Você está na página 1de 8
See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/11291664

See discussions, stats, and author profiles for this publication at: https://www.researchgate.net/publication/11291664

Article in Neurologia (Barcelona, Spain) · June 2002

Source: PubMed

CITATIONS

4

2 authors:

27 PUBLICATIONS 243 CITATIONS SEE PROFILE
27 PUBLICATIONS
243 CITATIONS
SEE PROFILE

Some of the authors of this publication are also working on these related projects:

Alteraciones neuropsicológicas en adictos a sustancias View project View project

Rehabilitación neuropsicologica en adicciones View project View project

All content following this page was uploaded by Marina rodriguez Alvarez on 30 May 2018.

The user has requested enhancement of the downloaded file.

READS

47

Enrique Vázquez-Justo 31 PUBLICATIONS 74 CITATIONS SEE PROFILE
Enrique Vázquez-Justo
31 PUBLICATIONS
74 CITATIONS
SEE PROFILE

E. REVISIÓN VÁZQUEZ-JUSTO, ET AL

tral y aórtica y los procedimientos de revascularización no electi- vos conllevan mayor riesgo. La experiencia personal del opera- dor y la actividad global de la unidad de hemodinámica donde trabaja, son factores muy relacionados con la incidencia de compli- caciones. Conclusiones. El conocimiento de la patología neurológica secundaria al CC y sus mecanismos de producción puede permitir identificar a los pacientes de mayor riesgo, establecer protocolos para su prevención y aplicar medidas terapéuticas de forma precoz. [REV NEUROL 2002; 35: 470-4] Palabras clave. Cateterismo cardíaco. Complicaciones neurológi- cas. Ictus. Neuropatía periférica. Patogenia. Prevención.

aórtica e os procedimentos de revascularização não electivos com- portam maior risco. A experiência pessoal do operador e a acti- vidade global da unidade de hemodinamia onde trabalha, são factores muito relacionados com a incidência de complicações. Conclusões. O conhecimento da patologia neurológica secundária ao CC e dos seus mecanismos de produção, pode permitir identifi- car os doentes de maior risco, estabelecer protocolos para a sua prevenção e aplicar de forma precoce medidas terapêuticas. [REV NEUROL 2002; 35: 470-4] Palavras chave. Cateterismo cardíaco. Complicações neurológicas. Neuropatia periférica. Patogenia. Prevenção.

Influencia de factores no relacionados con la infección en el rendimiento neuropsicológico de seropositivos al VIH

E. Vázquez-Justo, M. Rodríguez-Álvarez

HIV INFECTION NO RELATED FACTORS INFLUENCE ON NEUROPSYCHOLOGICAL PERFORMANCE OF SEROPOSITIVES Summary. Introduction. The presence of neuropsychological impairment related to HIV infection has generated abundant literature whose results are disparate. Keeping in mind that it has been suggested that neuropsychological impairment could be associated to the presence of certain factors that would coexist with the own HIV, it is necessary to determine factors which contribute to transform a seropositive into a subject more neuropsychologically vulnerable. Development. In this work we present a revision of those factors related with HIV infection that can influence neuropsychological performance of the patients as the antecedents of neurological and psychiatric pathology, depressed mood, drugs abuse, and cognitive reserve. Conclusions. The study of the influence of these factors can not only contribute to clarify the controversy on the presence of neuropsychological deficits, but also to understand why some seropositive patients are more neuropsychologically vulnerable than others, and ultimately to better understand the neuropsychological implications derived of HIV infection. [REV NEUROL 2002; 35: 474-80] Key words. AIDS. Cognitive reserve. Depressed mood. Drugs abuse. Neuropsychological assessment.

INTRODUCCIÓN

Aunque se ha comprobado que el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) puede infectar directamente el SNC, los conoci- mientos sobre la naturaleza de esta infección, su cronología, sus mecanismos neuropatológicos y sus manifestaciones clínicas to- davía son limitados. El VIH entra en el SNC, invade sus células y produce lesiones en el tejido neural, de lo que se derivan ciertos cambios cognitivos [1]. Aunque todavía se investiga cómo queda afectado el SN, se describen alteraciones en determinadas áreas cerebrales, princi- palmente en estructuras subcorticales. De manera específica, se describe pérdida de neuronas, sobre todo en la corteza frontal, atrofia cerebral y desmielinización de la sustancia blanca, funda- mentalmente en las zonas periventricular, cuerpo calloso, cápsu- la interna, comisura anterior y tracto óptico [2,3]. La afectación neuropsicológica relacionada con la infección por VIH cursa con alteraciones cognitivas, motoras y conductua-

Recibido:08.11.01.Aceptadotrasrevisiónexternasinmodificaciones:26.12.01.

Departamento de Psicología Clínica y Psicobiología. Facultade de Psicoloxía. Universidade de Santiago de Compostela. Santiago de Compostela, España.

Correspondencia: Dra. Marina Rodríguez Álvarez. Departamento de Psico- loxía Clínica e Psicobioloxía. Facultade de Psicoloxía. Universidade de Santiago de Compostela. Campus Sur. E-15782 Santiago de Compostela (A Coruña). E-mail: pcpb3701@usc.es

2002, REVISTA DE NEUROLOGÍA

474

les, que no siempre pueden atribuirse a las infecciones oportunis- tas, ni a los tumores asociados a la infección, sino que, frecuen- temente, son consecuencia directa de los efectos del VIH sobre el SNC. La estimación de la presencia y naturaleza de estas altera- ciones ha generado abundante bibliografía, pero sus resultados son variables, especialmente por lo que respecta a las fases inicia- les de la infección. La variabilidad de los datos sobre la prevalencia de alteracio- nes neuropsicológicas (ANP) en sujetos con infección por VIH nos lleva a plantear que su presencia podría modularse por la coexistencia de otros factores distintos del propio VIH. Por ello, para poder valorar adecuadamente las consecuencias neuropsico- lógicas de esta infección, es importante determinar la influencia de otras variables, que también se asocian con la aparición de ANP y que pueden convertir al seropositivo en un sujeto más vulnerable neuropsicológicamente. Uno de los primeros trabajos que estudiaron la relación entre el rendimiento neuropsicológico y la presencia de factores con- taminantes fue el de Wilkins et al [4], llevado a cabo con pacientes seropositivos sin sida, en el que analizaron la relación entre el grado de deterioro que presentaban y la presencia/ausencia de determinados factores contaminantes. Los autores señalan la exis- tencia de una relación significativa entre el grado de deterioro neuropsicológico y la presencia de estos factores contaminantes. Estudios que siguen esta línea de investigación ponen de manifiesto que las ANP que presentan los seropositivos podrían

