frecuentaba a las prostitutas y actuaba como la familia de
Caín, de modo que los filisteos lo capturaron y le sacaron los ojos. La verdad es que él se había cegado
al panorama general de Dios mucho antes.
Dios nos promete fructificar con el Evangelio pero, como el juez Gedeón, podemos escondernos con
miedo en lugar de creer al que nos promete en el Salmo 2: 8, “Pídeme, y haré de las naciones tu
herencia, los fines de la tierra está en tus manos. "El Señor le ordena a Gedeón en Jueces 6:14 que"
vaya con la fuerza que tiene... ¿No le estoy enviando? ". Dios todavía nos manda con esas mismas
palabras para ir y tomar nuestra propia Tierra Prometida.
Ruth vivió durante el gobierno de los jueces, y Dios usa su historia para provocarnos a confiar en él.
Ella era una moabita, lo que significaba que su nación solo existía porque el sobrino de Abraham, Lot,
tuvo una noche pecaminosa de sexo ebrio con su hija. Esto es lo suficientemente vergonzoso, pero los
moabitas también fueron una de las naciones que intentaron aniquilar a los hebreos en su camino hacia
la Tierra Prometida.
Ruth no es una persona obligada a hurgar en los campos con los más pobres de los pobres, pero cree
en el Dios de Israel y arriesga todo para convertirse en parte de su Pueblo. Ella le dice a su pariente
hebreo que “Adonde vayas, iré, y donde te quedes, me quedaré. Tu pueblo será mi pueblo y tu Dios
mi Dios”. Dios ve su fe y él la salva. Hace que un israelita llamado Boaz se enamore de ella, se case
con ella y la convierta en una gran terrateniente en Israel junto a él. Juntos heredan las promesas que
Dios hizo a Abraham. Se convierten en bisabuelos del rey David y en antepasados de Jesús. Descubren
que la tierra prometida de Dios es mucho más grande que 8,000 millas cuadradas.
Dios te ha hecho muchas promesas. La parte 4 de la Biblia te pregunta qué vas a hacer con ellos. ¿Te
retractarás de miedo como la generación del Éxodo, o apostarás todo por Dios, como Joshua, Rahab,
Ruth y muchos de los jueces?
PARTE
5

CRECER

1 y 2 SAMUEL, 1 CRÓNICAS y SALMOS. Desde 1120 aC a 970 aC

Las cosas sanas crecen. Eso es justo lo que hacen. Las plantas sanas crecen, los niños sanos crecen,
las amistades sanas crecen y las personas sanas crecen espiritualmente. Dios no quiere que nuestras
vidas sean estáticas; Quiere que sean grandes aventuras de conocerlo.
Si usted no es cristiano, entonces la Parte 5 de la Biblia es para usted. No es correcto que usted haga
las mismas preguntas espirituales que hacía hace cinco años. Dios quiere que crezcas en tu
comprensión de él. Si usted es cristiano, entonces la Parte 5 de la Biblia es para usted también. Dios
no quiere que tu relación con él sea algo estancado, que nunca se profundiza de un año a otro. Él
quiere que usted crezca en él, y le muestra cómo hacerlo en estos cuatro libros de la Biblia.
El libro de Jueces solo registra las acciones de doce de los catorce jueces de Israel. El comienzo de 1
Samuel nos dice acerca de la regla de Eli, el decimotercer juez, y comienza muy bien. El nombre de
Eli es hebreo para subir, así que su nombre se jacta de que sus ojos están fijos en el Dios del cielo. Él
es sumo sacerdote de Israel y juez, el hombre que Dios ha designado para vivir en el Tabernáculo,
para ofrecer sacrificios de sangre en su altar y para predicar la Palabra de Dios. Si alguien puede
ayudar a los israelitas a crecer espiritualmente, entonces es Eli.
Eli creció pero, tristemente, 1 Samuel 4:18 nos dice que él engordó. No te ofendas si no eres delgado.
La parte 5 de la Biblia no se trata de hacer dieta; se trata de escuchar. Eli se convirtió en un adicto
espiritual, feliz de ser parte de la Gente de Dios, pero sin verdadera pasión por conocerlo como su
amigo. La gordura de Eli está destinada a ser una imagen de su complacencia. Él deja perezosamente
la obra de ofrecer sacrificios a sus hijos, a pesar de que sabe que están durmiendo con los adoradores
y que están robando carne del altar. Él se engorda como una imagen de lo que siempre sucede cuando
somos demasiado perezosos o demasiado pasivos para escuchar al Señor.
Es bueno expresar nuestras preguntas y nuestras dudas honestas, pero la vida de Eli nos recuerda que
solo debemos hacerlo como parte de buscar respuestas y alimentar nuestra fe. 1 Samuel 3:1 nos dice
que “en aquellos días la palabra del Señor era rara; no hubo muchas visiones", pero el problema no
era que Dios había dejado de hablar. Eli había dejado de escuchar. Cuando Dios le advirtió que sus
hijos estaban a punto de morir y el Tabernáculo estaba a punto de ser destruido, él respondió
pasivamente: “Él es el Señor; que haga lo que es bueno en sus ojos" (1 Samuel 3:18). Por lo tanto,
Dios usa a Elí como una advertencia para los cristianos y los no cristianos. Eli murió cuando se cayó
de una silla y su peso corporal excesivo le rompió el cuello en dos.
El decimocuarto juez de Israel es todo lo que Eli debería haber sido pero no fue. Mientras que Eli
engordó, Samuel crece fuerte. Él está a la altura de su nombre hebreo, que significa Oír a Dios o Oído
por Dios. Él crece fuerte porque está dispuesto a escuchar lo que el Señor tiene que decir. Cuando era
niño, duerme dentro del Tabernáculo y escucha a Dios hablarle por la noche. Él responde en 1 Samuel
3:9: "Habla, Señor, porque tu siervo está escuchando". La disposición de Samuel para escuchar es
recompensada rápidamente. Nos dicen unos pocos versos más tarde que "El Señor... se reveló a
Samuel a través de su palabra".
La Palabra de Dios es poderosa. Creó el universo y ahora fortalece a Samuel y a la nación que él
dirige. Cuando los filisteos invaden la tierra, Samuel sabe que, precisamente, para escuchar lo que
Dios tiene que decir, se desmorona en el momento en que más necesita ser fuerte. Nunca se detuvo a
escuchar, por lo que se detiene en seco por lo que ve. Eso es lo que siempre sucede cuando
descuidamos la Biblia o el aliento que Dios nos da cada vez que nos reunimos con su Pueblo.
Goliat solo es derrotado porque un niño pastor llamado David pasa a entregar queso a algunos de los
soldados en el ejército de Saúl. Hay pocos trabajos menos impresionantes que el de un repartidor de
queso, pero David ha estado escuchando a Dios y su perspectiva se ha transformado. "¿Quién es este
filisteo incircunciso que debe desafiar a los ejércitos del Dios viviente?", Dice (1 Samuel 17:26) antes
de despachar al gigante y liberar a Israel.
David es para Saúl lo que Samuel fue para Eli. Crece fuerte porque escucha a Dios. Su nombre
significa Amado y él es el autor principal de los Salmos, un libro que nos muestra cómo tener una
amistad íntima con el Señor. David es un pastor, por lo que refleja en el Salmo 23 que “El Señor es
mi pastor, no me falta nada. Me hace recostar en verdes pastos, me lleva por aguas tranquilas, refresca
mi alma. Él me guía por los senderos correctos... Aunque camine por el valle más oscuro, no temeré
al mal, porque ustedes están conmigo; tu vara y tu bastón, me consuelan... Seguramente tu bondad y
tu amor me seguirán todos los días de mi vida, y moraré en la casa del Señor para siempre”. Como
resultado, Dios rechaza a Saúl y hace que David sea el nuevo rey en 1010 aC, declarando que él es
“un hombre conforme a mi corazón; él hará todo lo que yo quiero que haga ". 2
David medita en las promesas de Dios, por lo que sabe exactamente qué hacer cuando se convierte en
rey. El Salmo 132 nos dice que levantó la vista de los campos de ovejas de Belén hacia las brillantes
luces de la aldea de Jearim, donde se había dejado que el Arca de la Alianza acumulara polvo durante
los días de Saúl. Dios había prometido morar entre su pueblo sobre el Arca de la Alianza, así que
David "juró al Señor, hizo un voto al Poderoso de Jacob: 'No entraré en mi casa ni iré a mi cama, no
permitiré que se duerman mis ojos ni se adormezcan mis párpados, hasta que encuentre un lugar
para el Señor, una morada para el Poderoso de Jacob '” (Salmo 132:2–5).
Por lo tanto, David comienza su reinado capturando la ciudad de Jerusalén y erigiendo un nuevo
Tabernáculo en la montaña donde Dios proveyó una oveja para salvar la vida de Isaac. David trae el
Arca de Jearim a Jerusalén y les enseña a los israelitas cómo adorar al Señor y escuchar su Palabra.
Como resultado, su nación prospera. Ellos conquistan todas las naciones que los acosaron durante el
período de los jueces y el reinado de Saúl. Los extranjeros vienen al Tabernáculo para adorar al Dios
de Israel, y David le dice a sus súbditos que él es una imagen de un Rey aún mejor que vendrá. Cuando
no escuchamos a Dios, nos hacemos más y más grandes ante nuestros propios ojos, como Eli, y nos
volvemos locos, como Saul. Cuando David descubre que Dios lo ha convertido en el antepasado de
Jesús, el verdadero y mejor Rey de Israel, susurra asombrado: "Me has visto como una imagen del
Hombre que está en las alturas". 3
¿Cuándo fue la última vez que dijo con Samuel: "Habla, Señor, que tu siervo está escuchando"?
¿Cuándo fue la última vez que se tomó el tiempo para escuchar a Dios hablarle a usted como le habló
a David? Si quieres crecer espiritualmente, si quieres convertirte en una bendición para los que te
rodean, y si quieres fortalecer al Pueblo de Dios, entonces es muy fácil. Simplemente necesitas cerrar
la boca y abrir los oídos. Simplemente necesitas dejar que Dios hable. Un Rey aún mejor que está por
venir. Cuando no escuchamos a Dios, nos hacemos más y más grandes ante nuestros propios ojos,
como Eli, y nos volvemos locos, como Saúl. Cuando David descubre que Dios lo ha convertido en el
antepasado de Jesús, el verdadero y mejor Rey de Israel, susurra asombrado: "Me has visto como una
imagen del Hombre que está en las alturas". 3
¿Cuándo fue la última vez que dijo con Samuel: "Habla, Señor, que tu siervo está escuchando"?
¿Cuándo fue la última vez que se tomó el tiempo para escuchar a Dios hablarle a usted como le habló
a David? Si quieres crecer espiritualmente, si quieres convertirte en una bendición para los que te
rodean, y si quieres fortalecer al Pueblo de Dios, entonces es muy fácil. Simplemente necesitas cerrar
la boca y abrir los oídos. Simplemente necesitas dejar que Dios hable.
1 1 Crónicas 10:13–14; 13:3. El nombre griego para 1 y 2 Crónicas significa The-Things-Omitted porque estos
dos libros están destinados a servir como un comentario complementario sobre los eventos de 1 y 2 Samuel y 1
y 2 Reyes.

2 Esta es la paráfrasis de Pablo de 1 Samuel 13:14 cuando enseña sobre David en Hechos 13:22.

3 Esta es una traducción literal de la frase hebrea que usa en 1 Crónicas 17:17.
PARTE
6

SEGUIR

1 y 2 REYES, 2 CRÓNICAS, PROVERBIOS,


Desde 970 aC a 586 aC
ECLESIASTÉS y CANTAR DE LOS CANTARES.

