Você está na página 1de 3

GENES Y CROMOSOMAS:

LOS COMPONENTES BÁSICOS DE LA VIDA

Cromosomas
La clave de la vida y de la herencia está en el núcleo de la célula, que es el centro que gobierna todas sus actividades.

El núcleo de cada célula sexual humana, contiene 23 cromosomas, que son unos orgánulos filiformes en forma de
hilos y cada uno de ellos, tiene una larga molécula enroscada de una sustancia química llamada ADN o Acido
desoxirribonucléico, que es la molécula informativa de la vida.

El ADN contiene más o menos 30,000 genes, cada uno de los cuales contiene información precisa sobre las
características de la especie humana y las que va a tener la persona de forma particular.

En el momento de la fecundación, cuando los núcleos de las células sexuales se fusionan, se unen los cromosomas en
pares y la célula empieza a dividirse en millones de nuevas células que si bien son iguales porque contienen las mismas
partes, son diferentes en el contenido genético que contienen y que definen desde tejidos diferentes como es el sanguíneo
del óseo o muscular, hasta las características de una persona.

El mundo de los genes es fascinante y gracias a los estudios del genoma humano se ha identificado el papel de cada
uno de ellos en la conformación de la persona y hasta se han identificado los que determinarán ciertos problemas de salud
en la vida adulta.

Los genes trabajan toda la vida, porque nuestro cuerpo no deja de producir nuevas células para suplir las que mueren,
se desgastan o lastiman, por lo que gracias a ellos todos los tejidos de nuestro cuerpo, excepto el nervioso se renueva
constantemente.

Pero todo lo relacionado con la genética no podría comprenderse, si no se hubieran descubierto las células madre.

Las células madre, son las que dan origen a todas las demás que formarán los tejidos y órganos del cuerpo, son las
que determinan sus funciones y permiten no sólo el desarrollo del cuerpo, sino la regeneración de los tejidos a lo largo de
la vida. Sin ellas estaríamos llenos de cicatrices y la mayoría de las enfermedades que sufrimos continuamente no podrían
curarse, de hecho, sin la existencia de las células madres no podríamos vivir.

Y es que ellas son capaces de diferenciarse para originar un cierto tipo de célula que constituyen los tejidos
fundamentales de los seres humanos, los musculares, óseos, cardíacos, hepáticos, sanguíneos, nerviosos, de la piel y todos
los demás y aunque todavía sus mecanismos son un gran misterio que están tratando de resolver los especialistas, esto
constituye en este momento una línea de investigación muy fuerte, ya que se piensa que muchos procesos degenerativos
se pueden revertir con su manipulación y muchas enfermedades se podrán prevenir.
Genes
Cada ser humano tiene aproximadamente 30.000 genes que determinan el crecimiento, el desarrollo y el
funcionamiento de nuestros sistemas físicos y bioquímicos. Normalmente, los genes se encuentran distribuidos en 46
cromosomas (23 pares) dentro de nuestras células.

Los pares del 1 al 22 son iguales en hombres y mujeres y se conocen como autosomas. El par número 23 está
compuesto por los cromosomas que determinan el sexo. Las mujeres tienen dos cromosomas X y los hombres un
cromosoma X y un cromosoma Y.

Los espermatozoides y las células ováricas son diferentes de las demás células del organismo. Estas células
reproductivas tienen sólo 23 cromosomas independientes cada una. Cuando un espermatozoide y un óvulo se combinan, al
comienzo del embarazo, forman una célula nueva con 46 cromosomas. El ser humano resultante es genéticamente único y
su diseño está determinado por el padre y la madre en partes iguales.