Você está na página 1de 4

UNIVERSIDAD NACIONAL HERMILIO

VALDIZAN
ESCUELA DE POST GRADO

MAESTRÍA EN DERECHO

MENCIÓN EN CIENCIAS PENALES

Análisis y Comentario del:

ALUMNO:

Abg. Guillermo Alejandro Torres Solaeche.

DOCENTE:

Dr. Hamilton Estacio Flores.

Huánuco – Perú

2019
Análisis y Comentario del Fundamento 6 y del Acuerdo Plenario N° 5-
20069/CJ-116

6.La consolidación del Estado Constitucional y Democrático de Derecho obliga


al legislador, al aplicador del derecho, al intérprete, y en concreto a todo poder
público y a privados, a respetar, aplicar y hacer cumplir los postulados de la
Constitución Política.

Esta vinculación se ve, especialmente, en materia penal, ya que las tensiones


con los Derechos Fundamentales son más frecuentes. En este sentido, solo el
correcto entendimiento del Estado Constitucional y de la Constitución Política
podría dar luces de solución al problema.

No cabe duda que, en el actual Estado Constitucional de Derecho, la


Constitución Política ocupa un papel protagónico en la toma de decisiones
políticas y jurídicas, así como en la interpretación y aplicación del Derecho,
especialmente en lo referido al Derecho Penal, por ser éste quien siempre entra
en conflicto con los postulados básicos de la Constitución y limita, por su propia
naturaleza, los Derechos Fundamentales de la persona, como el derecho a la
Libertad Personal.

Se reconoce que hoy en día existe un amplio consenso en estimar que un poder
del Estado como es el punitivo tiene que tener definidos sus fines y, por tanto,
los postulados o principios de su sistema de argumentación y de aplicación
tanto en la fase legislativa como judicial a partir de la definición y configuración
que de ese poder del Estado hace la Constitución, vinculación que además está
garantizada por la atribución de un control sobre el legislativo y los jueces a un
órgano supremo que es el Tribunal Constitucional. Todo esto es consecuencia,
como es obvio, del valor vinculante y normativo que actualmente se le atribuye
a la Constitución Política, entendiéndola como norma jurídica y política
vinculante.
El reconocimiento del Programa Penal de la Constitución y el Derecho Penal
Constitucional conlleva a un proceso de constitucionalización del ordenamiento
jurídico penal, debemos precisar en qué consiste dicho proceso de
constitucionalización, aunque las consideraciones a las que arribemos no sean
excluyentes, toda vez que el catálogo de consecuencias del proceso de
constitucionalización del ordenamiento jurídico penal es muy amplio.
En este sentido, recobran categórica importancia los derechos fundamentales
de la persona, al constituirse principalmente como fundamentos de punición de
aquellas conductas atentatorias contra sus contenidos esenciales, más que
límite a la punición estatal.

7. Por derechos fundamentales debe entenderse a aquellos derechos públicos


subjetivos consagrados en la Constitución a favor de la persona humana, por
ejemplo, la libertad, la dignidad, la igualdad, etc.

Estos derechos fundamentales son el pilar de un Estado de derecho, que solo


pueden verse limitados por exigencia de otros derechos fundamentales. Si la
afectación es ilegal o arbitraria, pueden protegerse a través de las acciones de
garantías. Por ser derechos que operan frente al Estado, también pueden
oponerse de un proceso penal.

Los principios procesales son aquellas máximas que configuran las


características esenciales de un proceso, pudiendo coincidir a uno como un
derecho fundamental procesal. Por ejemplo, el principio de imparcialidad de los
jueces, o el de igualdad procesal.

Las libertades públicas son un concepto parecido a derechos fundamentales,


pero que han sido positivizados en la Constitución. Por ejemplo, el derecho a la
libertad.

Derechos son las facultades que asisten al individuo para exigir el respeto o
cumplimiento de todo cuanto se establece y reconoce en su favor en el
ordenamiento jurídico vigente; las libertades, abarcan un campo más amplio
que los derechos y su esencia es fundamentalmente política; las garantías, a
su vez son el amparo que establece la Constitución y que debe prestar el
Estado para el efectivo reconocimiento y respeto de las libertades y derechos
de la persona individual, de los grupos sociales, e incluso del aparato estatal,
para su mejor actuación y desenvolvimiento.
De lo expuesto podemos deducir que, sea derecho fundamental procesal,
derecho humano, libertades públicas o garantías institucionales, reconocidas por
la Constitución el proceso penal debe de respetarlos. Y esto por la sencilla razón,
de que el Estado peruano al igual que la Sociedad, tienen el deber de proteger
los derechos fundamentales, en referencia del art. 1º de nuestra Constitución y,
por tanto, el Estado al ejercer su función penal, no puede desconocer tales
derechos, bajo sanción de que el proceso penal sea declarado nulo. Aquí reside
la razón por la que nosotros adoptamos el término de “garantías constitucionales
del proceso penal”, para referirnos al cúmulo de principios, derechos y libertades
fundamentales reconocidas por la Constitución y que, a su vez, se encuentran
garantizados por ella misma, a través del carácter de norma fundamental, que
dota al Ordenamiento, y en especial, a las normas que regulan la función penal
del Estado, de unidad y coherencia.

La interpretación judicial debe procurar siempre una mejor protección de los


derechos fundamentales descantando así las que restrinjan o limiten su
ejercicio, es decir, en lugar de optar por no exigir que el Juez declare
expresamente en su resolución la suspensión del contumaz, se debe exigir que
dicho pronunciamiento se realice.

Con ello se cumple el deber que tiene todo Juez de motivar las resoluciones
judiciales que emite, sino que también se garantiza el mensaje comunicativo de
la decisión judicial dirigido al contumaz, quien conocerá los efectos más
aflictivos de su actuar evasivo.

La resolución judicial que declara la contumacia tiene una naturaleza


constitutiva, ya que por ella se crea el estado de ausente o contumaz, al que
debe estar ligado no solamente, la adopción de medidas provisionales
personales.