Você está na página 1de 80

LAs CUATRO CONDICIONES

DEL ANALisis
Antonio Quinet

LAs CDATRo
CONDICIONES
DEL ANALISIS

Atuel
1
I
Serie Impar
Dirigida por Germán L. García

Traducc1on
., d el portugues.
• . RicarM Gallego

·mnal·
T'tulo de 1 onb. T
· 91
4
A: +1
Jorge Cvndi,o":'dª1{;;~:Janeiro,
Zahar Ed1tor. Brasil, 19 ·
Introducción ............................................................ .
g
I. Las funciones de las entreVistas preliminares .....
17
II . El diván ético ..................................................... .
49
III. ¿Qué tiempo para eJ análisis?··························· 69

IV: Capital y libido.................................................... 103

V. El acto psicoanalítico y el fin de análisis............ 135

7
Introducción

Cada cosa (la luna del espejo, digamos) era


infinitas cosas, porque yo claramente la veía
desde todos los puntos del universo. Vi la tar-
de, vi las muchedumbres de América, vi una
plateada telaraña en el cen.tro de una pirá-
mide, vi un laberinto roto ...

El Aleph, Borges

En el principio del psicoanálisis era el acto-el acto inaugu-


ral de Freud al inventar el psicoanálisis y abrir el inconscien-
te a su formalización. Acto que marca un antes y un después,
que trae en sí la discontinuidad y como tal tiene la estructu-
ra de corte. Acto fundador que se renueva en cada psicoaná-
lisis, habiéndonos legado Freud la incumbencia de reinven-
tarlo cada vez que, como psicoanalistas, autorizamos el co-
mienzo de un análisis .
. Dar inicio a un psicoanálisis, a partir de la demanda de al-
guien, depende del psicoanalista con su acto de decisión. Pe-
ro, ¿qué fundamenta esa experiencia? ¿Será el dispositivo
técnico inventado por Freud? Sabemos que existen aquellos
para quienes la respuesta es evidente: al dispositivo freudia-
no cuyo centro irreductible es la asociación libre se debe
sumar el "contrato" que ftja el llamado settinganalítico deter-
minando el tiempo de las sesiones, su frecuencia, etc., como
garantía de su buen funcionamiento. Cualquier pequeña
modificación en ese registro es supuesta como fatalmente

9
ahí qu
tr ansferen ci a" El presente libro se centra sobre todo en la
a . De
e

a p
an alític ati o­ primer a parte . de l referI· do texto freudiano · cuyas partes fue-
xperienci A.- fotern ,
si co

ra p ara la e ta ( d e \a IP tro , t
ron reuni das e O un s� lo texto a l corno ap arece en sus
an1enaz a d p e ís O
tic a tip o i uye corno
o
oanalí
n
t
u
si c i sti Ob. ras Completas. L a s1 gm· ente fra se c on cluye esa parte i ni-
la socieda d p
ssociation
) s ci ón d su
n
ejec u
e e
l y ti ca l A. n tiz la 1 ,
c a¡: , Pues bien, una vez regu l a d as de lam anera dicha
oan
en te g
ara de­ - las
nal Psych glas que
a a
1 w estan1 d r e
ta que cona·1c10 . nes de ,I a cura , se pla n te a esta per gunta: <-En que, > ·
posici n contrato
e
del analis e la i m
su ó n
edio d
a
n t r m i o de u ..
or i pu n to y con q ue material se debe comenz el a tamien-
práctica p op uesta
s po
7B
e r m e d

lid as y pr _tr
p spe- to?"¡. pu es s on ju sta e nte las condi ciones, admgu n cr"en)
b en ser nte una e :
m
analiza
cu
t s . on r al áli sis de an áli si s est ablecid por Freud que aqm ent� caremos: el
los analiz rnos prop ue en
un an
=
e
.
an e
n p d e d q tra ta mi ento de ensal yo.' el uso del diván , 1a cuestión del ti e
Per o , ¿cói ación del Otro, sabi
o o en o
nfron t
arse
z U ev d o a co
creü ujeto es o fal- po y la cuestión de di nero.
cie de con el Otr
a
o , el s
t ér m in n t p or qu e
S e trat a d ernmlicioucs y no de recrias n� r '.°as impues­
=
s 1 justa m
con ducid e pre te
e
o \_S()()
u e n de
ato qu
o a

ta d l O tr nt r p or Freu d el c al es".'bl e ció ape o� u�a um ca regla p 'a-


con la fal que dicho
co
o ncepto
de ac-
or m a s
e
el e \as n r d u ce el c as �
g ar ni nt o e \
d ra el psicoanálisi s·. . _asociac iónlibre , q ue es ¡a respuesta a l a
ta? En lu lece , Laca oanáli sis del ámbit
o

O tr st a b q pregunta sobre e ¡ uuci - o del tra t am iento·


figur ar el
o e
an do al
psic E s el anali
sta e u
o, r ti r é ti c . l s·I 1989 fue el ano del cm
aUtic e sfera
de la · cu entenari o de la mu erte de
to ¡isícoan
e a

= " ' , =-
endo e
r en la n t , p r omovi
para sirn in con scie el >ID· Fre u d , fue t ambié. n eI. del aniversari o de Ia úo·ica reo1a pr e
e
Aucodn<
lo
re glas tencia al
a
e xi s
co n su
ac to - d a
sc drol0< de -t al la co
ndi ción sente en la expenenci a ana!' . · el cen t
1t1ca· · d la" "regla-
no

¡;s>=•"""' lo p ic o
e • psicoan alí t
n to , ó n
tico , si­ fu ndamental" "!are / de oro " del psicoa:��sis, di c tada a su
¡
s n a cto \o ta í f de m ayo de 1889 por boca de Emmy
anális is p
uto no es, analista-- El concep
­ fu nd a dor en�¡ d a
u
cio de un
e o r
c u y o estat l
sc i t to d " von N . Freu d int errumpe el relato de esta pac1· ente baio h"ip
del in con e de e se ac de iu[do
n e e
con<n<o''
e
s d epen d n o " "'° 'e, sobre el o r io-
nosi s, par a ,· na ao-ar
, p e m , ,u ,, en de a. er tos sínt"omas-
no ético d<'"' qu "' dad de
u e

'° \"'''"'" ''°""'" ,l ""'"""to-d-e l,


,u,Jiü= , ..Po �'"
rouj='°
de
"Apr, oveché tamb1en 1a oportuni dad p ara pregu?tarle por­
, .
qu e sufría de dolores gastricos y de dó nde prove_n'.an . Su res­
"" o nt r a- á c º g ,; el
de· un c e s \u < m
11,UCU u�
« pu est a, d ada a <li sgusto, e�a qu e no sabía e solicité que tra-
·.:.t:fá:tasé · u e'.U \<bcu ü6n en i. �
"!' "
' .fil\i"' ([º P "' .
'quO .� p
'° c
dio Como
r o n w
d
u
" El ,niüo
del "",m im
diciO--
tase de rec ord a r ara de c!fmelo el día s
, i t
de q«ejs, q e « :: :�: M
e dijo eu-
•9 "" !' & ü e< <Ó d e f iw
n a ci ón de con tonc es en un c
�::�"
e ia conti nuar

�!Fi\l'�S én\:oritraiJ.10S bajo la ·


de si g
r go < n i ndo k de e pro v enía es o O aq uell
, · o que la
o sm

X�\'f,"iii?J1.\le Im•- eJase con t ar lo qu e tenía para dec rme i »2


lmrow eu
:wW'!{\f '. \�1aof· ·.. . · . • • ·. ,e � d fu e
pUb !ics d • \ u i c
p
l ,
artes: la
primera,
l
La aceptación de a propues t a de Frau . Emmy von N · Y SU
'.'}�9/,(i!I 'l_� it s c h ri ft 'filr Psychoa
nalyse en
v as
d o
bs
s
erva ci
ones so
bre la
se­ Freud, s. ' "O In!C!O
. . . do tratamentO ,, , ESB (Ed · Standa
. ,,ao d Bras,leira
. das
• natio;n/á,/,e tulada "N u o"; l a
amient
o Ib
e 19;5
ti
·
1 9 1 3 , d tr at compktas de Sif{T"undFreud, Rio, Imag;' -80), voL XII,
cidé El inicio "La c ues­
• ·¡i;?{'l.!11.tr
e .
baná1isis: l.
o ras psicoliig¡,cas
ido de
\ p si c ú m l o segu pp. 163-187
J. e de la
''ti2í,icá z o, con
e l mi sm
o
- L a dinámi c a Freud , S ., ;'Frau Emmy con N.", SEB, vol. II, p. 107.
m ar n es
2

'\iüri;dá, en rimer as comunicaci


o

e \ as p 11
ü611° d
10
control . inst1tuc1
· o nal ' sobre todo en lo q�e s � refiere a l os
p ostul ar
la inclu­ º
"análisis didácti co s , reducie ndo la ex · penencia p s1coan
· alíti­
Freu d lo h ce n
el
s tr u ir
a
n por p
ar te de ar a con ca a un estand ar, en la e.ua1 el analista es mero emp leado
a liz ci ó ü z ante p
gen r a
ichos de l a
l tr ata
mi n­ _m'.
del di s pos itivo En el capí tulo sobre la rac u ca a naritlca . y su s
e an e
b en lo s d h abl a , e P
sión d l p
cure-la cur a el final de
e sa er or el
lk t n g eu d en c ondici o nes , �n un doa,m ento el aborado p o una socie d ad
6.

m ta escr i b F r
análi s is in=M
r
a cien te -
o
A, 11 ·
c o e
a-." El p c dcci<
to d l p la b r I n qu e pncd i" a da a l a IP · de ommad o "P resentacio- n '
d e ps icoanáli s is !"a
i<n� nn �In
a a nará
oporcio
e
d eb e d � s q e le pr p ara el uso d e un ¡ector lego" (donde se b sc infor mar al
b,- lu ntad, c
-,,,,\a sn n
u
a
n tod o
i no tamb ié Públi" co s obre q , s p sicoanálisi s Y la fon:ac�o1 n de p sicoa-
o
uena \l o
m t e y de b nf e sió n, s ea
n l q ue le vien �: ,: .el
nal i sta)' las con c nes e�umera das po r Freu d ·son eng
en
·' \
o
al de u n
a a c
eja nte , t odo l o · 1das
·
n ali vi em
le pr \le ue le p ­ 10
��tM\-/\u
o s e
r \lació n o , aunq
o a
u to ob se l d ci l ,
en reglas coloc a das al mismo nivel d ¡ soci ación Libre,
desagra dab d e es­
r
lo que s : a
u e
Si des pu és
a e

z a aunqu
e le sea
abs u r do . que en vez d e l a de oro es cons id:r d a una condición
la b o realm e t d e acci
ó n, ;:
igual a l as ot . . � efinese también el m arco ( cadre, setting)
e e
a fuer a
ca n
i p o rta nci a ut cr íti c
rezca s
i n m
oner su
o to ,
s igue p ía n��r respecto a.l número, ¡ a remo-u! a n" da d y la du­
a
ió c t i l - pen s amien a nalítico· "El
ta ind u cc de m
on a
in-
flu encia del
n a er

en t ará
u na m a sa ta a l a in ración d� ses10n? q ue e s fija: nada de I que el pacie nte �s
pr j
n os que ya está �
es su e
rd os- lljevad o a deci , bªlº la regl a fundament !, es susc eptible de
ideas, recue 3 psi coanálisi
s. Ella �
s ci en t e" . c a egla de l di sminuir o a mentar 511 tiempo de d"is curso. o . de sJl. encio ."4
c on ú i te . Trát se
lo tanto, la
n r de
analizan � 1a 1nst1tu c1on
a
s é t , p or y sí d l ps i­
Colocándose como eI O - tro del anali.s.t . .,. p ene-
E s a
analista
e
camp o . .
l "l a do del str ct u r a d el tra a tal punt0 en un esp aCi· o en principio 1nv1olabl e, que so n
no e st á d e
l a propi e u
b r e que
ación li
a
l a tiva a ci . .
re ex1g1dos de los "d"d 1 acras ll1iOrmes periód"icos s obre el "pro-
.e

una r egl
a c or
ud . E s l a so
de cada
11 •

to por Fre
a
o abier én el inicio greso" de sus ana¡·iz an tes .5

\1.
lí tic isi y ta m bi ar.
coan del psicon ál be comenz
a s
l i i ci o l á lisi s de flo­ RecoIocar esas re 1a�, im . ��es tas en el ámbi to de con di-
mar ca unto en qu e ención
n
e
el p
e an
de la at
. � ·
is ; s c p c10�es, es so meter e d1sposmvo analífico a la expenencia
psiconáli s al\lO el pr por
e e to
regida
s e
an alista, a náli s is, del mconscie 11te v ai l a p art1· cularidad de cad a análisis e incl u-
Del lado del s i no la é
ti c a d el p sico '
reglas , so hasta de cad a s sión.
tante, n o hay en señan
za �
d l ana li.s ta- , a p ti r de l a Des de hace casi cuare a anos, - a p artir d e Lacan ' se prac-
el des e . el de señalar dicio­
e ar
a tro con �
o
eti\lO es
., .
N uestro obj s d e esas cu tican las sesiones cortas . uch as veces esta practica es viven-
am t ar el te­
an, los fund er agot
en o

ác q u s L aé jos d e p r eten d
deJ e
or F re ud
. Le diciones
er d a s p i ó a la s con
w�s e�u m o
ólo una intr ue
n
el cu al f
a d u c c
ajo es s r encia en
Donnet J-L "L �1;I1analyse et la Société sy�nalyque de Paris en
ma;· este trab fe 4
d c o n
nser\la el es t
ilo ps icoan í­ 1988 � Présen� tio: ; ��e 8d'lecteur profane�' ue Fmncatse de p�00

,·-- �' .
e al
isis , y
c o la x p er iencia s
del a n ál por l os

'"' "=••
erificar
d
;�y se; n2 III, Pa s, PU
e
Trátáse de \l
8
r min a das
en
son dete
f 'Les recom
elabon,do. con di ci es · '
"' -
· s
�8�61 . condicione para
fi::::!se de Psychanalyse sea ª p_ada como institución
on
o de esas lisis.
üca: cuánt clel psicoaná o m etidas
al
miembro de la IPA"L(u'na de ellas siendo la ex" clus10n de Lacan
fu da me ntos e regla s s . de 1a li. ta•
s
s
prop io as condici o de los didactas) - y excomnnimcation", Orntcm
.
n n s en
N
. La IPA transfo rmó es l .
9-21
?, París, l avann, 1977 , PP·
1.
", ESB, vol. xXJII, P· 20
S. "Es bo<; O de psicoanálisis 13
'freud,
12
os Es esa condición que es introducida corno más una, en es-
bre tod o P or aquell te trabajo, que se sirve de ese significante propuesto por La·
a, s o m 1·
n a r o e nt e corno mod o fi ¡o
. d e cincuenta can a! estructurar la composición j' el funcíonamíento del
ciada e"ltter el u. emp . ., e gusta-.
u n a aa:ranu·a en , money.,. c.·A quien no l , cartel.* El +1 es el elemento que pertenece al conjunto, te­
que b u sca n
d a d e tirne is o s úe mPº·1 .
11

s� cn.u . "c a di
nuto5; otra e nero en roen no, ora"an12
. ada niendo la función de constituirlo y de hacerlo funcionar. Se
sr o a can t'1dad d n s u r
.
111ría ganar la nu to de la sociedad de co rnente contrario__:
lll puede también aquí evocar la fórmula borromeana del car- '
nuen s absoluta uca te!: x+l, en que al retirarse el +1 del nudo borro meano se
Ese razona · do de ',os bi' e nes_: e- a b a n dono , esa prác
"f nca ciente, obtiene la individualizapón complet;,t de los elementos.7
�:a.e s ac ues L,acan, que nu cl . a del incons
'il
n e n El pasaje de analizante a analista en el final de análisis es
la éuca de
en ta da e
n ae "lt p e
p or esto
a ser eJt­
f u n d ari: o parte, como el + 1 del cartel, de las condiciones de análisis
n or estar t o v ¡narea, \legand a sociedad a la que
tra '!len , de l enumeradas en el texto freudiano. Verificando:
inclu s o c n
n d e {orrnac1.,0n . a d o s en l
a elt e·
r_

f u n c1 . o- d is
. o o 1) Una no homogeneización entre ellas -cada condición
o
d e I v dinero estan , o n-
cluido , �" ""'
,
. ie u e s e d e b en corresp·1· · se cuenta y se fundamenta una a una, cada cual debe ser
pertenec1a. , '::., Son condiciones . del psicoana 1s1s
t K qla lo , g considerada individualmente y en relación a las otras-.
ris;nda anaU cada una de ellas, a eud ·
a
-
1c

er y so ro e 1e r a d o p or Fr' . n s rigidas en re· 2) Una estructura bo rromeana a esas cuatro, sin la cual
tl iúv invent 0 e e
d.'tsp os o las condic1 ellas no representan nada y no forman un encadenamiento
que rige el e nc u e n tr a e n
b re el cual
el analis-
o- o r n o se a n a
'li si · s s a , establecida por -las condiciones de análisis están sometidas a su estructura-.
El n " n ducc·io, n d
el
c ia
e n .ª
\ e o a . n pa· 3) Una limitación en el tiempo, incluyendo la finitud que
no hí l
'glas, si aber respo nder. De a dee�' o í?'
s1 o n d e aceptar un us es el propio final de análisis donde hay disolución del víncu­
\l\ ta débe s _ a la nen s
e n baJO preVJ·o . · ares que u· e lo analítico, cuya duración no puede ser prevista, al contra­
Lacan d u ;;s:s: las enue-vist.aS p :�;renc\a\. Ellas corres-
el
rio del cartel que tiene su tiempo delimitado.
r

ciente en
g ó s ti c a, sintoroal_ y � a miento de ensayo ,
a
d1: , a t:r Tratare- La condición de término de análisis como + 1, de la mis­
funcionesª e F r e u d denow1no � e en rerr"\a.
n

a lO q u d b e e n · o.
,,,- rs l d'1- ma forma que en el ,cartel, es responsable por el ''buen an­
ponde n
o e l u s o \ diván d e práctica de
Tarnp o c po dar" de las otras condiciones: en la decisión de dar inicio al
ta n t o,
dee buscar las b� de
en e l e_•
a : b itO dcl carn
mo-s, por lo o que ella responde análisis, incluyendo desde entonces su fin; en la utilización
ral
ván y .sabe ar ifi
t ,c 1, ente al esta- del diván, al posibilitar al analista soportar el objeto a para
o . . . d a s res- el analizante; no dejarse llevar p o r el capital libidinal del su·
freudian s eleva
P si c o a nalista · La
Si no so n \ calificar a ¡
as as ·
<'.que, puede e e a.na 1q, � nte a ana- jeto, en el corte de la sesión, interrumpiendo la cadena de
e r e g \ e p a s aJ . o -pase que es significantes del analizante. "El uto psicoanalítico, ni visto
tut o d e s e-r una·· es na1 iuc
a s61 o io pro c es o a
ruest
,-,
npten. or d e 1 pr o p
* Cartd-mod.11idad de agl'upamiento de personas inventado por Lacan
u

lista en ':1 ·i nal de aná


lisis-­ para estudiar psicoanálisis en que cuatro se reúnen y escogen un quimo
a u v o a 1 fi
corre\ llamado -r1 para empreder un trabajo en común. El cartel constituye el ór�
re si gn
endad.o--
q rma�
gano de base de la Escuela de Lacan.
,_ . (Lacan "n o .se . a a las recom
ndidatoS en fo,. 7 Jornadas de Carteles 1975, Letlrts de lKF.P... n' 18.
. d e g¡ocl;.ho uu , , a eo n \ OS ca
' Cf. •l)í,:ec= ttve ca analltt� . 1977, PP·
81-11
d e E d<,µPbm:g
o en sU Práctirnic. ar,., Pans, t,awnn,
nes O
commut-ication",
d6n\t)' "L 'ex
15
ni conocido fuera de nosotros, esto es, jamás discernido y
mucho menos todavía colocado en cuestión, es lo que noso-
tros suponemos a partir del momento electivo en que el psi-
coanalizante pasa a psicoanalista." 8 Esta condición +les la!!
condición sine qua non para que el analista conduzca el aná-
lisis de un sujeto, del inicio al fin.

,
capituJ.o I

j
1
!
J
/1

g
8
- Lacan, J. "Comptes rednus d'enseignements - l'Acte psychanalytique"
j
(1967-1968), Omicar?, n 29, París, Navarin, 1984. gl
,,
11

¡
16 "
17

¡,
!
!I

Cuando curiosamente te preguntaran, buscando sa­


ber qué es aquello,
no debes afirmar o negar nada.
Pues lo que qu iera que sea afirmado no es la verdad,
Y lo que quiera que sea negado no es verdadero.
¿Cómo alguien podrá decir con certeza lo que
Aquello pueda ser
Mientras que por sí mismo no haya comprendido
plenamente lo que Es?
Y, luego de haberlo comprendido, ¿qué palabra de­
:i
!1

be ser envi¡da de una Región
Donde el cam1aje de la palabra no encuentra una
huella por donde pueda seguir?
Por lo tanto, a tus cuestionamientos ofréceles ape­
nas el silencio,
Silencio -y un dedo apuntando el camino. 1¡
j!

Verso budista

1,
En su texto t'El inicio del tratamiento'\ Freud declara tener 1
1
la costumbre de practicar lo que llama de tratamiento de en­ 1

sayo: tratamiento psicoanalítico de una o dos semanas antes


del comienzo del análisis propiamente dicho. Esto serviría,
segun él, e_ara evitar la interrupción de análisis luego de un
cierto tiemw. heud no especifica, no obstante, por qué ese
tratamiento se interrumpiría. Veremos más adelante que su
continuación está abs olutamente relacionada con la cues­
¡ión de la transferencia.
En ese mismo texto, Freud anuncia que la primera meta

19
¾l análisis es la de relacionar el paciente a su tratamiento y
:f:,'15;rf a la persona <leUm;ilis.IB, siendo más exp!íéitoen relacióf; a "hay razones d. , . .
.e,,4il\P por lo menos una función de ese tratamiento de ensayo: la ~yo". Este es e:;;:ost,cas para hacer ese
Y' _,,- /1del establecimientodel diagnósticoy en particular la del diagnós- d1aLgnósticaestá en j::~;o en que, por pri::tatiento de en.
tico diferencial entre neurosis y psicosis. d as emre"'st
H
"
as prer • . p o, la cuestio·1J
La expresión entrevistasjndiinina,rescorresponde en Lacan ~J2ero son _immares tienen la .
al tratamiento de ensayo en Freud. Esta expresión indica que s1tuación es c~loc d d1stmtas e es e .,.....'?imfü:11smF,;:;a-;:ie::st::.r
.
eserna a aa · · .r....ueo- •
existe un umbral, una puerta de entrada al análisis totalmen- así·. mve/ de un a parado·" 0 ' 1inaJment e, ¡a
te distinta a la puerta de entrada del consultorio del analista. ~a que puede ser '
~-f¡ Se trata de um tiempo de trabajo previo al análisis propia- .
- mente dicho, cuya entrada es concebida no como continui- EP,,,A <-,.EP;tA
dad, sino -como el propio nombre tratamiento de ensayo pa- ! que se lee: entrev;
rece sugerir- como una discontinuidad, un corte en relación imf licando Ue s~ preliminares so .
11
a lo que era anterior y preliminar. Este corte corresponde a analisis. De q entrevistas preJi . iguales a/ aná¡· .
esto se co minares 80 . 1s1s,
1
1 - La asociació1 ¡~e uye que: n diferentes del
atravesar el umbral de los preliminares para entrar en el dis-
curso analítico. Este preámbulo a todo psicoanálisis es erigi- entrevistas preJimin:,. i re mantiene la icle .
do por Lacan en posición de condición absoluta: "no hay en- . 2 - Ese tiempo ele
vistas preJiminare
;;s co? ':J análisis (EP~fi) cación ele las
agnosaco hace .
trada en análisis sin las entrevistas preliminares". 1
En la práctica comprendemos, sin embargo, que no siem- El analista _sde análisis (EP;,;A) que se distinoa entr
esta sorn . . <;;. e~
pre es posible demarcar nítidamente este umbral de análisis. cua I decidira· . etido a esta
D si acep t , parad ·
Esto ocurre porque tanto en las entrevistas preliminares co- esde el punto de . ara o no aquella d OJa, a partir de la
mo en el propio análisis lo que está en juego es la asociación nares pueden ser diVJ~: del analista, las emand~ de análisis.
libre. comprender y un VI idas en dos tie entreVJstas prelimi-

"Este ensayo preliminar", dice Freud, es propiamente el su decisión. El actomº?1ento de concJui':'fºs: un tiempo de
inicio de un análisis y debe adecuarse a sus reglas. Se puede concluir, asumid sicoanalítico se sirú' en e/ cual él toma
quizás hacer la distinción de que durante esta fase se deja al miento de ensa oº por el analista de tra en el m m nto de
paciente hablar casi todo el tiempo y no se explica nada más . En El diván éticoenanáJísis ro ·a ans~ormar el trata-
lica ese pa . (cap. II) verem u;:h.,;,_ 1
que lo absolutamente necesario para hacerlo proseguir en o, or 1 S'!Jees un acto qu os cóm o el con
lo que está diciendo. Tenemos, por lo tanto, la indicación de li:;iP.;, a n icaqo e Uede ser si ~-
que, en ese momento, la tarea del analista es apenas la de re- ~- Ese corte analista de n, e su ·e-
lanzar el discurso del analizante. Freud, entretanto, dirá que to a análisis, de qu:s1:ª seña] dada por el~~ e'. analiza te se
tant~, pues el hecho d acepta en análisis I ~'.sta a/ candida-
no significa que 1 ~ recibir a algu; . n icación impor-
1 Lacan,J.,"El Saber del Psicoanalista" (delo de conferencias ínédito), 2 2 e analista Jo haya ace;7a~n su consultorio
de diciembre de 1971.
Vercapítulo III "· - o en análisis El
, r;:Queticm o .
20 p para análisis?",
lariz ará en. u n suje to , que se p resenta a l analista r epresenta-
e en cue
ntra con do por su síntoma
n t y s
ato a a
naliza e
onfirm
e que
ue es
n di d li gi c
es
L a demanda e� . anahs1s , . . no debe ser acept•d " e." e,crdn
sab e q analista q n cadene
ó
suj eto
ca
bruto, sino cu est10n ad L• ccrp ne,cr de C analista a al-
u
e dese
e
ue el
ue
d q áli i s
ati'la e el an e cció n . :
la exp ect a ra qu o , la el ;:'."" que llcg, con Is d manda explícitª de análi si· s no pue-
e s s

ó é l: p a n di d a t
ta mbién l
o eligi
elecci
ón del c ' e\CC ,
e"�""'"
a

m á s de l a c\ 6n d �er, p or eje mplo, Ia de ab n· r l a agenda y p ro poner un 110-


nece s ario
,a de
cr C n 1, rn�u
m
d e man
da de aná- rano y un con tr a.tº: p. a ra Lacan s ól o hay un a demanda ve r­
l, n � l, a bor r u n 'º'"
• P"' pMl"sudjeeto será impelido aoe'l" cácd •

s
un análisi s: l a de_ desprenderse ele
a
. n O p dade-ra par a d ar imo �-ª·
ción, e do, enm
"º� ducción del sín-
e
un smtoma. Par a al gmen que viene a pe cl r un análisis · p ara))
r i fi c , pro 1
lisl•. \o qu
ee s w
n ( $ � S1) en la el
isterizaci ó cono cers e m e"'or' la resp uest a e L u a c an es clara: uyo lo d es-
factor de h tr e'listas 4
o . n ci o n e s de \as en ló
pacho " . Lac an no conside ra ese querer conoce rse mej. or "
toma an a
líti c
di r en tres
\as fu su • " que crnuo como al"ao que teng a status de una clemanda que merezca
s cíi 'li 6n e s 16g l
- Poderno d\mfü uó
<>

· w ya respu esta ·
"
pseliml= - La dem and a de an'l' a 1s1s. es. correl ativa a la elabor ación del
gica: l). n tant ". '
mt ma analítico " Lo que está en cues-
(sinto-m a
s1nto ma
.non, en esas entr s p e lim
inares �o es s1 el suj eto es an a-
e o s o
m al
ión in t u:vi tas r
l - La func n diagnó stic a.
s o

c ió hzable, si tiene yo fu er te o cl'b'] e l p ara so';'. w IM Mpcco


2 - La fun n tran sferenci a\. zas del p oc eso an lí ti en l.,; �,#mWIU<>i a _en función del
nci ó
3 - La fu ,
r a

' ,n do>��a an al izabilidad del smro.ma n


t
: -
·
� atnbuto O ativo de é�te co
:i•::. g ; Je fü
e ese;;::

---·
mi­ p10: ella debe : :
,.; , . a sis se inicie
"";'el' cual
en tér � �
dera da m e l : � ,
t,·
c n si a del ,;m;¡ c o s c el su.1eto se 9ill:l l . ª e n s ínto-Y
s is pu
ede ser l a ofe rt
o
a n á li d e m nalítico.ª
da de produ en el 1•.,·.· '..·
La de man u cción, sie nd o un n, \o que
ct o a a

d d ic t. ,e s : e E_s e suj et o p ue de p·re sentarse al analis . ta ara ue arse de


no s de su
pro en ,ums fá cilmen t í pa a desprenders ep de él q j
e
an
e
= ll" '• r al iz ar t ­ {,I Y h as t ped r • p er n eso
is • � • e n po d r r fl r
pslcosn,l en te d b
a
ra n
e su s1ntoma
ri p i
e
i s r E · rme en una de-
e
c a. s rec s q q
e
co mún q y una st esa -UCJ" s ttsrufo
e
3
a" . Ha ¡s• n
e
i co s q
i o
co mercio
u
d
o a o ue e
d m a n tr ó p ue se
n
r••• ma da dinoJp · . í t
J mJiSta y_q_u e el s o a pas_e del estatuto
n
a oferta,
creé la e
an d o . nue
s tro s
d c m sn d• �
co n l a l e s • _ e r es uesta al est �to �e pregu nta par el SUJeto pa a que
o so cio
\ógica qc,ó6n d entuar 1\.· ·,.:. d
so e
p si c on s d e a l c :t , r
xión \w cond\
ó ntación, e_st e s ea insti ado
g e sc1fr a r o n es e traba' o prelimina r, el
a or ie fj
a
­
e
y • P " ' is . Es f a c ti , . �
p,corn co análi ciar una s
upu m ti na lista que procurará s a-
ió n del ps i \le'la J§ sbmto . a s era cu es eson:do por el agoce'.
ta
r
s e s

r l d if u s p a r denun m d a,
po ferta rno un a er a qué responde e szntmna, qué 'lene a d elimitar. Esa
ó n de l a o
a
ica an alí­ �.'
a o
nálisis co
la dimen si ifusión del psico a p clí n
la d eració
n de la pr cu-
ia

cida d de a se paFti
o

cio y la e sc on sid
ómo la
m a n d Íi,íi! 4 Lacan'J., "Conférenc tJ .
es et enu·etienspd ��s les uníversités nord�•=o- �
al de spre porta es c
d d e

q e i m [,
�- nes" ' Scikcet N' . S euil, Pañs, 1976, .
el
tica, don d
o u 7
.
eu il , P aris, P· 617 �¡; 23
' Lacau, J., E a its , S
22
¡¡
j�-w;­
de caída.y un gríto: "Voy a morir, ¿ustedes no ven que _voy a
fre udianos
en te, rrn.mos sur- morir?". A partir de entonces, esta mujer presentó un sínto­
d e s er form ulada a r la repr
esión y
tica p ac as tit uido el ma: ella iría a repetir esa caída con un nombre encontrado
pro blerná or rn a · ¿ x;
n , é hizo fr
u fu s e cons
ente f e n e l saber médico: " espasmofilia". Se pr esentó al analista
� rirnid o para qu
ue

d e la sig ui d e l o r P con es e síntoma ya establecido. A partir de es e e ncuentro, e l


o pr e-
e

etorn ernplo, s e
e

.,-i r el r
º
Rata s, p o r eJ· a síntoma sería e le vado al estatuto d e e nigma para luego desa- p
,
s1ntorn
� ,
bre de las ara el
suj· e to, a l
el Hom Ri'd P r l pare cer y volvers e otro tipo d e síntoma, la d epresión.
La � si, ntorn;.-., a que !'<lSf' e, do escucha el a-
c o rn o u n ar no La constitución del síntoma analítico es correlativo al es­
senta -- o-oce ue a
e

de n º de rn pos1- tabl ecimi ento de la transferencia qu e hace emergsx_�-


er enc1. a el sup 1c10 ª y la i
r.
.ta' n ac l a deud
el c p n d e to supuesto saber, pivote de la transferencia. El mome nto en
t.o del cru a cuestio
u

e s ta ece toda l con que el síntoma es transformado en enigma es de histcii:.a­


de esto s al analista , n-
a 1

g a rl a.
s p r e se nta cÍón, ya ue el sínto a...alúla.tlivisión del suj.!:tg
bilid ad d P de un Pªcien t e qu . esario
que es s1
e

s o nr, e s ne c di- ( ) . En tanto e l síntoma es parte de la vida del suj e to -vida


¡iP En e l ca ac e suf eadqu i
era su
ª e

ue lo h
e e e

� s . . r coñ'"la cual se acostumbró antes del encuentro con el analis­


_, Nff'yD, un a idea obse 1v \i ificado p ara �l suJ to:uJ·etoy al d ese o; E �
u�• es un on ·,rn phq ue al ) es a d1- ta- pue d e ser considerado como un signo ( o señal): aquello
torna, que . nº1fi1cante que tro -s(A -, t , en
e

s1 0- . d o d l O que r epres e nta alguna cosa para algui en. Cuando es e sínto­
rnen s1o·, n de º , s1g n1"fica que es ta
e eo rno un ficantes al analista,
a p a re c o ma en· \a ma es transformado en pregunta, apar ece corno la propia
e

sín tom a de sio-O ni es e sínt


d n a rn r ,)
. r la e·a e trans
f or . ," (che vum- , expr esión d e la división d e l suj eto. En el momento que el
ng.ido po Otro -(M-, Y deb. r s g
l é ué qui
"-Q .
na pre un
ta síntoma encuentra la dirección correcta, el analista se torna 1
a

el lugar de
e

a c an denomina s , P u es u
e

que L eo , . o, n sintornal. síntoma propiamente analítico. Eso es lo que Lacan qui ere
e

., ta \\ mad a des eo. El des


pr eo-un di rne ns1
a en sa decir con la formulación 'á- analista com leta el s toma''
pregunta .
e

\"sta introdUClf
al ana i
,.

c ab --<¡U e corr esponde al discurso e histérica-.


e

q ue

-----�=--
·, '
Che Vuo1.
e

$
(A) a
--�s(�� otencia
-- t o en un ar,tí-
d escrip
A)

n ca s o Su1-
o eJ, ernp. lo cito u do " El D estino de l Con es e síntoma, e l suj eto se dirige al analista con una\
r la ta
para dar ot élene Br,ousse titu · des tacadOs •5 Se tra pregunta -¿Qué qui ere decir esto? ¿Qué significa eso? Esta {­
an· e- H os bien
culo de M os esos tiem'p o c e, ba.io J for ma de posición incluye un sabe r, pues supone que el analista deten-
n d e v ern ,.
g.io u n º
cr es�
torn a"' clo cuya vid a erner e r a v e z. Este crº oce ta la verdad d e su síntoma bajo la forma de una producción: ��
en rn
de una rnu
J. er ís º ri 1rninenue,¡
ti c ua n d o fumó hach Pa c�1on d e mu erte in e l suj e to histérico arrincona al amo (S ) para que produzca ivJ'(_;_117';
1
angus a na sens
f
a co'rn p a - ado de u
n uu.1ºdos por
un sab er (S2). Sab er sobre el goce qu e está en causa y que
t aba . 9o ,·ni.ca15·?9-re
79. viene a mostrar la verdad escamoteada de l síntoma. Manio-
s JRMA, Jorge 7,a ar
la r e vi s ta
de

de Motta,
s
a. L . nai te..xto Editor, 198 'PP·
acmtw
C lín ic h
n a n os 25
nuel
24
,'
tVQ~VSY'TJ
_,__v.w._.u. t,j..P'.
_ ~~.k, ·../f. cliw!"-",
!!

