Você está na página 1de 45

LA NOCHE CON MARRAKETA BLINDADA

EL SASTRE QUE GOLPEÓ AL DIABLO

Conocí a Blady en el 2005, luego del festival de Hip Hop denominado “A LA LUZ DEL
HIP HOP”, posteriormente lo invité a casa para que grabemos un par de canciones y así iniciar
una profunda amistad que me llevó a recordar su vida y muerte. Su día y noche. Su principio y
final. Su luz y oscuridad.
El primer proyecto musical del joven colegial quien estaba enfocado en representar con
su rap en la Cultura Hip Hop de Bolivia se llamaba “LOS MANIATADOS”, dúo junto a su
compañero Gabo alias Flow. Logramos registrar un par de temas (“Oh! Mi Dios” y “Los
Pecados”) posteriormente Blady en solitario participó en el CD Project “LA PAZ - BERLÍN /
BOLIVIA – ALEMANIA” un disco de conexión y unión junto a dos germanos llamados “S&C
SUPREME”. Un dúo de Berlín y varios paceños nos pasamos grabando por meses en el barrio de
Miraflores, calle Rosendo Villalobos # 1458, en el Home Studio bautizado como “LA KASA DE
LA AWICHA” también bautizada como “LA TORRE DE LA MÚSICA”.
Blady cursaba pre promoción y llegó de luto por su viejito (Sr. Aruquipa) que acababa de
fallecer. El joven colegial quería grabar un disco homenaje a su padre y estábamos preparando
las canciones pero se pasó volando el año. Nunca grabamos el CD y eso me pesó como
productor.
Como parte de los días de trabajo arduo en “Wakala Discos”, aparte de grabar,
promocionar y difundir el material, participábamos en concursos para capturar recursos
económicos y continuar con la resistencia para la autogestión en producción independiente de lo
que se conoció posteriormente y etiquetó como “música urbana”.
Invité a Blady para que sea mi actor protagónico en un corto llamado “Santa Rosa & el
Tawa”, historia donde se narra la vida de un chango alteño que quiere hacer rap y sueña con
bajar a la ciudad de La Paz para conocer el Home Studio de grabación donde trabaja el
legendario Marraketa Blindada o “Mariscal de Campo del Rap Boliviano”. La convocatoria del
concurso trataba del “Nuevo Vídeo e Imagen Narrativa en la ciudad de El Alto”.
Nos subimos a la zona de Santa Rosa, donde la mamá de Blady tenía una casita y
terrenito, excelente locación para lograr la filmación y posteriormente ganar el concurso. El
premio brindó una cámara fotográfica digital para que podamos darle imagen a las sesiones de
grabación, portadas de los discos, archivos – diarios de nuestra cultura apasionada que vivíamos
24 / 07 (24 horas al día por 7 días a la semana).
Para motivar al novel actor le proporcioné una beca en el Home Studio para que grabe un
disco. Teníamos que sacarnos la palabra del alma.
Posteriormente, el 2006 nació su nuevo proyecto de rap junto a un nuevo compañero de
rima, de chapa “El Jotas”, con quien habían encontrado una profunda amistad rap y se
entendieron como hermanos del alma hasta la muerte.
Ambos carnales formaron el power duo “MUCHO VERSO” quienes registraron en el
primer semestre de ese año el disco “Ilusiones & Sentimientos” que incluyó 7 canciones.
Producción independiente y conocida en la jerga musical como “Underground”. Los temas que
marcaron en esta obra son “ARTE ADICTO”, “MENTE ACTIVA”, “PARECE FÁCIL” y
“PERÚ – BOLIVIA” junto a “Radikal People” (que visitaban el Home Studio y realizaban una
trilogía de videos, llegados desde la capital peruana de Lima, tenían la inquietud de intercambiar
experiencia a aprovechar de las posibilidades que brindábamos en producción para filmar y
grabar en La Paz city, unificando la escena Latinoamericana de manera independiente).
Para promocionar el material de Rap Kolla filmamos el video clip del tema “Ilusiones /
Sentimientos”. Ya en la promoción del colegio, mi querido ahijado sacó su bachillerato en el arte
del Rap.
Blady sirvió a la patria durante el 2007 en algún regimiento del Oriente boliviano (Santa
Cruz) y a su regresó me comentó sus anécdotas entre las que recuerdo haberle escuchado
atormentado lo que tuvo que atravesar por ser soldado en el ejercito de Bolivia. Bloqueos,
revueltas, balaceras, muertos, sangres, borracheras de los Comandantes, Coroneles, Generales,
balazos al aire y puterio en el “Alto Mando Militar”. Obviamente cuando se enteraron que este
dragoneante sabía rapear, desde los oficiales hasta los soldados rasos pedían sus rimas para
acompañar las jornadas y rutinas militares.
El joven aimara que había ido al cuartel para “hacerse hombre” y también para que deje
de hacer renegar a su mamá, pues los malos hábitos dentro de los barrios populares están en cada
cuadra de la zona: mota, satuca, cokol, tuche, jale, papa, vuelo o lo que haya para drogarse.
Mezclando la vida autodestructiva con el estilo delincuencial y de pandillerismo como
forma de identidad urbana en sentido de apropiación de la ciudad, del barrio, la zona, el área.
Blady me contó alguna vez que de changuito había formado parte de una “Mara” y llevaba
tatuado un Rosario en la mano derecha, entre otros tatuajes mal realizados y de baja calidad
técnica. Como todo llocalla de la zona del Cementerio General o de los barrios periféricos y
marginales, muchos son reclutados primero en las pandillas y luego en los cuarteles para pagar
su karma o fechorías que realizaron de pendejos.
Con un apreció cual padrino que me tenía el Blady, me regaló la polera de su Brigada
Militar (color verde con un estampado de perro Bulldog y su casco de guerra). También me
obsequió la foto y el banderín de su glorioso “Servicio Militar”.
Durante el 2008 Blady migró a la Argentina para ser esclavizado en las costureras de
bolivianos que hacen ropas para los gauchos. En ese tiempo conoció a la mujer que le robaría su
corazón y también se lo destrozaría en millones de pedazos, metiéndole los cuernos con un
amigo y dejándole plantado con el anillo de bodas en los anchos (pantalones).
Volvió a su Pachamama sin Ajayu y convertido en un borracho. Bebía por la decepción y
el desamor. Me encontró separado y rumbo al divorcio, en un estado de ánimo parecido nos
bebimos el alma y registramos el tema “PLANETA DE LOS AMANTES” junto al cumpa “El
Jotas”. La chupa nos impidió continuar con el rap “MUCHO TRAGO”. Pretendíamos grabar el
segundo disco del grupo “Mucho Verso” , que a dos años de su debut había posesionado el
nombre artístico y su tema “ARTE ADICTO” se convirtió en referente e himno del nuevo rap
boliviano.
Como andábamos sin ganas y energías destructivas nos aburrían, sacamos la pluma de
coraje y valentía para grabar una canción entre los dos, nuestra primer y último rap en años de
trabajo se llamó “Donde Sea Un rapero”. Canción que salió en un disco de edición formato
Alasita para el 24 de enero del 2009 (“Marraqueta Blindada: El inicio”). Tratamos de retomar las
sesiones de grabación con el grupo pero el alcoholismo mutuo nos separó en cantinas y farras
diferentes.
La amargura nos había teñido el corazón y las fuerzas de amar se llevaron nuestra
convicción. Pasaron los años y reaparecimos en el 2013 con el re encuentro entre padrino y
ahijado del Hip Hop. Yo muy alegré de saber que Blady empezó su nuevo proyecto de vida
dentro de la Cultura.
Se había dedicado al arte de la costura y creación de prendas de vestir, con el apoyo
logístico de sus amigos cercanos de barrio y caña, popularizó e inmortalizó la ropa que bautizó
con el nombre de “MARKA ARU”, una nueva marca había nacido para siempre.
Todos los raperos de La Paz, El Alto y Bolivia querían sus modelos personalizados, sus
pantalones anchos con el nombre de su grupo o crew, chamarras con el logotipo artístico
original, bandanas bordadas y exclusivas con apodo propio.
Blady había alcanzado la profesionalización dentro de la Cultura Hip Hop por dos frentes
cual estrategia militar: primeramente en la escena local desde 2005 al 2015. Retornando con
“Mucho Verso” en el 2014 y grabando en el Home Studio de “Will Man” conocido como la
“I.P.R.” (Industria Pesada del Rap) un par de singles que fueron bien recibidos tanto por la
nueva como la vieja escuela.
Y su contrataque o segundo frente de victoria en el campo de batalla del Movimiento
Boliviano de Hip Hop fue la ropa “MARKA ARU”. Para apoyar su micro empresa y
emprendimiento laboral intercambiamos servicios publicitarios en el programa de televisión “El
Shock de la Marraketa Blindada” difundido por Palenque TV. (temporada 2014 – 2015).
Recibiendo en la noche de cerrar el trato un “Marka Aru” - XXL ancho color negro beige, que
hasta el día de hoy lo uso exclusivamente para pintear y lucir los bordados con motivos andinos
mezclados con la perfecta confección Hip Hop que le daba el Blady a cada una de sus prendas.
La última vez que nos reunimos con mi querido ahijado fue a mediados del 2015. Nos
visitó en las oficinas del proyecto “SUBTERRANEO COM.”. La cita era para emprender un
proyecto personalizado de ropa junto a mi camarada Conrad Camacho, quien manejaba la idea
de crear “FIDEL: ROPA DE KOMBATE” (F.R.D.K) y necesitaba los servicios del “SASTRE
DEL HIP HOP” para llevar a cabo sus genuinas prendas. Blady se fue con dinero para comprar
las telas y comenzar a confeccionar los diseños del jefe.
Pasó en un cachito el año 2015 y llegado el carnaval del 2016, exactamente en domingo
que se enterraba al Pepino… la llamada del Lic. Camacho para decirme con tono lloroso y triste:
“El Blady ha fallecido, han posteado en el Face sus cuates. Ahora están dando los pésames todos
los changos”. Me quedé pensando en las poleras que me debía por el intercambio publicitario:
decían “AMOTE” y ya estaban listas, eran de regalo para mi pareja. También recordé al proyecto
de indumentarias “F.R.D.K”… Silencio, el tiempo se me detuvo un cacho.
Me puse a repasar los temas que grabamos, trataba de tararear “ARTE ADICTO”: Es el
Hip Hop lo que me hace alucinar, es el Hip Hop mi forma de pensar…”. También pensando en
los que no grabamos dedicados a su difunto Sr. Padre, al cual ahora ya abrazaba en “el más allá”.
Me quedé colgado mientras mi compañero de oficina y jefe de Comunicación decía
“cambio y fuera” por el tubo. Dejé el celular y me guardé silencio, colgado en el mutismo
interno de mis recuerdos eternos…
Una noche nos chequeamos en la Vita, justo en el Nudo (debajo del puente) y empezamos
a cañar, era enero del 2014. El Blady me quería presentar a su t’ojpa de amigos borrachos y
fanáticos de la “Marraketa Blindada”. Uta! La farra se puso wasa, teníamos a tres pasos la
cantina más extensa y variada de la ciudad en la “Manco Kapac” y calentábamos motores para
subir a una discoteca en plena Ceja de El Alto para romper tarima en un evento Hip Hop que
organizaba una ruca. La “Briza Mc” justamente nos dio la bienvenida y en el lugar el ambiente
era de fiesta, re encuentros. “PARTY” como nos gusta a los Rappers. Todos chocheando y
conversando, selfies, yaaaa’s.
El show había comenzado y ante las fallas del sonido (era más fuerte el bullicio ambiente
que las pistas y rimas de los artistas) pues pasamos desapercibidos del escenario. Luego de la
