Você está na página 1de 14

Guía:

Números cuánticos y
configuración electrónica

SGUICTC049TC33-A17V1
Ítem Alternativa Habilidad Dificultad estimada
1 A Reconocimiento Fácil
2 B Comprensión Media
3 C Comprensión Media
4 C Comprensión Fácil
5 E Reconocimiento Fácil
6 C Aplicación Media
7 C Comprensión Media
8 E Comprensión Media
9 E Aplicación Media
10 C Aplicación Media
11 D Aplicación Fácil
12 A Comprensión Media
13 A Comprensión Media
14 E Aplicación Media
15 C Reconocimiento Fácil
16 C Reconocimiento Fácil
17 C Comprensión Difícil
18 E Comprensión Media
19 D Aplicación Media
20 A Comprensión Difícil
21 D ASE Media
22 D ASE Difícil
23 E Reconocimiento Fácil
24 A Comprensión Difícil
25 B ASE Difícil
EJERCICIOS PSU

Ítem Alternativa Defensa


1 A El número cuántico principal (n) tiene relación con el nivel
energético en el que se encuentran los electrones de un átomo.
Este número cuántico está relacionado tanto con la energía como
con la distancia media entre el núcleo y el electrón. Puede tomar
valores desde el 1 hasta el infinito, dependiendo de cuántos niveles
energéticos existan para un átomo.
Según el principio de exclusión de Pauli, en un átomo no pueden
2 B
existir dos electrones con el mismo conjunto de números cuánticos.
Por lo tanto, si dos electrones tienen los mismos valores para los
números cuánticos n, l y m, significa que se encuentran en un
mismo orbital, por lo que necesariamente deben tener distinto
número cuántico de spin (s). Este número cuántico representa el
sentido de giro del electrón y si difieren en él, implica que cada uno
girará en un sentido distinto (alternativa B correcta; C incorrecta),
teniendo uno de ellos un valor de s = +1/2 y el otro, s = -1/2
(alternativa D incorrecta).
El nivel de energía está determinado por el número cuántico
principal (n). Dado que los dos electrones tienen el mismo valor de
n, ocupan el mismo nivel energético en el átomo ( opción A
incorrecta).
En el enunciado se señala que los dos electrones comparten un
mismo valor para el número cuántico magnético (m), pero no se
puede establecer a partir de la información un valor específico para
m (alternativa E incorrecta).

3 C La configuración 3p2 indica que el nivel energético es 3 y que


existen 2 electrones en orbitales p. Debe recordarse que en un
nivel dado, existen tres orbitales tipo p, entre los que se encuentran
repartidos los electrones, los cuales, solo se diferencian en su
orientación espacial.
4 C La capa más externa de un átomo corresponde a su último nivel
energético. Según la configuración

1s2 2s2 2p6 3s2 3p3

la capa más externa de este átomo es el nivel 3 de energía, donde


se encuentran 5 electrones.

5 E El principio de máxima multiplicidad de Hund o regla de Hund,


indica que los orbitales deben llenarse parcialmente, uno a uno,
para después ser completados.
Dicho de otra forma, en orbitales de igual energía (los tres orbitales
p, los cinco d, o los siete f) los electrones se distribuyen, siempre que
sea posible, con sus espines paralelos (desapareados).
En la imagen anterior se ilustra el progreso de la configuración
electrónica de varios elementos. En aquellos que poseen orbitales p,
se muestra el principio de máxima multiplicidad, según el cual los
orbitales son ocupados primero por los electrones de un spin (+1/2),
quedando las capas semillenas.

