Você está na página 1de 44

IGLESIA ADVENTISTA DE

SAN JOSÉ

ESCUELA BÍBLICA

CLASE DE DISCIPULADO FASE II

PROFECIAS DE DANIEL
Y APOCALIPSIS

LAS REVELACIONES PROFÉTICAS DE LA PALABRA DE


DIOS PARA EL TIEMPO PRESENTE

BELLAVISTA CALLAO ABRIL 2018

1|Pág.
Presentación
Cuando escuchamos la palabra profecía en el ámbito cristiano muchos parecen enfrentarse a un
estudio muy difícil, quizás tedioso pero a la vez fascinante, sin embargo no tiene que ser así, de
hecho creo que somos la generación humana que tenemos a nuestra disposición una privilegiada
cantidad de luz que muchos cristianos de los tiempos antiguos ya hubieran querido tener a su
disposición. A la vez esta generación en la cual vivimos parece ser la generación que manifiesta
un menor interés en el estudio, de acuerdo a la corriente general se conforma con lo mínimo
necesario para conseguir algo, sin embargo, si tomamos el camino de Cristo estamos llamado a
ser buenos escudriñadores de la palabra de Dios como dice Isaías 28:13 “ Mandato sobre
mandato, línea sobre línea, un poco aquí, un poco allá…” esta forma en que Dios revela su
mensaje es para muchos piedra de tropiezo y un enredo total pero para nosotros es un privilegio
fascinante, aquí vemos como nuestro Dios escondió perlas hermosa de su sabiduría para todo
aquel que tenga la buena disposición y con corazón contrito esté dispuesto a beber del manantial
eterno de nuestro señor Jesucristo.
Si queremos definir profecía bíblica podemos decir que es la revelación anticipada de las
diferentes etapas del plan estratégico de Dios para la salvación de la humanidad y la restauración
de la armonía y la paz en el reino de los cielos. Como seres humanos históricamente hemos tenido
la tendencia a tener una visión antropocéntrica de las cosas, sin embargo cuando iniciamos
nuestro camino y crecimiento en la vida cristiana lo primero que tenemos que aprender es
desarraigarnos de la visión antropocéntrica y cambiar nuestra visión a una Cristocentrica y este
es el punto fundamental, Cristo es el centro de las profecías, Cristo es el protagonista Principal
de este plan de salvación que nuestro Dios diseño antes dela fundación del mundo y se ha dignado
en mostrarnos por etapas, tanto es así que la misma palabra de Dios tiene una frase especial para
denominar al espíritu de profecía –Testimonio de Jesucristo.
El plan de salvación fue y es un compromiso de Dios, un pacto de paz con Cristo con el propósito
ya definido anteriormente. El siguiente es un fragmento del libro el deseado de todas las gentes
Capitulo: Dios con nosotros, escrito por Ellen G. White.
“El plan de nuestra redención no fue una reflexión ulterior, formulada después de la caída de
Adán. Fue una revelación "del misterio que por tiempos eternos fue guardado en silencio." Fue
una manifestación de los principios que desde edades eternas habían sido el fundamento del
trono de Dios. Desde el principio, Dios y Cristo sabían de la apostasía de Satanás y de la caída
del hombre seducido por el apóstata. Dios no ordenó que el pecado existiese, sino que previó
su existencia, e hizo provisión para hacer frente a la terrible emergencia. Tan grande fue su amor
por el mundo, que se comprometió a dar a su Hijo unigénito "para que todo aquel que en él cree,
no se pierda, más tenga vida eterna."
Lucifer había dicho: "Sobre las estrellas de Dios ensalzaré mi trono,. . . seré semejante al
Altísimo." Pero Cristo, "existiendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a
que debía aferrarse; sino que se desprendió de ella, tomando antes la forma de un siervo, siendo
hecho en semejanza de los hombres."
Este fue un sacrificio voluntario. Jesús podría haber permanecido al lado del Padre. Podría haber
conservado la gloria del cielo, y el homenaje de los ángeles. Pero prefirió devolver el cetro a las
manos del Padre, y bajar del trono del universo, a fin de traer luz a los que estaban en tinieblas,
y vida a los que perecían.
Hace casi dos mil años, se oyó en el cielo una voz de significado misterioso que, partiendo del
trono de Dios, decía: "He aquí yo vengo." "Sacrificio y ofrenda, no los quisiste; empero un cuerpo
me has preparado…. He aquí yo vengo (en el rollo del libro está escrito de mí), para hacer, oh
2|Pág.
Dios, tu voluntad." En estas palabras se anunció el cumplimiento del propósito que había estado
oculto desde las edades eternas. Cristo estaba por visitar nuestro mundo, y encarnarse. Él dice:
"Un cuerpo me has preparado." Si hubiese aparecido con la gloria que tenía con el Padre antes
que el mundo fuese, no podríamos haber soportado la luz de su presencia. A fin de que
pudiésemos contemplarla y no ser destruidos, la manifestación de su gloria fue velada. Su
divinidad fue cubierta de humanidad, la gloria invisible tomó forma humana visible.
Este gran propósito había sido anunciado por medio de figuras y símbolos. La zarza ardiente, en
la cual Cristo apareció a Moisés, revelaba a Dios. El símbolo elegido para representar a la
Divinidad era una humilde planta que no tenía atractivos aparentes. Pero encerraba al Infinito.
El Dios que es toda misericordia velaba su gloria en una figura muy humilde, a fin de que Moisés
pudiese mirarla y sobrevivir. Así también en la columna de nube de día y la columna de fuego de
noche, Dios se comunicaba con Israel, les revelaba su voluntad a los hombres, y les impartía su
gracia. La gloria de Dios estaba suavizada, y velada su majestad, a fin de que la débil visión de los
hombres finitos pudiese contemplarla. Así Cristo había de venir en "el cuerpo de nuestra bajeza,"
"hecho semejante a los hombres." A los ojos del mundo, no poseía hermosura que lo hiciese
desear; sin embargo era Dios encarnado, la luz del cielo y de la tierra. Su gloria estaba velada, su
grandeza y majestad ocultas, a fin de que pudiese acercarse a los hombres entristecidos y tentados.
Dios ordenó a Moisés respecto a Israel: "Hacerme han un santuario, y yo habitaré entre ellos," y
moraba en el santuario en medio de su pueblo. Durante todas sus penosas peregrinaciones en el
desierto, estuvo con ellos el símbolo de su presencia. Así Cristo levantó su tabernáculo en medio
de nuestro campamento humano. Hincó su tienda al lado de la tienda de los hombres, a fin de
morar entre nosotros y familiarizarnos con su vida y carácter divinos. "Aquel Verbo fue hecho
carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de
gracia y de verdad”.
Desde que Jesús vino a morar con nosotros, sabemos que Dios conoce nuestras pruebas y
simpatiza con nuestros pesares. Cada hijo e hija de Adán puede comprender que nuestro Creador
es el amigo de los pecadores. Porque en toda doctrina de gracia, toda promesa de gozo, todo acto
de amor, toda atracción divina presentada en la vida del Salvador en la tierra, vemos a "Dios con
nosotros."”
Quizás una de las formas más sublimes de conocer mejor a Jesús es conociendo sus planes, ver
en ellos un propósito amoroso para cada uno de nosotros y ver además como los ha ido
cumpliendo con una exactitud digna de Él. De esta manera sentiremos y viviremos una nueva
dimensión de aquel verbo que se hizo carne y habitó entre los hombres “Dios con nosotros”

3|Pág.
CONTENIDOS A DESARROLARSE
INTRODUCCIÓN A LAS REVELACIONES BÍBLICAS.
 El don profético en los tiempos Bíblicos
 Profeta. Origen etimológico antiguo testamento
 Profeta o Vidente los ojos del pueblo de Dios nuevo testamento
 Las funciones del don profético en el Nuevo Testamento.
 El don profético en los últimos días
 Continuación de los dones espirituales
 El don profético justo antes de la segunda venida.
PROFECÍA O TESTIMONIO DE JESUCRISTO I
 Profecía, Testimonio
 Contenido del testimonio de Jesucristo
 Origen del testimonio de Jesucristo
 ¿Dónde está el testimonio de Jesucristo?
 ¿es la biblia o es otro libro celestial?
 Un Pacto eterno
 Relación Pacto con Testimonio o señal
 Resumen pacto y testimonio de Jesucristo
 Un nuevo pacto para nuestros días
EL DON PROFETICO EN ACCIÓN
 Referencias bíblicas básicas
 Función y experiencia del Profeta
 Profetisas en el Antiguo y Nuevo testamento:
 Profetas que no son parte de los libros Bíblicos
 Cuando no se respeta a los profetas
 ¿Porque Dios dió el espíritu de Profecía?
CARACTERÍSTICAS DE UN VERDADERO PROFETA
 Su mensaje debe estar en armonía con la palabra de Dios
 Manifestar en su carácter el espíritu de Jesús
 Confesar a Cristo venido en carne
 Cuando Predice algo se cumple a menos que sea condicional
 Un verdadero profeta no es arrogante es más bien humilde y de vida sencilla
 Siempre desenmascarará y reprenderá el pecado sin importar las consecuencias
 Experimentan fenómenos fisiológicos peculiares al recibir sus visiones
 Son Odiados y perseguidos por aquellos a quienes son enviados.
 Nunca usará métodos prohibidos para descubrir el mensaje de Dios
 Se levantan en momentos Críticos de la historia de la humanidad
 Profetisas en el Antiguo y nuevo testamento:
 Profetas que no son parte de los libros Bíblicos
INTERACCIÓN SACERDOTE, REY, PROFETA
 Sacerdocio orígenes y razón de ser.
 Sacerdote, funciones, Levitas, sumo sacerdote, Jesucristo.
4|Pág.
 Escuela de los profetas.
 Rey, orígenes de la monarquía Hebrea
 El modelo de los pueblos vecinos
 Propósito de la monarquía Hebrea, el modelo Divino.
 Interacción Sacerdote- Rey
 Interacción Profeta – Rey
 Profeta –Sacerdote
 Real Sacerdocio, Reino de los cielos.
EXAMEN
LAS PROFECÍAS DE DANIEL
 Marco histórico y geográfico de Daniel decadencia de Israel y Judá, ascenso de
Babilonia, Nabucodonosor. Daniel 1
 Conceptos Previos: Cristo el personaje central, El reino de Dios, El reino de los
cielos, Funciones de Cristo en la consecución del Reino, Rey de Reyes, Juez,
Sumo Sacerdote, Libertador.
 Rey de Reyes Daniel 2 El sueño de Nabucodonosor, los Imperios mundiales
desde Nabucodonosor hasta la segunda Venida de Cristo Rey y el Reino Eterno
de los santos del Altísimo. Daniel 2
 Daniel 3 lecciones en el valle de Dura
 Cristo Juez Los sueños y visión de Daniel las cuatro Bestias. Daniel 7, vientos
del cielo y de la tierra en Daniel 7:1,Daniel 8 y Daniel 11
 Examen.
 Introducción al estudio del santuario I
- Antiguo Pacto y el Nuevo Pacto El santuario celestial, el santuario terrenal.
- Santuario, tabernáculo, altar, departamentos muebles, vestimentas
sacerdotales, posicionamiento geográfico.
- Tamid,
- Significado de Aceite, ungimiento. Incienso, Candelabro, panes de la
presencia, altar del incienso, altar del holocausto, cordero libaciones vino, etc.
- Tipos de ofrendas y tipos de víctimas, diferencias.
- Sacrificio, holocausto, expiación, purificación
- Rebeliones Pesha (Prevaricación asoladora), iniquidad, pecado, Justicia.
- El continuo, elementos, tardes y mañanas. El continúo en el antiguo testamento, el continuo
en el nuevo testamento, el continuo hoy, el fin del continuo.
- Continuo diario, semanal, mensual, anual y sacerdotal.
- El día de la expiación Yom Kippur Purificación del santuario, vestimentas
sacerdotales.
- Fiestas solemnes, sábados ceremoniales, simbolismo profetico.
 Examen.
 Tiempo del fin, los últimos días, escatología.
 Cristo Sumo Sacerdote La visión de las 70 semanas y las 2300 tardes y mañanas
Daniel 8,9.

