Você está na página 1de 68

IGLESIA CRISTIANA INTERDENOMINACIONAL, A.R.

SECRETARÍA DE EDUCACIÓN CRISTIANA EVANGÉLICA

INSTITUTO DE FORMACIÓN MINISTERIAL

PRINCIPIOS
RECTORES

“Pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno,


al judío primeramente y también al griego…”
(Romanos 2:10)

OBJETIVO:

El alumno sabrá los principios rectores de la vida cristiana.


Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica

Lección Tema Página

Introdución 4

1 Fe. Caminemos seguros en Dios en cualquier 6


circunstancia en que nos encontremos.

2 Amor. Amemos a Dios y a nuestro prójimo, porque “el 9


que no ama no ha conocido a Dios; porque Dios es amor”.

3 Fidelidad. Seamos fieles a Dios como verdaderos 12


cristianos y gozaremos de todas sus bendiciones.

4 Humildad. Practiquemos la Humildad siguiendo la 15


enseñanza y ejemplo de nuestro Señor Jesucristo.

5 Decisión. Que la firmeza de nuestro carácter sea 19


siempre conforme a la Palabra de Dios.

Obediencia. Que el cristiano practique la Obediencia


6 a Dios y a su Palabra conforme al ejemplo de nuestro 22
Señor Jesucristo.

7 Servicio. Que con ánimo y solicitud sirvamos a Dios 26


conforme al ejemplo de nuestro Señor Jesucristo.

8 Santidad. Vivamos en Santidad porque sin santidad 29


nadie verá al Señor

9 Temor de Dios. Que el temor santo gobierne nuestra 32


vida cristiana.

REFLEXIÓN ACERCA DE LOS PRINCIPIOS RECTORES DE


LA VIDA CRISTIANA.
36

2
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Tema Página

10 Integridad. Practiquemos la Integridad en la guía 39


del Espíritu Santo que mora en nosotros.

Gratitud. Que el cristiano muestre en todo tiempo


11 Gratitud a Dios y a sus semejantes por los favores 42
recibidos.

12 Paciencia. Que el cristiano guarde la Palabra de la 45


paciencia del Señor siempre.

13 Perdón. Que como cristianos sepamos siempre 48


perdonar a los que nos ofenden.

14 Disciplina. Practiquemos la Disciplina en Cristo 52


para que el mundo sepa que somos de Él.

15 Verdad. Seamos veraces en toda nuestra manera de 55


vivir.

16 Responsabilidad. Vivamos con Responsabilidad 58


delante de Dios y de los hombres.

17 Justicia. Vivamos la Justicia agradando siempre a 61


Dios.

18 Respeto. Que el cristiano se conduzca con todo 64


Respeto en sus relaciones humanas.

REFLEXIÓN ACERCA DE LOS PRINCIPIOS RECTORES


DE LA VIDA CRISTIANA.
67

3
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Principios Rectores

Introducción
“¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de Israel? dice Jehová. He
aquí como el barro en la mano del alfarero, así sois vosotros en mi mano, oh casa de Israel”
Jer. 18:6.

El propósito de este trabajo es que con el estudio y práctica de cada uno de los Principios
Rectores nos asemejemos más cada día a Cristo Jesús nuestro único y suficiente Salvador y
podamos serle útiles en la proclamación de su Santa Palabra.

La reflexión sincera acerca del cumplimiento de estos Principios Rectores nos permitirá
valorar el grado de madurez y crecimiento de nuestra vida cristiana que por medio y con la
ayuda del Espíritu Santo se realiza en nuestros corazones. Dios quiere un pueblo diferente,
especial y único. Usted y yo estamos llamados a ser ese pueblo.

“Más el Dios de toda gracia, que nos llamó a su gloria eterna en Jesucristo, después que
hayáis padecido un poco de tiempo, El mismo os perfeccione, afirme, fortalezca y
establezca. A El sea la gloria y el imperio por los siglos de los siglos, amén.”
1a. Pedro 5:10-11.

¡CRISTO VIENE PRONTO!

PRINCIPIOS RECTORES DE LA VIDA CRISTIANA


Definimos por principio rector la norma o regla espiritual y moral que puesta en el corazón
por el Espíritu Santo, determina nuestros sentimientos, rige nuestros pensamientos y
gobierna nuestras acciones, haciéndonos cada día más semejantes a Cristo. Ezequiel 36:27.
La nueva vida en Cristo es indispensable para vivir los principios rectores.

La persona que ha nacido de nuevo recibe un nuevo corazón (Ez. 11:19), tiene la mente de
Cristo (1a. Co. 2:16) y gobierna sus acciones conforme a voluntad de Dios (He.13:21). Por
esta nueva vida en Cristo puede decir como el apóstol Pablo: "ya no vivo yo, mas vive Cristo
en mí”. Gálatas 2:20.

El Espíritu Santo viene a morar en el corazón del nuevo creyente (1a.Co.6:19) con el
propósito de hacerle partícipe de la naturaleza divina (2a.P.1:4), confirmarle que
verdaderamente es hijo de Dios (Ro.8:16), guiar su vida (Ro.8:14), formar en él el carácter
de Cristo (Gá.4:19) y ser glorificado cada día en su vida (1a.Co.6:20).

Consecuente con este propósito, el Espíritu Santo infusionó en nuestros corazones,


principios rectores para orientar, guiar y gobernar la nueva vida en Cristo. Es en virtud de
estos principios espirituales y morales que ahora sentimos, pensamos y actuamos conforme
al nuevo hombre creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad.

4
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Principios Rectores

grupos
Podemos agrupar los principios rectores en cuatro divisiones

I. Principios que hacen posible nuestra relación con Dios

Fe

Amor

Fidelidad

II. Principios que implican sujeción a Dios

Humildad

Decisión

Obediencia

Servicio

III. Principios que hacen patente nuestro crecimiento en Dios

Santidad

Temor de Dios

Integridad

Gratitud

Paciencia

Perdón

IV. Principios que guían nuestro servicio a Dios

Disciplina

Verdad

Responsabilidad

Justicia

Respeto

5
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de


lo que no se ve.

1
Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.
Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la
palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que
no se veía.
Por la fe Abel ofreció a Dios más excelente sacrificio que Caín,
por lo cual alcanzó testimonio de que era justo, dando Dios
testimonio de sus ofrendas; y muerto, aún habla por ella.
Por la fe Enoc fue traspuesto para no ver muerte, y no fue
hallado, porque lo traspuso Dios; y antes que fuese
TEMA traspuesto, tuvo testimonio de haber agradado a Dios.
Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario
que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es
galardonador de los que le buscan.

(He11:1-6)

FE

CAMINEMOS SEGUROS EN DIOS EN CUALQUIER CIRCUNSTANCIA EN QUE


NOS ENCONTREMOS
Introducción: Dios es el centro de la fe cristiana. Dice el escritor de la epístola a los
Hebreos: “porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay” He.11:6. Los
cristianos debemos creer en la existencia de un Dios personal, infinito, santo y todopoderoso
que se interesa por nosotros. Él es nuestro escudo y recompensa suprema.
Fe, del griego pistis y del hebreo emun, emunah, se traducen como creer Gn.15:6. La mejor
definición de la fe encontramos en Hebreos.11:1. “Es, pues, la fe la certeza de lo que se
espera, la convicción de lo que no se ve”.
Certeza: conocimiento claro y seguro de alguna cosa.
Convicción: creencia firme, conocimiento a lo que uno está fuertemente adherido.

FE. Como Principio Rector de la Vida Cristiana, es la certeza y convicción en Dios que le
permite al cristiano caminar seguro aguardando la esperanza bienaventurada y la
manifestación gloriosa de nuestro gran Dios y Salvador Jesucristo.

l. Fe salvadora. Ef.2:4-9.
1. La salvación se recibe como un don de Dios por medio de la fe. Ef.2:8; Ro.1:16;
10:17. Esa fe mueve al hombre a confesar a Cristo como su Salvador. Ro.10:8-9.
2. La fe salvadora se basa en la verdad revelada que es Cristo, por lo que el hombre
necesita arrepentirse y creer en Jesús el Hijo de Dios para ser salvo. Mt.4:17;
Mr.1:15; Hch.20:21; Gá.2:16; Hch.8:37; Ro.10:10. Dios da la base de la fe salvadora
a través su palabra, esto hace que el creyente confíe en el Señor Jesucristo, en su
obra redentora y en su propósito de salvación de manera que el hombre cree y goza
de una realidad:
a) Son perdonados sus pecados, es una nueva criatura. Col.2:13; 1Jn.1:7; 2Co.5:17.
b) Es justificado delante de Dios. Jn.1:12-13; Gá.4:7; Ro.8:16.
c) La promesa de una vida eterna. Jn.3:16,36; 6:47.

ll. El cristiano vive por fe. 1P.1:3-9


Esta fe se basa en el conocimiento de la Palabra de Dios y en sus promesas, ¿Dios cumple
sus promesas? ¿La Palabra de Dios es fiel? Sí, pero depende del cristiano hacerlas realidad
en su vida:

6
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
• El hombre justo continúa viviendo por fe y al hacerlo sigue llevando una vida
espiritualmente rica. Es el justo, el que siempre se levantará victorioso por su fe en
Jesucristo. He.10:38; Ro.1:17.
• Una vez salvo, el hombre debe vivir en fe y obediencia a Dios y a su Palabra. Debe
guardar la Palabra y hacerla guía de sus acciones. Jn.5:6-9; Ro.1:5; 10:17; 16:26.
Debe llevar una vida de amor y pureza. Col.1:9-11; 1Ti.1:5.
• La confianza y la obediencia se convierten en fidelidad y devoción, Ro.14:8;
2Co.5:14-15, y en un intenso acercamiento y amor al Señor Jesucristo. Fil.2:8-9.
• Según Hebreos 10:22 la fe y el acercamiento a Dios por medio del Señor Jesucristo
son inseparables. Acercarse con sinceridad y creer en su bondad nos permite
encontrar misericordia, gracia, ayuda, santidad y purificación Heb.4:16; 7:25; 10:22.
Esto implica que donde no hay acercamiento a Dios en oración y comunión con
Cristo, tampoco habrá fe, el Señor pone en un mismo nivel la fe y la ferviente oración.
Lc.18:8.
• La fe en Cristo como Señor y Salvador es tanto un acto de un momento, para
salvación, como una actitud continua que debe aumentar y fortalecerse, esa fe debe
crecer Ro.4:20-21; 2Ts.1:3-4.

lll. Señales a los creyentes como confirmación de la fe. Mr.16:14-18


Habiendo visto las maravillas que el Señor Jesucristo hizo durante su ministerio y habiendo
escuchado que él había resucitado, algunos no lo creían, por lo que “les reprochó su
incredulidad y dureza de corazón”

1) Las Escrituras enseñan claramente que el Señor quiere que sus seguidores vivan en
fe y en su nombre hagan señales y milagros que respalden la predicación de su
evangelio. Mt.10:1, Lc.9:1-2, Jn.14:12.
2) Es necesario que además de las señales, milagros y maravillas, la predicación del
evangelio sea con demostración del Espíritu y de poder. 1Ti.4:1; 2Ti.3:1-5; 1Co.2:4-5;
1Ts.1:5.
3) La iglesia de Cristo en estos postreros días debe moverse bajo esta misma visión.
Las señales indicadas en Mr.16:17-18 no son dones especiales para unos cuantos,
sino para todos los creyentes que en obediencia a Cristo y llenos de su poder den
testimonio del evangelio y se apropien de sus promesas.
4) La ausencia de esas señales en la iglesia actual no significa que el Señor deje de
cumplir sus promesas, la falla está en el corazón de su iglesia. Mt.17:14-20 nos hace
entender que bajar la guardia ante la opresión del enemigo sobre los hombres
demuestran falta de fe, de conocimiento y de poder espiritual. La victoria sobre
Satanás, el mundo y la carne solo se logrará mediante la fe, la oración y el ayuno.
Mt.17:20-21. Oremos para que estas señales sigan a la predicación del evangelio.

Aplicación: En estos postreros días es urgente que imitemos la fe de Noé, de Abraham, de


Moisés, de Josué, de Elías, de Daniel, de Juan, de Pablo y de cada uno de los apóstoles y
profetas. Que la FE como Principio Rector de nuestra Vida Cristiana determine nuestros
sentimientos, rija nuestros pensamientos y gobierne nuestras acciones. Vivamos por fe y
para fe caminando seguros en Dios en cualquier circunstancia en que nos encontremos.
Nuestro Señor Jesucristo ha dicho: “No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed
también en mí”. Jn.14:1.

Texto Áureo: “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para


fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá”. Ro.1:17.

7
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 1

1.- ¿Quién es el centro y el todo de la fe cristiana?


______________________________________________________________________

2.- ¿Cómo define la Biblia a la fe?


______________________________________________________________________

3.- Como principio rector de la vida cristiana, ¿Qué es la fe?


Es la __________________y ______________en __________________que permite al
cristiano caminar ______________aguardando la esperanza bienaventurada y la
manifestación gloriosa de nuestro gran ____________
Y Salvador _________________________.

4.- La salvación se recibe por medio de un don, ¿Cuál es?


____________________________________________________________________

5.- Tomando como ejemplo las SUGERENCIAS PARA CAMINAR EN LA FE. Mr. 5:25-34

1. DILO.-¿Qué es lo primero que esta mujer hizo? V.28


Alguien le había contado acerca del Señor Jesús. Ella sabía que El andaba sanando
gente. Teniendo esa información (Rom. 10:14) lo primero que hizo fue DECIRLO.
2. HAZLO.- No hubiera pasado nada con decirlo solamente. Nuestras acciones nos
pueden derrotar o llevarnos al triunfo. La mujer con el flujo de sangre lo dijo y actuó.
Tocó sus ropas. V. 31.
3. RECIBELO.- Ella sintió en su cuerpo que estaba sana. Ella percibió su sanidad, no
dudo, lo recibió creyendo. V. 29.
4. CUENTALO.- (vers. 33) “Entonces la mujer......le dijo toda la verdad”. El Señor Jesús
quiere que nosotros lo contemos para que otros puedan recibir (Juan 4:39).

Identifique estos mismos pasos en el pasaje bíblico de 1o. De Samuel 17:45-47, 49,
50 y 54.
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

8
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Amados, amémonos unos a otros; porque el amor es de Dios. Todo aquel
que ama, es nacido de Dios, y conoce a Dios.

2
El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor.
En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a
su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él.
En esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino
en que él nos amó a nosotros, y envió a su Hijo en propiciación por
nuestros pecados.
Amados, si Dios nos ha amado así, debemos también nosotros amarnos
unos a otros.
Nadie ha visto jamás a Dios. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece
en nosotros, y su amor se ha perfeccionado en nosotros.
(1Jn.4:7-12)

AMOR

AMEMOS A DIOS Y A NUESTRO PRÓJIMO, PORQUE “EL QUE NO AMA NO HA


CONOCIDO A DIOS, PORQUE DIOS ES AMOR”
Introducción: Después de 2000 años de gracia el término “amor” ha sido entendido y
definido de diversas formas. Por ejemplo en las religiones de los antiguos paganos, el amor
fue personificado como expresión del más sucio sensualismo, o a lo más, como principio de
fecundidad física. No puede dejar de mencionarse a la diosa Astoret de los fenicios que los
griegos llamaron Astarté, expresión de la fecundidad y el amor físico. Los griegos
distinguieron dos divinidades del amor: Himeros (el deseo) y Eros (el amor físico).

En contraste, el pueblo hebreo sabía que el amor no es un dios, porque el único Dios es
Jehová. Israel supo que el amor es un atributo divino que nada tiene que ver con las
pasiones de la carne, sino con la verdad, justicia y misericordia de Dios.

Teológicamente, amor es el atributo por el cual Dios establece relaciones con sus
criaturas para concederles todo el bien posible, de manera desinteresada, incesante y
perfecta.

Amor, como Principio Rector de la Vida Cristiana, es el sentimiento producido por el


Espíritu Santo que mueve al creyente a amar a Dios y a sus semejantes.

l. El amor de Dios. Jn.3:16

1. El amor de Dios fluye de manera natural de su propia persona porque “Dios es amor”,
por tanto, el amor es la expresión de su misma esencia, de su soberanía y de su
misericordia. 1Jn.4:8-10; Ro.9:13; Dt.7:7-8; Jer.31:3.
2. El amor de Dios se manifiesta de mil modos: en la creación, Gn.1:1; en la redención,
Is.43:3, 4; 63:9; en la dádiva de la vida eterna mediante el sacrificio de su hijo, Jn.3:16;
1Jn.4:9-10; Ro.5:8; en nuestra adopción, 1Jn.3:1; en las bendiciones temporales, Fil.4:19; y
en fin, en todo cuanto él hace, porque “Dios es amor”. Jn.4:8.
3. Dios ama a los que le obedecen, Dt.7:12-13; el Señor ama a los justos, Sal.146:8; Dios
ama a los que son de su Hijo Jesús, Ro.5:5; pero también ama a los pecadores, Mt.9:10, 13;
Lc.15:1-2; Ro.5:8; 1Jn.4:9-10
4. Esto explica por qué Dios establece relaciones con sus criaturas para concederles todo el
bien posible, de manera desinteresada, incesante y perfecta. Jer.3:19; Os.11:4, 8; Stg.1:17;
Jn.3:16; Ef.3:17-19.

9
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
ll. Nuestro amor a Dios. 1Jn.4:19

l. El amor a Dios es la más excelente de las virtudes. La actitud que corresponde al hombre
es la de un amor absoluto a Dios. “Nosotros le amamos a él, porque él nos amó primero”.
1Jn.4:8; 1Co.5:14-15.
2. ¿Cómo mostrar tu amor a Dios? Dándole lo que él te pide:
¨ Tu corazón, amor, temor santo, servicio, justicia, misericordia, humildad,
entendimiento y prudencia. Pr.23:26; Dt.6:5; Mt.22:37; Dt.10:12-13; Mi.6:8; Os.14:9.
¨ Obediencia en todo, la obediencia es la prueba suprema del amor. Dt.30:11-14;
Jn.14:21; 1Jn.5:3.
¨ No hacer nada que pueda ofenderle. Sal.97:10; 119:11.
¨ Adorando y bendiciendo su Santo y precioso Nombre. Jue.13:17-18; Is.9:6; Fil.2:9-11.
Esto es lo que significa amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con
toda tu mente y con todas tus fuerzas. Mr.12:30. Por tanto, si vivimos en Cristo y Cristo vive
en nosotros, mi amor será el de Cristo: mis deseos los suyos, mi voluntad la suya, mi vida, la
misma vida de Cristo. Gá.2:20.

lll. El amor al prójimo. Mt.22:39

Prójimo o próximo (del latín proximus, el más cercano. Amor al prójimo; blandura, suavidad).
¿Y quién es mi prójimo? Lc.10:25-37.
• Nuestra pareja. (esposo o esposa) Ef.5:25; Tit.2:4.
• Los hijos. Pr.13:24; Ef.6:4.
• Los padres. Pr.23:22; Ef.6:1-2; Col.3:20.
• Los hermanos en la fe. Jn.13:34-35; 1Jn.3:23; 4:11-12, 20-21; Gá.6:10; Ro.12:10.
• Todas las personas en general. Mt.5:44-45.