6 C El número cuántico n indica el nivel de energía en que se encuentra


el electrón. El número cuántico n = 3 representa el tercer nivel
energético.
El número cuántico indica la forma del orbital en que se encuentra
el electrón. Cuando toma el valor = 0 significa que es un orbital s.
Por lo tanto, los números cuánticos del ejercicio, que corresponden a
la notación 3s, son n = 3 y ℓ = 0.
Habilidad de pensamiento científico: Identificación de teorías y
7 C
marcos conceptuales, problemas, hipótesis, procedimientos
experimentales, inferencias y conclusiones, en investigaciones
científicas clásicas o contemporáneas.
En el enunciado se señala que el experimento fue realizado para
evaluar la relación entre la configuración electrónica y las
propiedades químicas de los elementos. Esto corresponde al objetivo
del experimento, ya que indica para qué se llevó a cabo.
También se señala que los estudiantes llegaron a establecer que
elementos con configuraciones electrónicas similares se comportan
de forma parecida en las reacciones químicas. Lo anterior
corresponde a una conclusión derivada del experimento, ya que es
una proposición lógica derivada del experimento.
No se detallan en el texto los pasos del procedimiento experimental
ni los resultados obtenidos en él. Tampoco se entrega información
sobre los antecedentes con que contaban los estudiantes sobre el
tema.
8 E El principio de exclusión de Pauli establece que en un átomo no
puede haber dos electrones que tengan los cuatro números
cuánticos iguales. Por lo tanto, cuando dos electrones se encuentran
en el mismo orbital, deben diferenciarse en el número cuántico de
spin (s), que determina el sentido de giro del electrón dentro del
orbital. Gráficamente, este sentido de giro se representa con una
flecha que apunta hacia arriba cuando s = +1/2 o hacia abajo cuando
s = –1/2. Por lo tanto, en el ejercicio este principio se incumple en la
configuración de la opciónE, donde el orbital 2px tiene dos electrones
con el mismo spin, representados por dos flechas que apuntan hacia
arriba.
La configuración electrónica de la alternativa A cumple con los
principios de llenado de orbitales.
Las configuraciones de las demás opciones incumplen otros
principios de llenado de orbitales, pero no el de exclusión de Pauli,
ya que ninguno presenta dos electrones con el mismo spin ocupando
el mismo orbital. La alternativa B incumple el principio de máxima
multiplicidad de Hund, ya que, de acuerdo a él, uno de los electrones
del orbital 2py debiera encontrarse desapareado en el orbital 2pz.Las
opcionesC y D incumplen el principio de mínima energía, de acuerdo
al cual los electrones ocupan primero los orbitales de menor energía.

9 E El argón (Ar), es un gas noble de número atómico Z = 18. Por lo


tanto, tiene 18 electrones distribuidos de la siguiente forma:
1s2 2s2 2p6 3s2 3p6
Esta misma configuración electrónica corresponde también al ion Cl–,
ya que el número atómico del cloro (Cl) es 17 y tiende a ganar un
electrón, alcanzando la configuración electrónica del argón, que es
su gas noble más cercano, para dar lugar al anión correspondiente.
Lo mismo ocurre en el caso del potasio (K), cuyo número atómico
es 19 y que tiende a perder el último electrón, obteniendo también la
configuración electrónica del argón y formando un catión de carga
+1.
El número atómico del magnesio (Mg) es 12, por lo que el ion Mg2+
tiene 10 electrones, es decir, la misma configuración electrónica que
el neón (Ne).

10 C Para determinar los números cuánticos n, , y m, se debe conocer el


significado de cada uno de ellos.
El número cuántico principal (n) tiene relación con el nivel
energético (n = 1, 2, 3, 4,….,∞) de un átomo.
El número cuántico secundario () representa la forma del orbital
(s = 0, p = 1, d = 2, f = 3).
El número cuántico magnético (m) representa la orientación
espacial del orbital.
A partir de la configuración electrónica se pueden determinar estos
números cuánticos como se ejemplifica en la siguiente imagen:

Para el ejercicio, el último electrón está en 3p3, por lo tanto, el


número cuántico principal es:
n=3
El número cuántico secundario, en tanto, está indicado por el tipo de
orbital, en este caso p, por lo tanto:
ℓ=1
Finalmente, vemos que hay 3 electrones en el último nivel, que se
disponen como se muestra en el siguiente diagrama de orbitales:
Por lo tanto, el número cuántico magnético es:
m = +1

11 D El orden “de llenado” de los orbitales atómicos en la configuración


electrónica se describe según el siguiente esquema.

De acuerdo a esto, la configuración electrónica del átomo neutro de


cloro (Z = 17) es:
1s2 2s2 2p6 3s2 3p5
Pero en el enunciado se pide la configuración del ion cloruro (Cl-).
Los iones positivos o negativos se caracterizan por perder o ganar
electrones, respectivamente, con la finalidad de adquirir la
configuración electrónica de un gas noble y estabilizarse. Como Cl-
tiene carga negativa, tendrá un electrón más que el átomo neutro de
Cl, quedando con una configuración electrónica igual a la del argón
(Ar):
1s2 2s2 2p6 3s2 3p6

12 A El número cuántico n indica el nivel energético y el tipo de orbital


en que se encuentra el electrón al que se alude. Un valor de n = 3,
representa el tercer nivel energético, mientras que = 1 representa
al orbital p, como muestra la siguiente tabla:
Por lo tanto, dichos números cuánticos corresponden a la notación
3p.

