Você está na página 1de 4

Recomendaciones

 para  la  elaboración  de  un  marco  teórico  


 
por  Javier  Bassi    
(2011)  
 
 
(Nota:   este   texto   es   un   extracto   del   libro   Formulación   de   proyectos   de   tesis   en   ciencias  
sociales.  Manual  de  supervivencia  para  estudiantes  de  pre-­‐  y  posgrado  que  está  disponible  
aquí.)  
 
En   su   Manual   de   metodología   (disponible   aquí);   Sautu,   Boniolo   y   Dalle   (2005,   p.   21)  
definen   el   marco   teórico   de   un   proyecto   de   investigación   como   un   «corpus   de   conceptos  
articulados   que   orienta   la   forma   de   aprehender   la   realidad».   Esta   definición   supone   dos  
cosas:  que  el  marco  teórico  construye  realidad,  en  el  sentido  fuerte  de  la  expresión  y  que,  
específicamente,   construye   el   problema   de   investigación   que   se   abordará   en   la  
investigación.   En   efecto,   al   elegir   teorías   y   conceptos   para   acercarnos   al   tema   a   tratar,  
estamos  determinando,  literalmente  hablando,  la  forma  en  que  un  objeto  de  investigación  
—es  decir,  parte  de  la  realidad—  será  concebido.    
Por   ello,   creo   que   el   marco   teórico   debe   contener   todo   lo   teóricamente   relevante  
para   la   comprensión   del   problema   de   investigación,   es   decir,   ser   pertinente   y   suficiente.  
Por   otro   lado,   y   en   referencia   a   la   primera   parte   de   la   definición   (la   idea   de   «conceptos  
articulados»):   el   marco   teórico   no   es   una   yuxtaposición   o   sucesión   de   conceptos   o   teorías:  
éstos   deben   estar   organizados   coherentemente   en   torno   a   una   línea   argumental   o   guión.  
Deben  precisarse  las  relaciones  entre  los  conceptos,  la  posición  que  se  asume  respecto  de  
las  diversas  teorías  presentadas  y  su  operacionalización  a  fines  de  la  investigación.  La  falta  
de   esta   articulación   —el   collage   teórico—   es   el   defecto   más   común   en   los   proyectos   de  
investigación.    
Pedí  a  mi  amigo  Pablo  Hernández  que  representara  gráficamente  un  marco  teórico  
para  el    manual  que  estaba  escribiendo  (ver  aquí)  y  dibujó  esto:    
 

 
Podría   pensarse,   desde   la   ilustración,   que   las   pequeñas   circunferencias   son   los  
conceptos  y  las  rayitas  son  las  relaciones  que  los  vinculan.  Así,  hacer  un  marco  teórico  es  
poner  la  esfera  (tridimensional)  en  lenguaje  (secuencial),  es  decir,  recorrer  la  esfera  de  la  
única  forma  en  que  el  lenguaje  puede  hacerlo:  linealmente.  ¡No  es  una  tarea  fácil!    
Entonces,  las  primeras  recomendaciones:  
 
