Você está na página 1de 6

La Espiritualidad en la Familia

Corporación Universitaria Adventista

Facultad de Educación
Licenciatura en Teología

Materia:
Hogar y Familia y Sexualidad

Nombre:
Miguel Angel Mausa Durango
Arinson Valencia Paz
Yonathan Flores Cruz

Grupo:
Teología IVBº

Medellín, Colombia
2018
La Espiritualidad en la Familia

Para entender la función de la espiritualidad en la familia, primero se ha de conocer


el concepto de espiritualidad. La palabra de Dios menciona en la carta a los Gálatas que
“…vosotros que sois espirituales, restauradle con espíritu de mansedumbre, considerándote
a ti mismo, no sea que tú también seas tentado”1 la palabra utilizada para espiritual es
πνευματικοὶ, esta palabra en su significado básico es definido como lo perteneciente al
espíritu, otra definición es una persona que posee y está gobernada por el Espíritu de Dios,
además también significa persona especialmente orientado hacia asuntos espirituales o
influenciado por el espíritu de Dios.

Otros también definen la espiritualidad con “tener un propósito y un sentido en la vida


y mantener un vínculo o relación con Dios. La espiritualidad también tienen que ver con tener
convicción, confianza y estar motivado para hacer lo correcto”2 cuando se habla en termino
de que alguien es espiritual no es algo teórico, sino practico que implica mantener un estudio
de la Biblia y la oración, pero a menos que se apliquen tales conocimientos al campo practico
de la vida, no se podrá tener una autentica espiritualidad.

La espiritualidad se diferencia mucho con la religión, la segunda solo trata de aspectos


externos como es ir a la iglesia regularmente, identificarse con un grupo religioso, mientras
que la primera implica una relación profunda y estrecha día a día con Dios, para esto la
autora Norte Americana Ellen White hablando de la auténtica relación con el Señor señala,
“Conságrate a Dios todas las mañanas; haz de esto tu primer trabajo”.3

Si la espiritualidad da propósitos a la vida, es necesario hacerse una pregunta, ¿será


que las familias necesitan tener un propósito para mantener establecidas según el plan de
Dios?, la misma Palabra responde “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que
la edifican…”4

1
Gálatas 6:1.
2
Walter Steger, La Espiritualidad en la Familia. Revista Adventista.
http://revistaadventista.editorialaces.com/index.php/2018/05/07/la-espiritualidad-la-familia/ (consultado el 4
de septiembre de 2018).
3
White, E. G. El camino a Cristo. (Editorial Safeliz, 2000), 70.
4
Salmos 127:1.
La familia es el núcleo fundamental de la sociedad. Se constituye por vínculos
naturales o jurídicos, por la decisión libre de un hombre y una mujer de contraer matrimonio
o por la voluntad responsable de conformarla5.

Una investigación analizo la influencia de la espiritualidad en 228 matrimonios


adventistas, y descubrió que la religiosidad reducía las emociones negativas favorecía el
compromiso y la fidelidad, mayor empatía, amabilidad y actitud conciliadora, teniendo como
resultado más respeto mutuo y una mejor resolución de conflictos6.

Se hace necesario preguntarse ¿cómo incentivar la espiritualidad en la familia? Una


de las forma de incentivar esta espiritualidad es hacerla parte del diario vivir, que sea tan
natural como respirar, pero solo se lograra acercándonos a la fuente que es Jesús.

A continuación expondremos una recolección de citas bíblica que expresan los


peligros de vivir una espiritualidad familiar mediocre y cuáles son las soluciones:

Génesis 1: 27 Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creó; varón y


hembra los creó.

28 Y los bendijo Dios, y les dijo: Fructificad y multiplicaos; llenad la tierra, y


sojuzgadla, y señoread en los peces del mar, en las aves de los cielos, y en todas las bestias
que se mueven sobre la tierra.

Génesis 2: 18 Y dijo Jehová Dios: No es bueno que el hombre esté solo; le haré ayuda
idónea para él.

21 Entonces Jehová Dios hizo caer sueño profundo sobre Adán, y mientras éste
dormía, tomó una de sus costillas, y cerró la carne en su lugar.

22 Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al
hombre.

23 Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta
será llamada Varona, porque del varón fue tomada.

5
Colombia. Constitución. Constitución política de Colombia. (Bogotá: Nacional, 1960), Art. 42.
6
M. G. Dudley y E. A. Ksinki, Jr., “Religiosity and marital satisfaction: A research note”, Review of
Religious Research, num. 32 (1990), p. 82.
24 Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán
una sola carne.

