Você está na página 1de 12

MENINGITIS TUBERCULOSA

DEFINICIÓN

Es una infección de los tejidos que recubren el cerebro y la médula espinal (meninges).

se caracteriza por la presencia de número anormal de leucocitos (> 10 células después del período neonatal)
en el líquido cefalorraquídeo (LCR) y cuando en éste se aísla Mycobacterium tuberculosisla enfermedad
recibe el nombre de meningitis tuberculosa (MT). Se trata de una infección grave que compromete las
meninges, con un efecto devastador serio sobre el sistema nervioso central, motivo por el cual
prácticamente la mayoría (80%) de los pacientes quedan con secuelas neurológicas

CAUSA

La meningitis tuberculosa es causada por el Mycobacterium tuberculosis. Esta es la bacteria que causa la
tuberculosis (TB). La bacteria se disemina al cerebro y la columna desde otro lugar en el cuerpo,
generalmente los pulmones.

La meningitis tuberculosa es muy poco común en los Estados Unidos. La mayoría de los casos sucede en
personas que viajaron a los Estados Unidos desde otros países en donde la TB es común.

SINTOMAS

Los síntomas a menudo comienzan lentamente y pueden incluir:

 Fiebre y escalofríos
 Cambios en el estado mental
 Náuseas y vómitos
 Sensibilidad a la luz (fotofobia)
 Dolor de cabeza intenso
 Rigidez en el cuello (meningismo)
Otros síntomas que pueden ocurrir con esta enfermedad pueden incluir:

 Agitación
 Fontanelas abultadas (puntos blandos) en los bebés
 Disminución del estado de conciencia
 Alimentación deficiente o irritabilidad en los niños
 Postura inusual con la cabeza y el cuello arqueados hacia atrás (opistótonos). Esto ocurre
usualmente en niños.
TRATAMIENTOS

A usted le darán algunos medicamentos para combatir la bacteria de la TB. Algunas veces, el tratamiento se
inicia incluso si su proveedor cree que usted tiene la enfermedad, pero las pruebas no la han confirmado
todavía.

El tratamiento generalmente dura al menos 12 meses. Igualmente, se pueden utilizar medicamentos


llamados corticosteroides.

ROTAVIRUS

DEFINICIÓN

El rotavirus es una enfermedad infecciosa que causa en los afectados gastroenteritis o infección intestinal.
Fue descubierto por la viróloga australiana Ruth Bishop en 1873. Pertenece a la familia de los reoviridiae,
una familia de virus de vertebrados que pueden afectar al sistema gastrointestinal y a las vías respiratorias
del huésped. Aunque también puede afectar a personas adultas, los más propensos a contagiarse de este
virus son los niños, especialmente los lactantes.

Se caracteriza por ser extremadamente contagioso y resistente. Esta infección es considerada como un
problema de salud pública, sobre todo en los países en vías de desarrollo.

Existen varias especies de rotavirus, que pueden afectar tanto a personas como a animales y que se
manifiestan en diferentes épocas del año. Los rotavirus de los grupos A, B y C son los que afectan a los
humanos; en concreto, los del grupo A son los mayores desencadenantes de gastroenteritis aguda en niños
menores de cinco años a nivel mundial, según el estudioRotavirus, norovirus, adenovirus y otros virus del
tracto digestivo, de la Universidad Nacional Autónoma de México.

CAUSA

Esta infección se transmite al entrar en contacto con las heces del infectado de forma oral, ya que el virus
puede sobrevivir durante varias horas en las manos y durante días en superficies sólidas, como pañales,
ropa, sábanas, etcétera. Además, también puede transmitirse a través del consumo de alimentos o agua
infectados con el virus.

SINTOMAS

Los principales síntomas del rotavirus son diarrea, fiebre y vómitos. Es muy importante controlar la
hidratación de los infectados por esta enfermedad, ya que las diarreas que provoca suelen ser severas. La
deshidratación en el caso del rotavirus es más común que en otras infecciones y en casos extremos puede
provocar la muerte, especialmente en bebés y niños pequeños. El dolor abdominal, junto con los otros
síntomas, también puede ser un indicio de infección por rotavirus.

El virus tiene un periodo de incubación de dos días, aproximadamente, antes de que se manifiesten los
síntomas. La diarrea suele durar entre cinco y diez días y la fiebre suele ser leve. Aunque la infección por
rotavirus puede causar la muerte por deshidratación, la mortalidad en los países desarrollados es muy baja;
esto es debido a la accesibilidad que hay a tratamientos de rehidratación. A pesar de ello, el contagio de
esta enfermedad es una causa muy común de ingreso hospitalario.

Un niño puede contagiarse por rotavirus en más de una ocasión, sin embargo, debido a la activación y al
refuerzo del sistema inmunológico, el primer contagio también suele ser el más grave.

La gravedad de los síntomas y su evolución en el tiempo dependen de muchos factores, como la edad o las
condiciones previas de salud del infectado, por lo que no existen grupos de riesgo.

TRATAMIENTOS

Existe la posibilidad de prevenir la infección administrando una vacuna pero, una vez se contraiga el virus,
no existen medicamentos específicos para tratarlo. La clave para paliar la enfermedad es hidratarse de
forma continuada. Si la pérdida de líquidos es severa (diarrea aguda o vómitos constantes) es necesaria la
administración de suero y electrolitos.

