Você está na página 1de 49

Buscador de visiones

VENADO COJO
BUSCADOR DE VISIONES

JOHN (FIRE) LAME DEER


Y
RICHARD ERDOES
1
Buscador de visiones

Esta es una publicación de

Axixik Temaskalpul-li
Centro de Estudios de Cultura Indígena
Agrupación Cultural no lucrativa

Independencia No. 55
Ajijic, Chapala, Jalisco, México

Título original: “LAME DEER SEEKER OF VISIONS”


Washington Square Press
Pocket Books, 1972, NEW YORK.

Traducción: Alejandro Mendo Gutiérrez.


1993
Portada y edición: A.M.G.

2
Buscador de visiones

VENADO COJO
BUSCADOR DE VISIONES

3
Buscador de visiones

PRÓLOGO DEL TRADUCTOR

La humanidad vive actualmente un momento de profunda reflexión acerca de


las formas de entender la vida y de relacionarnos con el entorno que nos rodea.
La depredación de los recursos naturales con que cuenta este planeta al grado
de comprometer seriamente la satisfacción de las necesidades de las futuras
generaciones revela la lógica de sobreexplotación y empobrecimiento que carac-
teriza al sistema capitalista vigente a través de sus paradigmas y esquemas.

Estamos frente a la maravillosa oportunidad de revisar nuestras mane-


ras de percibir la realidad y en ese sentido las voces de los sabios olvidados por
la modernidad son indispensables. John (Fire) Lame Deer fue un hombre sa-
grado para su pueblo, el Sioux. Heredero directo de un amplio bagaje cultural
acumulado a lo largo de milenios de contacto sensible con la naturaleza, nos
ofrece un punto de vista original respecto a nuestra existencia como humanos
y, sobre todo, nos motiva a relacionarnos de nuevo con los elementos funda-
mentales de la vida: aire, agua, tierra, fuego, plantas y animales.

La dificultad para encontrar este libro en castellano nos obliga a su tra-


ducción y publicación espontáneas, esperando servir a aquellos interesados en
adentrarse en la riqueza cultural y espiritual de los indígenas norteamericanos.
Hemos seleccionado solo algunos capítulos de esta obra en función de brindar
información concreta acerca de los rituales y ceremonias que en la actualidad
practicamos con la venia de miembros de la comunidad Oglala Lakota de Pine
Ridge, Dakota del Sur.
Alejandro Mendo Gutiérrez

4
Buscador de visiones

John (Fire) Lame Deer (Venado Cojo) y su pipa sagrada.

5
Buscador de visiones

VENADO COJO
BUSCADOR DE VISIONES

Lame Deer (Venado Cojo)

Narrador, rebelde, Hombre-Medicina.


Venado Cojo nació hace más de un siglo
en la Reservación de Rosebud en Dakota del Sur.
Sioux de pura sangre, él ha hecho muchas cosas
en el mundo del hombre blanco: entretenimiento
en rodeos; pintar; ser prisionero, pero por encima,
él ha sido un anciano sagrado para la Nación Lakota.

6
Buscador de visiones
dad y yo estaba solo a noventa y
CAPITULO 1 seis horas de convertirme en hom-
SOLO EN LA MONTAÑA bre. Esa idea era reconfortante y re-
confortante, también, era la tibieza
de esa cobija con su preciosa estre-

M
e encontraba solo en la mon- lla bordada con que el viejo Chest
taña. Me metí al agujero, el me había envuelto para cubrir mi
hoyo cavado en la punta del desnudez. Mi abuela la había con-
cerro especialmente para mi feccionado especialmente para esta
Búsqueda de Visión, y abrazando mi primer Hanbléchia, mi primera
mis rodillas con los brazos vi cómo Búsqueda de Visión. Se trataba de
el viejo Chest -el Hombre-Medicina una colcha bellamente decorada con
que me había llevado ahí- desapa- una grande “estrella de la mañana”
recía abajo en el valle. Ahora él era hecha de numerosos pedazos de co-
solo un pequeño punto negro entre loridas telas cosidas. El símbolo era
los pinos y pronto yo quedaría com- tan grande que cubría casi toda la
pletamente solo. cobija. Si Wakán Tánka, el Gran
Rápido quedé solo en lo más Espíritu, me otorgara la visión y el
alto de aquella montaña donde per- poder, yo podría llegar a ser un
manecería por cuatro días y cuatro Hombre-Medicina y encabezar nu-
noches sin comida ni agua hasta merosas ceremonias envuelto en esa
que él volviera por mí. Ustedes sa- cobija. Ahora ya soy un hombre vie-
ben que nosotros los indígenas no jo y abuelo muchas veces, pero to-
somos como algunas personas de davía conservo esa colcha decorada
piel blanca: casados, con dos niños que mi abuela me hizo. En realidad
y una niñera que los cuida viendo la considero un tesoro porque algún
las telenovelas mientras los padres día seré enterrado en ella.
salen a dar la vuelta. El Hombre-Medicina también
Los niños nativos nunca son me dejó una pipa de la paz junto
dejados solos. Siempre están rodea- con una bolsa de Kinnickinníck,
dos por sus abuelos, tíos, primos y nuestro tabaco mezclado con corte-
parientes lejanos que los cuidan, les za de sauce rojo. Esa pipa era para
cantan y les cuentan historias. Si mí aún más apreciada que la cobija
los padres tienen que salir a algún estrellada. Para nosotros la pipa es
lado los niños también van. como una Biblia abierta. La gente
Sin embargo, aquí estaba yo blanca necesita un templo, un sa-
metido en mi agujero especial y ab- cerdote y música de órgano para in-
solutamente solo por primera vez en troducirse a las oraciones. Hay ahí
mi vida. Tenía dieciséis años enton- muchas cosas que distraen: otras
ces, todavía conservaba mi nombre personas, saber si los demás te mi-
de niño y -déjenme decirles- tenía ran, pinturas en los muros, un
miedo. Sentí que temblaba y no era sermón, qué tanto dinero debes dar
solo por el frío. La persona más cer- y cuánto traes contigo. Creemos que
cana se encontraba a kilómetros de no se puede tener una visión de esa
mí y cuatro días con sus noches es manera.
mucho, mucho tiempo. Desde luego, Para nosotros los indígenas
cuando esto hubiera terminado yo solo hay la pipa, la tierra sobre la
no sería más un niño, sino un hom- que nos sentamos y el cielo abierto.
bre. Habría tenido mi visión. Se me El espíritu está en todas partes. En
daría mi nombre de hombre. ocasiones se muestra a través de un
Los hombres Sioux no temen animal, un pájaro o algunos árboles
resistir el hambre, la sed o la sole- en la montaña. A veces habla desde
2
Buscador de visiones
los desiertos por medio de una pie- había ofrecido su dolor dando una
dra y también en el agua. Ese humo parte de su propio cuerpo para ayu-
que sale de la pipa sagrada va direc- darme a orar y fortalecer mi co-
tamente a encontrarse con el mundo razón. ¿Cómo podría sentirme asus-
espiritual. Pero este es un fenómeno tado con tanta gente -muerta y viva-
de dos aspectos: el poder fluye tam- ayudándome?
bién hacia nosotros en el humo que No obstante, algo seguía pre-
inhalamos por la boquilla de la pipa. ocupándome. Yo quería llegar a ser
Tú puedes sentir esa fuerza con solo un Hombre-Medicina, un Yuwípi,
tocar la pipa, se mueve desde la pi- un curandero adiestrado en las cos-
pa hasta el fondo de tu cuerpo. Hace tumbres ancestrales de mi pueblo
que tus cabellos se levanten. La pipa Sioux. Pero tú no puedes aprender a
no es solo un objeto, está viva. Fu- ser un Hombre-Medicina igual que
mar la pipa me hace sentir bien y la gente blanca va a una escuela de
me ayuda a desechar mis temores. medicina. Quizá tú puedas conse-
Con solo tocar la suave textu- guir a un anciano sagrado que te
ra del cuenco de esta pipa hecha de enseñe acerca de las hierbas y de
piedra roja -roja como la sangre de las prácticas ceremoniales para lle-
mi pueblo- el miedo que sentía des- var a cabo un ritual en donde todo
apareció. Dejé de sentirme asusta- esté en su lugar, en donde cada mo-
do. Esa pipa había pertenecido a mi vimiento sea el apropiado y en don-
padre y a su padre antes que a él, y de cada palabra tenga su especial
de la misma forma pasaría a mi hijo significado. Eso se puede aprender
y -a través de él- a su hijo. En tanto de la misma forma como se aprende
tengamos la pipa existirá la Nación a escribir o se adiestra un caballo,
Sioux. Al acariciar y recorrer con pero en sí esas cosas no significan
mis dedos la superficie de esa pipa nada. Sin la visión y el poder ese
pulida de tanto uso pude percibir aprendizaje no hará bien, no hará
que mis antepasados -quienes hab- de mí un Hombre-Medicina.
ían fumado antes esa pipa- se en- Pero, ¿Y si yo fallaba en mi
contraban ahora conmigo dentro del empresa al no conseguir tener una
agujero para mi visión. ¿Podría así visión? ¿Qué pasaría si yo soñara
considerarme solo? con los Seres del Trueno o si un
Junto con la pipa el Hombre- relámpago cayera en la montaña?
Medicina también me había dejado Eso me convertiría de inmediato en
una sonaja hecha de calabazo. De- un Heyóka, una persona que actúa
ntro de ella mi abuela depositó cua- al revés, al contrario de lo normal,
renta pequeños pedazos de su piel un hombre “de cabeza”, un payaso
que ella misma cortó de su brazo sagrado. “Tú sabrás si sucede, si el
con una navaja de rasurar. Yo mis- poder llega a ti” -me había dicho mi
mo la vi hacerlo. La sangre corría viejo tío Chest- “Si no se te da no
desde su hombro hasta su mano pretendas fingir ni mentir al respec-
mientras con todo cuidado ella colo- to pues pudieras morir o provocar
caba cada pedacito de su piel sobre un serio daño a alguien cercano a ti,
un pañuelo, nerviosa por no perder alguien que ames”.
ni uno solo. De seguro que esto La noche se acercaba y yo to-
hubiera enloquecido a los antropó- davía me encontraba mareado y al-
logos modernos. ¡Imagínense la rea- terado por el primer baño de sudor
lización de un ritual tan antiguo con en que recién me había purificado
una navaja de rasurar en vez de con antes de subir a la montaña. Nunca
una hoja de pedernal! Para mí eso antes había entrado a una cabaña
no importaba. Alguien cercano a mí de sudación. Me había sentado en
3
Buscador de visiones
esa pequeña construcción hecha de esta misma montaña pues los Hom-
ramas dobladas de sauce y cubierta bre-Medicina de mi familia seleccio-
con cobijas para mantener el calor naron este sitio como lugar de medi-
dentro. El viejo Chest y otros tres tación apropiado para las Búsque-
Hombre-Medicina también estuvie- das de Visión. Esto hace más de
ron conmigo. Recargué mi espalda doscientos años atrás cuando ellos
contra las paredes para alejarme lo cruzaron el río Missouri para cazar
más posible de las piedras calientes bisontes en el valle del White River
al rojo vivo que estaban al centro. (Dakota del Sur). Podía sentir su
Cuando Chest vació un poco de presencia en la tierra sobre la cual
agua sobre las rocas un silbante y me reclinaba, podía sentirlos entrar
blanco vapor me envolvió y llenó mis a mi cuerpo sacudiendo mi mente y
pulmones. Sinceramente pensé des- corazón.
esperado que moriría por el calor y
ya sentía los párpados quemados
cuando justo enmedio de todo ese
vaporoso remolino escuché cantar al
viejo Chest. Me di cuenta que, des-
pués de todo, la cosa no podría estar
tan mal y me abstuve de gritar “Por
todas mis relaciones”, con lo que él
hubiera tenido que abrir la puerta
de la choza de sudación para dejar
pasar al interior un poco de aire
fresco y frío. Me sentí orgulloso por
eso mientras le escuchaba rezar pa-
ra mí: “Oh, piedras sagradas, reci-
bimos aquí su blanco aliento, este
vapor que es el aliento de la vida.
Permitan que este joven lo respire y Hace cuarenta años subí a esta monta-
se llene de fuerza”. ña para buscar mi visión solo, rezando y
Ese baño de sudor me había sin comida ni agua.
preparado para mi Búsqueda de Vi-
sión. Aún en este momento -una
hora después- mi piel sentía una li- A través de la oscuridad llega-
gera comezón pero parecía haber ron a mí algunos sonidos: el lamen-
despejado mi mente por completo y to del viento, el susurro de los árbo-
eso era bueno ya que dejaba sufi- les, las voces de la naturaleza, los
ciente espacio ahí para nuevas per- sonidos de los animales, el canto de
cepciones. la lechuza. Repentinamente percibí
La oscuridad se apoderó de la una presencia sobrecogedora. Junto
montaña. Aún cuando no lo veía a mí dentro del estrecho agujero
supe que había aparecido Hanhépi había un ave grande. El pozo tenía
Wi, el sol nocturno, que es como el ancho de mi cuerpo y yo era un
llamamos a la luna. Acurrucado en muchacho delgado, sin embargo, es-
el pequeño hoyo no podía verla. Una ta enorme ave volaba a mi alrededor
densa negrura me cobijaba como como si tuviera todo el cielo para
una manta aislándome del mundo hacerlo. Podía escuchar sus gritos,
exterior y aún de mi propio cuerpo. en ocasiones cerca de mí, en ocasio-
Eso me permitió escuchar las voces nes lejos, muy lejos. Las plumas de
de mi interior. Pensé en mis ances- sus alas me tocaron la cabeza y la
tros que antes de mí habían subido espalda. Esta sensación tan sobre-
4
Buscador de visiones
natural era demasiado para mí y me estaba al alcance de mi mano iz-
hizo temblar fuerte al tiempo que quierda. Era como si la tierra y las
sentía los huesos fríos como el hielo. estrellas se movieran por debajo.
Pude tomar la sonaja que, además Una voz dijo: “Tú estás sacrificándo-
de los cuarenta pedazos de carne de te para llegar a ser un Hombre-
mi abuela dentro, tenía también Medicina. Con el tiempo lo serás y
muchos guijarros y diminutas pie- enseñarás a otros más. Somos los
dras recolectadas de los hormigue- seres alados, las Personas Ave, águi-
ros. Las hormigas los extraen del las y búhos. Somos una nación y tú
subsuelo y nadie sabe por qué, sin serás nuestro hermano. Jamás de-
embargo, se supone que esas pie- bes lastimar o matar a ninguno de
drecillas tienen un poder especial. nosotros. Siempre podrás compren-
Sacudí la sonaja y su sonido parecía dernos cuando vengas a este sitio en
lluvia cayendo sobre las rocas. Aún busca de una visión. Aprenderás
cuando comprendía ese lenguaje no acerca de hierbas y raíces con las
logré calmarme. Entonces alcancé la que sanarás a tu pueblo, pero no
pipa sagrada con mi otra mano y pedirás nada a cambio. La vida del
tuve un impulso por cantar y orar: hombre es corta, haz de la tuya algo
“Túnkashila, Espíritu Abuelo, ayú- valioso”.
dame”. Pero esto tampoco sirvió Comprendí que esas voces
mucho. No sé qué cosa había entra- eran buenas y lentamente mis temo-
do en mí y yo no me sentía el mis- res desaparecieron. Había perdido la
mo. Comencé a llorar. Inclusive mi dimensión del tiempo y no sabía si
llanto parecía salir de otra persona, era de día o de noche. Aunque esta-
sonaba como un anciano imposible ba consciente me sentía dormido.
de reconocer. Utilicé en mi plegaria En ese momento vi una silueta ante
palabras antiguas, tan antiguas que mí. Se distinguía entre la oscuridad
ya no se usan en nuestros días. In- y la penetrante neblina que ocupaba
tenté secar mis lágrimas pero estas el interior de mi agujero en la tierra.
no cesaban. Finalmente jalé la cobi- Vi que se trataba de mi bisabuelo
ja estrellada y me cubrí con ella pe- Táhca Úshte, Venado Cojo, el viejo
ro todavía podía sentir las alas del jefe de los Minnecónjou, “Los que
ave tocándome. Plantan Cerca del Agua”. Pude ver
Lentamente me percaté de que la sangre que escurría del pecho de
una voz trataba de decirme algo. Se mi bisabuelo por la bala con que un
trataba del canto de un pájaro pero soldado blanco le había herido. Su-
-déjenme decirles- comencé a com- pe que mi bisabuelo quería que yo
prender algo de él. Eso ocurre a ve- tomara su nombre y eso me enorgu-
ces. Conozco a una mujer que lleva lleció enormemente.
siempre una mariposa posada sobre Nosotros los Sioux creemos
su hombro. Esa mariposa le comu- que hay algo dentro de nosotros que
nica cosas y eso hace de ella una nos controla, algo como una segun-
poderosa Mujer-Medicina. da persona. Le llamamos Nági, y es
Escuché también una voz lo que otras personas podrían lla-
humana aunque extraña y de tono mar alma, espíritu o esencia. Uno
tan agudo que no podría venir de no puede verla, sentirla o probarla
ningún ser humano viviente u ordi- pero en aquella ocasión sobre la
nario. En un instante estaba yo montaña -y solo ahí- comprobé que
elevándome junto con el ave. La estaba dentro de mí. Después sentí
montaña con su agujero para la vi- cómo el poder surgía dentro de mí
sión se veía abajo. Las mismas es- como un torrente. No podría descri-
trellas las miraba bajo mí y la luna birlo pero colmó todo mi ser. En ese
5
Buscador de visiones
momento supe que me convertiría que esa comida es como para perro,
en un Wichásha Wakán, es decir, pero no te preocupes, solo es carne
un Hombre-Medicina. De nuevo de res. Ni siquiera es un perro gordi-
lloré, pero esta vez de alegría. to como los que comemos en cere-
No sé cuánto tiempo estuve en monias muy especiales. Se trata
lo alto de aquella montaña, si un simplemente de una comida ordina-
minuto o toda una vida. Una mano ria, cotidiana.
me sacudía gentilmente el hombro. Pero justo porque soy indíge-
Era el viejo Chest quien venía por na acostumbro pensar acerca de las
mí. Me comentó que yo había cum- cosas comúnes y sencillas como es-
plido los cuatro días y noches de- ta olla. El agua que hierve proviene
ntro del agujero para la visión y de de las nubes que hacen llover. Me
que ya era hora de salir y bajar. Allá recuerdan al cielo. El fuego viene del
me daría algo para tomar y comer sol que nos calienta a todos por
antes de que yo le relatara todo lo igual: hombres, animales y plantas.
que me hubiera ocurrido durante mi La carne representa a las criaturas
Hanbléchia. Él interpretaría mi vi- de cuatro patas -nuestros hermanos
sión. Me dijo que el pozo para la animales- que se entregan a sí mis-
Búsqueda de Visión me había cam- mos para que podamos vivir. El va-
biado de alguna forma que no sería por es un aliento vivo. Era agua pe-
capaz de entender por el momento. ro ahora se va al cielo convirtiéndo-
También me dijo que yo no era más se de nuevo en nube. Todas estas
un muchacho sino un hombre. Yo cosas son sagradas. Viendo esa olla
era ahora Venado Cojo. llena de comida pienso en cómo -de
manera tan sencilla- Wakán Tánka
se preocupa de cuidarme. Nosotros
los Sioux dedicamos mucho tiempo
en reflexionar acerca de las cosas
cotidianas que están mezcladas en
nuestras mentes con lo espiritual.
Podemos ver en el mundo que nos
CAPITULO 6 rodea variados símbolos que nos en-
EL CÍRCULO Y EL CUADRADO señan el significado de la vida. Te-
nemos un refrán que dice: “El hom-