En la parábola del buen samaritano (Lc.10:25-37) aprendemos por lo menos tres principios
acerca de lo que significa el amor al prójimo:

l. Nuestro prójimo es cualquiera persona que esté en necesidad, sin importar sexo, raza,
credo, posición social, etc. Mt.5:43-45; Ro.12:20.
2. Amor significa hacer algo para suplir la necesidad de esa persona de manera totalmente
desinteresada y de acuerdo a tus posibilidades. Hay gente necesitada a tu alrededor. No hay
justificación para negarse a brindar ayuda. Mt.25:34-40; Stg.1:27.
3. La “explicación” para no ayudar no es justificación, sino falta de amor. Hch.20:35;
1Jn.3:18.

Aplicación: Que el sentimiento producido en tu corazón por el Espíritu Santo te mueva a


amar al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con
todas tus fuerzas; y a tu prójimo como a ti mismo. No amemos de palabra ni de lengua, sino
de hecho y en verdad, y el mundo sabrá que somos semejantes a Cristo.

Texto Áureo: “Todas vuestras cosas sean hechas con amor”. 1Co.16:14.

10
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 2

1.- Teológicamente, ¿Qué es el amor?


ES el ___________________ por el cual Dios establece_________________con sus
criaturas para concederles todo el ______________ posible, de manera
_________________, incesante y __________________________.

2.- Amor, como principio rector de la vida cristiana, ¿Qué es?


Es el _______________ producido por el ________________Santo que mueve al
_________________ a amar a ______________ y a sus _____________________.

3.- ¿Por qué amamos a Dios?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

4.- ¿Qué nos pide Dios como muestra de nuestro amor por Él?
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

5.- ¿A quién nos dice el Señor Jesucristo que debemos amar?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

6.- ¿Quién es nuestro prójimo?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

11
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Mantengamos firme, sin fluctuar, la profesión de nuestra esperanza,


porque fiel es el que prometió.

3
Y considerémonos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas
obras;
no dejando de congregarnos, como algunos tienen por costumbre, sino
exhortándonos; y tanto más, cuanto veis que aquel día se acerca.
(Hebreos 10:23-25)

FIDELIDAD

SEAMOS FIELES A DIOS COMO VERDADEROS CRISTIANOS Y GOZAREMOS


DE TODAS SUS BENDICIONES
Introducción: La fidelidad es determinante en la vida cristiana pues afecta todas nuestras
relaciones. Si nuestra relación con Dios no está bien, ninguna otra lo estará.
Fidelidad, según el diccionario, es lealtad, observancia de la fe que uno debe a otro. Se
entiende también por fidelidad: puntualidad, sinceridad, esmero, exactitud, perfección,
constancia, veracidad.

Teológicamente, La Fidelidad es el atributo por el cual Dios se consagra a lograr la


consumación de todos sus decretos y veredictos y a cumplir todas sus promesas, de
manera leal, infalible y constante.

Como Principio Rector de la Vida Cristiana es la virtud que mueve al creyente a conservar,
cotidianamente, la lealtad debida a su salvador, en plenitud de fe, anunciando y viviendo el
evangelio de nuestro Señor Jesucristo.

I. La fidelidad de Dios.

a) Dios es fiel por naturaleza. Así lo afirma la Santa Escritura. Dt.7:9; Is.49:7; 1Co.1.9;
1Ts.5:24

b) Testimonios de la fidelidad de Dios:


a. El cumplimiento de sus promesas. 1R.8:20; Sal.132:11; Mi.7:20; He.10:23
b. La ejecución de sus juicios. Jer.23:20; 51:59
c. El perdón de pecados. 1Jn.1:9
d. Su benevolencia para con los santos. Sal.89:2; 2Ts.3:13

c) Virtudes de la fidelidad divina:


a. Es grande. Lm.3:23
b. Es incomparable. Sal .89:8
c. Es infalible. Sal.89:33; 2TI.2:13
d. Es infinita. Sal.36:5
e. Es eterna. Sal.119:90
.
Los testimonios y virtudes de la fidelidad de Dios nos mueven a amarle y a adorarle cada
día más, porque “aunque nosotros fuéremos infieles él permanece fiel”. 2Ti.2:13

ll. La fidelidad de los hijos de Dios.

Los hijos de Dios por naturaleza deben ser fieles en todo. Esto es, deben amar y practicar la
lealtad, la sinceridad y la constancia; así como aborrecer la infidelidad, la deslealtad y la
traición, en todas sus relaciones. ¿Quién, pues, es aquél siervo fiel, que cuando su señor
venga le halle haciendo así? Mt.24:45

12
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
1.1 En relación con Dios:

a) Amándole con todo nuestro corazón sin admitir nada que esté por encima de
nuestro amor por el Señor Jesús. Dt.6:5; Mr.12:28-30
b) Obedeciendo su Palabra y haciendo su Voluntad a través de una vida de
santidad, de integridad y de justicia. Lo que yo hago cada día testifica acerca de
mi fidelidad a mi Señor. Jn.14:21
c) Sirviendo en el ministerio con todo esmero y constancia (aseo, cocina, música,
oración, evangelismo, discipulado, pastoreado, etc.) Este servicio en la obra del
reino aquí en la tierra debe ser en el mismo sentir de Cristo. Lc.22:25-26;
Mt.20:26-28; Fil.2:5

1.2 En relación con la familia:

a) Debemos cimentar la relación matrimonial y familiar en amor, respeto y fidelidad.


He.13:4
b) No podemos ser fieles a Dios e infieles a la esposa e hijos .1Ts.4:4
c) Debemos ser veraces en todo, dentro y fuera del hogar. 1P.3:1, 7
d) Cumplamos con lealtad y en amor nuestras responsabilidades como esposos,
padres e hijos. Ef.5:21-33; 6:1-4

1.3 En relación con la iglesia:

a) La fidelidad del cristiano (creyente, directivo, instructor, ministra, pastor) en el ámbito


eclesial se hace evidente a través de la sujeción al gobierno teocrático, a la
organización (nacional, presbiteral, regional, local) y a la doctrina y orden cultual
determinados por el Señor para nuestra iglesia (ICIRAR). Ro.8:14; He.13:17;
1Co.4:1-2; 1P.5:2-3; 1Ti.4:16
b) La observancia relativa, limitada o deficiente nos coloca en una posición de
deslealtad ante Dios y ante sus siervos. Stg.1:8; Ex.16:8

1.4 Otras relaciones:

a) Laborales. Ef.6:5-9; 1Ts.4:11-12; Tit. 2:9-10; 1Ti 6:2


b) Sentimentales. 2Co.6:14-15; 1Co.16:13-14
c) Amistades. Ro.12:17-18; Fil.4:5
d) Escolares. Jer.15:19

En todas sus relaciones el cristiano debe obrar con fidelidad a su Señor y su Palabra.

lll. Resultados de la fidelidad de los hijos de Dios.

1. Somos guardados por Él. Sal.31:23.


2. Sus ojos están puestos en nosotros. Sal.101:6
3. Vivimos siempre en el gozo del Señor. Mt.25:21
4. Nos da la oportunidad de servirle. 1Ti.1:12
5. Nos da la corona de la vida. 2Ti.4:8; Ap.2:10

Aplicación. Si aceptamos que Dios es fiel y confesamos que somos de Él, practiquemos la
lealtad como verdaderos cristianos y gozaremos del cumplimiento de todas sus promesas.

Texto áureo: “Y su señor le dijo: Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel,
sobre mucho te pondré; entra en el gozo de tu señor”. Mt.25:21

13
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 3

1.- Según el diccionario, ¿Qué significa fidelidad?


_________________________________________________________________
_________________________________________________________________

2.- Teológicamente, fidelidad es:


Es el _______________por el cual Dios se ___________________ a lograr la
consumación de todos sus ____________________y veredictos y a cumplir todas sus
____________________de manera__________, infalible y constante.

3.- Como principio rector, ¿Qué es la fidelidad?


Es la virtud que mueve al _______________a conservar cotidianamente, la
___________________debida a su _______________en plenitud de fe, anunciando y
____________________el evangelio de Nuestro Señor ___________________

4.- ¿Quién es fiel por naturaleza?


a) Los padres
b) Los esposos
c) Dios

5.- Mencione 3 virtudes de la fidelidad de Dios


1.- _________________________________
2.- _________________________________
3.- _________________________________

6.- En nuestra relación con Dios ¿Cómo debe manifestarse nuestra fidelidad hacia Él?
1.- _________________________________
2.- _________________________________
3.- _________________________________

7.- En nuestra relación con la iglesia, ¿Cómo debemos manifestar nuestra fidelidad?
1.- ___________________________________________________________________
2.- ___________________________________________________________________
3.- ___________________________________________________________________
4.- ___________________________________________________________________

8.- Mencione otros aspectos de nuestra vida en los que también se debe manifestar
nuestra fidelidad.
1.- ________________________________
2.- ________________________________
3.- ________________________________
4.- ________________________________

9.- Como resultados de nuestra fidelidad a Dios, destacan 5. De éstos, diga el que se
menciona en Apocalipsis 2:10
_______________________________________________________________________

14
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Por tanto, si hay alguna consolación en Cristo, si algún consuelo de amor,
si alguna comunión del Espíritu, si algún afecto entrañable, si alguna

4
misericordia,
completad mi gozo, sintiendo lo mismo, teniendo el mismo amor,
unánimes, sintiendo una misma cosa.
Nada hagáis por contienda o por vanagloria; antes bien con humildad,
estimando cada uno a los demás como superiores a él mismo;
no mirando cada uno por lo suyo propio, sino cada cual también por lo de
los otros.
Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús,
el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a
TEMA que aferrarse,
sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho
semejante a los hombres;
y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose
obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es
sobre todo nombre,
para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los
cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra;
y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios
Padre.
(Fil.2:1-11)

HUMILDAD

PRACTIQUEMOS LA HUMILDAD SIGUIENDO LA ENSEÑANZA Y EJEMPLO


DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Introducción: Recordemos que en el contexto de nuestro tema general Principios
Rectores de la Vida Cristiana, hemos estudiados doce de ellos: SANTIDAD, INTEGRIDAD,
FIDELIDAD, JUSTICIA, DECISIÓN, TEMOR DE DIOS, PACIENCIA, DISCIPLINA,
RESPONSABILIDAD, RESPETO, VERDAD y FE. En estos últimos días concluiremos con la
ayuda de Dios nuestro tema general considerando los principios siguientes: HUMILDAD,
SERVICIO, OBEDIENCIA, GRATITUD, AMOR y PERDÓN.

No olvidemos que Principio Rector es la norma o regla espiritual y moral que puesto en el
corazón por el Espíritu Santo determina nuestros sentimientos, rige nuestros pensamientos,
y gobierna nuestras acciones, haciéndonos cada día más semejantes a Cristo. Ez.36:27.

Del latín “humus” (tierra) humildad significa modestia de espíritu. Modestia, virtud que
modera, templa y regla las acciones externas, conteniendo al hombre en el límite de su
estado, según lo conveniente a él. Cualidad de humilde, falta de engreimiento o de vanidad.
Pobreza, escasez de medios, recursos, bienes, etc. Humildad, según el Diccionario de la
Lengua Española, es virtud cristiana que consiste en el conocimiento de nuestra bajeza y
miseria y en obrar conforme a él. Humildad significa también modestia, recato, obediencia,
reverencia y sencillez.

En el Antiguo Testamento (AT) el término se refiere originalmente al pobre, oprimido o


afligido (2S.22:1, 28), y luego se extiende a la actitud del hombre que recibe con sumisión y
confianza tales pruebas (2S.7:18). El Nuevo Testamento (NT) recoge la idea de humildad del
AT como se aprecia claramente en Mt.5:5; 23:12; Hch.20:19; Fil.4:12.

Como Principio Rector de la Vida Cristiana, HUMILDAD es la virtud que mueve al creyente
a reconocer su condición ante Dios y a obrar de acuerdo a lo establecido en su Palabra,
siguiendo la enseñanza y ejemplo de nuestro Señor Jesucristo.

15
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
I. Nuestro Señor Jesucristo, ejemplo excelso de humildad. Fil.2:6-8

La declaración paulina que resume maravillosamente la humillación de Cristo se sustenta,


entre otras, en las manifestaciones siguientes:
1. Jesús, siendo Dios, se hizo hombre. Esto no significa que Dios se convirtió en
hombre, sino que permaneciendo como Dios, asumió y tomó una nueva naturaleza,
es decir, al asumir la humana, uniendo esta naturaleza humana a la divina en un solo
Ser. Es decir, al asumir la naturaleza humana con sus tentaciones y sus debilidades,
pero sin pecado, Jesucristo es verdadero Dios y verdadero hombre. Fil.2:7; Jn.1:1,
14, 18; Col.1:15; He.1:3; 4:15.
2. Al asumir esta nueva naturaleza queda claro que Jesús “no estimo el ser igual ser a
Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo de toda su gloria
celestial” (Jn.17:5), de sus riquezas (2Co.8:9) y de los privilegios propios de su
majestad divina en los cielos (Lc.22:27); (Mt.20:28); para recibir a cambio pobreza
(Lc.2:7; 9:58),oprobio y desprecio (Is.53:3; Ro.15:3), sufrimiento traición y muerte, y
muerte de cruz (Is.53:7; Fil.2:8), por amor a nosotros a fin de salvarnos y darnos vida
eterna (He.2:10; 14-15; Jn.3:16-17; 17:24).
3. Nuestro Señor Jesucristo tomó forma de siervo y como ejemplo excelso y único de
humildad exhorta a los suyos a ser tal como él es. Mt.20:28; Lc.22:27; Jn.13:1-5;
Mt.11:29; Mr.10:42-44; Mt.23:11; 1Jn.4:17.

ll. La humildad en el cristiano. Fil.2:5

1) La humildad en el cristiano descansa en su nueva naturaleza, así como en la


enseñanza y ejemplo recibido del divino Maestro. 2Co.5:17; 1Co.6:17; Mt.11:29;
Jn.13:15. Debemos saber humillarnos pero no ser humillados. Jesús dijo a uno de los
alguaciles, “¿por qué me golpeas?” (Jn.18:23) Se humilla a persona cuando se le trata
mal, o por debajo del respeto que merece, o cuando se le avergüenza injustamente.
2) En este sentido ser humilde es:
• Reconocer nuestra condición y dependencia de Dios en todo. Sal.100:3; 103:15-16;
2Co.3:4-6; Jn.15:1-5.
• Someter nuestra voluntad a la voluntad de Dios. 1P.5:6-7; Ro.12:2; 1Jn.2:17; Hch.9:6.
• Sentir necesidad de la presencia, poder y gracia divina. Ex.33:15; Jn.1:16; Hch.4:29-
31; Stg.4:6; 2P.3:18.
• Reconocer que toda la gloria (100%) le pertenece solo a Él. Is.42:8; He.13:20-21;
Ef.3:20-21; Sal.115:1.
• Postrarnos ante su divina presencia.Gn.17:1-3; Ez.3:22-23; 1Cr.16:29; Fil.2:9-11;
Ap.4:9-11.
• Reconocer que somos llamados para servir y no para ser servidos. Mt.20:25-28;
23:11.
• Reconocer y confesar nuestra iniquidad e implorar a Dios su perdón. Dt.9:18;
Esd.9:5-6; Dn.9:3-6; 2Cr.7:14.
• No tener más alto concepto de sí que el que debemos tener. Ro.12:3; Gá.5:26; 6:3;
Fil.2:3; Lc.17:10.
• Darnos cuenta que solo en el Señor hallaremos descanso para nuestras almas.
Mt.11:29.
• Rechazar el orgullo, la arrogancia, la soberbia, la altanería, la vanidad, la presunción,
la altivez y la rebeldía en nuestra vida personal y ministerial. Is.14:13-14; Ez.28:17;
1Jn.2:16; 1Ti.6:17.
3) Sabiendo que Dios resiste a los soberbios y da gracia a los humildes, el cristiano
debe practicar la humildad como un Principio Rector en su vida, porque:
ü Dios pide humildad en su pueblo. Mt.6:8; Mt.11:29; Col.3:12; Fil.2:5.
ü Dios promete morar con el humilde de espíritu. Is.57:15; 1P.5:5;

16
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
ü Dios exaltará a los humildes. Stg.4:10.
ü Es la nueva vestidura del cristiano.Ef.4:1-2; Col.3:12.
ü Dios aborrece y castiga la soberbia y la altivez. Pr.16:5; Is.2:11; Ap.3:16-17.

Aplicación: “Así dijo el Alto y Sublime, el que habita la eternidad, y cuyo nombre es el
Santo: Yo habito en la altura y la santidad, y con el quebrantado y humilde de espíritu, para
hacer vivir el espíritu de los humildes, y para vivificar el corazón de los quebrantados”.
(Is.57:15) El divino Maestro dijo: “aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón”
(Mt.11:29). La exhortación del Espíritu es clara: “Haya, pues, en vosotros este sentir que
hubo también en Cristo Jesús” (Fil.2:5). Por tanto, rechacemos todo orgullo y vanidad,
hagamos de la humildad un Principio Rector de nuestra Vida Cristiana y Dios habitará en
medio de nosotros.

Texto Áureo: “Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso
y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas”. Mt.11:29.

17
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 4

1.- Como principio rector de la vida cristiana, ¿Qué es la humildad?


Es la ____________________ que mueve al creyente a
_________________________su condición ante_____________________ y a obrar de
acuerdo a lo establecido en su _________________________, siguiendo la enseñanza
y ejemplo de Nuestro Señor.

2.- ¿Quién es nuestro ejemplo excelso de humildad?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

3.- ¿A qué nos exhorta el Señor Jesucristo?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

4.- ¿Qué pide Dios a su pueblo?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

5.- ¿Cuál es la vestidura del cristiano?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

6.- ¿Qué aborrece y castiga Dios?