actuación junto a “MUCHO VERSO” y en pedo por el montón de tragos que había tomado con
medio mundo, me di cuenta que mi mochila ya no estaba en el lugar que nos sentamos, la mesa
seguía vacía con los tragos, pero el choro hijo de puta - que siempre opera - se llevó mis mejores
objetos dentro de esa “chila”: mi poemario original con dibujitos de mi hijo mayor y textos que
venía creando para grabarlos pronto. Eso me hizo llorar a moco tendido, los demás objetos eran
cosas materiales (el celular, las llaves de entrada a casa, la gorra, la navaja suiza recuerdo del tío
Juanca, la billetera y monedero, entre lo que recuerdo). Me emputé tanto que en pleno vergazo
bajé desde la Ceja de El Alto hasta la Meseta de Achumani…
Corría como loco, a toda velocidad pasé por La Portada, Villa Victoria y a la altura del
Cementerio General me saqué la puta. Me incorporé y seguí corriendo como si me perseguiría la
Santa Muerte luego de tomar mi mochila. Estaba en dope, así que pasadas unas cuatro a seis
horas arribé a mi hogar en la zona Sur de la ciudad. Perdí un diente por la caída y mis cosas
personales por disfrutar de una oscura noche dentro la Cultura Hip Hop.
De repente volví al presente. Me puse a lagrimear calladito, sin llanto. Estaba en la cocina
de mi nuevo hogar junto a mi compañera y madre de mi hijita, cuando me preguntó: qué decían,
¿Qué había pasado? Le conté que llamó Camacho y dio la noticia del fallecimiento de un amigo
del Hip Hop. Ella no lo conocía. Fui al Room-Studio que ahora se llamaba el “Tallerap del
Chasqui” y me puse a escuchar las canciones que realizamos y a fumar ganjah en su honor.
¿Qué le ha pasado? Era mi duda… ¿Ajuste de cuentas? ¿Quién lo ha matado? ¿Qué le
ocurrió? ¿Cómo habrá fallecido? Pobre mi hno…Pero Blady era un amor de gente, acaso tenía
enemigos - conocidos ahora como HATERS – que le hagan daño. Él era grandote y fuerte… Cero
violencias. ¿Mal de salud? ¡Se chupó y ahogó con su vómito! Mierda, las ideas no paraban.
Viaje en el tiempo y espacio del Valle de las Ánimas en Chasquipampa, durante toda la
oscura noche percibí la presencia dentro de sus rimas y letras del Ajayu que se despedía del
cuerpo y trascendía al mundo inmaterial e intangible. Convirtiéndose aquella jornada en inmortal
para el Mundo Hip Hop.
Volví a viajar en los recuerdos del corazón que con la complicidad de la mente se
reproducen como en pantalla de cine con plano general en gran angular y pude verme con él
(Blady MC) en el “Tambo Quirchincho”, en un evento organizado por el Arnorld del grupo
“Pacto Andino” que nos invitó a compartir una velada rapera en la noche paceña de ese
diciembre 2009.
“Mucho Verso” no se presentó debido al ausentismo del compañero “Jotas” y ante la
presencia de la mamá de mi ahijado, que había ido exclusivamente y por primera vez a ver actuar
a su hijo, invité a Blady para compartir el escenario en el rap “WAKALA”. Me presentó a la
señora de pollera que seguía vistiendo el luto del esposo. Yo orgulloso de ser tratado con
admiración y respeto, percibí el agradecimiento en los ojos de la mamá del rapero.
Volví al cuarto, donde la noche se había hecho lágrimas y rimas. Memorias y melodías
me llevarían a dormir sin dejar de pensar en ¿Qué le habrá pasado al cuate?
Como trabajaba en la zona de “El Tejar” haciendo de apoyo y asistente en el armado de
carteles y gigantografías junto a Don Orlando Rojas alias Logística, el Cementerio General me
quedaba a tres cuadras del laburo. Pedí permiso por la mañana y a las 15:15 partí con el pantalón
“Marka Aru” bien puesto al entierro.
Apenas arribé, vi llegar el féretro junto a los carnales, uno de ellos me dice: “ven Sekas,
carga el ataúd…el Blady te quería mucho… te lo mereces”. Y me quedé con el hombro
sosteniendo a los restos de mi ahijado durante el ingreso al cementerio y a la capilla para la
“Misa de Cuerpo Presente”.
La familia del joven difunto había prohibido que vayan sus mal amigos borrachos y
rappers que descarriaron y llevaron por el camino del vicio al único hijo de la Sra. Alanoca. Y si
llegaban los presentes que por favor no vistan como raperos. En ningún momento los familiares
se acercaron a nosotros, quienes sosteníamos y llevábamos el cuerpo de nuestro amigo hasta su
última morada.
Durante la Misa el lloriqueo de los fornidos y mala caras compañeros del Movimiento
Hip Hop se hizo sentir, llevando en silencio absoluto el sarcófago hasta la tumba junto al canto y
rezo de un Sr. con guitarra de esos que laburan en los entierros, nos despedimos del buen tipo y
querido “Blady MC”.
Estábamos vetados de ser y/o hacer rap. Mientras callados, en silencio observamos a los
obreros del cementerio tapar con estuco el hueco donde fueron depositados los restos físicos del
único – original artista “MARKA ARU”. Gracias a Dios y los huevos del colega “Men-T Likida”
empezó a sonar desde su parlante portátil el tema “ARTE ADICTO” y desatar el emotivo coreo
entre los presentes. Casi murmullando nos desahogamos del veto familiar que no quiso recibir el
pésame de nuestra parte ni acercarse a nosotros, dejando q seamos los partícipes en el ritual de la
despedida final.
Rememoro que apareció otra voz vertiendo una arenga en honor a Blady y elogiando su
aporte musical a la Cultura Hip Hop de Bolivia. Pinchando el tema “MUCHO TRAGO”. Uy…
yo pensé en el mal hábito que lo había llevado a la muerte y hasta le dedicaron una canción. En
ese momento escuché a una chola que estaba con su hija del brazo preguntarle: ¿acaso cantaba
el hijo de mi comadre? “Sí mami: rimador era”, le respondió la muchacha.
Volví a la pega en amuki total, tras haber conversado con los presentes quienes decían
que por problemas de salud, una migraña desató un derrame en el cerebro. Y la idea de la causa
de su deceso rondó entre esas latitudes. Problemas neurológicos que venía atravesando nuestro
amado amigo desenlazaron una muerte repentina la mañana de ese domingo carnavalero en que
apareció en su habitación sin vida el creador de la primera y única ropa Hip Hoppera que hubo
en todo el territorio nacional. Estábamos enterrando al “Sastre del Rap en La Paz – Bolivia” un
lunes luego del tradicional “Entierro del Pepino”.
Los siguientes meses se hablaba de recuperar los equipos y tratar de continuar el legado
que había dejado “MARKA ARU”, iniciativa que era simplemente un buen deseo. La familia
vendió todas las máquinas y equipos de costura. Se deshizo de todas las telas y ropas que hacían
recuerdo a la Sra. Madre, del mal camino que llevó a la muerte a su único hijo, quién ahora
seguramente se encontraba de seguro al lado de su querido padre.
“Al Cabo de Año” nos reunimos en una Misa-Rap en el mismo Cementerio General y los
pasantes eran entre otros el Armarap, el Wallace y el Suyu. Fuimos a compartir a un salón de la
zona y pasamos rememorando al Blady entre copas y marraquetas.
Con el rap en la lengua y las ideas en las servilletas nos limpiamos la boca, retiramos a nuestras
alcobas y cerramos esta triste historia.
Mi persona rindió los homenajes correspondientes en un par de canciones, programas de
radio y televisión. Escribiendo un lindo artículo para la revista digital “La Carne Magazine”.
Subiendo videos inéditos al canal You Tube de Marraketa Blindada. Recordando su aniversario
de fallecimiento cada año en las redes sociales, trascendiendo el espíritu al cuerpo y así
manteniendo vivo el trabajo y la música de “MUCHO VERSO” junto a la voz de Blady Mc, a
quien se lo puede escuchar y sentir en cada rap que dejó grabado.
Ayer me encontraba en el Home Studio “3E Producciones” junto a Nando Claros quien
me grababa un par de ideas que venía ensayando sin mayor pretensión más que desahogarme en
la intitulada “Tal Vez” y en una rima vivencial de título “Scars”. De repente como por arte de
magia musical empezamos a intercambiar ideas y datos dentro del conocido “Movimiento
Paceño de Hip Hop” y culminamos en los que nos dejaron un buen legado como “MARKA
ARU” y pum!!!
Al fin alguien me contó (sin que pregunte nada yo) los sucesos reales que llevaron a la
muerte a mi ahijado del rap.
Nando me dejo boca abierta y es por eso que me tomo un respiro para narrar lo siguiente:
“Blady había subido a la Ceja con sus cuates a chupar en su viernes de carnaval. Viernes
de soltero en toda la ciudad. Chupa y joda en toda la nación, se les acabó la feria a los cuates y
tuvieron que volverse a La Paz desde El Alto a gamba…Blady dicen que estaba completamente
ebrio y apenas caminaba tambaleándose por el autopista. Luego de largos kilómetros de oscura
caminata y desolada noche llegaron a la conocida “CURVA DEL DIABLO” donde se encuentra
un rostro de Satán en piedra dentro de la montaña y es un lugar conocido de culto para las
personas del hampa y los que viven el delincuencial proceder en sus existencias.
De repente Blady se incorporó y dicen que se puso frente al rostro del Diablo para
conversar y debatir con él. Dicen que empezó a hablar normal, como si no estuviera ebrio.
Terminó discutiéndose y dando un manotazo a la imagen que le produjo al instante un
corte en la palma de la mano generando el sangrado y susto de los presentes. Retomaron camino
y Blady volvió a su estado etílico anterior, caminaron hechos mierda con el amigo a cuestas hasta
llegar a sus casas. Dijeron en el entierro los cuates que chuparon esa noche con el “MARKA
ARU”.
Contaron que al día siguiente Blady despertó como otro. Era irreconocible, con un
carácter violento y agresivo hasta golpeo a su Sra. Madre quién pensó que sus malos amigos lo
habían drogado o le habían dado “algo” que lo trastornó. Su fornido hijo ahora quien parecía
endemoniado, poseído por el Diablo, empezó a hincharse… Gritaba, se agarraba la cabeza, se
golpeaba… Es por eso que en su entierro la Sra. Alanoca prohibió contacto con rappers,
acusándolos de la muerte que encontró a su wawa la madrugada de un domingo “entierro del
pepino”.
Desde el viernes pasado me he quedado sin duda: Blady, he pensado en el origen de la
oscura noche de tu muerte donde te enfrentaste al Diablo y golpeaste su cara, pagando con tu
alma esa locura de borrachos. Fue un privilegio apoyar un legado plasmado en tus prendas de
vestir y tus rimas del vivir que hiciste por aquí.
Tu discusión o batalla con el demonio aquella noche de carnaval te hirió de muerte, pero
te transformó en Leyenda de la Cultura Hip Hop boliviana.
Jallalla “MARKA ARU” siempre te visto hermano, uso tu súper pantalón con cinturón.
Me queda como tres Alfonsekas más…Se está despintando, desgastando el jean por el uso
intenso que le he dado. Una temporada iba al trabajo todos los días como cábala de resistencia y
paciencia. Ahora solo trato de usarla cuando subo al escenario o hay alguna movida. Sigue
siendo pintudo, mi “look” es único, diferente y original gracias a “Marka Aru”.
Me despido en una noche de “Muchos Veros” dedicando a mi amigo, ahijado, colega,
sastre del rap, esta rima en su honor que alguna noche será canción:

