Você está na página 1de 9

DEFINICIÓN DE EMPRESA

Una empresa es una unidad económico-social, integrada por


elementos humanos, materiales y técnicos, que tiene el objetivo de
obtener utilidades a través de su participación en el mercado de bienes y
servicios. Para esto, hace uso de los factores productivos (trabajo,
tierra y capital).
Las empresas puedan clasificarse según
la actividad económica que desarrollan.
Así, nos encontramos con empresas del
sector primario (que obtienen los recursos
a partir de la naturaleza, como las agrícolas,
pesqueras o ganaderas), del sector secundario(dedicadas a la
transformación de bienes, como las industriales y de la construcción) y
del sector terciario (empresas que se dedican a la oferta de servicios o
al comercio).
Otra clasificación valida para las empresas es de acuerdo a
su constitución jurídica. Existen empresas individuales (que
pertenecen a una sola persona) y societarias (conformadas por varias
personas). En este último grupo, las sociedades a su vez pueden
ser anónimas, de responsabilidad limitada y de economía
social (cooperativas), entre otras.
Las empresas también pueden ser definidas según la titularidad del
capital. Así, nos encontramos con empresas privadas (su capital está
en mano de particulares), públicas(controladas por el
Estado), mixtas (el capital es compartido por particulares y por el
Estado) y empresas de autogestión (el capital es propiedad de los
trabajadores).
La administración de empresas, por su parte, es
una ciencia social que se dedica al estudio de la organización de estas
entidades, analizando la forma en que gestionan sus recursos, procesos y
los resultados de sus actividades.
REFERENCIAS

Autor: Julián Pérez Porto. Publicado: 2008.


Definicion.de: Definición de empresa (https://definicion.de/empresa/)
DEFINICIÓN DE SISTEMA DE
INFORMACIÓN
Nuestra sociedad se encuentra repleta de ejemplos de sistemas, tales
como una máquina expendedora de café, una fábrica de productos
manufacturados, un vehículo, un archivo para documentos, nuestra
columna vertebral, etc. En el caso de las máquinas de café o bebidas,
podemos analizar su funcionamiento para comprender mejor el concepto
de sistema. Las monedas entran en el sistema, se compara su valor con el
de la bebida seleccionada (objetivo del sistema) y si ambos valores son
iguales, se expide la bebida.

En lo que respecta a los sistemas propiamente dichos hay un amplio


consenso en cuanto a las características que deben tener y maneras de
obrar, sin embargo no ocurre lo mismo con el concepto de sistema de
información, del cual existen muchas definiciones, matices y escuelas.
De todas formas, hablando en términos generales, podemos decir que un
sistema de información es un conjunto de componentes que
interaccionan entre sí para alcanzar un fin determinado, el cual es
satisfacer las necesidades de información de dicha organización. Estos
componentes pueden ser personas, datos, actividades o recursos
materiales en general, los cuales procesan la información y la distribuyen
de manera adecuada, buscando satisfacer las necesidades de
la organización.
El objetivo primordial de un sistema de información es apoyar la toma de
decisiones y controlar todo lo que en ella ocurre. Es importante señalar
que existen dos tipos de sistema de información, los formales y los
informales; los primeros utilizan como medio para llevarse a cabo
estructuras sólidas como ordenadores, los segundos son más artesanales y
usan medios más antiguos como el papel y el lápiz o el boca a boca.

El estudio de los sistemas de información surgió como


una subdisciplina de las ciencias de la computación, con el objetivo
de racionalizar la administración de la tecnología dentro de las
organizaciones. El campo de estudio fue avanzando hasta pasar a ser
parte de los estudios superiores dentro de la administración.
Desde un punto de vista empresarial, los sistemas de información pueden
clasificarse de diversas formas. Existen, por ejemplo, sistemas
de información gerencial (con el fin de resolver conflictos en
empresas), sistemas de procesamiento de transacciones (que se
encargan de manejar la información en el contexto de los intercambios
comerciales), sistemas de información ejecutiva (para los directivos),
sistemas de soporte a decisiones (analizan los distintos factores que
hacen al negocio para decidir qué rumbo tomar), sistemas
de automatización de oficinas(aplicaciones que ayudan en el trabajo
administrativo) y sistemas expertos(que emulan el comportamiento de
un especialista en un dominio concreto).
Según los autores Laudon y Laudon, profesores de Administración de
Empresas, un sistema de información es un organismo que recolecta,
procesa, almacena y distribuye información. Son indispensables para
ayudar a los gerentes a mantener ordenada su compañía, a analizar todo
lo que por ella pasa y a crear nuevos productos que coloquen en un buen
lugar a la organización. Esta definición es una de las únicas que
manifiesta la exigencia de que un sistema de información
tenga componentes, aunque no especifica cuáles deban ser,
posiblemente porque intenta englobar todas las posibles variantes de este
concepto.
Cabe resaltar que el concepto de sistema de información suele ser
utilizado como sinónimo de sistema de información informático,
aunque no son lo mismo. Este último pertenece al campo de estudio de la
tecnología de la información y puede formar parte de un sistema de
información como recurso material. De todas formas, se dice que los
sistemas de información tratan el desarrollo y la administración de la
infraestructura tecnológica de una organización.
REFERENCIAS

Autores: Julián Pérez Porto y Ana Gardey. Publicado: 2008. Actualizado: 2008.
Definicion.de: Definición de sistema de información
(https://definicion.de/sistema-de-informacion/)
Consultoría en Toma de Decisiones Estratégicas
Las decisiones estratégicas son las que definen el futuro de las empresas y las
organizaciones. Típicamente estas decisiones requiere comprometer
cantidades considerables de recursos y los resultados a obtener son inciertos y
se conocerán años después de que se tomó la decisión.