En el caso de los bebés, muchas veces no son capaces de tolerar los líquidos, por lo que es necesario su
ingreso hospitalario para llevar a cabo la rehidratación.

POLIOMIELITIS

DEFINICIÓN

La poliomielitis, también conocida como polio, es una enfermedad viral infecciosa e incurable que afecta al
sistema nervioso. La mayor incidencia de la enfermedad se produce sobre todo en los menores de cinco
años.

CAUSA

El virus de la polio se transmite por vía oral, mediante alimentos y bebidas contaminadas por el virus y a
través del contacto con la saliva o las heces de una persona infectada. A continuación, el virus pasa al flujo
sanguíneo y ataca al sistema nervioso.

SINTOMAS

l virus puede no ocasionar síntomas, pero contagiarse de igual modo.

Los síntomas más comunes son los siguientes:

 Fiebre.
 Dolor de cabeza.
 Cansancio.
 Dolor muscular.
 Debilidad.
 Parálisis muscular que podría provocar la muerte por parálisis de los músculos respiratorios.
TRATAMIENTOS

El tratamiento tiene la finalidad de controlar los síntomas, aunque no existe ningún tratamiento específico
para esta enfermedad.

Algunos de los tratamientos más comunes son los siguientes:

 Para reducir el dolor y los espasmos musculares puede utilizarse calor húmedo.

 Analgésicos para tratar el dolor de cabeza y muscular.


 Las sesiones de fisioterapia pueden ayudar a recuperar la fuerza y funcionalidad muscular perdida.

DIFTERIA

DEFINICIÓN

Es una infección aguda muy contagiosa que produce una bacteria llamada Corynebacterium diphtheriae y
las toxinas que produce. Afecta a las vías respiratorias altas, garganta y nariz, provocando una mucosa de
un color blancogrisáceo que provoca dificultades respiratorias al acumularse. Esto va acompañado de fiebre
y dolor en diferentes partes del aparato respiratorio. En casos graves también puede producir miocarditis
(inflamación del músculo cardiaco), daños en el sistema nervioso y en los peores casos, la muerte.

CAUSA

Al tratarse de una bacteria, la difteria se puede contraer de las gotitas respiratorias que expulsa una
persona contagiada mediante la tos, los estornudos o cuando habla. También se puede contraer al entrar en
contacto un objeto en el que se encuentre la bacteria, como un vaso usado o un recipiente del que haya
comido, u objetos de uso personal como una toalla o sábanas.

Vivir en condiciones insalubres, mantener una mala higiene y especialmente, no haber recibido la vacuna
correspondiente, también son indicadores de alto riesgo para contraer la difteria.

SINTOMAS

Los síntomas de la difteria se dan entre de uno a siete días después de que la bacteria entre en el cuerpo y
puede provocar:

 Dolor de garganta, con los ganglios inflamados. Puede provocar dolor al tragar alimentos
(odinofagia).
 Fiebre.
 Sensación de debilidad.
 La piel puede mostrar lesiones cutáneas, un color azulado o úlceras.
 Secreción nasal con sangre.
 Dificultad respiratoria, ronquera y tos perruna o metálica.
 Secreción abundante de saliva.
 En algunas ocasiones puede no haber síntomas aparentes. Sin embargo, la persona puede ser
portadora de la enfermedad, pudiendo contagiar a otras.
TRATAMIENTOS

La infección por la bacteria de la difteria siempre requiere el ingreso hospitalario, incluso antes de que se
den los resultados definitivos del diagnóstico, a modo preventivo. Se administra una antitoxina diftérica ya
sea por inyección intramuscular o intravenosa. A continuación se suelen recetar antibióticos (como
penicilina o eritromicina) para eliminar a la bacteria.

En los casos graves se realiza además una monitorización cardiaca del paciente para ver su evolución, así
como la ventilación mecánica debido a las complicaciones respiratorias que causa la difteria. Además se
administran líquidos por vía intravenosa en caso de que la difteria haya alcanzado el corazón o los riñones.

TOS FERINA

DEFINICIÓN

La tos ferina es una enfermedad infecto-contagiosa aguda que afecta al aparato respiratorio. Su principal
síntoma es tos violenta en accesos o paroxismos que puede dificultar la respiración. El contagio se realiza
directamente desde la persona enferma a la sana por el aire, al hablar y toser, fundamentalmente, por las
gotas de Pflügge.

Una de las características de esta enfermedad es que con frecuencia se puede escuchar un sonido
convulsivo profundo cuando el paciente trata de inspirar.

Según la Asociación Española de Pediatría, la tos ferina es una de las enfermedades infecciosas más
contagiosas, que afectan principalmente a los lactantes menores de seis meses, a adolescentes y adultos,
si bien es el primer grupo el más vulnerable.

CAUSA

La tos ferina o tos convulsiva es una infección bacteriana aguda que afecta a las vías respiratorias altas. Esta
enfermedad la causan la bacteria Bordetella pertussis o Bordetella parapertussis, patógenos
exclusivamente humanos que pueden afectar a individuos de todas las edades y provocar discapacidad
permanente en los bebés e incluso la muerte.
Cuando una persona con el virus estornuda o tose, pequeñas gotas que contienen la bacteria se mueven a
través del aire favoreciendo la propagación de una persona a otra.

