Você está na página 1de 9

EFESIOS 2:1-10

“Pero Dios….”
Agosto 21 de 2016 | por Andrés Espinoza

Efesios 2.1–10

“Y cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados, en los cuales anduvisteis


en otro tiempo, siguiendo la corriente de este mundo, conforme al príncipe de la
potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia,entre los
cuales también todos nosotros vivimos en otro tiempo en los deseos de nuestra
carne, haciendo la voluntad de la carne y de los pensamientos, y éramos por
naturaleza hijos de ira, lo mismo que los demás. Pero Dios, que es rico en
misericordia, por su gran amor con que nos amó,aun estando nosotros muertos en
pecados, nos dio vida juntamente con Cristo (por gracia sois salvos),y juntamente
con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo
Jesús, para mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia en
su bondad para con nosotros en Cristo Jesús.Porque por gracia sois salvos por
medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;no por obras, para que
nadie se gloríe.Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas
obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.”

INTRODUCCIÓN

Estamos estudiando la carta de Pablo a los Efesios, ya hemos considerado su saludo


(vs. 1-3), la doxología o su alabanza a Dios por las completas bendiciones que Dios
como rey soberano planeó para su pueblo en Cristo desde antes de la fundación del
mundo. Estas bendiciones son: Elección, Redención y herencia. Luego vimos que
Pablo da gracias a Dios por que estas bendiciones habían sido derramadas sobre la
Iglesia en Efeso (los frutos de la obra de Dios en ellos eran evidentes, por la fe en el
Señor y el amor para con los santos). Luego Pablo ruega a Dios por iluminación para
que la Iglesia de Efeso pueda conocer mas plenamente al Dios que tienen, la
esperanza a la que fueron llamados, la riqueza que esta a su disposición y el poder
que esta obrando a favor de ellos. Pablo tiene la intención de animar a la Iglesia de
Efeso y la impresiona con el poder de Dios que esta a su disposición, describiendo
dos ejemplos, la resurrección de Jesus de entre los muertos y su glorificación, termina
con una asombrosa declaración “La iglesia es la plenitud de Cristo”. Aprendimos que
sí que si el poder de Dios resucitó a Cristo y lo sentó a la diestra de Dios, no lo dejará
incompleto, ese es el poder que esta obrando en nuestras vidas y nos llevará a la
gloria, nos ha unido a Cristo y nos unirá a él por siempre en gloria.

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 1


Ahora Pablo continúa con la misma idea, describiendo con otro ejemplo la
supereminente grandeza del poder de Dios.

Dios no solo planeó elegir un pueblo de la raza caída de Adan, para redimirlo y
hacerlo heredero de su reino en Cristo, sino que también llevo a cavo este propósito
eterno en el tiempo, trayéndonos un salvador que fue a la cruz, resucito de entre los
muertos y fue recibido en gloria tal como él se propuso al planear nuestra redención;
además Dios sigue obrando con su poder salvándonos del pecado a causa de su
amor, dándonos vida eterna de manera que podamos tener pleno disfrute de sus
bendiciones por medio de la fe y vivamos dando buenos frutos para su gloria.

Esto es lo que tenemos en el texto, Pablo quiere impresionarnos con el poder de


Dios. Nos muestra nuestra antigua condición de esclavitud y miseria antes de haber
recibido salvación y la contrasta con nuestra nueva posición de libertad y riqueza
después de haber experimentado los efectos dramáticos de la salvación en nuestra
vida.

