Você está na página 1de 74

CRIMINOLOGÍA

La criminología es la disciplina que estudia las causas del crimen y preconiza los
remedios del comportamiento antisocial del hombre. La criminología es una ciencia
interdisciplinaria que basa sus fundamentos en conocimientos propios de la
sociología, psicología y la antropología, tomando para ello el marco teórico de la
medicina y el derecho penal. Las áreas de investigación criminológicas incluyen la
incidencia y las formas de crimen así como sus causas y consecuencias. También
reúnen las reacciones sociales y las regulaciones gubernamentales respecto al
crimen. El nombre de esta ciencia fue utilizado por primera vez por el antropólogo
francés Paul Topinard. En 1885, el profesor italiano de derecho Rafael Garófalo
acuñó este término. Hay muchas series de televisión que se basan en la criminología:
mentes criminales, caso abierto, bones, La ley y el orden, entre otras.

A pesar de ser una ciencia reciente y haber sido cuestionada en cuanto a su


autonomía y su independencia disciplinaria, la criminología moderna ha alcanzado su
identidad científica y social a través de:

Una diáfana definición de sus dos objetos de estudio (conducta desviada y control
social).

Un manejo coherente e integrador de métodos de estudio provenientes de las


ciencias positivas y sociales.

Actualmente, se conocen 4 métodos para conocer qué circunstancias hacen que una
persona cometa un crimen, los cuales son: entendimiento directo con el delincuente,
examen médico, examen psicológico (datos sobre personalidad) y encuesta social
(medio en el que se desarrolla la persona).

El Crimen y/o delito, es definido como una acción típica, antijurídica, imputable,
culpable, sometida a una sanción penal, y a veces a condiciones objetivas de
punibilidad. Supone una conducta infraccional del Derecho penal, es decir, una
acción u omisión tipificada y penada por la ley.

En sentido legal, los códigos penales y la doctrina definen al "delito" como toda
aquella conducta (acción u omisión) contraria al ordenamiento jurídico del país
donde se produce. La doctrina siempre ha reprochado al legislador debe siempre
abstenerse de introducir definiciones en los códigos, pues es trabajo de la
dogmática.1 No obstante, algunos códigos como el Código Penal de España (art. 10)
definen al delito, pese a lo dicho.
La palabra delito deriva del verbo latino delinquere, que significa abandonar,
apartarse del buen camino, alejarse del sendero señalado por la ley. La definición de
delito ha diferido y difiere todavía hoy entre escuelas criminológicas. Alguna vez,
especialmente en la tradición, se intentó establecer a través del concepto de Derecho
natural, creando por tanto el delito natural. Hoy esa acepción se ha dejado de lado, y
se acepta más una reducción a ciertos tipos de comportamiento que una sociedad,
en un determinado momento, decide punir. Así se pretende liberar de paradojas y
diferencias culturales que dificultan una definición universal.

La sociología (del latín socius, socio, y del griego «λóγος» logos) es la ciencia social
que estudia los fenómenos colectivos producidos por la actividad social de los seres
humanos, dentro del contexto histórico-cultural en el que se encuentran inmersos.

En la sociología se utilizan múltiples técnicas de investigación interdisciplinarias, para


analizar e interpretar desde diversas perspectivas teóricas las causas, significados e
influencias culturales que motivan la aparición de diversas tendencias de
comportamiento en el ser humano especialmente cuando se encuentra en
convivencia social y dentro de un hábitat o "espacio-temporal" compartido.

La psicología (del griego clásico ψυχή, psique, alma o "actividad mental", y -λογία
"-logía", tratado, estudio) es la ciencia que estudia la conducta o los
comportamientos de los individuos. La palabra latina psicología fue utilizada por
primera vez por el poeta y humanista cristiano Marko Marulić en su libro Psichiologia
de ratione animae humanae a finales del siglo XV o comienzos del XVI.

La Psicología explora conceptos como la percepción, la atención, la motivación, la


emoción, el funcionamiento del cerebro, la inteligencia, la personalidad, las
relaciones personales, la consciencia y el inconsciente. La Psicología emplea métodos
empíricos cuantitativos de investigación para analizar el comportamiento. También
podemos encontrar, especialmente en el ámbito clínico o de consultoría, otro tipo de
métodos no cuantitativos. Mientras que el conocimiento psicológico es empleado
frecuentemente en la evaluación o tratamiento de las psicopatologías, en las últimas
décadas los psicólogos también están siendo empleados en los departamentos de
recursos humanos de las organizaciones, en áreas relacionadas con el desarrollo
infantil y del envejecimiento, los deportes, los medios de comunicación, el mundo del
derecho y las ciencias forenses. Aunque la mayor parte de los psicólogos están
involucrados profesionalmente en actividades terapéuticas (clínica, consultoría,
educación), una parte también se dedica a la investigación desde las universidades
sobre un amplio rango de temas relacionados con el comportamiento humano

La Antropología (del griego ἄνθρωπος anthropos, 'hombre (humano)', y λόγος,


logos, 'conocimiento') es una ciencia social que estudia al ser humano de una forma
integral. Para abarcar la materia de su estudio, la Antropología recurre a
herramientas y conocimientos producidos por las ciencias naturales y otras ciencias
sociales. La aspiración de la disciplina antropológica es producir conocimiento sobre
el ser humano en diversas esferas, pero siempre como parte de una sociedad. De
esta manera, intenta abarcar tanto la evolución biológica de nuestra especie, el
desarrollo y los modos de vida de pueblos que han desaparecido, las estructuras
sociales de la actualidad y la diversidad de expresiones culturales y lingüísticas que
caracterizan a la humanidad.

Las facetas diversas del ser humano implicaron una especialización de los campos de
la Antropología. Cada uno de los campos de estudio del ser humano implicó el
desarrollo de disciplinas que actualmente son consideradas como ciencias
independientes, aunque mantienen constante diálogo entre ellas. Se trata de la
Antropología física, la Arqueología, la Lingüística y la Antropología social. Con mucha
frecuencia, el término Antropología sólo aplica a esta última, que a su vez se ha
diversificado en numerosas ramas, dependiendo de la orientación teórica, la materia
de su estudio o bien, como resultado de la interacción entre la Antropología social y
otras disciplinas.

Derecho penal es el conjunto de principios y reglas jurídicas que determinan las


infracciones, las penas o sanciones, y las relaciones del Estado con las personas con
motivo de las infracciones o para prevenirlas.1 .

Cuando se habla de Derecho penal se utiliza el término con diferentes significados,


de acuerdo a lo que se desee hacer referencia; de tal modo, podemos mencionar
una clasificación preliminar tal como: Derecho penal sustantivo, y por otro lado, el
Derecho penal adjetivo o procesal penal.

El primero de ellos está constituido por lo que generalmente conocemos como código
penal o leyes penales de fondo, que son las normas promulgadas por el Estado,
estableciendo los delitos y las penas, mientras que el derecho procesal penal es el
conjunto de normas destinadas a establecer el modo de aplicación de aquellas.

Historia
CESARE LOMBROSO, es considerado el padre de la criminología.

La lucha contra el delito y el estudio de los delincuentes y del castigo data desde la
antigüedad. Filósofos como Sócrates, Platón o Aristóteles ya hablaron sobre este
tema, atribuyendo los delitos a deficiencias físicas o mentales e incluso a la herencia.

A mediados del siglo XIII, Tomás de Aquino intentó también sentar las bases de la
filosofía del derecho penal en su obra Escolástica, y en la Edad Media se realizaron
algunos estudios médicos para investigar crímenes aislados.

Escuela Clásica

En el siglo XVIII, el jurista italiano Cesare Beccaria compendia en su obra Trattato


dei delitti e delle pene (De los delitos y las penas) las leyes existentes, tratando de
encontrar la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley y evitar una interpretación
desviada por conceptos morales de los jueces. Enrico Ferri es considerado unos de
los precursores de la criminología y se le toma como punto de arranque de la escuela
clásica. Con esta escuela clásica acabaron las injusticias derivadas de la aplicación
del derecho penal, generalizando el respeto a la ley, y reconociendo garantías
individuales al limitar el poder del Estado. Sus bases fueron sentadas en 1839 por
Antonio Rosini con su obra Filosofía del Diritto.

Escuela Positivista

En el siglo XIX, se empiezan a aplicar los métodos de observación científica al


crimen, con el fin de determinar las causas de la criminalidad. En este momento es
cuando la escuela italiana (Lombroso, Rafael Garófalo, Enrico Ferri) pretende
encontrar la causa profunda de la delincuencia en las anomalías corporales y
mentales de los individuos y de la escuela francobelga (Durkheim, Guerry,
Lacassagne, Quételet, Tarde) denuncia la influencia del medio social, verdadero
«caldo de cultivo de la criminalidad».

Escuela de Chicago

A partir de principios del siglo XX se desarrolla en EEUU un nuevo paradigma en la


investigación criminológica al centrarse en las razones que causaban el hecho de que
en unos barrios se cometieran más delitos que en otros. De esta época es destacable
la investigación empírica sobre delincuencia juvenil de Shaw y McKay, que
concluyeron en que los barrios con ciertas características (entre ellas, el deterioro
físico, la heterogeneidad cultural, población decreciente, pobreza, etc) eran más
proclives a producir una mayor delincuencia. Esto sería así porque estos barrios se
encontrarían socialmente desorganizados y no pueden realizar su función de control
social ante actos desviados.

Años posteriores

En el siglo XX, los criminólogos se esfuerzan en hacer una síntesis de los


descubrimientos precedentes. En diferentes países comienza a manifestarse una
tendencia a ampliar el campo de la actividad criminológica: unos incluyen en ella la
criminalística (Alemania); otros, la penelogía; hay otros que preconizan el estudio
conjunto de la ciencia del crimen y de la ciencia de la reacción social suscitada por él
(Estados Unidos). En este siglo, la criminología ha influido notablemente en la
evolución del derecho penal.

Con los posteriores avances en el campo de la psicología y sociología algunos


investigadores han propuesto nuevos enfoques, entre ellos se encuentran: Jean
Pinatel, Edwin Sutherland, Robert Merton, Travis Hirschi, Ronald Akers, Robert
Agnew, Diana Fishbein, Sampson y Laub, Felson, Cornish, Gary LaFree, David
Farrington, Michael Gottfredson, Charles Tittle, entre otros.

En Latinoamérica son varios los investigadores que se han destacado en esta área,
especialmente los pertenecientes a países como Argentina, Colombia, México y
Venezuela. Entre ellos sobresale la labor de criminólogos como: Alfonso Quiróz
Cuarón, Rosa Del Olmo, Emiro Sandoval Huertas, Luis Rodríguez Manzanera, Lolita
Aniyar de Castro, Alfonso Reyes Echandía, Eugenio Raúl Zaffaroni, Juan Manuel
Mayorca, Elio Gómez Grillo, Álvaro Pérez Pinzón, Filadelfo Del Carmen Labastidas,
Luis Gerardo Gabaldón y Christopher Birkbeck, entre muchos otros que han
colaborado con esta rama de las ciencias sociales. En España, algunos de los
criminólogos más importantes han sido: Antonio Beristain Ipiña, Elena Larrauri
Pijoan, Vicente Garrido Genovés, Jorge Sobral, Per Stangeland, Santiago Redondo,
Miguel Clemente, Eugenio Garrido Martin, Enrique Echeburua, Cándido Herrero,
César Herrero Herrero, Alfonso Serrano Gómez, Alfonso Serrano Maíllo y Juanjo
Medina Ariza.

En cuanto a los estudios universitarios, el primer programa de estudios universitarios


a nivel licenciatura en Latinoamérica surgió en 1978 en la Facultad de Derecho y
Ciencias Sociales (hoy Facultad de Derecho y Criminología) de la Universidad
Autónoma de Nuevo León (UANL), en Monterrey, México. En la patagonia Argentina,
nace en 1998 la primera escuela de Criminología Social de ese país, dirigida por el
criminólogo y psicólogo social argentino Roberto Víctor Ferrari. La primera Escuela de
Criminología de Sudamérica se abre en la Universidad de Los Andes, en Mérida,
Venezuela. El año de su fundación fue 1992. En España, las primeras escuelas donde
se imparten criminología, que dependían de la facultad de derecho, fueron creadas
en Barcelona (1955) y en Madrid (1964).

Criminología moderna

A partir de mediados del siglo XX, se presenta un cambio de paradigma en la ciencia


criminológica fijando su atención en los procesos de criminalización, en el ambiente
social, pero estudia también a la víctima. Según la definición de Antonio García-
Pablos de Molina

Es una ciencia empírica e interdisciplinaria, que se ocupa del estudio del crimen, de
la persona del infractor, la víctima y el control social del comportamiento delictivo, y
trata de suministrar una información válida, contrastada, sobre la génesis, dinámica y
variables principales del crimen —contemplado éste como problema individual y
como problema social— así como sobre los programas de prevención eficaz del
mismo, las técnicas de intervención positiva en el hombre delincuente y los diversos
modelos o sistemas de respuesta al delito.

Positivismo criminológico

El positivismo criminológico es por sí solo una reafirmación de la predisposición del


hombre respecto a sus características inherentes como humano, basándose en la
complexión, sexo, estatura, etc; de esta manera si el individuo es corpulento está
predispuesto a cometer delitos como violaciones u homicidio culposo, si es delgado a
cometer crímenes pasionales o delitos relacionados a los bienes, por ejemplo. Su
gran dependencia de la Medicina para la explicación de las causas delincuenciales es
evidente, como en su tiempo lo fue la Frenología. Resulta necesario aclarar que este
tipo de criminología está descartada desde finales de los 90's por su falta de pruebas
contundentes como una "ciencia" viable en la explicación de la comisión de delitos.

Objeto de la Criminología
Conducta desviada

En cuanto al fenómeno de la desviación, la criminología aborda los factores


explicativos de la conducta desviada y la conducta delictiva (robo, homicidio, daño,
etc.). Estos factores pueden ser vistos desde una perspectiva causal como
determinantes de orden psicológico, biológico o social, o pueden ser estudiados
como categorías de orden cultural resultantes de procesos de interacción y definición
social complejos, en los que intervienen elementos de tipo histórico, político o
cultural.

Entendida la conducta desviada como aquel comportamiento de uno de los miembros


de una sociedad, que se aleja de los estándares habituales de conducta. Aunque
debe distinguirse entre diferentes conductas desviadas. Así, por ejemplo, el
travestismo podría considerarse como una conducta desviada, pero resulta
categóricamente distinta a la conducta desviada de, por ejemplo, robar en un
establecimiento.

Por tanto, la criminología estudia la conducta desviada de la persona, cuyo resultado


deriva en daño o perjuicio de algún componente de la sociedad.

Control social

Con respecto al control social, la criminología procura analizar desde diferentes


perspectivas (funcionales y estructurales) las instancias encargadas de reaccionar
socialmente contra la desviación y la delincuencia. El control social se divide en dos
tipos:

Control social formal: constituido por las leyes y normas que rigen la convivencia.

Control social informal: es el ejercido por la sociedad, por los padres y por las
personas que nos rodean

Es importante señalar que mientras la criminología se ocupa de hallar el modo de


optimizar los mecanismos de control social, la criminología crítica explora la
incidencia en grupos humanos de tales instancias de control, como factor
criminógeno. De este último análisis, es que surge la nueva criminología o también
llamada critica o radical, la cual desatiende por completo los factores endógenos y
exógenos relacionados con la conducta criminal y desviada; dandole mayor
importancia al papel de la instituciones del gobierno y su incidencia en el control del
crimen.
En criminología, se denomina control social a la influencia que ejercen determinados
elementos componentes de una sociedad, en la forma de comportarse de sus
asociados. Así por ejemplo, si un ser humano nace y crece en solitario, sin roce ni
relaciones intragrupales, no tendrá controladores sociales, por lo que en relación a
una cultura determinada, éste será desviado, pues no se comporta como el resto
desasociado, pero un ser humano que nazca y se desarrolle en un ámbito familiar,
obviamente adoptará como propias, las formas de comportamiento de los demas
miembros de la familia y, si no las adopta en su totalidad, orientará su
comportamiento al menos a comportarse de una forma determinada. Posteriormente
a la familia, el siguiente controlador social lo encontramos en la escuela; la influencia
que ejerce la forma como los niños son tratados, educados, orientará su
comportamiento. De esta forma, los principales controles sociales que analiza la
criminología son la familia, la escuela, la iglesia y el gobierno, pero existen muchos
más como la moda, la música, las series de televisión, etc.