" ,..{ ..__.(a d. ..l-vyv--,.;:z._.

dos ~aneras: en la represión ( Verdrdngung)del ne ..


bra predestinada al fracaso debido a la impotencia del saber que mega conservando l l . uronco
la desmentida ( V, ·le, e e emento en el mconsciente y en
en dar cuenta ele la verdad del goce (a), constituyendo, en- • f:I ,gnung) del perverso que lo nieo-a c
tretanto, un lazo social por la propia definición ele discurso s~rt:andolo en el fetiche. La forclusión ( Verwerfitng)del pº::
para Lacan. co ico es 11
al=no· un modo de ne gaoon .• que no deja trazo o vestio-io
El enigma ($) es dirigido al analista (S 1), que es el su- "
que . e a no conserva,
. . arrasa · Los· dos mod os ele neaac1ón
:' ,
puesto detentor del saber: de esta forma el analista es inclui- r conservan implican la admisión del Edipo en lo;. b.
do en ese síntoma, completándolo. En las entrevistas preli- ico, lo que no sucede ·la forclusión im o-
minares !e trata, por lo tanto, de provocar la histerizacióndel Ca el modo
torno l de ·egac10n · • es concomitante
· a un tipo de re-
sujeto,_g;¡<Jq
qne el histérirn es el nombre del s1tjeto divididó, e .º q~e. es negado. En la represión, lo que es neaa-
6
)\ o sea, el propio inconsciente en ejercic~. do en lo s1mbohco retorna en lo simbólico baio 1 ' "d
síntoma· . el smtoma
• neurótico. En la desmentida" a ,orma
1
e

2 - LA FUNCION DIAGNOSTICA
~~fi:!ºb:;oc~;~i::~:~:::~e~:~;~~~:r::to¡~~:~
lo que es negado en lo simb 'li . ' ps1cos1s,
!':i;~
tomar' o co retorna en lo realcomo au-
La cuestión del diagnóstico diferencial sólo se coloca en nació~s~o mentlal, cuya expresión más evidente es la aluci-
psicoanálisis como función de la dirección de análisis: diag- . omo e retorno
lo simbólico 1 se da en lo rea 1, es d ec1r,
. fuera de
nósticoy análisis (en sentido de proceso analítico) se encuen- . ,. ' se emp ea el neologismo "forclusiónn com 0
tran en una relación lógica, llamada de implicación: D -, A . 'd. del término fr anees
vers10n • fiorezuszon,
. utilizado en el ámbito
\\ (si D entonces A). E,! diagnóstico sólo tiene sentido si sirvs, JUfl reo para referirse a un proceso prescript
\\ de orientación para la conducción del análisis. Por lo tanto, del que ya no se puede más hablar o, o sea, aquel
existe más El te·rm· , l porque legalmente no
el diagnóstico sólo puede ser buscado en el registro simbóli- indica ·• • mo ,ore usión com 0 ,orma
' d e neaación
co donde son articuladas las preguntas fundamentales del P O: s1 mismo ese lugar de retorno la "inclusió~" f
sujeto (sobre el sexo, la muerte, la procreación, la paterni- ra de lo simbólico. , ue-
dad) en ocasión de la travesía del complejo de Edipo: la ins-
cripción del Nombre del Padre en el Otro del lenguaje tie- Estructuraclínica formade negación lugarde retorno fenómeno
ne como efecto la producción de la significación fálica, per-
Neurosis represión
mitiendo al s1ijeto inscribirse en la división de los sexos.
( Verdriingun¡j simbólico síntoma
A partir de lo simbólico puede hacerse el diagnóstico di-
ferencial estructural por medio de los tres modos de nega- Perversión desmentida
ción de Edipo -negación de la castración del Otro- corres- (Verleugnnng) simbólico fetiche
pondientes a las tres estructuras clínicas. Un tipo de nega-
.
ción niega el elemento, pero lo conserva, manifestándose de Psicosis forclusión
( Verwe,jun¡j real alucinación

6
Lacan, J., "Ra<líophonie", Scilicetnº 2/3, Seuil, París, 1970, p. 89.
27
26
primeros años de su 1·nfanna en un país·. d e ¡engu a mglesa.
al estructu­
diagnósúco diferenci
¿Cómo se manifiesta ese Esta es lapista de la constitución del Eet1ch e que demuestra
ral en la clínica? su determinación por las coordenada·s sim · b OTicas de la his-
mpl ej o de Edip o, n
os dice Freud, es
En la neu rosi s, el co histérica. toria del sujeto , denotando, como todo fet'ic ¡ie, el obJeto .
un n aufragio, que
equivale a la amnesia .
puls1onal en cuestio'n (la mira . da. )
víc tim a de ancia (am­ .,
rót ic o no rec u erd a lo que sucedió en su inf . .
En la psicosis, e l significan te retorna en lo real, ap untan-
El ne a edípíca se hace pres
@
u ente
), p ero la est rntuc tur do la relación de exterioridad d 1 .
nesia infantil del Hombre de
0 fi

a. Un eje mplo es la idea obsesiva na 0 ��s� �;�� :! dc:�:�:


en el sí ntom desnuda, n�g '.,::���� �
e

for m ula da en la fra se: " si veo unamujer. �� �� � for;


;:�� :�:. � a. e por cu¡ qmer dfnlfo qne se confronte ¡;,;..
las Ratas, del
La represión de la rep
resentación
mi padre debe morir". bólic o baj o la C.Qn un psICo tJco·' su parad'1gmason las voces a¡ucmadas. · Se' �,'
de mu erte de l pa dre retorna en Josim ase, encuentran también intmnones . � delirantes ' en las cuales el :r;;: . �
deseo en esa fr
a obsesiva, expresada .
forma de síntoma: la ide ición, conecta­
SUJeto atribuye una 'lign11cac1on 'fi . , ento-máti
.
." ca a, un determina- r.,,, "'"� , t."
V
dípica, o sea, la prohib
denota su estruct urae ma p rovee do acontecimiento que no cons10-ue º ex¡ll' ica r, . ecos de pensa-
re, d e ve r una mujer desnuda. El sínto miento , donde el stqeto . escuchasus pens�m1entos rep eti-
.
da al pad senta al
so a la org auí z ac ió n simbólica que repre dos, y puede atribuir ·a al2L1' n 1en esa resonanoa; Pensam1entos
.
así un acce
sujeto. en lo sim-
.
?
impuestos, en los cuales el su.e to º reconoce com o suya la
per vers ión, hay a dm isión de la castración cadena de significantes, qt1e a� d quiere una 1'au lonom1a,1 que
·
En la ntida.
co mita nte men te u n rechazo, una desme refiere co mo o bra de otro · En suma, todo el cortejo que Cié-
bólico y con de negación , ocu­ · .
anis mo , así c omo los otros modos rambault llamó de automau smo mental· 'Son l( · leas no d1alec-
Es e n1 ec existe la ins­
nció n d el s exo fe menino: por un lado, . .
nzable§, que por no poder ser someudas a d�d as o cuestio�
rre en fu
el pe n e en la mujer,
por Jo tanto, de ,,,
la ause n cia d namiento se imponen como bloques monolmco s, co mo cer-
cripción de ción es desmen­
cia sex ual; por el otro, esa inscrip tezas. La dnda es caract
. en,su.ca, deI ne urót ico · p orque denota
la dife ren ular del per­ tvs
ret orno de ese tip o de negación parúc una división del �suieto:., �· don de 11av' un sí v, un no. En lap s1co . -
tida- El simbó­
tali za da en el feú che , cuya determinación .
sis, la certeza -certeza . , del'irante por exc�lenc1a-ya muestra,
.
verso es cris u ctura de len­
e ser apre hend ida através de su estr por lo tanto, un disturbio en el lenguaJ e. Por otro lado, la
lica p ue inicia su ar­
mplo con que Freud
d
en el ej e fordusíón del Nombre-d e1-pad re 1mphca ¡a "cen·r,icaqon" ,,
guaje, c om o se ve urre alos fe­
oso es que no rec . .
tículo "El F eúc his mo". Lo curi
acha o .cu al­ d'::!J.1¡¡:nificante fálico (NPo � o) ' 1��Iefl<lo como efecto Ja
clás ico s, a los que adoran pie, bomb �· .
imposibilidad de situarse e a 1vis1on de los sexos como
tic hi stas Freud ex
odel sentido común. _
0

obje to m ás próx im hombre o mujer efect o odr� ma�ifestarseen un a serie


quier otro de deseo está n, J:!f�
iente cuya condición
0

pone el caso de un pac en la nariz"


del otro. El c��enos, �ue van la. c1a de castración hasta
a a un det er mi nado "brillo - transformacío"'n-en myJer.
la ----,---
lacion ad co que
elará un j ueg o de palabras translingüísti Frc u d de c
, .
s ribe la función d e 1 d'iagnostico en el texto nEl
análisis rev en ale mán glanu, es
en der este e nlace: brillo, inicio del tratamiento'' , con respecto al análisis de ps1coticos . , . :
p er mit e ent El secreto
no a glan ceq ue, e n inglés, significamirar. .
"Sé que ciertos psiquiatras d udan menos que yo en hacer un
homófo vh�ó los
res idí a en el he ch o de que este sujeto
de ese fetiche
29
28
diagnóstico diferencial, pero pude convencerme que tam- confirmada por la continuidad que Lacan dio a su enseñan-
bién ellos se enga11an con frecuencia. Sin embargo, es preci- za, así también como por la propia experiencia analítica.

\ l¡
' so notar que, para el psicoanalista, el error comporta más
consecuencias deplorables que para dicho psiquiatra clínico
[ ... ]. En un caso dificil en que el analista cometió tal error
Si el sttjeto es psicótico, es importante que el analista lo ,
sepa, pues la conducción del análisis no podrá tener como 111
referencia al Nombre-del-Padre o la castración. De ahí la im- ,
de orden práctico, 2rovocando muchos o-astos inútiles é portancia de detectar la estructura clínica del sttjeto en las
2one en descrédito su méto o de tratamiento [ ... ]. Cuando entrevistas preliminares. ·
el paciente no es acometido por histeria o neurosis obsesiva, Otra manera de inte~pretar el texto freudiano es conside-
sino por parafrenia, el médico se encuentra en la imposibi- rar que, para Freud, hay una contra-indicación de psicoaná-
\ lidad de sustentar su promesa de cura y es por esto que tie- lisis para psicóticos. En Lacan, hay algunas indicacioves que
·.1,, señalan como mínimo, c_ls,rtaprudencia. Sin embargo deja
ne todo el interés en evitar un error de diagnóstico". En re-
1¡ lación a la cura, como efecto terapéutico esperado en un a cargo de cada analista la resolución de aceptar o no al psi-
análisis, concordamos con Lacan cuando dice que un sujeto, cótico en análisis. "Sucede que aceptamos pre-psicóticos en
como tal, es incurable 7: él no puede ser curado de su incons- análisis y sabemos en lo que eso ya a dar: va a dar en psicóu-
ciente. Por más análisis que se haga, incluso atravesando la ~ " s El ana'l' 1s1s,
· como 1ugar de toma de la palabra pnede
fantasía v lleaando hasta el final, el inconsciente no va a de- desenc~denar una psicosis hasta entoncesno declarada. En-
' a . contramos, entre tanto, indicaciones de otro tipo. "La para-
· jar de manifestarse: el_sujeto está barrado ($), como atesn-
\\ guan la persistencia de los lapsus, sueños y chistes en los su- noia, quiero decir la psicosis, es para Freud absolutamente
fundamental. ~ psicosis es aquello delante de Jo que un
\Ujetos ya analizados. . _
~2;ahsta no debe, en n1ngun caso, retroceder. "9 En esos ca-
Entonces, ¿cuál es la promesa de cura que el ps1coanahs-
ta no puede sostener en el caso de la psicosis? Sólo hay una sos, podemos 1nterp1 ecmque, frente a una psicosis ya desen-
respuesta a esa pregunta: el analista no puede prometer 111· cadenada, no habría por qué no acoger la demanda de aná-
ffcluir al psicótico en la norma fálica; no puede hacerlo "nor- lisis de ese sttjeto. Laéan da otras indicaciones sobre la es-
~ mal", incluirlo en la norrnernale.La ~?ma esta regida por el tructura de la transferencia del psicótico que muestran qué
su posición no es la de contra-indicación. 1º
Edipo y por el complejo de castrac1on, cuyo producto es el
sianificante fálico, prioridad para ambos sexos. La forclu-
sión del Nombre-del,.Padre (NP) excluye al sttjeto de la nor- '
ma fálica (NPo -, <po), anulando cualquier. esperanza del
En cuanto a la cuestión más general del diagnóstico, La-
can llega a decir: "Existen tipos de síntomas, existe una clí-
nica. Sólo que ella es anterior al discurso analítico y si el dis-
l
analista de hacerlo bascular para el lado de la neurosis. No curso analítico trae una luz a la clínica, esto es seguro, pero
se puede, por lo tanto, volver neurótico a un psicótico. He
aquí lo que se puede deducir de la advertencia freudiana, 8 Lacan,J. Le Séminaire, livre III (1955~1956), París, Seuil, 1981, p. 285.
9
Lacan,J., "Overturede la Section Clinique", Ornicar?, n<> 9, Seuil, 1977,
Lacan, J. "Comptes rendus cl'énsei:gneillents~ rACtepsychanalytique" p. 12.
7
(1967-1968), Omicar?n 29, Palis, Navadn, 1984, p. 18. °
1
Cf. Quinet, A., Clínicada Psicose_.Fator, Salvador, 1990.

30 31
''¡
no es cierto. "11¿Qué clínica existe antes del discurso analíti- ferencia el lugar del Otro del sujeto a quien son diri!lidas sus
co si no la clínica psiquiátrica? Lacan recurre a ella sirvién- dema~das, es importante detectar en ese trabajo ;revio la
1 modalidad de la relación del sl!jeto con el Otro.
dose, por ejemplo, del concepto de automatismo mental pa-
ra el diagnóstico psicoanalítico de la psicosis, que encuentra Para el obsesivo, el Otro goza, como lo ilustra en el caso
su fundamento en la lógica del significante. delQlombre de l~la figura del capitán cruel que trae
La clínica a partir del discurso analítico es, por lo tanto, a ~scena, co~ su relato del suplicio de las ratas, un goce te-
algo que debe ser construido. En esa clínica, sólo hay un ti- rnble y ~ort1ficador. Ese Otro del obsesivo es patente en el
po clínico posible de ser afirmado, la histeria: "que los tipos personaje del Padre de-la.horda primitiva del mito de Totein
clínicos resultan de la estructura, ha aquí lo que puede escri- y Ta&ú,que es, como dice Lacan, un mito de obsesivo. Se tra-
birse, aunque no sin dudar. Sólo hay certeza y sólo es trans- ~ de un Otro detentor de goce, que impide su acceso al su-
misible para el discurso de la histeria." 12La transmisibilidad jeto. Es un Otro a quien nada falta y que no debe, por lo tan-
en análisis siempre fue una preocupación para Lacan. Es lo to, desear: el obsesivo anula el deseo del Otro. Se instala en
que aparece bajo la forma de rn.atema,cuya etimología nos es'; lugar del Otro marcando su deseo por la imposibilidad.
indica aquello que se aprende, o que se ense11.a.El único ti- Tratase de un Otro que manda, legisla y lo vigila constante-
po clínico transmisible a nivel de una conceptualización for- mente. La fantasía del obsesivo trae la marca del imposible
mal es la histeria. A pesar de eso, Lacan nunca dejó, a lo lar- · desvanecimento del sujeto para escapar del Otro.14
go de toda su ense11anza, de intentar situar los otros tipos clí- En la te1:tativa de dominar el goce del Otro para que és-
nicos a partir de la· experiencia analítica. te no emerja, el obsesivo no sólo anula su deseo sino tam-
'E</\ En las entrevistas preliminares es importante, en lo refe- ~ién p:etende llenar todas las lagunas con significantes para
~""""'1l rente a la dirección del análisis, traspasar el plano de las es- 1mp_edir ese goce: o.opara de pensar, dudar, calcular, contar.
:;. tructuras clínicas (psicosis, neurosis, perversión) para llegar Al situar al Otro como amo y señor, el obsesivo acaba en la
al plano de los tipos clínicos (histeria - obsesión), aunque posición de esclavo, trabajando y esforzándose en en«aüar al
''\""
~;, \M 1P
"no sin dudar", para que el analista pueda establecer la estra- -
senor d emostrando buenas intenciones manifestadas" en su
15
tegia de la dirección de análisis, sin la cual queda a la deri- trabajo. Con todo, él mismo se engaña al creer que es "su
\ va.
La base de la estrat analista en la dirección del
trabajo que le debe dar acceso al goce". 16 El mito del amo y
del esclavo es para Lacan un mito de obsesivo.
análisis se refiere a l transferencia: 13con la cual el diagnós- Encontramos en la clínica del obsesivo la conjugación en
tico debe estar correlacionado. el Otro de dos significantes:-el adre la muerte denotan-
Dado que el analista será convocado a ocupar en la trans• do la_ani_c,ulación de la ley con el asesinato e padre en la
const1tuc10n de la deuda simbólica. Esto aparece en los im-
11 Lacan,J., "Introdu~ao ae<li<;aoalema de um pdmeiro volume dos Es--
14 [bid, p. 315.
ciitos" (Vlalter Verlag), Falo n" 1, Salvador, Fator, 1988, p. 10.
15
12 [bid. !bid_,p. 81 L
16 [bid_.p. 824.
13 Lacan,J., Ec,its, p. 589.

32 33
pases del obsesivo relativos ~ la pat~rnidad, ~l dinero, al tra- ca, sobre el sexo (¿soy hombre o mujer?) que es tomada por
bajo, a la justicia y a la legalidad. Si el obses1vo :s a uel ue la cuestión -tanto para el hombre como para la mujer histé-
o-ara ·za al Otro, siendo por lo to su 1ador 1 su deseo es- rica- 11
¿qué es ser mttjer?"2º Esta interrogación será hecha a
tá ndicionado r el c . partir de la otra mujer, como es el caso de la Sra. K para Do-
Para la histérica, el Otro es e Otro del deseo, marcado ra y de la vecina de la bella carnicera. ,
por la falta y por la impotencia para alcanzar el goce, talco- Freud basa su diagnóstico de Dora en la connotación de
mo demuestra el padre de Dora, cuyo deseo va a sos:ener desplacer (en el caso, la repugnancia) conferida al goce se-
!¡con su síntoma de afonía (determinado por la fantasia de xual. "Sin duda, consiae-raría histérica a una persona a quien
flfelatio): $ O a-. s(A). una ocasión para excitación sexual despertase sensaciones
La histérica confiere al Otro el lugar dominante.: en la es- que fueran preponderantemente o exclusivamente desagra-
cena de seducción de su fantasía, en que figura el encuentro dables, fuese o no esta persona capaz de producir síntomas
con el sexo ella no está presente como sujeto, sino como ob- somáticos. "21
jeto: "No f~i yo, fue el Otro". Eso aparee~ en la ~línica com~ ~notación del goce sexual, apuntada por Freud, de
una reivindicación al Otro, a quien, a diferencia del obsesi- menos placer en la histérica y ef:eH1ásplacer en el obsesivo,
vo, no debe nada: es el Otro quien le debe. Si el obsesivo es- se encuentra desde el manuscrito K de su correspondencia
camotea la inconsciencia del Otro suponiéndole el goce, pa- con Fliess, donde, con intención de establecer la etiología
ra la histérica el Otro no tiene falo. Si oco ella lo osee, de las neurosis, procura diferenciar histeria, neurosis obsesi-
debe asumir, entonces, la función d arecer ser el falo .. , va y paranoia a partir de la modalidad del goce vivenciado
~ 1,a histérica uq es esclava: elladesenD1_ar~ar.ala fimcio~ en el primer encuentro con el sexo y de la vicisitud de la re-
l\:iel señor haciendo huelga. Sin embargo, ~sta siempre en la presentación vinculada a esa experiencia. 22 Esa modaliza-
1
_ .JtT•'""'"'.búsqne<la <le un du,:,ño, de un amo: inventa un amo, no pa- . ción del goce sexual en lm ripo.u:.líDkos es un criterio diag-
y.r,·,t;;r-r r;someterse a él, sino para reinar, apuntando las fajJas de su óstico determinado por la fantasía fundamental ue no de- j¡,
5.M dominación y maestría. 18 La histérica estimula el deseo del b!_ ser dejada e a o en as entrevistas preliminares. f(j
.·otro y se hurta como objeto: es lo que confiere a su des~
\ . . f acc1on.
·, 19
~ \. are tls
Los tipos clínicos también se sitúan distintamente. e~
cuanto a eseo que se estructura'. no como u~~ respuest~ SI·
no como una pregunta inconsciente que se s1tua en el mvel
de "¿Quién soy yo"?. Para el obsesivo, se trata de una pr~g~~-
ta sobre la existencia (¿estoy vivo o muerto?); para la histen-
20
17 [bid, p. 633. ¡ S ·¡ 1991 Lacan,J., Le Shninaire, livre lll, Seuil, 1981, pp. 191-192 e 283.
1s Lacan,J_,Le Sérninaire,li-vreXVII~ L 'enversde la psychanaryse, em , , 21 Freud, S.,''Fragmentode análise de um caso de histeria",ESB,vol. VII,
p. 150. p. 26.
22 Cf. Freud, S., "ManuscritoK'', ESB, vol. l.
19 Lacan,J., Ecrits,p. 284.

34 35
§:) . --r:i
(\
,w-
'
s
«•1L-
\ l ,/
'¡"º 1·.-.
r \.Q
'
. .. ,.
- 1 -·v/,)

'-~
3 • l.A FUNCION TRANSFERENCIAL l lS.!:!.:_
.. ..La su bº~eUVJdad
. · en cuestión es correlativa a los efectos'--"' v¾
constituyentes de la transferencia, que son distintos a los 1
"En el comienzo del psicoanálisis está la transferencia", efectos ya constituidos antes de ese momento. Esa subjeti,1- ~
nos dice Lacan, y su pivote es el sujeto supuesto saber. 23 ~ <;!adcorrelartva al saber como efecto constituven~a ;.... \e_;:
surgimiento o trans encia es o ue a a se- transferencia es lo que Lacan formulará como s;tjetosupuesto ~~
ñal de entrada en análisis v ese su· eto es vinculado al sa er. saber."C~~a vez, di~e él en el Se,nináiioXI, que para el sttjeto P ·
Es lo que comprendemos en la propia formulac1on e la re- ';@;_~uncwn_del su¡eto supuesto saber está encarnada-por
gla de asociación libre por Frau Emmy von N., cuando pide men qmera que sea, 'al'lalista o no, eso significa que la trans-
que Freud se calle: para ella hay up saj¡¡;r ~s ferencia ya esta esta en a.
propios dichos. Si el analista presta s1_1pec~onapara~se sujet~
i
¡_(
"'"1:~eS01uclón de buscar un analista está vinculada a 1a hi- ~,12lJ~'?.~iJ11u!.e.b1c.1.d.euJ:i:fü;fil~.m.~µos~-
pótesis de que hay un saber en juego en el síntoma o en ber P~!&..\l!c!~\'.Ll!!!..$.ll~.'::!na. eguiyocación. La posición
aquello de lo que la persona quiere desprenderse. Es lo que del analista no es la de saber, ni tampoco la de comprender
Jacques-Alain Miller llama de e-·nter retación hecha or a~ pad_ente, ~ues si !].ayalgo !JllLJie.b.e.sab..ei; es que la com1;-
el sujeto de su síntoma. 24 ' ·· rncac1qn ..~.ta .b.<J$a,il,;h~t1did"'. Su posición, mu-
- El estableci;;;¡citoc!e la transferencia es necesario pará cho más que la posición de saber, es una posición de io-no-
que un análisis se inicie: es lo que denominamos la función r~ncia, no la simple ignorancia ignara, sino la docta ign;ran-
transferencia! de las ·entrevistas preliminares. Pero la transfe- f!.G.,_Este es un término de Nicolau di Cusa (siglo XV) que es
rencia no es condicionada o motivada por el analista. "Ella definido como "un saber más elevado y que consiste en co-
esta ahí, dice Lacan en la 'Proposición', por gracia del anali- nocer sus límites". La docta ignorancia no sólo es una invita-
zante. No tenemos que darnos cuenta de lo que la condicio- ción a la prudencia, sino también a la humildad: una im~r:,-
na. Aquí esta ella desde el inicio." La transferencia no es, por ción a precaverse contra lo que sería la posición de un sab~r
lilo tanto, una fu.nción del analista, sino del analizante. La abs_~Iuto:contra la posición del analista de aceptar esa impu-M
li función ~n,,.lista es~¡;j¡J., tac10n de saber que el analizante le hace. El saber está pre-
La. rimera formulación e esa cuestión puede ser encon- su uesto a · ' del analista. '
trada en e · a í-e»le acan "Función y campo de la pala- El ujetosiouesto sa ere "Cteficido por Lacan, en el inicio
bra y del lenguaje", cuando habla de transferenciade sabe,:Se de s~t enseñanza, como "aquel que está constituido por el _
trata de una ilusión en la cual el sujeto cree que su verdad se anahzante en la fü,ura d~alis.ta", más tarde lo hará [
encuentra ya en el analista y que éste la conoce. de antema- equivaler a Dios Padre.25 Identificarse con esta posición es
no. Este "s,rror subjetivo" es inmanente a la entrada ~:iá- transformar el análisis en una práctica basada en una teoría
(o una teología) que no incluye la falta.
23 Lacan,J., "Proposition du 9 octobre de 1967 sur le psychanalyste de l'E-
25
cole", Scilicet nº 1, Seuil, 1968, pp. 14-30. La can, J., "L a mepnse
' · d u su3et
· suppose' savoir",Scilicetn º 1 Seuil 1968
24 Miller, J.~A."Entrada em análise", FaWnº 2, Fator, 1988. P· 39 . ' ' '

36 37
_;-

r
t
!