11
La canción más solicitada en los funerales británicos es "My Way" de Frank Sinatra. Así es como va:
Lo encuentro todo tan divertido, pensar que hice todo eso.
Y puedo decir, no de una manera tímida: “Oh no, oh no, no yo; Lo hice a mi manera”?
¿Para qué es un hombre? ¿Qué tiene él? Si no a sí mismo, entonces no tiene nada.
Para decir las cosas que realmente siente y no las palabras de alguien que se arrodilla.
El registro muestra que tomé los golpes, ¡y lo hice a mi manera!
Si la Parte 6 de la Biblia tuviera una melodía temática, entonces sería "My Way" de Frank Sinatra. Es
la trágica historia de los treinta y nueve reyes que siguieron a David, un registro de cómo tomaron los
golpes por tratar de hacer las cosas a su manera. Durante cuatrocientos años, el Señor pidió a los
gobernantes de Israel que eligieran seguirlo o tratar de forjarse su propio camino a través de la vida
sin él. Dios quiere enseñarnos a través de su ejemplo y sacar su tema de nuestras cabezas, de una vez
por todas, a través de estos seis libros de la Biblia.
El rey Salomón reinó desde 970 aC hasta 930 aC. Su gobierno no podría haber comenzado mejor. El
Señor le había prometido a su padre David en 1 Crónicas 17:11–14 que “cuando pasen tus días y
vayas a estar con tus antepasados, levantaré a tu descendencia para sucederte a ti, uno de tus propios
hijos, y lo haré. Establece su reino. Él es el que construirá una casa para mí, y estableceré su trono
para siempre. Seré su padre, y él será mi hijo... Lo pondré sobre mi casa y mi reino para siempre; Su
trono será establecido para siempre".
Salomón cumple esta promesa al comienzo de 1 Reyes al pedirle al Señor que le dé tanta sabiduría
que puede escribir el libro de Proverbios como un manual para vivir la vida a la manera de Dios y el
Cantar de los Cantares como una descripción del matrimonio cuando nosotros Ámense el camino de
Dios. Salomón eleva el Tabernáculo de David a un Templo magnífico, e invita a las naciones paganas
a venir y adorar al Dios de Israel. Se convierte en un anuncio ambulante de cuánto Dios está dispuesto
a bendecirnos si lo seguimos.
Entonces, la tragedia. A mitad de su reinado, Salomón comienza a pensar que él sabe mejor que Dios.
Deja de cantar el Cantar de los Cantares y comienza a cantar junto con Frank Sinatra. Teme al
poderoso ejército de carros de Egipto, por lo que crea su propio ejército de carros, a pesar del hecho
de que Dios le ha prohibido expresamente que lo haga. Esto no solo lo hace depender de su propia
fuerza en lugar de la fuerza de Dios, sino que también es tan costoso que impone impuestos injustos
a las tribus del norte de Israel mientras se libra de su propia tribu de Judá. Él forja una alianza con
Egipto al casarse con la hija de Faraón, y este movimiento es contraproducente casi inmediatamente
cuando un cambio de dinastía convierte al nuevo faraón en un enemigo mortal.
En lugar de arrepentirse, Salomón forja cientos de alianzas extranjeras y domésticas reclutando un
harén de mil esposas y concubinas. En un momento está tolerando los ídolos paganos de sus esposas
extranjeras; al siguiente, está adorando junto a ellos.1 Cuando se despierta de su estupor y escribe
Eclesiastés como una confesión franca de lo que ha aprendido a través de su locura, su reinado casi
ha terminado. Salomón muere a los cincuenta y ocho años, como una imagen trágica de lo que sucede
cada vez que ignoramos los mandamientos de Dios y tratamos de hacer las cosas a nuestra manera.
El hijo de Salomón, Roboam, lo sucede como rey y gobierna desde 930 aC hasta 913 aC. Su reinado
marca un punto de inflexión para Israel. Al comienzo de su reinado, se ve obligado a decidir el himno
nacional de su país. ¿Serán los salmos de David o será “My Way” de Frank Sinatra? Los líderes de
las diez tribus del norte amenazan con rebelarse contra él a menos que deje de cobrarles impuestos
injustos para apoyar a su ejército de carros, por lo que pide consejo a los ancianos que ayudaron a su
abuelo David a adorar en el Tabernáculo y a los jóvenes que ayudaron Su padre, Salomón, para correr
tras ídolos extranjeros. Los asesores de David le piden que obedezca la Palabra de Dios al deshacerse
de los impuestos y disolver el ejército de carros, pero Roboam decide escuchar a los jóvenes. Él le
dice a las diez tribus del norte en 1 Reyes 12:11 que “mi padre te puso un pesado yugo; Lo haré aún
más pesado. Mi padre te azotó con látigos; Te azotaré con escorpiones”. El rey Salomón había
tarareado la canción de Frank Sinatra, pero el rey Roboam la cantaba desde los tejados. Las diez tribus
del norte se rebelan contra él e Israel se divide en dos. Siempre cosechamos el desastre cuando nos
negamos a seguir a Dios y decidimos hacer las cosas a nuestra manera.
Diecinueve reyes de nueve dinastías gobiernan el reino del norte de Israel desde 930 aC hasta 722 aC.
Ninguno de ellos decide hacer las cosas a la manera de Dios. La canción de Frank Sinatra se convierte
en el constante himno nacional de las diez tribus del norte, desde el momento en que Dios hace de un
oficial subalterno de Salomón su primer rey. El Señor le promete a Jeroboam en 1 Reyes 11:38 que
“si haces lo que te ordeno y caminas en obediencia hacia mí y haces lo correcto ante mis ojos… te
construiré una dinastía tan duradera como la que construí para David. Pero Jeroboam tiene demasiado
miedo de dejar que sus súbditos viajen al sur a través de la frontera para adorar al Señor en Jerusalén.
Levanta dos imágenes de Dios como él lo imagina, una en la ciudad sureña de Betel y otra en la ciudad
norteña de Dan, y les dice a los israelitas en 1 Reyes 12:28 que “es demasiado para ti subir a
Jerusalén. Aquí están tus dioses, Israel, que te sacaron de Egipto”.
Muchas personas leen 1 y 2 Reyes, así como 2 Crónicas que complementan el mensaje de 1 y 2 Reyes,
y están asombrados de que los israelitas fueran tan obtusos y espiritualmente suicidas. Esto pierde
completamente el panorama general. A todos nos resulta tentador crear una versión modificada del
Dios de la Biblia. Esos versos sobre el infierno? Son un poco medievales; salgamos del cincel. ¿Esos
versos que dicen que Dios reserva el sexo para un hombre y una mujer dentro del matrimonio? Son
un poco prudentes; Vamos a cincelar un poco más. ¿Esos versos acerca de darle a Dios mi dinero y
mi tiempo y mi obediencia? Cincel, cincel, cincel y cincel un poco más. La parte 6 de la Biblia nos
advierte lo que nos pasará a cualquiera de nosotros si buscamos modificar la Palabra de Dios cantando
"Lo haré a mi manera".
Diecinueve reyes de la dinastía de David gobiernan el reino del sur de Judá desde el 930 aC al 586 aC
La mitad de ellos hace de la canción de Frank Sinatra su himno nacional, incluso después de que Dios
usa a los asirios para destruir el reino del norte de Israel en 722 aC. La otra mitad decide que seguirán
a Dios, pero incluso a ellos les resulta difícil hacerlo constantemente a largo plazo. El rey Asa saquea
el Templo de Dios para comprar la ayuda de un aliado pagano, por lo que muere de una enfermedad
grave de los genitales. El rey Josafat persigue la falsa unidad con el reino del norte al casar a su hijo
con la hija del malvado rey Acab y la reina Jezabel. Después de su muerte, su sangrienta apuesta por
el poder casi destruye a toda su familia. Amasías, Uzías, Ezequías y Josías, incluso los mejores reyes
de Judá comienzan a cantar a Frank Sinatra a veces en su vejez. Cuando Jerusalén es destruida por los
babilonios al final de 2 Reyes en 586 aC, nadie piensa que Dios ha sido injusto. En cambio, nos
sorprende que Dios haya sido paciente durante tanto tiempo.
Si no eres cristiano o si eres un cristiano nuevo, Dios quiere hablarte a través de los reyes de Israel.
Él quiere que comprendas que nunca puedes ser feliz a menos que vivas la vida a la manera de Dios.
Si eres un cristiano mayor, Dios quiere hablarte a través de los reyes de Judá. Quiere que vayas a
seguirlo porque, como cualquier corredor puede decirte, lo que importa no es cómo comienzas una
carrera, sino cómo la terminas. Dicen sobre el matrimonio que los hombres se van sin decir adiós,
mientras que las mujeres se despiden sin irse. Lo mismo ocurre con los cristianos. Los jóvenes
cristianos cuya fe se enfría dejan de ir a la iglesia, pero los cristianos de mayor edad cuya fe se enfría
siguen yendo a la iglesia. Simplemente comienzan a tararear "Lo haré a mi manera" en el interior.
La parte 6 de la Biblia termina con un recordatorio de que las promesas de Dios a David se cumplirán
a través del último rey de Israel, uno que nunca se menciona por nombre en 1 y 2 Reyes o en 2
Crónicas, pero cuya llegada se profetiza en cada página. La noche antes de ser crucificado, Jesús se
preparó para usar una corona de espinas declarando a Dios Padre en Mateo 26 que el tema de su Reino
sería "No es lo que quiero, sino lo que quieres... Que tu voluntad sea hecho."
Jesús nos llama a seguirlo. Él nos llama a arrepentirnos de nuestro pecado y a decirle a Dios que nunca
más cantaremos "Lo haré a mi manera" nunca más. La parte 6 de la Biblia no es solo un registro de la
historia antigua.
Jesús resumió su mensaje cuando llamó a sus discípulos a "Ven, sígueme".
1 1 Reyes 3:1–3; 4:7–19, 26; 11:1–13. Ver Deuteronomio 17:16 y 1 Reyes 11:40; 14:25–26.
PARTE
7
SIRENAS

ISAÍAS, JEREMÍAS, LAMENTACIONES, EZEQUIEL,


OSEAS, JOEL, AMOS, ABDÍAS, JONÁS, MIQUEAS, 760 aC a 571 aC
NAHÚM, HABACUC y SOFONÍAS.

Martín Lutero cambió el mapa de Europa a través de su comprensión de la Biblia. La Reforma no fue
solo un avivamiento cristiano. Lo que descubrió en sus estudios bíblicos aún resuena en el
pensamiento del mundo moderno. Sin embargo, incluso a Lutero le resultaba difícil entender los
escritos de los profetas del Antiguo Testamento. Se quejó de que "tienen una forma extraña de hablar,
como las personas que, en lugar de proceder de una manera ordenada, divagan de una cosa a otra, de
modo que usted no puede hacerles la cabeza o la cola o ver lo que están haciendo". . ”1
La mayoría de los lectores de la Biblia pueden identificarse con la frustración de Martín Lutero. Los
primeros diecisiete libros del Antiguo Testamento son relativamente sencillos de entender. Son libros
de historia sobre eventos en el antiguo Israel, y aprendemos a leer libros de historia en la escuela. Los
próximos cinco libros del Antiguo Testamento requieren un poco más de esfuerzo, pero estos libros
de literatura de sabiduría producen un rápido retorno de nuestra inversión. Job, Salmos, Proverbios,
Eclesiastés y el Cantar de los Cantares contienen algunos de los versos más queridos y más citados de
toda la Biblia.
Son los últimos diecisiete libros del Antiguo Testamento los que encontramos más difíciles de
entender. Los profetas que vivieron hace 2.500 años utilizaron imágenes salvajes y poesía críptica
para transmitir mensajes de Dios sobre el pasado, el presente y el futuro. Estamos tan alejados de la
cultura en la que se hablaron estas profecías que realmente tenemos que concentrarnos para
entenderlas. Pero para aquellos que originalmente recibieron estas palabras, estos libros de la Biblia
sirvieron como poderosas sirenas de advertencia de que se estaban perdiendo el panorama general de
Dios.
Los diecisiete libros de profecía al final del Antiguo Testamento representan solo una fracción de las
profecías que Dios inspiró durante el período. Más de una docena de otros profetas y profetisas se
mencionan en 1 y 2 Reyes y en 2 Crónicas, incluidos los famosos como Elías y Eliseo, pero solo
diecisiete libros de profecía llegaron al Antiguo Testamento. Dos profetas hablan principalmente al
reino del norte de Israel (Amós y Oseas), dos hablan principalmente a los asirios (Jonás y Nahum) y
uno habla principalmente a los edomitas (Abdías). Ocho hablan principalmente al reino del sur de
Judá, ya sea antes de la destrucción de Jerusalén (Isaías, Joel, Miqueas, Habacuc y Sofonías), o antes
de su destrucción (Jeremías y Ezequiel), o para lamentar su destrucción cuando finalmente llegó
(Lamentaciones, que probablemente fue escrita por Jeremías). 2 Pero aunque los trece libros que acabo
de enumerar fueron entregados por individuos muy diferentes durante un período de doscientos años,
todos tienen una gran cosa en común. Actúan como sirenas de advertencia que intentan despertar un
mundo que está espiritualmente dormido y en un peligro terrible.
Estos libros de profecía hacen sonar una sirena de advertencia de que no todo está bien. Fueron
entregados a personas que creían que Dios estaba feliz con su estilo de vida y que estaban seguros de
que el futuro no tenía nada para ellos más que paz y prosperidad (Jeremías 6:14; 8:11). Los profetas
estaban dispuestos a pagar un alto precio para llamar su atención y advertirles que estaban
equivocados.
Oseas se casa con una prostituta como símbolo de cuán infiel está siendo Israel con respecto al Señor.
Ezequiel prepara su comida sobre el estiércol y se afeita la cabeza como advertencia de que el sitio y
el exilio están a la vuelta de la esquina de Jerusalén. Isaías ofende a sus estrictos oyentes judíos al
decirles que Dios no está más impresionado por sus buenas acciones de lo que sería si ellos trataran
de ofrecerle una toalla sanitaria usada y ensangrentada. Jeremías habla con tanta fuerza que sus
oyentes le tiran un pozo.
Dios hace sonar una sirena de advertencia ruidosa porque está a punto de juzgar a las naciones del
Medio Oriente a través de la destrucción que acompañó la creación de los imperios asirios y
babilónicos. Si encuentra estas profecías excesivamente largas y detalladas, entonces debe
comprender cuánto quiere Dios salvar a las personas en lugar de juzgarlas. Amós 3:7 nos asegura que
"el Señor Soberano no hace nada sin revelar su plan a sus siervos los profetas". Estos libros instan a
las personas a arrepentirse y recibir el perdón de Dios antes de que llegue el Día del Juicio.
Estos libros de profecía suenan como una sirena de advertencia de que no podemos salvarnos a
nosotros mismos. Isaías se ríe de los ídolos sordos y mudos de Judá, señalando que un bloque de
madera o un pedazo de piedra no pueden salvar a nadie. En caso de que asentimos fácilmente ante
esta evaluación franca de la idolatría antigua, Ezequiel 14:3 nos recuerda que es más fácil crear un
ídolo en nuestros corazones que cincel uno de madera o piedra. Inglaterra está tan llena de ídolos
como Israel, y América está tan llena de ídolos como Asiria. Nuestros ídolos están simplemente en el
interior. Los profetas nos advierten que confiar en nuestro dinero o nuestra inteligencia o nuestros
amigos o nuestro gobierno o nuestros seres queridos siempre nos fallará. Jeremías 2:13 nos advierte
que confiar en otra cosa que no sea Dios es doblemente insensato, porque no nos salva y nos confunde
en una falsa sensación de seguridad que nos impide mirar al Señor como Salvador.
Los edomitas confían en sus fortificaciones para salvarlos. Abdías les dice que solo Dios puede
salvarlos de los ejércitos babilónicos. La gente de Judá confía en su Templo para salvarlos. Ezequiel
les dice que el Señor ha abandonado su templo. (Nadie se dio cuenta cuando su presencia abandonó
el edificio, como sigue siendo el caso en muchas iglesias moribundas en la actualidad). Jeremías les
dice que está a punto de ser destruido como el Tabernáculo en los días de Elí. Los asirios confían en
sus poderosos ejércitos para salvarlos, pero Jonás les advierte que no son nadie que solo serán salvos
si se arrepienten y ponen todo para creer en el Dios de Israel. Sorprendentemente, los asirios de Nínive
se arrepienten mientras que la gente de Jerusalén se niega. Esto forma otro gran tema de estos libros
de profecía: el Dios de Israel promete que planea salvar a las personas de todos los idiomas y naciones.
Estos libros de profecía, por lo tanto, suenan como una sirena de advertencia de que debemos sostener
el mensaje de salvación de Dios. Nos devuelven a la Ley que Israel recibió en el Monte Sinaí para
ayudarnos a confesar que somos pecadores que merecemos el juicio de Dios. Hablan de los sacrificios
de sangre en el Templo y comienzan a explicar cómo se van a cumplir a través de la venida del Mesías
de Dios. Isaías nos dice que, sorprendentemente, Dios está a punto de convertirse en un ser humano y
que, como verdadero Rey de Israel, tendrá éxito donde la dinastía pecaminosa de David claramente
ha fallado (Isaías 9:6–7). Isaías profetiza que este Mesías será el Cordero sacrificatorio para el cual el
Pueblo de Dios ha estado esperando durante siglos (53:4–7). Vivirá una vida sin pecado (53:10–12)
para salvar a las personas de cada nación (49:6). Estos largos capítulos de profecía pueden ser
sangrientos, ofensivos y perturbadores, pero nunca están desprovistos de esperanza. Explican cuánto
necesitamos la misericordia de Dios, pero luego nos prometen que Dios extiende hacia nosotros toda
la misericordia que necesitamos.
El reino del norte de Israel ignoró las sirenas de advertencia de Dios. En el 722 aC, fue destruido. El
reino del sur de Judá ignoró las sirenas de advertencia de Dios. En 586 aC, fue destruido también. El
gemido de las sirenas de advertencia de Dios aún resuena en nuestras vidas a través de la Parte 7 de
la Biblia, y él todavía usa estos libros para llamarnos a arrepentirnos y poner nuestra confianza en él.
El Señor nos grita en Isaías 45:22: “Vuélvete a mí y sé salvo, todos los extremos de la tierra; porque
yo soy Dios, y no hay otro”. Nos suplica que nos tomemos en serio estas sirenas de advertencia en
Ezequiel 18: 31–32: “¿Por qué morirás…? Porque no me complace la muerte de nadie, declara el
Señor Soberano. ¡Arrepiéntete y vive! "