Delincuente

Ser bioposcosocial, la moderna criminología el examen y significado de la persona del


delincuente pasa a un segundo plano desplazándose el centro de interés de las
investigaciones hacia la conducta delictiva misma, la víctima y el control social.

Víctima

La elaboración científica de una teoría de la víctima es un fenómeno reciente,


delincuente y víctima son los dos coprotagonistas del suceso criminal. Criminología
dispone ya de un cierto núcleo de conocimientos de cuestiones como: aptitudes y
propensiones de los sujetos para convertirse en víctima, tipología victimaria
relaciones ente delincuente y víctima, grados de coparticipación o corresponsabilidad
de la víctima en el delito, influencias sociales en el proceso de victimización, daños y
reparación, comportamiento de la víctima como agente informal del control penal.

Delito

La criminología no puede prescindir el concepto penal del delito que constituye una
referencia obligada, la criminología no solo examina el delito ni lo hace desde un
enfoque valorativo. La autonomía de la ciencia empírica es relativa por que no puede
renegar del marco histórico y cultural en el que cobra sentido la conducta humana.

OTRA VERSIÓN

Definición de Criminología
Ciencia empírica e interdisciplinaria que se ocupa del crimen, del delincuente, de la
víctima y del control social del comportamiento desviado. Antonio García-Pablos de
Molina.

La Criminología ha de entenderse como la disciplina sociopolítica cuya finalidad


esencial es la formulación de una política criminal que permita lo más efectivamente
posible la prevención y control de la criminalidad conforme a las exigencias de
libertad, dignidad, igualdad, seguridad individual y colectiva, entendida como
esenciales del desarrollo nacional e internacional. López Rey.

La Criminología es la ciencia que estudia los "elementos reales del delito". Entiende
por elementos reales el comportamiento psicofísico de un hombre y sus efectos en el
mundo exterior. E. Seeling.

La Criminología es la ciencia que estudia la delincuencia, para investigar sus causas,


su génesis, su proceso y sus consecuencias. G. Stefani y G. Levasseur.

La Criminología es el conjunto ordenado de la ciencia experimental acerca del


crimen, del infractor de las normas jurídicas, del comportamiento socialmente
negativo y del control de dicho comportamiento. G. Kaiser.

Derecho Penal y Criminología

Artículo principal: Derecho penal.

El derecho penal y la criminología están, sin embargo, íntimamente ligados. Por una
parte, el objeto de ésta, el delito, viene en gran parte acotado por la ley penal, que
es la que decide en cada momento qué debe ser reputado delito. Por otra parte, el
derecho debe tener en cuenta los resultados de la criminología para la elección de
las formas específicas de incriminación y penalización de las conductas humanas.

Enrico Ferri (1856-1929) fue un político, criminólogo y sociólogo italiano y además


estudiante de Cesare Lombroso. Sin embargo, mientras que Lombroso investigó los
factores fisiológicos que motivaban a los criminales, Ferri investigó los factores
sociales y económicos. Ferri fue el autor de Sociología Criminal en 1884, editor de
Avanti, un diario socialista, como a su vez un anti-reformista dentro del Partido
Socialista Italiano, fue elegido por el fascismo como senador vitalicio en 1929, luego
de que se hubiese declarado adherente de la ideologia fascista en 1923,1 2 sin
embargo no puede asumir su puesto debido a su muerte.

CESARE LOMBROSO
Cesare Lombroso

Cesare Lombroso

Nombre Ezechia Marco Lombroso

6 de noviembre de 1835
Nacimiento
Verona

19 de octubre de 1909
Fallecimiento
Turín

Nacionalidad italiano

Ocupación médico, criminólogo

Cónyuge Nina De Benedetti

Padres Zefora Levi y Aarón Lombroso

Ezechia Marco Lombroso (Verona; 6 de noviembre de 1835 - Turín; 19 de octubre


de 1909), conocido con el pseudónimo Cesare Lombroso, fue un médico y
criminólogo italiano, representante del positivismo criminológico, llamado en su
tiempo la nueva escuela (Nuova Scuola), teoría sostenida también por Enrico Ferri y
Raffaele Garofalo.
Biografía

Hijo de Aarón Lombroso y Zefora Levi, en 1852 se inscribió en la facultad de


medicina de la Universidad de Pavía, donde se graduó en 1858. Al poco tiempo
participó en campañas contra la pelagra en Lombardía, contribuyendo con la
educación de los campesinos pobres. En 1866 fue nombrado profesor extraordinario
en la Universidad de Pavía y en 1871 asumió la dirección del manicomio de Pésaro.
En 1871 fue nombrado profesor de medicina legal en la Universidad de Turín.

Casado en 1870 con Nina De Benedetti, tuvo cinco hijos; la segunda de ellos, Gina
Lombroso Ferrero, escribió su biografía.

Las teorías de Lombroso sobre el delincuente

Lombroso dijo que las causas de la criminalidad son de acuerdo con la forma, causas
físicas y biológicas.

Un aspecto particularmente difundido de la obra de Lombroso es la concepción del


delito como resultado de tendencias innatas, de orden genético, observables en
ciertos rasgos físicos o fisonómicos de los delincuentes habituales (asimetrías
craneales, determinadas formas de mandíbula, orejas, arcos superciliares, etc.). Sin
embargo, en sus obras se mencionan también como factores criminógenos el clima,
la orografía, el grado de civilización, la densidad de población, la alimentación, el
alcoholismo, la instrucción, la posición económica y hasta la religión.

RAFFAELE GAROFALO

Raffaele Garofalo

Precursor de la criminología

18 de noviembre de 1851
Nacimiento
Nápoles, Italia

18 de abril de 1934
Fallecimiento
Nápoles, Italia

Ocupación Jurista
Raffaele Garofalo (Nápoles, 18 de noviembre de 1851 - ib., 18 de abril de 1934)
fue un jurista y criminólogo italiano, representante del positivismo criminológico,
llamado en su tiempo la nueva escuela (Nuova Scuola). Fue profesor en la
Universidad de Nápoles y senador. Acuñó, en 1885, el término criminología, en su
obra "Criminología: estudio sobre el delito, sobre sus causas y la teoría de la
represión".

Sus teorías gravitaban en torno al concepto de "delito natural", que definió como "la
lesión de aquella parte de los sentimientos altruistas fundamentales de piedad o
probidad, en la medida media en que son poseídos por una comunidad, y que es
indispensable para la adaptación del individuo a la sociedad". Fundamentaba la
responsabilidad penal en la peligrosidad innata del delincuente, al que consideraba
una "variedad" involucionada de la especie humana, incapaz de asimilar los valores
de la sociedad. Defendía, de este modo, que la única forma de evitar el delito era
eliminando los factores externos que dan pie a delinquir, estableciendo una relación
causa-efecto entre circunstancias y criminalidad y dejando al margen el libre
albedrío.

El control social es el conjunto de prácticas, actitudes y valores destinados a


mantener el orden establecido en las sociedades. Aunque a veces el control social se
realiza por medios coactivos o violentos, el control social también incluye formas no
específicamente coactivas, como los prejuicios, los valores y las creencias.

Entre los medios de control social están las normas sociales, las instituciones, la
religión, las leyes, las jerarquías, los medios de represión, la indoctrinación (los
medios de comunicación y la propaganda),2 los comportamientos generalmente
aceptados, y los usos y costumbres (sistema informal, que puede incluir prejuicios) y
leyes (sistema formal, que incluye sanciones).

Criminólogo
Estatua de Sherlock Holmes en Meiringen, Suiza.

Anagrama de Pinkerton Agencia Nacional de Detectives, fundada en 1850 por Allan


Pinkerton en los Estados Unidos.

Un criminólogo es el profesional que se encarga del estudio de la delincuencia, su


prevención y tratamiento, a través de la disciplina de la criminología. Ésta se
conforma por diferentes teorías, paradigmas y elementos propios de ella como
también de la sociología, la psicología, la medicina forense, el derecho, la
antropología.

Según el Real Decreto 858/2003 de 4 de julio, se creó el título oficial de Licenciado


en Criminología en España para, según el propio texto legal afirma, dar respuesta a
la necesidad social de especialistas en el mundo de la delincuencia, en su análisis y la
comprensión de sus causas, en los métodos más eficaces de prevención y, muy
especialmente, en el estudio y explicación de la conducta delictiva y en los métodos y
herramientas de intervención dirigidos al tratamiento de la conducta delictiva en sus
más variadas formas de manifestación.

La sociología de la desviación es la rama de la sociología que se encarga del


estudio del consenso sobre las normas sociales, los actos y comportamientos que se
desvían de éstas y el sistema de control social construido para evitar tales
desviaciones.

La desviación es un tema fundamental en sociología y desde el nacimiento de esta


disciplina ha sido una de sus principales preocupaciones.1 En este sentido las
principales corrientes sociológicas han dado su interpretación sobre el cómo y el
porqué del incumplimiento de las normas sociales.

La desviación ha sido analizada desde distintas disciplinas, como la filosofía, el


derecho, la biología o la medicina. Además, en los últimos años se han desarrollado
estudios en criminología, disciplina con la que la sociología de la desviación está
íntimamente ligada. Si bien la primera se centra más en la relación entre la víctima,
el victimario y las leyes, la sociología de la desviación analiza también las conductas
que, sin estar prescritas como delitos, son catalogadas como anormales y reciben
algún tipo de sanción social.

Criminalística

La criminalística es una ciencia que usa un conjunto de técnicas y procedimientos


de investigación cuyo objetivo es el descubrimiento, explicación y prueba de los
delitos, así como la verificación de sus autores y víctimas. La criminalística se vale de
los conocimientos científicos para reconstruir los hechos. El conjunto de disciplinas
auxiliares que la componen se denominan ciencias forenses.

La palabra forense viene del adjetivo latino forensis, que significa "perteneciente o
relativo al foro". En la Antigua Roma, una imputación por crimen suponía presentar
el caso ante un grupo de personas notables en el foro. Tanto la persona que se la
acusaba por haber cometido el crimen como el denunciante tenían que explicar su
versión de los hechos. La argumentación, las pruebas y el comportamiento de cada
persona determinaba el veredicto del caso.

Libre albedrío

El libre albedrío o libre elección es la creencia de aquellas doctrinas filosóficas


que sostienen que los humanos tienen el poder de elegir y tomar sus propias
decisiones. Muchas autoridades religiosas han apoyado dicha creencia, mientras que
ha sido criticada como una forma de ideología individualista por pensadores tales
como Baruch Spinoza, Arthur Schopenhauer, Karl Marx o Friedrich Nietzsche. El
concepto es comúnmente usado y tiene connotaciones objetivas al indicar la
realización de una acción por un agente no-condicionado íntegramente ligado por
factores precedentes y subjetivos en el cual la percepción de la acción del agente fue
inducida por su propia voluntad.

El principio del libre albedrío tiene implicaciones religiosas, éticas, psicológicas,


jurídicas y científicas. Por ejemplo, en la ética puede suponer que los individuos
pueden ser responsables de sus propias acciones. En la psicología, implica que la
mente controla algunas de las acciones del cuerpo, algunas de las cuales son
conscientes.

En cuanto a la ciencia, no hay ninguna evidencia de que el libre albedrío exista. A


pesar de esto, en las últimas décadas se ha popularizado mezclar erróneamente el
libre albedrío con la física cuántica. Según esta rama de la ciencia, algunos procesos
a escala subatómica no están determinados por la clásica causalidad física, y esta
clase de procesos ocurre en el cerebro, por lo que puede ser tentador imaginarlo
como una manifestación del libre albedrío. Sin embargo, esta es una interpretación
incorrecta de la física cuántica, ya que ella no afirma que las personas tengan ningún
control voluntario sobre dichos procesos cuánticos, sino que por el contrario, se cree
que estos ocurren completamente al azar. Por otra parte, siguiendo el mismo
razonamiento debería concluirse del mismo modo que el resto de los animales, las
rocas, los árboles y los planetas también tienen libre albedrío, ya que los
mencionados fenómenos cuánticos no se dan solamente en los átomos del cerebro
humano, sino en todos los átomos del Universo.

La existencia del libre albedrío ha sido un tema central a lo largo de la historia de la


filosofía y la ciencia.
Perspectivas filosóficas sobre la libertad

Existen varios puntos de vista sobre si la libertad metafísica existe, eso es, si las
personas tienen el poder de elegir entre alternativas genuinas.

El determinismo es el punto de vista según el cual todos los eventos son


resultados inevitables de causas previas, de que todo lo que pasa tiene una razón de
ser.

El incompatibilismo es el punto de vista según el cual no es posible reconciliar una


creencia en un universo determinista con el verdadero libre albedrío. El
determinismo duro acepta tanto el determinismo como el incompatibilismo, y
rechaza la idea de que los humanos poseen un libre albedrío.

Lo contrario a esto es el libertarismo filosófico, que mantiene que los individuos


tienen libertad metafísica y por lo tanto rechaza el determinismo. El
indeterminismo es una forma del libertarismo que, según su punto de vista,
implica que el libre albedrío realmente existe, y esa libertad hace que las acciones
sean un efecto sin causa. La teoría de la agencia es una forma del libertarismo
que mantiene que la elección entre el determinismo y el indeterminismo es una
dicotomía falsa. Antes que voluntad, es un efecto sin causa, la teoría de la agencia
sostiene que un acto de libre albedrío es un caso de agente-causalidad, por lo cual
un agente (persona, el ser) causa un acontecimiento. Es una filosofía separada de la
teoría económica y política del libertarismo. El libertarismo metafísico se llama a
veces voluntarismo para evitar esta confusión.

El compatibilismo es el punto de vista que sostiene que el libre albedrío surge en


el exterior de un universo determinista aún en ausencia de incertidumbre metafísica.
Compatibilistas pueden definir al libre albedrío como el surgimiento de una causa
interior, tal como los pensamientos, las creencias y los deseos que uno piense que
existen en uno mismo. La filosofía que acepta tanto el determinismo como el
compatibilismo se llama el determinismo suave.

Determinismo contra indeterminismo

El determinismo sostiene que cada situación se condiciona íntegramente y así es


determinada por los estados de los propósitos que la precedieron.4 El indeterminismo
especula que esta proposición es incorrecta, ya que hay acontecimientos que no son
determinados enteramente por acontecimientos previos. El determinismo filosófico es
ilustrado a veces por el experimento mental del demonio de Laplace, el cual conoce
todos los hechos acerca del pasado y presente y todas las leyes naturales que
gobiernan el mundo, y utilizan este conocimiento para prever el futuro, hasta el más
mínimo detalle pero Laplace no representa el pensamiento científico moderno acerca
del tema.

El filósofo ARTHUR SCHOPENHAUER, crítico del libre albedrío.

El incompatibilismo mantiene que el determinismo no se puede reconciliar con el


libre albedrío. Los incompatibilistas generalmente aclaman que una persona actúa
libremente sólo cuando ésta es la única que origina la causa que desencadena una
acción y que podría haber terminado auténticamente de otra manera. Ellos
mantienen que si el determinismo es verdad cada elección es determinada por
acontecimientos previos.