El poder de Dios es el que hace toda la diferencia, el supereminente poder de Dios


llevo a cavo su propósito eterno de traer un salvador a su pueblo elegido y esta
obrando en su pueblo una gloriosa salvación. Dos palabras pueden resumir todo mi
sermón: “Pero Dios…”, él hace toda la diferencia, solo su supereminente poder
puede hacer nuevas toda las cosas. Espero salgas de este lugar mas gozoso,
humillado, confiado y animado, al considerar lo que Dios ha hecho y va a hacer por
su pueblo. Vamos a ver en primer lugar:

1. La grandeza de nuestra salvación. (¿De donde fuimos rescatados?)

Hermanos, la vida de un creyente es un milagro extraordinario. Para que entendamos


como obro el poder de Dios en nuestra vida, para que comprendamos la grandeza de
nuestra salvación, Pablo nos muestra la precaria condición de esclavitud y miseria en
la que estábamos antes de que Dios obrara en nuestra vida, veamos la radiografía de
un hombre sin Cristo:

- Estabais muertos: Pablo no habla de personas gravemente enfermas, o agonizantes,


estábamos muertos. Imagine a alguien muerto fisicamente, aunque el cuerpo lo
podemos ver, ese cuerpo no puede responder a ninguna estimulo, es incapaz de
responder al afecto de alguien. Así mismo era nuestro estado en Adan,
espiritualmente muertos, sin capacidad de responder a Dios: “Jesús le dijo:
Sígueme; deja que los muertos entierren a sus muertos.” (Mateo 8.22). Nadie
piensa de si mismo como un muerto, pensamos que por ser capaces de pensar en
Dios, juzgar cosas, creer en su existencia, vivir vidas por encima del promedio de
las personas, no estamos tan mal. Pero el caso es que esto éramos, gente muerta
que no conocía a Dios, Pablo mismo era un fariseo, muy religioso y se mete dentro

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 2


de esta descripción (Vr. 5) “estando nosotros muertos…”, Pablo no podía
responder al amor de Dios, quien por medio de Esteban le estaba llamado al
arrepentimiento, Esteban oro por él para Dios no tomara en cuenta su pecado.
Pablo, al igual que todos nosotros, no podíamos ver, ni oír, ni responder a Dios.
Estábamos además:

Muertos en nuestros Delitos y Pecados: Esta es la esfera en la cómodamente nos


movíamos, era nuestro hábitat, nacimos en esta esfera de delitos y pecados en
Adan. Esto no quiere decir que fuimos moralmente tan malos como podríamos
llegar a ser. Podemos entender esto considerando un cementerio donde hay
cuerpos en distintos estados de descomposición, así mismo hay grados de
degradación moral en las personas que están espiritualmente muertas. Aunque
todas estas muertes unas hieden mas que otras, socialmente unas son mas
insoportables que otras. Vivir en esta esfera implica que todos nosotros ofendíamos
a Dios en su carácter santo, esto por cuanto fuimos creados a su imagen y
semejanza, así nuestras acciones eran delitos y también Pecados, esto es que
ninguna de nuestras obras daban en blanco, estaban lejos de ser perfectas y
agradables a Dios, ninguna de nuestras obras se conformaban al estándar de la ley
de Dios; En nuestra naturaleza no hay mas que corrupción (La imagen de Dios
arruinada) y maldad (incapaces de hacer algo bueno).

La escritura habla de gente moralmente buena, que hace cosas correctas, aun así
esta muerta y es mala: “Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a
vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que
se lo pidan?” (Lucas 11.13). “Y si hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito
tenéis? Porque también los pecadores hacen lo mismo. Y si prestáis a aquellos de
quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? Porque también los pecadores prestan
a los pecadores, para recibir otro tanto. Amad, pues, a vuestros enemigos, y haced
bien, y prestad, no esperando de ello nada; y será vuestro galardón grande, y seréis
hijos del Altísimo; porque él es benigno para con los ingratos y malos. Sed, pues,
misericordiosos, como también vuestro Padre es misericordioso.” (Lucas 6.33–36).

El estándar de Dios es mas elevado que la moralidad que se exige el hombre a si


mismo. Solo una persona nacida de nuevo puede amar a su enemigo y perdonar a
sus ofensores y hacer bien a los que lo maldicen (la vida cristiana es un milagro),
un hombre muerto no puede responder así, esta muerto a todo estimulo celestial,
no puede responder a la gracia de Dios, no pueden glorificar a Dios, ni pueden
darle gracias. Están ajenos a la vida de Dios. Solo en Cristo es posible, por esto
habitar en delitos y pecados se puede resumir en vivir alejado de la fe en Cristo: “Y
cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio.De
pecado, por cuanto no creen en mí;” (Juan 16.8–9), No se puede ser santo, ni se
puede ser perfecto apartados de Cristo.