1
sentar al analista. • or el analizan
te será con el que elije a aquel analis .:,pi¿_edeser el nombre ,
S -, Sq proRi_o o algJ.l.1)...tJ;aZ<'>-¡,al'•iGular:..
Esa elección del ana!Ísta es
s (S 1, S2, ••• Sn) formalizada por Lacan como una articqlacióP <le dos signifi-
c~ue corr!i,§¡:¡oo.i1enal establs:Qmiento de la transfe-
:,i Alaoritmo seaún la definición . del Dicionáriodas mate,ná- rencia. El efecto de esa transferencia significante es un sttje-
b ' b
ticasde A. Bouvier y M. George, es una "referencia de reglas ~ representado en la fórmula U2!:..Llsignificaqo), gue está
a ser aplicadas en un orden determinado a un número fini- correlacionado a los significantes del saber inconsciente
to de datos, para llegar con certeza a cierto resultado, inde- (estos significantes S1, S2... Sn, dispuestos en una cadena,
pendientemente de los datos. Un algoritmo no resuelve só- que representan lll\_~~njunto de si§' · antes del saber in-
lo un problema, sino toda una clase de problemas, dife- consciente). La articulación del significante de la trans eren-
renciados por los datos y gobernados por las mismas pres- Cia con el significante cual uiera del analista "elegido" por
cripciones". Algoritmo es, por lo tanto, una fórmula cual-
quiera.
el analizante tiene com efecto a eroducción del suíeto:
aq
8
un significante représenia pa~a otro significan-
t
llil El a/o-oritm rans erenciaes el matema de la entrada en te ({1 2). se sujeto no es real, ey; pmdllcido corno sig-
WanáUsis; es la formalización que está en resonancia con o nifica o (s) articulado a través de una suposición de s
~eud postula en la apertura del texto "El inicio del tra- inconsdente.~e trata de la inst1tuc1on e sujeto de la ljhre
támiento", cuando hace la famosa comparación del psicoa- asociación inaugurada_ or_ la arti_culació_n sianificante '~.;
nálisis con el juego de ajedrez: "Todo aquel que espera (S -, S 'll'e es el prop10 su1eto del mconsciente represen- ·,.
aprender el noble juego de ajedrez en los libros, pronto des- ta o en la fórmula de la fantasía ($ O a). Es este sujeto que ¡
cubrirá que solamente ]as aperturas y los finales de los JUe- ~erá destituido al término de la relación transferencia]: "la
g.os admiten una presentación sistemática exhaustiva y qt:e est¡í.¡jji¡:
destitución subjetiva, dice I"ª-C.(l[L..t.llJ.a.'.Emposición'
la infinita variedad de jugadas que se desenvuelve despues cripta en el ticketde entrada":- Ese sttjeto supuesto saber, aquí
de la apertura desafía cualquier descripción de este tipo". representado por el denominador, no es necesariamente im-
Freud dirá entonces que formulará algunas reglas para el puesto el analista por el analizante. Lo que importa es la r~·- hi

~ __.
inicio del tratamiento. Ese algorit111,!l..de./a.:tta;¡;¡sfe,:encia...et,J,s) laci~n qne fue estahleddapor el analizante entre el analis..@\~~
. · ill-le resp<m.de, e::_ue_ esfuerzo de !?r1;,:.aliz'.1:_9ón,ing~~- y i:;b..s.ajet,:,_
snp111estosaber.
~de.Jas-¡,a•tk.tl!¡¡,ilclaGes de cada uno, a la prop1~~~:;;-e "El sujeto supuesto sa&r, fundando los fenómenos de
.. transferencia, no trae ninguna certeza al analizante de qul·
_
tructurbrl,e..la.e.n.tra[ia en análisis. .
.
el analista sepa mucho ¡lejos de eso! El sttjeto supuesto sabe
26 Lacan,J., "Proposition ", op..'cit.. es perfectamente compatible con el hecho de que sea con-
cebible para el analizante que el saber del analista es bastan- ~e demandaintra:nsitiva(demanda de amor, de prese1.1-
te dudoso. "27 ':!ª, ya que el amor demanda amo,).
i· El amor es el efecto de la transferencia, pero efecto bajo
f Evidentemente, en el inicio el analista nada sabe respec-
to del inconscien:e del analizante. Es~ e~tá mostrado cl!ra-
¡¡i¡mente en el algontmo en el_cual ese s1gmficante cualgmera
-~~fesisteq_cia al dese_Q...C.omQ.desc2.,_del
te al_surgimiento defcleséb,bajo la forma d~;;nta,
Otro. Fre.n-
kJ ,(\
el
r

(Sq), ~e representa al analista, no tiene relación con el~ analizan te responde _con ª'.1:or; cabe al analista hacer surgir P' ,".ñ
ber inconsciente. Encontramos aquí formalizada la afirma- en esa demanda la d1mens10n del deseo, que es también co- CJ:,;
·Jicion de Freud de que todo paciente nuevo implica la consti- nectado al establecimjento del stúeto supuesto saber. Este
tución del propio psicoanálisis: el saber que se tiene sobre corresponde, condicionándolo, a un sttjeto supuesto desear.
He aquí la articulación con !J¡Jimsi,:ig sigt~ pues hacer
' otros casos no v-ale nada, no puede ser transpuesto para
¡
11 aque 1caso. c ac1a caso es, por 1o tanto, un nuevo caso y como aparecer la dimensión del deseo es hacerlo surgir como de-
11 tal, debe ser abordado. seo del Otro, llevando el síntoma a la cateo-oría de e1:iigma J j
i í El{algorit~o de la transferencia}está construido a p_artir
por la relación in1n"r''º ,lofaelieo
~-....,._.~-Jµ,,M,,..½~~~U...\..
c .. rA-n ~1 M""h~r
.
,_•>

ll, t;l ¡ de otro algantmo que se encuentra en su base: el algoritmo No basta la demanda de desprenderse de un síntoma· es
IL .••·•Tu\'~.!.\,\ 1 saussuriano S/s, que implica el re'erentedel si<mo limruístico, preciso que éste aparezca al St\jeto como una cifra -po; lo
tl ... ,-,\ ' 1 'JC ;:, b
l
-~ ~~., ,.
1
' \) i esto es, aquello a lo que el signo lingüístico se remite: el ele~ tanto, algo a ser decifrado- en la dinámica de la transferen-
cia, por intermedio del sujeto supuesto saber.
!! ·\ mento del mundo que es designado por ese signo.
,¡ En el algoritmo dé la transferenci_a, la significación del sa- ¿Qué quiere .,:se amor de transferencia? _El quiere saber.
~i' ber inconsciente corresponde al lugar del referente en el ~hora, la propi! _transferenci~ es definida por Lacan como el e?)
. signo saussuriano, sólo que aquí esa significaci§n del saber amor que se dmge al saber'. No obstante, su finalidad, co- l
1u~
.
es latente, sin dejar, sin embargo, de ser referencial. Lacan
articula ese saber del sujeto en su particularidad con el saber
1exmal, dado que el "psicoanálisis debe su consistencia a los
Ir
mo la de 10do amor, no es el saber, sino eJ objeto causa del
deseo .. Ese objeto ( el objeto a) ~ que confure .a...la...tt:a¡¡s-
f~;'1c1a su aspecto ,real: de_r..eal e -~!:3':2· Trátase aquí de la
texto,s de Freud". A través ·del algoritmo de la transferencia, veruente de la transferencia como la puesta en acto de ]a 'I;-/"
'.,
Lacan vincula el psicoanálisisen intensión al psicoanálisisen e;,- ~ea~i~:d seXJ1aJ y
del in~o~sctente. A la transferencia como re~\ ti,
y

tensión, pues apuesta en la transmisión del saber particular pet1C10n en que los s1gmfican.tes el.e la demanda son. dirigi-!j.
por vía de su articulación con los textos de Freud. dos al Otro del Amor donde es colocado el analista, \~ene a .
¿Cuál e efecto el establecimiento de ese sujeto supues- contraponerse la transfe_rencia _como un encuentro del or- f. .._
to saber? Es el rrw. Con el surgimiento del amor se da la den de lo re~! d:l sexo. ~~-t,o qgue, '!l_yenir a obturarL ,fu\,\.~~
y-ansformación de la demanda. una dernanáatransitiva (de- la·l_.altaconsutuuva. del de~eo, se vuelve ese º.b.~eto maravillo=,~·.-~.· -,:
manda de algo, como por ejemplo, librarse de su sínton::_a) ~=l?.a!'~,1¡s;:::.s&,;;r,ate:;~--él" tón'tínente:H ~-:;--
1

Ct,2[1ii.~~rio Banqi::-;;:::
VIII, Lacan hace del el(¡
27 Lacan,J., "Le savoir du psychar:ialyste"(ciclo de conferencias inédito). texto centra) sabre la transferencia, Sócrates aparece como

40 41
~-~JU/\
aquel que nunca pretendió saber nada, más allá de lo que di- o de chivo y rostro humano singularmente feo; eran tam-
ce respecto a Eros. 28 Es por estar en el lugar del sujeto su- bién pequeños embalajes para ofrecer regalos, cajas de jo-
puesto saber sobre el deseo que el discurso ele Alcibíacles se yas. Más adelante, en su discurso, Alcibíades vuelve a insistir
dirige a él. en esa comparación, destacando lo que se e~uentra en el
i¡; La demanda dirigida al analista en posición ele sujeto su- interior de Sócrates rw\s allá ele su (fea) "fl3C~cia;,"Una
-
puesto saber se presenta como demanda ele transferenciafle Vez, sin embargo, que Sócrates está serio y se a e, no sé si '
s~ Esto es ilustrado en el inicio del Banquete, cuando alguien ya vio las estatuas ( agalmata)allá adentro; yo por mi
Agatón se dirige a Sócrates que está entrando: "Aquí, Sócra- parte una vez las vi y ,an divinas ellas me parecieron, con
tes! Reclínate a mi lado, a fin de que en tu contacto disfrute tanto oro, con una belleza tan completa y tan extraordinaria
de la sabia idea que se te ocurrió en frente de casa. Pues es que yo sólo tenía que hacer inmediatamente lo que me man-
evidente que la encontraste y que la tienes, pues no habrías dase Sócrates." Son esos agalrnataque Alcibíades quiere reci-
desistido antes." [175cl]. A lo que Sócrates, despreciando bir bajo la forma de saber cuan ele>se encontró a solas con él
irónicamente esa suposición de saber y a.puntando al eg:- "como si estuviese a mi alcance [... ] oír todo lo que él sabía"
gaño de una supuesta transferencia de saber, replica:.. "Sería -esperanza sustentada en la equivalencia del sL0eto supues-
. , {;r.>:,bueno, Agatón, si de tal naturaleza fuese la sabiduría, que to saber con el sujeto supuesto desear- ''.juzgando que él es-
S:J:J del más lleno escurriese al más vacío, cuando uno al otro. ~I.U;cr,esado eo ll2i.belleza."_
~ , nos tocásemos, como el agua de los vasos que por un hilo de . El establecimiento de la transferencia en -el registro del
~-j.c;v,. lana se escurre del má_slleno al más vacío. Si es también así saber a través de su suposición, es@rrela~v<j a la delegación
' la sabiduría, mucho aprecio reclinarme a tu lado, pues creo de un bien precioso que causa el deseo, causando, por lo
que de ti seré acumulado por una vasta y bella sabidu,:ía. La tanto, la ·
1nía sería un tanto ordinaria, dudosa como un sueño, en Para aca , hay una identidad entre el algoritmo de la
cuanto la tuya es br' v muy desarrollada". transferencia (donde sólo aparecen s1g111ficantes)y lo que es
connotado como agalma, en el Banquetede Platón. Si en la ~
/2
. -s,_'o
El discurso de lcibíacles uanoo éste compara a Sócra-
,es con un sileno, 110.srevela que la suposición de saber es co-,
rrelativa a la atribución al O_tro de la transferencia del obje-
transferencia hay presentificación de la realidad del incons-
oente en cuanto sexual, es por causa de ese objeto maravi-
to precioso que causa el deseo. Dice Alcibíades: "Afirmo en- lloso: agalrna.
tonces que él es·muy seme·ante a esos 'lenos colocados en El discurso ele amor que Alcibíades dirige a Sócrates co-
los talleres de los or ebres, gue los artistas representan co_g_ mo aquel que contiene el objeto precioso de su deseo, tiene
un pífano o una flauta, los cuales abiertos por el medio, se corno respuesta la salida de Sócrates de esa posición de de--11
ve que tienen en su interior estatuillas ele dioses (agalinata seabl~ -Sócrates va a señalar, para Alcibíades, que es Agatón ~
t!.!E!!J)".
Los silenos tienen dos acepciones: eran divinidades el o~¡eto ele su deseo. Sócrates sabe que no tiene ese objeto
del séquito ele Dionísio figurados con cola y cascos de buey precioso y que detenta su significación. Rechaza, sin embar- ~
go ese simulacro diciéndose indigno del deseo de Ak_jbía-,i ·
28 Platón. des. En relación a Sócrates, el analista debe asumir una po-\ · 1.

42 43
~~ ~'l - l'f~~~-
. \'.V~
~-0 ·
~y c:x.;;.,, ~w ,_,
d 0 E!) --: n i, 1iJ QtfJJ
\-w-;;,.
sición diferente -el analista debe consagrarse al agalrn.g-la La rectificación subjetiva que Freud provoca en el Hom- ij ¡,.,
:\_!,
1!
i esencia del deseo. El analista debe estar dispuesto a pagar <¡J bre de las Ratas, considerada por Lacan como im_erpreta- -
precio de verse reducido, él y su nombr~, a un sigmhcante ción decisiva, se encuentra en la parte F, "La causa precipita-
cualqmera ' en nombre de ese ao-ahna,
,__ b'
en el cual Lacan. reco- dora de la enfermedad'.:, cuando le dice que!'.!_conflicto en- · !, rrt
noció el objeto a como un " lus-gozar en libe e con- tre su proyecto de casarse con una joven pobre y el proyec-
sumo más corto 29 11

to familiar de casarlo con una joven rica, como el padre, es p
El surgimiento de ese sujeto supuesto saber es correlativo resuelto por la enfermedad: "ca endo enfe o evitará la ra::
al objeto a, del cual el analista, a diferencia de Sócrates, de- rea de resolverlo en layida real". Freud ectific así el orden
be "hacer semblante", provocando así la torsión de los térmi- de las cosas modificadas por el sujeto, cuy eurosis impedía
nos de lo que era el discurso histérico y haciendo que el can- la decisión de la elección entre su amor (liebe) por la dama
1
, didato al análisis entre en el discurso analítico propiamente y la voluntad ( wille) del padre, mostrándole que ésta fue 2ª,il
) ~dicho. El~romovido por la entrada en análisis se da solución encontrada para·no esco l
ll cuando hav 11ngiro de los elementos y el stijeto pasa a prg- ceder. "En rea i , ice Freud, lo que parece ser la con~e-JÍ
lI ,<lucir los significantes-amos (S 1) de su sometimient<;>'\l Otro. cuenda es la causa o el motivo de estar enfermo". Esta recti-, ··
\U'i\1:_,\f\\.,_ ·., ~ ficación introduce la causalidad de la neurosis en la no elec-

*
11'

+ ~ ::~ ~ ~
ción entre la joven rica y la joven pobre, apuntando a la di-

I
visión del sujeto. El comentario de Freud en esa rectifica-
II11•.. 1\ ción, de que "Jou._esultados de.JJJ!iLenfer'!_ledadde~~u-
, eza. !!!Jnca ~on involuntarios", Pr.2.!E-~~~ ..~JaJ_,_~!t: cJ2:
~
~·· LA RECTIFICACION SUBJETIVA pQJJ§i!tliliza&jón<Js.L~to. e9~~la-ne.u.rpsis. En . """..,.J,¡W
la rectificación subjetiva hay, por lo tanto, introducción de la ·,:l,~Í
·
En el tiempo preliminar al análisis propiamente dicho· dimensión ética -de la ética del psicoanálisis, que es la ética
::::
11,_.-'·.··.
podemos incluir un tipo de interpretación del analista, de- del deseo- como rc¡,spuesta a la patología del acto que la
¡¡¡ signado ·por Lacan como rectificación subjetiva. Al criticar
~Ji neurosis intenta solucionar, escamoteándola.
los autores que tienen como meta de análisis la relación c'2,.n Otro ejemplo de rectificación subjetiva de Freud, califica-
! la realidad, o sea, el fin de análisis comolií;daptacióñla la rea- do por Lacan como notorio, es "cuando obliga a Dora a
lidad, llama la atención sobre el hecho de que Freud ~- constatar que, de ese gran desorden del mundo de su padre
d¡¡ con el Hombre de las Ratas en sentido inverso: "O sea, él cuyo daño es el objeto de su exclamación, ella hizo más que
comienza por introducir al paciente a un primer discerni- participar, que ella se había constituido como la clavija de
miento ( repérage)ele su posición en lo real, aunque éste aca- ese desorden y que éste no podría haber continuado sin su

1~
rree una precipitación, no dudamos en decir, üna sistemati-
zación ele síntomas. 1130

-29 Lacan,J., "Radiophonie", Sci!icet2/3, p. 89.


condescendencia". Más adelante, Lacan continúa: "Subrayé/¡\ ,
hace mucho tiempo el procedimiento hegeliano de esa in-
versión de las posiciones de la bella alma a la realidad que
¡·~
J ¡¡
_30 Lacan,J, Ecrits,p. 546. ella acusa. No se trata de adaptarla a ésta, sino de mostrarle .J¡Jf;,.

44 45
'

íl
' 1

que está justament adaptada de má , visto que colabora pa-


Con el{iieurótico obs~ ella se sitúa en el plano de la
'1
1 ra su a ricación." 1
rectificación de la causalidad, que se presenta como conse-\ A.
Esa referencia concierne al texto "Intervención sobre la
cuenda: su imposibilidadde aÚnarque es correlativaa SuJ ~~
1

transferencia", de 1951, en el cual Lacan define a la expe-


modalidad de sostener al deseo como imposible. Esta corre-
\ riencia analítica a partir de la intersubjetividad -la "relación
!i lación es ilustrada por otra rectificación de Freud al Hombre ,
¡, de sujeto a sujeto"- como experiencia dialéctica, privilegian-
de las Ratas, en que supone una interdicción del padre al
1 do el discurso en la medida en que es constituyente del su-
amor del sujeto or la dama, haciendo sur ·r la dimens1on
jeto gracias a la presencia del analista, blanco de su direccio-
del Otro como el pa e-a so uto.
! namiento. 31A partir de la dialéctica hegeliana, Lacan se de-
· Con<fi histérica) la rectificación subjetiva apunta a l;u_m-
dica en el caso Dora a destacar las estructuras donde se
plicadón del s11jetoen su reivindicación dirigida al Otro, ha-
transmuta la verdad para el sujeto a través de "inversiones
ciéndolo pasar de la posición de víctima sacrificada a la de
dialécticas". Latrectfücación su~etiva)corresponde a la ~
ag-ente deía intriga de la cual se queja y que sostiene su de-
mera inversión dialé¡:tica operada por Fr5ud. Dora se queja
_.seoen la iosanAfat,
hPi. Lo que debe efectuarel sujeto pa-
de ser víctima del asedio del Sr. K. propiciado por la relación
ra desprenderse de su papel de la 'bella alma' es precisamen-
, \i amorosa de su padre con la Sra. K., situación que es presen-
te, dice Zizek, un tal sacrificio de sacrificio: .U..º
bastasacrifi-~ 1
1
j1 tada por ella como un hecho objetivo de la realidad, que
~ar todo', es preciso todavía renunciar a la economía subje-
Freud no puede modificar. La rectificación subjetiva de
tiva en que el sacrificio trae el goce narcisista. "32
,1 , Freud consiste en preguntar "¿cuál es su participación en el
.- En estas dos modalidades, se trata de introducir al sujeto
· 1 ~\'-"l '.&<><
-~ desorden del cual usted se que¡a. ' ," .
en su responsabilidad en la elección de su neurosis y en su ~ • ,
-J.i.>JJ; En la situación descripta por Dora, encontr~~os 1~ afir- sumisión al deseo como deseo del Otro. La rectificación sub-
-.,.J,,~e rnaciónde la situación deplorable en la_cual es:a m':lu1da la
jetiva apunta a mostrar que allí donde el sujeto no piens3, -~
'y·::> negaciónimplícita de que tenga cualqmer pa~~pac10n en 1~
coge; allí donde piensa, es determinado, introduciendo al
determinación de ese desorden, o sea, negac10n de su pos1-
~ SUJetoen la dirnens1on del Otro.

-
ción subjetiva (de sujeto deseoso), presentándola com? ipso
facto y la negaciónde la negaciónoperada por Freud por mter- t-,1<> , 2L(~ ovsil,,·~
medio de la rectificación subjetiva. Su efecto es la emergen- \ v/..,
y(' ' : tM yV I"(; V) - ""'-- -d:,,
cia de la participación de Dora en el asedio del Sr. K. y de su .!.R.,
v1
1
- ~
c..t.·--...:a
complicidad como propiciadora del romance del padre con ¿.,_ (; ,~· ¡:.,--.
la Sra. K., develando la estructuración de su deseo.
A partir de esas intervenciones de Freud, podemos infe-
rir dos vertientes de la rectificación subjetiva según el tipo
clínico. 32
Zizek, Z., Le plus sublime des hystériques-Hegelpasse, Point Hur Ligne, Pa-
ris, 1988, p. 107. Ed. bras.: O mais sublime dos histéricos-Hegel
comLacan,Jor-
31 Lacan, J.,Ecrits, pp. 215-226. ge Zahar Editor, Rio, 1991.

46
capítulo II
EL DIVÁN ÉTICO

49
Que coisas incapazes de olhar esta.o olhando para
miro?
Quem espreita de tudo?
As arestas .fitam-se,
Sorriem realmente as paredes lisas.
Sensa¡;ao de ser só a minha espinha.
Ali espadas."

A Múmia - V. Fernando Pessoa

E! diván, esa pieza de mobiliario, se tornó hace mucho


tiempo en un símbolo de un psicoanálisis, o hasta de El psi-
coanálisis. Como significante, representa para el Otro social
al psicoanalista, calificado de heredero de Freud. Hasta hoy,
los freudianos continúan, haciendo acostara sus analizantes:
Lacan no quita el diván del dispositivo analítico, Para la IPA,
se trata de una norma estandarizada de la cura-tipo, la otra
norma es la imposición de la duración de por lo menos cua-
renta y cinco minutos por sesión, sin mencionar la regla-
mentación de la frecuencia de las sesiones por semana,
Con Lacan, se barre la tipificación -el settinganalítico es
roto para que el analista pueda manejar la sesión de acuer-
do con la única regla impuesta al analizante: la libre asocia-
ción-, Con todo, Lacan conservó la corulicióndediván así co-
mo las entrevistas preliminares: dos condiciones íntimamen-
te ligadas, una vez que la indicación del diván puntualiza el

51
fin de esas entrevistas, marcando la entrada en análisis. El bieron en ese congreso no sólo la señal verde y la bendición

.
hecho de indicar a los pacientes que deben acostarse. ¿Será de la comunidad europea, sino también su estandarización.
un procedimiento meramente técnico? Es lo que puede pa- La orientación lacaniana no sólo se opone totalmente a
recer a primera vista. Sin embargo, con el retorno a Freud las PIP, sino también al propio conceptC> de variantes de la
promulgado por Lacan, aprendemos que ese retorno está cura-tipo, título de un artículo de Lacan hecho por enco-

t
p
' orientado: se trata de buscar el fundamento ético a todo y mienda en 1955 para la Encywpédieinédico-chimrgicall',título
. cualquier procedimiento técnico para remitirlo a la estruc- que calificará de abyecto. En ese artículo, él combate la idea
tura en causa. El diván tampoco debe escapar a eso. de estandarización y la de ;¡¡ariantes del psicoanálisis, pues la
La justificación de Otto Fenichel de ese "detalle práctico" cura, el tratamiento que se espera de un psicoanalista, es jus-
que es el diván, en su texto "Problemas de la técnica analíti- tamente un psicoanálisis, experiencia del inconsciente, tri-
ca", de 1951, resume bien la noción que pasó al sentido co- butaria de la función del habla y del campo del lenguaje.
mún: relajamiento para el paciente y alivio para el analista Las PIP son efectivamente un producto de privilegio con-
de la incomodidad de ser mirado. A esas ventajas él opone ferido al Yo ( ego) en la teoría psicanalítica, pues son indica-
el carácter ceremonial y el efecto de una impresión mágica das "sobre todo en pacientes con el Yo débil". Según el au-
sentida por el analizante. De ahí su reserva en cuanto a una tor del informe referente a las PIP, la promoción de éstas no
risidez técnica: "Todo está permitido con la condición de es nada más que el resultado de la evolución constante del
q;e se sepa la razón" -se puede dispensar la condic!ón del psicoanálisis, o sea, el descubrimiento del yo que tomó la de-
diván, segun Fenichel, en caso de rechazo del paciente o lantera en relación al inconsciente, el palidecimiento de
cuando él se encuentre muy deseoso por acostarse-. 1 Edipo delante de la riqueza que se descubre en la relación
madre-hijo, etc. En suma, nuevos males, nuevos remedios.
Se puede leer en ese informe que la "calificación de una-;;- ¡
Las "PIP" téntica psicoterapia de inspiración psicoanalítica sólo podría (
ser efectuada considerándose la singularidad de ese doble
En 1963 esa cuestión vuelve a ser evocada en momentos movimiento temporal y espacial que llevó el paciente en un
en que los analistas europeos de lenguas románicas de la IPA primer movimiento de evolución técnica de cara a cara y del
. se reúnen para habilitar, en espejo con sus colegas nortea- sillón al diván y al aislamiento visual; en un segundo movi-
,¡ mericanos, las "PIP", o sea, las Psicoterapias de Inspiración miento lo hace retornar del diván al sillón y al cara a cara".
1
". Psicoanalítica. 2 Se trata de variantes de la cura-tipo que reci- A partir de ahí fue definida una estandarización: para la cu-
' ra-tipo, el par diván-sillón; para las psicoterapias simples, el
~!
',¡
1 Fenichel, O. "Problemes de techniques psychanalytique", RevueFra.ncaí-
1
par sillón-sillón; para las psicoterapias de inspiración psicoa-
se dePsuchanalys~ t.15,pp.159-161, 1951, nalítica, la "dialéctica diván-sillón y sillón-sillón". En ese in-
2 Held, R., "Rapport Clinique sur les psychothérapies d'inspiration psy-
forme nos previenen acerca de los peligros de hacer acostar
chanalytique freudienne (XXIV" Congres des psychanalystes de langue
romaine - París,juillet 1963)", R.ev-ueFrancaise
de Psychanalyse,número es-
3
pecial, pp. 64-65. Lacan,J., "Vadantes de la cure~type",Ecrits, p. 323 e seg.

52 53
al paciente, pues éste podría "sentir la mirada del analista sobre la cuestión del diván en lo que atañe a la relación del
pesando sobre sí por detrás, penetrar en la nuca, etc., reac- habla con las imágenes que desfilan delante del sujeto duran-
tivar temores arcaicos relativos, al mismo tiempo, a la más te la sesión. Ese palco de haz-de-cuenta es un "lugar al que
completa y animalesca necesidad de seguridad (comer-ser podemos apelar para evitar la devoración reá proca, para
comido) y miedos más elaborados de ser 'descubierto' y juz- fantasiar el pasaje al acto e interpretarlo por anticipación en
gado en el plano placer-desplacer y no del amor - pérdida de lugar de prohibirlo, para alejar las sombras del pasado y
amor", Y en el caso del Yo débil, el paciente puede tener transformarlas en imágenes visibles, para negociar las tensio-
miedo de despersonalización, de despedazamiento y de nes de la transferencia, ptle.s se trata siempre de devolver al
muerte cuando "la regresión habrá llevado al paciente a las paciente, de forma enriquecida, lo que proyectó en noso-
fronteras del pre-verbal". Son esos peligros que justifican la tros".5 Por no tener a su disposición la categoría de simbóli-
técnica de las PIP. co para lidiar con el concepto de transferencia, situando la
En reciente publicación de la Société Psychanalytique de experiencia analítica en el campo del lenguaje, la autora se
!i[ París - "Presentación de la SPP para uso de un lector lego", el pierde y se enmaraüa todavía más en la trampa imaginaria al
setting analíticode la cura-tipo se define por ser estricto, carac- mtentar escapar con una medida técnica: moviendo el diván.
terizándose antes que todo por el "dispositivo diván-sillón" Y
en seocuida por el "riocor en cuanto al número, regularidad y
"' o El corte en el espejo
duración de las sesiones" 4• Lo que para ellos define el dispo-
sitivo freudiano no es,. pues, la libre asociación sino, entre
otras cosas, el mobiliario, el par diván-sillón. Esto no impide El uso del diván tiene, en primer lugar para Freud en su
a algunas personas originales proponer algunas variaciones texto "El inicio del tratamiento'\ una significación histórica:
del setting analítico, como es descripto en un texto presenta· es el vestigio de la hipnosis. Si insiste en la posición acostada
do en el Congreso de los Psicoanalistas de Lengua Francesa durante _el análisis ~s para que ..el analista permenezca sen ta- ~- ·.
de los Países Románicos realizado en el mes de mayo de 1989 do <letras del anahzante de manera de no ser mirado".
en París. Paulette Letarte colocó su sillón de tal manera que Enuncia entonces diversas razones para conservar el diván.
el analizan te pudiese sentarse confortablemente para que su Primero, por no soportar ser mirado durante ocho o más ·
mirada y la del analista convergieran en un punto de encuen- horas por día. Podríamos, efectivamente, convocar aquí las
tro, produciendo de esta forma una escena imaginada en modalidades de la pulsión escópica en el sujeto Freud, y re-
que el analista designa con la mano los personajes a los cua- tomar sus sueños tales como Porfavor cerrarun ojo, o Non vi-
les hace referencia en su interpretación. Este especie de psi- xit donde se encuentran los ojos aniquiladores de Brüke, o
codrama imaginado recibe una justificación que es totalmen-
te opuesta, como veremos enseguida, a la discusión de Freud 5
Letarte, P., "Voir on ne pas voir. .. De la diversité des techniques de l'a-
nalyste dans l'entretien individuel", comunicat;ao prévia para O Con-
gresso dos P~icanalistas de Língua Francesa dos Países Romanices, Paris,
4 Donnet,J. L. "La psychanalyse et la Société Psuchanalytique de París em
maio 1989.
1988", &mie Fra.ncaisede Psychanalyse,nº III, 1988, PP· 687-700.

54 55
también Conde de Thu.n, donde el hombre anciano viene a Freucl rechaza el espectáculo de las histéricas al develar la
ser el padre de Freud que tuvo glaucoma, etc. Nos repugna Otra Escena. Condición favorable para aislar la transferen-
hacer de analista de Freud. No se trata, para nosotros, de cia en los significantes: atacar el muro narcisista figurado
analizar sueúos y detectar fantasías de Freud para justificar por el eje a - a' del esquema L, para que el análisis ocurra en
el oriuen
o
de la condición del diván en la experiencia psicoa-. el eje simbólico entre S y A, allí donde se encuentra el obje- p
nalítica. Nos interesa, antes que nada, su punto de enuncia- to.
ción para decir la estructura, en otros térnlinos, como dice
Lacan, el decirde Freud: "lo que importa en lo real" (impor-
ta tiene aquí el sentido de importancia y de importación)_-
Idiosincrasia freudiana aparte, se trata de un hecho expen-
mentado por más de un analista.
Freud no se detiene, sin embargo, en ese motivo personal
y explica no querer que la expresión de su ros'.ro pueda p'.o- En otros términos, se trata de desvanecer la transferencia
veer al analizante ciertas indicaciones suscepnbles de ser m- imaginaria para favorecer la emergencia de la transferencia
terpretadas o que influyan su discurso. ~'Insisto, con t~d~, en en el significante -lo que podemos ver en el algoritmo de la
este procedimiento, dice Freud, que nene como objetivo y transferencia, donde sólo hay significantes-.
como resultado impedir que la transferencia se mezcle im- Privilegiar el habla se acompaña, por lo tanto, de la re-
perceptiblemente con las asociaciones del paciente aislando ducción visual, que Lacan designa como el campo ejemplar
la transferencia, de manera tal que la vemos aparecer, en un ele la trampa del deseo, en la medida en que es protegido
11
determinado momento, en estado de resistencia La princi-

por la imagen [i (a)]. El ojo instituye, en la relación del suje-
pal razón del diván en el análisis no es, por lo tanto, ni de to con el otro imaginario, el desconocimiento que bajo ese
¡:, orden histórica ni personal: ella se debe a la estructura de la deseable hav un descante. Cabe a esa función llamada por
transferencia. Trátase de una táctica, cuyo objetivo es disol- Lacan udes¡o del ana:lista ir contra ese desconocimiento y
11
,

ver la pregnancia del imaginario de la transferencia, para mostrar con que, bajo ese objeto de deseo que detenta el
que el analista pueda distinguirla en el momento ele su pu- analista, surje para el analizante la interrogación sobre su
ra emergencia en los dichos del analizante. La Shauplatz no propia posición en relación al deseo del Otro.
es el consultorio, ella es el Otro del significante. Si el analis- Con el dispositivo de hacer acostar al analizante en el di-
ta es auente por efecto de la transferencia, él no es absoluta- ván, se desvanece la imagen del otro, i(a), que representa la
mente º actor -el analista no debe prestarse al espectacu , lo
personadel analista e I (A), el ideal del Otro, tenderá a ocu-
( dar show), ni tampoco tender a salidas espectaculares-. Su par su lugar.
li; lugar es el de la invisibilidad -la medida de su_ ~cto e~ re~l y La primera vez que un analizante histérico se acostó -era ,
¡i,
no actuación-. En oposición a la representac10n, la mdica- su primer análisis- fue acometido por un mareo acompaúa-
ili
;· ción del diván en la entrada en análisis es un acto analítico
que reproduce en cada análisis el inicio del psicoanálisis:
clo de angustia que lo hizo sentir como "en un barco sin re- Í 1
mos a la deriva en el mar". A su tentativa de levantarse para %
56 57
- reencontrar su equilibrio, agarrándose en la imagen del analista es acompañada por la invitación a la auto-observa-
otro, la negativa del analista se reveló como un empttje a la ción; algo así como: vamos a apagar la luz p.ara ver mejorla pe- ~
,, deriva significante. No poder ver el efecto de sus palabras en lícuú:t.Freud utiliza una metáfora ferroviaria al enunciar la Nfl
la expresión del analista, no tener ese punto de apoyo en la regla fundamental: "Compórtese como un viajante, sentado
reciprocidad las miradas, le hace perder literalmente el apo- a la ventanilla ele un vagón, que describe el paisaje que va
f!
. . yo, sintiéndose a la deriva. Como efecto de eso, surgió el cambiando, a una persona que se encuentra detrás de él" .
i\'. aturdito como síntoma transitorio: él se encuentra aturdido Esa comparación admite menos una apología de una visión .
i \ por sus dichos. Se trata aquí de un síntoma como mensaje interna -el célebre "insightJ- que la obligación ele hacer pa-
lJ del Otro s(A), cuyo desciframiento hace emerger la conjun- sar las imágenes por el habla. Con la relevancia dada a la co-
1 ción de la falta de apoyo paterno con la queja dirigida a él locación del imaginario en significantes -como es ilustrado
l(A) bajo la forma de un Papá, ¿no me estásviendo?en la ac- en La interpretaciónde /.ossumos donde Freud hace pasar sus
tualidad de la transferencia. imágenes por el relato del sueño-, el insightes un sucedáneo
del estadio del espejo: "hay una inyección de la libido en ese
campo del insight, cuya visión especularizada da la forma"i.
Freucl privilegia al sttjeto del habla, que es el sujeto de la
s(A) A enunciación y no el sujeto del insight, que es el equivalente
del sttjeto de la comprensión, o sea, el yo.