El tiempo medio de la enfermedad suelen ser seis semanas aunque puede durar hasta diez.

SINTOMAS

Inicialmente las manifestaciones clínicas de la tos ferina son semejantes a los que aparecen con un
resfriado común. Estos síntomas suelen aparecer cuando ha transcurrido una semana desde la exposición a
la bacteria.

Entre 10 y 12 días más tarde pueden comenzar los episodios más graves de tos. En el caso de los niños, todo
termina en la mayoría de los casos en un estertor, un sonido que se produce cuando el paciente trata de
tomar aire. Es raro que éste aparezca en menores de 6 meses y en personas adultas.

La tos puede provocar que los pacientes tengan vómitos e incluso que los pacientes lleguen a perder el
conocimiento. De hecho, es frecuente que los episodios de asfixia y las pausas largas de la enfermedad al
respirar aparezcan en los bebés.

Otros síntomas comunes son:

 Diarrea.

 Fiebre leve.

 Rinorrea.

TRATAMIENTOS

En los primeros días de la enfermedad los antibióticos pueden reducir los síntomas. Sin embargo, si el
diagnóstico se realiza tarde, los antibióticos no serán tan efectivos.

En bebés menores de 18 meses la enfermedad puede llegar a ser mortal, por lo que es muy importante
que estén constantemente bajo supervisión ya que en algunos casos pueden requerir ser hospitalizados.

Si al paciente le cuesta beber líquidos, se le puede administrar estos por vía intravenosa.

Los expectorantes, los antitusígenos y los jarabes para la tos no suelen ser eficaces y los especialistas
desaconsejan su utilización.

TÉTANOS

DEFINICIÓN

El tétanos es una enfermedad grave provocada por la toxina de una bacteria llamada clostridium tetani. Esta
toxina actúa como un veneno que afecta al sistema nervioso central.

CAUSA

La bacteria clostridium tetani se encuentran en el suelo, en las heces y en la boca de los animales. En forma
de espora, la bacteria puede permanecer inactiva en el suelo, aunque puede seguir siendo contagiosa por
más de cuatro décadas.

La enfermedad se adquiere cuando las heridas se infectadas por la bacteria. Las esporas se vuelven activas
y se diseminan en el cuerpo produciendo un tóxico llamado toxina tetánica. Esta toxina bloquea las señales
nerviosas de la médula espinal a los músculos pudiendo causar espasmos musculares.

SINTOMAS

El tiempo entre la infección y la manifestación del primer síntoma puede variar de entre 7 a 21 días.

Los síntomas de la enfermedad suelen comenzar con espasmos leves en los músculos de la mandíbula
(trismo). Además, pueden darse espasmos en otras partes del cuerpo. Los espasmos musculares en la
espalda pueden causar arqueamiento, (opistótonos). También pueden afectar a músculos que ayudan a la
respiración dando lugar a problemas respiratorios. Pueden darse también otros síntomas como:

· Babeo.
· Sudoración excesiva.
· Fiebre.
· Espasmos de la mano o del pie.
· Irritabilidad.
· Dificultad para deglutir.
· Defecación incontrolable.
TRATAMIENTOS

Es importante resaltar que sin tratamiento, uno de cada cuatro personas infectadas muere. Sin embargo,
con el tratamiento apropiado, menos del 15 por ciento de las personas infectadas muere.

Una vez que la persona sobreviva a la fase aguda de la enfermedad, la recuperación, por lo general, suele
ser completa.

El tratamiento incluye:

· Reposo en cama.

· Medicamentos para neutralizar el tóxico.

· Relajantes musculares.

· Antibióticos.

· Puede hacerse una pequeña cirugía para la limpiar la herida y eliminar la fuente del tóxico.

NEUMONIA POR HAEMOPHILUS INFLUENZAE TIPO B (hib)

DEFINICIÓN

La Haemophilus influenzae tipo b (Hib), es un tipo de bacteria. A pesar de su nombre, la Haemophilus


influenzae (Hib) no causa la influenza pero puede causar una serie de enfermedades que pueden poner en
riesgo la vida.

La Hib puede provocar infecciones de oídos, neumonía, infecciones de sangre, celulitis (una infección de la
piel), artritis, epiglotitis (una infección grave de la garganta), y meningitis (una infección de las membranas
que recubren el cerebro y la médula espinal).

La Hib puede aparecer a cualquier edad, pero es más común en niños menores de 5 años que no han sido
vacunados y aquellos que no han completado todas las dosis de la vacuna Hib durante la niñez. La Hib
también puede ser preocupante para las personas mayores y las personas con el sistema inmunológico
debilitado.

CAUSA

La Hib se disemina de una persona a otra, ya sea de un portador sano de la infección (alguien que tiene la
bacteria en su cuerpo pero no tiene los síntomas de la enfermedad) o de alguien que está muy enfermo con
la infección.

La Hib se disemina a través del contacto de mucosidad o gotas de saliva provenientes de una persona
afectada por la bacteria. Esto por lo general sucede cuando un portador sano de Hib estornuda o tose cerca
de una persona que no está vacunada. Aún los portadores que no están enfermos pueden pasar la
enfermedad a otros, siempre y cuando la bacteria permanezca en su cuerpo.