A
migo, ¿Qué ves aquí? Solo una bre blanco ve tan poco que debe te-
vieja olla para cocinar, negra ner solo un ojo”. Nosotros vemos
de tizne y con muchas abolla- tantas cosas como tú no tienes idea.
duras. Podrías distinguirlas si quisieras pe-
Está sobre el fuego encima de ro regularmente estás muy ocupado
una antigua hornilla de leña y el para hacerlo. Los nativos vivimos en
agua que contiene comienza a hervir un mundo de símbolos e imágenes
y mueve la tapa con el blanco vapor donde lo espiritual y lo cotidiano se
que se eleva hacia el techo. Dentro funden. Para tí los símbolos son solo
de la olla hay agua caliente, pedazos palabras, ya sean habladas o escri-
de carne con todo y huesos y grasa, tas en un libro. Para nosotros, los
y muchas papas. símbolos forman parte de la natura-
No parece haber ningún men- leza, parte de nosotros mismos: tie-
saje especial en esa vieja cazuela y rra, sol, viento, lluvia, piedras, árbo-
apuesto a que te tiene sin cuidado, a les y aún insectos tan pequeños co-
no ser porque ese guiso comienza a mo hormigas y saltamontes. Noso-
oler bien y con ello recuerdas que tros tratamos de comprender esto
tienes hambre. Tal vez te incomoda no con la mente, sino con el corazón
6
Buscador de visiones
y solo requerimos una ligera pista son las flechas lanzadas al enemigo.
para encontrar el significado. Las mujeres hacen otra clase
Lo que para tí parece común de ceñidores que, por lo general,
es para nosotros algo maravilloso a manifiestan su aprecio hacia la na-
través del simbolismo. Es curioso ya turaleza. Estas líneas
que ni siquiera tenemos una palabra
para el concepto “simbolismo” y sin
embargo, nos rodeamos de él. Uste-
des sí tienen la palabra, pero solo
eso.
Fíjate en este ceñidor. Mi ma- son los caminos que ella recorrió.
dre lo hizo. Me comentas que es be- Estas son las hojas que le rozaron.
llo y eso me enorgullece pues pienso
regalártelo. Pero, en realidad es algo
más que bello; relata una historia.
Todo lo que ves es un diseño geomé-
trico a partir de cuentas redondas:
líneas, triángulos y rombos, pero Esto
con ellos se narra la historia de mi
abuelo. Esta figura de rombo

es una hermosa mariposa que se


posó sobre ella. Estos escalones que
representa una pluma de águila que suben y bajan
se le dio a un guerrero para que la
usara luego de que realizó una ac-
ción valerosa como golpear de cerca
al enemigo. Estos cuadrados a los
que les falta una línea
son una montaña distante. Esto

ilustran las huellas dejadas por los


caballos que se capturaron al con- son nubes y estas tres figuras son
trario. Este dibujo remolinos de viento:

significa un caballo muerto en bata- Este ceñidor nos cuenta acer-


lla y a cuyo jinete rescató mi abuelo. ca de una mujer joven que salió a
Estos dos triángulos caminar pero que fue sorprendida
por una tormenta que la mojó, por
lo que corrió a casa donde se secó e
hizo este ceñidor. Desde luego, una
jovencita podría hacer un ceñidor
para su amante en donde dibujaría
7
Buscador de visiones
toda clase de secretos íntimos que líneas ondulantes que bajan a su
solo ellos entenderían. cabeza son el poder espiritual que
Estos diseños abstractos son desciende sobre él. Un hombre ro-
siempre labor de las mujeres. Los deado por puntos así
hombres realizan dibujos de huma-
nos y animales de manera realista,
tal como los ven, pero también hay
mucho de significados ocultos en las
pinturas que hace un hombre. Mira
este paisaje; un amigo mío lo hizo. representa que está asustado, que
Todo lo que ves son dos suaves coli- las cosas se están cerrando a su al-
nas bajo el cielo, la pradera, un valle rededor.
oscuro con algunos arbustos y un ¿Sabes?, siempre me hace
manantial. Bueno, no se trata solo sonreir cuando escucho a los jove-
de un paisaje. Ahí está el cuerpo de nes blancos hablar de algunas per-
una mujer. Las colinas son su pe- sonas que son “cuadradas”, “rectas”,
cho, la llana pradera es su vientre y es decir, anticuadas, rígidas, inflexi-
el manantial..., bueno eso es su bles en sus mentes o corazones. De
Wínyan Shan, sus partes femeni- hecho no es necesario que sean vie-
nas. Mi amigo no pintó esto solo pa- jos; puedes ser un “cuadrado” a los
ra hacerte reir. Pienso que mi amigo dieciocho. De cualquier manera,
vio el cuerpo de su mujer como un llamar a esa gente “cuadrada” o “re-
hermoso paisaje. Él no hubiera pin- cta” es lo mismo que haría un indí-
tado ese paisaje sin el manantial gena. Desde nuestro punto de vista,
pues es una parte central de la fe- el símbolo de los nativos es el círcu-
minidad, es su esencia, es sagrado. lo, el aro. La naturaleza quiere que
Está ahí porque nos recuerda el las cosas sean redondas. Los cuer-
amor y la repreducción, y por eso pos de las personas y de los anima-
me gusta tanto esta pintura. les no tienen esquinas. Entre noso-
El simbolismo nos ayudó a tros, el círculo representa la cercan-
“escribir” sin un alfabeto. Por medio ía de la gente sentada lado a lado al-
de símbolos podemos describir pen- rededor de la fogata: amigos y fami-
samientos abstractos de tal manera liares unidos en paz mientras la pi-
que todos pueden entenderlos. Dos pa pasa de mano en mano. El cam-
manos como estas, abiertas y al- pamento en donde cada Típi tiene
canzándose su lugar, también es circular. El
Típi es redondo y la gente se ubica
en círculo, y todas las familias del
grupo son círculos dentro de un
círculo que, a su vez, es un círculo
mayor que forma los siete campa-
son nuestro signo para “paz”. Un mentos de los Sioux, representando
hombre fumando su pipa significa una sola nación. La nación es solo
una oración. una parte del universo -también cir-
cular- que se compone de nuestro
planeta -que es redondo-, del sol -
que es redondo-, y de las estrellas -
que son redondas-. La luna, el hori-
zonte, el arcoíris, son círculos de-
Este es un Hombre-Medicina. Tiene ntro de otros círculos que no tienen
los ojos cerrados pues está teniendo principio ni final.
una visión, una iluminación. Las
8
Buscador de visiones
Para nosotros es muy hermo- que si tú no tienes una de estas se-
so y apropiado que el símbolo y la ñas en tu cuerpo la Mujer Lechuza
realidad -al mismo tiempo- expresen no permitirá tu entrada al mundo
la armonía entre la vida y la natura- espiritual, sino que te arrojará a un
leza. Nuestro ciclo es interminable barranco profundo. En ese caso
porque fluye eternamente: vida nue- tendrás que vagar por la tierra eter-
va emergiendo de la muerte, es de- namente como un Wanági, un fan-
cir, la vida sobrepasando a la muer- tasma. Lo único que harías, enton-
te. ces, sería quejarte, lamentarte y
Por el contrario, el símbolo del asustar a la gente. Quizá no sea tan
hombre blanco es el cuadrado. Cua- malo ser un Wanági. Pudiera ser di-
drada es su casa y cuadrados son vertido, no sé, pero como puedes ver
sus edificios de oficinas con paredes tengo tatuajes en mis brazos.
que separan a la gente entre sí. Cada día de mi vida observo
Cuadrada es la puerta que mantiene símbolos en la silueta de ciertas raí-
fuera a los extraños; los billetes de ces y ramas. Leo mensajes de las
dólar; la cárcel. Cuadrados son los piedras. Les presto especial atención
objetos del hombre blanco, sus tele- a ellas porque soy un hombre Yuwí-
visores, radios, máquinas para la- pi y esa es mi especialidad. Pero no
var, computadoras, automóviles: soy el único. Muchos nativos lo
siempre cajas, cajas y más cajas. hacen igual.
Todo esto tiene esquinas y orillas Ínyan, las rocas, son sagra-
agudas y esas esquinas me parecen das también. Todos los hombres ne-
como puntas en el tiempo, saltos en cesitan una piedra para que les
el tiempo del hombre blanco, citas ayude. Existen dos clases de rocas
rigurosas, relojes checadores, horas que hacen buena medicina. Una es
“pico”. Ustedes están prisioneros como el hielo, la otra es como una
dentro de esas cajas. piedra ordinaria, pero te hace incli-
Cada vez, más y más jóvenes narte a recogerla por su forma espe-
blancos quieren dejar de ser “cua- cial. A las piedras debes pedirles
drados” o “rectos” para convertirse ayuda para localizar cosas que
en redondos, flexibles. Eso es bueno están perdidas o extraviadas. Las
ya que se unen a nuestro círculo. piedras también pueden advertirte
Desde el nacimiento hasta la acerca de un enemigo o de un infor-
muerte a los indígenas nos envuel- tunio próximo. Los vientos se mani-
ven los símbolos como si fueran una fiestan en los cuervos y en una pe-
cobija. La cuna de un niñito se de- queña piedra negra del tamaño de
cora con diseños que le aseguran un huevo.
una vida sana y felíz. Los mocasines Ínyan-sha, la roja piedra para
de un muerto tienen la suela borda- pipa, es seguramente la más sagra-
da con chaquira para facilitarle su da de todas porque su color rojo re-
jornada por el más allá. Por la mis- presenta la misma sangre de nues-
ma razón, la mayoría de nosotros tro pueblo.
tenemos tatuajes en los brazos, pero En los tiempos antiguos sol-
no como los tatuajes de los marine- íamos tener muchas rocas pintadas
ros -dagas, corazones, mujeres des- y cubiertas con plumas o salvia para
nudas- sino solo un nombre, una le- rezar y utilizarlas como altares. Al-
tra o algún diseño. La Mujer Lechu- gunas ocasiones se les ofrecía un
za que custodia el camino al mundo perro. Al norte de aquí, cerca del
de los espíritus busca esos tatuajes poblado de Busby, Montana, está
y nos deja pasar. Son como un pa- una enorme roca llamada Peña Me-
saporte. Muchos indígenas creen dicina de Venado. Es tan alta como
9
Buscador de visiones
un edificio grande y se puede subir Trinidad. No puedes explicarlo si no
a ella. Imágenes de hombres y ani- es volviendo a la idea de los “círcu-
males la cubren toda, así como di- los dentro de otros círculos”, o sea,
seños abstractos, círculos, espirales el espíritu dividiéndose en piedras,
y líneas en zig-zag. Algunas de estas árboles, pequeños insectos; hacién-
están pintadas sobre la roca mien- dolos a todos Wakán con su omni-
tras que otras han sido talladas. presencia. A la vez, toda esta miría-
Hay capas y más capas sobrepues- da de seres que componen el uni-
tas de estas imágenes pues durante verso fluyen de regreso a su origen
generaciones los indígenas hemos unificados en el único Espíritu
dejado ahí nuestros símbolos. Abuelo.
Antes de la batalla del Little Túnka, el Espíritu Piedra, es
Big Horn (Pequeño Gran Cuerno) los el espíritu más antiguo -creemos-
Sioux y Cheyennes realizaron su porque es el más duro. Él represen-
Danza del Sol en Peña Medicina de ta la creación igual que las partes
Venado y Sitting Bull (Sitting Bull sexuales del hombre. Firme, erecto,
(Toro Sentado)) hizo cien heridas en penetrante como las puntas de fle-
cada uno de sus brazos y tuvo una cha y lanza elaboradas de piedra en
visión: “Muchos soldados blancos los viejos días.
caen hacia atrás”, con lo que la de- Ínyan Washíchu Wakán,
rrota de Custer quedaba pronosti- Hombre Blanco Piedra Sagrada, es
cada. como llamamos a Moisés. Él nos
Siempre que estoy cerca de atrae porque subió solo a lo alto de
Montana y tengo la oportunidad voy su montaña como los nativos, a
a rezar a esa roca. Se ubica orgullo- buscar su visión, a ser uno con su
sa en medio del rancho de un gana- dios, quien le hablaba a través del
dero. Él es buena persona como casi fuego, los matorrales y las piedras.
todos los rancheros. Nos abre la Moisés, al regresar de la montaña
puerta y agitando la mano nos dice portando las tablas de piedra con
adiós desde la cerca. Es seguro que signos grabados, habría sido un
trata de imaginarse lo que una ca- buen Hombre-Medicina indígena.
mionada de indígenas locos se trae Túnka, el Espíritu Piedra;
para invadirlo de esa manera. Wakínyan, el Espíritu Trueno;
Las piedras encajan perfecta- Takúshkanshka, el Espíritu Movi-
mente en nuestro mundo de símbo- miento; Unktéhi, el Espíritu Agua,
los. Son redondas y no tienen ori- son todos Wakán, misteriosos, ex-
llas. Su poder no tiene límites, como traordinarios, incomprensibles, sa-
ellas. Todas las cosas redondas grados. Forman parte, todos ellos,
están relacionadas entre sí, como del Gran Misterio. Esos son nues-
Wagmúha, el calabazo, la sonaja tros cuatro sobrenaturales, mismos
sagrada que contiene 405 diminutos que nos introducen aún, a otra for-
guijarros dentro, piedrecillas reco- ma de simbolismo: la mágia de los
lectadas de los hormigueros. números -que compartimos con
Aún las cosas más pequeñas e otras muchas culturas-.
insignificantes cuentan con el espí- CUATRO es el número más
ritu que les dio Wakán Tánka. Parte Wakán, más sagrado. Cuatro repre-
de ese Gran Espíritu es Túnka, algo senta a Tatúye Tópa, las cuatro es-
que quizá llamarías un Espíritu Pie- quinas del mundo. Uno de sus prin-
dra. Los espíritus son seres indivi- cipales símbolos es Úmane, que se
duales pero están unidos todos en parece a esto:
Wakán Tánka. Esto es difícil de en-
tender; se parece a la Santísima
10
Buscador de visiones
valor, generosidad, honestidad y
maternidad.
Los Sioux hacemos todo en
Representa la fuerza terrenal no uti- cuatros, por ejemplo, tomamos cua-
lizada. Con esto quiero decir que el tro bocanadas de humo cuando fu-
Gran Espíritu dota de una enorme, mamos. Aquellos de nosotros que
inimaginada cantidad de fuerza a somos miembros de la Native Ameri-
todas las cosas: piedras, hormigas, can Church (Iglesia Nativa America-
hojas, remolinos y demás. Con todo, na)) tomamos cuatro veces cuatro
queda aún mucha energía sin ser cucharadas de Peyote durante una
usada, y que debe aprovecharse sa- noche de rezos. Vaciamos agua so-
biamente y con moderación, si se bre las rocas ardientes del baño de
nos da un poco de ella. sudor en cuatro ocasiones. Cuatro
Esta fuerza se simboliza con noches buscamos una visión duran-
el Úmane. Antiguamente los hom- te la Hanbléchia. Los hombres nos
bres solían tener un altar Úmane abstenemos por cuatro días y no-
hecho de tierra compactada dentro ches de la compañía de las mujeres
de sus Típi y para ciertas ocasiones antes de una ceremonia importante.
especiales. Era tan Wakán que tú Las mujeres, a su vez, se apartan
no podrías tocarlo, ni siquiera pasar del campamento de los hombres du-
tu mano sobre él. rante los cuatro días de su Íshnati,
Todavía hoy hacemos altares - su menstruación o después de dar a
montoncitos de tierra decorados con luz. Al menos eso acostumbraban.
atados de tabaco y banderas- para Siete es también un número
nuestras ceremonias de Yuwípi. sagrado, ya que representa los siete
Cuatro, nuestro número sa- campamentos de la Nación Sioux;
grado, también simboliza a los cua- los siete rituales sagrados; las siete
tro vientos, cuya imágen es una tribus de los Sioux Teton, pero cua-
cruz. tro es más Wakán. En todas nues-
La Bolsa de Medicina del Gran tras ceremonias levantamos cuatro
Misterio contenía cuatro veces cua- banderas de color pues nos recuer-
tro cosas. Unktéhi, el Espíritu dan el simbolismo y poder de los co-
Agua, creó la tierra y a los seres lores.
humanos. Todo tiene su inicio en el El negro representa al oeste;
agua. Unktéhi nos dio la Bolsa de el rojo al norte; amarillo al este y
los Misterios. En ella, el plumón de blanco al sur. El negro es la noche,
los gansos representa a todas las la oscuridad, el misterio, el sol que
aves; un puñado de pelo de bisonte se ha ocultado. El rojo es la tierra,
simboliza a los animales de cuatro la piedra de pipa, la sangre de la
patas; algo de hierba estaba ahí por gente. Amarillo es el sol cuando
las hojas, cortezas y raíces de los aparece para alumbrar el mundo.
árboles. Este bulto sagrado contenía Blanca es la nieve y el brillo del sol
cuatro clases de plumas de aves, en su cenit.
cuatro tipos de pieles de animales, Rojo, blanco, negro, amarillo
cuatro formas de plantas y cuatro son colores verdaderos. Nos indican
diferentes rocas y piedras. las cuatro direcciones del mundo.
Cuatro elementos forman el Una razón por la que estamos fasci-
universo: tierra, aire, agua y fuego. nados con estos colores es porque
Nosotros los Sioux hablamos de las simbolizan la unidad de la humani-
cuatro virtudes que un hombre debe dad: la gente negra, roja, amarilla y
poseer: valor, generosidad, resisten- blanca como hermanos de una sola
cia y sabiduría. Para una mujer son: raza.
11
Buscador de visiones
comer algo. Cada vez que salían,
uno de ellos no regresaba.
Así, finalmente la jovencita
quedó sola. No sabía qué hacer. No
tenía a nadie que le trajera comida o
que la protegiera. Tampoco sabía si-
CAPITULO 10 quiera cómo pedir a los espíritus su
INIPI: EL ALIENTO DEL ABUELO ayuda, pues esto ocurrió hace mu-
cho tiempo antes que la gente tuvie-
ra ceremonias o formas de rezar. En
ese tiempo no había danza ni pipa.