REV NEUROL 2002; 35 (5): 474-480

deberse, al menos en parte, a la presencia de factores contaminan- tes que pueden modular su rendimiento neuropsicológico. El estudio de la influencia de estos factores puede contribuir no sólo a clarificar la controversia sobre la presencia de ANP, sino también a comprender por qué algunos pacientes seropositivos son más vulnerables neuropsicológicamente que otros, y, en úl- tima instancia, a profundizar y comprender mejor las implicacio- nes neuropsicológicas derivadas de la infección por el VIH. Dentro de este ámbito de estudio, algunas investigaciones han dirigido sus esfuerzos a tratar de clarificar la influencia que en el rendimiento neuropsicológico de los sujetos con infección por VIH tienen determinadas variables relacionadas con la propia infección, como la fase [5-8], el grado de compromiso inmunita- rio [9,10] y la carga vírica [11,12]. Pero también se han estudiado otras variables no relacionadas con la infección, cuya influencia se ha puesto de manifiesto en el rendimiento neuropsicológico, como los antecedentes de enfermedad neurológica [13,14] y psi- quiátrica [15,16], variables relacionadas con el consumo de dro- gas [17,18] y el nivel educativo [19]. En estos estudios se eviden- cia que el rendimiento neuropsicológico de los seropositivos puede variar en función de su situación con respecto a cada una de estas variables. Entre estos factores, en el presente trabajo nos centraremos en revisar aquellos que han evaluado la influencia de variables no relacionadas con la infección por VIH, como los antecedentes de enfermedad neurológica y psiquiátrica, el estado de ánimo, el consumo de drogas y la reserva cognitiva (RC).

ENFERMEDAD NEUROLÓGICA

Los antecedentes de enfermedad neurológica se han utilizado frecuentemente como criterio de exclusión en la mayoría de las investigaciones sobre aspectos neuropsicológicos relacionados con la infección por VIH, debido a que los pacientes seropositivos suelen presentar algún tipo de patología neurológica asociada o no a la acción del VIH. Sin embargo, diversos trabajos se han centrado en estudiar el papel que desempeñan algunas de estas enfermedades en la patología neuropsicológica que presentan algunos pacientes con infección por VIH. En este sentido, la afec- ción que ha dado lugar a un mayor número de publicaciones, debido a su influencia sobre las funciones cognitivas, ha sido el antecedente de traumatismos craneoencefálicos (TCE). Los TCE con pérdida de conciencia representan una de las principales causas de gran variedad de problemas neuropsicoló- gicos, y los procesos atencionales y mnésicos son los que se ven afectados con mayor frecuencia por la pérdida de conciencia [20]. Hestad et al [14] hallaron que los sujetos con más de un TCE rinden peor en tareas de atención, memoria y habilidades psico- motoras que los sujetos que no presentan TCE y aquellos con un único episodio de TCE. Además, estos autores señalan que un único episodio de pérdida de conciencia, incluso superior a 20 minutos, no parece causar déficit neuropsicológico alguno. La evaluación neuropsicológica realizada por Claypoole et al [13] a seropositivos asintomáticos y seronegativos con antece- dentes de TCE reveló una relación entre el antecedente de TCE y el bajo rendimiento en distintas medidas neuropsicológicas, tanto en los seropositivos como en los seronegativos. Este hallazgo les ha llevado a sugerir la posibilidad de que exista una menor capa- cidad para compensar las implicaciones neurocognitivas asocia- das al VIH, debido a la afectación neurológica preexistente se- cundaria al TCE; por ello, concluyen que los TCE son uno de los

REV NEUROL 2002; 35 (5): 474-480

DETERIORO NEUROPSICOLÓGICO EN VIH

principales factores relacionados con un bajo rendimiento en ta- reas neuropsicológicas. En esta misma línea, Marder et al [21] señalan que el ante- cedente de TCE no solamente se asocia a un peor rendimiento neuropsicológico, sino que, además, existe una interacción entre la historia de TCE y la seropositividad al VIH, reflejada en un peor funcionamiento neuropsicológico de los seropositivos con TCE frente a seronegativos con las mismas características neu- rológicas. Aunque algunos estudios relacionan la historia de TCE con un rendimiento neuropsicológico más pobre, otros obtienen re- sultados que no apoyan estos hallazgos. Así, Bornstein et al [22] compararon el rendimiento neuropsicológico de seropositivos asintomáticos con historia de TCE con el de un grupo de sero- positivos asintomáticos sin antecedentes de TCE y con otro de seronegativos. No apreciaron diferencias entre los grupos en ninguna de las tareas utilizadas que exploraban funciones fron- tales y ejecutivas, memoria, atención y concentración, y velo- cidad psicomotora. Los autores entienden que la ausencia de diferencias entre los grupos puede deberse al corto período que duró la pérdida de conocimiento de los sujetos con antecedentes de TCE. Así pues, aunque la presencia de TCE parece asociarse a un pobre rendimiento neuropsicológico en seropositivos, no se cla- rifica suficientemente su papel potenciador de los efectos neurop- sicológicos del VIH.

ENFERMEDAD PSIQUIÁTRICA

Los síntomas psiquiátricos son frecuentes entre los sujetos con infección por VIH [23-26]; sin embargo, es difícil conocer su causa, debido a que pueden reflejar reacciones psicológicas fren- te al diagnóstico de seropositividad [27], trastornos del SNC [28- 30] o problemas físicos relacionados con la enfermedad [31]. Por otro lado, las complicaciones psiquiátricas requieren tratamientos farmacológicos, y los efectos anticolinérgicos de los neurolépticos y los antidepresivos tricíclicos, utilizados en el tratamiento de problemas psiquiátricos, pueden causar difi- cultades neuropsicológicas, como déficit de memoria o confu- sión [32]. Otras medicaciones como las benzodiacepinas, uti- lizadas para combatir los síntomas de ansiedad, o los narcóti- cos, empleados en el tratamiento del dolor, también causan problemas de concentración, confusión o sintomatología de- presiva [33]. Conocer la existencia de trastornos psiquiátricos es impor- tante, no sólo para el manejo y tratamiento de la infección, sino también por las posibles implicaciones neuropsicológicas de- rivadas de la propia enfermedad o de los efectos de los trata- mientos. En algunos estudios se ha sugerido que la presencia de tras- tornos psiquiátricos podría explicar el deterioro neuropsicológi- co que presentan algunos sujetos con infección por VIH. Aunque son numerosos los trabajos que señalan que ambos trastornos son independientes [34-37], algunos estudios han apreciado relación entre la presencia de sintomatología psiquiátrica y de afectación neuropsicológica, y es mayor la tasa de sujetos con afectación entre los seropositivos con trastornos psiquiátricos [15]. Por su parte, otros autores sugieren que los seropositivos presentan dé- ficit cognitivos y psiquiátricos, porque ambos implican sintoma- tología asociada a la demencia subcortical característica de la infección por VIH [38,39].

475

E. VÁZQUEZ-JUSTO, ET AL

Si tenemos en cuenta que la prevalencia de alteraciones psi- quiátricas entre los seropositivos se eleva, y que estas alteraciones pueden cursar con déficit cognitivos que potencian los efectos neuropsicológicos del VIH, debemos vigilar su efecto en los es- tudios neuropsicológicos con seropositivos, para posibilitar un conocimiento más clarificador de las consecuencias neurocogni- tivas asociadas a la infección por VIH.