1 Martín Lutero en sus obras (volumen 19), Conferencias sobre los profetas menores.

2 Cuatro de los diecisiete libros de la profecía del Antiguo Testamento pertenecen al período posterior a la
destrucción de Jerusalén (Daniel, Hageo, Zacarías y Malaquías), por lo que examinaremos el mensaje de esos
libros en las Partes 8 y 9 de la historia.
PARTE
8
TIERRA EXTRANJERA

DANIEL y ESTHER Desde 605 aC a 473 aC

Algunas personas harán cualquier cosa para entrar en el Libro Guinness de los Récords. Viviendo en
Londres, realmente debería tener una oportunidad yo mismo. El récord actual para el número de
personas que han logrado meterse en una de las famosas cabinas telefónicas rojas de Londres es
dieciséis. La próxima vez que tenga una fiesta en mi casa, tengo la mitad de la mente de llevar a mis
amigos por el camino para que podamos entrar en los libros de récords.
Diecisiete personas en una cabina telefónica roja de Londres pueden parecer ridículas, pero no es tan
ridícula como lo que la nación judía trató de hacer en el Antiguo Testamento. Trataron de meter a
Dios en una caja y, en la Parte 8 de la Biblia, él se rompe y demuestra que el mundo entero es suyo.
Podemos ser tan culpables de tratar de meter a Dios en una caja hoy. Esperamos que se presente en la
iglesia o en reuniones religiosas, pero tendemos a no esperar que aparezca en el trabajo, en la escuela
o cuando salgamos con ciertos grupos de amigos. Es por eso que Daniel y Esther son libros tan
importantes de la Biblia. Dios vio el exilio judío en Babilonia y Persia como la oportunidad perfecta
para enseñar a su pueblo que, para él, no existe tal cosa como un terreno extranjero.
Tratar de meter al Señor del universo en una caja es ridículo e insultante. Abraham lo conoció como
el Altísimo, Moisés lo conoció como el gran Libertador, Josué lo conoció como el Conquistador y
David escribió en el Salmo 24:1 que "La tierra es del Señor, y todo lo que hay en ella". Salomón
comprendió que incluso su magnífico El nuevo Templo nunca podría encerrar a Dios, orando en 1
Reyes 8:27, “¿morará Dios realmente en la tierra? Los cielos, incluso el cielo más alto, no pueden
contenerte. ¡Cuánto menos he construido este templo!” Pero de alguna manera, los judíos lo habían
olvidado en el camino.1 Suponían que Dios moraba sobre el Arca de la Alianza (una caja de oro) en
el Templo (una caja más grande) en Jerusalén (una caja urbana) en la tierra de Judá (su caja nacional).
Entonces, cuando los babilonios destruyeron el Arca y el Templo y Jerusalén y Judá en 586 a. C., los
judíos asumieron que se había acabado el juego para la historia de Dios. En realidad, Dios solo estaba
empezando.
Daniel aún es un adolescente en el 605 a. C. cuando lo llevan a Babilonia como parte del primer grupo
de exiliados judíos. El rey Nabucodonosor cambia su nombre de Daniel, que era hebreo para Dios-
Es-Mi-Vindicador, y le cambia el nombre de Belteshazzar, que es arameo para The Babilonia-Idol-
Bel-Will-Stop-Anything-Bad-Happening-The-The Rey (El Ídolo Bel de Babilonia detendrá cualquier
cosa mala que suceda al Rey). Inscribe a Daniel en clases que lo adoctrinan con el pensamiento de
Babilonia y sus ídolos. Roba los vasos de oro del templo de Dios en Jerusalén y los pone en el templo
de su propio dios. Los amigos judíos de Daniel comienzan a creer que la gran historia de Dios ha
terminado en un fracaso, pero Daniel está convencido de que Dios realmente quiso decir eso cuando
profetizó en Isaías 11: 9 que "la tierra se llenará con el conocimiento del Señor cuando las aguas
cubran la mar”. Daniel no trata de meter a Dios en una caja judía. Como resultado, él experimenta el
poder de Dios en Babilonia.
Vivimos en una cultura que les dice a los estudiantes que mantengan su fe fuera del aula, y que les
dice a los trabajadores que no son profesionales si traen su fe a la oficina. El primer capítulo de Daniel
nos muestra cómo resistir esta presión para compartimentar nuestras vidas.
Daniel no es un alborotador. Permite que el rey Nabucodonosor le cambie el nombre y se sumerge en
sus estudios paganos porque cree que cuanto más comprende a los babilonios, más podrá dirigirlos
hacia el Dios de Israel. Pero llega un punto en el que siente que el rey está comprometiendo su
obediencia al Señor. Se niega a comer carne o beber vino que se ha ofrecido a los falsos dioses de
Babilonia. Su maestro está horrorizado y trata de persuadirlo de que tal posición en el lugar de trabajo
es suicida. Pero el Dios que abandonó su templo en Jerusalén realiza un milagro para Daniel en
Babilonia. Él hará lo mismo por usted si se niega a mentir, descuida las reuniones de la iglesia o
compromete su fe de alguna manera por el bien de su carrera. Dios demuestra que está tan interesado
en nuestra vida laboral como lo está en nuestro tiempo libre al reivindicar a Daniel para que sea
ascendido a un cargo de alto rango en el gobierno de Babilonia.
Los deberes oficiales de Daniel lo han llevado a otras partes del imperio cuando el rey Nabucodonosor
intenta intimidar a los judíos en Babilonia nuevamente. Tres de los amigos de Daniel desafían la orden
del rey de adorar a un ídolo de oro, y son arrojados a un horno de fuego. Podemos imaginar los alegres
argumentos de los amigos judíos que intentaron salvar sus vidas. Estaban causando problemas para la
raza judía en su conjunto. Habían perdido su tierra y la caja que albergaba a su Dios, entonces, ¿qué
estaban pensando al esperar que Dios apareciera y los protegiera en tierras extrañas? Sin embargo,
Nabucodonosor mira el horno de fuego y exclama: "¿No había tres hombres a los que atamos y
arrojamos al fuego? ... ¡Mira! Veo a cuatro hombres caminando en el fuego, sin ataduras ni heridas,
y el cuarto parece un hijo de los dioses" (Daniel 3:24–25).
Los otros profetas del Antiguo Testamento hablan sobre el Mesías, pero los amigos de Daniel
realmente lo ven. Él baja a la tierra temprano para estar hombro con hombro con ellos cuando juegan
todo en su creencia de que Dios está con ellos. Nabucodonosor, el hombre que dirigió los ejércitos
que destruyeron Jerusalén y su Templo, está tan impresionado que proclama que el Dios de Israel es
más grande que sus ídolos. Dios sale de la caja judía y trae la salvación al corazón de Babilonia.
Los políticos tienen un mal nombre. Muchos cristianos imitan el cinismo de sus vecinos y dejan la
tarea de gobernar naciones, comunidades y escuelas a otras personas. Es por eso que es tan
significativo que Daniel y sus amigos se arremanguen y tomen posiciones de alto nivel en el gobierno
del Imperio Babilónico. Daniel se acerca lo suficiente a Nabucodonosor para interpretar sus sueños y
decirle que su imperio está condenado. Como resultado, la misma noche en que Babilonia cae ante
los persas, la Reina Madre le dice al último rey de Babilonia que se dirija a Daniel en su hora de crisis:
"Hay un hombre en tu reino que tiene el espíritu de los dioses santos" en él. En la época de tu padre,
se descubrió que tenía perspicacia, inteligencia y sabiduría como la de los dioses... Llama a Daniel”
(Daniel 5:11–12).
Como resultado, Daniel se convierte en uno de los principales gobernantes del Imperio Persa, lo que
le da la oportunidad de proclamar el poder de Dios a otro grupo de naciones. Cuando el rey Darío le
prohíbe orar al Señor durante treinta días, Daniel se niega y es arrojado a un foso de leones. Ahora es
el 538 aC y Daniel tiene unos ochenta años, pero apuesta por última vez por el hecho de que Dios está
con él. El rey de Persia está tan impresionado por su supervivencia que emite un decreto, "que en cada
parte de mi reino la gente debe temer y reverenciar al Dios de Daniel. Porque él es el Dios viviente
y permanece para siempre” (Daniel 6:26).
Puede sentirse tentado a poner a Dios en una caja y dejarlo fuera de su lugar de trabajo o de sus
estudios. Puede sentir la tentación de asumir que no está interesado en la política o en ayudarlo a hacer
una diferencia en su comunidad. Si es así, debe aprender del pastor holandés Abraham Kuyper, quien
dejó el liderazgo de la iglesia para convertirse en primer ministro de los Países Bajos. Explicó: "No
hay una pulgada cuadrada en todo el dominio de nuestra existencia humana sobre la cual Cristo, que
es Soberano sobre todo, no llora: '¡Mío!'" 2 Si tu mayor tentación es dejar a Dios fuera de las
conversaciones con Tu familia y amigos, actuando de manera diferente con ciertos grupos de personas,
entonces el libro de Ester es para ti.
Cualquiera que haya visto la película 300 sabe que el rey Jerjes de Persia fue uno de los malos. Era el
enemigo de Leónidas y sus 300 espartanos. El libro de Ester comienza con la gran fiesta que él lanzó
en 483 aC para sus comandantes antes de que se dispusieran a invadir Grecia. Jerjes se emborracha y
decide convocar a su bella esposa para que sus amigos puedan espiar su cuerpo. Cuando ella se niega,
Jerjes inmediatamente la destierra. Por muy lejos de Dios que puedan parecer tus amigos, no están tan
lejos de él como lo fue el rey Jerjes de Persia.
Cuando regresa a casa de la derrota en Grecia, Jerjes decide que debe encontrar una nueva esposa
trofeo. Él crea un harén de las mujeres más hermosas de su imperio. Una de ellas es una niña judía
llamada Ester, y el rey está tan impresionado con su belleza que la declara la nueva reina oficial.
Cuando descubre un complot para aniquilar a los judíos, se ve obligada a elegir entre mantener la
cabeza baja por el bien de su matrimonio o soplar su tapadera como creyente por el bien de su nación.
Su prima le pregunta a la fuerza: "¿quién sabe, pero que has venido a tu posición real en un momento
como este?" (Ester 4:14).
Su prima nos hace la misma pregunta cuando leemos la Parte 8 de la Biblia. Dondequiera que vivamos,
donde sea que trabajemos, donde sea que estudiemos y donde tengamos amigos y familiares, ese es
el lugar donde Dios nos ha puesto para demostrar su poder. No hay terreno extraño para Dios, porque
él no encajará más dentro de nuestras cajas de lo que encajó dentro de la judía. Seamos como Ester,
que no solo salvó a la raza judía sino que también trajo la salvación a las naciones del mundo. Ester
8:17 nos dice que “hubo gozo y alegría entre los judíos, con banquetes y celebraciones. Y muchas
personas de otras nacionalidades se convirtieron en judíos”.

1 No habría un regreso triunfal para las diez tribus del norte de Israel, por lo que desde este punto en la historia,
los sobrevivientes

A los hebreos se les suele llamar judíos, es decir, los sobrevivientes de Judá.

2 Kuyper fue primer ministro holandés de 1901 a 1905. Lo dijo en su discurso inaugural en la apertura de la
Universidad Libre de Ámsterdam en 1880.
PARTE
9
DECEPCIÓN