5|Pág.
 Edom, Moab y Amón. Orígenes y significado
 Cristo Libertador Los reyes del norte y los reyes del sur Daniel 10, 11
 Daniel 12 lectura: Fin del tiempo de Gracia CS Cap. 41 la liberación del pueblo
de Dios
 Examen.
PARÁBOLAS PROFETICAS DE JESÚS
 Parábola del tesoro escondido
 Parábola de las 10 vírgenes
 Parábola de la fiesta de bodas
 Parábola del trigo y la cizaña
 Parábola del sembrador
 Examen
 Parábola de la semilla de mostaza
 Parábola de la levadura y las tres medidas.
 La perla de gran precio
 La red y la Pesca
 El Juez injusto
 La viña
 El joven rico
 Examen

INTRODUCCIÓN A LAS PROFECÍAS DEL APOCALIPSIS


 Jesucristo el personaje fundamental y central.
 Epítetos Bíblicos referentes a Jesucristo significado y análisis
 Mesías Príncipe, Miguel el Gran príncipe, Testigo Fiel (mártir), Primogénito
de los muertos, El Soberano de los reyes de la tierra, Rey de Reyes y señor de
Señores, Fiel y Verdadero, Alfa y Omega, Hijo del Hombre, Yo Soy, el Primero
y el Ultimo, el que estaba muerto y vivió, el Hijo de Dios, la Raíz de David, el
León de la tribu de Judá, el cordero, El Amen, el Principio de la Creación, El
Verbo, La Luz del mundo, etc.
 Examen
 Figuras de la Revelación I
- Santuario tabernáculo, altar diferencias, Templo, principal piedra de Angulo, fundamentos,
columnas. Iglesia.
- Logos, Verbo, Leon Cordero.
- Cuerpo, Cabeza, miembros, Iglesia.
- Puerta, abrir, Cerrar, llaves, sellar.
- Cristo Luz del mundo, Sol, Luna, estrellas, antorcha, lámpara.
- Caballo, espada, brazo.
- Ungir, Corona, Coronar,
- Fuego, fundidor, oro refinado, carácter de Cristo, Utensilios de oro.
- Vasos, Vasos de Barro, vaso Frágil, alfarero.
- Ropas blancas, vestiduras viles, Justicia.
- Casa, mente, corazón, puertas, avenidas del alma.
6|Pág.
- Trono, Arco Iris.
- Testimonio, Libro, Rollo, Sellos, sellar, abrir, revelar.
 Examen
CONCEPTOS BÍBLICOS FUNDAMENTALES
- Ojo, ojos, mirar, leer, entender, oír.
- Ver, Oír, ceguera, sordera, Voz y Luz
- Nombre, Carácter, temperamento.
- Reino de los cielos, corona.
- Cosmos, cielo, mundo
- Subir, ascender, caer, descender.
- Testigo, mártir, palabra, logos, testimonio.
- Gloria, honra, acción de gracias.
- Poder, riquezas, sabiduría, fortaleza, honra, gloria, alabanza
 Estudio del santuario II
- Fuego Eterno, funciones del Fuego Eterno en el Santuario, significado.
- Expiación, Inmolar, sacrificio, ofrenda, libaciones, holocausto.
- Muebles ubicación y funciones, utensilios.
- Ceremonial de las ofrendas, tipos de ofrendas
- Conceptos fundamentales inmersos en el ceremonial del santuario
- Rebelión, abominación, inmundicia, expiación, purificación, limpieza.
- Pecado, reconciliación, intercesión, Juicio, propiciación, santificación.
- Inmolación, Reposo. Vino, aceite, flor de Harina, etc.
- El día de la expiación al detalle, ceremonias, santuario, tabernáculo, altar,
escatología.
 Examen
 Jesucristo sustentador de la Iglesia Apoc Cap. 1-3
- Desarrollo histórico de la Iglesia cristiana
- Las siete iglesias, Apoc. 2,3.
- Perspectiva general del establecimiento del reino de Dios.
 Apocalipsis 4,5 La dignidad del testigo fiel
- El trono de Dios, ubicación.
- Los 24 ancianos, el incienso, las copas, las coronas
- Inclinación y adoración.
- Fiestas judías, sacrificios y holocaustos, El pentecostés
- El libro que nadie podía abrir
- El león de la tribu de Judá, el cordero con siete cuerno y siete ojos
- Justicia y misericordia
- Dignidad de Cristo Jesús.
- Características y Perspectiva profética de las visiones de apocalipsis.
 Examen
 Apocalipsis Capítulo 6
 Los siete sellos, la revelación del testimonio de Jesucristo.

7|Pág.
- Conceptos previos
- Los primeros 4 sellos
- El quinto sello
- El sexto sello
 Apocalipsis capítulo 7
 El sello de Dios y el sellamiento
- Sello, señal, sellos del Dios vivo.
- Reyes y sacerdotes, servicio en el templo.
- El sellamiento, los 144000 I la multitud de ropas blancas
- El testimonio fiel de Cristo está listo
- El comienzo del día de la expiación
 Examen
 Apocalipsis Capitulo 8
 Cristo Sumo Sacerdote y Rey Las siete trompetas
- Conceptos previos
- La intercesión final
- Desarrollo escatológico del día de la expiación
- Primeras dos trompetas
- La tercera, La cuarta y la quinta trompeta
- La sexta trompeta
- Conceptos previos
- El ángel con el librito
- Conceptos previos
- Los dos testigos,
- La ira de las naciones, el tiempo de angustia previo y el fin del tiempo de
gracia
- Las bodas del cordero Cristo rey
- Examen
 Perspectiva escatológica del gran conflicto
 Las dos bestias
https://www.youtube.com/watch?v=sGc_jJp_V8k&t=948s

 Los 144 000 II, El mensaje de los tres ángeles, siega y vendimia.
 Jesucristo Libertador La ira del cordero CS Cap. 40 y 41 la liberación del pueblo
de
- Las siete postreras plagas
- El tiempo de angustia de Jacob
- El decreto de muerte
- El pacto de paz

8|Pág.
CONCEPTOS FUNDAMENTALES DE PROFECIA BIBLICA
I) INTRODUCCION A LAS REVELACIONES BIBLICAS
Cristo es el personaje fundamental de Toda la profecía Bíblica. Con la finalidad de
entender este principio en su debida magnitud, en esta primera parte tenemos como
objetivo entender los conceptos de Pacto, Testimonio, Juicio y don de Profecía, Espíritu de
Profecía o testimonio de Jesucristo. Debemos entender con claridad todos estos conceptos
y también debemos entender cómo se relacionan unos con otros. Para cumplir con
este propósito sugerimos primero repasar el capítulo 18 del libro Creencias de los
adventistas del séptimo día que han estudiado en el semestre anterior. Si no tiene a la
mano el libro hemos organizado a continuación un compendio de las partes que
creemos más importantes a tener en cuenta.

El don profético en los tiempos bíblicos

Si bien el pecado terminó. La comunicación cara a cara entre Dios y los seres humanos
(Isa. 59:2), Dios no por eso terminó su intimidad con los seres humanos; en vez de
ello, desarrolló. Otras formas de comunicarse. Comenzó. A enviar sus mensajes de
ánimo, amonestación y reproche a través de los profetas.
Profeta
En las Escrituras, un profeta es “uno que recibe comunicaciones de Dios y transmite
sus intenciones a su pueblo”. Los profetas no profetizaron por su propia iniciativa,
“porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos
hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo” (2 Ped. 1:21).
Origen Etimológico de la palabra Profeta Antiguo Testamento
En el Antiguo Testamento, la palabra profeta es generalmente una traducción del
término hebreo nabi. Su significado se expresa en Éxodo 7:1,2: “Jehová dijo a Moisés:
9|Pág.
mira, yo te he constituido Dios para Faraón, y tu hermano Aarón será tu profeta [nabi].
Tú dirás todas las cosas que yo te mande. y Aarón tu hermano hablará a Faraón”. La
relación entre Moisés y el Faraón era como la que existe entre Dios y su pueblo. Así
como Aarón comunicaba las palabras de Moisés a Faraón, del mismo modo el profeta
comunicaba las palabras de Dios al pueblo. El término profeta, entonces, designa un mensajero
de Dios divinamente escogido.
Profeta o vidente Los ojos del Pueblo de Dios
El equivalente griego del término hebreo nábi es prophètés, del cual se deriva la palabra
profeta. Vidente”, que es una traducción del hebreo roeh (Isa. 30:10) o chozeh (2
Sam.24:11; 2 Rey. 17:13), es otra manera de designar a las personas que tienen el don
profético. Los términos profeta y vidente se hallan íntimamente relacionados.
La Escritura lo explica así: “Antiguamente en Israel cualquiera que iba a consultar a
Dios, decía así: ‘Venid y vamos al vidente’; porque al que hoy se llama profeta,
entonces se le llamaba vidente” (1 Sam. 9:9). La designación vidente hacía énfasis en la
recepción de un mensaje divino por parte del profeta. Dios abría a los “ojos" o a la mente
de los profetas la información que él deseaba que éstos transmitieran a su pueblo.
A través de los años, Dios ha dado revelaciones de su voluntad para su pueblo por
medio de individuos en los cuales se manifestó el don de profecía. “Porque no hará
nada Jehová el Señor, sin que revele su secreto a sus siervos los profetas” (Amos 3:7;
compárese con Heb. 1:1).
Las funciones del don profético en el Nuevo Testamento.
El Nuevo Testamento le concede a la profecía un lugar prominente entre los dones
del Espíritu Santo, en una ocasión colocándolo en primer lugar entre los ministerios
más útiles para la iglesia, y en dos ocasiones en segundo término (ver Rom. 12:6; 1Cor.
12:28; Efe. 4:11). Anima a los creyentes a desear especialmente este don (1 Cor. 14:1,
39). El Nuevo Testamento sugiere que los profetas cumplían las siguientes funciones:
1. Ayudaban a fundar la iglesia. La iglesia ha sido edificada sobre el fundamento de
los apóstoles y profetas, “siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo” (Efe.
2:20,21).
2. Los profetas iniciaron el esfuerzo misionero de la iglesia . Fue por medio de
profetas cómo el Espíritu seleccionó a Pablo y a Bernabé para su primer viaje
misionero (Hech. 13:1, 2), y proveyó dirección en cuanto a dónde debían trabajar los
misioneros (Hech. 16:6-10).
3. Edificaban la iglesia. “El que profetiza —declaró Pablo—, edifica a la iglesia”.
Las profecías son dadas a los hombres “para edificación, exhortación y consolación”
(1 Cor. 14:3,4). Junto con otros dones, Dios le concedió a la iglesia el de profecía, con
el fin de preparar a los creyentes “para la obra del ministerio, para la edificación del
cuerpo de Cristo” (Efe. 4:12).
4. Unieron a la iglesia y la protegieron. Los profetas ayudaron a producir “la
unidad de la fe”, y protegieron a la iglesia contra las falsas doctrinas, de modo que los
creyentes ya no fuesen “niños fluctuantes, llevados por doquiera de todo viento de
doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las
artimañas del error” (Efe. 4:13,14).
5. Amonestaban acerca de dificultades futuras. Cierto profeta del Nuevo
Testamento dio aviso de que se acercaba una época de hambre. En respuesta, la iglesia
comenzó un programa de asistencia para los que sufrieron a causa de esa hambruna
10 | P á g .
(Hech. 11:27-30). Otros profetas advirtieron a Pablo acerca de su arresto y prisión en
Jerusalén (Hech. 20:23; 21:4,10-14).
6. Confirmaron la fe en épocas de controversia. En ocasión del primer concilio de
la iglesia, el Espíritu Santo guió las deliberaciones hasta que se obtuvo una decisión
acerca de un tema controvertido que tenía que ver con la salvación de los cristianos
gentiles. Luego, y por medio de ciertos profetas, el Espíritu confirmó a los creyentes
en la verdadera doctrina. Una vez que la congregación hubo escuchado la decisión del
concilio, “Judas y Silas, como ellos también eran profetas, consolaron y confirmaron
a los hermanos con abundancia de palabras” (Hech. 15:32).

El don profético en los últimos días


Muchos cristianos creen que el
don de profecía cesó al fin de la
era apostólica. Pero la Biblia
revela la necesidad especial que
tendría la iglesia de obtener
conducción divina durante la
crisis del tiempo del fin. Testifica
acerca de una necesidad
continuada del don profético —y
también de una provisión
continuada— después de los
tiempos del Nuevo Testamento.