Hay un punto de vista intermedio en que las condiciones pasadas podrían tener
influencia, pero no determinan las acciones futuras. Las elecciones individuales son
un resultado entre muchos resultados posibles, todos los cuales son inducidos pero
no son determinados por el pasado. Incluso si el agente del albedrío
espontáneamente se esfuerza en escoger entre las acciones disponibles,
propiamente el agente no es el que origina la causa de la acción, porque nadie
puede realizar las acciones que son imposibles, tal como volar con solo batir los
brazos. Aplicado a estados interiores, esta perspectiva sugiere que uno puede
escoger entre las opciones en que uno piensa, pero no puede escoger una opción
inverosímil de realizar. Según esta opinión, las elecciones actuales pueden iniciar,
determinar, o pueden limitar las elecciones futuras.

Baruch Spinoza comparó la creencia del hombre en el libre albedrío con una piedra
que piensa que escogió el sendero al cual llegó por el aire y el lugar en el cual
aterrizó. En la Ética escribió, "Las decisiones de la mente no son nada salvo deseos,
que varían según varias disposiciones puntuales". "No hay en la mente un absoluto
libre albedrío, pero la mente es determinada por el desear esto o aquello, por una
causa determinada a su vez por otra causa, y ésta a su vez por otra causa, y así
hasta el infinito." "Los Hombres se creen libres porque ellos son conscientes de sus
voluntades y deseos, pero son ignorantes de las causas por las cuales ellos son
llevados al deseo y a la esperanza."6

Arthur Schopenhauer, estando de acuerdo con Spinoza, escribió, "Todos creen a


priori en que son perfectamente libres, aún en sus acciones individuales, y piensan
que a cada instante pueden comenzar otro capítulo de su vida... Pero a posteriori,
por la experiencia, se dan cuenta —a su asombro— de que no son libres, sino
sujetos a la necesidad; su conducta no cambia a pesar de todas las resoluciones y
reflexiones que puedan llegar a tener. Desde el principio de sus vidas al final de
ellas, deben soportar el mismo carácter...”

Tú puedes hacer lo que siempre haces, pero en algún momento de tu vida, sólo
podrás hacer una actividad definida, y no podrás hacer absolutamente nada que no
sea esta actividad.

Schopenhauer, en "Freedom Of the Will", Cap. II

Puedo hacer lo que deseo: Si puedo, si lo deseo, dar todo lo que tengo a los pobres
y por lo tanto hacerme pobre yo mismo -si lo deseo. Pero yo no puedo desear esto,
porque los motivos opuestos tienen demasiado poder sobre mí para poder hacerlo.
Por otro lado, si tuviera un carácter distinto, al extremo de que yo fuera un santo,
podría desearlo. Pero entonces no podría dejar de desearlo por lo que tendría que
hacerlo... tampoco como una bola en una mesa de billar no se puede mover antes de
recibir un impacto, tampoco puede un hombre levantarse de su silla antes de ser
jalado o impulsado por un motivo. Pero el pararse es tan necesario e inevitable como
el rodar de una bola después del golpe. Y esperar que alguien haga algo a lo que
absolutamente ningún interés lo impulsa... Es lo mismo que esperar que un trozo de
madera se mueva hacia mí sin ser jalado por una cuerda.

Schopenhauer dice que un humano puede hacer muy bien lo que quiera, pero no
puede querer lo que quiere, me acompaña en todas las circunstancias de mi vida y
me reconcilia con las acciones de los humanos, aun cuando son muy estresantes.

Albert Einstein, Address to the German League for Human Rights, noviembre de
1928.

Friedrich Schiller propuso una coyuntura a este dilema en su Educación Estética del
Hombre en una serie de Cartas, que fue ahondada aún más por Rudolf Steiner en su
Filosofía de la Libertad. Ambos sugieren que el individuo “albedrío” es inicialmente
No-Libre; esto se debe a que el individuo actúa con base en principios religiosos,
éticos y morales, o que aún son racionales.

El BARÓN D'HOLBACH, un "determinista duro".

Los "deterministas duros", tal como d`Holbach, son esos incompatibilistas que
aceptan el determinismo y rechazan el libre albedrío. Los "libertarios", tal como
Thomas Reid, Peter van Inwagen, y Didac González, son esos incompatibilistas que
aceptan el libre albedrío y niegan el determinismo, teniendo en cuenta que alguna
forma del indeterminismo es verdad.

Otros filósofos sostienen que el determinismo es compatible con el libre albedrío.


Estas personas, tales como Hobbes, generalmente aclaman que una persona actúa
con libertad sólo cuando se espera que la persona actúe de cierta manera y cometa
otro acto por decisión propia. Articulando esta cláusula elemental, Hume escribe que
“esta libertad hipotética se aplica universalmente a cualquiera que no sea un
prisionero encadenado”. Los compatibilistas apuntan con frecuencia a casos en
donde la libertad de alguien es negada violaciones, asesinatos, asaltos, y la lista
continúa. La clave para estos casos no consiste en que el pasado esté determinando
el futuro, sino en que el agresor está dominando sobre los deseos y preferencias de
las acciones de la víctima. El agresor está forzando a la víctima, y, de acuerdo con
los compatibilistas, esto es lo que domina sobre el libre albedrío. Además,
argumentan que el determinismo no es lo que importa, sino el hecho de que las
acciones de los individuos son el resultado de sus propios deseos y preferencias, sin
estar dominados por alguna fuerza externa o interna. Para ser un compatibilista, uno
no necesita endorsar alguna concepción particular del libre albedrío, sino aceptar que
el determinismo está relacionado con éste.

Otro punto de vista es que el concepto “libre albedrío” es, como diría Hobbes, un
“discurso absurdo”, porque la libertad es un poder definido en términos del albedrío,
el cual es una cosa — y así la voluntad no es la clase de cosa que podría ser libre o
no libre. John Locke, en su "Ensayo referente a la comprensión humana", indicó que
eso de llamarse "libre" es comprometerse a un error de categoría:

¿Cuándo el albedrío de un hombre es libre o no lo es? [L]a pregunta en sí es


impropia y es insignificante preguntar si un hombre será libre, así como preguntar si
su sueño será rápido, o si su virtud cuadrada: la libertad no es muy aplicable al
albedrío, así como la rapidez del movimiento a un sueño, o el ser cuadrado a la
virtud. Cada uno puede reírse de lo absurdo de esa pregunta o de cualquiera de las
anteriores: porque es obvio que las modificaciones en el movimiento no pertenecen
al sueño, ni la virtud depende de su figura; y cuando alguien lo considera, creo que
su albedrío percibirá que la libertad, que es un poder, pertenece únicamente a los
agentes y no puede atribuir o modificar el albedrío, que también es únicamente un
poder.

Esta pregunta también plantea si cualquier acto intencionado puede ser libre o
cualquier acto sin intención puede estar relacionado con el albedrío, dejando la
libertad como un oxímoron. Algunos compatibilistas argumentan que esta
ambigüedad del concepto “libre albedrío” es en parte culpable de la percepción de
contradicción entre el determinismo y la libertad. Así, desde un punto de vista
compatibilista, el uso de “libre albedrío” en un sentido “incompatibilista puede ser
interpretado como lenguaje cargado.

Responsabilidad moral

La sociedad generalmente hace a la gente responsable por sus acciones y dirá que
merecen premios o castigos por lo que hagan. Sin embargo, muchos creen que la
responsabilidad moral requiere libre albedrío; en otras palabras, la habilidad de
tomar distintas alternativas. Además, otro tema de importancia es si los individuos
siempre son moralmente responsables y, de ser así, en qué sentido.

Los incompatibilistas tienden a pensar que el determinismo no está relacionado con


la responsabilidad moral. Después de todo, parece imposible que uno pueda llamar a
alguien responsable por una acción que podía predecirse desde antes. Los
deterministas duros pueden decir “Muy mal para la Responsabilidad moral” y
descartar el concepto Clarence Darrow utilizó este argumento para defender a los
asesinos Leopold y Loeb mientras, controvertidamente, los libertinos podrían decir
“Muy mal para el determinismo”. Este caso parece ser el corazón de la disputa entre
los deterministas duros y los compatibilistas; los deterministas duros están forzados a
aceptar que los individuos tienen con frecuencia “libre albedrío” en el sentido
compatibilista, pero pueden negar que es este sentido de libertad el que realmente
importa que puede llegar en la responsabilidad moral. Sólo porque las opciones de
un agente no son coherentes, de acuerdo con los deterministas duros, no cambia el
hecho de que el determinismo le quita la responsabilidad al agente.

Los compatibilistas argumentan con frecuencia que por otro lado, el determinismo es
un prerrequisito para la responsabilidad moral la sociedad no puede mantener a
alguien responsable a menos que sus acciones fueran determinadas por algo. Este
argumento fue utilizado por Hume y por el anarquista William Godwin. Después de
todo, si el indeterminismo es cierto, entonces esos eventos no son determinados;
son al azar. Una de las preguntas formuladas es si es posible culpar o castigar a una
persona por llevar a cabo una acción que saltó espontáneamente a su sistema
nervioso. Argumentan que uno necesita mostrar cómo la acción proviene de los
deseos y las preferencias el carácter de las personas antes de que uno mantenga a
la persona como responsable social. Los liberales podrán responder que las acciones
indeterminadas no tienen relación con el azar y que resultan de un sustantivo
albedrío en que sus decisiones serán indeterminadas. Este argumento es
ampliamente considerado como no satisfactorio, ya que sólo dificulta el problema y
envuelve metafísica, así como el concepto Ex nihilo nihil fit.

San Pablo, en su Epístola a los romanos, plantea la siguiente pregunta sobre


responsabilidad moral:

¿Es que el alfarero no es dueño de hacer de una misma masa unas vasijas para usos
nobles y otras para usos despreciables?

(Romanos, 9:21).

Desde esta perspectiva, los individuos todavía pueden perder su honor por medio de
sus actos, aun cuando tales fueran determinados completamente por Dios.

Un punto de vista similar dice que la responsabilidad de la culpabilidad moral del


individuo recae en el carácter individual. Eso significa que una persona con el
carácter de un asesino no tiene otra alternativa más que matar, pero todavía puede
ser castigado porque es un derecho castigar a las personas con mal carácter.

Algunas interpretaciones de responsabilidad moral también asumen que una persona


es, desde que nace hasta que muere, extrínsecamente de sus cambios físicos y
mentales. Así, Stanley Williams, de 52 años, fue ejecutado debido a un crimen que
cometió Stanley Williams a los 28 años.

Teorías compatibilistas y el principio de pudo-haberse-hecho

El filósofo Isaías Berlín clamó que para tener opción de libertad el agente debería
poder actuar de manera contraria. Este principio, que van Inwagen llama el
“principio de las posibilidades alternativas”, dice ser un requisito para la libertad.
Desde este punto, las acciones llevadas a cabo desde la influencia de una coerción
irresistible no son libres y el agente no es moralmente responsable de ellas.

Sin embargo, algunos compatibilistas, así como Harry G. Frankfurt o Daniel Dennett,
argumentan que hay casos en los que, aún cuando el agente no pudiera actuar de
otra manera, su elección aún es libre, porque la coerción irresistible coincide con las
intenciones y deseos personales del agente, así como el dicho “Ahora, pon la pistola
en mi sien y oblígame a tomar un trago.” En Elbow Room, Dennet presenta un
argumento para la teoría compatibilista sobre el libre albedrío. La elaboró más
adelante en el libro de 2003 Freedom Evolves. El razonamiento básico consiste en
que, si los individuos no considerasen a Dios, o a un demonio infinitamente
poderoso, o la capacidad de viajar en el tiempo, entonces habría caos y habría
seudo-azar o un azar cuántico; el futuro se define en una enfermedad, compuesto
por todos los seres finitos. Los únicos conceptos bien definidos son las
“expectativas”. Además, la habilidad para hacer lo “contrario” sólo tiene sentido
cuando se manejan expectativas y no con un futuro totalmente desconocido. Desde
que los individuos tienen la habilidad de actuar de una manera diferente a la que el
resto espera, el libre albedrío puede existir. Los incompatibilistas aclaman que el
problema con esta idea es que la herencia y la cantidad de coerción irresistible
creada por el ambiente hacen que todas nuestras acciones sean controladas por
fuerzas fuera de nosotros mismos, determinadas por el azar.

El filósofo John Locke negó que el término “libre albedrío” tenga sentido. Sin
embargo, también afirmó que el determinismo era irrelevante. Creía que la capacidad
de actuar voluntariamente consistía en que los individuos tienen la habilidad de
posponer una decisión lo suficiente como para deliberar sobre las consecuencias de
tomar o no esa alternativa. Se han ofrecido análisis más sofisticados de la libertad
compatibilista, así como otras críticas.

William James, filósofo y psicólogo, etiquetó como determinismo leve a la posición


actualmente conocida como compatibilismo, y argumentó que las formulaciones del
determinismo leve eran “un dilema de evasión en el cual el verdadero asunto de
importancia se ha difuminado completamente.” Pero los puntos de vista de James
eran un tanto ambivalentes. Mientras creía en el libre albedrío en “campos éticos,”
pensaba que no había evidencia para su existencia en campos psicológicos o
científicos. Además, no creía en el incompatibilismo como se formuló anteriormente,
en que el indeterminismo de las acciones humanas fuera un requisito para la
responsabilidad moral. En su clásica obra Pragmatismo, publicada en 1907, escribió
que “El instinto y sus utilidades pueden ser confiables para llevar los asuntos sociales
de castigo y culpa” fuera de las teorías metafísicas. Creía que el indeterminismo es
importante como una “doctrina de alivio” — permite creer que, aunque el mundo
desde muchos puntos de vista sea un lugar malo, puede mejorar a través de las
acciones de los individuos. El determinismo, argumentó, indetermina ese meliorismo.

La ciencia del libre albedrío

A lo largo de la historia, las personas han hecho intentos de responder a las


preguntas del libre albedrío a través de principios científicos. La primera mentalidad
científica muchas veces mostró al Universo como determinista, y muchos pensadores
creían que era simplemente cuestión de recolectar suficiente información el poder
predecir eventos futuros con perfecta precisión.

Esto motiva a los individuos a ver el libre albedrío como una ilusión. La ciencia
moderna es una mezcla de teorías deterministas y estocásticas. Por ejemplo, la
decadencia radioactiva ocurre con probabilidad predecible, pero no es posible, aún
en teoría, decir exactamente cuándo un núcleo particular decaerá. La mecánica
cuántica predice observaciones solo en términos de probabilidad. Esto coloca dudas
sobre el determinismo del Universo. Algunos científicos deterministas como Albert
Einstein creen en la teoría de la variable escondida; que por debajo de las
probabilidades de la mecánica cuántica hay más variables (ver la paradoja EPR).

Esta teoría ha traído grandes dudas sobre sí misma, por las desigualdades de Bell,
que sugieren que “Dios puede jugar a los dados en verdad” después de todo, quizás
poniendo en duda las predicciones del demonio de Laplace. El filósofo
contemporáneo más importante que ha capitalizado el éxito de la mecánica cuántica
y la teoría del caos para defender la libertad incompatible es Robert Kane, en La
importancia del libre albedrío y otros escritos. Los argumentos de Kane, aun así, se
aplican perfectamente a cualquier entidad “impensable” que se comporte de acuerdo
con la mecánica cuántica.

Como los físicos, los biólogos han cuestionado el libre albedrío. Uno de los debates
más odiados de la biología es el de “lo innato y lo adquirido”. Este debate cuestiona
la importancia de la genética y la biología en el comportamiento humano cuando se
compara con la cultura y el medio ambiente. Los estudios de genética han
identificado muchos factores genéticos que afectan la personalidad del individuo,
como en casos obvios como el Síndrome de Down, a efectos más sutiles como una
predisposición estadística hacia la esquizofrenia.

Aun así, no es certero que la determinación ambiental afecta menos el libre albedrío
que la determinación genética. Los últimos análisis del genoma humano muestran
que solo tiene veinte mil genes. Estos genes, y el reconsiderado material genético
intrón, y la nueva MiRNA, permiten un nivel de complejidad análoga a la complejidad
del comportamiento humano. Desmond Morris y otros antropólogos han estudiado la
relación entre el comportamiento y la selección natural en humanos y otros primates.