Marka Aru
# #
Marka Aru, Marka Aru representando
Marka Aru, Marka Aru con todo Ajayu
# #
A ti te canto querido amigo / A ti te rimo hermano mío
Nos conocimos el 2005 / El Hip Hop nos ha unido
Yo me siento bendecido por haberte producido
“Maniatados”, “Muchos Verso”, registramos buenos Demos
Ahora te recuerdo con sentimiento
Estas palabras que se las lleve el viento
# #
Movidas Místicas pueden encontrarse allá
Después de la muerte, inmortalidad
Sabes muy bien que por siempre vivirás
Blady Aruquipa desde La Paz
Conexión Espiritual – Universal
Marraketa Blindada esquina dar
Juntarnos a hacer rap fue espiritual
“Hip Hop Adicto” siempre escuchar
# #
Desde el Lago Titikaka
Hasta Chuquiago Marka
Siempre ch’allamos en Pachamama
Encomendamos nuestras almas Alajpacha
Que los ancianos estén cuidando
Para llegar a ser un sabio
Se muere joven y mercenario
Salud…carajo! Contigo hermano!!!
# #
Donde sea un rapero, en la tierra en el cielo
Con charango y mucho verso, alejado del infierno
Manq’apacha, diablos y avernos
Rompiendo el miedo al duro Imperio
# #
Tomados de las manos, recuerdos y Ajayus
Seguimos batallando, rompiendo el espacio
El tiempo congelado, trascendemos Blindados
Sabes muy bien que estamos conectados

A Blady Aruquipa Alanoca alias MARKA ARU / Mucho Verso


& su familia.

MINIBUS HOT & COLD

Salgo de la Radio casi a media noche, me tomo movilidad en el Paseo de El Prado.


Agarro minibús vacío. Noche fría, mejor me voy atrás del chofer. Abro la puerta y me siento al
lado de una dama, que whastappea o facebookea o chatea o huevea con su celular. Me acomodo
y nuestros cuerpos, por el espacio de los asientos, se rozan y se pegan. Se calientan… coquetean.
Se sienten las piernas, las vibraciones, las emociones, las sensaciones, las tentaciones. De repente
se me pasó el frío y comenzó “la calor”, esa sensación de ardor que nace desde el interior.
Donde descansa el “Evil Boy”. Me quiero olvidar de las mujeres pero no puedo.
Me quedo pegadito a ella que huele a chela o trago. Una fragancia de pecado y lujuria.
Un aroma a tigresa. Yo rugiendo como un macho en celo, callado la observo de reojo todo el
trayecto, me arrecheo…
Me pierdo en el tiempo. Fantaseo con agarrar su mano, llevarla a casa y amarla. Ella
cabecea, esta borracha. Tiene la nariz aguileña y la tez morena. Hasta se apoya en mi hombro un
cacho de eso. Sigo pegado a ella, como en la cama cuando hay marido y mujer. Mojándome,
secándome y de repente el milagro, Pum!!! A la altura de las 21 de Calacoto, se incorpora y poco
a poco reacciona y directamente me pregunta si se dónde va el minibús. Ups! Vuelvo a la
realidad del fantasear. Creo que aquí en la 23 se da la vuelta.
Conversamos sobre nada, intercambiamos palabras y sobre el alma, miradas. Me bajo con
ella en la puerta de su casa para hacerle el entre a la sexy girl que me coqueteaba profundamente
(el mini iba a Chasquipampa y descendimos en Cota – Cota). Me contó que la awicha falleció,
por eso se tomó. No la quería mucho porque era mala con ella. También me rebotó mis servicios
de acompañante ya que su mamá estaba adentro por eso no pude pasar a arroparla y consolarla.
Intercambiamos números telefónicos. Su nombre: Claudia, mucho gusto. Anótame si
quieres: Pablo Alfonso o mi nombre artístico. ¿Y cuál es? Preguntó mientras apretaba las
sostenía el celular. Alfonseka Marraketa Blindada, respondí. Wow, Uy!!! Yeah!!! No lo pudo
creer, siempre me quiso conocer. Nos abrazamos y reímos. Le regalé un CD Single atigrado de
la canción dedicada a los 110 años del Club The Strongest, ya que me dijo ser parte de la barra
brava y que le encanta ir a “La Gloriosa Ultra Sur 34” cuando juega el TRI. De ahí que me
conocía, por ser un gran hincha y artista aurinegro.
Nos abrazamos en un profundo momento de esos eternos y quedamos en vernos luego
del entierro. Volví a casa pensando en lo que me dijo la admiradora atigrada que casi me da un
pico de despedida pero se había recuperado de la chupa y se quiso controlar como “damita”,
entonces estaba en ese trance contando: “soy bien amiga del Pájaro y del Chumita. Hemos
farreado con ellos en el depa de mi mamá frente al Mercado de Achumani. Mi familia tiene un
pequeño edificio de cuatro pisos y ahí tengo uno vacío. Vamos a ir ¿ya? Diciendo eso, se entró a
su casa… paso a paso que me alejaba me entibiaba y volvía a enfriar. Que noche helada.
Nunca la llamé, pues otra media noche a la salida de mi labor radial y embarcándome en
cualquier minibús que pasé volando por el Prado hacia Calacoto – San Miguel (a esas horas), me
tocaron de mala concha y a mi lado unas gordas feas, mala cara y choras, que aprovecharon mi
cansancio y distracción para “hacerme el tubo” mientras yo pelotudamente bajaba de la
movilidad, pagaba el pasaje y me despedía de un invitado que vino a la radio, con el que
seguíamos conversando durante el trayecto.
Cerré la puerta y sentí sus miradas de pendejas, riéndose en mi cara y dejándome en
desolada cuadra con mi bolsillo de la chamarra abierto y sin el Samsung Galaxy J1.
El minibús se alejaba y cuando caí en cuenta que el celular no estaba en ningún lugar de mi
bolso, ni bolsillos y las feas esas se reían de mi jeta: pues me rayarme así, diciendo: FUCK!!!
Me volví caminando tristemente por las fotos del recuerdo y los contactos del futuro, pasa a paso
me hervía la sangre en esa noche fría en La Paz – Bolivia.