Continuación de los dones


espirituales
No hay evidencia bíblica acerca de
que Dios quitaría los dones espirituales que le concedió a la iglesia antes de que estos
hubiesen completado su propósito, el cual, según Pablo, consistía en llevar a la iglesia
“a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la
medida de la estatura de la plenitud de Cristo” (Efe. 4:13). Por cuanto la iglesia aún
no ha logrado esta experiencia, necesita todos los dones del Espíritu. Estos dones,
incluyendo el don de profecía, continuarán en operación para el beneficio del pueblo
de Dios hasta que Cristo vuelva. En consecuencia, Pablo amonesta a los creyentes:
“No apaguéis al Espíritu. No menospreciéis las profecías” (1 Tes. 5:19, 20), y aconsejó:
“Procurad los dones espirituales, pero sobre todo que profeticéis” (1 Cor. 14:1). Estos
dones no siempre se han manifestado con abundancia en la iglesia cristiana. Tras la
muerte de los apóstoles, los profetas gozaron de respetabilidad en numerosos círculos
hasta el año 300 d.C. Pero la disminución de la espiritualidad en la iglesia, y la apostasía
resultante, provocó una disminución, tanto de la presencia como de los dones del
Espíritu Santo. Al mismo tiempo, los falsos profetas provocaron falta de confianza en
el don de profecía.
La disminución del don profético durante ciertos períodos de la historia de la iglesia
no significa que Dios hubiese eliminado el don en forma permanente. La Biblia indica
que, cuando se acerque el fin, este don estará presente para ayudar a la iglesia a través
de esos tiempos difíciles. Más aún, describe una actividad todavía mayor de este don.
11 | P á g .
El don profético justo antes de la segunda venida.
Dios le concedió a Juan el Bautista el
don de profecía con el fin de que
anunciara la primera venida de Cristo.
En forma similar, es lógico esperar que
él envíe nuevamente el don de profecía
para proclamar el segundo
advenimiento, de modo que todos
tengan la oportunidad de prepararse para
encontrarse con el Salvador. De hecho,
Cristo menciona el surgimiento de falsos
profetas como una de las señales de que
su venida está cercana (Mat. 24:11, 24).
Si no hubiera verdaderos profetas
durante el tiempo del fin, Cristo nos
habría amonestado contra cualquiera
que pretendiera poseer dicho don. Pero
el hecho de habernos amonestado
contra los falsos profetas, implica que
también los habría verdaderos.
El profeta Joel predijo un
derramamiento especial del don profètico poco antes de la segunda venida de Cristo:
“Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros
hijos y vuestras hijas; vuestros ancianos soñarán sueños, y vuestros jóvenes verán
visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en
aquellos días. Y daré prodigios en el cielo y en la tierra, sangre, y columnas de humo.
El sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día grande y
espantoso de Jehová” (Joel 2:28-31). El primer Pentecostés fue testigo de una
asombrosa manifestación del Espíritu. Pedro, al citar la profecía de Joel, señaló que
Dios había prometido tales bendiciones (Hech. 2:2-21). Sin embargo, podemos
preguntarnos si la profecía de Joel alcanzó su máximo cumplimiento en el Pentecostés,
o si todavía habrá de venir un cumplimiento mayor y más completo. No tenemos
evidencias de que los fenómenos referentes al sol y a la luna a los que se refirió Joel
hayan precedido o seguido al primer derramamiento del Espíritu. Dichos fenómenos
no ocurrieron sino hasta muchos siglos más tarde (ver el capítulo 25 de esta obra). El
Pentecostés, entonces, constituyó una primicia de la plena manifestación del Espíritu
antes de la segunda venida. A semejanza de la lluvia temprana de Palestina, que caía
en el otoño, poco después de la siembra, el derramamiento del Espíritu Santo en el
Pentecostés inauguró la dispensación del Espíritu. El cumplimiento final y completo
de la profecía de Joel corresponde a la lluvia tardía, la cual, cayendo en la primavera,
maduraba la cosecha (Joel 2:23). Del mismo modo, el derramamiento final del Espíritu
de Dios tendrá lugar justo antes de la segunda venida, después que sucedan las señales
predichas en el sol, la luna y las estrellas (ver Mat. 24:29; Apoc. 6:12-17; Joel 2:31). A
la manera de la lluvia tardía, este derramamiento final del Espíritu madurará la cosecha
de la tierra (Mat. 13:30, 39), y “todo aquel que invocare el nombre de Jehová será
salvo” (Joel 2:32).
12 | P á g .
ESPÍRITU DE PROFECÍA Y TESTIMONIO DE JESUCRISTO
Profecía: del griego propheteia predicción. Quizás el texto más emblemático respecto al
don de Profecía sea el de Apocalipsis 19:10 donde se define el testimonio de Jesucristo como
el espíritu de Profecía, aquí hay dos palabras importantes para darnos cuenta de la
profundidad de esta declaración: Testimonio y Profecía.
Testimonio: del griego marturia, testigo. Es de esta palabra que proviene nuestra
palabra castellana mártir. La palabra marturia, es decir el testimonio, tiene una
connotación no de un testimonio común sino más bien de un testimonio serio, un
testimonio formal como los testimonios que se dan frente al Juez en el desarrollo de
un juicio. Ahora bien no debemos olvidar la profunda relación que hay entre marturia
y mártir y obviamente lo que ambas cosas significan.

En consecuencia cuando vamos a entender el testimonio de Jesucristo debemos entenderlo


en el marco de un juicio, ¿cuál Juicio?, ¿en qué Juicio se requiere el testimonio de
Jesucristo ante el gran Juez del universo? ¿Porque es importante el testimonio de Jesucristo?
¿Cuál es el contenido del testimonio de Jesucristo?
Contenido del testimonio de Jesucristo
Bueno, esta última pregunta no es muy difícil de responder. Si el testimonio de
Jesucristo es el espíritu de Profecía entonces una buena forma de conocer el contenido
del testimonio de Jesucristo es recordar todo lo que ha quedado registrado en la
palabra de Dios acerca del espíritu de profecía, es decir todo lo que ha anunciado el
espíritu de Profecía comenzando desde Génesis hasta Apocalipsis. Aunque en este
estudio no estudiaremos absolutamente el 100% de las profecías pero si estudiaremos
las más importantes y necesarias para que usted mismo tenga las herramientas y la
metodología para continuar estudiando y conociendo a cada día más a Jesús en su
vida cotidiana.

13 | P á g .
Origen del testimonio de Jesucristo
Pero ¿qué hay de las demás preguntas? Bueno, sigamos entendiendo el testimonio de
Jesucristo o el espíritu de Profecía, si el espíritu de Profecía empezó a manifestarse ya
desde el tiempo del Génesis eso quiere decir, obviamente, que el testimonio de
Jesucristo ya existía antes del Génesis. La primera manifestación registrada del espíritu
de profecía (testimonio de Jesucristo) está en Gen 3:15 aquí se habla de Jesús como
simiente (semilla) que vence a la simiente de la serpiente (satanás) y luego continuando
por toda la palabra de Dios el testimonio de Jesucristo se revela progresivamente como el plan de
salvación para toda la humanidad en este plan de salvación Jesucristo es el protagonista fundamental.
Donde está el testimonio de Jesucristo
Si el testimonio de Jesucristo existía ya antes de la creación entonces el lugar donde se
encontraba no era la tierra sino el cielo
Evidencia Bíblica
¿Existirá algún libro en el cielo donde
haya estado escrito todo lo que
Jesucristo iba a hacer para salvar a la
humanidad caída?
Una pista muy interesante lo
encontramos en el libro de los Salmos
40:7,8.
Entonces dije: “He aquí, vengo;
en el rollo del libro está escrito
de mí;
el hacer tu voluntad, Dios mío,
me ha agradado,
y tu Ley está en medio de mi
corazón"
Aquí se habla de un libro en el cual estaba escrito acerca de Él es decir acerca de Jesús.
Testimonio de Jesucristo. Ahora bien, alguien podría decir ¿cómo estoy seguro si estos
textos se refieren a Jesús? Pues bien, Esto lo podemos corroborar en el libro de
hebreos 10:5-10: aquí el autor cita salmos 40:7,8 y lo explica mejor para que lo
podamos entender.
Por lo cual, entrando en el mundo dice:
"Sacrificio y ofrenda no quisiste,
más me diste un cuerpo.
Holocaustos y expiaciones por el pecado no te agradaron.
Entonces dije: “He aquí, vengo, Dios,
para hacer tu voluntad,
como en el rollo del libro está escrito de mí".
Diciendo primero: “Sacrificio y ofrenda, holocaustos y expiaciones por
el pecado no quisiste, ni te agradaron" --cosas que se ofrecen según
la Ley--,
y diciendo luego: “He aquí, vengo, Dios, para hacer tu voluntad", quita
lo primero para establecer esto último.
En esa voluntad somos santificados mediante la ofrenda del cuerpo de
Jesucristo hecha una vez para siempre.
Aquí queda claro que el texto de salmos 40:7,8 se refiere a Jesucristo y nos muestra
además que la venida de Jesucristo hace dos mil años fue para cumplir lo que estaba
14 | P á g .
escrito en aquel libro obviamente en aquel libro estaba detallado con anticipación el
plan de acción que Cristo iba a seguir para la salvación de la humanidad.
¿El rollo al cual se hace mención es la biblia o es otro libro celestial?
Ubicándonos en el tiempo
Si tomamos en cuenta el tiempo en que se escribió esta declaración “en el rollo del
libro está escrito de mi” veremos que se habría escrito alrededor del año 1000 AC esto
debido a que la declaración se encuentra en salmos 40 y salmos fue escrito por David.
Para aquel entonces no existían los libros proféticos Isaías, Jeremías, Ezequiel, Daniel,
etc. Los únicos rollos que existían era lo que actualmente se conoce como el
pentateuco es decir los 5 primeros libros de nuestra biblia actual, a este conjunto de
Libros los Israelitas llamaban Ley. Entonces solo tenemos dos opciones: la ley u otro
libro distinto que se encuentra en el cielo, una tercera opción sería ambos. Un punto
muy importante a tener en cuenta es el siguiente fragmento extraído del libro El
deseado de todas las gentes capitulo Dios con nosotros:

Hace casi dos mil años, se oyó en el cielo una voz de significado misterioso
que, partiendo del trono de Dios, decía: "He aquí yo vengo." "Sacrificio y
ofrenda, no los quisiste; empero un cuerpo me has preparado…. He aquí
yo vengo (en el rollo del libro está escrito de mí), para hacer, oh Dios, tu
voluntad." En estas palabras se anunció el cumplimiento del propósito que
había estado oculto desde las edades eternas. Cristo estaba por visitar
nuestro mundo, y encarnarse.
Aquí vemos varios elementos: la voz salió desde el mismo trono de Dios, era el
anuncio del cumplimiento de la profecía, pero no la profecía de David 1000 AC ni la
de Isaías 700 AC o Jeremías o de cualquier otro profeta, era cumplimiento del propósito
oculto desde las edades eternas. Esta afirmación nos lleva indefectiblemente a los tiempos
anteriores a la fundación del mundo en los lugares celestiales
Hay un Libro en el cielo donde está escrito el propósito salvador de Dios por
medio de Cristo Jesús

15 | P á g .
Un Pacto eterno
Existe un pacto eterno entre el padre y el hijo (Cristo Jesús) que se cumplió y esta
cumpliéndose con una exactitud asombrosa veamos el siguiente fragmento del libro
el instructor de la juventud por Ellen G. White:
“Mientras el divino Doliente pendía de la cruz, los ángeles lo rodeaban,
y mientras lo contemplaban y oían su clamor se preguntaban con
intensa emoción: ‘¿No lo salvará el Señor Jehová...?’ Entonces se
pronunciaron las palabras: ‘El Señor ha jurado y no se arrepentirá.’ El
Padre y el Hijo han jurado cumplir los términos del pacto eterno. ‘De tal
manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito para que
todo aquel que en él cree, no se pierda, más tenga vida eterna.’ FV 78.3
“Cristo no estaba solo al consumar el gran sacrificio. Este era el
cumplimiento del pacto convenido entre él y su Padre desde antes de
la fundación del mundo. Se habían estrechado la mano al pronunciar la
solemne promesa de que Cristo llegaría a ser el fiador de la raza
humana si ésta era vencida por las sofisterías de Satanás.”—The
Youth’s Instructor, 14 de junio de 1900. FV 78.4
Relación Pacto con Testimonio o señal
Un pacto va acompañado de un testimonio o señal que viene a ser como el sello de
garantía que dá validez al pacto y atestigua contra cualquier violación del pacto
establecido. La palabra de Dios muestra esta enseñanza en repetidas ocasiones veamos
un ejemplo muy ilustrativo respecto a la relación entre Pacto y testimonio o señal Gen
31: 44-49
Ven ahora, pues, y hagamos pacto tú y yo, y sirva por testimonio entre
nosotros dos.
Entonces Jacob tomó una piedra y la levantó por señal.
Y dijo Jacob a sus hermanos:
--Recoged piedras.
Tomaron, pues, piedras e hicieron un montón, y comieron allí sobre
aquel montón.
Labán lo llamó "Jegar Sahaduta"; y Jacob lo llamó "Galaad".
Entonces Labán dijo:
--Este montón de piedras es testigo hoy entre nosotros dos.
Por eso fue llamado su nombre Galaad;
y también Mizpa, por cuanto dijo:
--Vigile Jehová entre tú y yo cuando nos apartemos el uno del otro.
Obviamente Jacob, que después fue Israel, era un hombre temeroso de Dios y conocía
esta relación Pacto – Testimonio. De igual modo cuando Dios hizo pacto con Israel
también entregó a Moisés el testimonio de aquel pacto tal como podemos ver en
Éxodo 31:16-18
Guardarán, pues, el sábado los hijos de Israel, celebrándolo a lo largo
de sus generaciones como un pacto perpetuo.
Para siempre será una señal entre mí y los hijos de Israel, porque en
seis días hizo Jehová los cielos y la tierra, y en el séptimo día cesó y
descansó".
Y dio a Moisés, cuando acabó de hablar con él en el monte Sinaí, dos
tablas del Testimonio, tablas de piedra escritas por el dedo de Dios.

