Você está na página 1de 1

ARGUMENTOS EN CONTRA DE LA PENA DE MUERTE

La pena de muerte esta infringiendo directamente los Derechos Humanos Universales.

Los artículos 3 y 5 están opuestos a la pena de muerte:

Artículo 3.
Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona.

Artículo 5.
Nadie será sometido a torturas ni a penas o tratos crueles, inhumanos o degradantes.

LA PENA DE MUERTE NO CAMBIA NADA, SEGÚN ESTUDIOS CIENTIFICOS

En Estados Unidos, son 18 los estados donde no hay pena de muerte, y 32 los estados donde sí
se aplica. Según un estudio de la ONG DPIC -que se dedica a recopilar información sobre el
tema en base a datos de homicidios provistos por el FBI- durante el período 1990-2016, la tasa
de homicidios en los estados sin pena de muerte se mantuvo menor a la registrada en los que
sí tienen pena de muerte.

En 1990, el promedio de asesinatos por cada 100 mil habitantes en los estados sin pena de
muerte fue de 9.16, mientras que en los estados con pena de muerte fue de 9.5.

A lo largo de las dos décadas siguientes, esa brecha porcentual se agrandó: llegó a un pico de
44% en 2003, cuando la tasa de asesinatos en estados sin pena de muerte fue de 4.10 y la
registrada en los estados con pena de muerte fue de 5.91. En 2016, la brecha fue de 25%. Es
decir, la pena de muerte no disminuyó la tasa de homicidios.

LA PENA DE MUERTE A VECES PUEDE SER INJUSTA

Era el año de 1944 cuando se condenó a este adolescente de 14 años a la pena de muerte, por
supuestamente golpear a dos niñas blancas hasta matarlas, en Carlina del Norte. Fue
encarcelado y no contó con un abogado defensor; por si fuera poco, el juicio en su contra duró
solamente tres horas y no se presentaron ni testigos ni evidencias que pudieran exonerarlo, así
lo menciona. Al jurado, que era integrado únicamente por personas de raza blanca, solamente
le tomó 10 minutos el emitir su veredicto: George Stinney Jr debía morir “electrocutado hasta
que tu cuerpo esté muerto de acuerdo con la ley. Y que Dios se apiade de tu alma”, de acuerdo
con los documentos emitidos por el tribunal.

Lo más indignante: Después de 70 años, la justicia declaró inocente a quien fuera el ejecutado
más joven del mundo.