Você está na página 1de 1

Altar de Muerto en el Valle del Mezquital

(Ya pa santo o día de muertos)

Se inicia con la colocación de la ofrenda el día 31 de octubre a medio día (12 hrs) esperando la
llegada de los niños difuntos, niños que murieron por enfermedad o por accidente.

Se coloca una mesa con un mantel en una lugar muy privado y limpio de la casa, sobre la mesa
se van colocando dulces, velas pequeñas, galletitas propias para recordar a los niños, también
se ponen panes de color rojo llamados de “angelitos” que son propios para los niños difuntos,
así como flores blancas que representan la pureza de los niños y esta es retirado el día 1 de
noviembre a medio día y dando paso a los adultos difuntos.

Sobre la misma mesa se van colocado el pan de agua llamado “guabru”, también se coloca el
otro tipo de pan tradicional de muerto que es con azúcar y con chochos de colores, en la ofrenda
también se coloca veladoras más grandes y aceite dentro de una cazuela con un pábilo y fuego
que significa la luz y guía para llegar del inframundo hacia la tierra, otro de los elementos propios
del altar del valle del mezquital son los tamales que la gente hñähñu prepara ese día para sus
seres queridos, también colocan algunas comidas que las personas les gustaba en vida, las frutas
que se colocan en el altar es muy característico y significativo como la guayaba, el plátano y la
nuez, también el dulce de calabaza que la las mujeres indígenas preparan en casa es parte de la
tradición en el día de muertos en la cultura hñähñu, así como el adorno muy propio que
caracteriza al Valle del Mezquital como es el hinojo, la flor de mano de león y la flor de
cempaxúchitl, flores que por su olor sirven como guía para traer a los difuntos y puedan disfrutar
de la ofrenda, el día 2 de noviembre a las 12 del día se despiden a los difuntos con cuetes y
campanas de las diferentes iglesias.

El día 3 de noviembre se retira la ofrenda y se comparte con los vecinos, se dice que los sabores
de las cosas que se colocaron en la ofrenda desaparecen porque los difuntos se la llevaron.