En muchos casos la empresa está abordando por primera vez una decisión de
un tipo particular, así que no hay mucha experiencia de que echar mano. Aún
si la hubiera, las decisiones estratégicas son acerca del futuro no inmediato y
esos futuros de mediano y largo plazo tienen la mala costumbre de ser muy
diferentes al pasado.

Las decisiones estratégicas requieren una evaluación que incluya las


particularidades, tal vez irrepetibles, de la situación que se enfrenta, y ser
analizadas con una metodología sólida que permita invertir con confianza
recursos valiosos maximizando la probabilidad de obtener resultados todavía
más valiosos. Consultoría en Decisiones puede proveer el conocimiento y
experiencia que le dé solidez a sus decisiones estratégicas.

Consultoría de Negocios
Todo empresario enfrenta el reto cotidiano de mantener la competitividad de
su o sus empresas, de incrementar la rentabilidad y de cumplir además
importantes compromisos con la comunidad. Típicamente ese reto requiere
utilizar recursos limitados para alcanzar objetivos ambiciosos y tomar muchas
decisiones sobre qué acciones emprender, qué oportunidades aprovechar y
cuales dejar pasar, cómo aprovechar mejor la infraestructura física y humana
disponible, y cómo mantener un flujo de efectivo que permita una operación
fluida y genere recursos para crecer, entre otras.

En el arduo panorama de los negocios de hoy, Consultoría en


Decisiones puede ayudarlo a tomar mejores decisiones y hacer que su negocio
sea más negocio.

Evaluación de Proyectos de Inversión


La evaluación correcta de proyectos de inversión requiere mucho más que la
evaluación económica del proyecto; inclusive requiere más que la evaluación
económica integral de la empresa. Para evaluar correctamente se requiere
determinar si el proyecto fortalecerá la competitividad de la empresa a
mediano y largo plazo, y si es compatible con los otros proyectos que está
considerando la empresa, entre otros aspectos.

Un proyecto de inversión es muchas veces una decisión estratégica que afecta


significativamente el futuro de la empresa y debe decidirse con la ayuda de
las herramientas más actuales y confiables; Consultoría en Decisiones puede
proporcionar el apoyo necesario para que usted invierta sólo en los proyectos
que valen la pena.

Los sectores económicos atendidos han incluido:

Industria petrolera

Empresas de mantenimiento industrial

Empresas comercializadoras

Fabricación de muebles

Industria de la curtiduría

Manufactura de envases flexibles

Administración de energía eléctrica y térmica

Plantas embotelladoras

Industrial de la cal
Industria de alimentos pecuarios

Si desea explorar la manera como Consultoría en Decisiones puede ayudarlo a


tomar de manera sólida las decisiones más importantes de su empresa u
organización, por favor comuníquese con nosotros a contacto (a) decidir. org,
o al teléfono que aparece en la página principal.

Decisiones Estratégicas y Decisiones Operativas

Decisiones estratégicas en una


compañía son aquellas que comprometen una cantidad sustancial de recursos, generan y
orientan una cascada de posteriores decisiones. Son complejas, es difícil estructurarlas. No
son rutinarias, en cuanto que se toman muy de cuando en cuando, pero que determinan el
futuro de la compañía a medio y largo plazo. Las decisiones estratégicas son normalmente
responsabilidad de la alta dirección, y se suelen tomar después de haberse estudiado
concienzudamente. Por el contrario, decisiones operativas son las que se toman de modo
habitual en la compañía, son más rutinarias, son responsabilidad de los mandos intermedios,
y rara vez una decisión operativa compromete el futuro de la compañía.
Son por estas razones por las que la dirección general presta más atención a las decisiones
estratégicas que a las operativas. Sin embargo, si bien es cierto que cada decisión operativa
aisladamente no es de gran importancia, es el conjunto de todas estas decisiones las que
muchas veces tiene un impacto mayor que otras decisiones importantes. Una compañía debe
preocuparse tanto de definir su estrategia como de ponerla en práctica a través de múltiples
pequeñas decisiones. Por lo que la dirección general debe preocuparse de los dos tipos de
decisiones.
Conocer la operativa diaria de su compañía es sintoma de calidad directiva. Le permite a un
directivo saber las dificultades con las que se encuentra su gente en el día a día. Transmite
la seguridad entre su gente de que cuando la dirección toma decisiones tiene en cuenta las
posibles dificultades para poder implantarlas. Por el contrario, el directivo que desconoce el
dia a día operativo de su empresa, no se entera de lo que está pasando. No transmite
confianza en su gente. Es muy ineficaz.