SINTOMAS

Todos los niños con la enfermedad por Hib tienen fiebre. Según el tipo de enfermedad que produzca la Hib,
habrá diferentes síntomas:

 Los dolores de cabeza, la rigidez de cuello y los vómitos suelen ser síntomas producidos por
meningitis.

 La neumonía desencadena síntomas como la tos y la dificultad para respirar.

 Los síntomas de epiglotitis suelen ser: dolor de garganta, babeo y dificultad para respirar.

 La piel roja y sensible es síntoma de celulitis.

 La artritis se manifiesta mediante síntomas como dolor grave, hinchazón y piel rojiza en una
articulación.

 Las infecciones de oído causan dolor.

Las enfermedades ocasionadas por la Hib también tienen sus propias complicaciones. La meningitis puede
causar daño cerebral permanente y hasta la muerte. La epiglotitis puede desencadenar problemas
respiratorios con riesgos para la vida. Las otras infecciones, como la neumonía, la celulitis y la artritis pueden
causar insuficiencias en los órganos si no se inicia un tratamiento inmediatamente.
TRATAMIENTOS

La enfermedad por Hib se trata con antibióticos que matan la bacteria. Según la enfermedad que produzca
la Hib y las complicaciones que surjan, hay otros tratamientos.

Durante 1 o 2 días después del inicio del tratamiento, mantenga a su hijo en su casa y alejado de todas las
personas que no hayan sido vacunadas contra la Hib. Pídale consejo al médico sobre cómo mantener
cómodo a su hijo en casa hasta que la infección desaparezca.

MENINGITIS

DEFINICIÓN

La meningitis es una enfermedad infecciosa provocada por virus o bacterias que en muchas ocasiones se
encuentran en la nariz y en la garganta de personas sanas (portadores sanos) que la contagian a terceras
personas.

La enfermedad provoca la infección e inflamación de las meninges, unas membranas que rodean el cerebro
y la médula espinal. Cuando se infectan sólo las meninges se habla de meningitis. En algunas ocasiones, la
bacteria se introduce en la sangre diseminándose. A este problema se le denomina sepsis meningocócica.
También puede ocurrir que se den ambos problemas a la vez.

CAUSA

Las causas más frecuentes de la meningitis son las infecciones, que pueden estar provocadas por virus o por
bacterias. La más común, y menos grave, es la infección vírica, que generalmente mejora sin que se la
administre ningún medicamento al paciente. Sin embargo, las bacterianas son muy graves y pueden llegar a
provocar daños cerebrales e incluso la muerte.

Además de por las infecciones, la meningitis puede aparecer debido a hongos, tumores, y otros virus como
el de las paperas, el VIH, el herpes labial y el genital.

SINTOMAS

Una vez contagiada, una persona puede tener los primeros síntomas entre los dos y los diez días posteriores
al contagio. En ocasiones tiene un comienzo brusco con síntomas similares a los de un catarro o una gripe.
Los más frecuentes y que anuncian la gravedad son:

 Fiebre alta.

 Dolor de cabeza intenso.

 Rigidez de la nuca.

 Vómitos bruscos.

 Somnolencia.

 Pérdida de conciencia.

 Agitación, delirio y/o convulsiones.

 Manchas de color rojo-púrpura en la piel, lo que implica una mayor gravedad.

TRATAMIENTOS

La mayor parte de las personas que sufre una meningitis viral se cura sin problemas.

En la meningitis bacteriana el tratamiento consiste en cuidados específicos en el hospital y terapia intensa


con antibióticos.

Otros cuidados que se le pueden prescribir al paciente son la administración de líquidos por vía intravenosa
y medicamentos para tratar lesiones asociadas que pueden aparecer, como el edema cerebral, el shock o las
crisis epilépticas.

Es imprescindible el diagnóstico precoz y la rápida asistencia del especialista. En algunos casos la


enfermedad evoluciona con gran fuerza o afecta a personas con el sistema inmune débil y pueden provocar
desenlaces fatales.

NEUMONIA

DEFINICIÓN
Es una infección del pulmón caracterizada por la multiplicación de microorganismos en el interior de los
alvéolos, lo que provoca una inflamación con daño pulmonar. La reacción inflamatoria produce una
ocupación de los alvéolos que puede visualizarse en una radiografía de tórax.

“La neumonía es una infección del parénquima pulmonar que puede afectar a todas las personas, si bien es
más frecuente en los extremos de la vida: niños y ancianos”, explica a CuidatePlus Rosario Menéndez,
neumóloga y directora del Programa de Investigación en Enfermedades Infecciosas de la Sociedad Española
de Neumología y Cirugía Torácica (Separ). “Además, son más proclives a esta infección las personas con
enfermedades crónicas, los inmunodeprimidos, como los trasplantados, los que reciben quimioterapia y los
pacientes con VIH”.

CAUSA

Las neumonías se desarrollan cuando un germen infeccioso invade el tejido pulmonar. Estos gérmenes
pueden llegar al pulmón por tres vías distintas: por aspiración desde la nariz o la faringe, por inhalación o
por vía sanguínea.