13 A El principio de exclusión de Pauli señala que no pueden existir


dos electrones con los mismos números cuánticos, ya que
tendrían una misma posición en el espacio.

14 E A partir de la configuración electrónica,


1s2 2s2 2p6 3s2 3p4
es correcto afirmar que el átomo tiene electrones en 3 niveles de
energía, ya que n toma los valores 1, 2 y 3 (opción I correcta).
Sumando los valores de los superíndices, se puede obtener el total
de electrones del átomo, que corresponde a 16. Como se trata de un
átomo neutro, podemos deducir que su número atómico (Z) es
también 16 (opción II correcta).
La imagen siguiente muestra la configuración electrónica por niveles
de energía.

Para determinar el número cuántico m, para este caso, hay que


considerar los orbitales 3p como una recta numérica, donde el 0
está ubicado bajo el orbital 3py, tal como lo indica la figura.
El valor de m para el último electrón es −1, ya que se encuentra en
el orbital px.

15 C Los subniveles s, p, d y f poseen, respectivamente, 1, 3, 5 y 7


orbitales, cada uno con capacidad de contener como máximo 2
electrones cada uno (Principio Exclusión de Pauli).

Si los subniveles s, p, d y f poseen respectivamente 1, 3, 5 y 7


16 C
orbitales y cada orbital pueden alojar a un máximo de 2
electrones, se puede calcular que el número máximo de electrones
en los subniveles (orbitales) mencionados será 2, 6, 10 y 14,
respectivamente.
17 C La configuración electrónica del hierro es
1s2 2s2 2p6 3s2 3p6 4s2 3d6
De forma abreviada, utilizando la configuración del argón (Z = 18) se
puede representar como:
[Ar] 4s2 3d6
Esto coincide con la configuración semidesarrollada dada en el
ejercicio, pero el diagrama de orbitales presenta un error en la
distribución de los electrones dentro de orbitales del mismo nivel de
energía, puesto que no se cumple el principio de máxima
multiplicidad de Hund. Esta regla plantea que en orbitales de igual
energía (como los cinco d) los electrones se distribuyen, siempre que
sea posible, con sus espines paralelos, es decir, desapareados. Por
lo tanto, en el caso del ejercicio, la distribución de electrones debería
ser la siguiente:

[Ar]
4s 3d 3d 3d 3d 3d
La alternativa A no es correcta, ya que no existen electrones con el
mismo spin dentro de un mismo orbital, por lo que no se puede
afirmar que se incumpla el principio de exclusión de Pauli.
La opción B tampoco es correcta, pues un átomo ionizado es aquel
que tiene mayor o menor cantidad de electrones que de protones.
Como el número atómico del hierro es Z = 26, tiene 26 protones, por
lo tanto, la configuración dada corresponde al átomo neutro, ya que
tiene 26 electrones.
La alternativa D se descarta porque el orden de llenado de los
orbitales en función de su energía, según el principio de Aufbau, sí
se ha respetado en la configuración dada (1s, 2s, 2p, 3s, 3p, 4s, 3d).
Por último, la opción E también es incorrecta, debido a que un
estado excitado se alcanza en un átomo cuando, al recibir energía
adicional, un electrón se mueve a un orbital de mayor energía, lo
cual no ocurre en este caso.

18 E Los electrones de valencia son aquellos que se ubican en el nivel


más externo. De acuerdo con esto, el elemento que presenta la
configuración

[Ar] 4s2 3d10 4p5 (Br, Z = 35)

tiene 7 electrones en el último nivel (n = 4), 2 ubicados en un orbital


tipo s y 5 en orbitales p.
Las configuraciones electrónicas de los demás elementos indican lo
siguiente:
2 2 3
1s 2s 2p  5 electrones de valencia
2 2 6 1
1s 2s 2p 3s  1 electrón de valencia
2 6
[Ne] 3s 3p  8 electrones de valencia
2 5
[Ar] 4s 3d  2 electrones de valencia

19 D Conociendo la configuración electrónica de la capa más externa de


un átomo, es posible determinar la configuración completa siguiendo
el orden de llenado de orbitales. En este caso, es
1s2 2s2 2p6 3s2 3p6
Por lo que el átomo posee 18 electrones (y 18 protones, puesto que
es un átomo neutro), es decir, Z = 18.