La síntesis de estos dos campos de investigación es que la genética humana puede


ser lo suficientemente compleja como para explicar tendencias del comportamiento y
que los factores ambientales beneficiosos para la evolución, tales como el
comportamiento de los padres y los estándares culturales, modifican estos factores
genéticos. Ninguno de estos fenómenos, complejidad genética o desventajas en el
comportamiento cultural, requieren del libre albedrío para explicar el comportamiento
humano. Sin embargo, la presencia de los genes que juegan un papel en algunas
conductas, como por ejemplo desórdenes mentales, no vuelve a un comportamiento
automático, y los estudios sugieren que hay personas que sufren de una
predisposición genética a ser más explosivos, pero el comportamiento violento no
necesariamente se vuelve un rasgo en la conducta del individuo.

Parece que es necesario más de un gen, y un posible combustible ambiental para


expresar el rasgo; esto sugiere que la naturaleza y la crianza juegan un importante
papel en nuestro comportamiento. Algunos difieren y afirman que alguna forma de
libre albedrío puede todavía existir, ya que el factor ambiental en el libre albedrío le
permite a una persona manipular ese ambiente de manera tal que esta manipulación
implique un compromiso entre su propio cuerpo y mente, porque una acción aislada
no existe, una motivación parecida o comparable a ambos actos existe, y los factores
genéticos permiten a esas dos o más acciones ser tomadas en cualquier situación o
momento, pero solo a veces ese compromiso puede significar un evento que no es al
azar, al menos en algunas instancias, el argumento tiende a implicar.

La parte de crianza aquí puede estar en conflicto con información a corto plazo, así
que no necesariamente predice o explica el resultado del curso de la acción a ser
tomada. Aun así, otros discuten que esos factores en solitario pueden explicar el
resultado del comportamiento sin la necesidad del “libre albedrío”. Las
investigaciones sobre el tema siguen en proceso.
Cerebro humano. Por medio de algunos estudios realizados por Benjamín Libet, se
sugiere que las decisiones tomadas por una persona son primero hechas en un
universo inconsciente, y después son traducidas a una “«decisión consciente»” y la
creencia del sujeto de que esto ocurrió bajo su voluntad se debe únicamente a la
visión retrospectiva del evento.

También se ha vuelto posible el estudio del cerebro vivo y los investigadores ahora
pueden observar la maquinaria de la toma de decisiones trabajando. Un experimento
en este campo fue conducido por Benjamín Libet en los años 1980, en el cual él les
pedía a sujetos escoger un momento cualquiera para agitar su muñeca mientras él lo
asociaba con la actividad cerebral.

Libet descubrió que la actividad cerebral inconsciente que llevaba a la decisión


consciente de mover su muñeca comenzaba medio segundo antes de que el sujeto
conscientemente decidiera moverla. Esta masa de carga eléctrica ha sido llamada
potencial de estar listo (o potencial de preparación). Los descubrimientos de Libet
sugieren que las decisiones tomadas por un sujeto son primero hechas en un
universo inconsciente y después son traducidas a una “decisión consciente”, y la
creencia del sujeto de que esto ocurrió bajo su voluntad se debe únicamente a la
visión retrospectiva del evento. Por otro lado, Libet todavía encuentra espacio en su
modelo para el libre albedrío, en la noción del poder del veto: de acuerdo con este
modelo, los impulsos inconscientes que ocasionarán un acto voluble pueden ser
suprimidos por los esfuerzos conscientes del sujeto. Cabe acotar que esto no
significa que Libet crea que las acciones inconscientemente incentivadas necesitan la
ratificación de la consciencia, sino que, más bien, la consciencia retiene el poder de
negar la actualización de los impulsos inconscientes.9 10

Un experimento relacionado, realizado después por el doctor Álvaro Pascual-Leone,


se basaba en preguntar a los sujetos qué mano querían mover. Encontró que,
estimulando diferentes hemisferios del cerebro usando campos magnéticos, era
posible influenciar fuertemente en la escogencia de la mano. Normalmente la gente
que opta por la mano derecha escogería mover dicha mano el 60% del tiempo, pero
cuando el hemisferio derecho era estimulado, escogerían la mano izquierda en un
80% de las situaciones; el hemisferio derecho del cerebro es responsable del lado
izquierdo del cuerpo, y viceversa. A pesar de la influencia externa en la toma de
decisiones, los sujetos continuaban reportando que creían haber tomado la decisión
libremente. El mismo Libet,11 sin embargo, no interpreta su experimento como
experiencia de la ineficacia del libre albedrío consciente —él señala que a pesar de la
tendencia que dice que al presionar un botón, y acumular por 500 milisegundos, el
consciente retendrá el derecho a vetar esa acción en los últimos milisegundos. Se
puede comparar con un jugador de golf, que puede mover el putter varias veces
antes de acertar. Si nos basamos en esto, la acción simplemente recibe una estampa
de aprobación en el último milisegundo. También planeando las actividades del día
de mañana, o para dentro de una hora, el interruptor de los milisegundos es
insignificante.

Puede, o no, ser posible alcanzar una realización científica final involucrando la
posibilidad del libre albedrío adentrándonos en los orígenes de nuestros
pensamientos conscientes. En el punto de vista científico, toda experiencia
consciente es contingente hacia las neuronas un golpe fuerte en la cabeza puede
servir como demostración a este punto, así como casos documentados de lesiones
neurológicas. El cerebro consiste en miles de millones de neuronas, con mil billones
de conexiones entre ellas. En un nivel bioquímico, la tarea principal de una neurona
es propagar impulsos electro-químicos a otras neuronas formando un “circuito
integrado” que constantemente recibe información de los sentidos (vista, olor, tacto
y gusto) y devolviendo información para controlar músculos y órganos. Sólo el 10%
de las neuronas en el sistema nervioso tratan con los impulsos sensoriales y con el
control de músculos; las neuronas sobrantes sirven para integrar, refinar y procesar
señales de entrada o salida.

La experiencia del libre albedrío es así conceptualizada surgiendo de alguna


combinación de estas neuronas, pero ¿cómo llegamos a esta acumulación de
neuronas, que son finos hilos de grasa con el potencial de recibir impulsos eléctricos,
pueden dar poder a nuestro consciente, emociones y sentimientos? ¿Cómo puede ser
que este concepto de “yo” y nuestro libre albedrío puede controlar neuronas y
nuestro comportamiento, y el cerebro es meramente una sopa tibia de grasa,
colesterol y neurotransmisores? Este misterio sin resolver domina el debate moderno
sobre la existencia de nuestra conciencia y la posibilidad del libre albedrío.

Neurología y psiquiatría

Hay ciertos desórdenes relacionados con el cerebro que pueden ser denominados
como desórdenes del libre albedrío: en el desorden obsesivo-compulsivo un paciente
puede sentir una agobiante necesidad de hacer algo en contra de su propia voluntad.
Los ejemplos incluyen lavarse las manos varias veces al día, reconociendo el deseo
como su propio deseo, aunque parece estar en contra de su propia voluntad. En el
síndrome de Tourette y otros parecidos, los sujetos se moverán involuntariamente,
desarrollando tics y articulaciones. En el síndrome de la mano ajena, que es también
llamado el síndrome del Dr. Strangelove, denominado así por la popular película, las
extremidades del paciente harán actos significativos sin la intención del sujeto.

Determinación y comportamiento emergente


En la emergente o filosofía generativa de la ciencia cognitiva y la psicología
evolucionista, el libre albedrío es la generación de posibles comportamientos infinitos
de la interacción de un grupo de reglas y parámetro finitos. A pesar del impredecible
carácter del comportamiento emergente de procesos deterministas guía a la
percepción del libre albedrío, el libre albedrío como una entidad ontológica no existe.

Como una ilustración, los juegos de mesa de estrategia como el ajedrez, son
rigurosamente determinados en sus reglas y parámetros expresados en términos de
la oposición de las piezas en relación con las demás en el tablero. Aun así, el ajedrez,
con sus estrictas y simples reglas, generan una gran variedad de comportamientos
impredecibles. Por analogía, los emergentes o generativos sugieren que la
experiencia de libre albedrío emerge de la interacción de reglas finitas y parámetros
determinados que generan comportamientos infinitos y predecibles. En la vista de la
dinámica y psicología y evolución, células autómatas y las ciencias generativas el
comportamiento social puede ser controlado como proceso emergente, y la
percepción del libre albedrío fuera de la casualidad es esencialmente una prueba de
ignorancia.

TEORIAS CRIMINOLOGICAS QUE INTENTAN EXPLICAR LA DELINCUENCIA EN LA


SOCIEDAD

Eladio Román Urbina Tortolero

Partes: 1, 2

Introducción

La Anomia

Teoría de la Reacción Social o Etiquetamiento (Labeling Approach)

Teoría de la Asociación Diferencial y Teoría del Aprendizaje

La Teoría de Las Ventanas Rotas

Teoría del Patrón del Delito

Teoría General de la Delincuencia o del Autocontrol

Teoría de la Subcultura Delincuente

Teoría Integradora

Conclusión

Referencias bibliográficas
Introducción

Definitivamente el estudio de la delincuencia, sus motivos y consecuencias han sido


objeto de estudio en cualquier sociedad, y aunque estos estudios estén delimitados
por sus propios contextos, sirven de base o dan pie a su migración a otros contextos.

Claramente las teorías representadas en la criminología crítica son un ejemplo de


ello, ya que desde principios del siglo pasado hasta la fecha han evolucionado y
mostrado la pertinencia de sus resultados, por ello que acá se presentan una serie de
estas teorías, sus postulados y parte de esos resultados obtenidos.

Pudiendo con lo anteriormente indicado, hacernos una idea de su importancia en el


proceso de estudio de la criminología.

La Anomia

Concebida en sus inicios como el rechazo o la no aceptación de la norma, es una


teoría que expresa el fenómeno patológico de desorganización social, que se da
cuando las normas no satisfacen al individuo, produciéndose un vacío de normas, o
cuando el individuo no esta integrado a la sociedad, no se considera atado a las
regulaciones sociales que para el han dejado de funcionar súbitamente (para el o
para su grupo).

Actualmente se puede conceptualizar La Anomia como la falta de normas o


incapacidad de la estructura social de proveer a ciertos individuos lo necesario para
lograr las metas de la sociedad.

Como abanderados en esta teoría nos encontramos con Emilio Durkein en sus obras
División del Trabajo Social (1893), Las Reglas del Método Sociológico (1895) y El
Suicidio (1897), como precursor y Robert K. Merton en su obra Teoría Social y
Estructura Social (1938) quien desarrollo y amplió el trabajo de Durkein.

E. Durkein.

Su enfoque acerca de la anomia se encuentra distribuido entre sus obras, es por ello
que para entender esta teoría hay que hacer un recorrido por las mismas, en tal
sentido tenemos:

División del Trabajo Social: Durkein expresa que con la división patológica del
trabajo, se destruye la solidaridad social, el apoyo fraterno y la cooperación. Es decir,
que la división del trabajo significa una diferenciación de la cooperación, que
repercute directamente sobre las formas de solidaridad. Es por ello que en las
sociedades con una gran diferenciación de funciones (sociedades industrializadas), se
comprueba un debilitamiento de la conciencia colectiva y una mayor acentuación de
las diferencias individuales. Teniendo entonces que la Anomia es en sí, es el estado
de desintegración social originado por el hecho de que la división del trabajo,
obstaculiza cada vez mas un contacto lo suficientemente eficaz entre los obreros,
siendo barrera para una relación social satisfactoria.

El Suicidio: en esta obra se puntualiza que en las épocas de prosperidad económica y


de depresión aumentan los casos de suicidios. Cuando las necesidades de las
personas no pueden ser satisfechas con los medios disponibles, estas personas
incurren en el suicidio. Catalogándolos de la siguiente manera:

Los suicidios altruistas, representados por aquellos que se suicidaban en pro de la


sociedad o el bien común.

Los egoístas, llevados acabo por aquellos individuos encerrados en ellos mismos, en
sus propias insatisfacciones individuales, aislados, en una integración ineficiente, lo
que los lleva a este acto.

El Anómico, que es cuando las normas han dejado de satisfacer al individuo y su


falta de integración a la sociedad lo lleva a esta tendencia.

Las Reglas del Método Sociológico: se partió de las premisas de que la criminalidad
es normal y que la criminalidad es un hecho social que debe ser explicado
socialmente. Con ello se comenzó a explicar que el comportamiento desviado es de
importancia, debido a que da comienzo al estudio de que la criminalidad y el delito,
como el comportamiento desviado en general, pudiese ser observado, comprobado y
se convirtiera en una categoría del conocimiento sociológico, pasando del plano
individual, al plano social.

En síntesis, para Durkein, la anomia es el fracaso o ausencia de un sistema de


convicciones morales arraigadas colectivamente para una persona o grupo social.

Robert K. Merton.

Para Merton, la inquietud de que esta teoría a través del desarrollo de una
interpretación social del comportamiento desviado (criminal), de que la desviación y
el crimen son inherentes a cualquier sociedad y que la fuente de las conductas
desviadas y del delito es la misma sociedad, se avoco a la tarea de una
sistematización del concepto de anomia.

Este autor, introduce en la teoría el factor cultural, separando la estructura cultural


de la estructura social. Teniendo entonces que la estructural cultural entiende las
concepciones generales de objetivos y las normas, según las cuales los hombres se
orientan; y la estructura social, consiste en el sistema de relaciones sociales que son
de varias maneras determinantes para cada uno como miembro de la sociedad.

De lo anterior se puede entonces expresar que la estructura cultural esta


representada por el grupo de normas que regulan el comportamiento de un grupo o
de la sociedad; y la estructura social, constituida por los roles y el estatus social, es
en donde se genera la anomia, se destacan dos elementos: objetivos y medios. Los
objetivos que vienen dados por la estructura cultural y los medios que permiten
alcanzarlos se encuentran inmersos en la estructura social y que se encuentran a
disposición de todos los miembros de la sociedad.

Se tiene entonces que cuando existe equilibrio entre los objetivos y medios, las
sociedades son relativamente unificadas y estables, aunque cambiantes (situación
ideal) y que cuando las aspiraciones culturales prescritas y los caminos socialmente
estructurales para llegar a ellos se encuentran disociados, se generan conductas
anómalas. Llevando al individuo expuesto a dicha disociación a aceptar o rechazar
los fines o los medios, según sea el caso.

Se puede entonces expresar, de todo lo desarrollado hasta ahora del pensamiento de


Merton puntualizar las siguientes situaciones problemáticas:

Desequilibrio cultural entre fines y medios: objetivo e instrumento.

Universalismo en la definición de los fines, extensión a todos los ciudadanos.

Desigualdad al acceso a las oportunidades: limitaciones a bajo nivel social.

Disfunción: entre valores y normas.

Como respuestas a esas diferentes situaciones problemáticas, Merton destaca cinco


formas adaptativas del hombre al medio social:

a) Innovación: el sujeto ve a través de medios ilícitos o delincuenciales una buena


forma de conseguir sus objetivos. Es la única forma criminal de todas. Merton
defiende que la mayoría son de clase baja.

b) Conformidad: el individuo cree que debe conseguir los objetivos con los medios
lícitos exclusivamente. Esta respuesta es la mayoritaria dentro de la sociedad.

c) Ritualismo: se renuncia a conseguir las metas y objetivos socialmente descritos


como exitosos. Es una desviación no delictiva, que suele darse en clases medio-
bajas.
d) Apatía: también se denomina retraimiento; es un alejamiento de los valores
culturales de la sociedad en cuanto a objetivos de éxito y a los medios no lícitos.
Suelen dar lugar a alcohólicos, mendigos, vagabundos, etc.

e) Rebelión: un grupo o colectividad pone en duda los valores establecidos. Estas


personas anteriormente han intentado lograr los éxitos sin desviación pero han
fracasado.
Teoría de la Reacción Social o Etiquetamiento (Labeling Approach)

Las investigaciones del interaccionismo simbólico, descansan sobre la observación de


la vida cotidiana, la cual presupone que toda conducta tiene un significado que es
interpretado por el individuo, gracias a que ha aprendido los símbolos (el lenguaje,
oral y corporal), siendo este aprendizaje, el que le permite al hombre convivir,
adquirir una cultura, predecir la conducta de los demás, adaptar su conducta a las
exigencias de la sociedad, adoptar un gol y la aceptación de los valores culturales.