ESDRAS, NEHEMÍAS, HAGGEO,


ZACARÍAS y MALAQUÍAS. Desde 538 aC a 432 aC

Dios no siempre hace las cosas a nuestra manera. Si aún no lo has resuelto, lamento ser el portador de
malas noticias. Dios es Dios y nosotros no lo somos, lo que significa que hace las cosas a su manera
incluso cuando nos confunde, nos frustra y nos decepciona. Seguir a Dios es increíblemente
emocionante, pero se le llama un camino de fe por una razón. Dios es honesto acerca de esto en la
Parte 9 de la Biblia. Esta parte final del Antiguo Testamento es una gran decepción.
Podría haber sido más fácil para los judíos si las cosas no hubieran empezado tan bien. En el 538 aC,
Daniel lee las palabras de Jeremías 25 y 29, y descubre que Dios profetiza que el exilio judío solo
durará setenta años (Daniel 9). Él hace algunas sumas rápidas en su cabeza y calcula que, desde que
fue llevado a Babilonia en el 605 a. C., solo quedan tres años antes de un milagro de liberación.
Comienza a ayunar y orar y, al comienzo de Esdras, sus oraciones son contestadas de inmediato. El
rey Ciro de Persia decide que es hora de que envíe a los exiliados judíos a casa.
Los primeros cuatro capítulos del libro de Esdras son increíblemente emocionantes. Los babilonios
habían destruido gran parte de la dinastía de David y gran parte de la familia de la que siempre se
elegía a los sumos sacerdotes. El rey Ciro revierte su política al buscar a Zorobabel, heredero del trono
de David, y al nombrarlo gobernador de Judá. Este es el equivalente en el Antiguo Testamento del
momento en El Señor de los Anillos, cuando el Rider Strider se revela repentinamente como Aragorn,
hijo de Arathorn. La gran historia judía de Dios vuelve a estar en marcha y, lo que es más, el rey Ciro
rastrea a Josué, quien es heredero del sumo sacerdocio, y lo designa para dirigir junto con Zorobabel.
Juntos, llevan a más de 40,000 judíos a la Tierra Prometida y comienzan a reconstruir el Templo. El
rey Ciro no solo devuelve los vasos de oro que los babilonios robaron del Templo; ¡También paga por
la construcción de los fondos persas! Esto es lo que los judíos han estado esperando. Finalmente
sienten que están experimentando al Dios de la Biblia.
Sientan las bases del Templo y reconstruyen su altar para que puedan comenzar a ofrecer sacrificios
de sangre a Dios nuevamente. Todo va bien cuando el desastre repentinamente golpea. Los
samaritanos que se establecieron en la tierra mientras los judíos estaban ausentes presentan una queja
formal al rey Ciro. Los persas interrumpen la reconstrucción en 535 aC y los judíos se ven obligados
a esperar otros quince años.
El retraso es una de las formas más difíciles de decepción. Pero seguir a Dios, por definición, significa
estar dispuesto a viajar a su velocidad. Aprendemos en los primeros cuatro capítulos de Esdras cómo
manejar los retrasos de Dios. Primero, debemos preguntarnos si quizás hemos malinterpretado la voz
de Dios. Daniel había cometido el error de asumir que los planes de Dios giraban en torno a sí mismo.
Lo habían llevado a Babilonia en el 605 aC, pero la destrucción de Jerusalén no se había producido
hasta el 586 aC. Efectivamente, en la segunda mitad de Esdras, el Templo se completa en 516 aC,
exactamente setenta años después de su destrucción.
Segundo, debemos preguntarnos qué es lo que Dios está tratando de decirnos a través de los retrasos.
Tendemos a centrarnos en alcanzar el destino, mientras que Dios quiere disfrutar el viaje con nosotros
y usarlo como una oportunidad para moldear nuestro carácter. Dos de los últimos libros del Antiguo
Testamento registran las palabras que los profetas Hageo y Zacarías hablaron a los judíos durante este
período de espera. Nos ayudan a ver lo que Dios quiere hacer en nuestros corazones a través de la
decepción y el retraso.
Hageo y Zechariah nos enseñan que, cuando ponemos nuestra fe en los líderes humanos, siempre nos
fallarán. Cuando le pedimos a la gente que juegue a Dios por nosotros, no podemos culparlos cuando
fallan. Cuando Barack Obama se convirtió en el primer presidente negro de los Estados Unidos en
enero de 2009, las expectativas del público eran tan altas que el periódico británico The Times publicó
una caricatura de la fuente frente a la Casa Blanca con un cartel que decía "No hay que caminar sobre
el agua". Cada vez que convertimos a los hombres en mesías, nos decepcionan. Dios usa la decepción
de nuestros líderes para elevar nuestros ojos hacia Jesús, el verdadero Mesías.
El sumo sacerdote Josué es una decepción. Él es demasiado pecador para el trabajo. Zacarías ve una
visión de él vestido con ropas sucias, pero Dios lo viste con ropas de pureza y le dice: "Escucha, Sumo
Sacerdote Joshua, tú y tus compañeros... son hombres simbólicos de lo que vendrá: voy a traer a mi
siervo, la Rama... y eliminaré el pecado de esta tierra en un solo día”. Dios permite que los judíos se
sientan decepcionados por Joshua para hacerlos desear a Jesús como el verdadero y mejor Sumo
Sacerdote que está por venir.
Zorobabel también es un poco decepcionante. Es demasiado débil para interceder con el rey Ciro y no
puede superar las barreras para reconstruir el Templo. Él no es lo suficientemente fuerte para cumplir
las promesas que Dios ha hecho a Israel. Zacarías profetiza que todo esto es parte del plan: "Esta es
la palabra del Señor a Zorobabel: 'No por poder ni por poder, sino por mi Espíritu', dice el Señor
Todopoderoso". Él promete que el Mesías venidero será Rey así como Sumo Sacerdote de Israel. Él
será un mejor Zorobabel y un mejor Josué.
El templo también es una decepción. Mientras los jóvenes judíos se regocijan de que se está
construyendo, los judíos más viejos recuerdan el Templo de Salomón y comienzan a llorar (Esdras
3:12). Es demasiado pequeño para cumplir lo que fue profetizado en Ezequiel 40–46, y el Arca de la
Alianza ha sido destruida. Hageo les asegura: "La gloria de este templo presente será mayor que la
gloria del templo anterior" (Hageo 2: 9). Jesús vendría a este Templo y en sus patios encontraría a la
Iglesia como un Templo mejor. Si tuviéramos mejores líderes, entonces confiaríamos en ellos en lugar
de Jesús. Dios nos ama tanto que les permite decepcionarnos para hacernos mirar a los ojos de Jesús.
Algunas de nuestras decepciones más amargas vienen cuando nos decepcionan nuestros amigos. El
libro de Nehemías comienza en el 446 aC, de modo que setenta años pasan de la destrucción de
Jerusalén a la re dedicación del Templo, y otros setenta años pasan de la re dedicación del Templo a
la reconstrucción de los muros de Jerusalén. Nehemías es un judío que ha permanecido en Persia como
un importante funcionario real porque confía en que sus amigos sirvan a Dios sin él en Jerusalén. El
libro comienza con una noticia trágica: "mientras estaba en la ciudadela de Susa, Hanani, uno de mis
hermanos, vino de Judah... Me dijeron:" Los que sobrevivieron al exilio y están en la provincia están
en un gran problema y desgracia. El muro de Jerusalén se derrumba, y sus puertas se han quemado
con fuego. Cuando escuché estas cosas, me senté y lloré. Por algunos días lloré, ayuné y oré”. Si
alguna vez te han decepcionado tus amigos, tus vecinos o tu iglesia, entonces el libro de Nehemías es
para ti.
Nehemías se hace cargo del problema y logra reconstruir los muros de Jerusalén en solo cincuenta y
dos días. Los nobles judíos lo decepcionaron al negarse a ensuciarse las manos, y lo abandonaron por
segunda vez al prestar dinero a tasas de interés tan altas que los judíos más pobres se ven obligados a
convertirse en sus esclavos. Nehemías está furioso y ayuda a los judíos a hacer un compromiso
solemne de servir al Señor antes de que vuelva a su trabajo en la capital persa.
Nehemías 13 es el último capítulo, cronológicamente, del Antiguo Testamento, y termina la Parte 9
con otra nota de decepción. Cuando regresa a Jerusalén en el 432 a. C., Nehemías descubre que el
sumo sacerdote está rentando partes del Templo para obtener dinero extra para gastar, que los judíos
ordinarios están trabajando el sábado y reteniendo ofrendas de Dios, y que se han casado con paganos
idólatras. Nehemías está tan frustrado que confiesa: “Los reprendí y los insulté. Golpeé a algunos de
los hombres y les saqué el pelo "!
Dios tiene que enviar a Malaquías, el último profeta del Antiguo Testamento, ese mismo año para
enfocar los ojos de Nehemías en Jesús. Malaquías promete que “de repente, el Señor que estás
buscando vendrá a su templo; el mensajero del convenio, a quien tú desees, vendrá”. Los buenos
amigos pueden convertirse fácilmente en ídolos. Es solo cuando nos decepcionan que vemos a Jesús
como el amigo que se mantiene más cerca que cualquier hermano.
Hemos llegado al final del Antiguo Testamento. Cuatrocientos años de silencio transcurren entre el
final del Antiguo Testamento y el comienzo del Nuevo. Durante este período, la patria judía es
invadida por Alejandro Magno, luego por los seléucidas y finalmente por los romanos. Dios
permanece en silencio durante todo el proceso, eliminando todo el ruido de fondo para que los judíos
puedan centrarse en el panorama general del Antiguo Testamento. Oswald Chambers sugiere que "Si
Dios te ha dado un silencio, entonces elógialo. Te está llevando a la corriente principal de sus
propósitos". 2 Si te sientes decepcionado con Dios porque parece que no te está hablando, entonces
esto es bueno. Consejo. Ha dejado de hablar porque quiere enfocar tus ojos en el panorama general
de su historia.
Entonces, si tus esperanzas se han retrasado, si tus líderes te han decepcionado, si tus amigos te han
decepcionado o si Dios ha dejado de hablar, no te enfades. Dios quiere que disfrutes el viaje con él
mientras te lleva al destino correcto, precisamente a la velocidad correcta. Cada vez que las cosas a tu
alrededor no van de acuerdo con tus planes, él quiere redirigir tu mirada y hacerte mirar a los ojos de
Jesús el Mesías.

1 Hageo y Zacarías profetizaron desde 520 aC hasta 518 aC. Los versículos a los que se hace referencia en este
capítulo se pueden encontrar en Zacarías 3:1–10; 4:6; 6:9–15, en Hageo 2:9, en Nehemías 1:1–4; 13:25 y en
Malaquías 3:1.

2 Oswald Chambers en My Summost for His Highest (1924), entrada para el 11 de octubre.
PARTE
10

REAL

MATEO, MARCOS, LUCAS y JUAN Desde 6 aC a 30 dC

La mayoría de las personas entienden que Jesús es la persona más grande en la Biblia. Lo tratan como
el jugador estrella de fútbol en un equipo de amateurs francos. Tienen razón, pero no lo suficiente. La
Biblia sin Jesús no sería como un partido de fútbol sin el mejor jugador del fútbol. Sería como un
partido de fútbol sin fútbol, sin postes y sin campo de fútbol. Jesús no es solo el único héroe de la lista
A en la Biblia. Él está completamente de la A a la Z. Es por eso que la Parte 10 de la Biblia consiste
en la misma historia que se cuenta cuatro veces. Los cuatro evangelios diferentes reflexionan sobre la
importancia de la vida terrenal de Jesús desde cuatro perspectivas diferentes.
Jesús les dijo a sus enemigos que no habían captado el panorama general del Antiguo Testamento a
menos que comprendieran que cada uno de sus 929 capítulos apuntaba hacia el día en que vendría a
la tierra como el Mesías de Dios. Él les dijo en Juan 5:39 que "Estas son las mismas Escrituras que
testifican acerca de mí". Dijo lo mismo a sus seguidores después de su resurrección en Lucas 24:27,
44–45: "comenzando con Moisés y todos los profetas, él les explicó lo que se decía en todas las
Escrituras acerca de sí mismo... "todo debe ser cumplido, lo cual está escrito sobre mí en la Ley de
Moisés, los Profetas y los Salmos". Luego abrió sus mentes para que pudieran entender las Escrituras.
"Cada parte de la gran historia de Dios es importante, pero ninguna es más esencial que esta. Es por
eso que el Nuevo Testamento comienza con cuatro evangelios que nos cuentan la historia de Jesús
una y otra vez cuatro veces.
Mateo era un recaudador de impuestos judío que se convirtió en uno de los doce discípulos originales
de Jesús. Escribe su evangelio desde una perspectiva judía, y nos dice que Jesús es el verdadero Israel
que tiene éxito dondequiera que la nación hebrea fracasó. Él es el verdadero y mejor Adán, que ora
en un jardín y obedece perfectamente donde Adán desobedeció (Mateo 26: 36–39). Él es el verdadero
y mejor Israel, que sale de Egipto y obedece a Dios en el desierto durante cuarenta días, donde Israel
falló durante cuarenta años (2:15 y 4:1–11) .1 Él es el verdadero y mejor Moisés que promete en su
Sermón del Monte que ha bajado del cielo para cumplir la Ley del Sinaí.
Muchos lectores no judíos se pierden el panorama general del evangelio de Mateo. Ellos asumen que
estas cosas no son importantes para los gentiles como ellos. Pero esto es trágico. Dios quiere que
entendamos que nuestra salvación depende tanto de la vida perfecta de Jesús como de su muerte
sacrificial. Dios no nos perdona simplemente porque creemos que todos nuestros pecados han sido
contados como si pertenecieran a Jesús; Él nos perdona porque creemos que la vida perfecta de Jesús
ha sido contada como nuestra. El perdón viene a través de la fe, pero viene a través de la fe en el que
obedeció la Ley de Moisés en todos los sentidos y nos entregó su impecable historial de obedecer a
Dios. Cuando Dios habla sobre Jesús, “Este es mi Hijo, a quien amo; con él estoy muy complacido ",
nos está diciendo cómo ve a cualquier persona justificada a través de la vida perfecta de su Hijo (Mateo
3:17).
Mateo nos dice que Jesús es el verdadero Rey de Israel. Nos dice diez veces que Jesús es el Hijo de
David, el heredero del trono de David, cuya venida fue profetizada en todo el Antiguo Testamento. A
diferencia de los reyes pecaminosos de Israel y Judá, Jesús nunca canta junto con Frank Sinatra. Nunca
decide hacer las cosas a su manera. Mateo termina su evangelio con Jesús enviando a los súbditos de
su Reino al mundo para heredar las promesas que Dios hizo a Israel en los Salmos.
Marcos escribe su evangelio desde una perspectiva romana y nos dice que Jesús es el verdadero
Hombre. Aunque Juan Marcos era un judío que extrajo gran parte de su conocimiento sobre la vida
de Jesús a partir de la predicación de Pedro, tanto su nombre como su elección de palabras traicionan
su pensamiento romano. Su nombre hebreo era Juan, pero su evangelio es conocido por su nombre
romano Marcos, y está lleno de palabras latinas importadas al idioma griego. Presenta a Jesús como
el verdadero hombre que es lo que anhelaba ser todo hombre de sangre roja en el Imperio Romano,
pero fracasó. Mark es el más corto de los evangelios, pero leerlo puede ser agotador. Utiliza un
lenguaje muy vívido y una de sus palabras favoritas significa de repente o de manera inmediata.3
Jesús nunca deja de confrontar demonios y enfermedades y tormentas e hipócritas y la muerte. Es más
fuerte que el héroe romano Hércules y más imparable que el general romano Julio César, sin embargo,
no ha sido infectado con nada del orgullo que los hizo fracasar. Él nos dice en Marcos 10:45 que "el
Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos".
Lucas es el único escritor no judío del Nuevo Testamento. Él es un médico educado de Antioquía y
está fascinado por lo que la vida de Jesús significa para cada griego y bárbaro. Él nos dice que Jesús
es el verdadero Salvador, el único que puede reconciliar a Dios con personas de todas las naciones.
Alejandro Magno afirmó ser el salvador del mundo y también lo hicieron los seléucidas y los romanos,
pero Jesús tiene éxito donde todos esos falsos salvadores fallaron. Lucas suena como uno de los
heraldos imperiales que recibieron noticias en todo el Imperio Romano cuando nos dice que el ángel
declaró a los pastores: “Les traigo buenas noticias que causarán gran alegría a todas las personas.
Hoy en la ciudad de David te ha nacido un Salvador; él es el Mesías, el Señor”4.
La palabra "evangelio" significa "buenas noticias". Si alguien descubriera una cura para el cáncer o el
VIH, entonces tendrían un mensaje del evangelio para todo el mundo. Lucas está tan emocionado
porque Jesús trae la cura para el pecado humano, ya sea que esos pecados hayan sido cometidos por
judíos, griegos o bárbaros. Él trae el evangelio con una "G" mayúscula. En lugar de rastrear el árbol
genealógico de Jesús de regreso a Abraham, como Mateo, Lucas lo rastrea todo el camino de regreso
a Adán (Lucas 3:23–38) y nos dice que Jesús vino a la tierra para recuperar para toda la raza humana
todo lo que Adán había Perdido en el Jardín del Edén (19:10). Como médico, Lucas respalda esta
afirmación al registrar más ejemplos de cómo Jesús curó a los enfermos y resucitó a los muertos más
que cualquier otro escritor del evangelio. Termina su evangelio con la promesa triunfante de Jesús de
que "el arrepentimiento para el perdón de los pecados se predicará en su nombre a todas las
naciones".
Juan fue uno de los doce discípulos originales de Jesús, y escribió su evangelio después de los otros
tres. Él completa su mensaje enfatizando que Jesús es el verdadero Dios. Él hace eco deliberadamente
del primer versículo de Génesis cuando comienza su evangelio al decirnos que “en el principio era la
Palabra, y que la Palabra estaba con Dios, y que la Palabra era Dios”. Luego nos lleva a un viaje a
través del Antiguo Testamento que celebra el hecho de que, en Jesús, el Dios del Antiguo Testamento
se ha convertido en un hombre.
Juan nos dice que Abraham conoció a Jesús como Yahvé (Juan 8:58). Nos dice que Moisés vio a Jesús
en el Monte Sinaí y escribió sobre él (5:46). Nos dice que el profeta Isaías vio la gloria de Jesús cuando
se encontró con el Señor en el Templo (12:41), y que todos los demás profetas también escribieron
sobre él (1:45). Nos dice que Jacob vio una imagen de Jesús cuando soñó con una escalera que
conectaba al Dios del cielo con la raza humana que se encuentra debajo (1:51). Jesús es el verdadero
Cordero que salvó a Isaac (8:56), el verdadero Cordero que salvó a Israel en la Pascua, y el verdadero
Cordero que fue sacrificado en su Tabernáculo y Templo (1:29). Hay una razón por la que Jesús es la
A a la Z de la gran historia de Dios. No solo es el jugador estrella de la historia humana. También es
el escritor divino y director de todo el espectáculo.
Así que haz una pausa mientras consideras la Parte 10 de la gran historia de Dios y deja que los cuatro
escritores del Evangelio te ayuden a ver el panorama general. Jesús es el verdadero Israel. Él es el
verdadero rey. Él es el verdadero hombre. Él es el verdadero Salvador. Él es el verdadero Dios. Él es
todo lo que necesitamos.
Los cuatro evangelios nos dicen que, ante todo, la Biblia no se trata de nosotros. No te pierdas el
panorama general. Se trata de Jesús.