ESTADO DE ÁNIMO

Otro aspecto que debemos tener en cuenta a la hora de evaluar el rendimiento neuropsicológico de los seropositivos es su estado de ánimo, ya que entre los pacientes infectados por VIH son frecuentes los síntomas depresivos [23,40-42]. En las primeras investigaciones realizadas al principio de la epidemia del sida, algunos autores atribuyeron el deterioro neu- ropsicológico observado a la depresión que presentaban los pa- cientes [43,44]. Sin embargo, actualmente no se ha clarificado la contribución de la sintomatología depresiva a la afectación neu- ropsicológica descrita. Algunos estudios señalan que la depresión tiene efectos sobre el rendimiento en tareas neuropsicológicas [45,46]. Se ha señala- do que los seropositivos con sintomatología depresiva obtienen un bajo rendimiento, en comparación con seropositivos sin sin- tomatología depresiva y seronegativos, en pruebas de memoria verbal y velocidad motora [35], mayores tiempos de reacción [47] y disminución de la eficacia en tareas secuenciales [40]. En cambio, otros autores no hallaron ninguna relación entre la ejecución en medidas neuropsicológicas y la presencia de un estado de ánimo deprimido [34,36,48,49]. La falta de consistencia en los resultados sobre la relación entre estado de ánimo y rendimiento neuropsicológico se mantie- ne cuando los estudios se plantean el papel que desempeñan, para explicar esta relación, tanto los instrumentos utilizados para medir el estado de ánimo como la fase de la infección en la que se encuentra el sujeto. Por lo que respecta a los instrumentos utilizados para evaluar sintomatología depresiva, éstos suelen incluir ítems relacionados con el estado físico y neuropsicológico del paciente, y, si tenemos en cuenta que la infección cursa con afectación física y neurop- sicológica, la puntuación obtenida con la escala de depresión podría reflejar más la afectación en estas áreas que la presencia de auténtica sintomatología depresiva [50]. El instrumento más utilizado para evaluar síntomas depresi- vos en pacientes con infección por VIH es el inventario de depre- sión de Beck. Su utilización en esta población se ha debatido mucho, sobre todo cuando los pacientes se encuentran en fases avanzadas, debido a que la escala contiene ítems afectivos y so- máticos, y estos últimos pueden reflejar más el deterioro físico que sufren los pacientes en las fases sintomáticas que la sintoma- tología propia de la depresión. En estudios realizados con esta escala [51] se han observado diferencias entre seropositivos y seronegativos en los ítems somáticos y no en los afectivos. Asi- mismo, se han observado diferencias entre asintomáticos y sinto- máticos en los ítems somáticos, mientras que sus puntuaciones eran semejantes por lo que respecta a los ítems afectivos. Estos hallazgos han llevado a recomendar la utilización de los ítems afectivos únicamente cuando se pretende evaluar la presencia de síntomas depresivos en pacientes seropositivos [52]. Bornstein et al [40] señalan que la ausencia de relación entre afectación neuropsicológica y depresión es independiente del

476

instrumento de medida utilizado, ya que al agrupar a los sujetos según la presencia o ausencia de depresión se encontraron tasas de deterioro neuropsicológico semejantes, independientemente de la escala de depresión aplicada.

Al igual que la depresión, la ansiedad también es una respues-

ta común entre los sujetos con infección por VIH que puede in- fluir en su rendimiento neuropsicológico. Aunque algunos estu-

dios no hallaron diferentes niveles de ansiedad entre seropositi- vos y seronegativos [37], otros señalan que las diferencias sólo se presentan en las fases sintomáticas [53,54]. A la hora de evaluar

el rendimiento neuropsicológico de estos pacientes, debemos te-

ner en cuenta sus niveles de ansiedad, para no atribuir el pobre

rendimiento neuropsicológico al VIH cuando éste podría ser consecuencia de la ansiedad que presenta el sujeto.

A la vista de lo expuesto, se aconseja que cuando se realice

una evaluación neuropsicológica a pacientes con infección por VIH se incluya una valoración de la sintomatología depresiva y de la ansiedad, para no atribuir únicamente los déficit neurop- sicológicos apreciados a la acción del VIH cuando en realidad podrían deberse, al menos en parte, a un estado deprimido o ansioso.

CONSUMO DE DROGAS

El consumo de drogas, actual o en el pasado, puede facilitar la aparición de deterioro funcional del SNC [55,56], inmunodepre- sión [57,58], deficiencias nutricionales y anomalías estructurales del SNC [59], que pueden facilitar la aparición de trastornos neu- ropsicológicos [60,61]. Por todo ello, la evaluación neuropsicológica de sujetos dro- godependientes debe tener en cuenta que éstos presentan una

serie de características que van a hacer que, tanto la propia eva- luación como la interpretación de los resultados, sean diferentes

a los de otras poblaciones [62].

Aunque no existe evidencia de que el consumo de opiáceos sea la causa directa de los trastornos neuropsicológicos que pre- sentan los consumidores de drogas, el patrón de politoxicomanía tan habitual en estos sujetos los convierte en un grupo de riesgo de afectación neuropsicológica [63-67].

El abuso de drogas, la alta frecuencia de TCE y las deficien-

cias nutricionales que presentan los seropositivos drogodepen- dientes nos hacen pensar que sean más vulnerables neuropsico- lógicamente que otros grupos de riesgo [68]; de hecho, algunos autores señalan que los drogodependientes seropositivos obtie- nen puntuaciones más bajas en pruebas neuropsicológicas que los individuos homosexuales [69,70].

Los estudios realizados hasta el momento sobre el rendimiento neuropsicológico de drogodependientes seropositivos han llegado

a resultados poco concluyentes. Algunos trabajos no encuentran

diferencias significativas entre el rendimiento obtenido por drogo- dependientes seropositivos, en fases asintomáticas de la infección,

y seronegativos drogodependientes en tareas neuropsicológicas

[7,71-82]. En cualquier caso, cuando se compara el rendimiento neuropsicológico de drogodependientes seropositivos, drogode- pendientes seronegativos y el de un grupo de referencia de serone-

gativos no drogodependientes, se obtienen puntuaciones más bajas en los dos grupos de drogodependientes [76]; también, cuando se comparan con datos normativos, sus puntuaciones son más bajas de lo esperado para su edad y nivel educativo [75,78,81]. Por el contrario, otros autores apreciaron diferencias en el rendimiento neuropsicológico de drogodependientes seropositi-

REV NEUROL 2002; 35 (5): 474-480

vos y drogodependientes seronegativos en tareas neuropsicológi- cas [9,18,69,83-93]. Al evaluar el rendimiento neuropsicológico de drogodepen- dientes seropositivos, una variable que puede influir en su ejecu- ción en las tareas es su situación actual con respecto al consumo de drogas, es decir, si mantienen el consumo de drogas o están en abstinencia en el momento de la evaluación. En este sentido, el consumo actual de drogas se relaciona con un peor rendimiento en tareas neuropsicológicas frente a la abstinencia [8,18,67,77,94]. Además, también se ha señalado que la tasa de afectación neurop- sicológica de seropositivos con consumo actual de opiáceos du- plica la obtenida por los seropositivos abstinentes [17]. Estos resultados nos llevan a plantear la influencia que la situación con respecto al consumo de drogas puede tener sobre el funcionamiento neuropsicológico de los drogodependientes se- ropositivos, e interpretar con cautela las conclusiones extraídas de trabajos en los que no se ha considerado el consumo de drogas como un factor extraño, que puede influir en el rendimiento neu- ropsicológico de sujetos con infección por VIH. En definitiva, la evaluación neuropsicológica de drogodependientes seropositi- vos presenta una serie de connotaciones que no se encuentran en otros grupos de riesgo, y que pueden llevar a que su rendimiento sea diferente.