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 3


- Muertos… siguiendo la corriente de este mundo: La palabra corriente es lo
ordinario, lo socialmente aceptable. Alguien lo llama “el espíritu de la época”,
para los Efesios era la magia, la adivinación, la idolatría, las orgías en el templo de
Diana de Efeso, la asociación voluntaria a gremios comerciales que daban culto a
un determinado dios. ¿para nosotros que será? placer, dinero, entretenimiento,
diversión, sexo. Todo hombre nace con una visión de la vida completamente
horizontal, lejos de considerar a Dios en su vida, se enfocan en buscar identidad,
felicidad y placer en las cosas transitorias de esta vida. Todos estábamos así de
inmersos en la corriente de este mundo.

- …conforme al príncipe de la potestad del aire: este es satanás que tiene una
potestad de demonios bajo su autoridad, que están buscando destruir la obra de
Dios. A causa de nuestra rebelión, Dios manifestó su ira entregándonos al enemigo
para que domine sobre nosotros, así todos seguimos a satanás en su rebelión
contra Dios. Pablo mismo perseguía la iglesia de Cristo antes de ser rescatado. Así
andábamos, siendo por naturaleza hijos de desobediencia, hijos de ira, éramos el
objeto de la ira de Dios (este era nuestro problema mas serio, estábamos
destinados a sufrir la ira de Dios, que es santa, controlada y justa).

Normalmente el hombre no esta apercibido de que esta bajo la ira de Dios,


piensa que no le ha venido ningún mal y puede disfrutar sin dificultades de la vida
loca, pero no saben que el mero hecho de vivir un estilo de vida inmoral,
entregado a santas y a los placeres de la carne, es evidencia de que están bajo el
juicio de Dios. “Por consiguiente, Dios los entregó a la impureza en la lujuria de
sus corazones, de modo que deshonraron entre sí sus propios cuerpos; porque
cambiaron la verdad de Dios por la mentira, y adoraron y sirvieron a la criatura en
lugar del Creador, que es bendito por los siglos. Amén. Por esta razón Dios los
entregó a pasiones degradantes;..… Y así como ellos no tuvieron a bien reconocer
a Dios, Dios los entregó a una mente depravada, para que hicieran las cosas que
no convienen; estando llenos de toda injusticia, maldad, avaricia y malicia;
colmados de envidia, homicidios, pleitos, engaños y malignidad; son chismosos,
detractores, aborrecedores de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores
de lo malo, desobedientes a los padres, sin entendimiento, indignos de confianza,
sin amor, despiadados; los cuales, aunque conocen el decreto de Dios que los que
practican tales cosas son dignos de muerte, no sólo las hacen, sino que también
dan su aprobación a los que las practican.” (Romanos 1.24–32). La ira de Dios de
revela en esta vida no de maneras espectaculares, sino en el abandono de los
pecadores a sus deseos (…vivíamos en los deseos de la carne) y a la dirección de
satanás. Dios es amor y odia todo lo que lo que se rebela contra su amor.

Tal era nuestra incapacidad, es a lo que la iglesia históricamente ha llamado


corrupción radical o depravación del hombre. No podemos vanagloriarnos de nada,

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 4


todos estábamos en la misma condición, éramos pecadores, enemigos de Dios,
estábamos muertos, éramos esclavos del enemigo y de nuestros placeres y estábamos
en rebelión, bajo la ira de Dios.