“La neumonía está causada por bacterias y por virus u otros microorganismos, como hongos o parásitos. La
bacteria más frecuente que causa la neumonía es el neumococo (Streptococcus pneumoniae) y, entre los
virus, el más frecuente es el de la gripe”, señala Menéndez, quien indica que otras bacterias que intervienen
con frecuencia causando la neumonía son la legionella y el mycoplasma. “Respecto a los gérmenes que
provocan la neumonía, la incidencia depende del lugar de adquisición de la patología y de las enfermedades
del propio paciente”.

SINTOMAS

Los síntomas de las neumonías son variables. Además, esta variabilidad no siempre tiene relación con el tipo
de germen que causa la neumonía.

Algunos casos debutan como una neumonía típica, que consiste en la aparición en varias horas o entre 2 y 3
días de tos con expectoración purulenta o herrumbrosa, en ocasiones con sangre, con dolor torácico y fiebre
con escalofríos.

Otras neumonías, llamadas atípicas, tienen síntomas más graduales que consisten en décimas de fiebre,
malestar general, dolores musculares y articulares, cansancio y dolor de cabeza. La tos es seca, sin
expectoración, y el dolor torácico es menos intenso.

La mayoría de las neumonías tienen características de ambos grupos. Si la neumonía es extensa o hay
enfermedad pulmonar o cardiaca previa puede que el paciente tenga también dificultad respiratoria.
Además, si los gérmenes pasan a la circulación sanguínea producen una bacteriemia que puede conducir a
un shock séptico, con riesgo para la vida.

“En personas con edad avanzada los síntomas pueden ser más inespecíficos y aparecer como cuadros con
menos manifestaciones”, añade la especialista. “En estos casos puede cursar como confusión, malestar
general y disminución del nivel de conciencia”.

TRATAMIENTOS

El tratamiento básico y fundamental de la neumonía es el uso de antibióticos y, en caso de neumonía


originada por una gripe grave, antivirales. ”Las medidas generales requieren atender además las
enfermedades concomitantes del paciente”, indica Menéndez.

En neumonías más graves podría ser necesario que los especialistas recomienden añadir al tratamiento
oxigenoterapia. Si hay complicaciones el paciente puede necesitar medicación broncodilatadora.

PAPERAS

DEFINICIÓN

La parotiditis (paperas) es una infección vírica contagiosa que causa un agrandamiento doloroso de las
glándulas salivales. La infección puede también afectar a otros órganos, especialmente en los adultos.

Es una enfermedad viral producida por el paramixovirus, que, inicialmente, se multiplica en las células del
aparato respiratorio y, posteriormente, la sangre lo transporta hacia todos los tejidos, como las glándulas
salivales, siendo la principal la parótida.

El contagio de la enfermedad puede ser por contacto directo o por objetos contaminados con saliva u orina.

CAUSA
La parotiditis no es una infección tan contagiosa como la varicela o el sarampión. Las épocas de mayor
contagio de esta enfermedad se dan, generalmente, a finales del invierno o al principio de la primavera.

Aunque la afección puede padecerse a cualquier edad, en la mayoría de los casos afecta a niños de entre
cinco y quince años de edad.

La enfermedad no es frecuente en menores de dos años. Una infección por el virus de la


parotiditis habitualmente proporciona inmunidad de por vida.

SINTOMAS

Inicialmente aparece dolor y endurecimiento en la zona correspondiente a la glándula parótida (entre el


lóbulo de la oreja y la mandíbula), generalmente debido a la inflamación de la zona.

Característicamente el lóbulo de la oreja suele elevarse. Tras el contagio, el aumento del tamaño de la
glándula salival alcanza su máximo volumen a los dos o tres días. Normalmente, se inflama primero un lado
y, en el transcurso de dos días, el otro, pero es posible que sólo afecte a uno de ellos.

Suele, además, asociarse a fiebre que varía entre los 39º y 40º. El periodo en que aparecen los síntomas es,
aproximadamente, de tres a siete días después del contagio aunque esto cambia dependiendo del paciente.

Las complicaciones son poco frecuentes, pero posibles, e incluyen la inflamación de las meninges y el
encéfalo (meningoencefalitis), de la epididimitis o la inflamación del testículo (orquitis), del ovario
(ooforitis), del riñón (nefritis), del músculo cardiaco (miocarditis) o de las articulaciones (artritis).

TRATAMIENTOS

En la mayoría de los casos esta enfermedad desaparece por sí misma y su tratamiento sólo consiste
en mejorar los síntomas que se vayan presentando mediante antitérmicos y antinflamatorios. El reposo en
cama se aconsejará según el estado en el que se encuentre el paciente.

Suele recomendarse la toma de líquidos y hacer gárgaras con agua tibia con sal, además de aplicar
compresas frías o calientes en la zona del cuello.

La dieta es otro factor muy importante a tener en cuenta, pero dependerá de las condiciones de la persona
infectada para poder alimentarse, lo que suele reducirse a alimentos blandos. Si la ingesta es posible, no
será necesario limitar la alimentación.

RUBEOLA

DEFINICIÓN

La rubéola es una infección vírica contagiosa que afecta, principalmente, a niños y a adultos jóvenes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), la rubéola puede ser grave para las mujeres
embarazadas, debido al denominado síndrome de rubéola congénita (SRC).

