Você está na página 1de 13

Familia y Escuela

JUNTOS
Para mejorar la educación

INTEGRANTES:
 Marti Aneley
 Martín Abril
 Brambilla Agustina
 Socca Lucía

1
INDICE:

INTRODUCCIÓN............................................................................. 3

EDUCACIÓN Y SU IMPORTANCIA ............................................... 4

LA FAMILIA COMO PRIMER ÁMBITO EDUCATIVO.................. 4-5

LA ESCUELA COMO SEGUNDO ÁMBITO EDUCATIVO .............. 6

FAMILIA Y ESCUELA: AMBOS FRENTE AL COMPROMISO


EDUCATIVO ................................................................................... 7

RELACIÓN ENTRE PADRES Y MAESTROS................................. 8

ESCUELAS QUE PROMUEVEN LA RELACIÓN ENTRE LA


ESCUELA Y LA FAMILIA ............................................................... 9

ESTRATEGIAS PARA LA RELACIÓN ENTRE ESCUELA Y


FAMILIA ........................................................................................ 10

VENTAJAS DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS PADRES EN LA


ESCUELA ..................................................................................... 11

PARTICIPACIÓN EN LA ESCUELA ............................................. 12

CONCLUSIÓN ......................................................................... 12-13

REFERENCIAS ............................................................................. 13

2
INTRODUCCIÓN:

En este artículo vamos a hablar de la importancia que tiene la


buena relación entre la familia y la escuela dentro de un marco
referencial imprescindible para la incorporación de un nuevo ser
humano a la sociedad. Esta relación hoy en día es un sostén muy
fuerte para la eficacia y respuesta positiva del desarrollo educativo
como también el desarrollo propio de cada alumno/a.
Construir esta relación no es fácil. Por una parte nos encontramos
con padres y apoderados ocupados en sus trabajos y, por ende, sin
mucho tiempo extra. Como por otra parte nos encontramos con
profesores que simplemente no quieren lidiar con tener padres
opinando sobre su labor docente y se niegan a crear instancias más
allá de las formales y obligatorias.
El objetivo principal de esta aportación es crear un espacio de
reflexión sobre la necesidad de tomar conciencia de los beneficios
que esta relación conlleva.
Debemos comprender que cada familia representa el contexto de
cada estudiante y son parte fundamental de sus vidas.
Para ello, se ofrece el análisis de algunas relaciones entre familia y
rol docente para el beneficio de la educación en los chicos/as.

3
EDUCACIÓN Y SU IMPORTANCIA
La educación es uno de los factores que más influye en el avance y
progreso de los individuos en la sociedad. Además de proveer
conocimientos, la educación enriquece la cultura, el espíritu, los
valores y todo aquello que nos caracteriza como seres humanos.
La educación es necesaria en todos los sentidos. Para alcanzar
mejores niveles de bienestar social y de crecimiento económico;
para nivelar las desigualdades económicas y sociales; para
propiciar la movilidad social de las personas; para acceder a
mejores niveles de empleo; para elevar las condiciones culturales
de la población; para ampliar las oportunidades de los jóvenes; para
vigorizar los valores que fortalecen las relaciones de las
sociedades; para el avance democrático y el fortalecimiento del
Estado de derecho; para el impulso de la ciencia, la tecnología y la
innovación.
La educación siempre ha sido importante para el desarrollo, pero
ha adquirido mayor relevancia en el mundo de hoy que vive
profundas transformaciones, motivadas en parte por el vertiginoso
avance de la ciencia y sus aplicaciones, así como por el acelerado
desarrollo de los medios y las tecnologías de la información.
En suma, la educación contribuye a lograr sociedades más
justas, productivas y equitativas. Es un bien social que hace más
libres a los seres humanos.