H
ablando de cosas sagradas
primero les contaré acerca del La muchacha no quería seguir
Inípi, el baño de sudor. Hago sola. Se dirigió a la cima de una co-
esto porque nosotros siempre nos lina y lloró. Tomó una piedra de
purificamos en la tienda para sudar buen tamaño y se la tragó pensan-
antes de empezar cualquiera de do: “Esto me va a matar”. Tan pron-
nuestras ceremonias. Ya sea que to como hizo esto se sintió en paz.
vayamos a celebrar la Danza del Sol Tomó un poco de agua y enseguida
o una Búsqueda de Visión, el Inípi la piedra comenzó a moverse en su
viene primero. Es posible que el Iní- interior. Se sintió felíz. Estaba em-
pi haya sido nuestro primer ritual y barazada aunque no sabía lo que es-
que todas las demás ceremonias to era. Luego de cuatro días dio a
fueran posteriores. Tenemos una luz un niño.
antigua historia que a varios de no- Era el Muchacho Piedra,
sotros nos hace pensar que así fue. Ínyan Hóksi, quien creció rápido.
Es la historia de Ínyan Hóksi, el En una semana se desarrolló lo que
Muchacho Piedra. otros en un año. Su madre no le
La leyenda comienza con una permitía separarse mucho pues no
jovencita que tenía cinco hermanos. quería perderlo como a sus herma-
Vivían juntos. Ella hacía la comida y nos. Se mantenían comiendo hier-
también los cobertores de piel y to- bas y raíces. Un día el Muchacho
das las estaciones del año estaban Piedra hizo un arco y una flecha.
unidos. Cada día los cinco herma- Cogió una piedra filosa y le dio for-
nos salían a cazar. Acostumbraban ma puntiaguda, asegurándola al ex-
seguir a los animales. Tan pronto tremo de la flecha. Esta fue la pri-
como un lugar se agotaba de presas mera flecha con punta de pedernal.
se mudaban con su Típi a otro sitio. Hasta entonces, los cazadores solo
Un día llegaron a un arroyo que utilizaban palos afilados con la pun-
corría por el fondo de una cañada. ta endurecida al fuego.
En este lugar se sintieron extraños y Cuando la madre del Mucha-
algo inquietos aunque no sabían por cho Piedra vio el arco y la flecha
qué. Los hermanos salieron a cazar empezó a llorar. Él le preguntó:
por la mañana siguiendo cada uno “¿Porqué lloras?”. Ella contestó: “No
un camino diferente pero al anoche- me gustan esas cosas porque ahora
cer solo regresaron cuatro de ellos. tú saldrás de cacería y jamás vol-
No sabían qué había pasado con el verás”, y acto seguido le platicó de
hermano ausente. Al día siguiente, sus cinco tíos que no habían regre-
salieron cuatro pero solo volvieron sado. Él le dijo: “Arréglame un par
tres. Aunque estaban asustados de mocasines y un poco de comida
tenían que salir a cazar si querían pues debo ir a encontrarlos”. Ella
replicó llorando: “Pero si tú no vuel-
ves, ¿Qué haré?”. Él solo le sonrió
12
Buscador de visiones
asegurando: “Regresaré con mis y ahora los salvan a ustedes. A par-
tíos”. tir de ahora este recinto para sudar
Salió muy temprano. Hacia el será sagrado para nosotros. Nos tra-
atardecer olió humo. Siguió el rastro erá buena salud y nos purificará”.
y llegó a un Típi frente al cual esta- Ese fue el primer Inípi.
ba sentada una enorme, horrible y Esta historia nos da una idea
vieja mujer. Cerca de ella, recarga- de qué tan antiguo es el baño de
dos en el Típi, estaban cinco gran- sudor, pues fue el primero de nues-
des bultos. Ella lo invitó a quedarse tros rituales. Nos muestra la sacra-
y le dio un poco de carne para que lidad de las piedras, que fueron las
comiese. Cuando ya era de noche él primeras cosas que veneramos. Un
quiso acostarse y dormir pero la an- baño de vapor puede servir como
ciana le dijo: “Tengo un dolor en la inicio de una ceremonia mayor pero
espalda. Me gustaría que sobaras mi también puede tomarse como un ri-
espalda o, mejor aún, que camina- tual sagrado en sí mismo. No deber-
ras sobre ella. Eso me haría sentir ía haber familia nativa sin su tienda
mejor”. El Muchacho Piedra caminó de sudación.
de arriba a abajo por la enorme es- Hay algo sagrado y positivo en
palda de la mujer y sintió algo pun- la construcción de la choza para su-
tiagudo como una lanza picándole dar. Cuando dos enemigos partici-
desde la espalda de ella. Se dijo a sí pan en el levantamiento de la pe-
mismo: “Esto es lo que ella usó para queña tienda en forma de panal, sus
matar a mis tíos”. Dio un gran salto viejas rencillas se olvidan. El celo y
en el aire y cayó fuerte sobre la an- la envidia desaparecen. Los dos
ciana quebrándole su cuello. hombres ríen y bromean entre sí, se
Preparó un enorme fuego, burlan de las peleas que han tenido.
arrojó a la vieja bruja y la quemó Tú comienzas por buscar el
hasta que solo quedaron cenizas. tipo adecuado de piedras. Las en-
Miró los cinco grandes bultos y cuentras en la pradera y en las lo-
pensó: “¿Serán estos los cuerpos de mas. Son tierra petrificada, macizas,
mis tíos?”. Sintió la presencia de los opacas. No son brillantes, tampoco
espíritus y escuchó sus voces. Ellos resplandecientes. Son firmes y du-
le dijeron que construyera una pe- ras, no quebradizas. No estallarán
queña choza con varas de sauce y cuando estén al rojo vivo, ni lasti-
pieles, que metiera los cinco bultos, marán a las personas dentro de la
que pusiera dentro algunas piedras tienda para sudar. Se les llama Pie-
del fuego que estuvieran al rojo vivo, dras de Pájaro, Sintkála Wákshu,
que llevara agua en una bolsa de es decir, piedras con chaquira sobre
cuero y que la vaciara sobre las ro- ellas. Si tú examinas estas piedras
cas calientes. de cerca descubrirás algunos dise-
Él agradeció a las rocas di- ños y dibujos muy finos en su su-
ciendo: “Ustedes me trajeron aquí”. perficie. Son verduzcos como el
Cubrió bien la tienda para que el musgo. No duran mucho, solo cua-
vapor no escapara. Estaba oscuro tro días y después se borran y des-
ahí dentro. El Muchacho Piedra vio aparecen. Se piensa que cierto tipo
algo moviéndose en la oscuridad. de aves los hacen sobre las piedras.
Las almas estaban retornando a los Se puede ver el futuro en estos di-
cuerpos en sus bultos. Cuando él seños. Una vez escuché a un ancia-
arrojó agua sobre las piedras por no decir: “Veo un río ahí y un puen-
cuarta ocasión sus tíos cobraron vi- te partido. El agua se desborda.
da. Comenzaron a hablar y cantar. Viene una inundación”. Y así suce-
Él les dijo: “Las piedras me salvaron dió. Al mismo tiempo que buscas
13
Buscador de visiones
piedras, uno recoge leña para el ba- das las cosas vivientes está dentro
ño de vapor. Solo debes usar álamo de la choza. Eso creemos. La tierra
para esto porque es nuestro más sa- sobre la cual nos sentamos es nues-
grado árbol. tra abuela, toda la vida proviene de
Tienes que bajar al fondo del ella. En el centro del recinto escar-
arroyo y cortar doce arbolitos de bamos un agujero circular en el que
sauce blanco. Les quitamos la corte- se depositarán mas tarde las rocas.
za y los plantamos formando un Rezamos al Gran Espíritu mientras
círculo. Son fáciles de doblar y los hacemos esto. Su poder va a estar
atamos haciendo la figura de una ahí en ese pequeño pozo que, de
media esfera. Las varas dibujan un usarse correctamente, se convertirá
cuadrado en la parte superior repre- en el centro mismo del mundo.
sentando al universo, las cuatro di- Guardamos con cuidado la tierra
recciones. En algunas ocasiones se que sacamos y le damos forma de
utilizan dieciséis palos. Estas varas un montoncito alargado -un camino
constituyen el esqueleto de la choza. para los espíritus- que llega unos
Son como los huesos de nuestro diez pasos fuera del baño. Al final de
pueblo. Se cubre. En los tiempos este camino hacemos un montículo
antiguos los cubríamos con pieles llamado: Únchi, Abuela, porque eso
de bisonte pero hoy en día usamos es lo que la tierra significa para no-
lonas, cobijas o colchas. Para la sotros. El hoyo central también re-
tienda de sudación de la Danza del presenta a Wakichagápi, el querido
Sol escogemos nuestras mejores co- pariente muerto que ha regresado al
bijas, las que tienen los más bonitos mundo. Tienes que acordarte de él
diseños. La choza ya terminada al- cuando se pongan las piedras en ese
canza la altura del pecho de una agujero. Este pocito es un círculo
persona. dentro del círculo que forma esta
choza. Este símbolo -un círculo de-
ntro de un círculo- representa la vi-
da puesto que no tiene fin. Plantas,
animales y hombres nacen y mue-
ren pero los pueblos nativos siempre
vivirán.
Un poco mas lejos del montí-
culo Únchi, siguiendo la línea del
camino sagrado, hacemos el fuego
en que calentaremos las piedras.
Esta es una llama que ha pasado de
generación en generación. Todo lo
que hacemos en nuestros cere-
moniales tiene un profundo signi-
La tienda de sudación y la capilla son ficado para nosotros y de alguna
símbolos de dos religiones: la nuestra forma simboliza el universo, los po-
indígena y la del hombre blanco.
deres de la naturaleza y los espíri-
tus, es decir, todo aquello que siem-
La tienda para sudar es pe- pre está presente en nuestras men-
queña pero para quienes están acu- tes. Así que cuando preparamos la
rrucados adentro representa la tota- hoguera primero colocamos cuatro
lidad del universo. El espíritu de to-
14
Buscador de visiones
leños en dirección este-oeste y ense- de árboles y plantas- estarán acom-
guida otros cuatro leños en direc- pañándonos en el recinto para su-
dar. Enseguida, el guía quema un
ción norte-sur sobre los primeros. poco de zacate dulce que está tren-
Encima colocamos las piedras y les zado como el cabello de una mujer.
amontonamos leña como si estuvié- Se enciende de un extremo y el
ramos haciendo un pequeño Típi. humo y su dulce aroma se esparcen
alrededor de cada rincón de la cho-
Todo esto, una vez más, representa za. De esta forma, todo se ha sacra-
las cuatro direcciones, la tierra bajo lizado y cualquier mal pensamiento
nosotros y el cielo arriba. Los leños o intención ha sido expulsado. Aho-
también nos simbolizan como a un ra todo está preparado y la tienda
está lista para que pase la gente. Por
Típi con los indígenas dentro. Esto
lo regular seis o siete personas pa-
significa que somos parte del uni- sarán a purificarse. Es un buen
verso, que él es parte de nosotros, número. Si son siete, uno es el guía,
que está presente en nuestras ca- otro representará a la tierra, uno
sas, en el baño de vapor, en nues- mas a las nubes y el resto a las cua-
tro direcciones. Más de siete perso-
tros corazones. nas podrán sentarse con las piernas
La entrada a la tienda de su- cruzadas. En algunas ocasiones
dar es frente al poniente, hacia el hasta doce podrán entrar. En ese
sol que se oculta. Sé que la mayoría caso, tendrán que sentarse en posi-
de los antropólogos han escrito que ción fetal.
la puerta se ubica hacia el oriente Cuando entres no pases con
pero eso es cierto solo para las cho- calzoncillos o con una toalla envol-
zas de sudar de el Heyóka, el paya- viéndote. Tu vas a renacer. Serás
so sagrado que hace todo diferente a como un niño pequeño saliendo del
los demás. Frente a la choza fijamos vientre de su madre, de nuestra
un par de horquetas y colocamos un verdadera madre, la tierra. Saldrás
palo horizontalmente sobre ellas. con una nueva mentalidad y no
Esto hace un soporte para recargar querrás renacer con un par de cal-
la pipa sagrada. Es un altar tam- zoncillos puestos. Si vienes así los
bién. Algunas personas añaden un demás pensarán que quizá algo an-
cráneo de bisonte con seis ofrendas da mal con tu sexo. No seas tímido.
de tabaco atadas a los cuernos. Algunos hombres blancos tienen
Otros clavan un bastón negro y pensamientos que los hacen sentir
blanco que representa el día y la no- culpables y por eso usan la toalla.
che. Debemos tener una cubeta con Sin embargo, algo está cambiando.
agua a la mano. Esta tendrá que ser Unos de mis amigos permitieron a
fresca y de algún arroyo con agua una joven blanca entrar con ellos y
corriente, pues representa al agua ella se desnudó totalmente para en-
de la vida. En la antigüedad llená- trar a sudar. Eso estuvo bien, fue
bamos una piel de animal con agua algo natural.
pero esas hermosas bolsas de cuero No solo los hombres se purifi-
ya no existen. Para nosotros será can en el Inípi, también las muje-
suficiente un recipiente ordinario. res, pero generalmente entran en
El hombre que actúa como grupos separados. Los hombres to-
guía entra primeramente a la tienda man baños más continuamente por-
con su pipa. Cubre el piso con sal- que los Hombre-Medicina deben pu-
via, que es sagrada. Esto significa rificarse antes de cada curación. Por
que los seres vegetales -los espíritus la forma como entras a la tienda de
15
Buscador de visiones
sudar semejas a un animal trepando zos o piernas, pero exhalan el alien-
a su madriguera. Eso debe recordar- to de la vida. El ayudante de afuera
te que eres pariente de todas las ahora cierra la entrada con una co-
criaturas de cuatro patas. Conforme bija y se asegura que no pase luz al
entramos -en el sentido de las ma- interior de la tienda.
necillas del reloj- el guía se ubicará Ahora el guía rocía o derrama
a la derecha de la entrada y su ayu- agua sobre las piedras resplande-
dante al lado opuesto, a la izquier- cientes. Si lo hace a la usanza anti-
da. Los demás se sientan donde gua utilizará un manojo de salvia o
gustan. Necesitaremos, además, zacate dulce, si no, usará una taza.
una persona para ayudarnos por El agua está muy fría y las piedras
fuera. están al rojo vivo y así se hace la
Será este hombre quien traiga unificación, la tierra y el cielo, el
las piedras calientes una por una. agua de la vida y el sagrado aliento
Mientras hace eso a nadie se le del espíritu, abuelo y abuela en-
permite cruzar su camino entre el contrándose. Es una gran fuente de
fuego y el recinto de sudar. Si el gu- poder. Inhala ese aliento, bebe esa
ía es muy riguroso en hacer la ce- agua, el blanco vapor. Representa
remonia correctamente, deberá las nubes, el alma viviente, la vida
usarse un palo ahorquillado para misma. Es mucho calor. Tus pul-
llevar las piedras, de lo contrario, un mones están respirando fuego y si
bieldo o cualquier herramienta ser- no lo soportas puedes gritar: Mitá-
virá. Cuando las primeras rocas en- kuye Oyásin, “ Por todas mis rela-
tran por la puerta, decimos: Pilá- ciones”, y alguien abrirá la puerta
maye, gracias. La primera piedra se para dejar pasar aire fresco para ti.
coloca en el centro del agujero, en Siéntate tranquilo en la oscu-
honor de nuestra abuela tierra. ridad y piensa para qué es el Inípi.
Después ponemos cuatro alrededor Cierra los ojos, escucha el silbido
de la primera en este orden: oeste, del agua fría sobre las candentes
norte, este y sur, una para cada di- piedras, oye lo que tiene que decirte
rección de donde sopla el viento. una pequeña chispa dentro de tu
Luego pones una piedra encima de mente. La choza de sudar se sacude
la primera para honrar el cielo y el cuando los hombres cantan:
espíritu abuelo. Después de estas Túnkashila, hi-yay, hi-yay. El calor
seis rocas podrás apilar tantas pie- y el poder de la tierra te impresio-
dras como quieras. Para una cere- nan, lo inhalas, te llenas de él. Ese
monia de curación -cuando se ad- poder te inunda, te cura. El vapor se
ministra medicina- metes otras doce detiene en la piel pero el poder de la
más o quizá dieciocho. En ocasiones tierra penetra tu cuerpo y tu mente.
especiales puedes meter hasta cin- Este Inípi es un pequeño templo. No
cuenta piedras. Estas piedras adi- es como los templos del hombre
cionales representan los árboles, las blanco donde la gente se sienta en
plantas y los animales. cómodas bancas exhibiendo su fina
La persona que lleva la cere- ropa. El Inípi es distinto. No hay
monia enciende ahora su pipa y la vanalidad ni impureza aquí. Solo
hace circular dentro. Con ello nos humanos desnudos y apretujados
sacralizamos y vinculamos como en la oscuridad, cerca de la tierra y
hermanos. Toma algo de ese humo, del espíritu. Si el espíritu está conti-
frótalo entre tus manos y en todo tu go podrás tomar una roca ardiente y
cuerpo. Reza al Gran Espíritu, a las no te lastimarás.
rocas sagradas, a Túnka, a Ínyan. Abrimos la entrada cuatro ve-
Ellas no tienen boca, ni ojos, ni bra- ces y dejamos pasar el fresco y la
16
Buscador de visiones
luz. Siempre cantamos dos cantos
antes de abrir la puerta otra vez.
Cuatro veces vaciamos agua y cua-
tro veces fumamos el tabaco mez-
clado con corteza de sauce rojo cuyo
humo viaja hacia el Gran Espíritu. CAPITULO 12
Cuando se ha abierto la entrada DANZAN MIRANDO AL SOL
quizá tengas ganas de hablar de al-
go, alguna enfermedad que quieras
se cure. O tal vez solo tengas ganas