A las mujeres (que nos hacen calentar & enfriar las noche)
EL SCAPE FROM SPIQUIATRICO

La Noche que escapé del San Juan de Dios (Psiquiátrico ubicado en Irpavi II) estaba
completamente pileado, me habían obligado a pepearme (drogarme) y sin otro remedio tuve que
meterme unas pastillas que me mandaron a un pedo similar a secarse una media botella de
Fernet, puro.
Era el 05 de agosto del 2010 y yo pasaba arrestado un día en la “Institución de Sanatorio
Mental” por haberme portado malcriado con mi querida mamá Charo.
Recuerdo haber llegado tarde a un encuentro laboral. Alfonseka estaba en su cuarto que
tenía ocupado en plena Zona Central (en el clásico barrio de San Pedro) subiendo la calle Colón,
sobre la conocida “Casa Radiol”, en una gigantesca y colonial casona que dicen perteneció a un
Conde de nacionalidad árabe, y que en ese entonces era una pequeña vecindad con varios cuartos
y singulares personajes de bajos recursos económicos e ideológicos. El lugar en disputas legales
con la Universidad Mayor de San Andrés (UMSA) y la Carrera de Ingeniería, que enfrentaba a
los inquilinos que se quedaron a vivir ahí tras la muerte del propietario. Era de una manzana
completa con un patio trasero que daba a la otra calle y donde aprovechaban los universitarios
para hacer sus fiestas. Ahí me contaban los vecinos que los estudiantes se descontrolaban,
chupaban, tiraban y jodían.
Al frente de mi espacio que lo bauticé como “Warm Room” (Cuarto de Quemar) estaba
el Comando Departamental de la Policía y Regimiento N°1, mi habitación con dos ambientes y
dos balcones coloniales que me transportaban a las mejores épocas clásicas de la ciudad.
Tenía ensayo en casa del DJ Mero Mero ubicada en Calacoto. Mi retraso no se debió a la
típica trancadera del tráfico paceño, sino fue que al salir de casa la niña vecina me había dejado a
su canina bajo mi cuidado y ante la posibilidad, me baje con “Linda” a pasear y ensayar rap.
Cuando arribé a la Zona Sur, mi amigo ya no estaba en su hogar. Me vi agobiado y con el sol en
plena cara me mandé una camina hasta la Meseta de Achumani, donde viven mis papás.
Cuando estas en un cuarto sobreviviendo luego de tu divorcio y llegas con una perrita
ajena, eres mal venido y mal visto por la viejita, que para colmo te ve todo marihuano y flaco,
mal crecida la barba y la ropa de siempre. Esa facha que toda la vida la sacó de “sus casillas” a
mi mamitay. Mi irreverencia y comportamiento altanero no ayudaron para nada y ante los gritos
de que esa perra no debería estar ahí, me mande un quilombo escandaloso y a vergonzante.
Típico del mejor chinazo mezclado con la adrenalina de la caminata y el poder de la palabra, al
defender a los “animalitos”…
Que bajón, mi mamá emputada de ver al atrevido de su hijo, “pelo cable” (enfureció) y
llamo al 110. La patrulla llegó volando, esos cojudos cuando les convienen acuden al llamado
pero cuando se trata de cosas serias como pandillerismo y delincuencia, estos puercos se mean.
Prefieren meterse en desputes familiares. Al cachito estaba metido y arrestado en la patrulla con
la canina al lado moviendo la cola y sacando la lengua, feliz siempre.
La calor – como dicen en Cochabamba – me estaba sofocando, con las ventanas cerradas,
esperando a que mi mamá se acabe de desahogar con el Oficial del Verde Olivo.
Primero me subieron a un lugar cerca de la discoteca Forum y salió un Dr. más jalado
que Maradona, dijo que no se me podía admitir porque estaba “en consumo”. Otra vuelta al Sur
y directo al Psiquiátrico de Irpavi II. En la patrulla me convertí en el increíble Hulk y traté de
destrozar mis nudillos en las rejas, sangraron. La perrita me lamía, causando impresionar a los
dos tombos que me provocaban más y más, diciendo entre risas: “maldito perro, te vamos a
llevar a la cárcel y ahí te vamos a violar…ja ja ja” o cuando pasamos por el Cementerio Jardín
de bajada dijeron: “ahí te van a enterrar hijito de mamá, ja ja ja…”. Yo enfurecido empecé a
rapearles durísimo, les insultaba y rimaba: “Wakala, la la la…Aquí algo huele mal… Wakala la
la la y lo voy a recalcar”… Al final del trayecto se quedaron callados los putos diciendo: “uta,
éste realmente está loco”.
Baje de la patrulla agarrado de “Linda” (la canina que me había metido en tremendo lío)
y en la puerta del Psiquiátrico justo se encontraba de tour una delegación colegial que en su
mayoría eran jovencitas, me detuve y les dije en quebranto total: “¡Chicas! Quién conoce la
Marraketa Blindada que levante la mano por favor. Y temerosamente dos alumnas de ese
colegio alzaron la mano. Les repliqué: “en este momento les quiero decir que mi mamá me está
encerrando contra mi voluntad solo por llevar esta perrita a su casa…” Y con las lágrimas entre
las barbas locas, me entregué a la humillación más maravillosa que me brindo mi alevosía y falta
de respeto hacia mi Sra. Madre y a la vida.
Cuando el director del Centro de Salud Mental me recibió me hizo entrar en mis cabales:
“Marraketa, tranquilo hermano yo he trabajado con músicos como el Zegadex. Calma hermano,
te conviene que te hayan traído acá sino te van a llevar a San Pedro. Quédate un par de días, vas
a estar bien”, dijo.
Luego de mirarlo a los ojos me puse más sereno moreno, respondiéndole: “pero con mi
perrita”. OK expresó el buen Doctor.
Ya en mi habitación que parecía un “Hotel de 4 Estrellas” (a comparación de mi rústico
lugar de épocas coloniales del que venía) hasta tenía ducha privada. Saqué mis cosas (libreta,
cuadernos, libros, lapiceras) y empecé a relajarme; de golpe entró un enfermero dispuesto a
administrar dos inyecciones con un líquido amarillo color patito de hule, ututuy…. Le expliqué
mi ideología y mi forma de ser. Que simplemente me gusta la marihuana como cura a mi locura
y que los químicos no me pegan para nada. “Marraketa Blindada no te voy a pinchar, pero tienes
que tomar unas pastillas a cambio para seguir con el protocolo de la Institución”, sentenció el
buen hombre de blanco. Gracias a ellas dormí como un angelito, mientras mi diablito pensaba en
cuándo y cómo salir de ahí.
Al día siguiente pude conocer a los otros locos y cagar de risa con ellos, salimos a “la
hora de sol en el patio” y me subí a una especie de futura estatua, faltaba el busto, solo estaba
construido la base y ahí hice una performance de “estatua”, cautivando a los internos y llamando
la atención de un cura (el director del Psiquiátrico), que todo de sotana negra se vino a
recriminarme volando. Lo mandé para el carajo y todos me ganaron más aprecio cagando de risa.
Posteriormente vi a unas estudiantes de psicología que hacían sus pasantías y me acerqué
para presentarme y ante su reconocimiento, pedí que llamen a dos de mis mejores amigos del
colegio para que vengan a visitarme, les pasé el celular del Machi Nava y del Moory Romero.
Ambos me contaron posteriormente que les llamaron las futuras psicólogas, pero ninguno tuvo
las pelotas de bajar a ver al Sekadiablo encerrado en el Psiquiátrico.
Una amable y simpática psicóloga me aprobó la permanencia de la perrita con la
condición de que yo debía limpiar sus desechos. Y “Linda” fue la alegría durante mi estadía en
el sanatorio mental.
Nos encontrábamos en el pabellón de los agudos, al otro lado estaban los crónicos y más
allá los que nunca volverán a la realidad: insanos totales.
Los locos y locas le daban comidita, miguitas, hasta sus panes, todos felices. Mientras yo
serio pues habían llegado mis cosas en una mochila: calzoncillos, poleras, etc. Y dijeron que
debía estar 2 semanas para evaluar mi caso blindado. Tuve que mantener la calma y en el receso
observar mientras hacía de estatua, las paredes limítrofes y vi que estaban baldías, no había
muros más allá de un pastizal. Yo estaba estudiando mi fuga de ese detestable lugar.
Me acuerdo que un interno que estaba ahí por pilero y una loquita que decía ser
“alcohólica y bipolar”, cogieron en mi baño, la mina se lo tiró al cojudo. El tipo salió paranoico,
pues se estaba duchando, me había pedido prestado el servicio ya que en su habitación no tenía
agua. En ese momento de hacer favores, apareció la loquita y me dijo si podía entrar al baño
porque estaba camote del carnal. OK dije y se lo entró a follar con ropa y todo. El chango saltó
asustado y rajando en toallas, pues estaba prohibido tirar en el psiquiátrico. La mina se hizo
chapar y mientras gritaba como chancho en matadero le inyectaron esa huevada color amarillo
radioactivo.
El silencio se apoderó del pabellón agudos del San Juan de Dios mientras los chillidos
desesperados de la minita, clamando a gritos que no le inyecten cesaron cuando la droga hizo su
efecto y el atardecer llegó, trayendo una loca noche digna de un escape sin ser visto.
Preparé mis cosas, con sobrepeso por la mochila que llevaba más la que mandó mi
mamitay y la canina. Uf… estaba medio desanimado pero atormentado por la escena anterior y
como había analizado las estructuras arquitectónicas, preparaba la fuga para las 9 de la noche
aproximadamente, pues quería ir caminando por un lugar que sería famoso años más tarde:
“Callapa”, pasar la montaña por la zona del que sería conocido como “MEGA-
DESLIZAMIENTO”, enganchar Khupini y bajar por la ladera hasta llegar a la ex – barrio que
me vio nacer, crecer y ser: Miraflores, para luego arribar al cuartito de San Pedro, la dueña de la
perrita debe estar angustiada, decía.
En el silencio de la noche y la habitación del cuartito del Psiquiátrico San Juan de Dios
de la Zona de Irpavi II, me encontraba apuntando en el diario mis memorias y con la canina
durmiendo a pie de cama, el ambiente relajado era como para quedarse; totalmente mejor que
estar en mi cuarto de quemar, de ensayar, de chupar, de tirar, de cagar, de llorar en soledad.
Ahí me sentía en un “Hostal” que me mantendría calmo para escribir un guion o algo de
rimas. Comer y cagar de risa con el loquito que estaba en el sillón, acurrucado y pajeándose de
rato en rato. Pero debía irme yaaaa. Me acosté y apagué la luz para esperar las 23:00 hrs. (hora
en que todo el mundo dormía, me dijeron).
De repente entró un enfermero mala cara, la perrita ladró ante el intruso. Me hizo tomar
la dosis de la noche para dormir bien. Uy…no pude disimular y tuve que tragar. Wakala!!! Ya
estaba durmiendo le repliqué y me volví a tapar con la sábana. Cerré nuevamente mis ojos y
empecé a ver hologramas de colores fluorescentes, tridimensionales y totalmente alucinantes.
Como no estaba acostumbrado a esas drogas duras que te dan en el Centro de Salud
Mental, pues me mandé un viaje de mierda…estaba tan alucinado que decidí irme no más. Me
levanté y parecía borracho, no podía mantener el equilibrio pero estaba consciente, bien raro.
La estabilidad física: “Cero” pero las ideas a “Full” (Lucidez Plena). Salí por una ventana
súper estrecha, coloqué a la perrita con cuidado, no dejé casi nada de mis cosas, solamente la
mochila que envió mamá. Me arrastré al no poder caminar, pues estaba totalmente drogado, que
mierda todo era vueltas de vueltas, pero podía controlar mis pensamientos y estaba saliendo del
Psiquiátrico por la pared sin construir de ladrillitos caídos, a unos metros el río y al frente la
libertad!!!!
Cuando pasé la frontera paso a paso caminaba como borracho y mi visión también era
nublada, pero podría decir que estaba bien. En la oscuridad del lugar apareció una sombra que
venía hacia nosotros, la “Linda” se puso a ladrar. Ella fue mi ángel y demonio, pues por su
culpa mi vieja se rayó así y en ese momento como su pelaje era totalmente blanco y no era noche
de Luna pues no podía ver ni mi nariz, la canina fue mi guía espiritual. Ella me salvó el honor
en el regreso a casa.
Todo era formas alucinantes producto de mi imaginación por el estímulo de las pilas que
me dio ese enfermero hijo de puta. Yo emocionado me acerque al vecino que era un joven que al
parecer se estaba recogiendo a casa.
¿Jey amigo, disculpa: qué zona es esta? le pregunté. Callapa, escuché.
Le dije sin dudar que me conocen como “Marraketa Blindada”. Uta!!! Marraketa? Que
hacías ahí hermano, expresó. Le he hecho renegar a mi viejita por llevar esta perrita a su casa y
le señalo a la canina, que vate su cola de un lado al otro. Uta…Qué bien hermano que te has
escapado, dijo. Yo vivo al frente y todas las noches escucho como si los estuvieran
“exorcizando” o “matando” peor que matadero, no dejan dormir. Uy… y le entregue un DVD
dedicado a Nilo Soruco (un tributo del 2008 realizado junto a grandes artistas). Era el único
material en ese momento, mis discos se quedaron en casa. El amigo blindado me da 10 Bs. y
rápidamente me despido con un fuerte abrazo bajando por Irpavi II rumbo a Irpavi y luego a
Calacoto hasta encontrar movilidad.
Me subo en un Trufi #1 hasta final del Prado. Como es día de la patria (06 de agosto)
puedo percibir festejos en las calles, tanto así que ni bien bajando del auto un fans me grita:
Marraketa!!! Yo miro alegre al cuate que me quiere invitar una chela y compartir sus penas al
calor de unas “BOCK’s”.
En el quilombo en casa de mi viejita me había quedado sin llaves de entradas a la antigua
casona de San Pedro donde tenía mi cuartito de mala muerte esperándome. Ya entonado por el
efecto nuevamente que me activo la cerveza y las pilas, Pum! Terminé lanzando piedritas a la
ventana de la vecina e inquilina propietaria: Doña Vivi, que se levantó asustada al escuchar el
resquebrajar de una de sus ventanas. Uta! Le he roto el vidrio, me dije hecho mierda, ya.
Cruzado y cagado pedí desde la calle perdón. La vieja alterada de los nervios, me mando
al carajo a mí y a la perra. Me gritó enfurecida como un demonio: “Don Pablo ya estoy cansado
de usted, tiene que dejar el cuarto. Váyase a dormir a otro lado”.
Terminé solo en las calles y decidí ir en busca de mis “amigas con derechos” o lovers,
para ver si me acogen esa “Noche de la Patria”. La Eylin no está, se ha debido ir a Cocha a pasar
el feriado le digo a la “Linda”, bajo donde la Gaba por la Plaza España y tampoco responde el
timbre. Ha debido irse donde su mama a dormir, medito. Cambio de plan y decido ir a mi “ex
casa” en la Villalobos Street. Sabía que tras su venta a una comerciante de la Uyustus (mi papá
había recibido buen dinero para comprarle a mi viejita la casa de sus sueños en la Zona Sur) y la
de ex-casa la Villalobos en Miraflores (que fue mi hogar por 30 años y donde mi viejo habría
nacido) permanecía vacía tras su comercialización.
Intacto como lo dejé en especial mi espacio conocido por “LA KASA DE LA AWICHA”
estaba el lugar que con el corazón partido abandoné dos años atrás y me convertí en un “paria”.
Entonces recordé las noches que me olvidaba las llaves y debía entrarme por la ventana pues mi
casa emblemática daba directamente a la vereda. Sin dudarlo llegué emocionado a mi “Ex -
Home Studio” y pude dormir acurrucado en un ropero junto a la perrita.
Todo estaba empolvado y vacío: apenas entré al espacio viaje en el tiempo a mis
memorias eternas en mis recuerdos archivados en el Ajayu. Me vi de todo tamaño y año en
distintas ocasiones. Como estaba aluciando con las pastillas del Psiquiátrico pude viajar por toda
mi vida prácticamente. Presenciando a mi abuelita Gilda y sus amigas jugando cartas y tomando
té. Me vi de bebé en la cuna… y a mis hermanos asombrados viendo la tele a color por primera
vez. “El Verde Bosque” me encantaba mirar con ellos. Rememoré desde cumpleaños hasta años
nuevos con mis viejos y yo bailando de niñito al medio de la fiesta. Se me vino a la película
hasta el velorio de la abuelita, muchas secuencias que se habían llevado a cabo o rodado en ese
espacio que fue mi “Hogar Dulce Hogar” y en el cual yo fue el actor secundario o protagónico,
dependiendo del episodio o capitulo. Muchas veces de la serie o temporada en la que uno estaba.
Vino a mi mente un claro momento en el cumpleaños de mi hermano mayor Pepe. La
casa estaba repleta de primos y familiares, éramos de aproximadamente entre las edades de 5 a 7
años los más juguetones. De repente empezaron a gritar: vengan a ver al loco, se está
cortando!!!. Y todos volamos a la ventana que daba a la calle y en la acera del frente estaba el
Psiquiátrico I. (que por más de 30 años nunca tuve la necesidad de cruzar ni visitar). En ese
momento me aproximé y vimos que en el tercer piso (especie de altillo) salía un tipo por los
barrotes cortándose los antebrazos con el vidrio de la ventana que rompió y pidiendo auxilio!!!
Me quedé impactado en el profundo ser de mi niño interior y rápidamente nos llevaron a seguir
con la fiesta y el happy, impidiendo ver lo que pasaba en dicha escena: la sangre salía como
corros de manguera y el loco estaba desquiciado realmente.
Junto a la “Linda” hice un tours por mi Home Studio y rememoré las grabaciones que
realicé y vibré, desde El Papirri hasta Manu Chao pasaron por acá, que increíble. Era una
mágica noche que debía aprovechar para en el vacío del lugar poderme llenar en los recuerdos
que siempre llevo en sueños y hasta los revivo con los ojos abiertos: Me vi con mi hijo
primogénito (Tenshi) en brazos, haciéndole beat vox para que se duerma…Toda mi vida pasó en
unas horas esa noche de la patria. El lugar estaba desocupado, empolvado, olvidado y fue la
última vez que estuve ahí en vida, pues ya construyeron un edificio y mi historia arquitectónica
familiar en la ciudad desapareció para siempre.
Los recuerdos prevalecen cada noche que vuelvo a soñar con el Hogar dulce Hogar que
siempre estaba frente al Psiquiátrico en la Villalobos de Miraflores. Al amanecer salíamos por
la ventana sin que nadie nos vea y sin dejar rastros corrimos rumbo a San Pedro, donde la dueña
de “Linda” esperaba a su mejor amiga. Ojala no este preocupada tu jefa le decía a la perrita
mientras dejaba por última vez mi pasado en el presente del futuro.

