Você está na página 1de 2

Louis Henri Sullivan

(1856 - 1924)
Boston, Estados Unidos

Su celebridad se debe a su desarrollo formal de la construcción de edificios comerciales a base de esqueleto


de acero y a su formulación de una teoría sobre la arquitectura orgánica. En 1873, estudio arquitectura en el
Instituto de Tecnología de Massachusetts y a continuación trabajo para el arquitecto Frank Furness en Filadelfia.
El año siguiente paso algunos meses en la Ecole des Beaux Artículos de Paris. A su vuelta se dirigió a
Chicago, donde ocupo varios cargos, hasta que en 1879, entro en la oficina de Dankmar Adler, donde se vieron
pronto sus dotes de proyectista. Cuando dos años más tarde Sullivan y Adler se asociaron, Sullivan tomo a su
cargo la responsabilidad del aspecto formal mientras Adler se ocupaba de los problemas técnicos y económicos.
Las obras primitivas de esta asociación aparecen exteriormente como funcionales, pero son todavía algo
inseguro. Solamente con el proyecto para el Auditorium Building de Chicago (1886 - 1889), que integraba hotel,
teatro y oficinas, se revelaron los dones de Sullivan. Los arcos monumentales románicos que dominan las
fachadas están inspirados por Richardson, sobre todo por los de los grandes almacenes Marshall Field de
aquel. Pero el interior y el proscenio del auditorio ofrecen uno de los ejemplos más originales de planta y
decoración de la arquitectura americana.

En los años 1890 - 1900, los principales encargos para los arquitectos de Chicago eran los edificios
comerciales y por ello se adapto Sullivan durante un decenio a las restricciones impuestas por los programas de
tales obras. Tuvo con sus proyectos extraordinario éxito hasta que problemas personales y comerciales fueron
la causa de que no se le encargaran mas obras grandes. A partir de 1900, se limito casi exclusivamente a obras
modestas para pequeños municipios de Oeste Medio.

Los rascacielos de Chicago de los años 1890 - 1900, revelan su fino instinto de adaptación de los detalles
exteriores al ritmo y proporciones de la construcción del esqueleto de acero. En contraste con su frecuente
afirmación: “La forma sigue a la función” Sullivan baso sus obras en el material y en las exigencias
constructivas, en vez de conformarse con la estrecha meta de expresar la función. El Wainwright Building en St.
Louis (1890 - 1891) y el Guaranty Building de Buffalo (1894 - 1895), muestran como se desarrollo esta actitud.
Es característico el titulo de un artículo de Sullivan de 1896 Tehe tall Office Building artistically considered (El
gran edificio de oficinas considerado desde el punto de vista artístico).

Después de haberse separado de Adler, recibió Sullivan repetidamente el encargo de decorar las fachadas de
oficinas comerciales proyectadas por otros arquitectos (Bayard Building, Nueva York 1897 - 1898, Gage
Building, Chicago, 1898 - 1899). La fijación de las proporciones y la expresiva claridad de los detalles
en las molduras y elementos verticales de ambas fachadas prevalecen marcadamente sobre la forma general,
que no era de Sullivan. Es lástima que en aquella época no tuviera ocasión de construir rascacielos aislados
como hoy se usan. Ni siquiera el edificio en ángulo Carson&Pirie&Scott en Chicago (1899), su ultimo rascacielos
comercial, deja entrever como hubiera construido Sullivan en tal caso; pues el cliente estaba empeñado en
obtener la torre redonda y el conjunto fue más tarde ampliado por D. H. Burnham, que, sin embargo, utilizo el
alzado de Sullivan. El genio de Sullivan se descubre solamente en la adaptación de los detalles a la articulación
de las ventanas, a su vez determinada por el marco de acero.

En estas condiciones resulta comprensible que los dones de Sullivan para el ornamento fantasioso y orgánico, a
fin de cuentas una especie de modernismo, pudieran desarrollarse en tal medida. Este interés domina en gran
escala su monumental obra, sobre todo, la tumba Wainwright de St. Louis (1892) y el Transportation Building de
la exposición colombina de Chicago (1893). La tendencia latente de fundir el ornamento artístico con formas
retoricas monumentales, se muestra en el periodo posterior de la obra de Sullivan, después de 1900,
especialmente en la National Farmers Bank en Owatonna, Minnesota (1907 - 1908), y en la Farmes and
Merchants Union Bank en Columbus, Wisconsin (1919).

Los críticos de arquitectura tratan estos edificios con poco respeto, como carentes de fuerza creadora y de
expresión funcional convincente. Pero una consideración objetiva de estos modestos pero importantes
proyectos, demuestra el constante desarrollo de Sullivan y su madurez artística, si bien la dirección por el
emprendida no pertenecía directamente a los movimientos arquitectónicos de la época.

En contraste con estas obras casi tradicionales, los escritos de Sullivan, especialmente los Kindergarten Chats
(Charlas de jardín de infancia, 1901) y The Autobiography of an Idea (Nueva York, 1924), contienen
sorprendentes apreciaciones sobre el desarrollo de la arquitectura moderna. Pero las ideas de Sullivan,
formuladas frecuentemente con brillantez, se ocultan en textos ampulosos y redundantes. También en su obra
tardía son en primer lugar las construcciones y raramente los escritos lo que revela al verdadero Sullivan.