Você está na página 1de 8
UNIDAD 8 uesta de Lean las ‘nplica (4) jue ges lecirlo que entonces Mad 31. Busque stencia que f Kierkegaard, payalos en sus car oloquenles un fhidde explicativo, 3. Pruebas para demostrar la existencia de Dios y criticas a ellas 3.1 San Anselmo: el argumento ontolégico San Anselmo nacié en Aosta, Italia, en el aio 1035 y murid en 1109. EL objetivo de su obra fue demostrar racionalmente la Revelacidn, y en Proslogion desarrollé una prueba de la existencia de Dios conocida como el “argumiento entoldgico”, que transcribimos a continuacion: UNIDAD 8 ‘Seftor, nosotras creemes que tii eres un ser tal que no puede concebinse nada mds gran de, cAcaso no existe wna naturaleza semejante porque ef necio haya dicho en su corazén "No hay Divs” (Sulmo Xili, 112 Pero por cierto ese necio cuando oye lo que digo, ‘un ser tal que no puede pensarse en nada mais grande’, comprende lo que oye -y lo que compren- de estd en su inteligencia aun cuando mo conprende que eso exista- Cuando el pintor eli bora su obra, a tiene en su espiritu, pero to capta todavia la existeneia de lo que aiin We hha realizado. Pero después de haberla pintado la tiene en su inteligencia y conyprende asi misino Ia existencin de lo que ha creado. El necio, tantbin él debe concebir que por lo sne- nos hay en la infeligencia wn ser tal que’ no se puede concebir nada mis grande, puesto que Jo oye y fo comprende y todo fo que se conprende esté ext la ate gencia, Pero, por cierto, Jo que'es de naturaleza tal que-no puede concebirse nada mnés grande no puede existir s0- Joen ta itetigencia, En efecto, si este ser existiera solamente en el espiritu se fo podria com cebir como estando también en ta realidad, lo que seria superior. Luego, si ese ser tal que no puede concebirse otro mas grande que él esturiera solamente en el espiritu, entonces ese ser fal que no puede concebirse obro mis grande que él seria un ser tal que s¢ podria con cebir otro més grande que él, loque por cierto es iniposible. Existe, pues, sin ningunan du dda, un ser tal gue io se puede concebir otro muds grande, y ese ser estd a la vee la fate- ligencia y em la realidad (..). Y ese ser eres ti, sefor Dios nuestro: ti ewistes tan realnien te que no puedes ser pensado como inexistente.”= Como vemos, San Anselmo parte de la idea misma de Dios. La fe afirma que Dios es un ser tal que no puede concebirse uno mas grande. i Ahora bien, esta nocién existe ya como idea, ¥ aun el necio -asi se nombra al no i creyente en los Salmos (XIII-1)-, desde el momento en que admite esa idea, admi- te que la misma existe en su mente, Pero existir en la mente es menos que existir en la mente y en la realidad; por lo tanto, si ese ser solo existiese en la mente, ya no seria aquello mayor que lo cual nada puede concebirse. Por lo tanto, desde ol admitir que Dios existe. momento en que se acepta la nociin de Dios, se deb Este argumento ha ejercido gran influencia y ha sido objeto de numerosas refu- taciones (veremos mas adelante emo Descartes propone un argumento similar) Cuando San Anselmo atin vivia, un monje benedictino de nombre Gaunilo, Muerto en 1083, realiz6 una critica al argumento ontoldgico, que fue respondida por el mismo autor. Gaunnilo expuso su critica en su optisculo, al cual titulé En defensa del necio en obvia alusion a la mencién de San Anselmo. Alli, ese monje decia que, si concebi mos la idea de unas “Islas Afortunadas” como tierras hermosisimas y perfectas, debemos entonces afirmar que las mismas existen, pues si no, no serian perfectas. San Anselmo respondis diciendo que esa critica no era valida, pues el argumento que él proponia no valia para cualquier entidad, sino solo para aquel ico ser en el cual la esencia y la existencia se identifican, es decir, un ser tal que su esencia consis- te en existir, y ese ser es Dios. Aquellas islas, aunque fueran lo mejor dentro de su gé- nero, no serian perfectas. Solo existe un ser verdaderamente perfecto, v ése es Dios ha reprochado también al argumento ontoldgico que la idea de un ser per SAN ANSELMO, m 69 G, PASCAL it pig 7, tad ee 4 rast Gall dal Ae UNIDAD 8 a real. De la idea de un ser perfecto solo podemos deducir que, en caso de existir, este existiria en forma ne- cesaria, pero no podemos deducir que efectivamente exista.» fecto incluye la idea de existencia, mas no la existenk 3.2 Santo Tomés: las cinco vias Santo Tomas propone cinco prucbas © vias para demostrar la existencia de Dios. Todas ellas guardian una estructura similar, que ests dada por los siguientes puntos: 1. Partir de un hecho extraido de la experiencia sensible, debido a que el hom- bre no puede conocer sino abstrayendo del dato que brindan los sentidos. 2. Considerar ese hecho del cual se ha partido como un efecto, que supone una | 3. Suponer que toda cadena causa-efecto debe tener un principio, una causa primera, puesto que una serie causal seguida al infinito seria absurda, 4. Afirmar que esa causa primera es Dios, A continuacién analizaremos cada una de las vias mostrando eémo esos cuatro. puntos se dan en todas, i 3.2.1 Primera via: por el movimiento i 1. Todos tenemos la experiencia de que las cosas se mueven (Santo Tomas, co- i mo Aristiteles, toma el término “itimienta” en el sentido amplio de “cambio”). i LLas flores crecen, ese gato camina y la lena que puse en el hogar comenzé a ar- ‘ de j 2, Pero todo lo que se mueve se mueve por otro. Que algo se mueva significa que ha pasado de la potencia al acto, de modo que para que pueda haber cam- bio es preciso que eso que cambia (el mévil) esté en potencia respecto de aque- Ho hacia donde se mueve, Para que la leita se caliente es preciso que no esté ca- liente, y, cuando finalmente se ha calentado, el movimiento cesa Sin embargo, para que la lefa pase de la potencia al acto de estar caliente, es necesario un motor, es decir, otra cosa que la mueva. Este motor debers tener en acto aquello que el mévil solo tiene en potencia (en este caso, el calor). Asi, por ejemplo, el fuego es caliente en acto, y por eso calienta la lena. ¥ es preciso que exista un motor distinto del movil, puesto que una cosa no puede estar, ala ver, Sento Tomss en potencia y acto respecto de lo mismo, “eee 3. Sin embargo, el motor es ala vez movido por otro. Pero es preciso que esta serie tenga un primer motor, puesto que si no lo tuviera no habria tampoco un segundo ni un tercero, Ese primer motor deberd ser, ademas, inmévil: mueve sin ser movido, puesto que si fuera mévil se reiniciaria la cadena, 4. Fse primer motor inm6vil corresponde a lo que todos Haman Dios. En las tres vias siguientes leeremos a Santo Tomas, 8 Tamale ee A. MILLAN PEI LES, oi