A la locura dulce y a la cordura amarga


EL OJO DE AGUA
A comienzos de Octubre del 2010 y gracias a Carlos Cox, el propietario, pude
emprender una nueva experiencia artística creativa, pues en las noches serviríamos
hamburguesas a la clientela. Me trasladé a vivir en la cocina del Centro Cultural Ojo de Agua,
ubicado en la popular zona de El Rosario, exactamente en la calle Illampu esq. Sagárnaga.
Para dicho emprendimiento recluté a dos de mis egresados de los Talleres de Rap que
dicté en 2004 en la ciudad de El Alto (Danny Condori alias Daniño Smoke / Taller Waynarap) y
en el Colegio Ayacucho de La Paz en 2008 (Erick Medina alias Chivo / Tallerap Ayacucho).
Ambos en busca de pega aceptaron ser los asistentes de cocina y encargados de llevar los
pedidos donde el parroquiano que necesite bajar su borrachera o llenar la panza para seguir
chupando y bailando. Y así arrancamos una noche de viernes con excelente acogida por parte de
la concurrencia que hambrienta y ebria dio fin con las Fridositas bien picantes que servimos en
nuestro fin de semana debut.
Recuerdo que Carlitos Cox le hizo preparar al Chivo alrededor de diez llajuas diferentes
para aprobar un par de ellas luego de una picante degustación.
Como tenía en computador ahí mismo instalado, durante la semana nos la pasábamos
grabando y ensayando rimas para producirlas. Al calor de un vino de naranja que el amigo belga
del Cox dejó en una ocasión para que se lo cuidemos y degustemos.
Empezábamos las sesiones de Hip Hop que enganchaban con la apertura del local y el
servicio al público. Eran miles de botellas para mí solito, y como la sed y el antojo era una
tentación, me encantaba pecar con ese vino hecho con naranja del Madidi. Era de delicioso que
con dos botellitas estabas mejor que bien. Con tres entrabas en pedo. Y así pasé un par de meses
atendiendo la cocina del Centro Cultural Ojo de Agua.
Un buen sábado por la tarde vi entrar una chola con una especia de bazuca, un tubo de
metal re largo sostenido en su hombro, fui donde el jefe a percatarle del arribo de una “Chola
Guerrera”. Era nada más y menos que Carmen Rosa La Campeona, que hasta ese momento
gozaba de ser la única campeona que tenía el cinturón del magnífico evento oficial de Lucha
Libre de Cholas donde obtuvo la presea.
La fama y popularidad de la “Chola Luchadora” iba en ascenso. Acababa de regresar de
New York, donde una gringa – asiática estrenó su película donde Carmen Rosa era la
protagonista (Mamachas del Ring). Fue en el Festival Internacional HBO Ole y con ese
credencial bajo el brazo empezaron los domingos de matiné con LUCHA LIBRE que fue
bautizado por Carlitos Cox como “CHOLITAS DEL RING”.
Para mi niño interior el mejor regalo de la vida, nunca había presenciado lucha libre en
directo. Siempre que le pedíamos a mis papás ir por allá, al pasar por el Parque de los Monos y
ver un ring y máscaras de luchadores, el parlante anunciando los nombres de los luchadores y las
peleas rimbombantes… la gente entrando. Pues simplemente mi viejita decía que eso era para la
“chusma”.
Yo nunca entendí ni a mi mamá ni a doña Florinda, pero tampoco pude ir a ver “Lucha
Libre Boliviana” en mi infancia. Parece que los dioses se acordaron de mí y durante tres meses
disfrute de documentar las sesiones de domingo que finalizaban en tertulias y divertidas charlas
entre los luchadores, las cholitas y sus familiares. Tenía un programa de televisión en CTV –
Canal 18 los sábados por la tarde de nombre “TRIBURBANA BOLIVIANA” y para transmitir
los sucesos tan importantes que se daban en el Centro Cultural había creado un espacio que lo
volví una miniserie llamada “CHOLITAS DEL RING”.
Hubo poca concurrencia pero mucha entrega de los luchadores, muchos se ganaron mi
aprecio y amistad, como ser el caso de “BARBA NEGRA”, que era el enemigo a la hora del
espectáculo en el cuadrilátero de Carmen Rosa.
Él fue el primer luchador en pedirme una canción personalizada para que entre al inicio
de sus luchas. Orgulloso del encargo se lo grabé un tema llamado “BARBA AZUL / Cholitas del
Ring”. Años después me contó que la acababa de poner en su lucha por Buenos Aires. Yo feliz
de la vida me quedo al escuchar eso.
Me llegué a encariñar con Carmen Rosa y ella con la Marraketa Blindada, haciéndole
una canción en ritmo cumbia llamada “CARMEN ROSA: LA CAMPEONA” y aprovechamos
las imágenes de su película - con efectos de animación al mejor estilo de la serie “CELEBRITY
DEATH-MACH” - para hacer un remix en formato videoclip del temita”.
Logré realizar un documental que lo estrené bajo el nombre de: VIENDO ESTRELLAS y
narra la presentación de Carmen Rosa & las Cholitas del Ring en un evento organizado y
realizado con éxito en el Garaje de la Cinemateca Boliviana.
Profundamente quedó marcado mis corazón artístico y de niño. Viendo volar por los
cielos a las cholas y alucinar con sus performances entre Técnicos vs. Rudos.
Los nombres de ellos eran muy singulares así como los volantes que hacían para
promocionar los shows. Recuerdo con especial aprecio a Criaturita de Dios, un luchador enano
que fue bautizado por sus padres como Crecencio y me contó que tenía un guion para la película
de su vida como luchador, quedamos en producir. También estaba Julia La Paceña, Yolanda La
Amorosa, entre otras.
Lo divertido fue presenciar el debut de la hija mayor de Carmen Rosa, que se llamaba
Lucia Korina y se bautizó como Dulce Rosa finalmente. Vi y grabé su primera pelea donde le
dieron duro y posteriormente la recluté en la cocina para que me ayude a fritar y preparar las
hamburguesas, ella gustosa aceptó todo del Marraketa, y cuando digo “todo” me refiero hasta el
vino de naranja del Madidi, que estaba bajo mi cuidado y que si tomas más de dos botellitas pues
te hace borrar y posteriormente pecar.
Uma Vacaflores alias Pez vivía en un ático ubicado a la entrada del Ojo de Agua, este
chapaco boludo era un artista que llegó del chaco para hacer vida por estos lares y me contó que
entró a la cocina y nos vio tirando como a los perros en las calles… Ja ja ja!!! Que flaco habías
sido wevón y se cagó de risa en mis barbas. Yaaa… no mames le respondí, no me acuerdo ni
mierda! Que huevada, me dije. Ese vino de mierda me hace cruzar y se me borra todo. Qué
vergüenza, que cabrón…ja ja ja.
Cuando nos volvimos a ver con Dulce Rosa nos hicimos los cojudos los dos y no pasó
más nada. Luego me dio un poco de pena, pues habían noches que realmente necesitaba la
compañía de una mujer en la helada y vacía banca de la cocina del Ojo de Agua.
Las ventas bajaron y los días de la cocina estaban contados, mi personal renunció y fue
despedido hasta que me tocó el turno de abandonar uno de los momentos más oscuros de mí
trayectoria artístico – creativo – musical. Salí a mediados de enero del 2011 luego de haber
despedido a mi querido abuelo Juan de la Rosa al más allá.
Recuerdo estar distanciado de la familia y enfocado en el arte como estilo de vida, o sea
que en plena calle Illampu, saliendo a comprar el “pan de laja” matutino, me topo cara a cara
con mi querido papá Joe, quien me dice rápidamente que mi abuelito está en la clínica de la Caja
Petrolera, pues vino a pasar las fiestas y le dio un pre infarto. La altura lo mandó a terapia
intensiva y ya estaba por salir. Mi viejo abuelo andaba demacrado de salud por años y dejó su
natal llajta de Cochabamba para venir a pasar la Navidad con su buena y adorada Charito, mi
madre.
Bajé corriendo a ver al abuelo y justo llegué justo cuando lo acomodaban en su
habitación. Ni bien entré, lo vi entubado y tendido en la cama, de verde y en la habitación parada
a su lado La Santa Muerte (así como en las películas de terror o ficción, toda de negro y con su
palo con una especie de hacha) contemplándolo al viejo y demacrado anciano. Yo pestañe y
desapareció de mi vista esa imagen paranormal que me anunciaba la partida del abuelo Juan.
Me propuse acompañarlo sus últimos días de vida y decidí pasar las noches en su
habitación. Así fue durante dos a tres semanas. Mi anciano abuelitoy se la pasó desvariando y
alucinándose. Ya no podía ingerir alimentos y se estaba despidiendo poco a poco de la vida.
Pasamos Noche Buena juntos y Año Nuevo del 2011 también. Esos momentos en los que
uno quiere estar en pleno festejo con sus seres queridos y comer Picana para mí habían
desaparecido, sólo deseaba velar al abuelito en un buen camino de retorno “al Hogar”.
Mi abuelito que me hizo reír toda la vida en Cochabamba, el papá de mi mamá que me
llevaba a pasear en su autito azul que parecía un dinkie hasta su natal Sacaba. Ese cochalo
alegre que en una temporada al ver mi look me empezó a decir “Joven de Blanco” y que siempre
tenía una broma que regalar. Una risa que sacarte y una sonrisa eterna… Mi abuelito Juan fue
bien amado por mi niño y joven Alfonso.
Una de esas noches me dijo: ¡Hijito, quién es esa señora de negro que está parada a mis
pies! No pude verla, pero respondí que era “La Santa Muerte” y que estaba esperándole. No me
quiero morir replicó el anciano y agarrándole fuerte la mano le dije: abuelito, estas hecho mierda,
te llegó la hora de irte de tu cuerpo y de este tiempo, escúchame bien: el momento que veas un
largo túnel debes pasarlo y al otro lado estarán esperándote tus seres queridos. Irás directo a un
jardín verde y lleno de rosas como a ti te gustan.
Había pasado una semana intensa en la ciudad pues el Gobierno del Presidente Evo
Morales decretó un incremento en el precio de los Hidrocarburos, noticia que causó casi una
Revolución previa a la Navidad. Los ánimos y protestas se hacían sentir hasta altas horas de la
tarde. Yo bajaba desde el Ojo de Agua a pata y estaba grabando un disco homenaje a mi abuelo
que lo intitulé “BROKEN HEART / CORAZÓN ROTO”, una noche de esas mi abuelito Juan me
dijo, tras escuchar petardos y gritos en las calles, bien serio: “Usted que es mi captor en esta gran
guerra, sería tan amable de brindarme agua”. Me quedé pensativo. Otra de esas noches replicó
en tono alto, casi gritando: “hijito… si vas a hacer una Revolución, que sea una Buena
Revolución , una Revolución de Altura”.
Esa estrofa se me quedó grabada en la cabeza y el corazón para siempre. Llegué esa
mañana al Kitchen Studio para colocarla en un rap que lo intitulé “EL CHICO WAKALA SER
YO” y para celebrar la finalización del CD ch’allé con el vino de naranja que dejaron bajo mi
cuidado y seguía proporcionándome sus beneficios. Llamé a mi chica de nombre Abigail, una
afro-boliviana que acababa de atrapar en mis garras de tigre de la hoyada. Caída la tarde me
quedé picado y arrecho pues la pendeja se hizo de rogar, como no estoy para cagadas la mandé a
su casa a la feta que había conocido una noche de movida Hip Hop en una discoteca por la Plaza
Uyuni y que luego de mi actuación se me pegó hasta mi banca que servía de cama en la cocina
del Ojo.
Ya en pedo y solitario, me dije que nada que ver ir a la Clínica en mal estado y decidí
quedarme mirando la película de “EL POCHOLO” aprovechando el 1ro de enero y que la fiesta
ya había pasado.
Me quedé en la oscuridad del inmenso Centro Cultural que olía a trago, pucho y debía
airarse por una puertita trasera que mantenía yo abierta para que fluya la energía. A media
película, mientras cagaba de risa y bebía otra botellita de vino de naranja, PUM!!! La puerta de
escape se tiró de golpe y se cerró como si alguien hubiese empujado con toda sus fuerzas (eso me
puse a pensar en mi borrachera) mmm… Si nunca había pasado eso, además estaba todo cerrado
como para que haya cruce de aire… Qué raro pensé y volví a meterme en la peli boliviana que
era 100 por 100 orgullo de lo cochalo y me hacía vibrar a mi abuelitoy.
La noche siguiente corrí para llegar a ver al anciano, pero él ya no estaba. En su
habitación una mujer! Se me heló. Fui a informaciones y me dijeron que había fallecido la noche
anterior… Me quedé pensando en la puerta que sonó en el Ojo de Agua mientras veía le película
del Pocholo & Su Marida.
Uy…mi abuelito estaba aluciando debido a las drogas que le suministraban y alargaban
su penar, las mismas que lo dejarían sin vida la madrugada del 2 de enero del 2011. Le
colocaron mis prendas que dejé por causalidad (una polera negra con letras amarillas que decía
en inglés: FRAGILE y un pantalón de buzo azul) así llevar el cuerpo a la funeraria para luego en
vuelo directo de avión, a su llajta enterrarlo.
Mamá Charo me contó que un par de veces mientras ella lo acompañaba en el día, el
abuelito le decía: hijita por las noches un Ángel me viene a cuidar.
A mi abuelitoy Juan de la Rosa Mérida Calderón
SAN PEDRO DEL VALLE

Decidimos ir de viaje de Semana Santa a Chivisivi, Comunidad de nacimiento de mis


abuelos paternos Aramayo – Valenzuela. Queda en el valle de Sapahaqui a 135 kilómetros de la
ciudad de La Paz. Preparamos el feriado junto a mi pareja Carmencita y sus amigas: Sandy (que
iba con su enamorado Coco) y Jorgelina que viajaba soltera. Estábamos enfocados en
“sanpedrear” es decir comer el cactus de nombre popular “San Pedro” y meternos en las
bondades del “trip” que te proporciona este “elemental” que la Pachamama nos brindaba en
abundancia por esos lares de las montañas andinas.
Ni bien llegamos a casa, preparamos en el jardín todos los aperitivos para pasar la noche
con fogata y bajo las estrellas. El Coco con algo de conocimiento y yo (con mi primera
experiencia junto a mis cuates años antes) seleccionamos el San Pedro requerido de más puntas
que señalaba su antigüedad y aseguraba que la mezcalina sería efectiva al entrar en nuestras
sangres. Pedimos: perdón, permiso y gracias antes del corte a la planta. Eso aprendí de un amigo
colombiano (Javier Barco) que estaba sumergido en los rituales ancestrales. Me enseñó que el
permiso se pide para cortar, el pedir perdón es por el sacrificio a la planta, pues ellas sienten
dolor al igual que nosotros, y dar las gracias por la sabiduría que nos proporcionará el
“elemental” que vive cientos de años ahí.
Una vez pelado debidamente con cuidado y seleccionado lo que se injiere, procedimos al
ritual alrededor del fuego y con la mística divina del campo nos compenetramos en el poder del
San Pedro y el dios Mezcal (que mi amigo Ishbar Mirabal (R.I.P.) me enseñó a tener mucho
respeto y cuidado en mi primer “viaje”, que si no queremos perdernos debemos estar en parejas
ya que el mezcalito es un travieso y escoge a uno por turno para hacerlo “viajar”). Como éramos
cinco, algo raro iba a pasar en ese viaje impar. Pues cuando andas emparejadas, uno se llama al
otro y mientras vuelves del “viaje”, otro ocupa el lugar para tripear. Cuando no cumples las
cábalas o reglas, algo fatal puede llegar, como lo que nos iba a suceder sin querer.
Luego de hacer pasar con agua el mal sabor que te deja el cactus sagrado, empezamos a
vernos como indios de alguna tribu Norte Americana de esas que observamos en las películas de
cowboys. El Coco era el jefe (Navajo) con sus plumas en toda la cabeza, su traje café de cuero
de buey y rodeado de animalitos del bosque: ardillas, venados, etc. El tipo era anciano y parecía
el padre de la Sandy, que se transformó en una joven nativa que acariciaba a una de sus mascotas
a los pies del jefe “Toro Sentado”.
Mi enamorada, la Carmencita era una bella india de rostro dulce y cabellera larga como
la de Pocahontas, hermosa. La Jorgelina parecía una anciana fatigosa y mal humorada que
estaba con la jeta larga. Yo me vi como un guerrero, fornido y listo para la batalla. El fuego nos
hacía ver lo que habíamos vivido tal vez en alguna vida anterior y comprendimos nuestro respeto
profundo hacia el campesino y originario americano.
Estábamos contentos en nuestra tribu cuando la intermitencia de la fogata y el viaje se
quería venir abajo, Coco empezó a bromear con pachotadas a Jorgelina quien de pocas pulgas,
se mandó a jalar y entró a la antigua casa de Hacienda donde se encerró en el cuarto y empezó a
llorar. Nosotros asustados tratamos de convencerle para que abra la puerta, pero la amiga
enloqueció y parecía estar en posesión del demonio, unos gritos que seguro escucharon en todo
el valle… Aterrados empezamos a “mal viajar”, yo miré al cielo y observé un montón de
sombras sobrevolando la casa, en la película “Harry Potter” se los conoce como “Dementors”.
Uta!!! Me quedé sudando frío y viendo como las maderas de la casona se empezaba a
transformar en organismos vivientes, en intestinos o vísceras. Las palmeras se movían tratando
de espantar a los espectros que como buitres rondando su presa daban vueltas en el cielo
despejado y estrellado del Valle Andino de Sapahaqui.
Luego de lo que se transformó en una película de terror japonés, empezamos a escuchar
el silencio absoluto en la habitación de poseída por la oscuridad y sus llantos cesaban a la par del
efecto que proporcionó el dios Mezcalito. Lo que advirtió mi querido amigo – master Ishbar en
mi primera aventura San Pedrera, estaba sucediendo: las travesuras de la planta habían
convertido nuestra Tribu Apache en una noche de “Fantasmas & Demonios”.
Jorgelina abrió la puerta de la habitación y gracias a un milagro, sus amenazas de
cometer un suicidio solo quedaron en el trance que vivió durante larga parte de la noche.
Ya llegando el amanecer nos entramos a las habitaciones sin poder conciliar el sueño,
(dormitando a duras penas mientras observaba cómo se mueven las paredes del cuarto y al fondo
los gallos quiquiriquean dando la bienvenida al nuevo día) pensaba en mi Tribu Nativa que se
destruyó en la noche del ataque de los “Dementors” o “Miedos” para no volver jamás a estar
junta.
A Ishbar Mirabal (guía espiritual del Mezcal)
JESÚS ES ATIGRADO