!(A) $ Privaciónde la Schaulust


La dis1ninución de la pregnancia de lo imaginario por
El analizante, dice Freud, generalmente considera "esa
ese procedimiento freudiano del diván, no tiene otro objeti-
posición como una privación y se subleva contra ella, sobre
vo que el de desacelerar la función de desconocimiento del
todo cuando la pulsión ·escópica desempeña un papel im-
yo para hacer emerger el discurso del Otro -incluso que es-
portante en su neurosis. [... ] Un número particularmente
to no es ni suficiente ni indispensable, una vez que se .instau-
grande ele pacientes no quiere que les sea pedido acostarse,
ra la regla fundamental-. La posición acostada introduce,
mientras que el médico se sienta detrás de él, fuera de su vis-
sin embargo, la diferencia entre "el lugar desobstruido para
ta. Piden que les sea concedido realizar el tratamiento en
el sttjeto sin que él lo ocupe" y el "yo que viene a alojarse
ahf'. 6 otra posición, en la mayoría ele los casos por estar ansiosos al
haber siclo privados de la visión del médico". Y agrega con
La correlación, que aparece en el caso de ese sujeto his-
vehemencia: "ese pedido es siempre rechazado". Ninguna
térico, entre ir al diván y la libre asociación, puede también
ser ilustrada con el hecho ele que la privación ele la visión del
concesión debe ser hecha a la Schautriel:,. ¡No! a la Schaulust, J
a la satisfacción pulsional. La pulsión escópica es aquí para-1

6
Lacan, J.,Ecrits,p. 668. 7
Jbid, Le Séminafre- l'Angoisse(inédito).

58 59
·"f!,
id
11'
¡¡1
¡:'
digma del manejo del goce pulsional en la experiencia ana- El hecho ele acostarse en el diván no impide al paciente si-
i" lítica: debe excluírselo y mantener su privación. La utiliza- tuarse en un "mostrar-se", pues, cuando es el ideal del yo que
ción del diván es, J)Or lo tanto, una modalidad ele la reofa b
ele dirige el habla, el sujeto se encuentra en posición de mos-
l¡\i
,, abstinencia: un no al goce pulsional en análisis, una vez que trarse amable para el Otro.
i! el "tratamiento analítico debe efectuarse lo máximo posible El amor como dirigido al saber establece la equivalencia
p
en un estado de frustración, ele abstinencia". 8 entre el ideal del yo y el sujeto supuesto saber: el snjeto se
Esa problemática es abordada ele pase, por Lacan, en el muestra, se hace ver, pues se ve amable; donde él se hace sa-.
l1
i¡ SeininárioXI a propósito de la pulsión escópica y ele la mira- ber, se presta al saber del Gtro. Esa analogía ele la estructu-
u da como objeto a, cuando resalta que el plano de reciproci- ra permite que el amor de transferencia, como corolario del
11
¡, sujeto supuesto saber, engañe teniendo en cuenta el enmas-
1! dad del mirar-mirado es, para el sujeto, lo más propicio a
ij
una coartada. Sería conveniente, por lo tanto, por medio de caramiento del ello mira, cuya angustia es testigo de la pre-
1i nuestras intervenciones en la sesión, no dejarlo establecerse sencia del objeto.
,i '"
en ese plano. Sería preciso, por lo contrario, desgarrarlo de Hay una báscula operada entre el Otro vigilante y el Otro
1
~
ese último punto de mirar que es ilusorio ... No decimos a to-
da hora al paciente: -Pero, ¡estáscon una cara!- ¡Eljnimer bo-
del amor, conjunción cuya estructura se debe a la superposi-
ción del ideal del yo con la función de observación del super-
1 tón de su chalecoestádesabrochado!No es por nada que el aná- yo - esa mirada que posa sobre el sujeto y lo mide con el ideal: /
lisis no se hace cara a cara". 9 De ahí que el diván sea un cor- "último punto de mirar, dice Lacan, del cual se debe desga- . , B
te en el ojo-enel-ojo,en ese cuerpo a cuerpo de las entre-vistas
preliminares. Ese corte en la reciprocidad implica una pos- tente y que el analista debe tornar patente separándolo del ii~ .
¡
rrar el sujeto": I~A) Objeto que en el inicio de análisis es la- ¡.·.·.Íh,ry~

tura ética, pues no havr simetría entre el suieto


~
v, el Otro ' cu- Ideal del yo, con el objetivo de vaciarlo de su goce. Así, colo-1 !R· t/4
ya relación debe ser favorecida. Se trata de abatir el plano :ªre_~ el diván ya es un_no a la confusi~~ entre I (:'")y (a), dis- ¡':¡··. ¡¡-,
geometral de la percepción para acentuar la lógica signifi- JUnc10n que de be ser vista en la d!fecc1on del anahs1s.IO 1 ·~/Y'¡',}--
cante en los ent-re-dichos, allí donde eso está. En análisis, no El paradigma de la sobreposición del ideal al objeto a : •
estamos en una two-body/Jsychology, en un ojosen /JJsojos.Cor- puede ser encontrado en la mirada del hipnotizador. El po-
tar la reciprocidad es todavía e.lidir el "él mira" para dar re- der ele sugestión de la hipnosis es el resultado de la conjun-
levancia al "hacerse mirar", en que se manifiesta en el nivel ción de Sl (el lugar del líder ele ese grupo de dos) con la fas-
escópico la actividad de la pulsión sexual. cinación de la mirada. Poner al paciente en el diván es ir en
Por la lógica del proceso analítico, el analista será coloca- el sentido del análisis como el reverso de una hipnosis, una
' do en el lugar del Vigía que se confunde, de hecho, con el vez que se promueve la disjunción del ideal del yo y del ob-
1 punto de donde el sujeto se ve amable, o sea, el ideal del yo. jeto plus-de-gozar.
Esa articulación se develó no tanto como sugestión, sino
como síndrome ele influencia, en el caso de una mujer que
.sFreud, S., "Les voies nouvelles de la thérapeutique psychanalytique"', La
techni.quepsychana~ytique,PUF, 1981, p. 735.
9
Lacan, J.,Le Séminafre,livre XI, Seuil, 1973, p. 74, 'º [bid, p. 345.
60
vino a hablarme sobre el desmoronamiento de su matrimo- de desnud,;,z en la InterpretacióndJJlos sueños-.12 La señal de
nio. Luego de un relativo apaciguamiento de su desaliento la presencia de esa mirada, que no se ve, es el afecto de la
al cabo de algunas entrevistas, decido derivarla a una colega. vergüenza, y provoca en el sujeto la política del avestruz: ce-
Al día siguiente, la paciente llama por teléfono para decirme rrar los ojos para no ser ,isto. No hay mayor ultraje que
que la había hipnotizado, "actuado en su subconsciente", aquel que "prohíbe al culpado esconder su rostro cuando es-
pues, según ella, yo la habría mirado fijamente queriendo tá avergonzado", escribe Nathaniel Hawthorne 13. En su libro
hacerla pasar por lesbiana. El significante ideal Doctm;por el La wtra escarlata,la exposición en plaza pública de Hester
cual ella me llamaba, venía en el mismo lugar de ese objeto Prynne, llevando en su ¡,e,:ho la letra "A" de su goce adúlte-
de goce que me confería el poder de videncia y manipula- ro, demuestra que la vergüenza toca al ser. La demanda de
ción de su cráneo a través de los ojos; poder que. me atribuía, acostarse bajo el efecto de la vergüenza es una tentativa de
en su visión, el calificativo de lacraniano. hurtarse a la mirada del analista, de no ver el efecto que su
Esta situación ilustra dramáticamente la sobreposición relato produce en él, para esquivar de una eventual mirada
del Otro al objeto, conjunción que el analista es llamado a crítica.
encarnar, con la particularidad de que, en este caso, el obje- La vergüenza es un indicio de transferencia, pues el ana-
to mirada no es latente sino patente. lista es colocado en el lugar del público. Pero -y esto puede
parecer paradójico- la demanda de acostarse, en este caso,
ocurre cuando hay separación, distancia entre el Otro, que
La Vergüenza
se manifiesta en el discurso del analizante y la persona del
analista. Esta distancia es posible al neurótico pues él sabe,
En la práctica psicoanalítica, no es raro que el propio pa-
de alguna forma, que la transferencia como repetición es
ciente, al final de algunas entrevistas preliminares, pida pa-
error de persona y que el Otro no existe. En el caso de psi-
ra acostarse en el diván cuando es afectado por la vergüenza
cosis, la no c!iajunción de la persona del analista y la figura
-vergüenza asociada a hechos o principalmente a fantasías
del Otro implica una tr:ansferencia en que, contrariamente
de deseo, particularmente íntimas y secretas-. En efecto,
a la neurosis, no hay error, sino acierto, encuentro. La ver-
Freud observó que el "adulto tiene vergüenza de sus fanta-
güenza es, pues, un afecto del neurótico: es al mismo tiem-
sías y las disimula frente a los otros, tratándolas como lo que
po se11alde satisfacción pulsional y barrera a ésta, provocan-

r
. le es más íntimo, prefiriendo confesar sus faltas a contar sus
do la división del sttjeto allí donde es simultáneamente im- ~
antasías". La vergüenza, como dice Lévy-Strauss al comentar
pedido de exhibirse e impelido a desnudarse. El diván per- .,.
a desgracia en que cayeron los rivales de Quesalid, es por
, xcelencia un sentimiento social. 11 Se trata del afecto corre- m_iteal analizante: ~º.':
su política. de avestruz, vencer la ver- 1
, lativo a una mirada emergiendo del campo del Otro y que
guenza de la exh1b1c10n para obedecer la regla fundamen- i: ,
tal. Pero, lejos de impedir, favorece el "hacerse mirar" por el . ·
mira al sujeto -como Freud evoca a propósito de los sueños
12
PUF, 1980, p. 213.
Freud, S., l1nterprétalionde reves_.
u Lé'vy-Strauss,C., "Le sorcier et sa magie", Ant!wpoWgieSt-mcturale,Plon, 13
Hawthorne, N., La lettre écadat~ Gallimard.
1958/74, p. 207.

62 63
Otro -la vergüenza es la señal de la actividad pulsional ex- dad es duplicada en la transferencia, pues la mancha atrae
presada por la pulsión escópica-. por ser lo que tiene el analista de deseable y retorna sobre
el sujeto connotando al Otro como deseante, haciendo de él
su objeto. Agahna es el brillante que confiere su carácter a lo
La imagen y la mancha Bello y que es el objeto ele encanto-ese encanto inconvenien-
te al analista: él participa ele la trampa en que consiste agal-
¿Cuál es la relación de la mirada con la imagen especu- ,na; trampa de la mirada-. El encanto (Reize), segun Freud
lar? Conocemos la metáfora empleada por Freud del analis- en los Tres ensayosso&resex~1.alidad, es la cualidad que el ojo
ta-espejo: el analista debe comportarse como un espejo que como zona erógena transmite al o~jeto sexual y "que nos da
refleja lo que le es mostrado. 14 Sobre ella, Lacan dirá que se el sentimiento ele belleza". Al" "¡deja ver!" que el analizante
trata de un espejo no especular a pesar de permitir la fija- dirige al analista como deseable, éste responde con un "us-
ción de la imagen especular, i(a), o sea, lo que el sujeto ve ted no me ve ele donde lo miro", abriendo la dimensión del
en el Otro. Pero el verdadero secreto de la captura narcisis- deseante. ¿Qué quiere el Otro? "Gozar de mí", es la respues·
ta es el objeto mirada, cuya función es latente a la imagen es~ ta del superyó que sólo puede aparecer en la caída ele agal-
peet,lar, que encierra y esconde esa función de (a). Pode- ina, cuando se separa (a) de -<jl.Respuesta a-moral y obscena
mos escribir así la relación de la imagen especular (i (a)) con que el deseo del analista no permite al analizante. El diván
(a):i(a)/a. 15 En efecto, para Lacan, el obstáculo en cuestión es, por lo tanto, ético: él promueve el desvanecerse del ana-
en la problemática del objeto a y de la división del sujeto es lista del campo de la fascinación en el sentido de separar (a)
la imagen especular -obstáculo debido al papel particular de -<jl, para que el objeto aparezca con su fase de plus gozar
de la mirada como objeto-. El analista en ese sitio de donde y el sujeto pueda experimentarse como falta en su ejercicio
se refleja i(a) debe preferentemente reducirse a la mancha, del habla.
allí donde se encuentra la función de tykheen el campo es-
cópico, pues para rasgar lo que hay de ilusorio en el eidosvi-
sual basta una mancha. Hacer de objeto a en ese campo es El diván: lecho de hacer amor de transferencia
ser una mancha en el mundo de las representaciones del
analizan te. Evocaré en líneas generales una entrada en análisis para
Esa mancha tiene la función de tela ele los agalm.atadepo- acentuar mejor el carácter panicular del pasaje al diván.
sitados por el analizante en el analista, denotando la ambi- Pues el hecho de haber intentado deducir aquí lo universal
güedad ele la joya: encubre y refleja esa "maravilla ele las ma- ele la estructura que condiciona el uso del diván en psicoa-
ravillas", objeto precioso que es agalrna,(a/-<jl). Esaambigüe- nálisis no significa que ese pasaje no sea siempre particular.
Aprehender lo particular de cada caso es el único procedi-
miento que tenemos para no hacer una tipificación del uso
14 Freud,S., "Conseil aux médicins sur le tratement analytique", La techni-
del diván, así como con cualquier otro aspecto de la expe-
q1tepsychanalytiqne,PUF, 1981, p. 69.
15 Lacan,J., Le Sbnúwire-L·'objetde la psychanalyse(inédito). riencia analítica.

64 65
Después de la primera entrevista conmigo, durante la
retomó diciéndome que en el entierro de su padre no con-
cual escupió un pedazo intragable de su historia,Joana, que
siguió mirar al hermano, pues le venía a la mente el juego
vino a hablarme de sus desventuras conyugales, se queda
sexual en cuestión -recuerdo que la dejó avergonzada du-
afónica, lo que la hace faltar a la segunda entrevista. Esa afo-
rante todo el entierro-. En las entrevistas siguientes, conti-
nía se tornó rápidamente un síntoma analítico cuya super-
determinación tuvo como denominador común la demanda
nué insistiendo para que se acostase. En vano: mi insistencia
sólo hacía acentuar mi impotencia. "No lo consigo", decía y
,
de presencia dirigida al padre, que 1:_1uriócu_an~o era -~e-
agregaba que, sin embargo, hacía todo para agradar a los
queña. El pedazo intragable en cuesuon constmna tarnb1en
hombres(!). Decidí sa1i, de esa posición de amo en que ella
un apelo al padre: cuando niña, al saltar una _fogata, su ves-
me había colocado con su provocación y dejarla cara a cara
tido se incendió. Ella se volvió una antorcha VIvacuyo fuego
en las entrevistas posteriores. Fue en este momento que me
fue rápidamente apagado. El vestido chamuscado se pegó a
contó que la semana anterior había ido a la cama con cinco
su piel y su madre, al intentar quitarlo, arrancó retazos de
hombres diferentes -todos impotentes-. Y agregó que siem-
piel pegados a los harapos del vestido. En ese cuerpo a cu;c,r-
r po de horror con la madre, su padre estaba ausente. En se-
guida, fue al único que ella permitió que hiciese los curati-
pre procuraba hombres como su padre. Interrumpí la se-
sión diciéndole: "Está bien, pero yo no soy su padre". En la
sesión siguiente, ella pudo decirme que se sentía excitada se-
vos· el único con quien comía durante el período de anore-
xualmente en mi presencia, consiguiendo finalmente acos-
xia' que sucedió a la cura de las quemaduras; el ú'.'!co que
tarse.
cuidaba de sus innumeral:>les anginas que cuando nma la de-
jaban afónica. · .
1! Esta pequeña secuencia no es sino la manifestación ele lo
obvio: el diván es un lecho ele hacer amor -amor de transfe-
El síntoma de la afonía actualizado durante las entreVIs-
rencia-. Lecho del cual toda satisfacción es excluida: lecho de
tas preliminares muestra que se dirige al analista como subs-
suspiros, de suspirar por el Uno, de transpirar lo jJeor,pues
tituto del padre e indica la emergencia de la transferencia.
ahí no tiene padre que venga a adormecer el deseo. El diván
Ella confiesa sentirse muy inhibida de mirarme mientras ha-
no está hecho para el relajamiento ni para dormir: al entor-
blaba e hizo alusión al hecho de que podría acostarse en el
pecimiento hipnótico se opone el despertar del deseo. "La clí-
diván -a lo que no respondí-. Comenzó a partir de ahí, a evi-
nica está siempre ligada al lecho, dice Lacan ... Y no se encon-
tar mi mirada. Un día llegó diciendo, muy confusa, que es-
tró nada mejor que hacer acostar a los que se ofrecen al psi-
taba sucediendo en ella la transferencia y me contó con mu-
coanálisis ... Es en posición acostada que el hombre hace mu-
cho esfuerzo un recuerdo de infancia en que realizaba jue-
chas cosas, el amor en particular y el amor lleva a todo tipo de
gos sexuales con el hermano -tratábase de voyerismo-':'xibi-
declaraciones." 16En el caso ele esta analizan te, füe en el diván
cionismo en torno de un juego de strijJtease-y que un dia co-
que la mirada corno objeto causa ele deseo latente, tanto en la
locó su sexo en el de ella. Interrumpió entonces su relato pa-
imagen especular soportada por el analista como en la reci-
ra hablar de su dificultad en contar eso mirándome. En ese
procidad de los juegos sexuales infantiles, dio lugar a la mira-
momento indiqué el diván sugiriéndole acostarse, lo que
ella rechazó a pesar de mi insistencia. La dejé continuar; ella
16 Lacan,J., "Ouvermre de la Section clinique", Omicar? nº 9, 1977, p. 8.
66
67
da como objeto ele un goce mortífero ele la madre. Ella era
objeto para la madre, cuya mirada durante el arrancamiento
ele retazos ele carne connotaba que el Otro ahí gozaba. Si el
goce está del lado ele la Cosa inhumana, el decir cualquier co-
sa -dizvaerele la regla.fundamental es la dirección para que el
diván del amor no sea un lecho ele muerte. Lo que no signifi-
ca que no pueda adquirir esa, o cualquier otra significación,
como la de Sardanapal ele Delacroix en su lecho ele muerte,
rodeado por sus objetos de goce: collares,joyas, vasos, tejidos,
esclavos, caballos y mujeres; o como la Ofelia, pintada por
capítulo III
, ,
Jolrn Everett Millais, resplandeciente en su lecho de flores ba- ¿QUE TIEMPO PARA EL ANALISIS?
jo las aguas transparentes ele un río mortal -es acostado que
yace el cadáver-. Si el diván puede tomar la significación fú-
nebre ele un funesto destino, es por ser ahí que el sttjeto ex-
perimenta la mortificación ele los significantes que stijetaron
su vida, cuyo resto pulsa en el silencio ele la pulsión ele muer-
te.
Entre las Preciosas se encuentra un pudor en nombrar la
cama, el lecho, que es designado por la función ele ser el lu-
gar de dormir, como encontramos en el Gran Dicci.oná:rio de
las Preciosas(Ribson, 1600) o La llave de la lengua de las calle-
juelas. el "viejo soñador", el "imperio ele Morfeo".
Si la cama es el lecho del sueño, el diván no es para que-
darse acostado en la espléndida cuna ele las regresiones a un
infantilismo ele la libido. Si la cama es para dormir y soñar, el
diván es para relatar y despertar. Diván es un término persa
que designa efectivamente un lugar para hablar: la sala guar-
necida ele almohadas en que se reunía el consejo del sultán
en el imperio otomano. En inglés, it is not bed'JJad: es couchcu-
yo verbo designa hacer a alguien acostar y también expresar
en palabras, frasear. El diván es, en suma, el lecho del río en
que pasó mi vida y mi corazón se dejó contar.

68 69
í,
1:
ii

,

Quantos minutos gastam naquele jogo? Só os relógios


do céu teriio marcado esse tempo infinito e breve. A
eternidade tem os seus pendulos; nem por nao acabar
nunca deLxade querer saber a durafio das felicidades
e dos suplicios.

Machado de Assis

Cinco proposiciones sobre el tiempo en psicoanálisis:

1' proposición;;El tiempo en psicoanálisis debe correspon-


der a la estructura del campo freudiano. Este aspecto no es
meramente técnico o empírico, sino que responde a con-
ceptos fundamentales del psicoanálisis.

2' proposición::
Las sesiones psicoanalíticas sin tiempo de-
terminado se establecen en un plano que no es el de la bu-
rocracia, sino el de la lógica del inconsciente y la ética del
psicoanálisis.

3' proposición,Las sesiones psicoanalíticas sin tiempo de-


terminado encuentran su lógica en dos diferentes definicio-
nes de estructura, que implican dos aspectos del sttjeto.

A) La estructura del campo psicoanalítico es equivalente


a la estructura del lenguaje. El sujeto es definido a partir de

71
su determinación por el significante, definición correlativa a una cuestión polémica en la historia del movimiento psicoa-
la formulación del inconsciente estructurado como lengua- nalítico, fundamentalmente bajo dos aspectos:
je. - El primero se refiere a la duración del análisis, donde es-
tá ·en juego el final de análisis y el "volverse analista".
B) La estructura no es sólo definida por el lenguaje ("si - El segundo se refiere a la cuestión de la duración de la
todo es estructura, dice Lacan1, no todo es lenguaje"), sino sesión psicoanalítica. Lacan introdujo esta cuestión del tiem- p

también a partir del objeto a, real, exterior al lenguaje y que po de la sesión, arrancándolo de la tipificación de los 50 mi-
está fuera del significante. Se trata de la estructura del acto nutos determinados pqr la IPA, para resituar la experiencia
psicoanalítico. "Acto que fundamento, dice Lacan, a partir psicoanalítica en la función del habla y en el campo del len-
de una estructura paradoja! en que el objeto sea activo y el guaje.
sujeto subvertido": (a~ $). 2 Se trata de lo que Lacan siempre llamó sesiones cortas,
que en el Brasil es denominado "trabajar con tiempo lógico"
4• proposición:El tiempo en análisis debe ir contra el tiem- en referencia al artículo de Lacan de 1945, Le tempslogiqueel
po del neurótico. l'assertionde certitudeantecipée.Sabemos que Lacan jamás de-
sistió de las sesiones cortas, mostrando siempre que ellas "no
5' proposición:El tiempo de la sesión debe incluir en sí están desprovistas de sentido". 4
mismo y en cada sesión la finitud del análisis. De este modo, Con el concepto de final de análisis propuesto por Lacan,
cada sesión de análisis contiene el final de análisis. la duración de la sesión es una función del análisis en la me-
dida en que ella es terminable. En ese sentido, el final de
¿Qué tiempo para análisis? "¡Ande!" es la respuesta de análisis debe estar inscripto en cada sesión y esto desde el
Freud, basada en la fábula de Esopo, en su texto "El inicio inicio.
del tratamiento". Respuesta correlativa a la de Lacan cuan- No es casual que esa cuestión de fin de análisis sea ya evo-
do inicia su enseñanza (1953) con un seminario sobre la téc- cada por Freud en")".! inicio del tratamiento". La aborda por
nica psicoanalítica: "El maestro interrumpe el silencio con su lado problemático: "En los primeros años de mi clínica
cualquier cosa, un sarcasmo, um puntapié." 3 Es así que pro- psicoanalítica, solía tener extrema dificultad en persuadir a
cede, en la búsqueda de sentido, un maestro budista, según mis pacientes a continuar su análisis. Esta dificultad hace
la técnica zen. Cabe a los propios alumnos indagar las res- · mucho tiempo fue substituida y hoy tengo el mayor trabajo
puestas de sus propias cuestiones. para inducirlos a abandonarla". Este tema será retomado
Sabemos que la cuestión del tiempo en análisis ha sido por Freud en 1937, en Análisis terminablee interminable,moti-
vado justamente por esa dificultad en hacer terminar los
1 Lacan,J, ''Fonction et champ de la parole et du langage", Ectits, Senil, análisis. Como vemos, este problema se fue agravando desde
París, 1966.
2 Lacan,J., "La méprise du sltjet supposé savoir'\ Scilicet nº 2, Senil, 1968,
4
"Pierre de rebut du pierre d'angle, notre fon est de n'avoir jamais cédé
p. 34.
3 Lacan,J., O Seminá:rio,livro [, Jorge Zahar Editor, 3 ed., 1986. sur ce point"', (nota 1965) ín Ecrits,Seuil, París, 1966, p. 315.

72 73
su constatación en 1914 hasta tornarse crucial para Freud en partir del axioma: El inconscienteestá estructuradocornoun len-
el final de su vida, situación que se mantiene para todo el guaje. Lacan señala que el inconsciente no está dentro ni
resto de la comunidad analítica hasta hoy y que será aborda- fuera, sino en el propio discurso del analizante, cabiendo al
da en el último capítulo de este libro. analista hacer que ese inconsciente exista. ¿Cómo hacer eso?
En "El inicio del tratamiento", ¿cuál es la posición de
Freud sobre el tiempo de la sesión? Relata que planificaba ,
las sesiones, fijando su número (seis veces por semana, me- Puntuación y retroacción
nos domingos y feriados), el horario y la duración de una .
La primera propuesta de Lacan es: puntuar. Es por inter-
hora. Cada analizante tendría, así, una hora diaria de sesión,
de la cual podría disponer como quisiese, viniese o no a la medio de la puntuación del texto del analizante qne el ana-
sesión. lista hará que el inconsciente exista: a través de nna puntua-
A pesar de que Freud hizo resaltar que se trataba de re- ción, el discurso común es transformado en manifestación
glas que le convenían, ellas fueron erigidas en normas de ti- del inconsciente. Eso entra en oposición con la técnica que
pificación por la IPA que realizó, sin embargo, algunas co- busca provocar la ntoma de consciencia", sea a través de in-
rrecciones convenientes corno: mínimo tres veces por sema- terpretaciones del tipo: "¿está dándose cuenta de lo que me
na (a diferencia de las seis veces semanales) v una reducción dice?", o con interpretaciones extraídas de una especie de
en el tiempo de la sesión, que pasó de 60 a 50 minutos, sin hermenéutica, incluso siendo una hermenéutica edípica o
que nunca fuese dada una justificación para esta modifica- pre-edípica, como la del buen o mal objeto.
ción. La suspensión de la sesión obedeciendo, no al tiempo d..el
Desde 1953, esa obsesión fue denunciada por Lacan en reloj, sino a la trama del <lis.cursodel analizante, responde a
su enseñanza. En contraposición a esas normas establecidas, un esquema de comunicación evidenciado por Lacan y que
propone que el analista se oriente sólo por la palabra del se encuentra no sólo en el análisis sino también en la expe-
analizante para conducir el análisis, que es esencialmente riencia cotidiana de) día-a-día.
una experiencia del habla en el campo del lenguaje. Lo que Para entender una frase es preciso esperar que ella termi-
hoy nos parece evidente, dada la difusión de la enseñanza de ne. De esta forma, si yo dijera "ahora voy", nadie entenderá.
Lacan, no lo era en 1953, ya que en esa época el psicoanáli- Sólo cuando diga la frase entera: "ahora voy al pizarrón a es-
sis estaba dominado por la técnica de análisis de las resisten- Q cribir lo que estoy diciendo", es que se entenderá el sentido
oas. del "ahora voy". Si consideramos la frase como la cadena de
¿Qué es ese tiempo, que no es un tiempo tipo, cronome' significantes, es cuando ésta termina qne vamos a encontrar
trado, sino un tiempo de acuerdo con el inconsciente? Y si el sentido del inicio de la frase, en una retroacción.
el inconsciente es atemporal, como dice Freud, ¿cómo regu- Ese esquema de comunicación corresponde al Nachtri.ilich
lar la sesión a partir del inconsciente? freudiano, es decir, la retroacción, o el a posteriorio el "sólo
Tal cuestión no podrá ser resuelta sin recordar la prime- después". Así, sólo después de ser terminada una frase es
ra novedad traída por Lacan cuando inició su enseúanza a que se entenderá su sentido.

74 75
Esquema de comunicación
NP
-(j)
Cadena de significantes

Cadena de----t-------.l!r----i>-Puntuación
significantes
Vamos a tomar este gráfico, que es una matriz simple, co-
Ese esquema de retroacción es fundamental en psicoaná- mo si fuese la propia experiencia psicoanalítica. El individuo
lisis, pues corresponde al esquema de la constitución del tiene en su historia puntos enigmáticos, condensados de for-
trauma. Para que haya trauma son necesarios dos tiempos. Si ma tal que apuntan a un determinado goce, lo que hace que
tomamos al trauma por excelencia, el de la castración, ten- ese punto vuelva siempre en su discurso. Ese punto enigmá-
dremos: el primer tiempo, cuando en la masturbación infan- tico retorna en la compulsión a la repetición, emergiendo
til, el niño escucha amenazas reales de castración. Esas pala- en el habla que el sujeto dirige al Otro donde coloca al ana-
bras provocarán angustia cuando el niño se confronte con la lista. Ese punto, aparentemente sin sentido para él, es un
falta de pene de la mujer (de la madre), o sea, cuando se enio-ma y como todo enigma pleno de sentido. El sujeto co-
D • ,
confronte con la castración del Otro. El efecto de amenaza mienza entonces a conferir un sentido a ese acontec1m1ento
adquiere su sentido en ese proceso de retroacción, en que la para, más adelante, atribuirle otro sentido; tiempo después
primera experiencia será resignificada. conferirá todavía otro sentido y así en adelante.
Ese esquema de retroacción será colocado por Lacan co- Sabemos que el análisis, como una experiencia de resig-
mo un esquema fundamental del Edipo; será la matriz del nificación, va a permitir diversas interpretaciones del mismo
futuro grafo del deseo, llamado punto de capitoné (poini de acontecimiento, o sea, diversos otros significantes pueden
capiton). Este término es utilizado en la confección de almo- ser asociados al acontecimiento, por tener una estructura
hadones: es un punto que, cuando es hecho, la trama del al- significante.
mohadón toma determinado formato. Este punto decapito-
né permitirá, en términos de estructura, la propia fabrica-
ción del propio sentido -sentido éste que a partir de Freud
será siempre sexual-.
A partir del Edipo freudiano podemos inscribir el punto
de capitoné tal como Lacan propone: la inclusión del Nom-
bre-del-padre en el Otro corresponde al advenimiento de la
significación fálica, lo que dará sentido a su connotación se-
xual. x- Punto enigmático en la historia del
sujeto, que es resignificado a partir
de diferentes interpretaciones.