16 | P á g .
Este testimonio, según la orden de Dios se debía guardar en el arca del pacto que
estaba en el lugar santísimo y Moisés lo hizo así Éxodo 40:20. Esta es la razón por la
cual el arca se denominaba arca del pacto o arca del testimonio. Ahora bien si entre
seres humanos le damos la debida seriedad y solemnidad a un pacto cuanto mayor
solemnidad y seriedad existirá entre Dios el padre y Jesucristo su hijo unigénito cuando
ellos hicieron el pacto eterno en beneficio del universo entero.
Resumen pacto y testimonio de Jesucristo
En los tiempos eternos, antes de la fundación del mundo, Cristo hizo un pacto con
Dios, este pacto tenía como finalidad delinear todos los pasos que Jesucristo debía
realizar para la salvación humana y la restauración de la paz y la armonía en la tierra y
el cielo, como todo buen pacto que Dios hace, este pacto tiene un testimonio, que
sella y atestigua contra cualquier transgresión y garantiza un fiel cumplimiento, un
libro, donde consta el compromiso de Cristo para realizar la voluntad de Dios, a este
libro se le conoce como el Testimonio de Jesucristo, este testimonio se ha ido
revelando a la humanidad de manera progresiva por medio de los profetas, el conjunto
de las revelaciones forma parte del testimonio de Jesucristo y es revelado a los profetas
por medio del espíritu de Profecía que es el espíritu santo.
Un nuevo pacto para nuestros días
Hoy Dios también ha hecho un nuevo pacto con nosotros y si hay un pacto también
hay un testimonio. Cuando Dios liberó a Israel de Egipto hizo un pacto con ellos en
el Monte Sinaí, aquel pacto tenía un testimonio o testigo, eran las dos tablas de piedra
con los 10 mandamientos dadas por Dios a Moisés en el monte y guardadas en el lugar
santísimo dentro del arca del pacto. El nuevo pacto para nuestros tiempos esta
descrito en Jeremías
Jeremías 31:31-33
"Vienen días, dice Jehová, en los cuales haré un nuevo pacto con la
casa de Israel y con la casa de Judá.
No como el pacto que hice con sus padres el día en que tomé su mano
para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto,
aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.
Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de
aquellos días, dice Jehová: Pondré mi ley en su mente y la escribiré en
su corazón; yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.
En el nuevo pacto el testimonio la Ley está en el corazón y en la mente es decir ahora
en el nuevo pacto nuestro corazón y nuestra mente es el equivalente al arca del pacto
y nuestro cuerpo es el templo del espíritu santo, (1Cor 6:19). Ahora nuestra
responsabilidad es solemne.
Por si hay alguna duda acerca del nuevo pacto recordemos lo que dijo Jesús en la cena
última que celebró con sus discípulos:
Luc 22:20
De igual manera, después de haber cenado, tomó la copa, diciendo:
--Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se
derrama.
Referencias Bíblicas fundamentales
 Apoc. 12:17 el resto, el remanente, tiene dos características: guarda los
mandamientos de Dios y tienen el testimonio de Jesucristo,

17 | P á g .
 Apoc. 19:10 Testimonio de Jesucristo es el espíritu de Profecía y lo tienen los
hermanos de Juan
 Apoc 22:9 el ángel es consiervo de Juan y de sus hermanos los profetas
 1Pedro 1:10-12 los profetas inquirieron diligentemente acerca de Jesús y su
tiempo, el espíritu de Cristo que estaba en los profetas anunciaba de antemano
los sufrimientos de Cristo y las glorias que vendrían tras ellos.
 Zacarías 7:12 Dios envía su mensaje por medio de su espíritu a los profetas
primeros.
 1Cor 12:7 el don de profecía es un don del espíritu santo
 2Pedro 1:21 la profecía es los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados
por el espíritu santo.
 Juan 5:39 las escrituras son las que dan testimonio de Jesucristo
 Juan 1:6-8 Juan el Bautista vino para que diese testimonio de la Luz ( de Jesús)
 Apoc. 1:1,2 Juan tenía el testimonio de Jesucristo
 Apoc 22:16 el apocalipsis Jesús da testimonio de sí mismo por medio de su ángel
Función y experiencia del Profeta
 1Cor 14:22 La profecía es para los creyentes
 2Cronicas 36:15,16 La profecía viene por misericordia de Dios para con su
pueblo.
 Isaías 30:8-11 …no veáis no profeticéis lo recto decidnos cosas halagüeñas.
 Mateo 23:29,30 no hubiéramos matado a los profetas Hipócritas.
 Apoc. 1:2,4, 11 Dios – Jesús - E S – ángel - Juan – Iglesia. No debemos rechazar
toda la cadena de mando de Dios.
Profetisas en el Antiguo y nuevo testamento:
 Hulda - 2Rey 22:14 en los tiempos de la reforma de Josías, María - Éxodo 15:20,
Deborah - Jueces:4:4, Noadía – Nehemías 6:14, La esposa de Isaías - Isaías 8:3,
Ana – Lucas 2:36, Hijas de Felipe – Hechos 21:9
Profetas que no son parte de los libros Bíblicos
 Natán, agías, Jehú, Elías, Eliseo, Semaías, Ido, Obed, Juan el Bautista,
Cuando no se respeta a los profetas
 2Reyes 2:23,24 ¡calvo sube! 2 osos despedazaron a 42 muchachos
 Números 12:6-8 no así a mi siervo Moisés, porque pues no tuvisteis temor de
hablar con mi siervo Moisés, María fue afligida con Lepra.
 1Samuel 8:7 Queremos Rey porque note han desechado a ti sino a mí me han
desechado para que no reine sobre ellos.
Porque Dios dio el espíritu de Profecía?
 1Corintios 12:14, 18, 27, 28. A unos puso primero Apóstoles luego Profetas…
 1 Samuel 9:9 vidente El don de profecía son los ojos de la iglesia
 Proverbios 29:18 sin visión el pueblo se disipa
 Isaías 29:10 espíritu de sueño y cerró los ojos de vuestros profetas.
 Apocalipsis 3:18 … y unjas tus ojos con colirio para que veas
 MS I 54,55

18 | P á g .
El último engaño de Satanás
Satanás está... constantemente haciendo fuerza por introducir lo
espurio a fin de apartar de la verdad. Precisamente, el último engaño
de Satanás se hará para que no tenga efecto el testimonio del Espíritu
de Dios. “Sin profecía el pueblo será disipado” (Proverbios 29:18,
versión Valera antigua). Satanás trabajará hábilmente en diferentes
formas y mediante diferentes instrumentos para perturbar la confianza
del pueblo remanente de Dios en el testimonio verdadero. —Carta 12,
1890 Se encenderá un odio satánico contra los testimonios. La obra
de Satanás será perturbar la fe de las iglesias en ellos por esta razón:
Satanás no puede disponer de una senda tan clara para introducir
sus engaños y atar a las almas con sus errores si se obedecen las
amonestaciones y reproches del Espíritu de Dios. —Carta 40, 1890
 2Cronicas 20:20 Creed en Jehová y creed en sus profetas y estaréis seguros

CARACTERÍSTICAS DE UN VERDADERO PROFETA.


¿Porque es importante reconocer un verdadero profeta y un falso profeta? En el
Evangelio según Mateo 24:23,24 vendrán falsos Cristo y Falsos Profetas y engañaran
si fuese posible aun a los escogidos.

Hoy es el tiempo para poner mucha atención a las advertencias de Jesús. Entonces
¿Cómo distinguirlos? A continuación presentamos 10 Características del verdadero
profeta
1. Su mensaje debe estar en armonía con la palabra de Dios
 Isaías 8:20 a la ley y al testimonio
 Ley: escritos de Moisés, Testimonio: Profetas.
 1Cor 14:32,33 Los espíritus de los profetas están sujetos a los profetas
19 | P á g .
 Deut. 13:1-5 si se cumpliere la señal o prodigio diciendo vamos a
desobedecer a Dios tal profeta es falso ha de ser muerto por cuanto
aconsejo rebelión contra Dios.
2. Manifestar en su carácter el espíritu de Jesús
 Mateo 7:15-20 vestidos de ovejas pero por dentro son lobos rapaces por sus
frutos los conoceréis (Fruto del espíritu santo) Gálatas 5:22, Juan 15:8
3. Confesar a Cristo venido en carne
 1 Juan 4:1-3 Probad los espíritus si son de Dios confesara que Jesucristo vino
en carne
 Hebreos 2:14 Jesús no iba a ayudar a ángeles sino a seres humanos para
entender con amor al ser humano.
 Lucas 24:36 mirad mis manos y mis pies que yo mismo soy tenía carne y
huesos, tenéis algo de comer? Y comió.
4. Cuando Predice algo se cumple a menos que sea condicional
 Jeremías 28:9 cuando se cumpla la palabra del profeta entonces en verdad
Jehová envió al tal Profeta.
 Deut. 18:22 Si el profeta hablara en nombre de Jehová y no se cumpliere
entonces no es de Jehová.
 Existen las profecías condicionales Jonás en Nínive.
 Ojo también existen falsos profetas que tienen profecías que se cumplen la
pitonisa de Endor. Porque satanás planifica y lo hace.
5. Un verdadero profeta no es arrogante es más bien humilde y de vida
sencilla
 Juan 1:8, 9, 27-29 Juan el Bautista es necesario que Jesús Crezca y que yo
disminuya.
 Los “Profetas” de Hoy
6. Siempre desenmascarará y reprenderá el pecado sin importar las
consecuencias
 Hoy El evangelio de la “prosperidad” sin arrepentirse de sus pecados.
 Natán a David el Rey tu eres Aquel Hombre David escribió salmos 51
 Elías yo no he alborotado al pueblo.
 Jeremías en el calabozo.
 Isaías a Acaz y a Ezequías y fue muerto aserrado en un Tronco
 Elías le dijo su pecado a Herodes y le costó la vida.
 Juan ante Domiciano fue echado en un caldero de aceite hirviendo pero no
fue consumido. entonces Domiciano fue desterrado a la isla de Patmos.
7. Experimentan fenómenos fisiológicos peculiares al recibir sus
visiones
 Caen como muertos. - Daniel y después de la visión recupera su fuerza
 Apoc 21:9,10 fue llevado a lugares lejanos a la nueva Jerusalén
 Apoc 17 fue al desierto y vio allí a Babilonia
 2Cor. 12:2-4 no se si en el cuerpo o fuera del cuerpo.

20 | P á g .
8. Son Odiados y perseguidos por aquellos a quienes son enviados.
 No buscaban serlo, no estudiaban, querían evitar.
 Moisés - no se hablar
 No eran populares en general el pueblo los odiaba.
 No buscaban fama ni fortuna para ellos mismos
 Eran pobres y tenían poca educación al parecer la educación estorba.
9. Nunca usará métodos prohibidos para descubrir el mensaje de Dios
 Deut 18:9-12 abominaciones
 Apoc 21:8 cobardes, incrédulos mentirosos, hechiceros…
 Apoc 22:15 perros y hechiceros…estarán fuera.
10. Se levantan en momentos Críticos de la historia de la humanidad
 Enoc Judas 14,15 antes del diluvio
 Noé antes del diluvio
 Abraham Génesis 15:13-15 Juan 8:56
 En la liberación de Israel de Egipto Moisés
 En la época de los Reyes David Salmos 16 tu cuerpo no vera corrupción,
salmos 22 Dios mío porque me has desamparado.
 En la cautividad Jeremías entes y Daniel durante el cautiverio
 En la reconstrucción de Jerusalén Hageo, Zorobabel, Zacarías, Josué el sumo
sacerdote.
 Antes del nacimiento de Cristo Juan el Bautista.
 En cada momento crucial de la historia Dios levanta un profeta y en los
últimos tiempos también.
 EG White escribió educación Historia profecía
Profetisas en el antiguo y nuevo testamento:
Hulda - 2Rey 22:14 en los tiempos de la reforma de Josías, María - Éxodo 15:20,
Deborah – Jueces 4:4, Noadía – Nehemías 6:14, La esposa de Isaías - Isaías 8:3, Ana
– Lucas 2:36, Hijas de Felipe – Hechos 21:9
Profetas que no son parte de los libros Bíblicos
Natán, agías, Jehú, Elías, Eliseo, Semaías, Ido, Obed, Juan el Bautista,
Proverbios 29:18 Sin Profecía el pueblo se escurre, se desparrama.
2Cronicas 20:20 Creed en Dios y creed en sus profetas y seréis Prosperados.

21 | P á g .
INTERACCIÓN SACERDOTE, REY, PROFETA, ESCUELAS DE
LOS PROFETAS.
Sacerdote Etimología, Orígenes, Razón de ser y Propósito
Análisis Etimológico
La palabra española sacerdote es una palabra muy antigua proviene del
latín sacerdos/sacerdotis que significa encargado de realizar cosas sagradas. Está
formada de sacer/sacra (sagrado) y de dos/dotis (dote, regalo o talento, en realidad
talento es un significado más moderno)---una palabra compuesta de esas dos raíces
latinas literalmente significa Regalo sagrado o Dote sagrada posteriormente
desarrolló el sentido semántico más moderno para indicar a alguien que tiene
un talento, oficio o don sagrado. Es importante recordar también que de la
palabra latina "sacro," también viene el verbo sacrificar que significa hacer
sagrado y el sustantivo sacrificio.
El significado original o literal de la palabra sacerdote cobrará una importancia
inusitada cuando veamos el origen del sacerdocio así que será bueno que lo
recordemos Regalo Sagrado o Dote sagrada.
En el Antiguo Testamento la palabra traducida sacerdote es la Hebrea Kohen que a su
vez procede de la raíz Hebrea Kahan cuyo significado es el que oficia, media o preside
los servicios religiosos. Entendiéndose que los servicios religiosos se dirigían a Dios
los sacerdotes (Kohen) viene a ser oficiantes de lo sagrado ante Dios en representación
de su pueblo. Debemos tener en cuenta además que la palabra hebrea Kohen significa
también Jefe Principal, Príncipe, oficial principal, todos estos significados vienen
como consecuencia de su función original, mediador ante Dios.
Orígenes del Sacerdocio
Para introducirnos en los orígenes del Sacerdocio leamos una porción del Libro El
Deseado de todas las gentes Pág. 36

22 | P á g .
La presencia visible de Dios se había apartado del santuario, más en el
niño de Belén estaba velada la gloria ante la cual los ángeles se
postran. Este niño inconsciente era la Simiente prometida, señalada
por el primer altar erigido ante la puerta del Edén. Era Shiloh, el
pacificador. Era Aquel que se presentara a Moisés como el YO SOY.
Era Aquel que, en la columna de nube y de fuego, había guiado a Israel.
Era Aquel, que de antiguo predijeran los videntes. Era el Deseado de
todas las gentes, la Raíz, la Posteridad de David, la brillante Estrella de
la Mañana. El nombre de aquel niñito impotente, inscrito en el registro
de Israel como Hermano nuestro, era la esperanza de la humanidad
caída. El niño por quien se pagara el rescate era Aquel que había de
pagar la redención de los pecados del mundo entero. Era el verdadero
“gran sacerdote sobre la casa de Dios,” la cabeza de
“un sacerdocio inmutable,” el intercesor “a la diestra de la Majestad
en las alturas.”