Sigo de ch’aquí y de festejos!!! Pero haré el mayor de los esfuerzos para narrar mis
memorias atigradas: “Jesús es atigrado” o “Navidad Auriné” así lo intitulé con todo el power.
El jueves 22 de diciembre del 2016 (luego del milagroso resultado de la jornada anterior
donde goleamos a los Santos por 7 a 2 y los Celestes perdieron en Warnes por 2 a 3 frente a los
Narco Boys) había que hacer nuevos discos para la gran final del viernes 23 a las 20 hrs.
Al finiquitar ese día intermedio y editar dos nuevos DVD’s (1.-Siguiendo los Pasos de El
Chupa – Miniserie & 2.- Vayas donde vayas…yo iré - Programa Piloto TV), no tenía la menor
idea que habían movido la fecha para el sábado 24 al medio día! Motivo por el que el material
discográfico ya adjudicaba – como cábala- el título del Torneo Apertura al Club The Strongest;
con fecha y todo el buen augurio que me encanta energéticamente realizar para crear la magia
que propició lo sucedido: salimos campeones!!!
Lo tenía tan claro como agua de vertiente en el alma. Al Gran Espíritu Atigrado.
Ese viernes 23 (con mal sueño y sin dormir bien por el empaquetado de los discos) rumbo a la
oficina del “Negro” Arroyo (con el que compartiría la aventura de ir juntos a los partidos y a
ésta gran final, camino a recibir el dinero para las entradas) pum!!! Me entero en el minibús y
por celular que los cholis movieron la fecha y jodieron la Noche Buena del “Pájaro” Escobar
entre otros.
Arribo al Stadium Hernando Siles y me quedo opa…Hay miles de personas, filas. No
empezó la venta y enumeraron a los que estaban desde la noche anterior o la madrugada; los que
llegaron temprano tenían un número en las muñecas de los brazos.
Hicimos cola en vano, más de dos horas. Luego gracias al Brad (cuate firme de la Barra -
L.G.U.S.) pude obtener las cotizadas entradas entregando los 80 Bs. a conocidos que tenían la
numeración, pues habían decidido vender máximo 5 tickets por nuca. Por comedido me
comprometí a hacer la gauchada para un par de amigos más y tenía que obtener 4 entradas extras.
Para colmo me devuelven el dinero de dos en plena ventanilla, me azareo y busco ayuda que
termina en manos de una revendedora que me recibe los 160 Bs. Hace el “favor” y le retribuyo
con un DVD de agradecimiento. Me detengo a charlar con otro conocido (Neels, el alemán de la
Cañada Strongest), y me animo a comprarme una entrada más para hacer algo de re-venta, al
final de cuentas vi cómo funcionaba la mafia de los revendedores, unos capos para los negocios.
Estábamos en la larga fila, por el número 1020 y cerraron las ventanillas prácticamente
en las narices de nosotros! Neels se quedó sin tickets y dijeron que se habían agotado las
entradas. Todos puteaban (una pésima organización de los cholis).
Se pasó la tarde entre hueveo y suspenso, las ansias de vivir el día de la “Navidad
Atigrada” hacían inquietante la jornada previa. La noche recorrió con mucho estrés, ¿acaso pude
dormir? Ya el 24 de diciembre (Noche Buena), tipo 9:00 AM rumbo al Stadium vi dos chayñitas
(aves aurinegras) que me dieron el tink’azo de que ganaríamos por 2 goles y se lo dije a mi
warmicita que iba justo a sus clases de yoga y estaba esperando a nuestro segundo bebé.
Las ventas empezaron en el Trufi de subida a Miraflores, vi un sticker de un tigre en el
parabrisas y me avancé con el chofer que también palpitaba nuestro triunfo, bajé con el cambio
de la ganancia inicial, corriendo directo al Hernando Siles directo a laburar. Un atigrado de
Tupiza se llevó el combo de 5 distintos títulos realizados durante los últimos 10 años (2006 –
2016). Mi amigo Negro Arroyo arribó a las 10 a.m. y nos fuimos directo a bandeja alta de “La
Gloriosa Ultra Sur 34” donde están los cuates de la “Cañada Strongest” justo al centro, pegados
al marcador antiguo que dejó de funcar. Ya en confianza y luego del helado de canela, me
coloqué la máscara del luchador “Dr. Wagner” traída desde el mero México a mi primogénito
(Tenshi ) por una amiga de su mamá y que un buen día se quedó en mis garras. Decidí que sería
el momento propicio para enmascárame como parte de la cábala blindada, para que se
consumara.
El partido fue a pedir de boca aurinegra, pudo ser una goleada. Les perdonamos la puta
vida a los cholis de mierda que entraron a ser violentos en el juego, sin técnica sin táctica sin
alma sin nada de nada! Estaban con ánimo en bajón y se notaba en su mala calidad técnica
/táctica de juego con un desplazamiento y esquema totalmente desordenado.
El primer gol fue una locura. El Negro A. me invita un refresco, yo agarro los vasos, me
pongo la bombilla a la boca y quiero acabarme de one la soda; casi escupo toda la gaseosa y voto
la que agarraba… Goooool! Me miro a los ojos con el vendedor, casi nos abrazamos! Nos
impedía sus refrescos colgados en el pecho. Detrás de la máscara salen las lágrimas del alma.
Veo el cielo! Lo creo. Se estaba cumpliendo la premonición! El enmascarado se besaba y
abrazaba con todos alrededor, entre conocidos y por desconocidos .Éramos uno.
En el medio tiempo los nervios y las ventas andaban haciendo lo suyo. Durante los 45
minutos del complemento contentos los aurinegros vimos un excelente fútbol de altura por parte
de nuestro campeón y un juego con patadas y faltas por parte de los pechos fríos. En el segundo
gol estallamos en euforia, algo visceral y espiritual que nos elevó a tocar el cielo en ese festejo.
Negro Arroyo casi se cae de cara hacia adelante, le agarro y nos volvemos a abrazar fuertemente!
Las lágrimas de felicidad se escondieron detrás de la máscara del Luchador Atigrado! Gracias
Pablo, el capitán y caudillo atigrado con Ajayu Blindado! Empezamos a festejar en silencio
bullanguero.
Los nervios afloraron con el gol celeste pero el pitazo final llegó y comenzamos a
disfrutar de uno de los títulos más memorables en la historia del Club The Strongest: campeón
del Torneo Apertura 2016 – 2017. Sin movernos del asiento presenciamos el mejor
acontecimiento del año para la gran familia atigrada. El mejor presente que pudimos recibir por
Navidad.
Que rico, que épico, que inédito, que waso, que loco, que capos, que garra, que alma!
Luego del festejo de los jugadores y de la vuelta olímpica me encaminé al Paseo del
Prado para ch’allar y distribuir el material! Cuates por aquí cuates por allá: ventas y saludes,
todo cool. Bajamos la Av. del Ejército compartiendo las incidencias del partido. Aparecieron
“Los locos de Sucre” brindándome el apoyo al llevarse DVD’s de colección y más aún con el
recuerdo grabado en el material discográfico para la colección exclusivamente atigrada.
Llegamos a la fuente del Prado y con buena onda continuamos con la fiesta desatada por
toda la gran “Nación Aurinegra”. Mucha cosa más aún cuando llegó mi compañera y amada
(Mare) para acompañarme en el festejo profundo y aurinegro. Alegría, buena vibra y energía
positiva durante la tardecita: arribaron los jugadores en el bus, la euforia se multiplicó!
Fundamentalmente apto para borrachos, me tomé chelas de los que me saludaban, tragos
de todos los colores, finos – de etiqueta y ordinchis: todo era válido para festejar en honor al
nuevo campeón y al niñito Jesús. Era Navidad Atigrada.
Ya cayendo los rayos del sol mi esposa se retiró con las ganancias recaudadas hasta el
momento y por la fatiga del embarazo (esperábamos un varoncito que fue bautizado como
Matías SUH). Al volver de embarcarla en movilidad por la parada del Pumakatari del Mercado
Camacho, el ambiente se había transformado 100 por 100. Había olor a gas pimienta y fuego que
ardía en improvisadas fogatas. Me pregunté qué putas había pasado en esa media hora en que
fuimos a comer algo con mi musa y que al regresar parecía un campo de batalla, donde los
soldados permanecen en plena contienda. Dicen que vino la UTOP o algún comando especial de
la policía y se desató el desmadre con los hinchas más eufóricos y alcoholizados.
El ambiente perdió la calma y pude presenciar peleas por varios lugares entre
desconocidos atigrados y mal borrachos. Se violentó el festejo y tiñó la alegría con escenas
sacadas del vídeo juego “Street Fighter” en directo. De repente lo vi al Inti (cuate que vino
desde Cochabamba) caer de cara al piso y ser arremetido a patadas por otros ebrios hinchas que
deformes por el trago votaban sus frustraciones de la peor manera. Pude impedir que sigan
huasqueándolo y del brazo lo llevé hasta pollos Copacabana para resguardarlo de la vorágine de
violencia que se había desatado gracias a los señores policías. El tipo buscaba su mochila, se
quedó sin nada… Moretones y rasguños en el cuerpo.
Volvió la calma y mi instinto de felino me decía que me recoja de una buena vez, ya eran
aproximadamente las 21:00 hrs. y Noche Buena había que pasarla en familia. Como estábamos
viviendo en casas separadas con mi pareja, y no me animaba a ir a cenar desde temprano donde
mi hermana Charito, decidí darme una vueltita más para acabar las ventas y tener algo de platita
para comprar algún presente a los sobrinos.
Continué charlando y ofertando el material a los hinchas que se mantenían ch’allando el
festejo atigrado y esperando la llegada del Niño Jesús. Como se me había bajado la borrachera
por tanta pelea y quilombo, empecé a recalentar motores entre charlas, risas, yaaaa’s y salud. Me
entoné al punto que parece haber sido pepeado o pildoreado el trago, mis últimos recuerdos son
acercándome a un grupo de changos con sus ñatas, se me borran las memorias, las palabras, los
pasos y luego de un “FADE IN a NEGRO”
Aparecí horas más tarde sentado en el cruce de Villa Copacabana. Estaba sin celular,
billetera, gorra, discos... Los infiltrados al festejo se llevaron mis pertenencias materiales que
podían servirles de venta, me dejaron mi morral con la máscara del “Dr. Wagner”, mi “Black
Book” donde anoto mis vivencias y poemas. Las llaves de entrada a casa y un par de moneditas
para que me recoja. Por suerte tampoco les servían mis gambas, que siempre las tengo viejas
como en la canción “Zapato Roto” de la Gloria Trevi.
Nunca averigüe la hora en la que llegué esa Noche Buena de Navidad a casa,
simplemente desaparecí del mapa y causé la preocupación eterna de la familia, en especial de mi
compañera. Aquella jornada se había convertido en pesadilla (Noche Mala) para mi Marraketa
Blindada y mientras trataba de incorporarse del trance efectuado en el almuerzo familiar de
Navidad, rezaba la oración que dice así:

“Jesús es Atigrado”
Jesús es The Strongest
Jesús fue un gran hombre
Jesús es el más fuerte
Jesús fue consecuente
# #
Jesús es quien perdona
Jesús a toda hora
Jesús en la victoria
Jesús en la derrota
Jesús es atigrado
Jesús es bien amado
Jesús te ha golpeado
Jesús te ha campeonado
# #
Jesús es sacrificado
Jesús es resucitado
Amen

A mi querido The Strongest y mi familia atigrada.