76 77
Existen dos términos que Lacan utiliza en relación a ca-
da momento de esa interpretación de un acontecimiento
psíquico: resubjetivación y reestructuración. 5 s(A) (A)
El ejemplo dado por Lacan de esa estructura es el análic
sis del Hombre de los Lobos que producirá una serie de
reestructuraciones retroactivas de un acontecimiento para ,
él fundamental: la escena primitiva del coito anal. Eso per-
mitirá al sujeto asumir su historia, o sea, incluir en ella su A - Analista en el lugar del Otro; corte de la sesión.
propia participación; historia construida por medio de ese s(A) - Sentido del Otro~
habla dirigido al analista, posibilitando varias resignificacio-
nes. Basado en este esquema, el analista, como el inconscien-
El corte de la sesión ya es en sí una forma de interpreta- te, no se preocupa por el tiempo, pero corta la sesión en fun-
ción, interpretación en acto que va a decidir el sentido. "La ción del habla del analizante. Sin embargo, si el analista no
suspensión de la sesión, dice Lacan, no puede ser indiferen- se preocupa por el tiempo del reloj, sería falso afirmar que
te a la trama del discurso y desempeña en la sesión el papel no se encuentra presente en el análisis la dimensión tempo-
de una escansión, que tiene todo el valor de una intervefr ral y esto sucede bajo dos aspectos.
ción para precipitar momentos concluyentes." 6
Esa escansión, en el medio psicoanalítico lacaniano, vino
a ser sinónimo de corte, no confundirse, sin embargo, con Tiempo y lenguaje
él. Escansión es un término del análisis poético que signifi-
ca puntuar, subrayar, rinnar, pronunciar destacando las síla- El primer aspecto es la propia dimensión temporal de la
bas o los grupos de palabras. Veremos posteriormente cómo cadena de significantes; ella, como decir propiamente di-
es importante que ese corte tenga una estructura de escan- cho, implica temporalidad. Por otro lado, sólo es posible
sión. concebir el tiempo á partir del lenguaje tal como él aparece
Al situarse el analista como aquel que va a suspender la al nivel de la gramática -pasado/presente/futuro- y en to-
sesión en un determinado momento (o sea, el que dará el dos sus modos: indicativo, subjuntivo, imperativo, etc. Así,
punto final en la frase), debe señalarse que es el analista no sólo la cadena de significantes tiene una temporalidad,
quien decidirá, quien es siempre el sentido del Otro. El ana- una diacronía presente, sino que también el propio tiempo
lista es, bajo este aspecto, el amo de la verdad, desmitifican- implica el lenguaje. Como dice Lacan: "el a-b-c de la tempo-
do así la supuesta neutralidad del analista. ralidad exige la estructura de lenguaje".7
¿Qué hace Lacan cuando utiliza la lingüística, sino intro-
ducir la temporalidad en el algoritmo saussuriano?
5 Lacan, J.,Ec,its, p. 256.
6 !bid, p. 252. 7 Lacan,J., ••Harnlet'',Onúca.r?,nº 25, Senil, 1982.

78 79
Algoritmo de Saussure: significantes (S 1 y S2 ) es lo que retroactivamente producirá
el sujeto.
__§_(Significante)
s (Significado)

Esto implica una cadena de significantes que correspon-


da, punto por punto, a una cadena de significados.

ssss
1 1 1 ¡!lo
El sujeto, que no admite que ningún significante último
diga lo que él es, es producido por el desenrollo de la cade-
ssss na significante. Se marca así, la importancia de una puntua-
Lacan, tomando el algoritmo de Saussure, incluye la di- ción que producirá el sujeto. El sujeto es un efecto de la
mensión del tiempo representándolo por medio de dos vec- orientación en el tiempo de la cadena de significantes, o sea
tores que se intercomunican (la cadena de significantes, que un efecto retroactivo.
es por la cadena de significados): En "Subversión del sujeto y dialéctica del deseo", Lacan
indica la matriz primaria del grafo del deseo como siendo la
sumisión del sujeto al significante, que se "produce en el cir-

s
- $
cuito que va de s(A) a A para volver de A a s(A)". 9 El insiste
sobre la asimetría de esos dos puntos de cruzamiento: A( el
Otro) es un lugar ( el lugar del tesoro de significantes) y s(A)
es un momento: escansión-puntuación en que la "significa-
ción se constituye como producto acabado". En esta matriz,
el Otro, definido como lugar del tesoro de significantes, exi-
Introduciendo el tiempo en el algoritmo saussuriano, La-
can produce la matriz del grafo del deseo. Esa orientación ge que la totalidad de Ía batería significante sea instalada en
temporal determinará el propio concepto de sujeto en La- A - lo que es imposible debido a que el Otro es incompleto,
can, pues él incluye la noción del tiempo, 8 !o que se corrres- faltándole el significante que le conferiría el carácter de lo
ponde a las resubjetivaciones que ocurren en un análisis, cu- verdadero sobre lo verdadero.
yo esquema es análogo al de las resignificaciones de un Lacan indicará ese Otr() ya no como lugar de código sino
acontecimiento en la historia del sujeto. como "sitio previo al puro sujeto del significante": el lugar
.,!
Simplificando todavía más este esquema, podemos decir del habla. El lugar de donde parte el primer dicho que "de-
que el encadenamiento de significantes (que simplificada- creta, legisla", confiriendo al otro real (la madre, por ejem-
mente representaremos a través de una matriz simple de dos plo) su oscura autoridad y provocando el fantasma (fanto-

9 Lacan,J., Ec,üs, pp. 806-815.


8 Soller, C., "O tempo em análisde", Falo nº 1, Fator, 1987, pp. 81~91.

so SI
me) de la omnipotencia del Otro en que se instala la deman- Suponer entonces que el analista sea sometido a tiempo
da del sujeto. fijo es suponer que existe un Otro del Otro. Ahora, porque
El st0eto trae en el trazo unário la marca que lo aliena "en no podemos decir cuál es la significación de la significación,
·~·
la primera identificación que forma el ideal del yo" [!(A)]. por no haber sentido final -por no existir un sentido abso-
Es lo que aparece en el grafo siguiente, donde notamos un luto, ni lo que en una perspectiva hegeliana sería el Saber
cambio de lugar del sujeto en relación al primero. Absoluto- no existe, por lo tanto, ninguna garantía en cuan- ;
to a ese Otro: S(/..). Es incorrecto decir que existe un Otro
del Otro porque al Otro.Je falta justamente un significante
que pueda responder por un yo soy.No existe, a nivel de len-
guaje, un significante que sea un atributo cualquiera que
pueda fijar el sujeto para todo o siempre, fijar aquello que
sería su ser. No hay un Otro, por más institucionalizado que
éste sea, que pueda garantizar la existencia del Otro a quien
dirijo mis demandas: no existe la transferencia de la transfe-
l(A) $ rencia ni tampoco lo verdadero sobre lo verdadero. 1º
Del mismo modo que no existe un Otro del Otro, no exis-
El analista viene así, "naturalmente", a ocupar el lugar del te un Tiempo del Tiempo, Y ¿qué sería el Tiempo del Tiem-
Otro, por la vectorización del habla del analizante en la po?
constitución de la transferencia. Es al analista como Otro al Si pensamos en la experiencia analítica de tiempo fijo, el
que el sujeto va a dirigir sus demandas. tiempo del reloj puede ser considerado como el Tiempo del
El analista, respondiendo desde ese lugar, acentúa la su- Tiempo, ese Otro del Otro. Como el Otro es inconsciente, el
misión del st~eto a sus primeras identificaciones, conducien- tiempo de análisis, para ser rigurosos, sólo puede ser un
do al analizante a la idealización comandada por !(A) y al tiempo intrínseco a é! mismo.
desconocimiento de su falta-de-ser que el ideal escamotea. La escansión de los significantes por el corte de la sesión
Podríamos pensar que fue, a fin de evitar que el analista debe ir en el sentido de la desidentificación para promover la
venga a ocupar este lugar estructural de la omnipotencia del suspensión del yugo del sujeto a aquel significante que la se-
Otro, que la IPA, en una vana tentativa, propuso su contrato sión escandió.
de tiempo cronometrado de la sesión. El sujeto dirige, entonces, su habla al Otro. Será por inter-
El tiempo para cada sesión de análisis no puede ser exter- medio ele su respuesta, como no-respuesta a la demanda que
no a la experiencia analítica, que es una experiencia del len- implica esa habla, que el analista hará surgir la dimensión
guaje, como si él fuese un Otro del analista, a quien éste estu- .del deseo, que se presenta siempre como un enigma, una
viese sometido y de quien el analizan te recibiese una garantía
contra sus caprichos. 10Lacan, J., "Comptes rendus d'enseignement w l'Acte psychanalitique"
(1967-1968), Ornicar?nº 29, 1984, p. 25.

82 83
pregunta sobre un deseo que aparece como deseo del Otro. habituales _del significante y del significado, haciendo suro-ir
Al nivel más fenomenológico de la experiencia, se podría el sujeto suspendido a pura dimensión significante de aq;e-
formular una pregunta como: "¿Por qué me paró ahí?" o " llos significantes que lo determinan.
¿Por qué me cortó cuando dije eso? ¿Qué dije tan importan-
te? o también "¿será porque estaba siendo pesado hablan-
do estupideces?". Tiempo de lógica
p
Es entonces, a partir del corte de la sesión que va a surgir
la dimensión del deseo como pregunta, lo que aparece en el El segundo aspecto de la dimensión temporal es articula-
grafo del deseo propuesto por Lacan como "Che ½wi?" do por Lacan "a la necestdad de la conjetura del tiempo in-
("¿Qué Quieres?"). tersubjetivo para que el psicoanálisis asegure su rigor". La
cuestión del tiempo conferirá, por lo tanto, al psicoanálisis
Grafo del deseo
su rigor como ciencia conjetural abriendo la perspectiva de
Che Vuoi? un cálculo del sttjeto.
Ese tiempo será descripto en el sojisma de los tresp,isione-
s(A) ---+-------ll,.. A ros,que aparece en el artículo sobre el tiempo lógico. 12 La-
can introduce aquí la función de la prisa que será transpor-
tada al interior de la propia sesión de análisis.
En ese sentido, el corte de la sesión como escansión va a
Veamos el sofisin~ Un director de prisión escoge tres pri-
introducir la dimensión del deseo inconsciente que surge co-
sioneros y les dice que agraciará a uno de ellos con la liber-
mo enigma: función del deseo del analista, que se presenta
tad. El agraciado será el que venza en un juego de adivinan-
como una x, como una incógnita a descifrar. Constatamos en
za que les será propuesto. Les informa que hay cinco discos:
la clínica que, muchas veces, la última frase o palabra emitida
tres blancos (o) y dos negros(•) y que pegará uno de ellos
inmediatamente antes del corte de sesión permanece insis-
aleatoriamente en la espalda de cada uno de los prisioneros.
tiendo después de ella, haciendo al analizante asociar, lo que
Dicho esto, el director de la prisión prende los tres discos
coloca en funcionamiento el deslizamiento de los significan-
blancos en la espalda de los tres prisioneros, que sin cono-
tes también por afuera ele la sesión analítica. De ahí que el
cer cada uno el suyo, son dejados sueltos en una celda.
corte de la sesión tenga una función ele interpretación como
enigma, llevando a la producción de significantes.
Prisioneros Discos
"Precisamos referenciar todo, dice Lacan, todo a la fun-
A
ción del corte en el discurso, siendo lo más fuerte aquello
B 000 e-o
que produce la barra entre el significante y el significado.
Ahí se sorprende al sujeto que nos interesa." 11 La suspensión
e
De hecho: ooo (tres discos blancos)
de la sesión como corte apunta a suspender las conexiones
A(o); B(o); C(o)
11 Lacan,J., Eaits, Seuil, 1966, p. 801. 12 JJ,id,pp. 197-213.

84 85
El director dice entonces que aquel que salga primero de Lacan -irá, entonces, a descomponer el sofisma en tres
la celda, pudiendo explicar lógicamente como llegó a dedu- momentos en que la instancia temporal irá a presentarse de
cir el color del disco pegado en su espalda, será el victorio- un modo diferente en cada uno, apareciendo así la disconti-
so, obteniendo la libertad. Luego de cierto tiempo, salen los nuidad de esos tres momentos lógicos:
tres juntos dado que se trata aquí de un apólogo, de un ra-
ciocinio lógico, pues, en verdad, sólo hay un sujeto real. Di- - Primeraevidenda de raciodnio:
,
gamos que quien sale es el prisionero A respondiendo: yo
soy blanco y Jo sé porque veo que By C son blancos. Estando delante de·dos negros, se sabe que se es un blan-
· A se justifica: poniéndome yo A en el lugar de By C y ra' co, o sea: •• -, o, lógica exclusiva y que tiene el valor instan-
zonando como ellos lo harían (en este caso) pensé que si yo táneo de su evidencia. Se describe ese momento con un tér-
fuera negro ambos se reconocerían como blancos y saldrían. mino interesante: es el momento de fulguración, donde el
Como no lo hicieron, concluí que no soy negro y sí blanco. tiempo es igual a cero. Ese es el instantede mira1:
Veamos cómo se descompone el raciocinio de A:
- Segunda evidenciade radocinio:
1) Si yo A fuese negro ( •) y me pongo en el lugar de B l¡

pensaría: si yo fuese negro el C vería dos discos negros y sal- Se trata del segundo momento en que se cristaliza propia-
dría, concluyendo que el B es blanco. mente una hipótesis, o sea, el atributo ignorado del sujeto
(aquí en el sofisma: yo soy blanco). Esa hipótesis será formu-
A(•) lada así: "si yo fuese negro, los dos blancos que veo no tarda-
(?) B
C(o) rían en reconocerse como blancos". Ese es considerado el
tiempode comprender,que supone la duración de un tiempo
2) Si yo A fuese negro (•) y me pusiese en el lugar de C de meditación: el raciocinio de A que viene a colocarse en el
pensaría: si yo fuese (•), el B vería dos (•), concluyendo que lugar de los otros y a reflexionar. Así, el tiempo de compren-
es (o) y saldría. · der es de los otros. Lacan dice que ese tiempo así objetivado
es inconmensurable y que puede reducirse al instante del
A(•) mirar. "La objetividad de ese tiempo vacila con su límite."
(?) e
B(o) - Terceraevidenda de raciodnio:
Luego, como ninguno de los dos salieron, yo (A) sólo "Me apresuro a afirmarme como blanco para que esos
puedo ser blanco -acertando así, el sofisma-. blancos que veo no se adelanten reconociéndose como
Segun Lacan trátase aquí de un sttjeto de pura lógica; lo aquello que no son." Ese momento es llamado por Lacan mo-
que determina el juzgamiento del sujeto es la no-acción de mentode concluir,que es, en verdad la prosecución del tiem-
los otros dos, el tiempo de parada de B y C. po de comprender. Esta, que resurge para él en una refle-

86 87
. ¡·:¡
111
1-:·'
i.¡ xión -y que podemos hacer corresponder al insight freudia- 1 - En el instante de mirar, el sujeto en cuestión es el sujeto
no de un sujeto de pura lógica-, se presenta subjetivamente gnóstico, iinf1ersonal.El sujeto de la aserción es: se sabe que
ll:1 como si fuese un tiempo de atraso en relación a los otros, de hay dos negros, entonces, uno será blanco. Hay un agente
lj ahí la prisa. Se presenta lógicamente como la urgencia del
momento de concluir. Lacan describe ese momento como
impersonal (se sabe) en ese instante de la mirada.

111 una iluminación que eclipsa la objetividad del tiempo para 2 ° El tiem,popara com,Prender,
tal como vimos, es el tiempo
p

l
comprender. que se abre en el raciocinio de A (pensando como si fuese B
11
¡·:·I·.·

ti En el sofisma, ése es el momento de concluir y actuar. Si y C) como sujeto indefircüf.o,reciproco,que aparece pareado,
¡1 no concluye rápidamente, podrá ser sobrepasado por los pues implica esos otros dos (los blancos que ve). Se introdu-
otros dos y no podrá llegar a concluir que es blanco, per- ce aquí la dimensión imaginaria del otro -ese otro como pu-
diendo así su oportunidad. Si los otros salieran, él no ten- ra reciprocidad, pues sólo uno puede reconocerse en el
11
dría ya tiempo para nada. Es, por lo tanto, en la urgencia del otro-. Tenemos aquí un sujeto indefinido, que es mucho
movimiento lógico que el sujeto precipita su juzgamiento y más del orden del yo imaginario, que se refleja en el otro.
su acto. Esta es la función de la prisa.
En la aserción subjetiva (yo soy blanco), el sujeto alcanza ') 3 - En el momentode concluú;el sujeto del enunciado (yo
la verdad de ese atributo que le fue conferido y que es tan soy blanco) coincide con el sujeto de la enunciación. Es
fundamental para su vida. aquel que declara lo que es.
¿Cómo esa aserción será verificable? Ella sólo podrá ser En ese texto, Lacan propone esos tres momentos como el
verificada en la certeza, pues si el sujeto entrara en duda movimiento lógico de la génesis del sujeto. "Yo me apresuro
(¿soy blanco o soy negro?) jamás podrá llegar a constatarla. a afirmarme como blanco", momento que marca la constitu-
De ahí el término propuesto por Lacan de certezaanticipa.da,, ción del sujeto.
pues sólo se verifica en ella misma. · Lo que nos interesa para nuestro tema es la estructura de
En este apólogo vemos que la motivación de la conclu- esa certeza anticipada que existe en la aserción en que el su-
sión es correlativa a la angustia; así, si me apresuro a con- jeto se declara. Lo que constituye la singularidad del acto de
cluir es por temor a que el atraso me acarree error y que ese concluir en la aserción subjetiva es el anticipar la certeza de-
error sea fatal para mí ( en el sofisma, permanecería preso bido a la tensión temporal presente en la situación. La prisa
por tiempo indefinido). La angustia, que es ese afecto que tiene la función de precipitar ese acto de declaración.
no engaña, trae en sí la certeza. El sujeto aprendió el momento de concluir (que él es
Con el acto, se busca arrancar a la certeza de esa angus- blanco) frente a la evidencia subjetiva de un tiempo de atra-
1 tia y es eso lo que está implicado en el acto del momento de so que lo apresura a salir. Si él, como dice Lacan, no apre-
concluir. hende ese momento, quedará, frente a la evidencia objetiva
En ese texto de 1945, Lacan propondrá un tipo de sujeto de la salida de los otros, con la conclusión errada de que es
para cada momento. negro.
il
1·¡
El acortamiento de la sesión, tal como Lacan teoriza, no

!: 88 89
i
li
apunta a otra cosa que a precipitar en el sujeto el momento a partir de. la cual él vivirá ... esperando. 14 "Estoy esperando
de concluir, para que el sLtjeto se declare. De hecho, el aná- la muerte de mi abuelo -me decía un analizante- para que
lisis nos ensei"ia que la prisa es amiga de la conclusión. la historia recomience", haciendo así aparecer su posición
de petrificación en la espera de la muerte del Otro. Abuelo
que se presenta para el sujeto como amo de su deseo, sus-
El tiempo del neurótico y la prisa pendiéndolo en la duda y en la postergación para remitir
,
ese deseo al imposible de su realización, en una infinitiza-
La introducción en la sesión analítica de la estructura ción del tiempo de actuar.
temporal de la certeza anticipada define el tiempo en el aná- En la fantasía histérica del trauma, el Otro sedujo al sLtje-
lisis como contrapunto del tiempo del neurótico. No es ca- to aprovechándose de su inmadurez y él no pudo reaccio-
sual que los neuróticos se revelen contra las sesiones cortas. nar, siendo víctima del deseo del Otro. Pero es el sujeto his-
El drama de Hamlet nos revela la dificultad del neurótico térico quien seduce para -a la "hora de la verdad"- esquivar-
para actuar: es siempre demasiado tarde o todavía no ha lle- se como objeto y mantener su deseo sostenido por la insatis-
gado la hora. facción. '5 Es esa relación del sujeto en relación al deseo del
La cuestión del tiempo del neurótico está asociada a la es- Otro que marcará con el tiempo, las dificultades del neuró-
tructura de su deseo, en la medida en que éste está marcado ' tico.
por sus impases: deseo insatisfecho en la histeria, deseo im- "En el neurótico, dice Lacan, la demanda del Otro toma
posible en la neurosis obsesiva. "Pero hay, dice Lacan, más la función de objeto en su fantasía." 16 En la experiencia ana-
allá de esos dos términos, una relación inversa en un caso y lítica, la cuestión del tiempo es situada por el neurótico en
en el otro con el tiempo: el obsesivo posterga, porque siem- el registro de la demanda. La interrupción de la sesión es vi-
pre anticipa demasiado tarde, mientras que el histérico repi- venciada como un no a su demanda-que es siempre deman-
te siempre lo que hay de inicial en su trauma, o sea, algo co- da de presencia-, correspondiendo al tiempo que le es ne-
mo demasiado temprano, una inmadurez fundamental." 13 gado: nunca es suficiente. La histérica procurará provocar la
Para el neurótico, nunca llega la "hora de la verdad" de falta en el Otro con sus atrasos y sus faltas. El obsesivo se es-
su deseo: hay siempre una fuga, una vacilación, una escapa- merará en el trabajo de analizante para seguir mejor el tiem-
da, una postergación. Si el neurótico esta siempre perdien- po del Otro, sublevándose violentamente contra ese Otro
do la hora es por estar supeditado a la hora del Otro, lo que irrespetuoso de un tiempo supuesto uniforme, cuyos capri-
es correlativo a su deseo de estar supeditado al deseo del chos y tiranía aparecen en la figura del Padre gozoso del mi-
Otro: el neurótico desea como Otro. to freudiano de Toterny TaM.
El obsesivo, como el esclavo de la dialéctica hegeliana, se En el transcurso del análisis, constátase que esa queja es
encuentra en el momento anticipado de la muerte del amo

'4 Lacan,J., Ec,its, p. 314.


" !bid, p. 824.
"Lacan,J., "Ham!et" (0 objeto Ofelia). Ornicar?_.
nº 25, Seuil, 1982. 16 I&id,p. 823.

90 91
17
sobrepasada por el alivio causado por la caída de las identi- depositario. referencia, guardián, notario, escriba-. Pun-
ficaciones, ya que el corte de la sesión apunta siempre para tuar, cortando el discurso del analizante, puede constituir al
la falta: falta-de-ser del st\jeto; falta de un significante que di- analista en amo de la verdad, pero no en amo de la situa-
ga lo que él es, lo que el sujeto declara ser nunca es suficien- ción, de mo~lo que, al causar una ruptura, hace que el orden
te. Es bajo la tensión de la prisa que se realiza lo que se tie- de la elaboración recaiga en el analizante, atentando contra
ne que hacer. Estamos preguntando siempre por qué deja- el sujeto supuesto saber encarnado por el analista.
mos todo para última hora. Es justamente la última hora, la Al entrar a una sesión sin saber cuánto tiempo durará, s_e
prisa, que nos hace actuar. · está bajo el impacto de fa.prisa, lo que precipita el momento
Todo lo que es del orden de la creación, dice Lacan, se J de concluir. Este primer aspecto, relacionado a la cadena de
da en la discontinuidad y bajo el imperio de la urgencia. Hay significantes, es correlativo al deseo y está vinculado al enig-
entonces, una desvalorización del tiempo para comprender ma y al sentido. Es el aspecto que se refiere al st\jeto determi-
y una valorización del tiempo para concluir, que será el mo- nado por el significante.
mento de concluir el tiempo para comprender, que será re- El segundo aspecto está relacionado al acto, que está fue-
ducido a tan poco como la fulguración del instante de mirar. ra del significante y se relaciona al objetoa. Es a ese aspecto
El apólogo de los tres prisioneros muestra la interdepen- ; del acto, presente en el corte de la sesión, al que podemos
dencia de la acción de los individuos, o sea, que la acción de asociar la técnica zen, a la cual Lacan se refiere en Función y
uno se ordena a la acción del otro, develando, según Lacan, carn/Jodel de /.apakibra y del lenguaje,cuando aborda la cues-
la propia lógica de la psicología de masas. Estando el neuró- tión del tiempo lógico.
tico supeditado al tiempo del Otro, es la acción y la no-ac-
ción de aquel que ocupará el lugar que provocará su deci-
sión de declararse en la producción de significantes por in- La técnica zen
termedio de la certeza anticipada. La cuestión para Lacan es
cómo el analista puede a través de sus intervenciones cortar La utilización del ",tiempo lógico" en el análisis se alía a la
las vacilaciones del sujeto y precipitar un efecto de verdad. técnica zen con la cual Lacan lo compara. El procedimiento
La práctica de las sesiones cortas implica, por lo tanto, de las sesiones cortas tiene, dice él, un "sentido dialéctico pre-
dos aspectos: el análisis no se reduce en absoluto al tiempo ciso en su aplicación técnica. Y no fuimos los únicos en hacer
de las sesiones, es en cambio un proceso continuo, en el que la observación de que él se encuentra, en el límite, con la téc-
la sesión es descontinuidad, puntuación, ruptura en el dis- nica designada con el nombre de Zen y que es aplicada como
curso; inscribiéndose la sesión en el proceso analítico como medio de revelación del sujeto en el ascetismo de ciertas es-
un corte, siendo el analista el depositario de las elaboracio- cuelas de Extremo Oriente". 18
nes y asociaciones que el paciente realiza fuera de la sesión. El objetivo del Zen es llevar el sujeto al Satori: experien-
Así, la elaboración se sitúa fuera de las sesiones y es una
tarea del analizante. Lacan usó varias expresiones para refe- 17 [bid, p. 313.
18 [bid_.p. 315.
rirse a esa función del analista -papel de grabación, testigo,

92 93
cia espiritual de revelación, iluminación. Es una experiencia respuesta a_una cuestión, éste le interrumpe los pensamien-
súbita que es descripta como una "reversión de la mente", en tos y dice: "el pensamiento deliberado como también la
la cual se experimenta una vivencia de total liberación carac- comprensión discursiva no valen nada; ellos pertenecen a
terizada por la certeza. "Si existiera la menor duda, el menor una casa mal alumbrada; son como una lámpara en plena
sentimiento de 'esto es demasiado bueno para ser real', en- luz del día; no proporcionan ninguna luz." 22
tonces el Satori es apenas parcial, ya que todavía implica un Lo que le interesa a Lacan en el Zen no es tanto la viven- }

deseo de apegarse a la experiencia, si no ella sería perdida y cia de esa experiencia de iluminación, también llamada de
hasta que ese deseo no sea superado, la experiencia no po- despertar, sino la técnica .empleada para alcanzarla. Es con
drá ser completa."19 ésta y no con la mística, que él compara el procedimiento de
La experiencia zen es descripta por el maestro Hui-neng: las sesiones cortas.
"Ver dentro de la naturaleza-propia es, por lo tanto, ver den- En los ejemplos de Lacan, se resalta la intervención del
tro de la nada". 2º Ella se reduce al instante de mirar, que maestro en su encuentro con el discípulo: "el maestro Zen
aquí no es vinculado a la acción sino a la falta absoluta de re- interrumpe el silencio con cualquier cosa, un sarcasmo, un
presentación. puntapié 23.11

Se trata de una experiencia que es siempre descripta por Los antiguos maestros del Zen encontraron un método
su carácter abrupto, súbito, en que el sujeto se encuentra de- de transmitir sus enseñanzas que no puede ser explicado: el
lante del vacío de todas /,ascosas."Eso no es resultado de racio- koan, que significa literalmente "documento oficial". Koan es
cinio, dice D.T. Suzuki, sino que ocurre justamente cuando un problema, absurdo o paradójico, formulado bajo la for-
se desiste de él, cuando se percibe que él no tiene sentid() y ma de una pregunta, que el maestro coloca para que el dis-
cuando, psicológicamente, se agotó toda la fuerza de volun- cípulo de Zen lo resuelva.
tad. n21 )1 Ejemplos: "Un sonido es producido cuando aplaudimos.
Lo que es visto en la doctrina zen es algo que podríamos ¿Qué sonido es producido cuando aplaudimos con una sola
situar como lo que está fuera de la cadena significante del mano?" 24 "Cuál era su .rostro original, aquel que poseía an-
pensarniento, tanto consciente como inconsciente. Esa doc- tes de nacer? n 25
trina es indisociable de la técnica zen que va a ser el medio A partir de esta formulación, el discípulo, a través de la
utilizado por el maestro para llevar al discípulo al abandono, meditación sobre el koan, procurará su significación colo-
a la liberación de la cadena significante, que sería una tenta- cando en circulación todas las asociaciones provocadas por
tiva de buscar la liberación del sujeto de los significantes que esa búsqueda. De tanto en tanto, tendrá entrevistas con el
lo determinan. En ocación del encuentro con un budista maestro que verificará el desarrollo de su proceso de desci-
erudito, que buscaba obtener del maestro Yen-kuan Ch'an la framiento.
22 ]bid,
p. 76.
19 Sio Paulo, 1988, pp. 78--80.
\.Vatts,A., O espíritu do Zen, Culu'i;,;:, 23
20 Suzuki, D.T., A doctrina zen da niio-mente_. Editora Pensamento, Sfio Pau- Lacan,J., Le Sénúnaire .. lhtre XX,,Seuil, París, 1978, p. 104.
) 24 Watts, A., op.cit:_.
lo, 1989,p. 29. 1· p. 80.
25 Capra, F., O tao da física, Cultri.x, Sao Paulo, 1987,p. 25.
21 ]bid, p. 47.