1 La cita de Mateo de Oseas 11:1 no tiene sentido a menos que entendamos que él presenta deliberadamente a
Jesús a sus lectores judíos como el verdadero Israel.

2 Compara Mateo 28:18–20 con el Salmo 2:6–8. La Iglesia es el verdadero y mejor ejército que fue anunciado
por el ejército del rey David en 1 Crónicas 11-12.

3 Utiliza la palabra griega inmediatamente cuarenta y dos veces en solo dieciséis capítulos.

4 Lucas 2: 10–11. Él enfatiza particularmente que Jesús es el Salvador de todas las naciones en Lucas 2:29–
32; 6:17; 7:9; 10:13–14; 11:29–32; 13: 28-30; 17:18; 24:47.
PARTE
11
ENCRUCIJADA

MATEO, MARCOS, LUCAS y JUAN ABRIL, 30 AD

La historia mundial está llena de momentos definitorios: la invención de la rueda, la caída de Roma,
la llegada de las hordas de Genghis Khan, el descubrimiento europeo de América, la invención de la
imprenta, el descubrimiento de la vacunación y la penicilina, la primera Uso de la bomba atómica, el
amanecer de Internet ... La lista sigue y sigue.
Pero todos estos momentos de definición juntos no han afectado tanto a la historia de la humanidad
como a los eventos que tuvieron lugar durante los tres días del 30 de abril. El símbolo del cristianismo
no es un pesebre sino una cruz, porque la cruz de Jesús es la encrucijada de la historia. Jesús fue
clavado en un andamio de madera fuera de Jerusalén y colgó de sus manos y pies hasta que murió. Su
cadáver fue enterrado pero, tres días después, reapareció vivo con sus amigos. Los capítulos finales
de cada uno de los cuatro evangelios forman la Parte 11 de la Biblia. Jesús muere y resucita. La raza
humana nunca volverá a ser la misma.
En el musical Jesucristo de Andrew Lloyd Webber, la superestrella Judas Iscariote le canta a Jesús:
"¿Querías morir así? ¿Fue un error o sabías que tu desordenada muerte sería un récord? No me
entiendas mal, solo quiero saberlo”. La Parte 11 de la Biblia responde a esta pregunta. Nos muestra
por qué la muerte y la resurrección de Jesús marcan una encrucijada tan grande en la historia mundial:
nos ofrecen perdón, libertad y futuro. Luego, la Parte 11 nos invita a pararnos en la encrucijada de
nuestras propias vidas y a decidir cómo vamos a responder a este Evangelio.
Los capítulos finales de los cuatro evangelios nos dicen que la muerte y resurrección de Jesús nos
proporcionan el perdón de nuestros pecados. Su muerte no fue un error. Lejos de ahí. Fue la razón por
la que Dios vino a la tierra para vivir como un hombre. La noche antes de su crucifixión, Jesús enseñó
a sus discípulos acerca de "mi sangre del pacto, que es derramada por muchos para el perdón de los
pecados", y les dijo que no se resistieran a su arresto porque "cómo se cumplirían las Escrituras".
¿Qué dice que debe suceder de esta manera?” 1 No somos muy buenos admitiendo que necesitamos
el perdón. Somos una de las generaciones más justificadas en la historia de la humanidad. Pero el
mensaje de la Biblia ciertamente resuena cuando habla de las conciencias culpables y el temor al
castigo y la sensación de que Dios parece muy lejano. Jesús murió y resucitó para quitarnos la culpa
y devolvernos a Dios.
Cuando Jesús muere en la cruz, él es el Cordero de Dios cuya sangre fue profetizada por Abel y
Abraham y Moisés y David y Salomón e Isaías. Él está completamente sin pecado, pero soporta el
castigo por nuestro pecado en su propio cuerpo, chupando el veneno de la serpiente del Diablo de
nuestras venas hacia el suyo. Él experimenta el juicio que merecemos y el horroroso abandono que
experimentará cualquiera que rechace su sacrificio en el infierno. "Dios mío, Dios mío, ¿por qué me
has abandonado?", Grita en agonía antes de responder a su propia pregunta. "Padre, perdónalos",
ora, incluso mientras muere.
El escritor cristiano John Stott explica el significado de Jesús muriendo en nuestro lugar por el pecado:
“La esencia del pecado es que el hombre se sustituya a sí mismo por Dios, mientras que la esencia de
la salvación es que Dios se sustituya por el hombre. El hombre se impone contra Dios y se pone donde
solo Dios merece estar; Dios se sacrifica por el hombre y se pone donde solo el hombre merece estar.
El hombre reclama prerrogativas que pertenecen solo a Dios; Dios acepta las penas que solo
pertenecen al hombre”. 2 Dios ha ido al corazón del problema humano. Él ha hecho una manera de
traer a sus criaturas pecaminosas a casa.
Los capítulos finales de los cuatro evangelios también nos dicen que la muerte y resurrección de Jesús
nos proporcionan la libertad de nuestros pecados. El pecado no solo contamina nuestros corazones y
nos separa de Dios. También es extrañamente adictivo. Cuando decidimos cambiar nuestro estilo de
vida, pronto descubrimos que no podemos. Jesús entregó deliberadamente su poder cuando murió en
la cruz. Permaneció en silencio ante sus acusadores, sabiendo que fácilmente podía correr anillos
alrededor de su testimonio y salir en libertad. Dejó que sus criaturas lo crucificaran porque los clavos
que lo clavaron en la cruz hablaban de la debilidad que cargaba por nosotros para que pudiéramos
hacernos fuertes. "Usted no tendría ningún poder sobre mí si no se le entregara desde arriba", le dijo
al gobernador romano que lo condenó. Pero es por eso que la muerte y resurrección de Jesús son tan
buenas noticias. Ha canalizado el poder de Dios hacia nosotros para que podamos liberarnos de los
pecados que nos inmovilizan. Cuando Jesús muere, grita triunfante: "¡Se acabó!"
La muerte y resurrección de Jesús también nos proporcionan libertad de la vergüenza. Ninguno de
nosotros quiere que el mundo sepa quiénes somos realmente dentro. Todos tenemos pensamientos,
sentimientos y motivaciones que nos hacen sentir avergonzados. Cuando era más joven, solía llevar
un diario que nadie leía, excepto yo. Aun así, no escribí todos mis pensamientos en mi diario. Había
ciertas cosas que ni siquiera quería que mi futuro yo supiera de mí.
Dios conoce todos nuestros pensamientos, por lo que el abismo entre nosotros no es solo uno de
culpabilidad sino también de vergüenza. Jesús se ocupó de esto cuando lo desnudaron y lo colgaron
en una cruz para que lo viera todo el mundo. Durante las seis horas que estuvo colgado allí, sus oídos
se llenaron de la risa burlona de la multitud. Fue crucificado fuera de las murallas de la ciudad de
Jerusalén como una imagen de nuestra exclusión del cielo. Fue crucificado entre dos ladrones, otra
marca de vergüenza, pero cuando uno de ellos se volvió hacia él en busca de misericordia, Jesús no
lo rechazó. La parte 11 de la Biblia nos muestra cuán completamente la muerte de Jesús ha lidiado
con nuestra vergüenza, cuando Jesús le promete al ladrón que incluso un sucio sinvergüenza como él
ahora puede ser admitido en el cielo.
La muerte y resurrección de Jesús también nos proporcionan libertad del miedo. En el mundo antiguo,
la gente tenía mucho miedo de los demonios y la magia. Si bien eso sigue siendo cierto en gran parte
del mundo en desarrollo, la mayoría de los occidentales tienden a tener miedo de otras cosas hoy en
día, como el cáncer, la enfermedad y la mala suerte. Jesús enseñó que estos temores seculares son
parte del poder que el diablo ha ganado en nuestras vidas a través del pecado humano. La cruz y la
tumba vacía han recuperado todo lo que Adán perdió, por lo que Mateo 8:16–17 nos dice que Jesús
“expulsó a los espíritus con una palabra y sanó a todos los que estaban enfermos. Esto fue para
cumplir lo que se habló a través del profeta Isaías: 'Él tomó nuestras enfermedades y soportó nuestras
enfermedades' ". Jesús se regocijó por este pensamiento mientras se preparaba para morir, y le dijo a
sus discípulos justo antes de su arresto que "el príncipe de este El mundo ahora está condenado”.
La muerte y resurrección de Jesús también nos proporcionan libertad frente a la incertidumbre. El
Evangelio no es solo un concepto filosófico, como el budismo zen o el ateísmo. Estos cuatro libros de
la Biblia están llenos de fechas, gobernantes, lugares y pruebas que corroboran todo lo que dicen. La
resurrección es el acto histórico definitivo de la prueba de que Dios es Dios y que Jesús es el único
Salvador. Los hechos detrás de la resurrección atestiguan que el Evangelio es verdadero y que
cualquier punto de vista religioso o secular que lo niegue es una mentira. En lugar de desear que
tengamos mayor fe en el Evangelio, simplemente debemos fijar nuestros ojos en estos eventos
históricos. Dios nos concede mayor fe aun cuando lo hacemos.
El profesor de Oxford, Géza Vermes, sopesa la evidencia histórica de la resurrección y concluye que
"Cuando todos los argumentos han sido considerados y sopesados, la única conclusión aceptable para
el historiador debe ser que las opiniones de los ortodoxos, los simpatizantes liberales y los agnósticos
críticos por igual. e incluso tal vez de los propios discípulos, son simplemente interpretaciones del
único hecho desconcertante: a saber, que las mujeres que se dispusieron a presentar sus últimos
respetos a Jesús encontraron su consternación, no un cuerpo, sino una tumba vacía. Los primeros
creyentes se sintieron inseguros y los convencieron de que Dios había terminado sus vidas con un
significado colosal. Tenían un trabajo que hacer, un mundo por alcanzar, un Reino por extender y una
raza humana por sanar y salvar. Los pescadores se convirtieron en apóstoles y los recaudadores de
impuestos se convirtieron en los autores más vendidos. Eso es lo que puede pasar cuando Dios nos
libera de la incertidumbre.
Los capítulos finales de los cuatro evangelios nos dicen que la muerte y la resurrección de Jesús nos
proporcionan un futuro glorioso. Anhelamos un mundo sin injusticia, pobreza y derramamiento de
sangre porque sabemos, en el fondo, que fuimos creados para tal mundo. Somos como orugas que
anhelan volar como mariposas, y la Parte 11 de la Biblia nos dice que la tumba de Jesús es el capullo
de la humanidad. Jesús vuelve a la vida pero sus discípulos notan que hay algo muy diferente en él.
Él puede caminar a través de las paredes. Él puede aparecer y desaparecer. Es como si ya perteneciera
a otro mundo. Descubrimos en el resto de la Biblia que esto se debe a que realmente lo hace. Es el
pionero de la nueva creación de Dios que orquestará cuando regrese para terminar con la historia
mundial y marcar el comienzo de la nueva era eterna. Los que rindan sus vidas a Jesús vivirán para
siempre con él en un paraíso que es aún más hermoso que el Jardín del Edén.
Parte de este glorioso futuro es el hecho de que la muerte y la resurrección de Jesús nos proporcionan
un futuro sin muerte. El mayor enemigo en nuestras vidas es la muerte, pero Jesús se comió la muerte
para su desayuno el domingo de Pascua en la mañana. Dado que la muerte no podía aferrarse a Jesús
frente al poder resucitado de Dios, su control sobre la raza humana se rompió de una vez por todas.
Jesús es capaz de decirle al ladrón moribundo que, cuando su cuerpo expire, su alma será
instantáneamente transportada a Dios en el cielo. La aparente extrañeza del cuerpo de resurrección de
Jesús en los capítulos finales de los evangelios actúa como una promesa de que también proporcionará
nuevos cuerpos de resurrección para todos nosotros.
Jesús logró todo esto en solo tres días. Su muerte y resurrección fue, con mucho, el momento más
definitorio en la historia humana. Su cruz todavía actúa como una encrucijada, donde cada persona
tiene que elegir en qué dirección van a viajar: en el camino del Adán pecador, o en el camino del
Libertador de Dios.
Te animo a que pongas este capítulo y te tomes el tiempo para decidir cuál será tu propia respuesta a
la muerte y resurrección de Jesús. Te ofrece tres cosas: el perdón y la libertad y el futuro. Pero él
requiere de ti tres cosas también. Te pide que admitas que eres una persona pecadora que necesita un
Salvador. Te pide que creas que su muerte y resurrección han provisto toda la salvación que necesitas.
Te pide que le entregues tu vida, apostando todo por el que transformó la historia a través de su cruz
sangrienta y su tumba vacía.
Esta no es mi decisión. Solo puede ser tuyo. Dile a Dios que quieres ser parte de su gran historia de
salvación.
1 Los versículos citados en este capítulo se pueden encontrar en Mateo 26:28, 54; 27:46; Lucas 23:34, 39–43;
Juan 16:11; 19:11, 30.