RESERVA COGNITIVA

En los últimos años se ha llamado la atención sobre la relación entre el rendimiento neuropsicológico y el concepto de RC. La RC, que apareció ligada a estudios sobre envejecimiento y enfer- medad de Alzheimer [95], se entiende que podría actuar como un factor protector ante la presencia de afectación neuropsicológica

[95-97].

Aunque la mayoría de los estudios sobre el efecto protector de la educación se llevaron a cabo con enfermos de Alzheimer, este efecto no se limita a esta población, sino que también se ha estu- diado en demencias vasculares [98-101], enfermedad de Parkin- son [102] y en la infección por VIH [19,103,104]. Como ya hemos señalado, la mayoría de los trabajos acerca de la RC como factor de protección frente a la afectación neu- ropsicológica se han realizado en poblaciones de ancianos y asociados a la evaluación de demencias. La infección por VIH constituye una enfermedad a la que se pueden aplicar los hallaz- gos de estos estudios, ya que algunos de los pacientes que sufren esta infección también desarrollan una demencia. Además, la infección por VIH proporciona un marco idóneo para estudiar el efecto protector de la RC, en una patología asociada a demen- cia y afectación neuropsicológica, antes de que se produzca envejecimiento. En un estudio llevado a cabo por Satz et al [19], se aprecia que los homosexuales seropositivos asintomáticos con menos de 12 años de escolarización muestran una mayor prevalencia de ANP (38,1%) que aquellos con más de 12 años de escolarización (15,8%). La prueba de aprendizaje audioverbal de Rey y el table- ro de clavijas son los tests que mejor discriminan entre seroposi- tivos con alto y bajo nivel educativo. Los autores sugieren que el nivel educativo, medido en años de escolarización, puede consi- derarse un marcador indirecto de la RC, que actúa como un factor protector frente a la afectación neuropsicológica asociada a la infección por VIH. En esta misma línea, Stern et al [104] evaluaron la influencia de la RC en el rendimiento neuropsicológico de homosexuales

REV NEUROL 2002; 35 (5): 474-480

DETERIORO NEUROPSICOLÓGICO EN VIH

seropositivos asintomáticos y seronegativos. En este estudio, la RC se evaluó sobre la base de los años de escolarización, una estimación de la inteligencia premórbida y el nivel ocupacional/ profesional. Los resultados revelan que los seropositivos con baja RC mostraban puntuaciones más bajas que los seropositivos con mayor RC en medidas de atención, velocidad de procesamiento de la información, memoria, habilidades visuoespaciales y fun- ciones ejecutivas. Otro estudio realizado por Pereda et al [103], en el que bus- caban factores asociados a un menor rendimiento neuropsicoló- gico en seropositivos sin sida de diferentes grupos de riesgo, hallaron que la baja RC era uno de los factores con mayor capa- cidad para predecir la afectación neuropsicológica asociada a la infección por VIH. En estos tres estudios el efecto protector de la RC no se estimó únicamente por las diferencias observadas en el rendimiento neu- ropsicológico de los dos grupos de seropositivos, sino también porque no se apreciaron diferencias entre los seropositivos con alta RC y los dos grupos de seronegativos (alta y baja RC). Sin embargo, se observaron diferencias entre los seronegativos y los seropositivos con baja RC, lo que sugirió que la afectación neu- ropsicológica asociada a la infección por VIH no se manifiesta en los seropositivos con alta RC.

A la vista de los resultados de estos estudios, podemos sugerir

que los seropositivos con baja RC parecen ser más vulnerables a desarrollar ANP, frente a aquellos que tienen alta RC, que pare- cen no desarrollarlas. Este hallazgo es congruente con lo descrito en otras enfermedades que cursan con afectación neuropsicológi- ca, como la enfermedad de Alzheimer o la de Parkinson [95,100,102], lo que nos lleva a plantear que hay evidencias de que la baja RC puede considerarse un factor de riesgo de aparición

de ANP. Estos hallazgos, además, nos permiten explicar, al me- nos en parte, la falta de acuerdo en la bibliografía sobre la presen- cia de ANP en seropositivos asintomáticos, ya que la mayoría de los estudios han utilizado muestras de homosexuales con altos niveles educativos [105], lo que posiblemente actuaría como un factor protector frente al desarrollo de ANP [95,97].

A la vista de estos datos, podemos concluir que a la hora de

evaluar las consecuencias neuropsicológicas asociadas al VIH, debemos tener en cuenta, entre otros aspectos, si estamos ante sujetos neuropsicológicamente protegidos por su RC, debido a la influencia que este factor tiene sobre el rendimiento neuropsico- lógico.

CONCLUSIONES

La falta de acuerdo en la bibliografía sobre la presencia de ANP en los pacientes seropositivos pone de manifiesto la necesidad de analizar el efecto neuropsicológico de numerosos factores los cuales, en tanto que coexisten con el propio VIH, podrían explicar la presencia de los déficit cognitivos asociados a esta infección. El hecho de no ejercer la oportuna vigilancia sobre ellos en los diseños de investigación explica, al menos en parte, la disparidad de resultados en la abundante bibliografía a este respecto. Entendemos que el estudio de la influencia de estos factores puede contribuir no sólo a clarificar la controversia sobre la pre- sencia de ANP, sino también a comprender por qué algunos pa- cientes seropositivos son más vulnerables neuropsicológicamen- te que otros, y, en última instancia, a profundizar y comprender mejor las implicaciones neuropsicológicas derivadas de la infec- ción por el VIH.