—Considera  el  marco  teórico  como  una  forma  de  ver  la  realidad,  que  debe  ser  explicada  de  
forma  clara  y  exhaustiva  
—El  marco  teórico  se  deriva,  al  menos  parcialmente,  de  la  formulación  del  problema:  no  
puede  haber  en  ésta  nada  que  no  sea  abordado  en  el  marco  teórico.  Pero,  al  mismo  tiempo,  
lo  que  llegamos  a  considerar  un  problema  es,  en  buena  medida,  una  construcción  teórica.  
Existe   así   una   relación   directa   y   bidireccional   entre   ambas   partes   de   un   proyecto:  
formulación   del   problema   y   marco   teórico.   En   la   práctica,   supone   que   ambas   se   piensan  
juntas,  aunque  se  escriban  separadas  
—En   relación   con   lo   anterior,   las   tres   cualidades   que   debe   reunir   un   marco   teórico   son  
pertinencia,  suficiencia  y  jerarquización.  La  primera  hace  referencia  a  que  haya  coherencia  
entre   el   problema   de   investigación   y   las   teorías   tratadas.   Esto,   en   ocasiones,   es   algo  
bastante  difícil  de  ver  y  puede  no  ser  para  nada  obvio.  La  segunda  hace  alusión  a  que  en  el  
marco   teórico   esté   todo   lo   que   debe   estar,   es   decir,   que   todas   las   aristas   del   problema   sean  
abordadas,   de   las   más   generales   a   las   más   específicas.   Esto   último   alude   a   la   tercera  
cualidad   —la   jerarquización—:   las   teorías   deberían   presentarse   de   las   más   generales  
(aquéllas  que,  siendo  pertinentes,  «tocan»  el  problema  más  de  lejos)  a  las  más  específicas  
(aquéllas   que   abordan   de   forma   directa   el   problema   de   investigación).   El   marco   teórico  
debe   ir,   entonces,   de   lo   general   a   lo   particular.   Concretamente,   de   los   paradigmas  
(esquemas  amplios  de  conocimiento,  que  determinan  qué  puede  ser  un  problema  y  cómo  
abordarlo),  a  las  teorías  generales  (posturas  acerca  de  la  sociedad  y  del  rol  de  las  personas  
en  ella),  hasta  llegar  a  las  teorías  sustantivas  (las  teorías  que,  de  forma  concreta,  se  refieren  
al  objeto  de  estudio)  (Sautu  et.  al,  op.  cit.)  
—El   marco   teórico   debe   ser   un   relato   coherente   e   integrado,   en   el   que   se   presentan   los  
conceptos  centrales  y  se  precisan  las  relaciones  entre  ellos.  A  esta  cualidad  se  le  denomina  
coherencia   interna   y   siempre   es   evaluada   en   los   proyectos.   La   coherencia   debe   ser  
epistemológica   (no   se   puede   alternar,   por   ejemplo,   entre   posiciones   positivistas   y  
construccionistas)   y   teórica   (no   se   pueden   mezclar   teorías   incompatibles   como,   por  
ejemplo,  el  psicoanálisis  y  el  conductismo)      
—Se   debe,   habitualmente   al   final   del   marco   teórico,   operacionalizar   los   conceptos  
referidos,  es  decir,  optar  por  unas  teorías  en  lugar  de  otras  y  explicitar  en  qué  sentido  se  
usarán  conceptos  y  teorías  en  la  investigación  
 
Una   buena   forma   de   abordar   el   marco   teórico,   es   hacerse   algunas   preguntas:   ¿Qué  
temas/conceptos/teorías   son   tocados   por   el   problema?   ¿De   qué   modo   puede   pensarse  
dicho   problema?   ¿Qué   necesito   saber   para   entender   el   problema?   ¿Qué   teorías   podrían  
explicar  los  posibles  resultados  de  la  investigación?  Las  respuestas  a  estas  preguntas  nos  
pueden   dar   pistas   acerca   de   hacia   dónde   orientar   la   búsqueda   de   teorías   que   puedan  
ocuparse  de  nuestro  problema  de  investigación.  
 
Menciono,  entonces,  otras  recomendaciones:  
 
—Piensa   de   forma   abierta   qué   teorías   pueden   ayudarte   a   pensar   el   problema   de  
investigación.  ¿Qué  teorías  son  pertinentes  y  suficientes  para  entenderlo?    
—Organiza   el   marco   teórico   de   forma   jerárquica:   de   los   paradigmas,   a   las   teorías  
sustantivas,  pasando  por  las  teorías  generales  
—Antes   de   empezar   a   escribir   el   marco   teórico,   escribe   un   guión:   lista   las   teorías   en   el  
orden  en  que  vayas  a  tratarlas.  Un  guión  es  suficiente  para  saber  si  el  marco  teórico  será  
pertinente,   suficiente   y   bien   jerarquizado.   No   hace   falta   que   sepas   exactamente   qué  
incluirás  en  cada  apartado.  Para  el  guión,  puede  bastar  algo  como  «Alguna  teoría  acerca  de  
la  reconstrucción  de  la  identidad»    
 
Diría  que  ésas  son  mis  recomendaciones  principales.  De  todas  maneras,  mencionaré  
otras,  teniendo  en  cuenta  los  problemas  más  frecuentes  en  los  proyectos  de  investigación.    
 