2 John Stott en La Cruz de Cristo (1986).

3 Géza Vermes en Jesús el judío: la lectura de los evangelios de un historiador (1973).


PARTE
12

NUEVA VIDA

HECHOS 1–9 Desde 30 AD a 37 AD

Cuarenta días después de su resurrección, Jesús regresó al cielo. A menos que veamos el panorama
general de la gran historia de Dios, eso suena como una noticia terrible. Toda la historia de la
humanidad se había ido acumulando hasta el momento triunfante cuando Dios vino a la tierra como
un hombre, pero ahora él había regresado al cielo. Los discípulos se sintieron tan desconsolados por
la ascensión de Jesús que un par de ángeles tuvieron que preguntarles: "Hombres de Galilea, ¿por qué
se quedan aquí mirando al cielo?" Otro ángel tuvo que decirles "Vaya, quédese en los patios del
templo". y cuéntele a la gente el mensaje completo de esta nueva vida". 1 El mensaje de la muerte y
resurrección de Jesús no fue simplemente para ser cantado en las iglesias. Era para ser vivido,
disfrutado y proclamado en todo el mundo.
Lucas escribió el libro de Hechos como una continuación de su evangelio. Fue uno de los principales
líderes de la Iglesia primitiva, por lo que ocupó un lugar en primera fila en gran parte de lo que sucedió
en los treinta años posteriores a la ascensión de Jesús al cielo. Él espera que entendamos el panorama
general de la gran historia de Dios y que comprendamos que la nueva vida que Jesús ha provisto a
través de su muerte y resurrección es el cumplimiento de todo lo que se ha prometido hasta ahora en
la historia. Al comienzo de Hechos, los once discípulos nombran un reemplazo para el traidor Judas.
Estos doce discípulos son como los fundadores de las doce tribus de Israel, que restablecen al Pueblo
de Dios a la luz de la venida de su Mesías.2 La nueva vida que Jesús les ha dado les permite tener
éxito dondequiera que José y sus hermanos fracasaron.
Los primeros cristianos viven la Parte 1 de la Biblia. Ellos experimentan la misma amistad íntima con
Dios que Adán y Eva disfrutaron en el Jardín del Edén. Adán y Eva pecaron y fueron expulsados del
árbol de la vida, pero Jesús ha convertido su cruz en un nuevo árbol de vida para sus seguidores.
Cuando Jesús prometió que Dios llenaría a sus seguidores con el Espíritu Santo y se convertiría en su
mejor amigo, se refirió a ella como "la promesa" del Antiguo Testamento. Cuando finalmente sucede
en el día de Pentecostés, diez días después de su ascensión, Los primeros cristianos se transforman
por el hecho de que Dios ahora vive dentro de ellos. Rezan oraciones poderosas, profetizan con una
precisión asombrosa y caminan tan cerca del Señor que incluso sus enemigos "se asombraron y...
tomaron nota de que estos hombres habían estado con Jesús". Los primeros cristianos están tan llenos
del Espíritu Santo que Ya no están llenos de sí mismos. Admiten que Dios es Dios y no lo son. La
nueva vida de Jesús los restaura como la familia de Set y Noé.
Los primeros cristianos también viven la Parte 2 de la Biblia. Lucas nos informa que son “hombres
ordinarios y sin educación”, personas que admiten que no son nadie y que se arriesgan a creer que
Dios está con ellos. Proclaman el mensaje de la muerte y resurrección de Jesús y, cuando miles creen,
les ordenan que se bauticen y se agreguen a la familia de Dios.
El bautismo era ofensivo para los judíos porque afirmaba que nacer de la línea de sangre de Abraham
no hacía a una persona parte de la Familia de Dios. Los nuevos cristianos se sumergieron para expresar
su fe de que habían muerto y fueron enterrados con Jesús. Salieron del agua para expresar su fe de
que habían sido resucitados a una nueva vida con Jesús para poder vivir el resto de sus vidas por él.
Fue tan costoso para los creyentes judíos ser bautizados como lo fue para Abraham dejar Ur de los
caldeos y poner su rostro hacia la Tierra Prometida.
Los primeros cristianos también viven la tercera parte de la Biblia. Ellos realmente creen que Dios los
ha salvado para morar entre ellos como su Pueblo. Jesús llamó iglesia a su nueva comunidad de
seguidores, usando la misma palabra que usaba el Antiguo Testamento griego para referirse a la
asamblea de israelitas que seguía a Moisés en el desierto. Por lo tanto, se dedican a reuniones a gran
escala en los patios del Templo y a reuniones a pequeña escala en sus hogares, para predicar y adorar
y orar y compartir pan y vino como su nueva cena de Pascua, una celebración de la muerte y
resurrección de Jesús. Cuando Hechos nos dice que "el Señor aumentó diariamente a los que estaban
siendo salvos", no se trata simplemente de decirnos que miles de judíos creían en Jesús. Nos dice que
se unieron a la nueva comunidad cristiana porque creían que era el verdadero cumplimiento de la
historia judía.4 Reconocieron que Dios estaba reestableciendo a su Pueblo en el corazón de una ciudad
que acababa de crucificar a su Hijo. .
Los primeros cristianos también viven la Parte 4 de la Biblia. Comienzan a vender la tierra que era
tan preciosa para los judíos con el fin de utilizar el dinero para apoderarse de una Tierra Prometida
más grande. Ayudan a los cristianos más pobres, asegurando que "no había una persona necesitada
entre ellos", y le dicen a la gente de Jerusalén que Jesús ha abierto un nuevo territorio para su gente.
Cuando Pedro se encuentra con un hombre cojo, le alienta que la sanación es parte del mensaje de una
nueva vida. Él lo sana, diciéndole que la sanación es simplemente "lo que tengo". La palabra se
extiende por toda Jerusalén que, en Jesús, ha llegado un mejor Joshua. Muy rápidamente, "las
multitudes se reunieron también de las ciudades alrededor de Jerusalén, trayendo a los enfermos y
atormentados por espíritus impuros, y todos fueron sanados". Vivir en Israel durante los días de Josué
y conquistar 8,000 millas cuadradas de tierra fue emocionante, pero no era nada comparado con vivir
en Jerusalén después de la muerte y resurrección de Jesús. Jesús lleva al pueblo de Dios a una tierra
mejor prometida.
Los primeros cristianos también viven las partes 5 y 6 de la Biblia. Escuchan la Palabra de Dios e
insisten en que siempre harán las cosas a la manera de Dios. Siguen su guía de las Escrituras del
Antiguo Testamento, convencidos de que Jesús es el verdadero Mesías que se ha convertido en el
verdadero heredero de David, y nunca dejan de "proclamar la buena noticia de que Jesús es el Mesías".
Cuando los líderes judíos actúan más como Eli y Saúl, como Samuel y David, los cristianos responden
utilizando los salmos de David para orar para que se establezca el nuevo Reino de Cristo. Les dicen a
los que se oponen a ellos que "¡Debemos obedecer a Dios en lugar de a los seres humanos!" Se
describen a sí mismos como seguidores del "Camino".
Los primeros cristianos también viven las partes 7 y 8 de la Biblia. Citan a los profetas del Antiguo
Testamento y actúan como sirenas de advertencia para la nación judía, diciendo que ha crucificado al
Mesías de Dios. Cuando sus líderes se niegan a escuchar, asesinando a los profetas de Dios como los
reyes rebeldes de Judá, Esteban sigue el ejemplo de Jesús incluso cuando muere. Él grita: "Señor, no
guardes este pecado contra ellos". El mayor perseguidor de la Iglesia (un hombre que se llama
apropiadamente Saúl) lo escucha. Dios usa las palabras moribundas de Esteban para condenar a Saúl
y preparar el escenario para una conversión muy improbable. El Dios que salió de la caja judía
apareciéndose ante el rey Nabucodonosor de Babilonia y agitando el corazón del rey Ciro de Persia
ahora aparece ante otro gran enemigo del pueblo de Dios. Saúl está temporalmente cegado por Jesús
en el camino a Damasco pero, como resultado, finalmente ve el panorama general. Él se renombra a
sí mismo como Pablo y encabeza el avance global del Evangelio que fue predicho por los profetas del
Antiguo Testamento.
Lucas espera que veamos todo esto en los primeros nueve capítulos de Hechos. Él espera que veamos
que Dios ha dado nueva vida a su gran historia. Es por eso que estos capítulos se hacen eco de las
Partes 1 a 8 del Antiguo Testamento, y es por eso que no se hacen eco del mensaje de la Parte 9. No
hay decepción en estos capítulos. El verdadero y mejor Zorobabel y Josué han venido, y él está
construyendo un nuevo y mejor Templo. No hay que lamentarse mientras Jesús coloca los cimientos
de la Iglesia, porque es todo lo que los profetas prometieron que sería y más.
Los seguidores de Jesús descubren que, a través de su muerte, resurrección y ascensión, ahora ha
comenzado una nueva vida para el Pueblo de Dios.

1 Los versículos citados en este capítulo son Hechos 1:11; 2:47; 3:6; 4:13, 23–31, 34; 5:16, 20, 29, 42; 7:60; 9:
2.

2 El Nuevo Testamento deja claro que la Iglesia no ha reemplazado a la nación judía. Es la continuación de la
historia judía, a pesar de que muchos no judíos ahora también están incluidos en la historia.

3 La frase griega de Lucas se pierde en algunas traducciones al inglés, pero Jesús la llama "la promesa" en
Hechos 1:4 y Pedro la llama "la promesa" en Hechos 2:39. Estar lleno del Espíritu Santo es un aspecto esencial
de la gran historia de Dios.

4 Lucas presenta a la Iglesia como la continuación de la historia judía en Hechos 13:32–33; 24:14; 26:6–7;
28:20.

5 El rey Saúl tenía una gran cabeza, por lo que Saúl se llama a sí mismo Pablo porque significa The-Little-Guy
en latín. Toma el nombre de un gobernador romano que conoce en sus viajes (Hechos 13:7–9). Su nuevo nombre
lo ayuda a conectarse con los gentiles.
PARTE
13