Una mujer infectada durante las primeras 16 semanas (sobre todo las primeras 8 o 10 semanas) del
embarazo puede abortar, dar a luz un bebé muerto o que éste nazca con defectos congénitos.

Las epidemias ocurren en intervalos irregulares durante la primavera. Las mayores epidemias ocurren cada
6 o 9 años. En los países desarrollados actualmente el número de casos es cada vez menor.

CAUSA

Se transmite a través de estornudos, tos o el contacto con superficies contaminadas (pañuelos, vasos, o
manos).

Las posibilidades de que una persona no vacunada adquiera la enfermedad si convive con alguien que la
tiene son del 90 por ciento.

Cuando el virus se introduce en el organismo, pasa a la sangre atacando a los glóbulos blancos, que a su vez
transmiten la infección a las vías respiratorias, la piel y otros órganos.

Una vez que se padece la enfermedad, el paciente adquiere inmunidad permanente, por lo que no vuelve a
ser afectado por el virus. En el caso de los bebés infectados antes del nacimiento, éstos pueden ser
contagiosos durante muchos meses después de nacer.

El periodo de incubación de la enfermedad, tiempo que transcurre desde que el virus entra en contacto con
una persona hasta que comienzan a desarrollarse los síntomas, suele oscilar entre dos y tres semanas.
SINTOMAS

Los síntomas comienzan entre los 14 y los 21 días después de la infección. La rubéola se caracteriza por la
aparición de pequeñas erupciones en la piel de un color rosáceo que se inician en la cabeza y progresan
hacia las extremidades, haciéndose más numerosas en el tronco.

Estas erupciones no provocan picores ni molestias y suelen desaparecer en pocos días. Suelen mostrarse
uno o dos días después del contagio.

Junto a las manchas rojizas, los síntomas de la rubéola son bastante similares a los de un síndrome gripal,
con malestar general, fiebre poco intensa, enrojecimiento de los ojos, dolor de garganta (faringitis)
e inflamación dolorosa de los ganglios, del cuello sobre todo, alrededor de la nuca y en la región posterior
de las orejas.

Mientras que en los niños la rubéola suele revestir escasa gravedad, acompañándose algunas veces
de otitis (infecciones de oídos), es más frecuente la complicación de la enfermedad entre los adultos que la
padecen.

TRATAMIENTOS

No existe un tratamiento específico para la rubéola. La actuación de los especialistas durante la enfermedad
suele centrarse en el control de los síntomas y va dirigida a mitigar la fiebre y el malestar general, como si
se tratara de un proceso gripal.

Se recomienda reposo y el aislamiento del paciente para evitar nuevos contagios. Hay que acudir al
pediatra si el niño con rubéola respira con dificultad o la tos dura más de cuatro o cinco días.

En el caso de que se produzcan sobre infecciones bacterianas, como la otitis o la neumonía, el especialista
administrará antibióticos al paciente.

VARICELA

DEFINICIÓN

La varicela es una infección viral muy contagiosa provocada por el virus varicela zoster (VVZ). Se caracteriza
por una erupción vesicular en forma de manchas y ampollas que producen picazón. Esta enfermedad es
común entre la población infantil, aunque tiene una variante propia de los adultos, el herpes zoster, que
resulta más seria y consiste en la reactivación posterior del virus.

CAUSA

Se transmite a través de pequeñas gotas de líquido vesicular o secreciones del tracto respiratorio que son
transportadas por el aire, especialmente cuando el enfermo tose o estornuda. También se contagia al estar
en contacto con objetos que han sido contaminados. Por este motivo es importante que el paciente sea
aislado: la probabilidad de transmisión entre los niños que asisten al mismo centro escolar o entre los
miembros de la familia supera el 90 por ciento.

SINTOMAS

Generalmente los enfermos no presentan síntomas evidentes antes de que se produzca el brote de la
enfermedad, que viene acompañado por fiebre, cansancio, dolor de cabeza y falta de apetito.Los síntomas
comienzan entre los 10 y los 21 días después de la infección. El más característico es la aparición de
manchas rojizas y planas, que van tomando relieve poco a poco hasta convertirse en ampollas o vesículas.
Estas provocan un gran picor, se rompen con facilidad y forman unas costras que se desprenden y
desaparecen en, aproximadamente, dos semanas. El proceso se extiende hasta el sexto día de la
enfermedad.

Las manchas aparecen en todo el cuerpo, especialmente en el tronco y el cuero cabelludo en brotes
sucesivos. Los niños sanos pueden desarrollar hasta 500 lesiones dérmicas que, en ocasiones, dejan una
marca permanente. En casos graves las manchas se extienden por las extremidades y el rostro. Además,
pueden aparecer llagas en la boca, los párpados, el recto, la vagina y las vías respiratorias.

TRATAMIENTOS

La varicela requiere una terapia antiviral y sintomática. La terapia sintomática se realiza con analgésicos,
antihistamínicos y cremas o lociones que calman el picor. Su efecto es paliativo y transitorio. También son
recomendables las compresas húmedas o los baños tibios para limpiar las heridas que se producen al rascar
las ampollas y evitar posibles infecciones. En caso de infección bacteriana se administran antibióticos y si
surgen complicaciones serias se emplean medicamentos antivirales, como aciclovir o interferón alfa.