Para Becker citado por García (p. 500), "el fenómeno del etiquetamiento, es una
manifestación de relación de poder, donde se comprende la conducta del desviado y
también está constituida por la acción de otros, que son aquellas personas que
elaboran las reglas de cuya violación fue encontrado culpable", es decir, que el
comportamiento desviado es creado por la sociedad en el sentido, en que grupos
sociales ocasionan ese comportamiento, porque forman reglas, cuya violación
constituye un comportamiento desviado.

Las normas, como reglas del comportamiento que son elaboradas por los grupos
sociales, se caracterizan por si una persona viola estas normas grupales es
considerada como desviadas desde el punto de vista del grupo. La misma situación
perversamente desde el punto de vista del etiquetado como desviado, pueden ser o
son considerados como extraños, aquellas personas que elaboraron las reglas, de
cuya violación fue encontrado culpable. Siendo estos los puntos de vista del que
impone la etiqueta y del etiquetado.

En el etiquetamiento, la proposición de mayor interés es la clasificación de la acción


humana y un individuo como desviado o conformista. No sólo le interesa el esquema
de las normas, pues le interesa también el proceso de calificación, y el proceso de
interacción, en cuyo desarrollo, unos hombres le atribuyen a otros la condición de
personas desviadas. Por la aplicación de las normas son definidos como desviados
los violadores de las mismas.

Por todo lo antes expuesto, Becker concluye "que el comportamiento desviado (del
etiquetamiento), es creado por la sociedad en el sentido, en que grupos sociales
ocasionan ese comportamiento, porque forman reglas, cuya violación constituye un
comportamiento desviado".

La teoría del "etiquetado" presenta las siguientes características:

a) Consiste en un cambio de enfoque dentro de las teorías del proceso social, no se


interesa por las causas del delito sino que analiza las situaciones postdelictivas, es
decir, cuando el delincuente es castigado y "etiquetado" como criminal.
b) La actividad criminal no existe como tal, ningún comportamiento humano, por
desviado que sea, se convierte en delito sino en virtud de la actividad de las
instancias de control formal (si alguien roba y no es detenido no puede ser calificado
de ladrón).

c) No existe una distribución uniforme de la delincuencia entre la población, la


realidad carcelaria tampoco es representativa de la objetiva medida de la
criminalidad. El estatus social es el filtro que selecciona discriminatoriamente el
adjetivo de "delincuente".

d) Proceso de estigmatización: el individuo interioriza el rol de delincuente como


consecuencia del "etiquetado", lo cual le aboca hacia la carrera criminal. Es la
denominada desviación secundaria.

Esta teoría se denomina también de la reacción social ya que, atendiendo a la


estigmatización o efecto criminógeno, la sanción se base en dos conceptos:

La calificación de una conducta como desviada la hace la propia sociedad cuando


una conducta se aparta de lo socialmente establecido.

La reacción social es el proceso generado tras el etiquetado. Es una estigmatización


que aumenta cuando el individuo, además de haber delinquido, ingresa en prisión.
Es apartado de su contexto social y sometido a otro que va a influir en él.

Tras ser etiquetado, el individuo ingresa en el grupo penitenciario, asume nuevos


roles que le provocan cambios de distinta naturaleza, ese nuevo entorno acentúa su
estigmatización. El etiquetado de delincuente aboca al sujeto a la carrera delictiva.

El aporte hecho por Lemert, se fundamenta en la bifurcación que hace de la


desviación, indicando la existencia de una desviación primaria y de una desviación
secundaria. En tal sentido tenemos que:

La desviación primaria no provoca efectos singulares en la estructura sociológica, si


no están acompañados de reacciones de reprobación, condena y aislamiento, que
conducen al individuo a reelaborar la percepción de sí mismo y de su rol social.

La desviación secundaria, asume una importancia significativa, porque se convierte


en el mecanismo de justificación y de defensa frente a las actitudes reprobatoria de
la colectividad.

Para Lemert, citado por García (p. 502) "el camino de la desviación y del delito en la
sociedad pluralista, dependen más de las posibilidades, de que los institutos de
control social reaccionen contra estos, tiene la sola reacción del público".
Escuela de la Desorganización Social de Chicago.

Las investigaciones criminológicas, encaradas a nivel científico y sistemático, se


inician precisamente hacia 1920, en la Universidad de Chicago. Se llevan a cabo con
el objetivo de estudiar los fenómenos de desorganización social que acompañan a los
grandes cambios económicos y urbanísticos de la ciudad y planificar, sobre estos
fundamentos, las reformas sociales pertinentes. La así llamada "Escuela
Criminológica de Chicago" tiene su sede en el Departamento de Sociología de dicha
universidad, el cual fue creado en 1880.
En 1914 ingresa en el plantel de profesores de dicha casa el periodista y sociólogo
Robert Ezra Park. Este notable investigador, reúne a su alrededor un equipo de
sociólogos, colegas y discípulos suyos, que son quienes llevan adelante la serie de
trabajos criminológicos que hace célebre a la escuela. Las áreas socioeconómicas, las
pandillas adolescentes y las subculturas que tenían en jaque a la ciudad, fueron sin
duda sus temas predilectos. Sin embargo, también se distinguieron por el estudio de
los distintos patrones de las carreras criminales, así como por el diseño de tablas de
predicción, relativas a la libertad bajo palabra.

De esta manera, inician y plasman la pujante tradición ecológica, que virtualmente


va a acaparar los mayores afanes investigativos de la sociología norteamericana e
incluso de la inglesa. Esta orientación encarna fundamentalmente el positivismo y el
cientificismo de Comte y Spencer, no el de Emilio Durkheim. Sus estudios,
comúnmente comprendidos bajo la denominación de Social Surveys, se caracterizan,
en efecto, por las siguientes notas: son empíricos, concretos, detallados, de limitado
alcance, de corte antiteórico, y ejecutados con una metodología meticulosa que
privilegia la cuantificación y codificación de datos casi hasta la exageración.

Otro de los grandes exponentes de esta escuela fue Edwin Sutherland, con su teoría
de la Asociación Diferencial y Teoría del Aprendizaje.

Teoría de la Asociación Diferencial y Teoría del Aprendizaje

La Teoría de la Asociación Diferencial de Sutherland, parte de una concepción


culturalista de la desorganización social, según la cual, constituía el síndrome de la
ruptura de los viejos cánones culturales y en este ámbito, donde comienza a
formarse los nuevos valores, aparecen comportamientos desviados y criminales
opuestos y negadores de los otros.

Esta teoría trata de explicar con la ayuda diferencial de los grupos, el proceso por el
cual una persona se hace criminal. Una persona se hace criminal cuando aprende
más modelos de favorecer la infracción de la ley, que modelos que la desaprueban.

Sutherland estudio al ladrón profesional y observo que el hurto profesional no era


una actividad individual y aislada, sino que era algo que se aprendía en contacto con
otras personas (en relación con otros ladrones que muestran como hacerlo: cuál es
la técnica a usar y, al mismo tiempo proporcionan ciertas actitudes que justifican la
criminalidad del acto).

Este autor insiste sobre la dimensión grupo y sobre la dimensión aprendizaje que
existen, según afirma, porque el ladrón profesional existe (el ladrón profesional no
será un ladrón profesional si, de alguna forma, no estuviera en contacto con otros
ladrones profesionales).

Se aprecia, entonces, que lo de "diferencial" significa que (en la mayoría de los


casos) un individuo se vuelve delincuente al estar más frecuentemente en relación
con modelos criminales que con modelos no criminales (Sutherland, no habla de
individuos, sino de modelos, es decir: ejemplos, palabras, actitudes, valores).

Para explicar esta teoría, se tiene que:

a) El proceso del cual resulta el comportamiento criminal no difiere en nada del


proceso que conduce al comportamiento normal (el individuo hace su aprendizaje del
crimen en el seno de una familia y de diversos grupos, es decir, aprendía el mismo
título que él no criminal).

b) El comportamiento criminal está implicado en el sistema de la sociedad (hecho de


asociaciones de tipos diversos grupos), al igual que lo está el comportamiento
normal; cada uno está comportamiento forma parte de una misma sociedad se tiene
subgrupos, su pandillas, sus planes de sus asociaciones, más o menos accidentales;
todos y cada uno de ellos son estructurados conforme a una escala de valores que
sus miembros respetan.

c) La personalidad criminal funciona en el seno de este sistema, las asociaciones se


crean a partir de los intereses propios de una cierta categoría de individuos; y la
personalidad criminal está involucrada ahí, o título que no está una personalidad
normal en las asociaciones que persiguen un fin normal; ahora bien, como las
asociaciones tienen un fin cultural que les es propio, el valor de la cultura criminal
estimula en forma positiva la conducta criminal.

d) Las diferencias individuales no juegan papel alguno en el futuro de la persona


criminal, sino en la medida en que su participación en la cultura criminal sea más
estrecha (un niño está más predispuesto al crimen, más por su medio familiar
deficiente que por su herencia o por los efectos de su organismo). Se concluye de
aquí, que una integración satisfactoria en una buena sociedad, reduciría
considerablemente la influencia de los factores criminógenos personales (en una
delicada cuestión de equilibrio entre las fuerzas pro y antisociales de orden individual
y colectivo).

e) Los conflictos de intereses provocados en las asociaciones diferenciales son los


mismos que se encuentran en el origen de toda especie de asociación (el ser
humano prácticamente no puede realizar nada sólo por sus propios medios, sino que,
para ello, necesita relacionarse con otros que tengan objetivos comunes).
f) El nacimiento de asociaciones en competencia más o menos violenta, puede
conducir a la desorganización de la sociedad por el debilitamiento de los valores
comunitarios (a un cierto grado, el disgregamiento cultural crea una subcultura,
integrada alrededor de valores propuestos o diferenciales a los de la comunidad;
hecho que puede favorecer al surgimiento de la subcultura criminal).
La Teoría de Las Ventanas Rotas

En 1969, en la Universidad de Stanford (EEUU), el Prof. Phillip Zimbardo realizó un


experimento de psicología social. Dejó dos autos abandonados en la calle, dos autos
idénticos, la misma marca, modelo y hasta color. Uno lo dejó en el Bronx, por
entonces una zona pobre y conflictiva de Nueva York y el otro en Palo Alto, una zona
rica y tranquila de California. Dos autos idénticos abandonados, dos barrios con
poblaciones muy diferentes y un equipo de especialistas en psicología social
estudiando las conductas de la gente en cada sitio.

Resultó que el auto abandonado en el Bronx comenzó a ser bandalizado en pocas


horas. Perdió las llantas, el motor, los espejos, el radio, etc. Todo lo aprovechable se
lo llevaron, y lo que no lo destruyeron. En cambio el auto abandonado en Palo Alto
se mantuvo intacto.

Es común atribuir a la pobreza las causas del delito. Atribución en la que coinciden
las posiciones ideológicas más conservadoras, (de derecha y de izquierda). Sin
embargo, el experimento en cuestión no finalizó ahí, cuando el auto abandonado en
el Bronx ya estaba deshecho y el de Palo Alto llevaba una semana impecable, los
investigadores rompieron un vidrio del automóvil de Palo Alto.

El resultado fue que se desató el mismo proceso que en el Bronx, y el robo, la


violencia y el vandalismo redujeron el vehículo al mismo estado que el del barrio
pobre.

¿Por qué el vidrio roto en el auto abandonado en un vecindario supuestamente


seguro es capaz de disparar todo un proceso delictivo?. No se trata de pobreza.
Evidentemente es algo que tiene que ver con la psicología humana y con las
relaciones sociales. Un vidrio roto en un auto abandonado transmite una idea de
deterioro, de desinterés, de despreocupación que va rompiendo códigos de
convivencia, como de ausencia de ley, de normas, de reglas, como que vale todo.
Cada nuevo ataque que sufre el auto reafirma y multiplica esa idea, hasta que la
escalada de actos cada vez peores se vuelve incontenible, desembocando en una
violencia irracional.

En experimentos posteriores (James Q. Wilson y George Kelling) desarrollaron la


'teoría de las ventanas rotas', misma que desde un punto de vista criminológico
concluye que el delito es mayor en las zonas donde el descuido, la suciedad, el
desorden y el maltrato son mayores.

Si se rompe un vidrio de una ventana de un edificio y nadie lo repara, pronto estarán


rotos todos los demás. Si una comunidad exhibe signos de deterioro y esto parece no
importarle a nadie, entonces allí se generará el delito. Si se cometen 'pequeñas
faltas' (estacionarse en lugar prohibido, exceder el límite de velocidad o pasarse una
luz roja) y las mismas no son sancionadas, entonces comenzarán faltas mayores y
luego delitos cada vez más graves.

Si los parques y otros espacios públicos deteriorados son progresivamente


abandonados por la mayoría de la gente (que deja de salir de sus casas por temor a
las pandillas), esos mismos espacios abandonados por la gente son progresivamente
ocupados por los delincuentes.

La teoría de las ventanas rotas fue aplicada por primera vez a mediados de la década
de los 80 en el metro de Nueva York, el cual se había convertido en el punto más
peligroso de la ciudad. Se comenzó por combatir las pequeñas transgresiones:
graffitis deteriorando el lugar, suciedad de las estaciones, ebriedad entre el público,
evasiones del pago del pasaje, pequeños robos y desórdenes. Los resultados fueron
evidentes. Comenzando por lo pequeño se logró hacer del metro un lugar seguro.

Posteriormente, en 1994, Rudolph Giuliani, alcalde de Nueva York, basado en la


teoría de las ventanas rotas y en la experiencia del metro, impulsó una política de
'tolerancia cero'. La estrategia consistía en crear comunidades limpias y ordenadas,
no permitiendo transgresiones a la ley y a las normas de convivencia urbana. El
resultado práctico fue un enorme abatimiento de todos los índices criminales de la
ciudad de Nueva York. La expresión 'tolerancia cero' suena a una especie de solución
autoritaria y represiva, pero su concepto principal es más bien la prevención y
promoción de condiciones sociales de seguridad.

No se trata de linchar al delincuente, ni de la prepotencia de la policía, de hecho,


respecto de los abusos de autoridad debe también aplicarse la tolerancia cero.

No se trata tampoco de la pena de muerte ni del ojo por ojo ni siquiera de bajar la
edad penal, sino más bien un conjunto de ideas que debidamente aplicadas deberían
resultar en un beneficio para cualquier sociedad.

No es tolerancia cero frente a la persona que comete el delito, sino tolerancia cero
frente al delito mismo.

Se trata de crear comunidades limpias, ordenadas, respetuosas de la ley y de los


códigos básicos de la convivencia social humana.
Teoría del Patrón del Delito

A inicios de la década de los ochenta, Brantingham & Brantingham comenzaron a


trabajar en los movimientos (en el tiempo y el espacio) de las personas que cometen
delitos, desarrollando así la teoría de del patrón delictivo.

Esta teoría trata de dar explicación al hecho de que la distribución de los delitos en
los escenarios urbanos no es uniforme ni aleatoria, sino que presenta patrones
claramente identificables particularmente, estos autores estuvieron influenciados por
el enfoque de las actividades rutinarias, planteando que la distribución del delito se
asocia a la distribución de las actividades claves de la comunidad, y se relaciona con
la familiaridad que el infractor tiene con ciertos espacios urbanos y no con otros. De
modo que el delito ocurrirá en unas localizaciones concretas impredecibles, que
están definidas por la intersección entre las oportunidades para el delito que ofrecen
las actividades rutinarias de los ciudadanos y el conocimiento que el infractor tiene
de esos lugares.

