Você está na página 1de 6

ABORTO

¿Qué es el aborto?

La palabra aborto proviene del término latino (abortus), ab: privación, y ortus:
nacimiento. Su traducción sería: sin nacimiento.

Por lo tanto, el aborto es la interrupción del desarrollo del embrión durante el


embarazo, cuando aún no ha alcanzado la madurez fetal, o capacidad suficiente
para vivir por fuera del útero.

-Al proceso mediante el cual la gestación de un embrión se ve interrumpida por


diferentes causas. Se finaliza el embarazo de forma abrupta y el feto muere y es
expulsado del organismo de la gestante.

Existen una gran cantidad de causas de aborto, tanto naturales como provocadas
por la acción humana. Así, podemos encontrar casos de embarazos deseados que
se malogran por algún motivo o bien situaciones en que se produce un embarazo
no intencionado y que la persona en cuestión no quiere continuar.

Cuando es natural generalmente se produce en las doce catorce semanas, es


decir antes de que se cumpla el tercer mes de gestación. En casos interrupción
voluntaria los plazos pueden variar según la ley vigente en cada país y los
supuestos y circunstancias que rodean al embarazo y la decisión de interrumpirlo.

¿Qué tipos de abortos existen?

Existen dos tipos de abortos: el espontáneo o natural y el inducido.

El aborto espontáneo ocurre cuando un embrión o feto es expulsado del útero de


la mujer por causas naturales relacionadas, en la mayoría de los casos, con la
salud y la edad de la mujer gestante.

El aborto inducido, en cambio, es aquél que se realiza de manera voluntaria con


asistencia médica o sin ella. Es recomendable que este tipo de aborto se realice
siempre con asistencia médica para evitar prácticas inseguras que pongan en
riesgo la vida de la mujer.

Aborto espontáneo

El aborto espontáneo es un aborto no provocado intencionalmente. Es la muerte


no deseada y expulsión de un embrión o feto antes de las semanas 20 o 24 del
embarazo. Cuando la pérdida es posterior, ya se habla de muerte fetal. Al criterio
del tiempo gestacional, la Organización mundial de la Salud (OMS) añade como
criterio el peso: debe pesar menos de 500 gramos. Sin embargo, este criterio ha
de ser interpretado con prudencia, ya que a veces un feto de menos de 500 g.
expulsado puede ser reanimado y sobrevivir. Si falleciera posteriormente, se
registra como muerte neonatal. Se distingue el aborto precoz, cuando tiene lugar
antes de las 12 semanas de gestación, y el aborto tardío, con 12 o más semanas.

Los factores que pueden producir aborto espontáneo son muy variados: genéticos
o cromosómicos del mismo feto, la exposición a toxinas ambientales, problemas
hormonales de la madre, y otros como el tabaquismo, la drogadicción o el
alcoholismo.

Entre los signos y síntomas se encuentran el sangrado vaginal, el lumbago, dolor


abdominal sordo, agudo o cólico o la presencia de coágulos que salen de la
vagina. Todos ellos deben ser valorados por un ginecólogo y muchas veces
requieren de atención inmediata. Ante los síntomas, existen diversas pruebas y
exámenes para verificar o prevenir este tipo de abortos, como son el ultrasonido
vaginal o abdominal que ayuda a examinar el desarrollo del embrión/feto, los
latidos cardíacos y la cantidad de su sangrado. En caso de aborto, es fundamental
para la salud de la mujer comprobar si queda algún resto fetal o de tejido
placentario en el útero. El producto expulsado debe ser analizado para determinar
si la causa del aborto espontáneo es tratable y prevenirlo en el futuro.

Aborto inducido

El aborto inducido es la finalización del embarazo mediante la eliminación de un


embrión o feto antes de que pueda sobrevivir fuera del útero. Puede tratarse de un
aborto terapéutico cuando se realiza desde razones médicas, o de un aborto por
decisión personal (interrupción voluntaria del embarazo8), cuando se realiza a
petición de la mujer embarazada.

A su vez, según la técnica empleada para inducir el aborto, se puede hablar de


aborto médico o de aborto con medicamentos y de aborto quirúrgico.