La ____________________________ y la _______________________________

18
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección

5
Pero sea vuestro hablar: Sí, sí; no, no; porque lo que es más de esto, de
mal procede.
(Mateo 5:37)

DECISIÓN

QUE LA FIRMEZA DE NUESTRO CARÁCTER SEA SIEMPRE CONFORME A LA


PALABRA DE DIOS
Introducción: Decisión, según el diccionario, es determinación, resolución que se toma o se
da en una cosa dudosa. Se entiende también por decisión: firmeza de carácter,
determinación, resolución, disposición, entusiasmo, valentía, ánimo. Como Principio Rector
de la Vida Cristiana, DECISIÓN es la virtud que mueve al creyente a sostener, con firmeza
de carácter, en cada ocasión, las normas de pensamiento, palabra y obra que la Santa
Escritura ordena.

l. El carácter cristiano.

1. Cuando Dios formó al hombre conforme a su imagen y semejanza y sopló en su


nariz aliento de vida y fue el hombre un ser viviente; le dio la capacidad de
pensamiento, sentimiento y voluntad, es decir, le concedió libertad de decisión.
En ejercicio de esa facultad el hombre decidió desobedecer el mandato de Dios y a
partir de ese momento la inclinación al mal y a la desobediencia pasó a todos los
hombres afectando su carácter y posición ante Dios. Gn.2:16-17, 3:6, 23-24; Ro.5:12

2. Nuestro Señor Jesucristo restaura con su muerte expiatoria y vicaria el estado y


posición del hombre ante Dios dándole un nuevo corazón y un nuevo pensamiento,
base de su carácter cristiano. Ez.11:19; 1Co.2:16; Jer.31:33

3. El carácter cristiano refleja el pensamiento, sentimiento y voluntad de los hijos de


Dios.

a) Pensamiento. Ro.8:5-6; Fil.4:7-8; Ef.4:23-24


b) Sentimiento. Ro.15:15; Fil.2:5; 4:2; Mt.12:35
c) Voluntad. Jn.5:30; Ro.12:2; He.13:20-21

4. La personalidad del cristiano expresada en pensamiento, palabra y obra debe ser


siempre, en cada ocasión, consecuente con la norma Escritural aun cuando ello
implique perder ingresos, posesiones, amigos, cargos públicos, novio-a, etc. El
cristiano debe ser un hombre o una mujer de decisión, de un carácter firme en Dios.
Mt.5:37; Stg.5:12; Mt.16:26; 1Jn.2:15.-17; Ef.6:14-18; Fil.3:7

5. Josué y Caleb, y los apóstoles Pedro, Juan y Pablo muestran con su testimonio un
carácter inquebrantable en su decisión de hacer la voluntad de Dios.
Nm.13:30; 14:6-9; Hch.4:16-20; 5:28-29; 20:22-24; 21:10-13

19
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
ll. Pobreza de carácter.

1) La Biblia define a las personas faltas de carácter o de decisión como inconstantes:


Stg.1:8; volubles: Stg.3:11-12; infieles: Jud.11; y cobardes: Nm.13:31-33; 14:1; y
establece consecuencias para los de carácter pusilánime: Nm.14:30, 34-35; Jud.13;
Jn.3:18; Ap.3:16

2) Hay otro grupo de personas, el de aquellos que pierden el equilibrio espiritual y toman
decisiones pero fuera de la voluntad de Dios; decisiones que aun cuando parezcan
razonables y/o tengan apariencia de piedad, son erróneas, equivocadas y de
lamentables consecuencias, 1S.13:9-14; 2S.24:1-4, 10; Hch.5:1-5

Pidamos al Espíritu Santo sabiduría y dirección para que todas nuestras decisiones guarden
un perfecto equilibro y sometimiento a la Palabra eterna.

Aplicación: Si nuestra resolución ha sido amar y servir al Señor, permanezcamos firmes en


esta decisión hasta el final. Si nuestra determinación ha sido vivir en santidad, integridad, y
justicia y fidelidad, guardémonos con entereza esta decisión.

Texto áureo: “Pero sea vuestro hablar: si, si; no, no; porque lo que es más de
esto, de mal procede”. Mt.5:37.

20
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 5

1.- Según el diccionario, ¿Qué es decisión?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

2.- Como principio rector, ¿Qué es decisión?


Es la _____________ que mueve al ________________ a sostener con firmeza de
____________________, en cada ocasión, las normas de pensamiento,
______________ y obra que la Santa __________ ordena.

3.- Cuando Dios formó al hombre, una de las facultades importantes que dio fue:
a) Ser alto
b) Ser de piel blanca
c) La libertad de decisión

4.- ¿Qué hizo el hombre con esa facultad?


a) Trabajó muy duro
b) Desobedeció
c) Obedeció

5.- Cuando el Señor Jesucristo nos restaura ante Dios, ¿Qué nos da?
a) Un nuevo hogar y una familia
b) Un nuevo corazón y nuevo pensamiento
c) Una nueva profesión y trabajo

6.- ¿Cómo define la Biblia a las personas faltas de carácter o decisión?


a) Persuasivas
b) Inconstantes
c) Constantes
d) Volubles
e) Infieles
f) Trabajadoras
g) Carismáticas

21
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Y Cristo, en los días de su carne, ofreciendo ruegos y súplicas con gran

6
clamor y lágrimas al que le podía librar de la muerte, fue oído a causa de
su temor reverente.
Y aunque era Hijo, por lo que padeció aprendió la obediencia;
y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para
todos los que le obedecen;
y fue declarado por Dios sumo sacerdote según el orden de Melquisedec.
(Hebreos 5:7-10)

TEMA
OBEDIENCIA

QUE EL CRISTIANO PRACTIQUE LA OBEDIENCIA A DIOS Y A SU PALABRA


CONFORME AL EJEMPLO DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Introducción: La palabra “creer” viene del griego pistis que significa confiar y obedecer,
diríamos: “confianza obediente”. FE y OBEDIENCIA guardan una estrecha relación, van
unidas. Gn.22:18; Ro.1:5. La fe es del corazón, la obediencia pertenece a la conducta y
puede ser observada.

El Diccionario de la Lengua Española define la obediencia como acción y efecto de


obedecer, calidad y actitud de obediente, sumisión a un superior. Obedecer: cumplir la
voluntad de quien manda. Obediente: dispuesto a obedecer, que obedece. Entendemos
también por obediencia: sumisión, sujeción, acatamiento, humildad, respeto, etc.

Como Principio Rector de la Vida Cristiana, OBEDIENCIA es el cumplimiento en amor y fe


de la enseñanza y mandamientos divinos establecidos en la Palabra eterna sin
cuestionamiento alguno.

l. Testimonios de obediencia a Dios. He.11:5

1. En el Antiguo Testamento:
Muchos son los ejemplos de obediencia a Dios: Noé: Gn.6:22; Josué y Caleb: Nm.32:12;
Elías: 1R.17:5; Ezequías: 2R.18:6; Josías: 2Cr.35:26; David: Sal.119:16; Zorobabel:
Hag.1:12, etc. sin embargo solo comentaremos los casos de Abraham y de Moisés.
¨ La obediencia de Abraham. Gn.22:1-18.
§ Fue gratamente aceptada y abundantemente recompensada. Gn.22:18.
§ Dios se complace en dar testimonio de la obediencia de Abraham y habla de ésta con
encomio: “Por cuanto has hecho esto, y no me has rehusado tu hijo, tu único hijo…”
“Por cuanto obedeciste mi voz…”.Gn.22:16, 18.
§ La obediencia para Dios es mejor que el sacrificio.
§ Es un ejemplo para todos los cristianos que quieren caminar por fe y en obediencia a
Dios. Gn.15:6; Ro.4:1-5; He.11:8-9; Stg.2:14-26.
¨ La obediencia de Moisés. He.11:24-26
w Obedece el llamado y a la comisión dada por Dios. Ex.3:1-10; 4:18; 5:1; 14:13, 30-31.
w Cumple las ordenanzas de Dios en la construcción del tabernáculo. Ex.26; 36:8-38;
40.
w Por su obediencia su fidelidad y mansedumbre son exaltadas. Nm.12:3,7; He.3:2.
w Exhorta a los israelitas a la obediencia. Dt.4:6; 7:12-26; 10:12-13.
w Resume sus argumentos a favor de la obediencia en dos palabras: “La bendición y la
maldición”. Dt.11:26-28.

22
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
2. En el Nuevo Testamento:
Así como en el AT abundan los testimonios de obediencia a Dios, en el NT podríamos hablar
de José: Mt.1:24; los magos: Mt.2:12; Zacarías: Lc.1:6; Pablo: Hch.26:19; los apóstoles:
Hch.1:4, 12; 2:1-4; 5:42 (Mr.16.15), etc. sin embargo solo hablaremos del testimonio único de
obediencia excelsa, nuestro Señor Jesucristo.
Ø Vino en obediencia al propósito eterno de Dios para la salvación del hombre.
He.10:5-9.
Ø Su vida y ministerio expresan el cumplimiento perfecto de la voluntad de Dios.
Jn.4:34; 5:30; 6:38-39.
Ø En su palabra y predicación obedece la instrucción del Padre.
Jn.7:17; 8:38; 12:50; 14:10.
Ø La crisis de obediencia se produce en la agonía de la tribulación, del sufrimiento y de
la muerte sale vencedor. ¡GLORIA SEA A ÉL PARA SIEMPRE!
Mt.26:36-42; Fil.2:8-11; He.5:9.
Sigamos el ejemplo de nuestro precioso Salvador, seamos obedientes en todo tiempo,
circunstancia y lugar y recibiremos las bendiciones que él ha prometido a todos los que le
obedecen. Is.53:9-10; Fil.2:5; Sal.84:11.

ll. La obediencia del cristiano. 1Ti.4:15

Como resultado de su conversión y como fruto de su nueva vida en Cristo, el cristiano debe
manifestar obediencia en todos los ámbitos de su vida. Veamos:
v En el ámbito espiritual:
ü Debe obedecer a Dios. Jos.1:8; Hch.4:19-20; 5:29; Jn.14:21, 23; Ro.8:14.
ü Debe obedecer al evangelio. Mt.7:24-25; Ro.10:16; 2Ts.1:8.
ü Debe obedecer a la doctrina de Cristo. Ro.6:17.
ü Debe obedecer a sus pastores. He.13:17.
v En los demás ámbitos:
ü Los hijos deben obedecer a sus padres. Ef.6:1; Col.3:20; Pr.1:8-9; 6:20-21.
ü Debemos obedecer a nuestros gobernantes y autoridades. Ro.13:1-5; 1P.2:13-14;
Tit.3:1.
ü El empleado debe obedecer a su empleador (patrón). Ef.6:5-8; Col.3:22.
Siendo la obediencia a Dios la prueba suprema del amor y de la fe, la obediencia es más
importante que cualquier rito y sacrificio religioso. Por tanto, seamos obedientes a él y a su
palabra. 1S.15:22; 28:18; Jn.14:21, 23.

lll. Bendiciones que resultan de la obediencia. Sal.84:11

a). Seremos su especial tesoro sobre todos los pueblos. Ex.19:5.


b). Vendremos a ser real sacerdocio, pueblo adquirido por Dios. Ex.19:6; 1P.2:9; Dt.28:9-10.
c). Dios será nuestro escudo y defensa en todo.Ex.23:22; Dt.28:7.
d). Su amor y misericordia nos rodeará siempre en abundantes bendiciones.
Dt.7:12-13; 28:8,12.
e). Jehová te pondrá por cabeza y no por cola. Dt.28:13-14.
f). Serás prosperado en todo lo que emprendas y hagas. Jos.1:7-8.
g). Comeréis el bien de la tierra y os irá bien siempre. Is.1:19; Jer.7:23.
h). El amor del Padre y la manifestación del hijo serán venturosas realidades. Jn.14:21, 23.
i). “Pedid todo lo que queréis, y os será hecho”. Jn.15:7.
Recordemos que Dios también advierte acerca de las consecuencias que sobrevendrán por
la desobediencia de su pueblo. Por tanto, obedezcamos su Palaba. Él es Dios y Señor de
nuestras almas. Nunca digas: “No, Señor”, porque entonces él no será tu Señor. Dt.8:19-20;
28:15-23; Jos.5:6; He.4:6-7; Is.1:20.

23
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
Aplicación: Inspirados en el ejemplo excelso de obediencia de nuestro divino Redentor y
constreñidos por la obra del Espíritu Santo en nuestros corazones, seamos obedientes a la
Palabra eterna y recibiremos de Dios grande galardón aquí y en la eternidad.

Texto Áureo: “Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos
disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedecemos mucho mejor al
Padre de los espíritus, y viviremos?” He.12:9.

24
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 6

1.- Como principio rector de la vida cristiana, ¿Qué es la obediencia?


Es el _________________en amor y _________________de la________________y
___________________divinos establecidas en la palabra eterna sin
________________________alguno.

2.- Escriba los nombres de algunos personajes del AT que obedecieron a Dios.
_____________________
_____________________
_____________________
_____________________
_____________________

3.- ¿Cuál es el testimonio más importante de obediencia a Dios que se registra en el


NT?
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

4.- ¿Cuál es el fruto que debe manifestar el hombre después de su conversión?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

5.- Mencione 3 de las bendiciones que obtenemos como resultado de nuestra


obediencia a
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

25
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Entonces Jesús, llamándolos, dijo: Sabéis que los gobernantes de las
naciones se enseñorean de ellas, y los que son grandes ejercen sobre ellas

7
potestad.
Más entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande
entre vosotros será vuestro servidor,
y el que quiera ser el primero entre vosotros será vuestro siervo;
como el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y
para dar su vida en rescate por muchos.
(Mateo 20:25-28)
Hubo también entre ellos una disputa sobre quién de ellos sería el mayor.
Pero él les dijo: Los reyes de las naciones se enseñorean de ellas, y los que
sobre ellas tienen autoridad son llamados bienhechores;
mas no así vosotros, sino sea el mayor entre vosotros como el más joven,
y el que dirige, como el que sirve.
Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es
el que se sienta a la mesa? Más yo estoy entre vosotros como el que sirve.
(Lucas 22:24-27)

SERVICIO

QUE CON ÁNIMO Y SOLICITUD SIRVAMOS A DIOS CONFORME AL EJEMPLO


DE NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO
Introducción: Muchas son las diferencias entre la vida de una persona inconversa y la
nueva vida en Cristo que tiene el creyente. Una de estas diferencias es el sentido de vivir,
mientras el inconverso busca vivir para sí y para su carne, el cristiano busca vivir en
consagración y servicio a Dios. Dice la Santa Escritura “…y por todos murió, para que los
que viven, ya no vivan para sí, sino para aquél que murió y resucitó por ellos” 2Co.5:15.

Servicio, según el Diccionario de la Lengua Española, es acción y efecto de servir; estado de


criado o de sirviente y rendimiento y culto que se debe a Dios en el ejercicio de lo que
pertenece a su gloria. Servir, entre otras acepciones: estar al servicio de otro; estar
empleado en la ejecución de una cosa por mandato de otro; ser a propósito un instrumento
o cosa semejante para el fin que se le destina; dar culto o adoración a Dios y dedicarse a la
vida religiosa.

SERVICIO, como Principio Rector de la Vida Cristiana, es el querer como el hacer


producidos por el Espíritu Santo en nuestro corazón por cuya virtud servimos a Dios y a
nuestros semejantes conforme al ejemplo del Señor Jesucristo.

l. El ejemplo maravilloso de nuestro Señor Jesucristo. Jn.13:15

Ø Es presentado por el profeta Isaías como el Siervo de Jehová. Is.42:1.


Ø Como Siervo hace la voluntad de Aquél que le envió.He.10:5-7; Jn.6:38.
Ø Es obediente hasta la muerte y muerte de cruz. Fil.2:7-8.
Ø Muestra el servicio que en amor y sencillez debemos cumplir. Jn.13:4-5.
Ø Presenta la grandeza y bienaventuranza del servicio. Jn.13:15-17.

ll. El ejemplo de los primeros cristianos. Hch.8:4

¨ Siguiendo la doctrina y las enseñanzas del divino Maestro, iban por todas partes
predicando el evangelio y sirviendo al Señor. Hch.8:4; 11:26.
¨ Lo hacían con humildad y sencillez de corazón. Hch.2:46-47; 20:19.
¨ Vendían sus propiedades y sus bienes y lo repartían a todos según la necesidad de
cada uno. Hch.2:45; 4:34-35.

26
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
¨ Obedecieron a Dios en toda circunstancia. Hch.5:28-29.
¨ El Señor Jesucristo autenticaba su palabra con milagros y maravillas. Hch.8:4-8.

lll. La oportunidad de la iglesia actual. Mt.20:27

• Servir al Señor Jesucristo como lo hicieron sus discípulos y los primeros cristianos.
Mt.10:8; 28:19-20; Mr.16:15-18.
• Colaborar diligentemente en la iglesia. Gá.6:9-10; Ro.12:10-13; Col.3:23-24.
• Ministrar con temor y reverencia. He.12:28-29.
• Servir a Dios con todo nuestro corazón. Dt.10:12; Jos.24:14; Ro.12:6-7,11.
• Dar fiel testimonio de que somos de Cristo. Mt.5:16; 10:33; 2Ti.1:8.

Por tanto, el servicio a Dios no es para quedar bien con algún hermano, no es para buscar
promociones o cargos, no es para lucimientos personales o de grupo, es para glorificar y
honrar única y exclusivamente su santo y precioso nombre en testimonio de nuestra gratitud
a Él. Y habiendo acabado todo decid: “Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos
hacer, hicimos”. Lc.17:10.

Aplicación: Conscientes de nuestra responsabilidad cristiana, consagremos nuestra vida al


servicio del Señor para que el reino de Dios prosiga su expansión aquí en la tierra. Vivir para
aquél que murió y resucitó por nosotros, es la razón y el sentido de nuestra vida. Caminemos
con gozo en esa dirección y sirvamos a Dios siempre.

Texto Áureo: “Sí alguno me sirve, sígame: y donde yo estuviere, allí también
estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará”. Jn.12:26

27
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 7

1.- ¿Qué es el servicio, como principio rector de la vida cristiana?


Es el _________________como el _______________producidos por el __________
__________ en nuestro corazón por cuya virtud servimos a ________
nuestros____________________ conforme al ejemplo del Señor Jesucristo.