Génesis 12: 1 Pero Jehová había dicho a Abram: Vete de tu tierra y de tu parentela,
y de la casa de tu padre, a la tierra que te mostraré.

2 Y haré de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre, y serás


bendición.

3 Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán


benditas en ti todas las familias de la tierra

Génisis 22: 18 En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto
obedeciste a mi voz..

Génesis 18:18 habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de
ser benditas en él todas las naciones de la tierra?

19 Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el
camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo
que ha hablado acerca de él.

1 Samuel 2:27 Y vino un varón de Dios a Elí, y le dijo: Así ha dicho Jehová: ¿No
me manifesté yo claramente a la casa de tu padre, cuando estaban en Egipto en casa de
Faraón?

28 Y yo le escogí por mi sacerdote entre todas las tribus de Israel, para que ofreciese
sobre mi altar, y quemase incienso, y llevase efod delante de mí; y di a la casa de tu padre
todas las ofrendas de los hijos de Israel.

29 ¿Por qué habéis hollado mis sacrificios y mis ofrendas, que yo mandé ofrecer en
el tabernáculo; y has honrado a tus hijos más que a mí, engordándoos de lo principal de todas
las ofrendas de mí pueblo Israel?

30 Por tanto, Jehová el Dios de Israel dice: Yo había dicho que tu casa y la casa de tu
padre andarían delante de mí perpetuamente; mas ahora ha dicho Jehová: Nunca yo tal haga,
porque yo honraré a los que me honran, y los que me desprecian serán tenidos en poco.
31 He aquí, vienen días en que cortaré tu brazo y el brazo de la casa de tu padre, de
modo que no haya anciano en tu casa.

32 Verás tu casa humillada, mientras Dios colma de bienes a Israel; y en ningún


tiempo habrá anciano en tu casa.

33 El varón de los tuyos que yo no corte de mi altar, será para consumir tus ojos y
llenar tu alma de dolor; y todos los nacidos en tu casa morirán en la edad viril.

34 Y te será por señal esto que acontecerá a tus dos hijos, Ofni y Finees: ambos
morirán en un día.

Aporte con respecto a la mala regulación de la espiritualidad en la familia, señala la


señora White “…Elí permitió que sus hijos le dominaran a él. El padre se sometió a los hijos.
La maldición de la transgresión era aparente en la corrupción y la impiedad que distinguían
la conducta de sus hijos. No apreciaban debidamente el carácter de Dios ni la santidad de su
ley. El servicio de él era para ellos una cosa común. Desde su niñez se habían acostumbrado
al santuario y su servicio; pero en vez de volverse más reverentes, habían perdido todo
sentido de su santidad y significado. El padre no había corregido la falta de respeto que
manifestaban hacia su propia autoridad, ni había refrenado su irreverencia por los servicios
solemnes del santuario; y cuando llegaron a la edad viril estaban llenos de los frutos
mortíferos del escepticismo y la rebelión7.

En la familia la religión consiste en criar a los hijos en la disciplina y admonición del


Señor. Cada miembro de la familia debe ser sustentado por las lecciones de Cristo, y el interés
de cada alma debe protegerse estrictamente, para que Satanás no engañe a nadie ni lo aparte
de Cristo. Tal es el ideal que cada familia debe procurar alcanzar, resuelta a no fracasar ni a
quedar desalentada.

Cuando la religión es algo práctico en el hogar, se logra mucho bien. La religión


inducirá a los padres a hacer la obra que Dios quiso que se hiciera en la familia. Los hijos se
criarán en el temor y admonición del Señor.

7
White, Ellen. Patriarcas y profetas. (Doral, Florida : Asociación Publicadora Interamericana, 2010), 556.
El motivo por el cual los jóvenes de la época actual tienen tan poca inclinación
religiosa estriba en que su educación es defectuosa. No se manifiesta verdadero amor hacia
los hijos cuando se les permite ceder a la ira, o cuando se deja sin castigo la desobediencia a
nuestras leyes. Como se tuerce la rama, así se inclina el árbol.

Para que la religión influya en la sociedad, debe influir primero en el círculo del hogar.
Si se enseña a los niños a amar y temer a Dios en la casa, se verá que cuando a su vez salgan
al mundo estarán preparados para educar a sus propias familias para Dios, y así los principios
de la verdad se implantarán en la sociedad y ejercerán una influencia poderosa en el mundo.
La religión no debe divorciarse de la educación dada en la familia8.

8
White, Ellen. El Hogar Adventista. (Mountain View, CA: Pacific Press Pub. Association, 1959), 287.