Você está na página 1de 5

UNIVERSIDAD FERMIN TORO

VICE-RECTORADO ACADEMICO
FACULTAD DE CIENCIAS ECONÓMICAS Y SOCIALES
ESCUELA DE RELACIONES INDUSTRIALES

LA GESTIÓN HUMANA Y LA GESTIÓN DE CALIDAD TOTAL

Autora: Xiorelys Cabrera


C.I. 23486307
La gestión humana y la gestión de calidad total

Para dar inicia la información se denota que los enfoques tradicionales de


gestión empresarial se han preocupado por la calidad en los procesos para generar
productos y servicios que satisfagan plenamente las especificaciones de los clientes.
Se han hecho a un lado la calidad humana, la integridad y la conciencia ecológica. Es
necesaria el re significación de la calidad a la escala humana; pues esta nace, crece y
se reproduce en el corazón de las personas, de ahí el término de calidad humana.
Este ser es el centro de las organizaciones, es quien hace que estas funcionen,
es aquí donde ésta calidad humana se desborda al interior y exterior de las
organizaciones a las que pertenecemos. A nuestras familias, comunidades, trabajos,
naciones hasta nuestro universo mismo. ¿Por qué no darle la importancia que de
verdad tiene? puesto que da origen a lo que somos y a lo que hacemos a través de
nuestras conductas y valores.
Dentro de las organizaciones tan importantes son los organigramas, las
descripciones de puestos, diagramas de procesos, las políticas y procedimientos como
las redes de intercambios emocionales que se van formando a lo largo del tiempo y en
toda la empresa, son las fuerzas vivas de las organizaciones, que traerán
satisfacciones, logros éxitos o incumplimiento, fallas, destrucción.
El rol de los departamentos de gestión humana en las organizaciones debe
corresponder aún compromiso de actitud, con el deseo de pertenecer y alinear sus
objetivos de su unidad con los corporativos y de esta forma convertirse en socio
estratégico de la operación, la polivalencia debe estar enmarcada en los roles y no en
los cargos que desempeñe cada persona y es así como un jefe de gestión de personal
hace parte del grupo corporativo de la organización.
El autor Anzola, Sérvulo; (2002) menciona que “gestión administrativa consiste
en todas las actividades que se emprenden para coordinar el esfuerzo de un grupo, es
decir la manera en la cual se tratan de alcanzar las metas u objetivos con ayuda de las
personas y las cosas mediante el desempeño de ciertas labores esenciales como son la
planeación, organización, dirección y control”. (Pág.70)
La Gestión del Talento Humano moderna va más allá de la Administración de
las Personas, sino que está orientada a la Gestión o Administración con las Personas.
Este es el reto: lograr que las personas se sientan y actúen como socias de la
organización, participen activamente en un proceso de desarrollo continuo a nivel
personal y organizacional y sean los protagonistas del cambio y las mejoras.
La calidad en las empresas comenzó con la implantación de una serie de
controles y procesos que afectaban sobre todo a los productos fabricados. Con el paso
del tiempo las compañías empezaron a darse cuenta de que la calidad no debía afectar
solo a los productos sino a todos los departamentos. Hasta hace algunos años las
empresas consideraban a los clientes como receptores pasivos de los productos o
servicios que ofrecían. Con este concepto se pretende revertir esta situación
colocando al cliente como el actor más importante de la organización.
La calidad total es una sistemática de gestión a través de la cual la empresa
satisface las necesidades y expectativas de sus clientes, de sus empleados de los
accionistas y de toda la sociedad en general, utilizando los recursos de que dispone:
personas, materiales, tecnología, sistemas productivos, entre otros. La gestión de
calidad total es una de las bases de lo que hoy conocemos como Lean Manufacturing,
inicialmente contribuyó con su enfoque para implantar una cultura empresarial
colectiva de compromiso con la eficacia. El concepto de control de calidad no es
nuevo, en realidad siempre ha estado de la mano con la producción de procesos. En
un principio el control de calidad se aseguraba que los productos que no cumplían
con las especificaciones necesarias no llegaran al cliente.
La importancia de las personas dentro de las empresas adquiere una especial
significación en los modelos de Gestión Estratégica de Calidad, o de Calidad Total,
significado éste último que envuelve a la organización completa, a cada
departamento, a cada actividad, a cada persona en cada nivel. En este escenario la
satisfacción del cliente se extiende dentro de la propia empresa, estableciéndose
cadenas proveedor-cliente, en la cual la entrega de un trabajo sin fallo es
imprescindible para que el proceso se desarrolle correctamente.
La mejora de la percepción de los empleados de su empresa debería
conseguirse, por una parte aumentando la motivación facilitando las oportunidades de
logro, la capacitación, participación, desarrollo profesional, formación inicial y
continuada, el reconocimiento, la evaluación y establecimiento de objetivos
personales y los procesos de mejora; y por otra parte mejorando la satisfacción en
aspectos tales como el entorno de trabajo, condiciones de seguridad e higiene,
relaciones con los compañeros y mandos, comunicación, entre otros.
Ello va a mejorar la percepción que los clientes tienen de los productos,
servicios suministrados por la empresa, pero que traerán consigo, para que la empresa
alcance el grado de competitividad y excelencia que le exige el mercado, la
satisfacción del personal mejorando la percepción que tienen los empleados de su
empresa y el impacto de la empresa en la sociedad, donde se precisa su implicación
en aspectos tales como la calidad de vida, el medio ambiente y la preservación de los
recursos globales. Hoy en día la empresa no vende sólo un producto o servicio, sino
toda la imagen asociada a ella.
El talento humano se define como la puesta en acción de capacidades y
actitudes, con compromiso de acciones en diversas condiciones para obtener
resultados valorados como relevantes, donde las competencias se expresan de forma
concreta posibilitando su gestión. Por tanto, el establecimiento de programas de
gestión de talento en las organizaciones ha demostrado cambios organizacionales de
manera efectiva.
La decisión por el cambio para la mejora institucional debe establecer las
políticas que fomenten entre otros el desarrollo del personal hacia la cultura de la
Calidad, con la permanente rendición de cuentas, transparencia, evaluaciones
periódicas, más allá del cumplimiento de normas para el logro de la satisfacción de
necesidades y expectativas de los usuarios internos y externos, de manera que
permita demostrar su compromiso con la participación activa en las acciones
institucionales, lo que constituye el eje central para la gestión del talento humano;
concepto en que no existe discusión sobre el rol que cumple en toda organización. Se
dice que la capacidad de las personas para adaptarse al cambio constituye una ventaja
competitiva dentro de la organización.
Se concluye que la persona es el eje de toda organización, y el desarrollo del
talento humano garantiza la mejora continua de tal, dado que cada una aporta desde
su propio espacio el valor a la organización. Sólo las personas pueden lograr los
cambios organizacionales a través de un líder suficientemente motivado y capacitado
para conducir al personal hacia el logro de las metas en un trabajo colaborativo o en
equipo. Por ello, las políticas para la selección, ingreso, inducción, capacitación y/o
formación y motivación permanente, deben estar claramente definidas y aplicadas
para garantizar el éxito de la institución.