Shekinah - Jesucristo
En este texto podemos ver una alusión a la Shekinah (gloria o radiancia
de Dios o presencia de Dios), cuando dice la presencia visible de Dios
se había apartado del santuario, se refiere indefectiblemente a la gloriosa
Shekinah que para el momento del nacimiento de Cristo ya hacía siglos
que no se manifestaba en el templo debido a que el arca del pacto no
estaba en el templo. En aquel tiempo el lugar santísimo estaba vacío.
Pero lo más sorprendente de esta declaración es cuando nos dice que en
el niño de Belén, en Jesús,
Estaba velada la Shekinah (la gloria ante la cual os ángeles se postran),
es decir que la Shekinah, aquel fuego que se manifestaba sobre el
propiciatorio, la presencia de Dios, Dios con nosotros, era una
representación de Nuestro Salvador Cristo Jesús.
Pero leamos a continuación una porción del Libro Patriarcas y Profetas
pág. 47

23 | P á g .
El huerto del Edén permaneció en la tierra mucho tiempo después que
el hombre fuera expulsado de sus agradables senderos. Véase Génesis
4:16. Durante mucho tiempo después, se le permitió a la raza caída
contemplar de lejos el hogar de la inocencia, cuya entrada estaba
vedada por los vigilantes ángeles. En la puerta del paraíso, custodiada
por querubines, se revelaba la gloria divina.* La gloria de Dios se
revelaba “entre los querubines.” Más tarde, fué la shekinah, que se
manifestaba en el lugar santísimo, centro del culto en Israel.
Véase Éxodo 25:22; Salmos 80:1; Isaías 37:16. Allí iban Adán y sus
hijos a adorar a Dios. Allí renovaban sus votos de obediencia a aquella
ley cuya transgresión los había arrojado del Edén. Cuando la ola de
iniquidad cubrió al mundo, y la maldad de los hombres trajo su
destrucción por medio del diluvio, la mano que había plantado
el Edén lo quitó de la tierra. Pero en la final restitución, cuando haya “un
cielo nuevo, y una tierra nueva” (Apocalipsis 21:1), ha de ser restaurado
más gloriosamente embellecido que al principio.

Jesucristo – Shekinah - Edén


Aquí vemos detalles aún más sorprendentes, lo que nos muestra la pluma inspirada es
que la gloria de Dios que se manifestaba entre los querubines en la puerta del
Edén después fue la Shekinah, representaban lo mismo, la presencia de Dios,
Dios con nosotros, Jesucristo nuestro Redentor.
Otro de los puntos muy interesantes que vemos aquí es que se le permitió a la raza caída
contemplar de Lejos el Edén. De modo semejante sucedía en el servicio del
24 | P á g .
tabernáculo que Dios mandó
levantar a Israel, el pueblo
estaba lejos del lugar de la
manifestación de la Shekinah el
único que se acercaba era el
sumo sacerdote una vez al año
en el gran día de la expiación,
Yom Kippur. Era el único que
tenía el privilegio de ver y estar
cerca de la presencia de Dios
Queda la interrogante ¿si en los
comienzos de la humanidad ya
existía el sacerdocio y cuál era su
función?
La respuesta la podemos encontrar en el siguiente extracto del libro Testimonios
selectos Tomo 2 Pág. 48 y 49
El sacerdocio en los tiempos pre diluvianos
Cuando Adán, con arreglo a las especiales instrucciones de Dios, hizo
una ofrenda por su pecado, fué para él una penosísima ceremonia. Su
mano tuvo que alzarse para quitar una vida que sólo Dios podía dar, y
presentar una ofrenda por el pecado. Era la primera vez que
presenciaba la muerte. Al contemplar la sangrante víctima, convulsa en
las agonías de la muerte, debía ver con los ojos de la fe al Hijo de Dios,
a quien la víctima prefiguraba, que había de morir en sacrificio por el
hombre. 2TS 48.3
Esta ofrenda ceremonial, ordenada por Dios, había de ser un perpetuo
recuerdo de la culpa de Adán y un penitente reconocimiento de su
transgresión. El acto de quitar la vida a la víctima, le dió a Adán un
conocimiento más profundo y perfecto de su pecado, que únicamente
podía ser expiado por la muerte del amado Hijo de Dios. Adán se admiró
de la infinita bondad y del incomparable amor que entregaba tal rescate
para salvar al culpable. Mientras sacrificaba a la inocente víctima, le
parecía que con su propia mano estaba derramando la sangre del Hijo
de Dios. Comprendía que si hubiese permanecido firme ante Dios y fiel
a su santa ley, no hubiera habido muerte de bestias ni de hombres. Sin
embargo, en la ofrenda de sacrificio, símbolo del grande y perfecto
sacrificio del amado Hijo de Dios, aparecía una estrella de esperanza
para iluminar el tenebroso y terrible porvenir y aliviar su completa
desesperación y ruina. 2TS 48.4
En un principio, el jefe o cabeza de cada familia fué príncipe y sacerdote
de su casa. Después, según se multiplicó la raza sobre la tierra,
ejecutaron en nombre del pueblo esta solemne adoración o culto de
sacrificios, unos hombres destinados al efecto por Dios. La sangre de
las víctimas se asociaba en la mente de los pecadores con la sangre
del Hijo de Dios. La muerte de la víctima demostraba a todos que la
pena del pecado era la muerte. Por el acto del sacrificio, el pecador
reconocía su culpa y manifestaba su fe, previendo el grande y perfecto
sacrificio del Hijo de Dios, simbolizado en el de la víctima animal. Sin la
25 | P á g .
expiación del Hijo de Dios no podían establecerse relaciones de
bendición o salvación entre Dios y el hombre. Dios estaba celoso del
prestigio de su ley. La transgresión de esta ley había separado al
hombre de Dios. Mientras Adán fué inocente, estuvo en directa, libre y
dichosa comunicación con su Hacedor. Después de su transgresión,
Dios se comunicaría con el hombre por medio de Cristo y los ángeles.
2TS 49
Como resumen de esta lectura podemos ver que la institución sacerdotal se inició tan
pronto como el pecado entró en el mundo, el primer Sacerdote fue Adán, además
cada jefe o cabeza de familia era el sacerdote de su casa, después Dios llamó a personas
para este propósito. El sacerdote degollaba la victima que simbolizaba a Jesús, había
arrepentimiento, confesión de Pecado y Fé en el advenimiento del Salvador Cristo
Jesús, pero ¿era solo cuestión de degollar un animal para verlo morir? O ¿había más?
la respuesta lo encontramos en el libro Historia de los Patriarcas y Profetas, Capitulo 5
Caín y Abel Probados, Página 51y 52.
Estos hermanos fueron probados, como lo había sido Adán antes que
ellos, para comprobar si habrían de creer y obedecer las palabras de
Dios. Conocían el medio provisto para salvar al hombre, y entendían el
sistema de ofrendas que Dios había ordenado. Sabían que mediante
esas ofrendas podían expresar su fe en el Salvador a quien estas
representaban, y al mismo tiempo reconocer su completa dependencia
de él para obtener perdón; y sabían que sometiéndose así al plan divino
para su redención, demostraban su obediencia a la voluntad de Dios.
Sin derramamiento de sangre no podía haber perdón del pecado; y ellos
habían de mostrar su fe en la sangre de Cristo como la expiación
prometida ofreciendo en sacrificio las primicias del ganado. Además de
esto, debían presentar al Señor los primeros frutos de la tierra, como
ofrenda de agradecimiento. PP 51.2
Los dos hermanos construyeron altares semejantes, y cada uno de ellos
trajo una ofrenda. Abel presentó un sacrificio de su ganado, conforme a
las instrucciones del Señor. “Y miró Jehová con agrado a Abel y a su
ofrenda”. Génesis 4:4. Descendió fuego del cielo y consumió la
víctima. Pero Caín, desobedeciendo el directo y expreso mandamiento
del Señor, presentó solamente una ofrenda de frutos. No hubo señal del
cielo de que este sacrificio fuera aceptado. Abel rogó a su hermano que
se acercara a Dios en la forma que él había ordenado; pero sus súplicas
crearon en Caín mayor obstinación para seguir su propia voluntad.
Como era el mayor, no le parecía propio que lo amonestara su
hermano, y desdeñó su consejo. PP 52.1

26 | P á g .
Como podemos ver el sacerdote de los tiempos Pre diluvianos no solo degollaba a la
víctima entendiendo que la paga del pecado es muerte y ejerciendo fe en el
cumplimiento del símbolo en la persona de nuestro salvador Cristo Jesús (Hebreos
11:4) sino que además recibía una señal de que el sacrificio había sido aceptado cuando
descendía fuego del cielo que consumía a la víctima, este hecho simbolizaba la total
reconciliación con Dios prefigurando el fin del pecado con el Fuego celestial, Fuego
Eterno.
Pero además de eso Dios les dio un regalo sagrado, la manifestación de su gloria
entre los querubines, la presencia de Dios, que prefiguraba el regalo más grandioso
para la humanidad caída Cristo nuestro salvador, El deseado de Todas las gentes, el
verdadero sacerdocio inmutable, regalo sagrado.
Cuando Caín salió de la presencia de Dios (Gen 4:16) y partió hacia el oriente en
dirección hacia el sol, buscó mediante el culto al sol y al fuego una forma de
“reemplazar” la genuina y original adoración al verdadero Dios.
El sacerdocio después del diluvio.
En los tiempos patriarcales después del Diluvio los separados para el sacerdocio en
cada familia eran los hijos mayores.
En los días de Abrahán, por derecho de nacimiento, el sacerdocio recaía en el hijo
mayor. PP54 362.1
La dedicación de los primogénitos se remontaba a los primeros tiempos. Dios había
prometido el Primogénito del cielo para salvar al pecador. Este don debía ser
reconocido en toda familia por la consagración del primer hijo. Había de ser dedicado al
sacerdocio, como representante de Cristo entre los hombres. DTG 34.4
Sacerdocio Levítico, sumo sacerdote, Jesucristo
Levitas y sacerdotes
Cuando Dios estableció el sacerdocio en los tiempos de Moisés, estableció funciones
diferenciadas y también identificó con claridad las personas que desempeñarían esas
funciones.
Números 3:5-10
3:5 Jehovah habló a Moisés diciendo:

27 | P á g .
3:6 “Haz que se acerque la tribu de Leví y ponla delante del sacerdote
Aarón, para que ellos le sirvan.
3:7 Que guarden delante del tabernáculo de reunión lo que él les ha
encomendado y lo que ha sido encomendado a toda la congregación,
para llevar a cabo el servicio del tabernáculo.
3:8 Que cuiden de todos los utensilios del tabernáculo de reunión y lo
que ha sido encomendado a los hijos de Israel, para llevar a cabo el
servicio del tabernáculo.
3:9 Darás los levitas a Aarón y a sus hijos. Le son enteramente
entregados de entre los hijos de Israel.
3:10 Constituirás a Aarón y a sus hijos para que cumplan con su
sacerdocio. El extraño que se acerque será muerto.”
Éxodo 29:9
29:9 Ceñirás los cinturones a Aarón y a sus hijos, y les pondrás los
turbantes, y tendrán el sacerdocio por estatuto perpetuo. Así
investirás a Aarón y a sus hijos.