477

E. VÁZQUEZ-JUSTO, ET AL

Los datos aportados por la bibliografía nos llevan a señalar que hay determinados factores que convierten al seropositivo en un sujeto neuropsicológicamente vulnerable, independiente- mente de la seropositividad. Hemos identificado algunos fac- tores de riesgo en los seropositivos que no se relacionan con la infección por VIH, como los antecedentes de enfermedad neurológica o psiquiátrica, la presencia de sintomatología depresiva y el consumo de drogas. Además, hemos identifica- do un factor protector de las manifestaciones neuropsicológi- cas, como es la RC. La identificación de estos factores nos permite sugerir que la seropositividad podría no ser suficiente para explicar las ANP de los seropositivos, y apunta a que éstas sean de naturaleza multifactorial. El interés por determinar un perfil de vulnerabilidad neurop- sicológica en seropositivos tiene la finalidad de detectarlos tem-

pranamente, a efectos de prevenir la manifestación de ANP, y ofrecerles un tratamiento rápido y adecuado. Además, es de gran utilidad para planificar estrategias de intervención, no sólo en comportamientos de salud o laborales, sino también en aspectos puntuales relacionados con la infección. En última instancia, la aplicación de estos conocimientos nos permite dotar a los pacien- tes seropositivos de mayor cantidad y calidad de vida. Esta revisión sobre la influencia de factores contaminantes en el rendimiento neuropsicológico nos permite señalar la naturale- za multifactorial de las ANP asociadas a la infección por VIH, y poner de manifiesto que el VIH no parece explicar por sí sólo la afectación cognitiva que pueden presentar los seropositivos. Para concluir, señalamos la importancia de ejercer vigilancia sobre estos factores, por su implicación en el funcionamiento neurop- sicológico de pacientes con infección por VIH.

BIBLIOGRAFÍA

1.

Brew B, Rosenblum M, Price RW. AIDS dementia complex and pri- mary HIV brain infection. J Neuroimmunol 1988; 10: 1330-40.

fección por VIH en drogodependientes. Universidad de Santiago de Compostela; 2001.

2.

Everall IP, Luthbert PJ, Lantos PL. Neuronal loss in frontal cortex in HIV infection. Lancet 1991; 337: 1119-21.

18. Rodríguez D, Rodríguez M. Vulnerabilidad neuropsicológica de los drogodependientes a la infección por VIH-1. Revista Española de Dro-

3.

4.

Martin A. HIV cognition, and the basal ganglia. In Grant I, Martin A,

Wilkins JW, Robertson KR, van der Horst C, Robertson WT, Fryer

godependencias 1997; 22: 203-18.

eds. Neuropsychology of HIV infection. New York: Oxford Universi- ty Press; 1994. p. 234-59.

19. Satz P, Morgenstern H, Miller EN, Selnes OA, McArthur JC, Cohen BA, et al. Low education as a possible risk factor for cognitive abnor- malities in HIV-1: findings from the multicenter AIDS cohort study

20. Levin HS, Benton AL, Grossman RG. Neurobehavioral consequences

JG, Hall CD. The importance of confounding factors in the evalua- tion of neuropsychological changes in patients infected with human immunodeficiency virus. J Acquir Immune Defic Syndr 1990; 3:

(MACS). J Acquir Immune Defic Syndr 1993; 6: 503-11.

of closed head injury. New York: Oxford University Press; 1982.

938-42.

21. Marder K, Stern Y, Malouf R, Tang M, Bell K, Dooneief G, et al.

5.

Marder K, Liu X, Stern Y, Dooneief G, Bell K, Schofield P, et al. Neurologic sings and symptoms in a cohort of homosexual men fol- lowed for 4.5 years. Neurology 1995; 45: 261-7.

Neurologic and neuropsychological manifestations of human immuno- deficiency virus infection in intravenous drug users without acquired immunodeficiency syndrome. Arch Neurol 1992; 49: 1169-75.

6.

Selnes OA, Galai N, Bacellar H, Miller EN, Becker JT, Wesch J, et al. Cognitive performance after progression to AIDS: a longitudinal study from the Multicenter AIDS Cohort Study. Neurology 1995; 45:

22. Bornstein RA, Podraza AM, Para MF, Whitacre CC, Fass RJ, Rice RR, et al. Effect of minor head injury on neuropsychological perfor- mance in asymptomatic HIV-1 infection. Neuropsychology 1993; 7:

267-75.

228-34.

7.

Selnes OA, Galai N, McArthur JC, Cohn S, Royal III W, Esposito D, et al. HIV infection and cognition in intravenous drug users: long term follow up. Neurology 1997; 48: 223-30.

23. Atkinson JH, Grant I, Kennedy CJ, Richman DD, Spector SA, Mc- cutchan JA. Prevalence of psychiatric disorders among men infected with human immunodeficiency virus. Arch Gen Psychiatry 1988; 45:

8.

Vázquez-Justo E, Rodríguez-Álvarez M, Rodríguez-Salgado D. Fun-

859-64.

cionamiento neuropsicológico en drogodependientes VIH/SIDA in- munodeprimidos: importancia de las fase de la infección y del consu- mo de drogas. Revista Española de Drogodependencias 2000; 25:

24. Boceralli A, Dilley JW, Shore MD. Neuropsychiatric aspects of AIDS. Dementia complex: a report on a clinical series. Neurotoxicology 1988; 9: 381-90.

263-78.

25. Brown GR, Rundell JR, McManis SE, Kendall SN, Zachary R, Te-

26. Chuang HT, Jason GW, Pajurkova EM, Gill MJ. Psychiatric morbid-

9.

10.

11.

Farinpour R, Martin EM, Seindenberg M, Pitrak DL, Pursell KJ, Mul-

Grassi MP, Perin C, Borella M, Mangoni A. Assessment of cognitive

Ellis RJ, Hsia K, Spector SA, Nelson JA, Heaton RK, Wallace MR, et

moshok L. Prevalence of psychiatric disorders in early stages of HIV

lane KM, et al. Verbal working memory in HIV-seropositive drug users. J Intern Neuropsychol Soc 2000; 6: 548-55.

infection. Psychosom Med 1992; 54: 588-601.

ity in patients with HIV infection. Can J Psychiatry 1992; 37: 109-15.

function in asymptomatic HIV-positive. Eur Neurol 1999; 42: 225-9.

27. Grant I, Atkinson JH. The evolution of neurobehavioral complications of HIV infection (Editorial). Psychol Med 1990; 20: 747-54.

al. Cerebrospinal fluid human immunodeficiency virus type 1 RNA levels are elevated in neurocognitively impaired individuals with ac-

28. Beresford TP, Blow FC, Hall RCW. AIDS encephalitis mimicking alcohol dementia and depression. Biol Psychiatry 1986; 21: 394-7.

quired immunodeficiency syndrome HIV Neurobehavioral Research Center Group. Ann Neurol 1997; 42: 679-88.

29. Carne CA, Adler MW. Neurological manifestations of human immu- nodeficiency virus infection. Br Med J 1986; 293: 462-3.

12.

Stankoff B, Calvez V, Suárez S, Bassi P, Rosenblum O, Conquy L, et al. Plasma and cerebrospinal fluid human immunodeficiency virus type-1 (HIV-1) RNA levels in HIV-related cognitive impairment. Eur

30. Detmer WM, Lu FG. Neuropsychiatric complications of AIDS: a lit- erature review. Int J Psychiatry Med 1986; 16: 21-9.

31. Pérez-Stable EJ, Miranda J, Muñoz RF. Depression in medical outpa-

32. Schmitt FA, Dickson LR, Browwers P. Neuropsychological response

J

Neurol 1999; 6: 669-75.

tients: underrecognition and misdiagnosis. Arch Gen Psychiatry 1990;

13.

