Você está na página 1de 11

Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016.

Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537

INVESTIGACIÓN BÁSICA O CLÍNICA

MODELO COMPUTADORIZADO 3-D PARA EL ESTUDIO DE LA


BIOMECÁNICA DEL OÍDO MEDIO CON EL MÉTODO DE LOS
ELEMENTOS FINITOS (MEF)

E. GIL-CARCEDO, B. PÉREZ LÓPEZ, L.A. VALLEJO, L.M. GIL-CARCEDO, F. MONTOYA


HOSPITAL UNIVERSITARIO RÍO HORTEGA. CÁTEDRA DE OTORRINOLARINGOLOGÍA Y PATOLOGÍA CERVICO-FACIAL. DEPARTAMENTO DEL
IMEIM DE LA ESCUELA TÉCNICA SUPERIOR DE INGENIEROS INDUSTRIALES. UNIVERSIDAD DE VALLADOLID.

RESUMEN

B
asándonos en los datos ya conocidos sobre el comporta- ciones osiculares, interrupciones de la cadena, etc. Suministrando
miento de los mecanismos de transmisión del sonido, crea- al programa simulador las características de la lesión creamos un
mos un modelo que reproduce la actividad mecánica del oí- modelo virtual sobre el que podemos valorar la hipoacusia existen-
do medio, utilizando el método de los elementos finitos. Diseñamos te y las posibilidades terapéuticas. Realizamos este modelo 3-D de
un modelo computadorizado que simula el comportamiento biome- membrana timpánica, martillo, yunque y estribo considerando su
cánico de la membrana timpánica y la cadena osicular. Centramos forma, peso, densidad, módulo de Young (N/m 2) y coeficiente de
el interés de la investigación en sus posibles aplicaciones clínicas, Poisson, para las diferentes partes del sistema. Mostramos también
pudiendo introducir en el modelo las variables necesarias para la la modelización de los elementos de unión entre los diferentes ele-
simulación de distintas situaciones: perforaciones timpánicas, fija- mentos tímpano-osiculares, incluidos músculos y ligamentos.
PALABRAS CLAVE: Oído Medio. Modelo 3-D. Método elementos finitos.

ABSTRACT

COMPUTERIZED 3-D MODEL TO STUDY THE BIOMECHANICS OF THE MIDDLE EAR USING THE
FINITE ELEMENTS METHOD

B
ased on known data about the behavior of the sound chain, chain interruption, etc. Introducing the characteristics of
transmission mechanism, we generate a model that re- the lesion virtually in a simulator program maket is possible to
produces the real mechanics of the middle ear by the fi- reach conclusions about the conductive hypoacusis created and
nite elements method in the most exact manner possible. We about therapeutic possibilities. The 3-D modelling of the tympa-
designed a computerized model to simulate the biomechanic be- nic membrane, malleus, incus and stapes is presented, conside-
havior of the ear drum / ossicular chain. The investigation focu- ring form, weight, density, Young´s module (N/m2) and Poisson
sed on a possible clinical application, given that the variables coefficient for the different parts of each ossicle. The modeling
neccesary for simulation of several conditions can be introduced of the union of the different tympanic-ossicular elements, inclu-
in our model: tympanic perforation, fixation of the ossicular ding muscles and ligaments, is also shown.
KEY WORDS: Middle ear. 3-D model. Finite elements method.

Correspondencia: Elisa Gil-Carcedo. Servicio de ORL y PCF. Hospital Universitario Río Hortega. Calle Cardenal Torquemada s/n.
47010 Valladolid.
Fecha de recepción: 29-1-2002
Fecha de aceptación: 24-6-2002

Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537 527


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

E. GIL-CARCEDO ET AL. OÍDO MEDIO. MODELO COMPUTADORIZADO 3-D

INTRODUCCIÓN

En los proyectos experimentales realizados pa-


ra el estudio de la fisiología humana y de la res-
tauración de funciones, es cada vez mayor la cola-
boración entre médicos e ingenieros para aclarar
mediante métodos de la ingeniería moderna pro-
blemas de investigación básica o aplicada. Clási-
camente se pensaba que el estudio de los fenó-
menos que rigen el comportamiento del cuerpo
humano sólo podía ser abordado mediante experi-
mentación con animales, investigación en el cadá-
ver, observación de tejidos in vitro o in vivo, mode-
los mecánicos convencionales, o ensayos clínicos Fig. 1. Geometría del estribo. Líneas imaginarias que
fragmentan el estribo en regiones, cada una de ellas
en sujetos voluntarios sanos o enfermos. Presen-
interacciona con las restantes en un número finito de puntos
tamos un modelo computadorizado del oído medio a los que denominamos nodos.
realizado para estos fines, es un estudio 3-D de la
biomecánica del oído medio llevado a cabo con el
método de los elementos finitos (MEF). método de los elementos finitos (MEF) y -en estre-
Con el presente trabajo de investigación se cha colaboración- hemos trabajado en este campo
pretende reproducir con un modelo computadoriza- entre el 1998 y el 2001, el presente trabajo es fru-
do el comportamiento del oído medio humano. to de esta investigación.
Hasta hace unos años los datos de los que se dis-
ponía para su caracterización provenían de la ex- MATERIAL Y MÉTODOS
perimentación con animales, se les intervenía en
vida para introducirles dispositivos que midieran el El método de los elementos finitos (MEF)
funcionamiento de su oído medio; pero la diferente
geometría del complejo tímpano-osicular (CTO), Para estudios de la dificultad del que realiza-
el distinto rango de frecuencias audibles y otras di- mos, el planteamiento de modelos teóricos es de
ferencias entre el sistema de los animales y el del gran dificultad, deberían hacerse aproximaciones
humano, condiciona que la respuesta de un oído y para su resolución; por ello en éste y otros mode-
otro, ante una misma excitación, no sea por com- los de la misma complejidad interesa el empleo de
pleto coincidente. Se han hecho estudios con ca- simulaciones computacionales.
dáveres, pero en ellos el comportamiento de la La mejor herramienta para interpretar el fenó-
conducción de la energía sonora desde el oído ex- meno físico predominante en un evento dinámico
terno hasta la cóclea es diferente a como se trans- como es la función del oído medio, que sirve tam-
mite el sonido en una persona sana en vida. bién para hacer una primera estimación de los re-
Las intervenciones sobre el oído medio han sultados cuando se necesita una solución comple-
proporcionado un muy interesante material para el ta del fenómeno físico en estudio, es la simulación
estudio de los elementos activos en la mecánica numérica; si bien el modelo teórico puede resultar
del oído medio1, la CT2 y la RNM se han utilizado de utilidad como primera aproximación. Esto es
para constatar la morfología y la fisiología del oído especialmente cierto en fenómenos de las caracte-
medio en sujetos con normofunción3,4, por vibrome- rísticas del que nos ocupa, en los que se estudian
tría láser doppler se ha cuantificado el comporta- tensión-deformación y desplazamientos tridimen-
com- miento dinámico del CTO5,6; pero en nuestra opi- sionales, en los cuales es de extraordinaria dificul-
10 x nión la utilización del tratamiento computadorizado tad el desarrollo de modelos matemáticos que ten-
de imágenes 3D es en la actualidad la metódica gan en cuenta todas las variables necesarias para
ideal para estudiar en actividad la membrana tim- realizar un estudio de precisión que sea represen-
pánica, la cadena de huesecillos y los componen- tativo de la magnitud del problema.
tes elásticos y contráctiles que los soportan. Por El proceso de realización de una simulación
ello en 1998 nuestra Cátedra se puso en contacto numérica es fijo y comprende tres etapas clara-
con el Departamento del IMEIM de la Escuela mente diferenciadas entre sí: preprocesado, proce-
Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la sado y postprocesado7. Cada una de estas etapas
Universidad de Valladolid con el propósito de de- puede ejecutarse con diferentes herramientas in-
sarrollar un modelo de oído medio utilizando el formáticas, nosotros utilizamos el programa AL-

