Você está na página 1de 1

2. El poder legislativo Aparte del legislativo, Locke admite el poder ejecutivo y el federativo.

Éste último
es el poder de hacer la guerra y firmar la paz, de concertar alianzas y tratados y todo
género de transacciones con todas las personas y comunidades externas a la
El fundamento racional y legitimador de toda sociedad debe ser el consentimiento sociedad política.
de los que forman parte de la misma. Pero ese consentimiento no implica que los
hombres renuncian completamente a su libertad, sino que simplemente la Las sociedades civiles pueden ser disueltas de dos formas:
restringen renunciando a sus poderes legislativos y ejecutivos que les pertenecían
– Desde fuera: Si, por ejemplo, son conquistadas.
de forma absoluta en el estado de naturaleza y los delegan en la sociedad a la que
se autoriza a elaborar las leyes que requiera el bien común, el poder de ejecutarlas – Desde dentro: Mediante la modificación del poder legislativo en contra de la
y de sancionar su incumplimiento. Ese consentimiento consiste en someterse a la voluntad del pueblo bien por arbitrariedad por parte del gobierno atentando contra
voluntad de la mayoría. Ese consentimiento es implícito, pero se puede rescindir sus derechos naturales (libertad, propiedad), bien por descuido de su cargo.
marchándose a otra sociedad civil o viviendo en estado de naturaleza.
La rebelión es legítima ante un gobierno tiránico o disoluto (disuelto), o que obre
La primera tarea de toda comunidad política es establecer un poder legislativo y contra la voluntad y los intereses del pueblo.
ponerlo en manos de quienes administrarán esas leyes de forma correcta. Éste será
el poder supremo de la comunidad y todos los otros deben derivarse de éste y
estarles sometidos. Pero el poder legislativo no es absoluto, sino que está limitado,
pues:

1. Las leyes que promulgue han de ser las mismas para todos sin excepción.

2. Estas leyes deben inspirarse en el bien del pueblo.

3. El poder legislativo no debe establecer impuestos sin el consentimiento del pueblo


expresado por él mismo o por sus representantes ya que el fin principal para el que
se constituyó la sociedad es la protección de la propiedad.

4. El poder legislativo no tiene la capacidad de transferir el poder de promulgar leyes


a persona o asamblea a la que el pueblo no haya otorgado su confianza. En el caso
de que lo haga, tal transmisión no es válida.