LA FAMILIA COMO PRIMER ÁMBITO EDUCATIVO


La familia como primer ámbito educativo necesita reflexionar sobre
sus pautas educativas y tomar conciencia de su papel en la
educación de sus hijos e hijas. La realidad actual se le escapa, y
esto repercute en la vida del niño y la niña, lo cual conlleva a su vez
problemas escolares y familiares que surgen a diario: desinterés,
falta de motivación, dependencia, bajo rendimiento, fracaso escolar,
violencia, etc., y no se pueden inculpar a la sociedad en abstracto, a
la familia, a la escuela o al alumno, de manera independiente, sino
que la interacción de todos ellos es la que propicia esta situación.
Son los padres y las madres quienes gozan de una relación de
intimidad única que exclusivamente se da en el seno de la familia y
que permite todo tipo de interrelaciones personales: de afecto,
ayuda, orientación, soporte, etc., que influyen y modifican los

4
comportamientos de todos sus miembros. Suele decirse que en una
familia todos educan y son educados.
La familia transmite conocimientos que entran dentro del ámbito de
familiar y le confiere una serie de características fruto de las
experiencias de las generaciones anteriores. En este sentido, es
importante, crear en el hogar intercambios y comunicaciones sobre
anécdotas y sucesos producidos en la biografía familiar, que
permitan al niño tomar conciencia de su procedencia y conocer su
filiación y le ayuden a tomar conciencia de su identidad personal,
familiar y social. Así, el niño estructura un tiempo y un espacio tanto
en el ámbito personal como histórico, que le ayudan a tomar
conciencia de sí mismo como sujeto individual y social.
Aprender a ser: Los niños aprenden desde lo social (como miembro
de un grupo social, de una cultura, que podemos relacionar con
“aprender a conocer) como también individual (como ser único y
diferente, descubriendo su interioridad, sus posibilidades y
limitaciones, su realidad personal inmersa en una realidad social).
Para aprender a ser él mismo, el niño descubre sus peculiaridades
en la diferenciación con los miembros de su familia. La identidad
personal la adquiere en este doble proceso de descubrimiento de sí
mismo y diferenciación del otro. De ahí la importancia de sus
primeros contactos familiares para potenciar la realidad de su ser
individual y personal. El niño aprende a ser sintiéndose querido,
valorado, descubriendo que es digno de ser amado.
Aprender a hacer. El niño aprende a desarrollar habilidades y
destrezas, observando, experimentando y descubriendo todos los
objetos que encuentra a su alrededor. El niño aprende a hacer con
sus más próximos, en la realidad cotidiana del hogar y de la
escuela, cuando se le permite manipular, asociar y establecer
relaciones entre diferentes elementos, estamos permitiendo que
aprenda a hacer. La creatividad como capacidad creadora, que
permite abrir hacia nuevas fronteras, se fomenta estimulando al
niño a investigar, descubrir, explorar, experimentar, y en esta tarea
pueden participar familia y escuela, por medio de estrategias
innovadoras de trabajo común.
Aprender a vivir en comunidad: Favorecer una educación para la
vida comunitaria, desde el ámbito familiar, es fundamental para que
el niño aprenda a ejercitar la participación, la cooperación, el
diálogo y la toma decisiones consensuadas y compartir los
conocimientos y la vida, de forma que luego sea capaz de transferir
estos aprendizajes a otros contextos sociales.

5
LA ESCUELA COMO SEGUNDO ÁMBITO
EDUCATIVO
Junto con la familia, la escuela es otro gran agente educativo y
socializador. Así, la escuela y la familia son los primeros entornos
en los que los niños adquieren sus primeros modelos lingüísticos.
En consecuencia, ambos deben interrelacionarse para que su
desarrollo sea enriquecedor. La escuela es concebida como
institución socializadora ya que en ella se transmiten pautas
sociales y valores que ayudarán al niña/o a vivir en grupo e
integrarse posteriormente a la sociedad respetando sus normas,
leyes y valores. Por lo tanto, desde la escuela se está socializando
a los alumnos, entendiendo la socialización como el proceso
mediante el cual se ayuda al niño a convertirse en un individuo
adulto, activo y responsable dentro de la sociedad en la que se
desenvuelve. La socialización es un proceso continuo y gradual. La
transmisión de valores en la escuela ha de hacerse en el marco de
la cultura y de las necesidades concretas de la sociedad a las
cuales la educación debe dar respuesta. En este sentido, la
sociedad a la que pertenece una escuela está presente en la
relación educativa que se da en el aula. Por tanto, la escuela tratará
de inculcar, entre otros, valores como la verdad, la libertad, el amor,
la solidaridad, el sentido crítico, la responsabilidad, la creatividad y
el sentido moral. En la escuela será donde realmente el niño
encuentre el grupo de pares, algo que le permitirá aumentar los
entornos en los que se desenvuelve y que incrementará
progresivamente (familia, escuela, compañeros, barrio, trabajo…)
hasta la inclusión total como ciudadanos que aportan a la sociedad.
La educación no se puede fragmentar, la familia y escuela son
entidades paralelas y complementarias en este proceso, por ello la
educación no tendrá éxito si no hay coherencia y comunicación en
los dos ámbitos.