528 Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ACTA OTORRINOLARINGOLÓGICA ESPAÑOLA

GOR, que permite realizar todos los tiempos de un mecánico estará en equilibrio si el trabajo realiza-
análisis mediante el MEF. do por todas las fuerzas que actúan sobre él, en
Bases del MEF. La base teórica para la crea- cualquier desplazamiento virtual respecto de un
ción de un sistema de análisis por el método de sistema inercial, es nulo. Por desplazamiento vir-
elementos finitos es la siguiente7,8: tual entendemos cualquier movimiento compatible
• En primer lugar debe concretarse la geome- con las ecuaciones de restricción, considerando el
tría del modelo. Para ello tiene que dividirse en tiempo fijo.
una serie de elementos que no serán más que lí-
neas imaginarias que fragmentan el modelo en re- El programa ALGOR
giones, cada una de ellas interacciona con las res-
tantes en un número finito de puntos a los que El programa ALGOR es un paquete de softwa-
denominamos nodos. Los elementos son de dife- re distribuido en España por la empresa CAEsoft,
rentes tipos, su elección condiciona en gran mane- se utiliza para el diseño y análisis de modelos me-
ra la precisión del análisis (fig.1). diante el MEF.
• Se definen unas funciones que permiten de- Para crear un modelo de elementos finitos de-
terminar las propiedades, tensiones y deformacio- berá definirse la geometría del modelo a estudiar.
nes de cualquier punto del modelo según las con- El programa ALGOR posee un modulo de dibujo
diciones en los nodos. CAD denominado SUPERDRAW III, permite ejecu-
• A partir de las ecuaciones que relacionan tar todas las acciones necesarias para la concep-
tensión y deformación se determinan las tensio- ción del modelo. Los menús que pueden utilizarse
nes, para finalmente obtener el campo de despla- para la realización del modelo final son los si-
zamientos de ese elemento. guientes:
• Tras conocer el estado de tensiones, se pue- Selection Tools: Es el fundamental para la reali-
den obtener las fuerzas concentradas en los no- zación del modelo. Selecciona los elementos que
dos, las cuales equilibran las cargas externas. To- se quieren modificar: copiar, mover, rotar, etc. Pue-
do este procedimiento resulta en una ecuación de seleccionar individualmente cada uno de los
matricial que relaciona cargas externas con des- elementos, o puede hacerlo en conjunto mediante
plazamientos nodales. Los datos de cada uno de caja o línea que englobe en su interior un conjunto
los elementos son ensamblados en matrices glo- de elementos. Se puede poner filtro para seleccio-
bales, de esta manera tendremos definido un sis- nar, lo que permite elegir únicamente los elemen-
tema con un elevado número de ecuaciones alge- tos cuya descripción se da a la hora de definir el
braicas que pueden ser resueltas de manera filtro. Contiene además los siguientes menús:
convencional. A partir de esto se pueden determi- Add CAD Objects: Mediante este menú, al
nar los desplazamientos nodales y las posibles de- igual que en cualquier paquete CAD, se pueden
formaciones de cada uno de los elementos. seleccionar los elementos básicos de dibujo. La
Una vez que se han realizado todos estos pa- geometría de estos elementos de dibujo es 2D; no
sos para cada uno de los elementos, se procederá permitiéndo este paquete CAD la inclusión en el
al ensamblaje de las ecuaciones pasando a tener modelo de geometría 3D de manera directa; para
matrices que describen el comportamiento de todo realizar figuras 3D deben definirse a partir de geo-
el sistema. Por último, al igual que en el caso teó- metría 2D dibujando en los diferentes planos que
rico, deben aplicarse las condiciones iniciales y las permite el programa. En la concepción del modelo
de contorno y se definen las solicitaciones (traba- de estudio básicamente se han empleado líneas,
jos) a las que estará sometido dicho sistema. Tan- para lo que se han ido introduciendo mediante co-
to las condiciones iniciales como las solicitaciones ordenadas los diferentes puntos iniciales y finales
deberán ser definidas en los nodos del sistema. que definen los extremos de cada uno de los seg-
En nuestro estudio, se quieren calcular los des- mentos. Conviene explicar la existencia en este
plazamientos de cada uno de los nodos del mode- programa de diversos sistemas de referencia a la
lo, para de esa manera poder obtener la respuesta hora de dibujar; estos sistemas pueden ser abso-
dinámica del conjunto, además de poder calcular lutos, cuando especifican los puntos de dibujo co-
el estado de tensión-deformación en las frecuen- mo coordenadas reales referidas siempre al origen
cias naturales, hecho necesario para un posterior de coordenadas que se fija en 0; 0; 0; o también
estudio del comportamiento funcional. pueden ser relativas referenciadas en el último
En MEF a la hora de calcular la respuesta di- punto que se ha introducido en el modelo.
námica de un sistema asienta es el "Principio de Construct Objects: Este menú sirve para dibujar
los trabajos virtuales"7, según el cual: Un sistema una serie de elementos que tienen unas cierta re-

Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537 529


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

E. GIL-CARCEDO ET AL. OÍDO MEDIO. MODELO COMPUTADORIZADO 3-D

de la forma en la que se ha trabajado para la reali-


Tabla 1: Propiedades del material del martillo
zación de nuestro modelo, deberán conocerse:
Mango Apófisis corta Cabeza • Los diferentes tipos de material de cada ele-
mento y sus propiedades: densidad (Kg/m3), mó-
Densidad (Kg/m3) 3,70E+03 4,55E+03 2,55E+03 dulo de Young (N/m 2), coeficiente de Poisson,
Modulo de Young (N/m2) 1,41E+10 1,41E+10 1,41E+10 área de sección, espesor, etc. (Tabla 1, Tabla 2,
Coef. de Poisson 0,2 0,2 0,2 Tabla 3).
• Dentro de cada material, el diferente tipo de
elemento empleado para el análisis, diferente mi-
sión en el análisis posterior, condición de contorno,
Tabla 2: Propiedades del material del yunque fuerza, momento, etc.
• En el caso de utilizar elementos vigas, orien-
Cuerpo Apófisis corta Apófisis larga tación de estas en el espacio, es decir dirección
en la que se coloca el alma de la viga.
Densidad (Kg/m3) 2,36E+03 2,26E+03 5,09E+03
Claros estos conceptos se procede así, en pri-
Modulo de Young (N/m2) 1,41E+10 1,41E+10 1,41E+10 mer lugar se define el grupo de dibujo. El grupo de
Coef. de Poisson 0,2 0,2 0,2 dibujo es una herramienta que permite definir me-
diante un color, grupos de líneas; en nuestro tra-
bajo va a conformar un elemento de unas propie-
dades determinadas, tanto de material como de
Tabla 3: Propiedades del material del estribo espesores en el caso de elementos placa o mem-
brana. Tras definir el grupo; se elige la capa para
Estribo
definir elementos que perteneciendo a un mismo
Densidad (Kg/m3) 2,20E+03 grupo tienen funciones diferentes dentro del mode-
Modulo de Young (N/m2) 1,41E+10 lo, en algún caso no forman parte del modelo sino
de las restricciones que tiene y de las solicitacio-
Coef. de Poisson 0,2
nes a las que estará sometido.