94 95
1
j
Estas entrevistas se caracterizan por su brevedad tantp en Las actitudes del maestro apuntan siempre al no sentido,
el tiempo como en el diálogo, durante el cual el discípulo, fuera del significante, al nivel de algo del orden de lo real y
luego de intensa elaboración, llega a una formulación extre- no del orden del desciframiento, que presentifica con su ac-
ma de su situación actual. La respuesta del maestro puede to.
llevar al relámpago de iluminación cuando el discípulo 1
constata que su mente y su cuerpo fueron barridos de la 1
existencia junto con el koan. Esto es conocido como "soltar 1 La presencia del analista
el punto de apoyo". 26 Se trata finalmente de llegar a la cons-
tatación de que el Koan está desprovisto de sentido. Pero, la
•,
'..·11
.
La analogía entre la entrevista zen y la sesión analítica
mayoría de las veces, esa intervención induce en el discípu- nos lleva a considerar la interrupción de ésta como una mo-
lo a la perplejidad, la vacilación: es aquí donde se situará la dalidad en que el analista viene a hacerde objetoa, siendo acti-
intervención del maestro, quebrando el silencio con cual- vo dentro de esa estructura paradójica del acto psicoanalíti-
quier cosa y suspendiendo la entrevista. Ese acto del maestro co que subvierte al sujeto; el objeto forma parte de esa es-
como, por ejemplo, el acto de dar un puntapié es, según Su- tructura siendo, sin embargo, exterior al lenguaje.
zuki, "realmente el acto de ver, por tanto ambos brotan de la El objetoa es aquel objeto que, estando fuera de la cadena
naturaleza propia y la reflejan. Una vez reconocida esa iden- significante, la orienta. Es el objeto que sustenta la meto-
tidad, el acto gana un desarrollo sin fin; no hay solamente nimia del discurso, de significante en significante. Es el ob-
un puntapié, sino también la palmada, la bofetada, el empu- jeto que da la característica del deseo como "siendo siempre
jón, el berrido, etc., como se puede encontrar en la literatu- deseo de otra cosa", objeto que rueda en la cadena y que só-
ra zen. 1127 lo puede corresponder al intervalo significante (o sea, al
Lacan advierte que el analista no debe llegar a esas inter- que esta entre los significantes).
venciones extremas: preconiza una "aplicación discreta" del
principio de la técnica Zen en el análisis, que le parece "más (a)
admisible que ciertos modos llamados de análisis de las re- S- S 1
- S" - S'"
sistencias, en la medida en que ella representa ningún peli-
gro de alienación del sujeto". 28 . El objetoa lleva en sí la estructura del corte, así, un objeto
Esa observación es una advertencia contra el haz-de- sólo puede ocupar la función de objetoasí es pasible de ser re-
cuenta en el acto psicoanalítico: la actuación del analista cortado ele la superficie del cuerpo, adquiriendo valor de ob-
que quiere imitar un supuesto y anecdótico Lacan maestro jeto destacado, perdido. "Observemos que ese trazo de corte
Zen. 29 (Lacan se refiere al que caracteriza la zona que la pulsión ais-
la) no es menos prevaleciente en el objeto, como la teoría
26 Watts, Op.cit., p. 88.
27 Suzuki, analítica describe: pezón, falo (objeto imaginario), flujo uri-
D.T., op.cit., p. 72.
28 Lacan,J., Ecrits,p. 316. nario (lista indispensable si acrecentamos el fonema, la voz, la
29 Cf. Capítulo V "Ato psicoanalítico e fim de análise". nada), pues no se ve que el trazo parcial -a justo título resal-

96 97
tado· en los objetos- no se aplique apenas al hecho de ellos repeticióri significante (autornaton)en que el analista viene a
formar parte de un objeto total que sería el cuerpo y sí por re- ocupar un lugar en la serie ele las figuras del Otro del sttjeto
presentar apenas parcia . lmente la func10n
., que los pro d uce ".30
sino como encuentro (tykhe) por definición fracasado que
Sabemos que a partir del seminario sobre la angustia, La- constituye el centro del núcleo patogénico: el objetoa. Es esa
can reducirá a cuatro las modalidades del objetoa:: objeto presencia física del analista que permite haber análisis, dado
oral, objeto anal, mirada y voz -objeto real fuera de la cade- que ella, según Freud, es imposible in absentiao in effigie.
na significante-. El corte de la cadena significante, que re- Con su acto ele corte de la sesión, el analista atestigua _la '
presenta la suspensión de la sesión a partir de la trama del función del objetoa comq agente de la certeza anticipada del
discurso del analizante, será equivalente a la presencia del tiempo lógico. En la práctica, el efecto sorpresa, la perpleji-
analista, presencia ésta como "hace-de-cuenta" _deobjeto a, dad ele cualquier otro tipo ele reacción, no indican otra co-
objeto opaco, que resiste a la representación. sa que la división ele] sujeto ( a -'> $).
La relación entre la presencia del analista y la interrupción La función ele la prisa, dice Lacan, "es ese pequeño a que
del discurso del analizante -manifestada en el ejemplo inte- transforma la prisa de la situación de los tres prisioneros en
rrumpiendo el silencio del discípulo- es apuntada por Freud juzgamiento, aquel que se coloca ele manera absoluta inde-
como la manifestación de la transferencia. Esta situación se pendientemente de otras aserciones•. El reinterpretará, en-
verifica en el momento de aproximación al núcleo patogéni- tonces, el sofisma del tiempo lógico ya no a partir ele la sub-
co donde la resistencia se hace sentir nítidamente: "Cuando jetividad, sino a partir del objeto a: "lo que merecería ser mi-
'
algo, entre los elementos del complejo, es susceptible de refe- rado más de cerca es lo que soporta cada uno de los sujetos,
rirse a la persona del médico, ocurre la transferencia; ella no ser uno entre los otros, sino ser, en relación a los otros
produce la asociación siguiente y se manifiesta bajo la forma dos, aquel que está en juego en el pensamiento de ellos. Ca-
de resistencia, por ejemplo de una interrupción de las asocia- da cual interviniendo en este término a título ele ese objeto
ciones."31 Este trecho es ampliamente comentado por Lacan, a que él es bajo la mirada de los otros".
que destaca el aspecto de la realización de la transferencia co- 11
En otros términos, continúa Lacan, ellos son tres, pero
mo actualización de la presencia del analista, 32 cuya brusca en realidad son dos más a. Esos dos más a, en el punto de a,
percepción fuera del ámbito ele los sentidos es frecuentemen- se reduce, no a los otros dos, sino a Uno más a[ ... ] En la me-
te acompañada de angustia, demostrando la presencia del ob- dida en que, por la a minúscula, los dos son tomados como
jeto a. El corte de la sesión es del orden ele la interpretación Uno más a, es que funciona lo que puede ocm:rir como una
en la medida en que observa el objeto causa del deseo. salida en la prisa. "33
La suspensión de la sesión por la intervención del analista Lacan se esfuerza en ese SeminarioXX en mostrar que
tiene por objeto la actualización de la transferencia, no como Uno no es el Otro, que hay una autonomía del significante
(S1) en relación al conjunto de significantes (S¡-S2) y que
30
Lacan,J.,Ecrits, p. 877. hay una antinomia entre el S1 y el objeto a (en el apólogo la
31
Freud, S., "Adinamica da transferencia", ESB, vol. XIl, p. 138.
32 Lacan,J., O Saminá,io., #vm f.Jorge Zahar, pp. 51-54. 33 livro XX, Jorge Zahar, p. 67.
Jacan,J., O Se:rninátio,..

98
99

...,.,,,,;
mirada del Otro). El Uno en cuestión en el apólogo indica co: el analista al puntuar el final de la sesión aparece como
que sólo hay un sujeto empujado por la prisa de actuar del amo de la verdad, pero abriendo el intervalo entre los signi-
o~jeto a (a----,$). ficantes apunta hacia un agujero que, como un agujero en
La suspensión de la sesión, realizada por el analista en su un tonel, lo vacía de sentido. El corte ele la sesión, por la in-
acto, es una manera de "hacer-de-cuenta" de objetoa, acto tervención del analista con su presencia en el discurso del
1
que remite al concepto del acto analítico desarrollado por analizante, hace aparecer esa dimensión fuera del significan-
Lacan en 67 /68, como el momento de fin de análisis. Es por te, o sea, del objeto en torno del cual pivotean todas sus re-
haber rodado y rodado por sus significantes en busca de presentaciones.
aquel que le diría lo que es sin haberlo encontrado, que el La presencia del analista, con su corte interrumpiendo el
analizante podrá buscar la certeza en el otro polo de la es- desarrollo sin fin ele la cadena significante, incluye en sí mis-
tructura -que es ese objeto- donde se encuentra la designa- ma la estructura que va a permitir la finitud del análisis,
ción de su ser como objeto tal como esta explicitado en su arrancando al sujeto de una temporalidad infinita. El final
fantasía ($ O a). de análisis es así incluido en cada sesión.
Es solamente despues de este pasaje -momento de pase
en el análisis- de experimentarse como objeto que, en el
momento de concluir, el analizante se torna analista. Es por
haber hecho ese pasaje en su análisis que el analista podtá
dirigir los análisis <le sus analizantes hacia ese punto fuera
del significante.
La certeza que implica el acto analítico sólo es posible del
lado del objeto, debiendo el analista llevar al analizante a ese
punto de certeza, donde se encuentra su ser, cuya consisten-
cia es apenas lógica, dado que el psicoanálisis no es una on-
tología. La paradoja del psicoanálisis consiste en llegar a ese
ser por vía del lenguaje: él. es lo que resta del proceso como
imposible de ser dicho.
El corte de la sesión, al ser equivalente al corte de la ca-
dena significante, hace surgir, por lo tanto, la dimensión de
ese intervalo entre los significantes, constituyendo esa sus-
pensión de la sesión en una escansión ~en el propio sentido
de subrayar, acentuar-, no del significante sino de su inter-
valo, apuntando al no-sentido y a la falta en el Otro, allí don-
de queda el objeto como referente.
La suspensión de la sesión contiene un aspecto paradóji-

100 101
.':¡'
.,
¡¡

1,

,
i

capítulo IV
1
CAPITAL Y LlBIDO
11
p

The French are glad to die for love


They delight in fighting duels
But I prefer a man who lives
And gives
Expensive jewels
A kiss on the hand
May be quite continental
But cliamonds are a girl's best friend
A kiss may be grand
But won 't pray the rental
Of your hum ble flat
Men grow alive cold
Girls grow old
And you are losing your charro in the end
But square or pear-shaped
Those rocks <lon't lose their shape.

Diamonds are a girl's best fiiend,


de la película Los hombreslas prefieren·rubias

El título Capitaly Libido me fue inspirado por el libro ele


Betch Cleinman Capitalda li/Jido,cuyo subtítulo es Los Estados
Unidosen Mari(~nMonroe.1 Se trata de una publicación realiza-
da a partir de una tesis sobre cine e historia, en la que la au-
tora se propone mostrar, basándose en el análisi_sde las pelí-

1
Cleínman, B., Capital da Libido - os EUA em 1vf. fvf., Rio de]aneiro, Achia-
mé, 1982.

105
¡;
. . 11:
1
' 1,
!!
':I culas de Marilyn Monroe, cuál es la ideología que sus perso-
't :1
1· fabricada por Hollywood, así como la experiencia psicoana-
11 najes pretend~n difundir entre el público ele posguerra, épo- lítica, muestra que la libido es contabilizable.
ca justamente del gran desarrollo del psicoanálisis en el mun-
1 El psicoanálisis nos devela que, de hecho, el capital es tra-
i do a partir de los Estados Unidos. Este es el momento ele uno
tado por la libido del st~eto. Pero, el capital sólo es libido si
de los o-randes desvíos del psicoanálisis apuntados por Lacan,
0 sea, :1
de un psicoanálisis en que son favorecidos el ego Y_ la
está contabilizado y, como veremos, lo está.
El time is rnoney,que evidencia la contabilización del tiem- '
adaptación a la realidad en vez ele ocuparse de las formacio-
po de trabajo, escamotea la libido en causa -el goce devela-
nes del inconsciente y de su descifrado. Se trata ele la llamada ·
do por Marx con el Ct>l!lceptode plus-valía-. Con Freud, po-
Psicoloo-ía del Ego, cuyos principales representantes son Hart- demos decir que capital es libido.
man, ~is y Loewenstein. A través de ese psicoanálisis adapta-
La libido es definida por Freud como energía, como la
tivo, correlaúvo a la sociedad floreciente donde el Arnerican
grandeza cuantitativa -a pesar de inconmensurable- de las
way oj lije determina el human enghieering-,es solidificado el
pulsiones que se refieren a todo lo que podemos entender
concepto time is inoney(tiempo es dinero).
bajo el nombre de amor,3 es la "manifestación dinámica en
la vida psíquica de la pulsión sexual". 4 Esa definición de
Freud va más allá de su definición anterior, propuesta a par-
Capital y libido
tir de Introduccú5nal Narcisismo,que se refiere a la partición
de la libido del ego y libido de objeto. Ella concierne explíci-
El título de ese libro conjuga dos significantes: Capital, en
tamente a la pulsión, yendo más allá de su concepción me-
el senúdo de ciudad más importante del país, su centro ad-
tapsicológica, o sea, su representación en el inconsciente.
ministrativo y li/ndo, en la acepción latina de voluntad, de-
En la Metapsicolog[a,Freud devela que en el inconsciente
seo. La capital de la libido es irónicamente I-Ioll~ood Y es
solo se encuentra de la pulsión la Vorstellungsreprasentanz, el
Marilyn Monroe quien la representa parad1gmat1cament'.'
representante representativo de la pulsión, aquello de la
más allá de los personajes ingenuos que encarna en las peh-
pulsión que es del orden del significante, tal como se puede
culas de humor bien adaptado. Y en esa capital, la libido es
leer en el materna de la pulsión: ($ O D) donde (D) se refie-
el capital.
re a los significantes de las demandas orales, anales, etc. re-
La frase que puede colocarse como subtítulo ele una con-
lativos a las pulsiones correspondientes. Pero la grandeza
ferencia sobre el dinero en psicoanálisis es aquella que re-
cuantitativa de la pulsión que es la lilndo no úene represen-
presenta el capital de la libido: Dia11Íonds are a girl's bestf1iená tación en el inconsciente.
(El mejor amigo de una mujer son los cliamantes). ,
El diamante sólo como mejor del su¡eto revela que este
sólo no es otra cosa que un objeto en el cual el capital de su
libido está invertido: el objeto di-amante. Marilyn Monroe, 5
Freud, S., "Psychologie des foules et analyse du illoi", Essa-isde psychanaly-
se, pbp, 1981, p. 150.
4
Freud, S., "Psicoanálise y teotia da libido" (verbetes de enciclopédia),
2 Lacan, J., Eaits, p. 246. ESE, vol. J,,.'VIII,p. 297.
106
107
Significante (representante sexual en el hombre es lo que es marcado por la significa-
representativo de la pulsión) ción fálica. El falo como faltante, o sea, la castración simbó-
Pulsión lica, dará a las pulsiones oral, anal, etc. su característica se-

1 Libido (magnitud cuantitativa)


xual. Pero si lo que recibe la significación fálica puede ser re-
presentado en el inconsciente bajo la forma de significado,
hay siempre un goce en causa, que es, hablando con propie- p
La libido es lo que se aprehende en su "manifestación di- dad, la energía pulsional, su "magnitud cuantitativa" deno-
námica" como Befliedigung (satisfacción). Satisfacción que minada por Freucl ele libidp.
aparece tanto en el sueño como en el síntoma, como tam- La pulsión sexual tiene, por lo tanto, dos aspectos: su re-
bién, en su clímax, en la propia alucinación, trayendo para- presentación inconsciente y su manifestación dinámica, o
dójicamente displacer al sujeto. La satisfacción de la pulsión sea, la libido, que Freud, yendo contra Jung, siempre consi-
entendida como satisfacción plena y que la extinguiría al al- deró ele naturaleza sexual.
canzar su objetivo, es imposible, pues el objeto que podría No todo en la pulsión, sin embargo, está articulado al si"-
satisfacerla es perdido desde y para siempre. La pulsión sólo nificante. Hay un resto que es, hablando con propiedad, :1
puede satisfacerse parcialmente a nivel sexual. Debido a esa objeto causa del deseo hacia el cual la pulsión se dirige sin si-
imposibilidad, la pulsión encuentra derivaciones (denomi- quiera alcanzarlo, consiguiendo apenas contorneado. Es lo
nadas por Freud de vicisitudes o destinos) ordenadas por la que Lacan designó por objeto a, que no puede ser explicita-
red de significantes que constituye el conjunto de los repre- do por la pulsión sexual, por no tener representación psíqui-
sentantes ele la representación ele la pulsión en el incons- ca, siendo implícito a ella: es el objeto condensador de goce.
ciente. De ahí la pulsión se satisface, por ejemplo, en el sín- Los significantes de la demanda representativos de la pul-
toma, en el sueño, en la sublimación. Esta característica de sión son reprimidos y cifrados en el inconsciente. Para que
plasticidad ele la pulsión hace que Lacan la denomine deriva, el proceso analítico sea el ele desciframiento es necesario
en el sentido ele derivativo ele la satisfacción sexual directa y postular que algo se er,cuentra cifrado. Este aspecto de la
también en el sentido ele estar a la deriva. El goce es el con- pulsión es lo que hace que el síntoma sea analizable, por ser
cepto que Lacan propone para abarcar los conceptos freu- del orden del lenguaje y como tal, una formación del in-
clianos ele libido y Beji'iedigungque no tiene representación consciente.
inconsciente. La libido es lo que se satisface en el síntoma, es lo que
Los significantes ele la pulsión son los que constituyen, constituye su resistencia bajo dos aspectos: resistencia al des-
por ejemplo, la demanda oral al Otro ( el famoso modelo del ciframiento y resistencia del sujeto a abandonar su síntoma,
bebé pidiendo el pecho a la madre) y la demanda anal del el goce del síntoma.
Otro ( el no menos famoso modelo ele la madre pidiendo las Ahora, el dinero en el análisis se encuentra exactamente
heces al bebé) que son actualizadas de diversas formas en la en esa cortjunción entre lo que pertence al orden del cifra-
transferencia duran te un análisis por la demanda de amor, miento y lo que pertenece al orden ele esa energía cuantifi-
ele interpretación y por el dinero. Lo que es efectivamente cable que tiene un valor inestimable para el sujeto y que

108 109
Freud desio-nó como libido. Así, el dinero puede permitir ción de un artículo". Así, el ti,ne is ,noneycondensa esa defi-
amonedar "ese capital del sujeto que es la libido. Si lo que es nición marxista.
del orden del ciframiento puede equivaler, a nivel del in- La diferencia entre el valor atribuido al trabajo abstracto
consciente, a la propia cifra (monto de las operaciones co- y el valor de uso, correspondiente al trabajo concreto, equi-
merciales), podemos hacer un paralelo y decir que, en an~- vale a la explotación del trabajo: la plus-valía o el beneficio ,
lisis, la cifra, así como el símbolo monetario, vienen a repre- de un sobretrabajo que no es pago. En nuestro sistema, es
sentar el monto de las operaciones libidinales. ese valor que existe como resto de la ecuación tí,ne=money,
valor que es extraído ai trabajador. El ti,ne is ,noneydel capi-
talismo escamotea la plus-valía, pues disimula que hay un ti-
Capital, valor y dinero ,ne que no es rnoney,o sea un tiempo no contabilizado.
La plus-valía como "gran secreto de la sociedad moderna"
"Capital, según el diccionario Le Littré, es el conjunto de nos es develado por Marx como rigiendo las relaciones del
medios de satisfacción resultante de un trabajo anterior; es capitalista con el proletario: es un "plus" que escapa a la
el fruto de un trabajo." En su acepción corriente, capital es ecuación valor = tiempo de trabajo. "La producción de la
el conjunto de las riquezas poseídas y en sentido figurado, es plus-valía es, por lo tanto, apenas la producción de valor pro-
el conjunto de bienes (intelectuales, espirituales o morales) longada para más allá de cierto punto. Si el proceso de tra-
que un individuo o un país posee. · bajo sólo dura hasta el punto en que el valor de la fuerza de
La moneda, o sea, aquello que por exelencia tiene valor de trabajo pago por el capital es substituido por un equivalente
cambio, se acumula o se dispersa y puede funcionar como nuevo, hay hasta ahí simple producción de valor; cuando él
metonimia de ese capital (como parte de éste) o como metá- supera este límite, hay producción de plus-valía. "6
fora (lo que viene a substituir ese capital, representándolo). El dinero, para Marx, se cambia por la totalidad del mun-
"El capital, dice Marx, aparece como una fuente misterio- do objetivo del hombre y de la naturaleza. El sirve para cam-
sa, creadora de lucro y fuente de su propio crecimiento. La biar todo y cualquier c;,sa, teniendo la cualidad de comprar
cosa (dinero, mercadería valor) como tal ya es del capital y todo y apropriarse de todo. El dinero es el objeto privilegia-
el capital se revela como una cosa simple". El capital es el do de la poseción.
móvil del trabajo. "Todas las fuerzas productivas del trabajo No obstante, lo que se cambia verdaderamente es la falta-
social se presentan como siendo las del capital, de la misma de-gozar. El objeto de cambio es, simultáneamente, aquello
manera que la forma social del trabajo en general aparece de lo que uno de los socios de intercambio puede gozar, pe-
en el dinero como la propiedad de una cosa. "5 Lo que con- ro no quiere gozar, pues su valor de uso no lo satisface y por
fiere valor a un objeto es el quántum de trabajo o el "tiem- eso quiere deshacerse -de él-, es aquello que el otro socio
po de trabajo necesario, en una sociedad dada, a la produc- quiere, pero de él no puede gozar, pues su valor de uso le fa!-

5 Marx, K., Le Capitalcitado en Arg,mt et psychanalysedePierre Martín, Na-


6
varin, 1984. Mark, K., Le Capital,livro I, 3 secao, Cap. VI, Gameir-Flammarion, p. 51.

110 lll
ta por no poseer el objeto. Donde para ambos socios el valor La respuesta es el objetoa, producto del trabajo del signi-
de cambio de una mercadería es una falta-de-gozar. 7 ficante sobre el goce que sólo va a funcionar como objeto
Todas las mercaderías pueden ser cambiadas unas por plus ele gozar mientras sea objeto perdido. El objetoa -el ob-
otras. Aquella que esta excluida del conjunto de las meréa- jeto propriamente de la pulsión- es función de la renuncia
derías se torna el "equivalente general" para todas ellas y de al goce. Al tomar como modelo el trabajador y la dialéctica
esa posición de excepción constituye todas mercaderias en del seií.or y del esclavo, el objetoa es función de la renuncia P

su conjunto. "El equivalente general, el dinero, se torna en- al goce bajo el efecto del orden del discurso.
i!
IJ tonces el representante universal de la falt:a-de-gozar."8 •Lenguaje---,a
1_:_¡l
La plus-valía que es producida por la sobrecarga de traba- goce
--¡¡ jo en la prolongación de la duración de la jornada del pro-
- 1n letario es un plus ele gozar para el Otro. Ella es la "causa del El objetoa es el efecto del lenguaje sobre el goce, lo que
'il

deseo ele la cual una economía hace su principio: aquel de puede ser escrito, según la fórmula propuesta por Jacques-
Alain Miller:f---, ª (donde A se refiere al Otro y J al go-
la producción extensiva, por lo tanto insaciable, de la falta-
de-gozarº. 9 ce). La metaforización del goce tiene como producto un res-
El dinero es lo que siempre falta, aquello que nunca se to que es el objetoa. El trabajo de ciframiento del goce por el
tiene en medida suficiente. Esto hace a Lacan decir que el significante contiene una plus-valía no contabilizada: el ob-
rico es inanalizable, ya que para él nada falta, pudiendo ob- jeto a dicho como objeto plus de gozar. El análisis, además
tenerlo todo. de su trabajo ele desciframiento, debe llevar ese proceso ele
ciframiento hasta las últimas consecuencias: "Hacer pasar el
goce al inconsciente, esto es, a la contabilidad", 10 o sea, de-
Plus-valía en análisis cir hasta no poder más. De los dichos en la experiencia psi-
coanalítica sobra un resto imposible de ser cifrado, el objeto
En psicoanálisis, el trabajo, como por ejemplo el del sueño, a, objeto sin substarrcia, es el producto final del proceso ana-
el de la elaboración, es el trabajo del significante sobre el go- _ lítico. "El objeto a es ciertamente un objeto, pero sólo en la
ce, o sea, la significación de ese goce. ¿Cuál es el producto medida en que es substituido definitivamente por toda no-
ele ese trabajo que corresponde al trabajo de ciframiento? ción en que el objeto es soportado por un sujeto. Si él es par-
El trabajador común actúa sobre la materia bruta produ- ticularmente producto del saber está excluido que él sea so-
ciendo un objeto que será de alguien. A partir del psicoaná- metido al conocimiento. Tan pronto se manifiesta, él no es
lisis, planteamos la cuestión: ¿El sujeto sólo puede disfrutar más que un reflejo ya clesvanecido."ll
del objeto con la condición de no poseerlo?"
1 Naveau, pp., "Marx eo síntoma", Falonº 3. Salvador,jul. dez 88, pp. 112- 10 !bid, p. 72._
114. 11 Iacan,J.,
8 I&id. "Le savoir du psychanalyste", conferencias en el Hospital Saint-
9 Lacan,J., "Radiophone", Scilicetnº 2/3, Senil, p. 87. Anne, 2/12/71 (inédito).

113
112
En la tentativa de situar la cuestión del dinero, tomemos cuando <).ormimos trabaja. Es el trabajador que el capitalis-
todavía la estructura de los cuatro discursos: mo considera ideal: no piensa, ni juzga, lli calcula, sólo tra-
[el agente] [el otro) baja. Quien calcula y cuenta es la libido, o sea, el goce en su
proceso de ciframiento.
[la verdad) [la producción] El análisis sitúa ese objeto plus de gozar en la función de
agente para que $ produzca los significantes primordiales ,
Tenemos un agente que, basado en una verdad, actuará
(S 1) que lo alienan como sujeto, teniendo este lazo social el
sobre alguien para obtener una producción.
saber depositado en la ,;xperiencia como su verdad. ·
Si tomamos el DiscursodelA,no tendremos: un agente, que
llamaremos patrón (o señor), S1, actuará sobre S2, el esclavo
Discurso analítico
haciéndolo trabajar. Tendremos como producto el objeto a
que tendrá un valor (la plus-valía) al que el esclavo renuncia
a
para el goce del señor como sujeto.

Discurso del Amo:


En el mercado de trabajo, Marx muestra la función de la
plus-valía, traducida por Lacan como renuncia al goce. Esta
~ ~ renuncia va a aparecer en la función del plus de gozar del
$ a objetoa. En ese mercado del Otro, hay un plus de gozar que
se establece y será captado por algunos. La posesión por al-
Lacan identifica ese discurso del amo con el discurso del
gunos es función de la renuncia al goce por otros.
propio inconsciente, que es una cadena de significantes de
cuya existencia sólo tomamos conocimiento a través de sus Lacan se refiere al objetoa como perdido, objeto renun-
ciado, siendo, sin embargo, un plus· de gozar. Pero, plus de
formaciones (chistes,juegos de palabras, sueños y síntoma).
gozar ¿para quién? ¿Será para el Otro? Podernos decir que
Estas formaciones del inconsciente "hablan" sobre la verdad
sí, una vez que la fantasía que explica la relación del sttjeto
del sujeto del deseo: donde hay formación del inconsciente
con ese objeto es una respuesta al deseo como deseo del
hay un efecto del sujeto. Eso tiene como producto una plus-
Otro. De una cierta forma ese objetoa, objeto de la pulsión,
valía (un plus de gozar), evidenciada en el chiste, en el go-
es siempre un objeto del Otro, en la medida en que el suje-
ce producido en la carcajada y también en el sueño en la me-
dida en que es realización del deseo: Wunche-1fullung. to lo supone ser del Otro. El proceso de análisis pretende lle-
El in-
var al sujeto a saber que ese Otro tampoco detenta el objeto
consciente es un operario que funcionaFull ti,ne:es el traba-
que le escapa, puesto que el Otro está agujereado.
jador ideal. 12
Este rápido panorama sitúa nuestra entrada en el asunto
El inconsciente es ese trabajador incansable que hasta
propiamente dicho. Teniendo como tesis general capital y
libido,así como libido es capital, el dinero es aquello que, en
12 Lacan,J, Télivision, París, Seuil, 1974, p. 26. análisis, puede venir a representar ese ciframiento de goce.
114 115
Necesidad, demanda y deseo 1) "Prim.u,r¡. vivere"(primero, vivir).
El dinero se refiere aquí al orden ele la necesidad: es pre-
He aquí lo que nos dice Freud sobre el dinero, esa cuar- ciso tener dinero para vivir (habitar, comer, vestirse, tener pla-
ta condición de análisis, en El inicio del tratarniento"; "el
11
cer, etc. ..).
próximo punto a ser decidido en el inicio del tratamiento es
el dinero, o sea, los honorarios del médico. Un analista no 2) Si la sealo signo (signe) es, según Lacan, aquello que repre- P

discute que el dinero debe ser considerado, en primera ins- senta alguna cosa para alguien, el dinero puede ser señal de
tancia, como medio de autopreservación y de obtención de · poder, pero es también ~ímbolo ·ele poder ya que recibe Ía
poder, pero sustenta que, al lado de esto, poderosos factores marca fálica. El dinero -así como las cosas que permite com-
sexuales se encuentran envueltos en el valor que le es atri- prar y acumular- es símbolo fálico representando el goce
buido". Esta frase de Freud condensa todas las cuestiones re- del haber, escamoteando la falta-de-ser, o sea, enmascarando
feridas al dinero, pudiéndonos servir de guía en su aborda- la castración y otorgando la ilusión de que todo se puede
je. con el dinero.
Freud, al hablar de la condición del dinero, destaca, en- El rico que se adorna con lanchas, anillos, caballos, etc.,
tonces, la autopreservación -que traduzco en algo del orden muestra que esos objetos se presentan como símbolos de po-
de la necesidad-, el poder y el factor sexual. der por ser insignias fálicas. El falicismo del poder del capital
A partir de la necesidad (base indispensable para cam- puede ser ilustrado en la ostentación de riqueza del nouveau
biar de registro), se pasa a la cuestión del poder y a la cues- ,iche y en la actitud de la mujer rica que trata a los hombres
tión sexual, teniendo en cuenta que para Freud lo sexual se como objetos de cambio.
divide en amüry deseo.El amor se encuentra en el registro de
la demanda del/al Otro y el deseo (Wunsch) es lo que, en 3) El dinero puede ser una señal de amor. En menor medi-
Freud, es propiamente sexual. da cuando el dinero es dado que cuando es pedido, como
una demanda del Ot~o -cuyo prototipo encontramos en la
/D(A) situación de la madre pidiendo al hijo sus heces-. Dar dine-
Necesidad--, Sexual ~ ro no es tanto una señal de amor, en la medida en que amor
t d es dar lo que no se tiene, a no ser cuando se da dinero que
no se tiene, aquel que hace falta.
poder
El que especifica el dinero en este registro no es algo del
En un intento de situar la cuestión del dinero, desdoble- orden del dar amor, sino de demanda de amor. El dinero en-
mos en cinco sus funciones: necesidad, poder, demanda, de- tra aquí como uno de los objetos que pueden ser pedidos:
seo y goce, el cual se encuentra presente en las cuatro pri- objeto de la demanda que adquiere un valor que lo trans-
meras. forma en señal de amor.

4) En el nivel del deseo el dinero aparece como significante

116 117
que se inscribe en una cadena asociativa del sujeto, como ve- La necesidad hace aparecer la dimensión de la falta-de-
remos a continuación. tene1;la demanda y el deseo hacen aparecer otro registro de
la falta -la /afia-de-ser.Falta-de-ser ese objeto que comple-
5) El goce del dinero es lo que designamos por la libidiniza- mentará al Otro, falta-de-ser ese objeto q,1e al Otro le gusta-
ción del capital en el ser hablante - el "factor sexual" propia- ría que yo fuese.
mente dicho que es del orden de la pulsión. El dinero vinculado al deseo entra en circulación marca- ,
Para el hombre, lo que es del orden de la necesidad pasa do por la falta. Encontramos, en efecto, el dinero como par-
por el registro de la demanda y del deseo. El prototipo de te de la serie de equi".a~encias simbólicas deducidas poi
ese pasaje for_zado es el hambre que, siendo del registro de Freud entre los objetos que caen: seno, pene, excremento,
la necesidad, adquiere a partir del lenguaje la dimensión de dinero, niño, regalo, etc., objetos marcados por la castración
la pulsión (pulsión oral). La propia enunciación" ¡estoy y por lo tanto, suceptibles de entrar en esa serie fálica.
hambriento!" se sitúa en la dimensión del Otro, escapando El dinero no sólo entra en esa serie de objetos imagina-
al registro del animal que cuando tiene hambre, se alimen- rios marcados por la falta, sino también como aquello que
ta y asunto acabado. permite un ciframiento del goce. Es esto lo que posibilita al
Freud jamás negó el registro de la necesidad en el hom- hombre de las ratas hacer equivaler tantos}/mines a tantas ra-
bre, al punto de hablar de pulsiones de autopreservación en tas, fórmula llave de su neurosis obsesiva. Para ese paciente
un momento de su obra. Sin embargo, el imperativo de la de Freud, las ratas, productos de su obsesión, son acuñadas
necesidad (si el hombre no come, muere) pasa al registro de corno dinero - ligazón posibilitada por la homofonía en ale-
la demanda y al registro del deseo. Si para la necesidad exis- mán (Ratten = ratas y Raten= cuotas) y evidenciada en su di-
te siempre un objeto específico (para la necesidad de respi- ficultad en pagar su deuda, dificultad que toma la forma de
rar, el objeto específico es el oxígeno, para la sed, el líquido, síntoma.
etc. ..), en el ser hablante la significación de la necesidad y su La gran aprehensión obsesiva del hombre de las ratas es
articulación con la pulsión hace del objeto específico un ob- centrada en el suplici9 relatado por el capitán cruel, que
jeto perdido y siempre buscado por el deseo constante e in- consistía en amarrar la víctima e introducir un embudo en
destructible. su ano en el cual eran colocadas ratas que cavaban un cami-
La entrada en la cultura implica que la necesidad pasa a no hasta penetrar en el intestino. La idea obsesiva es la de
través del lenguaje, arrancando al .dinero del registro inme- pensar que esa tortura estaba ocurriéndole a una persona
diato de la necesidad. La propia noción de dinero ya denota querida del paciente. El goce de ese síntoma es aprehendi-
el cambio de objetos y bienes marcados por la simbolización: do por Freud a través de la expresión del rostro del pacien-
el dinero sólo existe en función del lenguaje. Decir que el poº te durante su descripción -lo que traducía el "horror de un
bre no puede hacer análisis es tratarlo corno a un animal, sic goce por él mismo ignorado"- y por lo que en el análisis se
mando su cuestión de dinero apenas en el registro de la ne- devela como la actividad del erotismo anal que desempeña-
cesidad. En verdad, el rico es más inanalizable que el pobre, ra en su infancia un papel fundamental alimentado por la
si llamarnos rico a aquel que no tiene falta. existencia de vermes intestinales durante largos años.

