Você está na página 1de 3

Formación Integral

Género y Sexualidad

LA CUESTIÓN DEL GÉNERO

Página del Cuadernillo

“Salud Sexual y reproductiva para la capacitación de educadores y agentes comunitarios”

¿Qué es el género?

El género se refiere a las diferencias que existen entre hombres y mujeres en cuanto a ideas, valores, y modos de
actuar; estas diferencias no tienen un origen biológico, sino que son construcciones que la cultura impone a hombres y
mujeres para cumplir determinados papeles.

Ejemplo: se pide a los hombres que sean fuertes y formales, y a las mujeres que sean bonitas y tiernas.

Estas manifestaciones dependen del sexo de la persona, su expe-riencia, su educación y sus valores entre otras.

Nuestra primera identidad es el sexo. Somos mujeres o varones y esto marca una diferen-cia. El nombre es otra parte
de nuestra identidad; la edad es otra, puesto que no seremos tratados de la misma manera en el transcurso de nuestra
vida; el estado civil, ser soltera o soltero o estar casada o casado; la clase social que nos abrirá o no a otros aspectos
de la vida, a la educación; la región donde vivimos; nuestro país determina nuestra nacionalidad.

Del mismo modo nuestra familia nos hereda una religión, la cual elegimos después seguirla o no. Éstas características
pueden ser cambiadas, por ejemplo el cambiar de nacionalidad, de religión; y otras son permanentes como el sexo o
nuestra familia.

La identidad de género es un proceso de formación y transformación que sigue a lo largo de la vida, que cambia de un
lugar a otro, y que es reconstruible.

El aprendizaje del género se da primero en la familia; en una interacción en la cual mostra-mos nuestros gestos, sonrisas
con la madre o el padre.

La niña o el niño aprenden las actitudes que las provocan y saben como actuar de acuerdo a los otros, porque
también han aprendido a identificar sus actitudes. Incluso desde antes de nacer cuando los padres preparan las ropa de
color rosa o azul, o los juguetes como las muñecas o los carritos… todo da cuenta de las expectativas que se tiene en
cuanto a ser una niña o un niño.

Algunos papás y mamás piensan que si engendran niñas, éstas valen menos por ser mujeres; que tendrán menos
oportunidades en la vida, que sufrirán más, que no trabajarán igual que los hombres, que hay mayores peligros y
riegos fuera de casa, que se las debe de tratar con delicadeza.

Esto puede ser bueno o no, si es tomado como una incapacidad para moverse o defenderse, encaminándolas
entonces a labores del hogar, viendo todas estas cualidades como debilidades por ser señaladas como el género
femenino, siendo a la vez una limitante, porque también se dice que el cuerpo de la mujer es más débil que el del
hombre, lo que es difícil de creer si pensamos que las mujeres dan a luz y amamantan.
http://www.formacion-integral.com.ar Potenciado por Joomla! Generado: 22 July, 2011, 14:49
Formación Integral

Ser mujer está asociado a la creencia de que ella necesita de otro, ese otro que es el "hombre", para que la proteja de
otros hombres; ya que siempre se la percibe como necesitada de protección, débil y limitada.

Esto no es así, pero así lo han aprendido muchas mujeres. Por ejemplo, han aprendido a sentir el propio cuerpo de
manera negativa, que la menstrua-ción, la menopausia, el embarazo son enfermedades cuando en realidad son procesos
naturales.

Esto ha llevado a muchas mujeres a una no apropiación del propio cuerpo, a un vivir como "seres para los otros" (esposa,
madre, hija, hermana, etc.). Es-te "ser para otro" le impide ser para sí misma, porque su cuerpo está ahí para los
demás.

Estas son las bases de un sistema patriarcal, en donde la sociedad, las normas, las cre-encias y las instituciones son
más conservadoras y rígidas, dando así los modelos a seguir.

Asimismo, se considera a los hombres como los fuertes, los que pueden hacer lo que quie-ran, trabajar, salir por las
noches, ganar dinero; son los de la fortaleza, los de la capacidad para pensar y reflexionar, los de la seguridad y el
apoyo para tareas fuera de casa. Nuestra sexualidad también es parte de nuestra identidad.

Las normas sociales se han encargado de controlar las prácticas sexuales desde la juventud, por eso se valora la
virginidad, la castidad, la pureza pero sólo en las mujeres. Como se planteó en páginas anteriores la sexualidad comienza
cuando nacemos y termina cuando morimos.

Es la capa-cidad de sentir con nuestro cuerpo, con los sentidos, con los sentimientos y con la mente.

El género puede conceptualizarse como un producto cultural que evoluciona con el ser humano y refleja la ideología
predominante del momento histórico por el que pasa la humanidad. Por ello es que el orden social da el marco de reglas
para lo femenino y lo masculino.

Las perspectivas de las mujeres y los hombres en cuanto a la sexualidad van ligadas a los mitos, creencias, y
experiencias propias de cada sexo y generalmente operan a nivel no consciente, es por que así se hace o así se piensa.
Esto es crear una discriminación por algo o alguien con preferencias distintas. Esta discriminación, es entendida como dar
un trato distinto a algo igual, pero es también tratar igual a lo que es distinto. La discriminación está apoyada en
estereotipos que atribuyen características negativas o indeseables sobre algo o sobre alguien, basadas en ideas
equi-vocadas, pero la cultura las acepta como ciertas.

En este sentido, la sexualidad femenina está ligada a la reproducción aceptada dentro del matrimonio; el placer no se
contempla como tal sino como único derecho del varón para sentirlo.

Los temores, culpas, vergüenzas, son promovidas socialmente y muestran determinados mode-los de sujetos morales a
seguir, lo que no ayuda a ejercer una mejor sexualidad, sino al contrario, provoca en la mujer o/y en el hombre conflictos
por la falta de información sexual (como sobre el uso de métodos anticonceptivos, sobre embarazo no planeado, aborto,
infecciones de transmisión sexual (ITS), de VIH/SIDA)

Es necesario dar un punto de vista basado en la igualdad y el respeto por mujeres y hom-bres. Es necesario también
valorar los derechos humanos que benefician a la libre opción, libertad e igualdad frente a la sexualidad.

¿Cómo hacerlo? Mediante el ejercicio de los derechos, la autonomía de la toma de decisiones de cada persona,
http://www.formacion-integral.com.ar Potenciado por Joomla! Generado: 22 July, 2011, 14:49
Formación Integral

fundamentadas e informadas de los recursos materiales para tener acceso a los servicios, métodos y técnicas que
permitan ejercer una mejor sexualidad.
Envía un Comentario del Artículo

http://www.formacion-integral.com.ar Potenciado por Joomla! Generado: 22 July, 2011, 14:49