Você está na página 1de 8

INSTITUTO UNIVERSITARIO METROPOLITANO

PRIMER TRIMESTRE
RADIOPROTECCIÓN Y EDUCACIÓN PARA LA
SALUD
MARIO ALEJANDRO HERAS TERAN
Protección radiológica

La protección radiológica es la disciplina que estudia los efectos de


las dosis producidas por las radiaciones ionizantes y los procedimientos para
proteger a los seres vivos de sus efectos nocivos, siendo su objetivo principal los
seres humanos.

Protección radiológica en cuanto a los decretos, normas, recomendaciones para


proteger a las personas ocupacionalmente expuestas y a la población en general
de los efectos adversos de las radiaciones ionizantes.

Básicamente, se utilizan dos parámetros para definir varios términos de la medida


de la radiación:

- La ionización de la materia producida por la radiación, y

- la energía proveniente de la radiación absorbida por la materia.

De estos dos conceptos básicos han derivado distintos tipos de medida de la


radiación. Se han desarrollado diferentes unidades y medidas por parte de la
Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP), la Comisión
Internacional de Unidades y Medidas de la Radiación (ICRU) y organismos
similares.

Existen unidades inconfundibles entre las principales formas de medida de la

Radiación:

R: mide la exposición a radiación electromagnética (gamma y X).

Rad: medida de dosis absorbida en un material.

Rem: evaluación del riesgo biológico de la radiación.

Gray: medida de la dosis absorbida.

Sievert: evaluación de riesgo biológico.

Premisas

Sus premisas principales para considerar todas sus recomendaciones, ya sea


avalando o deslegitimando aplicaciones de radiaciones o límites de dosis,
redactando planes de emergencia, planificando actuaciones en caso de
emergencia (contramedidas), o cualquier otra, son las siguientes:

Justificación: riesgo/beneficio de las decisiones que se introduzcan en la práctica


radiológica se justificarán en el sentido de que tales decisiones se tomarán con la
intención de asegurar que el beneficio individual o social resultante de esta
práctica compense el detrimento para la salud que pueda causar. Las decisiones
que introduzcan o alteren una vía de exposición para situaciones de exposición
existentes y de emergencia se justificarán en el sentido de que deberán ser más
beneficiosas que perjudiciales.

Optimización: aplicación de cualquier radiación ionizante o planificación que se


realice referente a la protección radiológica de personas sometidas a exposición
poblacional u ocupacional se optimizará con el objetivo de mantener la magnitud
de las dosis individuales, la probabilidad de la exposición y el número de personas
expuestas lo más bajos que sea razonablemente posible teniendo en cuenta el
estado actual de los conocimientos técnicos y factores económicos y sociales, sin
alterar la calidad de imagen que permita un correcto diagnóstico. La optimización
de la protección de personas sometidas a exposiciones médicas se aplicará a la
magnitud de las dosis individuales y será coherente con la finalidad médica de la
exposición.

Limitación de dosis: La exposición de los individuos debe estar sujeta a límites


de dosis (criterio de “riesgos aceptables”). Los límites permiten evitar la ocurrencia
de efectos determinanticos y disminuir la probabilidad de efectos estocásticos.

Exposición

Se llama exposición al hecho que una persona esté sometida a la acción y los
efectos de las radiaciones ionizantes; aquélla puede ser:

Externa: exposición del organismo a fuentes exteriores a él.

Interna: exposición del organismo a fuentes interiores a él.

Total: suma de las exposiciones externas e internas.

Continua: exposición externa prolongada o exposición interna por incorporación


permanente de radionúclidos cuyo nivel puede variar con el tiempo.

Única: externa o interna por corta duración de tiempo.

Global: irradiación de cuerpo entero de manera homogénea.


Parcial: exposición sobre uno o varios órganos o tejidos sobre una parte del
organismo o sobre el cuerpo entero.

Existen tres tipos de exposición:

Exposición médica: exposición de personas como parte de su diagnóstico o


tratamiento médico.

Exposición ocupacional: debido al trabajo y principalmente como resultado de


él.

Exposición pública: cualquier otro tipo de exposición.

Efectos estocásticos, determinanticos

Según el tipo de células afectadas y los efectos biológicos de las radiaciones


pueden ser: CÉLULAS MADRES - CÉLULAS DE TRANSICIÓN

-Células somáticas - efectos somáticos = mitosis

-Células germinales - efectos hereditarios = meiosis


Se dividen en somáticas = omocitos - espermios = células germinales

-SOMÁTICAS = CÁNCER/SÓLO INDIVIDUO

-GERMINALES = HERENCIA/DESCENDENCIA
Efectos somáticos: afectan a las células que forman parte de los diferentes tejidos
del cuerpo, excepto los tejidos reproductores (gonadales), a largo plazo estos
efectos pueden dar origen al cáncer.

-MUERTE CELULAR: efectos determinísticos, quemaduras, daños orgánicos y


muerte.

-DETERMINÍSTICOS: aguda a corto plazo.

-ESTADÍSTICOS: (probabilísticos, estocásticos) no tienen dosis umbral, largo


plazo. Relacionado directamente con el cáncer.

Clasificación del personal

Trabajadores Expuestos, estudiantes en formación, miembros del público,


población en conjunto.

Condiciones del trabajo del personal (monitoreo individual).


- Mujeres embarazadas

- Uso del dosímetro

- Utilización de métodos de protección

Monitoreo ambiental: sistema de ventilación, intervención o contaminación.


Elementos de radio protección:

- Máscaras

- Guantes plomados

- Cubre calzados

- Cubre cabezas

- Delantales (plomados)

- Petos (plomados)

- Buzos

- Equipos autónomos

Señalización
Se usa sólo cuando exista motivo de riesgo biológico, (uso de trisector).