118 119
El análisis permite descifrar de la conexión entre esa idea publicitarios. Los objetos de consumo pueden representar,
y el síntoma de deber pagar una deuda imposÍble. A partir ser sustitutos como objetos imaginarios del objetoa, o sea,
de la ecuación significante rata-cuota, Freud puede estable- i(a)/-<¡L El dinero como metonimia del capital aparece siem-
cer la conexión rata-dinero-herencia paterna. Otra cadena pre como sustituto de ese objetoa.
de significantes es también develada, o mejor, producida ·en
análisis: rata-infección sifilítica-padre-pene-verme intestinal.
Esta última es una serie fálica, pues muestra, nos dice Freud, La fantasía de la prostitución
la significación fálica de la rata. Sin embargo, él insiste en el
desciframiento del goce de la cadena: se trata de la actividad Un breve comentario sobre la frase de Freud: "el dinero
del erotismo ana!. 13 El "complejo de dinero" del paciente ad- envuelve poderosos factores sexuales". Esto significa decir
quiere un carácter obsesivo por el goce anal ahí implicado; que el dinero es libidinal.
el dinero es del orden pulsional. Siempre fue posible cambiar dinero por sexo: ayer, las
Por lo tanto, como hablante, es decir, como substituto del prostitutas; hoy, !as/los masajistas. En las relaciones con los
objeto que representa la falta, esto es, la castración (-<p), el profesionales del ramo, el amor no está en juego. Se paga no
dinero entra en la serie de los objetos destacados del cuer- sólo por querer separar el amor de estas relaciones, sino so-
po. bre todo para que alguien se someta a las fantasías del
cliente, sin manifestarse como sujeto deseoso. El profesional
Seno, .heces, pene, dinero del sexo tiene toda una serie de juegos, instrumentos que
-<p -<p -<p tienen por objetivo colocar en escena la fantasía del cliente,
dando acceso, de esta forma, al placer fálico. Es para obte-
Esta sería su vertiente metafórica: el dinero metaforiza la ner ese goce que el sttjeto paga. Se paga para que el Otro no
falta implicada en el deseo. haga surgir la dimensión enigmática de su deseo, que es el
Otra vertiente es el deseo como metonimia del capital, instrumento de la función designada por Lacan como el de-
donde lo que aparece es ese deseo siempre como deseo de seo del analista. Es muy común en análisis que en el propio
otra cosa, etc ..., deslizándose de objeto en objeto, objetos o-esto del pao-o el analizante se sienta a sí mismo o al analis-
del mundo sensible, objetos comprables. "ta como prostituta.
" Pero el analista a diferencia de la prosti-
Sería una ilusión creer que los objetos deseables y com- tuta va contra la fantasía del sujeto. Lejos de someterse a ese
prables no tienen relación con el objetoa. No es preciso ir a encuadramiento en que el individuo, en una riqueza de de-
Amsterdam y ver las prostitutas en las vidrieras para inferir talles sabe exactamente lo que precisa para gozar, él hace
la relación entre los objetos expuestos en una tienda y el ob- surgir la dimensión del deseo del Otro como enigmática, co-
jeto a, explotada en la apelación al consumo de los anuncios mo una x. El analista va contra la fantasía del sujeto así co-
mo va contra el placer, en la intención de hacer surgir la di-
Paris, PUF, 1979, pp.
1:, Freud, S., "L'homme aux rats", Cinq psychana.lyses, mensión del deseo marcado por la falta.
238-239. El gesto del analista. de cobrar muestra que él no esta allí

120 121
gratuitamente y que no está interesado en hacer del anali- za sobre estos asuntos al decirles voluntariamente el precio
zante un objeto de su goce, de sus investigaciones, objeto en en que valúa su tiempo". Contra el pudor, Freucl indica re-
fin de su experiencia clínica para, por ejemplo, ingresar co- chazar la falsa vergüenza y contra la hipocresía, demostrar
mo miembro en una sociedad psicoanalíti.ca, tener éxito en franqueza. Freucl no toca la cuestión ele la duplicidad, por
unas jornadas clínicas etc. Ese pagar muestra que algo del ser ella inherente al sujeto: lo quiere-noquiere,ligado al deseo
deseo del analista es también valuable como dinero y que el y el soy rico-soyjJoóre,ligado al dinero, están siempre presen-
,
análisis está colocado dentro de un lazo social. tes. Esa división se manifiesta, por ejemplo, en la duda de el
Al cobrar, el analista va contra el goce del sujeto de dos Hombre de las Ratas: esc-oger entre la mtúer rica y la mtúer
maneras: no sometiéndose a la fantasía del cliente v mos- pobre, donde se manifiesta su sfJdltung.
trando no gozar de él. El dinero en análisis tiene, por 'lo tan- En cuanto a la hipocresía, Freud rechaza la posición de fi-
to, una función de para-goce,como se dice para-golpe. lántropo desinteresado, mostrando así que el analista se sen-
tiría perjudicado, viniendo a situar así al analizante en el pa-
pel de perseguidor, o sea, de aquel que lo explota, pues ima-
División del sujeto y ética del analista ginaría ese otro ( el analizan te) como alguien a quien estu-
viese prestando un favor.
"El analista, continúa Freud en el texto 'El inicio del tra- Freud hará a continuación todo un desarrollo contra el
tamiento', puede indicar que las cuestiones de dinero son análisis gratuito, enfatizando sus maleficios. Termina dicien-
tratadas de la misma manera que las cuestiones sexuales, do que "nada en la vida es tan caro como la enfermedad y la
con la misma incoherencia, pudor e hipocresía." estupidez". Establece pues, nítidamente, no sólo que el pre-
Incoherenciaes el término utilizado en la traducción brasi- cio del análisis puede equivaler al precio de la enfermedad,
leña de la Imago para la palabra alemana wíespaltigkeitmcu- sino que uno puede amonedarse por el otro.
ya mejor traducción sería dujJlicid.ad,que designa la cualidad La estupidez puede transformarse en una cuestión del psi-
de estar dividido, partido en dos, donde se encuentra la raíz coanálisis, pero en principio no es abordada frontalmente
de SjJdltungque Lacan traduce como división del sujeto. por Freud. Si él trata de algo parecido a la estupidez es cuan-
Las cuestiones. de dinero y las de sexo dividen al stúeto. do aborda la inhibición en la neurosis. Por otro lado, la cues-
Las respuestas a las cuestiones de dinero, así como a las de tión de la debilidad mental es tratada por Lacan en el Serniná-
sexo, son siempre individuales: no existen dos personas que rio XI, principalmente a partir de su analogía con la psicosis,
tengan la misma relación con el dinero. dado que en ambos se encuentra la holófrase de S1 y S .
2
Siguiendo el texto, Freud dice: "El analista, por lo tanto, La enfermedad, diferente de la estupidez, es una cues-
está determinado desde el principio a no concordar con es- tión del psicoanálisis. A Freucl le interesa saber cómo la en-
ta actitud, y en sus negocios con los pacientes, a tratar los fermedad y el síntoma, en particular, pueden ser amoneda-
asuntos de dinero con la misma franqueza natural con que dos por el dinero. El síntoma es caro para el stúeto. Si para
desea educarlos en las cuestiones relativas a la vida sexual. el personaje de Marilyn el "diamante es el mejor amigo de la
Demostrándoles como él mismo rechazó una falsa vergüen- mtúer", el síntoma es el mejor amigo del neurótico.

122 123
El lucro del síntoma guien que, .a consecuencia de un accidente, quedó deficien-
te, pasando a vivir ele la mencliciclacl.15 Al proponérsele una
El neurótico ama su síntoma como a sí mismo porque és- cura al deficiente a través ele una cirugía, el primer impulso
te Je es caro -Jo que es constatable, en el análisis, en su difi- del sujeto es recusarla para no perder el beneficio. El sínto-
cultad en abandonarlo-, dado que su capital está invertido ma entra, entonces, en la intersubjetividad, encontrando un
en el síntoma. Entramos aquí en el segundo sentido de lapa- lugar y el sujeto lucra con eso. La falta ele piernas del hom-
labra caro:el primero es caro como amante ( el mejor amigo) bre mutilado representará el sujeto para el Otro sociaL
y el segundo es caro porque ahí se encuentra su capital, o Cambiar esa coyuntura significa quitar lo que representa el
sea, es ahí que su libido está invertida. Es Jo que Freud de- sujeto (S¡1$).
nomina beneficio primario del síntoma y que Lacan llama El beneficio secundario del síntoma está, por lo tanto, di-
goce del síntoma. recta y explícitamente vinculado por Freucl a la cuestión del
El neurótico, con su síntoma, obtiene dos tipos de bene- dinero.
ficio (lucro) en la economía libidinal:
El beneficio primario, en el que el síntoma es una satis-
facción libidinal sustitutiva, siendo la mejor inversión del ca- La transferencia de capital
pital del sttjeto. Caer enfermo, dice Freud, envuelve una
economía de esfuerzo psíquico.14 La enfermedad es una ma- En el análisis, vemos la transferencia del capital del sínto-
nera de hacer econ<)mía: es la solución más conveniente ma hacia un objeto: el analista. En vez ele beneficiarse el su-
cuando hay conflicto mental. Estar enfermo es invariable- jeto recibiendo una pensión ele invalidez por su síntoma, él
mente la obtención ele alguna ventaja. Es la faga en la rmfe1° paga y su capital es transferido al analista. Además ele esta
medad. transferencia ele capital en forma ele dinero, hay transferen-
El beneficiosecundarioconcierne a la transformación de la cia de libido, aquí tratada ele la misma manera.
relación del sttjeto con su síntoma. Este es sentido inicial- El primer efecto de la cura analítica es ese quiebre, ese
mente como un cuerpo extraüo (o huésped indeseable, se- corte perpetrado en la economía ele goce del sttjeto, instan-
gún otra metáfora utilizada por Freucl), pero en seguida el cio al sujeto a renunciar a parte ele su capital pecuniario. Sá-
s,tjeto acaba encontrando medios de obtener más ventajas bese lo difícil que es hacer que los analizantes vengan más
de él, además ele la satisfacción pulsional que el síntoma pro- veces a análisis, o sea, hacerlos transferir todavía más capital
porciona. para el analista. Esa resistencia püecle estar ligada al registro
La metáfora utilizada por Freud para referirse al benefi- ele la necesidad, pero ciertamente está conectada al registro
cio secundario concierne nada más y nada:menos que a un de la libido, al goce asociado al síntoma. El concepto ele re-
beneficio pecuniario. El utiliza como ejemplo el caso ele al- sistencia, que Freucl atribuye inicialmente al consciente -re-

15 Freud, S., "La nerviosité commnne", Introductiona /,a psychanalyse(24),


14 Freud,S., ''Fragmento da análise de um caso de histeria" (nota acres--
centado ero 1923), ESE.vol. VII, pp. 4042. Pbp, p. 362.

124 125
sistencia al trabajo analítico de desciframiento del incons- como imposible de soportar cuando se rompe la formación
ciente-, encontrará, a partir de la segunda tópica, su funda, de compromiso del conflicto en juego en el síntoma. Se tra-
mento no más al nivel del yo. Freud descubre que la resisten- ta del momento en que el beneficio secundario se deshace y
cia más poderosa proviene de ello:resistencia en renunciar lo ~ea! ~~l síntoma_imposible de soportar pasa a superar la
al goce incluido en la enfermedad, impidiendo los efectos sansfaccion producida por el síntoma. Cuando esto ocurre,
terapéuticos del análisis, pudiendo hasta llevar a la ruptura el sufrimiento causado por ese desequilibrio de la economía ,
del vínculo analítico. libidinal puede llevar al sujeto a pensar en buscar un análi-
En el análisis, el sujeto paga por esa transferencia de un sis'. Sin embargo, muc\}~s veces esto no basta para que al-
banco seguro llamado síntoma a un Otro sin garantías. Por guien llegue a un analista.
mejores que sean las indicaciones, por más amor que el sa- . En un segundo momento, el sujeto opta por el descifra-
ber supuesto le confiera, este Otro es siempre sin garantías. miento de esta cifra, suponiendo un saber en el síntoma del
Es natural que el sujeto resista a pagar con dinero y a aban- cual él es sujeto.
donar la seguridad del banco en que su libido está invertida. Podemos situar el efecto terapéutico verificado en la clí-
Si el dinero sirve para amonedar el capital de la libido, el nica al iniciarse un análisis en los tres registros; imaQlnario,
precio a ser pagado más allá del registro de la necesidad no simbólico y real. Ese efecto puede aparecer como ;l senti-
puede ser regateado. Es sólo cuando el precio es elevado pa- miento de alivio que el analizante experimenta en ese mo-
ra el sujeto que puede equivaler al precio del síntoma, te- mento. Más allá del sufrimiento, que es la señal de ruptura
niendo cada analizant-e, por lo tanto, su precio. El analista del c~~promiso, es necesario para que el individuo busque
no puede tener un precio fijo para todo y cualquiera que lle- el anahs1s que suponga en el síntoma una cuestión a ser des-
gue a golpear a su puerta, pues esto sería situar su praxis no cifrada, cuestión que hable respecto a su posición como su-
en el registro de la líbido y sí en el de la prestación de servi- jeto -sobre el sexo, sobre la vida, tal como la cifra de su des-
cios, en el registro de time is rnoney. tino-. Esa_suposición posibilitará la elección del sentido pro-
p10 del SUJetoa la opepción de causación, denominada por
Lacan en el SeminarioXI, alienación. El sujeto opta por des-
Pagar el precio cifrar su alienación al Otro del significante.
En el registro imaginario, podemos decir que se trata del
Si el síntoma es la mejor inversión ele capital del sttjeto, amor de transferencia-el registro de la reciprocidad, ele amar
¿qué lo lleva a buscar el análisis? y de ser amado- y que el sujeto ama y se sie.nte tomado en
A partir de la cuestión del capital, podemos tentar formu- consideración en sus quejas y sus sufrimientos. En el re<>istro
lar la constitución de la demanda de análisis. simbólico, se trata ele la entrada del sttjeto en la cadena ~i<>ni-
. b
En un primer momento, el sujeto considera que el precio fi1cante propiamente dicha, o sea, de la entrada en la asocia-
que paga por su síntoma le es demasiado caro ( en el sentido ci_ó:1_libre: el suje~o encuentra en el analista el Otro a quien
de alto precio y no de alta estima). El goce del síntoma es dmg1r su producción significante. El efecto real es una trans-
paradójico: la satisfacción libidinal ahí implicada se revela formación de la libido. Se· trata de la transferencia del sufrí-

126 127
miento por el precio pagado con el síntoma para el sufri- te y al hacerlo pagar por ellas, el analista pone su cuerpo fue-
miento del bolsillo, pues pagar implica también sufrimiento, ra de la jugada. 17
privaciones, sacrificios, cálculos, etc. Se trata ele fabricar un La tragedia ele Crebillon del siglo XVIII "Atreo Tiestes" es
objeto llamado analista y el dinero se presta bien a eso, pues escandida por el estribillo: "Un designio tan funesto si no es
se paga al analista para disfrutar ele él. El analista se vende co- digno de Atreo es digno ele Tiestes." En ella se relata el caso
mo un objeto que tiene valor inicialmente contabilizable: tan- de Atreo traicionado por el hermano y luego asesinado por
to por sesión. Así, el analista es un objeto Jibidinalmente in- el supuesto hijo y el caso de Tiestes que come sus propios hi-
vertido y que va a amonedarse con el dinero. Por el artificio jos.
ele la transferencia, el analista es un objeto ele alquiler: él es Se trata de una leyenda de la antigüedad en que dos her-
alquilado por el analizante que paga por sesión, por cada "al- manos enemigos luchan por el trono ele Micenas. Son her-
quiler". Y para eso no cabe hacer economía, pues la economía manos fraticidas, pues bajo el estímulo de la madre mataron
ele dinero representa la economía ele goce que se expresa por a su medio-hermano, hijo del padre con una ninfa.
una retención que infringe la regla de oro ele la asociación li- En Micenas, cuando queda vacío el trono, un oráculo
bre, que va absolutamente contra cualquier tipo de reten- aconseja al pueblo escoger a uno de los dos hermanos. Ca-
ción. da uno de ellos propone, entonces, una apuesta. Ti es tes pro-
Sólo hav una manera ele hacer análisis: invirtiendo todo. pone que sea rey aquel que consiga mostrar un vellón de
Así, nada puede quedar fuera del análisis. El gasto de dine- oro. Atreo acepta inmediatamente, pues existía un carnero
ro debe acompañar al .gasto de la libido que corresponde a en su rebaño que poseía un vellón ele oro, que él había man-
una hemorragia inicial del goce del síntoma concomitante a dado cortar y guardaba en un cofre. Atreo, sin embargo, no
su transferencia hacia el analista. La transferencia en análi- sabía que su mttjer, amante de su hermano Tiestes, Jo había
sis, más allá de ser transferencia de significante, como lo ex- robado y ofertado al amante. Atreo pierde cuando Tiestes
plicita el algoritmo formalizado por Lacan, es transferencia muestra el vellón de oro, ... pero no descubre nada.
del capital de la libido. Zeus apiádase ele Atreo y "le sopla" para que éste propon-
ga -pues es su turno de proponer una apuesta- que el ver-
dadero rey sea aquel que mude el curso del sol. Zeus realiza
¿Por qué el analista cobra? la proeza y Atreo, gracias al favor divino, se torna rey y des-
tierra a Tiestes.
"Si no cobrásemos, entraríamos en el drama de Atreo y Más tarde, cuando Atreo toma conocimiento de la trai-
de Tiestes, que es el de todos los sujetos que nos vienen a ción fraterna, finge reconciliarse con el hermano y lo man-
confiar su verclad." 16 No cobrar es entrar en la trageclia del da a llamar. Mata en secreto tres hijos de Tiestes, descuarti-
analizante como depositario ele una carta robada de la cual za los despojos y hace con los pedazos un magnífico banque-
él quiere desprenderse. Al recibir las tragedias del analizan- te que ofrece al supuesto hermano pródigo. Despues de

17 !bid,.p. 256.
16 Lacan,J., O Seminá:1io,
livro II,Jorge Zahar Edítor, p. 257.

128 129
Ti es tes deleitarse, Atreo muestra las cabezas de los tres hijos positario de las historias de alto valor del sujeto. El quiere di-
y lo destierra nuevamente. nero con el cual podrá escoger los objetos que él quiera.
La tragedia de Crebillon termina aquí, pero la leyenda El analista es depositario ele las cartas robadas ele los ana-
cuenta que Tiestes se refugia en Sicyane y engendra un hijo, lizantes: cartas que no llegarán a su clestinario y que son
Egisto, con su propia hija Pelópia, sin que ésta lo perciba ( !) . transferidas al analista. El peso de responsabilidad de ser de-
Pelópia se casa en seguida con su tío, Atreo y éste confía a positario de esas cartas es contrabalanceado por el dinero, '
Egisto la misión de matar a Tiestes. Pero Egisto descubre a pues al hacernos pagar neutralizamos la responsabilidad de
tiempo que Tiestes es su padre, retorna a Micenas, mata a esa transferencia haeiéndola equivaler al significante más
Atreo y da el trono a Tiestes. aniquilador de significación: el dinero.
No cobrar significaría entrar en el drama de Atreo y Ties- El analizan te paga con dinero y "paga al contado" alana-
tes como depositario del secreto valioso sin poder hacerlo lista el precio debido por haberlo constituido en cofre pre-
circular. Al hacer pagar al analizan te, se trata de transformar cioso de sus males y bienes. El precio "tiene como función
algo del orden del destino en objeto de cambio -los signifi- amortiguar algo infinitamente más peligroso que pagar con
cantes empleados para cifrar ese goce, contando cuantas ve- dinero, que consiste en deber algo a alguien"_ 1S
ces fuera necesario el horror de su tragedia-. El destino aquí El analista también paga, nos dice Lacan en La dirección
es figurado por una orgía sanguinolenta de goce incestuoso, de la curay losprincijJiosde su jJoder.19 El paga en los tres regis-
como en el fondo son todas las historias o por lo menos co- tros: Simbólico, Imaginario y Real.
mo son vivenciadas por aquellos que las narran.
El sujeto viene a prestar cuenta de sus crímenes y para S - con palabras - la interpretación.
ello él paga con dinero, pone en movimiento la deuda sima I - con su persona - prestándose a los fenómenos recu-
bólica -deuda que el sujeto paga para entrar en el simbolis- rrentes de la transferencia, borrándose como yo.
mo-. R - con su ser - en su acto anulándose como sujeto en el
Al hacerse pagar, el analista muestra que no esta allí por haz-de-cuenta del objetoa.
amor, por sacrificio, o por ideal y mucho menos para gozar
de las historias escabrosas de _lospacientes. EstQ es importan- Y, ¿qué es lo que el analizante y el analista dan?
te, sobre todo en lo que atañe al amor ele transferencia en Podríamos decir que el analizante da su amor, el amor de
que -como se verifica en la clínica del amor- amar es querer transferencia. Sólo que en la dinámica del amor y en la dia-
ser amado. Desde que despunta el amor ele transferencia léctica del dar, el amor es dar lo que no se tiene: dar, por
surge la demanda ele amor. Más allá ele ese amor ele transfe- ejemplo, su tiempo cuando no se tiene para nada o dar la
rencia, lo que está en juego es la esencia del amor: o sea, la eternidad como André Gide para Madeleine. Pero el amor
pregunta "¿quésoy comoobjetojJarael Otro?",cuando el analis- de transferencia es efecto de la demanda intransitiva que el
ta será convocado a ese lugar del Otro que goza del sttjeto
como un objeto. Hacerse pagar es significar que el analista !$ !bid_.p. 267.
19
no se interesa por el sttjeto como objeto, sino que es el ele- !bid, Éclits, p. 597.

130 131
analizante dirige al analista: amar es demandar amor. De ahí tica del contrabando -modulación del deseo del obsesivo--
el "dar amor" de la transferencia se reduce a la otra fase de en la qua! se tienta, para eludir al Otro, entrar en una nego-
la demanda que cabe al analista soportar como insatisfecha 11
ciación del tipo una parte con recibo, otra parte sin reciboº,
con su rechazo, para que desfilen los significantes en que se etc.
detuvieran las frustraciones del analizante. En análisis, solo hay un recibo: es la forma con que cada
.fr
Pero no es con amor que se paga el amor. Pues si amar es analista significa al analizante que lo que fue dicho esta di-
dar lo que no se tiene, lo que el analista tendría para dar es cho, sin poder ser desdicho: el sujeto es responsable por sus
nada. Pero esa nada, dice Lacan, él no la da. Y paradójica- dichos. He aquí lo qtie•el psicoanalista anuncia con su pun-
mente para esa nada que él no da, el analista hace al anali- tuación o corte de la sesión significa haber recibido. En últi-
zante pagar y pagar bien, sino el analizante no lo juzgaría ma instancia, el recibo del analista es el propio corte de la
precioso. 20 El analista como el Otro del amor a quien el ana- sesión. Por intermedio del corte él significa haber recibido
lizante dirige sus demandas es valioso por ser supuesto de- aquello que el analizante le depositó. En ese sentido, el reci-
tentor del objeto precioso causa de su deseo (a). Es por ese bo viene antes del gesto de pago.
objeto valioso, agal1na,que el analista es supuesto detentor,
siendo sin embargo que él no sólo no la da sino que tampo-
co la posee y es por ese objeto que es nada que el analizan-
te paga.

A (el Otro del Amor)

(a)

Esto se ~esume en la frase evocada en el SeminarioXI, ilus-


trando el amor de transferencia: "lo te amo, perocomo,inexpl-i-
amo en ti algomás que a ti, el objetoa, yo te mutilo."21
cablem.ente,
La obsesión por el pago como si fuese un salario recibido
a fin de mes por servicios prestados, es correlativa a la prác-

20 !bid, Écrits, p. 620.


21 !bid, Le Séminaíre - livre XI, Seuil, 1973, p. 241.

132 133
capítulo V

EL ACTO PSICOANALÍTICO
Y EL FIN DE ANÁLISIS
l

135
(

Casi parece como si el análisis fuese la tercera de


aquellas profesiones imposibles en las cuales de an-
temano se puede estar seguro de llegar a resultados
insatisfactorios. Las otras dos, conocidas hace mu-
cho tiempo, son la educación y el gobie1no. Eviden-
temente, no podemos exigir que el analista en pers--
pectiva sea un ser peifecto antes que asuma el aná-
lisis, o, en otras palabras, que solamente personas
de alta y rara perfección ingresen en la profesión.
Pero, ¿dónde y cómo puede el pobre infeliz adqui-
rir las calificaciones ideales que necesitará su profe-
sión? La respuesta es: en el propio análisis, con el
cual comienza su preparación para la futura activi-
dad.

Análisis terminabl.ee interminable,Sigmund Freud

Para Freud, todo análisis es terapéutico, tanto para aquel


que quiere curarse de algo como para aquel que se propone
ser analista. Por lo tanto, la distinción entre analistas-tera-
peutas y analistas--0idactas, análisis y análisis didáctico, en
uso en las sociedades ipeístas y similares, merece ser interro-
gada. Para Lacan, todo análisis es didáctico cuando es lleva-
do a su término, pues él produce un analista.
Si con Freud aprendemos que el propio análisis del ana-
lista es la condición para su ejercicio, con Lacan descubri-
mos que el proprio proceso analítico puede conducir al SU'

137
jeto a un punto en que de analizan te se torna analista, supo- Lo incllrable de la castración
niendo que la superación de ese "momento de pase", corres-
ponde al final del análisis, es la condición del acto de tornar- En su texto sobre la cuestión del final de análisis, Freud
se analista. El acto psicoanalítico por excelencia es aquel en hace desembocar a la experiencia psicoanalítica en el "peñas-
que el analizante pasa a analista. De esto se deduce que sólo co de la castración": angustia de castración para el hombre y
es posible encontrar el acto analítico en el inicio del análisis envidia del pene (Penisneid)para la mujer. Para Freud, lo que,
de cada paciente, en caso de haberse realizado para aquel se encuentra en el horizonte del análisis es una falta, que de-
analista en el final de su propio análisis. Al dirigir un análi- vela la negativización qel falo para ambos sexos.
sis, los actos del analista traen la marca de ese pasaje, inclu- Ese impase de castración es, sin duda, inadmisible para el
so cuando la travesía fracasa y desemboca en el haz-de-cuen- sujeto. Lacan, al preguntarse si tal impase es realmente in-
ta del acto psicoanalítico. transponible propone una teoría de su atravesamiento, a
En este capítulo, proponemos la hipótesis de que el mo- partir del concepto de fantasía que sustenta el deseo para el
do de salir de análisis del analizante determinará su modo sujeto, constituyendo la ficción ("fijación") del goce al cual
de actuar como analista, siendo necesario, por lo tanto, arti- está subordinado. 1
cular la doctrina del final de análisis con la del acto psicoa- El dispositivo freudiano de la libre asociación es lo·que
nalítico. responde al estat4to del inconsciente, estructurado como
El seminario sobre el Acto psicoanalítico es contemporá- un lenguaje, imponiendo al analizante la tarea del
neo de la llamada "Proposición del 9 de octubre" de 1967, desciframiento del saber inconsciente, sustentada, en la
texto en que Lacan extrae consecuencias institucionales de transferencia, por el analista. En la libre asociación, el anali-
la teoría del fin de análisis, sosteniendo que la calificación zante se experimenta como sujeto que ningún significante
del psicoanalista sólo puede tener soporte en la tarea termi- es capaz de representar a no ser para otro significante, pues
nada del analizante. El acto psicoanalítico es el acto realiza- ningún significante es capaz de decir lo que es el sujeto, que
do a partir del advenimiento del sujeto como objeto, cuan- es, él mismo, signif¡cante tachado de la cadena ($). En ese
do el sujeto se destituye como analizante para instituirse co- ejercicio del cumplimiento de la regla fundamental, el suje-
mo analista, puede sostener el simular ser el objeto causa del to se experimenta como faltante bajo dos aspectos. Por un
deseo para el analizante. Es este mismo acto que, una vez de- lado, falta el significante que diría lo que él es. Los signifi-
puesto el sujeto supuesto saber encarnado por el analista, cantes identificatorios del sujeto tienen en análisis el destino
hará a ese analizante reinstaurarlo ya como analista para de perder su función ( o por lo menos de tener su función,
otro sujeto, al dar inicio a un análisis. El acto psicoanalítico revelándose tal como son: significantes que no definen al su-
provee la estructura de la sentencia lacaniana de estilo pre- jeto, pero a los cuales él esta sujetado. No le falta sin embar-
socrático: el analista sólo se autoriza por sí mismo. Es esa es- go al sujeto sólo el significante que lo definiría, sino el pro-
tructura del acto analítico en el final de análisis o que se
opone al final de análisis por la identificación con el psicoa- 1
Lacan, J., Le Séminaire - L'angoisse (inédito) (5/12/62; 9/1/63;
nalista. 30/1/63, 15/5/63).

138 139
pio ser: el sujeto es falta-de-ser. Llevar el sl\jeto al punto de El dispositivo de pase
experimentarse como falta corresponde a llegar a lo que
Freud designó como "peñasco de la castración": el punto in- El pase es, por lo tanto, el nombre de ese momento del
curable del sttjeto. 2 Para Lacan, se trata menos de un impa- final de análisis en que el analizante tórnase analista y es
se que de un punto de llegada del proceso: el sujeto no se también el nombre del procedimiento inventado para que
cura de su división. "Hacer de la castración sujeto" es el de- el testimonio de ese pasaje sea acogido por la institución psi- ,
ber del analista. Este ser que le falta es lo que su fantasía ($ coanalítica, o sea, por una Escuelade jJsicoanálisis.
O a) le indica como siendo el objeto con el cual él, como su- En octubre de 19§7, tres aüos después de haber fundado
jeto, se encuentra en conjunción (I') y disjunción (v) - obje- la ÉcoleFreudiennede P;ris, Lacan hizo su famosa proposición
to condensador de goce: objeto (a). de instaurar a nivel institucional un dispositivo complejo que
La vertiente de análisis implica el desciframiento del in- respondiera a la manera por la cual una persona se torna ana-
consciente y el sujeto como efecto del significante es inter- lista. Es en torno del pase que es articulada en la Escuela de
minable.Jamás podrá saberse todo debido a la represión pri- Lacan la cuestión de la garantía institucional por la vincula-
maria. Sólo a partir del punto de la estructura fuera del sig- ción de análisis personal con la transmisión del psicoanálisis,
nificante, donde se denota el ser del sujeto, es que un final o sea, el análisis en intensión y el análisis en extensión.
de análisis es posible. Llegar a ese punto es la condición del Los principios de funcionamiento del pase fueron vota-
acto analítico en que "el objeto es activo y el sujeto subverti- dos y adoptados en 1969 en Asamblea General a partir de un
do". A partir de esa definición podemos escribir el materna texto escrito por Moustapha Saphouan y colaboradores. 3
del acto analítico con la parte superior del discurso del ana- Ese dispositivo tiene por función brindar autenticidad al pa-
lista: a-, S, en que el objeto a es el agente operador del ac- se experimentado en el análisis y producir un saber sobre él,
to analítico. Para que el analista en su acto haga que el obje- siendo, en cierta forma, el contrapeso institucional (y para-
to sea activo en la experiencia, él mismo como "ser" en el d¿,jico) al aforismo "el analista sólo se autoriza por sí mis-
haz-de-cuenta y no como sujeto, debe presentificar ese obje- mo". Contrapeso con el cual la Escuela, junto a la designa-
to para el sujeto del analizante. ¿Cómo cumplir esa función ción de AME (AnaÍista Miembro de la Escuela) -título con
sin haber él mismo pasado por la experiencia en su propio que reconoce los miembros que hayan dado prueba de ser
análisis de reconocerse como objeto de goce, causa de ho- analistas-, garantiza la "relación del analista con la forma-
rror y deseo? Es a partir del objeto a que se sitúa la vertien- ción que ella provee. "4 El pase, sin ser obligatorio, es el dis-
te terminal.del análisis. Al preparar al nuevo analista, el final positivo que permite la verificación de que el analista sólo se
de análisis trae en sí ese pase, cuyo momento Lacan propo- autoriza por intermedio del analizante que el fue y por el pa-
ne aprehender a través de un dispositivo institucional parti-
3 ''Principes concernant l'accession au titre de psychanalysta dans l'Ecole
cular, del mismo nombre, fuera de la transferencia.
Freudiene de París" (proposition A), Scílicet2/3., Seuil, Palis, 1970, p. 30 e
seg.
2 Lacan,J., "Comptes rendus de l'en.seignement ~ l'Acte psychanalytique, 4 "Proposition du 9 octobre 1967 sur la psvchanalvsta de l'Ecole", Scilicet

Ornicar?nº 29, 1984. 2, Seuil, Patis, 1968, p. 15.