FIEBRE AMARILLA
DEFINICIÓN

La fiebre amarilla, conocida también como mal de Siam o fiebre de Barbados, es una enfermedad
infecciosa aguda, de rápida evolución, que se transmite por la picadura del mosquito Aedus aegypti. La
gravedad puede ser muy variable; independientemente de su intensidad, una vez padecida, el paciente
adquiere la inmunidad de por vida. Se manifiesta generalmente en brotes epidémicos de alta mortalidad en
las regiones de África, América Central y del Sur.

El número de infectados por esta enfermedad ha aumentado en las dos últimas décadasdebido a una
disminución de la inmunidad de la población, la deforestación, los movimientos de la población, el cambio
climático y la urbanización.

CAUSA

La fiebre amarilla está causada por un virus que se transmite por la picadura de zancudos. Una persona
puede contagiarse si el mosquito se encuentra infectado por el virus.

A pesar de ser una enfermedad que se localiza en países concretos del mundo (sobre todo en Suramérica y
África subsahariana), cualquier persona puede infectarse, aunque las personas de mayor edad presentan un
riesgo más elevado de alcanzar el estadio grave de la enfermedad.

SINTOMAS

Una vez que se contrae el virus y pasado un periodo de incubación de 3 a 6 días, la infección puede
desarrollarse en una o dos fases, dependiendo de cómo evolucione la enfermedad:

 Primera etapa o fase aguda: En este primer periodo, los síntomas más comunes son fiebre,
mialgias con dolor de espalda intenso, escalofríos, cefaleas, náuseas o vómitos y pérdida del
apetito. Posteriormente, la mayoría de los pacientes mejoran y los síntomas remiten en un plazo de
3 o 4 días.

 Segunda etapa o fase tóxica: A este estado llegan un 15 por ciento de los pacientes. En este caso, la
fiebre se vuelve más elevada y se ven afectados distintos sistemas orgánicos.

Después, el paciente comienza a presentar ictericia y se queja de dolor abdominal con vómitos.
Además, pueden producirse hemorragias orales, nasales, oculares o gástricas, sangre en los
vómitos o las heces e insuficiencia renal.
La mitad de los pacientes que entran en esta fase mueren en un plazo de 10 a 14 días y el resto se
recupera sin lesiones graves en sus órganos.

TRATAMIENTOS

En lo que respecta al tratamiento, no existe uno específico para la enfermedad. Sólo se pueden llevar a cabo
medidas para combatir la fiebre y la deshidratación. En el caso de que se produzca alguna infección
bacteriana asociada a la fiebre amarilla podrá tratarse con antibióticos.

En los casos en que los síntomas sean más graves, el tratamiento puede incluir:

 Hemoderivados para el sangrado severo: Unidad de sangre extraída con un anticoagulante y bolsa
autorizados.

 Introducción de líquidos por vía intravenosa.

 Diálisis para la insuficiencia renal.

TIFOIDEA

DEFINICIÓN

La fiebre tifoidea es una enfermedad infecciosa sistémica que está caracterizada porque el paciente
presenta fiebre elevada y síntomas abdominales causados por la infección de la bacteria Salmonella Typhi.
“Puede afectar a cualquier persona que no esté inmunizada frente a la infección”, explica a CuidatePlus José
María Marimón, microbiólogo y miembro de la junta directiva de la Sociedad Española de Enfermedades
Infecciosas y Microbiología Clínica(Seimc), quien señala que la fiebre paratifoidea es similar a la tifoidea
pero, en general, tiene un curso más benigno y está causada por la infección de la
bacteria Salmonella Paratyphi.

CAUSA
La causa de la fiebre tifoidea es la infección por la bacteria Salmonella Typhi, mientras que la fiebre
paratifoidea está causada por la infección por Salmonella Paratyphi. Tal y como indica José María Marimón,
de la Seimc, la ruta de infección de ambas es por vía oral. “El ser humano es el único reservorio de la
enfermedad. Por lo tanto, la infección sólo se adquiere al ingerir agua o alimentos contaminados por estas
bacterias por las heces (raramente por la orina) de enfermos o portadores de la infección (transmisión fecal-
oral)”.

Las bebidas y los alimentos que con más frecuencia pueden estar contaminados por la bacteria son la leche,
el queso, los helados y otros derivados lácteos, los mariscos que crecen en lugares cercanos a puntos de
eliminación de las aguas residuales, las verduras regadas con aguas fecales, los huevos, algunas carnes y el
agua.

El contagio directo entre el enfermo y las personas de su entorno es posible, pero no frecuente. Las moscas
también pueden actuar como transmisores.

SINTOMAS

Los síntomas de la fiebre tifoidea pueden oscilar desde manifestaciones leves hasta síntomas muy graves
que, incluso pueden causar la muerte. “Inicialmente hay un periodo de incubación de entre una y seis
semanas, normalmente 1 ó 2 semanas, tiempo que varía en función de las personas y la cantidad de
bacterias ingeridas”, explica el microbiólogo José María Marimón.