M
irar el calcinante sol con los
de decir lo bueno que ha sido estar ojos abiertos, con sus ence-
aquí con nosotros en el baño de su- guecedores rayos quemando
dor. Alguno de nosotros te dirá que en lo más profundo de tu cráneo,
está contento de tenerte aquí. Pro- sintiéndolo con insoportable brillan-
bablemente alguien comentará tez...
algún problema de alcoholismo en Soplar en un silbato de hueso
su familia y pida ayuda y oraciones. de águila que muerdes entre tus
Todo depende de la razón por la que dientes hasta que su agudo tono se
el baño de sudor ha sido hecho. convierte en el único sonido en el
Después de fumar por cuarta mundo...
y última vez decimos: “Por todas mis Danzar, danzar, danzar desde
relaciones” y la ceremonia finaliza. el amanecer hasta la noche sin co-
El último hombre en fumar aparta mer o beber nada hasta que casi
la pipa y cuidadosamente limpia su estás a punto de desmayar...
cuenco. Salimos del recinto en la Jalar, jalar de una correa de
forma como se mueve el sol: en el cuero que está amarrada a una pe-
sentido de las manecillas del reloj. queña estaca insertada profunda-
Bebemos agua fresca y frotamos mente en tu carne hasta que tu piel
nuestro cuerpo con hojas de salvia se estira y revienta liberándote,
seca. Terminamos con un senti- mientras por tu pecho escurre un
miento de bienestar, animados y fe- poco de sangre...
lices. Sabemos que hemos hecho al- Esto es lo que algunos de no-
go bueno que no solo nos benefi- sotros debemos resistir durante la
ciará a nosotros mismos, sino a to- DANZA DEL SOL.
dos los seres vivientes. Mucha gente no comprende
La pequeña choza en forma de porqué hacemos esto. Llaman salva-
media naranja, tan sencilla de hacer je, bárbara y sangrienta supersti-
y que no cuesta un centavo cons- ción a la Danza del Sol. Desde mi
punto de vista nuestro cuerpo es lo
truir, puede ser utilizada una y otra único que realmente nos pertenece.
vez hasta que se deshaga. En ese Lo que nosotros los nativos estamos
caso deberá quemarse, las rocas ser ofreciendo ahí de nuestra carne, de
enterradas y el suelo arreglado para nuestros cuerpos, lo damos de lo
que no queden rastros. Entonces único que es exclusivamente nues-
tro.
puedes levantar una nueva tienda Si nosotros ofreciéramos a
para sudar en otro lugar. Espero Wakán Tánka, el Gran Espíritu, un
que pronto venga el día en que cada caballo, bolsas de tabaco o comida
nativo vuelva a tener una choza pa- para los pobres, le estaríamos
haciendo una ofrenda de algo que ya
ra sudar cerca de su casa. le pertenecía. Todo en la naturaleza
17
Buscador de visiones
ha sido creado por el Gran Espíritu, garganta se agrietará como el lodo
es parte de Él. Solamente nuestra de un río seco. Puede llegar a que-
carne representa un verdadero sa- dar temporalmente ciego debido a
crificio, una entrega real de nosotros su contemplación del sol y sus ojos
mismos. ¿Podríamos ofrecer algo verán solamente espirales ondulan-
más? tes de intensa brillantez. El dolor en
Durante cincuenta años nos su carne, donde la garra de águila
encarcelaban si hacíamos la Danza está sujetada a su pecho, puede lle-
del Sol pues se le calificaba como un gar a ser tan grande que después de
crímen, un “delito indígena”. La li- un tiempo no sentirá nada. Es en
bertad de credos no siempre nos in- esos momentos de pérdida del cono-
cluye a los nativos. cimiento, cuando el sol mismo arde
La Danza del Sol es la más so- en su mente, cuando su fortaleza se
lemne de nuestras ceremonias -la ha ido y sus piernas se doblan bajo
“abuela” de todas- como solía decir su peso, que la visión acontece; vi-
mi padre. Es tan antigua que sus siones del futuro, visiones de llegar
orígenes se pierden en la bruma del a ser Hombre-Medicina. Percepcio-
tiempo. Pertenece a una época en nes ganadas a tal precio son más
que nuestros antepasados no tenían valiosas aún que aquellas que vie-
rifles, ni caballos, ni acero; cuando nen a un hombre en lo alto de una
solamente estabamos los hombres y montaña durante su búsqueda de
los animales, la tierra, el pastizal y visión; son realmente Wakán, sa-
el cielo. gradas.
Wi Wányang Wachípi, la Parece que este es un buen
Danza del Sol, es nuestra gran fiesta momento para contarles cómo ce-
que reúne a toda la gente. Anterior- lebrábamos la Danza del Sol en
mente les hablé de la Hanbléchia, la otros tiempos, de tal manera que
búsqueda de una visión: un hombre puedan visualizarla en su mente con
completamente solo en la cima de todo su grandioso esplendor ances-
una montaña aislada comunicándo- tral. Solamente de platicar esto me
se con el poder misterioso. Bien, la hace sentir un poco nervioso. Anti-
Danza del Sol es TODA la gente co- guamente no se platicaba mucho del
municándose con TODOS los pode- tema aún entre nosotros; se hacía
res. Es la Hanbléchia de toda la Na- en ocasiones solemnes y ante la
ción Sioux. presencia de doce ancianos sabios
La Danza del Sol es nuestro quienes se aseguraban que lo dicho
ritual más mal entendido. Muchos fuera lo correcto y no se agregara ni
hombres blancos piensan que se quitara nada.
trata de una iniciación a la madurez Ya hablé mucho acerca del
o de una forma de probar la valentía dolor de la Danza del Sol pero casi
de uno mismo pero eso es equivoca- no he dicho nada sobre sus alegrías.
do. La Danza del Sol es una oración Nosotros los Sioux no somos gente
y un sacrificio. Y nadie participa en simple, somos muy complicados.
ella voluntariamente si no se ha te- Siempre estamos viendo las cosas
nido un sueño o una visión. desde distintos ángulos. Para noso-
La Danza ya no es ahora tan tros existe el dolor en la alegría y
severa como era antes, pero aún así, alegría en el dolor, igual como un
exige mucho de un hombre. Aún payaso es al mismo tiempo un per-
hoy un hombre puede desvanecerse sonaje gracioso y trágico. Todo es
por falta de agua o alimentos. Puede parte de la misma cosa: la naturale-
estar tan sediento por soplar en su za, la cual no es mala o buena, solo
silbato de hueso de águila que su es.
18
Buscador de visiones
Por esto, en los viejos tiempos daderas que arrastraban. De repen-
la Danza del Sol no era solo sacrifi- te, los exploradores corrían rápida-
cio sino también tenía días de alegr- mente hacia el árbol y lo atacaban
ía cuando se cosechaban frutillas, con sus bastones como si fuera un
cuando el pastizal estaba crecido y enemigo. Le gritaban al árbol: “Eres
abundaba la caza, era un tiempo muy afortunado de ser elegido de
felíz para reunirse con los viejos entre todos. Es un gran honor”.
amigos. La “muerte” del árbol la reali-
La Danza del Sol duraba doce zaban cuatro doncellas que nunca
días: cuatro para preparar el cam- antes habían estado con ningún
pamento, cuatro para que los Hom- hombre. Se enorgullecían de haber
bre-Medicina enseñaran a los parti- sido elegidas para esto. Si alguna de
cipantes las muchas cosas que ten- ellas hubiera sido tan tonta de que-
ían que aprender y los últimos cua- rer pasar por vírgen cuando no lo
tro días para la danza misma. era, el hombre que estuvo con ella
La Danza del Sol comenzaba hablaría en ese momento y la humi-
en realidad con la elección del Chan llaría para siempre, pero esto jamás
Wakán, el sagrado árbol central. ha sucedido.
Siempre se utilizaba un álamo, El hacha usada para cortar el
nuestro árbol sagrado. Para hacer la árbol tenía que ser nueva, nunca
elección no se buscaba el primer usada antes y nunca usada des-
árbol de buena apariencia que se pués. Cada una de las doncellas
encontrara. Únicamente el más per- tenía su turno para cortar, al prin-
fecto de todos los árboles era el indi- cipio solo fingían cortar para dar
cado. Para encontrarlo la tribu en- oportunidad a los jóvenes de contar
viaba cuatro exploradores, guerreros sus hazañas. Por lo general, esto se
valientes de intachable reputación. hacía por medio de un canto. Mi
Era un gran honor ser seleccionado abuelo acostumbraba cantar el si-
para realizar esta tarea. Estos explo- guiente:
radores partían como si fueran a
una batalla: pintados y armados. En "En la batalla no cedo el
realidad buscaban un “enemigo” que mando a nadie.
capturar, un enemigo de madera, Lucho para pintar mi rostro
un álamo bifurcado, ahorquillado. de negro.
Una vez que estos guerreros habían Vivo sin miedo".
encontrado el árbol perfecto regre-
saban corriendo velozmente y lo re- Cuando al fin las doncellas
portaban a los Hombre-Medicina. A cortaban el árbol hacían el agudo y
la mañana siguiente el campamento penetrante grito con que se honraba
entero mostraba gran agitación. Los la muerte de un enemigo valiente. Al
tambores sonaban, todos cantaban caer el árbol éste era detenido por
sus cantos de corazón valiente, sus veinte cargadores del tronco puesto
cantos para rostros pintados de ne- que el árbol no debía tocar el suelo.
gro. Ustedes sabrán que un guerrero Después de esto a nadie se permitía
que se ha distinguido en la batalla tocar el árbol, ni caminar frente a él.
tiene el derecho de pintar con color En una ocasión una persona cruzó
negro la mitad de su rostro a su re- sin fijarse por encima del árbol y al
greso al campamento. día siguiente se quebró el cuello
La tribu completa salía detrás cuando su caballo lo tiró. Ustedes
de los cuatro guerreros explorado- podrían llamar a esto una casuali-
res, los joven en sus mejores caba- dad pero nosotros que tenemos san-
llos decorados con ramas de enre-
19
Buscador de visiones
gre nativa pura sabemos mejor de ser tocado. En cuatro ocasiones los
esto. cargadores se detenían a descansar.
Existen tantas cosas que Cuando finalmente el árbol
hacer y que no hacer durante una arribaba al círculo de la danza un
Danza del Sol que siempre designa- gran grito de alegría era lanzado por
mos a un Hombre-Medicina a cargo toda la gente. Dentro del agujero
de la ceremonia para que vea que hecho para clavar el árbol se había
todo se haga de la manera correcta, depositado grasa de bisonte. Esta
es decir, que todas las cosas utiliza- grasa era una ofrenda para la Na-
das sean nuevas y hechas especial- ción de los Bisontes y se pedía su
mente para la ocasión. Este hombre ayuda para alimentar al pueblo el
se convierte en el intermediario en- año venidero.
tre la gente y el Gran Espíritu. Al- En la horquilla del árbol se
gunas veces yo tuve esa responsabi- amarraba una rama a manera de
lidad. travesaño. A este travesaño se suje-
La danza también debe tener taban las correas de cuero crudo,
un patrocinador, alguien responsa- una por cada hombre que había
ble de que se realice, ya que una vi- hecho juramento de ofrendar su
sión así se lo indicó y así lo ha jura- piel. La parte alta del árbol se deco-
do. Tal persona ofrecerá casi todo lo raba con tiras de tela con los colores
que posee con el fin de proveer ali- de las cuatro esquinas del mundo.
mentos y obsequios para los necesi- En la rama atravesada también se
tados. colocaba la ofrenda del patrocina-
Una vez que el árbol había si- dor: una bolsa grande de gamuza
do cortado cuatro Hombre-Medicina decorada hermosamente con cha-
elegidos con anterioridad cortaban quira y plumas que se envolvía con
las ramas bajas y cubrían las “heri- ramas de un tipo de moras hasta
das” hechas en el tronco con pintu- formar un bulto que se confundía
ra de color rojo. La horqueta del con las hojas del árbol. Dentro del
árbol sagrado y sus ramas superio- envoltorio había un pedazo escogido
res se dejaban intactas. Una piel de de carne de bisonte con una flecha
bisonte pintada de rojo o una tela atravesándolo. Con esto se asegura-
roja y una piel de comadreja se ata- ba la abundancia de caza. También
ban al árbol junto con las figuras de el árbol se pintaba con los colores
un hombre y un bisonte hechas de de cada rumbo.
cuero crudo. Estas pequeñas figuras Durante todo este tiempo el
tenían sus miembros genitales muy Hombre-Medicina encargado se en-
grandes y listos para la acción - contraba hablando y rezando en voz
como dirían ustedes- sin embargo, tan baja que nadie podía escuchar
tenían un profundo significado. En- sus palabras. Por fin se levantaba el
tre otras cosas, la Danza del Sol árbol. Esto se hacía en cuatro mo-
también representaba la renovación vimientos. Me imagino que ya se
de la vida: nuevas plantas, hembras habrán dado cuenta que el cuatro es
pariendo y niños naciendo. Estas nuestro número sagrado y que todo
partes masculinas bien erectas sim- lo hacemos de cuatro en cuatro.
bolizaban la fuerza renovadora de la Al tiempo que el árbol era le-
naturaleza. vantado el pueblo permanecía en
Llegaba el momento de llevar completo silencio pero una vez alza-
el árbol al círculo de la danza. Se do todos lanzaban gritos de alegría y
trasladaba con su parte superior los hombres disparaban sus armas
hacia adelante y se cargaba con al aire. Por unos momentos se sos-
unos palos especiales pues no debía tenía un diálogo entre hombres y
20
Buscador de visiones
mujeres que contenía bromas acerca Medicina oraban mientras la gente
de Íya y Gnáske, las dos pequeñas permanecía sosegada en sus luga-
figuras con enormes genitales. Estas res. Durante los tres primeros días
burlas tenían que ver solamente con los hombres danzaban desde el
el sexo y podríamos decir que eran amanecer hasta el atardecer so-
“subidas de tono”. Desde luego, plando sus silbatos de hueso de
normalmente cualquier mujer se águila mientras sus cuerpos se mov-
avergonzaría de hablar así pero en ían al unísono hasta que la fatiga
esta ocasión era parte del ritual y los agotaba. Entonces llegaba el
por tanto era correcto. cuarto día, el más solemne de todos.
Ahora que el árbol estaba er- Antes del amanecer del último
guido se suponía que debería día los Hombre-Medicina subían a
“hablar” al pueblo. Lo siguiente se las montañas para recibir los prime-
cantaba en su nombre: ros rayos del sol naciente, dándole
la bienvenida y pidiéndole buen cli-
"Estoy parado ma y fuerza para los danzantes.
de manera sagrada Aquellos que habían hecho su jura-
en el centro del mundo, mento se purificaban en la choza de
observado por el pueblo. sudación y se pintaban, cada uno de
Veo a la gente acuerdo a su visión. Su vestimenta
reunirse en torno mío". consistía en una falda larga de tela
roja y coronas en sus cabezas y
Alrededor del árbol se erigía la muñecas. De sus cuellos colgaban
cabaña de la Danza del Sol, que era bolsas de medicina. Las mujeres no
un círculo de postes soportando una se punzaban como hacían los hom-
ramada de hojas de pino y se le lla- bres, pero sí podían ofrendar pe-
maba “cabaña de sombra”. Desde queños pedazos de su piel cortados
ahí el pueblo podía mirar la danza. de sus brazos.
Un poco al poniente del árbol se Guiados por el Hombre-
hacía un cuadrado de tierra - Medicina los danzantes hacían una
Owánka Wakán- el lugar sagrado. marcha solemne desde el Típi de los
Este contenía una cantidad de poder danzantes hasta el círculo de la
otorgado por el Gran Espíritu para danza. El Hombre-Medicina que ac-
beneficio del pueblo. Líneas diago- tuaba como intermediario ante el
nales se trazaban dentro del cua- Gran Espíritu encabezaba el reco-
drado y dos pequeños recipientes se rrido cargando un cráneo de bisonte
llenaban con tabaco y se cubrían que tenía pinturas simbólicas. Este
con polvo rojo, con mica fina y con se colocaba sobre el altar mirando al