Realización del modelo


lación con otros ya existentes. Permite: dividir ele-
mentos; construir elementos simétricos a otro da- Para confeccionar el modelo mediante el uso
do; construir paralelas; perpendiculares; tangen- del programa Algor, es necesario establecer per-
cias; intersecciones; etc, y todo esto mediante la fectamente la geometría de los huesos y sus di-
definición de parámetros sencillos como son la dis- mensiones, como comentamos en el apartado de
tancia entre paralelas; ejes respecto a los cuales discusión. Se estudiaron huesecillos reales, unos
se define la simetría; puntos de tangencia; etc. del archivo de la Cátedra de ORL y otros reciente-
Modify Existing Objects: Permite modificar ele- mente obtenidos en distintas intervenciones quirúr-
mentos que ya están definidos en el modelo; co- gicas de oído medio. Los resultados en formas y
piarlos en otro lugar; desplazarlos; rotarlos; modifi- medidas, como era de esperar, fueron coinciden-
car su tamaño; modificar características de texto; tes con los clásicamente conocidos; pero los pro-
tambo de flechas que se utilizan como indicadores cedimientos para ajustarlos fueron complejos.
de lugares en los que se han incluido condiciones Para conseguir cifras lo más precisas posible
de contorno o cargas de cualquier tipo. se pensó en la obtención de imágenes magnifi-
View Utilities: Permite decidir el plano de dibujo cadas con el microscopio y hacer las medidas a
o bien tener una visión de nuestro modelo en un partir de la fotografía de esa vista ampliada. Pero
plano o una visión 3D del mismo. Además permite de esa forma no se podía reproducir la geometría
hacer zoom de determinadas partes que son ina- exacta 3D debido a que las pequeñas dimensio-
preciables teniendo visiones de conjunto. También nes de los huesecillos hacía difícil su sujeción pa-
permite desplazar la imagen en el cuadro de dibu- ra tomar datos en las diferentes vistas; esto hizo
jo o bien centrarla y ajustarla al tamaño de la pan- que se desestimase esa opción.
talla tras haber realizado un zoom de ella. Se intentó el método del empastillado de los
Hasta aquí hemos hablado de las herramientas huesecillos en metacrilato, para así colocar la "pas-
básicas de las que dispone el módulo CAD de tilla" bajo microscopio y poder fotografiar cada una
nuestro programa. A continuación se exponen de sus caras y reproducir con total exactitud su ge-
otros conceptos añadidos mediante la exposición ometría. Procedimos al empastillado con la duda

530 Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ACTA OTORRINOLARINGOLÓGICA ESPAÑOLA

de si debido a las elevadas presiones y temperatu- δ û eT• Ω (trabajo interno por unidad de volu-
ras a las que se debía someter al polvo de metacri- men)
lato se fundirían los huesos o no; se demostró que ûeT: vector desplazamiento en coordenadas lo-
los huesos no se modificaban pero tampoco el mé- cales de cualquier punto del elemento.
todo era válido, pues la forma del empastillado era
cilíndrica y cualquier medición que se efectuara En el caso general puede definirse como:
estaría afectada de distorsión. Se pensó en pasar
de una geometría cilíndrica a una geometría cúbica ûeT= [Ne] • âe=[[Nie],[Nje],.......]] • {âie,âje......}T=
para así evitar la distorsión, para lograrlo se meca- n

nizó la probeta mediante una máquina fresadora; el = Σi=l


[Nie]•{âie}
procedimiento no fue válido pues, aunque la distor-
sión de la forma redondeada había sido eliminada, donde n= número de nodos del elemento
se producía una cierta amplificación de las dimen- âe= desplazamiento de cada uno de los
siones que era imposible determinar. nodos del elemento
Por fín se optó por realizar las medidas me- [Nie]= función de forma para un elemento
diante un proyector de perfiles, se tomaron puntos determinado
del perfil de las vistas principales, las más repre-
sentativas de la geometría de los huesecillos, el Energía potencial elástica
resto de las vistas debido a la complejidad de la
medida se estimaron de una manera aproximada. Representa el trabajo realizado por las tensiones.
De esta forma pudimos elaboramos nuestro mode-
lo, realizando las partes de que consta cualquier δeT • ο = trabajo efectuado por las tensiones
estudio mediante el MEF: preprocesado, procesa- ε = vector de deformaciones unitarias
do y postprocesado7. σ = vector de tensiones
con ε= [Le] • ûe = [Be] • [âe] de donde
[Be]= [Le] • [Ne]
RESULTADOS
σ= [De] • ε
Elementos modelizados
Con los métodos antedichos logramos un mo- con [De] = matriz elástica que depende de E,
delo de cada uno de los elementos en estudio, G, υ
que se han realizado considerando las siguientes
unidades: Trabajo efectuado por las fuerzas nodales
1. Modelización de la membrana timpánica.
2. Modelización de la cadena de huesecillos: σâeT • qe donde qe= {qie,qje........}
del martillo, del yunque, del estribo. qe= fuerza nodal sobre el elemento e
3. Modelización de las uniones entre los dife- qie= fuerza nodal en el nodo y del elemento e
rentes elementos de la cadena: a) unión entre
membrana timpánica y mango del martillo, b) arti- Trabajo virtual de las fuerzas de inercia
culación incudo-maleolar, c) articulación incudo-es- ..e
tapediana, d) articulación estapedio-vestibular δ û eT • [ ρ e] • û e= Trabajo por unidad de volu-
4. Modelización de otros elementos elásticos: men
los ligamentos, los músculos del oído medio.
5. Modelo ensamblado general completo (fig. 2). Trabajo virtual de las fuerzas disipativas
Siguiendo el "Principio de los trabajos virtuales"7, .e
y siendo el desplazamiento virtual cualquier movi- δûeT • [γe] • û
miento compatible con las equaciones de restricción
considerando el tiempo fijo, el planteamiento de es- (trabajo interno por unidad de volumen y veloci-
te principio para un único elemento denota: dad)

Trabajo realizado por las fuerzas de superficie Sin deformaciones ni tensiones iniciales:
y de volumen distribuidas sobre el elemento e
^
δεT • σ = δâe • q + δûeT • δûeT • Φ + δûeT •
δûeT• Φ (trabajo interno por unidad de superfi- ..e .e
cie) • Ω−δûeT • [ρe] • û - δûeT • [γe] • û

Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537 531


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

E. GIL-CARCEDO ET AL. OÍDO MEDIO. MODELO COMPUTADORIZADO 3-D

Integrando estas expresiones:

∫ δεT • σ • dV = ∫δâe • q
^
• dV +∫ δûeT • Φ •
e

Ve
dV
V
+ ∫ δûeT • Ω •VdS - ∫ δûeT • [ρe] • û.. • dV
e e
e

Se Ve
- ∫ δûeT • [γe] • û. • dVe

Ve
sustituyendo las expresiones anteriores de ε,
σ, ûe y simplificando llegamos a:

∫ [Ne]T • [ρe] • [Ne] • dV • â.. + ∫ [Ne]T • [γe] •


e

Ve
• dV • â. + ∫ [Ne]T • [Be] • [De] V• [Be] • dV •
e
e Fig. 3. Determinación de la relación de palanca y de la
efectividad en la transmisión del sonido en una solicitación
Ve frecuencial concreta.
= ∫ [Ne]T • Φ • dV + ∫ [Ne]T • Ω • dV + q e
^
Se Ve
námico, de esta forma tenemos los datos necesa-
Análisis realizados, sus resultados. El objetivo rios para efectuar animaciones que muestren el
de estos análisis es la caracterización del compor- movimiento real del modelo.
tamiento en frecuencias del oído, para ello se
ajusta nuestro modelo a los resultados que se co-
nocen de oídos reales normofuncionantes. Nuestra DISCUSIÓN
modelización sirve de base para posteriores estu-
dios que introduzcan modificaciones con supues- Utilizando el MEF para el estudio del funciona-
tos fisiológicos o patológicos, cambiando las condi- lismo del oído medio trabajan los grupos: de Fun-
ciones básicas de este modelo inicial. nell en el Departamento de Ingeniería Biomédica
Para caracterizar el comportamiento de nuestro de la McGill University de Montreal en Canadá con
modelo en frecuencias, el punto fundamental de modelos de la membrana timpánica y del oído me-
estudio se centra en los desplazamientos de los dio del gato9, de Lesser y Williams en el Departa-
nodos centrales de la membrana timpánica y del mento de ORL del University Hospital of Wales en
estribo, pues son los parámetros significativos pa- Cardiff (UK)10, y más recientemente el de Prender-
ra determinar la relación de palanca y la efectivi- gast del Departamento de Ingeniería Mecánica del
dad en la transmisión del sonido desde el oído ex- Trinity College de Dublin en Irlanda11 y el de Dres-
terno (CAE) al oído interno (vestíbulo) (fig.3). cher, Beer y Bornitz en el Departamento de Meca-
Lo primero que realizamos es un análisis mo- nismos del Estado Sólido de la Dresden University
dal, posteriormente un análisis en frecuencias de of Technology en Alemania12. Nosotros nos incor-
este mismo modelo y para finalizar un análisis di- poramos a esta línea de investigación en 1997 co-
menzando este proyecto en 1998.
El grupo de investigación de Funnell es el pio-
nero en la utilización del MEF para la investigación
del comportamiento del oído medio, comenzó sus
investigaciones en 1978 con modelos de la mem-
brana timpánica y del oído medio del gato 9,13-18, y
entre 1991 y 1999 emplean el MEF para el estudio
del funcionamiento del CTO en el humano19.
El grupo de Gales desarrolla su modelo último
de oído medio realizado por el MEF en 19964, pe-
ro ya en 1988 publicaron un modelo 2-D para el
estudio de la membrana timpánica y sus relacio-
nes con el mango del martillo10, y posteriormente
investigaron distintos fenómenos de la fisiología
del oído medio, la vibración de la membrana tim-
Fig. 2. Modelo esamblado general completo. pánica con MEF20 y la membrana timpánica del ca-
dáver combinando MEF y holografía láser21. De es-

532 Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ACTA OTORRINOLARINGOLÓGICA ESPAÑOLA

tos autores parte la aplicación del MEF para la in- dio nos basamos en los datos ya conocidos, algu-
vestigación de daños y restauraciones en el oído nas variables han debido ser supuestas en parte.
medio, estudian las áreas de miringosclerosis in- La validación del modelo demuestra que la mane-
ducida tardía22, daño y reparación de la membrana ra de simular el efecto de estas partes ha sido lo
timpánica23, fisiología de la platina del estribo tras más exacta posible.
estapedotomía24, comportamiento de las distintas En 1986 Naujoks y Kempf1 realizan un estudio
prótesis de estribo25 y los efectos mecánicos de los histológico y morfométrico de los huesecillos del
distintos sistemas de osiculoplastia26. oído medio, sus resultados coinciden con los esta-
El grupo de Prendergast realiza una investiga- blecidos por la literatura precedente. En nuestras
ción eminentemente aplicada, utiliza el MEF para observaciones realizadas con mediciones y estu-
el estudio de la prótesis PORP 0362 de Xomed dios morfométricos de elementos obtenidos del oí-
Surgical Products 27, para la investigación de for- do medio del humano, comprobamos también una
mas y materiales en las prótesis de ventilación tra- coincidencia con los datos clásicos; por ello no uti-
tando de conocer las de características menos in- lizamos mediciones con resonancia nuclear mag-
ductoras de timpanosclerosis11, y para la consta- nética32, pensando que su aportación sería escasa
tación de la mecánica del CTO y las consecuen- en relación con su dificultad/costo. Aunque la geo-
cias biomecánicas subsecuentes al ser reemplaza- metría general 3D es lo esencial a considerar,
do por prótesis28. siempre comprobamos los datos básicos y los
El grupo de Dresde trabaja fundamentalmente comparamos con los obtenidos por nosotros; en
en la investigación básica para la adecuación del los huesecillos utilizamos como medidas de eje
MEF al conocimiento del oído medio, estudia es- mayor de 7 a 9 mm para el martillo –en nuestras
pecímenes de membrana timpánica de cadáver mediciones la media es de 8,31 mm (mango 5,51
mediante microscopía láser para realizar un mode- mm, cabeza y apófisis corta 4,87 mm, cuello 1,07
lo de esta estructura12, compara los parámetros de mm), de 6,48 mm para el yunque (cuerpo- apófisis
rigidez al recibir frecuencias entre 300 y 3000 Hz re- lenticular 7,02, cuerpo 4,6 mm, rama larga 3,3
lacionando el especimen de oído humano y el mo- mm), de 2,80 a 3,41 mm para el estribo (crura-cru-
delo confeccionado por el MEF29, crean un modelo ra 2,14, diámetro cabeza 0,94 mm, platina 2,8 a
para comprobar el comportamiento dinámico de 3,5 x 0,8 a 1,8 mm)31,33-37. Los pesos son de 22 a
CTO y de sus elementos elásticos y contráctiles30. 25 mg para el martillo, 25 a 27,5 mg para el yun-
Estudios previos, clásicos y recientes, denotan que y de 2 a 3,3 mg para el estribo31,34. La comple-
que el oído medio se asemeja a un adaptador de ja geometría tridimensional de cada hueso y del
impedancias27,30,31 por lo que puede ser estudiado conjunto se ha caracterizado desde elementos ori-
por métodos mecánicos. Se conoce la geometría ginales, fotografías y dibujos propios y de otros
de los elementos del CTO y su disposición espa- autores35 y modelos personales que explicamos en
cial, también están bien descritas las uniones en- el apartado Métodos. Se ha considerado la angu-
tre todos estos elementos y las disposiciones de lación, movimiento en el espacio, presión y veloci-
músculos y de ligamentos; con todos estos datos dad de los desplazamientos de los huesecillos co-
se puede confeccionar un modelo por el MEF para mo elementos de fundamental aplicación,
simular el comportamiento del oído medio huma- considerando los trabajos que han utilizado mode-
no. los mecánicos y MEF38-40 y aprovechándo la expe-
En nuestra experiencia la mayor complejidad riencia de los investigadores que desarrollan im-
de la modelización del oído medio mediante el plantes de oído medio, que utilizan láser simple y
MEF reside en lograr una perfecta definición de la sobre todo vibrómetros láser doppler (Polytec
geometría de la CTO y la correcta disposición es- PSV-100), que permiten detallar los movimientos
pacial estática y dinámica de todos y cada uno de de la cadena osicular implicando múltiples puntos
los elementos que le componen, para que se com- en cada uno de los elementos5,41. La comparación
porten de la manera deseada y sean una repro- entre los resultados obtenidos al estudiar los des-
ducción fiable del caso real. plazamientos de los huesecillos y la velocidad del
Las características de materiales en huesos, movimiento, considerando desde el mango del
músculos, ligamentos y membrana timpánica son martillo hasta la platina del estribo, cuando se rea-
bien conocidas; no ocurre lo mismo con el funcio- lizaba el estudio en especímenes de cadáver y los
nalismo de las uniones entre los diferentes ele- logrados mediante modelos mecánicos computari-
mentos, con las condiciones de contorno de la zados de simulación que evalúan ecuaciones ma-
membrana timpánica y con la impedancia del ves- temáticas, ha validado la utilidad de las simulacio-
tíbulo, puntos en los que, aunque en nuestro estu- nes computadorizadas6. La composición mineral

Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537 533


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

E. GIL-CARCEDO ET AL. OÍDO MEDIO. MODELO COMPUTADORIZADO 3-D

de los huesecillos ha sido estudiada entre otros vibrometría láser29, se ha perfeccionado el conoci-
por Sánchez-Fernández et al.42, nuestro grupo ha miento de las dimensiones tridimensionales de la
estudiado específicamente la mineralización del membrana timpánica, de su geometría general y
estribo43, estos datos -que indudablemente influyen de su desplazamiento cuando es sometida a exci-
en la densidad de los elementos- inciden mínima- tación por impulso de energías sonoras en las dis-
mente en el comportamiento de un modelo MEF. tintas frecuencias.
Para introducir en el programa parámetros de Decíamos que el funcionalismo de las uniones
la membrana timpánica además de nuestras ob- elásticas o activas entre los diferentes elementos,
servaciones recogemos los datos clásicos y sobre las condiciones de contorno de la membrana tim-
todo los presentados en las publicaciones más re- pánica, el comportamiento de la articulación esta-
cientes. Una rigurosa descripción de la estructura pedio-vestibular y la influencia de la impedancia
de la membrana timpánica con un buen conoci- del vestíbulo eran los parámetros de más difícil ca-
miento de la distribución de sus fibras se publica racterización para su inclusión en el programa in-
ya en 188144, es convencional considerar su es- formático. Los elementos elásticos del oído medio
tructura general en tres capas que denotan su ori- fueron bien estudiados por Harty57; aunque existe
gen embriológico31, la ultrastructura es bien conoci- coincidencia en la opinión de los distintos autores
da desde los estudios de Lim45. La capa intermedia sobre la escasa incidencia de estas estructuras en
o lámina propia tiene un estrato externo o stratum el resultado final del modelo, lo que confirma el
radiatum en el que se incluyen las fibras de direc- hecho que aunque en los ancianos disminuye mu-
ción radial y otro interno con fibras circulares o cho el contenido en fibras elásticas esto no condi-
stratum circulare en el que residen las fibras circu- ciona variaciones en la movilidad del CTO 48, en
lares, se distinguen además otras fibras parabóli- parte hemos utilizado los datos en los que se han
cas, algunas semilunares y unas pocas transver- basado otros grupos en sus intentos de conseguir
sales46-48. Consideramos que el diámetro "vertical" un modelo 3-D del oído medio, pero siempre rela-
que sigue la dirección del mango del martillo tiene cionándolos con los conocimientos bien estableci-
entre 8,5 y 10,5 mm, el diámetro horizontal 8 a 10 dos de la anatomía funcional. Las uniones y articu-
mm, con un peso medio para toda la estructura de laciones del CTO en sus criterios básicos se
14 mg34,49, su área total es de 85 mm2 y el área fi- exponen bien en Testut y Latarjet58 y en Rouviere59,
siológicamente eficaz 55 mm2 50, la angulación res- donde se relata la estructura y función del rodete
pecto al eje del conducto varía entre 40º y 45º, el anular de Gerlach y de los ligamentos tímpano-
espesor medio de la membrana es de 0,1 mm 34 maleolares, se describen como diartrodias las arti-
pero existen variaciones en espesor y elasticidad culaciones incudo-maleolar e incudo-astapedial y
entre los segmentos periférico, intermedio y cen- como sindesmosis la estapedio-vestibular. En
tral51, con una elasticidad máxima de 4,9 x 10–8 di- nuestro trabajo se estudian las cápsulas articula-
nas por cm2 52. Aunque esta cifra debe darse como res y se consideran los ligamentos que las refuer-
dato base, la vibración de la membrana timpánica zan, aunque no se incluyen estos datos al consi-
tiene una variación individual y una dependencia derar que no repercuten en el resultado final del
de los más diversos factores, incluso de la tem- modelo. En las relaciones entre platina y ventana
peratura imperante en el conducto auditivo oval se mantiene una separación anterior de 100
externo53. La compliancia de la membrana timpáni- micras mientras que la posterior es de sólo 15 mi-
ca sometida a presiones sonoras ha sido estudia- cras58, lo que condiciona la morfología y función
da desde el principio del desarrollo de la impedan- del ligamento anular de Rudinger 47,60,61, que es
ciometría y perfeccionada hasta la actualidad 54, grueso y estrecho en el polo postero-inferior sin
con sistemáticas convencionales o modificaciones embargo delgado y ancho en el polo antero-supe-
experimentales55,56, no insistimos en los datos obte- rior62-64; este ligamento está constituido por fibras
nidos por ser de conocimiento general. En 1993 elásticas que se irradian desde la platina al perfil
utilizando el MEF se estudia el papel que desem- de la ventana oval65,66. Las características de movi-
peñan las fibras circulares y radiales en el cambio miento de la platina en la ventana oval siguen dis-
de geometría funcional de la membrana timpánica cutiéndose, persistiendo la duda de si es específi-
sometida a vibración por recepción de energía en camente de tipo pistonlike o si adquiere formas
las distintas frecuencias20,21. En el último decenio complejas según la frecuencia recibida, estudios
con el método empleado por nosotros en este tra- recientes realizados con sensores instalados en la
bajo, aislado12,30 o por inclusión en los programas platina de especímenes de cadáver, parecen reco-
de datos obtenidos con interferómetros de cam- nocer un movimiento en pistón en la estimulación
bios de fase19, con mediciones de movimiento por con frecuencias inferiores a los 2000 Hz y por en-