Estos autores señalan que incluso los infractores habituales pasan la mayor parte del
día realizando otras actividades no delictivas. Asumen que los patrones de
movimientos de los infractores en el espacio y en el tiempo son iguales a los de
cualquier otra persona y seguido las personas que en algún momento cometen un
delito pueden tener también un empleo y una familia y salen a comer y a comprar
como todo el mundo. Al mismo tiempo, el resto de la población está inmersa en sus
actividades habituales y se desplaza entre ellas. Por tanto, los elementos que dan
forma a las dinámicas de las actividades ilegales de nuestras ciudades, también dan
forma a las dinámicas de las actividades delictivas.

Como ejemplos del modo en que las dinámicas legales de nuestra vida diaria tal
forma a los patrones del delito se tienen los siguientes: las peleas ocurren con mayor
frecuencia los viernes y sábados por la noche; los hurtos en comercios se concentran
en la franja horaria en que están abiertos los negocios y además, se producen más
en tiendas que en otras. Por tanto, una adecuada comprensión del delito precisa de
conceptos y modelos que tengan en cuenta la no uniformidad y la no aleatoriedad
que caracterizan a los elementos delictivos.

Esta teoría, se divide en cuatro puntos claves, los cuales permiten una mejor
comprensión de la misma a través del estudio de estos elementos:

Disminución de la distancia.

Se trata de un patrón bien establecido empíricamente en la criminología, que viene


detectándose desde los años 50, y que hace referencia al hecho de que la mayoría
de infractores cometen una gran cantidad de los delitos relativamente cerca de su
hogar.

Este patrón se debe tomar en cuenta para determinar cómo sería el área de
búsqueda de objetivos/víctimas de un único factor. El área de mayor intensidad
búsqueda es la más cercana al lugar, decayendo la intensidad de búsqueda al
aumentar la distancia. Esto es lógico por el gasto y el esfuerzo necesario para viajar
más lejos. Además, el infractor dispone de un mayor conocimiento espacial y sobre
posibles objetivos y rutas de escape en las zonas que frecuenta. Hay que señalar que
inmediatamente alrededor del hogar suele haber lo que se denomina una zona de
seguridad, una pequeña zona en la que apenas delinquiría el infractor puesto que si
podría ser reconocido.

Espacios de actividad y conocimiento.

Normalmente, un individuo (sea o no infractor) conoce bien las zonas en que reside
y los lugares en que desarrolla actividades, así como los caminos para desplazarse
entre esos lugares. Es decir, conoce bien ciertos modos, y las rutas que emplea para
desplazarse entre los nodos. El conjunto de nodos que habitualmente visitamos,
junto con el conjunto rutas por las que nos desplazamos, constituyen el espacio de
actividad. Las áreas que quedan dentro de nuestro campo visual cuando estamos en
el espacio de actividad constituyen el espacio de conocimiento. Fuera de estos
lugares, hay otras muchas zonas de la ciudad que la persona no conocen detalles, y
que por tanto, están fuera de su espacio de conocimiento.

Las personas que cometen delitos tienen patrones espacio temporales de movimiento
similares a los de todo el mundo. Del mismo modo que cualquier persona realiza sus
actividades cotidianas en sus espacios de actividad y alrededores, los infractores
tienden a cometer los delitos en sus espacios de actividad y conocimiento, cerca de
los nodos rutas que habitualmente emplean.

Patrón de delitos para un individuo.

Combinando el conocimiento sobre la tendencia a delinquir en las zonas conocidas,


en áreas relativamente pequeñas alrededor del hogar u otros lugares clave, con los
conceptos de espacios de actividad y conocimiento; la teoría establece que un patrón
plausible de actividad delictiva sería en zonas cercanas a sus espacios de actividad.

Hay que tomar en cuenta, que en esos lugares deben existir objetivos atractivos para
el delincuente, y que infractor y objetivo han de coincidir en el espacio y en el
tiempo, así que los patrones de actividad de infractores y víctimas tienen que
coincidir en esos mismos puntos y que la víctima sea evaluada como un buen
objetivo.

Generadores y atractores del delito.

Otro aspecto que determina cómo sería el patrón delictivo, en una ciudad o
comunidad, es la localización de dos tipos de lugares: los generadores del delito y los
atractores del delito, los cuales podemos representar de la siguiente manera:

Lugares generadores del delito: son lugares en los que coinciden gran número de
personas por razones relacionadas sin motivaciones criminales, pero los que pueden
acabar ocurriendo delitos. Por ejemplo, estadios deportivos o un concierto musical.
Algunas personas que no fueron al lugar con intención de cometer un delito pueden
acabar haciéndolo, al presentárseles la oportunidad (tal vez observa una cartera
desatendida ocurra una agresión como consecuencia del consumo excesivo de
alcohol).

Lugares atractores del delito: son zonas concretas que representan oportunidades
conocidas para el delito y a las que los infractores acuden con la intención de
cometer un delito concreto. Por ejemplo, zonas de ocio nocturno, ciertos transportes
públicos, estacionamientos etc. Los infractores pueden recorrer grandes distancias
para llegar a estos emplazamientos propicios para la comisión del delito.
Teoría General de la Delincuencia o del Autocontrol

Esta teoría señala la utilidad del control social como instrumento eficaz para que los
individuos puedan anticipar las consecuencias que les puede ocasionar la comisión de
una transgresión o delito. Llevándolos a sopesar esas consecuencias e inhibiéndolos
en algunos casos de la comisión de dichos actos.

Gottfreson & Hirschi parten de la premisa que cualquier persona ha tenido la


tentación en alguna ocasión de hacer algo "malo", pero la mayoría de la gente, ante
la posibilidad de ver expuesta su conducta a la luz pública, se inhibe de esta
tentación. En cambio, aquellos que tienen poco que perder se dejarán tentar en
mayor proporción.

Partiendo de que el control social es el conjunto de prácticas, actitudes y valores


destinados a mantener el orden establecido en las sociedades, y aunque a veces el
control social se realiza por medios coactivos o violentos, el control social también
incluye formas no específicamente coactivas, como los prejuicios, los valores y
las creencias. En tal sentido estos autores, dimensionan al control social en su teoría
se la siguiente manera:

Las relaciones sociales: las relaciones sociales fuertes fomentan la conformidad. Por
el contrario, para aquellos individuos que no se sientan muy vinculados con su
familia, amigos o compañeros de trabajo, los costes de la conducta desviada son
mayores.

La estructura de oportunidades: quienes cuentan con más oportunidades legítimas


para satisfacer sus intereses tendrán más ventajas en la conformidad. Los que tienen
poco control o reducida confianza en el futuro tienen más posibilidades de presentar
pautas de conducta no convencionales.

La implicación: una fuerte implicación en actividades lícitas (trabajar, estudiar,


practicar deportes) inhibe el comportamiento desviado. La ausencia de actividad en
estas facetas cotidianas puede suponer terminar empleando el tiempo en actividades
no legítimas.
Las creencias: los individuos que aceptan y asumen las pautas morales
preponderantes en la sociedad en la que se inscriben y que respetan la autoridad
tendrán más facilidad para reprimir las tentaciones, que los que se muestran más
disconformes a estas pautas morales.

Teoría de la Subcultura Delincuente

Cohen desarrolló su teoría de las Subculturas Delictivas colocando como objeto de su


análisis a la delincuencia juvenil, específicamente el grupo integrado por jóvenes de
sexo masculino cuyas familias pertenecen en su mayoría a la clase obrera. Su
actividad en el grupo se va a caracterizar porque el delito es para ellos una actividad
que les produce placer, satisfacer el ocio y les permite elevar su status dentro de su
grupo (Delincuencia Expresiva); ese placer es originado en el daño que ocasiona al
semejante (Delincuencia Maliciosa), y en producir temor a los otros grupos en vista
de desafiar el orden jurídico establecido (Oposición a las Normas Dominantes). Por
otro lado, los delitos que comete el grupo serán de la más variada índole
(Versatilidad); todos ellos ejecutados sin mucha planificación (Búsqueda de Placer a
Corto Plazo), pero caracterizados por una plena solidaridad con los otros miembros
del grupo (Énfasis en la Autonomía del Grupo), contrariamente a las relaciones con
los otros grupos con los cuales tienden a ser hostiles y resistiéndose a toda la gama
de instituciones, como la escuela y la familia, que perseguirán regular su
comportamiento.

Según Cohen la subcultura criminal se caracteriza por:

1) Es gratuita (no lucrativa; en el sentido de que los propios hechos criminales no


persiguen la obtención de un beneficio económico sino otros objetivos), maliciosa
(por cuanto la satisfacción deriva precisamente de la disconformidad de los otros),
destructiva (porque se enorgullece de hacer aquello que es incorrecto según los
estándares de las clases medias).

2) Una actitud valorativa ambivalente, cuando menos respecto a las normas de la


cultura oficial. Hedonismo inmediato porque la subcultura propugna una satisfacción
inmediata frente a la postergación del placer que caracteriza la actitud de las clases
medias. Espíritu de grupo en cuanto intolerancia de toda restricción o limitación que
trate de ejercerse desde el exterior de la propia subcultura.

3) La subcultura criminal es una subcultura de grupo y no una solución privada,


individual.

Admite la existencia de una pluralidad de tipos de delincuentes juveniles, algunos de


los cuales vendrían determinados no ya por factores subculturales, sino
psicogenéticos. Pero su enfoque es sociológico, a Cohen no le preocupa por qué un
joven pasa a formar parte de una determinada subcultura, sino por qué existen las
subculturas criminales y cuál es la génesis de las mismas.

El problema en definitiva es cómo y por qué surgen las subculturas, y cómo se


relacionan éstas con la sociedad oficial o mayoritaria. Para Cohen, una y otra clase
social tienen sus respectivos códigos de valores. La clase media, por ejemplo, pone
un especial énfasis en la movilidad social, en la eficiencia y en la responsabilidad
individual, en la racionalidad para perseguir sus objetivos, en el respeto a la
propiedad, en la constructividad en el uso del tiempo libre y, sobre todo, en el ahorro
y en la postergación o aplazamiento del placer. La clase social baja, por el contrario,
concede mayor significación a la fuerza física y a la colectividad y mucho menor que
las clases medias al ahorro y a la posposición del placer.

El joven de las clases sociales bajas participa en buena medida de ambos sistemas
de valores. Aunque pertenece a la clase trabajadora, sus propios padres se sienten
atraídos por el estilo de vida y modelos de la clase media, actitud reforzada por el
sistema educativo que promueve los estándares de ésta y responde a sus exigencias.
Un continuo bombardeo institucional le sugiere la aceptación de la cultura
convencional como requisito imprescindible del éxito y estima sociales. Pero al
enfrentarse con los valores de las clases medias, se encuentra en una situación de
desventaja porque no sólo no se aplican a su status, sino que disminuyen la estima
de sí mismo.

Según Cohen, dicho conflicto admite tres opciones:

Adaptación (college boy): El college boy trata de asumir valores culturales y sociales
de las clases medias, a pesar de las insalvables carencias escolares, sociales e incluso
lingüísticas para adaptarse al estilo de vida de aquellas.

Transacción o pacto (corner boy): El corner boy representa la respuesta más común,
de acomodación social.. No rompe frontalmente con la sociedad oficial, pacta y
convive con ella. Acepta las limitaciones que derivan de su pertenencia de clase y
trata de aprovechar las oportunidades del medio. Es fiel a los valores de su grupo,
pero no opta de modo manifiesto por la vía del delito.

Rebelión frente a los valores de las clases medias (delinquent boy): El delinquent boy
resuelve su frustración de estatus enfrentándose de forma abierta a los valores
convencionales de las clases medias. Como dice Cohen, la subcultura delincuente no
acepta "pactar". No tolera ninguna ambigüedad.
Teoría Integradora

El punto de partida en su teoría viene inspirado en encontrar una explicación de la


delincuencia, integrando los aspectos más relevantes de cinco grandes teorías: la
teoría de las culturas, la teoría de la desigualdad de oportunidades, la teoría del
aprendizaje social, la teoría del control y la teoría de la asociación diferencial.

Mediante esta teoría, Farrington trata de explicar cómo se produce la delincuencia


juvenil (para ello intentar aplicarla a las variedades más comunes de delincuencia
juvenil masculina). En su opinión la delincuencia se produce mediante un proceso de
interacción entre el individuo y el ambiente, que él divide en cuatro etapas (a la que
posteriormente añade una quinta), dichas etapas son:


1) En la primera etapa, surge la motivación. Esto sugiere que los principales deseos
que actualmente producen actos delictivos son deseos de bienes materiales, de
prestigio social y búsqueda de excitación. Estos deseos pueden ser inducidos
culturalmente o puede responder a situaciones específicas y seguido puede ser que
el deseo de búsqueda de excitación sea más grande entre jóvenes de familias pobres
porque la excitación es más altamente valorada por la gente de clase baja que por la
gente de clase media, porque los jóvenes pobres llevan una vida más aburrida o
porque son menos capaces de posponer gratificaciones inmediatas a favor de metas
a largo plazo.
 2) En la segunda etapa, se busca el método legal o ilegal de satisfacer sus deseos.
Es muy sugerente que algunas personas (sobre todo los jóvenes de clase baja)
tengan menos posibilidades o capacidad de satisfacer sus deseos mediante métodos
legales o socialmente aprobados, y por ello tiendan a elegir métodos legales o
desaprobados socialmente. La relativa incapacidad de los jóvenes pobres para
alcanzar metas u objetivos mediante métodos legítimos puede ser, en parte, porque
tienden a faltar a la escuela y, por tanto, tienden a llevar comportamientos erráticos
y empleos de bajo nivel y seguido la falta a la escuela resulta, a menudo, una
consecuencia de la falta de estímulo intelectual proporcionado por sus padres en un
entorno de clase baja, y a la falta de énfasis en conceptos abstractos.
 3) En la tercera etapa, la motivación para cometer actos delictivos se magnifica o
disminuye por las creencias y actitudes interiorizadas sobre el significado de infringir
la ley, que han sido desarrolladas mediante un proceso de aprendizaje como
resultado de una historia de recompensas y castigos seguido la creencia de que la
delincuencia es mala o una firme conciencia tiende a desarrollarse sus padres se
muestran a favor de las normas legales, se llevan a cabo una estrecha supervisión
sobre los niños, y si castigan los comportamientos socialmente desaprobados usando
disciplinas de cariño y orientación. Por el contrario, la creencia de la delincuencia es
tiende a fortalecerse si los niños han sido expuestos a actitudes y comportamientos
favorables a la delincuencia, especialmente por miembros de su familia y sus amigos.
 4) La cuarta etapa supone un proceso de decisión en una situación particular que se
verá afectada por los factores situacionales inmediatos. Si la motivación para
cometer el acto delictivo sobrevive a la tercera etapa, que esta se convierta en
realidad, en cada situación, dependerá de los costes, beneficios y probabilidades del
posible resultado.
 5) Las consecuencias del delinquir influyen en la tendencia criminal y en los cálculos
costo-beneficio de futuros delitos.