2.- ¿Cómo nos presenta la Biblia al Señor Jesucristo en Isaías 42:1


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

3.- Como siervo, ¿Qué hace el Señor Jesucristo?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

28
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Por tanto, ceñid los lomos de vuestro entendimiento, sed sobrios, y
esperad por completo en la gracia que se os traerá cuando Jesucristo sea

8
manifestado;
como hijos obedientes, no os conforméis a los deseos que antes teníais
estando en vuestra ignorancia;
sino, como aquel que os llamó es santo, sed también vosotros santos en
toda vuestra manera de vivir;
porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo.
(1 P. 1:13-16)

SANTIDAD

VIVAMOS EN SANTIDAD POR QUE SIN SANTIDAD NADIE VERA AL SEÑOR


Introducción: La palabra castellana “santo” proviene del latín “sanctus”, derivado de
“sancire” que significa “separar”. Por su parte el vocablo hebreo “kadosh” deriva de “kadash”
que significa “cortar, separar de lo impuro (en el sentido religioso del Antiguo Testamento,
para destinar el culto divino).
Finalmente el equivalente de santo en griego es “hagios”, vinculado con “agnos”, que
significa “puro, limpio”. Teniendo en cuenta lo dicho, podemos definir lo santificado como “lo
separado de lo impuro y purificado para ser destinado al servicio divino”. EL diccionario de la
Real Academia de la Lengua Española define santidad como calidad de santo es decir, lo
que está especialmente dedicado o consagrado a Dios.

Teológicamente, La Santidad es el atributo moral por el cual Dios aborrece y rechaza el


mal, y ama y realiza el bien, de manera substancial, eficiente y absoluta.

Ahora bien, como Principio Rector de la Vida Cristiana, SANTIDAD es la virtud que mueve
al creyente a apartarse del pecado en general y de cada pecado en particular, para
consagrar su vida a Dios, en una búsqueda constante de la perfección espiritual y moral, al
a que es llamado por su Salvador. Principio Rector es la norma o máxima espiritual y moral
que puesto en el corazón por el Espíritu Santo, determina nuestros sentimientos, rige
nuestros pensamientos y gobierna nuestras acciones, haciéndonos cada día más
semejantes a Cristo. Es en este contexto que trataremos temas como santidad, fidelidad,
amor, verdad, justicia, paciencia, no como atributos morales de Dios, sino como Principios
Rectores de la Vida Cristiana cuyo fundamento es la palabra de Dios.

I.-La santidad en el Antiguo Testamento Lv.19:2


En el sentido básico de la palabra hebrea “kadash” que significa “separar”, se habla de
personas o cosas santificadas, es decir, separadas de lo impuro para el servicio a Dios, el
único esencial y absolutamente santo, Lv.19:2; Is.12:6; por lo tanto, las personas y cosas no
son santas en sí mismas, sino por estar al servicio de Dios o en relación con él. Veamos:
Ø El día de reposo. Ex.20:8 ; 35:2
Ø El altar. Ex.29:37
Ø El Tabernáculo de reunión. Ex.29:44
Ø Los vestidos sacerdotales. Ex.28:2; 29:21; Lv.8:30
Ø Los sacerdotes. Ex.29:5-9
Ø El aceite de la unción. Ex.30:25
Ø La tierra. Ex.3:5
Ø El pueblo. Dt.26:18-19
Ø Santas convocaciones. Lv.23:4

29
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
Si bien todo esto y las leyes de santidad y de justicia de Dios no implicaron un cambio
interior en el corazón del pueblo, esta congregación ceremonial o ritual de las personas y las
cosas a Dios da testimonio de la santidad de Dios y denotaba la necesidad de la
santificación espiritual y moral de parte de los hombres, Lv.10:8-9; 11:44; Nm.6:1-3, 8;
Is.8:13; es decir, que se apartaran de toda contaminación y de toda clase de mal para
consagrarse sólo a Dios. “Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios”. Lv.19:2

ll. la santidad en el Nuevo Testamento. 1P.1:15


1. Si bien el NT emplea el término “hagios” que indica “separado, consagrado, puesto
aparte”, su significado es más profundo y trascendente que el veterotestamentario.

2. La santidad o santificación en el NT conlleva la idea de una transformación interior


del creyente que se efectúa gradualmente por el Espíritu Santo, dando como
resultado la pureza, la rectitud moral y los pensamientos santos y espirituales que se
expresan en una vida externa de bondad, de piedad y de santidad. Ez.11:19-20;
2Co.5:17

3. Por esta razón creemos en la santificación posicional que comienza desde que el
hombre cree en Jesucristo como su Salvador personal y es regenerado por el Espíritu
Santo, 1Co 1:2; 2Ts.2:13; Ef.1:13; y practicamos la santificación progresiva mediante
la cual el creyente crece en santidad y en perfección cada día 2Co.7:1

4. Esta santificación es la voluntad de Dios para el creyente y su propósito al llamarle


mediante el evangelio, 1Ts.4:3, 7; tiene que ser aprendida de Dios mediante su
palabra y la oración Jn.17:17, 19; 15:3; Ef.5:26; 1Ti.4:5; por lo tanto el creyente debe
buscarla de manera responsable y constante cada día, abandonado el pecado,
viviendo una vida santa y experimentado comunión con Dios en su santidad. 1P.2:5,
9; 2P.3:11; He.12:14

lll. La SANTIDAD como Principio Rector de la Vida Cristiana. 1P.1:16


1. Tiene su fundamento en la obra redentora de Cristo quien adquiere para si un pueblo
acepto a Dios, 1P.1:18-19

2. Permite al creyente que ha muerto en Cristo la bendición de andar en vida nueva en


virtud del Espíritu Santo que mora en nuestros corazones. Ro.6:4, 12-13, 22; 8:2, 13

3. Caracteriza los actos externos, pero más todavía, el móvil o la intención del corazón.
Santo, en sentido cristiano, es aquel que manifiesta en su conducta la pureza interior,
la benevolencia y la consagración a su Salvador, con las cuales su corazón reboza
Fil.2:13

4. Es un principio interior, no meramente rectitud o benevolencia o alguna otra


excelencia moral, sino armoniosa y perfecta relación y comunión del Santo con los
santos y de los santificados con su santificador.

Aplicación: Puesto que la voluntad de Dios es nuestra santificación, vivamos en santidad


apartándonos del pecado en general y de cada pecado en particular, para consagrar
nuestras vidas a Dios, en una búsqueda constante de la perfección moral, a la que hemos
sido llamados por nuestro Salvador.

Texto áureo: “Sed santos, porque yo soy santo”. 1P.1-16

30
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 8

1.- Complete el significado de la santidad, teológicamente:


Es el __________________moral por el cual _____________________ y rechaza el
______________, __________ y realiza el ____________, de manera substancial,
eficiente y absoluta.

2.- Como principio rector de la vida cristiana ¿Qué es la santidad?


Es la virtud que mueve al _______________ a apartarse del ________________ en
general y de cada pecado en particular para ________________________ su vida a
______________ en una búsqueda constante de la perfección espiritual y
______________________ a la que es llamado por su ____________________.

3.- ¿Quién efectúa la santidad en el cristiano?


a) El tiempo
b) El Pastor
c) El Espíritu Santo

4.- ¿En donde tiene su fundamento la santidad?


a) En nuestras buenas obras
b) En nuestra participación en la iglesia
c) En la obra redentora de Cristo

5.- La santidad permite al creyente andar en:


a) Fiestas
b) En campañas
c) En vida nueva

31
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Venid, hijos, oídme;

9
El temor de Jehová os enseñaré.
¿Quién es el hombre que desea vida,
Que desea muchos días para ver el bien?
(Salmo34:11-12)

TEMOR DE DIOS

QUE EL TEMOR SANTO GOBIERNE NUESTRA VIDA CRISTIANA

Introducción: Muchas veces hemos oído decir. “¿no sientes temor de Dios al hacer tal o
cual cosa?”, o bien: “debes hacer esto con temor de Dios”. ¿Qué es, pues, el temor de
Dios? La Biblia emplea diferentes vocablos al hablar de temor. Por ejemplo: miedo: Sal.23:4;
terror: Ex.23:27; reverencia: Sal.112:1. Asimismo la Santa Escritura refiere un temor servil:
Gn.3:10; el temor a los hombres: 1P.2:18; el “terror” como objeto del temor: Ex.23:27; y el
temor santo: Jer.32:40

El temor santo proviene de Dios y capacita al cristiano para reverenciar su autoridad,


obedecer sus mandamientos, rechazar todo tipo de mal, buscad la santidad y mejorar las
relaciones con sus semejantes Pr.9:10

Luego entonces el TEMOR DE DIOS como Principio Rector de la Vida Cristiana no es


pavor, pánico, cobardía, horror o desconfianza para hacer o no hacer algo; sino el
sentimiento producido por el Espíritu Santo en el corazón del creyente que le permite
reconocer la majestad, poder y santidad de Dios, y actuar siempre en suma reverencia,
respeto, honor, y obediencia a Él. Sal.111:10

Recordemos que Principio Rector es la norma o regla espiritual y moral que puesto en el
corazón por el Espíritu Santo, determina nuestros sentimientos, rige nuestros pensamientos
y gobierna nuestras acciones, haciéndonos cada día más semejantes a Cristo. Ez.36:27

I. El temor de Dios en el cristiano. 2Co.7:1

1. El temor de Jehová en el cristiano surge en virtud del nuevo nacimiento y del


conocimiento de la verdad que es Cristo. En razón del nuevo nacimiento Dios nos da
un corazón y un espíritu nuevos, pone dentro de nosotros su Espíritu y su temor para
que andemos en sus estatutos y guardemos y pongamos por obra sus preceptos
“para que no pequéis y no se aparten de mí, dijo Jehová” Ex.20:20; Ez.11:19-20;
36:26-27; Jer.32:39-40; Sal.51:10; Dt.5:29; 2Co.5:17; Jn.1:12; Gá.4:6

2. En esta nueva vida andamos en el temor de Dios al reconocer la majestad, poder y


santidad de Dios, por lo cual nuestra actitud hacia Él es de suma reverencia, respeto,
honor y obediencia a su Palabra. Porque, ¿quién no te temerá, oh Rey de las
naciones? Porque a ti es debido el temor, porque entre todos los sabios de las
naciones y en todos sus reinos, no hay semejante a ti. Tú eres el Dios verdadero, el
Dios vivo y Rey eterno; el Hacedor de todo. Grande eres tú, y grande tu nombre en
poderío. Jehová de los ejércitos es su nombre. Jer.10:1-16.

32
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Al reconocer la majestad, poder y gloria de Dios, nos postramos y le adoramos en


reverencia y humildad en cada una de sus santas convocaciones por medio de la
alabanza. La oración, la lectura de su Palabra, los testimonios, la predicación y las
ofrendas. Ex.33:9-10; Is.6:1-5; Sal.110:3; 1Cr.16:29; Jn.20:28; Fil.2:9-11; Ap.4:9-11.

3. La reverencia es el sumo respeto y honor que debemos de dar a Dios en su santuario


y en todo lugar, Lv.19:30; 26:2; Ex.3:5-6; Sal.89:7; Heb.12:28-29; a fin de que su
temor no venga a ser solo un mandamiento de hombres que han sido enseñados,
sino “sea él vuestro temor, y él sea vuestro miedo” Ha.2:20; Sal.138:2; Is.29:13;
Mt.18:20; 28:20; Jos.24:14

Siendo el santuario del Señor casa de Dios y puerta del cielo, estemos en él con
temor y reverencia, vistiendo con decoro, no cruzando la pierna pues el templo
no es lugar propio para ello, no masticando chicle, no estarse cortando las
uñas, no estar platicando sino escuchar con atención la Palabra de Dios
Neh.8:6-10; Ec.5:1; Sal.2:11.

4. La suma obediencia como fruto del temor de Dios es el perfeccionamiento de la


sabiduría recibida de Dios a través del conocimiento de la verdad y de su aplicación
en nuestra vida. Dt.4:6; 8:6; Pr.2:1-5; 3:1-8; Jos.1:7. Por tanto, el temor reverente
como Principio Rector nos debe llevar a una vida piadosa, santa y sujeta a la
voluntad de Dios. Neh.7:2; 2Co.7:1. Este es el temor que Dios pide en el Sal.33:8;
34:9; 112:1: el temor que ayuda a vivir rectamente: Pr.16:6; y que inspira una
constante solicitud de tratar con los demás en el temor de Dios: Col.3:22; Ef.5:21;
1P.3:2,15

5. La vida de Noé: He.11:7; Abraham: Gn.22:12; José: Gn.42:18; Job 1:8; los primeros
cristianos, Hch.9:31; es una inspiración para que hagamos del temor de Dios un
Principio Rector de nuestra vida. Pero sobre todos ellos hay un modelo perfecto y
un ejemplo inigualable que debemos imitar: JESÚS, el Hijo de Dios, es su nombre.
Is.11:2; He.5:7; Fil.2:5

ll. Resultados de vivir en el temor de Dios. Sal.34:9

Así como Dios advierte acerca de las consecuencias que vendrán cuando faltare su temor en
el corazón de Israel, Jer.2:19; también promete grandes y maravillosas bendiciones cuando
su temor viene a ser el tesoro de su pueblo, Is.33:6. Consideremos brevemente algunos
resultados de vivir en el temor de Dios:
Ø Dios nos reconocerá como pueblo suyo. Ez.36:28; Jer.31:33; 32:38
Ø Seremos prosperados nosotros y nuestros hijos en todo lo que hagamos. Dt.10:13;
Jos.1:7; Jer.32:39; Sal.34:9; Dt.7:12-13
Ø Habitaremos confiados sin temor del mal. Sal.4:8; Pr.1:33; 3:24-25
Ø Vivimos en la enseñanza y sabiduría de Dios. Sal.34:11-12; Pr 9:10; 15:33
Ø Somos inclinados a hacer el bien y a rechazar el mal. Pr.8:13; 16:6; Sal.34:14
Ø Dios prolongará nuestros días sobre esta tierra. Pr.10:27; Dt.4:40; 6:2
Ø Es para vida. Pr.14-27; 19:23

33
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
Aplicación: “Así que, amados, puesto que tenemos tales promesas, limpiémonos de toda
contaminación de carne y de espíritu, perfeccionando la santidad en el temor de Dios”
2Co.7:1. Que el Señor nunca nos diga: “El hijo honra al padre, y el siervo a su señor. Si,
pues, soy yo Padre, ¿dónde está mi honra? Y si soy Señor, ¿dónde está mi temor?” Mal.1:6
“Dice, pues, el Señor: Porque este pueblo se acerca a mí con su boca, y con sus labios me
honra, pero su corazón está lejos de mí, y su temor de mí no es más que un mandamiento de
hombres que les ha sido enseñado;” Is.29:13

Amados hermanos: “El fin de todo discurso oído es este: Teme a Dios, y guarda sus
mandamientos; porque esto es el todo del hombre” Ec.12:13

Texto Áureo: “El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, y el conocimiento del


santísimo es la inteligencia”. Pr.9:10

34
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 9

1.- ¿De dónde proviene el temor santo?


_______________________________________________________________________

2.- ¿A qué nos capacita el temor santo? (mencione dos)


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

3.- Como principio rector, ¿Qué es el temor de Dios?


Es el _______________ producido por el _______________Santo en el ____________
del creyente que le permite reconocer la __________________, poder y
________________de Dios y actuar siempre en suma ____________________,
_____________________, honor y __________________a El.

4.- ¿Qué es la reverencia?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

5.- ¿A quién debemos imitar como ejemplo del temor de Dios?


a) Moisés
b) Noé
c) José
d) Señor Jesús

6.- Mencione tres de los resultados que obtenemos al vivir en el temor de Dios.
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

35
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros
gentiles, que andan en la vanidad de su mente,
TEMA teniendo el entendimiento entenebrecido, ajenos de la vida de Dios por la
ignorancia que en ellos hay, por la dureza de su corazón;
ESPECIAL los cuales, después que perdieron toda sensibilidad, se entregaron a la
lascivia para cometer con avidez toda clase de impureza.
Más vosotros no habéis aprendido así a Cristo,
si en verdad le habéis oído, y habéis sido por él enseñados, conforme a la
verdad que está en Jesús.
En cuanto a la pasada manera de vivir, despojaos del viejo hombre, que
está viciado conforme a los deseos engañosos,
y renovaos en el espíritu de vuestra mente,
y vestíos del nuevo hombre, creado según Dios en la justicia y santidad de
la verdad.
Por lo cual, desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su
prójimo; porque somos miembros los unos de los otros.
Airaos, pero no pequéis; no se ponga el sol sobre vuestro enojo,
ni deis lugar al diablo.
El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, haciendo con sus manos lo
que es bueno, para que tenga qué compartir con el que padece necesidad.
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena
para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis sellados para
el día de la redención.
Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia,
y toda malicia.
Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a
otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.
(Efesios 4:17-32)

REFLEXIÓN ACERCA DE LOS PRINCIPIOS RECTORES DE LA VIDA


CRISTIANA

VIVAMOS LOS PRINCIPIOS RECTORES DE LA VIDA CRISTIANA Y SEREMOS


CADA DÍA MÁS SEMEJANTES A CRISTO
Introducción: hemos estudiado nueve Principios Rectores de la Vida Cristiana: FE,
AMOR, FIDELIDAD, HUMILDAD, DECISIÓN, OBEDIENCIA, SERVICIO, SANTIDAD Y
TEMOR DE DIOS.

Definimos por Principio Rector la norma o regla espiritual y moral que puesta en el corazón
por el Espíritu Santo, determina nuestros sentimientos, rige nuestros pensamientos y
gobierna nuestras acciones, haciéndonos cada día más semejantes a Cristo. Ez.36:27

En esta ocasión haremos una reflexión para saber si por la observancia y práctica de estos
Principios Rectores nos hemos revestido del nuevo hombre, creado según Dios en la
justicia y santidad de la verdad, o vivimos todavía como los gentiles que no conocen a Dios o
como aquellos que habiéndole conocido viven en la vanidad de su carne.

l. La nueva vida en Cristo es indispensable para vivir los Principios Rectores.

1. La persona que ha nacido de nuevo recibe un nuevo corazón (Ez.11:19), tiene la


mente de Cristo (1Co.2:16) y gobierna sus acciones conforme a la voluntad de Dios
(He.13:21). Por esta nueva vida en Cristo puede decir como el apóstol Pablo: “ya no
vivo yo, mas vive Cristo en mí”. (Gá.2:20)

36
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
2. El Espíritu Santo viene a morar en el corazón del nuevo creyente (1Co.6:19) con el
propósito de hacerle partícipe de la naturaleza divina (2P.1:4) confirmarle que
verdaderamente es hijo de Dios (Ro.8:16), guiar su vida (Ro.8:14), formar en él el
carácter de Cristo (Gá.4:19) y ser glorificado cada día en su vida (1Co.6:20)
3. Consecuente con este propósito, el Espíritu Santo infundió en nuestros corazones
Principios Rectores para orientar, guiar y gobernar la nueva vida en Cristo. Es en
virtud de estos Principios espirituales y morales que ahora sentimos, pensamos y
actuamos conforme al nuevo hombre creado según Dios en la justicia y santidad de
la verdad.

ll. Resultados de los Principios Rectores en la Vida Cristiana.