6
FAMILIA Y ESCUELA: AMBOS FRENTE AL
COMPROMISO EDUCATIVO
El compromiso educativo por parte de la familia y la escuela tienen
un objetivo en común: el desarrollo integral de los chicos/as, por
esta razón este objetivo es una tarea que incumbe tanto a los
maestros como a los mismos padres. Muchas veces la
responsabilidad recae sobre el maestro, peo lo que inicia en la casa
sigue en la escuela y lo que se imparte en la escuela termina en
casa y fuera de ella.
Es importante que ambas partes estén dispuestas a colaborar. El
maestro debe tener la vocación y con ello la paciencia, disposición,
buenos valores, tiempo y responsabilidad. Los padres de igual
forma deben estar dispuestos a ofrecerles tiempo a sus hijos,
participar de las actividades escolares, motivarlos y estar siempre
pendiente de todo lo relacionado con la escuela, es decir, ayudarlos
con las tareas, estar presentes en las entregas de calificaciones,
entre otras actividades.
Esta relación de confianza se convierte en un punto clave para
obtener resultados positivos en el desarrollo de los chico

7
RELACIÓN ENTRE PADRES Y MAESTROS
Para que exista una conexión entre padres y maestros, debe haber
un punto de encuentro, donde se integren ambas partes. Los
maestros tienen la responsabilidad en primera instancia, de dar a
conocer el proyecto educativo de la institución, para que los padres
sepan cómo funciona y de qué manera pueden participar. Los
docentes deben fomentar ambientes de formación, educación y
cooperación.
La necesidad de que se establezca una interacción entre el docente
y los padres se debe a varios aspectos:
• Los padres son los responsables de la educación de sus hijos
por lo cual son consumidores de los centros educativos a los
que asistan sus hijos, y deben ser bien recibidos y bien
atendidos.
• Los docentes y el centro educativo deben tener en cuenta la
educación familiar para crear y fomentar un aprendizaje
escolar.
• La educación familiar es la base e influye enormemente en la
enseñanza formal y es un factor significativo entre la
complejidad de factores asociados a la desigualdad de
oportunidades en educación.
• Como los padres son los responsables de sus hijos e hijas,
estos deben intervenir y tomar parte de las decisiones que se
toman en la escuela sobre su funcionamiento y organización.

Esta interacción facilita a los docentes conocer mejor a su


alumno/a, su entorno familiar y de amistades, de esta manera los
maestros pueden informar a la familia sobre características de sus
hijos/as que tal vez no pueden observar en casa o en el barrio. Es
evidente que las funciones y responsabilidades son distintas y
diferentes, pero lo importante es reunir estas diferencias y
revertirlas de manera positiva.

8
ESCUELAS QUE PROMUEVEN LA RELACIÓN
ENTRE ESCUELA Y FAMILIA
No todas las escuelas tienen el estilo institucional para iniciar esta
tarea. Adhieren a esta propuesta aquellos centros educativos que:
• Están convencidas de la necesidad de la relación familia-escuela.
• Buscan la participación de la familia en las aulas.
• Tienen muy en cuenta la opinión de la familia frente a sus cambios
y transformaciones.
Establecen diálogos cálidos, organizados, en donde la escuela se
comunica con la familia de forma integral y con la intención de
compartir un trabajo en común.
La familia debe aportar su granito de arena y asumir el compromiso
de participar en una tarea común parar poder atender positivamente
a las necesidades afectivas, cognitivas de los niños y niñas, así
como de toda la comunidad educativa.
La finalidad es contribuir (desde las prácticas) a la reflexión sobre la
relación entre familia y escuela y su lugar en la educación de las
niñas, niños y jóvenes, con el propósito de brindar algunas
herramientas que aporten a la formación docente.