Pero Dios… si no fuera por él aun estaríamos en muerte, miseria y esclavitud, fue
necesario que Dios interviniera poderosamente para rescatarnos de tal condición. El
mismo poder que obro en la creación, nos dio vida por su palabra en Cristo: “¿qué
es más fácil, decir: Los pecados te son perdonados, o decir: Levántate y anda? Pues
para que sepáis que el Hijo del Hombre tiene potestad en la tierra para perdonar
pecados (dice entonces al paralítico): Levántate, toma tu cama, y vete a tu
casa.Entonces él se levantó y se fue a su casa.Y la gente, al verlo, se maravilló y
glorificó a Dios, que había dado tal potestad a los hombres.” (Mateo 9.2–8). Aun
estando muertos, cuando estábamos completamente incapacitados para responder a
su amor, nos dio vida. esta es la obra de salvación. Esta es una demostración del
increíble poder de Dios - Pablo, los Efesios tuvieron un cambio sustancial (confiaron
en Dios y le dieron su lealtad). Nosotros ahora podemos ser sensibles a Dios, a su
palabra, estando vivos podemos apreciar y amar la familia de Dios. Ya no vivimos en
la esfera del pecado, vivimos en la esfera de su gobierno, viviendo en este mundo
bajo su cuidado y dirección, apreciando el amor y el poder de Dios podemos
también confiar en el y entregarle a él nuestra lealtad.

Tal es la grandeza de nuestra salvación, ahora veamos:

2. El fundamento de nuestra Salvación

¿porque Dios hace esto por nosotros, que es lo que le motiva? Pero Dios, que es rico
en misericordia, por su gran amor con que nos amó.

La razón no esta en nosotros sino en Dios, que es misericordioso y libremente


decidió amarnos desde la eternidad. Este amor le llevo a enviar a Cristo para
redimirnos del pecado y darnos libertad, perdón y vida eterna con él. Así que no fue
la obra de Cristo en la Cruz lo que persuadió al Padre a amarnos, el Padre nos amo y
por esto envió a su hijo, y su hijo estuvo dispuesto por amor a entregar su vida por
nosotros y el E.S nos ama y viene a hacer morada en nosotros a pesar de ser
pecadores con el propósito de santificarnos y ayudarnos a lidiar con nuestra
necedad, ruina y debilidad hasta que alcancemos su gloria. Dios es rico en
misericordia, nos amo con gran amor y nos ofrece las abundantes riquezas de su
gracia en Cristo. Medita en estas cosas.

La resurrección de lázaro ilustra muy bien esto, recuerden como el se levanto de la


tumba y Jesus mando que le quitaran las mortajas que le ataban y luego días después
estaba sentado con Jesus a la mesa. Tal es el amor de Dios, que nos liberta de la
muerte, nos santifica y nos libera de la esclavitud del pecado y nos sienta en lugares

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 5


celestiales en Cristo para tener comunión eterna con él, un Día estaremos en un gran
banquete de bodas y Dios estará para siempre con nosotros.

Cristo jamas estará incompleto, nosotros ya estamos con él sentados en lugares


celestiales, esta es nuestra posición hoy y esta asegurada. Por esto podemos con
certeza esperar resucitar con él y a reinar con él. Nuestro deposito esta asegurado.
“Por lo cual asimismo padezco esto; pero no me avergüenzo, porque yo sé a quién
he creído, y estoy seguro que es poderoso para guardar mi depósito para aquel
día.” (2 Timoteo 1.12); “Mas nuestra ciudadanía está en los cielos, de donde también
esperamos al Salvador, al Señor Jesucristo; el cual transformará el cuerpo de la
humillación nuestra, para que sea semejante al cuerpo de la gloria suya, por el poder
con el cual puede también sujetar a sí mismo todas las cosas.” (Filipenses 3.20–21);

No somos de este mundo, Dios en Cristo, nos hizo ciudadanos del reino de los
cielos, implica que estamos siendo protegidos por Dios, gobernados por Dios, en el
cielo esta todo lo que valoramos, están todos nuestros intereses, allí esta nuestro
hogar. Tal es el amor de Dios que siendo enemigos, nos amo, nos salvo y nos dio tal
dignidad en Cristo para sentarnos a su mesa.