CAYENDO PRESO EN EL DESIERTO

En mayo del 2002 decidí ir a Santiago de Chile con un cuarto de mota. Me volví unas
semanas para arreglar el asunto de mi separación del sirwiñaku que terminaba tristemente junto a
Carmencita. Me había pescado un chupón en el cuello fruto de una noche de descontrol paceña
donde terminé teniendo relaciones sexuales con una ranfla de chapa Perry. Ella se aprovechó de
mi vergazo y me dejó su marca de diablada en plena garganta que desertó de estar blindada
cuando a la mañana siguiente mi compañera entró a la ducha con un pedazo de torta y mientras
me decía: abrí la boca amorcito… cambió de cara y con el alma rota sentenció: tienes un chupón
gigante…Silencio! Escuché las gotas de la ducha y de fondo mi voz interior que decía: huevón,
ni te has mirado al espejo, que cagada anoche, no me acuerdo un carajo, que chupa de mierda
¿Qué habrá pasado? Me quedé tragando el bolo alimenticio que casi lo escupo por la noticia y
ella se fue para no volver.
Pensé que podía “mover” ya que al bajar por primera vez rumbo al concierto de Roger
Waters que celebraba una gira con su obra “The Wall” en la capital chilena, donde se encontraba
mi entrañable amigo de toda una vida y de colegio, estudiando una especialidad en Redes /
Internet . Con él habíamos fundado la banda “The Way” en 1995 en la Universidad Católica
Boliviana (U.C.B.), estudiando la Carrera de Ciencias de la Comunicación Social. Su apodo
desde colegio era “EL DURO” y tocó la batería los primeros años de la banda.
Mi amigazo me había recibido con los brazos abiertos y hasta de yapa disfrutamos de
KORN, banda mundialmente afamada que fue pionera en el género que se denominó NU
METAL. Matizamos con muchas bandas de alto nivel local como “Fiskales Ad Hok”.
En esa mi primera estadía los amigos y conocidos me animaron a que vuelva por más
macoña a Bolivia. Llevé una mota prensada con miel de abeja que nos mantuvo dos meses “so
high” y más chochos que nunca, invitaba a medio mundo. Recuerdo que al Juan Sativo de Tiro
de Gracia le convidé un buen tanto para armar un blunt estilo Bob Marley y sentarnos a colgar
en un evento Hip Hop. Luego de fumar no volvimos a decir una palabra. Dos raperos callados,
volando alto.
Ya de regreso por unas semanas a La Paz, contacté la medicina prohibida y luego de
envolverla camuflada-mente en dos pelotitas del tamaño de manzanas rojas chilenas. Para no
aburrirme y a manera de guía de aventura, me hice de un acompañante para el regreso a Santiago
de Chile. Invité a “DJ Franzisko” a la travesía, pues había encontrado en la capital del sur del
continente una meca cultural muy avanzada y sería excelente lugar para conocer de cerca el
movimiento Hip Hop & Metal & Punk & Reggae & Electrónico, entre otros.
Mi amigo que también participó en proyectos musicales con mi persona desde épocas
colegiales aceptó y juntos nos mandamos a jalar en una experiencia intensa y no apta para
cardiacos pechos frío.
Ni bien empezamos el recorrido, en cada parada del bus, bajábamos a “fumar un quesito”
(como se dice popularmente a la Cannabis Sativa o Marihuana). En Arica fue tanta la euforia que
nos clavamos al mar para despejar el tiempo que había para hacer el trasbordo que nos llevaría
hasta Iquique – Antofagasta - La Serena…Todo por la Av. Panamericana, la misma que conocía
por revistas de “Condorito” y ahora la recorríamos cagando de risa. Le comentaba que debíamos
chequear Tocopilla y Calama. Son lugares bien lindos, pero el mejor es Antofagasta. Como pasé
por ahí pues me enamoré de la ciudad que en el pasado fue boliviana.
Ya de noche en medio del desierto se para repentinamente y de golpe el TurBus. Era una
“Tranca” como se las conoce en Bolivia y en Chile se las llama “Avanzadas”. Subieron dos
aduaneros y directamente nos señalaron a mí y al Dj diciendo: ustedes dos agarren sus cosas y
acompáñennos.
Se me heló el culo, empecé a inquietarme, aún estaba dormido y chino, me costaba
discernir. La mota tenía atrofiado mi cerebro. Solo hice caso como por instinto y de repente me
encontraba en una oficina mostrando mis cosas de la mochila y explicando nuestro viaje a los
agentes de aduana que fueron alertados por el azafato del Bus, quién les alcahueteó que
seguramente apestábamos a marihuana o alguna cosa así. Como veníamos de Bolivia, éramos
siempre sospechosos de narcos.
Luego de buscarme por toda la mochila que llevaba ropa limpia y algunos discos, me
hacen abrir mi “canguro” (bolso delantero que llevo colgado en la cintura) y saco las dos
especies de pelotitas que había comprimido noche anterior con el mal tink’azo que algo malo me
iba a suceder. Aún escuchaba a esa voz interna que me decía: “vez pelotudo en el lío que te has
metido por hacerte el pendejo. La Santa Ganjah te está educando weón”.
Esa noche anterior al viaje me la pasé hasta la madrugada despepando y moliendo la
planta ilegal hasta quedar con las palmas completamente verdes como Alienígena. Me sentía
perturbado porque presentía que algo me saldría raro. Entonces el aduanero me preguntó que
eran esas dos “pelotitas” y yo dije “mis manzanas del poder”. Ahhh… Y agarrando su navaja
para cortarlas replicó: ahora vamos a ver que tienen tus manzanas del poder. Y pum! Saltó la
mota como caja de sorpresas donde sale la cara del payaso con su sonrisa de ceja a ceja. Uta! con
esto vas a estar como cinco años adentro, sentenció. Puso mis papelillos que tenían la forma de
rollo de papel higiénico pero en tamaño de alasita, unas pipas del DJ y la mota en una balanza.
Me dijo que quedaba detenido por tráfico de drogas y que el Franzisko podía volver al Bus, pues
él no estaba en posesión de “la sustancia”. Y ahí volvió el “MUTE”, ese silencio de muerte
súbita. Cuando te ves desde afuera como plano general con “drone”.
Pasé la noche dando explicaciones a los Agentes de la Aduana & Carabineros de Chile.
Primero pregunté si me pegarían o violentarían a una Sra. Funcionaria que estaba de parca y bien
abrigada, quien me respondió “que en Chile la Justicia funciona bien, que me calme”. Solo me
harán cumplir con su “Ley”. Y así fue: Expliqué que soy artista musical & Comunicador
Audiovisual y estaba yendo a grabar un disco con mi compañero DJ por unos meses hasta
Santiago de Chile y esa marihuana era para nuestro consumo.
Me hicieron anotar las series de los dólares que llevaba y mis pertenecías desde la cámara
de video hasta la mochila de ropas. Recuerdo bien claro el rostro del aduanero que me detuvo y
vio mi caso, hasta de su nombre: Lenny. En pleno arresto surgió una interrogante: dónde mierda
pasaría yo la noche. Como era una “Avanzada” ahí solo operaba la aduana y había una oficina
con dos escritorios para un par de Carabineros, quienes se carajearon con el aduanero para
aceptar que yo pase la noche ahí, esposado a un estante de metal que tenía unas 200 baterías de
autos que servían de fuente de electricidad a la tranca chilena en medio del desierto de Atacama.
En la noche me entristecí tanto que adelgacé, baje unos kilos tanto así que me deslicé de
la esposa que me tenía encadenado al aparato de baterías que generaban una estática similar a la
de un auto encendido esperando partir. Mierda dije, me van a putear si me ven suelto y traté de
dormitar agarrado a la esposa, cuando al amanecer vino el carabinero y dijo: ¨Cómo te soltaste –
impactado - si te puse la esposa bien asegurada…ya, vete a lavar la cara”.
El aduanero Lenny me llevó junto a un policía de civil a mi lado en su vagoneta 4 x 4 por
medio del desierto de Atacama desde la avanzada que creo se llamaba “QUILLAGUA” hasta el
juzgado penal en Pozo Almonte, un pobladito cerca de Antofagasta (a 40 min aprox.) Era sábado
y mientras viajábamos con el sol poniéndose en ese paisaje sacado de una película de Oliver
Stone en “The Doors”, sonaba en el parlante a buen volumen la canción de Bersuit Vergarabat
titulada “Sr. Cobranza” y el agente me dice: “Ché… boliviano tú sabes de música: de dónde son
estos, Uruguayos? No, son de la Argentina, le respondí.
Llegamos al juicio bien musicalizados, entraron y me acomodaron frente a un Fiscal de
nombre Collao, se marcharon los funcionarios y carabineros. Comencé a explicar mis razones
del porqué llevaba tanta marihuana hasta Santiago y expliqué que me quedaría a grabar un disco,
que sería la continuación de mi debut “NO NOS VAN A CALLAR” (Wakala Discos – 2001) y
que justamente llevaba en el bolso para venderlo y promocionarlo. Mostrando las copias en el
juicio y exponiendo mis verdades a la jueza, que llegó de deportivo y súper apurada para resolver
en un dos por tres un par de casos que se habían presentado esa mañana en el pequeño poblado
chileno.
Anterior a mí, estaba una pareja que sufrió violencia intrafamiliar. La jueza que era de
carácter altanero y fuerte al parecer, lo carajeo al tipo y si una vez más la tocaba a su mujer: iría
preso.
El momento llegó luego de haberle expuesto mis ideas y hasta hecho escuchar el CD al
Sr. Fiscal Collao, quien me había recomendado serenidad y verdad. La jueza escuchó que
“Marraketa Blindada” estaba en camino a la capital chilena a grabar un disco y hacer videos
reportajes.
Expliqué que uso la Cannabis como “Medicinal” para calmar la ansiedad y también de
manera recreativa para el proceso lúdico – creativo. Me liberó con la condición judicial de test de
orina y un análisis en el Centro de Salud en Santiago.
Saliendo redimido rumbo al aeropuerto de Iquique para comprarme un pasaje que me
lleve volando hasta la capital. En el avión la primera canción que sonó en los headphones y que
logró conciliar mi sueño que la noche anterior fue una pesadilla infinita que aún deambula mi
alma fue esa de BOB MARLEY que dice: “Don’t worry about a thing…´cause every little thing is
gonna be alright”.

A la Santa Ganjah y la Libertad.


PUTO CON MOLOTOV

Me enteré que Molotov tocaría en la ciudad de La Paz (septiembre del 2003). Que buena
oportunidad para aprovechar y buscar abrir con un par de canciones a la súper banda mexicana
de fama mundial y al día de hoy flamantes caballeros de la música latina, los más profesionales
tienen el placer de disfrutar ese “Ajayu de los Dioses”.
Me fui a la Red ATB donde el Javier Encinas (quien era el gurú de la “Comunicación
Musical” en los 90’s con su programa “DISCA & VE”) que tenía el contacto con el mero mero
organizador del evento. Le pegó una llamada y delante de mí se cerró el gancho: abriría para
MOLOTOV en el Teatro al Aire Libre.
Mi emoción fue tanta que me pasé los días alucinando y ensayando, sin percatarme que
en la realidad la Radio Stereo 97 (auspiciadora oficial) programó una cartelera con los
Productores del Evento y ellos planificaron un show con los grupos rockeros de la ciudad: Son
Fusión, Dr. Jet & Los Tocayos.
Por otro lado la disquera internacional “UNIVERSAL” que tenía oficinas en ese
momento en la ciudad y representaba a la banda de México, tenía una amiga compañera de la
Universidad (la Vivi) de funcionaria, quien se había encargado de pasar el chisme de mi
presencia a dos bandas locales de rap, para animarlos y enguillarlos en el cartel de grupos
urbanos. Así contrarrestar la rosca de la “Pana” con su propuesta “urbana” junto a ChuPT Bong
& Familia Lyrica. Yo quedé al medio con mi propia “muñeca” o contacto.
Me la pasé de jodichi yendo a los medios de comunicación para decir que tocaría con
Molotov. Muchos de ellos como el periódico “La Razón” y en especial su editor Miguel Vargas
dudaban de mi credibilidad, pues la fuente oficial (que era la popularmente conocida como “La
Stereo”) decía otra cosa en el jingle oficial y hasta creo que los afiches ignoraban mi presencia
de perfil bajo. A mí me daba igual y tenía la profunda certeza que cantaría en el show de
Molotov.
La noche del evento los rockeros sabotearon la actuación de los urbanos, pues se llevaron
luego de sus performances los micrófonos dejando los pedestales y replicando que los músicos
vienen con sus instrumentos. En el sonido general se hicieron a los cojudos y no tocamos ni pito.
Yo cabreado por el sabotaje de parte de los envidiosos, me fui al lado del público y filme
el concierto de Molotov hasta que se me agotó la batería.
Ya me quería ir por la tristeza y frustración, casi no había movido ni una barba en todo el
show. De repente se hizo la magia al final del evento, cuando uno de los Molotov (creo que fue el
Tito) dijo: quiero invitar a las siguientes bandas que las chingaron y no las dejaron tocar antes
del show de Molotov. Que pasen por favor para cantar con nosotros la canción “PUTO”… y
continuaron con el milagro: “MARRAKETA BLINDADA”… al escuchar lo al nombre poderoso
mi corazón comenzó a latir a mil…estaba al medio del Teatro Al Aire Libre, y me lancé a correr
como un buey que pasa por medio de las bestias, unos me gritaban: “Dale Marraketa” otros
desubicados decían: “Se pide permiso cojudo”… Y así llegué al micrófono que me esperaba para
cantar a coro con Molotov su “one hit wonder” intitulado “PUTO”.
Fue un momento glorioso y divertido, el Teatro Al Aire Libre estaba repleto. Pude hacer
contacto visual con Paco Ayala el bajista, Randy “El Gringo” a la batería, Tito Puentes el
violero y Huidos al bajo. Me miré en el multiverso del universo dentro de sus ojos mientras
coreábamos: “PUTO…PUTO…PUTO!!!”.
Al finalizar el show me quedé “AMUKI” (callado, en silencio) luego de toda una energía
cósmica que te hace estallar en mil notas musicales, te desfragmentas – trasciendes… Yo no
quería estar con nadies – como dicen – y sentado en el centro del escenario casi al borde, me
puse a ver salir a la gente hasta el último pela gato que abandonaba el Teatro Al Aire Libre
aquella enigmática velada blindada.