Dependiendo de los países, existen diversas legislaciones sobre el aborto


inducido, desde aquellas que lo permiten con pocas restricciones por considerarlo
como una ampliación de los derechos reproductivos hasta legislaciones que lo
prohíben por considerarlo una forma de homicidio

Aborto terapéutico

El aborto terapéutico es la interrupción provocada del desarrollo vital del embrión o


feto (por lo que se trata de un aborto inducido), pero al que preceden razones
estrictamente médicas. Entre estos motivos cabe si la salud de la madre (física o
mental) se encuentra directamente comprometida con dicho embarazo o, en su
caso, si la vida de la madre corre riesgo.

Aborto indirecto

El aborto indirecto es cuando se produce la muerte del feto en una intervención


médica en que se deben cumplir dos condiciones:

La intervención va destinada a salvar la vida de la madre embarazada en


situaciones en las que ésta corre peligro cierto.

La viabilidad del feto es nula según los conocimientos que se poseen sobre el
caso o el trastorno.

No se equipara, pues, con el aborto terapéutico, ya que se produce en


intervenciones médicas distintas del aborto en sí mismo, siendo éste una
consecuencia derivada, no querida directamente, y por tanto, implica unas
consideraciones bioéticas muy diversas al aborto inducido. Se considera aborto
indirecto aún cuando el médico sabe que su intervención puede afectar al feto,
pero de no intervenir, o de esperar a que el feto sea viable fuera del útero, tanto la
madre como el feto resultarían muertos. Un claro ejemplo es el de la intervención
en un embarazo ectópico.

1. Aborto espontáneo

Se denomina aborto espontáneo a aquel tipo de aborto o interrupción del


embarazo debido a causas naturales, no siendo voluntario ni provocado. Puede
deberse a alteraciones cromosómicas del feto, enfermedades o malformaciones
de la madre, infecciones (como en el aborto séptico). La aparición de este tipo de
abortos suele ocurrir en las doce primeras semanas.

Cuando se da de manera muy inicial de forma que aún no estamos ante un feto
sino ante un embrión pueden no presentarse síntomas e incluso pasar
desapercibido el hecho de haber quedado embarazada (se estima que una gran
cantidad de embarazos terminan así sin ser detectados).

Sin embargo, si el desprendimiento o muerte del feto se produce a lo largo del


desarrollo del feto suele aparecer junto a una hemorragia importante y dolor en el
útero, el cual se abre para abrir paso a los restos. En algunos casos los restos del
feto no son completamente expulsados (especialmente si son abortos tardíos), en
cuyo caso será necesario realizar una intervención.
2. Aborto por infección o séptico

Se trata de un subtipo de aborto en el que se genera una infección que afecta a


placenta o feto y termina con la muerte del segundo. También se denomina así al
resultado de un aborto en que el sistema reproductor femenino sufre una infección
por la presencia de restos de un aborto o por lesiones derivadas de la realización
de uno.

3. Aborto fallido o retenido

Se trata de un tipo de aborto natural en el que por algún motivo el feto en


gestación fallece naturalmente, pero permanece en el útero materno durante
semanas sin ser expulsado por el cuerpo de la mujer. La gestante sigue creyendo
estar embarazada y tiene los síntomas típicos, pero sin embargo el corazón del
gestado ha dejado de latir. Únicamente es posible detectarlo mediante ecografía.
Tras la detección, si el cuerpo no expulsado el feto o no lo hace por completo será
necesario intervenir con fármacos o quirúrgicamente.

4. Aborto inducido

Se trata del aborto provocado voluntariamente, es decir el resultado de aplicar


determinados procedimientos de manera voluntaria para interrumpir la gestación.
Dentro de éste pueden encontrarse otros como el terapéutico, los que son
resultado de violación o los que se deciden libremente.

5. Aborto terapéutico

Se denomina aborto terapéutico aquel que se realiza bajo el supuesto de que el


embarazo supone un riesgo para la salud e incluso la supervivencia de la madre.
También se denominan del mismo modo aquellos abortos que se practican ante la
presencia de alteraciones o enfermedades graves del feto que imposibilitan su
supervivencia o su desarrollo normativo.