COMUNIDAD

FAMILIA ESCUELA
NIÑO

O JÓVEN

SOCIEDAD

9
ESTRATEGIAS PARA LA RELACIÓN ENTRE
ESCUELA Y FAMILIA

 Grabar algunas clases e invitar a los padres a ver esta


grabación, observando como sus hijos participan dentro de la clase
ya que muchas veces los padres desconocen las conductas de sus
hijos en el colegio, porque éstos se comportan de manera diferente
a como lo hacen en el sus casas. A los padres les resulta difícil
creer la información que le proporciona el tutor por lo tanto la
invitación para ver el vídeo puede tener dos funciones
 Conocer la conducta de sus hijos trabajando en el aula, puede
facilitarles pistas para reforzar estrategias que faciliten el estudio en
el hogar.
 Conocer el trabajo del profesor, lo que permitirá valorar su
tarea docente y, por otro lado, el comportamiento de los alumnos. A
partir de esta experiencia, se pueden intercambiar ideas,
preocupaciones, problemas y comenzar a organizar encuentros
para tratar los aquellos temas que les interesan.

 Enviar una nota, proponiendo temas que les preocupen para


la educación de sus hijos, sus necesidades y dificultades a la hora
de educar a sus hijos.

 Lecturas en casa para reforzar actividades escolares como


una actividad extraescolar motivadora.

Es importante tener en cuenta que las estrategias de aprendizaje no


sólo sirven para evitar el fracaso escolar en primaria, secundaria y
la educación superior, sino que favorecen una mejor organización
en temas laborales, cotidianos y formativos que puede aplicarse a lo
largo de toda la vida

10
VENTAJA DE LA PARTICIPACIÓN DE LOS
PADRES EN LA ESCUELA
• El alumno obtiene buenas calificaciones en sus pruebas,
eleva su autoestima y refuerza su motivación.
• El alumno asiste con gusto a la clase y desarrolla sus
habilidades sociales.
• El docente establece una comunicación efectiva con los
padres del alumno/a
• El docente recibe reconocimiento por su labor formativa.
• Los hijos/alumnos descubren el interés compartido que
manifiestan profesores y padres
• El alumno demuestra menor índice de abandono o fracaso
escolar.
• Se comparte la responsabilidad

11
PROPUESTA DE INTERVENCIÓN PARA LA
MEJORA DE LA PARTICIPACIÓN EN LA
ESCUELA
Buscamos una participación sistemática, es decir, una implicación
frecuente y estable, estableciendo que esta participación sea parte
de la metodología de trabajo de la escuela y no casos puntuales. A
su vez, buscamos una participación de las familias en los procesos
de enseñanza y aprendizaje a través de actividades en el aula y de
otras estrategias, fomentando a su vez un clima de aprendizaje, de
confianza y sobre todo de libertad, para que toda la comunidad
educativa se encuentre con ganas de implicarse.
Debemos considerar a las familias elementos integrantes de la
escuela y es por ello que debemos invitarlos a participar y a que se
sientan parte de la escuela.
Debemos recalcarles la importancia de esta participación
haciéndoles saber que ellos son indispensables en la educación de
sus hijos/as.

CONCLUSIONES

La familia y Escuela tienen funciones sociales diferentes, pero


complementarias. Ante la complejidad del mundo de hoy han de
unir sus esfuerzos para lograr superar las dificultades que se les
presentan porque en última instancia su razón de ser está en
función del protagonismo del niño en su tarea educadora.

Hoy en día se reclama a la educación familiar y escolar la


preparación y formación de un nuevo estilo educador basado en un
aprendizaje para vivir en comunidad, a la que padres y profesores
están llamados a responder con el compromiso de participar en esta
tarea común, cada uno desde su ámbito de conocimiento y
experiencia para atender a las necesidades afectivas, cognitivas y
sociales de los niños y todos los implicados en la comunidad
educativa.

12
Aprender a conocer, Aprender a ser, Aprender a hacer y
Aprender a vivir en comunidad.
Estos pilares fundamentan las relaciones entre la escuela y
familia favoreciendo la comunicación, la participación y la
colaboración, para superar los factores estructurales de la
propia escuela, así como las teorías implícitas de padres y
profesores sobre la educación, la enseñanza, la familia, la
escuela, el papel de cada uno en esta tarea.

REFERENCIAS

13