A la Marraketa Blindada & Molotov


LA ULTIMA CENA DE JESUS

Recuerdo que quería dejar de chinear y fumar marihuana todo el día como idiota,
entonces empecé a hacer terapia con una Psicóloga que se convirtió en mi amiga y guía espiritual
por muchos años. Yo andaba embotado y necesitaba un respiro a la actividad artística que venía
desarrollando plenamente. Conocí la técnica de respiración y sanación “REBERTHING”. Y mi
visión de la vida cambió por completo en una sesión de regresión a mis vidas pasadas.
Llegué tarde a la hora de costumbre para mi hora semanal de charla e introspección
personal – espiritual. La Martita me hizo pasar al cuarto de una de sus hijas. Estaba ocupada la
sala oficial, donde acostumbrábamos realizar la sesión terapéutica. Me acomodó en una silla y se
colocó frente a mí. Me miró a los ojos y me hizo cerrarlos. Que respire profundamente y
continuó diciendo: “Alfonso, la mente del ser humano y su cabeza son muy pequeñas para que
entre el Universo en ella”. Sí, le respondí. Vas a respirar profundo y me vas a decir en qué lugar
estás sentado en “la ultima cena de Jesús”…
Este cuento de mi regresión espero que ilumine a la humanidad, que le ayude a crecer en
el espíritu y si lo quieres, te eleve en amor.
Muy bien... hay cosas que no se pueden olvidar, como la última vez que estuve con él, las
lágrimas del corazón caen en mi interior... Estoy frente a Jesús, en la mesa cuadrada, en la cueva,
llena de creyentes, de apóstoles y para darle suspenso a la humanidad: espías (infiltrados, buzos).
Jordania el país. Petra la ciudad. Entre rocas y con antorchas.
Ultima es igual a matar, pero última (con acento) es igual a definitiva.
Perdón, pero el idiota que pinto el típico cuadro de la “última cena” al parecer no estuvo
inspirado, o estaba comprado por los malvados del otro lado, los del imperio. Pero me parece una
pinturita comercial encargada y pagada para adornar, ornamentar y nada más...
Para empezar, ¿ustedes creen que sólo fueron doce apóstoles?
Ahh...
Para terminar, ¿qué pasó con el vino? ¿Quién fue el que le puso el hechizo del olvido?
Jesús quería que al tomar vino recordemos.
Hay más de 100 gentes, mujeres, hombres, niños, niñas, jóvenes y ancianos.
Los apóstoles somos unos 40, de los cuales más de la mitad estaba en duda, con mucho
miedo y tentación, pensaban que Jesús estaba loco, que estaba tocado... otros lo envidiaban por
su carisma y los demás le éramos fieles, leales y consecuentes, aparte de incorruptibles.
Y el pan bendito, ¿por qué sigue habiendo hambre?
El momento de la bendición y de la traición, Jesús me miró fijamente y me dijo:
“Observa a mis enemigos, los tengo a mi lado, tú estás al frente”.
A un extremo de la mesa cuadrada, está el maestro del canto y del ritmo, aparte de la melodía:
Don Nilo. También están los Maestros del vino, entre ellos mi actual padre reencarnado: Don
José Luis René Moisés.
Veo muchos impíos al lado del profeta, detrás de cada apóstol está su séquito, o equipo,
es por eso que somos muchos más que los de la pintura esa, de no sé quién y no sé cuántos.
Los miro fijamente a los idiotas que introducen en el cáliz bendecido y mágico, una
poción de encantamiento para el olvido, y les digo: Los estoy viendo. El autor baja la vista y los
demás empiezan con esa sonrisita, que la heredó el Goni (ex presidente de Bolivia) o el George
W. Bush (ex presidente de USA).
Como dicen: “El que ríe al último ríe mejor”, ahora veremos quienes somos... También
dicen: “Los últimos serán los primeros” y eso creo al ser boliviano, encarnado mestizo,
subdesarrollado y tercer mundista. Yo les digo a los que nos traicionaron hace ya 2000 años y
más:
Ahora van a empezar a tener miedo de nosotros: “The Jah BROS.” (Los Hnos. de Jesús)
se los prometo... La revancha ha empezado, el cambio ha llegado.
Después de la bendición del vino y del hechizo maldito, sólo los que no bebimos del cáliz
nos salvamos de la amnesia colectiva que viene envolviendo a la gente desde antes.
Luego Jesús se levantó y me dijo con la mirada, en silencio: hasta la vista hermano mío y
perdóname por creerme... RESISTE!!!
Quería volver al presente y abrir mis ojos pero las imágenes eran tan reales como de
película y Martita me dijo que siga contándole que veo.
Antes de continuar, 2000 años después, quiero pedir perdón en nombre de Jah, a toda la
humanidad que fue asesinada por culpa de la falsa religión, a todas las mamachas curanderas y
sanadoras, que fueron llamadas brujas, echadas a las hogueras, genocidio del sistema Babilón,
que ahora rima con Washington.
También quiero dar la bienvenida a los guerreros, sabios y santos, con los que luchamos
años tras años, ahora están reencarnando, regresando; pues la batalla final está ya. No podemos
ocultar más tiempo la verdad. “La verdad nos hará libres” y “La mentira nos hará creyentes”.
Unos le llamamos Pachakuti y está aquí. Otros le conocemos a Wiracochan, gracias por
tu bondad y enseñanza.
Libertad y Muerte
Luego de la cena definitiva, yo sabía que teníamos que transmitir el mensaje de boca en
boca, de ojo a ojo y ahí nacimos nosotros los denominados “RAPPERS”; mensajeros que
hablaban a una velocidad comparada a la de un locutor de fútbol, pero con la combinación de un
artista lírico, por la rima y poesía.
Como dicen por lengua larga nos encarcelaron, nos abusaron (que duro fue vivir sin
derechos humanos), esclavos y luego asesinados (acusados de algo). Estuvimos encerrados y
cegados. Nos maniataron luego colgaron.
Yo no me pude contener y empecé a conglomerar – por los discursos - a las gentes en
masa, para que sepa la verdad: que el imperio Babilónico había acabado con la vida del profeta
Jesucristo, que él era libre de decir: Amor Incondicional a todos los demás como a uno mismo...
Fuimos cayendo uno tras otro, éramos fáciles de detectar, ya que andábamos con una especie de
túnicas franciscanas negras, con las barbas y la cabellera largas.
Éramos un grupo de pares, inspirados a imagen y semejanza de Jah.
Si teníamos miedo, era a fallar, a callar, a dejar la mentira en ese lugar, en el pedestal que
está en el actual Vaticano, en el Imperio Romano. Adorando al dinero, al lujo, al poder, el ego,
el lado oscuro del mundo.
Ahora sigo llorando, los años me han marcado, el tiempo me ha olvidado, pero como
siempre con algunos hermanos nos estamos encontrando y preparando, el momento ha llegado,
despertemos claro...amor es todo lo que nos hemos guardado, es tiempo de sacarlo y
entregarlo....
Nueva Era Jah
Buscando una respuesta en medio del planeta tierra llegamos a estar encadenados por
falsos pecados, calumniados y pisoteados.
Recuerdo el calabozo, el encierro y destierro, el silencio y desprecio.
Recuerdo la traición, la envidia y la tiranía con que nos trataron.
Olvido el camino de regreso a la paz interna y la tranquilidad de mirar un atardecer, una
anochecer o un amanecer.
Todo se puso nubloso, poco luminoso.
Encadenado y juzgado por gentes ignorantes, regímenes de terror y odio, falsos
testimonios, tremendos ogros... fuego que quema y condena.
Pasé años adolorido por las heridas que aún hoy en día sangran, sanan pero matan,
calman pero arrastran tristeza infinita, lágrimas durísimas.
Muchos dirían que las cosas van de mal en peor, que el mundo no tiene solución, que la
corrupción del ser y la opresión del humano al propio humano son el plato fuerte del planeta, que
las guerras por petróleo (oro) son la única opción que nos queda como demonios del tesoro,
piratas de la democracia, plata, dinero, poder todo para joder, corromper, asesinar y matar.
La cultura de la muerte, que alguien haga algo, por amor: sálvennos, cúrennos,
cálmennos, ya pues...
Entre tanto seguimos recogiendo pasajes del absurdo pasado del ser humano, creyendo
que las dictaduras fueron necesarias, que la vida avanza hacia el “progreso” y el “desarrollo”,
mientras otros nos quedamos sin nevados, el mundo se está deshelando, el cambio climático ha
llegado.
Por favor que alguien haga algo, al Planeta Tierra hay que salvarlo. Que vuelva a ser un
edén
Racimos de Oro
Reencontrando el camino el hombre solitario volvió al “Valle Solitario”, un lugar en
medio de Los Ándes, para perfeccionar para volver a activar a la conciencia plena de la
humanidad, con la naturaleza del ser y volver a creer en el verdadero Ser del humano.
Gracias a las experiencias vividas, aparentemente críticas, donde uno aprende a ser más
fuerte, cosmovisión con una misión. Dando gracias a Jesús por la iluminación ancestral, y con la
ayuda de las Hadas y los Guerreros de La Paz, el sueño ha salido de la pesadilla. Salud.
Hoy vivimos tipos de cambio, Jesús anda rimando, preparando el sonido de lo divino y
será de cualquier ritmo, mágico y místico.
La certeza de encontrar música para cambiar la forma de vivir fue idea de él y me hallé
con ésta lección para escribir los siguientes pensamientos en futura canción:
Love es Religión

Love, love es Religión


Amor, amor mi Religión
# #
Escupí la sangre, sacudí el hambre
Me volví en aire, observé el cielo
Repliqué al tiempo, me volví eterno
Espíritu guerrero, cuerpo de bohemio
Mente de rapero junto a los del pueblo
Juro: Venceremos, revolucionemos
En éste gran juego, sólo ganaremos
Los que nos amemos sin temor ni egos
# #
Tienes la razón te la doy, ganaste vos
Lo que yo quiero es tu amor
Y no en Religión ni en Hip Hop
Amor universal, amor incondicional
Amor espiritual, amor de sanidad
Amor a la vida, amor y alegría
Espíritus de luz rodeándonos
Orientándonos, ayudándonos.
Poeta perdido en medio del infierno
Poeta perdido adentro de los cielos
Y si no estuviéramos contentos
Ladremos como perros: “wow wow wow”
Poetas perdidos: “wow wow wow”
Perros enfurecidos: “wow wow wow”
Ritmos perseguidos por el tist’api
Quiero decir el ch’aquí
O.K. my friend ahora en inglés
Rithym and Poetry. What is this?
It’s my life. Do you like?
Or what you want from me?
Bullshit!!!
Olvido el rencor, el odio el bajón
Recuerdo el calor, el amor, el vacilón
Optimismo cósmico, sueño ilógico
El que quiera: siembra y cosecha.
# #
Rostros ausentes miradas dementes
Ahora comprendes lo que tienes y eres
Siembras desde el vientre revolución
Encuentras el perdón dentro tu interior
# #
El amor de ti está en mí
El color de Jah está acá
Sol, Luna, Cielo, Tierra
Unidos los amantes,
Rompieron el hechizo
Juraron amarse,
Selva y mares.

El viaje de lo descrito debió haber durado la hora de sesión terapéutica. Martita me hizo
volver lentamente de mi pasado y aconsejó que desde entonces cuente por el medio que me sea
conveniente lo ocurrido y vivido en esa noche de “la ultima cena”. Así será, me levanté frikeado
por la regresión que dejaba cuestionado del por qué mis papás de ahora me habrán bautizado
como Pablo Alfonso. ¿Era yo ese Pablo del pasado que ahora era otra vuelta Pablo? Quién era
yo luego de aquella cena de noche con Jesús… De seguro que nunca volví a ser el mismo, a lo
menos al momento de contarte el corto, que poco a poco se volvió un largo y pronto lo
estrenamos en los mejores cines del corazón de la humanidad.
A Jah
EL MINIBUS DEL 94

Recuerdo que estábamos en fiesta con la Promo. Organizamos unas dos veces al año
recaudaciones para la graduación y los viajes, entonces teníamos que llenar el DP 4 (Distrito
Policial N°4) en la zona sin nombre entre la Av. Costanera, el Río Coqueyapu, el Puente y la
calle 8 de Calacoto, al frente de la entrada a la Florida.
Nos encontramos para entonarnos en Las Cholas. Y como andábamos dementes, nos
llevamos un par de sillas al río para beber en medio de este en posiciones divertidas sentados en
medio de las aguas turbias y mal olientes. Fue una sesión fotográfica sin cámaras ni nada por el
estilo. En 1994 la tecnología era simplemente vista en películas de Sci – Fi. Como queríamos
acortar nuestra caminata de regreso a la fiesta para vender tickets y cooperar en la organización,
decidimos tomar la ladera y montaña aledaña, que salía a la Av. Costanera, que en ese año se
estaba por estrenar y andaba en sus últimos retoques. Al encaminarnos por la oscura senda
escuchamos a lo lejos unos gritos de mujer desesperada que decía: me está matando!!! Auxilio!
Y los 11 borrachos corrimos a acudir el llamado de ayuda que provenía de un minibús
que estaba parqueado al lado del camino de autos, que finalizaba por ahí y ante nuestra sorpresa
vimos la puerta del carro abierta, el chofer con cinturón en la mano ahorcando a su chola,
mientras dos bebés lloran en los asientos. No dejamos un segundo pasar, que ya estábamos
haciendo “justicia comunitaria” los “hijitos de papá”. Teníamos tanta bronca de lo acontecido
que directamente atacamos unos al chofer, un t’ara bien fornido que resistía a nuestras patadas y
puños como Tatake Quisbert en el ring.
Yo le planté una patada estilo karateka en pleno pecho y solo le hacíamos cosquillas…
Otros compañeros más pijas, empezaron a romper el parabrisas con piedras, arrancaron los
limpiaparabrisas, los retrovisores, patadas a los lados…Y de repente la chola empezó a pedir
ayuda!!! Nos están asaltando decía…Salieron los vecinos y se armó una campal de esas.
Pensaron que eran “los hijitos de papá” haciendo de las suyas.
Resulta que estaba de moda entre los changos de la clase alta de la Zona Sur (a quienes
siempre les tuve bronca y les decíamos “jailones” o “fresas”) salir a joder en sus autos en cierta
época de los 90’s, tanto así que se hicieron mala fama hasta llegar a aparecer en primera plana de
la prensa local por no sé qué jodita que se les salió de las manos, como a nosotros en ese
momento.
Pasamos de justicieros a ser ajusticiados por los vecinos que al llamado de su gente
acudieron con palos, piedras y chicotazos. Empezó a brotar la sangre de la cabeza del Rafo Ortiz,
el peruano tenía la cuca abierta por una piedra que le llegó y lo hacía chillar como ñata. El
Mache Aneiva recibió un hebillazo con el cinturón de un llocalla, que la abrió la cara por la
altura de la oreja derecha. Sangre por todo lado.
A mí no me tocó reaccionar y gritar: RETIRADA MUCHACHOS!!! Agarrar al cuate
más verga, que era el Moory y alzarlo para ir picando hasta llegar a la que se construía bajo el
nombre de “Av. Costanera”.
Mientras corríamos para entrarnos a la fiesta y camuflarnos del despute armado por
borrachos defensores de la chola, vi como en la esquina a la altura ya de la pasarela que conecta
hacia el DP 4 aparecía el auto y se bajaron del minibús hecho mierda varios cojudos que fueron a
traer cana. Corrieron y volvieron con dos pacos, cargándolo al Ortiz que chillaba como chancho
rumbo al matadero.
Yo me metí con él porque ninguno más fue aprendido ese cacho. Estaba de acompañante
y los del minibús dijeron en Transito que los queríamos asaltar, se tuvieron que inventar una
historia paralela a la realidad. Nosotros argumentamos que fue en defensa de la señora de pollera
que estaba siendo maniatada y ahorcada delante de las wawas a las puertas del minibús.
Obviamente los policías creyeron a su gente y nos hicieron firmar un compromiso para volver el
lunes y pagar toda la reparación de la movilidad.
Salimos emputados cada lunes que debíamos ir al Puente de Calacoto, a Tránsito a pagar
en cuotas los destrozos que causamos aquella noche de “justicia comunitaria” de “los hijitos de
papá”.

A mi promo 94 De La Salle. Salud!

Interesses relacionados