suaves plumas de águila. Esa cruz árbol junto con una pipa cargada de
simbolizaba las cuatro direcciones tabaco. Antes de que los hombres
del viento y a nadie se le permitía procedieran a cumplir sus votos era
caminar entre el árbol y el Owánka el turno de que los niños fueran per-
Wakán. forados de sus orejas. Para esto, se
Enseguida se levantaba un extendía salvia sobre un área en
Típi -tienda- para los danzantes y donde las madres se sentaban con
se preparaba un Inípi -choza de su- sus hijos. Llamaban a distintos gue-
dación- para ellos. En adelante todo rreros valientes y sabios ancianos
estaba listo para la Danza del Sol, la para realizar esta tarea. Al tiempo
cual duraba cuatro largos días. Ya de perforar con un punzón los tier-
no habría alborozo, ni visitas de ida nos lóbulos de los niños, los hom-
y vuelta por la noche. Los Hombre- bres relataban sus acciones valien-
tes y recordaban a los padres que
21
Buscador de visiones
deberían criar a sus hijos de la ma- Por lo general, un danzante
nera correcta: la Sioux. tenía a sus amigos junto a él
Por fin llegaba el turno de los animándolo, limpiando sus heridas
hombres y -créanme- eso no era y secando el frío sudor que le corría
juego de niños. A nadie se inducía o con un puñado de hojas de salvia.
forzaba a tomar parte en esto pero Las plantas que así se usaban cons-
una vez que se hace un juramento tituían un preciado amuleto de amor
hay que cumplirlo. Uno no puede para las mujeres. Las estacas tam-
faltar a su palabra tratándose de bién se buscaban. Los danzantes las
Wakán Tánka. obsequiaban a sus amigos, quienes
El ofrecimiento de piel podía las utilizaban para apretar el tabaco
ser hecho de cuatro formas distin- cuando llenaban los cuencos de sus
tas: la primera, “CONTEMPLANDO pipas. Cuando la sed amenazaba
AL BISONTE”, donde el danzante con hacer desmayar a un danzante
era punzado en la piel de su espalda su esposa o prometida podía ofre-
encajándosele un par de estacas. A cerle un poco de agua.
estas se amarraban hasta ocho
cráneos de bisonte. Después de
unas cuantas horas de arrastrarlos
se reventaba la piel.
La segunda forma era “MIRAR
INCLINADO AL SOL”. Esta era la
más acostumbrada. En este caso, la
piel del pecho del danzante era per-
forada y se le insertaba una garra de
águila o una estaca de madera justo
a través del músculo. Para finalizar
su danza, el danzante tenía que ja-
lar hasta soltarse.
La tercera manera era
“CONTEMPLAR SUSPENDIDO AL Esto es lo que soportamos en la Danza
SOL”. Aquí se sujetaban cuerdas a del Sol: jalar de nuestra propia piel.
las estacas del pecho y espalda del
danzante y este era suspendido en
el aire colgado del árbol. Esta era la Algunos hombres blancos se
prueba más dura de todas debido a horrorizan cuando les platico estas
que el hombre podía hacer muy po- cosas pero creo que la idea de so-
cos movimientos para soltarse y ten- portar el dolor con el fin de que
ía que esperar a que su propio peso otros vivan no debería parecerles
reventara su piel. Algunos simple- tan extraña. ¿No es cierto que uste-
mente permanecían colgados ahí des rezan en sus templos a uno que
hasta que sus familiares o amigos fue sacrificado y clavado en una
tiraban de él para liberarlo. cruz por el bien de su pueblo?
La última forma era Ningún nativo jamás llamó salvaje al
“PERMANECER SOPORTANDO”. El hombre blanco por sus creencias;
danzante era colocado entre cuatro tampoco le prohibió orar como fuera
postes. Correas eran amarradas a su costumbre.
su piel, dos en su pecho y dos en su La diferencia entre el hombre
espalda. Los extremos libres se blanco y nosotros es esta: ustedes
amarraban a los postes y el danzan- creen en los poderes redentores del
te tenía que luchar valientemente sufrimiento siempre y cuando éste
para liberarse. haya sido hecho por alguien hace
22
Buscador de visiones
mucho tiempo, dos mil años antes. Cuando están retorcidas se aseme-
Nosotros creemos que en cada uno jan a un Típi y cuando están exten-
está el ayudar a los demás, aún por didas simbolizan un mocasín. El
medio del dolor de nuestros cuer- tronco de este árbol representa la
pos. Vía Láctea. La horquilla del tronco
El dolor, para nosotros, no es nos recuerda el lugar donde la an-
abstracto sino real. Nosotros no de- ciana Híhan Kára se sienta sobre la
jamos esa carga a nuestro dios, ni Vía Láctea. Cuando muramos ten-
tampoco queremos perder la opor- dremos que pasar por ahí en nues-
tunidad de estar frente a frente con tro camino hacia el mundo de los
el poder del espíritu. Es cuando es- espíritus. Solo si tenemos un tatuaje
tamos ayunando en la cima de una Híhan Kára nos permitirá pasar.
montaña o jalando nuestra carne en Esa marca es como una especie de
la Danza del Sol, que experimenta- bautismo. Sin él no podremos ir al
mos la súbita sensación de acercar- mundo de los espíritus y tendremos
nos al pensamiento del Gran Espíri- que regresar a la tierra a vagar como
tu. La visión nunca llega con facili- fantasmas.
dad y no queremos que algún santo Durante los últimos años he
o ángel nos la gane y ofrezca de se- tenido bajo mi responsabilidad la
gunda mano. Danza del Sol desempeñándome en
Bueno amigos, en verdad es beneficio de mi pueblo, pero en esta
agradable sentarse aquí y mirar otra ocasión he pedido a un joven Hom-
Danza del Sol llegar a su punto más bre-Medicina a quien he enseñado
alto. Es bueno ver a nuestro pueblo que me reemplace. Probablemente
aferrarse a su tradición. Claro que este sea mi sacrificio ahora: ceder el
algo del esplendor original de la cargo, pasar el poder y dejar que
Danza del Sol se ha perdido en estos otro tenga el honor. Nosotros los
días pero lo esencial permanece in- Sioux no padecemos la brecha gene-
tacto. Con seguridad jamás tendre- racional de ustedes. Pensamos que
mos otra vez el Úchita, el gran desfi- debemos permitir que los jóvenes
le: hombres y mujeres cabalgando ocupen nuestros lugares porque esa
juntos con sus mejores atuendos. es la lección de la naturaleza. Es
Mucha de nuestra gente ya no tiene quizá esto, nuestra voluntad de
caballos, pero aún así, aquél hom- compartir el poder con los jóvenes,
bre con su viejo tocado de bisonte lo que hace a nuestros ancianos
vino desde Denver y la familia que amados y respetados, lo que facilita
está junto a él, con ese Típi tan el diálogo generacional.
hermosamente pintado que hubiera Esto redunda en que ahora
enorgullecido a un Sitting Bull (Toro puedo sentarme aquí y explicarles
Sentado), viajó desde California para las cosas. He ayunado y me he abs-
poder estar aquí hoy. No se les podr- tenido de fumar tabaco y otros pla-
ía reprochar por haber usado un au- ceres y esa será mi ofrenda. Antes
tomóvil para viajar. Nuestra gente de que los danzantes entren al
viene desde Chicago, Milwaukee, círculo sagrado los cantantes toman
Canadá, la costa este. Ellos están sus lugares afuera. Han estado en-
hoy aquí y eso es lo importante. sayando los siete cantos de la Danza
El árbol sagrado ha sido esco- del Sol. Tocan sus tambores con
gido de forma tradicional, el cráneo ramas de sauce desnudas. Aquí vie-
de bisonte está en su lugar y el do- nen los danzantes formados. Cami-
lor es tan real como siempre. Ese nan lentamente alrededor del círculo
álamo significa tanto para mí. Sus y se detienen cuatro veces antes de
hojas tienen la forma de un corazón. entrar. Van descalzos puesto que el
23
Buscador de visiones
suelo que pisarán es sagrado. El corona de salvia en su cabeza. Una
danzante que guía abraza el álamo y vez amarrados al árbol, el guía de la
coloca su frente contra el tronco, llo- Danza no tendrá piedad de ellos.
ra porque es un gran momento. Los empuja hasta que la piel se les
Son un poco más de doce estira bastante. Cuando esto suce-
danzantes, algunas mujeres entre de, los cantantes entonan el primer
ellos. Varios ya han ofrendado piel canto: “Me ofrendo a Ti, Gran Espí-
de sus brazos pero solo cuatro han ritu. Tómame a cambio de lo que te
hecho votos de punzarse. Dos de pido. Compadéceme porque quiero
ellos son Hombre-Medicina: Bill Ea- vivir”.
gle Feathers (Plumas de Águila) y Los danzantes ahora elevan
Pete Catches (Él Agarra). La mujer sus brazos en oración soplando
de Pete es quien carga la pipa sa- constantemente en sus silbatos de
grada simbolizando a la Mujer Bi- hueso de águila. Permanecerán en
sonte Blanco. Muy temprano esta sus lugares mirando siempre al sol,
mañana Pete me ha dicho: “Hoy siguiendo su movimiento fijos sus
quiero ser punzado muy profundo, ojos en su poderoso brillo. Todos
sufrir más para traer la paz a Viet- están callados con excepción de los
nam, para que se conserven las vi- músicos. No hay llanto de niños, ni
das”. Y se le han clavado ocho plu- siquiera ladran los perros.
mas de águila profundamente en su ¿Se cansaron ya ustedes de
carne y déjenme decirles que cada solo observar? ¿Sienten muy fuerte
movimiento que hacen le lastiman el sol aún debajo de esta ramada?
bastante. ¿Les provocó sueño el monótono so-
Ha llegado el momento de las nido del tambor y el eterno pitido de
ofrendas de piel. Lo más probable es los silbatos?
que ustedes no puedan ver bien lo Hay entre nosotros varios vie-
que sucede al pie del árbol. Pete jos danzantes que señalan las cica-
está tendido de espaldas sobre una trices de su pecho con cierta burla
piel de bisonte y muerde un pedazo hacia los danzantes de hoy. “Ya no
de madera. Bill está arrodillado so- se atraviesan el músculo, solo la
bre Pete mordiendo fuerte la piel de piel. Los jóvenes ahora son blan-
éste a la altura de su corazón, mor- dos”, dicen. También se quejan de
diendo duro hasta entumecerlo, con que ya nadie se cuelga del árbol o
el fin de que no le duela tanto la jala los ocho cráneos de bisonte
perforación. ¿Vieron el brillo de la hasta que la carne de la espalda ce-
navaja? Ya está hecho y ahora Bill de.
inserta unas varas de salvia y una La verdad es que no sé donde
garra de águila a través de la herida. podríamos conseguir en estos días
Pete se levanta y la correa de cuero ocho cráneos de bisonte, pero en
que cuelga del árbol es amarrada a cuanto a reventarse los músculos...
su pecho. Bill ahora punza de la Todos estos danzantes hacen su lu-
misma manera a otros dos hombres. cha por vivir, tienen que conseguir
En este momento debo abandonar- dólares para alimentar a sus fami-
los a ustedes y hacer las perforacio- lias. No importa que tan profundas
nes a Bill. Será suave y velozmente sean sus heridas, en pocos días de-
como una pluma sobre una herida berán estar de nuevo amarrando
porque tengo mucha práctica. pastura, cosechando betabeles o
¿Miraste el reloj? Estoy seguro manejando alguna ambulancia en la
que no tomó más de un minuto. Los reservación.
danzantes son ayudados a ponerse En los viejos días uno no ne-
de pie. Cada uno lleva puesta una cesitaba dinero. Sin importar los
24
Buscador de visiones
días que tomaba a un danzante el quizá este hombre no se acordó y
curar sus heridas sus amigos caza- ese ser que salió de la tierra desapa-
dores le proporcionaban toda la reció de inmediato. Sin duda no le
carne que él y su familia necesita- agradó que se hicieran falsas actua-
ran. ciones. Pete estaba tan triste que
No, de varias maneras los parecía querer llorar.
danzantes de hoy son más valientes Pero conozco a un hombre
que los de antes. Deben luchar no que sí fue curado bajo el árbol. Pa-
solamente contra el desmayo, la sed decía una severa artritis y le resul-
y el dolor, sino también contra el taba muy difícil caminar y casi im-
enemigo dentro de su propio co- posible inclinarse. Cuando le recos-
razón: las dudas, la incredulidad, la taron bajo el álamo tuvo una visión.
tentación de irse a las ciudades, de Contempló a un jinete que venía a
olvidar a su pueblo, de vivir exclusi- galope usando una sola pluma en
vamente para ganar dinero y vivir su cabello. Se deslizaba desde el po-
cómodo. niente rozando las sombras en un
También hay un hombre acos- caballo cuyas patas no tocaban el
tado cerca del árbol. Pide ser curado suelo. El hombre enfermo se petri-
de una enfermedad que sufre. Este ficó de miedo viendo a este jinete
es el momento y lugar para ser cu- venir hacia él a toda velocidad. Ya
rado. Durante la Danza del Sol, bajo sentía el caballo encima cuando el
el álamo, ocurren curaciones repen- jinete lo tocó con su lanza y desapa-
tinas, en segundos. Suceden por un reció. En ese momento este hombre
gran poder, una fuerza espiritual, se levantó y podía caminar sin difi-
algo parecido a una descarga eléc- cultad, su enfermedad había des-
trica. Depende del paciente: si quie- aparecido. Existe un gran poder cer-
re ser curado, así sucederá. ca del altar y del árbol durante la
El año pasado Pete Catches Danza del Sol.
padecía cierta enfermedad, era algo Ya se alinea la gente para
dentro de él pero en un sueño supo agradecer a los danzantes y estre-
que tendría que recostarse bajo el char su mano. De la raíz del álamo
álamo central de la Danza del Sol se ha cortado un pedazo grande del
para poder aliviarse. Pero en su vi- tamaño de un niñito y se le ha dado
sión también supo que nadie tendría forma humana con brazos y piernas.
que acercarse a él en ese momento. Los danzantes lo están partiendo en
Lo que sucedió ahí me lo platicó pedazos chicos. Es una medicina
después. Al tiempo de tenderse en el muy fuerte y Bill y Pete van a dar un
suelo -créanlo o no- percibió la pre- pedazo a cada persona. Ustedes
sencia de alguien que merodeaba al- vengan también y formense. Ustedes
rededor pero bajo la superficie de la también han participado en la Dan-
tierra. Pete podía escucharlo, verlo, za del Sol viendo, escuchando,
sentirlo. De repente emergió en la aprendiendo. Igualmente deben
superficie quebrando la roca y le- agradecer a los Hombre-Medicina y
vantando el suelo, extendiendo sus recibir un pedazo de esa raíz que es
brazos y mirando a Pete: venía a cu- buena contra el reumatismo.
rarlo. Y justo en ese instante uno de El árbol de la Danza del Sol,
los danzantes principales quiso lu- las ofrendas, los atados de tabaco
cirse ante los invitados y turistas que dejamos a la intemperie para
pretendiendo realizar una curación que sean llevados por los vientos,
agitando sus plumas sobre Pete. To- las lluvias, la nieve; depositados pa-
dos habían sido avisados por Pete ra la naturaleza, para el cielo, para
de que no se le acercaran, pero la tierra.
25
Buscador de visiones
¡Oigan! Tomen un pedazo más Este charco de sangre aparece
de medicina para que lleven a casa. en algunos otros relatos tan anti-
Y ahora, como decimos los Sioux guos que actualmente no queda na-
siempre después de una ceremonia - die que los recuerde completos. Mi
aún el más solemne y sagrado ri- abuelo me platicó la historia del Jo-
tual- "Wa úyun tínkte", “vayamos a ven Conejo. En una ocasión, el co-
comer”. No he probado un bocado nejo se topó con un charco de san-
desde ayer. gre. Dándole varias vueltas logró so-
lidificarlo y lo modeló en forma de
humano, de enano. Pero era sangre
cruda aún, no carne. El conejo co-
menzó a patearlo hasta formarle
una pequeña panza. Continuó mo-
viéndolo hasta que le salieron hue-
CAPITULO 16 sos. Todavía, el conejo siguió jugan-
SANGRE HECHA PIEDRA do con él hasta convertirlo en
humano, un muchacho. El conejo
vistió extraordinariamente a este
nuevo humano con ropa de gamuza