1. Fe. Que la certeza de lo que es espera y la convicción de lo que no es ve gobierne nuestra


vida como cristianos. Que nada ni nadie nos aparte del amor y de la fe que es en Cristo
Jesús Señor nuestro. El que nos salvó del pecado, de la esclavitud del pecado y de las
consecuencias del pecado, es el mismo que también nos librará de en medio del fuego y del
impetuoso mar. Él ha dicho: “Creéis en Dios, creed también en mi” (Jn.14:1). Creamos al
Señor Jesucristo y a su Palabra. Vivamos la fe de Abraham, de Moisés; de Josué, de Elías y
de cada uno de los apóstoles y profetas. He.11:1; Ro.8:35, 37; Is.43:1-3; Mt.14:30-31;
Jn.14:1; Ro.10:17.

“Cuando las tinieblas y los espectros y lo trasgos lleguen a inspirarte pavor, ¡cierra
los ojos, embaraza tu fe toda, y arremete! ¡Verás como los monstruos más horribles,
al embestirlos tú, se desvanecen!... ¡Que tu fe trace un círculo de fuego entre tu
alma y los monstruos que la cerquen; y si es mucho el horror de los fantasmas que
ves, cierra los ojos y arremete!” Fides, de Amado Nervo.

2. Amor. Como Principio Rector de la Vida Cristiana, el amor en esta ley se cumple:
“Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente y con
todas tus fuerzas. Este es el primero y grande mandamiento. Y el segundo es semejante:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo”. Mt.22:37-39; Mr.12:30-31. Si en nuestros corazones
hay amor, en nuestro corazón está Dios porque Dios es amor. ¿Por qué entonces no amas
a tus padres, a tus suegros, a tus hermanos en la carne y en la fe?, Dice el Señor nuestro
Jesucristo: “Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen, haced bien a los que
os aborrecen, y orad por los que os ultrajan y os persiguen; para que seáis hijos de vuestro
Padre que ésta en los cielos” (Mt.5:44-45). ¿Queréis hacerlo? Que este Principio Rector rija
tu relación de amor con Dios y con tus semejantes hasta que Cristo venga o nos llame a su
presencia.

3. Fidelidad. Este Principio Rector obliga al cristiano a ser fiel en su relación con Dios, a
ser sincero en la relación con su familia, a ser constante en su relación con la iglesia y a ser
exacto en su relación con las demás personas. Jn.14:21; He.13:4; 1Ti.4:16. ¿Somos
cristianos fieles?

4. Humildad. En reconocimiento a su condición y dependencia de Dios el cristiano nunca


debe tener más alto concepto de sí que el que debe tener. Debe ser humilde y por lo mismo
debe rechazar el orgullo, la arrogancia, la soberbia, la altanería, la vanidad, la persecución,
la altivez, y la rebeldía. Que tu juventud, tu fuerza, ti salud, tus vestidos, tu riqueza, tu
preparación, tus ingresos, tu trabajo y tu cargo o posición, no te hagan perder la sencillez, el
recato y la modestia. Dios promete morar con el humilde de espíritu, por tanto, seamos
humildes y sencillos de corazón. Sal.100:3; 103:14; Ro.12:3; 1Ti.6:17; Is.57:15; 1P.5:5;
Fil.2:5; Hch.2:46.

37
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
5. Decisión. Este Principio Rector permite al cristiano ser un hombre o una mujer de
carácter firme en Dios cuyas decisiones y acciones en toda circunstancia de su vida guardan
un perfecto equilibrio y sometimiento a la Palabra eterna. Por tanto, dejemos de ser
inconstantes, volubles, infieles, cobardes y pusilánimes. Que nuestra resolución de amar y
servir al Señor permanezca inquebrantable hasta el fin. Este es el tipo de cristiano que Dios
demanda. Mt.5:37 Stg.5:12; Mt.16:26; 1Jn.2:15-17; Fil.3:7; Ef.6:14-18

6. Obediencia. En una sociedad intemperante y rebelde la obediencia en el cristiano debe


ser notoria a todos. Así como el Señor Jesús fue obediente hasta la muerte y muerte de cruz,
así también nosotros, como hijos amados, debemos ser obedientes en todo. La obediencia al
Señor Jesucristo es la prueba suprema del amor a Dios. La obediencia a Dios y a su Palabra
nos ayuda a obedecer a nuestros padres, a nuestros pastores, a los que nos presiden en el
Señor y a nuestras autoridades, etc. ¿Cómo es nuestro testimonio ante Dios y ante los
hombres? Ro.6:19; Jn.14:21; Fil.2:8; Ef.6:1-3; Col.3:20; He.13:17.

7. Servicio. Sabiendo que Cristo vino, no para ser servido, sino para servir, debemos seguir
su ejemplo mostrando un espíritu de servicio en el hogar, en el templo, en la secuela, en el
trabajo, etc. Jesús dijo: “Si alguno me sirve, sígame; y donde yo estuviere, allí también
estará mi servidor. Si alguno me sirviere, mi Padre le honrará”. (Jn.12:26). Por tanto,
nuestra vida debe ser una vida de servicio permanente, porque el que no vive para servir, no
sirve para vivir. Cambiemos de actitud para que sea manifiesto que somos de Cristo.
Mr.10:45; Jn.12:26; Ro.12:11; Col.3:23:24.

8. Santidad. Como fruto de la nueva vida en Cristo debimos apartarnos de toda


contaminación, de toda clase de mal y de todo tipo de pecado para consagrarnos solo a Dios
(Lv.19:2), viviendo una vida santa y experimentando la comunión con Dios en su santidad, ya
que sin santidad nadie verá al Señor. 1Ts.4:13; 1P.1:14-16; 2P.3:11; He.12:14 ¿Vives en
santidad o en pecado? ¿Practicas verdaderamente la santidad en tu nueva vida?

9. Temor de Dios. Principio integrador de todos los aspectos de la sabiduría divina. Implica
sumo reconocimiento de la majestad, poder y santidad de Dios; suma reverencia, respeto,
honor y obediencia a Él e íntima comunión y total consagración a Dios en toda nuestra
manera de vivir. ¿Es nuestro diario vivir la expresión del temor de Dios? ¿Qué tan cerca o
lejanos estamos de vivir en el temor de Dios? ¿El temor de Dios nos ha llevado a vivir una
vida piadosa, recta, santa y sujeta a la voluntad de Dios, apartándonos del mal? Ez.11:19-20;
36:26-27; Jer.32:39-40; Pr.9:10; 16:6

Aplicación: La reflexión sincera acerca del cumplimiento de estos Principios Rectores nos
permite valorar el grado de madurez y crecimiento de nuestra vida cristiana. No
menospreciemos la obra del Espíritu Santo en nuestros corazones. Dios quiere un pueblo
diferente, especial y único. Tú y yo estamos llamados a ser ese pueblo. De ahora en
adelante, ¿Deseas ser diferente? ¿Quieres ser cada día más semejante a Cristo?

Texto Áureo: “¿No podré yo hacer de vosotros como este alfarero, oh casa de
Israel? dice Jehová. He aquí que como el barro en la mano del alfarero, así sois
vosotros en mi mano, oh casa de Israel”. Jer.18:6

38
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Pero tú habla lo que está de acuerdo con la sana doctrina.


Que los ancianos sean sobrios, serios, prudentes, sanos en la fe, en el

10
amor, en la paciencia.
Las ancianas asimismo sean reverentes en su porte; no calumniadoras,
no esclavas del vino, maestras del bien; que enseñen a las mujeres
jóvenes a amar a sus maridos y a sus hijos, a ser prudentes, castas,
cuidadosas de su casa, buenas, sujetas a sus maridos, para que la
palabra de Dios no sea blasfemada.
Exhorta asimismo a los jóvenes a que sean prudentes;
presentándote tú en todo como ejemplo de buenas obras; en la enseñanza
mostrando integridad, seriedad,
palabra sana e irreprochable, de modo que el adversario se avergüence,
y no tenga nada malo que decir de vosotros.
(Tito 2:1-8)

INTEGRIDAD

PRACTIQUEMOS LA INTEGRIDAD EN LA GUÍA DEL ESPÍRITU SANTO QUE


MORA EN NOSOTROS
Introducción: La inmoralidad, la corrupción, la imperfección, la parcialidad, es característica
del hombre y de la sociedad hoy día. Esto nos obliga aún más como cristianos a ser
irreprensibles y sin mancha en medio de una generación maligna y perversa, en medio de la
cual hemos de resplandecer como luminares viviendo en integridad.

Integridad significa calidad de integro, es decir, recto, probo, intachable. Se entiende también
por integridad: honradez, pureza, moralidad, incorrupción, perfección, entereza, castidad,
virginidad, plenitud, totalidad. Por tanto, un cristiano integro debe ser un hombre o una mujer
honrado, decente, moral, virtuoso, estricto, cumplidor, justo, recto, intachable, incorrupto,
insobornable. Considerando que un cristiano integro debe tener y mostrar todas estas
cualidades, la INTEGRIDAD, como Principio Rector de la Vida Cristiana, es la virtud que
mueve al creyente a conservar, en toda ocasión, la unidad de su naturaleza, alma y cuerpo,
en recta concordancia con las normas señaladas en la Santa Biblia.

¿Es posible que un cristiano sea integro? ¿Será posible alcanzar esa estatura? ¿Podremos
decir como el salmista: “júzgame, oh Jehová, porque yo en mi integridad he andado”?
Sal.26.1 ¿No será esto utópico?

I. La condición del hombre sin Cristo. Ef.2:12

1. Inclinación natural y permanente al mal, a la inmoralidad, al pecado. Sal.51:5


2. Su corazón está manchado de engaño, de perversidad y de pecado. Jer.17:9;
Ro.7:18-20
3. Está imposibilitado para salir de la condición en que se encuentra. Jer.2:22, 13:23
4. No puede justificarse ni salvarse a sí mismo. Job 9:2, 20; 15:14-16; 25:4-6; Sal.49:6-8
5. Es reo de muerte Ez.18:4; Ro.3:23; 6:23

¿Cómo pues se nos exige rectitud, honradez, moralidad, perfección, si nada podemos
hacer? ¿Dónde ir o a quien acudir para escapar de la condenación y alcanzar la integridad?

39
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
ll. El estado del hombre que ha nacido de nuevo. Ef.2:13

1. El nuevo nacimiento es una necesidad:

a) Para que el cuerpo del pecado sea destruido a fin de que no sirvamos más al pecado.
Ro.6:6
b) Para que surja un hombre nuevo. Ap.21:5
c) Para entrar al reino de Dios y tener vida eterna. Jn.3:5; Ro.6:23

2. El nuevo nacimiento es obra exclusiva de Dios y no del hombre. Jn.1:12-13; 3:5;


2Co.5:17-18; Ef.2:8-9
3. Nos da la potestad de ser hechos hijos de Dios y participes de la naturaleza divina.
Jn.1:12; Ro.8:16; 2P.1:4
4. El Espíritu Santo viene a morar en nosotros, así que si alguno no tiene el Espíritu de
Cristo, no es de él. Gá.4:6; Ro.8:9

5. El Espíritu Santo nos gobierna y guía poniendo en nuestro corazón Principios


Rectores como SANTIDAD, JUSTICIA, INTEGRIDAD, para que haciendo buenas obras
mostremos rectitud, probidad, pureza, moralidad, perfección, en todas nuestras
relaciones (matrimonio, familia, amistades, trabajo, escuela, comercio, etc.) para la gloria
de Dios. Ro.8:10-14; Ef.2:10; Mt.5:16

Aplicación: SI hemos nacido de nuevo por la obra exclusiva de Dios, sí podemos ser
íntegros. Por tanto, seamos imitadores de Dios como hijos amados. Vistámonos el nuevo
hombre creado según Dios en la justicia y santidad de la verdad, hasta que todos lleguemos
a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.

Texto áureo: “sed, pues, vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los
cielos es perfecto” Mt.5:48

40
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 10

1.- ¿Qué significa integridad? Escríbalo.


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

2.- ¿Qué otra cosa se entiende también por integridad? Escríbalo.


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

3.- Complete la definición del principio rector de la integridad.


“Es la virtud que mueve al ______________ a conservar en toda ocasión, la unidad de
su _________________, alma y ________________, en recta concordancia con las
___________________señaladas en la Santa ____________.

4.- ¿Qué fue lo que perdieron o lo que les sucedió a estos personajes al no ser
íntegros con el mandato divino?
ADAN (Gn. 3:23) _______________________________________________________
SANSON (Jue 16:21) ___________________________________________________
JUDAS (Mt. 27:4-5) _____________________________________________________

5.- ¿Qué nos dice la Escritura en Mateo 5:48?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

41
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra.


Servid a Jehová con alegría;

11
Venid ante su presencia con regocijo.
Reconoced que Jehová es Dios;
Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos;
Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado.
Entrad por sus puertas con acción de gracias,
Por sus atrios con alabanza;
Alabadle, bendecid su nombre.
Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia,
Y su verdad por todas las generaciones.
(Salmo100:1-5)

GRATITUD

QUE EL CRISTIANO MUESTRE EN TODO TIEMPO GRATITUD A DIOS Y SUS


SEMEJANTES POR LOS FAVORES RECIBIDOS
Introducción: Unas de las grandes bendiciones que tiene el cristiano es mostrar su gratitud
a Dios por todos sus beneficios. Si bien es cierto la gratitud es para con Dios y para con
nuestros semejantes, en esta ocasión sólo hablaremos de nuestra gratitud a Dios.

Gratitud, según el Diccionario de la Lengua Española, sentimiento por el cual nos


consideramos obligados a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o ha querido
hacer y a corresponder a él de alguna manera.

GRATITUD, como Principio Rector de la Vida Cristiana, es el sentimiento natural y


espontáneo que permite al cristiano reconocer en Dios la fuente de toda buena dádiva y todo
don perfecto y corresponder en amor y servicio por su infinita bondad.

l. Motivos de gratitud a Dios. Sal.103:2

• Por su divino amor. Jer.31:3; 1Jn.4:9-10; 16,19; Ro.5:5.


• Por su hijo Jesucristo. Jn.3:16-17.
• Por su salvación. Ef.2:8; Tit.3:5.
• Por su Santo Espíritu. Jn.14:16-17, 26.
• Por su poder. Hch.1:8; 2:4.
• Por sus dones. 1Co.12:4, 7-11.
• Por su dirección. Jn.16:13; Ro.8:14.
• Por su divina presencia hoy día. Mt.18:20; 28:20; Jn.14:18, 26.
• Por sus promesas. 2P.1:4; 3:13; 1Jn.2:25.
• Por su bendita Palabra. Sal.119:97, 105.
• Por la intercesión de su Hijo Jesucristo. He.7:25.
• Por su providencia divina. Gn.22:14; Fil.4:19; Sal.136:25; Sal.145:15-16; Stg.1:17.
• Por su bondad y misericordia. Sal.106:1; 107:1; 136:1-3.
• Por su fortaleza. Sal.138:1-3.
• Por la victoria alcanzada. 1Co.15:57.
• Por todas sus bendiciones. Sal.103:1-5.
• Por la esperanza viva que tenemos en Él. 1P.1:3-5.
• Por el ejemplo recibido del divino Maestro. Mt.11:25; 15:36; 26:27; Jn.11:41.

42
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
Por tanto, rechacemos todo sentimiento de ingratitud. Nunca olvidemos lo que Dios ha hecho
por nosotros desde el día en que le conocimos. No pensemos que por nuestra fuerza y poder
logramos lo que hoy tenemos. Todo, absolutamente todo. Proviene de Dios. Así que,
voluntaria y espontáneamente, manifestemos nuestra sincera gratitud a Dios.

ll. Formas de manifestar nuestra gratitud a Dios. Col.3:23.

o Rindiéndonos a él y entregándole nuestra vida. Ap.3:20; Lc.9:23; Jn.1:12.


o Por medio de la alabanza. Sal.9:1-2; 95:1-3; Ef.5:19-20.
o Por medio de la oración. Fil.4:6; Col.4:2; 1Ti.4:4-5.
o Por medio del testimonio. Mt.5:16; Hch.4:33; 6:3; 14:3.
o Por medio de la ofrenda. 1Cr.29:14; 2Co.9:7.
o Por medio de la obediencia. 1S.15:22.
o Por medio de algún ministerio. 2Ti.1:3; Mt.10:8; He.12:28.
o Asistiendo a la casa de Dios. He.10:25.
o Siendo fiel en todo y hasta la muerte. Tit.2:10; Ap.2:10.

Aplicación: Por lo que Dios ha hecho, hace y hará por nosotros y con nosotros, démosle
honra, gloria y acción de gracias todos los días de nuestra vida. “Y la paz de Dios gobierne
en vuestros corazones, a la que asimismo fuiste llamados en un solo cuerpo; y sed
agradecidos”. Col.3:15.

Texto Áureo: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con
vosotros en Cristo Jesús”. 1Ts.5:18.

43
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 11

1.- ¿Qué es la gratitud, como principio rector de la vida cristiana?


Es el _______________ natural y ___________________ que permite al cristiano
_______________________en Dios la fuente de toda buena ______________ y todo
don ____________________ y corresponder en amor y ________________ por su
infinita bondad.

2.- Escriba algunos de los motivos por los cuales debemos ser agradecidos con Dios.
________________________________________
________________________________________
________________________________________
________________________________________
________________________________________
________________________________________
________________________________________

3.- Mencione alguna de las formas de cómo podemos demostrar a Dios nuestra
gratitud.
Por medio de ____________________________________
Por medio de ____________________________________
Por medio de ____________________________________
Por medio de ____________________________________
Por medio de ____________________________________

44
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Por tanto, hermanos, tened paciencia hasta la venida del Señor. Mirad
cómo el labrador espera el precioso fruto de la tierra, aguardando con

12
paciencia hasta que reciba la lluvia temprana y la tardía.
Tened también vosotros paciencia, y afirmad vuestros corazones; porque
la venida del Señor se acerca.
Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que no seáis
condenados; he aquí, el juez está delante de la puerta.
Hermanos míos, tomad como ejemplo de aflicción y de paciencia a los
profetas que hablaron en nombre del Señor.
(Stg. 5:7-10)

PACIENCIA

QUE EL CRISTIANO GUARDE LA PALABRA DE LA PACIENCIA DEL SEÑOR


SIEMPRE
Introducción: La palabra griega “makrozymía”, o “makrothymia”, traducida como “paciencia”
en Mt.18:29; Ro.9:22; 1P.3:20; 2P.3:15, significa literalmente “apartar la ira, el enojo”.
Paciencia, según el Diccionario de la Lengua Española, tiene varias acepciones: virtud
cristiana que se opone a la ira; virtud de saber esperar las cosas que se desean mucho sin
perturbación de ánimo; virtud que consiste en sufrir sin perturbación de ánimo los infortunios
y trabajos.