Farrington, en base a los resultados obtenidos luego de la aplicación práctica de su


teoría en el London Longitudinal Project, concluye que los jóvenes pertenecientes a
familias de clase baja serán especialmente propensos a cometer actos delictivos
porque no podrán alcanzar legalmente sus metas u objetivos (en parte por su
tendencia a faltar a la escuela) y, posiblemente, porque valoran altamente algunas
metas. Los niños que han sido maltratados por sus padres tendrán más probabilidad
de cometer delitos porque no tienen adquiridos controles internos sobre
comportamientos desaprobados socialmente, mientras que los niños pertenecientes a
familias criminales y los que tienen amigos delincuentes tienden a desarrollar
actitudes en contra del sistema y a creer que la delincuencia tiene justificación.
También se concluyó que la delincuencia alcanza su nivel máximo entre los 14 y los
20 años de edad, porque los jóvenes (especialmente aquellos de clase baja que
abandonaron la escuela) tienen fuertes deseos de excitación, cosas materiales, y
estatus entre sus iguales, pocas posibilidades de satisfacer estos deseos legalmente,
y poco que perder. Por el contrario después de los 20 años, los deseos se atenúan o
se vuelven más realista, al más posibilidades de adquirir esas metas más limitadas
legalmente y los costos de la delincuencia son mayores.
Conclusión

Luego del estudio de todo este compendio teórico, se puede observar el como todos
y cada uno de estos autores, desde los inicios del siglo pasado han venido tratando
de interpretar el porqué de la delincuencia.

Observamos también que estas teorías, se abocaron al problema de la delincuencia


desde varios ángulos, como por ejemplo los factores sociales, educativos, familiares
y culturales, entre otros. Pero llegando a las mismas conclusiones (basadas en la
población y muestra específica para cada uno de ellos), propias de las naturalezas
teóricas en sus estudios.

Desde el punto de vista criminológico, son una herramienta vital a la hora de


referenciar u obtener los basamentos teóricos necesarios para llevar a cabo cualquier
estudio o investigación en esta área, permitiendo así la comprensión de todos y cada
uno de los posibles escenarios que se puedan presentar, basados en rangos de
edades, con textos socioeconómicos determinados y hasta de factores geográficos.

Particularmente, el estudio de todas estas teorías en su conjunto permitirá solventar


cualquier vacío hipotético, dejado por el uso o aplicación de una sola teoría.

Referencias bibliográficas

Dabo, Liliana; Francica, Carlos. (2000). Delincuencia Metropolitana y Medio Social.


Universidad Nacional de Lomas de Zamora. Buenos Aires, Argentina. Dirección:
http://www.unlz.edu.ar/biblioteca/PDF/machado.PDF. [Consultado: septiembre de
2011].

Flores C., Carmelo. (2007). Lecciones de Criminología. Cuarta Edición. Editorial


Melvin, C.A. Caracas, Venezuela.

García de M. L., Carmen. (2009). Criminología. Sexta Edición. Ediciones Carlos


Santiago, C.A. Caracas, Venezuela.

Vozmediano S. Laura; San Juan G., César. (2010). Criminología Ambiental. Ecología
del delito y de la seguridad. Primera Edición. Editorial OUC. Barcelona, España.

Wikipedia (2011). Anomia. Dirección: http://es.wikipedia.org/wiki/Anomia.


[Consultado: septiembre, 2011].

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos89/teorias-criminologicas-


delincuencia-sociedad/teorias-criminologicas-delincuencia-
sociedad2.shtml#ixzz2KRmEiDKn
LA CLASIFICACION DE LOS DELINCUENTES

César Lombroso nace en Verona en el año de 1835 y muere en 1909. Estudio


medicina en la universidad de Pavia y luego en la de Viena.

En este centro docente conoce el método experimental que aplicaría a sus


investigaciones. Terminada la licenciatura, ejerce como medico militar en el ejercito
del Piamonte, donde realiza investigaciones sobre el tatuaje de los soldados. Fue
profesor extraordinario en Pavia , director del Manicomio de Pessaro y a partir de
1876 , ocupo la cátedra de Medicina Legal de la Universidad de Turín.

Lombroso es influido por Charles Darwin y con base en el estudio de un famoso


delincuente de su época , cuyo cráneo presentaba ciertas anormalidades , que
fueron comunes en los primeros. Lombroso llego a una conclusión en la que se que
el delincuente es el eslabón perdido pues en la evolución de la especie, el simio se
convierte en hombre , pero queda un pequeño espacio que es en donde entra el
hombre delincuente , este es un ser que no llego a evolucionar adecuadamente , por
lo mismo se quedo en una etapa intermedia entre el simio y el hombre.

Originalmente Lombroso no buscaba una teoría crimino-genética , sino un criterio


diferencial entre el enfermo mental y el delincuente, pero al toparse con este
descubrimiento , principia a elaborar lo que llamaría Antropología Criminal

En 1872 publica un libro que se llama Memoria sobre los Manicomios Criminales, dice
que hay necesidad de que existan manicomios para criminales y la necesidad de que
los locos no estén en las prisiones , si no que entren a instituciones especiales , pero
también hay necesidad de que si los enfermos han cometido alguna conducta
antisocial no se les mande con los demás sicóticos, porque son una amenaza , si no
que existan Manicomios especiales para criminales.

En este mismo año escribe un libro llamado El Genio y La Locura, en donde expone
que en realidad todos los genios están locos , que el genio es un anormal , y expone
como el Genio a La Locura y de la Locura al Genio , en realidad no hay mas que un
paso.

El 15 de abril de 1876 se puede considerar que es la fecha oficial en que nace la


Criminología como ciencia , ya que ese día se publica el ”Tratado Antropológico
Experimental del Hombre Delincuente” aquí el expone su teoría:
1. EL CRIMINAL NATO:

César Lombroso antropólogo y medico Italiano aporto al Derecho Penal y a la


Criminología su Teoría del criminal Nato.

Esta teoría fue criticada severamente , en parte por interpretaciones inadecuadas ,


traducciones malas y personas que no aceptan reconocer las verdades y aciertos de
sus estudios. Ciertamente la teoría referida tiene sus aspectos criticables , pero se
debe de reconocer que es el primer estudio científico realizado, el cual aporta
interesantes conclusiones que logran fortalecer al derecho penal y permite el
surgimiento de la ciencia criminológica.

La teoría Lombrosiana del criminal nato se resume de la siguiente forma :

Se preocupa por el comportamiento humano sobre todo por el comportamiento


criminal, se decida Lombroso a estudiar en especial a los criminales de su época .
Trato con enfermos mentales y elaboró una serie de notas de las que extrajo entre
otras cuestiones , las características de distintos tipos de delincuentes , a quienes
clasifico de acuerdo con sus caracteres antropológicos y psicológicos.

En 1871 un acontecimiento viene a producir un cambio radical en la vida de


Lombroso y de hecho , en la historia de la ciencia cuado observa el cráneo de un
delincuente famoso (Villella), observo una serie de anomalías que le hacen pensar
que el criminal lo es por ciertas deformidades craneales y por su similitud con ciertas
especies animales.

Lombroso al examinar distintos delincuentes , llego a una conclusión de que el


criminal no es un hombre común si no que por sus característicos rasgos
morfológicos y psíquicos , constituye a un tipo especial , “siendo antropología general
según la definición de Quatrefagues, la historia natural del hombre, la Zoología es la
historia natural de los animales , la Antropología Criminal no es mas que el estudio
de la variedad humana , de un tipo particular, es la historia natural del hombre
alienado , el criminal según Lombroso presenta signos de inferioridad orgánica y
psíquica :

Menor capacidad craneana

Mayor diámetro bizigomático ,

Gran capacidad orbitaria

Escaso desarrollo de las partes anteriores y frontales.

Contrastando con el gran desarrollo facial y maxilar (pragmatismo)


Abultamiento del occipucio

Desarrollo de los parietales y temporales

Frente hundida, etc.

La insensibilidad moral y la falta de remordimientos

La imprevisión en grado portentoso

Una gran impulsividad

Estos son los principales rasgos con los que puede contar un delincuente nato según
Lombrosio.

Lombroso al investigar dice que el criminal nato , idéntico al loco moral , con fondo
epiléptico , ser atávico de tipo biológico y anatómico especial.

De aquí pasa a el estudio del delito y la prostitución entre los salvajes , dice que se
prostituyen con mayor facilidad , que viven en la promiscuidad , que cometen
fácilmente homicidio , matando niños , viejos, mujeres, y enfermos, que roban y
cuyas penas son terribles, le llama particularmente la atención al canibalismo por:
necesidad, religión, prejuicios, piedad filial , guerra, glotonería, vanidad, etc.

Compara como muchas de estas actitudes son comunes al tipo del delincuente nato,
comparando a este con un salvaje, al cual le gusta tatuarse es supersticioso, le
gustan los amuletos, prefiere los colores primarios, etc.

Después habal de la teoria del niño que tiene que ver mucho con esta del
delincuente nato, lo cual destruye el concepcto del niño como una blanca paloma, al
que después se le llamara “perverso polimorto “por Freud , dice que coinciden
mucho en:

Cólera, venganza, celos, mentira falta de sentido moral , escasa efectividad ,


crueldad, ocio y flojera, caló , vanidad, alcoholismo y juego, obscenidad, imitación.

2. DELINCUENTE LOCO MORAL:

La descripción que Lombroso da de este loco moral son las siguientes:

Es su escasez en los manicomios, y su gran frecuencia en las cárceles y en los


prostíbulos.

Son sujetos de peso de igual o mayor a la normal


El cráneo tiene una capacidad igual o superior a la normal, y en general no tiene
diferencia con los cráneos normales.

En algunos casos se han encontrado los caracteres comunes del hombre criminal
(mandíbula voluminosa, asimetría facial, etc.)

La sensibilidad psíquico- moral es, por lo tanto una sublimación de la sensibilidad


general.

Se rehúsa a utilizar un tatuaje ya que son astutos y saben que es una aplicación
criminal.

Son muy precoses o contra-natura, o precedidos y asociados de una ferocidad


sanguínea.

Son personas antipáticas que no conviven casi con nadie , odian con o sin
motivos.

Es excesivamente egoísta pero a pesar de eso es altruista , aunque solo sea una
forma de perversión de los afectos.

Es muy vanidoso , es propia de los criminales natos como de los locos morales,
vanidad morbosa, para ser de su vida algo muy elegante.

Se dice por varios autores que es inteligente ya que todos sus delitos puede
justificarlos.

Son personas bastante excitables, crueles, indisciplinados, etc.

Tiene una gran pereza para el trabajo.

Son hábiles en la simulación de la locura.

Tanto el nato como el moral datan de la infancia o de la pubertad.

3. DELINCUENTE EPILÉPTICO:

Este tipo de homicidas tiene reacciones violentísimas, en la que después de haber


cometido el delito quedan tranquilos y sin aparentes remordimientos, dice que
sienten vértigos en la cabeza, que les gira o da vueltas.

Ahora Lombrosio encuentra una tercera forma de criminalidad, y hace la analogía del
epiléptico, con el criminal nato, llegando así a la tercera tipicidad.

Las características según Turín en los criminales epilépticos son:


Tendencia a la vagancia en ocasiones con largas deambulaciones involuntarias.

Amor a los animales.

Sonambulismos.

Masturbaciones, homosexualismo, y depravación

Precocidad sexual y alcohólica.

Facilidad y rapidez de cicatrización.

Destructividad.

Canibalismo

Vanidad

Grafomanía.

Doble personalidad para escribir

Palabras o frases especiales

Tendencia al suicidio

Tatuajes

Junto con los locos morales son los únicos que se asocian.

Simulación de locura o ataque epiléptico

Cambios de humor

Amnesia

Auras

La epilepsia se puede presentar de dos formas:

Epilepsia Real .- es aquella en la que hay ataques , el sujeto cae al suelo , echa
espuma por la boca, tiene movimientos desordenados, y convulsivos, llega a
morderse la lengua , etc.

Epilepsia Larvada.- es aquella en la que se presentan los mismos sucesos aunque


sin ataque, estos criminales son más peligroso que los locos morales.

4. EL DELINCUENTE LOCO (PAZZO):


Lombroso hace una diferencia entre los delincuentes locos y los locos delincuentes,
siendo los locos delincuentes los enfermos dementes , sin capacidad de entender o
de querer , que cometen algún crimen sin saber lo que hacen , en cambio el
delincuente loco es el sujeto que ha cometido un delito y después enloquece en
prisión.

Dice Lombroso que además los jueces que dictan las sentencias no conocen nada de
psiquiatría , y son llamados en una idea general como locos criminales , esta es la
puerta or la que escapan al justo castigo.

Lombroso toma en consideración como casos especiales, tres tipos de delincuente


loco: el alcohólico, el histérico, el mattoide.

a) DELINCUENTE ALCOHOLICO

El caracteriza a el delincuente alcohólico , porque el alcohol es un excitante que


paraliza , narcotiza, los sentimientos mas nobles, y transforma aun el cerebro mas
sano.

Lo caracteriza de la siguiente manera:

casos degenerativos congénitos, aunque frecuentemente los adquiridos no solo


escasean los caracteres degenerativos, sino ofrecen muy seguido la vida anterior
honestísima.

Extraña apatía e indiferencia, que a veces llega a ser muy violenta.

La embriaguez aguda, aislada da lugar por si sola, al delito, porque arma el brazo,
enciende las pasiones, nubla la mente, etc.

Tiende al cinismo humorístico y fuertes tendencias la robo , estupro aunque


después de esto llegan a un profundo sueño y quizás hasta la amnesia que si es peor
aún puede realizarse un suicidio.

Lombrosio estudia varias formas de alcoholismo como el hereditario, el complicado


con otras enfermedades, el crónico, etc.

DELINCUENTE HISTERICO

Sus características comunes de este delincuente son las siguientes:

Sexo .- se dice que es mas común en las mujeres que en los hombres.

Tiene una herencia análoga a los epilépticos, aunque pocos caracteres


degenerativos.
La inteligencia en la mitad es intacta.

Es egoísta su carácter

Su carácter es muy cambiante lo que los hace coléricos, feroces, fáciles a


simpatías, y antipatías súbitas irracionales.

Es vengativo escandalosamente, y hace denuncias y falsos testimonios.

Tiene una verdadera necesidad de mentir, una gran tendencia al erotismo.

Se encuentra entre ellas delirios, alucinaciones, suicidios, y fugas muy


comúnmente para prostituirse.

Existen delitos múltiples aunque los mas comunes son difamación , robo, faltas a
la moral, homicidios.

c) DELINCUENTE MATTOIDE

La palabra mattoide proviene de “matto” que significa loco, y la palabra matoide


quizás quiera decir textualmente Locoide , vendría siendo el sujeto que no esta loco ,
pero casi.

Las características del Mattoide serian:

Escasean entre las mujeres

Son raros en la edad juvenil.

Abundan extrañamente en las grandes civilizaciones.

Abundan en los países que tienen una cultura extraña o tiene gran velocidad.

Abundan entre los burócratas, teólogos, médicos, y no entre los militares.

Tienen poquísimas formas degenerativas y pocas anomalías en la fisiología del


cuerpo.

Afectivamente son hasta altruistas , conservan la sobriedad, son muy éticos, y son
muy ordenados.

Intelectualmente no hay anomalías, suplen una gran inteligencia por una notable
laboriosidad , escriben en forma compulsiva.

Psicológicamente se caracterizan por una convicción exagerada por sus propios


meritos y hay bastante vanidad.
Inventan teorías nuevas y generalmente extravagantes.

Sus crímenes son impulsivos generalmente realizados en publico.

Tienen delirio persecutorio, persiguen y son perseguidos.

Son querellantes y les encanta litigar.

5. DELINCUENTES PASIONALES:

Un delincuente pasional no puede ser un delincuente loco ,tampoco tiene aspectos


atávicos , ni epilepsia , ni locura moral , por lo tanto tiene que ser un sujeto con
otras características, y estas son:

Rareza (5 a 6 %) entre los delitos de sangre.

Edad entre 20 y 30 años

Sexo: 36 % de mujeres, el cuádruple de los demás delitos

Cráneo sin datos patológicos.

Belleza de la fisonomía, casi completa ausencia de caracteres , que se notan tan


frecuente en criminales y locos.

A la belleza del cuerpo responde la honestidad del alma

Afectividad exagerada

Anestesia momentánea en el momento del delito.