Calificación de zonas:

Zona de libre acceso: no es necesario establecer medidas especiales en materia


de protección radiológica.

Zonas vigiladas: es obligatorio el uso de dosimetría ambiental o de área, limitado


el acceso al personal del servicio.

Zonas controladas: es obligatorio el uso de dosímetros individuales y el uso de los


implementos radiológicos.

Zonas de permanencia limitada: riesgo de superar el límite de dosis a lo largo de


un año laboral.

Zonas de acceso prohibido: riesgo de superar el límite de dosis de una sola


exposición u operación.
La difusión que propicie el conocimiento necesario, a cada nivel e instancia, a
través de una divulgación basada en los principios referidos, pueden hacer de las
medidas de protección una responsabilidad compartida.

Las reglas de la protección radiológica o principios ALARA


Las tres reglas fundamentales de protección contra toda fuente de radiación son:

Distancia: alejarse de la fuente de radiación, puesto que su intensidad disminuye


con el cuadrado de la distancia.

Blindaje: utilizar siempre las barreras físicas como biombos, muros de hormigón,
láminas de plomo o acero y vidrios especiales enriquecidos con plomo/vidrios
plomados.

Tiempo: disminuir al máximo posible la exposición o las radiaciones, la dosis


recibida es directamente proporcional al tiempo de la exposición.

Estas medidas de protección radiológica se pueden comparar a las que se toman


contra los rayos ultravioletas: utilización de una crema solar que actúa como una
pantalla protectora y limitación de la exposición al Sol.

Blindajes
Existen dos tipos de pantalla o blindaje:

Barreras primarias: atenúan la radiación del haz primario.

Barreras secundarias: evitan la radiación dispersa.

Para las fuentes radiactivas que emitan radiaciones, se deben añadir otras dos
recomendaciones adicionales:

-Esperar, cuando sea posible, el descenso de la actividad radiactiva de los


elementos por su decaimiento natural.

-Ventilar, si existen gases radiactivos.

Por ejemplo, las instalaciones nucleares no se desmantelan inmediatamente


después de su detención, para esperar una disminución de la actividad radiológica
de las zonas afectadas. En las minas subterráneas de uranio, una ventilación muy
eficaz permite mantener una débil concentración de radón en el aire que respiran
los mineros.
Los trabajadores que puedan alcanzar niveles de dosis cercanos a los límites
legales debido a las radiaciones ionizantes en su trabajo (industrias nucleares,
médicos, radiólogos...) suelen llevar dosímetros que miden la cantidad de
radiación a la cual han estado sometidos. Estos dispositivos permiten asegurarse
de que la persona ha recibido una dosis inferior a la dictada legalmente, o en caso
de accidente radiológico, conocer el alcance de la dosis recibida.

Implementos de uso médico para la protección radiológica


-Lentes plomadas

-Guantes plomados

-Delantales plomados

-Cuellos tiroideos

-Biombos plomados

-Vidrios plomados

-Protectores de bismuto

-Blindaje

-Dosimetría personal

-Petos plomados

Las normas internacionales de protección radiológica


La toma de conciencia del peligro potencial que tiene la exposición excesiva a las
radiaciones ionizantes llevó a las autoridades a fijar las normas reglamentarias
para los límites de dosis. Estos límites corresponden a un riesgo suplementario
aceptable respecto al riesgo natural.

-Desde 1928, la Comisión Internacional de Protección Radiológica (CIPR o ICRP


en inglés) reúne médicos, físicos y biólogos de todos los países. Esta autoridad
científica independiente emite recomendaciones en materia de protección
radiológica, aplicables a las reglamentaciones de cada Estado cuando se
considera necesario por los mismos.

-El UNSCEAR (United Nations Scientific Committee on the Effects of Atomic


Radiation) reúne a científicos representantes de 21 naciones. Se creó en 1955 en
el seno de la ONU para reunir el máximo de datos sobre los niveles de exposición
debidos a las diversas fuentes de radiaciones ionizantes y sus consecuencias
biológicas, sanitarias y medioambientales. Constituye un balance regular de estos
datos, pero igualmente una evaluación de los efectos estudiando los resultados
experimentales, la estimación de las dosis y los datos humanos.

-La OIEA edita periódicamente normas de seguridad y protección radiológica


aplicable a las industrias y prácticas que utilizan radiaciones, utilizando las últimas
recomendaciones de los organismos científicos (como la CIPR o el UNSCEAR).
Esas normas no son de obligado cumplimiento para los países miembro del
organismo a no ser que soliciten la asistencia del propio organismo. Sin embargo,
en gran medida se utilizan como base para elaborar la legislación de la mayor
parte de los estados.

-A nivel europeo, la Unión Europea utiliza estas recomendaciones en sus propias


normas o directivas.

Las normas legales de protección radiológica a día de hoy


utilizan:
Un límite de dosis efectiva de 1 mSv/año para la población general y de 100 mSv
de promedio en 5 años para las personas dedicadas a trabajos que implican una
exposición radiactiva (industria nuclear, radiología médica), con un máximo de 50
mSv en un único año;

Un límite de dosis equivalente de 150 mSv/año para el cristalino (ojo) y 500


mSv/año para la piel y las manos para los trabajadores profesionalmente
expuestos; y 15 y 50 mSv/año, respectivamente, para los miembros del público.
En abril de 2011, La Comisión Internacional de Protección Radiológica (ICRP)
redujo el límite de dosis equivalente en el cristalino a 20 mSv en un año,
promediado en periodos de cinco años, de manera que no se superen los 50 mSv
en un único año; debido a esto la dosis para los miembros del publico se establece
en 2 mSv en un año.