Entendemos por virtud la acción virtuosa o recto modo de proceder, o bien, la excelencia
moral como principio de acción que inspira a realizar el bien y evitar el mal. Entendida como
virtud, la paciencia tiene su origen en Dios. San Pablo nos habla del “Dios de la paciencia”,
Ro.15:5; el apóstol Pedro habla de “la paciencia de Dios”, 1P.3:20; y la Biblia es nombrada
por el Señor Jesucristo como “la palabra de mi paciencia”, Ap.3:10. Paciencia no es
pasividad. Pasividad es calidad de pasivo, y pasivo es aquel que deja obrar a los otros, sin
hacer por sí cosa alguna.

Teológicamente: La Paciencia es el atributo por el cual Dios tolera a sus criaturas


aguardándolas de manera constante. La Paciencia de Dios podría llamarse también:
Longanimidad o Grandeza de ánimo.

Como Principio Rector de la Vida Cristiana, PACIENCIA es la virtud que mueve al creyente
a soportar la adversidad y a ser tolerante en su relación con los demás, de manera
inalterable y apacible.

I. La paciencia en Dios. Ex.34:6


A través de las diversas dispensaciones (Inocencia, Conciencia, Gobierno Humano,
Promesa, Ley y actualmente la Gracia) Dios ha sido tolerante con sus criaturas
aguardándolas de manera constante, “no queriendo que ninguno perezca sino que todos
procedan al arrepentimiento”, 2P.3:9; como lo evidencian los siguientes testimonios:

ü Vistió a Adán y a Eva con túnicas de pieles. Gn.3:21


ü La marca protectora que Dios colocó sobre Caín el homicida. Gn.4:15
ü La señal providencial del arco iris para un mundo que había perdido el derecho a la
existencia. Gn.9:11-17; 1P.3:20
ü La restauración múltiple y reiterada de un pueblo desobediente, rebelde, y
contradictor, Neh.9:17; Os.11:8-9
ü El perdón extendido a Nínive. Jon.3:5-10

45
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
ü Sus reiterados ruegos a Jerusalén para que se volviera a Él. Mr.12:1-11; Lc.13:1-9,
34
ü El amor y tolerancia de Cristo para con nosotros. Ro.9:22; 5:8; 3:25; 2P.3:15
ü La postergación de la venida de Cristo por su iglesia. 2P.3:9

Ante la evidencia contundente de la paciencia de Dios para con el hombre a través de las
edades, hoy decimos como el Salmista: Sal.103:8-18; 136:1-3, 26

ll. La paciencia del cristiano. Col.3:12

1. El hombre que ha sido hecho conforme a la imagen y semejanza de Dios en virtud de


la obra redentora de Jesucristo en su vida, debe ser paciente, es decir, manso,
apacible, tolerante, sereno, ecuánime, equilibrado e inalterable, ya que es participe
de la naturaleza divina. Gá.4:6; 5:22; 2P.1:3-7

2. La PACIENCIA, como Principio Rector, debe gobernar nuestra vida cristiana en las
circunstancias adversas o de pruebas y en nuestras relaciones con los demás,
apartando de nosotros la intransigencia, el enojo, la desesperación, el arrebato, la
impaciencia, el nerviosismo, la ansiedad, la inquietud y la tensión.
a. En las circunstancias adversas o de prueba la paciencia consiste en esperar
persistentemente en Dios y mantener la fidelidad. Sal.37:25; 125:1; 20:7-8;
2Ti.2:11-13 La actitud voluntaria de sufrir el mal tranquilamente y de perseverar
en la fe y en el deber produce paciencia y bienaventuranza. Ro.5:3; Stg.1:2-3;
1P.2:20; Mt.5:10-12; Stg.5:11
Por tanto, no debemos airarnos ni rebelarnos en contra de Dios cuando os hayáis
en diversas pruebas, sino esperar en la paz del Señor su divina respuesta y el
cumplimiento de sus promesas Sal.25:3; 37:7; Jn.14:27; 16:33; He.6:13-15
La paciencia en las circunstancias adversas o de prueba no es simple resignación
sino lucha constante en la oración. Sal.31:24; Is.40:31; He.6:11-12; Fil.4:6-7
En suma, la paciencia es la cualidad que no se rinde ante las circunstancias ni
sucumbe ante la prueba.
b. En su relación con los demás, el cristiano debe ser paciente, es decir, debe
poseer la firmeza para no dejarse provocar ni reaccionar con ira. Debe seguir el
ejemplo de su Maestro porque para esto ha sido llamado por su Señor. He.5:7-10;
Ef.4:1-2; 1Ts.5:14; 1P.2:21-23
Esta virtud debe gobernar las relaciones en el hogar y en la familia. Ro.15:5; 2Ts.
3:5; 1Ti. 5:8

3. Finalmente diremos que la paciencia es necesaria e indispensable para esperar la


venida de nuestro Señor Jesucristo. Stg.5:7-8; He.10:35-37.

Aplicación: La paciencia para el cristiano, en tanto que Principio Rector, no es una opción,
es un compromiso. Cumplamos este compromiso con Dios. Mostremos su imagen y
semejanza. Seamos apacibles, tolerantes, ecuánimes, equilibrados e inalterables, para que
unánimes, a una voz, glorifiquéis al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo y digamos en
aquél día: “He aquí, éste es nuestro Dios, le hemos esperado, y nos salvará; éste es
Jehová a quien hemos esperado, nos gozaremos y nos alegraremos en su
salvación“. (Is.25:9)

Texto Áureo: “Con vuestra paciencia ganaréis vuestras almas”. Lc.21:19

46
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 12

1.- Según el diccionario, ¿Qué es la paciencia?


______________________________________________________________________
______________________________________________________________________

2.- Teológicamente, ¿Qué es la paciencia?


Es el ______________________ por el cual Dios _______________________ a sus
__________________ aguardándolas de manera ___________________.

3.- Como principio rector, ¿Qué es la paciencia?


Es la virtud que mueve al creyente a ______________la _____________ y a ser
______________________en su relación con los demas, de manera inalterable y
_________________.

4.- Desde siempre, Dios ha sido paciente con los hombres; sin embargo, hay una
manifestación muy importante de su paciencia que hoy en día beneficia a la
humanidad, diga cuál es: (vea 2a. Pedro 3:9-10)
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

5.- En el cristiano, en momentos de prueba, ¿En qué consiste la paciencia?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

6.- ¿Cuál es la cualidad de la paciencia en el cristiano?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

7.- La paciencia en el cristiano es necesaria e indispensable para esperar el


acontecimiento más importante de nuestra vida, ¿Cuál es este acontecimiento?
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

47
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Por tanto, si tu hermano peca contra ti, ve y repréndele estando tú y


él solos; si te oyere, has ganado a tu hermano.

13
Más si no te oyere, toma aún contigo a uno o dos, para que en boca de
dos o tres testigos conste toda palabra.
Si no los oyere a ellos, dilo a la iglesia; y si no oyere a la iglesia, tenle
por gentil y publicano.
De cierto os digo que todo lo que atéis en la tierra, será atado en el
cielo; y todo lo que desatéis en la tierra, será desatado en el cielo.
Otra vez os digo, que si dos de vosotros se pusieren de acuerdo en la
tierra acerca de cualquiera cosa que pidieren, les será hecho por mi
Padre que está en los cielos.
Porque donde están dos o tres congregados en mi nombre, allí estoy
yo en medio de ellos.
Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré
a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?
Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete.
Por lo cual el reino de los cielos es semejante a un rey que quiso hacer
cuentas con sus siervos.
Y comenzando a hacer cuentas, le fue presentado uno que le debía diez
mil talentos
A éste, como no pudo pagar, ordenó su señor venderle, y a su mujer e
hijos, y todo lo que tenía, para que se le pagase la deuda.
Entonces aquel siervo, postrado, le suplicaba, diciendo: Señor, ten
paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
El señor de aquel siervo, movido a misericordia, le soltó y le perdonó
la deuda.
Pero saliendo aquel siervo, halló a uno de sus consiervos, que le debía
cien denarios; y asiendo de él, le ahogaba, diciendo: Págame lo que
me debes.
Entonces su consiervo, postrándose a sus pies, le rogaba diciendo:
Ten paciencia conmigo, y yo te lo pagaré todo.
Más él no quiso, sino fue y le echó en la cárcel, hasta que pagase la
deuda.
Viendo sus consiervos lo que pasaba, se entristecieron mucho, y
fueron y refirieron a su señor todo lo que había pasado.
Entonces, llamándole su señor, le dijo: Siervo malvado, toda aquella
deuda te perdoné, porque me rogaste.
¿No debías tú también tener misericordia de tu consiervo, como yo
tuve misericordia de ti?
Entonces su señor, enojado, le entregó a los verdugos, hasta que
pagase todo lo que le debía.
Así también mi Padre celestial hará con vosotros si no perdonáis de
todo corazón cada uno a su hermano sus ofensas.
(Mateo 18:15-35)

PERDÓN

QUE COMO CRISTIANOS SEPAMOS SIEMPRE PERDONAR A LOS QUE NOS


OFENDEN
Introducción: El rencor es sin duda la carcoma que destruye al individuo, que lo separa de
los demás y lo aniquila. Pero esto es posible evitarlo si somos capaces de perdonar.

Según el Diccionario de la Lengua Española, perdón es acción de perdonar. Perdonar:


remitir la deuda, indulgencia, misericordia, exculpar a una persona (descargar de culpa,
disculpar). El perdón implica restablecimiento de relaciones entre el ofensor y el ofendido;
abandono de resentimientos o de derecho a represalia contra el ofensor.

Uno de los escritores más notables de principios de siglo XX, Don Miguel de Unamuno,
rector de la Universidad de Salamanca (España), en su poema “Perdón” dice: “Hay un deber
tan solo y es el perdón”.

48
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
Perdón, como Principio Rector, es la obra del Espíritu Santo por la cual el creyente quita la
culpa del ofensor y restablece con él sus relaciones como si nunca hubiera habido ofensa.

l. El perdón divino. Ex.34:6-7


1. El perdón divino es la gloriosa manifestación de la misericordia que Dios tiene para con los
pecadores (Nm.14:18; Sal.86:5; Jer.31:34; 33:8). El perdón es concedido gratuitamente por
el Señor Jesucristo a todos los que verdaderamente se arrepienten y le aceptan como su
Salvador. El arrepentimiento y la fe en Cristo son requisitos necesarios para conseguirlo
(Is.55:7; Sal.32:1; Jn.3:16, 18). En Hechos 10:43 el apóstol Pedro dice: “Que todos los que en
El creyeren (en Cristo), recibirán perdón de pecados por su nombre”. Esta experiencia única
en la vida del hombre es el acto y el momento más glorioso e inolvidable en la experiencia
del cristiano, el saber que todos sus pecados, todas sus faltas y todas sus ofensas son
perdonadas por la sola gracia de Dios mediante el sacrifico expiatorio de Jesucristo, fue sin
duda la experiencia de aquellos que escucharán de los labios de Jesús las palabras “Tus
pecados te son perdonados” (Mt.9:2, 26-28). Esta fue también la experiencia de Saulo de
Tarso (Hch.26:15-18).
2. Sólo Dios concede el perdón. Porque es a Dios a quien el hombre ha ofendido. Es bien
cierto que el hombre cuando es ofendido puede perdonar la ofensa, pero hablando de la
salvación, sólo es Dios quien puede conceder el perdón (Ex.34:6-7, Mr.2:7; Jn.8:10-11;
Ro.5:8; Ef.1:6-7; He.9:11-15). Cuando el Señor Jesucristo tomó nuestro lugar y pagó por
nosotros el precio de nuestra culpa, se convirtió en el único que puede perdonar el pecado.
Cristo quita y borra el pecado. (Sal.103:12; 51:1, 9; He.8:12; 10:17; Col.1:14; 2:13; Jn.1:29;
1Jn.2:2.). La gloriosa realidad es que, cuando el hombre pecador conoce la obra expiatoria
del Señor Jesucristo y abre su corazón para que el Espíritu Santo lo toque, lo redarguya del
pecado y lo lleve al arrepentimiento y este hombre se arrepiente y cree que Jesús le perdona
quitando de él toda culpa y todo castigo por la culpa, se puede decir que tal hombre ha
nacido de nuevo. El perdón es entonces la obra cumbre que hace al hombre bienaventurado
(Sal.32:2; 1Jn.1:7).
3. Como ejemplo de cómo debe ser el perdón, Dios promete no acordarse de nuestros
pecados. (Is.43:25; 44:22; Mi.7:18-19).

ll. El perdón del cristiano. Mt.6:12


1. El Perdón como Principio Rector, debe ser semejante al perdón del Señor Jesucristo. No
olvidemos que un Principio Rector es la norma espiritual y moral, que puesta en el corazón
por el Espíritu Santo, determina nuestros sentimientos, rige nuestros pensamientos y
gobierna nuestras acciones para hacernos más semejantes a Cristo.
2. Perdonar es quitar la culpa del culpable. Ver a una persona con la carga de la falta que
cometió es no haber ejercido aún la gracia del perdón (Mt.6:14; Lc.11:4; Col.3:13; Mr.11:25;
Ef.4:32).
3. Un hermoso ejemplo de perdón lo tenemos en José. Cuando se presentan sus hermanos,
siendo él un potentado en Egipto y teniendo todo el poder para vengarse de los muchos
daños que le hicieron, los perdonó y los sustentó. Otro ejemplo es el de Moisés a quien Dios
levantó para liberar a su pueblo de Egipto. Tuvo que perdonar ataques del pueblo,
ingratitudes y ofensas, pero uno de estos cobró singular relevancia cuando María su
hermana levantó una calumnia para destruirle, pero tal insensatez ella fue herida por la mano
de Dios, pero Moisés pide por ella con una oración que enternece el corazón: “Te ruego, oh
Dios, que la sanes ahora” (Nm.12:13). Pero sin duda el ejemplo más sublime lo encontramos
en el Maestro, nuestro Señor, que pendiente de la cruz exclama: “Padre, perdónalos, porque
no saben lo que hacen”. (Lc.23:34).

De esto tenemos que resaltar.


a). Que el perdón debe de ser verdadero, nunca debemos obrar con hipocresía.
b). Que cuando se perdona, se disculpa la ofensa.
c). Que al perdonar debemos olvidar la ofensa y nunca echar mano de ella para reclamar.
49
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
d). Que el cristiano debe perdonar y orar por el ofensor para que Dios también lo perdone
(Mr.11:25; Ef.4:32; Col.3:13)
e). Debemos perdonar siempre. (Lc.17:4)
f). Al perdonar, debo hacerlo con misericordia. (Ef.4:32)
g) ¿Cómo sabremos que en verdad hemos perdonado? Cuando pueda orar por un
adversario de la manera que lo hizo Moisés, Esteban o el Señor Jesús y esperar que Dios
restituya al ofensor.
h). Al perdonar debo decir: “Nunca lo usaré en tu contra”, “Nunca hablaré de ello a nadie”,
“Jamás pensaré más en ello”.
Nosotros debemos perdonar. Solamente corresponde a Dios el derecho o la prerrogativa de
no perdonar, y sin embargo él nos perdonó. (Ro.5:8)

Aplicación: Permitamos que el Señor more en nuestro corazón para que así como Él
perdonó todos nuestros pecados, nosotros también estemos dispuestos a perdonar a todos
los que nos han ofendido, para que tengamos acceso al Padre.

Texto Áureo: “Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros


perdonamos a nuestros deudores”. Mt.6:12

50
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 13

1.- ¿Qué es el perdón, como principio rector de la vida cristiana?


Es la _____________ del Espíritu ____________ por la cual el
creyente______________la _____________del ______________ y restablece con el
sus _________________ como si nunca hubiera habido ____________________.

2.- ¿Qué es el perdón divino?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

3.- ¿Quién es el único que concede el perdón, cuando hablamos de la salvación?


______________________________________________________________________

4.- ¿Cómo debe ser el perdón en el cristiano?


______________________________________________________________________

5.- Mencione dos personajes del AT, como ejemplo de perdón.


__________________________________ y __________________________________

6.- ¿Cuál es el ejemplo más sublime de perdón que encontramos en el NT.


______________________________________________________________________

7- ¿Cuántas veces debemos perdonar?


______________________________________________________________________

51
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección y habéis ya olvidado la exhortación que como a hijos se os dirige,


diciendo:

14
Hijo mío, no menosprecies la disciplina del Señor,
Ni desmayes cuando eres reprendido por él;
Porque el Señor al que ama, disciplina,
Y azota a todo el que recibe por hijo.
Si soportáis la disciplina, Dios os trata como a hijos; porque ¿qué hijo es
aquel a quien el padre no disciplina?
Pero si se os deja sin disciplina, de la cual todos han sido participantes,
entonces sois bastardos, y no hijos.
Por otra parte, tuvimos a nuestros padres terrenales que nos
disciplinaban, y los venerábamos. ¿Por qué no obedeceremos mucho
mejor al Padre de los espíritus, y viviremos?
Y aquéllos, ciertamente por pocos días nos disciplinaban como a ellos les
parecía, pero éste para lo que nos es provechoso, para que participemos
de su santidad.
Es verdad que ninguna disciplina al presente parece ser causa de gozo,
sino de tristeza; pero después da fruto apacible de justicia a los que en ella
han sido ejercitados.
(Hebreos 12:5-11)

DISCIPLINA

PRACTIQUEMOS LA DISCIPLINA EN CRISTO PARA QUE EL MUNDO SEPA


QUE SOMOS DE ÉL
Introducción: Hoy día vemos gente envuelta en problemas de alcoholismo, drogadicción,
tención nerviosa, depresión, etc. Muchos de estos casos tienen su raíz en la falta de
disciplina. Esta falta de disciplina se da también en aquellos que pretenden vivir una vida
cristiana sin compromiso, pues caen en un cristianismo de nombre y como consecuencia
fracasan en su vida espiritual.

Para algunos el término disciplina tiene una connotación negativa ya que lo relacionan con
severidad, opresión, crueldad; sin embargo la disciplina es parte vital en todo proceso
educativo y muy necesaria para el desarrollo y madurez en la vida cristiana. En la Biblia la
palabra disciplina significa instrucción, doctrina, corrección, reprensión, castigo y muestra
una de las varias facetas de la sabiduría y se equipara y une a la prudencia. Pr.1:2-4; 2:1-6.