140 141
so dado al decidir colocarse en el lugar de analista para otro sa de de.bates, polémicas y hasta de escisiones, como la sali-
sujeto. Aquellos que dan su testimonio de ese momento de da en 1968 de los analistas de la EFP que fundaron el Cua-1°
pase, verificado y autenticado por un jurado, reciben el títu- to Gru/10,liderado por P. Aulagnier, F. Perrier y J.-P. Valabre-
lo de AE -Analista de la Escuela. El principio consiste en que ga. Tanto bullicio, ¿no será por que el pase es el dispositivo
un SL~eto designado pasante dé testimonio de su análisis a institucional que se propone acoger algo del real -imposible
dos pa.sadüresescogidos por sorteo en una lista, los que a su de soportar- en juego en el análisis y por lo tanto en la for- ,
vez, transmitirán lo que escucharon al jurado, a quien cabe mación del analista, para a partir de ahí elaborar un saber?
la decisión de la nominación. El pasante no conoce aquellos Despues del diagnó§tico de Lacan, en Deauville, en 1978,
que autenticarán o no su pase con el título de AE. El pasa- de que el pase en la EFP era un fracaso y su posterior diso-
dor es designado, sin haber sido consultado, por su analista, lución, la Escuela de la Causa Freudiana (ECF), fundada ba-
por encontrarse en el momento de pase en su propio análi- jo el signo de la contra-experiencia, decidió rehabilitarlo en
sis, estando, por lo tanto, apto para recoger la palabra de los 1983, retomando los principios de la "Proposición", pero in-
pasantes y transmitirla al jurado. troduciendo modificaciones a partir de las indicaciones de
El pase subvierte totalmente lo que, hasta entonces, cons- Lacan, del 22 de diciembre de 1980, a Claude Conté y Jac-
tituía en las sociedades ipeístas la cuestión de la formación ques-Alain Miller. 6 Así, 1) El antiguo jurado fue sustituido
del analista, basada en una pre-selección de los candidatos, por una doble comisión del pase, constituida por dos carteles
en la indicación de analistas didactas debidamente habilita- delpaseque tienen la función de recibir la declaración de los
dos y en el testimonio ·del analista sobre el desempeño del pasadores, deliberar y nominar o no al pasante con el título
analizante. El pase propone que el analizante sea él mismo de AE. Ellos se renuevan cada dos aüos, según el principio
el testigo de su proceso y que elabore un saber sobre su pa- de la permutación, estando cada cartel compuesto por cin-
saje a analista. La cuestión de la selección previa a la candi- co personas (4+1) de las cuales tres son analistas (entre ellos
datura del analista se desplaza hacia la cuestión de una de- por lo menos uno es AE) y dos pasadores; 2) AE, que era en
claración, seguida de verificación posterior al análisis, basa- la EFP título perm,mente, pasó a ser título provisorio (para
da no en un saber previo, sino en un saber a ser elaborado evitar la constitución de una "casta") con una duración de
sólo después de terminada la experiencia psicoanalítica. tres aüos, durante los cuales, conforme a la "Proposición", él
La "Proposición", dice E. Roudinesco, "constituye sin du- "atestígua los problemas cruciales en los puntos vivos en que
da uno de los actos más innovadores de la historia del psi- se encuentran para el psicoanálisis"; 3) Los pasadores serán
coanális en materia de formación[ ... ). Lacan quiere así rein- designados por los AME, los cuales a su vez serían nomina-
troducir lo que se enseüa o transmite en el diván como úni- dos por una Comisión de garantía; 4) Fué constituido un se-
coprincipio de acceso a una función que tendía hasta enton-
ces a no tener nada más en común con la especificidad del
Ed. Bras: História da Psicanálise na Frarn;a -A batalha dos cem anos, vols
psicoanálisis. "5 Desde su invención, el pase siempre fue cau- 1 e 2.Jorge Zahar Editor, 1989/1988.
6Miller,J.-A., "Des données sur la passe", La lettre mens-uelle(ECF), nº 9,
5 en France,Paris, 1986, p. 455.
"Roudinesco, E., Histmia de la Psycha.na{vse abril 1982, p. 9.

142 143
cretariado de la comisión del pase que debía recibir las de- mente qtte llegó a proponer en 1974 a un grupo de italianos
mandas de pase y establecer la lista de los pasadores indica- la constitución de una Escuela cuyo acceso fuese posibilitado
dos. 7 por intermedio de ese dispositivo, inclusive corriendo el ries-
No es nuestro propósito discutir aquí las cuestiones insti- go de que nadie entrase y no se constituyese la institución. 9
tucionales que se presentaron y que se presentan actualmen- En ese mismo año de 1974, él decía en su Seminario que
te en la ECF en relación al pase, sino solamente indicar su su formulación ("el psicoanalista sólo se autoriza por sí mis- P
actual funcionamiento, ya que nada garantiza que no se mo- mo") debería recibir complementación dado que "si es cier-
difique en función de la experiencia. Pero es importante to que no se puede ser.nominado para el psicoanálisis, esto
señalar que tal dispositivo, cuya complejidad es evidente, no no quiere decir que cualquiera pueda entrar en él como un
podría haber sido inventado de no existir concomitante- elefante en un bazar". Y no escondía que esperaba mucho
mente una elaboración de saber sobre el final de análisis, de su Escuela con referencia a la cuestión sobre lo que cons-
aunque éste precisase aún ser confirmado, por las diversas tituye a un analista: "Espero que alguna cosa sea inventada".
instancias del dispositivo (principalmente los carteles del pa- ¿No estaría Lacan enfatizando ahí el papel de la institución
se y los AE), "Es inútil indicar, dice Lacan, que esta proposi- en el psicoanálisis en intensión? El llego a indicar (a partir
ción implica una acumulación experiencia, su recolección y de los cuantificadores lógicos empleados en las fórmulas de
su elaboración, un ordenamientode su variedad, una anota- la sexuación), que "incluso autorizándose por sí mismo, él
ción de sus grados." no puede, por eso, igualmente dejar de autorizarse por in-
La Escuela de Lacan, como institución psicoanalítica que termedio de otros." 1º Este aspecto paradójico de la autoriza-
garantiza la formación de los analistas, es solidaria, por lo ción del analista -apuntado, elaborado y jamás abandonado
tanto, con la concepción de que tornarse psicoanalista no es por Lacan- revolucionó enteramente la manera de pensar,
una elección profesional, sino un pasaje que se realiza en el la formación del psicoaanalista y la estructura de las institu-
interior de un proceso analítico que puede ser verificado ciones psicoanalíticas: sus efectos se hacen sentir hasta hoy
por un dispositivo institucional (conforme a la estructura de en las sociedades m;'ís tradicionales de los países en que hay
pase usada en el dispositivo analítico). una difusión de la enseñanza de Lacan. Cabe decir que to-
El pase como dispositivo tiene el carácter de proposición, davía hoy el desafío y las paradojas del pase están lejos de ha-
no siendo en absoluto una obligación para nadie, pero la Es- ber dado todos sus frutos.
cuela debe ofrecerlo a quien quiera utilizarlo. El pase "no es
prescripto como un deber, es ofrecido como un riesgo. El su-
pone que se confíe en la teoría del pase, en los pasadores, en El fin de la partida
el jurado, en Lacan, en la Escuela y hasta en el "espíritu del
psicoanálisis" 8 • La apuesta de Lacan en el pase era tan vehe- En la "Proposición", en que Lacan articula el pase y su

7 ''Reflexions sur l'Ecole", La lettrernensuelle(ECF),nº 69, París, mayo 1988.


9 Lacan,J., "Lettre aux italiens", Lettremensuelle,nº 9, ECF, 1982.
8 Miller,J.-A., "futrocution aU.'{paradoxes de la passe", Ornica.r?,n" 12/13,
10 !bid, Le Séminaire- Les non-dt<pes
emnte (inédito), (9/4/74).
dic. 1977, pp. 103-116.

144 145
dispositivo, él elabora las coordenadas lógicas y clínicas del La de.stitución subjetiva corresponde a la caída de los sig-
inicio y del final de análisis. nificantes-amos que representaban el sttjeto, significantes de
Como vimos en el primer capítulo, el materna del inicio la identificación ideal provenientes del Otro [l(A)]. No es
de análisis es el algoritmo de la transferencia. Entretanto, no raro que ese proceso de desindentificación sea experimenta-
encontramos en la obra de Lacan nada parecido a un mate- do como un momento de despersonalización, por verse con-
rna de fin de análisis, sólo algunas indicaciones precisas y un mocionados los anclajes simbólicos del sujeto que es libera- '
dispositivo institucional para que un saber sobre ese fin pue- do del juego de las identificaciones. Los significantes. no
da ser constituido a partir de la experiencia del pase. cumplen más la funcióJ1 de responder (taponando) la cues-
El inicio de análisis, con la articulación significante de la tión del" ¿Quién soy? "que es transmutada en "¿Qué soy pa-
transferencia (S """7 Sq), es marcado por la institución del su- ra el deseo de Otro?". Perdiendo los significantes que lo
jeto supuesto saber como efecto de significado que es, al sojuzgar ( tP,el sujeto es reducido a su división y lo que se
mismo tiempo, el propio pivote de la transferencia. A esa presentifica' es el objeto que él es y fue estructuralmente pa-
transferencia de significante corresponde la lógica de agal- ra el Otro. El sttjeto se sabe, entonces, "pura falta en cuanto
m.a delegada al analista en la posición del Otro del amor y (-<p)"y "puro objeto en cuanto (a)". Esa falta correlativa a la
del saber. Agalma es lo que sustenta en la transferencia la castración y ese objeto causa de deseo tiene la misma estruc-
conjunción del sujeto supuesto saber con el sujeto supuesto tura: la que "condiciona la división de ese sujeto". 11
desear. La destitución subjetiva corresponde al advenimiento del
El fin de la partida, cuando se da la "metamorfosis del su- ser. Siendo el sujeto falta -a-tener y falta-a-ser, en el final de
jeto", puede ser articulado al acto analítico a partir de dos análisis es en (-<p)o en (a) que aparece su ser, dice Lacan en
expresiones utilizadas por Lacan: la destitución subjetiva y la la primera versión de la ºProposición", agregando que es en
travesía de la fantasía. ese "ser del agalma del sujeto supuesto saber que se remata
el proceso del psicoanalizante en una destitución subjetiva".
Ella es correlativa al desvanecimiento del Otro: el sujeto se
La destitución subjetiva para con la castración, con la falta del Otro que devela su in-
consistencia: la barra es colocada en el Otro (j(¡, es del
En análisis sólo hay lugar para un sujeto: el sujeto del in- "Otro, continúa Lacan, que cae el (a) y es en el Otro que se
consciente que habla por boca del analizante. El analista no abre la hiancia de (-<p)".Esto implica que, desde el punto de
debe, por lo tanto, competir con el analizante por ese lugar vista del analizante, el analista es en su dimensión de Otro,
echando mano, por ejemplo, de los efectos del discurso del apareciendo cada vez más en la posición de resto, reducién-
analizante sobre su persona, esto es, su división, o, en otros dose a un significante cualquiera. La destitución subjetiva es
términos, su contratransferencia. Lo que permite al analista también destitución del sujeto supuesto saber, pivote de la
abdicar de su condición de sttjeto en la conducción de aná- transferencia, lo que promueve la disipación del amor trans-
lisis es el proceso que en su propio análisis lo llevó a la desti-
tución subjetivaen el final. 11 [bid, "Proposition,.. premiere version ", Analytica nº 8, 1978.

146 147
ferencial, perdiendo el analista la causa de la transferencia, es asegurada por sus identificaciones. 14 La fantasía es lo que
su agalm.a.El analista pierde el valor de objeto precioso que da el marco de la relación del sujeto con la realidad: su ven-
maravilla para adquirir el valor de deyecto, sobra del proce- tana para el mundo. Es de ella que el sujeto toma la seguri-
so analítico. El advenimiento del ser correlativo a la destitu- dad para hacer delante de las situaciones que la vida le pre-
ción subjetiva del analizante corresponde en el analista a un senta. El análisis, al llevar al sujeto a atravesar la fantasía,
efecto de - ser dejado, dejado como ser por el analizante. Es promueve una conmoción y una modificación en las relacio- p
en ese final de análisis cuando el analízante "sabe ser una so- nes del sujeto con la realidad, llevándolo a una zona de in-
bra"12, condición para que él, cuando sea analista y conduz- certidumbre, pues él rs. soltado por el ancla de la fantasía, li-
ca el análisis de otros sujetos, pueda también ser dejado en berado de las amarras de las identificaciones que situaban su
el final como deyecto de la experiencia. realidad. En ese momento, nada puede escamotear su cas-
tración. Ese sujeto destituido encontrará su certeza en su ser
tfi"cy\/
WAP
vs)'1MÁ
- _¡---,.,J\.~-
de objeto.
Travesía de la fantasía ~ t)'\,(/'r,v·· "Soy esa voz de la garganta afónica del Otro; esa mierda
eyectada por su agujero; ese objeto a devorar por su boca;
Otra manera de abordar esa metamorfosis del sttjeto es lo esa mirada penetrante que me fusila." Revelación de un ser
que Lacan designó como travesía de la fantasía. Atravesar la en contraposición al sujeto que, al obedecer al "diga todo"
fantasía fundamental no significa eliminarla como si fuese de la regla fundamental, sólo aparece como falta-de-ser todo
una piedra en el riñón o hacerla desaparecer pulverizándo- aquello que es dicho. A partir de esa experiencia de ser, el
la, sino recorrerla para que el sujeto pueda experimentarse sujeto podrá vaciar ese objeto del goce del Otro que le sus-
en los dos polos que ella encierra: el del sujeto y el del obje- tenta la fantasía. El objeto se devela como no presentando
to ($ Oa). consistencia alguna, a no ser lógica, como producto de ela-
Como sttjeto, fue eso lo que él hizo todo el tiempo de boración en el final de análisis. Con esa operación de vaci-
análisis: experimentarse como faltante, como aquel a quien miento de goce, el ~ujeto puede saberse una sobra y lidiar
falta el complemento que la fantasía ocupa. La travesía de la con su ser de objeto para poder separarse de él. Ese objeto,
fantasía corresponde a la destitución subjetiva pues significa una vez separado, decaído, "pierde todo privilegio y literal-
esencialmente ir más allá de ella, para que el sujeto se reco- mente deja al sttjeto solo" 15 Se trata aquí de una desustantifi-
nozca como un "soy" conectado al objeto - objeto que sub- cacióndel objetodonde lo que cuenta "no es el propio objeto,
vierte al sujeto. "La destitución subjetiva, dice Colette Soler, sino la función de ese objeto en su relación con la división
es hacer al sujeto reconocerse como objeto. "13La travesía de del sujeto." 16
la fantasía corresponde a la destitución subjetiva: la posición
del si.tjeto en la fantasía, o sea, que su relación con el objeto 14 Leguil, F., "La question. de la fin de la cure" ( conferencia pronunciada
en Rennes, 16/5/87).
15
12 Jbid, "Letu·e aux italiens", op. cit. Lacan,J., Le Séminai1' - L 'objetde la ¡,sychanalyse(inédito), (! 2/1/66),
16 Morel, G., ''Trois dévialions", L '.A.nenº42, París.Junio1990.
13 Soler, C., Intnrencao na ''Tetrade", París, octubre 1989, (inédito).

148 149
Lo que está en juego en la travesía del fantasma en el fi- por Fre11d tanto del acto fallido -un habla reprimida- como
nal de análisis es la pérdida del ser de toda su sustancia de agieren,con su aspecto de habla imposible y por eso mismo
objeto. El fin del análisis debe permitir al sujeto renunciar a actuada.
lo que en su fantasía daba la impresión de ofrecerle ese com-
plemento de ser. 2) El acto es promotor del franqueamiento, provocando un
La travesía del fantasma implica su construcción axiomá- cambio radical en el sujeto, pues, en lo que se refiere a él, ,
tica, cuyo modelo se encuentra en el "golpéase a un niño" nada será como antes. 3) El acto es acéfalo, pues el sujeto no
donde Freud nos revela, en su deconstrucción, un sujeto en es agente de su acto. E~tas tres características se encuentran
la posición de objeto de malos tratos del Otro. Ese doble mo- / condensadas en la reseña de ese Seminario: El acto viene en
vimiento de construcción y deconstrucción permitirá que el lugar de un decir por el cual él cambia el sujeto. 18
"la experiencia del fantasma fundamental, corno dice Lacan, Ese sujeto caracterizado por el pensamiento, que es el su-
se torne la pulsión". 17 El aspecto acéfalo de la pulsión, don- jeto del inconsciente y cuya libre asociación lo devela como
de no se encuentra el sujeto, es correlativo a la acentuación falta-de-ser, está ausente del acto psicoanalítico. El sujeto
del circuíto pulsional alrededor del objeto. que piensa no actúa. El acto está del lado del ser y es corre-
lativo a un "no pienso", que completarnos con el lacaníano
ºno pienso, luego soy". No existe, por lo tanto, subjetivación
En el final del análisis, es presentificado el trayecto pul- del acto a no ser a posteriori:sólo después del acto el analista
sional que, rematando su cierre, subvierte ese sujeto hacien- podrá interrogarse sobre lo que lo hizo actuar y dar la razón
do de él el objeto de la pulsión. En ese fin, los enunciados de ese acto en una construcción.
del analizante y los sueños giran en torno de los sigrúfican- Si el acto es desvinculado del pensamiento es por ser in-
tes de la pulsión, constituyendo un remolino en torno del compatible con la vacilación que denota la división del suje-
vacío innominable de su ser de objeto. to. Para el neurótico, corno nos enseña Hamlet, el acto es di-
ficil de ser realizado; o bien lo posterga como hace el obsesi-
vo que, en vez de realizar el acto, piensa bajo la forma de du-
El acto psicoanalítico da; o bien ya perdió la oportunidad como es el caso de la his-
térica, que también en vez de actuar piensa, pero bajo la for-
La destitución subjetiva y la travesía del fantasma crean la ma de queja de haberla dejado pasar.
condición para la posibilidad del acto analítico, dado que en No hay saber del acto analítico. Este se realiza en un mo-
el acto no hay sujeto. El acto analítico presenta las mismas mento en que el sujeto no se encuentra ahí. El aspecto acé-
características de cualquier acto, desarrolladas por Lacan en falo del acto analítico es correlativo del acéfalo de la pul-
su seminario sobre el tema: 1) El acto presenta una dimen- sión. El sujeto, en verdad, es siempre superado por su acto,
sión de lenguaje, tal como se encuentra en la descripción
18!bid_."Comptes rendus d'enseignements - l'Acte psycanalytique", Orni-
17 !bid, Le Séminaire- livre XI, Seuil, Paris, p. 245. car?, nº 24, 1984.

150 151
a situarse en uno ele sus polos colocando al analizante en el
que, como tal, es tan incalculable como incontrolable. Se-
otro. Si él se sitúa como sujeto, el analizante deberá ocupar el.
gún Lacan, si un sujeto es superado por su acto no es nada,
lugar del objeto ele su fantasía ($ O a), acentuando la densi-
pero si el sttjeto supera su acto se trata de incompetencia del
dad fantasiosa con que el neurótico se defiende ele la con-
psicoanalista. Sobrepasar su acto es determinarlo de ante-
frontación con el deseo enigmático del Otro. Si el analista se
mano, preverlo y hasta cronometrado. Encuéntrase, enton-
sitúa como objeto y el analizante como sujeto (a O$), se esta- P
ces, excluido del ámbito de análisis todo tipo de previsión,
rá reproduciendo la estructura ele la fantasía perversa. 19 Ocu-
de tirning, de fijación previa de plazo, por ejemplo, para ter-
par el lugar de objeto $fe la fantasía para el analizante es dis-
minar el análisis. Lo que regula el acto está del lado del ser,
tinto a sostener objeto en el haz-de-cuenta ocupando el lugar
del "soy donde no pienso" y por lo tanto, del no saber a prio-
de agente del discurso analítico (a-,$).
ri, dado que el saber está del lado del "pienso", o sea, allá
J::;nla hipótesis de que el analizante interrumpiera su aná-
donde se encuentra el inconsciente. Como dice Freud en
!~is sin haber atrave~ado la fan;asía, pero provocand,;;¡n
Psicúpatologíade /,a vida cotidiana:."El sttjeto realiza el acto sin
cortocJrcmto en la misma t os. en vez del acto an:il.lc
pensar en nada, de una manera puramente accidental".
qc e · g-ou. o el pasaje el acto. Esa hipótesis va al en-
Dar alta de análisis contraría el acto analítico, pues impli-
cuentro de la experiencia dejo Attié como miembro del car-
ca considerar que el analista sabe, demostrando que el sttje-
to supuesto saber ahí no fue tocado. Mientras que el acto tel del pase (en el cual ningun pasante fue nominado AE). ~
Segun él, a partir de los testimonios de los pasadores, son m.
analítico es aquel que es realizado por el analizante en el
encontradas esas dos modalidades del acto en un supuesto 'U
momento del pase, en que ocurre la desuposición del saber
final de análisis. 20
que el analizante deposita en el analista. "El acto psicoanalí-
La interrupción de análisis por un acting-oo.t,que es una
tico, escribe Lacan, es promotor de escándalo, pues revela la
transferencia sin análisis, llevará a una perennización de la
falla entrevista del sujeto supuesto saber."
En suma, el acto psicoanalítico sólo encuentra su princi-
transferencia, 21 pues no fue operada la disolución del sujeto A-o
supuesto saber que .es su pivote. El acting-out,siendo un men-
pio en otro acto: el del analizan te que él fue. Y cada acto del
saje dirigido al Otro, implica siempre al sujeto supuesto sa-
. analista renueva ese acto inaugural.
~ En es:" modalidad de interrupción, el sujeto trae a es-"il
Pero es un hecho que abrir un consultorio, aceptar de-
cena el Objeto de su fantasma, en una actuación. /
mandas de análisis, declararse psicoanalista y comenzar a
Una analizante histérica llegó, por ejemplo, a un punto
atender, en la mayoría de los casos, es un acto anterior al fi-
de su análisis en que la vivencia de la falta-de-ser concomi-
nal de análisis y al pase propiamente dicho. Sólo después, el
tante a la angustia que la acompañaba era escamoteada por
analista encontrará la razón de ese acto en su propio análisis
cuando sobrevenga el acto analítico en el momento de con- 19 I&id, Ee1its,p. 774.
cluir. ¿Será que un sujeto puede funcionar como psicoanalis- 20 Attié, J., "La passe, constants et questions", Ornicar?n" 44, Navarin
ta si su fantasma no fue tocada en análisis? ¿Qué hará con sus 1988. '
21 T ard.1ts,An me,. "La passe d u transfert a l'acte", Actes de l'E.C.F.XIII, L '.Ac-
analizan tes? Si su fantasma no fue atravesado en el sentido de
una desarticulación entre sujeto y objeto, el analista tenderá te et.la répétition.. París, 1987.

153
152
las quejas relacionadas a la falta-de-tener. Hasta el momento En ambos casos, el analista actúa movido no por la certe-
en que se encontró con el agujero en lo real provocado por za del acto psicoanalítico, sino por la seguridad que legaran-
la muerte de una figura del Otro, reactualízando la fantasía tiza su fantasma. "Sólo la seguridad del fantasma podrá su-
de devoración por la mirada. Luego de la ausencia necesaria plir la certeza del acto." 23
para, en otro país, participar de los ritos funerarios, volvió
dispuesta a interrumpir el análisis, pero a "continuar viéndo-
me" proponiendo la solución de "comer afuera". Ante mi El deseo de saber
negativa, no volvió más. Esa interrupción de análisis trajo a
escena el objeto de la pulsíón ilustrando la comparación que El final del análisis es contemporáneo de la destitución·
Lacan hace entre el acting-outy el caso de los espectadores del st!ieto supuesto saber. Si el sujeto, como vimos, es desti-
que suben al palco. tuido de sus identificaciones y del objeto que lo complemen-
Suponemos que la modalidad de interrupción de análisis ta en el fantasma, él también es desvinculado del saber.
por el analizante marcará sus actos como analista. Así el ¿Cuál es el destino del saber en el final del análisis?
"analista del acting-D1.d',
al acentuar el objeto a en una repre- Antes del análisis la represión determina el horror de sa-
sentación, produce con su acto, un dirigirse al Otro para de- ber: "no quiero saber de qué trata mi síntoma". La instaura-
volverle el objeto que le pertenece. El analista situaría en- ción del sujeto supuesto saber en la entrada de análisis pro-
tonces al analizante en el lugar del Otro, a quien él dirige el mueve a la transformación del horror en amor que se dirige
mensaje cifrado de su actuación, en una muestra de su pro- al saber: la transferencia. En el final de análisis, con la caída
2
; pia pulsión. Si el "acto analítico está a merced del acting-oid!- del sujeto supuesto saber, el otro se desvanece por no ser
es, a nuestro-parecer, por el hecho de estar el analista tanto más depositario de ese amor, pues el analista perdió agalma.
en uno como en otro lado del ob"eto siendo ue toda dife- Por parte del analizante, el "ser del deseo reencuentra el
rencia res1 e entre soportar el (a) del primero y el mostrar;! ser del saber", constituyendo una cinta de Moebius donde se
{a) del segundo. inscribe la falta que sustenta el agalma.24 Esa vinculación ha-
Respecto al pasaje al acto, el sujeto sale fuera de escena ce emerger el deseode sabe,:"No hay analista, dice Lacan, 1
por estar esfumado por la barra en un momento de gran no ser que ese deseo fuera a él" 25 definiendo al analista co-
confusión. El analista del lado del sujeto esfumado, tachado mo el st!ieto a quien advino, en el final de análisis, el deseo -~
de su fantasma, tenderá a transformar sus actos en un pasa- de saber, que es el nombre más apropiado, más adecuado
je al acto, situando al analizante como objeto de su división, para designar el deseo del analista. 26
de su confusión. El pasaje al acto del analista se da cuando
éste esta afectado por el analizante. En otros términos, cuan-
23 Soler, C., "L'acte analytique", Désir et acte..J3ulletin.;
du Sécretmiatde lEco-
do el analista actúa y no calla, su contratransferencia.
k de la.Ca·useFreudiennea Anger, octubre 1988.
24 Lacan,J., "Proposition", op.cit.
25 /bid, "Lettre aux italiens", o-p.
cit.
22Lacan,J., "Comptes rendus d'enseignements-l'Acte anallytique, op. cit.,
26 Miller,J.-A. "Le banquet des analystes", curso 1989-1990 (inédito).
p. 23.

154 155
En 1964, Lacan definía, en el Seminario XI el deseo del sujeto supuesto saber en lugar de analista para un sujeto?
analista como un "deseo ele obtener la diferencia absoluta", El pase como dispositivo no es sólo una posibilidad de ve-
~ sea, de llevar al sujeto~. 1frontarse con el significante- rificación de final de análisis y elaboración ele saber transmi-
amo al cual está sujetad . .:rzft).
En 1974, el deseo del analis- sible sobre los destinos del sujeto en análisis, sino un dispo-
ta es definido como des · 1 saber, que paradójicamente sitivo capaz ele recoger un nuevo saber sobre un deseo iné-
1
está relaciona&> a saber ser un resto, pudiendo el analista dito: el deseo del analista.
hacer-de-cuenta de (a) para otro sujeto: condición del acto
analítico. Este libro es el resultado de un trabajo de elaboración
S1no hay saber del acto analítico, éste no deja de estar en reálizado a partir de una serie de conferencias dadas en
relación con u~ 1989, en medio del torbellino de entusiasmo provocado por
la construcción del Corte Freudiano Asociación Psicoanalí-
1) El saber adquirido en el ¡:,ropio análisis personal en tica ( el debate público sobre la constitución de esta asocia-
que el analista como analizante se experimentó como ob'e- ción ele psicoanalistas fue realizado en el segundo semestre
to y se separó ele él, vaciándolo e goce. Y también saber re- de 1989 en torno del Forum de Construcción del Corte
Iat1voa lo 1mpos16Ie ele ser dicho, ele lo imposible ele la rela- Freudiano; cf. "Corte Freudiano", Agenda ele Psicoanálise,
ción sexual. Rio dejaneiro, Re!ume Dumarém 1990, pp. 159-162). Agra-
dezco a los amigos Maria Elisa De!acave Monteiro, Maria
2) Saber adquirido ·acerca del inconsciente de su anali- Anita Lima Silva y Ro mildo do Rego Barros el estímulo para
zan te que va depositándose en aquel análisis específico y que su publicación, como asimismo por su interlocución cons-
podríamos denominar como el saber que envuelve las rela- tante y aguda; a Diana por la paciencia en la digitación y a
ciones del sujeto con el ob'et:o a. Es el saber que vendrá a Betch por ser simplemente insustituible.
oc a ver a , que sustenta el acto analítico, tal como es-
tá formulado en el materna del discurso analítico.

a $

3::-vVJ,__ftí;
"
· :.., -~ Lacan nos dejó como tarea la investigación sobre el final
, ',0',1 d e ana-¡·1s1s
. para mtentar
. respon d er estas preguntas:
[ -¿Qué hace a un sujeto, al haberse experimetnado como
¡r.~
~,#'\ objeto y haberse separado de su goce, querer ser ese objeto
\. ~) para otro sujeto?
1 -¿Qué hace a un sujeto, luego de haber percibido la futi-
lidad de la suposición de saber atribuida al Otro, restituir el

156 157
A
ntonio Quinet establece. a parJir elelas formulaciones ele La-
.can, los fundamentos de las '·condiciones de análisis·· talco-
..Jll mo fueron establecidas por Freud en Lu inicioción del tro-
tamiento (entrevistas preliminares, uso del diván, tiempo y dinero).
Agrega a esa serie uno más: el acto analítico, por el cual el analizan-
te, al final de su anúlisis, se convierte en analista. ,
Con precisión clínica y argumentativa, este libro se inserta en la
polémica actual sobre el diaznóstico estructural y su importiincia en
la conducción ele un a;álisi; sobre la escuela del analista y el esta-
blecimiento de la transferencia. sobre el tiempo lógico y el corte ele
la sesión. sobre el pago del análisis y et dinero como capital libidi-
nal. Y,también, sobre la manera en que un analista sale de su análi-
sis y su forma de tratar con los pacientes.

Antonio Quinet, psicoana!ísHL nació t:n Rio de Janeiro, donde equdió


medicina y se especiallzó en psiquiatría, En 1979 se trasladó a París. don-
de se encontró con el período ele la disolución de la E0cuela Freudiana.
Puedo. entonces, participar desde el comienzo en la consritución ele la es-
cuela de la Causa. donde realizó su formación.
Profesor asistente en el Departamento de Psicoanálisis de la {Jniversidad
de París Vlll (Vincenn'es) ha dictado conferencias y seminarios en Argen-'
tina. Brasil. Colombia, E.spaña e Inglaterra.
Publicó en su lengua Teorfct c/(nica de lu psicosis y diversos artículos en
revistas "C!eVarios países (Omicar?, L'Ane. Uno por Uno, Quano. Ne1,1:s-
letrerq(the Freudian Field, Ferio y Opcao Lacaniana).
Traductor de Lacan, es responsable de las versiones brasileras de !os s·e-
111úwrios2 y 7, de Televisión y de diversos artículos publicados en Brasil.
En !989 retorna a Rio de Janeiro. donde atiende y enseña, siendo -des-
de su fundación- miembro de la Ecola Brasileirt.1de Psiuuuílise.
Realizó su tesis de doctorado en filosofía, bajo el título de L 'objet regare!
en psychww/yse, en la Universidad de París VIII.