SIN LÍMITES

HECHOS 10-28 37 dC a 62 dC

No importa lo poderoso que sea el suministro de electricidad. Solo se necesita un interruptor disparado
para detener el flujo de la corriente. En julio de 2012, un solo interruptor aislador logró cortar el
suministro eléctrico a 600 millones de personas en la India. Treinta y dos gigavatios de electricidad
estaban listos para fluir, pero una tira de aislamiento impidió que la energía llegara a donde se
necesitaba. Eso es lo que el diablo trata de hacer en la Parte 13 de la Biblia. Él trata de cercar y aislar
el poder de la nueva vida que Jesús ha provisto para el mundo. Dios tiene que enseñar a los primeros
cristianos a resistir al diablo, porque el mensaje del Evangelio no tiene límites.
Los judíos odiaban a los samaritanos que se habían establecido en la tierra después de la destrucción
del reino del norte de Israel. Jesús desafió su racismo, diciéndoles que la gran historia de Dios era
tanto para sus vecinos semi-paganos como para ellos mismos. En Hechos 8, Dios frustra el primer
intento del Diablo de aislar el Evangelio al permitir que Saúl persiga a los primeros cristianos y los
esparce por la ciudad de Samaria. Rápidamente descubren que el mensaje de la nueva vida en Jesús
es tan poderoso para salvar y sanar a los samaritanos como lo es para salvar y sanar a los judíos. El
discípulo Juan había intentado en Lucas 9:54 persuadir a Jesús para que apagara el fuego del juicio
sobre los samaritanos, por lo que es con una ironía deliberada que Dios lo escoge para quitarle la cinta
aislante de racismo del diablo. Dios usa a Juan para invocar el fuego del Espíritu Santo en Samaria.
Es Jesús uno, el diablo nulo. El diablo no puede detener el poder de la nueva vida de Jesús a través de
la primera de sus barreras defensivas.
La iglesia primitiva está dirigida por Pedro, otro de los doce discípulos y el antiguo compañero de
pesca de Juan. Es un judío estricto que observa escrupulosamente las leyes alimentarias de su país y
que parece un aliado fácil en el plan del Diablo para aislar el poder del Evangelio del mundo. Cuando
un centurión romano le envía una solicitud para que venga y comparta el mensaje de Jesús con una
sala llena de sus amigos gentiles, Pedro se habría negado abiertamente si Dios no le hubiera dado una
visión en la que le dijo que comiera carne de cerdo y otra carne prohibida los judíos. Pedro le dice al
centurión que: “Usted es consciente de que es contra nuestra ley que un judío se asocie o visite a un
gentil. Pero Dios me ha mostrado que no debería llamar impuro o impuro a nadie”.
Pedro comienza a hablarles de Jesús pero, antes de que pueda terminar, Dios de repente llena el cuarto
de romanos con el Espíritu Santo de la misma manera que llenó a los judíos y los samaritanos. Algunos
de los cristianos judíos están en armas, pero Pedro explica que él simplemente está siguiendo la guía
de Dios: "Si Dios les dio el mismo regalo que nos dio a nosotros, que creímos en el Señor Jesucristo,
que era yo, para pensar que podía estar en la posición de Dios". ¿Cómo? ”1 Es Jesús Dios, el diablo
queda nulo. El poder de la nueva vida de Jesús se apresura.
A Lucas le encanta escribir sobre la iglesia en Antioquía porque el poder del Evangelio le llegó desde
esa iglesia a pesar de que era un médico pagano en la ciudad. Saúl persigue a los cristianos hasta el
norte hasta Antioquía y algunos de estos fugitivos rompen el mayor tabú judío. Predican el mensaje
de Jesús a esta ciudad gentil sin obligar a sus conversos a abrazar las trampas de la cultura judía junto
con el Evangelio. Hasta ahora, cualquier no judío que quisiera convertirse al Dios de Israel necesitaba
ser circuncidado y someterse a la Ley judía en todo su detalle, pero los creyentes judíos en Antioquía
no hacen tales demandas a sus conversos griegos. Esto desencadena un debate que solo se resuelve
con una reunión en Jerusalén de todos los líderes de la Iglesia en el 49 DC.
El diablo intenta aislar el poder del Evangelio vistiéndolo con ropas judías, pero los apóstoles decretan
que los gentiles no necesitan convertirse en judíos para convertirse en cristianos. Ya que Jesús es el
verdadero Israel y ha obedecido completamente la Ley judía en nuestro nombre, se considera que
cualquier persona que cree en él ha cumplido con la Ley judía. Pueden seguir a Jesús de una manera
que sea apropiada para su propia cultura, como parte de una gloriosa expresión multiétnica de la gran
historia de la salvación de Dios. Aunque un grupo de falsos maestros continúan argumentando que
todos los cristianos deben observar la ley judía, el diablo no ha logrado aislar el poder del Evangelio.
Es Jesús tres, el diablo nulo.
Pablo se convierte en uno de los líderes de la iglesia en Antioquía. ¡Esto demuestra que no hay límites
a la gracia de Dios, ya que la iglesia fue plantada como resultado directo de la anterior persecución de
los cristianos por parte de Pablo! El Señor elige a Pablo para encabezar la campaña para plantar
iglesias como la de Antioquía en todas las ciudades del mundo de habla griega. El Diablo trata de
intimidarlo a través de un poderoso mago y desanimarlo haciendo que uno de sus compañeros lo
abandone. Pablo está tentado a dejar de compartir el Evangelio cuando sus oyentes judíos se ofenden
y sus oyentes paganos intentan asesinarlo. Por un momento, parece que el mensaje de una nueva vida
en Jesús nunca se escuchará con los tercos judíos y los inteligentes paganos del corazón de Grecia,
pero Pablo se niega a permitir que el miedo y el fracaso disparen un interruptor en su corazón.
Lucas dedica más de la mitad del libro de Hechos a los cuatro viajes misioneros de Pablo porque
quiere mostrarnos cómo Pablo rompió las barreras aislantes del Diablo para plantar iglesias fuertes en
todas las ciudades de Chipre, Turquía, Grecia y Macedonia en los nueve Años del 48 al 57 dC. Lucas
describe la estrategia de Paul con cierto detalle porque este es el punto en el que quiere que entremos
en la historia. Él quiere que imitemos a Pablo para que podamos ser tan fructíferos en la difusión del
Evangelio en nuestra generación como lo fue Pablo en la suya.
Primero, Lucas nos dice que Pablo siguió predicando el mensaje de una nueva vida en Jesús, incluso
cuando lo amenazaron de muerte a menos que atenuara las afirmaciones exclusivas de Jesús en el
Imperio Romano de múltiples religiones. Pablo le dice a sus líderes cristianos en prácticas en Hechos
20: 20-21 que: “Usted sabe que no he dudado en predicar nada que pueda serle útil, pero que le haya
enseñado públicamente y de casa en casa. Les he declarado a los judíos y a los griegos que deben
acudir a Dios en arrepentimiento y tener fe en nuestro Señor Jesús”. Al diablo le encanta persuadir a
la gente de que la gran historia de Dios es solo una de las grandes historias religiosas del mundo. Le
encanta silenciar a los cristianos a través de la vergüenza y la intimidación. Pero Pablo nos asegura
que solo hay un Dios verdadero y una sola historia verdadera de su salvación. Si queremos que las
multitudes se conviertan en Jesús en nuestra propia generación, entonces debemos predicar el mismo
mensaje intransigente que Pablo: Jesús es el único Salvador para todo el mundo.
Segundo, Lucas nos dice que Pablo nunca se negó a pagar ningún precio para declarar la nueva vida
de Jesús al mundo. Pablo les dice a sus líderes en entrenamiento en Hechos 20:24 que “considero que
mi vida no vale nada para mí; mi único objetivo es terminar la carrera y completar la tarea que el
Señor Jesús me ha encomendado, la tarea de dar testimonio de las buenas nuevas de la gracia de
Dios ". Si tienes demasiado miedo o estás demasiado distraído para contarles a otras personas acerca
de Jesús, entonces no debería. No te sorprenda que el poderoso poder de Dios nunca se difunda de ti
a otras personas. El miedo, el ajetreo, el egocentrismo y el deseo de ir a lo seguro son aisladores muy
efectivos contra el Evangelio. El libro de Hechos termina con Pablo encarcelado en Roma porque
Lucas quiere que nos demos cuenta de que ahora necesitamos continuar su trabajo en nuestra propia
generación. Es Jesús cuatro, el diablo nulo al final del libro de Hechos, pero todavía hay muchos más
goles por marcar. Si pagamos el precio para romper el aislamiento del Diablo, entonces el poder de
Dios fluirá a través de nosotros para alcanzar un mundo agonizante con su nueva vida.
En tercer lugar, Lucas nos dice que Pablo no solo habló sobre la nueva vida de Jesús. También
demostró que es real. El libro de Hechos está lleno de milagros, y Pablo nos dice en Romanos 15:18–
19 que estos fueron un factor esencial en su éxito en la difusión del Evangelio: “No me atreveré a
hablar de nada, excepto lo que Cristo ha logrado a través de mí. al guiar a los gentiles a obedecer a
Dios por lo que he dicho y hecho, por el poder de las señales y maravillas, por el poder del Espíritu
de Dios. Así que desde Jerusalén hasta Illyricum, he proclamado completamente el evangelio de
Cristo”.
Pablo nos dice que demostrar el poder de Dios a través de los milagros es tan parte del Evangelio
como cualquier sermón hablado. La nueva vida de Jesús no es solo algo de lo que debamos hablar,
sino algo que podamos disfrutar. Al Diablo le encanta restringir el flujo del Evangelio al hacer que
analicemos y debatamos la resurrección de Jesús en lugar de demostrarlo y demostrarlo mediante
obras de poder por medio del Espíritu Santo. Paul era como Clint Eastwood al final de un spaghetti
western. Se enfrentó al diablo y a los ídolos paganos en cada ciudad de la misma manera que Moisés
se enfrentó a los ídolos de Egipto. Fue rápido en el sorteo para demostrar que el poder de Jesús es real
y, como resultado, la gente se sentó y escuchó el Evangelio. Sus milagros de curación llamaron la
atención sobre su estilo de vida y su mensaje. Lucas nos dice que nuestro llamado es hacer lo mismo.
Es Jesús cuatro, el diablo nulo, pero el partido continúa. ¿Seguiremos los pasos de los primeros
cristianos y romperemos todas las barreras que el diablo construye para tratar de limitar la difusión
del Evangelio? Si rompemos las barreras del racismo, los prejuicios, la irrelevancia cultural, el miedo
y el desaliento, el poder del Evangelio llegará a todas las naciones del mundo. Si predicamos el
mensaje de una nueva vida en Jesús en toda su gloria ofensiva, y si lo demostramos en todo su poder
apremiante, ningún obstáculo se opondrá a nosotros. Vamos a superar todas las limitaciones que el
diablo trata de usar para aislar al mundo del poder del Evangelio que cambia la nación.
La parte 13 de la Biblia es emocionante, pero la forma en que termina es aún más emocionante. No
hay un final apropiado para el libro de Hechos porque la Parte 13 no ha terminado. Lucas nos invita a
correr al campo y jugar los capítulos finales por nosotros mismos. Es Jesús cuatro, el diablo nulo.
Vamos a ponernos las botas y marcar algunos goles más propios.

1 Estos dos versículos se pueden encontrar en Hechos 10:28; 11:17.


PARTE
14

TÚ y YO

ROMANOS, 1 y 2 CORINTIOS, GÁLATAS, EFESIOS,


FILIPENSES, COLOSENSES, 1 y 2 TESALONICENCES,
1 y 2 TIMOTEO, TITO, FILEMON, HEBREOS, 48 dC a 95 dC

SANTIAGO, 1 y 2 PEDRO, 1, 2 y 3 JUAN y JUDAS. AC

Muchas personas tratan el Evangelio de la misma manera que trata un acuerdo de licencia de software.
No lo estudian en detalle. Simplemente se desplazan hacia la parte inferior y distraídamente hacen
clic en "Estoy de acuerdo". Es por eso que veintiuno de los veintisiete libros del Nuevo Testamento
son cartas escritas por los primeros líderes cristianos a personas como tú y como yo. La parte 14 de la
Biblia nos explica por qué el Evangelio es una buena noticia y lo que significa para nosotros
experimentar la nueva vida de Jesús en nuestra vida diaria.
La primera de las veintiuna letras probablemente fue escrita por James en aproximadamente 48 DC.
Era el hermanastro de Jesús, el hijo de María y José, y el líder del equipo de ancianos que dirigían la
iglesia en Jerusalén. Escribe a los judíos cristianos dispersos por el Imperio Romano para darle una
muestra de sus sermones a la iglesia en la capital judía. Hacen mucho eco del libro de Proverbios,
mientras le recuerda a su congregación que seguir a Jesús significa vivir la vida a la manera de Dios.
"La fe sin hechos es inútil", nos advierte. "Como el cuerpo sin espíritu está muerto, así la fe sin obras
está muerta". El Evangelio no es una invitación a hacer clic perezosamente en "Estoy de acuerdo". Es
un mandato morir a nuestra antigua forma de vivir y comprometernos a vivir el camino de Dios.
No sabemos quién escribió Hebreos, la única otra carta del Nuevo Testamento que se dirige
exclusivamente a los cristianos judíos. Todo lo que sabemos es que fue escrito por un líder de la iglesia
judía unos tres años antes de que los romanos destruyeran Jerusalén y su Templo en el 70 DC. Este
sería un punto de inflexión en la historia judía (el Templo nunca se ha reconstruido), pero el escritor
de Hebreos prepara a sus lectores para que reaccionen de manera muy diferente a la tragedia de 586
a. No hay un equivalente en el Nuevo Testamento del libro de Lamentaciones porque la llegada de
Jesús el Mesías ha marcado un cambio fundamental en la gran historia de Dios. "Al llamar a este
pacto" nuevo ", ha hecho que el primero quede obsoleto; y lo que está obsoleto y desactualizado pronto
desaparecerá”, dice el escritor a los cristianos judíos. Los detalles de la Ley de Moisés son ahora "solo
una cuestión de comida, bebida y diversos lavados ceremoniales. Las regulaciones externas se
aplican hasta el momento del nuevo orden". A Pablo todavía le apasiona la raza judía e insiste en que
el Evangelio es dado “primero al judío, luego al gentil”. 3 Nos dice que, antes de que termine la gran
historia de Dios, los judíos se pondrán celosos de que tantos gentiles disfruten de una nueva vida a
través del Dios de Israel. Un gran número de judíos se volverán a Jesús como su Mesías y serán salvos.
Sin embargo, el gran mensaje de Gálatas es que los creyentes gentiles no deben ser sometidos a la Ley
Judía, y uno de los grandes mensajes de Efesios es que aquellos que fueron "excluidos de la
ciudadanía en Israel y de los extranjeros a los convenios de la promesa, sin esperanza". Y sin Dios
en el mundo... quienes una vez estuvieron lejos, fueron acercados por la sangre de Cristo. Porque él
mismo es nuestra paz, quien ha hecho de los dos grupos uno... Porque a través de él, ambos tenemos
acceso al Padre por un solo Espíritu. "Aquellos que rozan los detalles del Evangelio para hacer clic
en" Estoy de acuerdo, se pierden en la profundidad de lo que realmente significa la nueva vida en
Jesús.
Pablo gasta grandes secciones de sus cartas para asegurarse de que entendemos quiénes somos ahora
que hemos recibido la nueva vida de Jesús. Él nos dice que Dios nos eligió antes del comienzo de los
tiempos y que nuestra fe nos ha unido con Jesús. Morimos con Jesús, fuimos sepultados con Jesús,
nos criaron con Jesús y hemos ascendido al cielo para sentarnos con Jesús a la diestra de Dios. Pablo
nos dice que Dios quiere llenarnos completamente con su Espíritu Santo para que el mismo poder que
resucitó el cadáver de Jesús también traiga vida a nuestros cuerpos mortales. Las cartas de Paul han
inspirado decenas de miles de canciones de adoración a lo largo de los años. Cuanto más leemos la
letra pequeña del Evangelio, más agradecidos estamos con Dios y más queremos alabarle.
Pablo también gasta grandes secciones de sus cartas para asegurarse de que entendamos lo que
significa vivir la vida nueva que hemos recibido en Jesús. Desde que nos criamos con Jesús, todo
sobre la forma en que vivimos nuestras vidas ahora necesita cambiar. Necesitamos apartarnos de cada
ídolo y debemos ofrecer nuestros cuerpos como sacrificios vivos a Jesús. Tenemos que dejar que el
Espíritu Santo introduzca el carácter de Jesús en nuestros corazones, haciéndonos mejores padres e
hijos y trabajadores y empleadores y líderes y ciudadanos y vecinos. Debemos permitir que el Espíritu
Santo nos dé el poder de Jesús a través de los dones espirituales que nos ayudan a alcanzar y ayudar
a un mundo perdido y moribundo. Pablo nos asegura que los mismos dones que ejerce en el libro de
los Hechos todavía están disponibles para usted y para mí. Estarán disponibles hasta el momento en
que Dios ponga fin a su gran historia humana.
Pablo también gasta grandes secciones de sus cartas que nos muestran cómo administrar el mensaje
de una nueva vida en Jesús hasta ese día. Nos muestra cómo resistir los trucos del Diablo, cómo orar,
cómo compartir el Evangelio con los demás, cómo hacer discípulos y cómo construir iglesias
saludables que se reproduzcan en todo el mundo. "El evangelio está dando frutos y creciendo en todo
el mundo", nos recuerda. “Sé sabio en tu forma de actuar hacia los forasteros; Aprovecha al máximo
cada oportunidad.”5
Estas veintiuna letras están tan repletas de la letra pequeña del Evangelio que deberían cautivar nuestra
atención para toda la vida. Cuanto más leemos, más entendemos. Cuanto más entendemos, más
queremos adorar. Cuanto más adoramos, más nos encontramos equipados para llevar a cabo el trabajo
que comenzaron Pablo y los otros escritores del Nuevo Testamento. Así que no te pierdas el panorama
general de la Parte 14 de la Biblia. Dios nos da veintiuna cartas personales en lugar de veintiuna
conferencias frías porque el Evangelio no es una invitación a desplazarse por una lista de palabras y
hacer clic en "Estoy de acuerdo". Es una invitación a sumergirse en la nueva vida de Jesús y aplicarla
a cada área de nuestras vidas.
La gran historia de Dios no ha terminado. Todavía se está jugando en tu vida y en la mía. Es por eso
que la Parte 14 de la Biblia consiste en veintiuna letras. Fueron escritos para ti y para mí.
1 Ver Santiago 2:20, 26; Hebreos 8:13; 9:10; 12:22.

