Você está na página 1de 2

 Normas de seguridad.

Se trata de aquellas que velan por la protección de los


trabajadores, obligándoles a actuar de una manera determinada por su bien o a emplear
elementos protectores para no correr riesgos innecesarios en su trabajo. Por
ejemplo: Una norma en una empresa metalúrgica que obligue a los trabajadores a
emplear guantes y lentes protectores en todo momento.
 Normas de convivencia. Aquellas que velan por la sana y respetuosa existencia de
los trabajadores empresariales, impidiendo que las conductas de unos perjudiquen a
otros. Por ejemplo: Una norma en una empresa de oficinas que disponga de un comedor
como área exclusiva de alimentación, para no ensuciar o llenar de olores el ambiente de
trabajo.
 Normas de vestimenta. También llamados “códigos de uniforme”, se trata de
normas que regulan la manera de vestir de los trabajadores, manteniendo un código
común que sirva a la empresa para identificar a sus empleados o que respete la
impresión formal de la empresa a sus visitantes. Por ejemplo: Un código de uniforme en
una empresa de servicios de salud, que haga a los empleados médicos usar una bata
blanca y limpia todo el tiempo.
 Normas de salubridad. Especialmente importantes para empresas de manejo de
alimentos, o para aquellas cuyos trabajadores puedan estar expuestos a condiciones de
riesgo sanitario, tienen que ver con la correcta disposición de los elementos para evitar
enfermedades, contaminaciones y otros riesgos a la salud. Por ejemplo: Las normas de
una empresa de alimentos para mantener sus insumos libres de hongos, bacterias y en
buen estado para su clientela.
 Normas de jerarquía. Toda organización humana tiene dirigentes y dirigidos, y esta
jerarquía en muchas ocasiones es clave para el funcionamiento sostenido del engranaje
humano. Por eso existen normas de jerarquía que distinguen entre la dirigencia y los
trabajadores. Por ejemplo: Las normas de jerarquía en una empresa que obligan a los
trabajadores a acatar la autoridad de quienes están por encima de ellos en el
organigrama.
 Normas de protocolo. Se entiende por protocolo el conjunto de actitudes y conductas
de cortesía que facilitan la interacción en situaciones de respeto o a la hora de lidiar con
invitados especiales. Por ejemplo: Una serie de normas de protocolo en una empresa
que instruyan a los trabajadores de recepción sobre cómo dar la bienvenida, atender
amablemente e incluso ofrecer un café a los visitantes y clientes.
 Normas jurídicas y legales. La normativa legal de toda empresa es el grado más
formal de reglamento que tiene, pues se ciñe a los códigos penales y civiles del país en
que la empresa hace vida. Por ejemplo: Las normas de auditoría interna de una empresa
que le permiten protegerse de conflictos legales importantes.
 Normas de trabajo. Un tanto más generales, tienen que ver con el modo específico
de concebir el trabajo en la empresa, y se bandean entre los códigos legales del país y
las perspectivas de la empresa. Por ejemplo: Muchas grandes empresas como Google
tienen normas de trabajo muy laxas, que permiten horarios flexibles a sus trabajadores
para contar siempre con su máximo rendimiento.
 Normas de contratación. La adquisición de nuevos empleados está sujeta también a
normas y coordinaciones por parte de la empresa (y del marco jurídico en que hace
vida). Por ejemplo: Muchas empresas tienen reglamentos que evitan la selección
discriminatoria de su personal o que dan cabida a personas discapacitadas en su nómina,
como McDonald’s hace con los chicos de necesidades especiales.
 Normas de archivo. Las empresas disponen de sus archivos y sus bibliotecas de
documentos en base a normas específicas de archivo que exigen especialistas
(bibliotecólogos y archivólogos) para garantizar el funcionamiento sostenido de su
memoria institucional. Por ejemplo: Las normas de archivo de una empresa trasnacional
que a menudo se ve obligada a compartir documentación e información entre sus
muchas sucursales.

Interesses relacionados