El especialista indica que los síntomas se caracterizan fundamentalmente por una fiebre elevada y
sostenida (39ºC-40ºC). Además, las personas afectadas por esta patología pueden presentar debilidad,
dolor abdominal, dolor de cabeza y pérdida de apetito. “También es frecuente
la hepatoesplenomegalia (aumento del tamaño del hígado y del bazo)”, matiza Marimón. “En algunos casos
también aparece una erupción cutánea de manchas planas de color rosa. La diarrea, típica de la infecciones
por el resto de serotipos de Salmonella (las conocidas salmonelosis) es poco frecuente en la fiebre tifoidea".

TRATAMIENTOS

El tratamiento de la fiebre tifoidea debe seguirse siempre bajo supervisión médica. “Aparte de las medidas
generales de adecuada nutrición e hidratación existe un tratamiento específico con antibióticos”, señala
Marimón. “Normalmente se utilizan fármacos como las fluoroquinolonas, las cefalosporinas de tercera
generación o las azitromicinsa. Para eliminar el estado de portador se utiliza principalmente ciprofloxacino”.

La convalecencia puede durar varios meses, pero los antibióticos disminuyen la gravedad y las
complicaciones de la fiebre tifoidea, así como la duración de los síntomas.

Durante la terapia es necesario que la persona se alimente con frecuencia debido a las hemorragias
intestinales u otras alteraciones del tracto digestivo. En ciertos casos debe administrarse alimentación por
vía intravenosa hasta que el paciente pueda digerir los alimentos.

Las ramas de la Biología

La biología se divide en una multitud de disciplinas, y como avanza el conocimiento, van apareciendo de
nuevas. Además que algunas se estrechan con otras grandes ciencias que sirven para apoyarse, como con la
química o la geología. Aún así, se puede hablar de 10 ramas principales que han servido como base para la
masiva diversificación del a ciencia de la vida. Empezemos.

1. Biología celular

La célula es la unidad primordial de los seres vivos, ya que todos están formado por ellas. Por ello no es
extraño que una de las ramas de la biología se centra en el estudio de ella. Anteriormente conocida como
citología, esta disciplina, como su nombre bien indica, se especializa en el conocimiento de las estructuras y
funciones que llevan a cabo las células.

2. Biología del desarrollo

Unos de los fenómenos más impresionantes de la vida es cómo de la unión de dos gametos se puede
generar todo un organismo multicelular. Estoy hablando de la fecundación mediante un espermatozoide y
un óvulo (en el caso de los animales) para formar un zigoto. Esta rama de la biología se especializa en el
estudio de todos los procesos celulares que se llevan a cabo en el desarrollo de un nuevo organismo
mediante la reproducción sexual.

3. Biología marina

La Tierra también es conocida como el planeta azul, y es que casi el 71% de la extensión de este está
ocupada por agua. La vida en los mares no es poca cosa, muestra de ello es el hecho de que existe toda una
rama de la biología que se centra en el estudio de ella, desde los seres que la habitan hasta su interacción
con el medio ambiente.

4. Biología molecular

Si antes hablé de la biología celular que se especializa en el estudio de las estructuras y funciones de las
células, la biología molecular se centra en las herramientas que utilizan las células para llevar a cabo tales
funciones. Esta disciplina estudia las proteínas y los procesos que llevan a cabo a partir de ellas, como la
síntesis de estos componentes o los procesos relacionados con el metabolismo.

5. Botánica

Los seres vivos son el principal objeto de estudio de la biología, pero hay muchísima variedad de estos, por
lo que es necesario diversificar. La botánica se especializa principalmente en el estudio de los vegetales,
tales como plantas, arbustos y árboles, pero también de formas de vida que no son vegetales y sin embargo
comparten características con ellos, como las algas, los hongos y las cianobacterias. Todos ellos tienen en
común una reducida movilidad y que pueden realizar la fotosíntesis (menos los hongos).

6. Ecología

El medio ambiente es un elemento muy importante para la vida y un tema cada vez más actual. La ecología
es la rama de la biología que estudia las interacciones íntimas que se establecen entre los seres vivos y su
entorno o hábitat, formando lo que se conocen como ecosistemas.

7. Fisiología

Si la biología celular se centra en las funciones de las células, la fisiología es la disciplina que se especializa en
el estudio de los procesos que ocurren en los órganos, es decir, funciones que se realizan a partir de un
conjunto de células. Por ejemplo, la circulación de fluidos internos o mecanismos de respiración. Existen
tanto fisiología para animales como para vegetales.

8. Genética

La célula es la unidad de la vida, pero sin el ADN no sería nada. El material genético contiene toda la
información necesaria para desarrollar a un organismo. Por ello, existe toda una disciplina que se centra en
el estudio del contenido genético, que no es otra que la genética. El estudio del genoma siempre ha sido de
interés especial para la biología.

9. Microbiología

Sí la botánica abarca a las plantas principalmente, la microbiología se centra en el estudio de los


microorganismos, seres vivos unicelulares de tamaño muy reducido, solo visibles a través de un
microscopio. Entre los seres que se investigan están las bacterias, las arqueas (antiguamente llamadas
arqueobacterias), los protozoos (organismos unicelulares eucariotas) o los enigmáticos virus, si bien aún se
debate si estos últimos son seres vivos.

10. Zoología

La última rama de biología que se especializa en el estudio de los seres vivos es la zoología, que abarca el
último de los reinos, que no es otro que el de los animales. Desde las esponjas hasta los mamíferos, un
gran abanico de seres vivos se encuentran bajo su campo de estudio.