Disciplina según el Diccionario de la Lengua Española es doctrina, instrucción de una


persona especialmente en lo moral. Observancia de las leyes y ordenamientos de una
profesión o instituto. DISCIPLINA, como Principio Rector de la Vida Cristiana, es la práctica
de la enseñanza y doctrina adquirida mediante la palabra de Dios.

I. La disciplina en la vida cristiana. Dt.4:5-6

1. Dios nos capacita para ser disciplinados. Ro.6:14; Jn.14:15-17; 2Ti.1:7; 1Co.2:12
2. Guardar la palabra de Dios y ponerla por obra es evidencia de nuestra sabiduría e
inteligencia y ambas generan la capacidad de actuar rectamente. Dt.4:5-6;
Sal.111:10; Job 28:28
3. Como testimonio de nuestra disciplina en el Señor debemos cumplir lo que la Palabra
de Dios nos manda:
a. Negarse a sí mismo. Mt.16:24
b. Crucificar la carne con sus pasiones y deseos. Gá.5:24
c. Sujetar nuestra lengua. Stg.1:26; 3:2; Pr.12:18
d. Amar a Dios y a nuestros semejantes. Mr.12:30-31; Jn.14:21
e. Escudriñar las Escrituras. Jn.5:39
f. Practicar la oración como algo indispensable en nuestra vida. Hch.1:14; 3:1
52
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
g. Ofrendar con alegría y de corazón. 1Co.16:2; 2Co.9:7
h. Ser puntual como hijos de Dios. Ec.3:1
i. Cumplir nuestros deberes cristianos. Ro.12 y 13
4. Recuerda: Siembra un pensamiento y cosecharás un acto, siembra un acto y
cosecharás un hábito, siembra un hábito y cosecharás un carácter, siembra un
carácter y cosecharás un cristiano disciplinado en el Señor.

ll. La disciplina en la vida cristiana es motivada por el amor. He.12:5-6

1. Dios nos disciplina con amor y justicia a través de la enseñanza y corrección y lo


hace para nuestro bien a fin de mantenernos en Su Camino. Nm.14:20-35; Dt.1:41-
46; He.12:5.6; Pr.16:9
2. Cuando recibimos corrección debemos buscar al Señor para entender lo que él está
enseñándonos a fin de realizar los ajustes que él quiere que hagamos. 1Co.10:1-11
3. El amor y la disciplina del Señor transforma nuestro carácter de tal manera que ahora
amamos lo que él ama y aborrecemos lo que él aborrece. 2Co 5:17

lll. La disciplina del Señor da fruto apacible de justicia y una vida aprobada. He.12: 7-
11

1. Nuestra respuesta positiva a la disciplina del Señor testifica que somos hijos de Dios.
Heb.12:7-8
2. La disciplina del Señor confirma su amor y prueba que él está trabajando en nuestra
santificación. Heb.12:9-10
3. Este tipo de disciplina produce un temor santo, reverente y de obediencia a Dios.
Hch.5:1-11

Aplicación: La enseñanza y doctrina recibida de Dios por su Espíritu a través de su Palabra


es para forjar en nosotros una vida aprobada en la disciplina del Señor. Dejemos que la
instrucción, exhortación, amonestación y corrección de Dios nuestro Padre nos discipline
cada día. Como hijos amados vivimos en obediencia a su Palabra dando testimonio a los
que nos rodean que somos pueblo sabio y entendido para la gloria del Señor.

Texto Áureo: “El que tiene en poco la disciplina menosprecia su alma; mas el que
escucha la corrección tiene entendimiento”. Pr.15:32.

53
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 14

1.- ¿Qué significado da la Biblia a la palabra disciplina?


____________________________________________________________________
____________________________________________________________________
____________________________________________________________________

2.- Como principio rector, ¿Qué es la disciplina?


Es la ___________________de la enseñanza y ________________adquirida mediante
la ________________________de Dios.

3.- Dios nos disciplina con amor y justicia a fin de que podamos:
a) Andar en el mundo y sus deseos
b) Trabajar mucho y ganar dinero
c) Mantenernos en su camino.

4.- ¿Quién nos capacita para ser disciplinados?


a) El pastor
b) Nuestros padres
c) Dios

5.- ¿Qué produce en nosotros la disciplina del Señor?


1.- ___________________________
2.- ___________________________
3.- ___________________________

54
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección El anciano a la señora elegida y a sus hijos, a quienes yo amo


en la verdad; y no sólo yo, sino también todos los que han

15
conocido la verdad,
a causa de la verdad que permanece en nosotros, y estará
para siempre con nosotros:
Sea con vosotros gracia, misericordia y paz, de Dios Padre y
del Señor Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y en amor.
(2Jn.1:1-3)

TEMA
VERDAD

SEAMOS VERACES EN TODA NUESTRA MANERA DE VIVIR


Introducción: La Biblia enseña que Dios es la verdad absoluta, perfecta, inmutable y eterna.
Dt.32:4; Is.65:16; Sal.100:5; 146:6.

Teológicamente: La Verdad o Veracidad es el atributo por el cual Dios revela cuanto le


place acerca de sí mismo y de lo creado, de manera ciertísima, inmutable e
inmejorable.

Siendo la verdad un atributo moral de Dios, Dios revela la verdad a todos los hombres tanto
a través de la manifestación natural como en la revelación sobrenatural. Sal.19:1; Col.1:15-
16; Ro.1:19-20; Jn.1:17; 14:6; 2P.1:21.

Todo cuanto la Biblia dice acerca de la naturaleza de Dios, de sus atributos y designios, de la
creación y de los acontecimientos pasados, presentes y futuros, ha quedado consignado en
la Palabra escrita por determinación divina, de modo que nada hay en ella que pueda ser
sustraído o agregado. Por esta razón profesamos que toda la narración bíblica es verdadera.
Sal.119:160; Jn.17:17.

Como Principio Rector de la Vida Cristiana, VERDAD es conformidad de lo que se dice con
lo que se siente, se piensa o se hace a la luz de la Escritura.

l. La veracidad un estilo de vida del cristiano.

1. Siendo participes de la naturaleza divina y “…a causa de la verdad que permanece en


nosotros, y estará para siempre con nosotros”, 2Jn. 1:2; el cristiano debe ser veraz
en todo y con todos, “El que dice que permanece en él, debe andar como el anduvo…;
pues como él es, así somos nosotros en este mundo”. 1Jn. 2:6; 1Jn.1:6, 8,10; 2:4,6;
4:17; Ef.5:19.
2. En el ejercicio de esta nueva naturaleza el cristiano debe desechar toda mentira en
cualquiera de sus formas. Los actos de falsedad, hipocresía y engaño son mentiras
que no agradan a Dios y nada tienen que ver con el cristiano pues son del diablo.
Ex.20:16; 23:7; Pr.6:16-17; 13:5; 1Jn.2:21; 8:44; Mt.23:27-28.
3. La veracidad será un estilo de vida para el cristiano cuando sus hechos sean
consecuentes con su fe en todo tiempo, circunstancia y lugar. No mientas. Sé veraz
siempre para que tu conciencia esté tranquila y tu sueño sea grato. Jn.3:21;
1Jn.2:4,6; 3:18-19; 2Jn.4; 3Jn.4.

55
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
ll. Dios nos ayuda para andar en la verdad.

1) Por medio de Jesucristo que es la verdad. Jn.1:14-17; 14:6; Ef.4:21-24.


2) Por medio del Espíritu de verdad. Jn.14:15-17; 16:13.
3) Por medio de su Palabra que es la verdad. Sal.119:160; Jn.17:17-19; Ef.1:13.

Por tanto el creyente que vive en Cristo sí puede andar en la verdad. Sal.43:3; Jn.3:21;
Jn.16:13; Ef.4:15; 4:25; Pr.3:3-4.

Aplicación: Desechando la mentira, el engaño, la falsedad, la hipocresía y el error, amemos


y practiquemos la verdad. Permanezcamos en la verdad. Sirvamos a Dios en verdad, porque
los que tal hacen, son contentamiento a Jehová.

Texto Áureo: “Envía tu luz y tu verdad; éstas me guiarán; me conducirán a tu


santo monte, y a tus moradas”. Sal.43:3.

56
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 15

1.- En este punto que acabamos de estudiar, ¿Cuál es el atributo moral de Dios?
_______________________________________________________________________

2.- Teológicamente, ¿Qué es la verdad?


Es el atributo por el cual __________________revela cuanto le place acerca de sí
mismo y de lo creado, de manera _________________________, inmutable e
inmejorable.

3.- Como principio rector de la vida cristiana, que es la verdad?


Es _____________________de lo que _________________con lo que ____________,
se piensa o se _______________a la luz de la escritura.

4.- ¿Cómo dice la Biblia que debe ser el cristiano?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

5.- Hay tres medios por los cuales Dios nos ayuda para andar en la verdad, ¿Cuáles
son?
Por medio de __________________________
Por medio del __________________________
Por medio de su ________________________

57
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección Entonces el reino de los cielos será semejante a diez vírgenes que tomando
sus lámparas, salieron a recibir al esposo.

16
Cinco de ellas eran prudentes y cinco insensatas.
Las insensatas, tomando sus lámparas, no tomaron consigo aceite;
mas las prudentes tomaron aceite en sus vasijas, juntamente con sus
lámparas.
Y tardándose el esposo, cabecearon todas y se durmieron.
Y a la medianoche se oyó un clamor: ¡Aquí viene el esposo; salid a
recibirle!
Entonces todas aquellas vírgenes se levantaron, y arreglaron sus
lámparas.
Y las insensatas dijeron a las prudentes: Dadnos de vuestro aceite; porque
nuestras lámparas se apagan.
Mas las prudentes respondieron diciendo: Para que no nos falte a nosotras
y a vosotras, id más bien a los que venden, y comprad para vosotras
mismas.
Pero mientras ellas iban a comprar, vino el esposo; y las que estaban
preparadas entraron con él a las bodas; y se cerró la puerta.
Después vinieron también las otras vírgenes, diciendo: ¡Señor, Señor,
ábrenos!
Mas él, respondiendo, dijo: De cierto os digo, que no os conozco.
Velad, pues, porque no sabéis el día ni la hora en que el Hijo del Hombre
ha de venir.
(Mateo 25:1-13)

RESPONSABILIDAD

VIVAMOS CON RESPONSABILIDAD DELANTE DE DIOS Y DE LOS HOMBRES


Introducción: En toda una sociedad una persona responsable es apreciada en su trabajo,
genera confianza, cosecha buenos frutos, se distingue, recibe estímulos y abre puertas para
el éxito. En cambio una persona irresponsable crea mala fama, genera desconfianza y no es
tomado en cuenta para ningún trabajo o servicio.

Por otra parte en el ámbito secular se habla de responsabilidad administrativa, civil y penal,
ya sea como deber o como consecuencia de no haber cumplido con ese deber. En el orden
religioso hablamos de responsabilidad cristiana para referirnos a todo aquello que debemos
hacer o no hacer de conformidad con la Santa Escritura y que nos permite cumplir con Dios,
con nosotros mismos y con nuestros semejantes.

Responsabilidad según el Diccionario de la Lengua Española es deuda, obligación, de


reparar y satisfacer, por sí o por otro, a consecuencia de delito, de una culpa o de otra causa
legal; o bien, cargo u obligación moral que resulta para uno del posible yerro en cosa o
asunto determinado. Entendemos también por responsabilidad obligación, deber, carga,
compromiso, cumplimiento, vínculo, necesidad, madurez, sensatez, prudencia, formalidad y
seriedad.

RESPONSABILIDAD como Principio Rector, es el sentido del deber cristiano que nos hace
cumplir todos los compromisos convenidos a pesar de las circunstancias; pero, ¿Qué implica
esto en la vida cristiana?

l. Que tenemos una responsabilidad con Dios. Dt.10:12-13

1. De amarle. Mr.12:30
2. De ser temerosos de él. Sal.34:9; Ec.12:13
3. De escudriñar y guardar su Palabra. Jn.5:39; 14:15; Pr.4:4
4. De servirle con todo el corazón. Jos.22:5; 24:15; 1S.12:24

58
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
5. De dar testimonio de su Nombre. Dn.3:17; Sal.22:22; 1Co.9:16
6. De tomar aceite en nuestras vasijas y en nuestras lámparas. Mt.25:4
7. De velar en oración. Mt.25:13
8. De serle fiel. Ap.2:10

Dice el Salmista: ¿Quién es sabio y guardará estas cosas, y entenderá las misericordias de
Jehová? Sal.107:43

ll. Que tenemos una responsabilidad con nosotros mismos. 1Ti.4:16

1. De guardarnos sin mancha del mundo. Stg.1:27


2. De guardar la fe. 1Ti.1:18-19; 3:8-9
3. De guardar la sana doctrina. 1Ti.4:16; 6:13-14; 2Ti.1:13
4. De ser hacedores de la Palabra. Stg.1:22
5. De andar en rectitud e integridad. Sal.25:21; Pr.16:17; 14:2
6. De buscar a Dios. Sal.27:4, 8; 63:2
7. De ser cada día mejor en todo. Pr.4:18

Dice el apóstol Pablo a los Efesios: “Mirad, pues, con diligencia cómo andéis,….” Ef.5:15

lll. Que tenemos una responsabilidad con nuestros semejantes. Ro.13:7-8


1. De hablarles del evangelio. Mr.16:15; Mt.28:19
2. De amarles. Mt.22:39, Jn.15:12; 1Ts.3:12
3. De ser misericordiosos con ellos. Lc.10:33-37
4. De orar por ellos. Stg.5:16; 1Ti.2:1-3
5. De servirles. Gá.5:13; Lc.22:27
6. De cumplir los compromisos acordados, ejemplo: una cita, entregar un documento,
pagar una deuda, presentar un tema, etc. Ro.12:7-8
7. De responder a nuestros deberes en el hogar, en la escuela, en el trabajo y en la
iglesia. 1Ti.5:4, 8; 3:14-15
8. De ejecutar los compromisos que nos corresponden como adolescentes, como
jóvenes, como adultos y como ancianos. Ec.9:10
9. De ser ejemplo en todo. 1Ti.4:12
10. De hacer patente que este Principio Rector ha sido perfeccionado en nosotros.
Mt.5:16

Dice el apóstol Pablo a los Corintios: “Examinaos a vosotros mismos;… oramos a Dios que
ninguna cosa mala hagáis;… y aun oramos por vuestra perfección”. 2Co.13:5, 7, 9

Aplicación: Amado hermano: Despierta a la vida. Medita en tus responsabilidades ante


Dios, ante ti mismo y ante los hombres. De ti dependen las personas que conforman tus
ambientes en la familia, en la familia, en la iglesia, en el trabajo, en la escuela y en la
sociedad. No evadas las responsabilidades que asumiste, cúmplelas. Recuerda que el hogar
se la mejor escuela de la responsabilidad y tú eres el maestro. ¡Sé fiel en el cumplimiento de
todos tus deberes!

Texto Áureo: “Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello, pues


haciendo esto, te salvarás a ti mismo y a los que te oyeren”. 1Ti.4:16

59
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 16

1.- Según el diccionario, ¿Qué es responsabilidad?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

2.- Como principio rector, ¿Qué es la responsabilidad?


Es el __________________ del deber _______________, que nos ________________
cumplir todos ________________ compromisos.

3.- Mencione cuáles son las responsabilidades que tenemos para con Dios:
1.- _____________________________________________________
2.- _____________________________________________________
3.- _____________________________________________________
4.- _____________________________________________________
5.- _____________________________________________________
6.- _____________________________________________________
7.-______________________________________________________
8.- _____________________________________________________

4.- Diga cuáles son las responsabilidades que tenemos para con nosotros mismos:
1.- ______________________________________________________
2.- ______________________________________________________
3.- ______________________________________________________
4.- ______________________________________________________
5.- ______________________________________________________
6.- ______________________________________________________
7.- ______________________________________________________

5.- Vimos diez responsabilidades que tenemos para con nuestros semejantes,
mencione solo 5:
1.- ___________________________________
2.- ___________________________________
3.- ___________________________________
4.- ___________________________________
5.- ___________________________________

60
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección ¿Qué, pues? ¿Pecaremos, porque no estamos bajo la ley, sino bajo la
gracia? En ninguna manera.

17
¿No sabéis que si os sometéis a alguien como esclavos para obedecerle,
sois esclavos de aquel a quien obedecéis, sea del pecado para muerte, o sea
de la obediencia para justicia?
Pero gracias a Dios, que aunque erais esclavos del pecado, habéis
obedecido de corazón a aquella forma de doctrina a la cual fuisteis
entregados;
y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia.
Hablo como humano, por vuestra humana debilidad; que así como para
iniquidad presentasteis vuestros miembros para servir a la inmundicia y a

7
la iniquidad, así ahora para santificación presentad vuestros miembros
para servir a la justicia.
Porque cuando erais esclavos del pecado, erais libres acerca de la justicia.
¿Pero qué fruto teníais de aquellas cosas de las cuales ahora os
avergonzáis? Porque el fin de ellas es muerte.
Mas ahora que habéis sido libertados del pecado y hechos siervos de Dios,
tenéis por vuestro fruto la santificación, y como fin, la vida eterna.
Porque la paga del pecado es muerte, mas la dádiva de Dios es vida eterna
en Cristo Jesús Señor nuestro.
(Romanos 6:15-23)

JUSTICIA

VIVAMOS LA JUSTICIA AGRADANDO SIEMPRE A DIOS


Introducción: Hablar de JUSTICIA como Principio Rector de la Vida Cristiana, no es
hablar de la justicia social o de la justicia que se imparte en los tribunales, sino de la justicia
que es por la fe en Cristo Jesús Señor nuestro Ro.3:21-26. Justicia, según el diccionario y
para efectos de nuestro tema, virtud que inclina a dar a cada uno lo que le pertenece. Una de
las cuatro virtudes cardinales que consiste en arreglarse a la suprema justicia y voluntad de
Dios. Se entiende también por justicia imparcialidad, rectitud, equidad, razón, derecho,
honradez, moralidad, entereza.

Teológicamente, La Justicia es el atributo por el cual Dios rige a la creación, dando a


cada quien lo que le corresponde, legislando, recompensando y castigando, de
manera imparcial e inalterable.