534 Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ACTA OTORRINOLARINGOLÓGICA ESPAÑOLA

cima de ellas el movimiento es de balanceo ante- pos75. La función de protección-acomodación sigue


ro-posterior con incremento en relación logarítmica discutiéndose; la amortiguación de la energía sono-
con el aumento de frecuencia, hasta llegar a 4000 ra ante grandes intensidades es limitada, no ascen-
Hz en que el movimiento de pistón y balanceo son dería más que a unos pocos decibelios76, tampoco
aproximadamente iguales 67. La morfología de las es transcendental la acomodación lograda por la
ventanas oval y redonda y la distancia que las se- acción sinérgico-antagónica de ambos músculos72.
para de las distintas formaciones endococleares La colaboración de los músculos del oído medio a
están bien descritas desde los años sesenta del la selección de frecuencias y la acomodación de su
sXX36,68-70. La estructura de las cuatro capas del fal- tracción a las necesidades funcionales según las
so tímpano, sobre todo la de la capa principal con frecuencias estimulantes es controvertida y en todo
sus fibras elásticas y colágenas, es también de co- caso mínimamente eficaz77. Aunque posiblemente el
nocimiento clásico57. Schuknecht29 da un carácter efecto sumado de las tres funciones consiga un su-
aplicado a la descripción de todas estas uniones til beneficio funcional a la conducción del sonido a
preparando su extrapolación al estudio de las dis- través del CTO, como se considera en investigacio-
tintas alteraciones, relata la existencia de cartíla- nes más recientes en las que se confirma que el
gos articulares y la estructura capsular con sus mi- antagonismo muscular conlleva cambios en la direc-
croligamentos. Todos estos datos influyen en la ción del movimiento de deslizamiento en la articula-
impedancia que ofrece el oído medio en la venta- ción incudo-maleolar78, desde el punto de vista prác-
na oval56, pero es muy discreta su influencia en la tico debe considerarse a los músculos del oído
respuesta obtenida en un modelo computarizado. medio como formaciones rudimentarias que ejercen
Al mantenimiento de la posición del CTO contri- principalmente una función de fijación, concediendo
buyen los anclajes ligamentosos de los huesecillos. una necesaria rigidez a los huesecillos de la cade-
El martillo tiene un ligamento suspensor o superior, na72.
otro lateral y engrosamientos fibrosos de un meso
delante y detrás que pueden considerarse como li-
gamentos anterior y posterior del martillo. El yunque CONCLUSIONES
pende de un ligamento suspensor o superior y tiene
otro ligamento posterior desde la apófisis corta has- 1ª. El estudio de la biomecánica del oído medio
ta la fossa incudis66. La membrana timpánica se une es un ámbito en el que la labor de otorrinolaringó-
al sulcus timpanicus mediante el rodete anular de logos, biólogos e ingenieros tiene un amplio campo
Gerlach o annulus timpanicus, y ya hemos comen- de trabajo en colaboración.
tado la unión ligamentosa entre platina y ventana 2ª. Hemos caracterizado los materiales que for-
oval. Aunque la morfología de los músculos del oí- man los huesos, fibras, ligamentos, músculos, etc,
do medio se conoce perfectamente36,71, la función de en cuanto a ciertos parámetros que son invaria-
estos músculos estriados del oído medio sigue con- bles; pero la caracterización de su comportamiento
trovertida, se ha estudiado el número de unidades nunca será absolutamente perfecta con los méto-
motoras independientes en el humano y en el ani- dos que se aplican en mecánica.
mal de experimentación, sus efectos de tracción co- 3ª. Ante el aserto: "los mecanismos físicos con-
mo músculos antagonistas72, su contracción inde- vencionales no responden a impulsos reflejos cómo
pendiente al estudiar sujetos con parálisis faciales hacen los músculos del cuerpo humano", podría in-
que anulaban el reflejo del estribo y con secciones ferirse que la utilización de los métodos de ingenie-
trigeminales con anulación del reflejo del músculo ría para la investigación de sistemas biológicos y
del martillo, etc. La relación entre la contracción de su comportamiento es una técnica no aplicable y
los músculos del oído medio y la intensidad del es- que se deberían seguir utilizando exclusivamente
tímulo sigue un curso sinusal52, pero su fuerza de métodos clásicos de investigación. Sin embargo
tracción es difícil de determinar y parece que exis- existen soluciones para este problema, los progra-
ten grandes diferencias individuales73. Desde Weber mas de simulación que utilizamos permiten introdu-
y Bray74 se reconocen tres funciones para los mús- cir una gran cantidad de parámetros y variables, el
culos del oído medio: conceden rigidez al CTO y secreto de la obtención de un modelo muy aproxi-
desde este punto de vista podría considerárseles mado está en la combinación de ellos.
como elementos de soporte, contribuyen a la amor- 4ª. Partiendo del mecanismo de transmisión del
tiguación de tensiones y tienen posibilidad de con- sonido, cuyo comportamiento es conocido, utilizan-
tracción con fines funcionales, al estar incluidos en do el MEF ajustamos un modelo que reproduce de
canalículos óseos su confinamiento impide la crea- la manera más exacta posible la mecanica real del
ción de subarmónicos por vibración de sus cuer- oído medio.

Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537 535


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

E. GIL-CARCEDO ET AL. OÍDO MEDIO. MODELO COMPUTADORIZADO 3-D

5ª. Nuestro modelo es una simulación computa- 6ª. Ante la necesidad de validar el modelo estu-
dorizada 3D de los mecanismos de transmisión del diamos, entre otros comportamientos, los desplaza-
sonido en el oído medio del humano, disponible mientos de los distintos elementos, la reducción de
para su utilización con ordenador convencional. los desplazamientos para elevadas frecuencias y la
Proporciona una perfecta idea general de esta fun- relación de palanca existente para la adaptación de
ción y muestra las tendencias de comportamiento, impedancias del oído medio. Podemos afirmar que
al menos con la misma perfección que los modelos nuestro modelo es válido para los fines de este es-
confeccionados en otros centros de investigación. tudio.