U
na antigua tradición de nues-
tro pueblo -transmitida de roja bordada con púas de puerco-
abuelo a nieto por espacio de espín y le llamó Joven Conejo. Joven
muchas generaciones- cuenta acer- Conejo comenzó a caminar hasta
ca de una enorme inundación que que llegó a una aldea de otros seres
sumergió las praderas como un oc- humanos donde vio muchos otros
éano. Algunos de los pobladores de muchachos como él. Ellos le pre-
esa lejana época trataron de ponerse guntaron de dónde venía. Les res-
a salvo en la cima de una alta colina pondió que de otro caserío, pero no
pero la crecida los alcanzó y sumer- había ninguno; la aldea a la que
gió junto con todos los seres vivien- había llegado era la única en todo el
tes de la tierra. La carne y huesos mundo. Joven Conejo agregó: “El
de esa gente formaron un gran lugar es muy hermoso pero no pue-
charco de sangre. Esta se coaguló, do llevarlos allá porque sus ropas no
luego se solidificó y después de un son suficientemente buenas”.
tiempo se convirtió en la piedra roja Había una joven doncella en
con que se hacen las pipas. Aún la aldea y el pueblo pensó que estar-
está ahí en la esquina suroeste del ía bien casarla con el Joven Conejo
estado de Minnesota, el único lugar pues parecía que él poseía poderes
del planeta donde encontrarás esta extraños y tal vez los beneficiaría
piedra sagrada color rojo sangre. hacerlo su pariente. Pero Iktóme, el
Solo una hermosa joven so- “Hombre Araña” -un intrigante y
brevivió a esta inundación. Mientras embaucador que siempre esperaba
las aguas se arremolinaban a su re- sacar provecho de los malos mo-
dedor una enorme águila se preci- mentos de los demás- quería esa
pitó desde las nubes y la sujetó doncella para sí. Comenzó a mur-
llevándola a una alta montaña don- murar entre la gente y logró alboro-
de ella estaría a salvo. Ahí, ella dio a tarlos contra Joven Conejo de celos
luz un par de gemelos que se convir- por su hermoso atuendo. Un mu-
tieron en los ancestros de la Nación chacho del pueblo dijo: “Yo tengo
Sioux. Esto nos contaron los ancia- suficiente fuerza para hacerle algo a
nos. ese Joven Conejo. Voy a tirarle un
lazo”. Como Joven Conejo se resistía
lo amarraron y también le robaron
26
Buscador de visiones
su hermosa manta. La araña de dos él fue un montón de pedazos de
caras provocó a todos: “Vamos a carne.
descuartizarlo con una navaja de Igual que Joven Conejo -cono-
carnicero”. El Joven Conejo seguía cido como Wéota Wichásha, Hom-
aún de pie, pero sujetado con corre- bre Mucha Sangre- otros seres fue-
as de cuero. Les dijo: “Si ustedes ron creados, como el alce y el bison-
van a matarme, entonces entonaré te que son sagrados para nosotros
mi canto para morir: pues se ofrecen a sí mismos como
alimento para nuestro pueblo. No
Amigo, amigo, voy a contar la historia completa
he combatido al sol. aquí porque para decirla, incluso
Él trató de quemarme para escucharla, una persona debe
pero no pudo. ayunar dos días luego de purificarse
Aún en batalla en la choza de sudar. Pero hasta
contra el sol aquí puede narrarse.
no fui muerto”. El charco de sangre aparece
por tercera ocasión dentro de nues-
Cortaron a Joven Conejo en tra tradición. Howard Red Bear (Oso
un montón de trozos de carne como Rojo), una persona de Allen que vi-
para hacer caldo pero ese Joven Co- vió casi cien años solía relatar una
nejo no era fácil de matar. Se le- historia que su propio abuelo le
vantó una gran tormenta, lluvia, contó. Según esto, hubo un joven
granizo, inundaciones. Bajó una hace muchas generaciones que fue
nube haciéndolo desaparecer. de los primeros en rezar con la sa-
Cuando la nube se fue, los pedazos grada pipa para el beneficio de su
de carne también habían desapare- propio pueblo. En ese tiempo solo
cido. Algunos afirmaron haber visto teníamos esa pipa sagrada que la
los pedazos de carne juntándose de Mujer Bisonte Blanco nos había
nuevo para dar cuerpo a Joven Co- traído. El joven subió a una solitaria
nejo otra vez. Había revivido pero se e imponente roca mientras el resto
marchó con la nube. del pueblo se quedaba atrás espe-
De nuevo se levantó el vocerío: rando que terminara sus oraciones.
“El Joven Conejo es Wakán, sagra- Esperaron en vano porque jamás
do, lleno de poder. Casémoslo con volvió.
esta doncella”. La araña embustera Después de cuatro días fueron
replicó: “Olvidémosle. Yo soy tan a buscarlo y al pie del peñasco don-
poderoso como él. Amárrenme, de lo habían visto por última vez en-
córtenme”. Iktóme recordaba las contraron un charco de sangre y la
palabras que Joven Conejo había Pipa del Bisonte Pequeño. Acampa-
cantado y pensando que el poder ron ahí por otros cuatro días en se-
radicaba en esas palabras cantó: ñal de luto. Un hombre rezó por él
recargando su cabeza contra una
roca y escuchó una voz desde lo
“Amigo, amigo, profundo de la tierra contestándole:
he combatido al sol. “Esta es mi sangre que ustedes uti-
Él trató de quemarme lizarán”. Y de nueva cuenta, la san-
pero no pudo. gre se hizo la piedra roja para pipa.
Aún en batalla contra el sol
no fui muerto”. Es bueno que estas antiguas
historias transmitidas de generación
Despedazaron a Iktóme pero en generación nos recuerden que se
jamás revivió, todo lo que quedó de trata de nuestra sangre, la sangre
27
Buscador de visiones
de la Nación Sioux, la misma que se te continente tortuga, en nombre de
convirtió en la piedra de la que está todos los seres vivientes de la tierra.
Es por su carácter sagrado
hecha la pipa sagrada. Porque esta que uno debe hablar de la pipa has-
pipa es nosotros mismos. La boqui- ta el final, después que todo lo de-
lla es nuestra espina dorsal y el más se ha dicho. Pero aún tengo
cuenco nuestra cabeza. La piedra es otra razón por la que he esperado
tanto para hablar de la pipa. Me
nuestra sangre, roja como nuestra inspira temor. Si un indígena trata
piel. La abertura del cuenco es de hablar acerca de ella se extra-
nuestra boca y el humo que sale de viará fácilmente en sus palabras.
ella es nuestro aliento, el visible Nuestras mentes no son lo suficien-
temente lúcidas como para enten-
aliento de nuestro pueblo.
derla completamente. Es tan sagra-
En la forma como estamos pa- da que casi no quiero decir todo lo
rados sobre nuestra abuela tierra, que sé al respecto. No importa si soy
elevando nuestra sagrada pipa en un anciano, ni qué tanto lo he pen-
oración, la boquilla forma el puente sado, ni qué tanto he aprendido;
desde la tierra hasta el hombre y -a nunca me siento listo en realidad
través de nuestros cuerpos- hasta el para hablar de la pipa. A veces pien-
cielo, hacia Wakán Tánka, el Espíri- so en que no debemos escribir en
tu Abuelo. Cuando llenamos la pipa este libro nada acerca de la pipa
con nuestro sagrado tabaco de cor- porque toda la sabiduría nativa
teza de sauce rojo, cada pequeña puede conocerse a través de la pipa.
porción representa a un ser viviente Como les digo, me asusta y sobreco-
de esta tierra. Todas las creaciones ge su grandioso poder.
del Gran Espíritu, el universo ente- Nuestros abuelos nos conta-
ro, están en la pipa. Todo esto, todo ron cómo la pipa sagrada fue entre-
lo nuestro, está en la pipa al mo- gada a nuestros pueblos. Un verano,
mento de orar. A menudo nos sen- hace muchísimas generaciones,
timos tan emocionados por esto que nuestras distintas tribus se junta-
lloramos al tiempo de levantar la pi- ron para su reunión anual. La tierra
pa hacia las nubes. estaba hermosa cubierta con altos
Nuestra sagrada pipa. Estoy pastizales y flores pero el pueblo ca-
hablando de ella hasta el final por recía de alimentos. Esto sucedió
dos razones: es nuestra más sagra- mucho tiempo antes de que tuvié-
da posesión y toda nuestra religión ramos rifles o caballos y la vida de
emana de ella. La pipa sagrada es el los cazadores era difícil y azarosa.
corazón de todas nuestras ceremo- Entre los Sioux, los Itázipcho -la
nias sin importar cuán distintas se- tribu “Sin Arcos”- no habían comido
an unas de otras. Suplicando por nada de carne en varios días, así
una visión, sufriendo en la Danza que decidieron mandar dos hombres
del Sol, en la oscuridad de una no- para localizar bisontes.
che de Yuwípi, en el baño de sudor, Los dos hombres buscaron
la pipa está siempre ahí, justo en el animales durante mucho tiempo sin
centro. Es tan sagrada para noso- encontrar ninguno. Finalmente lle-
tros como el venerado envoltorio de garon a la cima de una colina desde
flechas de los Cheyenes. Aún más donde tenían buena vista y advirtie-
sagrada porque el bulto de flechas ron algo que se aproximaba a ellos.
es solo para los Cheyenes, mientras Primero pensaron que se trataba de
que nosotros conservamos la pipa un bisonte pero al acercarse se per-
en nombre de todas las tribus de es- cataron que era una hermosa joven,
28
Buscador de visiones
la más bella que jamás habían visto. un soporte hecho con tres varas en
Vestía un atuendo muy fino hecho el interior del Típi.
con gamuza blanca, tan vistosamen- El joven regresó con su gente
te decorado que ningunas manos y contó lo sucedido. Les platicó que
humanas lo habrían realizado. Lle-
vaba suelto su cabello excepto por el una mujer sagrada vendría a visitar-
lado izquierdo, que tenía trenzado los la mañana siguiente con un
junto con pelo de bisonte. Cargaba mensaje importante de la Nación del
un bulto en su espalda y en su ma- Bisonte. Les hizo saber lo que ella
no sujetaba un manojo de salvia.
Esta hermosa mujer dijo a los deseaba que hicieran y pusieron
cazadores: “No teman. Pertenezco a manos a la obra.
la Nación del Bisonte y traigo un Llegó el día y el pregonero
mensaje para su pueblo, buenas convocó a todo el pueblo para que se
nuevas”. Al mirarla, el cazador de reunieran alrededor del Típi sagra-
más edad sintió un enorme deseo de do y, al mismo tiempo que salía el
poseerla. Movió su brazo para tocar- sol, vieron a la Mujer Bisonte Blanco
la pero ella era Líla Wakán, más venir hacia ellos de manera sagrada.
que humana y no había venido a sa- En lugar del abanico de salvia lleva-
tisfacer la lujuria de nadie. Se dice ba la pipa sagrada. Sostenía la bo-
que tan pronto como el cazador in- quilla con su mano derecha y el
tentó alcanzarla una nube descen- cuenco con la izquierda y esa es la
dió y lo envolvió. Cuando esta se di- forma como hoy en día portamos la
sipó un montón de huesos secos era pipa.
todo lo que quedaba de él. Esta his- La Mujer Bisonte Blanco entró
toria se relata de varias formas y no al Típi donde los ancianos de la tri-
es tal y como los espíritus me la bu la esperaban. Le dijeron: “Her-
contaron. Cuando llegue el momen- mana, estamos contentos por tu vi-
to y me sienta capaz de hacerlo sita. No tenemos carne desde hace
hablaré más acerca de esto. No obs- mucho tiempo y todo lo que pode-
tante, una cosa es cierta: el deseo mos ofrecerte es agua”. Mojaron un
mató a ese hombre igual como ha poco de Wachánga, zacate dulce, en
matado a muchos más antes y des- una bolsa de cuero que tenía agua y
pués de él. Si este planeta debe ser se la ofrecieron; así es como moja-
destruído es por causa del deseo, mos el zacate dulce o una pluma de
por el ansia de poseer, de placer y águila en nuestros días y rociamos
autocomplacencia, por la codicia con esa agua a quienes deseamos
hacia los verdes cueros de rana que curar o purificar en las ceremonias.
llamamos dólares y debido a las La mayoría de nuestros rituales
personas que tienen su mente solo terminan con tomar agua y eso nos
llena de sí mismas olvidando las ne- recuerda constantemente a la Mujer
cesidades de los demás. Bisonte Blanco.
Bueno, ya solo quedaba un Enseguida, ella mostró al
cazador y a él le dijo la Mujer Bison- pueblo cómo usar la pipa, llenándo-
te Blanco que avisara al pueblo de la con tabaco de corteza de sauce
su próxima visita. Le explicó lo que rojo. Luego caminó alrededor del al-
necesitarían hacer. Debían levantar tar como lo hace el sol, o sea, igual a
un gran Típi y hacer un Owánka como se mueven las manecillas de
Wakán, es decir, un sagrado altar un reloj. Esto simbolizaba el círculo
de tierra dentro de él. También colo- sin final, el camino del hombre des-
carían un cráneo de bisonte junto a de su juventud hasta la vejez, de la
ignorancia al conocimiento. Tam-
29
Buscador de visiones
bién representa a la vida misma. Así que mantenía al pueblo vivo. “Uste-
que cuando tenemos una ceremo- des son como la madre tierra” -les
nia, igualmente caminamos en dijo- “la tarea que se les ha enco-
círculo antes de comenzar a fumar. mendado es tan importante como la
La Mujer Bisonte Blanco colocó en del guerrero y el cazador”. Es por
el fuego un pedazo de carne seca de eso que la pipa sagrada unifica al
Bisonte para con él encender la pi- hombre y a la mujer en un círculo
pa. Durante muchas generaciones de amor. Es el único objeto sagrado
esta fue la única forma de prender en que intervienen ambos, hombre y
un pipa, pero ahora casi siempre mujer, durante su manufactura: los
usamos cerillos. hombres haciendo el cuenco y la
La Mujer Bisonte Blanco en- boquilla, las mujeres decorándola
señó a la gente cómo rezar con la con sus mejores diseños. Durante el
pipa: levantándola hacia el cielo, casamiento indígena, tanto el hom-
bajándola hacia la tierra, apuntando bre como su novia sujetan la pipa al
a las cuatro esquinas de donde lle- mismo tiempo y una cinta roja se les
gan los vientos. Estos movimientos anuda alrededor de sus manos
con la pipa se llaman Húpa Glúza. uniéndolos por el resto de sus vidas.
“Con esta sagrada pipa ustedes ca- Después, la Mujer Bisonte
minarán como una plegaria viviente” Blanco se volvió hacia los niños por-
-dijo la Mujer Bisonte Blanco al
pueblo- “sus pies reposando sobre la que poseen un entendimiento supe-
Abuela, la boquilla de la pipa le- rior a su edad y porque, entre noso-
vantándose sobre el cielo hacia el tros los indígenas, tienen el derecho
Abuelo, sus cuerpos unificando los de ser tratados con el mismo respeto
espíritus superiores con los espíri-
tus inferiores. Wakán Tánka nos que se debe a los jóvenes. Dijo a los
sonríe porque de esta manera somos pequeños que lo que los adultos
uno solo con la tierra, el cielo, las hacían era para ellos. Que los niños
criaturas vivientes y los Íkche eran el mayor tesoro de la nación;
Wichásha: los seres humanos. Aho-
que representaban a las futuras ge-
ra somos una gran familia. La pipa
nos une. Es reconciliadora. Hay un neraciones, la vida del pueblo, el
charco de sangre en algún lugar y círculo sin final. “Recuerden esto y
de ese lugar viene. Encontrarán esa crezcan; después enséñenlo a sus
sangre petrificada como esta piedra hijos”, les dijo.
roja. Ese sitio es un lugar sagrado
que compartirán todas las naciones Cuando hubo terminado de
y donde aún los enemigos se consi- hablar, la Mujer Bisonte Blanco en-
derarán amigos y hermanos”. Pro- volvió la pipa en el bulto que carga-
bablemente desde esa época es que ba en la espalda y lo entregó al an-
la Nación Sioux comenzó la costum-
bre de finalizar todas las ceremonias ciano jefe de los “Sin Arcos” para
importantes con las palabras Mitá- que la guardara. El nombre de este
kuye Oyásin: “Por todas mis rela- anciano, se dice que es Standing
ciones”: plantas, animales, huma- Hollow Horn (Cuerno Hueco Alzado)
nos, todos una gran familia univer- y en otros relatos Buffalo Standing
sal.
Posteriormente, la Mujer Bi- Upward (Bisonte Alzado). Junto con
sonte Blanco se dirigió a las mujeres la pipa, la Mujer Bisonte Blanco
diciéndoles que era el trabajo de sus dejó para el pueblo una piedra re-
manos y el fruto de sus vientres lo
30
Buscador de visiones
donda del color de la sangre. En ella sitábamos venía del cuerpo de los
se apreciaban las marcas de siete bisontes. Sería difícil determinar
círculos: los siete campamentos La- dónde terminaba el animal y dónde
kota o las siete ceremonias que im- comenzaba el hombre. Desde enton-
plica la pipa. Así es que de nueva ces, una piel de bisonte blanco ha
cuenta una piedra representa la to- sido una de las posesiones excep-
talidad del universo para aquellos cionales y más preciadas que una
que pueden leer sus símbolos. tribu pueda poseer. Un pueblo daría
Después que la Mujer Bisonte todos sus bienes por una piel de pe-
Blanco hizo lo anterior se alejó de la lo blanco. Cuando el bisonte des-
gente caminando en la misma direc- apareció, el indígena reacio y valero-
ción de la cual había venido. Iba so desapareció también. Hay algu-
cantando: “Níya Taníya Mawáni nos pocos lugares en las Dakotas,
Ye”, que se traduce como “Con un Wyoming y Montana en donde se ha
aliento visible voy caminando”. Esto resguardado a pequeñas manadas
tiene un significado muy profundo si de bisontes sobrevivientes. Ahí son
uno lo medita un poco. Primero, vigilados por personal del gobierno
“Níya Taníya” no solo significa mientras los turistas los admiran. Si
aliento y respiración, sino estar vivo el hermano bisonte pudiera hablar-
y a la vida misma por extensión. les diría: “He sido puesto en una re-
Quiere decir que mientras respete- servación igual como los indígenas”.
mos la pipa estaremos vivos, sere- Tanto en la vida como en la muerte,
mos nosotros. Y el concepto de nosotros y el bisonte hemos compar-
“aliento visible” puede tomarse como tido siempre el mismo destino.
el humo de la pipa, que es el aliento La pipa que la Mujer Bisonte
del pueblo. También nos recuerda la Blanco nos dio es conservada aún
respiración de un bisonte como se por la tribu como su más sagrada
ve en un día frío. Nos señala el herencia. Se le llama Ptehínchala
hecho de que para nosotros, la pipa, Húhu Chanúnpa: pipa de hueso de
el hombre y el bisonte son uno solo. bisonte bebé. No es como las otras
Mientras la gente observaba, pipas. Su boquilla está hecha de la
la hermosa mujer se transformó en tibia de un bisonte pequeño. Está
un bisonte blanco. Siguió caminan- envuelta en pieles de bisonte y fra-
do hacia el horizonte hasta que fi- nela roja. Plumas de águila roja,
nalmente desapareció. Esto también cuatro pequeños trofeos de cabello
es recomendable entenderlo y com- humano y algunos pájaros diseca-
prenderlo. El bisonte era parte de dos están amarrados a la pipa. Ya
nosotros, su carne y su sangre hab- está frágil y quebradiza por su anti-
ía sido absorbida por nosotros hasta güedad. Ha sido custodiada por la
que se convirtió en nuestra propia familia Cabeza de Alce de la tribu
sangre y carne. Nuestra vestimenta, Itázipcho, los Sin Arcos de la Na-
nuestros Típi y todo lo que nece- ción Sioux durante catorce genera-
31
Buscador de visiones
ciones. Desde que fuimos metidos a
reservaciones siempre ha sido con- la forma de una T invertida hace su
servada en Green Grass, al norte de cabeza o cuenco. Pero esta es la pi-
Eagle Butte en la reservación de pa de un adulto, un hombre que ya
Cheyenne River. Se dice que los ha formado una familia. La pipa de
guardianes de la pipa siempre llegan un joven tendrá la forma de una L, a
a vivir hasta los cien años. la cual le falta la porción de un ex-
Junto a la Ptehínchala Húhu tremo:
Chanúnpa, esta familia guarda otra
pipa, una pipa tribal sagrada, una
de las primeras hechas con piedra
roja según la forma en que la Mujer
Bisonte Blanco enseñó al pueblo.
Esta antigua pipa sirvió de modelo a
las demás que se han hecho. Tiene Nada de importancia, bueno o
la pluma de una águila roja atada a malo, tiene lugar entre nosotros sin
su boquilla. Esto trae a la mente al la presencia de la pipa. Si un hom-
águila que rescató al único sobrevi- bre mata a un hermano tribal -sea
viente del diluvio, quien dio origen a por accidente o intencionalmente-
los gemelos que, a su vez, se multi- una herida habrá sido hecha a todo
plicaron y formaron la Nación Sioux. el pueblo. El homicida verá el rostro
También nos recuerda que el águila de su víctima reflejado en el agua
es un símbolo de la sabiduría tan cada vez que beba. Cuando se ha
importante para nosotros como el derramado sangre, solo una cere-
bisonte. Muchos de nuestros Hom- monia de desligue presidida por la
bre-Medicina llevan una pluma de pipa sagrada podrá traer paz a las
águila atada a sus pipas y es por personas y reconciliar a las familias
eso. Para una ceremonia de cura- involucradas.
ción se amarra cerca de la boca. Si Si las palabras de una perso-
la pipa se usa para resolver algún na son dudosas, podría ofrecer el
conflicto familiar la pluma se suje- “morder el cuchillo”. Si así lo hace,
tará en la mitad de la boquilla. Si la gente sabrá que ha hablado la
uno quiere adquirir conocimiento, la verdad porque la desgracia lo se-
pluma se ubicará en el punto en que guiría si sus labios han tocado el
la boquilla y el cuenco se unen. La acero después de haber dicho algo
silueta de la cabeza de la pipa es que no era cierto. Hace muchos
así: años que ya no he escuchado a na-
die que “muerda el cuchillo”, parece
que la gente ya no cree en eso. Pero
tratándose de la pipa es otra cosa.
Nadie sería tan tonto de decir algu-
na mentira mientras la pipa se está
32
Buscador de visiones
fumando. Eso seguramente lo ma- grandes peñas levantadas allá. Se
taría. Así pensamos todavía hoy. dice que fueron antepasados indíge-
Y la pipa debe ser fumada co- nas que se convirtieron en piedras y
rrectamente, cada persona sentada tú pones ahí algunos atados de ta-
en su lugar apropiado, en un círcu- baco y si se puede una pluma de
lo, con la pipa pasando desde lo os- águila también. Justo cuando tú
curo hasta la claridad de una mane- comienzas a escarbar para sacar la
ra sagrada porque es nuestro altar, piedra inicias con una oración. Los
mientras que en un templo de gente motivos esculpidos en una pipa son
blanca se trata de cada persona también oraciones. Una pipa hecha
pensando en sí misma, aquí y allá al así tiene poder.
estilo de las cafeterías. Mi abuelo Ahora en nuestros días las pi-
acostumbraba decir: “La tierra es pas se hacen comercialmente con