La evidencia bíblica muestra que Dios escogió a la tribu de Levi para el servicio
del santuario y de entre la tribu de Leví escogió a la casa de Aarón para el
sacerdocio.
El primer paso de su consagración al sacerdocio consistía en ser lavados con agua
(Éxodo 29:4), demostrando así la necesidad e importancia de una pureza moral o
santidad. Todo esto es figura, tipo y sombra del bautismo bíblico. El anhelo de
Dios es que su iglesia este compuesta por gente santa; una congregación de
sacerdotes (1 Pedro 2:5 y 9). Por eso, para ser miembro de la familia de Dios, hay que
primero ser lavados en agua, o sea, ser bautizados (Hechos 22:16; Tito 3:5; Romanos
6:3-6). No se podía ser sacerdote sin antes ser lavado en agua; de la misma
forma no se puede ser miembro de la iglesia sin ser lavado (bautizado).
Levitas
En cuanto a las labores de los levitas, una explicación más detallada de las diferentes
funciones por familias lo podemos ver en la siguiente cita del espíritu de Profecía.
A los levitas se les confiaba el cuidado del tabernáculo y todo lo que se
relacionaba con él, tanto en el campamento como cuando se viajaba.
Cuando se levantaba el campamento para reanudar la marcha, eran
ellos quienes desarmaban la sagrada tienda; y cuando se llegaba
adonde se había de hacer alto, ellos debían levantarla. A ninguna
persona de otra tribu se le permitía acercarse so pena de muerte. Los
levitas estaban repartidos en tres divisiones, descendientes de los tres
hijos de Leví, y cada una tenía asignadas su obra y posición especiales.
Frente al tabernáculo, y cercanas a él, estaban las tiendas de
Moisés y Aarón. Al sur estaban los coatitas, que tenían la
obligación de cuidar del arca y del resto del mobiliario Nm. 4:15;
Nm.7:9; Nm.10:29. Al norte, estaban los Meraritas, quienes tenían
a su cargo las columnas, los zócalos, las tablas, etcétera Nm. 4:31-
33; Nm 10:17; Nm. 10:21; atrás estaban los Gersonitas a quienes
se les había confiado el cuidado de los velos y del cortinado en
general. Nm. 4:25-27; Nm 10:21; Nm.10:17; PP pág. 346

28 | P á g .
También el espíritu de Profecía muestra el más estricto orden, el carácter sagrado de
la obra en el santuario
El Señor designó una familia especial de la tribu de Leví para que
llevara el arca. Otros de entre los levitas fueron especialmente
señalados por Dios para llevar el tabernáculo y todos sus muebles, y
para realizar la obra de erigirlo y desarmarlo. Y si cualquier persona,
llevada por la curiosidad o por desorden se salía de su lugar y
tocaba cualquier parte del santuario o los muebles, o hasta se
acercaba a cualquiera de los obreros, debía sufrir la muerte. Dios
no dejó su santo tabernáculo para que fuera llevado, armado o
desarmado indiscriminadamente por cualquier tribu que pudiera elegir
el cargo. En cambio, se eligieron personas que pudieran apreciar el
carácter sagrado de la obra en que estaban ocupadas. A esos hombres
elegidos por Dios se les indicó que impresionaran al pueblo con el
carácter especialmente sagrado del arca y de todo lo que tuviera
conexión con ella, de modo que no miraran a esas cosas sin darse
cuenta de su naturaleza santa y fueran cortados de Israel. Todas las
cosas pertenecientes al lugar santísimo debían ser consideradas con
reverencia. Testimonios para la Iglesia, Tomo 1, Página 564
Sacerdotes
Como hemos visto Dios separó de entre la tribu de Leví a la casa de Aarón para el
servicio Sacerdotal sin embargo también mostró sus propósitos para que todo Israel
fuera un reino de sacerdotes y gente santa (Éxodo 19:6) este propósito es confirmado
en el nuevo testamento para la iglesia cristiana universal (1Ped. 2:9) y reiterado en
Apocalipsis por el Apóstol Juan (Apoc. 1:6) para la multitud de los redimidos
representados por los 24 ancianos (Apoc. 5:10)

El Sacerdote como Mediador


29 | P á g .
La necesidad de un sacerdote supone una división entre el hombre y Dios. Tenemos
un problema para llegar a Dios: Este problema lo constituye el pecado, el cual nos
separa de Dios (Isaías 59.1, 2). Necesitamos un intercesor que conozca a Dios, que
tenga una íntima relación con Él y que entienda nuestros errores. No podríamos tener
esa relación directa e íntima con Dios sin nuestro Sumo Sacerdote, Jesucristo.
Los sacerdotes fueron primero "lavados" y luego "ungidos" (Levítico 8:24, 30),
con aceite y rociados con la sangre del sacrificio que estaba sobre el altar. Esto
es figura de la conversión que ocurre en los seres humanos que se arrepienten de
sus pecados, se lavan sus pecados por medio del bautismo para el perdón de
pecados y reciben el don del Espíritu Santo (Hechos 2:38). La sangre de Cristo, el
Cordero de Dios inmolado en la cruz, les REVISTE, LES SANTIFICA. Esto es
lo que el apóstol Pablo escribe a los Romanos: "…el poder de Dios para
salvación" (Romanos 1:16).
Por toda esta tipología tan hermosa podemos deducir que el oficio sacerdotal judío
anticipa y a la vez proclama tres ideas referentes al PLAN DE SALVACIÓN:
1. La reconciliación: viene producto de la fe en el sacrificio de Cristo en la cruz. Su
derramamiento de sangre nos justifica (Romanos 5:6-9).
2. La mediación: Una de las labores del sumo sacerdote era mediar por los pecados
del pueblo ante el propiciatorio. Según Hebreos 5:1-2, el sumo sacerdote era
constituido a servir a favor de los hombres al presentar sacrificios y ofrendas por el
pecado y para mostrar paciencia con los ignorantes y extraviados. Merece notarse el
hecho de que la palabra hebrea para sacerdote (KOHEN), anuncia la idea de
mediación, y significa: uno que ocupa el lugar de otro y media a su favor.
3. La santificación: el objeto mismo de la reconciliación y la mediación es buscar
la santidad de vida. Israel como una nación escogida debía ser un pueblo santo
(Deuteronomio 26:19); y cada individuo incorporado a esa comunidad santa debía
realizar en su vida privada y en todas sus empresas, el ideal ético-religioso anticipado
en la lámina de oro que el sumo sacerdote llevaba sobre su mitra (Éxodo 28:36). La
frase acuñada decía: "SANTIDAD A JEHOVÁ”.
La rebelión de Coré cuestionó el sacerdocio de la casa de Aarón pero Dios
mostró que era orden divino.
Por orden divina cada tribu preparó una vara, y escribió su nombre en
ella. El nombre de Aarón estaba en la de Leví. Las varas fueron
colocadas en el tabernáculo, “delante del testimonio.” Véase Números
17. El florecimiento de cualquier vara indicaría que Dios había escogido
a esa tribu para el sacerdocio. A la mañana siguiente “aconteció que...
vino Moisés al tabernáculo del testimonio; y he aquí que la vara de
Aarón de la casa de Leví había brotado, y echado flores, y arrojado
renuevos, y producido almendras.” Fué mostrada al pueblo, y colocada
después en el tabernáculo como testimonio para las generaciones
venideras. El milagro decidió definitivamente el asunto del sacerdocio.
HPP pág. 426
Los sacerdotes y profetas estaban exonerados de pagar el impuesto para el
sostén del templo
En el tiempo de Moisés, cuando los levitas fueron puestos aparte para
el servicio del santuario, no les fué dada herencia entre el pueblo. El
Señor dijo: “Por lo cual Leví no tuvo parte ni heredad con sus hermanos:
Jehová es su heredad.”(Deut. 10:8,9) En el tiempo de Cristo, los
sacerdotes y levitas eran todavía considerados como dedicados
30 | P á g .
especialmente al templo, y no se requería de ellos que diesen la
contribución anual para su sostén. También los profetas estaban
exentos de ese pago. Al requerir el tributo de Jesús, los rabinos
negaban su derecho como profeta o maestro, y trataban con él como
con una persona común. Si se negaba a pagar el tributo, ello sería
presentado como deslealtad al templo; mientras que por otro lado, el
pago justificaría la actitud que asumían al no reconocerle como profeta.
EL DESEADO DE TODAS LAS GENTES, PÁGINA 400
Sumo sacerdote
Aunque sólo excepcionalmente llamado «sumo sacerdote» y siendo designado
generalmente como ha-kohen (el sacerdote), Aarón fue el primero en ocupar el cargo
de Sumo sacerdote de Israel; su designación para dicho cargo provino de Dios
(Éxodo 28:1-2; 29:4-5).
Para La sucesión se debía escoger a uno de sus hijos, y quedar en el interior de su
propia familia (Números 3:10 Deut. 29:9 Números 18). En la época de Eli, sin embargo,
(1Samuel 2:23), había pasado a la rama colateral de Itamar. Pero el
rey Salomón, después de la rebelión de Adonías, depuso al sumo sacerdote Abiatar,
para nombrar en su lugar a Sadoq, un descendiente de Eleazar (IReyes 2:35 ; I
Crónicas 24:2-3). Después del Exilio, la sucesión parece hacerse, en principio, en línea
directa de padre a hijo; pero a continuación, las autoridades civiles usurparon ese
derecho de nominación. Por ejemplo, Antíoco IV Epifanes, depuso a Onías III, en
favor de Jasón, y luego de Menelao.
Herodes I el Grande, aquel que mando matar a los niños en el tiempo del nacimiento
de Cristo, nombró seis sumos sacerdotes, y Herodes Arquelao, dos. El legado
romano, Quirino, y sus sucesores, ejercieron el derecho de nominación, e
igualmente Herodes Agripa I, Herodes de Calcis, y Herodes Agripa II. También el
pueblo, de vez en cuando, elegía sus candidatos. Los sumos sacerdotes antes del
Exilio eran, al parecer, nombrados de por vida; de hecho, desde Aarón hasta
el Cautiverio de Babilonia, el número de sumos sacerdotes no fue mayor que durante
los sesenta años que precedieron a la caída del Segundo Templo. El último sumo
sacerdote se llamaba Pinhas ben Samuel (67-70).
Las prendas del sumo sacerdote
De las prendas del sumo sacerdote solo estudiaremos algunas que consideramos
más relevantes:
Las vestiduras del sumo sacerdote eran de material costoso y bellísima confección,
como convenía a su elevada jerarquía. Además del traje de lino del sacerdote común,
llevaba una túnica azul, también tejida de una sola pieza. El borde del manto estaba
ornamentado con campanas de oro y granadas de color azul, púrpura y escarlata.
El efod
Sobre esto llevaba, prenda más corta de oro, azul, púrpura, escarlata y blanco, rodeada
por una faja de los mismos colores, hermosamente elaborada. El efod no tenía
mangas, y en sus hombreras bordadas con oro tenía engarzadas dos piedras de ónice,
que llevaban los nombres de las doce tribus de Israel.

31 | P á g .
El sumo sacerdote lleva sobre su pecho
el “pectoral del juicio”, el racional [o
pectoral], la más sagrada de las vestiduras
sacerdotales. Era de la misma tela que el efod.
De forma cuadrada, medía un palmo [22,5 cm]
y colgaba de los hombros mediante un cordón
azul prendido en argollas de oro. El ribete
estaba formado por una variedad de piedras
preciosas, las mismas que forman los doce
fundamentos de la ciudad de Dios. Dentro del
ribete había doce piedras engarzadas en oro,
arregladas en hileras de a cuatro, que, como las
de los hombros, tenían grabados los nombres
de las tribus. Las instrucciones del Señor
fueron: “Y llevará Aarón los nombres de los
hijos de Israel en el pectoral del juicio sobre
su corazón, cuando entre en el santuario,
para memorial delante de Jehová
continuamente”. Éxodo 28:29. Así también
Cristo, el gran Sumo Sacerdote, al ofrecer su sangre ante el Padre en favor de los
pecadores, lleva sobre el corazón el nombre de toda alma arrepentida y creyente. El
salmista dice: “Aunque afligido yo y necesitado, Jehová pensará de mí”. Salmos 40:17.
Hay que deducir necesariamente que cada piedra representa la totalidad de los
miembros de una tribu y el total de doce representa a todo el pueblo de Dios.
Entonces podemos decir que se trata de "todo el pueblo de Dios como un conjunto".
-Todo esto es, sin lugar a dudas, tipo y sombra de la iglesia de Cristo, los llamados
aparte, los santificados que Dios conduce hacia la perfección. Uno por uno Dios les
reconoce y les valora como a una piedra preciosa. Es por esa razón que
curiosamente están cerca del corazón de Cristo como el antitipo del sumo sacerdote.
Lo peculiar de una piedra preciosa consiste en que a más intensidad de luz dando
sobre su superficie, tanto mayor el brillo que refleja. La luz nunca puede, de ninguna
manera, oscurecer una piedra preciosa; la luz solo aumenta y acrecienta su brillo.
-El sumo sacerdote presentaba continuamente a las doce tribus tanto sobre el pecho
como sobre el hombro. Cristo ahora y por medio de "su sacrificio" en la cruz del
Calvario nos presenta ante el Padre Celestial como un pueblo (iglesia) sin arruga y sin
mancha. Esa es la razón para resplandecer como luminarias, esto, a pesar de que
somos seres imperfectos, llenos de faltas, flaquezas y a pesar de los errores que
cometemos, el sacrificio de Cristo en la cruz nos santifica por la sangre derramada
por Cristo, quién nos presenta delante de Dios como piedras preciosas de costoso
valor.
-El mundo no concibe este simbolismo espiritual. Al ellos mirar a los hijos de Dios
solo juzgan las imperfecciones y defectos; no son capaces de ver más allá, a las cosas
espirituales. De manera que su juicio siempre es falso y parcial. No pueden ver las
brillantes joyas con los nombres de todo aquél que ha sido redimido, gravado por la
mano del inmutable amor de Dios.
El Urim y el Tumim