REFERENCIAS

1.- Naujoks JH, Kempf HG. Histo- tion: a finite element analysis. J 19.- Decraemer WF, Dirckx JJ, Fun- 27.- Prendergast PJ, Ferris P, Rice
logy and morphometry of explanted Laryngol Otol 1988; 102: 209-214. nell WR. Shape and derived geo- HJ, Blayney AW. Vibro-acoustic
ear ossicles in man. Laryngol Rhinol 11.- Prendergast PJ, Kelly DJ, Raf- metrical parameters of the adult, modelling of the outer and middle
Otol (Stuttg.) 1986; 65: 374-376. ferty M, Blayney AW. The effect of human tympanic membrane measu- ear using finite element method.
2.- Reisser C, Schubert O, Wei- ventilation tubes on stresses and vi- red with a phase-shift moire interfe- Audiol Neurootol 1999; 4: 185-191.
dauer H. 3-dimensional imaging of bration motion in the tympanic mem- rometer. Hear Res 1991; 51: 107- 28.- Ferris P, Prendergast PJ.
temporal bone structures using spi- brane: a finite element analysis. Clin 121. Middle-ear dynamics before and af-
ral CT. Initial results in normal tem- Otolaryngol 1999; 24: 542-548. 20.- Williams KR, Lesser TH. A fini- ter ossicular replacement. J Bio-
poral bone anatomy. HNO 1995; 43: 12.- Drescher J, Schmidt R, Hardtke te element analysis of the natural mech 2000; 33: 581-590.
596-600. HJ. Finite element modeling and si- frequencies of vibration of the hu- 29.- Bornitz M, Zahnert T, Hardtke
3.- Lemmerling MM, Stambuk HE, mulation of the human tympanic man tympanic membrane. Part I. Br H, Huttenbrink K. Identiffication of
Mancuso AA, Antonelli PJ, Kubilis membrane. HNO; 1998; 46: 129- J Audiol 1990; 24: 319-327. parameters for the middle ear mo-
PS. CT of the normal suspensory li- 134. 21.- Williams KR, Lesser TH. Natu- dels. Audiol Neurootol 1999; 4:
gaments of the ossicles in the midd- 13.- Funnell WR. On the undam- ral frequencies of vibration of a fibre 163-169.
le ear. Am J Neuroradiol 1997; 18: ped natural frequencies and mode suported human tympanic membra- 30.- Beer HJ, Bornitz M, Hardtke
371-377. shapes of a finite-element model of ne analysed by the finite element HJ, Schmidt R, Hofmann G, Vogel
4.- Williams KR, Blayney AW, Rice the cat eardrum. J Acoust Soc Am method. Clin Otolaryngol 1993; 18: U, Zahnert T, Huttenbrink KB. Mo-
HJ. Development of a finite element 1983; 73: 1657-1661. 375-386. delling of components of the hu-
model of the middle ear. Rev Laryn- 22.- Lesser TH, Williams KR, Skin- man middle ear and simulation od
14.- Funnell WR, Decraemer WF,
gol Otol Rhinol (Bord) 1996; 117: ner DW. Tympanosclerosis, grom- their dynamic behaviour. Audiol
Khanna SM. On the damped fre-
259-264. . mets and shear stresses. Clin Oto- Neurootol 1999; 4: 156-162.
quencies response of a finite-ele-
5.- Ball GR, Huber A, Goode RL. ment model of the cat eardrum. J laryngol 1988; 13: 375-380. 31.- Schuknecht HF. The middle
Scanning laser Doppler vibrometry Acoust Soc Am 1987; 81: 1851- 23.- Williams KR, Blayney AW, Les- ear. En: Pathology of the ear. Sc-
of the middle ear ossicles. Ear Nose 1859. ser TH. Mode shapes of a damaged huknecht HF. Harvard University
Throat J 1997; 76: 213-218. and repaired tympanic membrane Press. Cambridge. Massachusetts.
15.- Funnell WR, Khanna SM, De-
6.- Eiber A, Kauf A, Maassen MM, craemer WF. On the degree of rigi- as analysed by the finite element USA. 1974; 23-36.
Burkhardt C, Rodriguez J, Zenner dity of the manubrium in a finite-ele- method. Clin Otolaryngol 1997; 22: 32.- Williams KR, Blayney AW, Rice
HP. First comparisons with laser vi- ment model of the cat eardrum. J 126-131. HJ. Development of a finite element
brometry measurements and com- Acoust Soc Am 1992; 91: 2082- model of the middle ear. Rev Laryn-
24.- Blayney AW, Williams KR, Rice
puter simulation of ear ossicle mo- 2090. gol Otol Rhinol (Bord) 1996; 117:
HJ. A dynamic and harmonic dam-
vements. HNO 1997; 45: 538-544. 259-264.
16.- Funnell WR, Decraemer WF. ped finite element analysis model of
7.- Zienkiewicz OC. El método de On the incorporation of moire shape stapedotomy. Acta Otolaryngol 33. Tillaux B. Cadena de hueseci-
los elementos finitos. Edit. McGraw measurements in finite-element mo- 1997; 117: 269-273. llos. En: Tratado de Anatomía Topo-
Hill. 1995. dels of the cat eardrum. J Acoust gráfica aplicada a la Cirugía. Tillaux
25.- Williams KR, Blayney AW,
8.- Montoya-Moreno F. Cinemática y Soc Am 1996; 100: 925-932. Lesser TH. A 3-D finite element B. Tomo I, 9ª edición. Ed Espasa y
Dinámica de Mecanismos 3D. Edit. 17.- Ladak HM, Funnell WR. Finite- analysis of the natural frequencies Cía. Barcelona. 1881; 140-143.
Secretariado de Publicaciones e In- element modeling of the normal of vibration of a stapes prosthesis 34.- Testut L, Latarjet A. Cadena de
tercambio Científico. Universidad de and surgically repaired cat middle replacement reconstruction of the huesecillos del oído. En: Tratado de
Valladolid. 1997. ear. J Acoust Soc Am 1996; 100: middle ear. Clin Otolaryngol 1995; Anatomía Humana. Testut L, Latar-
9.- Funnell WR, Laszlo CA. Modeling 933-944. 20: 36-44. jet A. Tomo III. 8ª edición. Salvat
of the cat eardrum as a thin sell 18.- Funnell WR. Low-frequency 26.- Lesser TH, Williams KR, ed. SA. Barcelona. 1931; 795-801.
using the finite-element method. J coupling between eardrum and ma- Blayney AW. Mechanics and ma- 35.- Spalteholz W. El oído medio.
Acoust Soc Am 1978; 63: 1461-1467. nubrium in a finite-element model. J terials in middle ear reconstruc- En: Anatomía humana. Spalteholz
10.- Lesser TH, Williams KR. The Acoust Soc Am 1996; 99: 3036- tion. Clin Otolaryngol 1991; 16: W. Tomo III. Ed Labor SA. Barcelo-
tympanic membrane in cross sec- 3043. 29-32. na.1967; 950-960.

536 Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537


Documento descargado de http://www.elsevier.es el 22/06/2016. Copia para uso personal, se prohíbe la transmisión de este documento por cualquier medio o formato.