Ya vimos la grandeza de nuestra salvación y su fundamento, veamos ahora:

3. El propósito de nuestra Salvación

“Dios quería mostrar en los siglos venideros las abundantes riquezas de su gracia”

Dios exhibió todo el resplandor de su gloria en el evangelio (en la muerte,


resurrección y glorificación de Cristo), el efecto de esta obra en nuestra vidas exhibe
las abundantes riquezas de su gracia por lo siglos de los siglos. La gracia de Dios que
ha brillado en nuestra vidas, brillara por la eternidad. Somos una exhibición de como
Dios puede perdonar, amar y restaurar a sus enemigos, personas muertas en delitos y
pecados, rebeldes y contumaces. Dios nos salva, perdona y libera para su gloria,
para que disfrutemos de él para siempre, para que vivamos una vida completa y
abundante en Cristo. Para esto somos salvados.

Ya ven hermanos la grandeza de nuestra salvación, su fundamento y su propósito,


meditemos ahora en:

4. El medio de nuestra salvación

¿como nos convertimos en poseedores de la salvación? ¿Acaso hay que hacer algo a
cambio? ¿tenemos una tarea que hacer nosotros? La respuesta de Pablo es: Si yNO.
Si, tenemos que creer, pero no, esta obra no es nuestra. Pablo dice que somos
salvados por la fe y no por las obras y que la fe es un don de Dios, para que nadie
diga “con la fe, tome parte en mi salvación”.

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 6


Algunos dicen que Pablo se refiera a la salvación o a la gracia que es don de Dios,
bueno Pablo dice que la fe es de Dios en la misma carta: “Paz sea a los hermanos, y
amor con fe, de Dios Padre y del Señor Jesucristo.” (Efesios 6.23) “Porque a vosotros
os es concedido a causa de Cristo, no sólo que creáis en él, sino también que
padezcáis por él,” (Filipenses 1.29). La fe es de Dios, y nos es concedida por él.

No trabajamos por nuestra salvación, somos completamente una obra de Dios,


Pablo usa la palabra: “poiema”, hechura suya “Fuimos creados en Cristo Jesus”, él
es nuestro nuevo ambiente, antes estábamos en Adan (en nuestros delitos y pecados),
pero Dios nos creado en Cristo y en lo tenemos todo: el es el autor y consumador de
nuestra fe, él es nuestra justicia, él es nuestra sabiduría, del es nuestra virtud, él es la
plenitud de nuestra vida.

“Mas por él estáis vosotros en Cristo Jesús, el cual nos ha sido hecho por Dios
sabiduría, justificación, santificación y redención; para que, como está escrito: El que
se gloría, gloríese en el Señor.” (1 Corintios 1.30–31, RVR60)

Somos una obra maestra de Dios en Cristo. Es increíble que personas indiferentes a
Dios, insensibles a su palabra, amadores de sus deleites, que habían estado
entregadas a sus pasiones y deseos, de pronto ahora aprecien el amor de Cristo,
quieran vivir para su gloria, estén peleando la buena batalla de la fe despojando de
sus pecados y queriendo vivir para honrar a Dios.

Como es posible que amemos a un hombre que murió hace 2016 años y lo
confesemos como Dios, salvador y Rey, que estemos deseando su regreso y creamos
que él hará nuevas todas las cosas. Para el mundo es una locura, pero no para ti que
estas vivo entre los muertos. No es extraño para ti orar, arrepentirte cuando pecas,
saberte consolado por Dios en tu debilidad, no es extraño para ti aun siendo un
pecador vivir sin culpa, agradecido por la de Cristo y sin temor sabiéndote amado y
perdonado en Cristo.

Y aquí esta lo mejor, termino con:

5. Los frutos de nuestra Salvación.

Dios planeó desde la eternidad hacernos como Cristo “Fuimos creados para buenas
obras”, un pueblo que hace buenas obras para la gloria de Dios.

