Você está na página 1de 3

Luis Alejandro Rodríguez

Normas generales de la ética


Ética del psicólogo. Sec. 1
del psicólogo

Desde inicios de la historia, el hombre ha tenido que cumplir con ciertas normas de
convivencia para poder desenvolverse con la mayor paz y naturalidad posible en la
sociedad. Ciertamente, todos los ambientes o circunstancias poseen reglas que facilitan
la armonía entre aquellos que compartan dicho contexto, en ámbito profesional no es la
excepción y menos en el psicológico, siendo una profesión que involucra algo tan
importante como lo es la salud mental. A continuación se analizarán de manera general
las consideraciones plasmadas en el código de ética que todo profesional de la
psicología deberá cumplir al momento de ejercer, de modo de que pueda dejar en alto al
gremio.

Aspectos éticos de la evaluación psicológica


 Valoración e intervención psicológica:
Todo psicólogo tiene la responsabilidad te atender a aquel que lo necesite sin
importar sus condiciones laborales, sociales o contextuales. En caso de no contar
con la experiencia o conocimientos necesarios para llevar a cabo un
procedimiento, dependiendo de la severidad, llevará al afectado a un profesional
de la salud mental que pueda cumplir con la tarea. De lo contrario, deberá
informar a un centro de salud pública, acerca de la situación para que lo tomen
en cuenta. Las evaluaciones siempre deben ser realizadas bajo un ambiente
altamente profesional.

Todo psicólogo está en la obligación de aplicar instrumentos de evaluación


actualizados y personalizados, esto contribuirá a clarificar el verdadero motivo
de consulta y mostrar la mayor certeza posible al momento de realizar un
diagnóstico. Llevar a cabo estos pasos permitirá realizar un tratamiento
adecuado a la ocasión, crear las recomendaciones adaptadas al caso y mostrar
información fidedigna en un informe psicológico.

 Honorarios profesionales:
El psicólogo deberá cobrar lo que considere justo tanto para sus clientes como
para sí mismo. El trabajo emocional que realiza el profesional de la salud mental
es cuantioso en lo que a bienestar propio se refiere, es por ello que para poder
mantener un optimo estado de salud tiene que dedicar parte de sus ingresos a
satisfacer necesidades básicas y de esparcimiento. Podrá realizar labores de
beneficencia si así lo desea, pero no deberá poner en riesgo su propia integridad
a causa de esas manifestaciones de solidaridad. En caso que ocurra una reacción
adversa a la deseada, no solo se pone en riesgo a sí mismo sino a su núcleo
afectivo cercano y sus demás pacientes o clientes.

Además, una de las consideraciones que proporciona un espacio con comodidad


para los clientes, es la inversión en los lugares terapéuticos e investigativos. Es
necesario invertir en ello para asegurar la calidad del servicio y el respaldo
científico necesario que se necesita para llegar a conclusiones y tratamientos
objetivos.

 Publicidad y declaraciones públicas:


El psicólogo no deberá bajo ningún motivo develar la información suministrada
bajo ambiente terapéutico, esto quebraría el contrato de confidencialidad
realizado entre terapeuta y paciente/cliente. Independientemente de la condición
pública o social que tenga el paciente, no se publicará o traspasará datos
confidenciales a medios de comunicación, familiares o amigos del involucrado.
En lo que respecta a figuras de valor como amistades o familiares del paciente,
solo se les suministrará recomendaciones necesarias para el trato con el cliente, a
menos que todos estén involucrados en una sesión terapéutica grupal y salgan
vestigios a la luz que imposibiliten el resguardo de información relevante.

La única manera que esto se pueda quebrantar, sería bajo el concepto de


investigaciones de carácter legal. En este sentido se tiene que ser lo mayor
objetivo posible para evitar tergiversación de la información. Ocasionalmente se
puede estar atendiendo a una persona cuya libertad se observa cuestionada por
acciones realizadas antes o paralelas a la terapia, por tal motivo se debe tener
consciencia de saber a quién se le está brindando la orientación psicológica.

Existen psicólogos que bajo este sentido, solo atienden a personas que han sido
referidas por colegas de confianza o han sido recomendadas por alguna figura
representativa para consigo.

 Terapia psicológica:
El psicólogo deberá prepararse todo lo que sea necesario antes de poder atender
a otro ser humano en terapia. Esto es aplicable en todas las áreas que abarca el
ámbito de estudio psicológico, desde el área clínica, industrial, educativa,
deportiva, entre otros. En caso de que no se cuente con las herramientas, ni con
la preparación adecuada deberá ceder el trabajo a un colega capacitado que se
pueda hacer cargo de la situación.
En caso de violar esta norma, se corre el riesgo de cometer mala praxis con el
paciente, una situación que no solo es mal vista dentro del gremio o en la
sociedad, sino que pueda a carrerear consecuencias legales. Entre la magnitud de
consecuencias se encuentra la de perder la licencia para poder ejercer funciones
como psicólogo.

El psicólogo debe estar en constante proceso de evolución, de cambio, no solo


en el profesional sino también en el personal. La ética parte desde el trasfondo y
si no se cuenta con el equilibrio mental como para poder resolver los problemas
propios, no se podrá guiar a otro ser humano a que resuelva los suyos.

Está prohibida la intimidad sexual antes o después del tratamiento psicológico

 Docencia y actividades forenses:


Al igual que en el aspecto anterior, el profesional que se quiera dedicar al
aspecto educativo, tendrá la responsabilidad de estudiar a fondo aquello que
enseña. Esto no solo se debe tomar desde el aspecto más literario de la palabra,
sino también desde el ejemplificado, desde la experiencia personal. Para esto, el
psicólogo debe estar en constante búsqueda de incrementar sus aptitudes como
profesional en el ámbito que requiera su tutoría, realmente no se puede hablar de
aquello que no se conoce y la situación se torna más delicada cuando se trata del
saneamiento o cuidado del capital humano de una empresa o de la salud mental
de algún individuo o grupo familiar.

Si no cuenta con las herramientas investigativas necesarias, estará en la


responsabilidad de obtenerlas, de lo contrario deberá ceder la actividad a otro
que esté dispuesto a satisfacer las necesidades solicitadas. El psicólogo que se
dedique al área forense deberá no solo estudiar consideraciones relacionadas al
comportamiento humano, sino también las relacionadas a la medicina o
comportamiento biológico, orgánico o anatomopatólogo de la anatomía, a su vez
deberá investigar acerca del comportamiento delictivo y su progresiva
evolución.

Para concluir, las personas somos los seres más complicados de estudiar. Son
opiniones expresadas por diversos especialistas científicos, los cuales consideran
que todavía hay mucho que conocer acerca del ser humano y las distintas
patologías que pueden alojarse en cualquier segmento del cuerpo. La ética es
una rama de estudio que nos ayuda a comprender cuales deberían ser los
comportamientos que beneficien a la humanidad y puedan crear sociedades más
justas en el futuro, por lo tanto es la responsabilidad de todo psicólogo
profesional tomarse en serio la importancia de su papel y contribuir desde su
especialidad con los objetivos que la ONU y demás entidades internacionales se
han propuesto para el mejoramiento de la calidad de vida.