Claypoole KH, Townes BD, Collier AC, Marra C, Longstreth WT, Cohen W, et al. Cognitive risk factors and neuropsychological perfor- mance in HIV infection. Int J Neurosci 1993; 70: 13-27.

150: 1083-8.

to antirretroviral therapy in HIV infection. In Grant I, Martin A, eds.

14.

Hestad K, Updike M, Selnes OA, Royal W. Cognitive sequelae of

Neuropsychology of HIV Infection. New York: Oxford University

repeated head injury in a population of intravenous drug users. Scand

Press; 1994. p. 276-4.

J

Psychol 1995; 36: 246-55.

33. Drugs that cause psychiatric symptoms. Med Lett 1989; 31: 113-8.

15.

Baldeweg T, Catalan J, Pugh K, Gruzelier J, Lovett E, Scurlock H, et al. Neuropsychological changes associated with psychiatric symptoms in HIV infected individuals without AIDS. Biol Psychiatry 1997; 41:

34. Grant I, Olshen RA, Atkinson JH, Henton RK, Nelson J, McCutchan JA, et al. Depressed mood does not explain neuropsychological defi- cits in HIV-infected persons. Neuropsychology 1993; 7: 53-61.

474-87.

35. Hinkin CH, van Gorp WG, Satz P, Weisman JD, Thommes J, Buck-

36. Mapou RL, Law WA, Martin A, Kampen D, Salazar AM, Rundell JR.

16.

Bix BC, Glosser G, Holmes W, Ballas C, Meritz M, Hutelmyer C, et al. Relationship between psychiatric disease and neuropsychological impairment in HIV seropositive individuals. J Intern Neuropsychol Soc 1995; 1: 581-8.

ingham S. Depressed mood and its relationship to neuropsychological test performance in HIV-1 seropositive individuals. J Clin Exp Neu- ropsychol 1992; 14: 289-97.

17.

Rodríguez D. Afectación neuropsicológica temprana asociada a la in-

Neuropsychological performance, mood, and complains of cognitive

478

REV NEUROL 2002; 35 (5): 474-480

and motor difficulties in individuals infected with the human immun- odeficiency virus. J Neuropsychiatry Clin Neurosci 1993; 5: 86-93.

37. Riccio M, Pugh K, Jadresic D, Burges A, Thompson C, Wilson B, et

al. Neuropsychiatric aspects of HIV-1 infection in gay men: controlled

investigation of psychiatric, neuropsychological and neurological sta-

tus. J Psychosom Res 1993; 37: 819-30.

38. Maj M. Psychiatric aspects of HIV-1 infection and AIDS. Psychol Med 1990; 20: 547-63.

39. Van Gorp WG, Hinkin C, Satz P, Miller EN, Weisman J, Holston S, et al. Subtypes of HIV-related neuropsychological functioning: a clus- ter analysis approach. Neurology 1993; 7: 62-72.

40. Bornstein RA, Pace P, Rosenberger P, Nasrallah HA, Para MF, Whi- tacre CC, et al. Depression and neuropsychological performance in asymptomatic HIV infection. Am J Psychiatry 1993; 150: 922-7.

41. Perdices M, Dumbar N, Grunseit A, Hall W, Cooper, DA. Anxiety, depression and HIV related symptomatology across the spectrum of HIV disease. Aust N Z J Psychiatry 1992; 26: 560-6.

42. Perry SW. HIV-related depression. Res Publ Assoc Res Nerv Ment Dis 1994; 72: 223-38.

43. Johnson RT, McArthur JC. AIDS and the brain. Trends Neurosci 1986; 9: 91-4.

44. Price RW, Navia BA, Cho ES. AIDS encephalopathy. Neurol Clin 1986; 4: 285-301.

45. Kaleschtein AD, Hinkin CH, van Gorp WG, Castellón SA, Satz P. Depression predicts procedural but not episodic memory in HIV-1 infection. J Clin Exp Neuropsychol 1998; 20: 529-35.

46. Richardson MA, Satz PF, Myer HF, Miller EN, Bing EG, Fawzy FI, et al. Effects of depressed mood versus clinical depression on neuro- psychological test performance among African American men impact- ed by HIV/AIDS. J Clin Exp Neuropsychol 1999; 21: 769-83.

47. Martin A, Heyes MP, Salazar AM., Kampen DL, Williams J, Law WA, et al. Progressive slowing of reaction time and increasing cere- brospinal fluid concentration of quinolic acid in HIV-infected indi- viduals. J Neuropsychiatry Clin Neurosci 1992; 4: 270-9.

48. Pace PL, Rosenberger P, Nasrallah HA, Bornstein RA. Depression and neuropsychological performance in symptomatic HIV infection. J Clin Exp Neuropsychol 1993; 15: 95.

49. Perkins DO, Stern RA, Golden RN, Murphy C, Naflolowitz D, Evans

DL. Mood disorders in HIV infection: prevalence and risk factors in a

nonepicenter of the AIDS epidemic. Am J Psychiatry 1994; 151: 233-6.

50. Drebing CE, van Gorp WG, Hinkin C, Miller EN, Satz P, Kim DS, et al. Confounding factor in the measurement of depression in HIV. J Pers Assess 1994; 62: 68-83.

51. Poutiainen E. Cognitive deficits and emotional disorders in HIV-1 infected individuals. Acta Psychiatr Scand 1995; 92: 429-35.

52. Law WA, Martin A, Salazar AM, Mapou RL. Symptoms of depres- sion in HIVinfected individuals: etiological considerations. Neurop- sychiatry, Neuropsychol Behav Neurol 1993; 6: 181-6.

53. Fell M, Newman S, Herns M, Durrance P, Manji H, Connolly S, et al. Mood and psychiatric disturbance in HIV and AIDS: changes over time. Br J Psychiatry 1993; 162: 604-10.

54. Gorman JM, Kertzner R, Cooper T, Goetz RR, Lagomasino I, No- vachenko H, et al. Glucocorticoid level and neuropsychiatric symp- toms in homosexual men with HIV infection. Am J Psychiatry 1991; 148: 41-5.

55. Pearson J, Richter RW. Neuropathological effects of opiate addic- tion. In Richter RW, ed. Medical aspects of drug abuse. Hagerstown:

Harper & Row; 1975. p. 274-6.

56. Royal W. Drug overdose and withdrawal. In Johnson RT, ed. Cur- rent therapy in neurologic disease. Philadelphia: BC Becker; 1990.

p. 313-6.

57. Donahoe RM, Nicholson JKA, Madden JJ. Coordinate and indepen- dent effects of heroin, cocaine, and alcohol abuse on T-cell E-rosette formation and antigenic marker expression. Clin Immunol Immuno- pathol 1986; 41: 254-64.

58. Nahas GG, Suciu-Foca N, Armand JP, Morishima A. Inhibition of cellular mediated immunity in marijuana smokers. Science 1974; 183:

419-20.

59. Sapira JD. The narcotic addict as a medical patient. Am J Med 1968; 45: 555-89.

60. Grant I, Adams KM, Carlin AS, Rennick PM, Judd LL, Schooff K. The collaborative neuropsychological study of polydrug users. Arch Gen Psychiatry 1978; 35: 1063-74.