Conmoción después del delito.

Suicidio o tentativa de este inmediatamente después del delito.

Confesión: al contrario de los delincuentes comunes , no oculta el propio delito, lo


confiesan a la autoridad judicial como para calmar el dolor y el remordimiento.

Son los únicos que dan el máximo de enmienda.

El delincuente pasional siempre es inmediato , y la pasión que lo mueve es una


pasión noble , distinguiéndose de las bajas pasiones que impulsan a los delincuentes
comunes.

Clasifica a los delincuentes por pasión en tres tipos:

Duelo , infanticidio, pasión política.


6. DELINCUENTE OCASIONAL:

A los delincuentes ocasionales Lombrosio los divide en pseudo-criminales,


criminaloides, y habituales.

a) DELINCUENTES PSEUDO-CRIMINALES

Están constituidos en los siguientes subgrupos:

Aquellos que cometen delitos involuntarios, que no son reos a los ojos de la
sociedad y de la antropología , pero no por eso son menos punibles.

Los autores de delitos , en los cuales no existe ninguna perversidad, y que no


causan ningún daño social, pero que son considerables ante la ley , y entran lo que
aun así que no parezcan para nosotros delitos lo son , algunos se cometen por
necesidad o por dura necesidad.

Los culpables de hurto, de incendio, heridas, duelos, en determinadas


circunstancias extraordinarias , como la defensa del honor, de la persona, de la
subsistencia de la familia etc.

Se encuentran también en los delitos de falsedad.

b) CRIMINALIODES

Son aquellos en que un incidente los lleva al delito, sujetos con cierta
predisposición , pero que no hubiera llegado al delito de no haberse presentado la
oportunidad, la ocasión hace al ladrón.

La imitación

La cárcel como esta ahora es la ocasión para asociarse al crimen.

Finalmente están los que son apresados por engranajes de la ley

c) DELINCUENTES HABITUALES

Son aquellos que no son adecuados primariamente de los parientes, de la escuela


etc.

La educación les llega desde temprano a la adecuación al delito.

Estos criminales pueden llegar a ser peligrosos hasta cierto punto porque no llegan
a cometer delitos.

.
FUENTES CONSULTADAS

Criminología , dirección de antropología, p.255-269

Criminología , Manzanera Rodríguez Luis , 3era Ed. 1992, Ed. Purrúa, pg.213

Derecho Penal ,CED, México 1992, pg10

Lecciones de Derecho Penal ,parte general , José Saiz Cantero, 3era Ed. Bosch, casa
Ed. Barcelona, pag,132.

LAS CLASIFICACIONES DE LOS DELINCUENTES

César Lombroso

Lecciones de Derecho Penal ,parte general , José Saiz Cantero, 3era Ed. Bosch, casa
Ed. Barcelona, pag,132.

Criminología , Manzanera Rodríguez Luis , 3era Ed. 1992, Ed. Purrúa, pg.213

Derecho Penal ,CED, México 1992, pg10

Ibidem, pg.11

Criminología , dirección de antropología, p.258-260

Op. cit p. 260-262


PERFILACIÓN CRIMINAL

La perfilación criminal es una técnica de investigación criminológica derivada del


análisis que se realiza a los diferentes patrones conductuales en los agresores
conocidos; para con ello definir y crear tipologías (perfilación criminal inductiva) y así
auxiliar en la resolución de crímenes en los casos donde se desconoce al
responsable, a partir de los indicios físicos y psicológicos encontrados en la escena
del crimen (perfilación criminal deductiva).1 2

Los profesionales que se han encargado de practicar el perfil criminal han incluido
históricamente un espectro numeroso de investigadores, científicos del
comportamiento, de las ciencias sociales y expertos forenses. Su contribución se ha
dirigido a reducir el número de los posibles sospechosos, ayudar a vincular diferentes
casos criminales, y a desarrollar nuevas líneas de investigación en casos no
resueltos, que están “atascados” o de lesa humanidad.

El término offender profiling (“perfil del delincuente”) fue creado por los agentes del
FBI en el centro de entrenamiento de Quantico (Virginia Oeste) en los años '70, para
describir la técnica de describir el comportamiento y características probables del
autor desconocido de un asesinato.

Similarmente y de acuerdo con Ressler y colaboradores (1986), citados por Homant y


Kennedy (1998) y Ailt y Reese en 1980, citados por Knight (1998), el uso de perfiles
psicológicos en los crímenes puede ayudar a determinar el tipo de personalidad del
criminal y sus características conductuales desde un análisis de los crímenes que él o
ella hayan cometido; la técnica permite realizar un perfil del agresor tenga o no
tenga antecedentes judiciales, si los tiene sería un criterio facilitador para la
elaboración del perfil (Homant,1998); esta definición está relacionada a la del FBI
(Federal Boureau of Investigation), la cual determina que el perfil criminal es una
herramienta que ayuda a obtener información específica del delincuente agilizando la
investigación, además brinda información a la policía sobre la manera más adecuada
de interrogar sospechosos.
El uso de la psicología para capturar criminales tuvo inicios literarios que datan de
1841 con los “asesinatos de la calle morgue” de Edgar Allan Poe; sin embargo, en la
vida real esta aplicación tuvo principio en Gran Bretaña en el año de 1888 cuando el
Dr. George B. Philips, patólogo forense, diseñó el método “modelo – herida”; este
modelo se basaba en la comprensión de la naturaleza de las lesiones de la víctima
como base para la elaboración estadística del perfil del delincuente. (Turvey 1.999).

MIGUEL MENDOZA LUNA (COLOMBIANO-PERFILES CRIMINALES)

ASESINO SERIAL. Gr Elron. Dentro de la tipología criminológica, se considera tal a aquel que ha
matado por lo menos a tres personas en un período prolongado y sólo por placer. Los asesinos
seriales se caracterizan, fundamentalmente, por actuar con periodicidad reiterando la forma de
asesinar y eligiendo entre sus víctimas a aquellas con determinadas características, sea por su
sexo, edad, color de pelo, etc.
La Psiquiatría en general y la forense en particular ignoran el verdadero origen de los asesinos
seriales, y los autores que abordan el tema solamente hablan de las distintas teorías, pero de
nada en concreto.
El tema, sin embargo, es en realidad muy simple. El hombre tiene dos mentes, una
llamada analítica (analiza y _evalúa antes de actuar) y otra llamada reactiva (no analiza ni
_evalúa, reacciona automática y literalmente destaco "literalmente" ante un determinado
estímulo exterior). La existencia de la mente reactiva fue descubierta hace 50 años, de modo que
no se trata de algo nuevo. La razón de que la Medicina aún no sepa de esto es que medio siglo
es muy poco para que los nuevos conocimientos penetren en las conciencias. Además, existe
una resistencia inconsciente de los médicos a saber de este descubrimiento porque su difusión
sería el fin de la Medicina actual, junto con la Psiquiatría, la Psicología y el Psicoanálisis. Y esto
tocaría el bolsillo de muchos.
La mente analítica se desconecta por conmoción (un golpe en la cabeza, la anestesia del
quirófano, etc.), en cuyo caso toma el mando la mente reactiva, que es un mecanismo de
supervivencia (graba a nivel celular todo lo que ocurre en un momento de inconsciencia
analítica). ¿Para qué graba todo? Simplemente para que cuando se presente una situación
similar de peligro impulse al organismo a huir y el individuo se salve. Una persona aplastada por
un camión en llamas que se arrastra y se salva, es conducida por la mente reactiva y no por
la mente analítica, ya que ésta se desconecta por el dolor…

ASESINOS EN SERIE: ASPECTOS GENERALES


Antes de entrar de lleno en el tema que nos compete, hay que enfatizar un poco sobre el marco en el cual
analizaremos los diversos acontecimientos y puntos de vista que trataremos en el siguiente ensayo en
cuanto al estudio de la obra de “Asesinos en Serie”. Empezando por lo siguiente. Destacando
principalmente las ciencias que se encargan del estudio de este fenómeno que viene tomando auge al
transcurso de la vida social como se destaca en la obra, por el autor Miguel Mendoza Luna.
Entonces en resumidas cuentas el contexto de asesinos en serie, es un contexto multidisciplinario, no
solamente basta con un análisis psicológico como lo menciona el autor sino también y en eso estoy de
acuerdo con el mismo. Un análisis sociológico y también jurídico. Debido a que como todo fenómeno
tiende a desarrollarse y diversificarse.
Y es entendiendo el marco en los cuales se dan los hechos, como el marco social tiene vital importancia en
el origen de estos fenómenos, los procesos sociales a los cuales estos individuos son sometidos
inconscientemente, como esto forma las bases de su comportamiento criminal. Estas características son las
que sirven de principal objeto de estudio, y lo que más me llama la atención sobre la citada obra.
Ahora bien también es importante recalcar lo que el autor intenta plasmar en la obra, lo que desea transmitir
al lector, este considero yo es un aspecto muy importante en el estudio no solo de esta obra, sino de
cualquier otra obra que tenga como objetivo la enseñanza, pero más que todo ayudar a la formación de un
criterio y ampliar el conocimiento de...
Usted está aquí: Incorporaciones de la Fuerza Aérea Colombiana> Tecnólogos, Técnicos
Profesionales y Técnicos> Curso Nro. 23 de Suboficiales Cuerpo Administrativo> Costos

O ACUDA A TRAMITADORES, NI PAGUE DINEROS FUERA DE LAS SUMAS EXPUESTAS EN ESTA PAGINA

CARRERAS CONVOCADAS

1. Preinscripciones e Inscripciones: Del 2 de enero de 2013 al 12 de abril de 2013.

2. Lugar de capacitación: Escuela de Suboficiales FAC (ESUFA) “CT. Andrés M. Diaz”, Madrid
(Cundinamarca).

3. Fecha de ingreso a la Escuela: 1 de julio de 2013

5. Duración del curso: 5 meses.

6. Grado Militar obtenido: Aerotécnico

7. Requisitos:

• Ser colombiano(a) o acreditar nacionalidad colombiana.

• Edad: Haber nacido entre el 15 de diciembre de 1983 y el 30 de noviembre de 1995.

• Poseer título de Tecnólogo o Técnico Profesional de Institución aprobada por el ICFES, Ministerio
de Educación, Ministerio de salud o Secretaría de Educación en la carrera convocada por la Fuerza
Aérea.

• Poseer Tarjeta o Licencia Profesional, en aquellas profesiones que así lo exigen.

• No registrar antecedentes disciplinarios, penales o administrativos ante los organismos


competentes del Estado.

• Este proceso de selección no requiere una estatura mínima y admite aspirantes de cualquier estado
civil, con o sin hijos.

• Para el personal militar y/o civil al servicio del Ministerio de Defensa (Fuerzas Militares)
diligenciamiento del formato solicitud inscripción, dirigido al Comandante de la Fuerza Aérea,
anexando extracto actual de hoja de vida y concepto del Comandante.

• Para el personal civil que no pertenezca al Ministerio de Defensa, solicitud de ingreso dirigida al
Comandante de la Fuerza Aérea.
• Presentar y aprobar las pruebas de selección.

• Presentar oportunamente la documentación requerida por la Dirección de Reclutamiento y Control


Reservas FAC.

Administrador Red y Centro de Cómputo DIRES

Costos

04 de febrero de 2013

INCORPORACIÓN

• Inscripción: $ 90.000

• Exámenes Psicofísicos:
Hombres: $ 674.180
Mujeres: $ 683.974

• Exámenes de panorex dental, electroencefalograma con equipo digital de 32 canales


(hombres y mujeres) y ecografía pélvica (sólo mujeres) los cuales deben ser realizados por
cuenta y costo del aspirante en un instituto o centro médico reconocido de su ciudad y
deben entregarse el día que es citado a los exámenes psicofìsicos.

CURSO DE FORMACION EN LA ESCUELA

Costos aproximados una vez ingrese a la Escuela. Incluyen formación militar y académica; el
servicio de alojamiento, salud, transporte y alimentación es proporcionado por la Fuerza
Aérea.

Costos Escuela

• Matricula académica $1’660.000


• Lavandería (semestral) $520.000
• Marcado de prendas (sólo una vez) $100.000
• Bienestar (semestral) $200.000
• Fondo permanencia $220.000
• Equipo (Prendas y elementos militares para todo el curso):
Hombres $2’490.000
Mujeres $2’700.000

Costo total Hombres semestre


$5’190.000

Costo total Mujeres semestre


$5’400.000

Estos valores son aproximados y están sujetos a cambio.

POSIBILIDADES DE CRÉDITO
www.icetex.gov.co

Entrenamiento Básico

04 de febrero de 2013

Desde el ingreso a la Escuela de Suboficiales "Ct Andrés M. Díaz" la formación del alumno del Curso
Administrativo se inicia con la instrucción militar, donde los conceptos de disciplina y responsabilidad
son la base fundamental para formarlo profesionalmente en las áreas humanística militar y científica,
para cumplir la misión institucional servir a la sociedad y proyectar su propio perfeccionamiento, se
estructura desarrollando su conocimiento mediante la formación, capacitación y entrenamiento
como un proceso que permita un mejoramiento continuo, con capacidad para aplicar los conceptos y
técnicas en planeación, organización, dirección y control, para el eficiente aprovechamiento de los
recursos bajo su responsabilidad, con iniciativa, disciplina y criterio necesario para asistir a sus
superiores.

Durante su período de formación de cinco meses en la Escuela pasará por las siguientes etapas:

1. La formación del Alumno se inicia con la instrucción básica militar, donde los conceptos de
disciplina y responsabilidad son la base fundamental para encaminarlo al aprendizaje en las
asignaturas como: planeación, liderazgo, trabajo en equipo y asertividad.

Así mismo el alumno complementa su formación con actividades culturales, deportivas y


entrenamiento militar en áreas como orden cerrado, reglamentos, justicia penal militar, código de
honor, grados e insignias militares, conocimiento y manejo de armamento y doctrina militar entre
otros. Después de ocho (08) semanas de preparación, el alumno estará listo para jurar fidelidad a la
patria y recibir armas que a partir de allí utilizará para defender la Constitución, la vida y los bienes
de los colombianos.

2. Como alumno desarrollará habilidades como iniciativa, pro actividad, orientación a resultados,
asesoramiento en la toma de decisiones. En esta etapa, el futuro Suboficial se estructura
desarrollando su conocimiento en áreas administrativas, militares y complementarias de formación
con énfasis en los valores y la ética del militar colombiano.

3. Recibirá orientación y responsabilidades en la supervisión de diferentes actividades


administrativas. Una vez los alumnos hayan culminado satisfactoriamente todos sus procesos de
formación, estarán listos para ascender al primer grado en el Escalafón Militar de Suboficiales como
Aerotécnicos, serán destinados a un Comando o Grupo Aéreo de la Fuerza, en el cual dependiendo
de las necesidades de la institución, desarrollará su especialidad.

Administrador Red y Centro de Cómputo DIRES

Beneficios

04 de febrero de 2013

• Ser parte de una de las Fuerzas Aéreas más operativas y modernas de América.

• Recibirá una formación integral, que le permitirá crecer en valores y competencias.

• Tendrá estabilidad laboral.

• Se podrá capacitar en Colombia o en el exterior en áreas que le permitan a la Fuerza Aérea


Colombiana ser determinante en la defensa y seguridad de la Nación.

• Cada año disfrutará de treinta días de vacaciones, prima de mitad de año, prima de Navidad y
prima de vacaciones.

• Junto con su familia tiene derecho a los centros recreacionales exclusivos de la Fuerza Aérea y
Fuerzas Militares.

• Recibirá un subsidio económico para adquirir vivienda de acuerdo a los aportes contemplados en
las normas vigentes.

• Junto con sus beneficiarios serán incorporados al sistema de salud de las Fuerzas Militares, una de
las mejores entidades de salud del País.

• Tendrá la posibilidad de recibir una asignación de retiro por tiempo de servicio y no por edad.