32 | P á g .
A la derecha y a la izquierda del racional había dos piedras grandes y de mucho brillo.
Se llamaban Urim y Tumim Literalmente significaban: luces y perfecciones (Éxodo
28:30; Levítico 8:8) Mediante ellas se revelaba la voluntad de Dios al sumo sacerdote
(Núm. 27:21). Cuando se
llevaban asuntos ante el
Señor para que él los
decidiera, si un nimbo
iluminaba la piedra de la
derecha era señal de
aprobación o
consentimiento divinos,
mientras que sí una nube
oscurecía la piedra de la
izquierda, era evidencia de
negación o desaprobación.
Cristo En Su Santuario
pág. 32, 33. Encima de las
dos hombreras del efod
discernimos las dos
piedras de ónice en las
que también fueron
grabados los nombres de las
doce tribus, seis nombres
en cada piedra. Cubre la
cabeza del sumo sacerdote
la mitra, con la lámina de
oro puro cuya letra en
grabadura de anillo
dice “Santidad a Jehová”.
-La mitra. Pieza usada para
cubrir la cabeza del sumo sacerdote (Éxodo 28:39). Representa la sumisión que se
le debe tener a Dios. Ningún sacerdote nunca debía perder de vista que había sido
llamado para el sagrado ministerio. No existe información certera en cuanto a la
forma de la mitra, pero el historiador Flavio Josefo dice que era "un gorro sin pico… y
se lo fabricó así, como la apariencia de una corona que consistía en una cinta de lino bien ajustada".
El historiador Flavio Josefo dice que la mitra del sumo sacerdote era "un gorro sin
pico… y se lo fabricó así, como la apariencia de una corona que consistía en una cinta de lino bien
ajustada".
-La palabra hebrea que se traduce mitra es MITSNEFETH. Se usa casi
exclusivamente para el gorro del sumo sacerdote, y se deriva de una raíz que significa
"enrollar" o "envolver", lo cual indica que posiblemente la mitra rodeaba la cabeza
del sumo sacerdote como un turbante.
Sobre la mitra se ponía una banda de oro con las palabras, en grabadura de
sello, “Santidad a Jehová”.

33 | P á g .
-La mitra contenía en la parte del frente una lámina de oro con la
inscripción: “SANTIDAD A JEHOVÁ” (Éxodo 28:36-38). El sumo sacerdote
tenía que tener esta placa sobre su frente "continuamente" al ir delante de Dios.
Toda la figura presenta: devoción, sumisión, entrega y santidad a Dios. Los hijos
de Aarón también tenían que usar "mitras" (Éxodo 29:9), aunque eran diferentes a la
del sumo sacerdote.
-Todo esto nos lleva a
Efesios 6:17, donde
por inspiración del
Espíritu Santo, el
apóstol Pablo nos
dice: "Y tomad el yelmo
de la salvación...". Pero
sabemos que según
Hebreos 12:14, sin
santidad nadie verá a
Dios. Nosotros como
sacerdotes del "Dios
Altísimo" según el
Nuevo Pacto,
tenemos que tener
plena sumisión a Dios,
a su palabra, a todo
mandamiento y
exhortación allí presentado. Eso es sinónimo de santidad. De ahí, el símbolo de la
chapa de oro en la frente.
Responsabilidad y deberes del Sumo Sacerdote
El hecho de que los pecados del sumo sacerdote pudiera acarrear culpabilidad sobre
todo el pueblo, destacaba la dignidad, seriedad y responsabilidad de su puesto. (Le
4:3.)
 Solo el sumo sacerdote podía entrar en el compartimiento Santísimo del
santuario, y debía hacerlo exclusivamente un día al año, el Día de
Expiación. (Le 16:2.) Ese día, no podía haber en la tienda de reunión ningún
hombre cuando él entraba en ella. (Le 16:17.)
 Oficiaba todos los servicios del Día de Expiación. Hacía expiación por su
casa y por el pueblo en ocasiones especiales (Le 9:7).
 Intervenía ante Jehová a favor del pueblo cuando la ira de Jehová ardía contra
ellos. (Nú 15:25, 26; 16:43-50.)
 Cuando surgían asuntos de importancia nacional, él era el que se dirigía a
Jehová con el Urim y el Tumim (Nú 27:21), y también
 Era quien oficiaba cuando se degollaba y quemaba la vaca roja, cuyas
cenizas se empleaban para el agua de limpieza. (Nú 19:1-5, 9.)
 El sumo sacerdote podía participar en cualquier deber o ceremonia sacerdotal si
lo deseaba.
 La cantidad de sacerdotes había aumentado mucho para el tiempo del rey David,
y con el fin de que todos pudieran servir, este rey ordenó a los sacerdotes en
24 divisiones. (1Cr 24:1-18.) Este sistema continuó mientras duró el
sacerdocio. Sin embargo, el sumo sacerdote no estaba restringido a ciertos
34 | P á g .
períodos de servicio en el santuario, como era el caso de los sacerdotes. Su
servicio era ininterrumpido. (Los sacerdotes podían ayudar en cualquier
momento, pero ciertos deberes estaban reservados como privilegio exclusivo de
la división de sacerdotes que estuviese desempeñando sus funciones ese día.) Al
igual que en el caso de los sacerdotes, las temporadas de las fiestas eran las épocas
de más ocupación para el sumo sacerdote.
 El santuario, sus trabajos y la tesorería estaban bajo la supervisión del sumo
sacerdote. (2Re 12:7-16; 22:4.)
 Parece ser que para atender esta tarea había un “segundo sacerdote”, que era
su principal ayudante. (2Re 25:18.) En tiempos posteriores, el ayudante,
llamado el “Sagán”, ejercía las funciones de sumo sacerdote cuando por alguna
razón este no podía atender sus deberes. (El Templo: Su ministerio y servicios en tiempos
de Cristo, de A. Edersheim, 1990, pág. 112.) A Eleazar, el hijo de Aarón, se le
asignó una superintendencia especial. (Nú 4:16.)
 El sumo sacerdote también llevaba la delantera en la instrucción religiosa de
la nación. (Le 10:8-11; Dt 17:9-11.)
 Él y los que gobernaban (Josué, los jueces y, durante la monarquía, el rey)
constituían el tribunal supremo de la nación. (Dt 17:9, 12; 2Cr 19:10, 11.)
Después que se formó el Sanedrín (en tiempos posteriores), el sumo sacerdote
era el que presidía este consejo de ancianos. No obstante, según algunas
tradiciones, solo lo hacía en algunas ocasiones. (Mt 26:57; Hech 5:21.)
 El sumo sacerdote Eleazar participó con Josué en dividir la tierra entre las doce
tribus. (Jos 14:1; 21:1-3.)

 Eli fue Sacerdote y Juez; Samuel fue juez, sacerdote, y profeta (1Sam 3:19-21;
1Sam 7:5, 6, 8-10, 15)

35 | P á g .
La muerte del sumo sacerdote tenía que comunicarse a todas las ciudades de refugio,
pues significaba la liberación de todos los homicidas involuntarios que estaban
confinados dentro de sus límites. (Núm. 35:25-29.)

Rey, orígenes de la monarquía Hebrea

Organización del pueblo Hebreo en el desierto:


Veamos lo que el libro La educación capítulo 5 pág. 36 dice de la organización de los
hebreos en el desierto y aun antes de salir de Egipto.
Desde que salieron de Egipto habían recibido lecciones para su
instrucción y disciplina. Aun antes de salir de allí se había esbozado
una organización provisoria, y el pueblo había sido distribuido en
grupos bajo el mando de jefes. Junto al Sinaí se completó la
organización. En la administración hebrea se manifestaba el orden tan
notable que caracteriza todas las obras de Dios. Él era el centro de la
autoridad y el gobierno. Moisés, su representante, debía ejecutar sus
leyes en su nombre. Luego se organizó el consejo de los setenta (Núm.
11:13-17; 11:24-29); les seguían los sacerdotes y príncipes, e
inferiores a ellos los “jefes de millares, de centenas, de cincuenta y de
diez” (Deut.1:15), y finalmente los encargados de deberes especiales.
El campamento estaba arreglado con orden exacto: en el medio estaba
el tabernáculo, morada de Dios, y alrededor las tiendas de
los sacerdotes y levitas. Alrededor de estas, cada tribu acampaba
junto a su bandera.

DIOS

MOISES

CONSEJO DE LOS 70

Sacerdotes y Príncipes

Jefes de 1000, de 100, de 50 y de 10

Como vemos aquí en esta organización vertical desde el cielo a la tierra hay un consejo
de los 70 en este consejo Dios actúa directamente a Través de Moisés su Profeta,
Moisés el Profeta y líder de Israel cumple su función de ser el Portavoz de Dios. Por

36 | P á g .
otro lado vemos que los sacerdotes estaban sujetos a la autoridad de Dios que se
manifestaba en el consejo de los 70 por intermedio de Moisés el Profeta de Dios.
El consejo de los 70 fue el origen de lo que después llego a conocerse como el
sanedrín.

El sanedrín
Era en el Antiguo Israel una asamblea o consejo de sabios estructurado en 23 jueces
en cada ciudad judía. A su vez, el Gran Sanedrín era la asamblea o corte suprema de
71 miembros del
pueblo de Israel.
El Sanedrín
constaba de 71
miembros: el sumo
sacerdote y 70
hombres
prominentes de la
nación.
“Ese cuerpo
estaba
compuesto de
miembros
elegidos del
sacerdocio, y
de entre los
principales gobernantes y maestros de la nación. El sumo sacerdote
era quien lo presidía, por lo general. Todos sus miembros debían ser
hombres de edad provecta, aunque no demasiado ancianos; hombres
de saber, no sólo versados en la religión e historia de los judíos, sino en
el saber general. Debían ser sin defecto físico, y hombres casados, y
además, padres, pues así era más probable que fuesen humanos y
considerados. Su lugar de reunión era un departamento anexo al templo
de Jerusalén. En el tiempo de la independencia de los judíos, el
Sanedrín era la corte suprema de la nación, y poseía autoridad
secular tanto como eclesiástica. Aunque en el tiempo de Cristo se
hallaba subordinado a los gobernadores romanos, ejercía todavía una
influencia poderosa en los asuntos civiles y religiosos. DTG pág.
106,107
Escuela de los profetas (Lectura: 2Reyes 6:1-23; 2:1-7; 4:1, 38)
Las escuelas de los profetas fueron fundadas por Samuel quien fue sacerdote juez y
profeta de Israel. Es bueno aclarar que estas escuelas se establecieron no para
graduarse de “profeta” sino que eran conducidas por Samuel y los profetas de Dios.
Se hizo provisión adicional para la enseñanza de los jóvenes por el
establecimiento de la “escuela de los profetas”. Si un joven deseaba
obtener un conocimiento mejor de las Escrituras, profundizarse en los
misterios del reino de Dios y buscar sabiduría de lo alto para ser un
maestro en Israel, esta escuela estaba abierta para él.

37 | P á g .
Samuel estableció las escuelas de los profetas para que sirviesen de
barrera contra la extendida corrupción resultante de la conducta inicua
de los hijos de Elí y para fomentar el bienestar moral y espiritual del
pueblo. Estas escuelas fueron una gran bendición para Israel al
promover aquella justicia que engrandeció a una nación y la dotó de
hombres aptos para actuar, en el temor de Dios, como dirigentes y
consejeros. Al llevar a cabo este objeto, Samuel formó grupos de
jóvenes piadosos, inteligentes y estudiosos. Se los llamó hijos de los
profetas. Los instructores eran hombres no solamente versados en la
verdad divina, sino personas que habían gozado por sí mismas de
comunión con Dios y habían recibido el don especial de su Espíritu.
Gozaban del respeto y la confianza del pueblo, por ser doctos y
piadosos. En los días de Samuel, había dos escuelas de esta clase:
una en Rama, hogar del profeta, y la otra en Kiryat-jearim, donde
entonces estaba el arca. Dos fueron añadidas en tiempo de Elías, en
Jericó y Betel, y otras se establecieron más tarde en Samaria y
Gilgal.

Los alumnos de estas escuelas se sostenían a sí mismos por


medio de su propio trabajo como labradores y Artesanos. En Israel
esto no se consideraba extraño o degradante; se tenía por un crimen el
dejar que un niño creciese ignorando algún trabajo útil. En obediencia
al mandato de Dios, a cada niño se le enseñaba algún oficio, aun en el
caso de que tuviese que ser educado para un cargo sagrado. Muchos
de los maestros religiosos se sostenían a sí mismos por medio del
trabajo manual. Aun en época ulterior a la de Cristo, no se consideraba
degradante que Pablo y Aquila se ganaran el sustento trabajando de
fabricantes de tiendas.