61. Reed RJ, Grant J. The long-term neurobehavioral consequences of substance abuse: conceptual and methodological challenges for fu- ture research. NIDA Res Monogr 1990; 101: 10-56.

62. Stern Y. Neuropsychological assessment of seropositive intravenous drug users. In Grant I, Martin A, eds. Neuropsychology of HIV infec- tion. New York: Oxford University Press.; 1994. p. 220-33.

REV NEUROL 2002; 35 (5): 474-480

DETERIORO NEUROPSICOLÓGICO EN VIH

63. Grant I, Judd LL. Neuropsychological and EEG disturbances in poli- drug users. Am J Psychiatry 1976; 133: 1039-42.

64. Meek PS, Clark HW, Solana VL. Neurocognitive impairment: the unrecognized component of dual diagnosis in substance abuse treat- ment. J Psychoactive Drugs 1989; 21: 153-60.

65. Rodríguez M. Memoria visoconstructiva en politoxicómanos. Revis- ta de la Asociación Española de Neuropsiquiatría 1992; 42: 184-7.

66. Rodríguez M. Dependencia a opiáceos y aprendizaje de palabras. Ac- tas Luso Esp Neurol Psiquiatr Cienc Afines 1993; 21: 161-4.

67. Sweeney JA, Meisel L, Walsh VL, Castrovinci D. Assessment of cog- nitive functioning in opiate addicts. J Clin Psychol 1989; 45: 346-51.

68. Marder K, Liu X, Stern Y, Malouf R, Dooneief G, Bell K, et al. Risk of human immunodeficiency virus type 1-related neurologic disease in a cohort of intravenous drug users. Arch Neurol 1995; 52: 1174-82.

69. Royal W, Updike M, Selnes OA, Proctor TV, Nance-Sproson L, So- lomon L, et al. HIV-1 infection and nervous system abnormalities among a cohort of intravenous drug users. Neurology 1991; 41:

1905-10.

70. Selnes OA, Jacobson L, Machado AM, Becker JT, Wesch J, Miller EN, et al. Normative data for a brief neuropsychological screening battery. Multicenter AIDS Cohort study. Percept Mot Skills 1991; 73: 539-50.

71. Bono G, Mouri M, Sinforiani E, Barbarini G, Minoli L, Fea M. Lon- gitudinal neuropsychological evaluation of HIV infected intravenous drug users. Addiction 1996; 91: 263-8.

72. Cappa SE, Truong TM, Vangi D, Vignolo LA. The neuropsychologi- cal consequences of HIV infection in drug addicts. Ital J Neurol Sci 1992; 13: 465-8.

73. Concha M, Graham NMH, Muñoz A, Vlahov D, Royal W, Updike M, et al. Effect of chronic substance abuse on the neuropsychological performance of intravenous drug users with a high prevalence of HIV-1 seropositivity. Am J Epidemiol 1992; 136: 1338-48.

74. Egan VG, Crawford JR, Brettle RP, Goodwin GM. The Edinburgh cohort of HIV-positive drug users: current intellectual function is im- paired, but not due to early AIDS dementia complex. AIDS 1990; 4:

651-6.

75. Egan V, Brettle RP, Goodwin GM. The Edinburgh cohort of HIV- positive drug users: pattern of cognitive impairment in relation to pro- gression of disease. Br J Psychiatry 1992; 161: 522-31.

76. Grassi MP, Perin C, Clerici F, Zocchetti C, Cargnel A, Mangoni A. Neuropsychological performance in HIV-1-infected drug abusers. Acta Neurol Scand 1993; 88: 119-22.

77. Grassi MP, Clerici F, Perin C, Zochetti C, Borella M, Cargnel A, et al. HIV infection and drug use: influence on cognitive function. AIDS 1995; 9: 165-70.

78. Hestad K, Aukrust P, Ellertsen B, Klove H, Wilberg K. Neuro- psychological deficits in HIV-1 seropositive and seronegative intra- venous drug users. J Clin Exp Neuropsychol 1993; 15: 732-42.

79. Marder K, Stern Y, Malouf R, Tang M, Bell K, Dooneief G, et al. Neurologic and neuropsychological manifestations of human immuno- deficiency virus infection in intravenous drug users without acquired immunodeficiency syndrome. Arch Neurol 1992; 49: 1169-75.

80. Pakesch G, Loimer N, Grunberger J, Pfersmann D, Linzmayer L, May- erhofer S. Neuropsychological findings and psychiatric symptoms in HIV-1 infected and noninfected drug users. Psychiatry Res 1992; 41:

163-77.

81. Selnes OA, McArthur JC, Royal W, Updike M, Nance-Sproson L, Concha M, et al. HIV-1 infection and intravenous drug use: Longitu- dinal neuropsychological evaluation of asymptomatic subjects. Neu- rology 1992; 42: 1924-30.

82. Sola J, Caro F, Royo J. Estudio neuropsicológico del deterioro cognitivo-motor asociado a la infección por VIH en pacientes adictos a drogas por vía parental. [www.cfnavarra.es/salud/anales/textos/su- ple 6/ suple 17.html; 1998].

83. Avants SK, Margolin A, McMahon TJ, Kosten TR. Association be- tween self-report of cognitive impairment, HIV status, and cocaine use in a sample of cocaine-dependent methadone-maintained patients. Addict Behav 1997; 22: 599-611.

84. Bartok JA, Martin EM, Pitrak DL, Novak RM, Pursell KJ, Mullane KM, et al. Working memory deficits in HIV-seropositive drug users. Journal of International Neuropsychol Soc 1997; 3: 451-6.

85. Del Pesce M, Franciolini B, Censori B, Bartolini, M, Ancarani F, Petrelli E, et al. Cognitive behavior in asymptomatic (CDC stage II and III) HIV-seropositive intravenous drug users. Ital J Neurol Sci 1993; 17: 619-25.

86. Heaton RK, Grant I, Butters N, White DA, Kirson DA, Atkinson JH, et al. The HNRC 500-neuropsychology of HIV infection at different disease stages. J Intern Neuropsychol Soc 1995; 1: 231-51.

87. McKegney FP, O’Downd MA, Feiner C, Selwyn PA, Druker E, Fried-

479

E. VÁZQUEZ-JUSTO, ET AL

land GA. Prospective comparison of neuropsychologic function in HIV-seropositive and seronegative methadone-maintained patients. AIDS 1990; 4: 565-9.

88. Silberstein CH, McKegney FP, O’Dowd MA, Selwyn PA, Schoen- baum EE, Druker E, et al. A prospective longitudinal of neuropsycho- logical and psychosocial factors in asymptomatic individuals al risk of HTLV-III/LAV infection in a methadone program: Preliminary find- ings. Int J Neurosci 1987; 32: 669-76.

89. Silberstein CH, O’Dowd MA, Chartock P, Schoenbaum EE, Fried- land G, Hartel D, et al. A prospective four year follow-up of neuro- psychological function in HIV seropositive and seronegative methado- ne-maintained patients. Gen Hosp Psychiatry 1993; 15: 351-9.