—Elige  un  nombre  elegante  para  el  trabajo.  Recuerda  que  el  título  empuja  a  seguir  leyendo  
con  interés…  o  no.  El  título  no  debería  ser  demasiado  largo  y,  sobre  todo,  debería  retratar  
el  núcleo  de  la  investigación,  sin  entrar  en  detalles  
—Incluye,  al  principio  del  proyecto,  una  introducción,  donde  se  explique  el  propósito  de  la  
investigación,   el   marco   institucional   en   el   que   se   realiza   y   las   partes   de   las   que   constará   el  
trabajo  
 
 
 
—Redacta,   si   no   eres   un/a   gran   escritor/a   de   proyectos,   con   oraciones   cortas   y   simples.  
Son  errores  muy  comunes:  la  artificiosidad  en  la  redacción  (prosa  rebuscada  o  inútilmente  
complicada)   y   las   oraciones   muy   largas   (incluso   de   un   párrafo   entero).   Si   no   eres  
experto/a   redactando,   es   mejor   ir   a   lo   seguro,   que   es   esto:   sujeto   +   verbo   +   predicado   +  
punto  seguido.  Y  vuelta  a  empezar  
—Arma   párrafos   de   cuatro   o   cinco   oraciones   y   pon   punto   aparte:   es   preferible   aburrir   a  
horrorizar  
—Usa   un   léxico   formal   y   variado.   No   abuses   de   expresiones   coloquiales.   No   repitas   en  
exceso  giros  o  formas  de  escribir  
—Incluye,   al   principio   del   marco   tórico,   una   introducción,   que   debería   contener:   el  
problema  de  investigación,  el  enfoque  teórico  desde  el  que  se  concebirá  dicho  problema  y  
las  teorías  que  se  van  a  referir.  Así,  el/la  lector/a  sabe  con  qué  se  encontrará  
—Incluye,  al  final  del  marco  teórico,  un  cierre.  El  cierre  debería  contener:  resumen  de  lo  
dicho,  relaciones  entre  conceptos  (si  no  se  han  establecido  antes)  y  operacionalización  de  
los  mismos  
—¡Cuida   la   ortografía!:   hoy,   con   los   procesadores   de   texto,   no   hay   perdón   para   los   errores  
ortográficos  y,  en  cuanto  a  los  que  no  captan  dichos  procesadores  (sé  y  se,  por  ejemplo),  no  
queda  más  remedio  que  revisar  cuidadosamente  con  ojos  humanos  
—Lee,  relee  y  relee  y  relee  y  relee  el  texto:  asegúrate  de  que  la  forma  de  redacción  es  clara,  
precisa  y  no  contiene  errores.  Confirma,  si  se  puede  con  lectores/as  voluntarios/as,  que  se  
entiende  lo  que  quieres  decir  
—Decide   una   estructura   de   títulos   y   subtítulos   antes   de   iniciar   el   trabajo:   a   menudo   se  
superponen   jerarquías   de   números,   de   tamaños   de   letra,   de   negrita/cursiva…  y   queda   una  
ensalada.  La  idea  de  los  subtítulos  es  ubicar  al/a  la  lector/a.  En  este  sentido,  si  llegas  a  algo  
así:  3.6.1.3.7…  seguramente  estás  confundiendo  más  que  ayudando      
—Aprende   a   citar   (en   el   texto   y   en   las   referencias).   Las   normas   APA,   si   son   las   que   te  
solicitan  usar,  no  son  complicadas:  se  tarda  lo  mismo  en  hacerlo  mal  que  en  hacerlo  bien  
 
Y  con  eso  termino.  Espero  que  sirva  de  ayuda.