roja, la sangre es roja, el sol es rojo taladros y máquinas eléctricas. Es
cuando sale y cuando se pone y sencillo hacerlas, demasiado fácil.
nuestros cuerpos son rojos. Tam- En esas pipas hay poco poder. El si-
bién debemos caminar el Camino tio de la piedra de pipa ha sido em-
Rojo, el que va de norte a sur, el bellecido ahora con jardines, siste-
sendero de la vida. De esta forma, el mas de riego y un museo. Cuando
indígena y la piedra roja de pipa se vas entrando escuchas por las boci-
corresponden mutuamente”. nas acerca de la Mujer Bisonte
El banco de piedra roja para Blanco y otras leyendas nativas to-
pipa en Minnesota es el único lugar das mezcladas y se oye un zumbido
donde esta sagrada piedra puede cuando las transparencias cambian.
encontrarse. Ahora es un monu- Hay guías uniformados para darte
mento nacional pero nosotros los un paseo explicando el significado
indígenas podemos aún ir ahí a ex- de la “pipa de la paz” a los turistas.
traer la roja piedra de la cual Solo que, ¿Cómo pueden explicar al-
hacemos nuestras pipas. Esta veta go que desconocen? Todo aquello
está exactamente en el corazón del está muy limpio, con bebederos de
viejo territorio Sioux. Nuestras tri- agua y sanitarios a presión, pero
bus orientales, los Wáhpeton, Síse- cierro los ojos y trato de pensar en
tons y Wahpékute, ocuparon esta el lugar tal como se encontraba an-
región hasta 1851, cuando fueron tes de todas las modificaciones que
forzados a cederla a los blancos. Pe- se hicieron.
ro logramos un tratado por el cual Un amigo mío -un joven Hom-
aún podemos ir ahí a obtener nues- bre-Medicina- fue al banco de piedra
tra piedra sagrada. y uno de los vigilantes del parque le
Antiguamente hacías la pipa dijo que él podría proporcionarle
de la manera correcta. Te purifica- medio kilo de piedra por un dólar
bas a ti mismo y hacías ofrendas de como un favor especial por tratarse
tabaco a los espíritus. Hay tres de un indígena. Mi amigo se enfure-
33
Buscador de visiones
ció. No se trataba del dinero, tú sa- damente, podrás descubrir que la
bes, y le dijo: “Soy un Sioux, esta es idea de la pipa aparece ahí.
mi tierra, mi piedra de pipa y voy a Él sabía, por cierto, que la
tomarla sin pagar nada”. Estaba ahí piedra era la carne de los nativos.
otro tipo que parecía nativo y le dijo: Había oído hablar del diluvio que
“!De una buena vez¡”, tomó a mi jo- transformó la sangre de los huma-
ven amigo llevándolo a un lugar nos en la piedra de la pipa. También
donde la veta de la piedra semeja a llegó a saber que en los antiguos
una serpiente larga y le dijo que to- tiempos los bisontes eran acorrala-
mara toda la que quisiera por cor- dos en aquellos peñascos y que su
tesía del Servicio de Parques Nacio- sangre, también, se volvió piedra de
nales. Él salió con una carretillada. pipa. Yo nunca he escuchado lo an-
Son pequeñas victorias como estas terior entre nuestra gente, pero
las que mantienen nuestra moral en quien contó eso a Catlin hace 140
alto. años tenía la noción de que el indí-
Encontré un viejo libro de Ge- gena, el bisonte y la pipa son una
orge Catlin en tu biblioteca. Se im- sola cosa.
primió hace más de cien años. Me Un guerrero Sioux mencionó a
gusta hojearlo y mirar sus amari- Catlin que esa piedra roja era parte
llentas y desdibujadas ilustraciones. de su carne y que sería malo que el
Me topé con una parte donde él des- hombre blanco la quisiera tomar
cribe su visita al banco de piedra de pues un agujero se abriría en su pe-
Pipestone en el año de 1830. Creo cho y la sangre jamás se detendría.
que probablemente fue el primer Otra nativo le narró: “Esta pi-
hombre blanco en estar ahí. En un pa roja fue dada al piel roja por el
sentido, él fue el primer turista y tu- Gran Espíritu; es parte de nuestro
vo que hablarnos a través de un cuerpo y es sagrada. Sabemos que
intérprete. Captó algunas cosas los blancos son como una gran nube
equivocadamente porque -tal vez- que se levanta en el oriente que cu-
los traductores no estaban acos- brirá todo el país; sabemos que ocu-
tumbrados aún a su trabajo. Pero pará nuestras tierras pero nosotros
Catlin era un artista y como tal, ten- queremos conservar este lugar”. Yo
ía sus ojos abiertos y finalmente habría hablado de esa manera si
pudo observar algunas cosas muy hubiera vívido entonces.
acertadamente, y en eso, tiene que Catlin también describe algu-
ver con nosotros los indígenas de nos pájaros preciosos que se supone
hoy. Los detalles de Catlin podrían anidaban en la cantera y, por las ca-
estar todos equivocados, y cuando él racterísticas que escribe, parece que
no está seguro de algún hecho lo di- se trata de los Wakínyan, los Pája-
simula tras un cúmulo de palabras, ro-Trueno. De nuevo, hasta donde
pero detrás de todo eso, muy vela- yo sé, los Pájaro-Trueno no están re-
lacionados con la pipa pero, todo
34
Buscador de visiones
muestra que había varias leyendas Hace un año asistí a un con-
acerca de ese lugar en los viejos días greso de muchas tribus que tenía
del bisonte. Algunos ancianos entre como finalidad reforzar el trabajo
nosotros aún dicen que hay peque- para la unificación de nosotros los
ños espíritus de forma humana en- indígenas. Llevaba mi vieja pipa
tre las piedras, de un dedo de altura conmigo, la que he fumado por más
y muy veloces y difíciles de ver. de treinta años. Tuvimos una gran
El pueblo Omaha tiene una ceremonia por la noche, justo antes
leyenda acerca de la cantera de Pi- del amanecer y ahí, cincuenta y
pestone. Cuentan que hace mucho cuatro tribus fumaron mi pipa. La
tiempo existía una mujer Omaha encendí para ellos y 161 personas la
llamada Wahégela. Ella estaba ca- fumaron sin que se apagara. Per-
sada con un guerrero Sioux. Un día maneció prendida toda la ceremo-
ella se encontró cara a cara con un nia. Los Hombre-Medicina presentes
bisonte blanco. Siguió a este animal elevaron la pipa y rezaron al Gran
sagrado como si estuviera en un Espíritu en sus propios lenguajes
trance. Observó al bisonte despren- que yo no entendía. Pero en otro ni-
derse de grandes pedazos de piedra vel los comprendía perfectamente.
roja y supo de inmediato que se tra- La pipa nos dio un idioma común y
taba de los cuerpos de sus antepa- un pensamiento unificado. Algunos
sados. De esta forma, ella descubrió reporteros intentaron tomar foto-
la veta de piedra. Los Sioux y los grafías pero ninguno lo logró. En
Omaha eran enemigos pero acorda- donde la pipa debía aparecer, solo
ron que nunca se agredirían en ese veías una mancha blanca difusa, al-
lugar. El terreno pertenecía a los go como niebla. Esa vieja pipa no
Sioux pero la piedra pertenecía a to- quería ser retratada en esa ocasión.
dos los indígenas que reverenciaran Muchos hombres de nuestra reser-
la pipa. vación tienen su propia pipa de la
Lo anterior es diferente de lo paz. No estaré satisfecho hasta que
que creemos pero, de nuevo, encaja haya una en cada familia. Un Sioux
con nuestra historia de la Mujer Bi- sin su pipa es solo medio indígena,
sonte Blanco porque todas las par- medio hombre.
tes principales se mantienen ahí Desde el último individuo lla-
aunque estén trastocadas: la mujer, mado Elk Head (Cabeza de Alce), la
el bisonte blanco, la sangre de los custodia de nuestras dos más sa-
nativos convertida en piedra y la pi- gradas pipas pasó a Stanley Looking
pa como instrumento reconciliador. Horse (Caballo Mirando) y a su hijo
Todas estas historias demuestran Orval, quienes son parte importante
que, sin importar las diferencias, la del clan Cabeza de Alce. Orval es el
pipa es sagrada para todas las na- décimo noveno en la línea de guar-
ciones indígenas. dianes de la pipa en esa familia.
Muy poca gente -aún de nuestro
35
Buscador de visiones
pueblo- ha podido ver esas dos pi- cualquier viento hubiera podido
pas desenvueltas. Solo una vez en la llevársela. Tenía los labios muy re-
vida, si acaso, estos dos patrimonios secos y tuve que humedecérselos
sagrados pueden ser admirados. Yo con un paño mojado. Viéndola en
fui uno de esos pocos hombres privi- ese estado, no pensé que sobrevivie-
legiados en sostener estas dos pipas ra más de dos días.
y rezar con ellas. Realmente cambió Me di cuenta que su aposento
mi vida. estaba todo preparado para una ce-
Un invierno, hace muchos remonia: había salvia esparcida por
años, cuando yo era joven, fui al el piso, cedro, zacate dulce y todo
norte de Green Grass, en donde la eso. Le pregunté: “¿Quién va a hacer
pipa de bisonte bebé era guardada. una ceremonia aquí?”, y me con-
Algo dentro de mí me urgía a hacer testó: “Tú. Recibí la visión de que un
esto, ciertas voces interiores me de- joven del sur vendría a curarme. No
cían que yo tenía que rezar con esa te conozco, nunca he puesto los ojos
sagrada pipa. Era como si alguna en ti, pero tú eres esa persona. To-
fuerza se hubiera apoderado de mi dos mis nietos se han convertido al
voluntad sin molestarse en pregun- cristianismo y ya no practican la
tarme: ¿Quieres hacer esto? Yo era tradición. Mañana dejará de caer
como un automóvil: alguien en el nieve y el sol brillará en todo su es-
asiento del conductor me hacía plendor. Terminará la tormenta y
avanzar. El trayecto fue difícil. Hab- todo el país, la tierra entera res-
ía una ventisca fuerte y nevaba con plandecerá. Si así sucede mañana,
ganas. La nieve estaba sólida y tan ven aquí y te mostraré la sagrada
dura y brillante como el cristal. Cre- pipa de bisonte bebé. Podrás orar
ía que el guardián de la pipa era un con ella y curarme. Ven aquí maña-
hombre pero encontré que era una na tan pronto como aparezca el sol”.
mujer quien tenía a su cargo la cus- Regresé a dormir en una casa
todia de ese tesoro sagrado. Se tra- de Green Grass donde conocía a al-
taba de la señora Cabeza de Alce, guien. Ahí me dijeron: “Te estás en-
hermana mayor del Jefe Cabeza de gañando tú solo. La radio ha anun-
Alce, quien había sido el guardián ciado que la tormenta continuará
anterior. Ya me habían dicho: “Si te por lo menos una semana más”. Y
interesa visitar a esa persona mejor en realidad el viento ese aullaba con
date prisa pues está a punto de mo- furia dando vueltas alrededor de la
rir”. casa como un espía poniendo a
Logré llegar a su cabaña prueba puertas y ventanas.
hecha de troncos a pesar de la tor- Desperté repentinamente an-
menta de nieve. Encontré a la an- tes del amanecer. Estaba pre-
ciana sentada en el suelo al centro guntándome qué me habría desper-
de la habitación. Su cuerpo eran so- tado cuando me percaté de la quie-
lo huesos y pellejos, tan frágil que tud reinante. La tormenta había pa-
36
Buscador de visiones
sado y todo estaba en calma. No muy grande, mientras que la pipa
podía percibir ningún sonido. Me le- de bisonte bebé era pequeña.
vanté, tomé agua y salí. Nada se La señora Cabeza de Alce me
movía, era como si el mundo hubie- instruyó para tomar las dos pipas
ra hecho una tregua. Inclusive se en mis manos, la grande abajo y la
sentía algo tibio el aire. El sol salió pequeña encima. “Takója, nieto -me
enorme, tan rojo y brillante que tuve dijo- ora con ellas. Tuve la visión de
que cerrar mis ojos. Aún mirando en que tú vendrías y aquí estás. Siem-
otra dirección tenía que parpadear. pre mueve la pipa hacia la izquierda
La nieve tomó el color rojo vivo al re- cuando la pases y siempre tómala
flejar al sol y destellaban millones con tu mano derecha. Ofrécela de
de minúsculos cristales, un sol en corazón, acerca su cabeza a tu co-
cada uno de ellos. Cuando comencé razón. Permite que el espíritu llegue
a caminar la nieve hacía un sonido a ti”. La anciana habló en su lengua
como de cascarones de huevo nativa, un idioma secreto que solo
quebrándose. Era lo único que se yo podía entender.
escuchaba. Sostuve las pipas. Sus cuen-
Cuando llegué a la cabaña de cos eran mi carne. La boquilla daba
troncos de la anciana Cabeza de Al- vida a todas nuestras generaciones.
ce, ella estaba sentada al centro de Sentí mi sangre yendo a la pipa y
la pieza esperándome. Flotaba en la viniendo de regreso, dando vueltas
habitación la fragancia del zacate en mi mente como un espíritu. Sentí
dulce y del cedro quemado. Esa ca- las pipas vivas en mis manos, sentí
baña estaba siendo sacralizada. Me como se movían. Un poder que surg-
senté hacia el extremo poniente y ía de ellas mismas me llenó. Las
observé un gran envoltorio de lona lágrimas caían de mi rostro y en mi
del tamaño de una persona amarra- mente vislumbré lo que representa-
da como un Yuwípi (ceremonia ba la pipa. Esa pipa de hueso de bi-
Sioux de curación en la que el Hom- sonte bebé me hizo conocerme y co-
bre-Medicina es envuelto en pieles o nocer el mundo que me rodeaba.
cobijas y amarrado como envoltorio). Sanó la ceguera de mi corazón y me
La anciana me pidió que lo desen- ayudó a ver otro mundo más allá del
volviera. El bulto consistía de siete mundo cotidiano de las verdes pieles
pieles de bisonte, venado y franela de rana (billetes de dólar). Com-
roja y azul. Cuando llegué a la últi- prendí que la pipa era mi santuario,
ma vuelta encontré la pipa, la pipa un pequeño pedazo de piedra y ma-
de hueso de bisonte bebé, Ptehín- dera y que no necesitaría nada más
chala Húhu Chanúnpa, el objeto mientras la conservara. Supe que en
más sagrado del mundo para mí. esa pipa estaban todas las fuerzas
Había un segundo bulto y lo abrí de la naturaleza, que en esa pipa es-
también. Contenía la otra sagrada taba yo. Comprendí que al fumar la
pipa tribal hecha de piedra. Esta era pipa yo era el centro del universo
37
Buscador de visiones
ofreciéndome al Gran Espíritu y que to. Tampoco puedo describir la fuer-
cualquier otro indígena rezando con za que fluyó hacia mí desde la pipa
su pipa sentiría, de una u otra for- sacudiéndome significativamente.
ma, lo mismo. Me di cuenta que de- No puedo. Todo lo que supe de cier-
jando escapar el humo hacia el cielo to cuando tuve las pipas en mis
dejaba escapar también algo de mí manos fue que eso estaba cambian-
mismo que deseaba salir libre y con do mi vida.
ello, regocijaba a todas las plantas y
animales del mundo. Todo esto lo
entendí con mi corazón y sangre y,
quizás, de la misma forma como un
animal entiende las cosas, no con la
mente. Recordé esto durante mu-
chos años y aún hoy, después de
tanto tiempo desde aquella ocasión,
ese recuerdo me despierta por las El humo de nuestra pipa sagrada es el
noches. aliento del Gran Espíritu.
De pronto me llegó la intui-
ción de que si yo mezclaba mi alien-
to con el humo sagrado lo mezclaría Parece que mis rezos ayuda-
con el aliento de todas las criaturas ron a la señora Cabeza de Alce pues
vivientes del planeta y también me se restableció y vivió varios años
di cuenta que el resplandor en la pi- más. Antes de dejarla me dijo que
pa era el fuego sagrado del Gran algunos funcionarios del gobierno
Espíritu, el mismo fuego que arde habían tomado uno de los bultos
en el sol. Supe que en la pipa todas que contenían las pipas y se lo hab-
las cosas se funden en una, for- ían llevado pero lo regresaron de
mando una sola entidad. Vino a mí inmediato un poco asustados. Con-
el pensamiento de que si alcanzaba fesó: “Tal vez tenga que enterrarlas
a comprender todo lo que la pipa re- para mantenerlas fuera del alcance
presentaba entendería todos los de manos no apropiadas”. También
símbolos que se le relacionan, solo me dijo: ”Vendrá el tiempo en que
así sabría lo que significa ser indí- los indígenas se levanten con esta
gena, lo que implica ser yo mismo. pipa sagrada, entonces será fumada
Bueno, todavía no lo sé pero por todos”. Más de treinta años des-
sigo buscando y aprendiendo. Pro- pués, cuando cincuenta y cuatro
bablemente un día me aproxime a naciones nativas estaban fumando y
ello. Resulta difícil encontrar las pa- rezando con mi propia pipa vino a
labras para describir los pensamien- mi mente lo dicho por la anciana.
tos que tuve en ese momento: con- Ella realmente era Wakán y tenía el
fusión y claridad; tristeza y alegría, poder de vislumbrar el futuro. Tam-
todo mezclado en un solo sentimien-
38
Buscador de visiones
bién me proporcionó un tatuaje y un rado bellamente al estilo antiguo.
nombre secreto con él. Durante el día debe ser colocado en
De la anciana señora Cabeza un soporte de tres pies y dos veces
de Alce los bultos de las pipas pasa- al día debe ser movido en diferentes
ron a Stanley Looking Horse (Caba- direcciones de acuerdo a la posición
llo Mirando), aún entre la tribu de del sol. No siempre fue posible ob-
los “Sin Arcos”. Sin embargo, desde servar todas las maneras correctas
mi punto de vista la pipa de hueso de reverenciar la pipa cada día de
de bisonte bebé pertenece a todos nuestras vidas. He sabido que por
los Sioux. Pertenece a los Hunkpápa algún tiempo, cuando no había otro
de Standing Rock, donde una mujer lugar disponible, se guardó a las pi-
se convirtió en piedra; pertenece al pas bajo un cobertizo. Quisiera que
pueblo de Sitting Bull (Toro Senta- pudiéramos poner de nuevo un Típi
do) y a los Oglála de Pine Ridge, la para nuestros objetos sagrados.
tribu de Crazy Horse (Caballo Loco). También ha habido rumores de que
Pertenece a los Oohénunpa, “Dos la pipa grande se ha perdido o que-
Cazuelas”, quienes comparten la re- brado. Espero que no sea cierto. Re-
servación con nosotros y obtuvieron cuerdo cómo se molestaron los Che-
su nombre como tribu cuando, yenne del norte de Montana cuando
hambrientos y a punto de morir, en- se dieron cuenta que el guardián de
contraron un envoltorio de piel con su sagrada Corona de Bisonte esta-
carne seca dentro suficiente para ba paseando con ella en la cabeza y
“dos cazuelas”. Pertenece también a en su coche, extrayéndola de la re-
los Sihasápa, los Sioux “Pies Ne- servación con rumbo a Sheridan
gros”, quienes se tiznaron los moca- donde era seguro que algún colec-
sines hace mucho cuando tuvieron cionista blanco la compraría. No les
que caminar por kilómetros sobre gustó cuando este reverenciado to-
tierras quemadas por incendios en cado para la cabeza fue sacado de
las praderas. Pertenece a los sus tierras, por lo que se organizó
Sichángu, el pueblo “Muslos Que- una gran búsqueda para devolverla.
mados” de Rosebud, quienes salie- Y tenían razón. Muchos de nuestros
ron con las piernas quemadas objetos sagrados se encuentran en
cuando enemigos Pawnee incendia- museos donde la gente no sabe qué
ron la maleza alrededor de su cam- es lo que está mirando y donde su
pamento. Pertenece a mi pueblo los poder específico no puede trabajar.
Mnikowóju, “Los que Plantan en el Las pipas sagradas no han si-
Agua”. Y en un más amplio sentido, do mostradas a nadie desde hace
pertenece a todos los indígenas de años. En el verano de 1969, los
este continente-tortuga. Hombre-Medicina Sioux decidimos
Es una gran responsabilidad y que había llegado el momento de
reto conservar el bulto de las pipas. abrir los envoltorios pero cuando se
Debe ser guardado en un Típi deco- supo esto hubo rumores de que ven-
39
Buscador de visiones
ían en camino camarógrafos de tele- sendero de la vida. Debemos tratar
visión con dinero para ofrecernos a de salvar al hombre blanco de sí
cambio de los “derechos exclusivos” mismo. Esto puede hacerse solo si
como ellos dicen, por lo que cam- nosotros, indígenas y no indígenas,
biamos de opinión. Nos hemos podemos contemplarnos otra vez
hecho como un caballo ajeno: si te como parte de este planeta y no co-
acercas demasiado se va. Creo que mo enemigos extraños de él que tra-
tenemos fundadas razones para ello. tan de imponerle su voluntad. Por-
Regresamos los bultos a sus lugares que nosotros -los que conocemos el
secretos y todos se fueron a sus ca- significado de la pipa- también sa-
sas sin haber visto las pipas. Vendrá bemos que, siendo una parte vivien-
un día en que podamos abrir los te de la tierra, no podemos dañarla
bultos pero tendrá que ser el día sin perjudicarnos simultáneamente
propicio y aquellos que vengan lo a nosotros mismos. Tal vez por me-
harán por los motivos adecuados. dio de esta pipa sagrada podamos
Cuando llegue ese día lo sabremos enseñarnos mutuamente a ver a
sin duda. través de esa nube de contamina-
Nosotros los nativos tenemos ción que como “la realidad” mantie-
la pipa de la paz mientras los blan- nen sobre nosotros los políticos, in-
cos tienen el libro religioso que dustriales y expertos técnicos. Pro-
habla de guerra y así, hemos apren- bablemente con esta pipa podamos
dido a sobrevivir mientras se supone hacer las paces con nuestro mayor
que el hombre blanco hace este enemigo: el que habita dentro de
mundo mejor. Ahora, nosotros los nosotros mismos. Con esta pipa
indígenas debemos enseñar cómo podríamos formar de nuevo el círcu-
vivir a nuestros hermanos pero sin lo sin final.
manipularlos, mutilarlos o matarlos. Cuando un indígena reza no
Con la pipa -que es una parte viva lee el montón de palabras que traen
de nosotros- rezamos por la paz. Paz los libros. Solo dice una oración cor-
en Vietnam y paz en nuestro propio ta. Si tú dices un rezo muy largo no
país. Los nativos decimos “nuestro te entenderás a ti mismo en lo que
país” porque todavía es nuestro aún estás diciendo, así que lo último que
cuando otras razas estén en pose- puedo enseñarte -si quieres ser en-
sión física de él, pues la tierra no señado por un anciano que vive en
pertenece a un solo individuo sino a una choza deteriorada, un hombre
todas las personas y -sobre todo- a de ochenta años que solo llegó al
las generaciones futuras. tercer año de primaria- es esta ora-
Debemos tratar de usar la pi- ción que utilizo cuando estoy implo-
pa en beneficio de la humanidad rando una visión:
que está en peligro de autodestruir- “Wakán Tánka, Túnkashila,
se. Debemos tratar de tomar de onshimála... Gran Espíritu, Abuelo,
nuevo el camino rojo de la pipa, el
40
Buscador de visiones
ten compasión de mí para que mi
gente pueda vivir..." VOCABULARIO LAKOTA
UTILIZADO