2 1 Juan 1:1–3; 5:13.

3 Estas citas de las cartas de Pablo se pueden encontrar en Romanos 1:16; 9:1–9; 11:11–32; Efesios 2:11–22. 4
Pablo dice que estos dones durarán hasta que Jesús regrese y lo veamos "cara a cara" (1 Corintios 1:7; 13:9–12).
5 Colosenses 1:6; 4:5.
PARTE
15

FIN DE LA HISTORIA

REVELACIÓN 100 AD A LA SEGUNDA VENIDA DE JESÚS

La vejez nunca es fácil, pero para John era una pesadilla viviente. Vivió hasta los cien años y sus
últimos años no fueron agradables. Las cosas se volvieron tan difíciles para la Iglesia que comenzó a
preguntarse si era el final de la historia para el pueblo de Dios.
En el año 95 dC, todos los doce discípulos originales estaban muertos, excepto Juan. Han sido
decapitados o crucificados o algo peor. A pesar de su extrema vejez, John había sido desterrado a la
isla griega de Patmos, donde escuchó fragmentos de noticias de que miles de cristianos comunes
estaban siendo martirizados por los romanos. Además de esta persecución en el exterior, la Iglesia
había sido infectada con falsas enseñanzas, inmoralidad y corrupción en el interior. Podemos decir
que Juan debe haberse sentido un poco como lo hacemos cuando miramos a nuestro alrededor hoy y
vemos una Iglesia tan débil que nos hace dudar del mensaje de Hechos y de las cartas del Nuevo
Testamento. Podemos decir que debe haber estado tentado a sucumbir a la decepción y la
desesperación, porque Dios le dio un aliento asombroso. Le dio una visión de Jesús que era tan
poderosa que se convirtió en el último libro del Nuevo Testamento. Revelación es la Parte 15 de la
Biblia, la parte final de la gran historia de Dios.
En Apocalipsis 1, Juan describe lo que vio de Jesús. Dios retira la cortina para revelar lo que realmente
está sucediendo en el cielo detrás de las escenas problemáticas de la historia. Juan conocía a Jesús
cuando se revela en los cuatro evangelios mejor que nadie: ¡escribió uno de los evangelios! Conocía
a Jesús como un carpintero humilde, como un hombre sin pecado, como el sacrificio sufriente de Dios
y como el Señor resucitado. Pero esto no fue suficiente para mantenerlo confiando en el Evangelio a
lo largo de los altibajos de la historia. Tuvo la tentación de pensar que era el final de la historia para
el pueblo de Dios, hasta que vio una visión de Jesús tal como está ahora en el cielo. El Rey de reyes
ascendido que reina en el Trono del cielo en la gloria indiscutible es demasiado poderoso para fallar.
John se apoyó en el pecho de Jesús en la Última Cena, pero confiesa que esto no lo había preparado
para vislumbrar a Jesús en toda su gloria: "Su rostro era como el sol brillando en todo su esplendor.
Cuando lo vi, caí a sus pies como si estuviera muerto”. 6 La parte 15 de la Biblia nos prepara para
caminar a través de los altibajos de la historia de AD, a salvo de que Jesús siempre tiene el control: el
final de la historia.
En Apocalipsis 2 y 3, Jesús dicta siete cartas a siete iglesias en la provincia romana de Asia. Estas
eran iglesias reales, pero Jesús usa su condición para prepararnos para el estado de la Iglesia a lo largo
de la historia. Habrá momentos en que la Iglesia pierda su primer amor y se vea tibia y dormida, pero
no debemos engañarnos a nosotros mismos de que esto significa que es un "juego terminado" para el
Evangelio. Jesús llena estas siete letras con alusiones a la historia de Israel del Antiguo Testamento
porque quiere asegurarnos que él es tan soberano sobre los eventos de la historia de AD como lo fue
sobre los eventos de la historia de BC. Jesús termina cada carta con una promesa sobre lo que hará
por nosotros si nos mantenemos fieles y perseveramos. Viviremos con él para siempre en el paraíso y
comeremos del árbol de la vida que Adán perdió. Comeremos mejor maná que Moisés y disfrutaremos
de un Reino mejor que David. Formaremos parte de un Templo mejor que el que fue construido por
Salomón y una ciudad mejor que la que construyó Nehemías. La infidelidad de los cristianos no puede
arruinar la gran imagen de Dios.
En Apocalipsis 4–5, Juan ve una visión de lo que está sucediendo en el cielo. Él ve que Jesús es el
Cordero de Dios sacrificado y que solo él tiene poder para abrir el libro de la historia. Solo él dará
forma al capítulo final de la historia humana. El Diablo puede atacar a la Iglesia e intentar aislar el
poder del Evangelio, pero no puede detener el canto de alabanza a Jesús que resuena en el cielo: “con
su sangre, compró para Dios personas de cada tribu, idioma, pueblo y nación.”
En Apocalipsis 6–7, Juan observa a Jesús romper cada uno de los Siete Sellos que representan su
poder soberano para dar forma al libro de la historia. A pesar de los mejores intentos del Diablo por
destruir a la raza humana, Dios siempre tiene la última palabra en la historia. Incluso puede dar la
vuelta para la buena guerra y el hambre y la enfermedad y la persecución. Jesús se asegurará de que
el dolor amargo de la historia mundial tenga un final dulce y feliz. John levanta la vista y ve que "allí
delante de mí había una gran multitud que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, personas
y lenguas, de pie ante el trono y ante el Cordero... Y gritaron en voz alta: 'Salvación pertenece a
nuestro Dios, que está sentado en el trono, y al Cordero ''. La parte 15 de la Biblia nos advierte por
adelantado que la historia será difícil a veces mientras esperamos que regrese Jesús, pero también nos
promete que Jesús gobierna La sala del trono de los cielos.
En Apocalipsis 8–20, John ve los acontecimientos de la historia de AD una y otra vez, representados
por el sonido de las siete trompetas y el surgimiento de los siete tazones. Él los describe en lenguaje
apocalíptico, un antiguo género que Daniel 12:10 dice que fue deliberadamente oscuro para que
"ninguno de los malvados entienda, pero los que son sabios entenderán". Dios quiere que entendamos
que la Iglesia se verá muy débil Por largos periodos de la historia. A veces, incluso parecerá que la
Iglesia está muerta y que el Diablo ha ganado. Pero si el plan maestro de Dios para salvar al mundo
involucraba a su propio Hijo sufriendo y muriendo, no debemos desanimarnos como si este pudiera
ser el final de la historia. En Apocalipsis 20, Dios derrota al Diablo y lo arroja al infierno para siempre.
Los que son arrojados al infierno porque se pusieron de parte de él y rechazaron la promesa de una
nueva vida en Jesús, no tienen excusa. Dios nos ha dado tanto tiempo para arrepentirnos que ninguno
de nosotros puede quejarnos de que Dios está siendo injusto cuando la historia finalmente termina.
Apocalipsis 21–22 es el gran final glorioso de la Biblia. Habiendo tratado con decisión el mal en el
Día del Juicio, Dios ahora puede darnos una idea del paraíso que espera a los que lo siguen. Él promete
que recreará el mundo como siempre fue su intención antes de que Adán y Eva pecaran. El cielo bajará
a la tierra y él fusionará a los dos en un lugar glorioso donde Dios morará con su pueblo para siempre.
El Señor grita triunfante desde su Trono al final de la Revelación: “¡Mira! La morada de Dios está
ahora entre la gente, y él morará con ellos. Ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos y
será su Dios. "Él borrará cada lágrima de sus ojos. "Ya no habrá más muerte", "lamento", "llanto"
o "dolor", porque el viejo orden de cosas ha pasado... "¡Estoy haciendo todo lo nuevo!"
Ese es el final de la historia. A eso se dirige la historia del mundo. Ese es el gran final de una historia
que nos ha llevado a través de 66 libros, 1,189 capítulos y 31,102 versos. Descubrimos que toda la
historia de BC y AD simplemente formó el preludio de la vida eterna que disfrutaremos con Jesús
durante toda la eternidad. Dios nos ama tanto que compara nuestra relación eterna con Jesús con la de
un novio y novia radiante cuando finalmente se unen el día de su boda. Dios está tan comprometido
con salvar a las naciones que le revela a Juan que la Nueva Jerusalén es una ciudad tan grande que
mide 2,75 mil millones de millas cúbicas.
Habrá contratiempos. Habrá momentos en que la gran historia de Dios parece haber llegado a su fin.
Pero no dejes que eso te haga perder el panorama. Dios está en el Trono y él está dando forma soberana
a los acontecimientos de la historia mundial para cumplir su plan maestro para salvar al mundo.
"Vengo pronto", nos dice Jesús cuando la Biblia llega a su fin. Respondamos con Juan: "Amén. Ven,
Señor Jesús”.
Dios está en el trono. Su gran plan para salvar el mundo tendrá éxito por completo. Fin de la historia.

6 Los versículos citados en este capítulo se pueden encontrar en Apocalipsis 1:16–17; 5:9; 7:9-10; 21: 3–5;
22:20.
CONCLUSIÓN: QUEMAR DESPUÉS DE LEER

En un día de otoño de 1536, un hombre llamado William Tyndale fue quemado en la hoguera en un
patio del castillo, a unas pocas millas de la ciudad belga de Bruselas. Su crimen Fue el primer hombre
que tradujo la Biblia del hebreo y del griego al inglés común para que toda la nación pudiera descubrir
la gran historia de Dios por sí mismos. Acaba de terminar de leer un resumen de 100 páginas del libro
por el cual William Tyndale estaba dispuesto a morir. Se quemó para que pudieras leer.
Este pequeño libro está destinado a ayudarlo a comprender el panorama general de la gran historia de
Dios, pero no pretende ser un sustituto de la lectura de la Biblia. William Tyndale fue ejecutado porque
las clases dominantes se enfurecieron porque él estaba contrabandeando Biblias a Inglaterra,
escondiéndolas dentro de los sacos de maíz que se importaban de los campos de cosecha de Bélgica.
Los ingleses del siglo XVI no se contentaron con escuchar la gran imagen de la Biblia predicada en
sus iglesias todos los domingos. Estaban dispuestos a arriesgarlo todo para echar una mano sobre una
Biblia y leerla todos los días. Seiscientos de ellos serían ejecutados en las dos décadas que siguieron
a la quema de William Tyndale.
Estás a punto de terminar este pequeño libro. La pregunta es: ¿Qué harás como resultado? ¿Te
deslizarás de nuevo en una cultura que está ocupada con muchas cosas que realmente no importan, o
te quemarás con una pasión para sumergirte en la Biblia y descubrir la gran historia de Dios con mucho
más detalle?
Para ayudarlo, he escrito una serie de comentarios devocionales sobre la Biblia en un estilo similar al
de la Biblia en 100 páginas. Si ha disfrutado de este pequeño libro, estos comentarios le serán muy
útiles, y le guiará por turno a través de cada uno de los sesenta y seis libros de la Biblia. Le explicarán
lo que dice cada libro, lo desafiarán a enfrentar lo que eso significa y lo ayudarán a aplicar ese desafío
a su vida. Puede encontrar todos los libros en la serie de comentarios de Straight to the Heart en
Amazon, en cualquier tienda de libros o en www.philmoorebooks.com
Este libro en particular se basó en una serie de sermones que prediqué en Everyday Church, la iglesia
que dirijo en Londres, Inglaterra. Toda nuestra predicación está arraigada en la Biblia por la cual
William Tyndale dio su vida para traducirla a nuestro idioma. Ponemos nuestros sermones en línea de
forma gratuita, como videos y como archivos de audio, para ayudar a las personas a profundizar en la
gran historia de Dios. Si cree que esto podría ayudarle, puede encontrar todos nuestros sermones más
recientes en www.everyday.org.uk/sermons
También utilizo Twitter para ayudar a las personas a seguir a Jesús todos los días. Puedes encontrar
estos tweets buscando @philmoorelondon
William Tyndale fue quemado en la hoguera y murió a causa de su pasión por la Biblia, pero Dios
quiere que le prendan fuego con la pasión de vivir por la Biblia y proclamar su mensaje a un mundo
perdido y moribundo. En el siglo XVIII, John Wesley dirigió uno de los más grandes avivamientos
cristianos en la historia del mundo de habla inglesa. Millones de personas en todo el mundo se
convirtieron en seguidores de Jesús debido a su intrépida predicación del mensaje de la Biblia. Cuando
la gente le preguntó cómo se las arregló para atraer tales multitudes, les dijo: "Me prendí fuego y la
gente vino a verme quemarme". Porque se prendió fuego con pasión para estudiar la Biblia y predicar
su mensaje, Pudo escribir en una carta a uno de sus amigos: “La Palabra del Señor corre y es
glorificada, y su trabajo continúa y prospera. Las grandes multitudes están en todas partes
despertadas y gritan: ¿Qué debemos hacer para ser salvos?"
William Tyndale está muerto. John Wesley está muerto. Pero tú y yo vivimos. ¿Qué vas a hacer con
el mensaje que has descubierto en las páginas de la Biblia? ¿Dejarás que la gran imagen de la gran
historia de Dios te prenda fuego? ¿Verás este pequeño libro como un simple trampolín que te ayudará
a adentrarte más en los detalles de la Biblia?
Si quieres que Dios camine contigo mientras él caminaba con Noé, entonces lee la Biblia. Si quieres
que Dios te hable como le habló a Abraham, entonces lee la Biblia. Si quieres que Dios te guíe como
lo hizo con Moisés, entonces lee la Biblia. Si quieres que Dios te libere como lo hizo con David,
entonces lee la Biblia. Si quieres que Dios te haga tan fructífero como él hizo a Pablo y a los otros
líderes cristianos primitivos, entonces lee la Biblia. Dios es Dios y nosotros no, por lo que en la Biblia
nos ha brindado toda la ayuda que necesitamos para desempeñar el papel privilegiado que nos ha dado
en su historia.
Ese es el panorama general. Ese es el mensaje de la Biblia. Lo que hagas con ese mensaje ahora
depende de ti.