6. Aborto legal

En referencia a los abortos voluntarios, se considera aborto legal aquel que puede
realizarse según la legislación vigente. Si bien originalmente sólo podía abortarse
de manera legal en los casos de violación, malformaciones severas o riesgo para
la vida de la embarazada, en la actualidad en muchos países puede abortarse
legalmente sin necesidad de que se cumplan estos supuestos (si bien dentro de
un marco temporal específico que varía según la región.
En España, el aborto es libre hasta las catorce semanas y posteriormente a ello
solo podrá interrumpirse legalmente en casos de riesgo para la vida de la
embarazada, anomalías en el feto graves y/o incompatibles con la vida o
determinadas enfermedades o malformaciones.

7. Aborto ilegal

Se trata del conjunto de abortos que se llevan a cabo al margen de la ley, en la


clandestinidad. Este tipo de aborto supone además de un delito un grave riesgo
para la salud de la embarazada, debido a que no se cuenta con ninguna garantía
respecto al procedimiento y condiciones de la intervención a llevar a cabo.

8. Aborto precoz

Se refiere a aquella interrupción del embarazo que se produce antes de las doce
semanas.

9. Aborto tardío

Aquel aborto en el que la interrupción se produce después de las doce semanas


de gestación.

10. Aborto por medios mecánicos/quirúrgicos

Se refiere al tipo de aborto inducido en que el método de interrupción es


mecánico, removiendo al feto a través de procedimientos como la aspiración, el
raspado o la inyección de sustancias que generan quemaduras al feto y le
provocan la muerte.

11. Aborto químico o farmacológico

El aborto químico es el tipo de aborto inducido en el se le suministra a la gestante


determinados medicamentos con tal de finalizar la gestación. Suele considerarse
más seguro que el quirúrgico.

12. Aborto completo

Se entiende como tal aquel aborto en el que se expulsan o son retirados la


totalidad de restos biológicos del feto y placenta.

13. Aborto incompleto

En el aborto incompleto parte del feto o de los productos de la gestación


permanecen dentro del útero, quedando restos en el interior. Puede ser inducido o
natural (en este último suele ser más frecuente cuanto más avanzada está la
gestación antes de su interrupción).
Signos y síntomas

 Fiebre y escalofríos;
 Flujo vaginal con mal olor;
 Pérdida de sangre por la vagina, que puede comenzar con un color marrón;
 Dolor abdominal fuerte, tipo un intenso cólico menstrual;
 Pérdida de líquidos por la vagina, con o sin dolor;
 Pérdida de coágulos de sangre por la vagina;
 Dolor de cabeza intenso o constante;
 Ausencia de movimientos fetales por más de 5 horas

Diagnóstico del aborto

El diagnóstico de ABORTO debe siempre ser producto de una valoración clínica y


ecográfica exahustiva de cada caso, siendo importante correlacionar estos
hallazgos con los niveles de la hormona del embarazo ( Beta HCG) sobre todo en
abortos de menos de 6 semanas, donde la visualización del embrión muchas
veces es difícil o imposible.

CRITERIOS CLÍNICOS : Cuello uterino dilatado y permeable acompañado o no de


sangrado genital y dolor pélvico. Los criterios clínicos siempre se complementan
con los ecográficos!!

CRITERIOS ECOGRÁFICOS :

Ausencia de actividad cardíaca (en embrión de 7 semanas o mas y obviamente en


los casos de embarazos avanzados cuando a se considera un feto).

Saco gestacional localizado en el cuello uterino

Saco gestacional de 25 mm o mas con ausencia de embrión ( Huevo huero / saco


anembrionado)

Otros: saco gestacional irregular / colapsado, embrión grande pero mal definido o
mas pequeño para la edad gestacional POR LO GENERAL se complementan con
la verificación de la falta de incremento de los niveles hormonales de Beta HCG
los cuales suelen mantenerse iguales o disminuir cada 48 hrs.