Chan Wakán: El sagrado árbol cen-


tral de la Danza del Sol. Se le llama
también “Árbol de la Vida” o “Árbol
Cósmico”.
Hanbléchia: Llámase así al ritual
sagrado por el cual se busca una vi-
sión a través de la soledad y el ayu-
no sobre una montaña.
Hanhépi Wi: Sol nocturno. Nombre
con que se designa la luna.
Heyóka: El payaso sagrado que
hace todo al contrario de los demás.
Híhan Kára: Nombre de la mítica
anciana celeste que está sentada
sobre la Vía Láctea. La horquilla del
“Árbol de la Vida” recibe este nom-
bre durante la Danza del Sol.
Hunkpápa: Grupo Sioux radicado
actualmente en la reservación de
Standing Rock, Dakota del Sur. Es
el pueblo de Sitting Bull (Toro Sen-
tado). Entre sus ancestros una mu-
jer se convirtió en piedra.
Húpa Glúza: Ciertos movimientos
que se hacen con la pipa sagrada.
La Mujer Bisonte Blanco enseñó a la
gente cómo rezar con la pipa: le-
vantándola hacia el cielo, bajándola
hacia la tierra, apuntando a las cua-
tro esquinas de donde llegan los
vientos.
Íkche Wichásha: los seres huma-
nos, la gente común.
Iktóme: "Hombre Araña". Se da este
nombre al intrigante y embaucador
41
Buscador de visiones
que siempre esperaba sacar prove- nando en la misma dirección de la
cho de los malos momentos de los cual había venido (Oriente).
demás enredando las cosas con sus Oglála: Una de las más importantes
telarañas. tribus Sioux. En la actualidad se lo-
Inípi: Palabra que designa el baño calizan en la reservación de Pine
de vapor y la choza de sudación Ridge, Dakota del Sur. Entre sus
Ínyan: Las rocas sagradas. más destacados dirigentes se puede
Ínyan-sha: La roja piedra para pipa. mencionar a Crazy Horse (Caballo
Ínyan Hóksi: “Muchacho Piedra”. Loco) y Red Cloud (Nube Roja).
Nombre mítico del joven héroe que Onshimála: “Ten compasión de mí
realizó por primera vez el baño de para que mi gente pueda vivir...".
vapor. Parte de algunos cantos sagrados y
Íshnati: Menstruación. oraciones empleadas ceremonial-
Itázipcho: Los “Sin Arcos”. La tribu mente.
Sioux que conserva las pipas sagra- Oohénunpa: Los “Dos Cazuelas”.
das. Grupo Sioux que obtuvo su nombre
Íya y Gnáske: Las dos pequeñas fi- como tribu cuando, hambrientos y a
guras de un bisonte y un hombre punto de morir, encontraron un en-
recortadas en cuero de bisonte con voltorio de piel con carne seca de-
enormes genitales que aluden a la ntro suficiente para “dos cazuelas”.
fecundidad y reproducción. Owánka Wakán: Altar de tierra ubi-
Kinnickinníck: Nombre convencio- cado en el lado poniente dentro del
nal para el tabaco nativo preparado campo de la Danza del Sol. Es uno
con corteza de sauce rojo. de los lugares sagrados en esta ce-
Líla Wakán: “Más que humana”. remonia.
Dícese de ciertos personajes ances- Pilámaye: Gracias.
trales como la Mujer Bisonte Blan- Ptehínchala Húhu Chanúnpa: Es la
co. sagrada reliquia de los Sioux: una
Mitákuye Oyásin: Formula tradi- pipa de hueso de bisonte bebé. No
cional para decir “Por todas mis re- es como las otras pipas. Su boquilla
laciones”, es decir, haciendo refe- está hecha de la tibia de un bisonte
rencia a que todo lo existente es pequeño.
parte de nuestra familia. Sichángu: El pueblo “Muslos Que-
Mnikowóju, Minnecónjou: “Los que mados” de la reservación de Rose-
Plantan en el Agua”. Nombre de otra bud, Dakota del Sur. Salieron con
división de los Sioux. las piernas quemadas cuando ene-
Nági: Espíritu, alma, esencia,ser so- migos Pawnee incendiaron la maleza
brenatural. alrededor de su campamento.
Níya Taníya Mawáni Ye: “Con un Sihasápa: Los “Pies Negros”. Clan
aliento visible voy caminando”. Can- de los Sioux quienes se tiznaron los
to sagrado con que la Mujer Bisonte mocasines hace mucho cuando tu-
Blanco se alejó de la gente, cami- vieron que caminar por kilómetros
42
Buscador de visiones
sobre tierras quemadas por incen- Wachánga: “Zacate dulce”. Una cla-
dios en las praderas. se de pasto que, trenzado como ca-
Sintkála Wákshu: “Piedras de Pája- bello, se quema durante las ceremo-
ro”. Rocas con chaquira sobre ellas nias para sacralizar el lugar y la
especialmente apropiadas para ser ocasión.
calentadas en el baño de sudor. Wahégela: Nombre de una mujer
Sísetons: Banda de Sioux orienta- ancestral de la tradición Omaha que
les. estaba casada con un guerrero
Táhca Úshte: “Venado Cojo”. Nom- Sioux. Se le relaciona con el origen
bre de varios miembros de una fa- de la piedra de pipa.
mosa familia de Hombres-Medicina Wagmúha: Calabazo. Sonaja sagra-
Sioux. da que contiene 405 diminutos gui-
jarros dentro; piedrecillas recolecta-
Takója: Nieto. das de los hormigueros.
Takúshkanshka: El Espíritu Movi- Wahpékute: Tribu Sioux que ocupó
miento. la región de Minnesota hasta 1851.
Tatúye Tópa: Las cuatro esquinas Wáhpeton: Grupo oriental de los
del mundo. Sioux.
Típi: Nombre de la tradicional vi- Wakán: Algo sagrado.
vienda Sioux elaborada con pieles Wakán Tánka: Gran Espíritu. Refe-
de bisonte o mantas y que se carac- rencia a la fuerza creadora de la vi-
teriza por su forma cónica y ser da.
fácilmente desmontable. Wakichagápi: El querido pariente
Túnka: El Espíritu-Piedra. muerto que ha regresado al mundo.
Túnka e Ínyan: Nombre de las rocas Se llama así a las primeras piedras
sagradas más antiguas. calientes que entran a la choza de
Túnkashila: Abuelo. Se usa este sudación.
término para nombrar al Gran Espí- Wakínyan: Los “Pájaro-Trueno”. Se-
ritu. res míticos alados relacionados con
Úchita: El gran desfile que hombres los relámpagos.
y mujeres realizaban durante la Wanági: un fantasma.
Danza del Sol cabalgando juntos Wéota Wichásha: “Hombre Mucha
con sus mejores atuendos. Sangre”. Otro nombre de aquellos
Úmane: Uno de sus principales ancestros -como “Joven Conejo”-que
símbolos de las cuatro esquinas del dieron origen al charco de sangre de
mundo. donde se obtiene la piedra de pipa
Únchi: Abuela. También se le dice (Catlinita).
así a la tierra. Wi Wányang Wachípi: Danza del
Unktéhi: El Espíritu Agua. Sol.
Wa úyun tínkte: “Vayamos a co- Wichásha Wakán: Término utilizado
mer”. Frase común con que muchas para referirse a los ancianos sagra-
ceremonias rituales terminan. dos, los Hombre-Medicina.

43
Buscador de visiones
Wínyan Shan: Partes sexuales fe-
meninas.
Yuwípi: Ceremonia Sioux de cura-
ción nocturna en la que el Hombre-
Medicina es envuelto en pieles o co-
bijas y amarrado como envoltorio.

44

Interesses relacionados