38 | P á g .
Los principales temas de estudio
eran la ley de Dios, con las
instrucciones dadas a Moisés,
historia sagrada, música sagrada
y poesía. Era el propósito
grandioso de todo estudio
aprender la voluntad de Dios y los
deberes de su pueblo. En las
crónicas de la historia sagrada se
seguían las huellas de Jehová. De
los hechos del pasado se sacaban
lecciones de instrucción para lo
futuro. Las grandes verdades
expuestas por los símbolos y
sombras de la ley mosaica eran
sacadas a luz y la fe se asía del objeto central de todo el sistema: el
Cordero de Dios que había de quitar los pecados del mundo.
El idioma hebreo era cultivado como el más sagrado del mundo. Se
mantenía un espíritu de devoción. No solamente se enseñaba a los
alumnos el deber de orar, sino también cómo orar, cómo acercarse a
su Creador, cómo ejercitar la fe en él y cómo comprender y obedecer
las enseñanzas de su Espíritu. Inteligencias santificadas sacaban del
tesoro de Dios.
El arte de la melodía sagrada era diligentemente cultivado. No se oía el
frívolo vals ni la canción petulante que ensalzaba al hombre y apartaba
la atención de Dios, sino sagrados y solemnes salmos de alabanza al
Creador, que engrandecían su nombre y repetían sus obras
maravillosas. De ese modo se hacía servir a la música para un propósito
santo: dirigir los pensamientos hacia lo que era puro, noble y elevador
y despertar en el alma devoción y gratitud hacia Dios. La Educación
Cristiana Capítulo 35—Las escuelas de los antiguos hebreos Página 260

El modelo de los pueblos vecinos


Israel pide Rey
1Sa 8:1-22 Aconteció que cuando Samuel envejeció
puso a sus hijos por jueces sobre Israel. Su hijo
primogénito se llamaba Joel, y el segundo, Abías; ambos
eran jueces en Beerseba. Pero no anduvieron los hijos por
los caminos de su padre, sino que se dejaron llevar por la
avaricia, dejándose sobornar y pervirtiendo el derecho.
Entonces todos los ancianos de Israel se reunieron y
vinieron a Ramá para ver a Samuel, y le dijeron: "Tú
has envejecido y tus hijos no andan en tus caminos; por
tanto, danos ahora un rey que nos juzgue, como tienen
todas las naciones".
Pero no agradó a Samuel que le dijeran: "Danos
un rey que nos juzgue", y oró a Jehová. Dijo Jehová a
Samuel: "Oye la voz del pueblo en todo lo que ellos
39 | P á g .
digan; porque no te han desechado a ti, sino a mí me han desechado, para que no reine sobre
ellos. Conforme a todas las obras que han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy,
dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen también contigo. Ahora, pues, oye su voz;
pero hazles una advertencia solemne y muéstrales cómo los tratará el rey que reinará sobre ellos".
Samuel repitió todas las palabras de Jehová al pueblo que le había pedido rey. Dijo, pues:
--Así hará el rey que reine sobre vosotros: tomará vuestros hijos y los destinará a sus carros y a su
gente de a caballo, para que corran delante de su carro. Los empleará como jefes de millar y jefes
de cincuentenas; los pondrá a que aren sus campos y sieguen sus mieses, y a que fabriquen sus
armas de guerra y los pertrechos de sus carros. Tomará también a vuestras hijas para perfumistas,
cocineras y amasadoras. Asimismo tomará lo mejor de vuestras tierras, de vuestras viñas y de
vuestros olivares, para dárselo a sus siervos. Diezmará vuestro grano y vuestras viñas, para
dárselo a sus oficiales y a sus siervos. Tomará vuestros siervos y vuestras siervas, vuestros mejores
jóvenes y vuestros asnos, para emplearlos en sus obras. Diezmará también vuestros rebaños y
seréis sus siervos. Aquel día os lamentaréis a causa del rey que habréis elegido, pero entonces
Jehová no os responderá. Pero el pueblo no quiso oír la voz de Samuel, y dijo:
--No. Habrá un rey sobre nosotros, y seremos también como todas las naciones. Nuestro rey nos
gobernará, saldrá delante de nosotros y hará nuestras guerras.
Oyó Samuel todas las palabras del pueblo y las repitió a oídos de Jehová. Pero Jehová dijo a
Samuel:
--Oye su voz y dales un rey.
Propósito de la monarquía hebrea, el modelo Divino.
El gobierno de Israel era una verdadera teocracia. Era realmente un
gobierno ejercido por Dios. En la zarza ardiente, Dios encomendó a
Moisés que sacara a su pueblo de Egipto. Mediante señales y prodigios,
Dios libró a Israel de Egipto, y lo condujo por el desierto, y finalmente lo
llevó a la tierra prometida. Allí lo gobernó por medio de jueces, hasta
“Samuel, el profeta,” a quien Dios habló cuando era aún niño, y por medio
de quien hizo conocer su voluntad. En los días de Samuel, el pueblo
solicitó tener un rey. Lo solicitado fué otorgado, y Dios escogió a Saúl, y
Samuel le ungió como rey de Israel. Saúl no hizo la voluntad de Dios; y
como rechazó y menospreció la palabra del Señor, Dios le rechazó como
rey, y envió a Samuel a que ungiera a David rey de Israel; el Señor
estableció el trono de David para siempre. Cuando Salomón sucedió a su
padre David en el trono, el relato bíblico dice: “Y sentóse Salomón por rey
en el trono de Jehová en lugar de David su padre.” 1 Crónicas 29:23.
El trono de David era el trono del Señor, y Salomón se sentó en el trono
de Jehová como rey del reino terrenal de Dios. La sucesión al trono siguió

40 | P á g .
por el linaje de David hasta Sedecías, quien se sometió al rey de Babilonia,
al cual prometió solemnemente, ante Dios, que le permanecería fiel (2
Cron 36:11-22). Pero Sedecías rompió su pacto; y entonces Dios le dijo:
“Y tú, profano e impío príncipe de Israel, cuyo día vino en el tiempo de la
consumación de la maldad. Así ha dicho el Señor Jehová: Depón la tiara,
quita la corona: ésta
no será más ésta: al
bajo alzaré, y al alto

abatiré. Del revés, del revés, del revés la tornaré; y no será ésta más,
hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y se la entregaré.” Ezequiel
21:25-27 ; véase también 17:1-21. El reino era entonces súbdito de
Babilonia. Cuando cayó Babilonia y Medo-Persia le sucedió, fué tornado
del revés la primera vez.

41 | P á g .
Cuando cayó Medo-Persia, y le sucedió Grecia, fué tornado del revés la
segunda vez. Cuando el Imperio Griego perdió la supremacía y le sucedió
en ella el Imperio Romano, fué tornado del revés la tercera vez. Y
entonces dice la Palabra: “Hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y
se la entregaré.” ¿Quién es Aquel de quien es el derecho? “Y llamarás su
nombre Jesús. Este será grande, y será llamado Hijo del Altísimo: y le dará
el Señor Dios el trono de David su padre. Y reinará en la casa de Jacob
por siempre; y de su reino no habrá fin.” Lucas 1:31-33. Y mientras él
estaba en la tierra, como “aquel profeta,” Varón de dolores, experimentado
en quebranto, declaró él mismo, la noche en la cual fué traicionado: “Mi
reino no es de este mundo.” Así fué quitado del mundo el trono del Señor,
y “no será... más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho,” y entonces
le será dado. Ese tiempo es el fin de este mundo, y el principio del
venidero.
El
Salvador
dijo a los
doce
apóstoles:
“Yo pues
os ordeno
un reino,
como mi
Padre me
lo ordenó
a mí, para
que
comáis y
bebáis en
mi mesa
en mi
reino, y os
sentéis sobre tronos juzgando a las doce tribus de Israel.” Lucas 22:29,
30. Por la forma en que cita Mateo la promesa de Cristo a los doce
apóstoles nos damos cuenta de cuándo será cumplida: “En la
regeneración, cuando se sentará el Hijo del hombre en el trono de su
gloria, vosotros también os sentaréis sobre doce tronos, para juzgar a las
doce tribus de Israel.” Mateo 19:28. En la parábola de las minas, Cristo se
representa a sí mismo bajo la figura de un noble que “partió a una provincia
lejos, para tomar para sí un reino, y volver.” Lucas 19:12. Y él mismo dijo
cuándo se sentará en su trono de gloria: “Y cuando el Hijo del hombre
venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará
sobre el trono de su gloria. Y serán reunidas delante de él todas las
gentes.” Mateo 25:31, 32.
A este tiempo se refiere el revelador cuando dice: “Los reinos del mundo
han venido a ser los reinos de nuestro Señor, y de su Cristo: y reinará para
siempre jamás.” Apocalipsis 11:15. El contexto demuestra claramente

42 | P á g .
cuándo sucederá esto. “Y se han airado las naciones, y tu ira es venida, y
el tiempo de los muertos, para que sean juzgados, y para que des el
galardón a tus siervos los profetas, y a los santos, y a los que temen tu
nombre, a los pequeñitos y a los grandes, y para que destruyas los que
destruyen la tierra.” Vers. 18. El reino de Cristo se establecerá en la época
del juicio final, cuando se dará la recompensa de los justos y el castigo de
los impíos. Cuando todos los que se oponen a la soberanía de Cristo
hayan sido destruídos, los reinos de este mundo se convertirán en los
reinos de nuestro Señor y de su Cristo.
Entonces Cristo reinará como “Rey de reyes y Señor de señores.”
Apocalipsis 19:16. “El reino, y el señorío, y la majestad de los reinos
debajo de todo el cielo, sea dado al pueblo de los santos del Altísimo; cuyo
reino es reino eterno, y todos los señoríos le servirán y obedecerán.”
“Tomarán el reino los santos del Altísimo, y poseerán el reino hasta el
siglo, y hasta el siglo de los siglos.” Daniel 7:27, 18.
Hasta que no llegue aquel tiempo no se
puede establecer el reino de Cristo en la
tierra. Su reino no es de este mundo. Sus
seguidores han de considerarse como
“peregrinos y advenedizos sobre la tierra.”
Pablo dice: “Nuestra vivienda es en los
cielos; de donde también esperamos al
Salvador, al Señor Jesucristo.” Hebreos
11:13; Filipenses 3:20. Desde que el reino
de Israel desapareció, Dios no ha
delegado su autoridad a ningún hombre o cuerpo de hombres para
ejecutar sus leyes como tales. “Mía es la venganza: yo pagaré, dice el
Señor.” Romanos 12:19. Los gobiernos civiles tienen que ver con las
relaciones entre un hombre y otro hombre; pero no tienen nada que ver
con las obligaciones que nacen de la relación del hombre con Dios.
Con excepción del reino de Israel, jamás ha existido en la tierra gobierno
alguno en el cual Dios haya dirigido los asuntos del estado mediante
hombres inspirados. Cada vez que los hombres trataron de formar un
gobierno semejante al de Israel, tuvieron necesariamente que encargarse
de interpretar y ejecutar la ley de Dios. Asumieron el derecho de dominar
la conciencia, y así usurparon las prerrogativas de Dios. Historia de los
Patriarcas y Profetas, Página 827-829

 Examen.
Conceptos importantes a ser evaluados en
el examen
 Definición de Profeta, definición
de Sacerdote
 Función del don profético en el
antiguo y el nuevo testamento
 Testimonio de Jesucristo
 Relación pacto - Testimonio
43 | P á g .
 Quienes firmaron el Pacto Eterno
 Según salmos 40.7,8 y el libro el deseado de todas las gentes capitulo
Dios con nosotros, ¿Dónde está el testimonio de Jesucristo?
 Como relacionamos espíritu de Profecía con testimonio de Jesucristo?
 Cuál era el testimonio del pacto que Dios hizo con Israel y donde
estaba?
 Según Jeremías 31:31-33 donde se encuentra el testimonio del nuevo
pacto que hoy Dios ha hecho con nosotros.
 Como se relacionan Apocalipsis 12:17 y 19:10?
 Características de un verdadero profeta.
 Significado etimológico de sacerdote
 Origen y razón de ser del sacerdocio
 Relación entre gloria de Dios, presencia de Dios, Shekinah, Jesucristo.
 Explique que es expiación
 Explique los elementos del sacrificio altar, victima, confesión, expiación
fuego, reconciliación.
 Porque era necesario fuego celestial y no el fuego común.
 Porque era necesario un cordero y no plantas o frutos de la tierra?
 Profetisas en el antiguo y nuevo testamento
 Que contenía el pectoral de juicio
 Donde estaban el urim y tumin
 Que contenían las piedras de ónice en los hombros del sumo sacerdote
 Que prendas se ponía el sumo sacerdote debajo del efod?
 Cuantos eran los miembros del consejo supremo o sanedrín
 Qué cualidades eran necesarias para ser parte del sanedrín
 El sumo sacerdote era parte del consejo de los 70?
 Como se les llamaban a los estudiantes de las escuelas de los profetas?
 Quien fue el fundador de las escuelas de los profetas? Y porque razón
se fundaron?
 A que se dedicaban los alumnos en la escuela de los profetas
 Por qué los ancianos de Israel pidieron Rey a Samuel?
 Quien fue el Primer rey de Israel y quien fue el último?
 Explique la profecía. Del revés, del revés, del revés la tornaré; y no será
ésta más, hasta que venga aquel cuyo es el derecho, y se la entregaré.”
Ezequiel 21:25-27
 Explique y grafique las etapas proféticas hasta el establecimiento del
reino de los cielos.
 En cuantos reinos se dividió Israel después de Salomón?
 Cuantos reyes de Israel hicieron lo bueno ante los ojos de Jehová?
 Cuantos reyes de Judá hicieron lo malo ante los ojos de Jehová?
 En qué año fue llevado cautivo Daniel a Babilonia y quien era rey de
Judá?

44 | P á g .