ACTA OTORRINOLARINGOLÓGICA ESPAÑOLA

36.- Beck C Anatomía del oído. En: 46.- Fumagalli Z. Contributio alla J Acoust Soc Am 2000; 108: 1094- 67.- Heiland KE, Goode RL, Asai M,
Tratado de Otorrinolaringología. Be- conscenza della structura della la- 1104. Huber AM. A human temporal bone
rendes J, Link R, Zöllner F. Tomo III mina propia della membrana del 57.- Harty M. Elastic tissue in the study of stapes footplate movement.
(1) Ed. Científico-Médica. Barcelo- timpano umana. Arch Ital Otol. middle ear cavity. J Laryngol 1953; Am J Otol 1999; 20: 81-86.
na. 1969; 46-85. 1942; 54: 211-219. 67: 723. 68.- Anson BJ. Stapedial, capsular
37.- Kirikae I. The structure and 47.- Gil-Carcedo LM. Otología. Ed. and labyrinthine anatomy in relation
58.- Testut L, Latarjet A. Conexio-
function of the middle ear. Univer- Vila Sala Hnos. Barcelona. 1995. to otologic surgery. Ann Otol (Saint
nes de los huesecillos. En: Tratado
sity Press. Tokio. Japan Publ Tra- 48.- Beck C. Histología del oído. de Anatomía Humana. Testut L, Louis). 1961; 70: 607.
ding Co. 1960. En: Tratado de Otorrinolaringología. Latarjet A. Tomo III. 8ª edición. 69.- Portmann G, Portmann M, Cla-
38.- Meister H, Walger M, Micken- Berendes J, Link R, Zöllner F. Tomo Salvat ed. SA. Barcelona. 1931; verie G. La chirurgie de la surdité
hagen A, von Wedel H, Stennert E. III (1) Ed. Científico-Médica. Barce- 801-807. son état actuel, son avenir. Ed Li-
Standardized measurements of the lona. 86-128. braire Arnette. Paris 1959.
59.- Rouviere H. Cadena de los
sound transmission of middle ear 49.- Weber E, Lawrence M. Physio- 70.- Vallés H, Sarrat R, García A,
huesecillos. En: Anatomía Humana.
implants using a mechanical middle logical Acoustics. Princeton Univer- Sevil J, Abenia J. Acta Otorrinolarin-
Descriptiva y Topográfica. Brunner
ear model. Eur Arch Otorhinolaryn- sity Press. Princeton. N.J. (USA) gol Esp 1988; 39: 403-406.
H. Attachment of the stapes to the
gol 1999; 256: 122-127. 1954. oval window in man. Arch Otolaryn- 71.- Testut L, Latarjet A. Anatomía
39.- Eiber A. Mechanical modeling 50.- Békésy G von, Rosenblith W. gol. 1954; 59: 18 Rouviere H. 8ª del oído medio. En: Tratado de
and dynamical behavior of the hu- The mechanical properties of the edición. Ed. Bailly-Baillere SA. Ma- Anatomía Humana. Testut L, Latar-
man middle ear. Audiol Neurootol ear. Handbook of Experimental Psy- drid.1974; 381-384. jet A. Tomo III. 8ª edición. Salvat
1999; 4: 170-177. chology. Stevens S, Wiley J & sons. ed. SA. Barcelona. 1931; 742-894.
60.- Bolz E, Lim D. Morphology of
40.- Wada H, Metoki T, Kobayashi N.Y. 1951. the stapediovestibular joint. Acta 72.- Lehnhardt E. Fisiología del oí-
T. Analysis of dynamic behavior of 51.- Schuknecht HF. The tympanic Otolaryngol (Stockholm) 1972; 73: do medio. En: Tratado de Otorrino-
human middle ear using a finite ele- membrane. En: Pathology of the 10-14. laringología. Berendes J, Link R,
ment method. J Acoust Soc Am ear. Schuknecht HF. Harvard Uni- Zöllner F. Tomo III (1) Ed. Científico-
61.- Vallejo LA, Gil-Carcedo E, Gil-
1992; 92: 3157-3168. versity Press. Cambridge. Massa- Médica. Barcelona. 187-227.
Carcedo LM. Anatomía aplicada del
41.- Otologic LLC, Boulder, Colora- chusetts. USA. 1974; 23-25.
oído externo y medio. En: Tratado 73.- Lorente de No R. The reflex
do, USA. Comunicación personal. 52.- Kirikae I. Physiopathology of de Otorrinolaringología y Cirugía de contractions of the muscles of the
42.- Sánchez-Fernández JM, Saint- the middle ear. University of Tokio Cabeza y Cuello. Gil-Carcedo LM, middle ear as an hearing test in ex-
Gerons S, Sánchez del Rey A. A Press. Tokyo. Japan. 1969. Marco J, Medina J, Ortega P, Trini- perimental animals. Trans Amer
microanalytical study on human au- 53.- Vitzthum HG, Vorwerk U, dad J. Suarez C. Tomo II. Ed Pro- Laryng Rhin Otol Soc 1933; 39: 26.
ditory ossicles in normal and patho- Scheinpflug L, Begall K. Postmorten yectos Médicos SL. Madrid. 2000;
74.- Weber EG, Bray CW. The ten-
logical conditions. Acta Otolaryngol changes in ear canal resonance 670-687.
sor tympanic muscle and its relation
1991; 112: 317-321. and tympanic membrane impedance 62.- Anson BJ, Bast TH. The surgi- to sound conduction. Ann Otol
43.- Vallejo-Valdezate LA, Martin-Gil in the human ear. Laryngorhinooto- cal significance of stapedial and (Saint Louis) 1937; 46: 947.
J, José-Yacamán M, Martin-Gil FJ, logie 1996; 75: 270-274. labyrinthineanatomy. Arch Otolaryn-
75.- Békésy G von. Experiments in
Gil-Carcedo LM. Scanning electron 54.- Hartwein J. Follow-up of sound gol 1960; 71: 1888.
Hearing. Ed. McGraw Hill Series
microscopy images and energy-dis- pressure level at the tympanic
63.- Basek ME, Fowler EP. Anato- Psychology . N.Y. (USA). 1960.
persive X-ray microanalysis of the membrane at varying impedance of
mical factors in stapes mobilisation
stapes in otosclerosis and Van der the tympanic membrane-ossicular 76.- Nakamura K, Okamoto M.
operations. Arch Otolaryngol 1956;
Hoeve syndrome. Laryngoscope system. HNO 1992; 40: 128-132. Study of sound transmission effi-
63: 589.
2000; 110: 1505-1510. 55.- Huang GT, Rosowski JJ, Puria ciencies of human ear with acous-
64.- Brunner H. Attachment of the tic reflective contractión of middle
44.- Tillaux B. Estructura de la S, Peake WT. A noninvasive me-
stapes to the oval window in man. ear muscles. J Otolaryngol Soc Jap
membrana timpánica. En: Tratado thod for estimating acoustic admit-
Arch Otolaryngol 1954; 59: 18. 1957; abstract 59.
de Anatomía Topográfica aplicada a tance at the tympanic membrane. J
la Cirugía. Tillaux B. Tomo I, 9ª edi- Acoust Soc Am 2000; 108: 1128- 65.- Harty M. Periestapedial elastic 77.- Kobrac HG. The middle ear.
ción. Ed Espasa y Cía. Barcelona. 1146. fibers in the middle ear cavity. Arch University of Chicago Press. 1959.
1881; 127-131 56.- Kringlebotn M. Acoustic impe- Otolaryngol 1963; 78: 754. 78.- Huttenbrink KB. The fixation
45.- Lim D. Human tympanic mem- dances at the oval window, and 66.- Wolf D, Belucci RJ. The human theory of middle ear muscle func-
brane: An ultrastructural observation. sound pressure transformation of ossicular ligaments. Ann Otol (St tion. Laryngol Rhinol Otol (Stuttg.)
Acta Otolaryngol 1970; 57: 121. the middle ear in Norwegian cattle. Louis) 1956; 65: 895 1988; 67: 404-411.

Acta Otorrinolaringol Esp 2002; 53: 527-537 537