20 A En la tabla se observa que los dos electrones tienen tres valores de


números cuánticos iguales, pero difieren en el cuarto (s). Esto ilustra
el principio de exclusión de Pauli, que señala que dos electrones de
un átomo no pueden presentar los cuatro valores de sus números
cuánticos iguales.
Los otros dos principios de llenado de orbitales son el de mínima
energía y el de máxima multiplicidad. El primero establece que los
electrones ocuparán primero los orbitales de menor energía y el
segundo establece que los electrones se ubican preferentemente
desapareados en un subnivel.
La dualidad onda-partícula es una de las ideas que subyacen al
modelo mecano-cuántico, al igual que el principio de incertidumbre,
pero no hacen referencia al orden de llenado de orbitales.

21 D La configuración electrónica del carbono (Z = 6) en su estado


natural (basal o fundamental) es:

1s² 2s² 2p²

Sin embargo, para obtener la tetravalencia característica del carbono


en los compuestos orgánicos, se requiere un estado excitado del
átomo de carbono, que ocurre cuando este recibe una excitación
externa y uno de los electrones del orbital 2s salta al orbital 2pz. Por
lo tanto, la configuración electrónica del carbono en estado excitado
es:

22 D En la Figura 1 aparecen tres orbitales esféricos, por lo que se puede


asumir que corresponden a orbitales de tipo s (alternativa A
incorrecta), determinados por el número cuántico secundario = 0
(opciónC incorrecta). Estos tres orbitales se diferencian en el
tamaño, el cual depende del número cuántico principal, n.
En la Figura 2 se pueden observar tres orbitales, formados cada uno
de ellos por dos lóbulos iguales que se proyectan a lo largo de un
eje, lo que corresponde a la forma de los orbitales de tipo p (= 1)
(alternativa B incorrecta). Los tres orbitales tienen el mismo tamaño,
por lo que su número cuántico principal es igual (opciónD
correcta). La diferencia entre los tres está en su orientación a lo largo
de los ejes x, y o z, la cual está dada por el número cuántico terciario
o magnético (m). El número cuántico secundario (), determina la
forma del orbital y esta es igual para los tres orbitales de la Figura
2 (alternativa E incorrecta).
El número cuántico magnético (m) describe la orientación
23 E
espacial del orbital. El sentido de giro del electrón se describe por
medio del número cuántico de espín (s). El número cuántico
principal (n) determina el nivel energético del electrón, que se
relaciona con la distancia entre el núcleo y el último electrón, y el
número cuántico secundario (), la forma del orbital.
24 A Habilidad de pensamiento científico: Análisis del desarrollo de
alguna teoría o concepto.

Según el texto, los números cuánticos emergen como soluciones de


las ecuaciones de onda empleadas por Schrödinger para describir
una zona de alta probabilidad de encontrar un electrón. Por lo tanto,
los números cuánticos describen la localización del electrón en
términos probabilísticos. Sin embargo, no corresponden a la
probabilidad de encontrar un electrón en un punto determinado,
como señala la alternativa E, sino a valores que describen una zona
de alta probabilidad de encontrarlos.
Debido a que se habla de zonas de alta probabilidad y no de un
punto exacto, no es correcto asociar estos número cuánticos a
“coordenadas exactas” en que se encuentra un electrón.
Si bien a partir de la configuración electrónica de un átomo, asociada
a sus números cuánticos, se puede inferir su comportamiento
químico, los números cuánticos no señalan este comportamiento
directamente.

25 B El diagrama de orbitales del ejercicio representa los orbitales


atómicos 1s, 2s (circulares y anaranjados), 2px, 2py y 2pz (con forma
biglobular).
x

y
Por lo tanto, la configuración electrónica de este átomo es:
1s2 2s2 2p5
A partir de ella se puede señalar que corresponde a un átomo que
tiene 9 electrones, de los cuales 7 son electrones de valencia (se
encuentran en su capa más externa), distribuidos en la siguiente
configuración:
2s2 2px2 2py2 2pz1
Se aprecia que el electrón más externo se encuentra en el
segundo nivel de energía y en un orbital pz. Por lo tanto, los
valores de los números cuánticos principal (n), secundario (l) y
magnético (m) para dicho electrón son:
n=2
l =1
m=0
Por lo tanto, la alternativa B es correcta.