Como Principio Rector entendemos por JUSTICIA la virtud que mueve al creyente a obrar
con rectitud o conforme a la norma que, para toda ocasión, establece la Sagrada Escritura.
Entendida como virtud, la justicia tiene su origen en Dios. Dios es justo, Esd.9:15; Is.45:21;
Lm.1:18; Jer.12:1; Ap.16:5; ama la justicia, Sal.11:7; y exige, a los que son de la fe de Jesús,
hacer o practicar justicia. Ap.22:11

I. Cristo justicia nuestra. 2Co.5:18

a) En el antiguo tiempo la justicia exige obediencia completa, perfecta y absoluta a la


ley, Lv.18:5; Ro.10:5. Bajo este esquema ningún hombre puede alcanzar justicia de
Dios y ser hallado justo, Ro.3:10; Job 9:2, 20; 15:14; Sal.130:3; 143:2. Por tanto, la
justicia no es por la ley ni por las obras de la ley, Ro.3:20; Gá.2:16. ¿Cómo alcanzar
esa justicia o justificación de Dios?
b) Dice Gálatas 4:4-5: “Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su
hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo
la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos”, y Romanos 10:4 señala:
“porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree”. Por lo que
afirmamos:

61
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
Ø Cristo cumplió perfecta y absolutamente la ley. Heb.7:26-27
Ø Cristo satisface la justicia divina. He.7:28; 9:11-12; 24-26; 1P.3:18
Ø Cristo, justicia nuestra. 2Co.5:21; 5:18; Ro.4:25; 1Co.1:30; 1Jn.2:1
Ø Sí es posible alcanzar la justicia por la fe en Jesús, el Hijo de Dios. Ro.1:17;
3:21-26

c) En virtud de estas consideraciones debemos tener presente que Dios no es


indiferente al pecado ni lo considera de manera ligera. Al contrario, demuestra su
cualidad de santidad en su condena al pecado. Por ello, la justicia divina es el recto
trato de Dios con el pecado y con los pecados sobre la base de la muerte de su hijo
Jesucristo, en virtud de lo cual ahora recibimos justificación de vida.

ll. El cristiano vive la justicia, Ro.2:13

1. El creyente que alcanza la justicia de Dios por la fe en Jesucristo es una persona sin
culpa, absuelta y libre de todo pecado y de condenación. 1Jn.1:9; 2:1; Ro.8:1

2. Esa nueva vida que nace en Dios por la sangre de Jesús, debe vestirse en la justicia
y santidad de la verdad haciendo todo lo que es justo, porque todo lo que hace
justicia es nacido de él. Ef.4:24; 5:9; 1Jn.2:29; 3:7

3. El Cristiano (secundario, intermedio, joven, adulto), una vez muerto al pecado, debe
vivir la justicia en toda circunstancia, tiempo y lugar, es decir, debe obrar con toda
rectitud o conformidad a la voluntad de Dios en razón de su nueva naturaleza (ha
sido hecho justicia de Dios en él) y a lo que Dios demanda de nosotros. El que no
hace justicia no es de él. Mt .5:20; 23:23; Ro.6; Ef.6:14

4. Esta justicia es inalcanzable por méritos propios del hombre o por cualquier otro
medio que no sea la fe en Jesucristo (fe contada por justicia). La fe así ejercida
lleva al alma una a unión vital con Dios en Cristo, produciendo rectitud de vida, esto
es, conformidad de todos nuestros actos a la voluntad de Dios, Ro.1:17; 2:13

Aplicación: “Oh hombre, él te ha declarado lo que es bueno, y qué pide Jehová de ti;
solamente hacer justicia…” Por tanto, oh hombre de Dios, sigue la justicia, la piedad, la
fe, el amor, la paciencia, la mansedumbre y la paz con los que de corazón limpio invocan al
Señor.

Texto áureo: “Mas buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas
cosas os serán añadidas”. Mt.6:33.

62
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 17

1.- ¿Qué se entiende por justicia?


_______________________________________________________________________
_______________________________________________________________________

2.- Teológicamente, ¿Qué es la justicia?


Es el atributo por el cual _________________ rige la ____________________ dando a
cada quien lo que le ____________________, legislando, ___________________ y
castigando, de manera __________________________ e inalterable.

3.- Como principio rector, ¿Qué es la justicia?


La virtud que _________________ al _________________ a obrar con
________________o conforme a la ______________________ que, para toda ocasión
Establece la sagrada________________________.

4.- Dice la Biblia que todo el que hace justicia es nacido de:
a) Adán
b) Moisés
c) Dios

5.- Relacione las columnas:

JUSTICIA DISTRIBUTIVA Nos enseña a dar igualdad en


nuestros tratos con los demás.

JUSTICIA CONMUTATIVA Nos enseña a dar conforme a


las cualidades y méritos de las personas.

63
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Lección

18
Pagad a todos lo que debéis: al que tributo, tributo; al que
impuesto, impuesto; al que respeto, respeto; al que honra,
honra.
No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros;
porque el que ama al prójimo, ha cumplido la ley.

(Ro.13:7-8)

RESPETO

QUE EL CRISTIANO SE CONDUZCA CON TODO RESPETO EN SUS


RELACIONES HUMANAS

Introducción: Al salir de casa es frecuente ver actitudes insolentes, groseras, osadas, o


bien con desacato, descortesía, desconsideración, descomedimiento, malas maneras, etc.
En la calle ya no observamos consideración alguna para los niños, la gentileza y cortesía
para las señoritas o damas se ha olvidado y la deferencia para los ancianos se ha perdido.
Pero lo más triste es que muchas de estas actitudes de falta de respeto también se observan
en los hogares, y más doloroso aún en los hogares cristianos.

La Biblia impone el respeto como un deber cristiano diciendo: “Pagad a todos lo que debáis;
al que respeta, respeto; al que honra. No debáis a nadie nada¨ Ro.13:7-8a. Deber, del latín
“debere”, es estar obligado a algo por la ley divina, natural o positiva; o por obligaciones
nacidas de respeto, gratitud u otros motivos.

Respeto, deriva del latín “respectus”, atención, consideración. Según el Diccionario de la


Lengua Española es obsequio, veneración, acatamiento que se hace a uno. Miramiento,
consideración, atención o manifestación, de acatamiento que se hace por cortesía. El
diccionario de sinónimos y antónimos enuncia como sinónimos de respeto: acatamiento,
reverencia, consideración, miramiento, veneración, cortesía, obediencia, lealtad, fidelidad,
humildad, devoción, compostura, deferencia, honor, saludo, tolerancia, temor, culto, honor.

Como Principio Rector, RESPETO es la actitud de consideración, atención y honor que


debemos mostrar a las personas en cumplimiento a la Santa Escritura. (En este tema
hablaremos acerca del respeto en relación con nuestros semejantes, ya que el sumo respeto
a Dios lo tratamos con el tema “TEMOR DE DIOS”)

l. Un deber cristiano. Ro.13:7-8.

1. Como regla de fe a la cual debe ajustarse nuestra vida, la Biblia contiene deberes
generales y específicos, entre ellos, el respeto. El respeto como deber cristiano tiene
su fundamento en la regla de oro establecida por nuestro Señor Jesucristo cuando
dijo: “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con vosotros, así
también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los profetas”. Mt.7:12.

2. El respeto no está sujeto a análisis o discusión, se debe cumplir siempre. “Pagad a


todos lo que debáis: … al que respeto, respeto” Ro.13:7. Luego entonces, en tanto que
cristianos, estamos obligados a ser respetuosos aun con las personas que nos
insulten o sean desconsiderados con nosotros. Cuando esto hagamos, el RESPETO,
como Principio Rector, habrá sido perfeccionado en nosotros. “Porque si respetáis a
los que os respetan, ¿qué recompensa tendréis? ¿Qué hacéis demás? ¿no hacen
también lo mismo los gentiles?” Mt.5:38-48; Ro.12:14, 17-21. Como cristianos, sois

64
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
como el buen árbol que da buenos frutos. “No puede el buen árbol dar malos frutos,
ni el árbol malo dar frutos buenos. ¿acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de
los abrojos? ¿pude acaso la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así que, por
sus frutos los conoceréis”. Mt.7:16-20; Lc.6:43-45; Stg.3:7-12.
3. En el cumplimiento de esta obligación cristiana no debemos de hacer acepción de
personas (Lc.20-21). Es decir, como varones no podemos ser considerados y
corteses solo con las damas; como jóvenes no podemos ser reverentes y atentos
solo con los jóvenes y no con los ancianos; o bien, si somos gente preparada y culta,
no podemos saludar solo a los que son de nuestro nivel; o si somos ricos, no
podemos tener miramientos o veneración solo con los de nuestra misma condición,
no podemos tampoco ser atentos con los de afuera y no con los de nuestra propia
casa, debemos brindar nuestro respeto a todos por igual “para que seáis hijos de
vuestro Padre que está en los cielos”. Mt-5:45; Stg-2:1-4

ll. Base y vínculo de nuestras relaciones humanas. Ro.12:18

Bajo las tres premisas del punto anterior:


1) el respeto es un deber cristiano,
2) debe ser cumplido siempre, y
3) sin acepción de personas,
Consideremos ahora el respeto como fundamento y vinculo de nuestras relaciones humanas.

Todo acto en el que intervengan dos o más personas es relación humana o relaciones
interpersonales como también se les conoce. Hombres y mujeres somos objeto y sujeto de
las relaciones humanas desde que nacemos. Las relaciones humanas podrán ser
indiferentes, agradables o desagradables, pero el respeto será siempre el fundamento que
permita desarrollar buenas relaciones humanas entre dos o más sujetos, por ejemplo:

a. Como muestra de respeto el pastor o ministro (a), debe ser leal y cortes en su
relación con la congregación. 1P.5:1-3; Jn.21:15-17.
b. Por su parte la iglesia debe guardar obediencia y consideración en su relación con el
siervo de Dios y los pastores y/o ministros(as). Ex.33:8; 1S.26:9; 1Cr.16:22; 1Ts.5:12-
13; 1Ti.5:17; He.13:7, 17.
c. En la relación matrimonial el respeto hace brillar el amor y la fidelidad entre los
cónyuges. Ef.5:21-22,25,28,33; 1P.3:7; 1Ts:4:4-5; He.13:4
d. La tolerancia equilibrada es la puerta del respeto que debe sustentar la relación
padres-hijos-padres. Ex.20:12; Ef.6:1-4.
e. En la relación con nuestras autoridades y gobernantes debemos mostrar obediencia y
honor. Ro.13:1; 1P.2:13-14,17.
f. Acatamiento y consideración permiten la relación obrero-patrón-obrero. 1P.2:18;
Ef.6:5-9; 1Ti.6:2; Tit.2:9-10.
g. La relación con nuestros ancianos debe ser de reverencia y veneración. Lv.19:32;
1Ti.5:1-2.
h. Buenas maneras, saludo y cortesía deben sustentar la relación unos con otros.
Ro.12:18:1P.2:17.

Aplicación: Como cristianos mostremos amor y respeto al niño y al anciano, a la mujer y al


varón, al rico y al pobre, al sabio y al ignorante, al cristiano y al inconverso, para que seáis
hijos de vuestro Padre que está en los cielos. “… pues todo lo que el hombre sembrare, eso
también segara”. Ga. 6:7.

Texto áureo: “Así que, todas las cosas que queráis que los hombres hagan con
vosotros, así también haced vosotros con ellos; porque esto es la ley y los
profetas”. Mt.7:12.
65
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

CUESTIONARIO LECCIÓN 18

1.- ¿Qué es el respeto como principio rector?


Es la ___________________de consideración, ________________________ y
______________que debemos mostrar a las _________________________en
cumplimiento a la Santa _______________.

2.- ¿En dónde tiene su fundamento el respeto como deber cristiano?


a) Ezequiel 11:2 b) Mateo 7:12 c) 2a. Tes. 2:14.

3.- De acuerdo con la gráfica siguiente y según la cita bíblica, escriba dentro del
círculo a quién debemos el respeto.

66
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable


misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de
TEMA paciencia;
soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere
ESPECIAL queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también
hacedlo vosotros.
Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto.
Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis
llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.
(Col.34:12-15)

REFLEXIÓN ACERCA DE LOS PRINCIPIOS RECTORES DE LA VIDA


CRISTIANA

VIVAMOS LOS PRINCIPIOS RECTORES DE LA VIDA CRISTIANA Y SEREMOS


CADA DÍA MÁS SEMEJANTES A CRISTO
Introducción: Anteriormente reflexionamos acerca del cumplimiento de los primeros nueve
Principios Rectores de la Vida Cristiana: Fe, Amor, Fidelidad, Humildad, Decisión,
Obediencia, Servicio, Santidad y Temor de dios. Hoy haremos con la ayuda de Dios el
mismo ejercicio con los nueve Principios rectores restantes: Integridad, Gratitud,
Paciencia, Perdón, Disciplina, Verdad, Responsabilidad, Justicia y Respeto.

10. Integridad. Debemos observar un cambio total en nosotros. Ahora debemos ser
honrados, decentes, rectos, insobornables e intachables en todos los ámbitos de nuestra
vida. Ef.2:10; Mt.5:16 ¿Esta es la nueva manera de vivir?

11. Gratitud. Unos de los sentimientos que debe caracterizar al cristiano es la gratitud.
Gratitud a Dios por su amor, por su misericordia y por todos sus favores, gratitud a los
padres, a nuestros familiares, a los hermanos en la fe, a los amigos y a todos nuestros
semejantes. El apóstol Pablo dijo: “Dad gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios
para con vosotros en Cristo Jesús” (1ti.5:18). Que nunca se enorgullezca tu corazón y te
olvides de Jehová tu Dios diciendo: “Mi poder y la fuerza de mi mano me han traído esta
riqueza”, sino acuérdate que Jehová tu Dios te da el poder y la fuerza para hacer riquezas.
1Ts.5:18; Stg.1:17; Sal.103:1-5; Dt.8:11-20; Sal.100. ¿Has recibido amor, misericordias y
favores de Dios? ¿Hay gratitud en vuestros corazones? ¿Cómo expresaste tu gratitud a
Dios?

12. Paciencia. La paciencia debe gobernar nuestra vida cristiana en las circunstancias
adversas y en nuestras relaciones con los demás, apartando de nosotros la intransigencia, el
enojo, la desesperación, el arrebato, la impaciencia, el nerviosismo, la ansiedad, la inquietud
y la tensión, Si todavía manifestamos estas cosas la paciencia no ha sido perfeccionada en
nosotros. Cuando la paciencia nos gobierne entonces seremos, apacibles, tolerantes,
serenos, ecuánimes, equilibrados e inalterables y hallaremos descanso para nuestras almas.
¿Es usted paciente? ¿Se esfuerza en practicar la paciencia? Col.3:12; Ro.5:3-5; Ef.4:1-2

13. Perdón. Una de las expresiones más excelsas del amor de Jesucristo para con nosotros
es su perdón.” Padre perdónalos, porque no saben lo que hacen”. (Lc.23:34). En ese ejemplo
maravilloso de nuestro Salvador debemos perdonar a los hombres sus ofensas. Cuando esto
hagamos con sinceridad y en verdad no habrá pleitos ni contiendas entre nosotros, sino una
hermosa unidad en el amor y en el Espíritu de nuestro Dios. ¿Estáis enemistados con

67
Instituto de Formación Ministerial
Iglesia Cristiana Interdenominacional, A. R. Secretaría de Educación Cristiana Evangélica
1 de septiembre de 2010
alguien de tu familia o en la iglesia? ¿Alguien tiene algo en contra de ti? ¿Estáis dispuestos a
perdonar? “Si no perdonáis a los hombres sus ofensas, tampoco vuestro Padre os perdonará
vuestras ofensas”, dice el Señor. Lc.23:24; Mt.6:14-15; Mr.11:25-26; 5:23-24; 18:21-22;
Col.3:12.13.

14. Disciplina. Como Principio Rector la disciplina encauza nuestra vida al conocimiento y
práctica sistemática de la Palabra de Dios hasta forjar en nosotros el carácter de Cristo. Por
tanto, debemos ser ordenados, sujetos y disciplinados en todo. ¿Somos perseverantes o
inconstantes, sujetos o desordenados, disciplinados o irreverentes? ¿Es la iglesia un pueblo
disciplinado? En el hogar, ¿Cómo somos? He.12:5-11

15. Verdad. Siendo renacido en la verdad, sustentado en la verdad y guiado por la verdad, el
cristiano debe ser veraz en todo lo que dice y hace. En estos últimos meses, ¿Has mentido o
engañado a alguien? ¿Te has conducido con falsedad e hipocresía en el hogar, la escuela o
en el trabajo? Que tus palabras y tus hechos sean consecuentes con tu fe y todos sabrán
que eres de la verdad. 1P.1:23; Jn.14:6; Col.3:9; Ef.6:14.

16. Responsabilidad. Debemos cumplir nuestras responsabilidades con Dios, con nosotros
mismos y nuestros semejantes. Si el creyente no cumple su responsabilidad con Dios,
¿Cómo cumplirá sus deberes como esposo, padre, hijo, estudiante, trabajador? ¿Es usted
un cristiano responsable que cumple con sus deberes cristianos? ¿Asistió al templo con
puntualidad durante este año? ¿Tiene deudas que se niega a reconocer o a pagar? Dice
Eclesiastés 5:4-5 “Cuando a Dios haces promesa, no tardes en cumplirla; porque él no se
complace en los insensatos. Cumple lo que prometes. Mejor es que no prometas, y no que
prometas y no cumplas”. En este trimestre que termina, ¿Cumplió las promesas que le hizo
al Señor? Dt.10:12-13; 1Ti.4:16; Ro.12 y 13

17. Justicia. Habiendo sido hechos justica de Dios en Cristo, hoy por hoy el cristiano debe
practicar la justicia en todas sus relaciones haciendo lo que es justo, recto, imparcial y
dando a cada quién lo que le corresponde. Ef.4:24; 5:9; 1Jn.2:29; 3:7 ¿Practicamos la
justicia?

18. Respeto. Independientemente de su entorno o ámbito de acción, el cristiano debe ser


invariablemente respetuoso con las personas que interactúa. En el hogar, la escuela, el
trabajo, el templo; ya con familiares, hermanos, amigos, novios, patrones, etc.; bien sean
niños, adolescentes, jóvenes, adultos, ancianos, mujeres o varones; ricos o pobres, cultos o
ignorantes, el cristiano está obligado a mostrar su nueva vida en Cristo siendo considerado,
tolerante y cortés con todos, Este Principio Rector, ¿Ha provocado un cambio en tu vida?
¿Los que interactúan contigo lo perciben? Cumplamos este deber cristiano: “…pagad a todos
lo que debáis; al que respeto, respeto”. Ro.13:7; Mt.7:12; 16-20; Lc.6:43-45.

Aplicación: Que la práctica de los Principios Rectores en tu diario vivir te hagan ser cada
día más semejante a Cristo. El mundo busca y quiere ver a Jesús. ¿Lo encontrará en ti?

Texto Áureo: “No me elegisteis vosotros a mí, sino que yo os elegí a vosotros, y
os he puesto para que vayáis y llevéis fruto, y vuestro fruto permanezca;
paraqué todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, él os lo dé”. Jn.15:16.

68
Instituto de Formación Ministerial