Esta es la definición de un Cristiano: alguien que ha sido salvado por Dios en Cristo,
un nacido de nuevo que esta sentado en lugares celestiales con Cristo y que lleva
fruto para la gloria de Dios. ¡Un milagro¡

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 7


Estas obras, estos frutos de nuestra salvación, Dios las preparo de antemano, nos las
da por medio de su palabra al declararnos su voluntad y por medio del E.S. nos
capacita para llevarlas a cavo en nuestro andar diario.

Cuan humillados nos deberíamos sentir, sabiendo que no solo fuimos salvados, sino
que hoy estamos siendo restaurados por el poder y la palabra de Dios, no podemos
hacer ningún bien a menos que Dios nos sostenga y nos haga saber su voluntad.

Cuan débiles somos, pero que gran Dios tenemos.

Gracias al poder de Dios podemos ser personas que no viven de acuerdo a los
valores de este mundo, servir a los intereses de Dios y trabajar por la extensión de su
reino. Nuestras obras en Cristo, pueden ser motivadas por el amor y la gracia de
Dios que hemos experimentado, podemos perdonar y servir a nuestros enemigos,
podemos procurar su bienestar, porque siendo enemigos hemos recibido de Dios este
trato.

En Cristo podemos trabajar, no con la motivación que el mundo tiene “tener dinero,
comodidad, posición”, podemos estudiar, no con la motivación que el mundo
estudia “ganar estatus, posición”… no, queremos encarnar a Cristo en este mundo
caído, nuestra motivación es hacerlo todo para su gloria, tal vez no seamos los
primeros y los mejores, pero si podremos mostrar al mundo el gran salvador que
tenemos, no importan las caídas podemos levantarnos, no importa nuestra debilidad
podemos ser sostenidos por su poderosa mano.

Si no haz hecho buenas obras, mira las misericordias de Dios hacia ti en Cristo,
recuerda que el sepulta tus pecados y te recibirá siempre en su misericordia y esto te
obliga a darte por completo a él obedecía (el nos amor aun estando muertos, así que
no temas su amor no cambiará, ya estabas en su corazón, antes de que intentaras si
quiera tocar su corazón o ganar su amor).

Pero cuando hallas progresado en buenas obras, humillante por completo pues nada
tenemos que no hallamos recibido de su mano. Por esto las obras nos pueden salvar
a nadie, fueron preparadas por Dios, para nadie se jacte en su presencia, tal es el
poder que nos sostiene.

Así de inútiles somos y así de perdidos estábamos, Pero Dios, nos tendió la mano
cuando aun estábamos muertos en delitos y pecados y nos ha creado en Cristo, nos
llamo de la miseria a su reino, hemos sido vivificados, enriquecidos y somos por
siempre amados; Así podemos gloriarnos en nuestra debilidad, pues hemos sido
puestos por Dios en Cristo y en él tenemos todo lo necesario para ser fortalecidos
hasta llegar a la perfección. Como iglesia somos su obra, en este momento Dios esta

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 8


trabajando en nosotros y llegará el día en que seremos es obra gloriosa, sin mancha y
arruga que exhibirá la gloria del trabajo de Dios.

Oremos agradecidos.

Serie: Epístola a los Efesios



© Iglesia Cristiana Biblica Raah – Bogotá, Colombia

Permisos: Se le permite y anima a reproducir y distribuir este material en cualquier formato, siempre que no
modifique la redacción de cualquier manera y no cobrar una tarifa más allá del costo de reproducción. Para
publicación en Internet, un enlace a este documento en nuestro sitio web es el preferido. Cualquier excepción
a lo anterior debe ser aprobada por Iglesia Cristiana Biblica Raah. Por favor incluya la siguiente declaración
en todas las copias distribuidas: Por Andrés Espinoza © Iglesia Cristiana Biblica Raah – Bogotá, Colombia Sitio
Web: http://www.iglesiaraah.org

SERIE: EPÍSTOLA A LOS EFESIOS WWW.IGLESIARAAH.ORG 9