90. Sopelana P, Debora M, López-Calvo S, García-Álvarez JC, Polo C. Al- teraciones neuropsicológicas en drogodependientes infectados por el vi- rus de la inmunodeficiencia humana. Archiv Neurobiol 1992; 55: 228-34.

91. Starace F, Baldassarre C, Biancolilli V, Fea M, Serpelloni G, Bartoli L, et al. Early neuropsychological impairment in HIV-seropositive intravenous drug users: evidence from the Italian Multicentre Neu- ropsychological HIV study. Acta Psychiatr Scand 1998; 97: 132-8.

92. Wellman MC. Neuropsychological impairment among intravenous drug users in pre-AIDS stages of HIV infection. Int J Neurosci 1992; 64: 183-94.

93. Wilkie FL, Eisdorfer C, Morgan R, Loewenstein DA, Szapocznik J. Cognition in early human immunodeficiency virus infection. Arch Neurol 1990; 47: 433-40.

94. Ardila A, Roselli M, Strumwasser S. Neuropsychological deficits in chronic cocaine abusers. Int J Neurosci 1991; 57: 73-9.

95. Carnero-Pardo C. Educación, demencia y reserva cerebral. Rev Neu- rol 2000; 31: 584-92.

96. Sánchez JL, Rodríguez M, Carro J. Influence of cognitive reserve on neuropsychological functioning in Alzheimer’s disease type sporadic in subjects of Spanish nationality. Neuropsychiatry Neuropsychol Be- hav Neurol 2002; 15: 113-22.

INFLUENCIA DE FACTORES NO RELACIONADOS CON LA INFECCIÓN EN EL RENDIMIENTO NEUROPSICOLÓGICO DE SEROPOSITIVOS AL VIH Resumen. Introducción. La presencia de alteraciones neuropsicoló- gicas (ANP) asociadas a la infección por VIH ha generado abundante literatura, cuyos resultados son dispares. Si tenemos en cuenta la sugerencia de que la afectación neuropsicológica que pueden llegar a desarrollar los seropositivos podría asociarse a la presencia de determinados factores que coexisten con el propio VIH, se necesita determinar qué factores contribuyen a convertir a un seropositivo en un sujeto más vulnerable neuropsicológicamente. Desarrollo. En este trabajo presentamos una revisión de aquellos factores no relaciona- dos con la infección por VIH que pueden influir en el funcionamiento neuropsicológico de los pacientes, como los antecedentes de patolo- gía neurológica y psiquiátrica, el estado de ánimo, el consumo de drogas y la reserva cognitiva. Conclusiones. El estudio de la influen- cia de estos factores puede contribuir no sólo a clarificar la contro- versia sobre la presencia de ANP, sino también a comprender porqué algunos pacientes seropositivos son más vulnerables neuropsicoló- gicamente que otros, y, en última instancia, a profundizar y compren- der mejor las implicaciones neuropsicológicas derivadas de la infec- ción por el VIH. [REV NEUROL 2002; 35: 474-80] Palabras clave. Consumo de drogas. Estado de ánimo. Evaluación neuropsicológica. Reserva cognitiva. Sida. VIH.

480

97. Satz P. Brain reserve capacity on symptom onset after brain injury: a formulation and review of evidence for threshold theory. Neuropsy- chology 1993; 7: 273-95.

98. Bonaiuto S, Roca WA, Lippi A, Luciani P, Turtú F, Cavarzeran F, et

al. Impact of education and occupation on prevalence of Alzheimer’s

disease (AD) and multi-infarct dementia (MID) in Appignano, Mac- erata Province, Italy. Neurology 1990; 40 (Suppl 1): S346.

99. Fratiglioni L, Grut M, Forsell Y, Vütanen M, Grafström M, Holmen K, et al. Prevalence of Alzheimer’s disease and other dementias in a elderly urban population: relationship with age, sex, and education. Neurology 1991; 41: 1886-92.

100. Gorelick PB, Brody J, Cohen D, Freels S, Levy P, Dollear W, et al.

Risk factors for dementia associated with multiple cerebral infarcts: a case-control analysis in predominantly African-American hospital- based patients. Arch Neurol 1993; 50: 714-20.

101. Ott A, Breteler MMB, van Harskamp F, Clauss JJ, van der Cammen TJM, Grobbee DE, et al. Prevalence of Alzheimer’s disease and vas- cular dementia: association with education. The Rotterdam Study. Br J Med 1995; 310: 970-3.

102. Glatt SL, Hubble JP, Lyons K, Troster AJ, Hassanein RE, Koller WC. Risk factors for dementia in Parkinson’s disease: effect of education. Neuroepidemiology 1996; 15: 20-5.

103. Pereda M, Ayuso-Mateos JL, Gómez del Barrio A, Echevarría S, Fa- rinas MC, García-Palomo D, et al. Factors associated with neuro- psychological performance in HIV-seropositive subjects without AIDS. Psychol Med 2000; 30: 205-17.

104. Stern RA, Silva SG, Chaisson N, Evans DL. Influence of cognitive reserve on neuropsychological functioning in asymptomatic human immunodeficiency virus-1 infection. Arch Neurol 1996; 53: 148-53.

105. Bornstein RA. Methodological and conceptual issues in the study of cognitive change in HIV infection. In Grant I, Martin A, eds. Neurop- sychology of HIV infection. New York: Oxford University Press; 1994.

p. 146-60.

INFLUÊNCIA DE FACTORES NÃO RELACIONADOS COM A INFECÇÃO HIV NO RENDIMENTO NEUROPSICOLÓGICO DOS SEROPOSITIVOS AO VIH Resumo. Introdução. A presença de alterações neuropsicológicas (ANP) associadas à infecção por VIH gerou literatura abundante, cujos resultados são divergentes. Tendo em conta que foi sugerido que o envolvimento neuropsicológico que os seropositivos podem desenvolver, poderia associar-se à presença de determinados facto- res que coexistem com o próprio VIH, é necessário determinar que factores contribuem para converter um seropositivo num indivíduo mais vulnerável neuropsicologicamente. Desenvolvimento. Neste tra- balho apresentamos uma revisão daqueles factores não relacionados com a infecção por VIH que podem influir no funcionamento neurop- sicológico dos doentes, como os antecedentes de patologia neuroló- gica e psiquiátrica, o estado de ânimo, o consumo de drogas e a reserva cognitiva. Conclusões. O estudo da influência destes factores pode contribuir não só para esclarecer a controvérsia sobre a pre- sença de ANP, como também para compreender porque alguns do- entes seropositivos são neuropsicologicamente mais vulneráveis que outros, e em última instância, para aprofundar e compreender me- lhor as implicações neuropsicológicas derivadas da infecção pelo VIH. [REV NEUROL 2002; 35: 474-80] Palavras chave. Avaliação neuropsicológica. Consumo de drogas. Estado de ânimo. Reserva cognitiva. Sida. VIH.

REV NEUROL 2002; 35 (5): 474-480